The New Gate


Capítulo 3: The New Gate Capítulo 53



Fecha de Publicación: 2020-02-06 18:49:48

Fecha de Actualización: 2020-02-06 18:49:48

Publicado por: drakaurs


“Ya que usted fue quien derroto al Diablo, es justo que conserve el objeto, Señor Shin”.



Mientras Shin se preguntaba qué debería hacer cuando regresaran a Erkunt, Sherlene solicitó que se dirigieran directamente a la cámara de audiencias del rey e informaran sobre la misión.



Debido a la magnitud del incidente, tenían que informar directamente al rey.



Shin esperaba tener que dar un informe formal en la sala del trono, pero una vez más los llevaron a la sala habitual. Una vez se enteró de la derrota de Avaritia, el rey Kreunzuit aprobó el reclamo de Shin sobre el Objeto soltado por el Diablo. Shin se sorprendió por la respuesta inmediata y franca del rey.



Shin: “¿Está realmente bien? Este es un objeto muy raro”.

Kreunzuit: “Esa es precisamente la razón. Si se extiende el rumor de que los Diablos sueltan objetos tan valiosos, la señorita Luxuria podría convertirse en el próximo objetivo. Incluso con armas anti-diablo, estoy seguro de que los Diablos de los Pecados Mortales no son un blanco fácil de derribar. Ya que señor Shin nunca cooperaría con nadie para derrotar a la señorita Luxuria, Sherlene, ¿podrían tú y tus caballeros acabar con un Diablo?”

Sherlene: “Hablando honestamente, sin la fuerza del señor Shin y la señorita Yuki, no hubiera sido posible lograr tales resultados. Si Fagall y yo hubiéramos ido al calabozo, habríamos huido en el mejor de los casos o habríamos terminado siendo asesinados en el peor de los casos. Después de presenciar esa batalla con mis propios ojos, me di cuenta de lo ingenua que fui”.



Probablemente hubo otro informe acerca de Shin antes. El rey Kreunzeit asintió mientras escuchaba a Sherlene.



Kreunzeit: “La señorita Sherlene ha sido testigo de la batalla: no tengo motivos para dudar de sus palabras. Señor Shin, usted ha salvado a nuestros compatriotas; tenemos una deuda de gratitud con usted. Si ante el público dijéramos que el objeto se usará para exterminar a otros Diablos, nadie tendrá motivos para protestar”.



El rey deseaba celebrar una gran ceremonia para honrar las hazañas de Shin, pero es probable que Shin solicite no hacerlo. En cambio, obtendría la posesión del objeto y una recompensa monetaria.



El rey y sus colaboradores cercanos probablemente habían discutido y llegaron a esta conclusión.



Kreunzeit: “También consideramos otorgarle tierras y un título de la corte, pero seguramente no aceptaría, ¿o sí?”

Shin: “Incluso si lo hiciera, no sabría qué hacer con ellos. Honestamente... sí recibiera un título de la corte, me convertiría en un subordinado de Erkunt”.



No puedo hacer eso, eso es lo que implican las palabras de Shin.



Recibir objetos o dinero no era problema. Sin embargo, los títulos de tierras y puestos de oficiales eran un asunto completamente diferente: generarían lazos no deseados. Si Shin fuera el tipo de persona que aceptara tales cosas, ya estaría afiliado a algún otro país.



Kreunzeit: “Es una pena, pero entiendo que no se puede hacer nada. Entre los nobles probablemente habrá quienes intentarán afiliarte a su facción. Lo prohibiré en mi nombre, pero si alguien trata de contactarte sobre tales asuntos, avísame. Nosotros nos encargaremos de tratar con ello”.

Shin: “Muchas gracias.”



La propuesta del rey Kreunzeit fue algo por lo que Shin estaba extremadamente agradecido. Si el rey expresaba personalmente tal orden, solo un tonto trataría de acercarse a Shin. Además de eso, Shin también había obtenido el objeto que buscaba.



Shin pensó por un momento que todo iba demasiado bien, pero luego consideró que Erkunt también había ganado activos valiosos: una conexión con guerreros poderosos, una amenaza catastrófica había desaparecido y aseguraron una gran cantidad de partes de monstruos.



Kreunzeit: “Señor Shin, ¿qué hará después? ¿Saldrá de inmediato?”

Shin: “No, de hecho, estoy esperando a mis camaradas, planeo quedarme aquí hasta entonces”.

Kreunzeit: “Ya veo. Si tiene tiempo libre, ¿entrenaría a nuestros soldados? El oficial a cargo del entrenamiento ha informado que los soldados entrenados por la señorita Yuki se han vuelto claramente más fuertes que los demás. No sabemos cuándo podría volver a aparecer una amenaza así, después de todo”.

Shin: “Solo si tenemos tiempo libre hasta nuestra partida de Erkunt. Si acepta estas condiciones, lo haré”.



Shin hizo contacto visual con Schnee, luego respondió. Ya comenzaron a hacerlo de todos modos, así que no era un gran problema.



Shin y Schnee fueron informados sobre el momento en que se les otorgaría la recompensa y se les pidió que contactaran al palacio real cuando dejaran Erkunt. Después de esto, dejaron el palacio real.



Schnee: “¿Qué debemos hacer ahora?”

Shin: “Pasemos por el instituto. Hay algo que quiero confirmar sobre Avaritia”.



Shin tenía un mal presentimiento sobre la declaración de Luxuria de que la presencia de Avaritia aún estaba lejos. Sería problemático si el típico lamento “Si tan solo hubiera comprobado eso...” que es tan común en la ficción, estuviera al acecho.



Todavía quedaba algo de tiempo hasta el anochecer. Shin y Schnee se dirigieron hacia el instituto: su decisión de hacer una visita era repentina, pero estaban seguros de que no serían rechazados.



Gracias a las lecciones con el grupo de Lecus, se habían familiarizado con los guardias de la puerta, quienes contactaron a Hilamee de inmediato. Pronto se les permitió entrar y fueron directamente a la enfermería. Normalmente, irían a la oficina de la directora o a una sala de reuniones, pero esta vez se les dijo que fueran a la enfermería.



Luxuria: “Hola, ¿qué te trae por aquí a esta hora?”



Shin llamó y entró cuando Luxuria giró su silla hacia ellos. Llevaba un suéter y una falda ajustada, según su estilo habitual. Tenía las piernas cruzadas, haciendo que la falda pareciera aún más corta. Shin pensó que un gesto como ese sería demasiado estimulante para los jóvenes.



Shin: “Tenemos que confirmar algo sobre Avaritia con usted. Pensé que sería arriesgado posponer esto hasta más tarde”.



Después de escuchar el nombre de Avaritia, los ojos de Luxuria se entrecerraron. Descruzó las piernas y adoptó una postura más adecuada.



Luxuria: “Pensé que algo debía haber sucedido, pero ... ¿hizo un movimiento? Se suponía que tomaría más tiempo antes de que él llegara...”



No parecía que estuviera fingiendo. Tal vez Luxuria realmente sintió que la presencia de Avaritia aún estaba lejos.



Shin: “Un poco más de tiempo, eh. Lo que significa que con lo que peleamos no fue el cuerpo principal”.

Luxuria: “¿Qué quieres decir?”

Shin: “Luchamos contra Avaritia. Hoy.”

Luxuria: “¿¡Qué!? ¿¡Como puede ser!?”



Luxuria se puso de pie y rápidamente se acercó a Shin. Él la detuvo y la empujó hacia atrás en la silla. Al mismo tiempo, se escuchó otro golpe en la puerta. Hilamee entró después.



Hilamee: “Disculpen... escuché su voz desde afuera, ¿sucedió algo?”

Shin: “Llegas en el momento perfecto, quería pedir tu opinión también”.

Hilamee: “Si…?”



Hilamee ladeó la cabeza hacia un lado, sin comprender la situación. La expresión de Shin se volvió más seria, mientras se preparaba para hablar en detalle sobre lo sucedido.



Hilamee: “Conseguiste el objeto que suelta después de ser derrotado, ¿verdad? No podría haber sido una falsificación total, entonces, creo”.

Luxuria: “Pero esto es extraño. Como dije antes, no se supone que Avaritia esté aquí todavía. Mis sentidos no llegan al interior de la mazmorra, así que no es de extrañar que no me diera cuenta, pero... si ese era él, ¿de qué es esta sensación familiar que tengo incluso ahora?”



Luxuria había seguido esa sensación y se había encontrado con otros demonios en el pasado, por lo que estaba segura de que era correcto.



Shin: “¿Podrías estar confundiéndolo con otro demonio?”

Luxuria: “Todos los demonios tienen presencias únicas. Por lo menos, esto nunca cambió hasta ahora”.

Schnee: “¿Sería posible que dos Diablos de la Codicia existan al mismo tiempo? El nivel de Avaritia era 750. Había absorbido a otros Diablos, eso es seguro”.



Shin estaba tratando de reunir todos sus recuerdos del juego para aclarar la situación, cuando Schnee propuso una nueva posibilidad. Era un hecho que los Diablos podían usar las habilidades de los diablos que habían absorbido.



Shin: “Podría ser la capacidad de división de Sloth”.

Luxuria: “Si. Tengo algunas preocupaciones sobre eso, pero sería la explicación más convincente para la presencia de dos auras de Avaritia”.



Shin mencionó a Sloth porque durante su reciente lucha contra el Espíritu de Pigritis había sido testigo directo de esta habilidad. Sloth era el más débil de todos los Diablos en sí mismo, pero era uno de los más problemáticos ya que podía crear copias de sí mismo con exactamente los mismos poderes.



Incluso si era el más débil, dependiendo de su crecimiento, significaba que los jugadores tenían que luchar contra varios monstruos de clase jefe al mismo tiempo. Esto lo convirtió en un enemigo amenazante.



Además, el cuerpo principal y las copias de Sloth tenían que ser derrotados todos dentro de un cierto período de tiempo. Los jugadores tenían que bajar los HP de todos hasta un cierto punto, para después darles el golpe final a todos al mismo tiempo. Esta era la forma ideal de derrotar a Sloth.



Shin: “Si Avaritia simplemente absorbió la habilidad de Sloth, debería ser necesario derrotar al cuerpo principal y todas las copias al mismo tiempo. El que derrotamos fue uno de esos, supongo”.



Los instintos de Shin susurraron que lo que él peleó no era el cuerpo principal de Sloth.



Luxuria: “¿Tienes alguna prueba?”

Shin: “No, nada para ser sincero. Pero ¿no sería extraño que el cuerpo principal se escondiera verdad?”

Luxuria: “Bueno, eso es cierto…”

Shin: “Bueno, independientemente de que mis instintos estén en lo correcto o no, la amenaza de Avaritia aún no ha desaparecido”.

Luxuria: “Creo que podrías tener razón. Los instintos de jugadores como tú lo hacen bien a menudo en este tipo de casos”.



Luxuria dijo que probablemente sería un subproducto de las habilidades. Los jugadores que habían aprendido habilidades relacionadas con los instintos a menudo tenían una percepción increíblemente aguda.



Hilamee: “Escuché en el palacio real que Avaritia había sido derrotado y pensé que probablemente fue Shin ... pero no esperaba descubrir que nada había terminado aún el mismo día...”

Shin: “Me hubiera gustado terminarlo allí mismo, créeme. Sin embargo, todo salió demasiado bien”.



Hilamee suspiró cuando Shin respondió, recordando cómo se sintió pelear contra Avaritia. Era la primera vez que luchaba contra la forma final de Avaritia, pero la batalla había sido demasiado unilateral. Se preguntó cómo resultaría en función del nivel y el equipo, pero el oponente había sido demasiado débil.



Shin: “¿Tu qué piensas, Schnee?”

Schnee: “Personalmente, sentí que no se resistió lo suficiente. Aunque el equipo que forjo Shin es extremadamente poderoso y yo misma he entrenado bastante, así que podría ser solo una impresión subjetiva”.

Shin: “Reforcé el equipo anti-diablo aún más que antes. Supongo que eso cambio las cosas.”



Schnee dijo que incluso pudo haber derrotado al demonio ella sola: esa es la poca resistencia que sintió de Avaritia. El poder excesivo del equipo también era una preocupación.



Schnee: “No sé qué está tratando de hacer Avaritia, pero si es más fácil que antes, entonces es algo bueno, ¿no?”

Shin: “Así es. Lo que queda por verificar es cuántas copias realizó y cuantos humanos tiene cooperando”.



Shin asintió con la cabeza a la opinión optimista de Schnee y mencionó los problemas restantes.



En la era del juego, las copias que tenía disponibles eran un máximo de dos. El dominio de la habilidad de Codicia tenía que ser menor que la que tenía Sloth, así que las posibles copias probablemente también disminuyeron en uno. El grupo de Shin había derrotado una copia, así que lo que quedaba era el cuerpo principal y una copia más.



Shin: “Avaritia estaba reuniendo monstruos, ¿verdad? Si incita a monstruos de alto nivel a atacar, ¿qué pasaría, teniendo en cuenta la fuerza de combate que tenemos en este momento?”



Shin había escuchado que había un número relativamente elevado de Elegidos orientados a la batalla en Erkunt, Hilamee incluida. Sin embargo, pocos de ellos podrían manejar monstruos de alto nivel por encima del nivel 500.



Incluso en las peores circunstancias, Shin y Schnee podrían derrotar a Avaritia. Sin embargo, era posible que el resto de los luchadores, los héroes y el líder de los caballeros no pudieran manejar el ejército de monstruos de Avaritia.



Hilamee: “Masakado volverá pronto, así que nuestro poder de combate aumentará un poco más, pero...”

Luxuria: “Si Avaritia no está cerca, yo también puedo ayudar. La gente entraría en pánico si me transformara en demonio, así que no puedo ir con todo”.

Hilamee: “Aun así, sería una gran diferencia”.



Hilamee no parecía darse cuenta de que los monstruos podrían estar equipados con armas y armaduras. El flujo de información aparentemente estaba siendo controlado. Shin decidió hacerle saber, por si acaso.



Shin: “Entonces, oh cierto. Podríamos pedirle a Tzaobath que recoja a Filma y a los demás y los traiga aquí”.

Schnee: “Esa podría ser la mejor opción que tenemos, sí”.



Shin podría contactar al Dragón Antiguo Tzaobath con una tarjeta de mensaje. Mencionó esta opción porque pensó que Tzaobath probablemente aceptaría hacer un favor esta vez.



Dependiendo de su situación, no podía decir con certeza si esto funcionaría, pero valía la pena considerarlo.



Hilamee: “Incluso sin los miembros del grupo de Shin, si [Silver Moon Reaper] nos ayuda, los monstruos serían aniquilados en segundos...”

Luxuria: “Cierto, puede bombardear con rayos mortales desde arriba después de todo... si estuvieras en el extremo receptor, no sería más que una pesadilla”.



Luxuria e Hilamee, que sabían cuán poderoso era Tzaobath, pensaron que en tal caso los monstruos serían dignos de recibir lastima.



Después de que se estableció la alianza, las dos se hicieron muy amigas. Sus reacciones estaban casi sincronizadas.



Shin: “En cualquier caso, haznos saber de inmediato si sientes que se acerca Avaritia. Nosotros nos encargaremos de eso. Hilamee, informa al palacio real que podríamos no haber derrotado a Avaritia por completo. Nosotros no vamos al castillo a menudo, después de todo”.



Shin y Schnee a veces iban a las sesiones de entrenamiento o por la asistencia de Schnee en la batalla, pero ambos no iban regularmente.



Solo una pequeña parte del ejército conocía el nombre y el rostro de Shin en este momento, y no tenía nada para demostrar sus conexiones con el rey o los héroes, por lo que existía la posibilidad de que se le denegara la entrada al palacio real. Era una opción más segura que Hilamee informara las noticias.



Hilamee: “No creo que tengan problemas para entrar, pero supongo que no es un lugar al que quieran ir tan a menudo. Entendido, se lo haré saber al palacio”.

Shin: “De eso es de lo único que hablamos. Oh, toma esto también. Es un arma anti-diablo”.



Shin aprovechó la oportunidad para darle a Hilamee el arma anti-diablo que había preparado para ella.



Hilamee: “Incluso sin el atributo anti-diablo, tiene estadísticas más altas que mi equipo habitual ...”

Shin: “Porque es equipo exclusivo. Probablemente sea la razón por la cual sus estadísticas son más altas que las armas del mismo grado”.

Hilamee: “Si los enanos lo ven, comenzarán a fastidiarme para que les permita analizarlo”.



Los enanos eran los más aptos para analizar armas y armaduras desconocidas. Debido a esto, los NPC enanos siempre estaban ansiosos por aprender sobre técnicas que no conocían. En comparación a eso, Vulcan y Vaal eran ejemplos muy tranquilos.



Luxuria: “¡No saques eso delante de mí!”



Para consternación de Luxuria Hilamee materializó el arma para verificar sus estadísticas. Se cubrió los ojos y dio un paso atrás, como si estuviera mirando una luz extremadamente brillante.



Hilamee: “¿Es molesto?”

Luxuria: “No es como si sufriera algún daño real, pero siento como si mi piel se quemara... sí lo tocara, me quemaría, sin duda”.



Según Luxuria, era como si el arma en sí fuera hostil hacia ella. Se deslizó detrás de Shin para usarlo como escudo, lo que demostró que realmente odiaba estar en presencia del arma.



Shin: “Estoy pensando que si creara un arma anti-diablo en forma de cuerda, sería posible atrapar demonios en forma humana”.

Luxuria: “La parte más aterradora es que apuesto a que podrías lograrlo... si quieres atarme, usa una cuerda normal, por favor. No pruebes ese tipo de cosas conmigo, ¿de acuerdo?”



Luxuria respondió mientras miraba a Schnee.



Shin; “No voy a hacerlo, no, espera, la mejor manera de probarla sería atarte con ella, pero ... espera, ¿qué estoy diciendo?”

Luxuria: “¿Quizás te gustaría disfrutar de pasatiempos tan peculiares?”

Shin: “¿¡De ninguna manera!? ¿Quién dijo algo al respecto? Solo quería decir que atrapar Avaritia en forma humana limitaría el daño causado”.



A diferencia de los demonios, los Diablos mueren incluso si son derrotados en su forma humana, o había visto Shin en un sitio web una vez. Era posible derrotarlos en forma humana.



No había más detalles y la información se publicó solo una vez, por lo que Shin no estaba seguro de que pudiera funcionar con todos los Diablos.



Si Avaritia lograra entrar al castillo en forma humana, causaría muchos daños al volver a su forma original. Si era posible, Shin quería interceptarlo y derrotarlo mientras todavía estaba en forma humana.



Luxuria: “Eso sería fantástico, pero sinceramente dudo que incluso tú puedas hacer eso. Si Avaritia ataca, estará en su forma de demonio desde el principio, después de todo”.

Shin: “No creo que función tampoco. Aunque si lo lo hace, entonces mejor. De todos modos, cuanto más grande sea, más fácil será para nosotros detener sus movimientos, así que intentaré hacer cuerdas y cadenas anti-diablo”.

Luxuria: “Y una vez que las cuerdas estén completas, las probarás en mí, ¿no? ¿Qué vas a hacer conmigo después de que no pueda moverme ni una pulgada?”



La vergüenza de Luxuria era claramente un acto. Lo que hizo que Shin suspirara más fue que sentía casi esperanzas de que algo así pudiera suceder.



Shin: “¿Podrías cambiar el tono de la conversación? Tienes una idea equivocada de mí, de verdad...”

Luxuria: “Bueno, hay personas a las que les gusta atar a otros, o estar atados, ¿verdad? Realmente no me importaría, pero supongo que se siente bien”.

Shin: “¿Eso es lo que te interesa ...?”

Luxuria: “Después de todo, mi pecado es la lujuria, por supuesto que estoy interesada...”



La expresión de Luxuria era nada menos que seductora. Estimular tanto el deseo humano sin usar habilidades mentales era literalmente el trabajo de un Diablo.



Incluso Shin, que tenía una fuerte resistencia a los ataques mentales, sintió como se le ponía la piel de gallina. Schnee dio un paso atrás mientras tomaba una postura cautelosa cuando Hilamee se sonrojó ferozmente.



Hilamee: “No le muestres esa expresión a nadie más, ¿de acuerdo? Solo traería problemas. Si se extienden rumores sobre un demonio que hace cosas desagradables a la gente, perderás tu lugar”.

Luxuria: “Yo sé eso. Tengo cuidado con quién se lo muestro, lo sabes”.



Luxuria luego casualmente tomó la mano de Shin entre las suyas. Fue un movimiento muy natural, sin hostilidad ni mala voluntad. Debido a la posición de Shin, Hilamee y Schnee no podían verlo.



Luxuria no estaba usando fuerza, así que Shin la dejó hacerlo. Si ella mostraba la más mínima hostilidad, él podría arrancarle todo el brazo fácilmente.



Luxuria: “No necesitas ser tan cauteloso ...”



Luxuria luego se acercó un paso más. Un paso más y sus cuerpos entrarían en contacto.



Luxuria: “Te lo dije, tengo mucho cuidado con a quién se lo muestro”.



Con una sonrisa tentadora, Luxuria atrajo la mano de Shin hacia su pecho, sobre el suéter.



Traicionando la expectativa de Shin de que ella realmente no lo haría, su mano fue apretada entre sus manos y su pecho.



Shin no reaccionó a la sensación y la situación inexplicable, sino al aura escalofriante que detectó detrás de él: retiró la mano y se alejó de Luxuria.



Shin: “¿¡Qué estás haciendo!?”

Luxuria: “No puedo usar habilidades contra ti, así que intenté usar el estado de ánimo. ¿Como estuvo? Apuesto a que se sintió bien incluso a través del suéter”.

Shin: “Escucha tu…”



Shin no pudo decidir si enojarse o enojarse y soltar un suspiro.



No revisó a sus espaldas porque ya sabía a quién pertenecía el aura escalofriante. La capacidad de detección de Shin ahora sonaba la alerta de peligro máximo.



Schnee: “¿Shin? ¿Qué podrías estar haciendo?”

Shin: “!?”



Luego una mano apareció sobre el hombro de Shin. El escalofrío en la voz que siguió fue tan poderoso como los encantos eróticos de Luxuria.



El susurro llegó a los oídos de Shin y lo hizo sobresaltar.



Schnee: “Eso no es bueno en absoluto, ¿sabes?”

Shin: “¡E-y yo... no, tendré más cuidado!”



Shin lentamente se volvió hacia la fuente de la voz y vio a Schnee con una sonrisa muy escalofriante en sus labios. Todo lo que sintió fueron escalofríos corriendo por su espalda. Su discurso se volvió más primitivo y apropiado también.



Luxuria: “S-sí ... tendré cuidado también”.



Luxuria también respondió de la misma manera que Shin. Ella probablemente sintió el mismo escalofrío.



Schnee: “Si lo entiendes, está bien. Hemos hecho lo que teníamos que hacer, creo que es hora de que nos vallamos. Hilamee, gracias por transmitir el mensaje”.

Hilamee: “S-sí. Gracias a los dos por informarnos tan rápido. Mañana iré al castillo, así que transmitiré el mensaje”.



Influenciada por la atmósfera, Hilamee se puso de pie también.



Shin: “Está bien, entonces iremos ahora”.

Luxuria: “Está bien... les haré saber tan pronto como note algo”.



Shin y Schnee dejaron el instituto. El sol ya se había puesto, por lo que se encendieron luces mágicas aquí y allá en lugar de farolas.



Shin: “Eh ... hm ... Schnee?”

Schnee: “.........”



Shin llamó a Schnee para cambiar la atmósfera incómoda, pero no recibió respuesta.



Shin comenzó a sudar frío, dándose cuenta de lo mala que era la situación. No pasó nada bueno, a pesar de su ligero pánico. Shin no dijo una palabra hasta que llegaron al hotel.



Schnee: “Siéntate en el sofá”.

Shin: “¡¡Sí, señora!!”



Schnee cerró la puerta detrás de ellos y finalmente habló. Incapaz de resistir la presión silenciosa, Shin obedeció de inmediato.



Unos momentos más tarde, Schnee caminó frente al muy rígido Shin, luego se sentó en su regazo, mirándolo.



Shin: “Ah, er, ... ¿Schnee?”



Shin estaba perplejo, ya que prácticamente se estaban abrazando. El pecho de Schnee estaba exactamente a la altura de sus ojos. Solo necesitaba inclinar un poco la parte superior de su cuerpo hacia adelante para enterrar su rostro en sus senos; no es que fuera lo suficientemente imprudente como para hacerlo.



Schnee: “......”



Schnee miró a Shin, aún en silencio. Sintiendo su fría mirada desde arriba, Shin estaba aún más incómodo. No estaba claro si Schnee sabía cómo se sentía, pero ella tomó su cabeza entre sus manos y la empujó hacia sus senos.



Shin pensó que iba a probar el cielo (la sensación del pecho de Schnee) y el infierno (dificultad para respirar) al mismo tiempo, pero inesperadamente, de Schnee no estaba apretando con mucha fuerza.



Shin sintió la suavidad de sus senos, cambiando de forma a medida que su rostro se movía, con suficiente espacio para respirar cómodamente. Era como si ella lo estuviera abrazando, por lo que la situación era realmente muy agradable. Sin embargo, no podía entender sus intenciones, por lo que sus manos se agitaron impotentes en el aire.



Schnee: “¿Cómo se siente?”



Pasaron cinco segundos desde que Schnee comenzó a abrazar a Shin. Ella hizo una pregunta con una voz tan débil que Shin no hubiera podido haber oído sin su habilidad de [Hear].



Sin embargo, era una pregunta muy difícil de responder.



Shin no tenía la menor idea de lo que Schnee quería hacer. Sintió que sería un error simplemente decir “suave y agradable”, por lo que no pudo responder.



Schnee: “Por favor contesta.”



Schnee apretó un poco más fuerte. La cara de Shin fue enterrada aún más profundamente, haciendo la situación aún más cómica.



Shin: “Bueno, ehm ... me siento extremadamente feliz”.



Shin sacó una respuesta, con la intención de implicar que lo había disfrutado un poco más. No fue una respuesta muy diferente de la que descartó anteriormente. Excluyendo el asunto muy serio del estado de ánimo de Schnee, era un hecho que Shin sintió dicha en ese momento. Abrazar era agradable, pero ser abrazado tampoco era malo en absoluto.



Schnee: “¿Más que ...con Luxuria?”

Shin: “¡Obviamente!”



Shin respondió la siguiente pregunta de inmediato. Entonces finalmente entendió las acciones de Schnee.



Shin: “La mejor mujer del mundo está justo a mi lado. ¡Ni siquiera pensaría en tocar a un demonio! Es solo que me tomó por sorpresa, ¿sabes?”



Shin envolvió sus manos detrás de la espalda de Schnee y la abrazó también.



Después de unos momentos, Schnee lo liberó.



Schnee: “¿Lo dices en serio?”

Shin: “Sí.”



Shin respondió como si estuviera diciendo lo obvio. Luxuria probablemente estaba tratando de animar el estado de ánimo a su manera, pero esta vez solo terminó agitando los sentimientos de Schnee.



Shin: “Aunque… nunca espere que hicieras algo tan directo. Ver este nuevo lado tuyo fue genial para mí, personalmente”.



Shin movió sus manos sobre las caderas de Schnee y continuó.



Shin: “En realidad eres bastante celosa, ¿verdad?”

Schnee: “......?”



Los segundos pasaron después de la pregunta de Shin. Schnee entendió su significado y se sonrojó. Sus acciones habían sido motivadas por los celos que sentía después de ver lo que Luxuria le hizo a Shin. Los ojos de Schnee vagaron de izquierda a derecha, ya que realmente entendía su posición actual: luego trató de saltar lejos de Shin.



Sin embargo, Shin la detuvo, sosteniendo sus caderas firmemente. Se miraron a los ojos, a muy corta distancia.



Schnee: “D-déjame ir!”



Schnee se dio cuenta de que había perdido la calma.



Shin: “Solicitud rechazada. ¡Finalmente tengo la oportunidad de mirar a Schnee celosa! ¡A cambio de lo que hiciste, voy a saborear este momento!”

Schnee: “¿Qué estás diciendo?”



Schnee agarró los brazos de Shin e intentó alejarlos, pero Shin era abrumadoramente más fuerte. Ella no podría escapar de él, a menos que estuviera dispuesta a dañar los alrededores. Además, Schnee solo podía ejercer aproximadamente la mitad de su fuerza habitual en este momento.



Schnee: “No... no me mires ... tanto ...”



Intentando con todas sus fuerzas escapar de la mirada de Shin, Schnee se cubrió la cara con las manos. Sin embargo, no tenía sentido ante [Through Sight] de Shin.



Schnee, sido inusualmente sensible a los ojos de las personas, se dio cuenta de que no podía escapar de la mirada de Shin. Su rostro ya sonrojado se puso rojo como la remolacha.



Shin: “Así, otro lado descubierto de Schnee salió a la luz”.

Schnee: “¡No lo digas! ¡¡No me gusta!! ¡Por supuesto que también me pongo celosa!”

Shin: “¿Pero no es la primera vez que lo muestras tan claramente?”

Schnee: “E-eso es ...”



La voz de Schnee se desvaneció. Sin embargo, Shin no se perdió el “aun así, no podía reprimir mis sentimientos ...”.



Shin: (... supongo que es porque ella se contuvo todo este tiempo).



Si Schnee no hubiera perdido sus recuerdos debido a Hameln, Shin aún podría estar indeciso sobre si permanecer en ese mundo o no. Schnee probablemente había mantenido sus emociones reprimidas, especialmente las negativas, pensando en los sentimientos de Shin.



Los sentimientos de Shin ahora estaban dirigidos hacia Schnee, por lo que esos grilletes desaparecieron: su personalidad y sentimientos originales ahora surgieron libremente.



Pensando en esto, Shin se río entre dientes.



Schnee: “¿Qué es tan gracioso ahora ...?”

Shin: “Lo siento, lo siento, no me estoy burlando de ti, créeme. Estaba pensando que a partir de ahora veré tus sentimientos honestos cada vez más, así que me sentí un poco feliz”.



Schnee ya no era la sirvienta de Shin, sino su compañera de vida. Entonces vería más y más sus cualidades humanas, lo que él pensó que era pura felicidad.



Schnee: “¡No estoy segura de que me guste que estés pensando que esto es felicidad! Es como si no fuera la yo habitual, es muy, muy vergonzoso ...”



Shin pensó que Schnee mirando hacia otro lado de es amanera también era muy lindo, pero evitó decirlo, para que no se enojara nuevamente.



La distancia que los separaba hasta hace unos minutos se había desvanecido en el aire: al final, estaban coqueteando como siempre.





◆◆◆◆





Schnee: “Ehm, me gustaría bajar ahora. ¿Te importa dejarme ir?”

Shin: “Lo pensaré después de que me abraces de nuevo”.

Schnee: “¿Shin?”

Shin: “Estoy bromeando, vamos”.



La reprensión de Schnee hizo que Shin se diera cuenta de que había bromeado lo suficiente, así que la dejó ir.



Todavía sonrojada, Schnee fue a la cocina a preparar la cena. Cuando la comida estuvo lista, Schnee había vuelto a su estado habitual.



Después de la cena, Shin fue a revisar su equipo. No creía que hubiera problemas, pero el enemigo era un Diablo: no habría daño en enfrentar la batalla en el mejor estado posible.



Shin sacó [The Ark] y [Holy Armor - Vanquisher of Evil], en forma de tarjeta, luego le dijo a Schnee que sacara su espada corta anti-diablo [Daybreak] y [Shinobi Gear - Vanquisher of Evil].



Shin: “No hay daños reales, pero la parte de los brazos y piernas se consumió un poco, después de todo”.



Las protecciones, que habían caminado sobre [Life Draining Sludge] de Avaritia, y los guanteletes, que habían chocado con los nudillos del Diablo, tenían un ligero descenso en sus valores de durabilidad.



Gracias a sus atributos anti-diablo, las disminuciones fueron muy pequeñas. Sin la preparación adecuada, luchar contra los demonios siempre era muy agotador.



[Holy Armor – Vanquisher of Evil] se vio muy afectada, por lo que Shin simplemente usó sus habilidades de herrero para realizar reparaciones menores en las partes dañadas más simples, como accesorios y decoraciones.



[The Ark] estaba más dañada que la armadura, pero no habría problemas incluso si se usara como está. Shin la desarmó para asegurarse de que no tenía nada de malo, pero juzgó que su estado estaba perfectamente bien.



Schnee: “Aquí tienes.”

Shin: “Gracias.”



Shin tomó el equipo de Schnee y lo materializó. Revisó [Daybreak] primero. Schnee había atacado solo unas pocas veces, por lo que su resistencia no cambió. Incluso después de desmontarlo, no hubo problemas.



Regreso a [Daybreak] a su forma de tarjeta, luego pasó a [Shinobi Gear - Vanquisher of Evil].



Schnee: “Hm? ¿sucede algo malo?”



Shin estaba revisando cuidadosamente el equipo, como lo hizo con todos los demás artículos, cuando se dio cuenta de que Schnee parecía muy avergonzada.



Schnee: “N-no, no es nada”.



A pesar de su respuesta, Schnee todavía estaba mirando hacia otro lado: claramente tenía algo en mente.



Shin: “Si hay algo que le preocupa, dilo, lo arreglaré”.

Schnee: “Bueno ... no hay nada que tenga que decir sobre el artículo en sí. No se queda atascado en ningún lado, en realidad es muy fácil equiparse con él. Es solo que... al ver como lo revisas tan a fondo, es como ... si estuvieras mirando cada rincón y grieta de mi propio cuerpo. Es vergonzoso, me siento un poco molesta...”

Shin: “Oh ya veo…”



Schnee se sonrojó un poco más y Shin asintió.



La resistencia de [Shinobi Gear - Vanquisher of Evil] no cambió. No había ningún problema con él, tal como había dicho Schnee. El equipo, sin embargo, fue modelado muy de cerca del cuerpo de Schnee. No se estiraba ni se encogía como otro equipo, ya que se creó para adaptarse a una forma muy específica.



Debido a esto, el busto, caderas, brazos y muslos eran del tamaño exacto de Schnee. Medir [Shinobi Gear - Vanquisher of Evil] daría como resultado conocer las tres medidas de Schnee y otros datos detallados.



Schnee se sintió avergonzada incluso si Shin no la estaba mirando.



Shin: “Aunque ya es un poco tarde para preocuparse por eso ... ¿no?”



No se habían registrado con las autoridades, pero Shin y Schnee eran marido y mujer, de hecho. Ahora vivían bajo un mismo techo, así que, como Luxuria había señalado, su relación también era física.



Schnee: “¡Eso no es lo mismo! ¿¡Qué estás diciendo!?”

Shin: “¿E-no lo es?”



Shin se tambaleó por la penetrante mirada de Schnee. Decidió no seguir adelante con el asunto y cambiar el tema.



Shin: “De todos modos, [Shinobi Gear - Vanquisher of Evil] está bien. Bueno, debería haberlo esperado, ya que la batalla de hoy terminó rápido y todo”.



Shin le dio a Schnee las tarjetas de su equipo, recordando la batalla contra Avaritia.



Schnee: “Sería genial si la próxima batalla también fuera tan fluida”.

Shin: “Sería ideal si encontramos un método para no dejarlo entrar al pueblo”.



Si entraba en forma humana, ni siquiera Shin podría hacer algo.



Shin: “Primero tenemos que preguntarle a Hilamee, pero podríamos poner algunas trampas alrededor de Luxuria”.



El objetivo de Avaritia era Luxuria. Shin nunca esperó que actuaría para proteger a un Diablo, pero se dio cuenta de que esto podría suceder en este mundo.



Shin: “Jeje, apuesto a que a ella no le gustaría en absoluto”.

Schnee: “Serían trampas anti-diablo, después de todo. También la afectarían a ella”.



El tema era serio, pero a Shin también le pareció divertido.





◆◆◆◆





Al día siguiente, Shin y Schnee se dirigieron hacia el instituto para reunirse con Hilamee.



Shin: “Hoy está más ruidoso de lo habitual”.



Shin tuvo esta impresión mientras caminaban por la calle bordeada de tiendas. Utilizó el mismo camino para ir al taller de Vulcan, por lo que conocía bastante bien la calle.



Schnee: “En su mayoría son personas que discuten los precios. Sucede a menudo, pero todos parecen más frenéticos de lo habitual”.



Schnee a menudo negociaba el precio de los comestibles, con Shin cargando las bolsas más pesadas, por lo que con frecuencia veía a otros clientes discutiendo los precios. El estado de ánimo generalmente era más brillante, ya que también era una forma de comunicación. Hoy, sin embargo, las cosas no eran tan pacíficas.



Schnee: “Iré a echar un vistazo”.



Schnee se acercó a una de las tiendas que solía visitar, miró un poco a su alrededor y luego habló con el propietario. Shin se acercó lo suficiente como para no interponerse en el camino e hizo un gesto de saludo.



El dueño parecía preocupado, mientras Schnee lo escuchaba con una expresión serena. Gracias a eso, ella pudo obtener varios datos.



Shin: “El flujo de suministros es lento, eh”.



Shin se susurró a sí mismo mientras miraba la fruta vendida a un precio más alto de lo habitual. Todas las tiendas estaban en la misma situación, por lo que las billeteras de los ciudadanos estaban en apuros.



La mayoría de los carros de los comerciantes aún no habían llegado, a pesar de que la fecha programada ya había pasado.



Erkunt comerciaba con varias ciudades, por lo que no se podía identificar la causa de algo que sucedía en alguna ciudad en particular. En otras palabras, probablemente algo había sucedido con las rutas comerciales que conectaban a Erkunt con sus socios.



Schnee: “El país ya está investigando la causa. Escuché que enviaron caballeros para revisar algunas de las rutas”.

Shin: “Rutas comerciales bloqueadas... podría ser Avaritia o sus colaboradores”.



Shin planteó la hipótesis de que los monstruos, armados con equipo como el que había encontrado recientemente en la cueva, habían sido utilizados para atacar las caravanas mercantes. Para los grupos de monstruos armados, los convoyes mercantes serían presa fácil.



Shin, Sherlene y los caballeros habían neutralizado solo una cueva. No sabían cuántas de esas cuevas había, pero incluso una sería suficiente para causar daños graves.



No sería posible que los Elegidos poderosos custodiaran todos los convoyes. Incluso si lo hacían, solo los guerreros a la par con Fagall o Sherlene podrían sobrevivir al encuentro con los monstruos de Avaritia.



“¡Es mucho más barato allí! ¿Por qué fijas precios tan altos?”

“¡Suficiente de eso! ¡Te dije que no puedo hacer nada!”



Shin escuchó las peleas de un cliente y el dueño de otra tienda. Los dos discutían ferozmente, por lo que los transeúntes se alejaron de ellos.



Parecía que una pelea podría estallar en cualquier momento: Shin no era un guardia, por lo que pensó que solo en caso de que comenzaran a pelear, iría a detenerlos.



Shin: “¿Hmm? Ese es...”



Justo entonces, una silueta separó a las dos partes en disputa. Era un hombre alto, un cabeza más alto que los dos, con una gran espada en la espalda, lo que indicaba que no podía ser cualquier persona.



El joven escuchó al cliente y al dueño de la tienda, con una cálida sonrisa en su rostro.



“Los precios están aumentando en todas partes. Sabes que los convoyes están siendo atacados, ¿verdad? La tienda de la que estás hablando tendrá dificultades para mantener los precios bajos, ¿sabes?”



Como Schnee escuchó del dueño de la tienda, los ciudadanos de Erkunt ya sabían que los convoyes comerciales no estaban llegando al área últimamente. Si la situación actual continuara, todas las tiendas se verían obligadas a aumentar sus precios.



“No es que las autoridades estén sentadas allí sin hacer nada. Además, si sigues haciendo alboroto, pronto tendrás a los guardias sobre tu cuello. No quieres llegar tan lejos, ¿verdad?”



Ante la mención de los guardias, la expresión del cliente se puso rígida. Aún no había perdido toda razón, por lo que se disculpó con el dueño de la tienda y se fue.



Shin: “Eso es realmente propio de él”.



Shin se acercó al joven, sintiendo una ola de nostalgia. El joven también lo notó y sonrió, después de un momento de sorpresa.



“¡Shin! ¡Realmente estás aquí! ¡Y Schnee también!”

Shin: “Hola, ha pasado mucho tiempo”.



El joven que vino corriendo hacia Shin y Schnee era Masakado, un exjugador que perdió la vida junto a Hilamee.



Shin le dio un saludo casual y Schnee asintió con la cabeza.



Masakado: “¡Wow, eres Shin incluso de cerca!”

Shin: “Sería extraño si no fuera ...”



Shin respondió con un suspiro al Masakado con los ojos muy abiertos. Tenía el pelo color castaño y ojos rojos, al igual que en la era del juego. Aunque era un Dragnil configuro su apariencia para que fuera completamente humana, por lo que los únicos rastros de su especie real eran algunas escamas dispersas en sus brazos y piernas. No tenía cuernos, por lo que parecía completamente humano.



Shin recordó que era un Caballero Sagrado de nivel 211, pero ahora su nivel había aumentado a 231.



Shin: “¿Acabas de regresar hoy?”

Masakado: “Sí, completé mi misión con éxito”.



Masakado dijo que había ido a una misión para exterminar a una manada de [Shadow Hounds] que atacaron a los convoyes comerciales.



Los [Shadow Hounds] eran monstruos parecidos a los lobos que podían ocultarse en las sombras, con niveles que iban de 250 a 300. La manada era más grande de lo normal, por lo que exterminarlo llevó algo de tiempo.



Masakado: “Pero justo cuando regreso, ¡me dijeron que otro convoy fue atacado en otro lugar! Estaba hablando con los demás, las cosas se están volviendo realmente locas”.



Masakado pensó que la ruta comercial era finalmente segura, pero escuchó que otra ruta había sido aplastada. Iba a informarle a Hilamee que algo sospechoso definitivamente estaba sucediendo.



Shin: “Si solo estás haciendo un informe, ¿no podrías usar Mind Chat?”

Masakado: “Sí, bueno, ya sabes, algunas cosas deben hacerse en persona ...”

Shin: “Ooh, sí, lo veo ahora ...”



Shin percibió el significado detrás de las palabras de Masakado y sonrió. Estaba claro que Hilamee y Masakado disfrutaban de la compañía del otro, por decir lo menos.



Shin recordaba a Masakado como un niño de 15 años: tenía que ser mayor ahora, pero a Shin no le parecía muy diferente.



Shin: “Estábamos planeando ir a ver a Hilamee también, pero supongo que estaríamos en el camino”.

Masakado: “¡De ningún modo! Si vas a verla, debe ser sobre el Diablo, ¿verdad? Si Hilamee se entera de que te hice ir a casa, nunca me dejara en paz”.

Shin: “No puedes ganar con ella, ¿eh?”

Masakado: “Bueno, vamos, sabes, su posición es más alta y todo...”



Masakado respondió con una razón plausible, o al menos lo intentó.



Shin no sabía cómo se conocieron: hasta donde podía recordar, Hilamee siempre había mantenido al imprudente Masakado bajo control con su cetro, ese es el tipo de relación que tenían. Había escuchado que, en el mundo real, Hilamee era mayor que Masakado. Sin embargo, aunque no lo fuera, el resultado probablemente habría sido el mismo.



Shin: “Hmm, sí, preguntemos en detalle más tarde. Sobre ti y Hilamee, en primer lugar”.

Masakado: “Dios, por favor, no...”



Shin sonrió aún más, para consternación de Masakado. Sus otros camaradas probablemente también bromearon al respecto. Schnee estuvo en silencio todo el tiempo, pero la sonrisa en sus labios insinuó que ella compartía los pensamientos de Shin.



Cuando llegaron al instituto, se les permitió entrar de inmediato gracias a la presencia de Masakado. El guardia, que también era Elegido e instructor, era uno de sus camaradas.



Fueron directamente a la oficina de la directora. Masakado llamó a la puerta y pidió permiso para entrar, lo que se le otorgó de inmediato.



Masakado: “El exterminio de los [Shadow Hound] se han completado. Esta es la prueba”.

Hilamee: “Enterada. Yo me ocuparé de la documentación”.



El informe, parte de los deberes de la directora, se llevó a cabo formalmente. Hilamee revisó las tarjetas de material que Masakado le dio y firmó un documento.



Hilamee: “Masakado”.

Masakado: “¿Hm?”

Hilamee: “Bienvenido. Me alegra verte a salvo”.



Hilamee mostró una sonrisa indefensa, muy diferente de la que le mostró a Shin u otros maestros.



Masakado: “Ah, sí, gracias. Es... esto se siente un poco vergonzoso con otras personas presentes ...”

Hilamee: “¿Eh? ¿Qué quieres decir?”

Masakado: “Quiero decir, también están Shin y Schnee ...”

Hilamee: “¿Eh!? ¿¡Qué!? ¿¡Dónde!?”

Masakado: “¿De qué te estás sorprendiendo? Están justo detrás...”



Masakado se dio la vuelta, confundido por la sorpresa de Hilamee, pero Shin y Schnee no se veían por ningún lado.



Masakado: “... Seguro que nos la jugaste bien”.

Shin: “Jaja, no pude evitarlo”.

Schnee: “Ustedes dos son bastante adorables”.



Shin y Schnee desactivaron [Hiding] y se mostraron.



Hilamee: “Q-q-q-quuuu...”



Hilamee, incapaz de comprender la situación, se quedó sin palabras. Sin embargo, sabía que había sido vista con una cara muy “poco profesional”, por lo que su cara rápidamente se puso roja como la remolacha.



Shin: “Parece que estaba preocupado por nada. Llamaré a Luxuria, así que continúen”.

Schnee: “Yo también te acompañaré”.



Shin asintió satisfecho, luego salió de la habitación, seguido a la perfección por Schnee.



Hilamee: “¡¡¡Shin!!!”

Masakado: “¡Hilamee, cálmate! Oye Shin, ¿cómo puedes dejarnos así?”



Shin escuchó las voces a través de la puerta y pensó que tal vez se había pasado un poco.





◆◆◆◆





Cuando Shin y Schnee regresaron a la oficina de la directora con Luxuria a cuestas, la cara de Hilamee seguía roja. Luxuria no dejó pasar esta oportunidad.



Luxuria: “Oh, ¿nos estamos sonrojando, directora?”

Hilamee: “Ni una palabra más, por favor”.



Hilamee respondió de inmediato. Después de eso, se quejó con Shin por un buen rato.



Hilamee: “¿Cuál es tu asunto hoy, de todos modos? ¿Supongo que es algo diferente de ayer?”

Shin: “Sí, me preguntaba si podríamos poner algunas trampas anti-diablo alrededor de Luxuria”.



Shin explicó que, si el enemigo iniciaba la batalla sin darse cuenta de las trampas, el flujo de la batalla podría cambiar fácilmente a su favor.



Luxuria: “Espera, déjame asegurarme, pero ¿no se activarían estas trampas también contra mí?”

Shin: “Sí, por lo que tendrás que conocer su ubicación muy bien”.



Las trampas anti-diablo reaccionarían a cualquier Diablo. No era posible configurarlas de modo que Luxuria no las activara. Por lo menos, Shin no podía hacerlo.



Luxuria se llevó las manos a las mejillas y suspiró.



Luxuria: “Todo es culpa de Avaritia... adelante e instala algo enorme, para que pueda sufrir un daño masivo al menos”.

Shin: “¿Estás segura? También te arriesgarás a sufrir grandes daños”.

Luxuria: “Solo tengo que esquivarlo”.



Luxuria parecía muy segura de sus habilidades para esquivar, pero Shin no pudo evitar preocuparse. También era cierto que las trampas promedio significarían poco contra las capacidades anormales de recuperación de Avaritia.



Shin luego sacó una de sus trampas de más alta calidad, que había preparado la noche anterior.



Luxuria: “¿Qué es eso?”

Shin: “La trampa inmovilizadora que mencioné antes y una trampa que inflige un gran daño solo a los Diablos. El de la derecha es para inmovilizar, el de la izquierda para dañar”.



Shin aún no tenía trampas que pudieran atacar a los Diablos de forma humana, solo las destinadas a su forma verdadera.



Shin: “La parte inferior del cuerpo de Avaritia no tiene una forma fija, por lo que la trampa inmovilizadora usa un hechizo de agua para congelarlo y detenerlo. Incluso si se activa dentro de los terrenos del instituto, no hay riesgo de hacer volar los edificios. Sin embargo, si hay otras personas además del Diablo dentro de su radio, también quedaran congeladas, así que ten cuidado. En cuanto a las trampas que causan daños, tengo unas básicas que solo disparan rayos de luz, mientras que otras que dañan cualquier cosa dentro de su radio. Solo afecta a los Diablos, por lo que no hay preocupación incluso si hay personas dentro del radio”.

Luxuria: “¿Moriría alguien si quedara atrapado en el radio de activación?”

Shin: “El objetivo principal es la inmovilización, por lo que apenas hace daño. Las de tipo dañino están especializadas contra los Diablos, así que asegúrate de mantenerte alejada de ellos”.



Shin estimó que un golpe directo reduciría aproximadamente el 10% del HP de Avaritia. Por lo menos, [Lifedraining Sludge] seria disipado completamente.



Luxuria: “¿Lo probaras ... en mí?”



Shin hablaba en serio cuando mencionó probar la efectividad de los artículos anti-diablo en Luxuria antes, por lo que ella preguntó a Shin si realmente lo haría. Su tez estaba muy pálida.



Shin: “Las cosas se pondrían feas, así que no lo haré. Lo empaqué con magia, después de todo”.

Luxuria: “Ya veo. Realmente no me gusta que sea demasiado rudo, después de todo”.



Luxuria parecía aliviada. Se suponía que la conversación era seria, pero sus últimas palabras parecían ir en una dirección completamente diferente: después de todo, ella era el demonio de la lujuria.



Shin: “Me gustaría colocarlos lo antes posible, ¿pueden darnos permiso?”

Hilamee: “Solo para asegurarme, los estudiantes no estarán en peligro, ¿verdad?”

Shin: “No, no lo estarán. Estas trampas solo reaccionan a los Diablos, por lo que incluso si los estudiantes las tocan, no pasará nada”.



Una de las características de esas trampas era que no mostraban reacción a todas las especies, excepto a los Diablos.



Hilamee: “Entonces está bien. Ese tipo de fuego amigo sería demasiado aterrador”.



A Hilamee también se le asignó la tarea de preservar la seguridad de los estudiantes, por lo que las palabras de Shin le dieron alivio.



Shin luego fue a instalar las trampas con Luxuria. Como existía la posibilidad de ser espiado por personas del lado de Avaritia, infiltradas en el instituto, se aseguraron de camuflar sus acciones.



Luxuria: “Realmente no puedo decir que hay algo allí... Tengo que tener mucho cuidado”.



Luxuria miró cuidadosamente a Shin colocando trampas, luego habló con una expresión tensa en su rostro. Para asegurarse de que el enemigo no descubriera las trampas, no creó ningún mapa ni anotó las ubicaciones.



Solo Shin, Schnee, Luxuria e Hilamee sabían sobre la ubicación de las trampas.



Luxuria: “¡Aaah, todo es tu culpa, Avaritia!”



Cuando Luxuria frunció el ceño, Shin y los demás pudieron sentir su sincera exasperación.





◆◆◆◆







Después de que el grupo de Shin instaló las trampas, Hilamee dejó el instituto para ir al palacio real: tenía que informar la información recibida de Shin a los altos mandos. Realmente había planeado ir a primera hora de la mañana, pero la noticia de la derrota de Avaritia se estaba extendiendo por todo el castillo, por lo que pasó un tiempo antes de que pudiera programar una cita.



Hilamee: “Sin embargo, todavía queda algo de tiempo antes de que llegue Avaritia ...”



Quería contar la noticia lo antes posible. Ella pensó que el grupo de Shin sería autorizado a una audiencia con el rey rápidamente, pero aparentemente algunos nobles no los veían muy positivamente. Eran personas que no sabían cuán temibles podían ser los Diablos: si Shin y Schnee solicitaban una audiencia, seguramente se interpondrían en el camino.



Hilamee también se dio cuenta de que Shin le había confiado la tarea porque esperaba que algo así pudiera suceder.



Hilamee: “Supongo que Shin y Schnee se darían cuenta fácilmente si alguien los estuviera mirando con intenciones maliciosas”.



Hilamee podía darse cuenta, así que Shin seguramente también lo haría. Ella también había escuchado de él acerca de esas miradas molestas en la era del juego.



Hilamee se perdió en tales pensamientos cuando se escuchó un golpe en la puerta.



Sherlene: “Pido disculpas por la espera. Su Majestad no puede acudir por el momento, así que he venido en su lugar”.



El enviado del rey era uno de los guardianes y héroes del reino, Sherlene. Hilamee, que a menudo visitaba el palacio real debido a sus deberes como directora, a menudo tenía la oportunidad de reunirse con Sherlene, por lo que se habían vuelto cercanas.



Hilamee: “Gracias por dedicarme tiempo en este período agitado”.



Debido a sus posiciones, sus primeros saludos tuvieron que ser formales. Sin embargo, el estado de ánimo se aligeró rápidamente cuando aparecieron sonrisas en sus rostros. Nadie más estaba presente, por lo que no habría ningún problema, incluso si hablaran informalmente.



Sherlene: “Hay algo que debes informar de inmediato, ¿verdad? ¿Podría estar relacionado con el Diablo?”

Shin: “Si. Shin se dio cuenta de que Avaritia aún no había sido completamente derrotado. Según Luxuria, Avaritia todavía está a unos días de aquí”.

Sherlene: “¿¡Como puede ser!? El señor Shin lo derrotó, yo ... ¡Lo vi con mis propios ojos!”



La normalmente compuesta Sherlene no pudo evitar perder la calma.



Hilamee: “Los Diablos pueden usar habilidades de otro Diablos que absorbieron, aunque con formas más débiles. Shin dijo que Avaritia probablemente absorbió a Sloth. Ese demonio puede crear copias de sí mismo, por lo que el Avaritia que derrotaron fue probablemente una copia creada de esa manera. El cuerpo principal de Avaritia será más fuerte que eso”.

Sherlene: “Oh, Dios... así que esa no era su fuerza real ...”



La batalla había sido unilateral, pero solo Shin podía hacer algo así. Sin las armas anti-diablo, Sherlene no habría tenido una oportunidad.



Sherlene: “La noticia de la derrota de Avaritia ya se está extendiendo por el palacio... y ahora esto sucede”.



Sherlene sostuvo su cabeza con sus manos. El rey y sus ayudantes con cierto conocimiento sobre los Diablos entenderían que un Diablo no podía ser derrotado fácilmente, pero la moral de los soldados definitivamente recibiría un golpe. Algunos incluso podrían decir que Shin había cometido un error.



Sherlene: “Supongo que es mejor decir que el informe no vino de sir Shin, sino de nuestra investigación. Ni siquiera hemos distribuido todas las armas todavía...”

Shin: “Estoy de acuerdo, eso crearía menos conmoción. No hubo víctimas entre los soldados en la batalla anterior, así que, si los alborotas con un discurso, diciendo que ahora era el turno de los caballeros de proteger el reino, la moral no disminuirá demasiado... espero”.

Sherlene: “Eso es tarea para mí y para Fagall. Si Avaritia se dirige hacia aquí, el instituto es el área en mayor peligro. ¿Estarás bien?”



Luxuria estaba en la enfermería del instituto: al ser el objetivo de Avaritia, era natural que el instituto fuera el objetivo número uno del enemigo.



Hilamee: “Estamos preparando contramedidas. En caso de necesidad, siempre existe la función de escape de emergencia”.

Sherlene: “¿Salida de emergencia? Esa es la primera vez que escucho de eso”.

Hilamee: “Podemos transferir instantáneamente a todas las personas del instituto al refugio subterráneo. Se puede usar solo una vez, por lo que es solo para emergencias, pero esa es la situación en la que nos encontramos ahora”.



Hilamee planeaba usarlo sin dudar si Avaritia ingresaba al instituto o si ocurría una emergencia igual.



Si los demonios lucharan en sus verdaderas formas, su entorno terminaría en escombros. Sería imposible que la gente se refugiara por otros medios si estallara una batalla entre esas bestias gigantescas.



Sherlene: “Teletransporte, otra vez ...”

Hilamee: “¿Otra vez?”

Sherlene: “El señor Shin me dio la tarjeta de un cristal de teletransportación para emergencias. Lo regrese después de la batalla contra Avaritia, pero al ver magia supuestamente perdida mencionada tan a menudo, comienzo a pensar que tal vez no sea tan raro”.



Era una tecnología imposible de replicar en la actualidad: solo los exjugadores, los elegidos y algunos herederos de habilidades podían usarla. Además, ni siquiera todos los jugadores anteriores o elegidos podían usar la teletransportación, por lo que no hubo progreso en su investigación.



Hilamee: “Yo también, en mi caso solo tengo la función de la casa del gremio, por lo que no puedo usar la teletransportación. Dependiendo de cómo se use, puede convertirse en un arma letal, por lo que esta habilidad sería peligrosa si se extendiera”.



Podría ser extremadamente efectivo para el asesinato o la invasión: aunque conveniente, Hilamee pensó que no debería extenderse. Sherlene también podía entender su opinión.



Hilamee: “Nos salimos un poco del tema... hoy vine a informar solo sobre el Diablo”.

Sherlene: “Está bien. Informaré debidamente al rey”.

Hilamee: “Gracias.”



Hilamee agregó que se pondría en contacto si hubiera algo nuevo y salió del palacio en un carro de caballos después de que Sherlene la despidió. Todavía tenía muchas cosas que hacer en el instituto, como directora.



Sherlene: “¿Se acerca un Diablo más poderoso que eso? Realmente debemos estar preparados para cualquier cosa”.



Sherlene fue a informar al rey tan pronto como Hilamee se fue.



Sherlene recordó la presión que sintió durante la pelea contra Avaritia y apretó los puños. Shin y Schnee seguramente se encargarían de cualquier signo de Avaritia. Es posible que no tenga que enfrentarlo directamente. Sherlene, sin embargo, se preguntó qué podía hacer.



Gracias a las armas que Shin le dio, pudo resistir un poco, pero dependiendo de la ubicación, incluso esas armas podrían no ser útiles. Sherlene, que había escuchado de Shin sobre las habilidades de Avaritia, concluyó tristemente que, si el Diablo aparecía en la ciudad, todo lo que podía hacer era ganar tiempo hasta que Shin llegara.



Tendría que confiar a alguien más la protección de su país. Esto fue lo que más frustró a Sherlene.



Namsaar: “Señorita Sherlene, ¿la reunión ya terminó?”

Sherlene: “¿Señor Namsaar? Pensé que estaba supervisando el entrenamiento de los soldados”.



Namsaar detuvo a Sherlene cuando se dirigía a la sala de audiencias del rey. El líder de los caballeros tenía su habitual expresión sombría y su estado de ánimo, pero Sherlene estaba acostumbrada.



Namsaar: “Una solicitud urgente de Hilamee, quien está conectada con sir Shin... pensé que algo serio sucedió, así que dejé el entrenamiento al vice capitán. No hay preocupación por eso”.

Sherlene: “Ya veo. De hecho, hay algo que necesito informar a Su Majestad lo antes posible. Parece que el Avaritia fue derrotado era solo una copia y el cuerpo principal todavía está vivo ahí afuera”.



Sherlene se aseguró de que no hubiera nadie a su alrededor y susurró la noticia. Namsaar simplemente levantó una ceja.



Namsaar: “Ya veo. Entonces no había sido derrotado después de todo”.

Sherlene: “No pareces muy sorprendido. ¿Previste que esto sucediera?”



Sherlene estaba sorprendida de que Namsaar pareciera saber que algo así sucedería.



Namsaar: “......”

Sherlene: “¿Sir Namsaar? ¿Qué haces ... gh?”



Antes de que Sherlene pudiera actuar sobre sus sospechas sobre el peculiar silencio de Namsaar, algo se envolvió alrededor de su cuello. Ese algo, que no emanaba la más mínima presencia, apretó su agarre cada vez más.



Debido a sus altas estadísticas, Sherlene no tendría problemas para respirar si solo estuviera siendo estrangulada, pero ahora estaba teniendo dificultades inesperadas.



Sherlene: “!?!”



La situación era completamente inesperada, pero Sherlene no se desmayaría sin luchar. Gracias a su diligente entrenamiento, había logrado materializar a [Guildern] tan pronto como se dio cuenta de que estaba bajo ataque.



Sin embargo, antes de que pudiera atacar lo que sea que estaba apretando su cuello, una sombra se extendió desde la espalda de Namsaar y le arrebato a [Guildern].



El desarrollo inesperado aumentó la agitación de Sherlene. Había sido atrapada justo cuando exhalaba, por lo que su conciencia estaba empezando a desvanecerse.



Si sacaba otras armas, serían simplemente derribadas, por lo que trató de quitar con fuerza lo que estaba envuelto alrededor de su cuello, pero su agarre era demasiado fuerte para ceder. Fue tan duro que la fuerza muscular de Sherlene no fue suficiente para destrozarlo.



“Como se esperaba de un héroe, no darse por vencido hasta el final”.



Una voz masculina vino de alguna parte. Parecía bastante joven y le dio a Sherlene un fuerte sentimiento de inquietud. Ella no podía entender lo que estaba pasando. Incluso mientras su conciencia se desvanecía, sabía que no podía dejar que Namsaar se fuera así.



“No puedes hacer nada. Quédate tranquila.”



Sherlene estaba a punto de recurrir a un hechizo de auto detonación, cuando una sacudida recorrió su cuerpo. Casi inconsciente, Sherlene no pudo resistir más.





◆◆◆◆





Sherlene: “Nngh ... ¿dónde estoy...?”



Sherlene murmuró para sí misma y se detuvo. Miró a su alrededor y se encontró en el familiar corredor del palacio real.



Namsaar: “¿Señorita Sherlene? ¿Qué sucede?”

Sherlene: “Ah, no, no es nada”.



Sherlene aseguró a Namsaar, que caminaba unos pasos por delante, que nada estaba mal. Se preguntó si se había quedado dormida mientras caminaba, luego reanudó su paso.



Sherlene: “¿No crees que todo el mundo es demasiado festivo acerca de que ‘Avaritia ha sido vencido’?”



Sherlene suspiró después de escuchar la conversación entre algunos nobles que pasaban.



Namsaar: “Estoy de acuerdo. La propagación de los monstruos que rodean el reino aún no ha sido tratada y también ha habido avistamientos de monstruos de alto nivel. Además de eso, los convoyes mercantes están siendo atacados por monstruos, por lo que el comercio y el suministro se estancan ... ciertamente no es el momento adecuado para ser festivo”.



Tal como dijo Namsaar, quedaban muchos problemas por resolver.



Sherlene: “La derrota de Avaritia, sin embargo, es una de las pocas buenas noticias en los últimos tiempos. Supongo que podemos hacer la vista gorda entonces”.

Namsaar: “Eso podría ser cierto. Me despediré, entonces. Señorita Sherlene, cuide de su salud”.



Con una expresión que sugería todos menos esos sentimientos, Namsaar se fue. Sherlene lo observó irse, luego se dirigió hacia el cuartel de las tropas. Ella todavía tenía muchas misiones de investigación y exterminio de monstruos para organizar.



Sherlene: “Está bien, es hora de trabajar”.



Sherlene no se dio cuenta de que su cuello todavía mostraba leves rastros de haber sido estrangulado. Ni que le faltaran los recuerdos sobre lo que sucedió antes de recuperar la conciencia.



Avaritia aún no estaba muerto. La amenaza para el reino se acercaba rápidamente.





◆◆◆◆





Shin: “Ya casi está aquí, eh”.



Habían pasado tres días desde que Hilamee visitó el palacio real para hacer su informe. Shin escuchó de Luxuria que, según el ritmo actual, Avaritia llegaría en unos días.



Schnee: “Me preocupan los preparativos del reino... parecen bastante lentos”.



Schnee habló mientras miraba por la ventana hacia el palacio real. Las tropas del reino estaban investigando los convoyes comerciales desaparecidos, pero Shin y su grupo sintieron que no se estaban preparando adecuadamente para contrarrestar al ejército del Diablo.



Schnee había visitado el palacio el día después de que Hilamee supuestamente relatara su informe, pero el estado de ánimo entre las tropas estaba muy relajado. Por el momento, pensó que la noticia aún no se había publicado.



Shin: “¿Tal vez pensaron que era demasiado temprano y que los soldados estarían inquietos?”

Schnee: “Sin embargo, entrarían en pánico cuando las tropas monstruosas realmente aparezcan. La moral puede caer, pero creo que es mejor asegurarse de que cada soldado sepa lo que viene”.

Shin: “Así es…”



El grupo de Shin había estado deshaciéndose de las manadas de monstruos que atacaban los convoyes en los últimos días. Se enviaron innumerables solicitudes de exterminio al gremio, por lo que la participación de Shin fue muy bienvenida.



Después de los primeros tres días, los monstruos aparentemente se dieron cuenta de que había un grupo de guerreros cazándolos, por lo que los ataques contra los convoyes se volvieron escasos. Shin vendió algunas de las piezas que obtuvieron y almacenó el resto.



Shin: “Tal vez el jefe Vulcan sabe algo... intentemos preguntarle”.



Vulcan estaba a cargo del equipamiento de los caballeros, por lo que probablemente sabría cómo se movería el ejército según las órdenes de equipo que recibió.



No tenían nada en particular programado ese día, así que fueron al taller de inmediato. Shin abrió la puerta y encontró a Vaal detrás del mostrador de recepción, como siempre.



Vaal: “Señor. Shin, Señorita Yuki. He oído hablar de sus hazañas”.



Parecía que la noticia de los exterminios de Shin también había llegado a los oídos de Vaal. Patear monstruos lobo que miden varios mel en el aire, disparar bandadas de monstruos de aves y mucho más. Si bien pueden sonar como historias exageradas, Vaal no dudaba de ellas en absoluto.



Conocía a Shin desde hacía bastante tiempo, así que sabía muy bien cuán extraordinario era Shin.



Shin: “Siento que es mejor no preguntar sobre esas hazañas que has escuchado... Me gustaría hablar con el jefe, ¿está él en la parte de atrás?”

Vaal: “Si. Te ves diferente de lo habitual, ¿sucedió algo?”



Shin lo había sentido también cuando había venido a traer las armas que encontró en la cueva, pero Vaal tenía buen ojo. Notó de inmediato que Shin no había venido para el intercambio habitual de técnicas.



Shin: “Hay algo que me preocupa, pero no puedo confirmar mis sospechas fácilmente. Se trata de la seguridad de Erkunt en su conjunto, por lo que quiero verificar lo antes posible”.

Vaal: “¿La seguridad de todo el país? ¿Será que?”



Vaal bajó los ojos, sumido en sus pensamientos.



Shin: “¿Sabes algo que pueda encajar?”

Vaal: “Escuché algunas cosas... el jefe hablo con algunos caballeros, y ... bueno, no sé si está bien que yo hable al respecto, así que por favor hable directamente con el jefe”.



Shin entendió que Vaal no podía simplemente hablar sobre secretos de estado como ese, por lo que asintió y se dirigió hacia la parte trasera del taller. Schnee fue con él esta vez.



No se escuchó el sonido del martilleo del metal. Shin encontró a Vulcan sentado, con los brazos cruzados.



Shin: “¿Qué pasa? Es extraño verte sentado en el taller sin hacer nada”.

Vulcan: “…eres tú. Los herreros no solo martillan metal todo el tiempo, sabes. Bueno, esta vez no está relacionado con la herrería”.



Vulcan tenía una expresión agria, como si estuviera frustrado por algo.



Shin: “¿Puedo preguntar qué pasó? Vaal dijo que hablaste con soldados del reino. Sin embargo, no dijo de qué hablaste”.

Vulcan: “Está bien. Usted también está involucrado, después de todo”.

Shin: “¿Soy? Entonces debe ser algo relacionado con el Diablo”.



Shin pensó que tenía que ser algo así. No tenía otras conexiones con el reino y el trabajo de herrero.



Vulcan: “Esos tipos del reino vinieron aquí diciendo que el demonio había sido derrotado, por lo que ya no necesitaban equipo anti-demonio. No tengo intención de arruinar su estado de ánimo cuando todos están tan mareados y felices, pero los demonios no mueren tan fácilmente, ¿verdad? ¿No siempre tienen un as bajo la manga o algo así? Eso es lo que me está frotando por el camino equivocado”.



Vulcan había aprendido sobre los demonios mientras fabricaba armas que funcionaban contra ellos, por lo que las acciones del reino no lo convencieron en absoluto.



Shin: “Jefe, ¿cuándo le dijeron que se detuviera?”

Vulcan: “¿Cuándo? Hoy, solo hoy. O los altos mandos saben algo que nosotros no, o ...”

Shin: “Eso no puede ser”.



Shin reaccionó antes de que Vulcan pudiera terminar su oración.



Vulcan: “¿Qué no puede ser?”

Shin: “El diablo aún no está muerto. Y los altos mandos también deberían saberlo”.

Vulcan: “¿Qué dijiste?”



El ceño de Vulcan se convirtió en sorpresa.



Vulcan: “Algo no está bien. ¿Por qué detuvieron las órdenes de equipo anti-demonio, entonces?”

Shin: “La información se ha detenido en alguna parte... o hay algo mal con los altos mandos. De cualquier manera, la situación es realmente mala”.



Hilamee dijo que había transmitido el mensaje debidamente. No parecía que le ocurriera nada inusual, por lo que Shin pensó que la persona a quien le dio el mensaje o sus superiores sospechaban.



Había pasado un tiempo desde que conoció al rey, pero nada parecía fuera de lo común con él en ese momento. No quería pensar que los altos mandos del reino habían caído en manos del demonio en tan poco tiempo.



Schnee: “¿Quizás el Diablo hizo algo para interferir?”

Shin: “Me pregunto. Dicen que hay personas que también siguen al diablo voluntariamente. Podrían haber hecho algo”.

Vulcan: “¿Hay gente así?”



Vulcan se unió a la conversación de Shin y Schnee. Probablemente no podría comprender cómo las personas cooperaron voluntariamente con los demonios.



Shin: “Los Diablos de los Pecados Mortales son originalmente un reflejo del deseo de la gente. No es imposible que las personas sean seducidas por ellos”.

Vulcan: “Simplemente no lo entiendo, pero ... no puedo negarlo”.



Vulcan se sostuvo la cabeza con las manos y cerró los ojos.



Shin: “En cualquier caso, es mejor que descubramos qué está pasando con los altos mandos”.

Vulcan: “¿Hay alguna manera de que puedas hacer eso?”

Shin: “Bueno, sí, tengo mis caminos ...”



Shin se encogió de hombros y respondió vagamente.



Vulcan: “También consultaré con mis conexiones. ¿No iras a causar una conmoción ahora verdad? Además, ¿debería reanudar la fabricación de armas?”

Shin: “No voy a causar ningún problema. Si tienes tiempo para hacer más armas, hazlo por todos los medios. Los vamos a necesitar”.



Shin no dijo que el diablo llegaría pronto, pero Vulcan entendió la situación por la expresión mostrada por los ojos de Shin. Él respondió: “Tengo que darme prisa”. Luego comenzó a martillar de inmediato.



Shin asintió y salió del taller.



Schnee: “¿Vamos al palacio real?”

Shin: “Sí, no tenemos el lujo de pasar por los procedimientos adecuados”.



Shin dio a entender que planeaba colarse adentro. La información sobre el diablo había sido interceptada: incluso si pidiera visitar el castillo, probablemente sería rechazado.



Shin entró en un callejón estrecho, inmediatamente se ocultó con [Hiding] y saltó. Aterrizó en el techo del taller, se aseguró de que Schnee estuviera a la altura y se dirigió hacia el castillo.



En el momento en que dio un paso adelante, sucedió algo completamente inesperado.



Shin: “¿¡Que!?”



Lo que escuchó fue un sonido similar a una explosión. Sorprendido, Shin miró hacia la fuente del sonido.



Schnee: “Eso... no puede ser ...”



Schnee miró en la misma dirección y no pudo evitar expresar su sorpresa, con una buena razón: vieron el enorme cuerpo de Avaritia, supuestamente todavía a unos días de Erkunt, destruyendo los muros exteriores del castillo.



Era más del doble del tamaño del monstruo que Shin, Schnee y Sherlene lucharon en la mazmorra, midiendo hasta 7-8 mel. Sus puños destrozaron fácilmente los muros que protegían el castillo.



Nubes de polvo se elevaron hacia el cielo cuando el sonido retumbante de las paredes derrumbadas llegó a los oídos de Shin.



Shin: “Vamos. ¡No sé qué pasó, pero Avaritia ya está aquí!”

Schnee: “¡Si!”



Detrás de Avaritia, se acercaba una horda de presencias de monstruos. Procedieron en filas ordenadas, y Shin recordó los monstruos que había visto en la cueva. Probablemente estos también estaban armados de manera similar.



Por otro lado, había algunas presencias humanas cerca de Avaritia, que se movían en varias direcciones. Los que no se movieron quedaron paralizados por el miedo o heridos por los muros derruidos.



Shin: “Esto es malo. Si logra entrar, ...”

Schnee: “¿Shin?”



Schnee preguntó por qué Shin dejó de hablar y él respondió que acababa de recibir una tarjeta de mensaje.



Shin: “Ni siquiera Luxuria entiende lo que pasó. Se movió mientras evitaba su detección ... ¿podría ser que se teletransportó?”

Schnee: “Con un cristal, podría ser posible”.



La teletransportación era una habilidad disponible solo para jugadores. Eso era sentido común para Shin.



Ningún monstruo poseía habilidades de teletransportación, ni las necesitaban.



Normalmente los monstruos deambulaban por rutas establecidas o esperaban en lugares específicos.



Solo los jugadores se movían de pueblo en pueblo, de casas de gremios a campos, etc.



Shin: “Mierda, debería haberme dado cuenta cuando determinamos el nivel de intelecto de Luxuria ... ¡una emboscada por teletransporte! ¡Sabe cómo pelear!”



Shin gritó de frustración por caer en el truco del enemigo.



Avaritia ignoró las puertas este y oeste, centrándose en cambio en destruir las paredes entre ellas. Era el punto más cercano al bosque. Era el lugar ideal para esconder a los monstruos hasta el último momento.



Shin: “Schnee, por favor encárgate de los monstruos que vienen de afuera. Rescata a las personas que no puedan escapar a tiempo”.

Schnee: “¿Vas a enfrentar a Avaritia tu solo?”

Shin: “No te preocupes. Incluso si tiene toda su fuerza, no voy a perder. Voy a golpearlo lo más fuerte que pueda primero, para poder enviarlo volando”.



Shin y Schnee corrieron por los tejados como si estuvieran volando. Avaritia se estaba centrando en destruir los muros exteriores, por lo que todavía no entraría para arrasar.



Shin pensó que llegaría justo a tiempo, pero, como para contrarrestar los esfuerzos de Shin, el cuerpo masivo de Avaritia desapareció, momentos antes de que Shin pudiera llegar.



Shin: “Ese bastardo…! ¡Tomo forma humana!”



El ícono grande de Avaritia se había convertido en uno de los muchos puntos en el mapa. Mezclado con la multitud en pánico, sería muy difícil de encontrar.



Los monstruos y las personas, sin embargo, tenían diferentes presencias. No todos los lugares estaban llenos de gente.



Ahora que los monstruos aún no habían penetrado las instalaciones del castillo a través de los muros derruidos, no había duda de eso. Sin embargo, las expectativas de Shin fueron traicionadas una vez más.



Shin: “¿Qué? ¿Ya hay presencia de monstruos en la ciudad?”

Schnee: “¿Qué demonios ...?”



Schnee también estaba confundido. Las presencias de monstruos fuera de los muros todavía estaban lejos de la ciudad. Los monstruos que aparecieron repentinamente adentro vinieron de otro lugar.



El peor de los casos era que Avaritia se mezclara entre los monstruos, haciendo imposible ver cuál era. Probablemente priorizó esconderse entre los monstruos en lugar de dirigirse directamente a Luxuria.



Shin: “Perdí la noción de la presencia de Avaritia ...”

Schnee: “Yo también…”



Podían rastrearlo al principio, debido a la baja densidad de iconos de monstruos, pero después de que Avaritia llegó a un lugar donde rondaba una manada de monstruos, lo perdieron.



Shin: “Esto empeora... la presencia de los monstruos incluso está en el palacio real. ¿Qué demonios está pasando?”



Incluso dentro del alcance del campo de detección de Shin, había grupos de monstruos arrasando en varios lugares de la ciudad. A diferencia de los monstruos de afuera, que avanzaban de una manera bien organizada, los monstruos dentro de la ciudad tenían movimientos que parecían aleatorios, como si simplemente estuvieran siguiendo sus instintos.



Shin: “Supongo que los que están dentro son peones prescindibles, destinados a confundirnos. Sin embargo, todavía son lo suficientemente poderosos como para lastimar a los ciudadanos. Maldición.”



Alrededor del gremio de aventureros y las publicaciones de los soldados, había muchas personas acostumbradas a luchar, por lo que podían encargarse de cualquier monstruo atacante. Los que aparecieron repentinamente en la ciudad eran de nivel 200 como máximo y generalmente se movían solos, lo que era un lado positivo.



Schnee: “¿Qué vamos a hacer?”



Schnee miró a los ojos de Shin.



No había habilidades que convenientemente solo pudieran eliminar a los monstruos. Solo Shin y Schnee estaban presentes en ese momento: tenían que decidir qué hacer.



Shin: “Como dije antes, por favor encárgate de los monstruos afuera. Son mucho más poderosos que los que están dentro, después de todo. Muy pocas personas aquí pueden lidiar con eso”.



Las tropas de monstruos que venían del exterior probablemente tenían el mismo nivel que los monstruos que Shin encontró en la cueva. Eran mucho más amenazantes que los que actualmente corren salvajes en la ciudad.



Schnee: “¿A dónde irás, Shin?”

Shin: “Primero encontraré Luxuria. Si Avaritia aparece en algún lugar, es probable que sea donde está”.



El objetivo de Avaritia era claro: Shin no podía pensar en ninguna otra opción. Shin podía derrotarlo por su cuenta, por lo que decidió ir al lugar más probable.



Shin: “Cuando termines con los monstruos afuera, regresa y trata con los que están en la ciudad. No podemos hacer ambas cosas solo nosotros dos...”



Si tan solo Shibaid y los demás estuvieran aquí ... Shin se encontró pensando.



Le había pedido a Tzaobath que los llevara a Erkunt, pero Filma y Sety estaban ocupadas con recuperar una ciudad conquistada por un demonio, mientras que Shibaid y Tiera estaban restaurando un Árbol del Mundo debilitado, por lo que no pudieron ir de inmediato.



Todos estaban ocupados con tareas importantes, por lo que Shin no podía contar con refuerzos.



Schnee: “Entendido. Lo haré lo más rápido posible”.



Shin y Schnee asintieron el uno con el otro, luego salieron corriendo. El primero hacia el instituto, el segundo hacia los muros derruidos del castillo.



La amenaza de Erkunt había golpeado con un tiempo que nadie esperaba.


1256 Lecturas