Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 225: Tsige se mueve.




Manual




“Eso fue rápido. Acabamos de enviar a alguien a buscarte hace un segundo.”

 

Cuando fui llevado a la habitación, éstas fueron las primeras palabras dirigidas a mí.

Dentro del lugar, había varias personas reunidas con mapas y gráficos.

El dueño de la voz es Rembrandt-san.

Debe de estar enfrentando días mortales y ocupados, y, sin embargo, por alguna razón, su rostro se sentía como si su brillo hubiera mejorado.

Recuerdo que una vez dijo: ‘Cuando las cosas se ponen muy ocupados, me recuerda el pasado y eso realmente me hace sentir joven’. No estaba bromeando, ¿pero en realidad era serio?

 

Makoto: “Pensé en revisar la situación del Gremio. No hay grandes cambios en la situación de la batalla ... ¿Hay algún asunto urgente?”

 

Hay una gran mesa redonda dentro de la habitación.

Actualmente, estamos en una sala en el Gremio de Aventureros que se utiliza para decidir las tácticas de Tsige y el gobierno del mismo, así como decidir la dirección de la ciudad.

La razón es porque este lugar tiene la mayor seguridad en comparación con cualquier empresa (dejando de lado la nuestra).

Dependiendo de la ubicación, hay lugares dentro del Gremio de Aventureros que se han convertido en lugares secretos gracias a la malicia de cierto Dragón Superior.

Pueden repeler la mayoría de la magia, y es físicamente imposible mirar a escondidas o escuchar el interior.

Es el lugar más adecuado para hablar de cosas confidenciales.

 

Si ese es el caso, los otros países también piden la cooperación del Gremio y hacer que les presten ese lugar, pero ese es el problema.

El interior del Gremio de Aventureros es el subarrendatario de varios países, pero no es controlado por ningún país.

Parece que cuanto más grande es el país, menos pueden tener conversaciones confidenciales allí.

Eso es lo que dijo Root mientras se reía.

Si se solicita, el lugar será prestado, y el Gremio de Aventureros no tiene ninguna intención de filtrar la información al exterior, pero... sólo si se trata del exterior, es decir. Dijo que, si la información servía como una ventaja para el Gremio, usaría esa información tanto como quisiera.

Está bien que se mueva, y también está bien que los aventureros se muevan.

Probablemente quiso decir que, aunque no hay necesidad de que se escape a otros países, todavía hay muchas maneras de utilizar esa información.

Por eso, no importa cuánto la información del país se escape, prácticamente no hay ocasiones en que el gremio de aventureros la utilice.

Pero en el caso de Tsige, no importa lo que se escuche, no hay hostilidad hacia el gremio de aventureros. Además de eso, ya están en una situación en la que tienen que depender de los aventureros para su fuerza militar.

 

Si fuera una reunión que estableciera los objetivos de cada empresa, sería una cosa, pero si es una reunión que decide el objetivo de la ciudad, no hay problema con solo dejar que escuchen.

En realidad, siempre y cuando presten atención a los miembros que asisten a la reunión, no hay necesidad de temer ser escuchados, lo cual es un gran mérito.

Por eso pidieron al gremio de aventureros que les prestara esta habitación.

 

Se decidió fácilmente que no estarían usando el edificio que han estado usando para sus reuniones. Parece que hubo varios puntos que trajeron consternación con respecto a la utilización de ese lugar, principalmente en el punto de seguridad.

Por cierto, en relación con esta sala, el gremio de aventureros en Tsige parece ser bastante estricto sobre la protección de la información conectada a la tierra baldía.

El estilo de Root es cortar las orejas y los ojos de las paredes.

Parece que, si alguien trata de escuchar a escondidas, va a experimentar algo terrible.

Lo suficientemente terrible como para orar por los espías, o mejor llamados víctimas.

 

Rembrandt: “Ya veo. En primer lugar, hemos recibido una carta de Koran pidiendo una alianza, o más bien una solicitud de protección. Quería oír tu opinión sobre esto.”

Makoto: “Mi opinión...”

 

Noticias que son bastante recientes.

Es la información que escuché hace unos momentos después de todo.

Rembrandt-san a asintió y continúa su charla.

 

Rembrandt: “Veras, ya que no podríamos seguir tratándolos igual que los otros pueblos si aceptamos esa solicitud, nuestras opiniones de cómo debemos lidiar con esto han sido divididas.”

 

...

Ya veo.

Sería necesario protegerlos después de todo.

No se trata simplemente de hablar de aliarse con ellos.

En otras palabras, Koran pide a Tsige que los deje ponga en su espalda.

Eso significa que, si Tsige está de acuerdo con esto, Tsige tendría que tratar con la gente que se queja con Koran y los que tratan de poner sus manos sobre ellos.

Ah, esto es realmente complicado.

Puedo entender por qué hay opiniones divididas.

Si tuviéramos que darnos prisa, tomaría un día en llegar a Koran, si se movilizaran normalmente, tardarían dos o tres días en llegar; Aun así, sigue siendo una ciudad diferente.

La carga aumentará bastante.

 

Makoto: “Ciertamente si tomáramos a Koran bajo nuestra protección, crearíamos una apertura. Siento que es natural que todos hayan dividido opiniones.”

Rembrandt: “Umu. Estamos literalmente divididos en un grupo de sí y no. Incluso hay personas que piensan que este es un método del enemigo para destruirnos desde el interior. Aun así, tomar demasiado tiempo para decidirlo teniendo en cuenta esto, es evidentemente un mal movimiento. Me preguntaba qué debíamos hacer.”

Makoto: “Ah, por eso Tsige envió mensajeros Koran, ¿verdad? Para descubrir sus verdaderas intenciones.”

Rembrandt: “Así es. Koran es una ciudad vecina, además, una ciudad portuaria. Si de verdad son enemigos nuestros, sería como si la espada de nuestros enemigos ya se hubiera acercado a nuestras gargantas. No podemos bajar nuestra guardia.”

 

Lo que significa que Rembrandt-san está dando prioridad a los peligros que generará una relación con Koran.

Pensar en proporcionarles protección vendrá después de que este punto sea cubierto primero.

Ya veo.

Pero honestamente, no creo que esa ciudad apunte sus colmillos hacia Tsige.

Koran está prosperando actualmente como una ciudad portuaria vecina, pero no era así en el pasado, era una pequeña ciudad que era comparable a otras ciudades portuarias.

Tanto así que llamarlos pueblo pesquero era apropiado.

 

La razón por la que este lugar dio un giro completo fue porque Mio fue a esa ciudad, y luego, no mucho después, Shiki y los Eldwas también fueron y trajeron fortuna al mar.

Incluso ahora, nuestra compañía todavía compra bastante de esa ciudad, y hay algunos que están entrenando en las construcciones navales en ese lugar también.

En un pueblo como ese donde recibo informes de tanta gente dentro de él, no hay forma de que haya la sombra de otro país. No sólo se trata de eso, lo más probable es que tengan la misma autonomía que Tsige.

 

Tienen buena voluntad. Ciertamente es molesto que quieran que Tsige les proporcione protección en su futura asociación, pero no creo que harían algo para oponerse a Tsige.

…No ese no es el punto.

Incluso si ese es el caso, Rembrandt-san quiere evidencia clara por lo que envió un enviado allí.

Sea lo que sea que lo esté molestando y lo haga estar cauteloso, sería malo simplemente creer en alguien como yo.

Si se trata de la situación actual de Koran, Rembrandt-san y los otros aquí, probablemente ya lo sepan de todos modos.

 

Makoto: “No es que ya hayamos ganado independencia todavia, así que pienso que ir con cautela es la respuesta correcta. Koran es bastante bueno desde la superficie, así que cuando las sospechas se hayan ido y la independencia se convierte en una certeza, no debería haber ningún problema en tomarlos bajo nuestra protección.”

 

Al menos les digo que parece que tienen buena voluntad.

Parece que los Neptunes también han ido a esas partes del mar.

No sé cómo funciona el interior del mar, pero por lo que dicen Serguei-san y los demás, el mar de Koran es un buen lugar, como un recurso.

 

“... Hoh ~, Koran tiene buenas intenciones uh. Ahora que lo pienso, la compañía Kuzunoha ha ido allí a comprar productos marinos, ¿verdad?”

 

Un representante de una compañía diferente, que tiene joyas y cristales adornando su ropa y posee influencia, entro en la conversación.

Un hombre de cincuenta años, de corta estatura, pero que tiene un buen aspecto personal. Debido a eso, él tiene una atmósfera suave a primera vista.

Pero sus ojos son aterradores.

Estrecho esos ojos como si ver a través de ti.

He oído que él es el tercero al mando o algo así, pero parece que es una persona capaz.

Recibí la información de todo el mundo de parte de Tomoe, y recuerdo que me asusté por la precisión descrita de la atmósfera de todo el mundo.

Si lo recuerdo bien, se llamaba Schirra-san.

 

Makoto: “S-sí. Esta vez también, dentro de los enviados, hay uno de mis empleados acompañándolos.”

Schirra: “Su nombre era Tomoe-dono, ¿verdad?”

Makoto: “Sí.”

Schirra: “Hay registros anteriores que indican que la compañía Kuzunoha ha hecho negociaciones previas con Koran sin muchos problemas, así que estoy mirando adelante ... a los resultados de cómo despejan las sospechas hacia Koran.”

 

Hm, en otras palabras, ¿Schirra-san está del lado que aprueba dejarlos bajo nuestra protección?

Eso debe ser, ¿verdad? Si estuviera en contra, habría dicho que tenía cuidado y no habría charla alguna.

 

Makoto: “¿Schirra-dono está a favor de tener el Koran bajo nuestra protección?”

 

Confirmo por si acaso.

 

Schirra: “Sí. Los corales de cristal que aparecen en esa ciudad a veces tienen una fuerte resistencia contra el elemento de agua y no es una mala adición a las armaduras. En el pasado, nuestra compañía actuó ligeramente violentamente y se les prohibió entrar en Koran. Estaba pensando en arreglar nuestra relación con esta oportunidad.”

 

Un poco violento.

Definitivamente no es un poco. Se les prohibido entrar en la ciudad, ¿qué hicieron?

 

Schirra: “Simplemente pensamos en comprar los cristales de los pescadores que parecían estar preocupados por sus comidas. Pero parece que, por alguna razón, había un malentendido en alguna parte. Jajaja”

 

Probablemente trataron de comprarlos al 10% de su precio de mercado.

Es cierto que, si contribuye a esta cuestión, puede convertirse en una buena oportunidad para arreglar su relación.

En cualquier caso, corales de cristal huh.

Nuestra compañía sólo va allí para comprar alimentos del mar, y prácticamente no compramos cosas como materias primas.

 

Makoto: “Ya veo. También siento como que, si podemos lograr nuestro objetivo de la independencia, podemos llevarnos bien con Koran. Sería genial si ambas empresas fueran capaces de crear una prosperidad mutua para ambas ciudades, ¿verdad?”

Schirra: “…Sí. Es como usted dice. Incluso si esto fue algo causado por mi predecesor, ya hemos reflexionado sobre nuestras acciones. Ahora, por favor, envía mis saludos a la gente de Koran.”

 

Schirra-san mostró sorpresa por un segundo a mis palabras, pero pronto mostró una sonrisa y pronunció palabras de acuerdo.

Y luego, tras una reverencia, regresó a la mesa redonda donde se extendió el mapa.

 

Rembrandt: “¿Puedo, Raidou-dono?”

Makoto: “Adelante.”

Rembrandt: “Raidou-dono, ¿crees que no habrá traición de Koran?”

Makoto: “No tengo ninguna prueba concluyente, pero esa es la impresión que tengo. Pero incluso yo puedo decir que sería peligroso tomar a Koran bajo nuestra protección en este estado actual donde la cuestión de la independencia todavía está colgando, así que considero que los pensamientos de Rembrandt-san de ser cautelosos son sólidos.”

Rembrandt: “Ya veo. Ha habido dos puntos que me están molestando. ¿Por qué Koran, que está teniendo un crecimiento tan radical, está pasando por la molestia de pedir protección de Tsige, incluso cuando deben saber qué tan peligroso es ese movimiento?”

Makoto: “...”

 

Esa es una parte que me ha estado molestando también.

Normalmente, esa es la parte donde dicen: ‘vamos a salir a partir de ahora, e incluso si usted va a obtener la independencia o no, vamos a continuar una relación sin ningún cambio’. Se podría decir que, podrían crear un acuerdo secreto seguro para sí mismos.

Tsige estaría bien con eso también.

 

Rembrandt: “Y el otro punto es... esto es un poco difícil de decir, pero pensé que las chispas que este asunto va a crear, no sólo traerá daños a Tsige sino a otros también.”

 

¿Eh?

Esta es la primera vez que oigo hablar de esto.

 

Rembrandt: “Si ponemos a ese lugar bajo nuestra protección, podría convertirse en una playa para Tsige después de todo. Pero esa ciudad no ha recibido ningún daño en absoluto. Aunque no deberían tener una fuerza militar satisfactoria tampoco. Una petición como esa a Tsige, en una situación en la que aún no han sufrido ningún daño. Sería difícil no sospechar eso.”

Makoto: “S-Sí.”

Rembrandt: “Pero parece que Raidou-dono ve algo diferente. Esperaremos a los enviados, y dependiendo de si el informe hace mis preocupaciones innecesarias, podría terminar por entrar en el camino equivocado. Si yo fuera a elegir el camino equivocado en este punto, la ciudad caerá en ruinas. Es cierto que nuestra relación con Koran ha sido buena últimamente. Si Koran está realmente sólo pensando en estar bajo nuestra protección, no hay duda de que sería una opción suficiente para tener en cuenta.”

 

Tal vez Rembrandt-san trató de ver a través de lo que estoy viendo, sus ojos se habían vuelto afilados como los ojos de Schirra-san.

Detente, por favor.

Me he enfrentado a suficiente de eso con Zara-san.

Mi trauma resurgirá.

 

Makoto: “B-Bueno, realmente no tengo ninguna prueba concluyente. Como ves, Koran y Tsige son como los límites de la tierra de todos modos.”

Rembrandt: “Hm, si vamos a hablar de una manera amplia, entonces sí, usted tiene razón. Ambos estamos en el límite oeste de Aion. Incluso si estamos ligeramente separados unos de otros, la diferencia es si uno está arriba y abajo; Si estamos cerca del mar; O lo cerca que estamos de la tierra baldía.”

Makoto: “Entonces, ¿por qué no hacemos que las murallas cubran a ambas ciudades y las combinamos en una sola ciudad?”

Rembrandt: “¿Tsige y Koran?”

Makoto: “Tsige está preocupado por la falta de tierra, y ya hemos tomado una pelea con el país. Si tuviéramos que aumentar la longitud de la carretera de oro a Koran, la población será capaz de aumentar muchas veces más ...... espera, ¿qué estoy diciendo? Ni siquiera en Rotsgard hay una ciudad con tal escala.”

 

Si fuéramos a agrupar la ciudad Academia con todas las ciudades circundantes, sería bastante grande, pero cada ciudad no es tan grande.

O más que eso, ¿qué estoy diciendo?

Qué cosa tan estúpida.

Este mundo es completamente diferente al Japón moderno.

No hay manera de que sean capaces de crear una ciudad tan grande.

 

Rembrandt: “Convertirse en uno... hasta Koran. No, pero tal cosa es ...... si sólo pudiéramos resolver ese problema ... pero, podría ser ...”

Makoto: “¿R-Rembrandt-san? Lo siento, recordé que tengo algo que hacer...”

Rembrandt: “... Espera, mi asunto era un extra para empezar. Lo siento, pero, ¿puedes ir a la habitación que esta ha dos habitaciones de aquí? Quiero que me prestes un poco más de tu tiempo.”

Makoto: “Bueno. Pero...”

 

Rembrandt-san, que estaba espaciando, me impidió salir.

¡A pesar de que dije algo tan embarazoso que podría saltar a un agujero si hubiera uno!

 

Rembrandt: “Sairitz-dono está esperando en ese lugar. Parece que tiene algo que hablar sobre el asunto del ‘escudo’ de Tsige. Dijo que por favor hiciera que Raidou-dono viniera. Lo siento, pero por favor.”

 

Él puso su rostro cerca de mí y susurro.

Rembrandt-san pronunció ese nombre; El nombre de la emperatriz de la Unión de Lorel que se mueve en las sombras por la independencia de Tsige.

Esta es la verdadera razón de llamarme.

No puedo huir por vergüenza.

Esta es una preocupación de la que Toa-san estaba preocupada.

Bueno, podré escapar de Rembrandt-san de todos modos.

 

Makoto: “…Entendido. Entonces, me iré ahora.”

Rembrandt: “Umu. Lamento molestarte ... Un pueblo en el que puedes caminar de un extremo a otro en un solo día. En esta tierra baldía, no sólo podríamos obtener grandes cantidades de tierra, incluso obtendríamos un mar ... ¿Es este ... el momento de poner nuestra mano en el fuego aun cuando conozcamos los peligros de ello?”

 

Dejando a Rembrandt-san, que todavía estaba murmurando algo, me dirijo a la habitación donde Sairitz-san debería estar esperando.