Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 170: Sueño o realidad.




Manual




Sairitsu: “Bienvenida a la Unión de Lorel. Estamos honrados por su presencia, héroe Hibiki-sama.”

 

Una mujer que usa una túnica inclino su cabeza respetuosamente mientras ofrecía palabras de la bienvenida a su huésped.

Cuando Hibiki agradeció a la mujer por sus amables palabras, ella sintió una frialdad en el comportamiento de la mujer.

Fue muy débil, y despareció por completo cuando la mujer hablo sus próximas palabras, por lo que Hibiki decidió dejarlo pasar por alto por ahora.

 

Sairitsu: “Bienvenida de nuevo, Chiya-sama. ¿Sabes que todos han estado esperando con ansias el regreso de la sacerdotisa?”

Chiya: “Lo siento, me ha tomado mucho tiempo, Sai. Sólo será por un poco de tiempo, pero he regresado junto con Onee-chan. Oye, Sai. Hibiki-Onee-chan…”

Sairitsu: “Chiya-sama, me encantaría escuchar esos detalles tranquilamente en un momento posterior. Por ahora, estoy segura de que estás cansada de tu largo viaje, así que ahora los llevaremos a las habitaciones en las que todos se alojarán.”

 

Quien ha salido al encuentro del héroe, el visitante de Limia, es Sairitsu, una de las personas más influyentes de Lorel.

La existencia de la sacerdotisa de Lorel es abiertamente conocida por el público, y la gente la adora.

Sairitsu tiene un poder significativo y mantiene una posición donde gobierna a los que la rodean.

Ella es un representante digno de ser enviado para recibir a los visitantes importantes de otros países.

La importancia religiosa de la sacerdotisa hace que la posición de Sairitsu sea mucho más influyente de lo que era originalmente.

Ella es “fuerte” en varias maneras que exuden la impresión que Misumi Makoto tiene de ella como un líder poderoso en su país.

Ella miro a sus subordinados, instándolos a que comience a guiar a los invitados. Mientras mira al héroe, la sacerdotisa y sus compañeros se fueron, ella confirmo sus planes con otro subordinado.

 

Subordinado: “Sairitsu-sama? ¿Hay algo mal?”

Sairitsu: “... Sólo estaba pensando, nosotros deseábamos el regreso de la sacerdotisa a nuestro país tan desesperadamente y, sin embargo...”

Subordinado: “La diplomacia empleada por todos, incluido usted misma, Sairitsu-sama, está mostrando resultados.”

Sairitsu: “... Si realmente fuera así, me sentiría más feliz.”

Subordinado: “Sairitsu-sama, Chiya-sama ha regresado, así que creo que es mejor no preocuparse tanto. De la misma manera que Limia trató a nuestro país, si tenemos a la sacerdotisa-sama quedándose en Lorel de ahora en adelante, seria…”

Sairitsu: “Tú. Si sólo piensas en devolver el tratamiento que se ha recibido sin tener en cuenta el tiempo y la situación, dará lugar al peor resultado posible. Asegúrate de grabar esta lección en tu mente. Por lo menos, no podremos hacerlo en esta ocasión. Aunque si Chiya-sama se ve obligada a tomar parte en la guerra, habrá muchas oportunidades para eso.”

Subordinado: “M-mis disculpas. He dicho demasiado.”

Sairitsu: “También está todo lo que ha ocurrido hasta ahora. No te condeno por sentirse animosa hacia Limia. Pero la realidad es que Chiya-sama apoya fuertemente al héroe desde el fondo de su corazón. Ella vino aquí ‘por un tiempo’ por su propia voluntad. Lo que más me preocupa es ...”

Sairitsu: (Eso es el hecho de que cuando Raidou pidió a los Caballeros Dragón que prolongaran su estancia en Rotsgard para ayudar a la restauración de la ciudad, se sentía más como que él estaba haciendo una demanda. ‘Podrán reunirse con su sacerdotisa pronto’, eh. Aunque Limia y Lorel son considerados parte de las cuatro grandes potencias, no creo que sean iguales, pero somos un gran país, incluso las medidas diplomáticas no le concederían lo que pidió, tan fácilmente... Me gustaría que Chiya-sama lo examinara una vez. Me pregunto si debería hacerla parar por Rotsgard en su camino de vuelta. Parece que ya se ha dado cuenta de que el héroe Hibiki es un sabio, tal vez Ella podía averiguar algo sobre Raidou ... Fu, si pienso que esas palabras eran sólo para consolarme, debería de estar muy aliviada.)

Subordinado: “Sairitsu-sama?”

Sairitsu: “... No es nada. Las cosas estarán ocupadas a partir de ahora. Voy a depender de ti.”

Subordinado: “¡Por favor, déjemelo a mí! ¡Serviré a Chiya-sama con todo lo que tengo!”

Sairitsu: “Entonces, vamos.”

 

Sairitsu recordó a la persona que conoció en Rotsgard no hace mucho tiempo.

Su sugerencia de que los Caballeros Dragón se quedaran para ayudar con la restauración de la ciudad, y su oferta a cambio.

No hay manera de que una sola compañía tenga el poder de influir en los movimientos del héroe o de la sacerdotisa, y mucho menos de todo un gran país.

Normalmente, este sería el caso.

Actualmente, la sacerdotisa ha hecho su regreso anticipado a Lorel y trajo al héroe con ella.

Aunque es temporal, esto sigue siendo un acontecimiento importante.

Ella no debe concentrar toda su atención en eso.

Aun así.

Sairitsu no puede borrar el nombre de Raidou y de la Compañía Kuzunoha de su mente.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Yo estaba ahí.

 

Makoto: “Así que no eras un hyuman después de todo.”

“Tú, monstruo.”

Makoto: “No creo que quiera ser llamado por ti de esa manera, ya que aún estás hablando a pesar del enorme agujero en tu estómago.”

“No voy a permitir que te encuentres con Hibiki-sama ...! ¡No importa el costo, te detendré aquí ...!”

 

Estoy enfrentando a un tipo con armadura negra.

Pero está arrodillado y tiene un gran agujero en su estómago, como dije.

Por la forma en que está hablando, creo que probablemente yo lo hice.

Entonces, ¿es este tipo uno de los conocidos de Senpai?

 

Makoto: “Un caballero negro, eh. ¿Es esta la supuesta lealtad de un caballero?”

 

Un caballero negro.

Nunca he oído hablar de ellos.

Pero parece que me conoce.

Veo ese lugar de una manera realmente distraída.

Es como si hubiera un yo quien es el intérprete, y otro yo quien es parte del público.

La persona herida que aparentemente es un caballero negro tenia roto su casco de aspecto sólido revelando la cara de un semi-humano, no un hyuman. No, su rostro es ‘arrugado pero suave’ ni siquiera puede ser el de un semi-humano.

 

Caballero negro: “Raidou, no importa lo que suceda, te voy a detener aquí!”

 

Una gran espada que sería más adecuada para aplastar en lugar de cortar a su objetivo se dirige hacia mí.

La detuve con mis manos desnudas.

Ni siquiera estoy usando mi armadura de poder mágico.

Detuve la espada con las manos y la sostuve.

De ninguna manera, yo no debería ser capaz de hacer algo como esto.

Iba bastante rápido, ¿no?

 

Makoto: “Hey, ¿sabes lo que es un horno de microondas?”

Caballero negro: “Microondas ...?”

Makoto: “Ahaha, lo siento, lo siento. Olvídalo. Oh sí. ¿Podrías decirme tu nombre? Seguramente tu nombre no es ‘caballero negro’, ¿verdad?”

 

Escucho mi voz que no tiene ningún indicio de tensión en ella.

Hay dos yo; Esta es una sensación extraña.

Los alrededores...

Miro alrededor con ansiedad.

Hay escombros dispersos por todas partes, y el aire está lleno de fuego, humo y ruido.

Es un campo de batalla.

 

Caballero negro: “¿Mi nombre, dices? Fu, kukukuku! ¿Tu no lo sabes? ¡Deberías haber visto a muchos, muchos otros con la misma apariencia desagradable que yo en ese lugar! ¡Y tú los sepultaste a todos!”

 

El caballero negro se señaló a sí mismo mientras grita la palabra ‘desagradable’.

 

Makoto: “... No lo sé. No lo recuerdo. ¿Qué, tienes algún tipo de rencor contra mí?”

Caballero negro: “La Ciudad Academia! Rotsgard! ¡El festival escolar! ¿Vas a decir que has olvidado todo eso, Raidou ?!”

Makoto: “Ah, los Variants, ¿eh? De hecho, eres un poco similar a ellos. ¿Eres uno de los Variants que sobrevivieron? Pero sabes, los que se transformaron en ese incidente estaban sufriendo las consecuencias de sus propias acciones de alguna manera, ¿no? No creo que sea razonable tener rencor en mi contra por eso, ¿no?”

Caballero negro: “Yo soy ...”

Makoto: “¿Huh?”

Ilumgand: “Yo soy Ilumgand Hopelace!”

 

?!

¡Ilumgand?!

Huh, pero si recuerdo bien, se suponía que había sido asesinado durante el festival escolar por Amelia...

 

Makoto: “Ilumgand, eh. El ataque de los Variants en sí es una cosa del pasado, así que realmente no recuerdo los nombres de las personas que participaron. Pero Ilumgand Hopelace, cierto. Lo tengo.”

 

Pero tal vez no recuerdo su nombre en verdad; Cuando me enfrento a Ilumhand, no parezco tener una reacción particularmente fuerte.

Me pregunto sucede, siento que hay algo mal.

 

Ilumgand: “Tú, ¿hasta dónde tienes que ir para hacer tantas tonterías...!?”

Makoto: “A pesar de ser ridículamente duro, parece que no se puede arreglar ese agujero en el estómago, por lo que este es el final del espectáculo. Me aseguraré de terminar contigo adecuadamente. Ahora no queda nadie en el grupo de Senpai excepto esa sacerdotisa, y aunque soy algo torpe, finalmente puedo ponerla en jaque mate.”

 

¿Jaque Mate?

¿El grupo de Senpai?

¿Qué clase de situación es esta?

A pesar de la extrañeza de estas circunstancias, el yo de pie allí no cuestiona nada mientras extiende su mano izquierda hacia el caballero negro.

 

Ilumgand: “Me dices de antemano que tenías la intención de acabarme”

 

Ilumgand pateo la tierra mientras trataba de escapar de la palma que está llegando hacia él.

Pero regreso a su posición original y tropezó como si chocara con algo.

¿Es eso una barrera?

Pero su rango no incluye mi entorno.

Parece que ha sido creada para actuar como una pared que rodea completamente a Ilumgand.

¿Qué eso no es algo injusto?!

Una barrera que no tiene al lanzador en su centro, que es una habilidad super-tramposa, ¿sabes?!

 

Makoto: “Regresando al tema anterior, el horno de microondas. Es una herramienta usada para calentar la comida.”

Ilumgand: “¿Por qué ... ¡¿Cómo alguien como tú puede poseer tanto poder?! ¡Alguien como tú, que no tiene fe!”

Makoto: “Al principio, pensé ‘wow, el interior del horno se pone muy caliente ~’, ¿sabes? Pero eso no es lo que sucede. ¿Estas cosas ondulantes causan diminutas vibraciones en lo que hay dentro, o algo así? Es una tecnología bastante sorprendente.”

 

Ah, he oído algo como esto antes.

Hace que las moléculas vibren, ¿no?

A pesar de que es un electrodoméstico familiar y muy conveniente, recuerdo haberme sorprendido de que es una cosa tan complicada.

Aunque es sólo tengo un vago recuerdo de haber visto esta explicación en la televisión o algo así.

¿Pero en que estoy pensando al decir tales cosas en otro mundo, y más aún, a un enemigo?

Cuando esta pregunta se me ocurrió, dije algo extraño.

 

Makoto: “Entonces, ¿qué crees que sucedería si le hicieras eso a una persona?”

Ilumgand: “... No sé lo que estás tratando de decir. ¿Estás tratando de decirme que quieres quemarme hasta la muerte?”

Makoto: “Eso es lo que se asumiría que pasaría, ¿verdad? O eso, o usted pensaría que sería algo como hervir hasta la muerte. Pero eso no es correcto. Es como ser desintegrado por algo como la magia y no hay necesidad de lidiar con un cadáver después.”

 

Algo como la magia, ¿eh?

Se refiere a la barrera, supongo.

Pero aun así.

Hey, hey.

¿Qué pasaría si pusieras a alguien en un microondas?

Qué manera tan vulgar de matar a alguien.

Nunca lo había imaginado antes.

 

Ilumgand: “...Asegúrate de recordar esto. Definitivamente recibirás tu castigo. Hibiki-sama o la diosa-sama te castigarán definitivamente. El mundo nunca te reconocerá.”

Makoto: “Yo estaría feliz por eso. Si ella viniera a mí, me ahorraría muchos problemas. Bueno, entonces, adiós.”

“Ilum-kun!”

 

Increíblemente, la voz de una mujer que llama el nombre de Ilumgand viene en el momento perfecto.

 

Makoto: “Ah, Hibiki-senpai”

 

La dueña de la voz es Senpai.

Llame el nombre de Senpai como si nada hubiera pasado.

La persona se hincho y estallo.

Explotó como un globo, con armadura y todo.

El interior de la barrera hemisférica e invisible que rodeaba Ilumgand está pintado de rojo y negro.

Ugh.

 

Makoto: “Microondas”.

 

Definitivamente no pensé que eso es lo que quería decir.

¿Qué he hecho?

Imaginar que hay tal manera de que una persona muera.

La esfera roja desapareció rápidamente y todo lo que queda es una gran mancha roja en el suelo.

Es difícil creer que alguien acaba de morir allí.

No hay cadáver ni siquiera un solo fragmento de carne.

 

Hibiki: “Misumi-kun, tú ...!”

Chiya: “¿Cómo te atreves a hacer esto a Ilum-san!”

 

Senpai y la joven sacerdotisa que vieron esta visión tan pronto llegaron aquí, ahora me están mirando.

Con ojos llenos de ira y odio.

No puedo culparlos, ya que acaban de ver a uno de sus compañeros morir delante de sus ojos.

Pero ¿era el Ilumgand un aliado de Senpai conocido como el caballero negro?

No sólo es eso, pero creo que el odio hacia mí en los ojos de ellas dos es claramente algo que no acaba de nacer en este evento.

No hay señales de sorpresa o confusión; Empezaron a mirarme con aversión y furia de inmediato, lo que significa que desde el principio ...

¡Espera, no puede ser!

Mi cara está apuntando ligeramente hacia abajo, y mi boca se retuerce visiblemente en una sonrisa.

Estoy sorprendido.

¿Estás bromeando, verdad?

¿Por qué estoy haciendo tal cosa?!

¿Qué están haciendo Tomoe, Mio y Shiki?!

No hay emoción en mis ojos.

Sólo los extremos de mi boca están señalados hacia arriba en una sonrisa.

Cuando levante mi cara, mi mano izquierda está dirigida hacia Senpai y la sacerdotisa.

Oi, Detente.

¿Por favor Detente?

 

Makoto: “Parece que llegaste tarde. Terminaré rápidamente, y después la diosa será la siguiente. Creo que ni siquiera será doloroso.”

 

¡Detente!

 

Hibiki: “Te he juzgado completamente mal. Es demasiado tarde para darme cuenta de esto ahora, cuando no hay vuelta atrás, así que realmente no me queda otra opción.”

Makoto: “Bueno, así es la vida. Ah, Senpai.”

 

No estoy mostrando ningún signo de sed de sangre en absoluto.

Pero entiendo lo que significan las acciones de este yo.

¡No me jodas!

¿Por qué le haría esto a Senpai?

 

Makoto: “La forma en la que funciona un horno de microondas es --”

 

Makoto: “Detente!”

 

Haah, haah.

Me tomo un tiempo darme cuenta de que esta respiración desigual es la mía.

Cuando toque mi frente, una gran cantidad de sudor fluya de ella.

Puedo sentir la sensación húmeda. Puedo sentir que es sudor frío.

Detuve mis respiraciones superficiales por ahora y tomé una profunda y grande.

Exhale lentamente.

 

Makoto: “Un sueño, eh.”

 

Esto es Asora, mi dormitorio.

Esto no es un campo de batalla y Senpai no está aquí.

Fue un sueño.

 

Makoto: “... Fue un sueño, ¿verdad?”

 

Para ser un sueño tan loco era extrañamente vívido, tanto que me hacía cuestionarme inconscientemente.

Se supone que Ilumgand ha muerto.

Y nadie parecido a un caballero negro ha aparecido alrededor del héroe de Limia o de la familia Hopelace.

Si estamos hablando de un caballero que protege a Senpai, creo que había uno en su grupo.

Uno de los caballeros del reino.

Ni siquiera estoy de humor para volver a dormir.

Estoy completamente despierto.

Tch, aunque la cena con el takoyaki y tako-shabu fue un gran éxito y todo el mundo lo disfrutó.

Incluso Shiki apretó las manos con admiración, preguntándose en voz alta cuán profundos eran el misterio del Nabe.

Me reí de eso. A pesar de que estaba bastante borracho, que era realmente muy divertido.

 

Makoto: “Haha.”

 

Dejé escapar una pequeña risa mientras recordaba ese agradable momento.

Después de todo, era sólo un sueño.

No tiene sentido preocuparse por ello.

... Oh sí.

 

Makoto: “Es un poco temprano, pero supongo que haré una práctica de tiro con arco. Quiero tranquilizarme un poco de todos modos.”

 

Me cambie la ropa.

Prepare mi arco y salgo de la habitación.

Me dirigí al campo que uso para el tiro con arco que había construido en los jardines.

Hasta que salga el sol de la mañana.

Tome mi arco, libre de pensamientos obstructivos.