Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 197: Al lado de la sacerdotisa durmiente.




Manual




Makoto: “…Cierto. No conocí al emperador de Gritonia, pero ya he conocido al rey de Limia... así que debería haberlo sabido.”

 

Después de regresar a la habitación de huéspedes que nos dieron, un suspiro y una reflexión se filtró.

Tenía la cabeza pesada como si algo estuviera sobre ella.

Era una sensación como si hubiera estado estudiando durante un largo período de tiempo, y mi concentración se detuviera.

Tuvimos una audiencia con el rey de Limia, y una charla con los nobles (que probablemente eran influyentes).

 

En el momento en que llegamos a este país, ya estaba preparado para hablar con los nobles, pero en Gritonia, a los únicos que conocí fueron a la princesa y al héroe, así que en un rincón de mi mente pensé que tal vez no me encontraría con el rey.

Parece que con la excusa de haberlos salvado en Rotsgard, organizaron una audiencia como agradecimiento.

 

Personalmente, quería ir a visitar a la sacerdotisa-san quie de repente se había desmayado, pero en esa parte, se negaron cortésmente.

Estaba un poco preocupado, pero no tuve más remedio que pedirle a Mio y a Lime que averiguaran su estado.

 

Gracias a mi experiencia en la audiencia con el Señor Demonio, de alguna manera pude superarlo, pero el número de nobles que vinieron a hablar más tarde fue más de lo que esperaba, y me puso anormalmente cansado.

 

Hablé un poco con el príncipe Joshua, y después de eso, pensé que Hibiki-senpai tendría varias cosas de que hablar, pero para mi sorpresa, ella no apareció.

Y también está la familia Hopelace.

El señor dijo que me estaría esperando en la capital, pero tenía un mal presentimiento de conocerlo.

Estaba tranquilo y me habló de las opiniones de otros nobles, así que, en la superficie, él tenía una atmósfera cooperativa, pero...

A veces me dirigía miradas desagradables.

Eso es lo que sentí.

No creo que fuera mi imaginación, y sentí que los nobles que estaban cerca de él también me dirigían una buena cantidad de esas miradas.

 

Hubo varias veces en que sentí que se estaban controlándose mutuamente, y podría ser justo como dicen los rumores acerca de que los nobles de Limia están montados en contiendas políticas.

Por ahora, en las conversaciones, no había un solo tema acerca de hacer que la Compañía Kuzunoha estableciera una tienda.

 

Hay muchas posibilidades de que en el Gremio de Comerciantes de este país y los nobles ya haya habido algún tipo de conversación entre ellos. Esta es solo la suposición de Lime, pero creo que es correcto.

 

Mio: “Buen trabajo, Waka-sama.”

Lime: “Buen trabajo, jefe.”

 

Mio y Lime; Los dos que estaban en la habitación me recibieron.

 

Makoto: “Estoy de vuelta ~. Senpai no estaba allí, pero la conversación con el rey y los nobles fue increíblemente agotadora.”

Mio: “Sobre la sacerdotisa por la que Waka-sama estaba preocupado, parece que vio una alucinación por exceso de trabajo.”

Lime: “Sí, ahora mismo no hay nada malo y está durmiendo tranquilamente.”

Makoto: “Así que estaba cansada hasta el punto de ver alucinaciones... una chica tan pequeña como esa... Senpai también debe estar preocupada.”

 

Siento como que estar en el grupo del héroe del Reino de Limia ya es una carrera muy exitosa, ¿pero será un trabajo tan agotador?

Parece que Senpai está de pie en la línea frontal en la guerra con la raza de los demonios, así que tal vez es un hecho.

En este mundo, los niños trabajan como si fuera algo natural después de todo.

 

Lime: “También, un mensajero vino y dijo que el príncipe Josué te está esperando. No es urgente, así que después de que hayas hecho tus arreglos, él quería que contactes a la gente que está en el pasillo.”

Makoto: “... Hey Mio.”

Mio: “¿Qué sucede?”

Makoto: “Sobre la sacerdotisa-san, creo que ella se desplomó cuando nos vio a ti ya mí. No hiciste nada, ¿verdad?”

Mio: “No he hecho nada. En primer lugar, entre todas esas personas ella fue la única que terminó así, ¿sabes? Incluso si soy yo, no saldré de mi camino solo para dirigir mi hechizo a una niña pequeña.”

Makoto: “... Cierto, lo siento.”

Mio: “No es algo por lo que haya que pedir disculpas. En primer lugar ...”

Makoto: “¿Hm?”

Mio: “Waka-sama, Lime, y yo no hemos hecho nada, por lo que la razón debe estar del otro lado. Si esa chica estaba tratando de hacernos algo y terminó de esa manera, incluso si es una niña, eso significa que ella obtuvo lo que se merece. Sea lo que sea, no es algo que merezca que Waka-sama se preocupe.”

 

Mio sonrió suavemente.

Cuando ella está con Tomoe y yo, normalmente actúa guiada por sus emociones, así que esto es inusual.

Ella parece tener mucha compostura, y cómo decirlo, ella parece tranquila.

Sentí que en este viaje estaría dependiendo mucho de Lime, pero Mio está empezando a parecer una persona confiable.

Los Arkes muestran un crecimiento notable, pero tal vez Mio es así también.

No creo que haya muchas negociaciones y decisiones complicadas en Limia, pero si llega ese momento, estoy feliz de que haya dos personas en las que pueda confiar.

 

Makoto: “Esa chica podría haber hecho algo, ¿eh? Ella es una sacerdotisa-san, ¿tiene algún sentido especial o algo así, Lime?”

Lime: “Algo ... Uhm... Creo que ella es proficiente en ver la esencia de alguien cuando los ve.”

Makoto: “Esencia... que misterioso. Por lo que vi en su mirada, ella no parecía haber visto mi Armadura Mágica, ¿así que es el tipo que ve cosas que otras personas no ven?”

Lime: “... See.”

Makoto: “Tal vez debería tratar de preguntarle cuando la vea. Sería malo hacer esperar al Príncipe-sama, así que me iré pronto. Ah, no hay necesidad de quedarse en casa. Está bien si regresan por la noche.”

Mio: “Si ese es el caso, Waka-sama, iré a ver a Hibiki. Y preguntaré sobre la visita a la sacerdotisa en detalle.”

Makoto: “¿Solo Mio?”

 

Senpai y Mio.

Incluso si estamos dentro del castillo, me hace estar un poco inquieto.

 

Mio: “Entonces llevaré a Lime conmigo. Parece que hubo un tiempo en que estaba con el grupo de Hibiki en Lorel después de todo. ¿Está bien? No hemos confirmado si está bien salir, así que, si es posible, sería mejor recibir permiso primero y sería mejor cuidar el negocio que se puede hacer dentro del castillo.”

Makoto: “... Sí, estoy contando contigo.”

 

¿Qué sucede aquí? Ella es muy fiable.

¿Mio Evolucionó?

No hubo aviso de ello.

Es cierto que no hemos confirmado si está bien salir fuera.

Esto es malo.

Estaba pensando que estaría bien ya que esos dos pueden salir fácilmente sin ser descubiertos por la gente del castillo.

Debería ser mejor recibir permiso para ir fuera en términos de orden uh.

Lo dejé pasar.

 

Makoto: “Ve a hacerlo.”

Mio: “Sí, lo haré.”

 

Todavía tenía un poco de inquietud en mi cabeza, pero salí de la habitación para dirigirme a donde está el príncipe Joshua, y le dije a los guardias que estaban allí de pie sobre mis intenciones.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Mio: “Bueno, entonces vamos a ver a Hibiki, Lime.”

Lime: “Nee-san.”

Mio: “... ¿Qué sucede?”

Lime: “¿Qué le hiciste a Chiya? ¿Qué le mostraste?”

 

Lime tomó su decisión y preguntó, y Mio, que tenía una suave sonrisa, abrió los ojos ligeramente.

 

Mio: “No hice nada. Nada en absoluto.”

Lime: “He informado a Tomoe-anego de los ojos de la sacerdotisa. El jefe no parecía saberlo, pero Nee-san debería saberlo, ¿verdad?”

Mio: “Sí.”

Lime: “‘Sí’, ¿dices?! No me digas, tú intencionalmente...”

Mio: “Waka-sama no es tan bueno en expresarse sin palabras después de todo. También... incluso si conocen mi verdadera identidad, eso sólo profundizará su comprensión de Waka-sama. No hay ningún problema en absoluto.”

Lime: “V-verdadera... ¿Identidad? No me digas que eres como Tomoe-neesan, ¿un Dragón Superior?”

 

Sudor frío corrió por la cara de Lime.

No era un sudor agradable.

Cuando se involucró con Root y se enteró de la verdadera identidad de su superior directo, Tomoe, estaba orgulloso de no haber perdido la conciencia en ese momento.

Era una situación en la que no sería extraño si lo hacía después de todo.

 

Mio: “Fufufu, no es eso, pero es algo similar. Además, estaría bien preguntarle a Hibiki lo que esa chica vio. Después de todo, yo tampoco sé lo que vio.”

Lime: “Justo que es lo que es el jefe, en serio.”

 

Lime comenzó a interesarse por lo que Chiya vio en Raidou y Mio.

Justo cómo expresará lo que vio con esas palabras abstractas suyas.

 

Mio: “Waka-sama es un caballero que es como un gato tomando el sol. Sin maldad y sin hostilidad. Eso es sólo si no es provocado o lo despiertan a raíz de sus propias conveniencias, sin embargo.”

Lime: “La reacción de Chiya no era como si ella hubiera visto un lindo gatito, definitivamente.”

Mio: “Entonces debe haber tenido una expectativa estúpida. Ah, no sé de qué poder se trate, pero sería conveniente que todos los hyumans tuvieran ese tipo de poder.”

 

La gentileza desapareció, y Mio estaba ahora mostrando una sonrisa que aria sentir a cualquiera aterrado.

 

Lime: “B-Bueno entonces, me pondré en contacto con Hibiki.”

Mio: “No hay necesidad. Sabes dónde está, ¿verdad?”

Lime: “Eh ... sí. Tengo la información de Hibiki en esto, así que lo puedo decir.”

 

Diciendo esto, Lime señalo a la Katana en su cintura.

Lime había recibido una Katana exclusiva para él de Makoto vía Tomoe, que se ha personalizado con una variedad de habilidades.

Esa es una de las razones por las que él es capaz de saber la ubicación de Hibiki sin necesidad de investigar.

Lime le dijo la ubicación de Hibiki a Mio.

Parece que Hibiki se encuentra actualmente cuidando a Chiya.

 

Mio: “Esto es conveniente. Pues bien, vamos. Vamos.”

Lime: “¡¿Tan de repente?! Por lo menos debemos enviar una transmisión de pensamiento...”

Mio: “Ara. Para una persona a la que hemos entrenado, dado un arma, reparado, e incluso se le dio el crédito de varios logros, no hay necesidad de ser reservado.”

Lime: “... Eso... puede ser cierto, pero ...”

 

Lo que Mio había dicho era cierto.

Cuando lo pensó de nuevo, Lime sintió que habían hecho bastante por ella.

 

Mio: “Hibiki aprenderá de Waka-sama en el tiempo de nuestra estancia. Por la fuerza, si es necesario.”

Lime: “Aprenderá del... Jefe.”

 

Lime notó algo siniestro en esas palabras.

Sus instintos le decían que era peligroso.

 

Mio: “Bien, en primer lugar, tal vez debería hacerla que lo acompañe a entregar ‘eso’.”

 

Mio mira la bolsa que está acostada en una esquina de la habitación.

 

Lime: “... No he oído hablar de los detalles, pero si recuerdo bien, es el huevo de un dragón, ¿no?”

Mio: “Sí, parece que es el dragón [Waterfall]”

Lime: “Ya veo, el dragón [Waterfall].”

 

Lime definitivamente no entendía el significado de eso.

 

Mio: “Es un tonto dragón pacifista que fue derrotado por un mero asesino de dragones, pero hare que sea útil.”

Lime: “... Waterfall, Waterfall... dragón ... ¿Asesino de dragones? ¿Hah? ¿¡Haaah!?”

Mio: “Hmph ~, entonces es aquí. La habitación donde la sacerdotisa está durmiendo.”

 

Lime finalmente fue capaz de digerir las palabras de Mio, pero estaba en medio de mostrar varias emociones.

Mio se había teletransportado con indiferencia.

No es la sala de enfermería.

Son sus habitaciones privadas.

La limpieza estaba bien hecha, pero era una habitación que no parece ser utilizada a menudo.

En una parte de ese lugar, estaba algún tipo de herramienta religiosa, y uno podría adivinar que es la habitación de un sacerdote.

 

Hibiki: “¡¿Quién está ahí?!”

Mio: “Hibiki, soy yo. Parece que no estuviste presente en el momento de la audiencia. Waka-sama estaba preocupado, por una variedad de razones.”

Hibiki: “Mio... san. Y Lime también. Yo no te invité, y tú tampoco llamaste ¿qué está pasando?”

Lime: “No ha sido lo suficiente para decir ‘ha pasado un largo tiempo’, pero bueno, me alegra ver que estás bien, Hibiki. Lamento venir tan de repente.”

Hibiki: “Lo lamento, dices. Lime, tú ...”

Mio: “¿Cuánto es lo que crees que nos debes, señorita? Deja pasar algo tan trivial como esto y deja de quejarte.”

Hibiki: “Fuh ~. Cuando lo pones de esa manera, no puedo decir nada.”

 

En la habitación de la sacerdotisa estaba el héroe Hibiki.

La sacerdotisa Chiya estaba recostada en una cama de lujo que tiene un dosel.

En esa cama grande, sólo había una pequeña protuberancia.

 

Mio: “Parece que la sacerdotisa todavía no se ha despertado. Waka-sama también estaba preocupado por ella. Dijo que quería visitarla más tarde, ¿así que puede por favor podrías hacer algo de tiempo?”

Hibiki: “¿Misumi-kun? Pero eso es...”

Mio: “Parecía estar preocupado de que tal vez hubiera hecho algo. Aunque fue de tu lado donde hicieron algo.”

Hibiki: “…Ya veo. Así que lo oíste de Lime.”

 

Lime recibió la mirada de Hibiki directamente.

Nunca prometió no decirlo o mantenerlo en secreto, por lo que no hay motivo para culparlo, y al pensar en su relación, es alguien a quien debe mucho.

Cuando no hay nada de qué avergonzarse, es natural mostrar una actitud de confianza.

 

Lime: “Es mi trabajo después de todo.”

Hibiki: “Cierto. No te culparé por eso.”

Lime: “Además, ¿no pensaste en que vendríamos con una contramedida para eso?”

Hibiki: “…Sí. Ya sabes de los ojos de Chiya, pero no esperaba algo así.”

 

Un leve arrepentimiento fue mostrado en los ojos de Hibiki.

 

Mio: “Ahora, entonces, me pregunto qué vio esta chica ~. Estoy esperando escucharlo.”

Hibiki: “¿No hiciste una contramedida?”

Mio: “Nada de lo que pudieran ver nos podría molestar después de todo. Sólo pensé en que sería como si adivinaran mi suerte de manera gratuita.”

 

Mio dijo esto con indiferencia.

 

Hibiki: “Qué espíritu tan salvaje, como siempre. Es cierto que pensé que actuarías con más cautela.”

Mio: “Fufufufu, Hibiki dice cosas bastante divertidas. Ara ...”

 

Viendo la expresión de Hibiki nublándose ligeramente, Mio mostro una expresión de asombro.

 

Mio: “¿Quieres saber sobre Waka-sama y nosotros, ¿verdad? Entonces deberías estar más feliz. Gracias a la sacerdotisa, usted ha obtenido información valiosa, ¿no?”

Hibiki: “Hasta ahora, Chiya-chan ha visto a una gran variedad de personas, pero ella no se ha perdió tanto como ahora. Podría ser información valiosa, pero como mi pronóstico fue ingenuo, le he hecho experimentar algo doloroso. No puedo estar feliz por eso.”

Mio: “Pensé que te habías hecho muy hábil para manejar a las personas, pero parece que eres de corazón blando cuando se trata de tus compañeros, como siempre. Qué tibio.”

Hibiki: “Sólo en esto, siento que es algo que no pueda tirar sino hasta el último momento. Pero, Mio-san, lo llamas tibio, pero parecía que Misumi-kun también es de corazón suave hacia Mio-san y los demás”

 

Ella no dijo que no sería capaz de tirarlo, pero se opuso a las palabras de Mio, y saco el tema de Makoto.

Es cierto que Makoto la trata igual que a un miembro de la familia o a alguien más cercano.

Hibiki piensa que, si se habla de personas de corazón suave, él es uno también.

                                          

Mio: “El punto de vista es diferente. Cuando se trata de una acción propia de las posiciones, no se le puede llamar de corazón suave. Para Waka-sama, es una conducta que tiene una razón de ser como un plus, pero para ti, simplemente los estás haciendo inútilmente con la punta del pie.”

Hibiki: “Si vas a decir eso. ¿Puedo escuchar su base? “

Mio: “Eso es algo que usted debe aprender.”

Hibiki: “... Eh?”

Mio: “Lime y yo no vamos a entrar en el camino. Waka-sama quiere ir a un lago en Limia debido a un trabajo que le han pedido que haga. Ya que tienes la oportunidad, ¿qué tal si vas a guiarlo? Cierto, Waka-sama y ustedes son ‘compatriotas”, así que vayan juntos solos.”

Hibiki: “? !!”

Lime: “Nee-san ...”

Mio: “Lime, mantén la boca cerrada. ¿Qué tal, Hibiki? Si usted dice que va a guiar a Waka-sama por su cuenta, creo que será suficiente para borrar todas tus deudas hasta ahora.”

Hibiki: “... Dependerá del lugar al que quiera ir, pero de mi lado, puedo hacer algo de tiempo. En primer lugar, estaba pensando en tener una larga conversación con Misumi-kun.”

 

Las palabras afirmativas de Hibiki hicieron que las cejas de Lime se plegaran.

 

Lime: (Y, sin embargo, la razón por la cual no preparo un lugar para hablar de inmediato ...fue porque puso la conversación con los nobles en primer lugar, para recopilar información y manipular sus impresiones uh. Las posibilidades de que un número de los nobles pidiera algo de Hibiki Son altos, y si Hibiki se reúne con el jefe después de haber pasado por conversaciones incómodas, con las posiciones del jefe y Hibiki... la situación con Chiya podría haber sido por casualidad, pero se convirtió en una buena excusa para nosotros Mio-neesan, Hibiki no es Tibia, algo que no se puede tirar hasta el último momento, es algo que se puede considerar que será tirado cuando llegue el momento después de todo. Si vas a dejar al jefe ya Hibiki a solas... al menos me encargare de manejar la situación. Tomoe-anego también está preocupada por ella después de todo.)

 

Mio: “He preparado la mesa adecuadamente, así que Hibiki debe hacer algo para asegurarse de que Waka-sama sea capaz de ir al lugar al que quiere ir. No importa a dónde Waka-sama quiera ir, tú que eres un héroe y lo estarás acompañando, así que debería ser fácil convencer a la gente de todo, ¿verdad?”

Hibiki: “Es un invitado del Reino de Limia, pero él es sólo un comerciante. Hay lugares a los que no se pueden entrar, así como así...”

Mio: “... Hibiki, Waka-sama fue llamado aquí para expresar su gratitud por salvar a su rey y su príncipe, ¿sabes? Algo como la postura pública, en realidad no me importan esas cosas. Si usted va a sacar condiciones después de haber preparado todo esto entonces-”

Lime: “Hibiki, esas no son malas condiciones, ¿verdad? El jefe no es alguien que vaya a causar problemas, y ya que eres un conocido de él, usted debe saberlo, ¿verdad?”

 

Lime interrumpió.

Porque él podía adivinar lo que Mio estaba a punto de decir después de eso.

Esas palabras habrían sido demasiado descuidadas y no deberían ser dichas. Sintiéndose ligeramente agitado, se las arregló.

 

Hibiki: “…Entendido. Hoy sería imposible, por lo que será para mañana o el día después de mañana. Atenderé las necesidades de Misumi-kun, y lo guiaré. Seremos sólo yo y Misumi-kun, ¿de acuerdo?”

 

Ella confirmo con Mio, o más bien, ella estaba expresando su deseo.

De la impresión de Hibiki, Mio odia cuando otras chicas se acercan a Makoto.

Aun así, Mio estaba proponiéndoles estar en una situación en la que estarían solos.

Sería extraño no sospechar nada detrás de eso.

 

Mio: “Por supuesto. Waka-sama ha estado cansado últimamente, así que, por favor, has que se relaje. Te lo encargo, Hibiki.”

Hibiki: “Entendido. Haré lo que pueda. La chica aquí todavía está descansando así que...”

Mio: “Por supuesto, hemos terminado nuestros negocios. Vamos a regresar, Lime. Ah, Hibiki, esta es una solicitud opcional. Lo que la sacerdotisa vio, por favor, dímelo a mí también. Estoy realmente interesada en ello después de todo.”

Lime: “Entendió, Nee-san.”

Hibiki: “Lo he oído, pero no puedo prometer nada.”

 

Hibiki miro el lugar donde esos dos se mezclaron y desaparecieron en la oscuridad, con una expresión seria.

Ella está planeando algo.

Ella era capaz de saber al menos esto.

No le ha dicho a nadie acerca de Makoto quien se hace llamar Raidou, pero ha conseguido una pista, y es verdad que Hibiki quiere información de ellos hasta el punto de desesperación.

Pero la mesa ha sido preparada demasiado bien.

Además, la reacción de Chiya fue irregular.

 

Hibiki: “... ¿Qué demonios vio Chiya? Eso me molesta también. Si es posible, quiero oírlo antes de guiar Misumi-kun, pero... me dijeron que lo mejor es esperar a que despierte naturalmente después de todo...”

 

Mirando a Chiya durmiendo, Hibiki dejo salir un pequeño suspiro.

El mal presentimiento no desaparece.

El frío que ha estado envolviendo su cuello desde el momento en que Chiya se desmayó, ha estado preocupado Hibiki.

Lime que había regresado a su habitación de invitados, hizo una expresión cansada en frente de Mio.

Su aspecto con la espalda encorvada era lamentable.

 

Lime: “Por favor ten piedad, Nee-san. A ese ritmo, Nee-san, le habrías dicho que estarías convirtiendo la capital en cenizas a nadie más que a Hibiki, ¿cierto?”

Mio: “Yo estaba un poco... molesta. Hubiera estado bien aceptar obedientemente los preparativos, pero tenía que ir y tratar de acérese la lista. Como era de esperar, habría sido malo decir que iba a borrar la capital. Me has salvado, Lime. Estuve a punto de causarle problemas a Waka-sama.”

Lime: “Además, ¿no es malo dejar a Hibiki y al jefe solos? Tomoe-anego me ha pedido que ...”

Mio: “Lime.”

Lime: “Sí, ¿qué sucede

Mio: “No hay ningún problema.”

 

Una afirmación.

 

Lime: “... ¿No hay ninguno?”

Mio: “Sí, ninguno en absoluto.”

Lime: “E.… entendido.”

Lime: (...no hay elección. Tendré que hacerlo sigilosamente.)

 

Se quedó sin opciones, Lime comenzó a pensar en una manera de comprobar el estado de esos dos desde las sombras.

Pero…

 

Mio: “Si haces algo como seguir a esos dos a escondidas... Haré algo interesante, Lime. Algo increíblemente interesante.”

Lime: “...”

 

Lime perdió sus palabras.

Desde el primer día de su estancia en el Reino de Limia, ya sentía como las nubes oscuras lo envolvían.