Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu: Rumores - Ojo de la mente.




Manual




En el momento en que Makoto se estaba reuniendo con los dos héroes y el Señor de los Demonios, la tienda de la Compañía Kuzunoha en Rotsgard estaba muy ocupada.

La razón es simple, no hay suficiente personal.

La persona que está básicamente a cargo, Shiki, estaba ausente junto con su amo, y Lime Latte quien se encarga de la toma de pedidos y las entregas, así como atender el mostrador, también estaba ausente debido a una orden de Tomoe.

 

La tienda que se ha vuelto más grande tiene su reputación aumentando y no disminuye.

Los empleados no pueden manejar a los clientes que llegan.

Por supuesto, había preparaciones previas para grandes transacciones, pero, aun así, estaban en la frontera de no ser capaz de manejarlo.

 

Eris: “P-Pronto será hora de cerrar. Pero no puedo soportarlo más. Me voy temprano...”

Akua: “¿Estás hablando dormida, Eris? En lugar de eso, aumenta la cantidad de dobles. Los clientes vienen como si fuera el último empuje.”

Eris: “Hahaha, Akua, ya soy solo un trapo caído. Incluso si me exprimes con fuerza nada goteará. Si continúo atendiendo a los clientes en este estado, incluso mi cosmos se secará.”

Akua: “Ve, un cliente regular de los tuyos llegó. Sonríe sonríe.”

Erisa: “¡Hm, bienvenido ~~!! ¡Hah ... ya está profundamente arraigado en mí!!”

 

Una hora antes del atardecer.

 

La Compañía Kuzunoha ha recibido a una gran cantidad de clientes hoy también, y las dos muchachas con piel oscura movían sus pies como si hubiera varias de ellas, y estaban haciendo su mejor esfuerzo en atender a sus clientes.

La alta Akua y la bajita Eris.

Ambas ya estaban tambaleándose. Akua que de alguna manera podía soportarlo, y Eris que está desesperada en que termine el tiempo restante.

 

El límite de ventas que el comerciante Raidou colocó fue la gracia salvadora de esas chicas.

Porque existe eso, son capaces de ver el final.

Si estuvieran vendiendo sin límite, si vendieran hasta la hora de cierre, las dos ya habrían caído.

 

El sentido de Raidou para el dinero como comerciante era torpe, pero esta vez, el límite de ventas que fijó antes de ir a la audiencia con el Señor Demonio había sido una opción espléndida.

También podría decirse que es algo que hizo que los empleados exprimieran su resistencia al límite.

 

Akua: “Falta menos de una hora. Pelea, Eris. Incluso si están todos secos, exprímete como si fueras a romperte. Y luego, bebe. Bebe con todo el mundo.”

Erisa: “Si Lime estuviera aquí... si al menos Lime estuviera aquí...”

Akua: “Por órdenes de Tomoe-sama, está en Lorel en este momento. No pidas lo imposible.”

Eris: “…Ya lo he decidido. Estaré bebiendo un bliss de plátano con sabor a limón hoy.”

Akua: “El cóctel que Lime sugirió uh. Incluso si se ve de esa manera, es inesperadamente un hombre confiable después de todo. Acerca de ese licor, Waka-sama le dio un nombre, así que tal vez ya hay un precedente.”

Eris: “... En un jarrón.”

Akua: “... No te libraras de esto, sabes. Pero te voy a acompañar en una bebida. Entonces vamos a tener una fiesta de bebida hoy en Asora. Sí, hagamos nuestro mejor esfuerzo.”

Eris: “Así que el sexto no fue suficiente. Tengo que despertar el séptimo ya. El cosmos final.”

Akua: “Te estoy diciendo que dejes de hablar de ese sueño. ¡Ah, bienvenido ~! Hoy ... sí, eso es correcto. Realmente pensé que era un poco rápido para la temporada. Entonces, ¿qué tal esto de aquí?”

Eris: “Estoy esperando que el regalo sea caro ... maldito Lime!!!”

 

La noche sólo estaba comenzando, pero fue hasta el punto de que el cierre ya estaba a la vista.

La Compañía Kuzunoha era próspera.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Lime: “¡Achoo!”

Hibiki: “Ara Lime, ¿es un resfriado?”

Lime: “No, alguien debe haber estado hablando de mí.”

Hibiki: “Sería bueno si ese es el caso. Eres muy vigoroso durante la noche después de todo. Espero que no te apuñalen en algún momento.”

Lime: “Es un cuerpo diferente al que uso cuando actúo por separado del grupo de héroe-dono. No te preocupes.”

 

Hay azoteas de tejas azuladas y castillos, en este extraño paisaje de una ciudad que es ligeramente diferente de la de Japón, hay un hombre y una mujer caminando.

El hombre es Lime Latte, un miembro de la Compañía Kuzunoha, y actualmente está actuando junto con el héroe.

La mujer es Otonashi Hibiki.

Quien recibió el título de héroe por el Reino de Limia, y también la existencia que sirve como la esperanza de los hyumans en la guerra entre hyumans y demonios.

El comerciante de la Compañía de Kuzunoha, Raidou -o Mizumi Makoto-, estaba en una relación de menor jerarquía con ella.

 

Hibiki: “No es como si te estuviera diciendo que dejes de acudir a las mujeres por la noche. Creo que, si lo haces de manera justa, realmente no importa.”

Lime: “Heh ~, para ser una mujer joven, eres tolerante.”

Hibiki: “Wudi tiene una esposa y un bebé, y él está locamente enamorado de ella. Bredda no parece tener las agallas de comprar prostitutas. Al verlo, me da la impresión de que todavía no tiene experiencia con las mujeres. No tengo la intención de decirle que se ponga a jugar con las mujeres, pero tampoco tengo mucho que decir al respecto.”

Lime: “... Todavía hay una cosa más con respecto a Bredda, ¿verdad?”

Hibiki: “Así que te diste cuenta uh. Parece que le gusto. Estoy contenta de ser querida, pero ... No tengo la intención de responder a sus sentimientos…”

Lime: “Que directa. Entonces pienso que decírselo rápidamente sería algo amable en sí mismo.”

 

Hibiki: “Si se me confiesa, lo rechazaré apropiadamente. Rechazarlo solo porque he notado sus sentimientos, ¿no crees que eso dejaría un mal sabor de boca después? Él también tiene que decidirse adecuadamente y decirlo. Creo que poner fin a esto de esta manera, dejará menos remordimientos. ¿No son así los hombres?”

Lime: “... No sé si eso es amable o estricto. Bueno, no es asunto mío. Yo fui quien saco la conversación, haz lo que quieras.”

 

Lime levanto las manos y se encogió de hombros.

 

Hibiki: “Lo haré. Perdón por hacer que me acompañes el día de hoy.”

Lima: “No te preocupes. Los otros dos están tirados con una enfermedad endémica, por lo que no puede evitarse.”

Hibiki: “Wudi y Bredda tienen mala suerte. O tal vez Lime es el afortunado.”

Lima: “Sin duda yo tengo suerte. Es por eso que estoy vivo, y trabajando en la Compañía Kuzunoha.”

Hibiki: “¿Puedo oír de eso?”

Lime: “No me importa. Bueno, hay muchas cosas a las que no puedo contestar.”

Hibiki: “…De que se trata. En primer lugar, ¿por qué estás en Lorel cuando deberías de estar haciendo negocios en Rotsgard y Tsige?”

 

En el lugar que Hibiki y Lime estaban caminando, hay un edificio más grande que los demás.

Al final de las largas escaleras, hay un templo.

Sus pasos decían que este es su objetivo.

 

Lime: “Los peces grandes de Lorel invitan a mi jefe todo el tiempo. Le preguntan sobre si quiere poner una tienda aquí. Así que estoy haciendo una inspección preliminar. Estar junto con ustedes fue una coincidencia, ¿sabes?”

 

El verdadero objetivo de Lime es investigar los movimientos de Hibiki y su grupo.

Pero para que ellos piensen lo contrario, él dio una razón que Tomoe preparo debidamente de antemano.

En ese punto, no había agujeros.

 

Hibiki: “Los peces grandes ¿eh. ¿Nombres?”

Lime: “Hey hey, parece que me estás interrogando. Es alguien llamado Sairitz. Usted es libre de confirmar con la persona en cuestión, pero te pido que mantengas en secreto que escuchaste esto de mí. Si saben que estoy aquí para inspeccionar, habrá un desfile de transmisiones de pensamiento y cartas dirigidas al Jefe. Eres la Senpai del Jefe, ¿verdad? Prestar un poco de ayuda a su Kohai sería bueno.”

Hibiki: “Sairitz... Hmph ~, entendido. No voy a sacar tu nombre.”

Lime: “Cuento con eso.”

Hibiki: “Si estás hablando de Senpai y Kohai, yo también quisiera un poco de ayuda para el Senpai.”

Lima: “Eres la Senpai, así que te pido que seas un poco tolerante con eso. El jefe está lleno hasta el tope de ocupaciones, y está sufriendo mucho.”

Hibiki: “... Qué Kohai tan problemático.”

 

Los dos subieron por las amplias escaleras de piedra.

En el centro hay un pasamanos, y hay mucha gente caminando.

Se puede ver de un solo vistazo que había mucha gente en medio de su peregrinación.

 

Hibiki: “Aun así... Lorel está realmente entusiasmado con el culto a los espíritus. Si recuerdo bien, es un espíritu del Agua. Está claro que tiene más creyentes que la Diosa.”

Lime: “Para las personas normales, ellos aparecen amas que la Diosa, y también, los Espíritus Superiores son una existencia fuerte, por lo que es una religión a la que es bastante razonable dirigir su fe. Además, incluso si digo que es la religión del Espíritu, los Espíritus sirven a la Diosa, así que es en esencia, una religión de la Diosa “.

Hibiki: “Pareces ser... muy conocedor.”

Lime: “¿A tal punto que ahora tienes una impresión diferente de mí? Entonces permíteme agregar una cosa más mientras estoy en ello. En el pasado, en el momento en que la raza de los demonios hizo su gran marcha, el espíritu de Tierra y el Espíritu de fuego que les prestaron su ayuda fueron llamados espíritus de bajo rango a causa de ello. En verdad, entre los espíritus intermedios que poseen voluntad propia, hay algunos que se llaman así mismos espíritus superiores, pero... bueno, con respecto a estos dos, no hay muchos hyumans o demonios que continúen creyendo en ellos. Los enanos son obstinados por lo que continúan su fe hacia el Espíritu de la Tierra, pero debido a su dominio en el arte de la herrería, sus ojos no se centran en ella.”

Hibiki: “…Impresionante. ¿Se requiere que los empleados de la Compañía Kuzunoha tengan esta gran cantidad de conocimiento antes de que se les permita entrar?”

Lime: “Me pregunto. En nuestro lugar, tenemos una tendencia a sobresalir en algún rasgo, por lo que no hay una necesidad real de saber muchas cosas, siempre y cuando se tenga una especialidad, si es así, se puede llegar a entrar, probablemente”.

Hibiki: “Entonces tal vez debería entrar también. Con la conexión de Misumi Makoto.”

Lime: “Una conexión no es un talento. ¿Es el trabajo de un héroe más oscuro de lo que demuestra?”

Hibiki: “Completamente negro. El medio ambiente también está cerca de ser de lo peor. Bueno, lo que es más importante es si vale la pena uh. No puedo detenerme ahora después de todo. ¿No puedo trabajar a tiempo parcial? Incluso si es por conexión, estoy segura de que voy a ser un empleado que pueda traer beneficios.”

Lima: “Nuestro lugar no acepta ser trabajadores a tiempo parcial. Que mal.”

Hibiki: “Ara. Fuh ~ hemos llegado. En serio, qué larga escalera. Chiya-chan dijo que casi ha terminado, pero, ¿qué te parece?”

Lima: “Si ella no puede manejar esto, estaría careciendo de entrenamiento. Incluso si me preguntas lo que pienso, no puedo decir nada, ya que no sé qué está haciendo la Sacerdotisa. Sólo me he encontrado contigo aquí.”

Hibiki: “... ¿Realmente no sabes lo que Chiya-chan está haciendo?”

Lima: “...no, no lo sé.”

Hibiki: “Entonces, lo dejaré así.”

Lima: “Así que no confías en mí.”

Hibiki: “Fufu.”

 

Hibiki y Lime entraron en el templo mientras tenían una pequeña charla.

Después de pasar por una revisión simple y confirmar sus identidades, fueron llevados a una habitación dentro del templo.

La razón por la que vinieron -o más bien por la que Hibiki vino- fue porque le dijeron que el entrenamiento de uno de los miembros de su grupo, la Sacerdotisa Chiya estaría terminado hoy.

Incluso si ella es joven, es un compañero fiable, y la propia Hibiki ha venido a encontrarse con ella.

 

Quería que los otros miembros del grupo, Wudi y Bredda vinieran con ella, pero ahora están enfermos. Es por eso que, por alguna razón, Hibiki vino con Lime, un empleado de la Compañía Kuzunoha que conoció en Lorel.

Incluso se podía decir que Hibiki instintivamente lo invitó porque ella sentía que ir sola sería peligroso.

Lime no se agitó ante la súbita invitación del héroe. Y despreocupadamente aceptó ir junto con ella a su destino.

No hay mejor distancia para completar la orden de Tomoe de investigar los movimientos del héroe, por lo que sus acciones se podrían decir que son obvias.

 

Lime: “¿Y? Esa Sacerdotisa-san, ¿que tan fuerte se ha hecho?”

Hibiki: “Eso es un secreto.”

Lima: “De ser posible, estaría agradecido si pudiera crecer capaz de defenderse.”

Hibiki: “¿Agradecido? ¿Qué quieres decir con eso!!”

 

El rostro de Hibiki mostró agitación en un instante.

 

Lima: “Así que te has dado cuenta.”

Hibiki: “Hay algo extraño.”

Lima: “Extraño eh. Bueno, si estás diciendo esto por instinto, eso es bastante impresionante. Eso de ahí, será mejor que la desenfundes.”

 

Lime puso una mano en la Katana en su cintura, y miro la espada en la parte posterior de Hibiki.

 

Hibiki: “¿Un enemigo? Pero Lorel nunca ha recibido una invasión de la raza de los demonios, ni siquiera una sola vez.”

Lime: “Quién sabe. No sé acerca de los demonios, pero por ahora, es una cuestión de hecho que han aislado este lugar. El lugar en el que estamos ahora podría decirse que es un espacio aparte.”

Hibiki: “¿Aislar el espacio? ¿Estás diciendo que han activado una barrera?”

Lime: “Así es como es. Pero es bastante grande. No creo que este sea un mecanismo defensivo del templo. Alguien debe haberlo puesto a las sombras del templo, tomándose su tiempo. Así es como se siente.”

 

Lime de manera calmada analizo la situación.

Como espía de la Compañía Kuzunoha, no mostró señales de estar agitado o desconcertado.

Detectó la anormalidad más rápido que nadie, y había empezado a pensar antes que nadie.

 

Hibiki: “! Entonces, ¿qué sucede con Chiya-chan?”

Lime: “Sí, hay una alta probabilidad de que esté en peligro. Es por eso es que he preguntado qué tan fuerte se había puesto.”

Hibiki: “¿Qué clase de actitud tan calmada es esa? Dame una mano. ¡Vamos inmediatamente a salvarla!”

Lima: “... Está bien, te voy a prestar mi fuerza. No olvides esas palabras.”

Hibiki: “Sí, está bien pensar en ello como una deuda. Lo pagare apropiadamente.”

Lime: “No, no, no hay necesidad de pensar en ello de una manera tan exagerada. Está bien si me dices lo que Sacerdotisa-san planea obtener. Tengo la naturaleza de querer saber las cosas que quiero saber, pase lo que pase.”

Hibiki: “Entonces te lo diré mientras nos movemos. Estas especializado en la vanguardia, ¿verdad?”

 

Hibiki pregunto después de ver la Katana.

Lime asintió con la cabeza.

 

Lime: “Sí, pero incluso si estamos lado a lado, o espalda con espalda, voy a hacer un trabajo decente.”

 

*Don*

 

Hibiki abrió la puerta de madera.

El corredor mostró una ligera fluctuación como si se estuviera deformando, algo que no mostró en el pasado.

Diferente de un espacio normal, era un paisaje que estaba prácticamente demostrando que estaban en un lugar inestable.

 

Hibiki: “Entonces sígueme. Voy a hacer que hagas el trabajo de ambos, lado y espalda.”

Lime: “Entendido. Pero primero, ¿a la derecha o a la izquierda? Héroe-dono conoce el lugar donde está la Sacerdotisa-san, ¿verdad?”

Hibiki: “Derecha. Además, está bien si me llamas Hibiki. Llamarme héroe-dono es en cierta manera molesto. Entre personas que están en el mismo campo de batalla, en realidad no quiero ser llamada de esa manera.”

Lima: “Hibiki uh. Si quieres que te llame de esa manera, no me importa. Entonces, vayamos.”

Hibiki: “Bien. ¡Horn! “

Lime: “Oh.”

 

Respondiendo a la llamada de Hibiki, el cinturón de plata que estaba envuelto alrededor de su cintura convocó a un tipo de lobo.

 

Hibiki: “Vamos a donde está Chiya-chan. Si notas algo, dímelo.”

 

El lobo asintió con la cabeza a las palabras de su amo.

Parecía que era capaz de entender el significado de las palabras.

 

Lime: “Si ibas a convocar algo, dímelo. Eso me sorprendió.”

Hibiki: “Ara, lo siento. Normalmente no me relaciono con miembros temporales, así que fui indiferente al respecto.”

 

Dos personas y un animal corriendo.

Tal y como dijo Lime, el templo se había convertido en una mazmorra.

Hubo momentos en que el pasillo seguía un rumbo diferente y no se podían abrir las puertas que no tenían cerraduras. Además, había monstruos apareciendo en el templo; Algo que nunca sucedería.

Todos eran hostiles y atacaron sin piedad al grupo de Hibiki que intentaba apresurarse.

 

Hibiki: “Tú estás luchando de manera bastante despreocupada! ¡Como yo pensaba, no eres un simple empleado!”

Lima: “Sólo tengo la capacidad suficiente para ser enviado a hacer una inspección preliminar en un país extranjero. Más importante aún, contando a ese lobo-san allá, posees un poder que no avergüenza el nombre de héroe. ¡Te veo en una manera diferente ahora!”

 

Pero Hibiki se ocupó de ello. Todos ellos fueron derrotados en un solo golpe, y en realidad ellos fueron aumentando su velocidad con el tiempo.

Lime estaba observando a Hibiki a veces, asintiendo a veces, y siguiéndola perfectamente.

Siguió la velocidad de Hibiki sin perder el aliento, además, viendo cómo movía la espada como si leyera su aliento, el fantasma de su compañera pasó a su mente, pero ella no lo persiguió.

 

Hibiki se dijo a sí misma: “Naval no volverá”.

 

Lima: “¿Oh, parece que está aquí?”

Hibiki: “... ¿ah?”

 

Hibiki: (Este tipo es increíble, su respiración no se ve afectada en absoluto, además, está actuando de una manera que no se interpone en mi camino, es realmente como Naval. No, es más probable que sea mucho más hábil que ella.)

 

A pesar de que Hibiki era la que corría por delante, se sorprendió de que ella estaba más cansada que Lime quien estaba siguiéndola por detrás, y también quedo sorprendida por sus movimientos.

 

Lime: “¿Debemos descansar un poco? Parece que Sacerdotisa-san está a salvo, ¿sabes?”

Hibiki: “……”

 

Mientras recupera el aliento, Hibiki sacudió la cabeza en silencio.

 

Hibiki: (También, es lo mismo conmigo sentí como si fuera claramente más fuerte de lo normal. Esta persona, Lime, ¿es la que sacó ese poder de mí? De ninguna manera, no hay manera que es el caso, pero ...)

 

Ella dejo salir un gran suspiro.

Y entonces, cuando Hibiki levanto la mirada, está viendo la espalda de Lime.

Por alguna razón, su espalda se veía bastante grande en los ojos de Hibiki.

 

Lime: “Pero, ¿el ojo del corazón? ¿O era el ojo de la mente? Me sorprende que haya sido capaz de soportarlo sólo con ese poder. No parecía especialmente fuerte en las peleas después de todo, esa Sacerdotisa-san.”

 

Lime dijo una referencia del nuevo poder de la Sacerdotisa que escuchó de Hibiki en el camino. El nombre del poder que Hibiki le dijo a Lime fue el ojo de la mente. El ojo del corazón.

El poder de ver a través de la apariencia real del objetivo sin excepciones; Un poder que sólo la Sacerdotisa posee. Pero Hibiki estaba escondiendo una cosa de Lime.

Que el ojo de la mente es un poder similar a un efecto secundario.

El objetivo de esta ceremonia era aumentar su poder en todos los aspectos, y al hacer ese proceso, ella también termina obteniendo el ojo de la mente.

Hibiki no le dijo a Lime sobre el aumento de la potencia.

 

Hibiki: “Eso es ..., no, ¡vamos !!”

 

Hibiki casi le dijo todo a Lime.

Pero justo cuando estaba a punto de hacerlo, ella se detuvo.

Es verdad que cooperan ahora, pero Lime Latte es miembro de la Compañía Kuzunoha.

Y a los ojos de Hibiki, la Compañía Kuzunoha es una existencia increíblemente peligrosa.

Ella sentía que era peligroso revelarlo todo.

 

Lima: “Entendido”.

Hibiki: “!!”

 

Lime asintió, y luego abrió la gran puerta.

En ese lugar, está la figura de Chiya de rodillas, con ambas manos juntas, y sus ojos cerrados haciendo una oración.

Entonces vio la fuerte barrera que la protegía.

 

Lime: “Demonios uh. ¿Por qué será?, siento que esto no emite el olor de algo planeado. No es bueno, y tampoco se siente como algo propio de ellos.”

 

Lime murmuro.

 

En sus ojos, se reflejaban tres demonios que rodeaban la barrera de la Sacerdotisa.

Lime podía decir que estaba respirando y formando un hechizo.

En su entorno, están los cadáveres de los guardaespaldas de la Sacerdotisa.

Desde el paisaje que se reflejaba en sus ojos, Lime sintió que algo de improviso estaba involucrado en esta mala preparación.

 

Lima: “Espera. Cierto, el ojo de la mente uh. Debido a que ella adquirió esa habilidad, ella vio cosas que ella normalmente no debería ver, y es por eso que esos tres se agitaron e hicieron esto eh. Entonces este estado es también ...”

Hibiki: “¡Tú!”

Lime: “!!!”

 

Lime estaba analizando la situación a partir de la información.

Pero parece que él era el único que estaba tranquilo.

Lime, oyó una voz enojada desde su lado derecho y miro en la dirección donde Hibiki debería estar.

De repente, el cinturón de plata brilló y envolvió todo su cuerpo.

Al mismo tiempo, Lime sintió un extraño aumento de poder, y en el momento siguiente, la figura de Hibiki había desaparecido.

Así es, incluso a los ojos de Lime que fueron entrenados por Tomoe, Hibiki parecía haber desaparecido.

Lime sintió inconscientemente algo frío en su espalda.

 

Demonio: “¡Gyaaa !!”

Lime: “... ¿En serio?”

 

Al oír el grito en el frente, Lime descubrió el paradero de Hibiki.

Estaba al lado de la barrera de Chiya.

Y también había tres cadáveres de demonios.

No pudieron reaccionar a ella

Afortunadamente, sólo el tercero fue capaz de gritar porque “golpeó” la barrera por reflejo. Los otros dos ni siquiera fueron capaces de reaccionar en absoluto, y fueron cortados de una sola vez.

El que fue capaz de gritar también, claramente demostró que recibió un golpe fatal de un ataque.

No se convirtió en una muerte instantánea, eso es todo.

En poco tiempo, el demonio escupió una gran cantidad de sangre y murió.

 

Lime: (Por dios, lo adecuado sería dejar que uno viva y hacer que suelte la sopa. Para Hibiki, esa Sacerdotisa podría ser una existencia especial. En ese caso, si existe la necesidad de restringirla, esa Sacerdotisa podría ser útil. No hay necesidad real de tomarla como rehén, sólo con mencionarla, sus movimientos se apagarán. Aun así... que fue esa increíble velocidad. Yo no sería capaz de reaccionar a eso. Un paso en falso y también sería derrotado en un instante. Me alegro de haberlo visto... junto con ese conjunto increíble. Es más un dulce para los ojos que algo aterrador. Admirémoslo por el momento.)

 

Lime gravo todos los movimientos de Hibiki en su cabeza. Contando la existencia de la Sacerdotisa, la fuerte barrera que ella creó, y la súper velocidad que podría ser el as de Hibiki.

... Y también el equipo con la alta tasa de exposición que utiliza cuando se muestra esa velocidad.

 

Hibiki: “¿Estás bien, Chiya-chan?”

Chiya: “¡Hibiki-oneechan! ¡Usted vino! ¡Realmente viniste~ !!”

 

La barrera se desmorono y Hibiki y Chiya se abrazaron.

                                                                                 

Hibiki: “¡Me alegro! ¡Estoy realmente contenta de haber llegado a tiempo! Todo está bien ahora, estoy aquí.”

Chiya: “Fue aterrador, ¡pero yo creía que definitivamente vendrías a rescatarme! ¡Es por eso que sostuve mi barrera todo el tiempo y di lo mejor de mí!”

 

La manera de Chiya de lidiar con la situación era verdaderamente infantil y, al mismo tiempo, se podía decir que era verdaderamente compuesta y valiente.

En lugar de ir con una ofensiva pobre, las posibilidades de un error en sus acciones son bajas, y le asegurará vivir más tiempo.

El precio es que ella no sería capaz de eliminar al enemigo, por lo que sus posibilidades de supervivencia dependen de cuánto puede confiar en alguien que alguien venga a ayudar.

Chiya apostó por la ayuda, y ganó espléndidamente la apuesta.

 

Lime: “Lamento arruinar su reconfortante reunión, pero ¿qué tal si regresar ahora, ustedes dos? Ver a una niña y una chica abrazándose en un altar lleno de sangre, es un poco desagradable.”

Hibiki: “Uh ... tienes razón. Lime, realmente me ayudaste en esta ocasión. Gracias.”

Lime: “Realmente no. Ya recibí la compensación por lo que preocuparse demasiado sólo me va a cansar, por favor, detente. Si no es suficiente con eso para mostrar tu agradecimiento, invítame una cena. Estaré bien con eso. ¿Hm? ¿Qué sucede, Sacerdotisa-san?”

Chiya: “... Un árbol grande que se levanta en un bosque. También... un dragón y una lluvia acogedora.”

 

Chiya de repente murmuro esto con la mirada lejana mientras miraba a Lime.

 

Lime: “... ¿Ah?”

Hibiki: “¿Chiya-chan?”

Chiya: “Una persona que da mucha paz mental...”

Lime: “Hibiki, parece que la Sacerdotisa está bastante cansada. Termina rápidamente de informar de esto y hazla tomar un descanso. No importa las circunstancias, ella sigue siendo una niña después de todo.”

Hibiki: “Bien, lo haré. Chiya-chan, ¿puedes ponerte de pie?”

Chiya: “Si estoy bien. Onee-chan es ... Onee-chan. Increíble, nada cambió.”

Hibiki: “¿En serio?”

Chiya: “¡Sí!”

 

Hibiki y Lime se miran el uno al otro.

Preguntándose sobre Chiya-chan que por alguna razón está riendo felizmente.

Los tres dejaron el espacio anormal del altar del templo y se dirigieron a la sala de espera del templo.

Lime estaba haciendo una expresión pensativa mientras caminaba, y de repente levantó la cabeza.

 

Lime: “Oh, cierto, podría ser problemático si se enteran de que estoy aquí, así que me iré primero. Nos vemos, Hibiki, Sacerdotisa-san.”

Hibiki: “Espera un momento, ¡tú también eres una de las personas involucradas!”

Chiya: “Lime-san !!”

Lima “Está hacer como si yo no estuviera aquí y toman todo el crédito. Hibiki, no olvides la cena. Regresare a la posada.”

 

Lime dice esto rápidamente, y deja a los dos en la sala de espera.

 

Lima: “Esa Sacerdotisa-san, parece que el ojo de la mente ve algo sin tener en cuenta la protección mental de la otra persona. Debo informar de esto también. Esto es malo, es casi hora de presentar el informe a Anego! ¡Tengo que ir a un lugar sin personas y regresar rápidamente!”

 

En la Unión de Lorel, Lime se involucró con Hibiki poco a poco.

Todavía no se daba cuenta de que este incidente inesperadamente profundizaría su amistad con esas chicas.