Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 163: Él no está incluido en ese puñado de grandes hombres.




Manual




El caos en mi cabeza no se detiene.

Por ahora, hablando de los resultados.

Estoy asustado.

Se supone que los cuervos tienen garras afiladas y picos en primer lugar, pero este es del tamaño de un avión de pasajeros y de repente ... No espera, no es eso.

Son las tres personas (¿tres dioses?), nuestros invitados, los que se están bajando de él.

 

A la izquierda, está un anciano de piel ligeramente oscura con una sonrisa amistosa y tranquila.

Lo impresionante es la bolsa y el mazo que cuelgan de su cintura.

 

En el medio está un hombre joven que usa ropa al estilo Yayoi modificada con requisitos particulares del estilo.

Una sonrisa cubre toda su cara y parece estar de buen humor; Esta persona es probablemente Susanoo-sama.

 

La de la derecha es una mujer. Es decir, probablemente es una diosa.

Como con el viejo de la izquierda, no puedo saber su nombre con solo mirarla.

Con la luz que brilla sobre ella por detrás, su pelo brilla de un color marrón claro. Los dioses probablemente no se tiñen el pelo, así que supongo que este es su color natural de cabello.

Por alguna razón, ella está usando un traje.

Tiene ojos brillantes e inteligentes y cuando se combina con su ropa, mi primera impresión de ella es que se parece más a una mujer de negocios que a una diosa.

 

Makoto: “Encantado de conocerlos. Susanoo-sama y sus honorables compañeros. Mi nombre es Misumi Makoto.”

 

Me preguntaba si debía decir “Si tuvieran la bondad de desembarcar” ... Pero pensé que sonaría demasiado tedioso, así que me detuve.

Decidí hablar con más franqueza.

Por cierto, les hemos dicho que esperen hasta que Tomoe dé la señal.

Tomoe no estropearía esto.

Yo sé eso.

Pero son dioses del mundo en el que viví y parientes de Tsukuyomi-sama. Pensé que, si vinieran a visitarme, debería ser yo el que interactuara con ellos.

 

Susanoo: “Gracias por venir a saludarnos. Realmente lamentamos que el señor de este ‘mundo’ salga de su camino por nosotros.”

Makoto: “¡De ningún modo! Estoy en deuda con Tsukuyomi-sama, por lo que disculparse conmigo es un poco...”

 

De Verdad.

Tsukuyomi-sama no ha hecho nada más que ayudarme.

Estas personas podrían ser conscientes de la situación actual de Tsukuyomi-sama.

Teniendo en cuenta eso, es normal que yo haga esto.

El único nombre que conozco es el de Susanoo-sama, y ​​esta persona tiene una imagen fuerte y salvaje, así que éste debe ser él, ¿verdad?

 

Susanoo: “No te pongas tan tenso. No creo que hayas hecho nada malo, ¿sabes? Y aunque lo hubieras hecho, no estamos en posición culparte por ello. Mmm, ah, cierto. Probablemente lo puedes saber por nuestra conversación anterior, pero yo soy Susanoo.”

 

La persona que supongo que es una diosa le dio un codazo, lo que hizo que Susanoo-sama se presente.

 

Daikokuten: “Mi nombre es Daikokuten. ¿Estás familiarizado con el barco del Tesoro, cierto? *”

*(Nota: Daikokuten es uno de los Siete Dioses de la Fortuna, el dios de la riqueza, a diferencia de Susanoo y Tsukuyomi que provienen del sintoísmo, los dioses de la fortuna tienen un origen hindú y son mencionados en el taoísmo y el budismo, Daikokuten al parecer es un equivalente de Sheeva. A menudo es representado sosteniendo un mazo de oro, sentado en sacos de arroz. La nave del tesoro es la nave que lleva a los siete dioses de la fortuna.)

 

El viejo se presentó como Daikokuten.

Ah, la bolsa es un saco y el mazo es lo que usted lo ve sosteniendo en su mano.

Ya veo.

¿Hmm?

Había algo sobre Daikokuten, que era, creo que estoy olvidando algo más que es sorprendente acerca de él ...

No sirve de nada, no puedo recordar.

Es un poco más oscuro de lo que se ve en las fotos y sus lóbulos de las orejas son más pequeños de lo que pensaba, pero tiene un aire tranquilo que se ajusta a uno de los siete dioses de la fortuna.

Es un dios que luce muy bien. Pero tengo un incómodo sentimiento hacia él, a pesar de que está asociado con Susanoo-sama.

 

Atena: “Yo soy Atena. En algunos lugares, me llaman Palas Atenea. Soy una diosa de Grecia, un país muy al oeste del de ustedes.”

 

Esta Onee-san se presentó como Atena.

Ella no es nada violeta (nt: Saint seiya).

Eso es bueno.

A diferencia de Daikokuten-sama, ella es completamente diferente a como yo la imaginaba.

Es toda una mujer de negocios.

Las gafas le quedan muy bien.

No sé por qué está con Susanoo-sama.

 

Por ahora di mis saludos, y luego comencé a guiarlos a mi casa para poder invitarlos a entrar.

En el camino, lucían interesados ​​en Asora y parece que lo están admirando. A veces se preguntaban varias cosas en lo que respecta a ella.

Tomoe y yo respondemos a sus preguntas, pero incluso si preguntan por los orígenes de Asora, no podemos dar una respuesta.

Sólo podemos explicar que parece haber aparecido cuando Tomoe y yo hicimos un contrato de dragón.

 

Makoto: “Discúlpenos por favor; Su visita fue muy repentina, por lo que no hemos no estamos preparados para darles una cálida bienvenida. Sin embargo, estamos dándonos prisa para terminar los preparativos.”

 

Después de todo, es imposible preparar una comida o un banquete tan rápido.

Puedo decir que cuando llegamos estaba viendo a todo el mundo moviéndose a toda prisa.

Por ahora los llevo a la sala más grande, que se utiliza para las asambleas.

 

Susanoo: “Ya te lo dije, no te preocupes por eso. Has creado una ciudad interesante.  Es muy interesante.”

Daikokuten: “En efecto. Y sólo la idea de preparar un banquete es suficiente para hacernos felices.”

Atena: “De Verdad. Y todo el mundo está trabajando duro. Me hace sentir bien verlos.”

Makoto: “Muchas gracias. Y así, entonces... ¿Hay algún asunto en particular al que quisieran atender el día de hoy? Si quisieran hacer algo, lo prepararemos con lo mejor de nuestras habilidades.”

 

Al principio su conversación parecía como si estuvieran ocurriendo, pero no creo que eso sea todo.

 

Susanoo: “Hmm La razón principal por la que vinimos aquí porque nos interesa el Misumi Makoto al que Aniki hizo algunas peticiones, ¿sabes?”

Daikokuten: “Si nos pregunta si teníamos algún otro negocio aquí, bueno si, hay algunos asuntos pequeños.”

Atena: “Yo solo quería intentar venir aquí una vez. Ahora que lo veo con mis propios ojos, Asora es verdaderamente un lugar interesante; Un lugar de curiosidad sin fin. Aunque creo que debemos mantenerlo oculto de esa persona.”

 

Las cosas que los dioses consideran “pequeñas cosas” son asuntos serios para la gente.

Lo sé por lo que pasó cuando la diosa de este mundo durmió una vez.

Aunque tengo la sensación de que no fue la causa principal de los acontecimientos, sino más bien la gota final.

 

Makoto: “Parece que aún necesitaremos más tiempo para completar nuestros preparativos, por lo que sería útil si pudiera preguntar sobre estos pequeños asuntos que usted mencionó. Ah sí, podríamos ofrecer un recorrido por Asora, ¿Atena-sama que dice?”

Susanoo: “Yo y el anciano Daikoku vinimos a traerte un regalo. Atena vino a darle un fuerte regaño y un collar para esa estúpida chica.”

Atena: “Susanoo-dono.”

 

¿C-collar?

Inmediatamente después de oír sus palabras aterradoras, Atena-sama miro a Susanoo-sama con ojos agudos y hablo con una voz fría.

Que miedo.

 

Susanoo: “Oh, ooh. Lo sé. No diré más.”

Atena: “Ufufufu. Ah, Makoto-dono. Me gustaría tomar tu oferta de guiarme alrededor de Asora.”

Makoto: “Pues bien, haré que Tomoe te guíe. Tomoe, ¿podrías acompañar a esta señorita por Asora? Ella es una diosa de verdad, a diferencia de la otra, así que asegúrate de ser educada.”

Tomoe: “E- entiendo. Bien, Atena-sama, por aquí.”

 

Cuando vi a Tomoe invitar a Atena-sama, recordé darle una advertencia.

No tengo otra opción.

Decirlo en voz alta sería más que grosero, así que usaré la transmisión del pensamiento.

 

Makoto: [Además, Tomoe. Ella es una persona muy celosa en cierto modo, así que asegúrate de no atreverte a hacer nada tonto como desafiarla a una competencia. ¿Tú lo entiendes? No debes hacer eso.]

Tomoe: [C-como órdenes.]

Makoto: [Ella es una diosa de la guerra, así que empieza por llevarla con los Lagartos de la Niebla.]

Tomoe: [Entendido.]

 

Eso debería estar bien.

Ahora, con Susanoo-sama y Daikokuten-sama, yo ...

Cuando Atena-sama y Tomoe salieron de la habitación, gire mi cabeza hacia atrás.

Vi a Susanoo-sama y a Daikokuten-sama con sonrisas en la cara.

Un dios de la destrucción, un dios de la fortuna y una diosa de la guerra, huh.

Es una combinación rara.

Especialmente Daikokuten-sama.

Quiero decir, es un dios de la fortuna, ¿verdad?

Es un dios multicultural que aparece en el budismo, el budismo esotérico y hasta la religión sintoísta.

Según una teoría, él está en la misma categoría que Ookuninushi-sama*, así que creo que probablemente es un dios importante.

*(Nota: Ookuninushi es un dios del Sintoismo, de hecho, es el yerno de Susano y el primer señor de Izumo)

...

...

 

Mahā ... kāla.

¡Yo-yo-yo-yo recuerdo ahora!

Daikokuten es Shiva!

¡Es un dios de la destrucción!

¡Un dios que tiene innumerables leyendas escritas acerca de él, un dios que literalmente podría destruir un país entero en un solo aliento!

He estado viendo principalmente a Susanoo-sama; gire lentamente la cara hacia Daikokuten-sama.

Me está sonriendo.

 

Makoto: “Err, Daikokuten-sama. Usted es Shiva-sama, ¿no?”

Daikokuten: “Oh, las personas me llaman así también. Makoto-dono, eres japonés, así que pensé que estarías más familiarizado con el nombre Daikokuten. Eres muy conocedor, ¿no?”

Makoto: “Muchas gracias ...”

 

Mi voz era ronca al final de mi oración.

Creo que la mayoría de los japoneses no podrían nombrar a los Siete Dioses de la Fortuna, pero la mayoría de la gente al menos habría oído hablar de Shiva, Daikokuten-sama.

Personalmente creo que Fukurokuju y Juroujin son los más difíciles de recordar.

 

Susanoo: “Pero, Makoto. Dices cosas ingeniosas, ¿no?”

Makoto: “Eh?”

Susanoo: “‘Ella es una persona celosa, así que no la desafíes a una competición’, ¿eh? Gahahahahaha!”

 

De ninguna manera.

¿La transmisión del pensamiento se filtró?

!

¡Incluso a Atena-sama?!

 

Daikokuten: “Los regaños de la señorita Atena son duros, pero no tiene malicia; Estoy seguro de que ella te perdonará.”

 

Incluso fue escuchado por Daikokuten-sama.

He terminado diciendo algo asombroso.

 

Susano: “Por cierto. Si quisiera, sería fácil ver en la mente de una persona. En tu caso, estarías bien contra alguien como Atena, pero sería imposible para ti mantener la mente cerrada contra alguien como yo, Aniki o este viejo.”

 

¿Eeeh?

 

Daikokuten: “Cuando es alguien que me interesa, no puedo evitarlo. ‘Telepatía’ que utiliza la magia, la transmisión del pensamiento, ¿verdad? Incluso sin eso, puedo verlo todo. También me preocupan eso de que Fukurokuju y Juroujin sean poco conocidos.”

 

Wow.

Los dioses son increíbles.

También encontraron a Asora con tanta facilidad.

Los dioses del mundo en que viví, son realmente increíbles.

 

Makoto: “Parece que he sido grosero en varias cosas.”

Susanoo: “Más importante. Makoto, ¿no estás cerca de la muerte en estos días?”

Makoto: “N-no?”

 

¿Qué pasa con esto, de repente?

 

Susanoo: “Ya veo. Tienes algo como dolores de cabeza repentinos? ¿Hemorragias nasales que no se detienen?”

Makoto: “... Tengo esos.”

 

Es de cuando recibí el lenguaje común de ese maldito insecto.

Pero estar cerca de la muerte ...

Sólo por pensar en eso, supongo que se transmite a ellos.

 

Susanoo: “... Ya veo, así es como es. Yo estaba pensando en darte un poder también, pero. Me preguntaba por qué llevas tanto poder que ya estás a un paso de morir. Viejo, ¿puedes saberlo?”

 

...

Estoy escuchando algunas palabras peligrosas.

Daikokuten-sama me miró fijamente.

 

Daikokuten: “Esa chica, ¿qué tan estúpida puede ser? Le dimos cinco o seis cosas para que pudiera encargarse de este mundo, pero tal vez deberíamos quitárselas y regresarlas a nuestro Brahma.”

*(Nota: Brahma es el dios hindú de la creación)

 

Daikokuten-sama dejo salir un fuerte suspiro; Supongo que está exasperado con lo absurda que es la diosa.

Eso es bueno.

En cuanto a un dios, parece ser un fracaso.

 

Susanoo: “¿Entonces? ¿Qué sucede con Makoto?”

Daikokuten: “Está cerca de la muerte. De hecho, es sorprendente que no esté muerto ya. La tensión superficial es tal que apenas y se mantiene vivo. Y ella es una diosa con el poder de la creación; Qué tontería. Ella acaba de forzar el ‘Dominio del Poder de las Palabras’ en una persona común.”

Makoto: “Dominio del Poder de las Palabras”

 

¿Podría estar hablando del poder que me permite entender el lenguaje?

“Dominio” suena muy bien, pero ...

Además, parece que realmente soy sólo una persona común.

No espera, si soy una persona común en la escala de Daikokuten-sama, yo podría ser realmente una persona increíble.

 

Daikokuten: “Se le conoce comúnmente como uno de los poderes que otorga comprensión. Es un poder que permite comunicarse con cualquier persona. Es un poder ‘raro’ que sólo unos cuantos grandes hombres poseen.”

Makoto: “Sólo le pedí a la diosa que me hiciera capaz de hablar con los hyumans, no es una habilidad tan increíble como esa -”

 

¡Ah!

En realidad, el poder que obtuve por primera vez de la diosa me permitió comunicarme con todos los que no eran hyumans.

Y entonces, le pedí que me dejara comunicarse con hyumans.

Lo que significa que ahora puedo comunicarme con todos.

 

Daikokuten: “Ya veo. Esa chica es buena para encontrar atajos. De hecho, si se quita la capacidad de comunicarse con incluso una sola especie, ‘Dominio del Poder de las Palabras’ se convierte en una capacidad de comprensión normal. ¡Qué método tan secreto!”

Susanoo: “Entonces, cuál es la situación. ¿Makoto estará bien?”

Daikokuten: “Es mejor si renuncias a darle un poder. Makoto-dono está lleno del poder de los dioses hasta los límites de su cuerpo. Si estoy en lo correcto, Makoto-dono, ¿has aumentado la capacidad de tu poder mágico?”

Makoto: “Sí. Yo creo que sí.”

Daikokuten: “En ese caso, debes hacerlo varias veces. Y entonces trabajemos para contener de alguna manera este poder dentro de esa alma tuya.”

Makoto: “Mu-muchas gracias. Sin embargo, parece tener el efecto de expandir a Asora, así que me he estado refrenando de hacerlo últimamente.”

Daikokuten: “Susanoo, Atena y yo nos aseguraremos de que este mundo no entre en el ojo de la diosa, así que no hay necesidad de preocuparse por eso. Puedes expandir este mundo sin tener que preocuparte por esas cosas. Si llega a ser demasiado, haremos una visita de regreso aquí.”

 

¿No es un problema si este mundo se expande?

En realidad, ni siquiera consideraba la posibilidad de que este mundo fuera descubierto por la diosa.

A pesar de que sería tranquilizador tener a alguien que se asegurarse de que ella no será capaz de encontrarlo.

 

Susanoo: “Ese remedo de diosa. Está haciendo trabajo para gente que ni siquiera está aquí.”

 

Estás absolutamente en lo correcto.

Estoy de acuerdo con tus palabras, Susanoo-sama.