Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 69: Conclusión en Stella.




Manual




Io: “Q-qué ?!”

 

La espadachín que había caído hacia atrás ahora había regresado con su cuerpo revestido de una luz escarlata.

 

El ataque que Io utilizo como finta fue eludido a una velocidad que estaba claramente en un nivel completamente diferente de la de antes y de esa misma manera su espada se dirigió a su flanco.

 

Io apretó sus músculos abdominales, pero, el ataque que hasta ahora había sido repelido, en ese momento estaba cortado en el brillante cuerpo del gigante y la sangre fluía.

 

Nava: “Puedo cortar!”

Hibiki: “Naval, ¿qué tipo de magia es esa?! También debería ir a la parte trasera para que la coloquen en mí también”

Naval: “Jajaja, Hibiki eso es imposible. ¡Esto necesita un catalizador especial después de todo! ¡Sólo proporcióname apoyo obedientemente!”

 

Naval detuvo a Hibiki quien ya estaba tratando de ir a la parte trasera.

 

Hibiki: “Bu, bu, si tenías una carta del triunfo como esa, ¡deberías haberla usado antes! Estás brillando y te ves hermosa también ~”

Naval: “Estamos empujando con todo!”

 

La velocidad de la Naval era originalmente más alta que la de él. Incluso si la estrategia de Io es mover libremente su robusto cuerpo con fluidas técnicas corporales, en contra de la hyuman cuya altura es diferente y sobresalía en su velocidad, le era imposible evadirla por completo. Ahora que sus ataques estaban consiguiendo proporcionar daño adecuadamente, la situación se ha revertido completamente.

 

Mantenía su distancia no demasiado lejos, pero tampoco demasiado cerca, se enrosca sobre Io, el general demonio, mientras lo cortaba unilateralmente.

No había ninguna posibilidad de intervenir para Hibiki, Naval estaba dando tantos ataques como ella quería. Con su velocidad, no había ninguna posibilidad de seguirla y las heridas seguían incrementándose.

 

En comparación con su regeneración, la velocidad en la que recibía las heridas era más rápida. Pero a este ritmo, nunca llegará a conseguir una herida mortal. La herida que hizo en su flanco al principio ya ha sanado. Si hay algo a lo que puede aspirar, sería al debilitamiento por pérdida de sangre. Como era de esperar, cosas como el cuello, pecho y estómago, Io no le permitía aspirar a ellos.

 

Los ataques a dos manos de Hibiki dejaban solo cortes superficiales. Ella está cambiando a un estilo donde sus músculos no serán capaces de reaccionar a sus ataques. Con el objetivo de cortarlo, ella se está moviendo de manera que el error anterior no se produzca de nuevo.

Pero en ese giro de acontecimientos había un caballero que prácticamente se había detenido de boquear o detener los ataques. El miró la batalla con una expresión aturdida.

 

Bredda: “... Eso es... La Señal de la Rosa. ¿Estás jugando conmigo? ¿Por qué tiene eso...”

 

Parece que había notado algo, se dirigió a la parte trasera, donde esta Wudi.

Wudi, quien conocía la posición de príncipe que Bredda poseía, sólo pudo apartar sus ojos a la distancia.

 

Nadie en el grupo, a excepción de Wudi sabe sobre que Bredda sostiene la posición de príncipe. Debido a eso, hubo una gran cantidad de ocasiones en las que obtuvo información que otras personas serían incapaces de tocar. Y esa información, también fue la razón de por qué Naval fue capaz de cambiar esta situación en una ventajosa.

El fragmento de la rosa, la Señal de la Rosa.

 

Tiene el tamaño de una moneda, pero en realidad se trata de un objeto mágico que tiene un poder aterrador.

Es un artículo de un solo uso y, cuando se usa, el patrón de una rosa carmesí aparece en la parte posterior del cuello. Esta es también una de las razones de su nombre.

 

Su efecto es simple. Utiliza la vida del usuario como alimentación para aumentar el poder de manera forzada. Una vez que se activa, poco a poco consumirá la vida del usuario hasta su muerte, devorará con avidez ese poder y nunca será capaz de recuperarse. Y así, proporcionará al usuario una fuerza que supera en gran medida sus límites.

 

El tiempo del efecto dura hasta que la persona muere. De ninguna manera es un largo tiempo. Es decir, a cambio de un poder que el usuario nunca será capaz de obtener en toda su vida, su muerte termina siendo escrita en piedra.

 

Bredda: “Llamar a un tal como esa ... un plan. Naval, usted es ...”

 

Una espadachín pura como ella no puede activarlo. Bredda entendía eso. Sus pensamientos llegaron a la conclusión de que debe ser Wudi o Chiya quien cooperó con ella.

 

Bredda: (Lo más probable es que trate de Wudi. Si fuera Chiya, ella no estaría animándola tan alegremente. ¿Va a tales extremos para proteger a Hibiki-dono y a mí?!)

 

Ciertamente, no es una situación en la que se pueda sobrevivir sin el sacrificio de alguien.

 

Sin embargo, tomar toda la responsabilidad por sí misma y forzar su propia muerte, es algo que Bredda no aprobaría. El caballero que escondió su posición social y se unió al grupo, todavía no tenía la forma de pensar que un miembro de la realeza debería tener. A veces es necesario sacrificar a alguien. Esta realidad es algo que un político no puede evitar.

 

Y, de hecho, la eficacia de La Señal de la Rosa es inmensa. Incluso en su estado actual, Io, quien había demostrado ser un oponente difícil para ellos, ahora estaba actuando a la defensiva. Es alguien que, incluso con el hándicap de una bendición de 4 tiempos aún era capaz de ganar.

 

Hibiki: “¡Ah, Naval! ¡No debes, ese ataque es ...!”

 

No hay manera de saber si la advertencia de Hibiki la alcanzó. Naval, quien salto al aire, balanceo su espada hacia el frente y corto el brazo del general demonio. Y entonces, esa espada siguió cortando... y se detuvo.

 

Io: “Te tengo!”

 

Io acuño la espada y apretó sus músculos. Su brazo opuesto dispara un potente gancho a Naval.

 

Naval: “Todavía no !!”

 

En el aire, ella puso su mano derecha encima de la izquierda que está en la parte posterior del mango y puso su fuerza en la espada como si empujara con todo su cuerpo. Naval, pateo el cuerpo de Io, utilizo ese impulso para empujar la espada que había dejado en el medio y rebano del hueso y la carne que quedaban.

 

El gancho se acercaba a ella desde abajo, pero Naval logro poner sus pies en la parte superior de el mismo y utilizar esa fuerza para ascender en la dirección del ataque.

 

Io no dejó escapar un solo grito al tener el brazo cortado y no detuvo su puño tampoco. Sin embargo, se podía ver claramente que estaba sudando y al mirar a su propio brazo que ahora estaba sangrando, finalmente se distorsiono su expresión.

 

Un aerosol de sangre que nunca había ocurrido estaba ocurriendo ahora.

 

Io: “Que aterradora, Mujer de blanco. ¿Dijiste que tu nombre es Naval? Sabías del ataque que venía y aun así atacaste con avidez para cortar mi brazo, por otra parte, pateo mi puño eliminando su poder. ¿Es usted un monstruo de la espada?”

Naval: “Que un general demonio me llame monstruo, no se siente tan mal. Ahora he comprendido la manera de cortar sus brazos. Si los brazos que lo protegen se han ido, será más fácil cortar la cabeza”

 

Reía sin miedo, sacudió la sangre que se pegó a su espada. Su espada ya estaba vestida con un débil resplandor y el aura blanca que ella liberaba de su interior se estaba poniendo cada vez más fuerte. El aura brillante fluye hacia todos los lados, como si el bailara y después desaparecía.

 

Io: “Así que hay una magia de los hyuman que no conozco ¿verdad? Honestamente, estoy profundamente sorprendido”

Naval: “Bueno, a mí me sorprende también. Su poder es algo que no puede lo abrumar aun cuando fui a tales extremos. Como era de esperar de un gigante de 4 brazos. Usted es uno de los que llamamos genio eh”

Io: “... Yo era originalmente un gigante normal de 2 brazos sabes? Lo que usted corto no es uno de mis brazos originales”

 

Io respondió a los elogios de Naval.

 

Io: “En aquel momento, cuando fuimos atacados por la araña, no pude salvar a mi mejor amigo. Cuando logré repelerla con mi cuerpo lleno de heridas, volví con los brazos de mi amigo y los trasplantaron en mí. Aunque tomó mucho tiempo hasta que fui capaz de moverlos de manera adecuada”

Naval: “Bueno, eso fue descortés de mi parte entonces. Lo siento, pero voy a tener que terminar esto. También hay una mujer zorro ¿verdad? De los 4 generales del señor demonio usted es el más débil. No podemos tomarnos nuestro tiempo.”

 

La luz que venía del cuerpo de Naval superó el pico y ahora se estaba debilitando.

Tal vez ella es consciente de sí misma o tal vez no, una vez más comenzó su ofensiva.

 

Io: “¿Soy el más débil? Fumu, parece que ustedes están haciendo un etiquetado raro allí. ¿Por qué un general débil iría a la primera línea? En cuanto a la batalla, yo soy el más fuerte de los generales del señor demonio. No hay ningún general demonio que me pueda ganar en un uno a uno”

 

Contra el feroz ataque de Naval, Io se limitó a endurecer sólo las partes que utiliza para protegerse y poco a poco se las arregló para hacerlo poco profundo. En este tipo de escena en la que la sangre se pulverización aquí y allá, Io parece estar en calma, pero en realidad se está ligeramente reorganizando.

 

Naval: “¡Esa es una buena noticia, entonces! ¡Si somos capaces de derrotarlo, seremos capaces de dar un gran paso adelante!”

 

Ni siquiera se inmutó ante las palabras “el más fuerte”. Naval puso toda su fuerza hacia el general demonio.

Mientras manejaba la combinación de puñetazos, ella puso su fuerza en el brazo que sostiene la espada y poco a poco, atacando con toda su fuerza, ella mantenía su distancia, mientras se movía.

En medio de esto, Naval dio un paso hacia atrás y gira sobre su cuerpo. Como si hubiera estado esperando este momento, ella hizo exactamente lo que había previsto Io.

 

Bredda: (¡No es bueno! ¡¿Naval no lo ha notado ?!)

 

Bredda, quien ha estado observando la pelea, lleno de emociones complejas, temía que Naval no fuera capaz de evadir el siguiente ataque que venia del general demonio.

Puede ser porque Bredda ha recibido muchos ataques, él es un experto en la lectura de las destrezas de su enemigo.

Esta vez, Io se trasladó hacia Naval sabiendo que ella tomaría distancia porque no le gustaba la forma en que la situación estaba fluyendo.

 

Naval: “… ¡¿Una patada?!”

 

Así es. Io no había utilizado ni una sola patada hasta ahora.

El rango de ataque que tiene es más amplio en comparación con un puñetazo. El lugar donde naval esta, ya no es seguro. Ella está dentro de su rango de ataque.

En el espacio entre ellos, el cual ella pensó era seguro, una rápida patada que no encaja con la apariencia de este gigante fue liberada. Evitarla era imposible.

 

Io: “Usted no debe ser descuidado!”

Bredda: “Ciertamente!”

 

Desde el lado de la patada, apareció una sombra.

 

Bredda, quien había notado la predicción de Io, se trasladó para dar apoyo. Ya que defenderse de ese ataque desde el frente es peligroso, atacar la pierna desde un lado para cambiar su dirección es algo que de alguna manera se puede hacer. La decisión de Bredda fue correcta.

Con la dirección de su patada desplazada por una obstrucción inesperada, por supuesto, el equilibrio de su cuerpo se desmorono. Los ojos de Naval brillaban con el deseo de atacar.

 

Bredda: “Lo hice!”

 

Remplazando la patada de Io, apareció Naval. Sus movimientos que esparcían polvo de luz eran tan preciosos como una danza.

 

Io, quien había leído el objetivo de la chica con precisión, dejo el brazo que está apoyando en su cuerpo y utilizo sus dos brazos restantes para proteger su cuello.

 

Hibiki: “No te voy a dejar interferir! ¡¿En este momento ni siquiera es capaz de contraatacar cierto?!”

 

Hibiki corto con fuerza uno de los brazos con todo su cuerpo. Si se cortaba al menos uno de los brazos que están protegiendo el cuello, es posible ganar.

 

Naval: “Hibiki, gracias!”

 

Deslizándose a través del brazo que le quedaba, la espada de Naval alcanza el cuello de Io.

 

“Nuu wu! ¡¡¡Gu!!!”

 

Ella no era capaz de hacerlo volar. Eso la llevó a deslizarse a través de su brazo y soltar un puñetazo.

 

Pero su espada, sin duda alcanzo su cuello. El resplandor blanco que cubría la espada ahora brillaba débilmente y sólo proteger el cuerpo de Naval.

 

La espadachín blanco utilizo su energía restante para tratar de cortar el cuello al colocar su fuerza en el lado opuesto.

Pero no se movió.

La espada que había alcanzado su cuello no se movió un centímetro.

 

Io: “Loable. Y pensar que sería capaz de hacer todo esto. Me disculpo por mi falta de cortesía al tomarlos a la ligera”

Naval: “… Bastardo. Ese cuerpo es ...”

 

La piel púrpura de Io comenzó a teñirse de un tono negro.

 

Io: “Y Pensar en esta lucha iba a encontrar a un oponente con el que tengo que usar todo mi poder”

 

Las palabras del gigante negro enviaron escalofríos por la espalda de Naval. La espada que había llegado con claridad a la garganta presionando con toda la fuerza de sus dos brazos, se apartó a un lado. La espada se rompió ....

 

Sin preocuparse de eso, intercambió miradas con Hibiki y Bredda y tomaron distancia de Io. Io no dio persecución.

 

El gigante, con el filo de la espada todavía en su cuello, permaneció de pie.

 

Hibiki: “... Esto es una broma, cierto? ¿Me estás diciendo que ahora está en su fase 2?”

 

Las palabras de Hibiki eran borrosas. Hasta ahora ya ha sido un oponente fuerte al que apenas podían manejar y, sin embargo, se ha hecho aún más fuerte. No una hay situación más desesperada que esta.

 

Bredda: “De ninguna manera. Ni siquiera estaba utilizando toda su fuerza cuando luchaba con naval en ese estado”

 

Las palabras de Bredda eran de mortificación, una persona que ha sido llenada con desesperación.

 

Io: “Lo lamento por eso”

 

Io en silencio se preparó.

 

Naval: “Wudi !!!!”

 

Las palabras de Io fueron ahogadas por el grito de Naval y resonaron en toda la zona.

Wudi, volviendo a sus sentidos, y activa rápidamente el hechizo que había preparado.

 

Wudi: “Chiya, activare un hechizo de movilización de alta velocidad. ¡Necesito ayuda!”

Chiya: “S-Sí!”

 

Las manos abiertas que coloco enfrente se retrajeron y fueron firmemente agarradas al mismo tiempo. Sus ojos estaban centrados firmemente en Hibiki y Bredda. No veían para nada a Naval.

 

Hibiki: “Eh”

Bredda: “Uah”

 

Tanto Hibiki y Bredda sintieron que eran jalados por algo y fueron llevados al lado de Wudi.

Cerro sus ojos. En aras de reafirmar su determinación.

 

Un giro inesperado de los acontecimientos se produjo, pero él ya había aceptado el futuro predicho que habló con ella mediante la transmisión del pensamiento.

 

Los ojos bien abiertos de Wudi sólo estaban viendo hacia el camino que el héroe Gritonia tomó. El camino podría estar bloqueado por algunos soldados, pero no hay duda de que es el lugar con menos defensas.

 

Levando su cetro.

 

Hibiki: “Espe- Wudi?”

 

Hizo caso omiso a las palabras de Hibiki.

 

Por el contrario, con el hechizo activado con el apoyo de Chiya, se retiraron del campo de batalla a una velocidad nunca antes vista.

 

Chiya: “¡Eh, Wudi-san! ¡Naval-san está allí todavía!”

Wudi: “Chiya, no debes, bajo ninguna circunstancia detener tu apoyo.”

Hibiki: “Wudi! ¿Qué estás haciendo ?!”

Wudi: “Bredda-sama. Por favor, sostenga a héroe-dono. No me importa si es sólo por un corto periodo de tiempo”

 

Sin escuchar las opiniones de nadie ...

 

Wudi cumplió su promesa con Naval y utilizo su magia a la máxima potencia para que el grupo quedara fuera de los límites del campo de batalla. Los soldados del señor demonio que tocaron la zona verde que los rodeaba fueron cortados en pedazos, y a la par de sus gritos, ellos salieron a toda velocidad. Incluso cuando llegaron a donde los soldados del Reino que estaban tratando de salvar a Hibiki estaban, no disminuyeron su velocidad.

 

En el momento en que el hechizo perdió su efecto, el no pudo pronunciar una sola palabra y simplemente se desmayó.

 

En el otro lado.

 

Io, quien había comprendido la razón del grito de Naval, ordenó a los soldados la búsqueda de ellos. Sin embargo, ellos pasaron a través del campo de batalla a gran velocidad por lo que era una orden difícil de seguir. Los que siguieron fielmente esa orden fueron convertidos en carne picada, las flechas estaban rotas y los hechizos fueron bloqueados.

 

Naval: “Wudi-dono, estoy realmente agradecida”

Io: “Así que este era el plan eh”

 

Con una expresión amarga llena, Io pregunto a la mujer hyuman que se quedó.

 

Naval: “Sí es cierto. Mi carta de triunfo es un poco peligrosa”

 

Dicho esto, Naval tomo su postura con su espada rota. El resplandor que se estaba levantando de su cuerpo ya estaba hueco, y lo que quedaba solamente se dispersó.

 

Io: “Por lo que veo ya no eres capaz de pelar más. ¿Aun así, seguirás?”

 

Las palabras del gigante eran como un suspiro que resonó en el lugar.

 

Naval: “Por supuesto. ¡No he utilizado todo lo que tengo después de todo!”

 

La luz en los ojos de Naval era en realidad más fuerte incluso en esta situación. Sosteniendo firmemente su espada rota, redujo la distancia entre Io y ella.

 

Io: “¿Estás buscando una muerte honorable ?!”

Naval: “Mi vida hubiera caído sin piedad e indignamente en el campo de batalla de todos modos!! Soy capaz de decidir el lugar de mi muerte, me dieron una razón para morir, y, por otra parte, ¡soy capaz de permanecer en la memoria de un amigo insustituible! ¡Para ser la muerte del monstruo de la espada, está situación es demasiado buena!”

Io: “Qu -”:

 

Io estaba pensando que Naval eludiría el puño y avanzaría a quemarropa. Al ver su predicción que resultó completamente diferente, inconscientemente soltó una voz de sorpresa.

 

El puño del general demonio... atravesó a la chica. Es un ataque que cualquiera podría decir que resulto en una herida mortal. Naval, tenía un puño creciendo fuera de su espalda, ¿qué es lo que estaba esperando a hacer ahora?

La chica que estaba vomitando sangre, levantó las comisuras de la boca.

 

Naval: “Ven a mí, Mensajero de la Muerte”

Io: “?”

 

Justo antes de morir, el susurro de Naval no llegó a oídos de Io.

 

En un instante, un fuego azul se extendió en el entorno y cubrió todo su campo de visión. El fuego se acumulaba de manera constante en él y ella como si tratara de rodearlos, convirtiendo todo lo que tocaba en polvo.

 

No era el vivido cielo azul que refresca los ojos de todos ...

Es como el que se ve después del crepúsculo, un azul oscuro y estancado.

 

Io: “¡¿Esto es ... esto es ?!”

 

Una magia ancestral que emplea la vida como precio, es lo que Io concluyó. Porque ella es una espadachín, esta posibilidad se deslizó por completo de su mente. Ahora que los dos que podrían usar magia se habían ido, en una parte de su mente se había anidado la idea de que no había “magia” en sus opciones.

 

Bolas de flamas azules de una extremadamente alta densidad envolvían el cadáver de Naval y al gigante negro.

Con una expresión como si fuera a explotar en cualquier momento, se hizo más pequeña, y en la zona, uno podía oír los gritos de Io. Tal vez tomando los crecientes gritos de él como una señal, las llamas azules mostraron un cambio.

 

En el momento en que brillaba intensamente, en el instante siguiente, crearon una gran explosión.

 

La explosión era de un enorme alcance y los demonios y hyumans destinadas a retirarse en los alrededores quedaron atrapados en la explosión.

 

Un fuerte estruendo gobernó toda la zona por un momento, una llama ardía en el campo de batalla.

 

Cuando los dos se desvanecieron, un bulto de algo carbonizado fue dejado en el suelo.

Es lo que antes era Io.

Con una forma encogida, el cuerpo carbonizado parecía una roca grande.

Al lado de la roca, una mujer de piel azul apareció de la nada y le tocó la mano.

 

Parecía como un demonio, pero en esa cara, los cuernos que son su rasgo especial no están en ninguna parte. Tenía una figura delgada y un traje que apenas ocultaba las partes más importantes.

 

Miró el bulto negro con una mirada aburrida.

 

“Io, despierta. No estás muerto ¿verdad?”

Io: “......”

“Todavía tenemos que hacer la reparación del ‘Hades’, así que hazlo rápidamente. Incluso si hemos llegado a una buena conclusión, todavía tenemos que hacer el mantenimiento. ¡Ey, despierta!”

 

La mujer demonio, que no tenía una astilla de duda sobre su supervivencia, pateo a la roca negra. Parece que estaba de mal humor.

La escena que le mostró a Hibiki al regenerar su brazo carbonizado, se repitió una vez más, pero con todo su cuerpo.

 

Io: “Ella ralamente hizo como eso, esa mujer”

“... Como era de esperar, todavía estaba vivo eh. Matarte tomaría demasiado. Regresemos, todavía tenemos mucho que reportar, después de todo”

Io: “Sí, ve tu primero”

“Ah, de acuerdo. Entonces regresa caminando. Decir una cosa tan fría incluso cuando salí de mi camino para venir por ti”

Io: “...Naval Eh. Ese nombre ... lo recordaré”

 

Io observo profundamente a el brazo que fue cortado por una sola mujer hyuman. La figura de la mujer no puede ser encontrada por ninguna parte. No sólo su cuerpo, incluso su espada y herramientas; todo se convirtió en polvo.

 

“Ah Cierto. El ataque relámpago al reino de Limia ¡fracasó”

Io: “¿Qué ?!”

 

Al oír palabras inesperadas, la voz de Io se tornó áspera. Las acciones de esa mujer llamada Naval estaban fuera de sus expectativas, pero la estrategia en su conjunto debería haber sido realizada sin incidencias.

Tomando en consideración el hecho de que en lo que estaba más seguro de alcanzar el éxito había fallado, su reacción fue natural.

 

“En el momento en que se convirtió en una fea roca, una serie de acontecimientos inesperados ocurrieron. Y así, el otro lado fallo. Más tarde te diré las partes podemos entender”

 

Io: “Ese par de monstruos ... Fallaron?”

“Así es. En este momento están lo suficientemente débiles hasta el punto en el que incluso nosotros seriamos capaces de matarlos. ¿Qué demonios habrá sucedido? Si los hubiera acompañado, habría sido capaz de ver”

Io: “No puedo creerlo”

“Fue algo que de ninguna manera imaginamos que podría pasar, incluso yo, si se trata de la forma en la que terminó, no es para nada divertido. Si hubiera sabido que esto pasaría, habría matado al héroe de Gritonia. El efecto del anillo fue instantáneo en este lado. Él se convirtió en un debilucho insignificante en un instante”

 

La mujer que ya estaba volando en el cielo, sin ocultar su mal humor, lanzo casualmente unas palabras a Io que podrían ser tomadas como un monólogo de ella. Posteriormente, regresó al fuerte Stella el solo.

 

Tal vez no era perfecto, sin embargo, arrastró su cuerpo, mientras entraba en contacto con los soldados y les ordeno que para limpiar los hyumans que quedaban. Y siguiendo el camino que la mujer tomó, Io regresó a la fortaleza.

 

De esta manera, la batalla para capturar el fuerte Stella había terminado.

Dejando una gran herida en los hyumans ...

Y moviendo al mundo poco a poco.