Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 65: La angustia de Hibiki.




Manual




La batalla comenzó en silencio.

 

El discurso ceremonial con la Diosa termino sin ningún tipo de problemas, la diosa otorgo su bendición tanto al reino como al imperio. Al mismo tiempo, se supone que la raza de los demonios debió de haber recibido la maldición.

 

Hibiki se sentía incómoda al pensar que el héroe Gritonia haría algo desde las sombras, pero todo termino prácticamente con él leyendo el discurso directamente de un documento.

 

Las tropas del reino comenzaron su avance justo como estaba previsto y se pusieron en contacto con el enemigo. Hibiki y los otros, que estaban a varias líneas detrás de la primera línea, sintieron el aire del campo de batalla con su piel.

 

Pero la situación era un poco diferente de las expectativas.

 

Es cierto que la fuerza de los miembros de la alianza aumentó mucho. Incluso Hibiki, quien aún tenía dudas, podía ver a simple vista como el poder de los hechizos se había duplicado literalmente.

 

Sin embargo, no se sentía como si la fuerza de sus enemigos se hubiera reducido a la mitad. No es como si Hibiki hubiera entrado en el campo de batalla para confirmarlo, pero ellos no parecían estar debilitados hasta el punto de ser reducidos a la mitad.

 

Aun así, el desarrollo de la batalla avanzaba favorablemente. El lado hyuman había avanzado en varias ocasiones en el campo y fueron dispersando a las tropas de la raza de los demonios como si estuviera rasgando a través de trozos de papel. No había ni un solo caso en el que su lado se viera obligado a retroceder.

 

Fue un progreso que haría pensar a cualquiera que lo único que quedaría por hacer es tomar el interior de la fortaleza. El reino y el imperio también empujó a sus tropas hasta el frente de la fortaleza. La parte frontal de la fortaleza fue ampliamente despejada por los propios demonios. En consecuencia, había una gran cantidad de hyuman inundando la fortaleza.

La moral era alta. Era sólo cuestión de tiempo antes de que pudieran asaltar el interior de la fortaleza.

 

Pero toda esta cadena de acontecimientos en la batalla ocurrió sin la ayuda de Hibiki y los demás, y el imperio no ha hecho ningún informe de que el general de 4 brazos aparezca. Debido a todas está situaciones Hibiki tenía dudas. Las alarmas dentro de la cabeza de Hibiki sonaban con toda su fuerza. Ellas están tratando de decirle algo Hibiki.

 

Hibiki: “Ne, Naval. Esto es un poco raro. Sin importar las circunstancias, esto es demasiado fácil. ¿Este lugar en verdad es la fortaleza inexpugnable?”

Naval: “Sí, no hay manera de que esto vaya a terminar sin que nosotros ágamos algo. ¿Podría ser que el héroe-sama del imperio este haciendo una gran participación?”

 

Hibiki ignoro completamente la última parte de sus palabras y sólo puso a la fortaleza en su mente. Incluso el mercenario que tiene mucha experiencia en el campo de batalla, naval, sintió esta extrañeza. Puede significar que algo realmente va a suceder. Sus instintos están tratando de decirle algo, pero debido a su propia falta de experiencia, ella es incapaz de pensar en nada. Esto es irritante.

 

Bredda: “¡Pero! ¡Una vez que derribemos la puerta, se decidirá la batalla! ¡Una vez que tomemos el Fuerte Stella! ¡Por fin vamos a ser capaces de dar el primer paso para recuperar Elision!”

 

Bredda estaba en un estado completamente excitado. Se encontraba en un estado donde no hay forma en la que pueda pensar racionalmente. Incluso Wudi quien estaba en línea con Chiya tenía una expresión inusual de emoción mientras miraba el campo de batalla.

 

Chiya se estaba acostumbrando poco a poco al campo de batalla, pero todavía tenía miedo del ambiente del mismo. Era como si de alguna manera fuera capaz de mantenerse firme al estar lado a lado con los demás.

 

Así es, el estado de Bredda y Wudi le contaban sobre el campo de batalla. Literalmente un asalto directo a la parte delantera. En el campo de batalla ya no existía ni el imperio ni el reino. Ellos tomaron direcciones ligeramente diferentes, pero ambos soldados se reunieron en la fortaleza y se dirigían a la puerta.

 

Hibiki: “Simplemente no puedo quitarme de encima este mal presentimiento. Wudi, Chiya-chan. Por si acaso, preparen un hechizo en espera para una formación de defensa y uno de movimiento de alta velocidad”

Chiya: “Pero hacerlo en todos es imposible. Me costaría un ojo incluso hacerlo en nuestro entorno”

 

Chiya dijo desanimada. Ella no se refiere a la cantidad de poder mágico sino a la zona que un hechizo puede alcanzar. Ella no es buena en la ampliación de la zona de sus hechizos.

 

Wudi: “Si es sólo nuestro grupo, puedo colocar un hechizo de movimiento de alta velocidad. Pero en cuanto a toda la unidad es simplemente imposible. No soy un espíritu, después de todo”

 

Wudi, por el contrario, no tiene tanta cantidad de poder mágico como Chiya. Incluso si es capaz de controlarlo, no podía maneja el poder mágico utilizable.

 

Hibiki: “Entonces no me importa si solo somos nosotros. No estamos haciendo nada de todos modos, así que por favor”

 

Si bien tenían sentimientos de desconcierto, los dos aceptaron la solicitud del héroe. Formaron el hechizo y lo dejaron en un estado de espera. Siguen siendo parte del grupo del héroe después de todo. Una Azaña de ese nivel es posible para ellos.

 

Hibiki: (Si se tratara de mí, ¿qué aria? Lo que yo haría si el ejército del imperio y el ejército del reino se reunieran en un solo lugar sería ...)

 

Hibiki reflexiono. Pensó en los acantilados a ambos lados del fuerte Stella. Originalmente fue una fortaleza que funcionó como un cuello de botella. O más que eso, ella no entendía por qué la raza de los demonios había dejado la parte delantera de la fortaleza vacía antes de la batalla, asiéndola más fácil de atacar. Una opción podría ser tener soldados estacionados en los acantilados y hacer que atacan desde arriba. Pero eso ya es algo que han estado haciendo. El ejército ha recibido ataques desde la parte superior de la fortaleza y los acantilados.

 

Lo que pensó después fue en la diferencia de altura. La fortaleza está en una posición alta y las tropas hyuman atacan desde la parte baja de la colina. Pero no es una pendiente muy inclinada. De la situación actual, parece que podrían lanzar rocas desde la puerta principal, pero no hay ninguna razón plausible para dejar que el enemigo llegue tan cerca de ellos sólo para hacerlo.

 

También podrían inundar el castillo, pero se necesita una gran cantidad de agua para hacerlo. Al igual que las rocas que caen, se siente como que están tomando en cuenta la temporada del año.

 

Hibiki: (¿Podría ser ... que las paredes de la izquierda y la derecha nos atrapen como en las películas de los cazadores de tesoros? Eso es exactamente lo que se podría usar cuando el enemigo está avanzando en un camino estrecho. ¿Qué demonios se supone que van a hacer? Bueno, si al menos preparo las cosas de modo que pueda regresar al campamento, debemos ser capaces de hacer frente a la mayor parte de todo lo que pudiera venir ... probablemente)

 

En primer lugar, la estrategia de esta vez tenía una gran cantidad de puntos que Hibiki no comprendía. Y no sólo con respecto a el ejército enemigo. También se trata del héroe, en el momento en que sus compañeros se encontraron con él, comenzaron a cantar alabanzas. Ella no podía entenderlo. Es cierto que Hibiki no tenía mucha experiencia en las guerra por la noche, pero si van por la molestia de hacerlo, por lo menos deberían hacerlo cuando la luna no esté fuera. Y fuera posible en un clima nublado y con pocas estrellas a la vista, de esa manera haría el plan más sólido, es lo que pensaba Hibiki. Parece que el Imperio era bastante inflexible con el día, pero incluso después de que el plan inicio, Hibiki no podía entender su verdadero significado.

 

Mientras pensaba en eso, ella miro a su propio ejército.

 

Todo era una locura. Este fue realmente un momento en donde se llegó a una locura fuera de control. A pesar de que la ansiada fortaleza es está justo delante de sus ojos, los soldados que se encuentran en la primera línea sólo pueden ver la puerta. Por otra parte, en el campo de batalla delante de la puerta, normalmente sólo deberían estar los soldados de la primera línea, pero hay unidades de la zona media e incluso hay magos que deben estar en la parte trasera. Por otra parte, lo mismo sucedía con el ejército del Imperio.

 

En frente de ellos está la fortaleza de la raza de los demonios que ha robado a una gran cantidad de sus amigos y familiares. En cuanto a Hibiki, este lugar no ha robado a nadie de ella, pero, ella comenzó a entender en esas palabras el significado de la locura que se está liberando.

 

Hibiki: (Esto es la guerra ... eh. Incluso si lo entiendo, todavía es difícil de soportar. Explotan en alabanzas y gritos de alegría por matar)

 

Incluso la calmada Naval tenía una llama en sus ojos que no podía ocultar. Los únicos que sentían temor eran probablemente Chita y ella misma, es lo que pensaba Hibiki.

 

Veía a la raza de los demonios como enemigos, como existencias que deben ser erradicadas, es lo que creía y creyó comprender. Pero ella no se dio cuenta que, a partir de un pensamiento caprichoso, estaba contando inconscientemente las muertes de la raza de los demonios como muertes humanas. Estos son los remanentes de la forma de pensar de su mundo anterior. A decir verdad, para Hibiki, la apariencia externa de la raza de los demonios era la de un ser humano.

 

Hibiki: (No, puede que sea lo mismo con Tomoki. Es una persona que era originario de Japón, después de todo. Su actitud de antes solo era él *pretendiendo ser duro*).

 

Hibiki fijo un “probablemente” en el chico que parecía confiar demasiado en su nivel, mientras pensaba. Viviendo en un mundo donde normalmente no se llega a ver la muerte de la gente de cerca, no hay manera de que se pueda adaptar a este campo de batalla tan fácilmente después de todo.

 

Naval: “Ah, la puerta ...”

Bredda: “¡Se abre!”

 

Las palabras de Naval y Bredda. Hibiki pensó que esas eran sus propias palabras, pero sintió alivio de que todo iba a terminar siendo un miedo sin sentido.

Los gritos que brotaron de las tropas hyuman resonaron en el campo de batalla como rugidos de ira.

En ese momento.

Los temores sin sentido, que Hibiki había tirado a la basura, de repente se volvieron realidad

El suelo... colapso.

 

En una fortaleza que se encuentra en la parte superior de una suave colina, justo enfrente de las puertas la tierra se abrió. Toda ella.

Sucedió como si tomara los gritos de los hyuman como una señal.

Se derrumbó en un instante. Aunque diciéndolo con mayor precisión, la tierra “desapareció”. Debajo de él, la oscuridad. Incluso si se tiene en cuenta que es de noche, el paisaje de abajo todavía se sentía como un profundo abismo.

Un silencio de unos segundos. Así que el suelo era un producto de la magia eh. Hay incluso sonidos que provienen de la base diciendo “se derrumbó”.

 

Hibiki: (¿El suelo... desaparecido ?!)

 

¿Era sorpresa o estupefacción? Un extraño espacio con la voz de alguien se extendió en el campo de batalla.

¿Cuantos lograron entender que el suelo había desaparecido al igual que el héroe de Limia?

 

Hibiki: “Wudi! Chiya-chan!”

 

Hibiki ya se había preparado por si acaso, por lo que ella fue capaz de reaccionar más rápido que nadie. Era una situación en la que los dos hechizos preparados podrían servir. Era una situación en la que normalmente se solicitaría solamente magia de soporte de movimiento de alta velocidad, pero por si acaso, también había magia de suspensión en el aire preparada por Chiya. Una buena jugada por parte de Hibiki.

 

Unos segundos más tarde, el hechizo se activó y el grupo de Hibiki fue capaz de evitar caer. Una barrera de tenue luz azul se activó también y una cúpula de magia de defensa fue creada.

 

“Aaa ... Aaah ...”

 

Las voces de los aliados que cayán fueron escuchadas por el grupo.

 

No hay manera de saber qué tan profundo era el agujero, pero ya que no se preparó cualquier contramedida para ello, el resultado consecuente era predecible.

 

Mirándolo de una manera objetiva, la mitad de los soldados que se volvieron locos y se precipitaron a la primera línea habían desaparecido en un segundo.

 

En realidad, sólo se podía considerar como algo absurdo, Hibiki no pudo pronunciar una palabra. Los únicos que quedan del ejército del reino fueron los lanzadores de conjuros en la retaguardia, la unidad de arqueros y los caballeros que se colocaron junto con los nobles en el centro.

Destrucción parcial ... no, un daño más grande que eso.

 

Mientras rezaba para que los que caían fueran capaces de sobrevivir de alguna manera por su propia cuenta, Hibiki, sin importar el lugar, gritó palabras a su grupo como si tratara de reprimir el grito que estaba tratando de salir.

 

Hibiki: “Wudi, por ahora regresa arriba! Por favor, intenta ir tanto como sea posible a la parte trasera. Naval y Bredda vendrán conmigo y encuentren tantas unidades restantes como sea posible, Chita mantén la barrera ¿de acuerdo ?!”

 

Hibiki miro hacia arriba. Es algo que se esperaba, pero ... flechas y piedras, así como hechizos de muchos colores comenzaron a llover sobre ellos.

 

Hibiki: “... Naval, Bredda. Cambio de planes. ¡Hasta que seamos capaces de regresar hacia arriba, intercepten todos los ataques! ¡Ven conmigo también Horn! ¡Vamos a sobrevivir!”

 

Las palabras de Hibiki llamando a su bestia guardiana, el lobo en su cinturón de plata, Horn, también se animaba a sí misma.