Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 85: Rumores – Mio, cocina y el héroe (1)




Manual




Vendedor: “Ehm, algas espesas y pescado seco y duro... ¿verdad?”

 

Una mujer que no encaja con la imagen del mercado camina por la ciudad portuaria.

Los bulliciosos puestos venden varios artículos a en ambos lados de la calle, y las llamadas de los comerciantes gritaban en voz alta.

 

Que los lugares donde no hay puestos sean las calles, lo convierte en un laberinto complicado con los caminos de forma irregular.

 

Las personas que caminan por la calle normalmente están desnudas en la mitad superior o usando una camisa delgada. El número de hombres musculosos es alto.

 

Ella claramente no está familiarizada con en este lugar, una chica con ropa de color azul índigo profundo cerca del negro, es obviamente una existencia que esta fuera de lugar aquí.

 

La ropa llamada kimono es, probablemente, un atuendo que nadie en esta ciudad portuaria ha visto antes.

 

Y también, el cabello que puede o no puede llegar a sus hombros, de color negro brillante que ha sido muy bien recortado. Su larga hendidura y ojos negros, y sus vibrantes y profundos labios rojos. La belleza que emite colores llamativos era clara a los ojos de todos.

 

Su atuendo y apariencia, combinados, hacen que las personas que caminan por la calle se den la vuelta y miren dos veces. Esa persona es una de las joyas más fuertes de la Compañía Kuzunoha, Mio.

 

Su representante, Makoto, se encuentra actualmente en la Ciudad Academia y acaba de abrir una tienda allí. Tomoe quien estaba estado actuando junto a ella, ha recibido un encargo de Makoto y se encuentra en un lugar muy lejano, por lo que en este momento Mio está sola.

Pero no está libre.

 

Por el bien de explorar la ciudad portuaria como Makoto le pidió, avanzo a través de la carretera al norte de Tsige y llegó a esta ciudad que se encuentra en el mar.

 

No es una ciudad muy grande. En comparación con Tsige, el tamaño es claramente menor.

Las otras regiones remotas tienen una ruta terrestre para la distribución de mercancías denominada la carretera dorada, pero el crecimiento de esta ciudad es ligeramente moderado.

Caminar al paso de un hyuman y toma sólo unos días, solo por eso cualquiera sería capaz de plantear varias preguntas.

 

En cualquier caso, este lugar es la ciudad portuaria “Koran” la cual esta bendita, en cierta medida. No tiene una conexión directa con la ruta de aprovisionamiento especial de la frontera del mundo, e incluso cuando tienen la posibilidad de recibir buques mercantiles de la clase más alta, todavía no han llegado a esa escala. Una ciudad deplorable.

 

Aun así, obviamente, no hay necesidad de comparar esto con Tsige en cuanto a productos marinos. Había muchos ingredientes que Mio había visto por primera vez desplegados en el mercado.

Sin embargo, parece que ella aun no puede encontrar lo que está buscando o algo cerca de eso. Mio detuvo sus pies y suspiro.

 

Mio: “No puedo encontrar nada parecido a las algas y el Bonito*”

*(Nota: El bonito es una especie de atún muy usado en algunos platillos de la cocina japonesa)

 

Lo que Mio está buscando son ingredientes que son bastante comunes en el mundo de Makoto.

Es sólo que, esto no es algo que Makoto pidió.

 

Después de que Mio se separara de Makoto, ella ha estado disfrutando de la comida y ha visitado la mayoría de los famosos restaurantes y bares de Tsige. Makoto le ha acompañado a comer mientras camina y prueba cada platillo que él recomienda, pero incluso si hay muchos, todavía hay un límite. Hay algunos restaurantes que ella no ha visitado, pero está claro que va a tocar fondo muy rápido. Para Mio quien ama Makoto y la deliciosa comida, esto era una situación preocupante.

 

Y luego una oportunidad apareció.

Tomoe con indiferencia dijo esto.

 

Tomoe: “En ese caso, ¿no está bien para Mio simplemente hacer la comida que a Waka le gusta?”

 

Para Mio, estas palabras eran literalmente una revelación divina.

Hacer sus alimentos... ella misma.

Para la chica que solo se dedica a comer la comida que le ponen en frente, el impacto de esas palabras hizo que su cuerpo se tambaleara. Y luego miró a Tomoe con una cara seria, como si estuviera viendo a un genio.

 

Eso es exactamente.

 

Si lo hace por sí misma, ella puede crear lo que considera que es el sabor ideal. Incluso el sabor que desea para Makoto, ella podría ser capaz de hacerlo, es lo que pensaba.

 

Para empezar, ella trató de recrear la comida que ha comido hasta ahora. Pero ella se quedó atónita.

 

No sabía el proceso de cocinar en absoluto.

 

Cortar, hornear, hervir, freír, ese nivel se puede manejar, pero los pasos adicionales simplemente están fuera de la cuestión.

 

Hay gente en Asora que puede cocinar, y ella fue enseñaba en su mayoría por los orcos en la cocina para aumentar sus habilidades.

 

Aun así, ella no fue capaz de alcanzar el nivel de la comida que comía en Tsige. Mio, redujo el número de solicitudes que tomó en el gremio de aventureros y volvió a visitar los restaurantes y bares y bajó la cabeza ante los cocineros de allí.

 

Ella lo intento varias veces y fracasó. Y Mio quien había comenzado a comprender las partes básicas de la cocina, comenzó a sentir algún tipo de respeto por la gente de la que no podía replicar la comida. Es por eso que, para Mio quien quiere que le enseñen la recetas y la técnica, era natural bajar la cabeza. Por otro lado, los comerciantes y los cocineros que vieron esto, no podían soportarlo.

 

En Tsige, entre los aventureros y los relacionados con esas personas, no hay uno solo que no conozca de la existencia de Mio. Y esa persona misma está repentinamente bajando la cabeza y pidiendo que le enseñen su forma de cocinar.

 

Los cocineros mostraron tal respeto que no se podía decir quién es el que estaba pidiendo un favor, y prácticamente en un instante aceptaron su petición. Sin embargo, también existe el acuerdo acerca de las tiendas de la competencia y las recetas secretas, por lo que había partes no podían enseñarle a ella; ... es lo que ellos le dijeron a Mio con un sudor visible por supuesto, Mio asintió a sus palabras, ella les dijo que estaba bien si le enseñaban solo acerca de algunos alimentos en particular, y no tenía la intención de ser un obstáculo en su negocio así que estaba bien no mostrarle las recetas y técnicas secretas.

 

Y así, renunciando a la hora de dormir, Mio fue a la cocina de los cocineros para aprender y había casos cuando ella coincida con ellos y los acompañaba. Después de 1 mes, Mio era capaz de recrear la comida, no a un nivel perfecto, pero fue capaz de comprender los fundamentos básicos de la comida en Tsige e imitarlos.

 

En las partes complejas como las habilidades con las manos y la salsa, aún no llega a su nivel, pero es un ritmo de aprendizaje que sorprendería a cualquiera.

 

Esto puede ser una digresión, pero Mio quien normalmente trata con frialdad a los aventureros, usa un lenguaje formal con los cocineros. Y debido a eso, en los restaurantes, bares, y las posadas están que están cerca de esa connotación; su comportamiento con los aventureros se volvió dócil.

 

Y así, ahora. El objetivo de Mio en esta ciudad portuaria era exactamente, la recreación de la comida japonesa.

 

La comida del mundo de su señor, Makoto. Antes de dirigirse a la Ciudad Academia, Makoto le explicó sobre el mundo del que había venido. Y Mio, viendo que sería imposible encontrarse con ese lugar y su comida, estaba verdaderamente triste. Por cierto, ella realmente no tenía ninguna impresión particular sobre la línea de sangre de Makoto. Shiki estaba increíblemente emocionados e hizo bastante alboroto, por lo que recibió el puño de hierro de Tomoe, pero a Mio honestamente no le importaba de qué país era Makoto, no, no importa de qué mundo es, eso no cambiara nada. Él es su único maestro y una existencia insustituible. Por eso, no importa lo que esté en su pasado, a ella no le importa. En lugar cosas aburridas, su interés por la comida japonesa que Makoto había estado comiendo era más importante.

 

Los fundamentos de la comida japonesa eran diferentes de la comida de Tsige. En lugar de utilizar carne, daba la impresión de que se utilizan más productos marinos y pensó que la ciudad portuaria serviría como una especie de pista, pero ...

 

Mio: “No es bueno. Para empezar, no hay muchas cosas deshidratadas. De la comida japonesa que vi en esas memorias, la única cosa que puedo recrear son los huevos estrellados. Tenía a Tomoe cooperando conmigo e investigue las técnicas de cocina, pero parece que las algas y el bonito son indispensables. El arroz y el miso están siendo recreados por Tomoe, dejando eso a ella, debería reunir varios ingredientes y aprender diferentes formas de cocinar, y sin embargo...”

 

Mio quien se había decidido a ofrecer su comida japonesa a Makoto algún día en Asora, tenía bastantes expectativas de la ciudad portuaria, Koran.

 

Sin embargo, la verdad era que no podía encontrar los ingredientes y el importante pescado seco era absolutamente escaso. Fue hasta el punto de que se hizo la pregunta si esta ciudad en realidad no desarrolla ese tipo de producto.

 

Vendedor: “Pescado seco? ¿Cosas secadas al sol? Hmph, alrededor de esta área no hay nadie que pase por el esfuerzo de deshidratar con el fin de comer pescado y si planean llevarlo a un lugar lejano, normalmente lo congelan”

Vendedor: “Aquí lo más importante es la frescura después de todo. Como si fuéramos a pasar por la molestia de secarlo. Bueno, podría haber casas en las que lo sequen durante una noche, pero ...”

Vendedor: “Son bajas en número, pero, en lugares como tiendas de recuerdos y tiendas de venta al por mayor podría haber algo”

 

Se dio la vuelta y preguntó, pero las respuestas que recibió eran todas poco fiables. Aun así, había un poco de información sobre el pescado seco. El problema son las algas. Incluso cuando les dijo sus características, todos ellos hacen caras diciendo, “no he oído hablar de eso antes”, haciendo que Mio saliera abatida.

 

Después de hacer una ronda alrededor del mercado, Mio decidió ir a ver la playa.

 

Debido a que le dijeron que el lugar donde se secan los peces se encuentra en la playa, pensó que tal vez ella podría obtener información de las personas que practican esta actividad. Se sentía como si se aferra a un clavo ardiendo.

 

Mio: “¿Es eso? Tiene un olor peculiar. Parece como algo crudo, o más bien... es un mal olor que he sentido en la ciudad, pero al mismo tiempo es diferente. Fuh ~, a pesar de que debe haber plantas marinas a la deriva por todas partes en la playa. ¿Por qué es que no puedo encontrar ninguna?”

 

Mientras veía el trabajo a la distancia, Mio se desesperó por el hecho de que sólo hay peces allí. Echando un vistazo a una parte de la playa, había un bulto negro allí y Mio se dio cuenta de que estaba rodeado de algas.

 

En un lugar con guijarros y madera dispersos por todo el lugar, se creó una base situada en una zona donde la luz del sol golpea con facilidad. Los peces fueron colocados allí. Los pequeños fueron dejados de lado y todos los demás fueron cortados y abiertos.

 

Mio: “Ahora que lo pienso, el olor a pescado apesta más que la carne. Siento que aun hirviendo huesos de bestias durante mucho tiempo para hacer dashi, tampoco hay algún ingrediente que se ajuste tampoco. Tomoe-san me dijo: “ahí es de donde las algas entran”, y dijo que había un método especial. Pensé que el proceso básico detrás de la sopa con hueso de bestia y las espinas de pescado, así como los ingredientes eran prácticamente lo mismo, pero tal vez que no es el caso ...”

 

Al final, ella no fue capaz de conseguir nueva información de los trabajadores. Sin embargo, ella sostenía dudas sobre sus propios pensamientos y se acerca más al bulto negro situado en la playa.

 

Uno de los trabajadores dijo: “Eso es basura del mar”, pero a Mio no le importaba.

 

Mio: “Hay algunos que son calientes al tacto y otros que son delgados. Hay una gran cantidad de tipos. Cuando miro de cerca su color, no solo hay verde y azul, hay incluso rojo. El sabor es... ara. Crujiente y sabroso. Decir que es basura, qué desperdicio. Este de aquí es ... bueno, la ligera pegajosidad es preocupante, pero es comestible. El que es tibio tiene un poco de polvo blanco pegado sobre él. Eh ~, éste tiene un fuerte sabor. El aroma es como la de la playa, un agradable aroma. El polvo blanco no es venenoso. Por lo que he aprendido, las partes que están secas se endurecen, pero su sabor se hace más fuerte. No es esto más que suficiente para calificarlos como ingredientes- Caray, en realidad ellos no tienen visión”

 

Con el fin de hacer que Tomoe lo examinara, Mio busca aquellos cuyo estado actual es bueno. Las personas que estaban secando el pescado se reunieron a una distancia y miraron a sus excentricidades con una cara de disgusto. Pero a la mitad, de repente alguien se dirigió a donde estaba Mio, levantó sus dos manos y comenzó a gritar.

 

Pero Mio, quien se concentró en la selección de algas, no se dio cuenta de eso.

 

Varias personas veían a la fuente, pero Mio se concentró en sus bocas. Después de que hicieron ruido fue cuando Mio finalmente se dio cuenta. Pero ya era demasiado tarde.

 

Mio: “Eso es... que está pasando? Ah, ¿tal vez tenían curiosidad después de verme comer algas? ¡¿Eh?!”

 

Un impacto de repente vino de la parte posterior.

Si fuera una persona normal, habría sido sin duda un ataque fatal. Así de fuerte es el ataque que Mio recibió.

 

Mio quien se había levantado de su posición en cuclillas con sus manos llenas con su cosecha, había bajado por completo su guardia. Si ella hubiera extendido una “red” y ampliado su área de percepción habría sido una historia diferente, pero Mio no es un experto en la percepción de su entorno. Sin ningún tipo de preparación, recibió el ataque y fue mandada a volar.

 

Mio estaba en la parte interna de la playa en un lugar un poco lejano, y fue atacada por la espalda mientras estaba probando las algas.

Son un fuerte ruido de agua mezclada con el ruido de las olas.

Así es, Mio fue arrojada completamente al mar.

 

Los ingredientes que ella había cuidadosamente seleccionados y estaban en sus manos, fueron puestos en libertad a causa del ataque sorpresa fueron llevados por las olas y desaparecieron en el mar abierto.

 

Mio: “...”

 

Mio se puso de pie en silencio.

 

En su hombro, había una feroz bestia plateada que colgaba sobre ella, mordiéndola con fuerza. Con sus patas traseras pateando el cuerpo de Mio varias veces y por el movimiento de su mandíbula, se podía ver que la bestia aún continúa mordiendo con fuerza Y, sin embargo, Mio no mostró ninguna reacción.

 

De la parte de arena de la playa, una sombra corrió hacia donde estaba Mio, y se reflejó en su campo de visión.

 

Mio: “... Estoy empapada”

 

Una voz penetrante y fría sonó.

El gran lobo que alcanzaría el suelo si estira sus piernas, detuvo sus patadas. Esa es la identidad de la bestia que atacó Mio.

Pero esa bestia grande y feroz estaba asustada por las palabras de Mio y la debilidad se hizo presente en sus ojos.

De su garganta, un gemido poco fiable resonó.

 

Mio: “...”

 

Usando su mano derecha, Mio tomo casualmente al lobo plateado que le mordía el hombro izquierdo por el cuello.

 

Fue una demostración de fuerza que nadie se podía esperar de una mujer, pero de igual forma ella tomo al lobo que estaba en su hombro y lo arrojo en el mar.

 

Los hombros de Mio no tenían una sola herida. Dejo una pequeña marca en el kimono que llevaba. La tela había resistido el ataque de un lobo que, obviamente, no era un animal normal. Estaba claro que no era un kimono simple.

 

Por otro lado, el lobo, simplemente por ser estrellado en el suelo, estaba tan débil que ni siquiera podía ponerse de pie correctamente. Empujo su cuerpo hacia arriba con sus patas delanteras, pero sus patas traseras no hacían lo mismo. Sólo podía mirar a Mio mientras gemía débilmente.

 

Mio: “Muere, maldito”

 

Mio saco el abanico plegable de entre su pecho y lo hiso girar ligeramente.

 

Mirando al lobo con ojos uno ojos fríos que no tenían piedad, lo hiso girar en un soplo.

Fue literalmente una diferencia tan delgada como el papel.

 

La sombra oscura entro en el espacio entre el ataque de Mio y el lobo, y corrió mientras cargaba al lobo.

 

Debe haber sido una carrera bastante desesperada. Sin tomar distancia de Mio, la postura de la sombra se desmorono.

 

Mio: “...”

 

Mio, con esa peligrosa frialdad aún a su alrededor, detuvo sus movimientos y miro al intruso que estaba de pie sobre sus rodillas.

 

* Zuu Zuu*

 

Un sonido inusual reverbera en el lugar. El intruso pensando en que era ese sonido, se concentra en la fuente del sonido.

 

En el mar que recibió la oscilación abanico plegable de Mio...

 

Sin preocuparse de la perturbación, el mar que transportaba una ola ... de repente se separó.

 

El mar se había dividido en un rango de varias decenas de metros de donde estaba Mio y el fondo del océano fue expuesto.

 

Fue sólo un fenómeno que se prolongó durante unos segundos, pero el intruso tragó su aliento y se quedó pasmado por ese espectáculo.

 

Mio: “Eres tú el dueño? Entonces tú lo acompañaras”

 

Mio balanceo su abanico plegable sin escuchar la respuesta del intruso que había perdido sus palabras a causa del fenómeno anterior.

 

“Lo siento !!”

 

El brazo que se iba a balancear tembló, y se detuvo. Debido a que la sombra bajó su cabeza con todo lo que tenía, cuando ella pensó que se pondría de pie.

 

Mio: “...”

 

Tal vez eso despertó su interés. La mano de Mio se detuvo y espero a las siguientes palabras del intruso.

 

“Cuando fui a la salida de la playa, este pequeño de repente te atacó y ... Es mi culpa, entiendo que está enojada, pero por favor, perdónanos. El tratamiento de su lesión y la reparación de ese kimono; ¡definitivamente yo me encargare de eso!”

 

Mio bajo lentamente su abanico plegable, y lo coloco de nuevo en entre su pecho. Ella los perdonó, o más bien, fue porque había despertado su interés.

 

En este lugar donde la gente no conoce el nombre del kimono, la chica de pelo negro que estaba aquí lo había dicho como si fuera algo natural. La chica en cuestión se quedó mirando el abanico plegable siendo guardado, y parecía como si toda su fuerza la dejara.

 

Mio: “... No estoy herida así que no hay necesidad de tratamiento. ¿Además, reparar el kimono? Es una lástima, pero esto no es algo que se puede arreglar aqui.”

 

Parecía un poco afectada debido a las huellas de colmillos en su kimono, pero no se había descolocado. En realidad, el único daño era que había perdido las algas y que ella estaba empapada.

 

“L-lo siento”

Mio: “Vamos a ver, si me ayudas y me invitas la cena, puedo dejarlo como si nunca hubiera sucedido”

“Si hay algo que pueda hacer! En cuanto a la cena, ¡por favor déjeme encargarme! ¡Muchas gracias! Uhm ...”

Mio: “Soy Mio. ¿Y usted señorita?”

Hibiki: “Me llamo Hibiki. Mio-san, lo siento mucho. Este niño también está reflexionando así que ...”

 

En el lugar donde ella apunto, estaba el lobo encrespando su cola, pero todavía estaba enviando una mirada hostil a Mio. No se veía como si estuviera reflexionando en absoluto.

 

Mio: “¿Reflexionando?”

Hibiki: “Lo siento! Horn, de regreso!”

 

El lobo de plata fue envuelto por una luz y desapareció en el cinturón de Hibiki. Al ver eso, Mio estrecho ligeramente sus ojos.

 

Mio: “Ese lobo es un espíritu que vive en una herramienta?”

Hibiki: “No conozco los detalles, pero es algo así como una bestia guardiana.”

Mio: “... Ya veo. Entonces Hibiki, ¿podría por favor ayudarme a recoger las algas marinas que se encuentren en buen estado?”

Hibiki: “Algas? Uhm ... ¿se trata de wakame* o kombu*? Mio-san es un cocinero?”

(NT: Wakame y Kombu, ambas son especies de algas utilizadas en la cocina japonesa)

 

Los ojos de Mio se ensanchan ante las palabras indolentes de Hibiki. Para Hibiki, la verdadera razón al preguntar sobre si era un cocinero es porque ella en realidad quería continuar preguntando quien rallos era Mio. Por supuesto, ella realmente no pensaba que Mio quien fácilmente dividió el mar sea un cocinero.

 

Mio: “¿¡Que!? ¡Hay Kombu entre estos?”

Hibiki: “¿Eh? ¡Ah, uhm, es probablemente que sea el más grande de allí”

Mio: “¿Este?! ¡¿O tal vez éste?!”

 

A donde se fue toda la intensidad de antes. Ahora estaba tomando dichas algas en cada mano y mirando a Hibiki con ojos que irradiaban un tipo diferente de intensidad.

 

Hibiki: “L-lo que Mio-san está sosteniendo a su derecha es probablemente... Kombu creo …”

Mio: “Y pensar que no sólo no se vende, ¡¿pero incluso tirarlas?!”

 

Tirando la que estaba en su mano izquierda, Mio tomo el Konbu(probablemente) a su derecha con ambas manos y lo miro seriamente.

 

Hibiki: (¿Eh? ¿Es realmente un cocinero o algo por el estilo? He oído que la ciudad de antes en el desierto llamada Tsige era un lugar donde el sentido común no funcionaba, pero ... ¿es que el sentido común no va a funcionar hasta este punto? Ella resultó ilesa tras ser atacada por Horn y fue capaz de dividir fácilmente el mar con un abanico plegable. Que alguien como ella sea un cocinero es algo ...)

 

Hibiki observo seriamente a Mio.

 

Hibiki: “Uhm, Mio-san. Lo que tiró es probablemente algo llamado wakame y se utiliza en el miso... quiero decir, como un ingrediente que creo que va bien en la sopa”

 

Sólo a partir su apariencia no estaba segura, pero Hibiki siguió su explicación hacia el otro quien se lanzó desconsideradamente hacia la playa. Inmediatamente después de eso, una vez más Mio sostuvo el wakame y lo lavo con agua de mar.

 

Mio: “Wakame! ¡Así es, esto era wakame! ¡Ah, Hibiki-san! ¡Agradezco a Waka-sama por este encuentro!”

Hibiki: “Uwa!! Mio-san, ¿Quién es Waka-sama? O más bien, lo siento, me duele y apesta. ¡Por favor, déjame ir ~~ !!”

 

En su mano izquierda el wakame, el konbu en su mano derecha; sosteniendo ambos, Mio abrazo a Hibiki con bastante vigor y fuerza, sin reservas.

 

Mio no se dio cuenta en absoluto, pero así fue con el héroe de Limia, Otonashi Hibiki y Mio se reunieron.