Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu POV 11: Rembrandt




Manual




Hola a todos, aqui Drakaurs, esto técnicamente no es un POV, es más bien una historia aparte o paralela al arco de Rotsgard pero como no está en el listado del arco principal y como no tengo otra categoría lo pongo como POV.

 

Cuando Makoto estaba completando su procedimiento para convertirse en maestro en Rotsgard y la compañía Kuzunoha finalmente estaba comenzando a operar, una situación estaba sucediendo en Tsige.

 

La ciudad de Tsige había comenzado a desarrollarse mucho más rápido. Dentro de la principal compañía a cargo de la ciudad, Patrick Rembrandt tenía una expresión satisfecha al ver esto desde su ventana. Sin embargo, hoy era un día aún más especial que la ciudad para él. Parecía bastante inquieto y paseaba por la habitación.

 

Pero también estaba lleno de expectativas. Se sentía como un niño antes de un viaje al parque.

 

Oyó tocar a la puerta.

 

Rembrandt: “Entra.”

 

Rembrandt dio permiso para entrar sin siquiera mirar quién era.

 

Morris: “Disculpe, señor.”

Rembrandt: “Morris.”

 

Rembrandt estaba feliz de ver a su mayordomo Morris quien había entrado en la habitación. Él y Morris tenían una relación larga y han estado juntos durante bastante tiempo.

Él asintió con la cabeza con una sonrisa completa que indica que todo está bien.

 

Morris: “Sí, señor, muy pronto podrá verlas.”

Rembrandt: “Si, ya veo. Gracias.”

Morris: “... Sí, todo es gracias a esa persona.”

Rembrandt: “Estoy realmente agradecido con él.”

 

Rembrandt asintió por completo a las palabras de Morris. Rembrandt agradecía a una persona que no estaba en esta habitación con todo su corazón. El comerciante más poderoso de Tsige y también uno de los mercaderes más poderosos del mundo, Rembrandt estaba tratando de contener sus lágrimas.

 

Pero después de ver a las tres personas que estaban siendo escoltadas por la sirvienta que venía hacia él, abandonó todos esos pensamientos.

 

Él comenzó a correr hacia ellas y les dio un fuerte abrazo.

 

Rembrandt: “¡Lisa! Sif! ¡Yuno!”

 

Gritó los nombres de su amada esposa y sus dos hijas.

Sus cuerpos estaban lo suficientemente bien como para moverse por la casa. Rembrandt corrió hacia ellas y les dio a las tres un gran abrazo al mismo tiempo. Mientras lo hacía, las lágrimas que había intentado retener se desbordaron y mancharon completamente su cara junto con su nariz que moqueaba.

 

Si alguien lo viera ahora mismo, no creerían que esta es una de las personas que tenía el control de la ciudad e influía en el mundo.

 

A pesar de eso, él continuó llorando. Su esposa incluso pensó que cuando las llamó, aparte de su nombre, no pudo decir los nombres de sus dos hijas.

 

La dignidad de un comerciante ya no existía y se convirtió en un padre en ese momento.

 

Lisa lo abrazó, comenzó a frotar su cabeza y le sonrió.

 

Sus dos hijas también lo abrazaron, pero se sentían un poco avergonzadas por la situación.

 

Este fue el momento más feliz que tuvo en los últimos años. Había soltado completamente todos sus sentimientos reprimidos y mostró su cara más fea frente a ellas.

 

Las sirvientas y el mayordomo que estaban allí lloraban con él o sonreían al ver que su amo finalmente volvía a ser feliz. Morris no tuvo expresión al ver a su amigo de toda la vida en este estado, pero se sintió muy feliz de verlo finalmente liberado.

 

Rembrandt comenzó a hablar, pero todavía lloraba, por lo tanto, su familia no podía entender las palabras que hablaba. Su plan de tratar de parecer tranquilo y sereno desapareció y fue arrojado por la ventana.

 

Lisa: “Querido, creo que es hora de dejarlo ir ...”

 

La expresión que las sirvientas mostraban ahora eran amargas sonrisas y estaba empezando a sentirse preocupada por cuánto tiempo duraría el abrazo.

 

Sif y Yuno también estaban bastante cansadas ​​del abrazo.

 

Los vestidos que había hecho especialmente para ellas para este día fueron arruinados por la persona que los había pagado con sus propios mocos y lágrimas.

 

Morris había empezado a pensar que tal vez debería interferir en este momento.

 

Lisa, Sif y Yuno comenzaron a hacer una expresión extraña en sus últimas palabras cuando finalmente se separó de ellas. Después de un tiempo de tratar de calmarse, Rembrandt finalmente había regresado a un rostro de compostura y dignidad.

 

Lisa: “Querido, pude haber escuchado mal tu última oración, ¿puedes repetirla?”

Sif: “Sí, padre, ¿qué fue lo que dijiste hace un momento?”

Yuno: “Estoy bastante segura de que lo escuché mal porque ese tipo de cosas es imposible incluso para padre.”

 

Rembrandt miró a su familia con una expresión cuestionable, preguntándose de qué estaban hablando.

 

Rembrandt: “¡Oh, vamos a tener una gran fiesta que involucre a toda la ciudad!”

Lisa: “No, antes de eso querido.”

Rembrandt: “Antes de eso ... Oh, sí. Mande a hacer retratos de ustedes tres mientras se recuperaban. Serán grandes y colgarán en una habitación especial que estoy construyendo. He contratado a las mejores personas para esto y no he ahorrado ningún gasto, esto es para que puedan sentirse orgullosas por el hecho de que superaron la prueba y siempre recordarán que nada puede ser peor que eso.”

Lisa: “¿Qué?”

Rembrandt: “Por supuesto, contraté a los mejores artistas para hacer esto. Incluso hice que Morris encuestara a la gente para asegurarse de que todos fueran de primera clase. ¿No es así, Morris?”

Morris: “Sí, podremos ver cómo hemos superado el mayor obstáculo que esta familia había encontrado en una serie de veinte retratos.”

 

Rembrandt y Morris estaban muy entusiasmados con este proyecto y se podía oír a los sirvientes afuera diciendo que cosas como esta serían increíbles y como se esperaba del maestro, mientras que los personajes principales de esta serie estaban bastante...

 

Lisa: “Querido, ¿no quieres decir que nos han pintado con esas figuras repugnantes, ¿verdad?”

Sif: “Por favor, madre, padre es más inteligente que eso.”

Yuno: “...”

 

Lisa confirmó que lo que escuchó fuera correcto.

Sif había puesto un poco de fe en su padre.

Yuno ya lo sabía, así que guardó silencio.

 

Rembrandt: “De qué estás hablando, por supuesto que sí. ¡Los personajes principales son ustedes tres! Las cinco piezas del medio están casi completas, Raidou aparece galantemente viniendo del desierto como en la segunda venida del salvador ... ¿Qué ocurre? ¿¡puede ser que la medicina no haya funcionado!?”

Lisa: “Sí, no importa qué medicina le dé, no solucionará esto.”

Sif: “Creo que solo la muerte puede curar esto.”

Yuno: “Idiota.”

 

Lisa estaba convencida de que su marido era un idiota.

Sif estaba convencida de que su padre era un idiota.

Yuno ya sabía que su padre era un idiota.

 

Rembrandt: “¿Qué? ¿Por qué estás enojada?”

 

Rembrandt estaba confundido por su enojo.

Lisa y Sif suspiraron. Yuno simplemente se puso de lado y acababa de dejar a su padre.

 

Lisa: “Morris, ¿cómo es que no pudiste detenerlo?”

Sif: “Acabamos de ser curadas, no quiero colapsar nuevamente.”

Yuno: “Morris, por favor, detén el alboroto de padre ahora.”

Morris. “... ¿Hay algo malo con eso?”

 

Lisa y Sif miraron a Morris con pena y Yuno se dio por vencida y trató de ponerse en contacto con el tío Zara para que arreglara a este dúo.

 

Lisa: “Querido, Morris, siéntense ahora mismo.”

Rembrandt: “¿Eh?”

Morris: “Sí, señora.”

Lisa: “Solo preguntaré esto una vez ... ¿Dónde están las pinturas?”

 

Lisa interrogó a su esposo y a Morris con ojos fríos e indiferentes.

 

Rembrandt comenzó a llorar de nuevo por su mirada y Morris que había visto la muerte detrás de su mirada rápidamente le informó sobre la ubicación.

 

Lisa: “¿Todavía están siendo pintados o ya están completos?”

Rembrandt: “Li-oh-si-ow-yu-ah”

 

Sif se aseguró de bloquear todo lo que su padre intentaba decir.

 

Rembrandt: “Las pinturas están en el segundo almacén y las que aún se están dibujando están con el artista ... ¿Cuál era la dirección otra vez, Morris?”

Morris: “El taller está en la calle Lenny, el hombre se llama Malta y también está a cargo del intercambio, debe tener la dirección completa.”

Yuno: “Fue ... Fue un hombre ... el que lo dibujó ... ah ... ya no poder casarme ...”

 

Yuno ordenó rápidamente a la sirvienta que se hiciera con las pinturas y se encontrara con el hombre llamado Malta.

La sirvienta que recibió la orden enrolló su falda y comenzó a correr más rápido que un lobo.

 

Sif: “No puede ser ... Padre, ¿el señor Raidou vio las pinturas también?”

 

Sif menciono el nombre de cierta persona.

Era el nombre de la persona que las salvó.

Solo unas pocas personas vieron su apariencia cuando estaban en ese estado.

Estaría bien si solo hubiera visto a su madre, pero era una situación crítica si él las vio a todas.

Raidou no debe haber visto las pinturas, eso es lo que ella espera con todo su corazón.

 

Rembrandt: “No, ya se había ido a Rotsgard cuando ordené que se crearan las pinturas. Creo que ahora debería estar tomando el examen de ingreso en la academia.”

“““Huuu.”””

 

Lisa, Sif y Yuno las tres dejaron salir un suspiro de alivio.

 

Morris: “Como también hicimos que las señoritas fueran pintadas, no queríamos que él las viera tampoco.”

 

Morris confirmó las palabras de su maestro.

 

Sirviente: “Umm... discúlpame, tuvo un visitante.”

Rembrandt: “... ¿De quién se trata?”

 

La voz de un sirviente salió de la puerta.

Rembrandt no dio permiso para ingresar; él había vuelto a ser un comerciante y también estaba el problema de que estaba sentado en el suelo.

 

Siervo: “Tenemos un mensaje de Tomoe de la Compañía Kuzunoha.”

Rembrandt: “¿De la señorita Tomoe? ¿Por qué no la dejaste entrar? Pensé que había informado a todos que a la gente de la compañía Kuzunoha siempre se les permite entrar a la mansión.”

Sirviente: “Sí, pero como era un día de celebración para la familia, le informé que estaba un poco ocupado con los preparativos de la fiesta. Ella dijo que no había problemas y que le deseaba buena suerte con la fiesta también, el menaje...”

Lisa: “Continúa con el mensaje.”

Sirviente: “Sí, ella dijo que estaba agradecida por la cooperación de la compañía Rembrandt y que su maestro, Raidou, había llegado seguro a Rotsgard y había sido aceptado en la academia como instructor temporal.”

““““.......””””

 

Silencio

 

Las cuatro personas en la sala se callaron al escuchar esas palabras. La razón era simple, la palabra instructor estaba allí

 

Sif: “Por supuesto.”

 

Sif logró romper el silencio.

 

Yuno: “Sabía que esto sucedería.”

 

Yuno y Sif, ambas llegaron a la misma conclusión. Rembrandt y Morris comenzaron a temblar. Lisa miró a los dos con una mirada fría e indiferente una vez más.

 

Rembrandt: “... ¿Qué sucede, cariño?”

Lisa: “Muy bien, respondan a esto honestamente”

 

Lisa, con sus ojos. dijeron esas palabras y ambos se pusieron rígidos.

 

Lisa: “¿Quién arregló los documentos?”

 

Morris levantó su mano.

 

Lisa: “¿Quién lleno los documentos?”

 

Morris levantó su mano de nuevo.

 

Lisa: “¿Quién revisó los documentos?”

 

Rembrandt levantó su mano, lentamente.

 

Las tres personas lo miraron con ojos de pena.

 

Sif: “Nunca pensé que vería a Morris cometer un error o dejar un trabajo sin terminar y dejar que alguien más lo hiciera, pero ambas cosas sucedieron hoy”

Lisa: “Al benefactor que salvó a toda nuestra familia ...”

Yuno: “¿Por qué es él un maestro y no un estudiante?”

Lisa: “¿Están los dos listos? Es tiempo de castigo.”

 

La madre se ocupó de los tontos y la habitación se llenó con el aroma del miedo absoluto ...

 

Rembrandt: “Espera espera. ¡Esto no es culpa nuestra! Incluso si cometimos errores en los documentos y ellos los tomaron, claramente habían revisado esos documentos de antemano. Los vi hacerlo frente a mí, muchos sirvientes pueden confirmarlo. Si hubieran notado un problema, me habrían contactado de inmediato.”

Morris: “Sí, es como dice el maestro; ellos vieron claramente los documentos, se dirigieron al registro y luego terminaron el procedimiento. Esto es algo que incluso yo no confundiría, señora.”

Rembrandt: “Al completar el procedimiento notará que el proceso es diferente y la recepcionista confirmaría con usted si desea este trabajo u otro. Incluso he enviado una carta de recomendación también.”

 

Rembrandt y Morris trataron de hacer varias excusas y razones, pero cayeron en oídos sordos.

Yuno notó que el sirviente aún no se había ido y cuando ella abrió la puerta, él le entregó una carta que ella leyó y luego habló.

 

Yuno: “Dice que su sirviente se formó y completó el procedimiento sin ningún problema. No sospecharon nada malo con la evaluación del instructor temporal y, por lo tanto, el Sr. Raidou completo la prueba y se convirtió en instructor.”

 

La carta también hablaba sobre la prueba que Raidou había hecho y, por la expresión que tenían Rembrandt y Morris, parecía que la prueba era bastante difícil de completar.

 

Yuno: “... Padre, no hay mención de que la carta de recomendación tuvo algún efecto.”

Rembrandt: “No, definitivamente le di la carta de recomendación; debería haberles permitido completar todo muy suavemente.”

Morris: “... Señor, creo que también es el período de contratación de instructores temporales.”

Rembrandt: “Hmmm... sí, dije una admisión temporal, pero no mencioné algo acerca de ser un profesor o profesor temporal en la carta. No lo revise.”

Yuno: “Por lo que veo, el Sr. Raidou tomo la prueba de mayor dificultad y no solo eso; tuvo que esperar en la cola para que comenzara el procedimiento. Además, parece que le dieron algunos problemas. Padre, esto no es un pago, sino un acoso increíblemente terrible.”

 

Fue exactamente eso. Los otros maestros tuvieron exámenes fáciles mientras Raidou había obtenido el más difícil. A como ellas lo ven, Rembrandt solo le causó problemas a Raidou.

 

Lisa: “No estoy satisfecha en lo más mínimo, querido; ese hombre no solo nos salvó a nosotras tres, sino que también te ayudó en tu momento más oscuro y solo le causaste problemas... ¿Qué pusiste en la carta?”

 

Toda su familia le dio ojos tipo tundra y se congeló completamente en su lugar figurativamente. Rembrandt, al ver esto, comenzó a sacudir la cabeza con fuerza.

 

Rembrandt: “No escribí nada que pudiera ocasionar algún problema como este. Lo apoyo completamente a él y a su negocio. También le di una tienda que poseo en esa ciudad para que pueda llevar a cabo su negocio. Además, Yuno, por favor no abras la carta que se me ha asignado; ese no es un buen hábito para desarrollarse.”

Morris: “¿Por qué se volvió así?”

 

Morris se dio cuenta de que Rembrandt miraba hacia la derecha mientras hablaba, el viejo hábito de mentir de su maestro, él había perdido la esperanza.

 

Lisa los hizo reflexionar profundamente.

 

Ellos no fueron invitados a la fiesta.

 

•••••••••••••••••••

Carta de Makoto a Rembrandt

 

Sr. Rembrandt, ¿cómo se encuentra?

Gracias por recomendarme a la academia.

Pude comenzar mi negocio y tener un punto de apoyo estable en este lugar.

No me di cuenta de que me había recomendado como profesor y olvido informarle a mi subordinado sobre esto... bueno como sea.

Termine tomado el examen práctico ya que me quedaba muy bien. Se estableció un programa de clases una vez por semana.

Obtuve otro subordinado importante después de haber dejado Tsige, su nombre es Shiki, lo presentaré cuando nos volvamos a ver.

También me he encontrado con un excelente restaurante donde hacen una cosa llamada nabe, es bastante delicioso. Le invitare algo en el futuro.

 

Dejé a mis otros dos subordinados, Mio y Tomoe, en Tsige. Espero que no te causen ningún inconveniente.

Como no podemos interactuar a larga distancia, les he dicho que hagan todo el contacto posible con sus empleados y los ayuden de cualquier manera. Espero que esto me permita devolverte el dinero.

Espero que por favor escuchen su historia si esas dos van a consultar sobre algo.

Muchas gracias.

 

PD.

 

¿Cómo está su familia?

Espero que hayan mejorado y estén sanos.

Me gustaría preguntarle algo sobre los detalles comerciales y los negocios cuando nos volvamos a encontrar.

Por lo tanto, Rembrandt-san, cuídese y pida ayuda a Tomoe y Mio si está en problemas alguna vez.

 

De Rotsgard, presidente de la compañía Kuzunoha Raidou Misumi