The New Gate Capítulo 34 (parte 2).




Manual




Proyecto: 

Después del desayuno, Shin y Schnee fueron a la habitación de Tiera.

Cuando llamaron, Tiera tímidamente abrió la puerta, tan roja como cuando estaba en el comedor.

 

Tiera: “Shin y ... ¿Maestra? No quieres decir eso ...”

Shin: “Er, sí, así es”.

 

Tiera parecía estar pensando en algo, ya que ver a Schnee detrás de Shin la sorprendió.

 

Shin: “Vinimos a hablar sobre lo que te sucedió anoche. ¿Nos escucharás?”

Tiera: “…. bien. Adelante.”

 

Con una expresión seria completamente diferente a cuando abrió la puerta, Tiera dejó entrar a los dos.

Shin luego le contó a Tiera todo lo que vio y escuchó.

 

Tiera: “Ya veo... así es lo que me pasó...”

Shin. “Escuché de Schnee que probablemente no sea algo malo. Eso es todo lo que vine a decir.”

Tiera: “Espera. Es una buena oportunidad, es hora de que hable sobre lo que he estado ocultando.”

 

Shin se levantó después de que terminó de hablar, pero Tiera lo detuvo.

 

Shin: “No tienes que forzarte, ¿de acuerdo?”

Tiera: “Está bien. Es hora de que deje de esconderte cosas a ti y a los demás después de todo.”

 

Ella probablemente se sentía mal por ello. En cierto modo, Tiera se sintió aliviada de que finalmente pudiera hablar.

 

Tiera: “Munechika también me dijo que es algo que ciertas personas pueden percibir fácilmente. Mitsuyo podría haberlo sentido también.”

Shin: “¿De Verdad? Bueno, entonces, estaré escuchando.”

Tiera: “¿Podrías llamar a Filma y a los demás también? Después de todo, son tus sirvientes, quiero hablar de eso con todos.”

 

Shin aceptó la propuesta de Tiera y le dijo a Filma y a los demás que fueran a la habitación de Tiera.

 

Después de unos minutos, además de Filma y Shibaid, también llegaron Mitsuyo y Kunitsuna. Shin le preguntó a Tiera si estaba bien que ellas también lo oyeran, y Tiera respondió que, dado que se lo había comentado a Munechika, no era un problema para Mitsuyo y Kunitsuna saberlo también.

 

Tiera: “No tengo la intención de entretenerlos demasiado, así que primero diré lo más importante.”

 

Tiera respiró hondo y comenzó a hablar, su expresión sugería la importancia de la decisión que había tomado.

 

Tiera: “Soy una sacerdotisa del Árbol del Mundo. En un clan que tiene la capacidad única de comunicarse con el Árbol Sagrado, que tiene sus raíces en las líneas Ley y la purificación del miasma, soy una existencia particularmente especial... no, lo era.”

Shin: “¿Eras? ¿Quieres decir que ya no lo eres?”

 

Las palabras de Tiera estaban finalmente en tiempo pasado.

 

Tiera: “Sí, no puedo llamarme sacerdotisa del Árbol del Mundo ahora. Bueno, ese título en sí mismo, ‘Sacerdotisa del Árbol del Mundo’, es algo único en el pueblo donde solía vivir.”

 

Ella no sabía cómo se llamaba a los que tenían los mismos poderes que a ella, añadió Tiera.

 

Tiera: “El pueblo que se creó cuando los elfos se reunieron alrededor del Árbol Sagrado, un seudónimo del Árbol del Mundo, es el lugar donde nací. Mi clan, el clan Lucent, era originalmente un clan con sentidos especialmente agudos para la magia. Los miembros del clan con los sentidos mágicos más elevados fueron elegidos como sacerdotisas. Creo que, a estas alturas, la próxima sacerdotisa probablemente ya ha asumido sus deberes. A eso me refería cuando dije que ‘era’.”

 

Incluso entre los miembros del clan, no todos los miembros podían comunicarse con el Árbol del Mundo. En ese momento, Tiera parecía poseer el mayor potencial de todos los miembros del clan.

 

Tiera: “Al principio, solo tenía sentidos muy agudos para la magia, pero gradualmente mi habilidad se especializó en la comunicación con el Árbol del Mundo, así que ahora soy un poco más sensible que un elfo promedio. Solían decir que tengo talento, pero al final si no están cerca del Árbol del Mundo, las sacerdotisas no pueden usar mucho poder. La purificación de miasma que utilicé fue posible solo porque las profundidades de la mazmorra estaban cerca de las líneas Ley.”

 

Tiera declaró que su sensibilidad hacia las líneas Ley era una habilidad remanente de su conexión con el Árbol del Mundo. Ella pudo usar la técnica de purificación de miasma solo porque estaba cerca de las líneas Ley.

 

Según Tiera, ella se había fortaleció cuando Filma fue liberada porque había cumplido con su deber como sacerdotisa, o al menos eso pensaba.

 

Mitsuyo: “Ya veo, así es como es. Sentí una especie de aura de ti.”

Kunitsuna: “Supongo que las otras Espadas Supremas también lo sintieron”.

 

Mitsuyo asintió entendiendo y Kunitsuna, sosteniendo su barbilla, declaró su conclusión.

 

Tiera: “Munechika también me había preguntado sobre esto. También me dijo que tuviera cuidado, ya que aquellos con poder para influir en las líneas de Ley podrían darse cuenta de quién soy.”

 

Sin más razones para ocultarlo, Tiera también habló sobre su intercambio con Munechika.

 

Yuzuha: “¿Kuu? ¿Purificación?”

Shin: “Sí, tal vez ya lo hayas escuchado, pero Tiera purificó el miasma de Dojigiri y Onimaru”.

 

Shin explicó brevemente de las purificaciones de Tiera a la perpleja Yuzuha.

 

Yuzuha: “Tiera, increíble! Kuu ... “

 

Yuzuha alabó a Tiera, con las colas sobresaliendo de su túnica de sacerdotisa y sus orejas temblando. Incluso para Yuzuha, lo que Tiera hizo fue digno de elogio.

 

Shin: “Lamentó interrumpir. ¿Sabes acerca de la razón de tu rápido crecimiento o del hecho de que Scoruas y los demonios te atacaran?”

Tiera: “No sé sobre el crecimiento, pero eso es probablemente por la naturaleza de los demonios. El Árbol del Mundo purifica las impurezas de la tierra, lo que lo convierte en un enemigo natural de los demonios. Esos demonios humanos probablemente sintieron los restos de los poderes del Árbol del Mundo todavía persistiendo dentro de mí.”

Shin: “¿Su poder todavía está dentro de ti?”

Tiera: “Solía comunicarme con el Árbol del Mundo con mucha frecuencia. Para comunicarse más profundamente, parte de la magia de una sacerdotisa se vuelve similar a la magia del Árbol del Mundo. Que solo parte de mi cabello se haya vuelto plateado podría haber sido causado por el poder mágico del Árbol del Mundo que influye en la maldición. No fue causado por el miasma, pero el poder mágico del Árbol del Mundo reacciona fuertemente a las impurezas y maldiciones.”

 

Tiera continuó hablando mientras jugueteaba con su flequillo plateado.

 

Sin embargo, debido a los grandes poderes del Árbol del Mundo, la posición de Tiera como sacerdotisa cambió drásticamente después de recibir el “Regalo Maldito”.

 

Tiera: “La sacerdotisa que limpia las impurezas, terminó siendo maldecida. Fue una situación sin precedentes.”

 

La expresión de Tiera se oscureció cuando recordó su pasado.

 

Tiera: “Pero, es extraño, incluso después de recibir el ‘Regalo maldito’, me pude comunicar un poco con el Árbol del Mundo. Aunque era diferente de antes, era como escuchar la conversación de otra persona. Todavía puedo recordarlo claramente.”

 

Tiera agregó que la comunicación generalmente era solo un intercambio difuso de pensamientos, que no expresaría palabras o símbolos claros. La tarea de la sacerdotisa era traducir esos pensamientos poco claros para que la gente los entendiera.

 

Tiera: “Creo que escuché fragmentos de palabras. Sin embargo, no recuerdo lo que eran.”

 

Ella no estaba en el estado mental correcto para enfocarse en algo así, después de todo.

 

Shin: “Oye, Tiera. ¿Qué significa realmente comunicarse con el Árbol del Mundo? ¿Es solo una traducción de los pensamientos del Árbol del Mundo? Eso no es todo lo que es, ¿verdad?

 

Shin trató de cambiar el tema para que Tiera no se concentrara demasiado en su expulsión de la aldea.

 

Tiera: “También depende de en lo que seas bueno o malo, pero es posible controlar el clima en un rango limitado, crear barreras, explorar lugares lejanos y todo tipo de cosas. Varía mucho de persona a persona. Escuché que una de las sacerdotisas pasadas podría incluso predecir el futuro.”

Shin: “... .es algo similar al título de [Hoshiyomi]”.

 

Lo que las palabras “predecir el futuro” le recordaron a Shin fueron las palabras de Millie, que predijeron el peligro de Yuzuha. El Árbol del Mundo probablemente podría otorgar esta habilidad incluso sin un título.

 

Shin: “¿En qué eres buena, Tiera?”

 

Al escuchar que las habilidades dependían del talento individual, Filma le preguntó a Tiera sobre su talento particular.

 

Tiera: “Mi talento era la canalización de espíritus... traer temporalmente los espíritus de los muertos. Aunque no estoy segura de sí podría hacerlo realmente.”

 

Durante la canalización, ella estaría casi completamente inconsciente, por lo que solo podría aprender los resultados de los demás.

 

Tiera agregó que uno de sus deberes más importantes era traer a las sacerdotisas pasadas para tomar prestados sus poderes y traer a los espíritus de aquellos que murieron por accidentes o enfermedades, para que pudieran decir sus últimas palabras a sus seres queridos.

 

Shin: “¿Así que estabas canalizando a alguien esa vez? En realidad, sentí que no se trataba de ti.”

Tiera: “¿Qué quieres decir?”

Shin: “No pude ver claramente, pero cuando tu rostro se acercó, vi a otra persona reflejada en tus ojos, mirándome. Bueno... No sentí ninguna hostilidad, sin embargo.”

Filma: “Ella vino por ese beso, después de todo... no lo haría si fuera hostil, ¿verdad? Pero realmente es raro ... ¿por qué un beso?”

Shin: “¡No me preguntes! Pero ella también estaba llorando. Bueno, Tiera fue la que realmente lloró, pero esas lágrimas fueron causadas por las emociones de esa persona, ¿no?”

 

Shin aprovechó la interrupción de Filma para expresar una de sus dudas.

Era difícil hablar sobre el beso en sí, pero probablemente podría salirse con la suya con el flujo actual de la conversación.

 

Tiera. “Una posibilidad es que simplemente confundiste a quién viste. O era alguien que conoces. Lamento decirlo, pero esa persona probablemente ya...”

Shin: “Lo sé, no te preocupes. Eso no es algo con lo que tengas que preocuparte.”

 

Tiera escondió su rostro en tono de disculpa, pero Shin respondió de la manera más alegre que pudo.

 

Canalizar un espíritu significaba que el objetivo tenía que estar ya muerto. Tiera había explicado que no era posible invocar el espíritu de alguien que aún está vivo.

 

Tiera: “Eso es extraño, sin embargo. Mi habilidad no debería funcionar lejos del Árbol del Mundo. ¿Por qué está pasando esto a pesar de que no soy una sacerdotisa?”

Shin: “Tal vez solo piensas que no debería funcionar, y realmente lo hace. ¿Podría ser posible?”

Tiera: “No lo creo, pero... como esta vez, quizás ya sucedió antes y simplemente no lo recuerdo.”

 

Fue difícil detectar cuándo se manifestó la capacidad de Tiera.

 

Incluso si alguien fuera canalizado a través de Tiera, siempre que esa persona no hiciera algo inusual, sería difícil darse cuenta.

 

Mitsuyo: “¿No puedes usar ese poder por ti misma?”

Tiera: “Podría si el Árbol del Mundo estuviera cerca. Pero ni siquiera puedo sentir su presencia por aquí. Intenté en Tsuki no Hokora también, pero nunca lo logré.”

 

Tiera respondió negativamente a la pregunta totalmente razonable de Mitsuyo.

 

Tiera: “Schnee, ¿tienes alguna idea de lo que podría ser?”

Schnee: “... no, nada desafortunadamente. Al menos, nunca he sido testigo de algo como lo que Shin habló.”

 

Incluso Schnee, que había vivido con Tiera, respondió en contra de las expectativas de Shin.

 

Tiera: “Eso no puede evitarse. Si bien la maestra me entrenó y me enseñó sobre la tienda al principio, normalmente estaba ocupada en otro lado, por lo que incluso si mi capacidad se hubiera manifestado, no habría estado allí para verla.”

 

Tiera vio a Shin pensar profundamente y pensó equivocadamente que estaba abatido, por lo que se apresuró a defender a Schnee.

 

Shin: “¿Hmm? Ah, no, no te preocupes, no me siento deprimido ni nada por el estilo. Solo pensaba que, si no sucedió en Tsuki no Hokora, debe haber sido causado por el hecho de que vinieras aquí.”

 

Incluso cerca de Bayreuth, donde se encontraba Tsuki no Hokora, estaba el territorio de Yuzuha, que tenía líneas Ley de un tamaño decente.

 

Ese territorio había sido contaminado por miasma, pero los monstruos mutados habían sido derrotados por Shin antes de que Tiera pudiera acercarse. Además, el miasma ya había desaparecido junto con los monstruos.

 

Debido a eso, Tiera, que no podía dejar a Tsuki sin Hokora, no tuvo la oportunidad de ir a esa área, como sucedió esta vez, o eso pensó Shin.

 

Filma: “¿Es este lugar tan especial? Sé que es extraño que sea pleno invierno fuera mientras que es primavera aquí, pero al ser una casa del gremio, es comprensible.”

Tiera: “La tierra ha sido revitalizada gracias a las líneas Ley. Probablemente se deba al poder de este gremio. Nada de este grado sucedió en Fuji, después de todo.”

 

Tiera presentó una teoría en respuesta a la pregunta de Filma. Los sentidos de los elfos eran incluso capaces de percibir las actividades de la tierra.

 

Shin: “Eso es increíble... Schnee, ¿puedes sentirlo también?”

Schnee: “Mis sentidos no son tan agudos. Puedo sentir algo a través de las plantas, eso es todo. Creo que esto también está relacionado con las habilidades naturales de Tiera.”

 

Schnee explicó cómo los sentidos de los elfos también dependían del individuo. Sentidos tan agudos como los de Tiera no eran comunes de ninguna manera, al parecer.

 

Schnee: “Puede haber algo más, algo que ni siquiera la propia Tiera conoce-”

Tiera: “Podría ser…?”

 

Algo más que sus habilidades naturales como sacerdotisa. Tiera inclinó la cabeza, sin entender qué podía significar la hipótesis de Schnee.

 

Shibaid: “¿Qué pasa con la purificación de miasma? ¿No es eso lo que haces a través de los poderes del Árbol del Mundo?”

 

Shibaid, que había estado escuchando en silencio, finalmente habló.

 

Tiera: “Esa es la forma correcta de hacerlo, originalmente. Pero cuando el poder del Árbol del Mundo no es suficiente, uso el poder de las líneas Ley. Revitalizo el poder restante en las líneas Ley y lo amplifico dentro de mi cuerpo. Luego lo uso contra miasma, para hacer que se cancelen entre sí, casi.”

Shibaid: “Así que es por eso que parecía que te estaba pasando factura”.

 

Tiera explicó que cuanto más grueso es el miasma, más hay, por lo tanto, mayor es la carga sobre el purificador. Con la asistencia del Árbol del Mundo, la amplificación sería realizada por el árbol mismo.

 

Shin: “¿Es algo que no podemos hacer? Sería ideal si pudiéramos dividir esa carga, creo.”

Tiera: “Si se trata de Shin y los demás, creo que puedo decirlo ... eso es algo que solo pueden hacer los que pertenecen a un linaje de sacerdotisas como yo, o al menos eso escuché. Es algo diferente de una habilidad, así que me temo que no puedo enseñarlo.”

 

Tiera respondió la pregunta de Shin explicando que era algo relacionado con la línea de sangre de una persona. Como no era una habilidad ni un título, probablemente era algo único en este mundo.

 

Shin: “Hmm, espera, ahora que lo pienso, había habilidades... más bien, habilidades que no podíamos usar, habilidades limitadas a los NPC en ciertas misiones ... ¿alguien puede recordar?”

Filma: “Hmm, creo que he oído hablar de eso antes ... ¿qué era...?”

Shibaid: “Estaba relacionado con el miasma, ¿verdad? Recuerdo que fue algo sobre derrotar a las personas que adoraban a los demonios.”

 

Shibaid y Filma intentaron recordar a qué se refería Shin.

 

“Misión” era solo una palabra, pero sus contenidos no solo eran numerosos, sino también diversos. Fue difícil recordar uno específico de inmediato.

 

Schnee: “El contenido es un poco diferente, pero ¿podría ser ‘Linaje de los Siete Sabios’? Recuerdo que presentaba un clan con una línea de sangre especial que cazaba demonios. Creo que también había algo relacionado con la purificación del miasma.”

Shin: “¡Ah! ¡Sí! Si eso es.”

 

Shin sintió que la neblina desaparecía de sus recuerdos.

 

En la misión ‘Linaje de los Siete Sabios’ que Schnee mencionó, los jugadores ayudaban a los NPC, establecidos como descendientes de las primeras 7 especies que aparecían en el mundo, en sus batallas contra los demonios.

 

Trabajando junto con los NPC, que poseían habilidades efectivas contra el miasma y los demonios, enemigos difíciles incluso para usuarios avanzados, los jugadores tenían que localizar el origen del miasma y vencer al demonio que aparecía con él.

 

Las misiones se clasificaron por nivel de dificultad; limpiar uno le permitiría al jugador probar a otros con mayor dificultad. Las recompensas, naturalmente, aumentarían con el nivel también.

 

Shin: “Hubo una misión así, sí ...”

Filma: “¿Por qué olvidaste algo así?”

Shin: “Bueno, ya ves, estaba aquella elfa realmente molesta ... esa vez la llevé cargando como una muñeca mientras atacaba a los demonios. Mis estadísticas ya estaban al máximo cuando apareció esa misión, y los NPC no fueron de mucha ayuda en la batalla. Lo principal era luchar mientras los protegías, de verdad. Honestamente, podría haber aplastado a los enemigos con un poder absoluto en ese punto, incluso sin los NPC alrededor.”

 

Si bien las acciones de Shin eran posibles en un escenario de videojuego, durante el juego de la muerte o en el mundo actual, ahora no actuaría de manera tan peligrosa.

 

Por supuesto, en ese momento también fue criticado por otros jugadores, que calificaron su comportamiento de “totalmente absurdo”.

 

Shin: “Bueno, eso no tiene nada que ver con esto. Si es como dijo Schnee, Tiera podría ser un descendiente del linaje de los Siete Sabios. Los demonios podrían haber sentido el poder del Árbol del Mundo y el aura de los Siete Sabios, o ambos. Las habilidades de ambos enemigos naturales juntas... era una gran amenaza para los demonios.”

 

Los demonios de alto rango Scoruas y la atmósfera de Adara habían cambiado completamente cuando vieron a Tiera; no era algo que pudiera explicarse simplemente con las palabras “enemigo natural”.

 

La forma en que cambiaron fue tan drástica como un cambio en el color de los ojos.

 

Shin: “En este caso, necesitamos fortalecer más el equipo de Tiera, para prepararnos para lo que pueda pasar. Tu nivel también aumentó, por lo que deberías poder equipar armas y armaduras de mayor calidad.”

Tiera: “Sin embargo, el equipo que estoy pidiendo prestado parece ya de muy alto nivel ...”

 

El equipo que Shin le prestó a Tiera valía una pequeña fortuna en este mundo. Al escuchar que Shin quería preparar un equipo tan lujoso, la expresión de Tiera se puso rígida.

 

Shin: “Oh no, por favor, esto es solo el comienzo. Dependiendo del método, apuesto a que incluso podrías equiparte equipo de nivel mitológico. Si me dices los números exactos, puedo darte cosas mucho mejores incluso dentro del mismo grado.”

Tiera: “Estoy un poco asustada del equipo ... pero sí, por favor hazlo”.

 

Tiera asintió con la cabeza a la propuesta de Shin, aunque con cierta vacilación.

 

Para que Tiera siguiera viajando con Shin y el grupo, mejorar su equipo era absolutamente necesario. Después de todo, el grupo de Shin estaba vestido con ropa de grado antiguo.

No sabía cuán fuerte se convertiría finalmente, pero si tuviera la oportunidad de mejorar, no lo dejaría ir.

 

Tiera: “Al final nos detuvimos un poco, pero dije todo lo que quería”.

Shin: “Sacerdotisa del Árbol del Mundo... pensé que estaba bastante bien informado sobre este mundo, pero creo que tengo que pensarlo de nuevo”.

Yuzuha “Kuu, tantos, misterios”

Tiera: “Misterio, hmm ... bueno, supongo que es un misterio”.

 

Después de su comentario casual, Shin notó que Tiera suspiró mientras lo miraba a él y a Yuzuha.

 

Schnee era una elfa como ella y ya era consciente de sus circunstancias, pero tal vez Tiera temía que actuaran de manera diferente después de saber la verdad, o eso pensaba Shin.

 

Después de revelar un secreto, sin importar lo que fuera, uno siempre estaba preocupado acerca de cómo reaccionarían los demás.

 

Shin: “Ok, ahora sabemos sobre la situación de Tiera. Gracias por contarnos, Incluso si eres una Sacerdotisa del Árbol del Mundo, no tengo la intención de cambiar la forma en que actúo contigo, así que eso es todo.”

Tiera: “.... o, está bien. Gracias.”

 

Shin expresó sus intenciones de una manera un poco áspera, pero todos asintieron.

Al mirarlos, Tiera se atragantó un poco y les dio las gracias, con lágrimas en los ojos.

 

Shin: “Bien, regresemos al tema del equipamiento de Tiera. Yo lo he estado eligiendo hasta ahora, pero estoy seguro de que quieres empezar a decidir por ti misma, ¿verdad? Con estadísticas más altas, tienes más opciones sobre qué equipar. Ven conmigo más tarde.”

Tiera: “Si, ciertamente”.

 

Hasta ahora, Tiera equipaba arcos y dagas, pero la gama de equipamiento disponible es mucho más amplia. El trabajo principal de Tiera, Domador, eso le permite usar también látigos, varillas y armas arrojadizas.

 

La gama de equipo disponible es pequeña en niveles bajos, pero en su nivel actual, Tiera debería poder tener más opciones.

 

Shin: “¿Qué van a hacer, todos?”

Mitsuyo: “¿Puedo ir contigo? Tengo curiosidad por ver qué equipo elegirá Tiera.”

Shin: “Vamos juntos entonces”.

 

Mitsuyo aparentemente estaba interesada en ver qué armas y equipo poseía Shin. La Otra Espada Suprema, Kunitsuna, tenía algo que hacer con Kotone.

 

Filma: “De acuerdo, matare el tiempo hasta que Tiera decida su nuevo equipo, entonces. Tendremos que quedarnos aquí hasta pasado mañana para verificar el progreso, después de todo. Supongo que echaré un vistazo a la casa del gremio.”

 

Filma dijo que miraría alrededor de la casa del gremio mientras esperaba; hoy, ella planeaba visitar los edificios que no fueran el principal.

 

Shibaid: “Me han pedido que dirija una sesión de entrenamiento. Si sucede algo, solo contáctame.”

 

Shibaid empuñaba una alabarda, por lo que se le pidió que impartiera entrenamiento a las sacerdotisas, que usaban armas largas similares.

 

Shin: “Entiende. Schnee, Yuzuha, ¿ustedes que harán?

Yuzuha: “¡Mover, cuerpo! ¡Jugar, nieve!

Schnee: “Entonces, voy a vigilar a Yuzuha”.

 

Yuzuha había vuelto a su rostro inexpresivo, pero señaló con entusiasmo al bosque de color plateado. Schnee luego propuso acompañarla.

 

A través de Mind Chat, también le dijo a Shin que se asegurará de que Yuzuha no se ponga demasiado salvaje.

 

Shin: “Entonces, habrá tiempo libre hasta el mediodía”.

 

Pensando que todos necesitaban tiempo libre de vez en cuando, Shin y los demás siguieron sus respectivos caminos.

 

Shin: “Si queremos elegir objetos, necesitamos a Tsuki no Hokora. Preguntémosle a Kuchinashi.”

 

La caja de objetos de Shin contenía una gran cantidad de armas y equipo, pero tenía pocas opciones para Domadores. Entonces decidió abrir el almacén de Tsuki no Hokora.

 

Kuchinashi: “My, que curioso ver a los tres juntos”.

 

Kuchinashi se sorprendió al ver a Shin, Tiera y Mitsuyo visitar su habitación.

 

Shin: “Sí, pensamos que a veces es bueno actuar así por nuestra cuenta.”

Kuchinashi: “Pensé que Schnee nunca se separaba de ti”.

 

Kuchinashi bromeó con Shin.

 

Shin: “No es que estemos juntos todo el tiempo, ¿sabes? Hoy haré que cuide a Yuzuha.”

 

Los sentimientos de Schnee hacia Shin eran aparentemente muy claros. Si Yuzuha no hubiera dicho que quería ir a jugar, Schnee probablemente se habría unido a Shin y a los otros también.

 

Kuchinashi: “Entonces, ¿qué te trae aquí hoy?”

Shin: “Quería sacar a Tsuki no Hokora, así que pensé en preguntar si hay un amplio espacio sin gente alrededor. No me gustaría sorprender a nadie, sacando un edificio de la nada.”

 

A diferencia del antiguo jugador Kuchinashi, los miembros de [Black Priestess Shrine] nunca pensarían que era posible llevar edificios así.

 

Podrían haber preguntado a otras sacerdotisas también, pero el grupo de Shin solo conocía a muy pocos, a saber, Kotone y Suzune. Incluso si las sacerdotisas lo supieran, no podrían decir lo contrario.

En el caso de Kuchinashi, no tuvieron que explicar las cosas en detalle para que los entendiera.

 

Kuchinashi: “Conozco exactamente el lugar correcto. Si vas allí, ¿te importaría si Kotone y yo vamos contigo?”

Shin: “Está bien por mí, ¿qué dices, Tiera?”

Tiera: “No hay problema.”

 

Shin y Tiera no tenían objeciones a la solicitud de Kuchinashi.

 

Kuchinashi: “¿Podemos llamar a Kotone primero entonces?”

Shin: “Está bien, pero ¿qué estás planeando? Si vas a llamar a Kotone, ¿significa que quieres que modifique sus armas?

Kuchinashi: “No puedo decir que no quisiera que fortalezcas nuestras armas ... pero si nos ayudas más, me temo que comenzaríamos a depender de ti demasiado”.

 

Shin hizo la pregunta en un tono informal, pero la expresión de Kuchinashi mientras respondía parecía sombría.

 

Shin: “¿Algún otro problema, entonces?”

Kuchinashi: “Si, algo como eso. Continuemos la conversación en Tsuki no Hokora, con Kotone también. La insonorización aquí es buena, pero quiero mantener el riesgo de fugas lo más bajo posible.”

 

Las palabras de Kuchinashi, que sugerían que no quería que ni siquiera sus camaradas lo supieran, eran ligeramente diferentes de lo que Shin había esperado.

De lo que iba a hablar debía de haber sido algo que solo unos pocos en [Black Priestess Shrine] conocían.

 

Shin: “Parece que es algo realmente serio. Ya veo, vamos inmediatamente espera, llamemos primero a Kotone.”

Kuchinashi: “Sí, la llamaré de inmediato, así que esperen un momento”.

 

Unos minutos después de que Kuchinashi diera la orden, Kotone se unió al grupo. Ahora vestía, a diferencia de la ropa de sacerdotisa que vestía en el banquete, la habitual túnica negra de [Black Priestess Shrine].

 

Kotone: “¿Me llamo, milady?”

Kuchinashi: “Sí, te estábamos esperando. Nos vamos de inmediato, así que por favor actúa como escolta.”

 

Cada vez que el maestro del gremio va a algún lado, generalmente uno o más miembros del gremio actúan como escolta. Kuchinashi llamó a Kotone también para que ella tomara este rol.

 

Shin y los demás no sabían lo que Kuchinashi querían decirles, pero desde que llamó a Kotone, era probable que esta ya lo supiera, o Kuchinashi pensó que era algo que podía decirle.

 

Kunitsuna, que tenía algunos asuntos con Kotone por la mañana, también estaba con ella, pero eso no era un problema, así que Shin no dijo nada.

 

Kuchinashi. “¿Entonces iremos? Yo guiaré el camino, sígueme.”

 

El grupo de Shin siguió a Kuchinashi a través de la casa del gremio. Por extraño que parezca, no se encontraron con nadie más en el camino a su destino.

 

El lugar al que Kuchinashi condujo al grupo fue un matorral ubicado justo al otro lado de la barrera que delimita el territorio del gremio. El bosque parecía deslizarse a través de la barrera, pero en realidad los árboles simplemente crecían a ambos lados de la barrera.

 

Kuchinashi: “Nadie nos verá aquí”.

 

Shin y Kotone aplastaron el suelo en un claro sin árboles, luego Shin materializó a Tsuki no Hokora.

 

Kuchinashi: “Podemos hablar más tarde, así que haz lo que planeas hacer primero, Shin”.

 

A juzgar por las palabras de Kuchinashi, no era algo que esperaran concluir rápidamente.

 

La selección del equipo podría hacerse más tarde, por lo que Shin pensó en simplemente recoger el equipo primero, y fue al almacén con Tiera.

Kuchinashi y los demás dijeron que querían echar un vistazo, por lo que Shin se los permitió, aunque con limitaciones.

 

Tiera: “Así que ese es el lugar. Nunca vi esta puerta abierta desde que vine aquí, así que siempre tuve curiosidad.”

 

Tiera asintió a sabiendas cuando vio a qué puerta se detenía Shin. Se había preguntado antes sobre esa puerta eternamente cerrada, que Schnee nunca había abierto tampoco.

 

Mitsuyo: “Emite una especie de sensación extraña, pero ¿es realmente seguro?”

 

Mitsuyo comentó mientras Shin abría la puerta.

 

Kuchinashi: “Es el almacén de armas de Shin, así que podría haber cosas que no deberían permitirse salir al mundo exterior. Shin incluso puede usar armas malditas sin problemas, ¿verdad?”

Kotone: “¡L-lady Kuchinashi! ¡No se aleje de mi lado!”

 

Kotone, sorprendida de escuchar las palabras “armas malditas”, rápidamente se puso delante de Kuchinashi para protegerla.

 

Shin: “Deja de hablar así, no es una cueva de monstruos o algo así... Kuchinashi, Kotone, el contenido de esta habitación no se puede tocar de todos modos, así que no te preocupes por tocarlos por error.”

 

Los ojos de Shin lanzaron una mirada mientras explicaba una de las limitaciones que afectaban al almacén.

 

Kuchinashi: “Una habitación repleta de armas de grado antiguo y mitológico es, sin embargo, una cueva de monstruos ...”

Shin: “Son solo armas de alta calidad, ¿de acuerdo? Kotone, te digo que la vida de nadie está en peligro.”

Kotone: “Tengo mis preocupaciones sobre la elección de palabras, señor Shin ... sin embargo, ¿está realmente bien para nosotras entrar en un lugar que pueda tener armas malditas?”

 

Todavía preocupada por el hecho de que Shin considerara las armas legendarias como nada más que objetos de alta calidad, Kotone hizo una pregunta razonable.

 

Shin: “Está bien, no pasa nada mientras no te los equipes. Además, si algo sucede con una de las armas aquí, me haré responsable y la destruiré.”

 

Shin respondió con una sonrisa, pero al mismo tiempo se escuchó claramente un sonido como de “ruido sordo” desde el interior del almacén.

 

Tiera: “H-hey, Shin. Estoy segura de que acabo de escuchar que algo se movió desde adentro justo ahora ...”

Kotone: “Lo escuché también...”

Shin: “Jajaja, no te preocupes tanto. Algunos equipos malditos probablemente estaban un poco asustados, eso es todo.”

Kuchinashi: “¿Imaginas a un herrero que puede asustar a las armas ...?”

Mitsuyo: “Como arma, no puedo reírme de eso”.

Kunitsuna: “Estoy de acuerdo.”

 

Tiera y Kotone se estremecieron después de escuchar el ruido desde adentro, pero Shin aseguró que no había problemas.

Kuchinashi suspiró con incredulidad, Mitsuyo y Kunitsuna fruncieron el ceño.

 

Ignorando la reacción de Kuchinashi, Mitsuyo y Kunitsuna, Shin finalmente abrió las puertas.