The New Gate Capítulo 30 (parte 5).




Manual




Proyecto: 

Con este capítulo damos por terminado el volumen 8... *aplausos*. Solo puedo decir que Yuzuha se robó el protagonismo del capítulo y descubrimos ciertas cosas de ella ¬¬. Disfruten la lectura.... y por si alguien se pregunta qué pasó con Knights & Magic, solo les diré que pronto subiré un pack, así que se esperan -.-.

 

─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─

 

Mientras Shin hablaba con Munechika después de la batalla, Yuzuha estaba corriendo por las llanuras, con el tamaño más grande que podía tomar actualmente.

 

Ella ya estaba bastante lejos de Fuji. A pesar de que todavía no estaba en su forma perfecta, las proverbialmente altas habilidades físicas de los Element Tails le estaban sirviendo lo suficiente.

 

Yuzuha: “....ahí.”

 

Yuzuha estaba mirando hacia un bosque ubicado en el camino que conduce a Fuji.

 

La desagradable presencia que había sentido mientras viajaba con Shin se acercaba cada vez más.

 

Ella ya había percibido el ser detrás de esta presencia. El también debería haber notado el acercamiento de Yuzuha.

 

El dueño de la presencia estaba en lo profundo del bosque y no se movía. Parecía estar esperando a Yuzuha.

 

Yuzuha: “Kuu.”

 

Pensando que era aún mejor si no escapaba, Yuzuha se dirigió al bosque, consciente de cualquier trampa.

 

Después de unos minutos, llegó a un área abierta sin árboles.

 

Era un área de aproximadamente 50 mels de ancho, donde solo crecían 10 cemels de hierba alta.

 

En ese lugar desierto, había una sombra distinta a la de Yuzuha. Pelo largo y blanco que llegaba al suelo, fluyendo suavemente en el viento. Una mujer estaba parada allí, sola.

 

Características perfectamente proporcionadas que 10 de cada 10 personas seguramente describirían como hermosa, orejas de animal del mismo color que su cabello. Mientras vestía libremente su kimono, sus abundantes pechos y la cautivadora blancura de sus muslos a veces asomaban por su ropa.

 

En su espalda, de su cintura brotaban 6 colas blancas, balanceándose suavemente de izquierda a derecha.

 

El nombre de la mujer era Tamamo.

 

Yuzuha: “¡Kuu! ¡Te encontré!”

 

Yuzuha estaba gruñendo, su pelaje de pie debido al aura que venía de Tamamo, cuya apariencia la hacía parecer una persona de la tribu Fox.

 

Yuzuha sabía que Tamamo no era en realidad una persona de la tribu Fox. Ningún miembro de esa especie tendría 6 colas.

 

Tamamo: “Jeje, y yo aquí preguntándome quién vendría... era el Element Tail después de todo. Oh, aunque, pareces bastante debilitada.”

 

En completo contraste con la hostilidad mostrada abiertamente por Yuzuha, la expresión de Tamamo mostró su confianza.

 

Como la fuerza de un Demon Fox se manifestaba por el número de colas, Yuzuha sospechaba del hecho de que la Tamamo de 6 colas estaba actuando por su cuenta.

 

Entre los Demon Foxes en Fuji, había unos con 7 colas también.

 

Normalmente, esos serían los comandantes.

 

Yuzuha: “Kuu, das, mala aura.”

 

Yuzuha habló mientras tomaba forma humana.

 

Tamamo: “Mala aura, hmm. Podría ser tal vez... ¡¿esto?!”

 

Una bola de fuego negra salió disparada de la mano de Tamamo. Yuzuha lo esquivó instintivamente y miró hacia donde aterrizó la bola de fuego. Vio el suelo teñido de purpura donde las llamas negras quemaban la hierba.

 

Algo diferente del miasma estaba contaminando la tierra. Yuzuha lo entendió a través de su intuición.

 

Yuzuha: “¡¡Tú!! En el interior, ¡diferente! Esta persona, ¡contenedor!”

Tamamo: “PoR lO qUe PuDiStE eNtEnDeR bAsTaNtE. ¡sÍ, eStE cUeRpO eS mUy MuY bUeNo!” (NT: No piensen que traduje borracho o drogado, eso solo que en la versión en inglés estaba así, alternando letras de minúsculas a mayúsculas, un dolor para la vista xD. Ya saben Tamamo es el recipiente de algo y por eso habla así u.u)

 

La voz de Tamamo fue gradualmente distorsionándose. Los sonidos que emitía, que apenas podían entenderse como palabras, ya no eran del habla humana.

 

Los ojos de Yuzuha vieron la negra silueta de otro Demon Fox que se alzaba detrás de Tamamo.

 

El contorno de esta figura era borroso aquí y allá, pero obviamente era un Demon Fox.

 

Cuando Yuzuha había visto a Tamamo, junto con Juugo, en el territorio Kujou, ella no había percibido esta presencia.

 

Yuzuha: “Demon Fox que lleva desastres, Tamamo. La forma corrupta de un Element Tail, que posee otras personas.”

Silueta negra: “¡KaH! ¡KaH! EsE sOy Yo, De HeChO. NoS eNcOnTrAmOs AsÍ pOr PrImErA vEz, Sí. ¡Oh EsTiMaDo “PrOgEnItOr” De ToDoS lOs ElEmEnT TaIlS!”

 

El conocimiento de cada uno salió de sus bocas. Pero solo un puñado en este mundo podría comprender lo que se dijo.

 

En la era del juego, Tamamo era solo un jefe de eventos y los Element Tails eran jefes ocultos que solo un puñado de jugadores avanzados conocía.

 

Había una brecha clara en su fuerza, pero los jugadores no sabían que había una diferencia clara en la fuerza de estos individuos.

 

Incluso si los jugadores no sabían, la diferencia en la fuerza estaba ciertamente allí. En consecuencia, Yuzuha y Tamamo sabían personalmente que era así.

 

Yuzuha: “¡Kuu! ¿Por qué haces estas cosas?”

Silueta negra: “EsO eS aLgO CuRiOsO pArA PrEgUnTaR. ¡ViNe a EsTe MuNdO pArA tRaEr El DeSaStRe! ¡MaTaR y DeStRuIr Es Mi RaZoN dE eXiStIr! DeSpUeS dE eStOs LaRgOs AñOs, ¡¿HaS oLvIdAdO iNcLuSo EsO?!”

 

La sombra negra tembló, el Demon Fox que poseía a Tamamo rugió.

 

Para invadir ciudades y traer terror a la gente. Ser derrotado por los jugadores, renacer, volver a hacerlo.

 

Ese ciclo interminable es lo que permitió que Tamamo sea Tamamo. Era algo completamente natural, tan natural como la respiración de la gente.

 

Sin embargo, ahora que ese mundo se había convertido en realidad, no era más que una maldición implantada en el ciclo de la vida.

 

Yuzuha: “Kuu, eso no es necesario ahora.”

Silueta negra: “No Me ImPoRtA nAdA dE eSo. CuMpLiRe Mi ExIsTeNcIa. EsTe CuErPo Ya Ha PeRdIdO tOdO sEnTiDo De Sí MiSmO. FuE tRaIcIoNaDo, OdIó, Se OfReCiO a Mí. Su BeLlEzA yAcE sOlO eN sU aPaRiEnCiA aHoRa.”

Yuzuha: “.... kuu.”

 

Yuzuha lloró con melancolía mientras miraba a Tamamo.

 

La mujer manipulada estaba sonriendo. Tamamo dijo que ya no tenía sentido de sí misma, pero esa expresión parecía transmitir que no se arrepentía.

 

Yuzuha pensó que mucha gente podría haber sido encantada por eso, si no fuera por las lágrimas rojas que fluían por sus mejillas.

 

Tamamo: “Si deseas detenerme, usa tu fuerza para aniquilar mi cuerpo. ¡Oh, progenitor de los Element Tails, seguro que puedes!”

 

El Demon Fox negro regresó al interior del cuerpo de la mujer. Luego, las seis colas se levantaron, balanceándose como siempre y se cubrieron de llamas negras.

 

Yuzuha entendió que los sentimientos negativos de Tamamo alimentaban y aumentaban su poder.

 

Tamamo: “¡¡Hnn!!”

 

Como en respuesta al gruñido de Tamamo, las colas atacaron a Yuzuha.

 

Las 6 colas, extendiéndose en un movimiento de abanico, se movieron como si tuvieran voluntad individual y rodearon a Yuzuha, como para cortar cualquier posible ruta de escape.

 

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Yuzuha respondió lanzando un hechizo mágico con activación rápida. Luego envolvió sus propias colas en diferentes hechizos mágicos, rechazando las colas de Tamamo, la mitad de las cuales se convirtieron en llamas negras.

 

Las colas más efectivas fueron las envueltas en magia de tipo luz y magia de tipo divina.

 

Yuzuha: “... puedes dormir, ahora. No tienes que pelear.”

Tamamo: “¡¡Disparates!!”

 

Las colas de Tamamo repetidamente pasaron a la ofensiva, mientras que Yuzuha solo se defendía.

 

Tal vez debido a la mayor presión del Demon Fox, los ataques de los que Yuzuha no pudo defenderse por completo rompieron la ropa de doncella de santuario de Yuzuha.

 

Tamamo: “Tú también lo entiendes, ¿no es así?”

 

Las colas de Tamamo aumentaron después de esta pregunta.

 

De repente, aparecieron 2 colas hechas completamente de llamas negras. Estaban atadas a su cintura, al igual que las demás.

 

Tamamo: “¿Juugo y Kai han muerto?”

 

Susurró Tamamo con una expresión mezclada de envidia y tristeza.

 

Su relación consistía en usar el uno al otro, pero no era manipulación a través de la infusión de poder de Tamamo.

 

El poder que Tamamo les había dado volvió a su dueño, haciéndola aún más fuerte.

 

Yuzuha ahora enfrentaba ataques aún más feroces: contrarrestó 6 colas con las suyas y 1 con las llamas que arrojaba de su boca.

 

Sin embargo, no pudo contrarrestar la última y trató de evitarla con un salto, pero las llamas negras lograron chamuscar el cuerpo de Yuzuha.

 

Tamamo: “Ni no harás nada, ¡¡entonces muere!!”

 

Las 8 colas atacaron nuevamente. Si golpeaban directamente, causarían un daño considerable incluso a Yuzuha. Antes del ataque, el objeto que Shin le dio se activó.

 

Una membrana transparente apareció alrededor de Yuzuha y detuvo el ataque de Tamamo.

 

Tamamo: “Una barrera, ¡¡pero sé que no durará mucho!!”

 

Las colas de Tamamo golpearon repetidamente la barrera. Exclusivamente, cuando las colas hechas de llamas negras golpeaban, pequeñas grietas comenzaban a aparecer en su superficie.

 

Yuzuha no podía ver la resistencia de la barrera disminuyendo. Pero las grietas gradualmente creciente mostraban que su límite ahora estaba cerca.

 

Yuzuha: “Kuu...”

 

El sonido de la barrera quebrándose canceló los gritos de Yuzuha.

 

Al igual que las serpientes mirando a su presa, las colas de llamas negras perforaron el suelo donde estaba Yuzuha.

 

Tamamo: “... finalmente te estás poniendo seria.”

 

Como en respuesta a las palabras susurradas de Tamamo, las llamas negras fueron rechazadas.

 

Las llamas negras y el polvo de las nubes se mezclaron en el aire, dentro de esa mezcla se podían ver varias siluetas.

 

Yuzuha se había transformado en la forma adulta de un Element Tail con 9 colas que se balanceaban suavemente.

 

Yuzuha: “No puedo mantenerlo por mucho tiempo, ya ves.”

 

Cabello plateado hasta la cintura, ojos violeta transparentes, orejas de animal del mismo color de su cabello que se levantan vigorosamente.

 

Junto con una belleza impresionante que encantaría a cualquiera que la viera, Yuzuha –quien había recuperado sus poderes originales- miró fijamente a Tamamo.

 

Yuzuha: “¿También es importante acelerar tu muerte?”

Tamamo: “Ese es mi único deseo. Vamos, oh creador, ¡¡portador de poderes de los que cantan las leyendas!! ¡¡Muéstramelos!!”

 

Después del grito de Tamamo, las 8 colas una vez más atacaron a Yuzuha. Su poder e ímpetu estaban en su punto más alto.

 

Yuzuha: “... tú, pobre cosa.”

 

Susurró Yuzuha mientras las 2 colas de llamas negras y las 6 envueltas en llamas negras se acercaban a ella con una velocidad aterradora. Siguiendo su susurro, sus colas de plata se convirtieron en destellos de luz y perforaron el espacio entre las 2.

 

Un choque de plata y negro, con este último como el perdedor.

 

Las llamas negras se dispersaron y desaparecieron, las colas se rompieron en pedazos.

 

Tamamo tenía 8 colas, Yuzuha 9. Junto con las 8 colas que ganaron el enfrentamiento, la 9na cola desatendida se acercó a Tamamo.

 

Tamamo: “¡¡¡Gwaaahhh!!!”

 

Tamamo cruzó sus brazos en defensa, pero no tuvo mucha importancia ante un ataque que desgarraba las colas llenas de poder. Tamamo fue lanzada al aire.

 

Ambos brazos fueron rasgados y cortados del cuerpo de Tamamo, sus entrañas rotas y rasgadas.

 

Parecía una mentira que hasta hace unos instantes, Yuzuha estaba centrada en la defensa. Así de abrumadora era su superioridad.

 

Esto fue temporal para Yuzuha, pero su poder original estaba claramente por encima de Tamamo.

 

Tamamo: “....kh...... kh....”

 

Tamamo se desplomó en el suelo y ahora yacía boca arriba. El único sonido que se escuchaba era su respiración entrecortada.

 

Todavía no estaba muerta, pero su cuerpo estaba en su agonía final. Incluso si se la dejaba sola, hubiera durado unos minutos como máximo.

 

Mientras miraba a Tamamo, una llama dorada apareció sobre la cabeza de Yuzuha.

 

Tamamo se despertó cuando su línea de visión se fijó en la figura de Yuzuha. La mera visión de esa llama divina sería suficiente para hacer que alguien se arrodille, debido a su inconmensurable calor.

 

Yuzuha: “....puedes irte ahora.”

 

Unos segundos más tarde, acompañado por las palabras de Yuzuha, la llama dorada se tragó a Tamamo.

 

El cuerpo de Tamamo se convirtió en cenizas fundidas en segundos.

 

En el último instante, su expresión pareció dibujar una sonrisa.

 

Yuzuha: “Phew...”

 

Las llamas desaparecieron cuando Yuzuha respiró en silencio. No quedaba más que un terreno chamuscado, donde solía estar el cuerpo de Tamamo.

 

Después de que las llamas desaparecieron por completo, una luz plateada se filtró del cuerpo de Yuzuha.

 

Su cuerpo volvió progresivamente a la forma adolescente que tenía hasta unos momentos, al igual que un video reproducido al revés.

 

Yuzuha: “Kuu.....”

 

Luego regresó al modo zorro y se dejó caer al suelo.

 

Incluso si había recuperado algunos de sus poderes desde el lugar donde Filma había quedado atrapada, aún no estaba completo. Concentrar su fuerza para volver a su forma adulta solo duraría unos minutos.

 

Además, incluso si ella recuperara temporalmente esa forma, no podía recuperar los recuerdos y el conocimiento acumulado a lo largo de los años.

 

Era una especie de as en la manga para usar en situaciones de emergencia.

 

Yuzuha: “........”

 

Mientras cerraba los ojos para recuperar su fuerza, Yuzuha sintió que se acercaba una presencia familiar.

 

Intentó levantarse lentamente, luego recordó algo y cayó de nuevo.

 

Shin: “¡¿?! ¡¿Yuzuha?!”

 

La presencia que se aproximaba era Shin.

 

Tan pronto como vio a Yuzuha tirada en el suelo, corrió hacia ella con la suficiente velocidad para dejar atrás imágenes. Él suavemente la tomó en sus brazos y verificó su estado.

 

Shin: “Su HP y MP no parecen haber disminuido mucho. El objeto está roto, ella parece estar débil... ¿qué cosas locas has hecho?”

 

Yuzuha apenas había recibido daño, pero el retroceso de volver a su forma adulta le había robado a su cuerpo inmadura su energía.

 

Yuzuha: “Derroté, Tamamo.”

Shin: “¡¡Aun así fuiste demasiado lejos!! ¿Qué pasaría si hubieras muerto...?”

 

Yuzuha juzgó que lo que ella hizo fue algo malo. Ella pudo comprender por la voz de Shin que estaba realmente preocupado. Aunque a decir verdad, en realidad tenía suficiente energía para pararse caminar.

 

Ajeno al estado real de Yuzuha, Shin la abrazó suavemente.

 

Yuzuha: “Kuu”

 

Envuelta por la cálida sensación de seguridad proporcionada por los brazos de Shin, Yuzuha emitió un pequeño grito.

 

♦♦♦♦

 

La invasión de varios dominios en los que actuaban los soldados y monstruos de Ichinose habían sido a gran escala, pero había sido suprimida antes de que causaran un gran daño.

 

Se debe hacer una mención especial a los esfuerzos enviados a las diversas regiones.

 

Toudou Kankurou, 1er asiento de los Diez Valientes de Hinomoto, y el Dragnil de escamas negras que realizó acciones a la par con él.

 

Saegusa Karin, Shijou Tsugumasa y Tsuguho, también de los Diez Valientes, y la Elfo de pelo plateado que apareció con ellos.

 

La Lord pelirroja que luchó contra los monstruos atacando el dominio Shijou incluso antes que los Diez Valientes, junto con el enorme monstruo parecido a un lobo y la Elfo de pelo negro.

 

Después de mostrar actuaciones comparables con los Brave Ten, simplemente desaparecieron sin una palabra después de la batalla.

 

Muchos trataron de buscarlos, obviamente, pero por alguna razón nadie parecía recordar cómo eran.

 

Entre los soldados de Hinomoto, había rumores de que eran espíritus de la era de las guerras, que aparecen cuando el país está en peligro.

 

En realidad, todo se debió a las habilidades de ocultamiento. Los únicos capaces de recordar eran los pocos que los conocieron y hablaron con ellos cara a cara. Y estos pocos recibieron órdenes de sus superiores para no hablar sobre estos refuerzos a nadie más.

 

Estos misteriosos ayudantes estaban ahora frente a las puertas de la casa Saegusa. No tenían mucho equipaje pero estaban equipados para viajar.

 

El grupo de Shin no tenía más motivos para quedarse con los Saegusa.

 

No tenían una razón apremiante para ir a ninguna parte, pero cuando terminó la batalla, decidieron que era el momento adecuado para partir.

 

Shin: “Gracias por su hospitalidad.”

 

Junto con los miembros de la casa Saegusa (Karin, Kuyou, Kayo, Chiyo), Kankurou también había ido a ver al grupo de Shin.

 

Karin: “¿Realmente debes partir? Le debemos una gratitud por salvar a Hinomoto de las llamas de la guerra. Si tan solo pudiéramos expresar nuestro agradecimiento de alguna manera...”

 

Karin, reacia a verlos partir, tenía a la orgullosa [Black Moon] en su cintura.

 

Cuando se descubrió el juego sucio de Juugo, la última concursante restante, Karin, fue elegida para ser la sucesora de la Katana divina.

 

Shin: “Ya estás guardando el asunto de [Hakuramaru] como un secreto por mí. También le agradezco su cooperación, Sir Kankurou. Si corría la voz de que tenía esa Katana, el país mismo podría venir a por mí.”

 

Shin le respondió a Karin e inclinó su cabeza hacia Kankurou.

 

Las armas de grado [Antiguo] eran buscadas por cualquiera, personas y países por igual.

 

Shin le había dado a [Hakuramaru] a Karin ya que temía que algo sucediera durante la ceremonia de herencia, pero no se arrepintió de esa elección.

 

[Black Moon] era una Katana templada por Shin. Las armas promedio no podrían competir con su espada.

 

Para todos los que vieron que Shin estaba en posesión de [Hakuramaru], explicaron que estaba viajando para devolverla a su legítimo propietario, indicando claramente que no era posible obtenerla de Shin.

 

Kankurou había concluido afirmando que Shin debía ser tratado con la máxima cortesía, por lo que no hubo ningún intento particular de negociación.

 

Kuyou: “Sin embargo, no hemos podido agradecerte debidamente por el asunto de Lady Haruna. ¿No hay realmente nada que podamos hacer?”

Shin: “Discutí esto con todos los demás también, pero no hay nada que necesitemos en este momento. Por lo tanto, si en el futuro necesitamos ayuda o asistencia, por favor ayúdenos. Estoy seguro de que podría haber asuntos, dejando de lado la guerra, que no podamos resolver por nuestra cuenta.”

 

Shin respondió claramente a la pregunta de Kuyou y su tono serio. En caso de necesidad, tener conexiones humanas seguramente ayudaría.

 

Kuyou: “En ese caso, haremos todo lo posible cuando llegue ese momento. Espero con ansias nuestra próxima reunión.”

Shin: “Contaremos contigo entonces.”

 

Schnee y los demás también se despidieron, y el grupo abandonó el dominio Kujou.

 

───su destino era la montaña sagrada de Hinomoto, Fuji.