The New Gate Capítulo 30 (parte 4).




Manual




Proyecto: 

Hola lectores, aquí tiene el capítulo que tanto esperaban, este volumen tuvo de todo y uno al final llega a no poder odiar a los "villanos" de este volumen T_T y por lo visto hay nuevo integrante para el grupo (harem) xD

 

─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─

 

Shin: “¿Qué pasa con estos números?”

 

Shin se había separado de Schnee y se dirigió hacia el Mt. Fuji, pero la formación de Demon Foxes que encontró alrededor de la montaña le hizo levantar una ceja. Casi todas las unidades estaban alrededor del nivel 700, con 6 o 7 colas. Para Shin no era nada especial, pero para este mundo estaba cerca de un desastre natural.

 

Tales monstruos ahora estaban rodeando el Mt. Fuji. También expresaban claramente intenciones hostiles.

 

Yuzuha: “¡Kuu! Tamamo, ¡¡no está aquí!!”

Shin: “Eso es cierto, no puedo recoger ninguna presencia que pueda ser suya. ¿De qué se trata esto? Están las 8 cabezas de Orochi y Munechika en la cima de Fuji. No importa cuántos monstruos de nivel jefe se junten, con su poder de combate solo van a ser aniquilados.”

 

La brecha entre el nivel 900 de Munechika y el nivel 700 de los Demon Foxes era demasiado grande. Eso es lo que significaba su diferencia en el poder de lucha.

 

Debido a la gran cantidad de Demon Foxes, Munechika podría sufrir algunas heridas, pero si lucharan seguramente serían exterminados.

 

A pesar de eso, los Demon Foxes se dirigían inequívocamente hacia la niebla que cubría la montaña.

 

Shin: “¿Hmm?”

 

Entre los Demon Foxes subiendo al Mt. Fuji, Shin detectó una pequeña presencia moviéndose hacia arriba también.

 

No estaba siendo atacada a pesar de estar justo al lado de los Demon Foxes, por lo que era probable que fuera un aliado.

 

Shin pensó que podría ser Tamamo y pidió confirmación a Yuzuha, pero ella negó esa posibilidad.

 

Shin: “Yuzuha, voy a ver a ese furtivo antes de lidiar con ellos. ¿Tú que vas hacer?”

Yuzuha: “... siento una mala presencia desde allí. Yuzuha, irá allá. Shin, irá a Fuji.”

 

Después de una breve pausa, Yuzuha giró en una dirección diferente a la de la montaña.

 

Shin: “¿Estarás bien sola?”

Yuzuha: “¡Déjaselo a Yuzuha!”

Shin: “Hablas como si lo vieras con tus propios ojos.”

 

Yuzuha saltó del hombro de Shin, se transformó en el modo de niña pequeña e hinchó su pecho.

 

Shin habría estado preocupado hasta hace un tiempo, pero su nivel ahora era más alto y el control sobre sus poderes era mucho mejor.

 

Shin miró a Yuzuha, que lo miraba con ojos francos y honestos, y asintió.

 

Shin: “─ lo tengo. Lleva esto contigo, por si acaso.”

 

Shin tomó un accesorio que recibiría daño en lugar del usuario y objetos para curar los estados alterados de su caja de objetos.

 

Yuzuha los tomó, los puso en su túnica, luego salió corriendo en forma su de zorro.

 

Shin: “Ok, es hora de hacer mi parte.”

 

Después de susurrar para sí, Shin siguió su camino.

 

Mientras ocultaba su presencia con [Hiding], Shin se acercó al punto moviéndose entre los Demon Foxes.

 

Cuando se acercó lo suficiente para ver, vio a un hombre vestido de pies a cabeza con ropa negra de ninja.

 

El nombre que se mostraba a través de [Analyze] era Rokuhara Kai, el hombre que estaba con Juugo.

 

Shin saltó frente a Kai y desactivó [Hiding].

 

Kai: “¡¿?! ¡¿Eres el hombre de antes...?!”

 

Kai reaccionó a la repentina aparición de Shin sacando su espada ninja. Estaba claro que desconfiaba de Shin después de reconocerlo.

 

Shin: “¿Quieres decir, el de Aokigahara?”

Kai: “¡Quién lo diría!”

 

Incluso antes de que se hiciera un intento de conversación, Kai lanzó un hechizo mágico hacia Shin.

 

Lo que voló hacia Shin era la habilidad mágica de tipo fuego [Fireball]. Era una magia ofensiva básica, ampliamente utilizada tanto por principiantes como por expertos.

 

Sin embargo, la magia utilizada por un ninja como Kai, cuyo trabajo se inclinaba más hacia los ataques físicos, no podía funcionar en Shin.

 

La [Fireball] volando hacia Shin desapareció en la nada justo antes de golpearlo.

 

Shin: “Si es posible, me gustaría saber por qué estás haciendo esto.”

Kai: “... para extender nuevamente las llamas de la guerra en Hinomoto.”

Shin: “─me sorprende recibir una respuesta. ¿Pero por qué? Escuché que hay mucho que perder en las llamas de la guerra. ¿Qué ganarías al hacer esto?”

 

Shin no esperaba ninguna respuesta, pero como recibió una, expresó otra duda.

 

Kai: “... Hinomoto ha tenido conflictos continuos, todo dentro de este pequeño país insular. La gente necesitaba ser fuerte, para que no les quitaran nada. Debido a eso, en aquellos tiempos todos eran fuertes. Pero ahora la gente olvidó esos tiempos de guerra y se volvió débil. Los Diez Valientes también, ninguno de ellos puede igualar a Sir Kankurou ahora, solo son mocosos con nada más que el prestigio de los Ancestros Retornados. Si la paz continúa así, Hinomoto eventualmente se debilitará.”

Shin: “Como alguien que vio a los aventureros y soldados del continente, puedo decirle que los soldados de Hinomoto son claramente más fuertes que ellos.”

 

Shin dijo lo que honestamente pensó. Incluso en Balmel, una ciudad expuesta a los peligros de las hordas de monstruos de la Inundación, la calidad de los soldados era menor que la de Hinomoto.

 

Kai: “No es suficiente que los soldados sean fuertes. Los señores que gobiernan sus dominios, los soldados que sirven bajo su mando, las personas que habitan sus tierras... todos ellos necesitan ser fuertes, o un país pequeño como Hinomoto no tendrá futuro.”

Shin: “Aun así, ¿enviar monstruos hacia la gente es una manera aceptable? Simplemente causaría una carga a esos preciosos soldados y ciudadanos.”

Kai: “Si caen por algo así, significa que realmente no valían tanto. Esta era una de las verdades en la era de las guerras.”

Shin: “Hablas como si lo hubieras visto con tus propios ojos.”

 

Basado en sus experiencias hasta ahora, Shin pensó que la raza de Kai era humana.

 

Los humanos tienen vidas cortas. Nadie de esta raza podría haber sido testigo de la era de las guerras y seguir vivo.

 

Kai: “Porque ellos me lo mostraron.”

Shin: “¿Ellos te ‘mostraron’ eso?”

Kai: “El que controla estas bestias lo hizo. Parecen tener objetivos diferentes, pero no importa si nos usan o no, nuestro deseo se cumplirá.”

 

Kai habló mientras señalaba a un Blue Tail entre los Demon Foxes que los rodeaban.

 

Shin nunca escuchó sobre habilidades que le permitieran al usuario ver el pasado, pero antes de eso, no podía saber si el pasado que Kai vio era cierto o no.

 

Kai: “No aceptaré una unificación asustada de sacrificios. Hinomoto se convertirá en un país fuerte solo si la regla del más fuerte predomina.”

Shin: “El hombre llamado Ichinose Juugo ya está muerto. Aun así, ¿continuaras?”

Kai: “¿Crees que me detendría ahora?”

Shin: “Supongo que no.”

 

La intención asesina de Kai se hizo más intensa. En respuesta, la mano de Shin sujeto la Katana [Moonless] en su cintura.

 

Shin: “...no pensé que sería posible hablar. ¿Estás seguro de que estaba bien filtrar toda esa información?”

Kai: “No hace ninguna diferencia. Los hombres muertos no cuentan cuentos.”

Shin: “Aunque ese hombre seas tú, ¿lo sabes?”

Kai: “También está bien eso. Los fuertes viven, los débiles perecen. Eso es todo.”

 

Incluso su propia muerte era un resultado aceptable. Los ojos de Kai mientras lo decía eran claros y ciertos, a pesar de la confusión que había en ellos.

 

Shin: “... ¿fueron tan dolorosos los días de paz?”

Kai: “........”

 

Las últimas palabras de Shin fueron las únicas a las que Kai no respondió.

 

Blandiendo su espada ninja, Kai desapareció bajo la sombra de un Red Tail.

 

Los monstruos que rodeaban a Shin eran 3 Red Tails y 3 White Tails. Los primeros eran alrededor del nivel 600, los últimos de nivel 700: todos monstruos de clase jefe.

 

También había otros monstruos de la especie de Demon Fox, pero excepto aquellos que se dirigían hacia Shin, todos estaban avanzando hacia la cima.

 

Shin: “Es una pena.”

 

Shin habló en respuesta al silencio de Kai. El eco de estas palabras era tan frío que habría corrido escalofríos por las espinas de quienes las escucharon.

 

Shin luego desenfundó a [Moonless] mientras cambiaba su línea de visión hacia la derecha.

 

Mientras dibujaba un arco plateado en el aire con la cuchilla, un sonido de metal chocando siguió y 3 kunais cayeron al suelo, partidos por la mitad.

 

Incluso si se hubiera ocultado a sí mismo, el [Hiding] de Kai era inferior a las habilidades de percepción de Shin.

 

Shin: “¿Pensabas que te estabas escondiendo?”

 

La línea de visión de Shin descubrió la posición de Kai.

 

Debido a que Kai sintió un escalofrió en la parte posterior de su espina dorsal, se volvió hacia el origen de esta salvaje sed de sangre. A pesar de que expresión facial se volvió rígida, también se convirtió en una sonrisa.

 

Kai: “Lo que sentí ese tiempo no era mentira, ya veo.”

 

Incluso si hubiera aceptado la muerte como algo positivo, alguna cosas no podrían superarse.

 

El hedor de sangre que Kai había percibido de Shin no era algo que emanara de alguien que solo luchaba contra monstruos.

 

Era una prueba de que sus manos estaban manchadas con la sangre de innumerables personas.

 

Kai miró hacia abajo hacia el sonido de traqueteo que había llegado a sus oídos. Encontró su brazo derecho, el que sostenía su espada, temblando.

 

Los Demon Foxes alrededor de Shin también, intimidados por su intención asesina, no podían moverse.

 

Incluso los otros Demon Foxes que se dirigían hacia la cima se volvieron hacia Shin, sus cuerpos temblaban.

 

Kai: “Heh, asi es como la verdadera guerra debe ser.”

 

Kai sacó una pastilla redonda de su ropa y se la tragó, luego cargó hacia Shin.

 

Las imágenes secundarias de Kai se separaron y atacaron a Shin.

 

Era una técnica que combinaba el movimiento de alta velocidad y las ilusiones, mediante el uso de las habilidades [Ground Shrink] y [Mirage Dance]. La píldora redonda le permitió a Kai moverse a una velocidad que sobrepasa fácilmente a un Elegido.

 

Esta combinación, que también Schnee usa a menudo, servía para mejorar todas las técnicas de Kai, también se aprovechaba de sus habilidades físicas potenciadas.

 

Sin embargo──

 

Shin: “Un ninja nunca debería atacar desde el frente, vamos.”

 

Ante la [Moonless] de Shin, todo era insignificante.

 

No importa cuán hábilmente se escondiera Kai dentro de las ilusiones, los ojos de Shin podían ver a través de ellos. Atacarlo desde el frente era una estrategia pobre, no importaba cuán potenciado estuviera Kai por la píldora redonda.

 

En un abrir y cerrar de ojos, Shin se acercó a una de las copias de Kai: era la verdadera.

 

Incluso con los ojos muy abiertos por la sorpresa, Kai trató de esquivar con todas sus fuerzas. Tal vez debido a su larga experiencia en batalla, su cuerpo se movió antes de que pudiera pensar.

 

Gracias a esto, la barra desgarradora realizada por [Moonless] se detuvo al cortar el brazo izquierdo del ninja.

 

Kai: “Yo solo no soy rival, ya veo. ──¡¡Ataquen!!”

 

Después de la orden de Kai, los Demon Foxes, congelados por la intención asesina de Shin, comenzaron a moverse. Apuntaron a Shin con colmillos y garras, aprovechando sus grandes cuerpos.

 

Ya habían comprendido, al ver el intercambio entre Kai y Shin, que la magia no funcionaría.

 

Shin: “Están en el camino.”

 

Las garras del White Tail y los Red Tails se acercaban a Shin desde el lado izquierdo y el derecho. Shin respondió indiferentemente balanceando a [Moonless].

 

Dos destellos plateados recorrieron el aire. A medida que desaparecían, el HP de dos Demon Foxes llegó a cero.

 

Segundos más tarde, sus cabezas y patas delanteras cayeron al suelo.

 

Habilidad marcial tipo Katana [Beast Hunt].

 

Gracias al bonus de daño de la habilidad contra monstruos de tipo animal como los Demon Foxes, dos unidades cayeron con una facilidad ridícula.

 

Shin balaceó suavemente a [Moonless], todavía no manchada con una sola gota de sangre y habló.

 

Shin: “Los cortaré a todos. Ríndanse.”

 

En el espacio de una sola respiración, Shin mató al White Tail que se acercaba desde atrás. Luego tomó la intención asesina que había estado enfocando en su entorno para intimidar a los monstruos y lo liberó al máximo, sin limitarlo.

 

Su oponente se desplazó de los humanos a los monstruos, su intención también cambio de derrotar a matar.

 

A diferencia de un bandido o un rufián, a los ojos de Shin, Kai actuaba con un objetivo claro.

 

Parecía haber sido influenciado por algo, pero como también lo mostraba [Analyze], no estaba bajo una completa manipulación.

 

Él no sabía cuál era la razón, pero Shin sentía que tanto para Kai como para Juugo, en el fondo, su propia voluntad estaba detrás de sus acciones. Después de su conversación con Kai, la suposición de Shin se convirtió en certeza.

 

Si su voluntad deseaba guerra y muerte, para Shin no había otra opción.

 

Excluyendo la participación de los monstruos, una conmoción como esta habría sucedido tarde o temprano.

 

Para el presente Hinomoto, su posición era la de los herejes. Sus formas y pensamientos nunca serían comprendidos.

 

Aunque en forma retorcida, su amor por su país estaba en todo su corazón.

 

Eso también era una forma de pensar. Pero sin importar cuáles fueran sus motivos, Shin no aceptaría la forma de actuar de Juugo y Kai.

 

Y así, él cortó.

 

La intención asesina que emanaba de su cuerpo, tan escalofriante como una brisa mortalmente fría, les habló a aquellos que enfrentaban a Shin, diciéndoles que se preparasen para morir.

 

Kai: “Después de pasar una vida en la oscuridad, par que mi último oponente sea alguien de tal poder... estoy agradecido.”

 

Una sonrisa se ensanchó en sus labios, Kai saltó y corrió a través de la intención asesina de Shin.

 

Normalmente podría haber acortado la distancia en un instante. Sin embargo, el cuerpo de Kai, aun potenciado por la píldora redonda, no podía seguirle el ritmo a su mente.

 

Shin estaba mirando en dirección de Kai, pero no dio un paso.

 

Sostuvo a [Moonless] al frente, su punta apuntando hacia adelante, mirando fijamente a Kai. No había aperturas en su postura.

 

Kai: “Gwah.”

 

Mientras corría hacia Shin, las piernas de Kai crujieron. Su larga experiencia en batalla le dijo que algo andaba mal con sus huesos. Entonces, como provocado por eso, sus piernas y brazos produjeron ruidos extraños.

 

Shin: “Veo que el retroceso ha llegado.”

 

Shin dijo mientras miraba a Kai.

 

Después de mirar la pantalla de estado de Kai, Shin había adivinado cuál debió ser la píldora que Kai tragó.

 

La decisión de Shin de acabar con Kai fue por compasión: que él se destruyera a sí mismo hubiera sido un final demasiado lamentable.

 

Shin: “Ha pasado un tiempo desde la última vez que vi a alguien usar una droga prohibida.”

Kai: “Pero incluso si lo hice, mírame ahora.”

 

Lo que Shin llamaba drogas prohibidas era en realidad un artículo con el nombre oficial de “Miracle Drug of Blinking Life”.

 

Su uso elevaría instantáneamente todas las estadísticas en varias etapas, pero a cambio el HP disminuiría a una velocidad fija y el jugador moriría después de unos minutos.

 

Además, la recuperación del HP perdido o revivir inmediatamente después de la muerte no era posible: como penalización por fallecimiento, el jugador también sería transportado a la fuerza a su ciudad natal.

 

En el juego, era un elemento utilizado solo en batallas entre jugadores.

 

Incluso si uno derrotara a un jefe usándolo, el sistema evitaría cualquier ganancia de EXP o de botín, por lo que los jugadores que simplemente disfrutaban de la aventura ni siquiera sabían de su existencia.

 

Shin: “Esto es el fin.”

 

El HP de Kai ya estaba cerca de cero. Incluso en tal estado, las técnicas que él desencadenó no se debilitaron en lo más mínimo.

 

Los ataques de la espada ninja continuaron. La Katana de Kai, pintada de negro para ser utilizada en misiones de sigilo, fue recibida por la [Moonless] de Shin.

 

Las relucientes armas de platino y negro cruzaron caminos. Shin y Kai dejaron de moverse, de espaldas el uno al otro.

 

Kai: “Im...presionante...”

 

Después de esta última palabra, Kai cayó. La Katana que todavía sostenía en su mano derecha tenía su hoja cortada por la mitad.

 

Shin: “... no puedo decir que esto se siente bien.”

 

Cuando Shin se giró, Kai ya había exhalado su último aliento.

 

Mirando su expresión algo complacida, Shin se rascó la cabeza, perplejo.

 

Posiblemente encontrando una abertura en su guardia ahora relajada, Shin fue atacado por una masa de llamas y hielo. Sin embargo, fue suficiente para atraer su atención. El ataque fue cancelado por su resistencia mágica.

 

Shin: “Entonces no es como si estuviera al mando, eh. Al menos deberías saber que poner una mano sobre mí o Fuji sería tu fin.”

 

Cuando terminó de hablar, a los pies de Shin yacían los cadáveres de 1 Red Tail y 1 Blue Tail. Sus oponentes ahora solo eran monstruos, por lo que agitó su espada sin la menor vacilación.

 

Shin dirigió su percepción hacia Fuji y notó un punto de luz moviéndose rápidamente alrededor de los Demon Foxes. Era Munechika.

 

A medida que el pequeño punto se acercaba, los puntos grandes desaparecían. La velocidad a la que eran aniquilados era abrumadora: el Orochi de 8 cabezas ni siquiera se movió de la cima.

 

Shin: “Todavía hay muchos de ellos; supongo que echaré una mano.”

 

Shin comenzó a perseguir a los Demon Foxes desde la dirección opuesta al punto que él pensó que era Munechika.

 

Después de menos de una hora, la mayoría de los Demon Foxes que se habían reunido en Fuji habían sido exterminados.

 

Cuando Shin derribó la última unidad, el brillo de una armadura de platino apareció ante él.

 

Munechika: “Entonces eras tú, Shin.”

 

Lo que apareció fue la Katana y la persona que llevaba el nombre de One of the Five Supreme Blades ─ Mikazuki Munechika. Mientras luchaba, llevaba su casco, pero ni su cabello negro ni su armadura estaban manchados por la sangre del enemigo.

 

Shin: “Veo que tampoco tuviste problemas.”

Munechika: “Los monstruos de ese nivel no son nada para mí. Sin embargo, es curioso verte aparecer al mismo tiempo que el asalto de monstruos. ¿Sabes algo?”

Shin: “No sé mucho en detalle, pero te diré todo lo que pueda.”

 

Shin explicó brevemente sobre Juugo, Kai, Tamamo y el plan que habían puesto en acción.

 

Después de que él terminó de hablar, Munechika pensó por un momento, sosteniendo sus dedos en sus labios, luego miró hacia la cima de Fuji.

 

Munechika: “El objetivo de los Demon Foxes para atacar fue probablemente lo que estamos protegiendo en la cima de la montaña. No solo los Demon Foxes, sino que muchos de los monstruos de Hinomoto con cierto grado de inteligencia vinieron a atacar a Fuji.”

Shin: “¿Hay algo de mucha importancia allí? Pensé que era extraño que el maestro de la montaña, Kagutsuchi, no estuviera allí, pero... no, no quiero entrometerme. No necesitas responder.”

Munechika: “Heh, lo sé. Supongo que podría decírtelo. Porque tu pareja, el Element Tail, probablemente ya lo ha notado.”

Shin: “¿Eh? ¿Sabías que Yuzuha era una Element Tail?”

 

Shin también se sorprendió de que Yuzuha aparentemente supiera la razón detrás de la ausencia de Kagutsuchi, pero el conocimiento de Munechika sobre la especie de Yuzuha era aún más asombroso para él.

 

Munechika: “La energía de las líneas Ley tiene un aura peculiar. Escuché de Kagutsuchi que el Element Tail tiene la capacidad de influir en las líneas Ley también.”

 

A juzgar por las palabras de Munechika, no parecía que hubieran matado a Kagutsuchi.

 

Al igual que Yuzuha, aparentemente era posible comunicarse con él. Durante el juego, la batalla siempre comenzaba sin una conversación real, por lo que a Shin le pareció un poco sorprendente.

 

Munechika: “Bueno, este no es el momento para quedarse charlando. Ve por tu compañera. Y una cosa más, no has olvidado la promesa de volver a mí, ¿o sí? No puedo decir que soy paciente, esperaré solo 10 años como máximo.”

Shin: “Iré ahora entonces. Tenga la seguridad, no tengo intención de hacer que esperes tanto tiempo.”

 

Shin respondió pensando que para una persona impaciente, ese fue un lapso de tiempo bastante largo.

 

Estrictamente hablando, Munechika era como un espíritu alojado dentro de una espada, por lo que no había ningún concepto de esperanza de vida para ella, o eso Shin reflexionó.

 

Munechika: “Estoy deseando que llegue.”

 

Shin le agradeció a Munechika, quien le indicó la dirección en la que estaba Yuzuha, y partió.

 

 

♦♦♦♦