The New Gate Capítulo 24 (parte 2).

Proyecto: 

Tap, Tap, Tap.

 

Los tacones de alguien resonaban en los silenciosos salones de la iglesia.

Una pequeña figura enmascarada con una capucha caminaba por un pasillo.

Esta figura finalmente se detuvo frente a una de varias puertas de forma similar. Esta era la habitación en la que Hermie descansaba.

La puerta estaba abierta, y un hombre con armadura estaba acostado boca abajo en el suelo. Estaba inconsciente.

 

“Disculpa la intrusión.”

 

La voz de un muchacho joven resonó. O tal vez la de una niña con voz baja. El género del dueño de la voz no podía ser identificado sólo por escucharlo.

Había cierta confianza en el caminar de la figura encapuchada, como si uno estuviera entrando en la habitación de un amigo cercano. Dentro de la habitación, varios otros estaban inconscientes, sin heridas en el exterior. Ellos respiraban con un ritmo estable, como si estuvieran en un sueño profundo.

 

“¿Están descansando? ¿Supongo que están descansando? Entonces voy a entrar.”

 

La figura encapuchada confirmó que todos en la habitación estaban dormidos. Se dirigió hacia adentro, para ver otra puerta adentro. Esta puerta se abrió y mostro a una joven que dormía junto a dos soldados.

 

“Te encontré.”

 

La figura se aseguró de que la chica que dormía cerca de la cama fuera Hermie. Cuando una mano extendió la mano hacia Hermie, se oyó el sonido de una ráfaga de viento.

 

“Vaya.”

 

La figura encubierta agarró la daga voladora entre sus dedos, sin siquiera mirarla.

 

“Ara, ara, me has dejado sorprendida. ¿Aún estas despierto?”

“¿Quién eres tú?”

 

El caballero que se levantó mientras pronunciaba estas palabras era Konig.

Había obligado a su cuerpo inestable a ponerse de pie a duras penas. Sangre goteaba de su boca porque se había mordido los labios para mantener su conciencia.

 

“Oh, sí, no me presenté, sí. Buenas noches, señor. Mi nombre es Milt, soy un miembro de ‘Ouroboros 'Hollow’. He venido aquí para tomar prestada a la señorita Hermie. Cualquier resistencia es inútil, así que será más fácil que te quedes callado, ¿sabes? “

Konig: “¡Basta de burlas!”

 

La introducción de Milt apenas terminó cuando Konig desenvainó su espada y atacó. El Elegido de clase alta entró con fuerza, con una velocidad inimaginable para la armadura pesada que usaba.

La velocidad de Milt, sin embargo, superó la suya. El cuerpo del intruso parecía inclinarse ligeramente, pero el ataque de Konig fue evitado con facilidad.

La espada de Konig recorrió repetidamente la pequeña habitación, pero ni siquiera logró rosar a Milt, casi como si el visitante no deseado fuera una ilusión.

 

Milt: “Impresionantes ataques, como se esperaba de un Elegido de clase alta.”

 

Milt comentó con indiferencia mientras evitaba los ataques de Konig. Incluso en contra un Elegido de clase alta elegida como Konig, el oponente no mostró la menor agitación.

 

Konig: “Kh…”

 

Konig estaba balanceando su espada a pesar de la somnolencia y la impotencia -de orígenes desconocidos- que estaban tratando de hacerse cargo de su cuerpo, mientras que Milt parecía completamente intacta.

Quien saldría victorioso era dolorosamente claro.

 

Milt: “Sin embargo, es una vergüenza. Esto no es suficiente para estimular mi interés. Tampoco tengo mucho tiempo que perder, así que me iré pronto.”

 

Después de hablar, Milt desapareció repentinamente de la vista de Konig; El invasor se había acercado al pecho de Konig para lanzar un golpe que el soñoliento Konig no tenía esperanza de evadir.

El golpe de palma de Milt golpeó directamente contra la armadura de Konig, y el choque resultante estalló en todo el cuerpo del caballero.

 

Konig: “Gwah ... gh ...”

 

La respiración de Konig fue detenida momentáneamente por el impacto que se propagó a través de su armadura. El caballero entonces se derrumbó al suelo, no se levantaría otra vez pronto.

No era un golpe que normalmente lo habría derrotado, pero los estados anormales que paralizaron a Konig le impidieron defenderse contra él.

 

Milt: “Bien, entonces, ahora que no hay nadie en mi camino, puedo volver a trabajar.”

 

Milt se aseguró de que Konig hubiera perdido el conocimiento y levantó a la dormida Hermie.

Después de activar cierto mecanismo, Milt salió de la habitación y se dirigió hacia la entrada de Palmirack.

Mientras caminaba por los pasillos vacíos, Milt habló en voz alta.

 

Milt: “Esto fue demasiado fácil ... ya que este lugar fue reactivado significa que uno de los miembros de Rokuten regresó, así que ¿por qué fue tan fácil?”

 

Para un infiltrado, nada es más bienvenido que una seguridad laxa. Milt, sin embargo, parecía estar nada insatisfecho.

 

Milt: “El único miembro del Rokuten involucrado en el Juego de la Muerte debería haber sido Shin, pero no puedo imaginar que dejara entrar a gente normal dentro de Palmirack sin hacer nada ... pero no hay manera de que uno de los otros 5 llegara. Y si Shin hubiera venido aquí, significaría que murió... pero no puedo aceptar que alguien lo mató...”

 

Milt siguió caminando, mientras expresaba sus quejas.

 

El actual Palmirack había bajado la seguridad, para evitar el peligro para la gente de la Iglesia. Gracias a eso, nada pasaría si Milt simplemente saliera, así como así.

Milt ni siquiera se había “infiltrado” a Palmirack. El miembro de ‘Ouroboros Holow’ acababa de entrar por la puerta principal, sin ser molestado.

 

Milt: “Aah, quiero ver a Shin ... si sólo estuviera aquí, podría hacerlo sin tener que hacer cosas como esta ...”

 

Las palabras de Milt sonaban como las de una doncella enamorada, o un niño soñando con su héroe, pero escondía algo cercano a la obsesión dentro de ellas.

Milt siguió caminando hacia la entrada principal.

Escuchando el sonido de las explosiones en la distancia, el intruso desapareció en la oscuridad una vez más.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Shibaid fue el primero en notar la anomalía.

 

Después de exterminar a los monstruos no-muertos que se dirigían hacia Sigurd, buscó en las cercanías y se dio cuenta de que Wilhelm no estaba en ninguna parte.

El radio de percepción de Shibaid era más pequeño que el de Shin o Schnee, pero es aún mucho más amplio que un Elegido promedio. A pesar de eso, no pudo encontrar ningún rastro de la presencia de Wilhelm, no importa cuánto buscaba.

Se dirigió al lugar donde se suponía que estaba Wilhelm, pero no pudo encontrar ninguna pista.

Algo debió de pasarle... era sólo cuestión de tiempo antes de que Shibaid llegara a esta conclusión.

 

Shin: “(Las cosas terminaron de nuestro lado ¿Cómo está la situación por allá?)”

Shibaid: “(Los monstruos han sido exterminados, pero algo extraño está pasando.)”

 

A través de la oportuna conversación mental, Shibaid informó a Shin sobre la desaparición de Wilhelm.

Gracias en parte a la mejora de sus armas, el poder de Wilhelm había aumentado aún más después de conocer a Shin. Era un guerrero que había sobrevivido a muchas batallas mortales, no podía haber sido derrotado por monstruos de este nivel.

 

Después de encargarse de los rastros de su batalla en el entorno, Shin y Schnee se unieron a Shibaid e investigaron los alrededores.

Sin embargo, no importa cuánto afilaran su percepción, no había rastro de Wilhelm en su campo de percepción. Ellos también se dirigieron al lugar donde se suponía que Wilhelm estaba, que Shibaid ya había inspeccionado, pero tampoco encontraron rastros de su camarada.

 

Shin: “Ninguna señal de lucha... ¿podemos entonces excluir la posibilidad de que él lucho con alguien y fue derrotado?”

Schnee: “Si el oponente era del culto Shiten, es posible que Wilhelm fuera imposibilitado de resistirse por medio de un rehén. Además, un hechizo de la magia del sistema Mental podría haber sido usado en él.”

 

Con la información tan escasa, la especulación tenía sus límites. A continuación, el grupo fue acompañado por Tiera y Kagerou, que no poseían habilidades de percepción tan fuertes como Shin y Schnee y habían ido buscando pistas a pie.

 

Tiera: “¿Han encontrado algo?”

Shin: “Nada, no hay presencia en los alrededores después de todo. ¿Qué pasa de tu lado?”

Tiera: “... No pude encontrar nada decisivo, pero hay un lugar intrigante.”

Shin: “¿Un lugar intrigante?”

 

Tiera respondió a la pregunta de Shin con un breve silencio. Después de soltar un pequeño suspiro, respondió.

 

Tiera: “Sígueme, te llevaré allí.”

 

Tiera dijo eso y procedió a dar órdenes a Kagerou. El lugar al que se dirigían, a una velocidad que hacia parecer a Shibaid el miembro más lento del grupo, era un bosque aparentemente ordinario.

Desde el punto de vista de Shin, no podía percibir nada inusual en el entorno. Lo mismo ocurrió con Schnee y Shibaid, de hecho, sus ojos emitieron una expresión de estar completamente confundidos.

 

Tiera: “Es aquí.”

 

Tiera descendió de Kagerou y caminó hacia el centro del bosque. Kagerou se hizo más pequeño y caminó cerca de los pies de Tiera.

A pocos pasos de Tiera y Kagerou, el grupo de Shin también entró en el bosque.

Después de caminar durante varios minutos, llegaron a un claro. Tiera se detuvo un paso antes de entrar.

 

Shin: “¿Es éste el lugar?”

Tiera: “Sí. Podría resultar difícil creer, había un demonio extremadamente poderoso aquí hasta hace unos momentos.”

Shin: “¿Un demonio?”

 

La expresión de Shin se volvió agria después de escuchar las palabras de Tiera. Schnee y Shibaid reaccionaron de la misma manera, especialmente el segundo; Su campo de batalla había sido el más cercano, después de todo.

 

Sin embargo, no importa que tan alto fuera el nivel y las estadísticas de Shibaid, su radio de detección del enemigo no era tan ancho como el de Shin o Schnee. Si el enemigo hubiera utilizado habilidades como [Hiding], no habría sido extraño para Shibaid no notar nada.

 

Schnee: “¿Puede este Demonio haberle hecho algo a Wilhelm?”

Shin: “Si es así, debe haber sido un individuo considerablemente fuerte. Posiblemente incluso un demonio con nombre propio.”

Schnee: “Sí, en ese caso podrían haberse infiltrado aquí desapercibido.”

 

Entre los demonios de alto rango, había algunos que podrían igualar a Schnee y Shibaid.

Considerando eso, no era improbable que Wilhelm hubiera sido llevado con poca o ninguna resistencia.

 

Tiera: “Er, ¿de verdad me crees?”

 

Mirando al grupo de Shin confiando en sus palabras sin cuestionar, Tiera expresó su sorpresa.

 

Shin: “¿Huh? ¿Por qué debemos dudar de ti? No eres del tipo de personas que dice mentiras o bromas en una situación como ésta, ¿verdad?

Tiera: “Pero fue sólo una sensación ... no tengo pruebas ni nada”.

Shin: “Puede ser así, pero por lo menos confiamos en ti. Es por eso que te creemos, incluso sin pruebas.”

 

Shin contestó firmemente a las quejas susurradas por Tiera.

 

En este mundo, después de todo, inexplicables fenómenos como la magia y las habilidades existían en gran número. No sería increíble ser capaz de percibir el miasma o los demonios de alguna manera. Además, los elfos y hadas poseían un sexto sentido, o intuición, conocida por su agudeza.

La cantidad de tal agudeza era diferente de persona a persona, pero era probable que la educación de Tiera la hubiera hecho sensible a la malicia ya las malas intenciones.

 

Shin: “Es débil, pero siento algo cercano al miasma persistente aquí. ¿Qué hay de ustedes?

Shibaid: “No puedo sentir nada.”

Schnee: “Siento algo diferente del miasma. Pero no creo que sea algo malicioso.”

 

Habiéndose acercado, Shin y Schnee percibieron una presencia prolongada.

Shibaid se quedó perplejo.

Parece que estás percibiendo cosas diferentes.

 

Shin: “Lo que estoy sintiendo es probablemente algo similar a lo que Tiera sentía. Sin embargo, me pregunto qué sentirá Schnee.”

 

Shin tenía experiencia con el miasma, por lo que estaba seguro de lo que había sentido. No tenía idea, sin embargo, lo que dijo Schnee de ‘algo diferente del miasma’ podía sentirse.

 

Schnee: “Por lo menos, no es miasma. Un elemento peculiar, tal vez... por cierto, Shin, habías modificado el arma de Wilhelm, ¿no? ¿No podría ser eso?”

Shin: “Es verdad que he cambiado el arma de Wilhelm a [Beinot], pero ¿tuvo un efecto así?”

 

Shin trató de recordar las características de [Beinot].

Fiel a su apodo de “Lanza Sagrada”, [Beinot] era altamente efectiva contra los no-muertos. Podría repeler Demonios también, pero solo lo suficiente como para ser considerado un bono adicional.

Definitivamente no tenía nada que pudiera dejar miasma detrás de esta manera.

 

Shin: “Si, tal vez su grado cambió.”

Schnee: “¿El grado?”

Shin: “Sí, pasó de un grado, de [Mitológico] a [Antiguo]. Ésa podría ser la razón, no sé los detalles, sin embargo.”

 

Aun así, no había otras pistas que los llevaran más lejos a partir de ahora.

El grupo se separó para inspeccionar el entorno una vez más, pero no pudo encontrar nada; Sólo pasó el tiempo.

 

Shin: “... He buscado todo, pero realmente no hay nada aquí, ¿eh?”

Schnee: “Tampoco he encontrado nada.”

Tiera: “Yo tampoco.”

Shibaid: “Ni yo. No hay rastro de una pelea, así que o fue capturado o usaron rehenes. Esas son mis conjeturas.”

 

Shin, Tiera, Schnee y Shibaid informaron sus hallazgos después de la reagrupación.

Lo que descubrieron fue la absoluta falta de pistas.

 

Shin: “Nada que hacer aquí, vamos a regresar por ahora. Sería inútil quedarnos aquí más tiempo, y tengo un mal presentimiento ... “

 

Desde el secuestro de Millie, siempre estaban reaccionando a las iniciativas del enemigo.

Eso fue probablemente por lo que Shin sintió que esta prueba estaba lejos de terminar.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Shin: “Que…!”

Tiera: “¿Qué ...?”

 

El grito repentino de Shin asustó a Tiera.

Había notado la situación anormal de Palmirack tan pronto como regresaron.

 

Schnee: “Drogas para dormir. Se ha evaporado para afectar a toda la estructura. “

 

Schnee identificó la anomalía rápidamente, aunque ya era demasiado tarde.

 

Shin: “¡Mierda, ellos también estuvieron aquí!”

 

Cuando Shin usó las funciones de Pamirack para realizar una búsqueda, como era de esperar, no encontró rastro de Hermie.

 

Shin: “¿La información acerca de nosotros fue filtrada?”

Schnee: “No tengo idea. Por lo que sabemos, nadie estaba bajo control, pero...”

 

Lo que el grupo de Shin imagino primero fue el collar negro que se usaba para controlar a Hermie.

 

Pero ellos se habían asegurado que no hubiera nadie equipado con él mientras esperaban al mensajero. Nadie fue afectado por estados anormales, por lo que era improbable que alguien dentro estuviera bajo el control del enemigo.

Sin embargo, si la filtración había sido voluntad propia de algún individuo los collares no tenían nada que ver con ello. No podían descartar la posibilidad de la presencia de otros miembros del culto Shiten dentro de Palmirack.

 

Shin: “Bueno, supongo que deberíamos considerarnos afortunados de que no fuera veneno. Debemos suprimir la droga en primer lugar.”

 

Usando una habilidad tipo viento, Shin expulsó los vapores para dormir que quedaban en los alrededores. No fue algo que causara alguna carga física, por lo que la gente afectada simplemente estaba durmiendo. Era de noche, cuando la gente normalmente dormía, así que no había habido ninguna conmoción en particular. Tal vez sólo el riesgo de que las personas que se quedaban dormidos en los pasillos o en el piso pescaran un resfriado.

 

Shin: “Bajar la seguridad se volvió contra nosotros, ya veo.”

Schnee: “Pero a menos que hicieras eso, no habría sido posible para tantas personas vivir en la Iglesia”.

 

Shin se rascó la cabeza ante la situación, pero Schnee respondió que no había nada que pudiera hacer al respecto.

El problema real era que es imposible acoger a un número tan grande de personas de la Iglesia, incluso sólo en los suelos de Palmirack, manteniendo sus sistemas de seguridad 100% activos.

Para dejar los sistemas activos, tendría que registrar a todos los habitantes como invitados, por lo tanto, no serían los objetivos del sistema de seguridad, o sacarlos a todos.

En la Iglesia había más de 1000 personas, desde el Papa hasta los aprendices. Era imposible registrar todos ellos como invitados.

El grupo de Shin se dirigió entonces a los aposentos de Hermie, en busca de pistas.

 

Shin: “Incluso Konig fue afectado... pero espera, su espada fue desenfundada.”

 

Shin se dio cuenta de que entre todos los que estaban dormidos, sólo Konig logró resistirse.

 

Shin: “Voy a buscar en este lugar. Schnee, por favor, ve con Lilishila.”

Schnee: “Entendido. La traeré aquí una vez que despierte.”

 

Schnee se marchó a buscar a Lilishila.

Shin le encargo a Tiera y a Shibaid la eliminación de las enfermedades de estado y se dirigió a Konig.

 

Shin: “¡¡Oye!! ¡¡Despierta!! ¿¡Que sucedió aquí!?”

 

Shin quitó el estado de sueño de Konig y trató de sacudirlo para despertarlo. Gracias a la resistencia debido a su condición de Elegido de clase alta, Konig se despertó tan pronto como se le quitó la enfermedad de estatus.

 

Konig: “Señor ... ¿Shin? ¿Dónde está lady Hermie?

 

Tan pronto como recuperó los sentidos, Konig se levantó de un salto y comprobó los alrededores. Cuando vio a Shin delante de él, preguntó por el paradero de Hermie.

 

Shin: “Lo siento, pero acabamos de llegar. El mensajero también era un monstruo, así que no pudimos obtener ninguna información real.”

Konig: “El mensajero era un señuelo, entonces ... gah, ¡cómo pude haber dejado que esto suceda ...!”

 

El puño de Konig se cerró al pensar en su fracaso.

 

Shin: “Esta marca es de ‘Ouroboros Hollow’, ¿no?”

 

Shin examinó la marca dejada en el cuarto de Hermie e identificó al culpable. Era la misma marca que la que encontraron bajo tierra.

 

Konig: “Eso es indudable. El secuestrador de Hermie lo dijo también.”

Shin: “¿Viste al culpable?”

 

Las palabras de Konig captaron toda la atención de Shin.

 

Konig: “Un rato después de que empecé a sentirme extraño, una figura encapuchada apareció en la habitación. El manto y la capucha me impidieron ver su rostro, pero dijo que se llamaba Milt.”

 

Konig le dio a Shin toda la información que podía recordar. El intruso era de baja estatura, con una voz que podía haber sido tanto de hombre como de mujer. Konig, aunque había estado en malas condiciones, también notó que la figura encubierta había evitado todos sus golpes con facilidad.

 

Konig: “Eso es todo lo que recuerdo.”

Shin: “Eso es más que suficiente. Creo que conozco a esta persona.”

Konig: “¿¡Qué!?”

 

Fue el turno de Konig de encerrarse en las palabras de Shin. ‘Ouroboros Hollow’ era una organización famosa, pero sus miembros estaban envueltos en misterio.

 

Shin: “Lo recuerdo. Pequeña, voz de sexo poco claro, destreza de lucha superior a los Elegidos de clase alta, el medicamento para dormir usado aquí y el nombre de Milt ... Estoy seguro de que sé quién fue.”

 

No fue una coincidencia que Shin lo recordara.

La mayoría de los PK que Shin había asesinado o tenían ojos llenos de odio y resentimiento o sonrisas distorsionadas, expresiones desviadas de la realidad.

Entre ellos, la mujer llamada Milt siempre tenía una sonrisa extrañamente divertida en sus labios.

Ella era famosa incluso desde que THE NEW GATE era solo un juego.

Ella era el tipo que encontraba placer sin fin en los duelos a muerte, se sentía verdaderamente viva sólo a las puertas de la muerte.

Ella declaró públicamente que lucharía contra alguien lo suficientemente fuerte, sin importar si eran personas o monstruos.

Eso no cambió ni siquiera después del inicio del Juego de la Muerte; Incluso si su manera de pensar y estilo de juego se evitaban cada vez más, ella era un desviado que a menudo pasaba por las líneas del frente durante las misiones de búsqueda del jefe.

Ella nunca cazaba activamente a jugadores más débiles, y mientras luchaba ella siempre cooperaría honestamente con el grupo principal. Ella era famosa en ciertos círculos como alguien que escaparía tan pronto como la lucha terminara.

El estilo de Milt era usar cualquier cosa y todo lo que pudiera usarse. Ella era especialmente talentosa en el uso de venenos, tanto para la batalla como para la fuga.

Ella se involucró con Shin en el tiempo que fue llamado “Dios de la Muerte”. Ella había caído en sus manos.

Eso era todo lo que Shin sabía de Milt.

 

Shin: (... ¿Era la clase de persona que ayudaría a un secuestro, me pregunto?)

 

Lo que Shin sintió después de recordar Milt fue la duda.

Su conducta anormal era algo que hacía que su posición fuera un poco compleja también.

Ella no asaltaba, robaba, o asesinaba a los jugadores por diversión, como la mayoría de los PK hacían. Tal vez había participado en tales actividades sin que Shin lo supiera, pero al menos nunca había escuchado tales rumores.

Un PK diferente de cualquier otro PK, que Milt estuviera ayudando en el secuestro ... había algo raro en ello.

 

Konig: “Por favor, dime, ¿qué diablos es ella?”

Shin: “... simplemente, un demonio de la batalla. Ella no dudaría en asesinar a alguien, pero por lo que sé que no se involucraría en algo tan molesto como un secuestro.”

 

Shin explicó acerca de Milt a Konig teniendo cuidado evitar cualquier jerga relacionada con el juego.

Shin recordó que su estadística de STR estaba por lo menos por encima de 700, mientras que -posiblemente como una compensación para esto- su VIT estaba apenas por encima de 300. Su distribución de estadísticas no se centraba en una única estadística, pero es ciertamente muy sesgada.

 

Konig: “Si lo que dices es cierto, señor Shin, entonces es comprensible que sea parte de ‘Ouroboros Hollow’. Ese gremio a menudo recibe peticiones de reinos de todo el mundo para exterminar monstruos poderosos o criminales peligrosos. Cooperar con el culto Shiten es probablemente para luchar contra enemigos más fuertes, apostaría.”

Shin: “Supongo que tienes razón.”

 

Las palabras de Konig eran perfectamente lógicas. Si hubiera la posibilidad de luchar contra oponentes poderosos, independientemente de lo “bueno” y lo “malo”, no sería extraño que Milt participara.

 

Shin: “Olvidemos ese asunto por ahora. Tendremos que enfrentarla cuando salgamos a rescatar a Hermie de todos modos, concentrémonos en averiguar a dónde Milt fue primero.”

 

Shin apartó sus dudas y cambió el tema.

Si lo que ocurrió esa noche estaba conectado, era probable que Wilhelm estuviera en el mismo lugar.

 

Lilishila: “Creo que es seguro asumir que se dirigió a la base del culto Shiten.”

 

Shin escuchó las palabras de Lilishila y se volvió hacia ella, luego notando cómo seguía insegura en sus piernas.

 

Shin: “Eso fue rápido ... ¿estás bien?”

Lilishila: “Me vi obligada a dormir, así que todavía estoy un poco inestable, pero eso no es un problema. En cuanto al destino, hemos localizado más o menos la ubicación.”

 

Mientras investigaban a Bulk, habían encontrado lugares llenos de miasma que probablemente serían usados ​​para el ritual.

 

Shin: “¿Podrías decirnos?”

Lilishila: “Por supuesto que lo hare. Vamos a la mesa.”

 

Como la habitación actual sólo tenía una mesa pequeña, se trasladaron a la adyacente.

Lilishila sacó una tarjeta de objeto y la materializó sobre la mesa.

De ella apareció lo que parecía ser un mapa que representaba una región con Sigurd en su centro. Aunque el área que mostraba no era muy grande, su nivel de detalle estaba en un nivel completamente distinto al del mapa que Shin había comprado en Bayreuth.

 

Lilishila: “Creemos que hay tres lugares que probablemente serán utilizados como sitios rituales.”

 

Después de decirlo, Lilishila colocó dos piedras negras en el mapa. Uno de los lugares estaba en una montaña al noroeste de Sigurd, el otro en un área forestal en el suroeste.

 

Lilishila: “El último lugar está más allá de este mapa, en la costa al sureste de Sigurd. Hemos confirmado que en todos estos lugares hay una cueva que conduce a un lugar no explorado.”

Shin: “¿Qué te hace pensar que el miasma se está acumulando allí?”

 

Shin, pensando que había muchas cuevas distintas de las tres, expresó sus dudas en voz alta.

 

Lilishila: “Estos tres lugares fueron un hervidero de conflictos a gran escala en el pasado, donde ocurrieron un gran número de bajas. También se informó que son lugares donde se reúnen las Líneas Ley. Especulamos que podrían estar tramando algo usando estos dos elementos.”

Shin: “Ya veo. Yuki, Shibaid, ¿estas locaciones les dicen algo?”

 

Shin pidió su opinión ya que ellos habían viajado a través de muchas tierras durante años.

 

Schnee: “Como Lady Lilishila dijo, estos tres lugares han tenido en efecto grandes conflictos con numerosas víctimas. Especialmente la costa sureste y el bosque del suroeste también vieron grandes apariciones de monstruos no-muertos. Sin embargo, nunca he oído nada en particular sobre la montaña del noreste.”

Shibaid: “Hmm. Comparto su opinión sobre la costa, pero nunca he oído mucho sobre el bosque. En cuanto a la montaña, la he visitado en el pasado para exterminar al “Dragón Alado” que había aparecido allí. Si recuerdo bien, parte de su cuerpo había sufrido una metamorfosis... posiblemente debido a los efectos del miasma.”

 

Agregando las dos opiniones juntas, se llegó a la conclusión de que los tres lugares podrían ser lugares donde miasma se reunieron fácilmente.

El Dragón Alado del que hablo Shibaid, después de todo, es un tipo de dragón No-muerto.

Al mismo tiempo, Shin también le preguntó a Yuzuha a través de [Mind Chat] si sabía algo sobre los tres lugares.

 

Yuzuha: “(Kuu, Yuzuha no lo sabe ...)”

 

Yuzuha, que apenas había salido de su santuario, no tenía ninguna información sobre los tres lugares.

Sin embargo, debido al hechizo de seguimiento se Yuzuha, y las pistas en la mano, son capaces de decidir sobre un plan de acción.

 

Shin: “(Bueno, eso no es realmente inesperado. En lugar de eso, ¿qué dice la técnica de rastreo que utilizaste en la figura que voló de la iglesia?)”

Yuzuha: “(Por ahí.)”

 

Mientras hablaban a través de Mind Chat, Yuzuha señaló con su pata delantera hacia delante.

 

Shin: “(Schnee, ¿sabes qué dirección es donde está señalando Yuzuha?)”

Schnee: “(.... Parece ser sureste.)”

 

Era vaga, pero en la misma dirección había uno de los lugares que Lilishila había sugerido. Como tenían algunas otras pistas en el momento, ésta era su más grande.

 

Shin: “Bien, vayamos a la costa entonces. Nuestros enemigos pueden tele transportarse y domar monstruos voladores, por lo que la distancia no debería ser un problema para ellos.”

 

También teniendo en cuenta la opinión de Yuzuha, Shin decidió hacer de la costa sureste su destino.

Pensó en dividir el grupo para la búsqueda, pero entre los Demonios también había algunos que Schnee y Shibaid no podían manejar solos.

 

Incluyendo la presencia de ‘Ouroboros 'Hollow’, que también contaba al ex jugador Milt entre sus filas, Shin decidió que habría sido imprudente dividir sus fuerzas.

 

Shin: “Me gustaría que nos fuéramos enseguida, pero vamos a esperar a que todos se despierten primero”.

Schnee: “Estoy de acuerdo. Esta droga para dormir afectó a todos los presentes a pesar del gran tamaño de la zona. Podría haber causado otras enfermedades en algunos. “

 

Los fármacos utilizados por los antiguos jugadores son más poderosos de los que están en circulación ahora. Incluso si nadie estaba en riesgo de morir, podría haber habido sujetos afectados que continúen durmiendo.

Sin embargo, ya era medianoche; Ya que no podían simplemente despertar a todo el mundo, el grupo decidió esperar hasta mañana.

También tenían que preparar suministros para lo que sería un largo viaje, así como encontrar la ruta detallada a la cueva costera.

 

Yuzuha: “(Kuu ... sueño ...)”

Shin: “Incluso Yuzuha está en sus límites, ¿eh?”

Schnee: “Es muy tarde, después de todo. Dejemos los preparativos para mañana por la mañana y vamos a descansar nosotros mismos.”

 

Schnee hizo su propuesta mientras miraba a la somnolienta Yuzuha.

No importa cuán altas sean la habilidad de alguien, la fatiga es inevitable. No había tiempo suficiente para un descanso por completo, pero tampoco había necesidad de permanecer despierto.

 

Shin: “Está bien. Lady Lilishila, tú y tus hombres también deben descansar. Incluso si nos quedamos pensando ahora, sólo nos cansaríamos más “.

Lilishila: “Tienes razón. Para ser honesta, no me siento muy bien.”

 

Comprobar la ruta no habría tomado mucho tiempo. Considerando el mal estado de Lilishila y el daño que sufrió Konig, decidieron descansar también.

El grupo de Shin se dirigió a algunas habitaciones vacías utilizables. Después de poner a Yuzuha en una cama, Shin se acostó.

 

Shin: “Milt, eh ...”

 

Después de susurrar el nombre de la mujer con la que había luchado antes, Shin cerró los ojos. Lo que él imaginó fue su sonrisa extrañamente cálida y otra sonrisa feroz, que atrajo los bordes de su boca tan alto que parecía una persona diferente.

Si fue enviada desde ‘Ouroboros Hollow’ a la ayuda del culto Shiten como combatiente, casi sin duda se convertiría en una pelea hasta la muerte.

En ese caso, Shin podría terminar teniendo que matar a la misma persona dos veces.

 

Shin: “Ese es un giro del destino que no necesito en absoluto ...”

 

Después de este susurro, Shin cayó en el sueño.