The New Gate Capítulo 49




Manual




Proyecto: 

Shin: “Los resultados de su entrenamiento se han comenzado a notar, también han mejorado en su trabajo en equipo. Creo que es hora de una visita a la mazmorra”.

 

Habían pasado casi dos semanas desde que Shin comenzó a entrenar al grupo de Lecus. Gracias al entrenamiento teniendo a Shin como oponente, pudieron darlo todo sin reservas, por lo que ya habían mejorado mucho. La inspección de la mazmorra también había concluido, por lo que Shin decidió que ya era hora de ir.

 

Sin: “Por cierto, ¿qué tan lejos han llegado en la mazmorra?”

Lecus: “La parte más profunda conocida, el piso 200. Aparecieron monstruos raros y se instalaron allí. Los desafiamos, pero eran demasiados, así que nos retiramos antes de que nos abrumaran. Debido a esos monstruos, nadie ha ido más allá del piso 200”.

 

Entre los monstruos que aparecían en las mazmorras también había algunos raros que arrojaban objetos y equipos valiosos. Aparecían en algunos puntos, y no era fácil encontrarlos, pero como todos los jugadores lo sabían, si los encontraban tenían que derribarlos.

 

Sin embargo, los monstruos raros tenían estadísticas y niveles más altos que los normales: a veces incluso aparecían versiones superiores de los monstruos normales. Tales monstruos ignoraban todos y cada uno de los “niveles sugeridos” para la mazmorra, por lo que a veces la situación se revierte y los jugadores se convierten en presas de monstruos.

 

Shin recordó que raramente ocurrían encuentros raros en mazmorras de entrenamiento, pero la probabilidad no era de cero, así que simplemente pensó que no era algo tan extraño.

 

Shin: “Una gran multitud de enemigos, ya veo. ¿Conocen los nombres de esos monstruos?”

Lecus: “Por lo que pude ver, había ‘Mob Ant’ de clase ‘Soldier, ‘Knights’, ‘Searchers’ y ‘Archers’. Creo que también había otros en la parte de atrás, pero no pude identificarlos”.

 

Entre todos los monstruos de tipo insecto, los de tipo hormiga y abejas eran conocidos por su gran número. Sin embargo, al escuchar esto, Shin tuvo un mal presentimiento sobre la situación.

 

Shin: “Ya veo, monstruos típicos del tipo Mob, eso es seguro. Sin embargo, esos no son monstruos raros, entonces los que están en la espalda deben serlo. ¿Cómo se veían los Mob Ants?”

Lecus: “Bueno, eran mucho más fuertes que los Mob Ants con los que estamos familiarizados. Tanto el poder de ataque como el de defensa eran mucho más altos de lo normal. Incluso los ‘Searchers’, que se supone no deben ser fuertes, resistieron los ataques de Myu y Gian y tomaron represalias”.

Shin: “¿Eran tan diferentes? Incluso si hubiera de clase ‘Queen’ o ‘Commander’, ustedes deberían ser lo suficientemente fuertes para acabar con la mayoría de los monstruos de tipo hormiga en un solo golpe”.

 

Los monstruos que Shin mencionó tenían la capacidad de mejorar las habilidades de los monstruos de tipo Hormiga bajo su mando. Los de clase ‘Commander’ podrían aumentar las habilidades de sus subordinados, pero los de clase ‘Queen’ tenía la capacidad de aumentar sus números.

 

Los Mob Ants, sin embargo, eran el peldaño más bajo de los monstruos se tipo hormiga. A menos que haya una cantidad inmensa de ellos, el grupo de Lecus no debería tener dificultades para derrotarlos.

 

Shin: “¿Algún otro detalle particular?”

Lecus: “No, no lo recuerdo ... ¿Myu? ¿Gian?”

Gian: “... no, no puedo recordar nada especial”.

Muy: “Yo tampoco ... ¡pero! ¡Recuerdo algo raro cuando luché contra ellos!”

 

Myu continuó explicando la fuente de su extraño sentimiento.

 

Muy: “Algunos de ellos se sentían diferentes a los otros. Sus colmillos y rasgos eran más afilados, como si también tuvieran más espinas ...”

 

Cuando atacaron a las Mob Ant de clase ‘Soldier’, a algunos se les abrió el caparazón después de un golpe, mientras que otros solo sufrieron algunas grietas, o eso dijo Myu.

 

El [Anlayze] de Myu no era tan completo como el de Shin, por supuesto, por lo que no podía ver las características de los monstruos en detalle, pero, aun así, claramente no había grandes diferencias entre los niveles de cada monstruo.

 

Shin: “Una diferencia de fuerza a pesar de que no hay diferencia de nivel ... No puedo decir que sea imposible, pero lo que Myu dijo sobre lo que sucedió después de un ataque me molesta”.

 

Un golpe de Myu debería ser suficiente para derrotar a cualquier monstruo hasta el nivel 200. Los monstruos sin caparazón o armadura también deberían ser eliminados.

 

Los monstruos en las mazmorras de entrenamiento tenían niveles correspondientes a los pisos en los que estaban: aunque podría haber algunas variaciones, el nivel máximo en esta mazmorra sería de 200.

 

Basado en la experiencia de Shin, tenía que haber al menos una diferencia de 100 niveles entre los monstruos cuyo caparazón fue separado y aquellos en los que solo se rompió. Para Myu y los demás, era una brecha bastante importante.

 

Shin: “Pueden aumentar las estadísticas de sus aliados, así que ... podría haber de clase ‘Commander’”.

 

Existía la posibilidad de que aparecieran versiones raras de Mob Ant de clase ‘Commander’’, que tenían la capacidad de fortalecer a sus aliados.

 

Algunos monstruos raros a veces ganaban habilidades únicas, a costa de estadísticas reducidas en comparación con sus contrapartes normales.

 

Shin: “Por cierto, ¿por qué el instituto no está haciendo nada al respecto? ¿La gente no comenzará a dudar de su capacidad de administrar la mazmorra de manera adecuada?”

Lecus: “Si los monstruos nos resultan imposibles de superar, se envía a un maestro del departamento de batalla. En casos como este, simplemente monitorean la situación durante al menos seis meses”.

 

Podían permitirse el lujo de no hacer nada respecto a los monstruos durante tanto tiempo gracias a que el objetivo de todo era realizar una especie de entrenamiento para ellos. Luchar contra monstruos diferentes a los regulares sería beneficioso para los estudiantes: los monstruos raros también formaron parte de las materias que se enseñan en el instituto.

 

Shin: “Ya veo. Bueno, vamos a luchar en un piso un poco más alto, para empezar. Si no hay ningún problema, echemos un vistazo a ellos”.

 

Si la batalla de “prueba” no parece ir a ninguna parte, simplemente se retiran. Shin pensó que él podía ayudarlos hasta ese punto.

 

Myu: “Jejeje... ya no somos lo mismos! ¡Es tiempo de la venganza!”

Gian: “Claro, aun si tenemos que huir de nuevo, también seremos más rápidos”.

Myu: “¡Vamos, Gian! ¡No digas cosas así!”

 

Myu, sintiendo las mejoras de su entrenamiento, golpeó y pateó el aire con gran entusiasmo. Gian amortiguó su entusiasmo con un comentario sarcástico, por lo que ella le hizo un puchero.

 

Lecus: “Vamos, ustedes dos, se quedarán atrás a este ritmo”.

 

Apurados por Lecus, Myu y Gian siguieron a Shin y Schnee.

 

Bermann: “Hm? Usted es…”

Shin: “Gracias por su ayuda la última vez. Tenemos el permiso adecuado hoy”.

Bermann: “¿Quién pensaría que nos encontraríamos de nuevo así? Ya me enteré de las circunstancias, solo escriban sus nombres aquí”.

 

En la entrada de la mazmorra de entrenamiento, Shin encontró a un hombre que había conocido antes: el guardia de seguridad Bermann, a quien habían conocido cuando fueron transportados por primera vez a la mazmorra de entrenamiento.

 

Esta vez ya se habían verificado las identidades de Shin y Schnee, por lo que no había lugar para sospechas. Lecus y los demás también lo conocían, por lo que su comportamiento era más relajado.

 

Shin y Schnee tuvieron acceso limitado a las instalaciones del instituto, por lo que fue la segunda vez que se reunieron con Bermann.

 

La mazmorra de entrenamiento estaba ubicada en el borde de los terrenos del instituto, por lo que incluso si Shin caminaba alrededor del instituto, probablemente nunca se encontrarían.

 

Bermann: “No moriran dentro de esta mazmorra, pero déjenme decir esto de todos modos. ¡Asegúrense de estar en estado de alerta!”

“¡Sí señor!”

 

Esta no fue probablemente la primera vez que tuvieron este intercambio. Gian, Myu y Lecus respondieron a Bermann al unísono.

 

Shin y Schnee asintieron con la cabeza a Bermann, luego entraron en la mazmorra. En las mazmorras de entrenamiento, podría teletransportarse directamente a los pisos que ya había visitado tan pronto como se entraba.

 

Shin consideró que era demasiado apresurado ir directamente al piso 200, por lo que decidió comenzar desde cinco pisos arriba, el piso 195, que se parecía a una cueva promedio, la misma a la que Shin y Schnee fueron transportados por primera vez.

 

Shin: “Por cierto, esos Red Caps fueron mucho más de lo usual también. ¿Qué fue eso?”

Muy: “Er, bueno, eso ...”

Gian: “Esa tonta de allí abrió un cofre sin prestar atención y activó una casa de monstruos”.

Myu: “Aaah!! ¡¡No tenías que decirlo!!”

 

Los cofres en las mazmorras a menudo están armados con trampas explosivas. Desarmarlas les permitiría a los exploradores obtener el contenido, pero si fallaban dispararían la trampa, que era más peligrosa cuanto más valioso era el contenido del cofre.

 

Por lo que Shin podía recordar, en las mazmorras de entrenamiento era posible saber si los cofres estaban armados con trampas, incluso sin habilidades para desarmar trampas.

 

Si lo que Gian dijo era verdad, Myu probablemente había abierto el cofre sin mirar la trampa, pensando que las cosas de alguna manera iban a salir bien.

 

Shin; “Si esto no fuera un calabozo de entrenamiento, podrian haber muerto todos, ¿sabes?”

Myu: “Sí ... tendré más cuidado...”

 

Myu era consciente de que se había equivocado, así que respondió débilmente a la reprimenda de Shin. Parecía entender su error, así que Shin no dijo nada más. Aceptar honestamente un regaño, sin rebelarse ni responder, era uno de los puntos positivos de Myu.

 

Sus movimientos eran más grandes de lo habitual, probablemente porque no había monstruos alrededor. Entre los tres, Myu tenía la habilidad de detección más alta.

 

Shin: “¿Este piso siempre es así? El piso al que nos transportaron tenía más monstruos”.

 

Shin mencionó esto ya que no podía recoger ninguna presencia de monstruos en la mazmorra. Esto continuó también en los pisos 195 y 196, lo cual fue claramente antinatural.

 

Gian: “Es la primera vez para nosotros también”.

Lecus: “Sí, como dijo Gian, nunca ha ocurrido que no se encuentre un solo monstruo como ahora”.

 

Lecus y los demás, que usaban esta mazmorra de entrenamiento a diario, también encontraron la situación extraña.

 

Myu: “Mngh!! ¡Detecto la presencia de un monstruo!”

 

Finalmente, en el piso 197 captaron la presencia de un monstruo. Myu, que tenía las habilidades de detección más altas de los tres, señaló en una dirección en la cueva. Ella no sabía qué tipo de monstruo era, así que llamó en silencio a la atención de los demás.

 

Myu, Lecus y Gian se dedicarían principalmente a la lucha. Shin y Schnee les ayudarían en caso de una emergencia y buscarían formas para que los estudiantes mejoren sus habilidades de batalla.

 

Myu: “¡Aquí viene!”

 

Unos segundos después de la advertencia de Myu, apareció en el pasillo un Mob Ant de tipo ‘Searcher’ de 1mel.

 

Los Mob Ant eran los monstruos más débiles de entre los de tipo hormiga. Parecían hormigas normales, solo que más grandes y con antenas más gruesas. Sus características principales eran conchas con una alta defensa y durabilidad, y la capacidad de llamar a sus hermanos si la lucha continuaba durante mucho tiempo.

 

Myu: “Es diferente de antes ...”

Gian: “Sí, no tenían un patrón como ese en la concha”.

Lecus: “Tal vez los monstruos de los pisos de abajo subieron. Sr. Shin, Sra. Yuki, creo que es uno de esos monstruos raros. ¿Qué debemos hacer?”

 

Shin utilizó por primera vez [Analyze] en Mob Ant de clase ‘Searcher’, para averiguar qué nivel era, pero el nombre mostrado era diferente al que Shin esperaba.

 

[Mob Ant – Avaricia, Nivel 206]

 

Shin: “¿Avaricia?”

 

El monstruo parecía un ‘Searcher’, pero los patrones en su caparazón y el nombre mostrado sugerían que era un monstruo diferente. Los patrones eran líneas rojas que recorrían todo el cuerpo del monstruo, como las marcas tribales que los nativos americanos o los chamanes usarían, o esa era la impresión que Shin tenía.

 

Shin: “¿El monstruo cambió? Esto y la falta de monstruos en los pisos de arriba me están dando una sensación desagradable”.

 

Las cosas empeoraban, sin que nadie se diera cuenta: así se sintió Shin cuando vio al [Mob Ant – Avaricia].

 

Lecus y los demás querían pelear, pero el cambio de nombre preocupaba a Shin, por lo que decidió pelear primero. Les dijo a los niños que retrocedieran y observaran, luego se acercaron más al monstruo. Un destello de [Kakura] y el monstruo se dividió en dos, completamente cortado.

 

Los Mob Ant en la espalda también fueron derrotadas en rápida sucesión.

 

Para Shin, el [Mob Ant – Avaricia] era como cualquier otro monstruo pequeño: quizás porque recordó lo que Myu dijo, pensó que su caparazón era un poco más duro de lo normal.

 

Shin: “Que…?”

 

Lo que más sorprendió al grupo de Shin, sin embargo, fue lo que sucedió después de que los monstruos fueron neutralizados. Los monstruos dentro de las mazmorras normalmente nunca dejan sus restos atrás. Los cadáveres de las Mob Ant, sin embargo, no mostraron signos de desaparecer.

 

Después de unos momentos de observación, Shin notó que los restos de los Mob Ants comenzaron a vibrar.

 

Shin: “¿Las partes de los cadáveres aún tienen HP?”

 

De acuerdo con [Analyze], las partes del monstruo tembloroso demostraron tener HP, lo que significa que aún estaban vivos. Sin embargo, era extraño que las partes de los cadáveres tuvieran HP.

 

Los monstruos de tipo insecto a veces pueden sobrevivir incluso si se les corta el torso, pero no hay forma de que solo una de sus piernas esté programada para tener una barra de HP.

 

Lecus: “Señor. ¡Shin, por favor mire eso!”

 

Shin estaba tratando de darle sentido a la situación, cuando la voz de Lecus, que indicaba sorpresa, llegó a sus oídos.

 

Shin: “... Ya veo, por eso incluso una sola pierna tiene un HP separado”.

 

El cadáver al que Lecus apuntó se derritió en un charco y formó un Mob Ant. Su caparazón tenía los mismos patrones que el Mob Ant antes de ser derrotado.

 

La única diferencia era el tamaño: tal vez porque nació de solo una parte del cuerpo original, una pierna, solo tenía una longitud de 30cemel.

 

Sin embargo, en lugar de un Mob Ant, ahora habían aparecido 10 de ellas, de varios tamaños. Si tuvieran diferentes tamaños, pero compartieran la misma fuerza, serían una gran amenaza.

 

Shin: “¿Incluso si son derrotados, sus cadáveres vuelven a la vida? Esto no tiene sentido”.

Schnee: “¿Podrían aumentar en números cuanto más sean derrotados?”

Shin: “Podría ser.”

 

Al ver que los Mob Ant aumentaban en cantidad, Lecus y los demás conservaron su voluntad de luchar, pero estaban muy confundidos. Habían experimentado la fuerza de Shin directamente, por lo que fue impactante ver que los monstruos no fueron derrotados por su ataque.

 

Shin: “Todavía es muy temprano para ponerse nervioso. Por suerte, aún son pocos. Veamos si hay una manera efectiva de derrotarlos”.

 

En contraste, el tono de Shin era tranquilo.

 

Lecus: “¿Pero no aumentarán más?”

Shin: “Vamos a probar algunas cosas. En qué medida cambian, si hay un límite para las veces en que pueden cambiar, qué sucede si los quemamos o los congelamos con magia, todavía hay muchas cosas que podemos intentar. Todavía no nos hemos sido abrumados por los números, por lo que es nuestra mejor oportunidad de descubrir cómo luchar contra ellos”.

 

Shin sonrió para mostrar su confianza, y el grupo de Lecus se calmó un poco. Miraron a los Mob Ants: en términos de fuerza de lucha individual, el grupo de Shin era definitivamente superior, por lo que mientras tuvieran cuidado con los números de los enemigos, todavía estarían bien.

 

Shin: “Primero, el tamaño. Veamos si pueden regresar, incluso si se vuelven del tamaño de un meñique. Después de eso, los quemaremos y los congelaremos con magia, los enterraremos, los destruiremos, veremos si algo cambia. Cuando encuentren monstruos desconocidos, nunca ataquen sin tener un plan”.

 

Con estadísticas como las de Shin, sería diferente, pero la regla de oro era nunca ir demasiado lejos y probar qué ataques o elementos eran los más efectivos.

 

Demasiados jugadores habían sido castigados severamente por cargar descuidadamente en las filas de los enemigos.

 

Myu: “¡¡Aquí vamos!!”

Gian: “No te excedas”.

Lecus: “Asegúrense de no estrobar al Sr. Shin y la Sra. Yuki”.

 

Siguiendo las órdenes de Shin, el grupo de Lecus atacó a los Mob Ants más pequeñas: Myu con golpes y patadas, Gian con cortes, Lecus con ataques de rayos.

 

La magia de Lecus fue la más efectiva, seguida por los golpes de Myu. Las estocadas y cortes de Gian no eran muy efectivos contra los monstruos con conchas o caparazones: también dependía del usuario y del rango del arma, pero los jugadores normalmente derrotaban a esos enemigos derribando su armadura primero.

 

Schnee: “La magia los ralentiza, pero aparte de eso, es lo mismo que antes”.

Shin: “Iré alrededor de las hormigas aplastándolas, para que podamos ver si hay un límite a la cantidad de veces que regresaron”.

Schnee: “No hay otra manera, supongo. Me aseguraré de que ninguno escape.”

 

Shin observó a los estudiantes, decidiendo qué estrategia tomaría cada uno de ellos, asintiendo con la cabeza mientras convertía a los Mob Ant en cenizas. La mayoría de los monstruos de tipo insecto eran débiles al fuego: los Mob Ants también eran débiles al fuego en el juego.

 

Shin intentó disparar [Fire Ball], pero había una brecha de nivel demasiado grande entre él y los Mob Ants, por lo que no podía decir si había sido efectivo o su poder de ataque era muy alto.

 

Shin: “Supongo que debería bajar la potencia un poco”.

 

Shin ajustó [Limit] y controlo su poder mágico mientras continuaba quemando a los Mob Ant. Incluso con muy poca potencia de fuego, los efectos estaban presentes: si son incinerados, los monstruos no volverían a la vida.

 

Shin: “Así que el fuego funciona, después de todo”.

Schnee: “Congelarlos también, aparentemente”.

 

Schnee agregó su propia información a la evaluación de Shin: ella había estado congelando a las hormigas cerca de él. Si fueran congelados hasta que sus interiores se destrozaran, no volverían a la vida.

 

Shin: “Los rayos pueden funcionar también, dependiendo de la potencia. Aunque sería más difícil con la magia de viento o tierra, supongo”.

 

La magia de viento y de tierra a menudo implicaba cortar y apuñalar, por lo que difícilmente serían eficaces. Sin embargo, las habilidades mágicas que causaban efectos de estado o petrificación funcionarían.

 

Shin: “Luz y oscuridad son ... como se esperaba”.

 

Los ataques de alta potencia de fuego y los ataques que hicieron que el oponente desapareciera por completo, típico de la magia de luz y oscuridad, no dejaron restos físicos atrás, por lo que la resurrección era imposible.

 

Schnee: “Parece que necesitan conservar su forma original, al menos en parte, y su tejido intacto para poder resucitar”.

 

Después de usar ataques tanto físicos como mágicos para probar las reacciones de los Mob Ants, Schnee llegó a una conclusión. Si usaban elementos en sus ataques, Lecus y los demás también podrían tratar con los Mob Ant

 

Con [Flame Kata - Crimson Lotus], Tri-Edge y otras habilidades practicadas durante el entrenamiento de Shin, derrotaron a las hormigas una tras otra.

 

Los Mob Ant que habían encontrado inicialmente no eran muchas, por lo que el grupo de Shin las abrumó de principio a fin.

 

Myu: “Wow, me siento tan ligera!”

 

Myu expresó su alegría al darse cuenta de los frutos de su entrenamiento.

 

Gian: “Sí, ambos se mueven mucho mejor que antes, creo”.

Lecus: “Nos derrotaron tantas veces, por supuesto que mejoraríamos nuestro trabajo en equipo”.

 

Lecus también parecía haber notado su progreso. El tono de Gian era rencoroso, pero también parecía feliz.

 

No todos podían moverse de la misma manera durante el entrenamiento y la lucha real, pero aparentemente no había nada de qué preocuparse con el grupo de Lecus.

 

Shin: “No hay problema si esto es todo lo que tenemos que esperar. El problema está más abajo.

 

Shin había oído hablar de monstruos con el indicador “Avaricia” en su nombre. Sin embargo, nunca había oído que pudieran regenerarse a partir de las partes de su cuerpo para aumentar su número. Pensó que dejarlos vagar por un calabozo de entrenamiento era extremadamente peligroso.

 

Shin: “Vamos a proceder un poco más y revisar la situación. Dependiendo de lo que encontremos, es posible que tengamos que volver al Instituto y hacer un informe”.

 

La mazmorra de entrenamiento era diferente de lo esperado y no era normal: esta era la corazonada de Shin, así que quería seguir un poco más para ver si estaba en lo correcto, pensando que él o el Instituto se encargarían de eso.

 

Si tenía que hacer un informe al instituto, necesitaba más información. Se arrepintió de no haber tomado una captura de pantalla antes. Apenas había usado esa función en el juego también, por lo que se dedicó a luchar de inmediato. Como instructor de Lecus y los demás, no fue una buena decisión, se dijo a sí mismo.

 

Schnee: “Me pregunto qué está pasando? Nunca había oído hablar de monstruos con el indicador ‘Avaricia’ en su nombre”.

Shin: “Nunca has luchado contra los monstruos de los Siete Pecados Mortales, ¿verdad Schnee? Si recuerdo bien, todos los monstruos bajo el mando de Codicia lo tienen en sus nombres. Lo que significa que con lo que estamos tratando aquí no es solo la aparición de monstruos raros”.

 

Para mayor seguridad, Shin tomó la delantera y Schnee se quedó atrás, poniendo al grupo de Lecus a cargo de la defensa. Todos eran Elegidos, por lo que no serían derrotados fácilmente.

 

Shin: “Alto.”

 

Shin, que había tomado el frente, susurró.

 

Lecus: “¿Paso algo?”

Shin: “Hay muchas presencias de monstruos aquí. Estoy hablando de dígitos triples”.

 

Shin respondió a la pregunta de Lecus y pensó en qué hacer. Alrededor de 200 mel desde su posición, había una sala bastante grande, salpicada de tantos iconos de monstruos que parecían teñidos de rojo. Solo uno de los pasillos que salían de la sala se veía rojo, así que Shin adivinó que era el camino hacia el piso de abajo.

 

Basado en lo que escuchó de Lecus y los demás sobre la batalla anterior, Shin predijo que era un enjambre de monstruos tipo hormiga.

 

Shin: “Si los que escapan de aquí, las cosas se pondrán feas. ¿Alguna han salido monstruos de esta mazmorra de entrenamiento?”

Lecus: “No, no que yo sepa. Si eso pudiera suceder, no lo dejarían cerca del instituto, ni siquiera en sus límites como ahora”.

Shin: “Cierto. Sin embargo, con este desastre es solo cuestión de tiempo. Podrían salir en cualquier momento”.

 

Shin estuvo de acuerdo con la opinión de Lecus, pero sabía que no podía dejar a una gran multitud de monstruos. Según su habilidad de detección, lo que estaba sucediendo en la habitación frente ellos era un preludio de los monstruos saliendo de la mazmorra.

 

En la era del juego, Shin había experimentado tales eventos varias veces. Un gran grupo de monstruos se reúne en un solo lugar, pero no luchan entre sí. Al igual que un globo bombeado con aire hasta sus límites, esperan y finalmente explotan.

 

Lecus: “¿Deberíamos volver e informar?”

Shin: “Esta situación se va a salir de control mientras lo hacemos. Bien, Lecus, Myu, Gian: ustedes tres regresen, cuenten a Bermann lo que está pasando. Desde el puesto de los guardias probablemente pueden usar un caballo rápido o un objeto para contactar al instituto rápidamente”.

Myu: “Pero también podemos pelear ... señor!”

Shin: “No, lo que vamos a hacer no es luchar, es más un exterminio. Usaremos magia para aniquilarlos a todos a la vez, no va a ser uno a uno”.

 

Myu estaba ansiosa por luchar, pero Shin rompió sus esperanzas con calma. Iba a realizar una especie de matanza masiva por medio de la magia. Si bien los oponentes eran monstruos, no era algo que le hubiera gustado mostrarles.

 

Gian: “... volvamos, Myu”.

Myu: “Gian?”

 

Gian agarró los hombros de Myu y detuvo sus intentos de conseguir que Shin los dejara ir con él.

 

Gian: “Estaríamos en el camino”.

Shin: “Así es. Sería diferente si el conteo de monstruos fuera solo de 10 o 20, pero hay demasiada esta vez”.

 

No habían visto a los enemigos con sus propios ojos, pero ninguno de los estudiantes dudó de las palabras de Shin. El tiempo que habían pasado con él aún era corto, pero sabían que Shin no bromearía ni mentiría en una situación como esa.

 

Myu: “Nnh ... está bien. Lo siento.”

 

Detenida por sus compañeros, Myu también se calmó. Ella era un poco imprudente, pero no perder su espíritu de lucha a pesar de saber sobre un gran enjambre de monstruos fue algo positivo. Si ella pudiera aprender a tomar decisiones serenas, su valentía sería un punto fuerte para ella en el futuro.

 

Shin: “Volveremos después de exterminar a los monstruos. Todavía existe la posibilidad de que los monstruos se desborden después de que dejemos este piso, así que cuando bajen, teletranspórtense a un piso más alto”.

Lecus: “Entendido. Por favor tenga cuidado.”

 

Shin asintió en respuesta y se adentró más en el calabozo de entrenamiento, acompañado por Schnee. Los monstruos con los que se habían encontrado antes eran probablemente unas pocas unidades de exploradores que se habían adelantado: no había rastro de monstruos en el corredor que cruzaban ahora.

 

Shin: “Esto es realmente extraño”.

Schnee: “Es casi un misterio que no salgan, ni siquiera suelen acumularse así”.

 

Shin y Schnee, escondidos detrás de una esquina del corredor, se asomaron al pasillo. En el interior, varios tipos de Mob Ants se amontonaban. En el suelo, en las paredes, en el techo, simplemente en todas partes. En el piso, algunas Mob Ants incluso se apilaban una sobre la otra, mientras que las Mob Ant en el piso unían sus piernas para formar una red que actuaba como otra capa. En las paredes, también, las Mob Ant se apilaban una encima de la otra.

 

Los diversos tipos de Mob Ants presentes eran muchos, pero en su mayoría estaban compuestos de variantes menores, como ‘Searcher’, ‘Archers’ y ‘Soliders’. A veces veían algunos de tipo superior, como ‘Knights’ o ‘Generals’, que caminaban sobre los de menor rango apilados.

 

Shin sabía cómo se veían, por lo que podía distinguir de qué tipo eran, pero todos tenían “Avaricia” en sus nombres.

 

Shin: “¿Codicia está tramando algo aquí? Luxuria no dijo nada, sin embargo ...”

Schnee: “Tal vez ella no se dio cuenta, o lo escondió a propósito... es difícil de decir”.

 

Shin susurró mientras tomaba una captura de pantalla y Schnee respondió. Dudaba que Luxuria estuviera escondiendo algo. Lujuria podía coexistir con la gente, mientras que Codicia no: no había nada que ganar si ellos unieran sus fuerzas.

 

Shin: “De todos modos, vamos a derribarlos y reflexionar sobre la situación más adelante. No podemos dejarlos así”.

Schnee: “Eso es correcto, no hay razón para ignorarlos”.

 

Los números de los monstruos eran enormes, pero estaban tan densamente agrupados que destruirlos a todos a la vez sería fácil. Schnee sellaría las salidas desde el pasillo al techo, mientras que Shin quemaría a la multitud.

 

No podían alcanzar las unidades en los pasillos o más allá de ellos, pero si revisaban el mapa y se encargaban de cualquier presencia restante, no sería difícil deshacerse de las Mob Ant por completo.

 

Gracias a su mapa y sus habilidades de detección, una combinación que era como hacer trampa, Shin pudo saber cuántas Mob Ant quedaban en el piso sin ninguna duda.

 

Shin: “Vamos a hacerlo.”

Schnee: “Sí.”

 

Shin formó una llama blanca azulada en su palma, aproximadamente del tamaño de una pelota de softball. Al mismo tiempo, Schnee utilizó magia de hielo para bloquear las entradas al vestíbulo. Las Mob Ants notaron el extraño fenómeno e intentaron cargar y morder la barrera, pero la pared de hielo bellamente transparente no se movió.

 

En muy poco tiempo, todos los túneles que salían del pasillo habían sido sellados, excepto la entrada de la que Shin y Schnee habían venido.

 

Schnee miró a Shin para darle la señal: él asintió y apuntó la bala de fuego que se cernía sobre su palma hacia el centro del pasillo.

 

Las paredes de hielo se extendían desde el suelo y el techo para sellar su salida. Un instante antes de que la barrera se formara por completo, Shin soltó la bala de fuego y esta voló directamente hacia el centro de la sala.

 

Llamas azules y blancas arrasaron el pasillo, convirtiendo a las Mob Ant en cenizas en cuestión de segundos. Nivel y tipo no importaban. ‘Searchers’, ‘Archers’, ‘Soldiers’, ‘Knights’ y ‘Generals’ todos se convirtieron igualmente en cenizas.

 

El ataque mágico de Shin fue tan poderoso que algunas de las barreras de hielo que bloqueaban las salidas comenzaron a romperse. Aun así, habían sido creadas por Schnee: las paredes de hielo cumplirán con su deber hasta que las llamas se apaguen.

 

Shin y Schnee esperaron a que el calor disminuyera, luego entraron al salón. El suelo estaba cubierto de ceniza y restos de Mob Ant chamuscados por lo que era difícil caminar. No habría manera de buscar objetos, por lo que Shin usó magia de Tierra para crear un camino.

 

Shin: “Quedan unos pocos en los pasillos. Supongo que tendremos que derribarlos individualmente”.

Schnee: “¿Nos movemos por separado?”

Shin: “No, ya no quedan muchos, además, todavía me preocupa que estuvieran bajo el mando del Diablo de los Siete Pecados Mortales... no quiero que nos separemos”.

 

Shin nunca se había enfrentado a Codicia directamente, pero se había enterado por un conocido de que, si bien su HP estaba entre los más bajos entre los Siete Pecados Mortales, sus muchas habilidades de tipo de drenaje hacían que pareciera que tenía mucho más.

 

Si sus estadísticas fueran las mismas que las que tenía en el juego, Schnee podría derribar fácilmente a Codicia, pero si hubiera absorbido a otros Demonios de los Siete Pecados Mortales, las cosas serían muy diferentes. Sería mucho más poderoso y capaz de usar las habilidades de los otros Siete Pecados Mortales, haciendo que la batalla sea impredecible.

 

Shin pensó que Codicia podría estar escondido, esperando la oportunidad adecuada para atacar, por lo que juzgó que no era seguro actuar por separado.

 

Shin y Schnee se ocuparon rápidamente de las Mob Ant restantes: el verdadero problema era la gran cantidad de Mob Ant en los pisos inferiores, que probablemente también aparecerían. Todavía faltaban tres pisos para llegar al lugar donde Lecus y los demás dijeron que habían descubierto a los monstruos raros.

 

Schnee: “Incluso si volviéramos ahora, solicitarían nuestra ayuda, ¿verdad?”

Shin: “Sí. Estaría bien si solo hubiera monstruos raros, pero existe la posibilidad de que Codicia, un pecado mortal como Luxuria, se involucre, por lo que Hilamee no confiará solo en su propia fuerza de combate”.

 

Incluso una exjugadora como Hilamee no podía manejar a uno de los Siete Pecados Mortales por sí sola. Si también tuviera otros monstruos bajo su mando, ella necesitaría toda la ayuda que pudiera obtener.

 

Shin: “En primer lugar, prosigamos mientras verificamos si hay enjambres de monstruos como el que encontramos en este momento. Si solo hay monstruos raros en el piso 200, la causa podría ser diferente, en dado caso los dejaremos solos por el momento. Si no, los derribaremos. Bueno, sin embargo, dudo seriamente que la causa detrás de esto sea algo que no sean los monstruos raros”.

Schnee: “Sí. Si planean hacer algo en esta mazmorra, es mejor que nos deshagamos de ellos rápidamente”.

 

La mazmorra de entrenamiento estaba en los terrenos del instituto, cerca de una ciudad. Sería un desastre si los monstruos salieran.

 

Probablemente fue una coincidencia que ocurriera algo así mientras Shin y Schnee estaban allí, pero, aun así, Shin pensó que no podían ignorar la situación. Por lo que Shin sabía, el Diablo de la Codicia era muy beligerante hacia las personas.

 

 

Shin y Schnee continuaron adentrándose en el calabozo, desconfiando de sus alrededores. Usando sus habilidades de detección, completaron el mapa lo más rápido posible y se dirigieron al piso de abajo.

 

En cada piso, sin embargo, no había monstruos en los pasillos, solo enjambres de ellos empacados en áreas más grandes.

 

Shin: “En un juego, situaciones como esta son signos claros de que algo está pasando, generalmente una trampa”.

Schnee: “Pero incluso si lo sabes, tu forma de actuar no cambia, ¿verdad?”

Shin: “Por supuesto.”

 

Mientras se relajaban un poco con algunas bromas ligeras, Shin y Schnee llegaron al lugar donde se suponía que debían estar los monstruos raros, y encontraron una visión muy diferente.

 

Shin: “Bueno, esto es bastante sorprendente”.

Schnee: “Los monstruos en los pasillos probablemente se estaban preparando para dar la bienvenida a la reina”.

 

El piso 200 estaba completamente cubierto con Mob Ants, hasta la entrada. Había Mob Ant en todo el piso, las paredes y el techo.

 

No estaban amontonados uno encima del otro como en los pasillos anteriores, sino que cubrían completamente los pasillos, tanto que era bastante desagradable mirarlos.

 

La habilidad de detección de Shin mostro que, como en los pisos superiores, las Mob Ant se amontonaban especialmente en los pasillos.

 

Shin: “No podemos simplemente quemarlos a todos esta vez”.

Schnee: “Supongo que congelarlos sería mejor”.

 

Incinerarlos a todos juntos presentaba el riesgo de eliminar al cerebro detrás del incidente, impidiéndoles saber quién o qué lo causó.

 

Debido a esto, Schnee, que es más adepta a la magia relacionada con el agua, dio un paso adelante. Levantó una mano y el pasillo que tenía delante comenzó a ponerse blanco. Las Mob Ant en el piso, las paredes y el techo se congelaron instantáneamente, un sonido parecido a un crujido fue el único eco en el pasillo.

 

Una ola blanca barrió el pasillo, como si inundara la mazmorra.

 

Al cabo de un rato, todo sonido desapareció del pasillo. Los ruidos chillones de las Mob Ants, el sonido de sus garras arañando las paredes y el techo, el sonido sordo de las Mob Ant, chocando entre sí, desaparecieron.

 

Shin: “Al final los hemos derrotado a todos”.

Schnee: “Cuando estuvimos arriba, nunca hubiera pensado que la situación sería tan horrible en el piso 200”.

 

Si todo lo que encontraron fuera solo monstruos raros, se lo dejarían al instituto, pero no tenían tiempo para deliberar sobre cuál era el curso de acción adecuado: los monstruos eran demasiados.

 

Shin: “Por si acaso, revisemos la sala final, donde se suponía que estaba el jefe”.

Schnee: “Sí, vamos.”

 

Shin y Schnee caminaron por el pasillo bordeado por esculturas de hielo hechas de Mob Ant. Cuando los corredores se llenaban de ellos, destrozaban las estatuas para abrirse camino. Ya no había nada que se interpusiera en su camino, por lo que rápidamente llegaron al corredor antes del pasillo más grande.

 

Shin: “Increíble, solo hay de clase superior aquí”.

 

En la sala, aún congelados, había ‘Knights’, ‘Generals’, ‘Commanders’ y otros Mob Ant de clase avanzada. Lo que más atrajo la atención sobre todo fue un gran monstruo, protegido por de clase ‘General’.

 

Era aproximadamente 10 veces más grande que los Mob Ant de tipo ‘General’, que ya eran bastante grandes en comparación con otras Mob Ants, Mob Ant Queen, la madre que dio a luz a otras Mob Ants.

 

Como Shin esperaba, los patrones dibujados en su cuerpo eran más complejos que otras Mob Ants.

 

Shin: “Así que este es el culpable detrás de todo. Tomemos una captura de pantalla”.

 

En comparación con otras Mob Ants, el cuerpo grande del de clase ‘Queen’ era fácilmente distinguible. Después de capturar la imagen, Shin verificó si el objeto había cambiado.

 

Shin: “Colmillos y garras de la hormiga reina. Piedras mágicas y conchas. ¿Vamos a omitir lo que ya sabemos ... y este?”

 

Entre los objetos de dejaron caer, Shin encontró algo claramente no relacionado con las hormigas. Era un cristal amarillo del tamaño de una palma, llamado [Piece of Avarice]. Era un objeto raro muy valioso, especialmente para los artesanos, siempre salía de los monstruos con los que los Siete Pecados Mortales habían compartido su poder.

 

Shin: “Ahora tenemos pruebas de que Codicia está involucrado”.

Schnee: “¿Podría estar en la ciudad?”

Shin: “Hmm, me pregunto. Incluso los jugadores pueden usar este objeto, después de todo”.

 

Shin habló mientras jugueteaba con [Piece of Avarice]. Si se usara en un monstruo, esté muta a uno muy superior. El monstruo no solo se hace más fuerte, sino que los puntos de experiencia y los objetos que otorga también aumenta, por lo que algunos jugadores los utilizaron a propósito para cultivar objetos y experiencia.

 

[Piece of Avarice] era un objeto raro lanzado por el Diablo de la Avaricia, por lo que era raro encontrarlo en venta en cualquier lugar. Incluso si se encontraba, las organizaciones más grandes lo comprarían rápidamente.

 

Schnee: “¿Quieres decir que podría haber alguien en academia cooperando con el diablo?”

Shin: “En el juego, había gente que se ponía del lado de ellos. De todos modos, no es tan extraño que las personas se rindan a la codicia”.

 

Luxuria incluso estaba trabajando en una escuela en la actualidad; No sería impensable que el demonio de la codicia atraiga a la gente y la manipule. Más bien, sonaba como una estrategia realista.

 

Schnee: “Ya veo ... aunque es bastante triste”.

Shin: “De todos modos, hemos derrotado a los que merodeaban aquí, las cosas deberían estar bien por el momento. Además... con las disculpas debidas a la gente de esta ciudad, esto funciona muy bien para mí”.

Schnee: “¿Cómo funciona ese ‘bien’, exactamente ...?”

Shin: “Porque tengo la oportunidad de obtener un [Piece of Avarice] del cuerpo de Codicia. Si lo usas, el costo de usar habilidades en el equipo se reduce, lo que significa que podemos agregar más habilidades al anillo”.

 

La expresión de Schnee se había nublado, pero Shin cambió el tema en una dirección más brillante.

 

Puede parecer egoísta, pero a juzgar por la situación actual, parecía que Codicia había esperado a que llegaran para hacer su movimiento. Si es así, también podrían usar la situación para su propio beneficio, por lo que Shin mencionó el ítem que apareció.

 

Gracias a la nueva técnica que estaba aprendiendo, el equipo creado por Shin se volvería aún más poderoso. Si él también pudiera usar objetos para aumentar los puestos de habilidad, el anillo se convertiría en mucho más que una simple prueba de votos matrimoniales.

 

Shin le dijo a Schnee, con una sonrisa alegre, que podrían pensar en el Diablo de la avaricia como una especie de “bonificación” para ellos.

 

Schnee: “... ¿Quién más podría ver las cosas de esa manera, me pregunto?”

 

Estás más allá de ser ayudado, o eso parecía decir la expresión de Schnee, mientras mostraba una pequeña sonrisa.

 

Shin: “Vamos a atraparlo rápido y convertirlo en un objeto. Podría ir igual que con Luxuria, así que existe la posibilidad de que no luchemos de inmediato. Sin embargo, si esta mazmorra resultó así debido a la voluntad de Codicia, las cosas seguramente se volverán difíciles. Dependiendo del oponente, podríamos usarlo para ver cuánto han crecido Lecus y los demás”.

 

La clara intención de Shin de usar al enemigo como sujeto de prueba hizo que Schnee sonriera aún más. Los monstruos raros eran como cofres del tesoro llenos de objetos raros. La postura invariable de Shin probablemente le recordó la era del juego.

 

Shin: “No hay presencias de monstruos en este piso. Revisemos el siguiente por si acaso, luego vamos a regresar”.

Schnee: “Entendido. ¿Qué deberíamos hacer con todos estos materiales de Mob Ant?

 

Schnee preguntó a Shin mientras miraba a las Mob Ant congeladas a su alrededor. Estaban congelados hasta sus entrañas, así que, a menos que se convirtieran en cartas, los únicos elementos que podían extraer eran piedras mágicas.

 

Shin: “Tenemos que convertirlos en tarjetas, no hay otra manera. Podríamos conseguir que Hilamee nos ayude, pero hay demasiados. Además, algunos investigadores podrían tener ideas extrañas ...”

 

Las Mob Ant normales se podían ignorar, pero las que Schnee se congeló tenían [Piece of Avarice] en sus cuerpos. Shin sintió que sería arriesgado dejarlos a su suerte.

 

Todas las de los otros pisos, excepto el 200, habían sido incineradas, así que no había nada de qué preocuparse.

 

Shin: “Realmente no necesitamos las partes, así que vamos a guardarlas todas juntas”.

 

Cuando la cantidad de monstruos era demasiado grande para recoger objetos uno por uno, los jugadores usaron una técnica para convertir a todos los monstruos en un rango establecido en cartas.

 

En tal caso, sin embargo, los objetos recuperados serían aleatorios, con la excepción de piedras mágicas y objetos únicos. Los jugadores no lo usaban a menudo, por lo que algunos incluso olvidaron que tal método existía.

 

Shin solo estaba interesado en los [Piece of Avarice], por lo que optó por usar esta técnica.

 

Shin: “Seamos rápidos, no sabemos cuándo llegará la gente del instituto”.

 

Incluso si Hilamee estuviera del lado de Shin, probablemente el instituto no encontraría demasiado agradable que Shin se quede con todos los [Piece of Avarice] para él solo: así que los recogerían a todos primero y luego se lo contarían solo a Hilamee.

 

 

 

El equipo de inspección y apoyo del instituto llegó cuando Shin y Schnee habían terminado de recoger los artículos y revisar el piso de abajo. Lecus, Gian y Myu lideran un grupo de 6 guardias de seguridad, con Bermann entre ellos.

 

Bermann: “¿Podemos suponer que la situación ya está bajo control?”

Shin: “Por lo que pueden ver, sí. Estábamos buscando rezagados, por lo que aún no hemos revisado el piso de abajo”.

 

Shin y Schnee habían explorado el piso 200 en busca de los objetos, pero no tenían la intención de decirlo, por lo que dijeron que simplemente iban matando monstruos.

 

Bermann: “Es por eso qué no hemos encontrado un solo monstruo hasta aquí. Los estudiantes nos dijeron que se habían encontrado con monstruos nunca vistos ... ¿o deberíamos decir, monstruos mutados?”

Shin: “Hemos tomado prueba fotográfica de aquellos. Por favor, dáselos a la directora”.

 

Shin tomó las capturas de pantalla y se las dio a Bermann. Parecía estar consciente de su existencia, ya que los recibió sin mostrar sorpresa alguna.

 

Bermann: “Muestran patrones extraños, a diferencia de las Mob Ant normales. He visto mi parte del mundo en mis días de aventurero, pero nunca he visto ni escuchado acerca de tales patrones. Esta Reina también es mucho más grande de lo normal, a juzgar por su tamaño en comparación con las Mob Ant que la rodean”.

Shin: “Hay algo que quiero confirmar, así que dígale a la directora que siempre que tenga tiempo, hay algo que me gustaría discutir con ella”.

Bermann: “Entendido. Le dejaremos un mensaje en el hotel”.

 

Las fuerzas del instituto inspeccionarían el piso 200 y abajo, por lo que Shin y Schnee abandonaron la mazmorra. La mazmorra era su territorio, así que Shin y Schnee, ya que también habían confirmado que ya no había peligro, optaron por no sobrepasar sus límites.

 

Lecus: “La inspección anterior acaba de terminar, pero ahora creo que la cerrarán de nuevo ...”

Shin: “No encontraron nada en la inspección anterior, ¿verdad?”

Lecus: “Así lo he oído”.

 

Estudiantes como Lecus y los demás tuvieron acceso parcial a información sobre la mazmorra. Como Shin y Schnee fueron parte de la causa de la primera inspección, Lecus probablemente pensó que estaba bien compartir la información con ellos. O bien la parte de inspección realmente no encontró nada, o algo sucedió durante la inspección.

 

Shin: “Vamos a hacer un entrenamiento normal hoy”.

Myu: “Fuuu, justo cuando finalmente pudiéramos ir a la mazmorra ...”

 

Myu estaba ansiosa por probar los resultados de su entrenamiento, por lo que la propuesta de Shin hizo que sus hombros cayeran decepcionados.

 

Schnee: “Como parece que todavía estás llena de energía, supongo que el entrenamiento de hoy tendrá que ser más estricto”.

Gian y Lecus: “Gwagh !?”

 

La sonrisa tranquila de Schnee lanzó un ataque furtivo a la sombría Myu. La chica Dragnil estaba feliz, pero la respuesta sorprendida de Gian y Lecus claramente reflejaba lo estricto que iba a ser el entrenamiento.

 

◆◆◆◆

 

Después del entrenamiento, Shin y Schnee salieron de los terrenos del instituto.

 

Shin: “Esos niños seguramente han mejorado”.

 

Shin todavía podía escuchar sus voces adoloridas después de que terminó el entrenamiento. Sin embargo, cuando empezaron, ni siquiera tenían la fuerza para hablar, por lo que habían progresado claramente.

 

Schnee: “Cierto, también han hecho grandes mejoras en el control de su fuerza”.

 

No habían entrenado contra monstruos, pero habían logrado ganar contra oponentes normales sin lesionarlos.

 

Lecus y los demás no conocían sus propias estadísticas en detalle, pero podían hacer estimaciones cercanas basándose en su velocidad y potencia. Basándose en esto, Shin les había aconsejado cómo usar [Limit] para ajustar sus estadísticas.

 

Shin: “No sabemos cuándo podemos volver a la mazmorra, por lo que también podríamos salir”.

Schnee: “Algunos estudiantes también cazan monstruos como aventureros, así que creo que es una buena idea”.

 

Ya habían visto qué tipo de monstruos aparecían alrededor de Erkunt. Una preocupación era el hecho de que recientemente, aparecían monstruos diferentes de los habituales, Shin lo había escuchado de varias fuentes.

 

Vaal, de la herrería, también había dicho que el territorio de los monstruos parecía haber cambiado, lo que provocó que la creación de equipos y las órdenes de reparación aumentaran exponencialmente.

 

Había riesgos, pero los riesgos existían en todas partes. Entrenar en mazmorras sin el riesgo de morir era más anormal en ese sentido.

 

Shin: “Hm?”

 

Shin estaba pensando que, en caso de emergencias, él y Schnee estaban allí para ayudar, cuando vio una cara familiar, que ya se había dado cuenta de Shin y Schnee y se acercaba, saludándolos.

 

Luxuria: “Pensé que podrías estar cerca, debido a tu presencia, resulta que era cierto”.

Shin: “¿Qué necesitas?”

 

Luxuria, uno de los Siete Pecados Mortales, se acercó a Shin. Ella sonrió mientras su largo cabello negro ondeaba con el viento. Los ojos detrás de sus gafas negras de diseño brusco albergaban un brillo sospechoso.

 

Luxuria: “Qué coincidencia encontrarte aquí. Aunque es perfecto para mí”.

Shin: “¿Perfecto?”

 

¿Qué podría ser perfecto para un demonio? Shin comenzó a tener un mal presentimiento sobre la situación.

 

Luxuria: “Oh, no seas tan cauteloso, por favor. Solo quería decir que te estaba buscando, por lo que el momento es simplemente perfecto”.

Shin: “¿Necesitas algo de nosotros?”

Luxuria: “Sí. ¿Te importaría venir conmigo? No es algo de lo que hablar aquí de pie”.

 

Como era un Demonio, Shin no pudo evitar mantener la guardia en alto, aunque ella dijo que no era hostil. Pensando que es malo ser demasiado cauteloso, Shin decidió seguirla por el momento.

 

Shin: “Oye, todavía es temprano”.

Luxuria: “También sirven comidas ligeras aquí. Además, el alcohol solo se sirve de noche”.

 

Luxuria los llevó a un bar con un ambiente bastante agradable. Él no sabía si ella lo eligió a propósito, pero el interior de la tienda no se podía ver desde afuera. Dependiendo de cómo se mire, también puede parecer una tienda de té elegante. El barman parecía conocer Luxuria ya que el grupo fue conducido a una habitación privada.

 

Luxuria: “Déjame continuar, entonces. Los estaba buscando a ustedes dos porque tengo algo de una petición”.

Shin: “¿Una solicitud?”

Luxuria: “Sí. Justo después de que te teletransportaran a la mazmorra, Codicia ... ahora usa el nombre Avaritia. Un hombre bajo su mando me visitó”.

Shin: “Menos mal que la situación no se volvió difusa”.

 

Codicia fue el segundo Pecado Mortal más beligerante, después de Ira. Si alguien se presentara como su subordinado, no sería extraño que fueran capturados.

 

Luxuria: “Era un corredor bastante rápido, sabes. Dijo algo acerca de querer ser uno conmigo, por lo que probablemente optó por no moverse en grandes cantidades para evitar el riesgo de causar problemas en los alrededores y ser rechazado por mí”.

Shin: “Los demonios suelen fusionándose para volverse más poderosos, ¿verdad? ¿Es eso algo que puedes rechazar? Pensé que sucedía automáticamente cuando dos demonios estaban lo suficientemente cerca”.

Luxuria: “Así era antes, pero ya no. Probablemente porque ahora tenemos egos más fuertes. Si nuestras personalidades son lo suficientemente diferentes, es como el más fuerte absorbe al más débil. Su nivel era más alto, pero he estado absorbiendo energía aquí, por lo que nuestra fuerza de combate es más o menos la misma. Probablemente juzgaron que podríamos terminar cayendo juntos”.

 

Si los demonios se fusionaban, su nivel máximo se elevaba en 50. Se decía que, si todos los demonios se fusionaban, el nivel resultante alcanzaría el 1000. Sin embargo, en la era del juego, siempre se los exterminaba antes de que pudieran hacerlo, por lo que Shin nunca lo había presenciado.

 

Shin: “Es por eso qué pensó en otra estrategia”

Luxuria: “¿Qué quieres decir?”

Shin: “Bajamos al calabozo de entrenamiento hoy, y muchos monstruos raros allí estaban bajo el mando de la codicia. Esta está la prueba”.

 

Shin sacó un [Piece of Avarice] de la caja de objetos y se lo mostró a Luxuria.

 

Luxuria: “La mazmorra... mi rango de detección no llega allí, así que nunca me di cuenta. Gracias por haberte hecho cargo antes de que sucediera algo serio. Estoy muy agradecida”.

Shin: “Eso fue solo una coincidencia. Además, si no estuvieras aquí, Codicia ... no, Avaritia, ¿verdad? Podría haber atacado este lugar. Podríamos decir que esta ciudad ha estado a salvo gracias a su presencia. Teniendo personas que conozco aquí, siento que debería agradecerte”.

 

Si Luxuria hubiera cooperado con Avaritia.

 

Si Luxuria no hubiera venido a Erkunt.

 

Era difícil imaginar que Avaritia simplemente ignoraría a Erkunt. Cuando Shin y Schnee llegaron, podrían haber encontrado nada más que ruinas.

 

Luxuria: “Ho, si quieres darme las gracias, entonces esta noche ...”

Schnee: “Eso no sucederá.”

 

Luxuria se inclinó sobre la mesa, mirando profundamente a los ojos de Shin, cuando Schnee finalmente rompió su silencio, impidiendo que el Diablo terminara su oración.

 

Luxuria: “Oh, no quiero robartelo, ¿sabes? Seguramente no puedo hacerlo por la fuerza, y el encanto tampoco funciona”.

 

Schnee: “Eso. No. Va. a. Suceder!”

 

Schnee respondió con severidad al tono burlón de Luxuria. Ella agarró el brazo de Shin, tirando de él hacia ella, mirando a Luxuria todo el tiempo.

 

Luxuria: “Ho my, por favor, no seas así. ¿O podría ser que no tienes mucha confianza?”

Shin: “Oye, eso es sufi...”

Schnee: “No permitiré ningún acto sin amor”.

Luxuria: “Si sigues encadenándolo así, terminará odiándote, ¿sabes? ¿Puedes realmente satisfacerlo siquiera? No parece que tengas mucha experiencia todavía ...”

Schnee: “!?”

 

La competencia verbal de Luxuria y Schnee había superado la capacidad de Shin para mantenerse al día. La última réplica de Luxuria había dejado a Schnee sonrojándose violentamente.

 

Luxuria se aprovechó de esto y se deslizó más cerca de Shin, agarrando su otro brazo. Su movimiento era demasiado suave, considerando que estaba sentada sobre la mesa. Probablemente también fue a propósito que ella sujetó el brazo de Shin entre sus abundantes pechos.

 

Luxuria: “Si quieres, te puedo enseñar. Hacerlo los tres juntos puede ser bueno de vez en cuando”.

 

Luxuria poseía palabras y un cuerpo que influiría en las mentes de hombres y mujeres. Shin le dijo a Schnee que soltara su brazo.

 

Schnee: “¿¡Shin!?”

 

Schnee parecía tensa, sorprendida por lo que escuchó, pero Shin le sonrió que todo estaba bien. Luego formó su mano en forma de cuchillo y la puso sobre la frente de Luxuria.

 

Luxuria: “¡¡Ay!!”

 

El golpe muy tenue golpeó, forzando a Luxuria a soltar el brazo de Shin y sostenerle la cabeza con dolor.

 

Shin: “Sé que estabas bromeando, pero fuiste demasiado lejos”.

Luxuria: “Tú ... podrías haber aplastado la cabeza de una persona normal con eso ...”

 

Luxuria estaba agachada, pero como se esperaba de un Demonio de los Siete Pecados Mortales, no había perdido * demasiado * HP.

 

Shin: “Si nos buscabas para molestar a Schnee, entonces nos vamos”.

Luxuria: “No, no, espera un momento. Lo siento, me disculpo, ¡de verdad! Todavía no he llegado al tema principal ...”

 

Luxuria notó que Shin era serio, así que se disculpó apresuradamente.

 

Shin: “Aunque puedo adivinar qué es eso. Quieres que ayudemos a acabar con Avaritia, ¿verdad?”

Luxuria: “Correcto. Apuesto a que ahora podrías derrotar a Avaritia con tu dedo meñique. Me gustaría que lo hicieras antes de intentar otras bromas”.

Shin: “Nunca hubiera pensado en escuchar que un Demonio de lo Siete Pecados Mortales pidiera que otro sea derrotado ...”

 

Shin argumentó que, si Luxuria vencía a Avaritia, ganaría un impulso de poder, pero rechazó su propuesta.

 

Luxuria: “No tengo ninguna intención de absorber a esa cosa. Además, si ya hubiera absorbido a los demás, me habría convertido en la forma completa, ¿verdad? Me perdería al final, así que nunca voy a hacer eso”.

 

Alcanzar la forma completa se suponía que era el último deseo de cualquier Diablo de los Siete Pecados Mortales, pero Luxuria lo descartó de plano.

 

Shin: “Sería bueno si todos pensaran de la misma manera que tú ...”

Luxuria: “No me lo recuerdes, también me preocupa, sabes”.

Shin: “Tienes razón. Bien, primero investigaremos los alrededores y buscaremos pistas. Escuché que monstruos que nunca aparecieron por aquí están aumentando, por lo que iremos a buscar a Erkunt, mientras entrenamos a Lecus y a los demás”.

Luxuria: “He oído sobre eso también. Resulta que los nuevos monstruos son demasiado para que los aventureros promedio también puedan manejarlos”.

 

Según la información de Luxuria, hubo algunos monstruos que también superaron el nivel 150. En Hinomoto serían exterminados sin problemas, pero en Erkunt el nivel promedio no era tan alto, por lo que había más y más aventureros heridos.

 

Luxuria: “Escuché que la directora va a abordar el problema de los monstruos durante la próxima sesión de entrenamiento. Sin embargo, no creo que ella te diga que lleves a los estudiantes contigo”.

Shin: “Planeé que experimentaran una pelea real pronto, pero si le digo que tendrían que luchar contra monstruos más fuertes de lo normal, probablemente se preocupe. No hay necesidad de buscar problemas, después de todo”.

Luxuria: “Pero los llevaras contigo, ¿verdad?”

Shin: “Sí, pueden manejarlo. Además, es mejor para ellos probar una lucha real lo antes posible, una batalla real, donde el peligro de la muerte es muy real”.

 

Shin usaría ciertos seguros, por supuesto, pero no les contaría a los estudiantes sobre ellos. No quería que confiaran en que Shin los rescataría cada vez que sucedía algo.

 

Shin conocía la política del instituto, por lo que existía la posibilidad de que ya hubieran experimentado una lucha real antes. Sin embargo, aparentemente aparecieron nuevos tipos de monstruos, por lo que pensó que de todos modos sería una experiencia valiosa.

 

Luxuria: “Esos niños seguramente se han vuelto más fuertes”.

Shin: “Los hemos puesto a través del escurridor después de todo”.

Luxuria: “A menudo vienen a la enfermería por lesiones leves, por lo que me he familiarizado bastante con ellos”.

 

Luxuria habló con una suave y maternal sonrisa, muy impropia de un demonio.

 

Shin: “Realmente, si no hicieras cosas como la de antes, no te verías como un demonio en absoluto”.

Luxuria: “Ha pasado un buen rato desde que alcancé la forma humana, sería un problema si todavía pareciera un demonio. Tampoco me gusta mi forma de Diablo, es demasiado robusta y parecida a una serpiente. Quería parecer más sensual después de todo”.

 

Preocuparse por la apariencia también era muy humano.

 

Luxuria: “Bueno, esto no es nada comparado con el problema de la llegada de Avaritia. Una complicación podría ser que él siente tu presencia y abandona el área. Huiría en lugar de luchar también, honestamente”.

 

Si peleaban de frente, el nivel 700 era demasiado bajo para oponerse a Shin y su grupo. Luxuria también había visto el equipo anti-demonio de Shin, por lo que era aún más cautelosa.

 

Shin: “¿Un demonio piensa en escapar?”

Luxuria: “Incluso si podemos resucitar, no es que no tengamos un sentido del peligro, ¿sabes? Cuando nos conocimos, tenía mucho miedo. Me gustaría que supieras lo nerviosa que estaba entonces”.

Shin: “¿En serio?”

Luxuria: “De verdad. Bueno, Ira lucharía igual de todas formas. Por lo que puedo recordar, les importaba más pelear que sobrevivir”.

 

Había diferencias claras entre cada Diablo, pero sus características básicas no habían cambiado.

 

Entre los demonios que interactuaban proactivamente con la gente, Ira y Codicia eran los más beligerantes. La diferencia entre ellos era que Ira solo trataba con personas, mientras que Codicia atacaba a los monstruos también.

 

Luxuria: “En cualquier caso, tenemos que reunir inteligencia primero. La directora y los demás también se están moviendo, pero aún no hemos encontrado nada importante. Cualquiera que haya estado detrás del incidente de la mazmorra ya no está por aquí, supongo. Cuento con ustedes dos”.

Shin: “Haremos lo que podamos. La derrota de Codicia también es importante para nosotros, después de todo”.

 

Shin y Luxuria se sonrieron mutuamente. Ella deseaba la seguridad de la ciudad y su gente, mientras él pensaba en las armas y en los objetos que obtendría. Normalmente, alguien diría que sus objetivos eran completamente diferentes, pero Schnee simplemente se encogió de hombros mientras miraba a los dos.

 

◆◆◆◆

 

Shin: “¿Qué pensaste de lo que dijo Luxuria?”

 

Shin le preguntó a Schnee mientras caminaban de regreso al hotel.

 

Schnee: “¿A ti también te gustaría hacerlo? ¿Los tres juntos?”

Shin: “¡¡Eso no!!”

 

Sin esperar que ese tema volviera de nuevo, Shin levantó la voz inadvertidamente. Luxuria era una belleza que no era inferior a Schnee, incluso si solo se ve de manera superficial. Shin seguramente se habría interesado en ella antes de que su relación con Schnee avanzara hasta donde estaba hoy.

 

Sin embargo, las cosas eran diferentes ahora. Con Schnee a su lado, nunca pondría las manos sobre otras mujeres, y mucho menos un Demonio. También estaba el hecho de que Schnee se volvería bastante aterrador si alguna vez lo hacía.

 

Schnee: “Sólo estoy bromeando. Personalmente, no creo que ella estuviera mintiendo. Al conocer su verdadera identidad, no podemos evitar sospechar, pero ella no dijo nada extraño. Pensé que ella podría planear absorber Avaritia después de que lo debilitáramos, pero si lo hiciera, no solo se convertiría en nuestra enemiga, sino también en la enemiga de Erkunt. No tendría sentido para ella “.

 

Con el grupo de Shin y todo Erkunt como enemigo, ninguna cantidad de energía absorbida o aumento de habilidades o nivel sería suficiente.

 

Shin: “Como ella dijo, tenemos que reunir información primero. En este momento, solo sabemos que alguien con un [Piece of Avaritia] se infiltró en el instituto”.

 

Podría ser un maestro, un estudiante o simplemente alguien que se escabulló a través de los guardias de seguridad y entró en la mazmorra. Todavía es un completo misterio.

 

Según Luxuria, el hombre que afirmaba ser uno de los subordinados de Avaritia era un joven de pelo rojo corto y ojos marrones, llamado Hexen.

 

Siendo un monstruo, Luxuria no puede usar [Analyze]. Debido a esto, no podían saber si Hexen era un nombre real o falso.

 

Shin: “Incluso si tuviera un objeto, él todavía logró escapar de Luxuria. Tiene que tener alrededor de 600 AGI”.

Schnee: “¿Podría ser un exjugador?”

Shin: “Es posible. Si hay personas que ven este mundo como una continuación del juego, no es demasiado extraño que algunos piensen en ponerse del lado de los demonios. Pero nunca había oído hablar de alguien llamado Hexen antes”.

 

Había decenas de miles de jugadores, por lo que muy pocos eran bien conocidos. Shin recordó los nombres de jugadores famosos, o al menos los jugadores que le interesaron, pero serían menos del 1% del total. No sería extraño que Hexen fuera un jugador avanzado que Shin simplemente no conociera.

 

Shin: “Revisemos los nombres de las personas cuando estamos afuera, supongo, aunque no creo que ayude mucho”.

Schnee: “También deberíamos hablar de nuevo con Hilamee. Este Hexen podría haber esperado a que ella se fuera antes de visitarlo.

 

La visita de Hexen ocurrió justo cuando Hilamee estaba en el castillo real, al parecer. Aunque no se encuentra entre los jugadores más avanzados, Hilamee seguía siendo una de las personas más fuertes de este mundo. Su equipo había venido de Shin, por lo que sería más fuerte que otra persona con estadísticas similares. En una batalla, ella sería mucho más peligrosa que una persona promedio.

 

Si Hexen realmente esperaba la ausencia de Hilamee para visitar Luxuria, existía la posibilidad de que la lucha no fuera su fuerte.

 

Algunos jugadores preferían centrarse en una sola estadística, como STR o AGI, por lo que solo podían mostrar su verdadero poder en situaciones específicas.

 

Si Hexen se había enfocado en AGI, los magos que podían comprimir el espacio en sí eran un enemigo natural. Hilamee podía hacer eso, así que seguramente habría querido evitarla.

 

Shin: “... mantengamos eso como una posibilidad. Él podría ser un adorador del Diablo, que no puso las manos sobre Luxuria ya que ella también es un Demonio”.

 

No había suficiente información para hacer una evaluación adecuada: lo único que podían hacer ahora era mantener los ojos bien abiertos.

 

Shin: “¿Oh? ¿No es Bermann?”

 

Un carro de caballos estaba detenido frente al hotel de Shin y Schnee. Bermann, a quien Shin le había dado una captura de pantalla y le había pedido que transmitiera un mensaje a Hilamee, estaba hablando con un empleado del hotel, pero se dio cuenta de que Shin y comenzó a caminar hacia él.

 

Bermann: “Hola, lamento molestarte cuando acabas de llegar, pero ¿podrías volver al instituto?”

Shin: “¿Paso algo?”

Bermann. “No, solo que sería mejor hablar de eso en los terrenos del instituto. También, algunos se opusieron a que la directora viniera a verte, ya que surgirían rumores no deseados”.

 

Luxuria dijo que la directora probablemente los contactaría al día siguiente, pero Hilamee fue más rápida.

 

Hilamee podía usar [Hiding], por lo que podría haber venido al hotel sin ser notada. Aunque, como directora, existía el riesgo de que sus movimientos fueran seguidos por espías extranjeros, lo que causaría problemas para Shin y Schnee.

 

Algunos agentes extranjeros se especializaron en ver habilidades pasadas como [Hiding], por lo que existía la posibilidad de que pudieran ver más allá de las de Hilamee.

 

Shin: “Si es así, vamos a ir con usted”.

Bermann: “Me disculpo. Tampoco queremos molestarlos”.

 

Incluso si Shin y Schnee fueran extremadamente fuertes, hacer que se encargaran de monstruos demasiado poderosos para que el instituto los manejara no era algo que realmente quisieran hacer, o eso decía la expresión de Bermann.

 

Tal vez debido a su orgullo como elemento de seguridad, el otro guardia que venía con el carro tenía la misma expresión. Probablemente fue debido a tal carácter y personalidad que se les encomendó custodiar el calabozo. Shin y Schnee subieron al carruaje y regresaron al instituto.

 

Según Bermann, Hilamee había regresado solo unos minutos antes de que llegara para entregar el mensaje. Había estado ocupada dando la bienvenida a estudiantes de un país extranjero: aparentemente, Hilamee tenía más trabajo del que Shin pensaba.

 

Bermann: “Una vez que este período de vacaciones termine, el nuevo semestre comenzará, después de todo. Habíamos estado haciendo preparativos para darles la bienvenida a los estudiantes del extranjero cuando llegó, señor Shin. Sin embargo, debido a los extraños accidentes en las mazmorras, nos aseguramos de que nuestro reino no se involucre demasiado en esta situación”.

 

El instituto llevaba el nombre de Erkunt, aunque no estaba oficialmente afiliado al reino del mismo nombre. En la superficie, estaban en pie de igualdad, y el reino no dictaba abiertamente las políticas o principios del instituto a seguir.

 

Entre las élites de Erkunt, sin embargo, hubo individuos que intentaron ejercer su influencia desde atrás si no podían hacerlo desde el frente.

 

Bermann: “El reino mismo nos pidió que descubriéramos quiénes son estas personas, pero deben ser de muy buena reputación, porque cualquier evidencia siempre es borrada cuidadosamente. Tampoco podemos negar la existencia de personas dentro del instituto que están tratando de ganarse el favor dentro del reino”.

Shin: “Siempre hay todo tipo de propósitos y metas dentro de todas las organizaciones ...”

 

No se podría evitar en algo tan grande como un reino o el instituto. Aquellos con ambiciones fuertes o aquellos que intentan usar su posición para ganar favores nunca desaparecieron completamente.

 

La élite del reino seguramente posee considerable autoridad y riqueza. Según Bermann, al menos la mitad de ellos eran personas rectas, lo que ya era muy positivo.

 

Bermann: “Lamento haberlos hecho venir hasta aquí”.

Shin: “No, no te preocupes. Después de todo, pedí informar sobre el negocio de la codicia”.

 

Shin y Schnee bajaron del carruaje y entraron a las dependencias de la directora, donde Hilamee los saludó con una reverencia. Probablemente había oído hablar de Bermann, ya que su expresión también estaba nublada.

 

Shin: “¿Está todo bien? Oí que también hay algunos problemas con el reino”.

Hilamee: “Está bien, por ahora. Has derrotado a los monstruos bajo la influencia de Codicia, por lo que me ayudó el hecho de que estoy conectada contigo. Luxuria también se considera personal que he convocado aquí”.

Shin: “Dejando a un lado a Luxuria, ¿de qué modo conocerme es de ayuda?”

Hilamee: “Eres bastante conocido, en realidad. Incluso hay juglares itinerantes que cantan tus hazañas en la batalla de defensa de Balmel. La gente también habla de su expedición en las peligrosas zonas marítimas cerca de Barbatos, desde donde regresó sin perder un solo miembro del grupo. La gente de los merinos y los pescadores hablan de tu fortaleza en las tabernas”.

Shin: “... gah ...”

 

El tiempo había pasado desde la batalla de Balmel, así que Shin pensó que ya estaría olvidado. Por el contrario, sin embargo, nuevos temas de conversación se habían unido a él y se conoció hasta Erkunt. Las palabras de los merpeople y hombres pez golpean demasiado cerca de casa.

 

Hilamee: “[Shin the Slashing Hammer]… eres un tema candente, ¿sabes?”

Shin: “De verdad…? Cuando fui al gremio para aceptar la solicitud de entrenamiento de batalla, no me prestaron mucha atención, sin embargo...”

 

Hilamee: “¿Tenias tu arma contigo entonces?”

Shin: “No, estaba sol en la recepción, así que no llevaba nada”.

Hilamee: “Esa podría ser la razón. Eres muy famoso por empuñar una espada que parece un arma contundente. Estamos muy lejos de Barbatos, por lo que las personas que no te conocen bien probablemente no pensaron que eras el mismo Shin”.

 

Kakura estaba empezando a ser el arma distintiva de Shin. Él también lo había usado en Erkunt, pero solo dentro del instituto, así que probablemente los rumores no habían llegado al gremio. Pensando en ello, recientemente hubo más y más estudiantes además del grupo de Lecus, que se unieron a sus sesiones de entrenamiento. Algunos de ellos miraron a Shin con miradas bastante ardientes a veces.

 

Shin: “¿Podría ser que hay rumores sobre mi enseñanza aquí?”

Hilamee: “Sí. Muchos lo dudaron al principio, pero últimamente los estudiantes están priorizando tu entrenamiento sobre las solicitudes de los clanes. Tenemos suerte de que haya pocas personas por el período de vacaciones, o las cosas se habrían vuelto agitadas”.

Shin: “Incluso si dices hazañas de batalla ... solo existe la cosa de Balmel, ¿verdad? ¿Fue realmente tan especial?”

 

Entonces Shin le preguntó a Hilamee, pensando que tenía que haber otros aventureros famosos. Sintió que ella estaba exagerando un poco demasiado.

 

Hilamee: “Los gremios comparten información sobre el fenómeno de las ‘inundaciones’ de monstruos de las Tierras Sagradas. Además, el evento en el que jugaste un papel importante se clasificó como “Gran Inundación”, que es muchas veces más grande que los regulares. Que tal evento ocurra sin que haya víctimas nunca ha sucedido en la historia registrada. Cuando la información se hizo pública por primera vez, surgieron muchas teorías acerca de quién podría ser este aventurero llamado Shin”.

 

Incidentalmente, las hazañas realizadas por aventureros como Shadow y Hibineko eran las más esperadas: a diferencia de las de Shin, sus nombres habían estado bajo el foco de atención varias veces, por lo que la gente ya no estaba sorprendida por sus acciones.

 

Lo mismo sucedió con Schnee: sus hazañas se consideraban naturales para alguien de su fama.

 

Shin: “Ah, ya veo. Un recién llegado que aparece de repente, ¿así es como lo ven?”

Hilamee: “Tu rango de aventurero también era muy bajo en ese momento. Un guerrero misterioso y poderoso apareció en Balmel, eso es lo que todos decían. Debido a la distancia, la información oficial del gremio es todo lo que podemos obtener también. No hay internet ni nada en este mundo, después de todo”.

Shin: “Entonces, incluso si las cosas se vuelven más tranquilas de donde proviene la información, en lugares lejanos todavía se habla de ello, ¿Cierto? Menos mal que no saqué [Kakura]...”

 

Kakura era un arma que sobresalía fácilmente, incluso si solo se llevaba. Shin definitivamente se habría notado si simplemente lo hubiera equipado en público.

 

Shin: “Si es así, ¿no es un problema dar un tratamiento especial a Lecus y a los demás?”

Hilamee: “No, ellos lo pidieron después de todo. No podíamos entrenarlos lo suficiente hasta ahora, así que esta vez, por favor, permítales usar su fuerza tanto como puedan”.

 

Muy pocos en el instituto podían entrenar con los 3 prodigios a plena potencia: solo Hilamee, Masakado y algunos otros. Los Elegidos se inscribieron en el instituto, pero no muchos optaron por permanecer como instructores. Incluso si lo hicieran, solo enseñaban a sus propios discípulos.

 

Shin: “¿No podrías contratar a aventureros retirados?”

Hilamee: “Si están realmente capacitados, los países o gremios los alcanzan primero. Incluso si desean capacitar a los sucesores, es más eficiente acoger a los discípulos. Muy pocas personas enseñarían sus habilidades a los demás”.

 

Para los aventureros, el estilo de lucha que habían perfeccionado era un activo: no se lo darían a nadie.

 

Hilamee: “Nadie sabe lo que harán los estudiantes del instituto después de recibir su entrenamiento, después de todo”.

 

Algunos se convertirían en aventureros, mientras que otros se enlistaban en los ejércitos. También existía la posibilidad de cambiar sus aspiraciones y aspirar a convertirse en investigadores. El instituto simplemente impartió su conocimiento, era decisión de cada individuo decidir si lo usasen en su campo o guardarlo para ellos mismos.

 

Hilamee: “También he contactado con exjugadores, pero siempre se niegan sin siquiera considerarlo. Supongo que no es una posición muy atractiva”.

 

Cuanto más hablaba, más se deprimía Hilamee. Había exjugadores que habían formado gremios para ayudar a los nuevos jugadores en la era del juego, así que ella los había contactado.

 

Sin embargo, muy pocos exjugadores se destacaron como tales; Shin tampoco podía decir si él no los conocía ya. Debido a eso, Hilamee no había logrado contactar a muchos.

 

Hilamee: “Ahora que lo pienso, si no planearon hacerlo desde el principio, no mucha gente pensaría en convertirse en maestros en este mundo... los que tienen trabajos relacionados con la batalla, se convierten en aventureros o soldados, si tienen trabajos relacionados con la creación, abren su propia tienda o taller...”

 

Si las circunstancias fueran diferentes, Shin probablemente habría pensado lo mismo. Tampoco habría considerado convertirse en maestro.

 

Shin: “Tampoco hay muchas escuelas como esta que púedan hacer un papel como ese también”.

Schnee: “Se necesita mucho dinero para ampliar los estudios, por lo que los estudiantes necesariamente provienen de familias ricas. He visto varias instituciones así”.

 

Schnee agregó sus propios comentarios a las palabras de Shin. El instituto necesitaba recursos financieros para funcionar. El instituto de Erkunt reunió sus finanzas realizando sus propias investigaciones y desarrollo tecnológico, manteniendo las cuotas escolares lo suficientemente bajas como para que los estudiantes no tan ricos puedan asistir. Sin embargo, no era algo que otras escuelas pudieran hacer fácilmente.

 

La educación no era obligatoria en este mundo: muy pocos aspiraban a ser maestros, e incluso si lo hicieran, no se les garantizaba poder hacerlo. No había “suelo” para la gente que Hilamee buscaba hacer crecer.

 

Shin: “¿Qué hay de la contratación de estudiantes graduados? Si se les enseñara aquí, ya sabrían cómo van las cosas, hasta cierto punto…. por tu reacción, supongo que eso tampoco salió bien”

Hilamee: “Exactamente... muchos vienen de fuera de Erkunt, así que en su mayoría regresan a sus países de origen. Otros continúan con sus campos de investigación o utilizan las habilidades que aprendieron para convertirse en artesanos. Sin embargo, muy pocos eligen convertirse en maestros... no debería ser una mala carrera”.

 

Después de soltar un profundo suspiro, Hilamee repentinamente abofeteó sus propias mejillas. Con el sonido agudo de aplausos, la luz volvió a sus ojos.

 

Hilamee: “¡De todas formas! Lo siento, nos hemos salido del tema. Vayamos al tema principal”.

Shin: “¿Estás bien? Tus mejillas están muy rojas.

Hilamee: “Fui demasiado dura...”

 

Hilamee se masajeó las mejillas mientras usaba [Cure] en sí misma. Sus mejillas permanecieron rojas, tal vez por vergüenza. Shin no la cuestionó más.

 

Hilamee: “Entonces, sobre el asunto de Codicia. Ya te has encontrado con Luxuria, así que supongo que ya lo has oído”.

Shin: “Sí, nos encontramos con ella en nuestro camino de regreso y nos enteramos de la situación. Parece que Codicia, o Avaritia, trató de absorber a Luxuria”.

 

Hilamee ya había oído hablar del intento de Avaritia: Shin se aseguró de que no hubiera discrepancias entre lo que sabían, y luego dijo que, si era posible, quería derribar al Diablo de la codicia.

 

Hilamee: “Sería una gran ayuda para nosotros, pero ... es un tanto patético confiar tanto en ti”.

 

Hilamee se veía muy apenada, bajó los ojos y Shin intervino, un poco incómodo.

 

Shin: “Bueno, en realidad, tenemos nuestras propias razones para ir por Avaritia, no es solo por ti o por Luxuria”.

Hilamee: “¿Cuáles serían esas razones ...?”

Shin: “Entre los artículos únicos que Avaritia deja caer, hay uno que reduce los costos de habilidad para los accesorios. Eso es lo que estoy buscando”.

Hilamee: “¿Había un artículo como ese ...? Sin embargo, estoy segura de que podrías hacer accesorios increíbles incluso sin ellos”.

Shin: “Lo que quiero forjar es un anillo de bodas e imbuirlo con las mejores habilidades posibles”.

 

Shin recordó que todavía no le había dicho nada, por lo que le anunció a Hilamee que tenía pensado casarse con Schnee. Luxuria había mencionado que ya se habían amado antes y se buscaban el uno al otro, así que Hilamee probablemente ya lo sabía, pero lo mencionó por si acaso.

 

Hilamee: “Ya veo, ¿así que esa es tu razón ... espera, un anillo de bodas?”

Shin: “Bueno, las cosas sucedieron, así que no tuvimos tiempo de hacer uno...”

Hilamee: “Eres muy, muy, ¡¡muy casual acerca de esto!! ¡¡Eso no está bien!! Necesitas eso antes de proponerte, ¿no lo sabes?”

 

Shin no creía que fuera absolutamente necesario, pero incluso si le decía a la emocionada Hilamee que se calmara, probablemente no lo haría.

 

Hilamee: “¡¡Absolutamente debemos derrotarlo, entonces!! ¡Un matrimonio feliz es mucho más importante que la vida de un demonio!”

 

Hilamee estaba llena de entusiasmo, apretando los puños. Fue bueno para ella haberse animado, pero Shin no tenía idea de por qué estaba tan ansiosa.

 

Miró a Schnee, preguntándose si ella también estaba perpleja, pero ella asintió con entusiasmo ante las palabras de Hilamee, no estaba perpleja en lo más mínimo.

 

Shin: “No te exijas demasiado, ¿de acuerdo ...?”

Hilamee: “No hay problema. Por el bien de un matrimonio feliz, debemos aceptar cualquier sacrificio que pueda ocurrir ...”

Shin: “¿Eso no es realmente un problema ...?”

 

Era un tema que probablemente resonaba en voz alta dentro de Hilamee: sus ojos brillaban de una manera que Shin encontraba casi aterradora. Si esto fuera un manga, definitivamente brillarían oscuramente.

 

Hilamee: “Por cierto, ¿quién hizo la propuesta?”

Shin: “Yo le pedí que se casara conmigo”.

 

La situación no era nada romántica, lo que era el único arrepentimiento de Shin.

 

Hilamee: “¡¡Cierto!! ¡El hombre debería ser el que se confiesa, cierto!”

Shin: “¿Hay alguien que quieras confesarte?”

 

Shin solo podía pensar en Masakado, quien estaba en el mismo grupo que Hilamee en el juego.

 

Hilamee: “Estoy haciendo mi mejor esfuerzo para darle pistas ... creo que se dio cuenta, pero, aun así, no hay progreso ...”

 

Hilamee suspiró otra vez a la vez que caían sus hombros. Schnee le puso una mano en el hombro y asintió una vez más, como si dijera que entendía esa frustración muy bien.

 

Shin no podía sentirse más incómodo.

 

Schnee: “¿Qué tipo de pistas enviaste?”

Hilamee: “Bueno, ya ves ...”

Shin: “………”

 

Los problemas de amor de Hilamee de repente se hicieron cargo de la conversación. Las palabras “inconstante” y “no puede tomar una decisión correcta” aparecieron de vez en cuando. Al pensar que Schnee podría haberse sentido de la misma manera, Shin recibió daño, a pesar de que no estaban hablando de él. Imaginó sus palabras como cuchillos, apuñalándolo repetidamente.

 

Shin: “Er, ¿podríamos empezar a hablar sobre qué contramedidas tomar ...?”

 

Shin hizo una tímida propuesta, preocupado por dejar que las cosas continuaran así. Las dos damas volvieron a sus sentidos, tosieron ruidosamente y lo miraron.

 

Hilamee: “... Vamos a reanudar esta conversación en otro momento”.

Schnee: “Sí por favor.”

 

Parecían que todavía tenían cosas de que hablar, pero el tema cambió a la razón principal por la que Shin y Schnee estaban allí.

 

Shin: “Para empezar, estoy pensando en salir de las murallas del castillo con Schnee, usando el entrenamiento del grupo de Lecus como excusa. ¿Deberíamos poner trampas anti-monstruos en la mazmorra? Podemos asegurarnos de que solo los monstruos que salen de ella sean atacados”.

Hilamee: “Me encantaría eso, pero puede ser difícil si configura objetos que solo tú puedes usar. Si alguna vez funcionan mal, nadie podría arreglarlos. Además, no puedo autorizar algo así por mí misma. Necesitaríamos obtener permiso de los directores del instituto”.

 

Ni siquiera la directora podía actuar como ella quería. El instituto de Erkunt tenía varios otros directores, cuya aprobación era necesaria para la mayoría de las decisiones importantes, si no todas.

 

Hilamee: “Estoy seguro de que lo aprobarían rápidamente si les contara sobre su identidad real”.

Shin: “Todo menos eso.”

Hilamee: “¿En serio? Solo debemos decirles que [Shin the Slashing Hammer] está de nuestro lado y ...”

Shin: “¿Qué?” ¿¡En serio!?”

 

Sorprendido por el inesperado desarrollo, Shin detuvo de inmediato la línea de pensamiento de Hilamee. Los rumores sobre su destreza en la lucha se estaban extendiendo, pero no sobre sus habilidades en la elaboración de objetos.

 

Hilamee: “Lo que tienes es un arma de grado Legendario. Si te presentamos como alguien que también tiene conocimientos en el campo de los objetos mágicos, las cosas funcionarán”.

Shin: “Bueno, eso podría ser cierto, pero ...”

 

Sintiendo que los rumores podrían aumentar aún más, Shin se sintió en conflicto. Debido a la difusión del apodo de “Slashing Hammer”, los relatos de su participación en las batallas de Balmel se difundieron aún más. Tales rumores no habían llegado a Erkunt todavía, pero eran muy conocidos en Balmel.

 

Sin embargo, la información se distorsionó a medida que se difundía: especialmente, viajó a través de personas promedio y tomo formas increíbles. En Balmel, muchos habían sido testigos de la lucha de Shin, pero incluso se difundía información y rumores tan erróneos, tenía miedo de saber qué cosas habían llegado a Erkunt, que estaba bastante lejos de Balmel.

 

Si supieran quién era realmente él, sabrían lo equivocados que estaban esos rumores, pero excepto los miembros de su grupo, muy pocas personas lo sabían en Erkunt.

 

Shin: “Si las cosas son así, podría decir que fui discípulo de Kain o de Hécate... no, eso solo empeoraría las cosas, ¿verdad?”

 

Podrían decir que su compañera Schnee - Yuki era hábil en la creación de objetos mágicos, pero Shin pensó que, en lugar de hacerlo, sería mejor que diera un paso adelante.

 

Shin: “No hay nada que hacer... hagamos lo que dijiste. Estoy aquí ahora, pero no estaré en el futuro. Si estás preocupada por el mal funcionamiento de las trampas, solo las usaremos mientras esté aquí”.

 

La razón por la cual el Mob Ant Queen se había convertido en una cohorte de codicia era desconocida.

 

Había una gran posibilidad de que alguien hubiera llevado un [Piece of Avarice] a la mazmorra, pero podría haber otros métodos. En tal caso, no hubo daño en ser cauteloso.

 

Si las trampas se usaban mientras Shin estaba presente, él podría arreglarlas en caso de cualquier mal funcionamiento.

 

Hilamee: “Entendido, usaré este enfoque entonces”.

 

Después de discutir otros detalles menores, Shin y Schnee abandonaron el instituto. Debido a que había ido dos veces desde el instituto hasta el hotel, el sol ya estaba empezando a ponerse.

 

Shin: “Tomó más tiempo del esperado, eh. Pero al menos ella nos ofreció el almuerzo”.

 

Después de la exploración del calabozo y la conversación con Luxuria, ya era pasado el mediodía: Shin y Schnee habían regresado al instituto para hablar con Hilamee después.

 

Todavía faltaba algo de tiempo antes del atardecer, pero no lo suficiente como para pensar en ir a algún lugar.

 

Shin: “¿Nos quedamos en el hotel esta noche?”

Schnee: “Sí. ¿Puedo ir de compras?

Shin: “Claro, voy a ir contigo.”

 

Schnee no dijo lo que quería comprar, pero Shin pensó que probablemente eran comestibles. Cuando Shin y Schnee fueron de compras juntos, las personas a veces se dirigían a ellos como si fueran una pareja de jóvenes casados. A Schnee también le gustaba que la trataran como su esposa, como le dijo a Shin, sonrojándose... obviamente también a él lo hacía sonrojarse.

 

 “¡Vengan de nuevo!”

 

Shin recordó este episodio, tratando de no sonreír, cuando escuchó al dueño de la tienda decirle adiós a Schnee. Estaban negociando sobre algo, pero a juzgar por sus sonrisas, parecía que la transacción había salido bien. Aunque solo estaba comprando verduras.

 

Shin: “Voy a llevar las bolsas”.

Schnee: “Muchas gracias ...”

Shin: “Hm? ¿Qué está mal?”

 

Schnee no terminó su oración, así que Shin se preguntó qué había pasado. Después de un breve silencio, ella susurró “gracias”.

 

Schnee: “¡Hem, sabes, generalmente hablo en una especie de tono formal, pero como ahora somos marido, marido y mujer ... bueno, pensé que debería ser menos formal, así que ...”

 

Schnee comenzó a explicarse rápidamente, pero su voz gradualmente se hizo más débil, inversamente proporcional a que sus oídos se pusieron más rojos. Desde que llegaron a Erkunt, Schnee se había vuelto mucho más expresiva. Mirarla cuando estaba pensando demasiado y se ponía nerviosa siempre hacía reír a Shin.

 

Schnee: “N-no hay nada gracioso sobre esto!”

Shin: “Bueno, mirarte hablando así, toda roja y todo, es demasiado gracioso, jaja”.

Schnee: “¿Qué?”

 

Al darse cuenta de lo nerviosa que se veía, Schnee se sonrojó aún más violentamente.

 

Shin: “Eso es bueno, sin embargo. No se siente bien ser el único que habla casualmente”.

Schnee: “Hmm, bueno, de ahora en adelante, haré lo mejor que pueda ... solo cuando estemos solos”.

Shin: “Bueno, puedes hacerlo en cualquier otro momento también”.

Shin: “¡Es demasiado vergonzoso!”

 

Schnee había usado un tono formal durante más de 500 años: incluso si le decían que hablara menos formalmente no era tan fácil cambiar, ya se había convertido en un hábito de ella.

 

Shin le dijo de nuevo que podía cambiar poco a poco, mientras se dirigían hacia el hotel. Acababan de terminar de comprar, por lo que atrajeron la atención como antes. Shin caminó mientras empujaba a Schnee ligeramente hacia adelante. Él llevaba las bolsas de la tienda, obviamente.

 

Cuando llegaron, puso las compras en la caja de objetos. Todavía era temprano para la cena, así que se sentaron en el sofá para descansar un poco.

 

Schnee: “Se siente más cansado simplemente de ir de compras, de alguna manera ...”

Shin: “Tal vez porque la gente está mirando? He oído de Vulcan que tú también eres una celebridad”.

 

Al principio, se hablaba de ella como “el elfo con el hombre al que llaman “Slashing Hammer” al parecer. Sin embargo, los estudiantes formados por ellos y los empleados que la ayudaron a comprar comenzaron a difundir rumores sobre su fuerza, personalidad, belleza, etc.

 

El hecho de que ella visitara el distrito de los talleres con Shin también ayudó a difundir los rumores: era un área principalmente visitada por hombres, por lo que la posibilidad de ver a una hermosa elfa allí se conoció rápidamente, según Vulcan.

 

Vulcan a menudo se escondía en su herrería, pero Vaal a menudo hablaba con los clientes, muchos de los cuales le preguntaban sobre Schnee.

 

Shin: “Lo mismo sucedió en Balmel. Tenía un disfraz, pero por alguna razón la gente comenzó a hablar de todos modos”.

Schnee: “Tiera es más famosa allí, después de todo, la hermosa arquera que barrió a los monstruos con una sola flecha ... estabas luchando junto a ella, así que se hicieron famosos juntos, supongo”.

 

Habían hablado bastante de los golpes de Tiera desde las murallas del castillo, debido a su alto poder también.

 

Shin y Schnee produjeron resultados de batalla más impresionantes, pero debido a la aparición del misterioso “Red” también, fueron tratados como aventureros expertos y no mucho más.

 

Shin: “Me hicieron muchas preguntas también. Cuál de ustedes dos me gusta, si se trataba de las dos, y ese tipo de cosas”.

 

En ese momento, el grupo de Shin solo tenía 3 miembros, excluyendo a Yuzuha y Kagerou. Siendo un hombre con dos mujeres, la conversación a menudo cambiaría naturalmente en esa dirección.

 

Schnee: “También me preguntaron lo mismo, pero sobre todo por mujeres”.

 

Los hombres a menudo le preguntaban a Shin cómo se había conectado con ellas, si tenían una relación física y otras preguntas ‘superficiales’, pero las mujeres preguntaban más sobre el romance, también preguntaban cómo se había formado su grupo y qué relación tenía Schnee con el único hombre, Shin. Los elfos rara vez formaban grupos con miembros del sexo opuesto, lo que provocó aún más preguntas.

 

Cuando explicaron que el grupo se formó porque Tiera había sido rescatada por Shin, muchas mujeres reaccionaron con un grito que Schnee no entendió del todo: “¡¡Oh!! ¡¡Es como un príncipe en un caballo blanco!!

 

Schnee: “Entiendo que puedes dar esa impresión, ya que la liberaste de una maldición que duró más de un siglo ... pero yo también te esperé durante 500 años, así que no me gusta el hecho de que Tiera pueda ser tu compañera... y Bueno, en ese momento estaba ocultando mi identidad como Schnee Raizar, así que entiendo que la gente podría centrarse en Tiera, pero ...”

 

Schnee comenzó a hablar cada vez más rápido, claramente molesto.

 

Shin: “H-hey! Schnee! ¿Por qué te estás molestando así?

Schnee: “¿¡Porque preguntas!? ¡Algunas personas incluso me dijeron que ya debía confesarme, o que me asegurara de si te gustaba más Tiera!”

 

Schnee, recordando cosas que le dijeron en ese momento, hizo un berrinche. Mirando sus gestos casi infantiles, Shin sonrió. Después de calmarla, él cambió de postura y apoyó la cabeza en su regazo.

 

Shin: “No hay necesidad de hacer un puchero de esa manera. Estamos juntos ahora, ¿verdad?”

Schnee: “Lo sé... pero imaginarte con alguien más me da escalofríos ...”

 

Los elfos eran normalmente monógamos. Schnee también compartió esta creencia, por lo que nunca disfrutó ver a aventureros o nobles de alto rango con múltiples compañeros. Comprendió que las personas fuertes estaban rodeadas de personas interesadas en ellas y no las criticó, pero no quería que la persona a le que amaba hiciera lo mismo. En palabras sencillas, ella quería un monopolio completo.

 

Shin: “Tranquila, tranquila.”

Schnee: “Hn ...”

 

Shin le acarició la cabeza, a lo que ella gimió alegremente. Las orejas de Schnee parpadearon, como para mostrar su buen humor. Sin decir nada más, Shin siguió acariciándola.

 

El cabello de Schnee, iluminado por las luces, era muy agradable al tacto. Shin había comenzado a acariciar su cabeza para calmarla, pero él había perdido el tiempo para detenerse y simplemente continuó.

 

Shin: “Hm?”

 

Después de un rato, Shin notó que las reacciones de Schnee eran extrañas, o más bien, no reaccionó en absoluto. Miró más de cerca a su cara para ver por qué y se dio cuenta de que tenía los ojos cerrados y respiraba suavemente, dormida.

 

Shin: “Bien bien…”

 

Ella estaba simplemente indefensa. Sin la barrera o arma más endeble, simplemente recostada en el sofá, estaba completamente relajada. Schnee nunca dejaría que su guardia bajara así normalmente: se permitió hacerlo porque Shin estaba con ella.

 

Intentó tocar sus mejillas para ver si solo estaba fingiendo dormir, pero ella solo gruñó un poco: estaba realmente dormida.

 

Shin: “Bueno, normalmente las posiciones se revertirían ... pero esto también se siente bien”.

 

Shin habló consigo mismo, pensando que normalmente era el hombre quien dormía con la cabeza apoyada en el regazo de la mujer, pero lo contrario también era agradable.

 

La figura indefensa de Schnee, prueba de su confianza hacia Shin. Mirar su pacífica cara durmiente lo hacía sentirse feliz.

 

Shin: “Supongo que debería cubrirla.”

 

La habitación estaba caliente, por lo que no había riesgo de pescar un resfriado, pero Shin optó por poner su manto sobre ella como una manta, dejando a un lado la pregunta de si podrían contraer un resfriado con sus estadísticas.

 

Todavía quedaba algo de tiempo hasta la hora de la cena, así que Shin decidió usarlo para disfrutar tranquilamente de la cara dormida de Schnee.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Shin: “Oye, vamos, no te enojes ...”

Schnee: “No estoy enojada en ninguna forma o manera”.

Shin: “Entonces, ¿por qué no me miras?”

Schnee: “¡¡Porque estoy avergonzada!!”

 

Schnee estuvo dormida durante unos 30 minutos. El hecho de que se hubiera quedado dormida y que Shin hubiera mirado su cara dormida la llevó a atacarlo verbalmente, sonrojándose aún más, sobre por qué no la despertó.

 

Schnee fue a la cocina para preparar la cena: a medida que pasaba el tiempo después de que se había despertado, se calmó un poco.

 

Shin: “Tu cara no era rara en absoluto, ¡no te preocupes! ... aunque tomé una captura de pantalla”.

Schnee: “¿Shin? ¿Que acabas de decir?”

 

Schnee no dejó impunes los murmullos de Shin. Ella estaba de espaldas a él, pero en un abrir y cerrar de ojos había agarrado sus hombros.

 

Shin: “Bueno, sabes, estabas muy linda, así que ... mi mano se resbaló ...”

Schnee: “¿¡Tu mano qué!? ¡No me tomes fotos durmiendo sin permiso!”

Shin: “No tienes que enfadarte tanto ... ¿tengo que borrarla?”

Schnee: “¡¡Por supuesto!!”

 

Schnee había comenzado a mostrarle a Shin más de sus lados indefensos, pero las fotos todavía estaban prohibidas, al parecer.

 

Shin: “Pero me muestras ese lado a veces, ¿no?”

Schnee: “Porque no siempre soy así, y te los muestro porque confío en ti. Cualquiera podía ver las fotos, así que no puedo dejar que se queden ... y además ...”

Shin: “¿Además?”

 

Schnee hizo una pausa, así que Shin la alentó a continuar.

 

Schnee: “Quiero lucir bonita ante la persona que amo. Las fotos se pueden ver muchas veces ... así que creo que aún más”.

 

Como Shin no pudo comprender cómo funcionaba el corazón de una doncella, Schnee lo hizo sentarse correctamente antes de comenzar a predicar de nuevo.

 

Shin: “Simplemente no entiendo.”

Schnee: “¿Shin?”

Shin: “N-nada!”

 

Al final, esa noche cenaron más tarde de lo habitual.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Al día siguiente, Shin se dirigió a las murallas del castillo, con Lecus, Myu y Gian a cuestas. Otros estudiantes se habían unido a las sesiones de entrenamiento de Shin, pero, a diferencia de los tres que estaban con él, eran personas normales, por lo que no los trajo con él esta vez. Planeaba que lucharan contra monstruos que normalmente no aparecían en el área después de todo.

 

Myu: “¡Bien, es hora de liberar la frustración acumulada en la mazmorra de entrenamiento!”

Gian: “Te estás emocionado demasiado de nuevo. Si morimos afuera, se acabó, ¿lo entiendes?”

Myu: “¡Ya le prometí al Sr. Shin que no haré nada imprudente! Ya lo sé, muchas gracias. ¡Me estoy enfocando!”

Gian: “Seguro que lo estas.”

Lecus: “Tranquilos allí, ustedes dos. Myu, no nos preocupes, ¿de acuerdo? Gian no habla así a las personas que no le importan, después de todo. Tener la moral alta no es algo malo, así que tengamos cuidado con nuestro fin. Myu es diferente de antes, después de todo”.

Myu: “¡Lo tengo!”

Gian: “Hmph”.

 

Myu estaba 100% ansiosa mientras Gian la miraba, refunfuñando. Lecus calmó sus disputas y trató de hacer que se enfocaran en la misma dirección. Los tres también estaban equilibrados mentalmente.

 

Shin: “Han cazado fuera de los muros del castillo antes, ¿verdad?”

Lecus: “Sí, creo que hemos luchado con todos los monstruos que normalmente aparecen alrededor de Erkunt”.

 

Como todos los demás estudiantes, el grupo de Lecus también había experimentado peleas fuera del instituto. Sin embargo, el nivel de los monstruos no era muy alto, por lo que la mazmorra de entrenamiento era más efectiva para la práctica: no se habían aventurado afuera con demasiada frecuencia.

 

Myu: “¡El jefe del lobo era bastante fuerte!”

Lecus: “Había una manada de lobos del bosque, con uno más fuerte entre ellos. Creo que era de nivel 150 o 160”.

 

Lecus agregó una explicación al vago comentario de Myu. Continuó diciendo que encontraron otro grupo de estudiantes que fueron atacados y los ayudaron: Gian derribó al jefe de la manada y ahuyentó a los monstruos.

 

Su estrategia consistía en que Myu haría un alboroto para atraer la atención de los monstruos, Lecus lanzando [Hiding] a Gian y Gian acosando a los monstruos. Después de aplastar sus piernas para evitar que escaparan, Lecus los terminaba con magia. Si los hechizos no fueran suficientes, Gian daría el golpe final.

 

Lecus: “Si los monstruos no estuvieran enfocados en el grupo que lucho contra ellos antes que nosotros, no habría ido tan bien”.

 

Lecus dijo que habían ahuyentado a los monstruos, así que incluso si derrotaran al jefe, no podrían hacer lo mismo con el resto de la manada. Podrían haberlos perseguido, pero priorizaron atender a los heridos.

 

Shin: “Creo que tomaste una buena decisión. La gente que estaba peleando antes que ustedes estaban en un aprieto, ¿verdad? Si se empujaran a perseguir a los monstruos y sufrieran un contraataque, su asistencia no habría significado nada”.

 

Algunos podrían protestar de que hubiera sido mejor perseguir a los monstruos y acabar con ellos, para evitar que otras personas sean atacadas. Sin embargo, los lobos del bosque normalmente aparecían alrededor de Erkunt: también era probable que existieran otras manadas, por lo que no era tan importante acabar con ellos en ese momento.

 

Shin: “Dudo que veamos a los lobos del bosque esta vez. Según la investigación del gremio, los monstruos que se reproducen por aquí cambiaron mucho: [Mystic Wolves], y versionas más poderosas de los Orcos y Goblins normales. No está confirmado al 100%, pero también se han presenciado monstruos similares a Baghnakh. Manténganse alerta, ¿de acuerdo?”

Muy: “¡¡Sí señor!!”

 

Myu respondió con energía, mientras que los dos chicos simplemente asintieron. Tal vez no tanto como ella, pero también estaban concentrados y ansiosos.

 

Lecus: “¿Qué clase de monstruo es ese Baghnakh, por cierto? Lo hemos buscado, pero no encontramos mucho”.

Shin: “En pocas palabras, es como una boca enorme, de aproximadamente dos mel de altura. Imagina la cabeza de un monstruo de tipo lobo, sin orejas y con una enorme cantidad de colmillos”.

 

Los Baghnakhs eran monstruos muy similares al arma con el mismo nombre. Su nivel variaba entre 150 y 200 aproximadamente, el límite que una persona promedio podía manejar. Sus colmillos infringían veneno y parálisis: a medida que mordían a su presa, la víctima saborearía el miedo de ser aplastada lentamente hasta que su HP disminuyera lentamente.

 

Eso también sucedía si la víctima estaba equipada con una armadura para resistir las mordeduras. Los Baghnakhs no tenían mucho poder de ataque, en comparación con su alto HP y su defensa, pero sus ataques de mordidas tenían un poder ofensivo de nivel 200+, que aplastaría a cualquier tipo de armadura de clase Raro de grado bajo.

 

Al mismo nivel, solo los trabajos orientados a la defensa podían resistir sus mordidas. Sólo significaba que no morían en el acto, sin embargo: ser atrapados por lo general significaban que no tienen salida.

 

Lecus: “Eso es ... bastante peligroso”.

Shin: “Depende de la persona, pero incluso los Elegidos son devorados por ellos”.

 

Shin usó una palabra que sabía que Lecus y los demás sabrían. Incluso Gian, que tenía la defensa más alta de las tres, tenía una probabilidad de 50/50 de sobrevivir a una mordedura de Baghnakh. Myu y Lecus probablemente podría resistir solo unos segundos.

 

Shin: “No está confirmado que encontremos alguno, pero existe la posibilidad. Algunos de ellos son difíciles de detectar, incluso usando habilidades, así que nunca bajen la guardia”.

 

Incluso la fácilmente exaltable Myu asintió seriamente ahora. Todavía no estaban en el área habitada por monstruos, pero podría haber peligros escondidos en todas partes.

 

Fuera de Shin y Schnee, Myu tenía las habilidades de detección más altas. Existía la posibilidad de encontrar monstruos que, si Myu no detectaba, dejarían a Gian y Lecus incapaces de reaccionar a tiempo. La advertencia de Shin probablemente la hizo darse cuenta.

 

Shin: “Está bien, Myu, estás en frente. Solo te ayudaremos si hay peligro. Aunque estamos aquí para ayudarlos, no lo tomen a la ligera, ¿lo entienden?”

“¡Sí señor!”

 

Los tres estudiantes respondieron al unísono, luego avanzaron, con Myu guiándolos. Gian estaba detrás de ella, con Lecus en tercera posición.

 

Al cabo de un rato, empezaron a ver árboles a lo largo de la carretera. Para ahorrar tiempo, el grupo de Shin tomo un camino que atravesaba un trozo de bosque. Era más corto, pero había un mayor riesgo de ser atacado por monstruos o bandidos que el camino más indirecto.

 

Tanto para las personas como para los monstruos, los bosques eran un aliado que les ayudaba a ocultar su presencia. De acuerdo con la información que Shin reunió, el camino por el que caminaban era el área con el mayor número de víctimas reportadas. Los bandidos fueron aniquilados rutinariamente por los soldados y vigilantes de Erkunt, por lo que rara vez causaban un daño real.

 

Shin revisó esta información mentalmente mientras caminaba, cuando una presencia en el bosque comenzó a moverse hacia el camino.

 

Myu: “¡Algo está viniendo!”

 

Cuando la presencia estaba a unos 20 mel de su posición, Myu habló. Ella había visto la misma presencia que Shin había notado y miró a su derecha.

 

Myu: “Es solo una unidad, pero parece bastante grande”.

 

Myu continuó enfocándose en la presencia que se aproximaba, tratando de obtener la mayor cantidad de información posible antes de que comenzaran los combates. Es probable que un jugador use [Clarivoyance] o habilidades similares para ver la apariencia del monstruo de inmediato; para Myu y los demás, sin embargo, adquirir habilidades no era una tarea fácil.

 

Mirando a los tres estudiantes que sacaban sus armas, Shin pensó si enseñarles habilidades o no.

 

Shin: (Sé que las habilidades se pueden enseñar de la misma manera que en el juego. Pero esto es diferente de la vez con Tiera ...)

 

Usar un Libro Secreto era fácil, pero crearía todo tipo de problemas. En este mundo las habilidades eran extremadamente valiosas. Shin quería difundirlos, como un medio para luchar contra los monstruos, pero las habilidades también podrían usarse contra otras personas.

 

Mirando la historia del continente de Eltnia, los conflictos y las batallas habían estallado una y otra vez. Shin se había enterado de ellos cuando investigo sobre ‘The Dusk of Magesty’ en Bayreuth y Falnido.

 

No podía saber cuándo, dónde y cómo se usarían las habilidades que enseñaba, por lo que finalmente llegó a la conclusión de que enseñarlas solo por capricho podría haber funcionado en contra de Lecus y los demás.

 

Myu: “¡¡Está saliendo!!”

 

Mientras Shin estaba perdido en sus pensamientos, el monstruo casi los había alcanzado. Se precipitó por el bosque. Se oía un ruido de los arbustos. Unos momentos después de la advertencia de Myu, una sombra saltó de los arbustos, como si saltara sobre el grupo de Shin.

 

Shin: “¡¡Defiendan!!”

 

Shin gritó a Myu y a los otros, quienes miraron a la sombra que volaba sin moverse. La sombra había lanzado un ataque hacia ellos desde el aire.

 

Los estudiantes reaccionaron a la orden de Shin: él les había dicho que la defensa contra los monstruos era lo primero en lo que debía concentrarse, ya que los colocó en el escurridor durante el entrenamiento. Gracias a eso, Myu y Gian pararon el ataque de los monstruos con sus armas y Lecus usó el hechizo que estaba cantando para desviarlo.

 

Shin: “Es un Greygunn”.

 

Shin atrapó el proyectil disparado hacia él y lo miró: era una escama puntiaguda. Myu y los demás miraron a la sombra, que había aterrizado en el suelo. Era un monstruo parecido a un león cubierto de escamas de color plomo.

 

Su nivel era de 248, un poco más alto que el rango habitual de los Greygunns. El tamaño era de aproximadamente 3mels de largo. Incluso con las cuatro patas en el suelo, sus ojos estaban al mismo nivel que Myu y los demás.

 

A pesar de que parecía que llevaba una armadura, sus movimientos eran muy rápidos y ágiles, sus escaman proporcionaban una gran defensa. Las grandes garras enganchadas en sus patas delanteras tenían un poder de ataque muy alto; Si bien no usaba magia, disparar sus escamas permitió al Greygunn lanzar ataques de largo alcance.

 

Algunas especies mutadas tenían escamas con atributos elementales, que podían ser reconocidas por su color. El Greygunn que se enfrentaba al grupo de Shin tenía escamas incoloras, lo que indicaba la falta de atributos elementales.

 

Myu: “Nunca he visto a este monstruo antes”.

Gian: “Este chico es duro”.

 

Myu y Gian, con sus armas apuntando al Greygunn, gruñendo y listos para saltar, intentaron encontrar la distancia ideal para atacar. Sabían que podía disparar ataques de largo alcance, por lo que no se acercaron demasiado sin un plan.

 

Lecus: “Señor. Shin, ¿podría dejarnos manejar esto?”

 

Shin pensó que era demasiado difícil para su primer oponente, pero Lecus le pidió que se lo dejara.

 

Shin: “... Adelante, inténtenlo”.

 

En el futuro, probablemente tendrían que luchar contra oponentes que nunca habían visto antes. Pensando que él podría ayudarlos si algo salía mal esta vez, Shin decidió dejarlos pelear por su cuenta. Por si acaso, preparó una habilidad de defensa que podía activar en cualquier momento.

 

Lecus: “Limitaré sus movimientos con magia, para que ambos encuentren una apertura y golpeen. Atrae su atención mientras canto”.

Gian: “¡Lo tengo!”

Myu: “Sí.”

 

Lecus dio instrucciones a Gian y Myu, luego reunió el poder mágico. El Greygunn notó que Lecus estaba tratando de hacer algo, por lo que miró en su dirección. Antes de que pudiera atacar, sin embargo, Gian se interpuso en su camino.

 

Gian: “¡¡Yo también estoy aquí!!”

 

Gian se acercó al lado derecho de Greygunn, mientras que Myu golpeó sus guanteletes para atraer su atención. Justo cuando el monstruo miraba en su dirección, Gian golpeó su escudo con su lanza, causando un fuerte sonido metálico que resonaba en los alrededores.

 

Haciendo que la atención del monstruo cambiara justo antes de atacar, interrumpieron su sincronización y obligaron a desconfiar de ambos, impidiendo que el monstruo se enfocara en atacar a un solo enemigo. En el juego no sería muy útil, pero en el mundo real era una estrategia efectiva.

 

Myu y su grupo estaban poniendo en práctica una de las tácticas que Shin les había enseñado.

 

Lecus: “¡¡Aquí voy!!”

 

El Greygunn aún estaba indeciso por los sonidos y el aura de lucha lanzados por Myu y Gian cuando un rayo salió disparado desde detrás de Gian. Seis rallos volaron sobre Gian y golpearon, dejando al monstruo sin tiempo para reaccionar.

 

Los rayos golpearon las escamas del monstruo: su cuerpo tembló y sus movimientos se hicieron más lentos. Lecus había priorizado el número de rallos sobre su fuerza, ya que no causaron mucho daño. El monstruo gruñó, caminó unos pasos y miró a Lecus, aún detrás de Gian.

 

Su mirada llena de rabia se centró en Lecus: la visión del monstruo ahora probablemente solo incluía a Gian con una lanza y a Lecus armado con una varita, una apertura que Myu no se perdió. Ella no levantó la voz ni emitió ningún sonido mientras se deslizaba hacia el Greygunn.

 

A pesar de su silencioso acercamiento, el Greygunn probablemente percibió algo: intentó saltar, pero los puños de Myu golpearon más rápido de lo que podía alejarse.

 

Myu: “Haaa!”

 

Desde una posición agachada, el derechazo de Myu estalló junto con su aura. Su puño golpeó de lleno contra el vientre del monstruo, con una llama de fuego.

 

Habilidad combinada de llamas y ataque a manos desnudas (Crimson Lotus Straight).

 

Su máxima calidad fue la destrucción de carcasas o armaduras mediante una explosión de fuego.

 

Algunos monstruos estaban protegidos por conchas gruesas, escamas o incluso armaduras: una forma de luchar contra ellos era usar habilidades como “Crimson Lotus Straight”, que podría dañar las piezas blindadas.

 

El Greygunn con el que luchaban no tenían afinidades elementales, por lo que el uso de un ataque elemental de Fuego contra las escamas no fue especialmente efectivo, pero las llamas ciertamente tenían un efecto más poderoso en el cuerpo bajo sus escamas.

 

La explosión destruyó parte de las escamas del monstruo, permitiendo que las llamas alcanzaran su cuerpo, que ardió a través del monstruo.

 

Ahora tenía la condición de estado [Quemado], causada por ataques de llamas mágicas. Greygunns tenía escamas robustas, pero su cuerpo desnudo no tenía una defensa especialmente alta. Era la oportunidad ideal para atacar.

 

Myu: “Aquí hay uno más-- ¡vaya, eso estuvo cerca!”

 

Myu intentó golpear la parte expuesta con un ataque de seguimiento, pero de repente ella rodó en el suelo, poniendo distancia entre ella y el Greygunn. Al momento siguiente, algo voló por el espacio que había ocupado momentos antes, silbando mientras se movía por el aire.

 

Shin: “Oh, te diste cuenta, estoy impresionado”.

 

Como era la primera vez que luchaba contra este monstruo, Myu prestaba especial atención a los alrededores. Shin asintió felizmente, contento de ver que el entrenamiento estaba dando sus frutos.

 

Myu se había alejado porque notó que algo venía por detrás: el ataque había venido de la cola del Greygunn, larga y delgada, con una gran escama unida a su punta. La cola podría doblarse y extenderse libremente, permitiendo al monstruo lanzar ataques poderosos desde fuera del campo de visión del oponente.

 

Sus garras y colmillos viciosos eran fácilmente visibles, pero evitar su cola, que a menudo atacaba desde puntos ciegos, fue toda una hazaña durante la primera batalla contra un Greygunn. Myu logró hacerlo gracias a su gran capacidad de detección y agilidad, pero Gian y Lecus podrían no haber podido imitarla.

 

Gian: “También podría tener otros métodos de ataque. ¡Enfócate en sus movimientos!”

 

Lecus le hizo un hechizo de mejora a Myu y Gian gritó una advertencia.

 

El Greygunn, después de enterarse de que Myu podía romper su armadura, se alejó de ella. Gian entonces corrió hacia el monstruo, seguido un poco más tarde por Myu. El Greygunn miró a Gian, pero los movimientos de Myu y el canto de Lecus interrumpieron su atención.

 

Eligió enfocarse en los oponentes que él sabía que podían lastimarlo.

 

Gian: “¿Qué, entonces crees que no puedo hacer nada?”

 

Myu se movió en diagonal frente a la bestia, que apartaba la mirada de Gian: una oportunidad que no dejó pasar.

 

Gracias al potenciador y la habilidad de tipo Movimiento [Sliding], Gian se acercó al Greygunn en una postura de ataque: la habilidad le permitió no cambiar su postura cuando se acercó al monstruo.

 

Dependiendo del usuario, era posible hacer que pareciera que el atacante no se estaba moviendo, algo que el Greygunn ahora estaba experimentando.

 

Cuando la lanza de Gian golpeó el cuello expuesto del monstruo, la criatura emitió un gruñido como si estuviera sorprendida de ser atacada de la nada.

 

Gian: “¡Uno más!”

 

La punta de la lanza, todavía apuñalada en el cuello del monstruo, brillaba con un color púrpura intenso, que luego se extendió al cuello del monstruo y al área circundante.

 

“!?!”

 

Greygunn saltó, la lanza cayó y la sangre comenzó a teñir sus escamas, sangre del mismo color que el arma de Gian.

 

Habilidad combinada de agua y lanza [Venom Spear]

 

La habilidad hizo posible que la punta de la lanza transmitiera un fuerte veneno, que infligió otra dolencia de estado al monstruo.

 

En este mundo, había varios tipos de veneno: el infligido por [Venom Spear] y el que era usado con poder mágico. Debido a esto, no fue muy efectivo si el objetivo tenía una INT más alta que el usuario.

 

Sin embargo, las estadísticas de Greygunn se centraban en aspectos físicos, por lo que el veneno no solo causó daño al monstruo.

 

Gian: “¡Se está moviendo más lento!”

 

Como Gian había golpeado el cuello, cerca del corazón, el veneno actuó rápidamente. El Greygunn no pudo reaccionar a tiempo para evitar el próximo ataque de Myu. Ella esquivó la cola del monstruo y golpeó el mismo lugar que antes.

 

Myu: “Haaahh!”

 

Con un sonido sordo, el suelo tembló. El fuerte paso de Myu agregó aún más poder a sus puños, causando que el gran cuerpo del monstruo fuera lanzado al aire y sus escamas quedaran dispersas por las ondas de choque del ataque.

 

Lecus: “¡No te detengas!”

Gian: “Lo tengo!”

 

Myu no fue la única que se movió: apuntando al momento en que el monstruo aterrizó, Lecus lanzó más rayos, seguido de otro ataque de Gian.

 

El Greygunn, frenado por el daño y el veneno, no pudo esquivar el rayo. Preparándose para el impacto, se centró en Gian. La punta de la lanza se encontró con las escamas en la frente del monstruo, la más dura que tenía. Como Gian había apuntado entre las escamas, el monstruo pensó que no podría atravesarlas: para un monstruo, mostraba una inteligencia considerable.

 

Gian: “¿Estás listo para recibir mi ataque? ¡¡Tienes que tener mucha confianza en esas escamas!!”

 

Gian gritó. Impulsado por el potenciador de Lecus, la lanza golpeó las escamas y las apuñaló ligeramente, pero no logró penetrar. Sus movimientos se detuvieron, pero el ataque no lo hizo.

 

Gian: “¡¡Toma esto!!”

 

La luz brotó de la punta de la lanza, quemando la cabeza del monstruo. Gracias al arma que se abrió paso a través de las escamas, el rayo recorrió el cuerpo del monstruo mejor que los rayos mágicos de Lecus. Debido al punto de entrada, todo el cuerpo de Greygunn se sacudió violentamente.

 

Cuando el rayo se detuvo, la pata delantera derecha de la bestia perdió fuerza, causando que colapsara en el suelo.

 

Gian: “¡Ya terminaste- Myu, retrocede!”

 

Gian estaba listo para dar el golpe final, pero de repente saltó entre el monstruo y Lecus sosteniendo su escudo en alto. Myu comprendió rápidamente lo que quería decir y puso distancia entre ella y el monstruo.

 

Las escamas de Greygunn se pusieron de pie: casi al mismo tiempo que Gian tomó una postura defensiva, luego dispararon en todas direcciones, como cuchillos grandes para lanzar.

 

Gian los bloqueó con su escudo, Myu con sus guanteletes. Lecus, detrás de Gian, no tuvo que defenderse y continuó cantando.

 

Lecus: “Gian!”

 

Después de la llamada de Lecus, Gian saltó a un lado. La varita de Lecus ya estaba apuntando al monstruo.

 

Lecus: “¡¡Eso es todo!!”

 

Un solo rallo voló de la varita. Un solo rallo grande, muy diferente de los rallos de [Line Thunder] que Lecus había disparado al comienzo de la pelea.

 

Habilidad mágica de rallo [Thunderbolt].

 

No se podía usar para disparar varios rayos en diferentes direcciones como [Thunder Line], pero el daño que causó fue mucho mayor.

 

El Greygunn, incapaz de moverse, no tenía medios para evitar el rayo: completamente indefenso después de disparar todas sus escamas, fue golpeado directamente. Sin siquiera un gemido, se derrumbó completamente con humo saliendo de su cuerpo. Myu se acercó rápidamente y lo golpeó.

 

El sonido de los huesos resquebrajados hizo eco y el HP del monstruo llegó a cero.

 

Shin: “Bien hecho.”

 

Shin elogió a Myu, quien había dado el golpe final. Los monstruos, como todos los animales, nunca dejaron de intentar sobrevivir, hasta su último aliento. Algunos intentaron llevarse a sus enemigos con ellos, otros fingían debilidad para atacar durante una apertura. Por lo tanto, era importante seguir atacando, incluso si el enemigo dejaba de moverse.

 

Shin tampoco lo sabía al principio, pero una de las principales causas de muerte entre los aventureros era dudar antes de acabar con un monstruo, lo que les daba una oportunidad de atacar. Para evitar esto, a menudo les había dicho a los tres estudiantes que nunca bajaran la guardia antes de que el monstruo estuviera claramente muerto.

 

Shin: “Gian, Lecus, ustedes también lo hicieron bien. Lucharon bien, sin dejar que se enfocara en un solo objetivo. Creo que podrán defenderse también contra enemigos más fuertes”.

 

Atacar a un oponente que no podía moverse podría ser estresante, por lo que Shin elogió activamente después de la victoria. Realmente habían demostrado una buena cooperación, así que Shin pensó que, si eran tres contra uno, probablemente podrían tomar incluso un monstruo de nivel 300.

 

Shin: “De acuerdo, sigamos. Los monstruos seguirán atacando, no se preocupan por nuestras circunstancias. Podríamos tener que pelear batallas consecutivas, pero nunca pierdan su enfoque”.

 

Los tres estudiantes respondieron las palabras de Shin con renovada energía. Ellos no eran exactamente sus discípulos, pero Shin estaba complacido por su crecimiento.

 

Shin; “Teniendo en cuenta el límite de tiempo, supongo que estamos cerca”.

Schnee: “Para mí, se sintió demasiado largo”.

Shin: “¿De Verdad?”

Schnee: “No puedes considerar esto solo como un trabajo, ¿cierto Shin?”

Schnee: “Bueno ... tienes razón”.

 

Habían pasado veinte días desde que Shin había aceptado la solicitud de entrenamiento: el período de vacaciones del instituto pronto terminaría, lo que también significaba que las sesiones de entrenamiento con el grupo de Lecus también terminarían.