Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 49: Noche de luz de luna, desfile de cadáveres (5)




Manual




 

Alicia: “...... Yuu, ¿por qué estás aquí?”

 

Separándose de mí, Alicia me preguntó como si fuera un problema.

 

Yuu: “Es porque tú estás aquí. ¡En este momento, cuando no sé cuál es el objetivo de Umbra, lo primero que necesito proteger es a ti!”

 

Mientras estaba arreglando mi capucha, miré alrededor.

Tal vez porque los profesores y estudiantes que estaban a la espera fuera de la formación de magia no podían entender la situación actual, no podían moverse.

 

Bueno, por supuesto que estarían así. Si un tipo cuyo cuerpo entero estaba cubierto de negro aparece de repente, cualquiera se pondría así. También yo me volvería así.

 

Por costumbre, envolví mi cuerpo con esas ropas negras del “Verdugo de la Obscuridad” que había jurado que nunca volvería a usar.

 

Además, fue remodelando como a ella le gusta como siempre, el bordado de llamas que estaba en las mangas y los dobladillos del abrigo se había ido, y a cambio, varios lugares en el abrigo estaban sujetos con cinturones, y se había convertido en un abrigo versión .2.0.

 

...... Esa maldita Baa-chan, se las arregla bastante bien al conseguir aún más éxitos mientras lastima las viejas heridas de una persona.

Cierto, lo entregué porque dijo que iba a reparar la capucha, pero no sabía que lo había remodelado, ¡maldita sea!

 

Y con eso, aunque estoy vestido de negro de pies a cabeza, tal como dije hace un momento, me quedé cerca para proteger a Alicia.

 

Comprendí aún menos sobre el objetivo de Umbra al ver que no vino a detener la reparación de la barrera, pero, bueno, es bueno que Alicia no haya sido atacada.

 

Alicia: “Gracias, Yuu.”

Yuu: “Oi, a dónde vas, Alicia.”

 

Quitándose el abrigo y dejándolo allí, Alicia comenzó a caminar con la apariencia de su vestido.

Fue porque esos ojos suyos eran terriblemente serios que pregunté, pero, casi sabía las palabras que me regresarían.

 

Alicia: “¿No es obvio? Si fueran mis Onee-samas, ellas no se detendrían aquí, ¿sabes? Todavía hay otros monstruos alrededor. En una situación como esta, incluso si es solo un segundo más rápido, ¿no es la realeza la que se supone que otorga paz mental a la gente?”

 

Riéndose, la figura de Alicia parecía que se solapaba con la de Sylvia, y luego ...

 

Alicia: “Olivia-onee-sama definitivamente diría lo mismo.”

 

Su figura parecía que se superponía con la que “era” su hermana mayor.

 

Alicia: “Yuu, ...... puedes prestarme tu fuerza?”

Yuu: “No puedo rechazar una solicitud de ninguna de ustedes, chicas”

 

Por las palabras de Alicia, saqué las dos espadas de cristal que estaban guardadas en la vaina.

 

Gilley: “¡Yuu! ¡Lo traje conmigo!”

Yuu: “Así que estás aquí, Ossan.”

 

Desde los alrededores de la entrada de la torre del reloj, se podía escuchar la voz áspera de un hombre. Era el elfo macho Ossan, Gilley.

 

Gilley: “Esa presentación seguramente fue descuidada, oi.”

Yuu: “Para un riajuu que tiene una bella esposa, ¡algo así es suficiente!”

Gilley: “Sí, sí, es así. ...... Espera, este el Kulkel que me pediste. Como dormía profundamente, le di una patada para despertarlo.”

Silber: “Ku, kukeh ~ ......”

Yuu: “Poder dormir incluso en esta situación, en cierto sentido, eres increíble.”

 

Ossan presentó el pájaro gigante que sostenía en una mano frente a mí.

Un ave con plumas de plata, era Silber.

 

Alicia: “Plateado......, ¿es hijo de Schvaltz y Weiß?”

 

Al darse cuenta del color de las plumas, Alicia miró el Kulkel plateado y preguntó. Por cierto, Alicia también sabía sobre Schvaltz y Weiß.

 

Yuu: “De hecho. Lo estoy tomando prestado de Sylvia.”

Alicia: “¿Cuál es su nombre?”

Silber: “Kuke? Kukeke ー”

Alicia: “Ufufu. Ya veo, ¿así que te llamas Silber? Qué buen nombre.”

 

Al preguntarle mientras acariciaba el pico de Silber, Alicia parece haber obtenido el nombre de Silber del propio Silber.

 

Yuu: “Ahora bien, viendo cómo terminó tu debut. Silber, deja que Alicia te monte.”

Silber: “¡Kukeh ~!”

 

Moviendo su ala como un brazo y saludando, Silber se puso en cuclillas frente a Alicia para dejarla montar.

 

Alicia: “Nsho. Yuu, ¿qué vas a hacer?”

 

Mientras Alicia montaba a Silber, ella me preguntó eso.

 

Yuu: “Aunque puedo lucir de esta manera, una vez fui llamado héroe. ...... No tengo más remedio que rescatar a todos de esta crisis, ¿verdad?”

 

Con las espadas mágicas azules y verdes en mis manos, comencé a correr.

 

•••••••••••••••••••

 

Las cosas conocidas como humanos son seres bastante serios.

Incluso si son niñas que tienen solo 12 años de edad, ese hecho no cambia.

 

Henrietta: “¿No puedes acelerar más que esto? ¡Nos alcanzarán!”

Mana: “¡Es imposible ir más rápido!”

Eri: “Si una persona se bajara, Mana y yo nos seriamos las únicos montando y se volvería más liviano”

Henrietta: “¡Tú, justo ahora, implícitamente me dijiste que me bajara, ¿verdad ?!”

Mana: “¡AH, por favor no te muevas tanto ~!”

 

Mana estaba operando la escoba, Eri estaba cabalgando sobre la espalda de Mana, y frente a Mana estaba Henrietta quien se dirigía a la línea que estaba a horcajadas sobre la escoba.

 

Aunque eran jóvenes, la escoba que volaba con todas sus fuerzas con tres humanos montados sobre ella, tal como Mana había dicho en su respuesta a las palabras de Henrietta, no podía acelerar más que eso, y, incapaz de deshacerse de los dragones en descomposición que se acercaban por detrás, la distancia se iba reduciendo gradualmente.

 

Henrietta: “Kuh. ...... Mana-san, por favor mantenlo en línea recta, ¿de acuerdo?”

Mana: “¿Eh? Funya !?”

 

Estando irritada por esta situación, Henrietta se dio vuelta ... Cambiando a una posición en la que estaba frente a Mana, apuntó su báculo hacia el dragón en decadencia que se estaba cerrando.

 

Henrietta: “Blitz Regen!”

 

Se disparó un rayo desde la punta del bastón, y capturó un solo dragón.

Pero,

 

Henrietta: “Mu. ......  fue, tal como lo temí.”

 

Aunque el dragón en descomposición que había recibido el destello del rayo tenía sus alas destrozadas y se había tambaleado, se dirigió hacia Henrietta y los otros como lo hacía antes.

 

Eri: “Aunque perdió sus alas, está volando. ...... ¿Es magia?”

Henrietta: “Ese parece ser el caso. ...... Lo más probable es que este incidente sea obra del Demonio de clase Duke que una vez había acosado al Hero anterior-sama y su grupo manipulando a los muertos.”

 

* Hyu * (Whoosh), el bastón oscilante corto el viento. Cuando lo hizo, aparecieron bolas de trueno con Henrietta en el centro, y todas ellas fueron disparadas contra los dragones en descomposición. Aunque cada ataque por separado era débil, las escamas firmes de los dragones en descomposición, que eran como una armadura, se desmoronaron por la magia que tenía capacidades de disparo rápido al igual que las Pistolas Mágicas, y los dragones en descomposición fueron derribados.

 

Eri: “¿Es así? Espera, ¿por qué lo sabes?”

 

Eri le preguntó a Henrietta, que hablaba como si hubiera estado presente en esa escena.

 

Henrietta: “...... Yo, acabo de leerlo en un libro. En el octavo volumen de ‘Las Biografías del Héroe’, el sinvergüenza que había convertido a una ciudad completa en el paraíso de un fantasma, el Usuario Fantasma ‘Umbra’ había hecho su aparición. En ese momento, debido a la cooperación de santo-sama y un guerrero de los Altos Elfos, lo que habían golpeado era ......”

Mana: “Aaahhh! H, ¡qué malo de tu parte dar spoilers, Henrietta-sama! ¡Yo, yo, yo también estaba deseando leer!”

Henrietta: “Ya veo, ¿eres del tipo empático?”

Eri: “¡Este no es el momento para hablar sobre asuntos sin relación!?”

 

Incluso cuando estaba sonrojada, Henrietta derribó al dragón en descomposición que volaba con una bola de trueno.

En el momento en que la cantidad de dragones que había derribado llego a los dos dígitos, Henrietta, junto con un clic de la lengua, movió la mano como si estuviera derribando algo.

 

Henrietta: “Ciertamente son problemáticos ...... ‘Blitz Regen’”

 

Una cantidad de truenos que era demasiado molesta para contar descendió desde los cielos a los dragones en descomposición.

La noche se convirtió en mediodía, después de que una enorme cantidad de luz que era suficiente para cubrir el campo de visión había inundado el cielo, el trueno sonó, y los relámpagos quemaron muchos dragones en descomposición en la nada.

 

Eri: “...... como se esperaba de una ‘Princesa Caballero’”

 

De la abrumadora batalla que acababa de ocurrir frente a sus ojos, el rostro del Eri que no muestra muchas expresiones faciales se sonrojó como si estuviera emocionada.

Sin embargo, el rostro de la Henrietta parecía pálido.

 

Henrietta: “Que me haya costado tanto ...... Como era de esperar, aunque son de bajo rango, todavía pertenecen a la especie Dragón”

 

Henrietta chasqueó la lengua ante la armadura de escamas que eran más sólidas de lo que había esperado.

 

Eri: “Normalmente, uno no sería capaz de derrotar a tantos.”

Henrietta: “Si fuera normal, ¡no me llamarían ‘Princesa Caballero’!”

 

Mientras respondía, Henrietta continuaba disparando rayos y truenos consecutivamente.

Sin embargo, tal vez porque el último ataque había hecho al enemigo consciente de la existencia de Henrietta y los demás, una cantidad de dragones en descomposición que fue suficiente para que la magia de Henrietta no pudiera alcanzarlos, comenzó a juntarse.

 

Eri: “¡Siguen reuniéndose ~!”

 

Manejando hábilmente la escoba, aunque ella cruzó los huecos de los edificios para sacudirlos, los dragones en descomposición también aceleraron su velocidad circulando y no pudieron ser sacudidos.

 

Eri: “...... Hay muchos de ellos”

 

Mientras golpeaba la mandíbula del dragón en descomposición que había abierto la boca e intentaba comerlos con el soporte, Eri chasqueó la lengua.

 

Henrietta: “Mi, límite para invocaciones paralelas es solo dos, ¿sabes?”

 

Aunque se rio audazmente, Henrietta siguió disparando magia mientras sentía algo frío a lo largo de su espina dorsal.

 

“Uuuu ~~ ...... ¿Eh?”

 

Las tres fueron atacadas por una tormenta de viento.

 

“Kyaaaahh!”

“Qu, ¿qué fue eso?”

“¡Algo, nos pasó!”

 

Aunque la escoba había girado dos o tres veces, sin dejar caer a ninguna de las tres muchachas que la montaban, se detuvo en el aire.

 

“¡¿Qué demonios hizo ?!”

 

Las chicas jóvenes lo vieron. Los dragones en descomposición que se habían acercado y trataban de comérselas, fueron destrozados por tocar los ‘efectos secundarios’ de algo que se elevó por el cielo con una velocidad abrumadora, la escena de esos dragones convertidos en trozos de carne es lo que esos las chicas vieron.

 

Eri: “……Hay alguien ahí.”

 

Eri volteó sus ojos hacia la dirección donde ese “algo” había sido disparado, y lo percibió.

 

La figura que tenía su cuerpo envuelto en ropas negras que lo hacían como si se hubieran deslizado en la oscuridad.

 

Henrietta: “¡No podría ser, eso es! ...... El que apareció en el Desierto de Glard, el que se dice que tiene todo lo que no sea su nombre cubierto de misterio, el misterioso espadachín.”

 

La princesa del país de los caballeros, Crestolia, que había enviado a su ejército a la guerra anterior, vio esa figura, y abrió mucho los ojos.

 

Henrietta: “Storm Bringer, también conocido como Verdugo de la Oscuridad! …… ¿¡Por qué él está aquí!?”

 

Esa existencia que parecía haber acompañado a la noche, miró al cielo con los ojos que estaban dentro de esa capucha10.