Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 16:Batalla en el desierto de Glard [1]

QR Code for https://mousetail.mx/es/proyectos/sendai-yuusha/volumen-1/capitulo-16

En el patio del castillo de Luxeria, una señorita balancea su puño cubierto con guantes con movimientos violentos que no coincidían con su hermoso aspecto. Como si estuviera persiguiendo sus movimientos, los dos mechones de pelo rojo se agitan de manera similar a sus movimientos.

 

“... Haa ...!”

 

Junto con su grito, el puñetazo que libero hizo un sonido explosivo en el espacio vacío.

 

“Yaah!”

 

Continuando, giro todo su cuerpo y agregando toda de la fuerza centrífuga, su patada giratoria cortó el aire.

 

“Taryaah!”

 

De la palma de su mano que acaba de dibujar la forma de una espada, una luz azul se filtró, proyectándose de manera simultánea hacia fuera, la luz explotó.

 

“Haa Haa ... .........”

 

La señorita que había separado su pelo rojo en dos mechones estaba ahora tirada en el suelo mientras dejaba que la ropa que llevaba se transparentara siendo empapada en sudor.

Cada vez que inhalaba, el aire caliente que entraba en sus pulmones calentaba su cuerpo y la hacían sentir como si aún más sudor estuviera saliendo.

 

“Estás siendo bastante ruda, ¿verdad, Akane?”

 

A los ojos de la chica que estaba mirando al cielo, una joven que era aproximadamente de la misma edad que ella y que lleva un kimono y un hakama que parecía la ropa de una sacerdotisa.

La joven, cuyo pelo negro se extendía hasta la cintura y cuyo flequillo fue separado de manera uniforme, dio una toalla húmeda a la señorita que estaba tumbado.

 

Akane: “...... Hn.”

 

La joven señorita llamada Akane se secó la cara y la base de la cabeza con la toalla mojada que le fue entregada, y finalmente se sintió refrescado.

 

“Es por Kaito?”

Akane: “¡C, cállate!”

“Jaja, está bien ocultarlo. Yo estoy haciendo lo mismo después de todo.”

Akane: “Eh ...... Sakuya ... Podría ser, que tu ...”

Sakuya: “No me refiero a eso como el ‘enamoramiento’ de Akane.”

Akane: “Cállate!”

 

Cuando Akane bruscamente dirigió sus ojos hacia ella, la joven llamada Sakuya se rio, y luego oscureció de inmediato su expresión.

 

Sakuya: “Tal y como pensaba, fue probablemente debido a lo de aquella vez......... Fue entonces cuando Kaito comenzó a actuar extraño.”

Akane: “............”

 

Akane no negó las palabras de Sakuya.

 

Sakuya: “Presencio la muerte de una persona en una forma tan cruel ...... Esa es la razón por la que no puede regresar a como era antes. Ya es el quinto día desde que Kaito se encerró en el ‘laberinto’, pero, en este momento, la razón por la que Kaito está entrenando es con el fin de derrotar al demonio de esa vez.”

 

Eso es correcto. Desde el asunto de la incursión de Agniera, Amagi Kaito estaba entrenándose como si se estuviera castigando a sí mismo.

 

Diciendo cosas como “Como soy ahora, no puedo derrotar a los demonios”, solicitó al Jefe Hechicero de la corte imperial y entró en el ‘Laberinto del Tiempo’, en el que el flujo del tiempo era diferente.

 

Ese lugar, empezando por el dragón antiguo, estaba una caverna mágica infestada con varios monstruos de tipo antiguos.

Y entonces, parece que quien se consagra en la zona más interna del laberinto puede tomar las enseñanzas de una magia especial a partir del dragón más fuerte, un Dragón Antiguo.

 

Sakuya: “Kaito está sufriendo, en este momento, no puedes ser la fuerza de Kaito. ......... Es por eso que has estado haciendo un entrenamiento irrazonable como este hasta ahora, ¿verdad? No, en lugar de entrenamiento, actuar violentamente ... ¿sería más correcto llamarlo así? “

Akane: “......”

 

Las palabras de Sakuya, eran exactamente eso.

Kaito cambió desde ese momento.

La sonrisa que se adaptaba a su edad que había mostrado hasta ahora empezó a mostrar pesimismo, y si él tenía una espada, sus se llenaban de odio.

 

Akane sintió que el amable Kaito estaba desapareciendo y se estaba llenando solamente de odio a los demonios.           

Para él, quien se lamentaban de que, si solamente hubiera sido más fuerte en ese momento, incluso las voces de las chicas no podían llegar a él. Eso era lo que sentía.

La sensación de que era molesto y doloroso, se manifestó a través de acciones salvajes e infantiles, las heridas que se auto infringía no podían ser llamadas entrenamiento.

 

Sakuya: “Es solo si está bien contigo, pero ...... También me gustaría hacer algo de alboroto. ...... ¿Me podrías ayudar con esto?”

 

Sakuya tenía en su mano, como si hubiera salido de la nada, una Katana fuera de su vaina.

El concepto de la Katana se introdujo en el taller espadas mágicas. Era algo forjado por un viejo maestro herrero.

 

Akane: “! ... Eso está bien para mí. ¡Yo he querido ir en serio contra Sakuya al menos una vez después de todo!”

 

Al ver la Katana, Akane, de su estado acostado levantó las piernas y hábilmente se puso de pie con una patada, y luego golpeo sus propios puños uno contra el otro.

La atmósfera sombría que estaba allí hasta entonces desaparecido.

No sólo ella. Ella no era la única que se había desconcertado por ese cambio y se sintió impaciente.

 

Sakuya: “¡Vamos!”

Akane: “Ven a mí!”

 

La señorita que sostenía una Katana y la joven que tomó una postura con los puños corrieron una hacia la otra.

 

Akane: “O cuerpo mío, arde en rabia, [Brazos Divinos]”

 

Cuando las jóvenes gritaron, sus cuerpos quedaron envueltos en una luz tenue.

Fortalecimiento del cuerpo por medio de la magia “Brazos Divinos.”

Es una técnica compleja que eleva las capacidades del cuerpo desde los brazos a las piernas y ​​al mismo tiempo coloca una barrera protectora similar a la de una membrana.

Los dos cuerpos cuyas capacidades se fortalecieron se enfrentaron a una velocidad que era como el viento y una luz de plateada corrió.

El ataque de la espada y el ataque de puño cuya velocidad no podía ser percibida por una persona normal chocaron entre sí y repelen entre sí.

 

Sakuya: “Fufu, dejando de lado a Akira, Akane quien no tenía artes marciales o algo en absoluto ha hecho bien al volverse tan fuerte!”

 

La señorita que balanceo la Katana a una velocidad abrumadora, Sakuya, vio a través del puño que le habría sorprendido si su reacción hubiera sido incluso un poco más lenta, dio la vuelta utilizando la base de la Katana, y, mientras esquiva con sus movimientos, habló de sus fuerte emociones que habían estado creciendo últimamente.

 

Akane: “Hey, no hables conmigo!”

 

Por otro lado, poniendo sus habilidades corporales a un lado, contra Sakuya, quien era un oponente con una mayor habilidad, Akane no tenía absolutamente ningún espacio para charlar con ella y balanceó sus puños.

 

Sakuya: “Tal y como pensé, es por el bien de Kaito, ¿verdad?”

Akane: “¿¡Que!?”

Sakuya: “La falta de preparación es el mayor enemigo de uno mismo.”

 

Sabiendo cómo el corazón de Akane estaba lleno de amor hacia Kaito, Sakuya invitó el malestar de Akane y empujo espléndidamente en el momento del descuido de Akane.

 

Akane: “Tu pequeña”

Sakuya: “Hou ...!”

 

Sin embargo, evitando el empuje en su parte superior del cuerpo, doblándose hacia atrás, Akane se quedó atrás dejo salir un contrataque con una voltereta y repelió la Katana hacia arriba.

El brazo que aún tenía la Katana fue levantado.

 

Akane: “Te tengo!”

 

Aterrizando en cuatro patas, Akane dio un gran paso, mientras jalaba de su mano derecha.

Había luz reunida en su mano derecha y, pareciendo que iba a dispersar, Akane la agarró.

 

Akane: “Impac-- Tsu”

Sakuya: “Dado que parece que me haría daño, no voy a recibirlo.”

 

El puño fue repelido hacia arriba.

Mirando de cerca, la funda negra que estaba colgada en la cintura de Sakuya fue captada ahora.

 

Akane: “E.… eso no es justo, Sakuya! ¡No he oído nada acerca de utilizar la vaina!”

Sakuya: “Es culpa de Akane por no predecir que un guerrero podía utilizar esquemas inteligentes. ...... Fufu, ahora mismo, supongo que todavía estoy por encima de ti?”

 

El borde fue empujado antes de la garganta de Akane. Akane tragó en el brillo de la espada desenvainada.

 

“Akane-sa ~ n! Sakuya-sa ~ n!”

 

Cuando se decidió el resultado de las dos personas, desde algún lugar, escucharon la voz de una chica llamándolas.

 

Akane: “En realidad, sólo puedo oírlo como una chica.”

Sakuya: “¿Por el contrario, no es ya una mujer?”

 

La voz de una chica ......... Sin embargo, quien emitió esta voz hacia las dos chicas, era un hombre.

Paso a paso, el que corrió delante de ellas dos era una persona con una túnica holgada de color negro y un bastón de madera que superaba su altura y que sostenía con ambas manos. Una hermosa chica ......... era todo lo que se podía ver en él.

 

Akane: “¿Qué sucede, Akira? Sabes bien que no puedes hacer ejercicio.”

 

Akane preocupada por el muchacho, Akira, que, en el momento de su llegada, tenía una respiración áspera como si se hubiera quedado sin aliento.

 

Akira: “Ha regresado ...! Kaito-san ha regresado del laberinto!”

 

Sin esperar a que terminara sus palabras faltas de aliento, Akane comenzó a correr.

 

Akira: “¿¡Eh, he!? ¡P, por favor espérame, Akane-sa ~ n!”

Sakuya: “Ahora, espera, Akira. No te preocupes. Vamos a ir poco a poco.”

 

Tratando de perseguir a Akane que empezó a correr, Akira también trató de correr, pero Sakuya lo agarró por el hombro y lo detuvo.

 

Akane: “Kaito!”

 

En el lugar al que Akane llegó, había una puerta gigante y, de pie detrás de esa puerta, un chico joven de pelo negro. Sus ropas estaban hechas jirones y su cuerpo estaba cubierto de heridas y suciedad, pero, esos ojos y la espada mágica que tenía en la mano eran las únicas cosas que no perdían su resplandor.

En frente de la princesa Luxeria y el Jefe Hechicero de la corte imperial, que parecía haber llegado a la bienvenida de nuevo Kaito, Akane corrió a Kaito y lo abrazó.

 

Kaito: “Hah! ¿¡A, Akane!?”

 

Kaito estaba desconcertado por la amiga de la infancia que lo había abrazado repentinamente.

 

Akane. “¡C, cállate! ¡Q, quédate en silencio un rato!”

 

Fueron cinco días para las chicas. Fueron sólo cinco días, pero para Kaito que estaba en el Laberinto del Tiempo en el foso de los monstruos, era un tiempo que era equivalente a un mes.

Saber que estaría en un lugar donde lucharía todos los días durante un mes, no había manera de que Akane no se preocupara por él.

A pesar de que creía que no iba a morir, Akane constantemente se preocupaba por cosas como “¿Tendrá alguna herida grave?” O “¿Está sufriendo?”

 

Fueron separados por sólo cinco días, pero por el hecho de que regresó en perfecto estado de salud, Akane estaba encantada desde el fondo de su corazón.

 

Kaito: “............”

 

Al tener a su amiga de la infancia cerca de él después de un mes, expresó una sonrisa que no había hecho en mucho tiempo después de llegar a este mundo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

El desierto de Glard.

Un lugar muy al oeste de Luxeria, esta gran pradera que se extiende hacia fuera era un erial de riscos y arena.

 

Akane: “Uwah ......... increíble ... ¿Qué pasa con estos números?”

 

Después de haber descendido del carro, Akane inspeccionó los alrededores.

Lo que vio Akane, era el enorme ejército cuyo número superaba a los 100.000.

 

Akira: “Uwahh ...... Todo el mundo se ve fuerte.”

 

El que siguió de bajar del carruaje era Akira. Él se sorprendió por las figuras de los soldados que se extendían cerca del comienzo de su visión.

 

Sakuya. “Un terreno baldío, eh. Supongo que debería estar pensando que es bueno que no sea un desierto donde no se puede caminar. Pero, el campo de visión es malo.”

 

La señorita que lleva a una naginata que supera su altura, Sakuya, suspiró ante el estado del suelo donde bajo.

Tal y como ella había dicho, con el sol oculto por las nubes, ya estaba obscuro, el viento era fuerte y la arena estaba bailando.

El campo de visión era suficiente sólo para ver débilmente las proximidades del ejército.

 

Kaito: “Esos tipos ...... vendrán aquí.”

 

El muchacho joven que fue el último en descender lanzó sus ojos hacia la dirección en la que los enemigos que necesitaba derrotar probablemente estarían viniendo y murmuro.

 

Estos son los héroes actuales que fueron convocados a este mundo de Reinbrook.

Todos llevaban trajes que tenían como tema básico el color blanco.

Excepcionalmente, sólo Amagi Kaito tenía un manto rojo en espirales alrededor de su cuello.

 

Iris: “Gracias por la espera.”

 

Quien los recibió era una maravillosa belleza que poseía que se asemejaba a hilos de oro y llevaba una armadura ligera hecha de un acero llamada de hierro blanco en la parte superior de un traje de campaña rojo.

Era la princesa de Luxeria, Iris Claude Fila A. Luxeria.

Si se preguntan por qué ella estaba esperando al grupo de Kaito, comandar al ejército de decenas de miles de personas es la respuesta.

 

Akira: “Esto de seguro es una increíble cantidad de soldados-san. ...... No pensé que Luxeria tuviera esta cantidad de soldados-san.”

 

El muchacho joven que lucía como una chica joven, Akira, murmuró, y hacia esa duda, la bella princesa se rio.

 

Akira: “¿Eh? ...... D, ¿dije algo extraño?”

Kaito: “Mira bien. ...... Ese soldado de allí, su armadura es diferente. Y lo más importante, la bandera izada es diferente. Son soldados de un país extranjero.”

 

Kaito respondió a la pregunta de Akira.

Mientras miraba la armadura que llevaban los cuerpos de ejército, vio que los que tenían diferencias en la armadura y las banderas izadas eran de varios países.

 

Iris: “Tal y como dice Kaito-sama, no son sólo los soldados de nuestro país. Las grandes potencias, empezando por el Imperio de Valanshel y las tropas del Imperio de Leezerion, también están otros tales como las tropas de la Ciudad Libre de Galarie que han venido corriendo-nodesu”

Kaito: “Valanshel? He oído que Leezelion es el país que llamo al héroe anterior, pero ¿qué clase de país es Valanshel?”

Iris: “Valanshel es ---”

“¿Qué hay con mi país?”

 

Interrumpiendo las palabras de la bella princesa, el hombre que apareció de repente respondió.

 

Un gran hombre de piel oscura, con el pelo de color rojo que parecía que estaba ardiendo, tenía un aspecto extraño que ni siquiera podía llamarse equipo ligero, llevaba una única armadura negra en su mitad inferior y no lleva nada de ropa en su mitad superior, y sólo tener algo así parecido a unos guantes como equipo. Sus músculos bien formados eran la armadura en sí, es lo que parecía querer decir.

 

Akane: “Ha? ...... ¿Qué diablos pasa con usted--”

Kaito: “Basta, Akane. ...... esta persona probablemente es de la realeza de Valanshel.”

 

Akane reveló su irritación al hombre que de pronto se había metido en la conversación, pero Kaito le interrumpió de nuevo.

 

“Es un poco incorrecto, pero eso está bien. Mi nombre es Dora Iibsal Gregoria Valanshel. Aún sigo siendo el príncipe a la corona, pero ... bueno, al final, voy a ser emperador.”

 

El hombre arrogante que se llamó a sí mismo príncipe de la corona se cruzó de brazos.

A pesar de que el hombre tenía una buena cara, tal vez porque esos ojos parecían lamer a las personas vulgarmente, daba una sensación desagradable.

 

Iibsal: “...... Fumu, este es un muy buen paquete de bellezas. ...... Muy bien, lo he decidido. Ustedes, vienen a mi lado. Les voy a dar de todo.”

 

La mano de Iibsal se acercó al rostro de Akane. Akane repelido esa mano.

 

Akane: “¡No me ensucies, pervertido!”

Iibsal: “Yo, ¿un pervertido? ......... Uhahahaha! Bueno, eso en realidad es correcto, me gustas. No me importa tenerlas ustedes mujeres en mi harén. ...... ¿Qué le parece?”

 

Tal vez dio en el blanco al llamarlo pervertido, Iibsal rió.

No sólo Akane, también se dirigió a Sakuya y Akira.

 

Kaito: “? Akira es un chico, sabes?”

 

Cuando Kaito dijo eso, Iibsal enrolló el manto blanco que llevaba Akira y le bajó los pantalones junto con su ropa interior.

 

Akira: “Fueh!?”

 

Sin saber lo que sucedía por un momento, Akira levanto la voz.

 

Iibsal: “Oh, usted realmente tiene uno. Ah, pero no se preocupe. Después de todo, yo soy del tipo que también puede hacerlo con los hombres si son hermosos. ...... ¿Por qué no me dejas ser cariñoso con usted?”

Akira: “Fueeehh!?”

 

Y entonces un grito se elevó dirigido al pervertido que le susurraba al oído.

 

Akane: “¿Qué demonios estás haciendo, pervertido - !!?”

 

Akane lanzo una patada con todas sus fuerzas a Iibsal quien se asomó en la mitad inferior de Akira y Iibsal mostro un bloque de luz con su guantelete que llevaba en el brazo izquierdo.

 

Iibsal: “Oh? ...... Eres bastante buena. Me dan ganas de tomarlo en serio ---”

 

A pesar de que se defendió, después de haber tenido ese saque potente y vislumbrar la verdadera fuerza de Akane, Iibsal, mientras audazmente reía, extendió su mano, y

 

“¿Podrías detener eso, Iibsal!”

 

Con esa fría y hermosa voz, se detuvo.

 

Iibsal: “Seguro que eres una belleza como siempre, no es así. ¿Qué te parece? ¿No te gustaría ser mi mujer? Si es usted, podría hacerte emperatriz, ¿sabes?”

 

Con una sonrisa que decía ‘quiero hacerla mía’ en la cara de Iibsal, lo que había frente a sus ojos era una belleza sin par con el pelo de plata que brillaba reflejando el sol.

 

Iibsal: “No me casaría con un hombre como tú. Yo ni siquiera querría tenerte como cuñado.”

Iibsal: “Tú de seguro que sabes cómo hablar, ¿no es así, Sylvia?”

 

Aunque Iibsal dijo esto, la mujer de cabello plateado llamada Sylvia no le hizo caso y se paró frente a Iris y el grupo de Kaito.

 

Sylvia: “O Princesa de Luxeria, ha pasado mucho tiempo.”

 

Cuando Sylvia hablo, a la bella princesa de Luxeria asintió -

 

Iris: “Sí, su Majestad. Han pasado dos años-degozaimasu.”

 

- y respondió. Dirigiéndose a ella con una sonrisa, las dos respondieron con una sonrisa, pero, entre ellas dos, solamente sus ojos no sonreían.

 

Sylvia: “¡Ustedes son los héroes actuales?”

 

Sylvia apartó los ojos y le preguntó a Kaito y los demás.

 

Kaito: “Eh ...... ah, sí. ... ¿Y usted es?”

 

Kaito se dio cuenta de que ella había puesto énfasis en la parte de ‘actuales’.

 

Sylvia: “Ya veo. ...... Soy Sylvia. Sylvia Loto Sheriotto Leezerion. Soy la antigua Segunda Princesa Imperial que una vez recorrió el campo de batalla junto con el héroe anterior.”

 

Ella, Sylvia dijo eso, y sonrió débilmente.