Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 60: Cubierto de polvo.




Manual




La nube de polvo fue dispersada por el viento. Mientras se alejaba del área, Elliot estaba ahora de rodillas con una expresión sombría tratando de recuperar el aliento. Y con una expresión con aún más celo y curiosidad que antes, mirándolo hacia abajo estaba Graziella.

 

Al final, Graziella fue la ganadora de la pelea, fue el resultado que Suimei esperaba.

 

Graziella retiró su cabello hacia atrás y se cruzó de brazos.

 

Graziella: “... Supongo que estuvo más o menos. Tus técnicas de lucha son de alto nivel, pero diría que el héroe de Astel parece ser más habilidoso en asestar sus golpes.”

 

Ella estaba comparando en base a la vez que lucho junto a Reiji en Astel y su lucha de ahora, mientras ponía una expresión de triunfal. En cuanto a la figura de Graziella de pie delante de él, con los brazos cruzados, Elliot debe haberse sentido humillado. Todavía llevaba su armadura, pero el temblor de sus puños era visible.

Después de tragar una bebida que le entregó su asistente, se giró hacia Elliot.

 

Graziella: “Fue una promesa. Hasta que se resuelva el incidente, haré que obedezcas mis órdenes”.

Elliot: “Kuu…...”

Graziella: “¿O qué, después de todo esto, el héroe de entre todas las personas va a negarse?”

Elliot: “... Entendido.”

 

Su forma de hablar era bastante provocativa, pero Elliot acepto las palabras de Graziella. Sin embargo, su rostro no tenía no ni una señal de conformidad y parecía bastante disgustado. Elliot disipó su armadura y su escudo y se levantó de nuevo. Christa corrió a su lado y estaba a punto de expresar su opinión, pero parece que una vez que Elliot decide algo no se retracta. El solo ajito su cabeza en dirección a Christa.

 

Y entonces Graziella se volvió hacia Suimei. Ella entrecerró los ojos en finas rendijas y lo estaba observando fijamente.

 

Graziella: “Ahora bien, el próximo eres tú”.

 

En esta clase de situación peligrosa, Suimei no se arrodillaría. Él solo devolvió la mirada de frente.

 

Suimei: “Me gustaría negarme a involucrarme en cualquier pelea”.

Graziella: “No tienes derecho a negarte, bastardo. Vas a pelear”.

 

La petición de Suimei fue repelida por sus altivas palabras. Felmenia le gritó a Graziella.

 

Felmenia: “¡Su Alteza, por favor espere! Que no es esto demasiado prepotente? Yo vine aquí por órdenes de su majestad para ayudarlo”

Graziella: “Eso quiere decir que este hombre es un invitado de su Majestad Almadias?”

Felmenia: “¡Si, así es, es por eso que…!”

Graziella: “¿Es por eso que vas a presentar una queja? ¿Crees que una amenaza como esa va a funcionar?”

Felmenia: “E, Eso es……”

Graziella: “Qué, no hay necesidad de preocuparse. Tan solo tendremos una pelea un poco intensa.”

 

La forma de lidiar con cualquier cosa a la fuerza de Graziella era sorprendente en su propio sentido. Era completamente posible para Felmenia quejarse con Almadious, pero a ella no parecía importarle en absoluto.

 

Mientras ambos se miraban fijamente Suimei dio un paso al frente.

 

Suimei: “Lo ciento, pero, retrocede un poco.”

Felmenia: “¡Pero ahora Suimei-dono esta ...!”

Suimei: “No muestra signos de escuchar, no importa lo que digamos. Su anhelo se muestra en sus ojos”.

 

Suimei señaló a Graziella con su barbilla y sugirió a Felmenia que echara un vistazo. Siguiendo su sugerencia, se volvió hacia Graziella.

 

Felmenia: “¿En los ojos de su alteza Graziella...?”

 

Felmenia dijo eso con una expresión confundida. Parece ser que ella no era capaz de entender, sin embargo, reflejándose en esos ojos azules estaba sin duda en anhelo. Son los ojos de alguien que persigue el conflicto, o más bien de alguien que desea una emoción mientras espera impacientemente una pelea.

 

Suimei dio un paso adelante a pesar de saber esto. Graziella puso una sonrisa arrogante como si estuviera cansada de esperar.

 

Graziella: “Parece que te has motivado”.

Suimei: “Aunque completamente de mala gana”.

 

La voz excitada fue desplazada por una voz exasperada. Elliot, que había retrocedido junto a Christa, señalaba una expresión dudosa hacia Suimei.

 

Elliot: “Oi, ¿aún no estás ...”

 

Recuperado de tus lesiones. A esa pregunta incompleta, Suimei lo confirmó como la verdad con una voz amarga.

 

Suimei: “Primero tu caso y luego este, Dios mío, después de venir aquí solo he tenido más que mala suerte”.

 

Tomando la situación a la ligera Suimei dio un paso al frente.

Graziella ya había hecho sus preparaciones y estaba mostrando una feroz presencia. Mientras lo hacía, de repente miro a Suimei como si ya lo estuviera criticando.

 

Graziella: “Es aburrido”.

Suimei: “¿Qué?”

Graziella: “¿No es obvio? Tu cara”.

 

Fue una provocación transparente. Mientras Suimei endurecía silenciosamente su expresión, Graziella soltó una risa emocionada.

 

Graziella: “Kukuku. No te ofendas. Ciertamente no eres ninguna flor, he juzgado que un bastardo como tú no es alguien a quien haya que subestimar ... Además, de acuerdo con el flujo de eventos, tu podrías ser compararlo con los doce de Elite.”

Suimei: “...”

 

Con una sonrisa ella hizo un cambio completo en su tono al hacer esa declaración mientras miraba fijamente a Suimei. Pericia que ella no lo estaba subestimando en absoluto. Liliana era una de esos Doce de Elite, si Graziella entendía que Suimei había peleado con Liliana durante el incidente, era obvio que ella estaría atenta.

 

Graziella: “Es un poco tarde para preguntar, ¿pero ya has acorralado al culpable, correcto?

Suimei: “Quién sabe, no sé quién te dijo algo así, pero no tengo ningún recuerdo de eso”.

Graziella: “Estoy hablando de la idea de que Liliana Zandark es la culpable.”

Suimei: “Ciertamente esa chica estaba presente en ese momento, pero no hay pruebas de si ella es la culpable”.

Graziella: “¿No hay pruebas de eso dice? Bastardo, ¿Qué no estabas en la escena en ese momento y luchaste con ella?”

 

Graziella respondió a sus palabras con una poderosa fuerza aplastante.  Se siente como que el aire en sí mismo es pesado. Suimei no le hizo caso y respondió despreocupadamente.

 

Suimei: “Me pregunto, mis recuerdos de esa noche son terriblemente vagos”.

Graziella: “¿Pretendes hacer el tonto hasta el final?”

Suimei: “... Fuu”.

Graziella: “¿Mu ...?”

Suimei: “- No es hora de que te calles.”

 

Suimei tuvo suficiente de sus preguntas. Mientras mandaba a volar su tono educado con su respuesta, el entorno comenzó a agitarse. Podía oír las voces enojadas de las personas a su alrededor, pero no era nada que le preocupara. Mientras se aferrará al secreto de Liliana, es tipo de interrogatorio no era nada.

 

Ya que estaba tratando de obtener información de él, significaba que ellos no habían podido obtener información significativa sobre el paradero de Lilian por ellos mismo. La razón por la que trataban con todas sus fuerzas de ponerlo bajo su mando sin importarles las apariencias era básicamente porque estaban desesperados.

 

Mientras escuchaba las imprudentes palabras de Suimei, Graziella soltó una riza opresiva.

 

Graziella: “... Fuu, ¿así que eres tu verdadero carácter? Ese tipo de discurso irrespetuoso puede ser acusado de lèse-majesté ¿sabes?

Suimei: “¡Como si me importara, si crees que puedes arrestarme entonces pruébalo!”

Graziella: “¡Ja! ¡Bien dicho!”

 

Las palabras de Graziella estaban llenas de ferocidad mientras se abalanzaba contra Suimei. Al contrario que en el combate con Elliot, ella intento empezar con un combate cuerpo acuerpo.

Suimei evadió su puño y bloqueó su alta patada con su brazo, y girando sobre su lugar, el apunto una patada a la cabeza de Graziella. Ella levantó su guantelete y lo bloqueó, Suimei retrocedió hacia atrás.

Graziella no descansó y persiguió a Suimei con su puño.

 

Suimei: “¡Ku!”

Graziella: “¿Qué sucede? Tus movimientos son lentos.”

 

Suimei estaba molesto, pero es como ella dice, su cuerpo no se estaba moviendo fluidamente. Debido al daño a su cuerpo astral, a pesar de que su cuerpo no tenía heridas, no se movió como quería.

Parce que le toma todo lo que tiene simplemente evadir en combate cuerpo a cuerpo.

 

Graziella: “Estás esquivando bastante bien.  Pero…”

 

Graziella retrocedió. La razón de esa acción era obvia.

 

Graziella: “¡Oh Tierra! ¡Piedra que brilla con el resplandor del mal! ¡Golpea a mi enemigo en un abrir y cerrar de ojos! ¡Piedra iridiscente!”

 

Cuando sus palabras llegaron a su fin, un mineral amorfo parecido al ópalo apareció en el aire. Con la luz del sol y el maná brillando sobre él, la luz que se reflejaba a través de él brillaba como un arcoíris y asaltaba los ojos de Suimei. La constante y cambiante longitud de onda de la luz era fuerte, si alguien débil a los estímulos lo observara directamente podría sufrir de espasmos debido a la exposición.

 

La masa de minerales sirvió como una cortina de humo y podía engañar a un simple oponente del ataque inminente, pero Suimei era un mago. Parcialmente cerrando los ojos mientras soportó el deslumbramiento, Suimei desplegó su magia defensiva.

 

Suimei: “Secandum Excipio!” (¡Segundo Muro, Despliegue Local!)

 

Como era de esperar, Graziella abrió mucho los ojos como si estuviera mirando algo extraño., Ella rápidamente devolvió su expresión a su estado habitual.

 

Graziella: “... Hou, no funcionó ¿eh?”

 

Aun cuando se dio cuenta que no tuvo efecto, Graziella tenía una expresión bastante compuesta. Es como si ella estuviera diciendo que en términos de poder mágico y hechizos tenía mucho más que ofrecer. Esto era probablemente correcto. Ella estaba de pie sin ninguna señal de sudor o agotamiento, Ella tenía la capacidad de segur usando ese hechizo con esos dos versos para una multitud de ocasiones. Su título como el mago más fuerte del Imperio no era solo para presumir.

 

Pero--

 

Suimei: (El atributo de la tierra de todas las cosas ...)

 

Suimei se quejó con un sabor amargo en su boca. Él ya había recibido esta información al observar la pelea de Elliot, aun así, no podía evitar quejarse.

Entre los cuatro o cinco elementos, la magia que llevaba el atributo de la tierra obviamente tenía la mayor masa y dureza. Esa magia estaba compuesta en gran parte de arena, tierra, rocas y minerales, defendiéndolas de un impacto directo.

 

Naturalmente, la muralla número dos era un hechizo que defendía contra el poder mágico y los hechizos que se tejían. Si fue algo creado al tirar de la tierra desde el suelo, entonces las defensas físicas de la muralla número uno podría bloquearla. Sin embargo, incluso así, incluso la magia simple que usaba el atributo de tierra creaba un gran impacto. El daño a los alrededores no era insignificante, sobre todo en esta situación en la que era muy doloroso para Suimei moverse demasiado, solo podía quejarse de que era esto de todas las cosas.

 

Si había algo que podía hacer, era simplemente mantener las apariencias con una cara compuesta.

 

Suimei: “¿Esta bien? Si continúas disparando magia tan llamativa, el daño al distrito será bastante grave, ¿sabes?”

Graziella: “Como si me importara. Los únicos que viven en esta área son los ricos. Solo por un poco de daño, sus bolsos no se vaciarán. Es por eso que tampoco tienes que contenerte, ¿verdad?

Suimei: “... ¿No es como si me estuvieras pidiendo que rompa las cosas cuando lo pones así?”

Graziella: “Si hicieras que mi Capital Imperial sea más espaciosa, sería bastante refrescante”.

 

Pedirle que destruyera el lugar donde vivían los nobles no era algo que alguien de su condición debería decir.

Mirando su expresión, Suimei no podía leer en lo que estaba pensando. No podía determinar qué emociones contenían sus palabras. Sin embargo, al menos podría decir que no era un oponente al que pudiera sacudir tan fácilmente con las palabras.

Graziella se precipitó una vez más. Sin embargo, en completo contraste con su última carga, su juego de pies era ligero.

 

Felmenia: “R-rápido!”

 

Quien gritó fue Felmenia. Ella debe haberse sorprendido por los movimientos de Graziella. El mago que tenía ante sus ojos se movía de izquierda a derecha con fintas para intentar echar a Suimei. Sin embargo, la velocidad a la que ella estaba haciendo eso no era normal.

 

Suimei: “Magia de tierra, ¿eh?”

Graziella: “Está bien. Aunque solo verlo no es algo por lo que elogiarte...”

 

Mientras se metía con la sensación de profundidad de Suimei, ella probablemente estaba planeando saltar a solo un paso de él. Sin embargo, Suimei estaría en problemas si subestimaba los ojos de un mago en esa medida. Después de obtener una idea aproximada de la ubicación de Graziella...

 

-- Pachin.

 

Suimei chasqueó los dedos

 

Graziella: “Ku….!?”

 

Mientras el aire delante de ella estallaba cuando estaba en medio de su juego de pies, Graziella no pudo soportarlo y dio un paso hacia adelante. El efecto de la magia de ataque de Suimei no terminó simplemente deteniéndola, ya que tal vez debido al shock en su cabeza y cuerpo, Graziella estaba tambaleándose.

 

Al ver esta apertura, Suimei cambió a la ofensiva en un instante. Continuamente chasqueó sus dedos hacia Graziella y desató su magia de ataque en un flujo constante. Ante la tormenta de explosiones desde todas las direcciones, Graziella naturalmente no tenía tiempo para preparar ningún tipo de magia defensiva. Ella se vio obligada a protegerse con los brazos en una postura defensiva.

 

Graziella: “¡Guu, bastardo, magia sin ningún canto ...!”

 

Sin embargo, con solo esta magia de ataque no pudo lograr un final decisivo para la batalla. Suimei se estaba preparando para invocar su próximo hechizo mágico, pero debido a las limitaciones de su maná debido a los efectos secundarios de su recuperación, la invocación se retrasó.

 

Suimei: (Mierda-)

 

Mientras Suimei estaba maldiciendo en su mente, Graziella comenzó a murmurar algo. Ella estaba cantando un hechizo. Asumiendo que era otra forma de magia atribuida a la tierra, Suimei prestó cuidadosa atención a cualquier cambio en su entorno. Sintiendo los temblores debajo de la tierra como un presagio, Suimei evadió inmediatamente.

Cuando Graziella golpeó el suelo, se rompió en pedazos y se convirtió en una innumerable cantidad de guijarros que se dispararon hacia Suimei. Era una lluvia de balas desde todas las direcciones, pero Suimei aún pudo evitar el ataque.

 

Graziella: “-En ese caso, ¿qué tal esto?”

 

Cuando Graziella gritó, ella le dio la vuelta a su abrigo militar.

 

Graziella: “-Escucha mis deseos. Vuela más allá de la distancia. Para el que no tendrá una audiencia conmigo. Mi granizo te separa de las leyes enmarañadas e inseparables del mundo, se convierte en un poder que supera cualquier tipo de razón: ¡Apertura! ¡Devil Connect!”

Suimei: “¿Crees que usar el mismo tipo de magia una y otra vez, ¿¡qué !?”

 

El final de la burla de Suimei fue interrumpido por su propia voz sorprendida. De acuerdo con su intuición, tenía una buena comprensión de la forma en que la magia que Graziella había estado invocando hasta ahora tomaría. Pero hubo algo diferente esta vez.

 

Él no sintió la mediación de un elemento en su magia.

 

En el momento en que notó esta discrepancia, una región del aire se volvió brumosa. De repente, una masa gigante de roca apareció en ese espacio, y Suimei trajo su muralla número dos para interceptarlo.

Sin embargo, por alguna razón su magia defensiva no interfería con eso. Ante la masa gigante de rocas, la muralla de la fortaleza dorada estaba gritando. Además de eso, el poder mágico se había estado acumulando por encima de él, a este ritmo ...

 

Suimei: “Tch-”

Felmenia: “¡Suimei-dono!”

 

Suimei se movió para evadir, pero su cuerpo todavía fue golpeado por una parte de él. El shock envió a su cuerpo a volar.

 

La roca masiva se estrelló en una esquina de la plaza con un estruendoso rugido y levantó humo por todas partes. Por otro lado, Suimei fue obligado involuntariamente a volar a baja altura.

 

Y luego, inmediatamente comenzó a manipular los fenómenos para corregir su postura.  Para un mago con suficiente poder, sin usar ningún tipo de canto o acción, era posible manipular los fenómenos hasta cierto punto con solo una imagen en su mente. Estaba restringido a cosas simples, pero cuando estaba en una carrera contra el tiempo se decía que era una habilidad bastante útil.

 

La imagen que Suimei tenía en mente era la de una gran mano que tiraba de su cuerpo. Con eso, como si su cuerpo estuviera siendo arrastrado por un poder invisible, voló de forma poco natural hacia un lado y aterrizó a salvo. Justo después de que terminó su movimiento que desafió por completo la gravedad, todo su cuerpo se retorció de dolor.

 

Suimei: “Guu ...”

Graziella: “Así que lo esquivaste. Bueno, al menos deberías ser capaz de eso.”

 

Graziella estaba frunciendo el ceño ante los peculiares movimientos de Suimei, pero parecía que a ella realmente no le importaba. A diferencia de los magos que conoció en la ciudad, ella aceptaba misterios desconocidos.

 

Por otro lado, Christa y Elliot solo podían soltar un gemido después de presenciar la magia que Graziella había usado.

 

Elliot: “No puede ser, ese tipo de enorme...”

Christa: “Usar ese tipo de magia en este tipo de lugar, ¿en qué estás pensando?”

 

Estaban diciendo cosas diferentes, sin embargo, ambos eran los mismos en que estaban asombrados por cuán extrema era la magia que acababan de presenciar. La magia que usó creó una masa de roca lo suficientemente grande como para llenar su visión y se precipitó hacia su oponente.

 

Suimei tenía su fortaleza dorada preparada y rápidamente exprimió su cerebro. Esto era naturalmente para discernir la naturaleza de la magia que usaba Graziella. La magia que ella usaba era completamente contraria de lo que él sabía, 'los sistemas mágicos en este mundo deben usar los elementos como mediación'. En ese caso, ¿qué era esta magia? No usó la mediación de los elementos y no usó la tierra como origen para lanzar un ataque físico. Sin embargo, su defensa contra los hechizos mágicos quedo inútil frente de ella.

 

Suimei cuidadosamente pensó en lo que había presenciado momentos atrás. La sensación de incomodidad y la brumosa región del espacio. Esa enorme masa de roca que tomó forma demasiado rápido como para haber tomado el curso correcto de las cosas. Suimei de repente notó algo dentro de su línea de visión.

 

Suimei: “-Ya veo. Esa magia, usa el bordado en el forro de ese abrigo, ¿cierto?”

Graziella: “---- Hou?”

 

Cuando Suimei usó su aguda perspicacia para identificar la magia de Graziella, sus ojos se agudizaron.

 

Graziella: “Suena interesante, escuchémoslo”.

 

Contrariamente a sus palabras, su cara estaba haciendo una expresión seria como si no se divirtiera en lo más mínimo. Su rostro daba la impresión de que no dejaría de escuchar cada una de las palabras que diría. Suimei luego comenzó su explicación.

 

Suimei: “No me gusta la forma en que lo dices, pero ... Esa magia, a diferencia de la magia típica, no usa los elementos. ¿Es magia de invocación, cierto?”

 

Elliot fue el primero en reaccionar a esas palabras.

 

Elliot: “¿Magia de invocación? ¿Qué estás diciendo? Este mundo no debería tener técnicas de invocación ¿verdad?”

Suimei: “No, Que acaso no existe la magia que te llamó a este mundo, la técnica de invocación del héroe.”

Eliot: “Ah ...”

Suimei: “Esa magia de ahora, probablemente usa una sola parte de ese hechizo para unir dos lugares, magia de tele transportación”.

Elliot: “Magia de tele transportación...”

 

Felmenia, Graziella y Christa no parecían reconocer el significado de las palabras, sin embargo, había una persona que expresaba una admiración.

 

Elliot: “-Lo entiendo, es un hechizo de tipo de tele transportación uh. Esa enorme roca fue almacenada en un lugar diferente, y luego usando ese hechizo mágico ella lo sacó ¿verdad?”

Suimei: “Así es. Si no fuera así, entonces lo que acaba de suceder no podría explicarse adecuadamente...”

Elliot: “¿Qué hay de la posibilidad de que lo que se creó con el hechizo fuera una ilusión?”

Suimei: “Imposible. Dentro de las magias que usan la tierra como un atributo, aparte de los hechizos que mueven la tierra misma, los objetos que manifiestan simplemente se atribuyen con el papel del atributo de la tierra. Dado que la mayoría de ellos están compuestos completamente de poder místico, una pared defensiva contra los hechizos es capaz de bloquearlos. Sin embargo, la magia ahora es un ataque completamente físico.”

 

Los materiales que fueron disparados por magia categorizados bajo el atributo de la tierra eran existencias fundamentalmente vagas. Ya sea que se tratara de una mezcolanza de sustancias unidas por la magia, o un hechizo que la construyera, dependiendo del método utilizado, era un poder completamente místico o un poder completamente físico. En el caso de un poder místico, una defensa contra los hechizos que lo formaron fue suficiente. Sin embargo, en el caso del poder físico, tendría que ser descompuesto con magia ofensiva, o desacelerado, o repelido.

 

La magia que Graziella había usado cayó en la última categoría. La piedra solida se colocó en un círculo mágico de antemano y, utilizando un hechizo, ató el círculo mágico con el espacio que tenía delante. Al hacerlo, tele transportó la roca y la utilizó para atacar a su oponente.

 

….. su forma de ataque era en realidad extremadamente simple. Sin embargo, esta magia no podía ser tan simplemente criticada con palabras como ‘No hay sofisticación’ o ‘Solo transfirió algo’. Había transferido algo fácilmente pesando cientos de toneladas mientras mantenía su tamaño. Su potencial destructivo era fácil de ver.

 

Ciertamente para Suimei, él fue capaz de detener el ataque de un tanque que tenía aún más fuerza destructiva que eso. Sin embargo, eso fue posible porque solo tuvo que detener algo más o menos del tamaño de una bala. Para algo tan grande, incluso si su poder destructivo era inferior, no era algo que pudiera detener por completo.

 

Por supuesto, había otros enfoques para manejar la situación, por lo que no era algo que considerara especialmente peligroso.

 

Aun así, Elliot tenía dudas todavía.

 

Elliot: “No, espera. Si eso es magia de tele transportación, ¿Qué sucedió con los preparativos para usarla?”

Suimei: “Es por eso que dije que era por el bordado en el forro. Tiene el mismo hechizo que el círculo mágico inscrito en él. El hechizo compilado no requiere tanto de un canto, también es probable que el otro círculo mágico tenga algún tipo de configuración para él también “.

Elliot: “Aun así, ¿todavía creo que no todo se alinea?”

Suimei: “Así de extraño es el círculo mágico que convoca al héroe... Es solo que, en el momento de la tele transportación, el revestimiento debe ser expuesto.”

Elliot: “Ya veo, con que así es como lo hizo...”

 

Después de decir eso, Elliot se volvió hacia Graziella con una expresión desagradable. Y luego, cuando dejó escapar un gemido, había una cantidad inesperada de amargura en su voz.

 

Elliot: “Entonces cuando estabas peleándome no lo estabas tomado en serio ...”

 

La expresión de Graziella permaneció completamente transparente mientras hablaba.

 

Graziella: “... Por alguna razón, ustedes dos se llevan bastante bien cuando hablan ¿eh?”

Suimei: “Eso también me sorprende”.

 

Suimei miró a Elliot con expresión perpleja como si también notara ese hecho repentinamente. Entonces, Graziella comenzó a hablar con voz atónita ante la verdad que Suimei había conjeturado detrás de su magia.

 

Graziella: “Hubo un montón de palabras sin sentido mezcladas allí, pero es seguro que has visto a través de ello”.

 

Después de que Graziella soltó un bufido, ella clavó su mirada considerablemente y miró a Suimei.

 

Graziella: “Sin embargo, estoy sorprendida de que haya alguien que pueda ver a través de la magia creada reuniendo la mejor tecnología en todo el Imperio después de verla solo una vez. Bastardo, ¿quién eres tú?

Suimei: “Eso no es algo que necesites saber”.

Graziella: “Fuu, bueno eso está bien. Pensé que era extraño que Flama Blanca-dono estuviera contigo. Pero eso debe significar que eres alguien que de una manera u otra está relacionado con el que derrotó a ese demonio general Rajas y su ejército ¿verdad?

Suimei: “¿De qué hablas? ¿El que derrotó al general Demonio no fue el héroe de Astel?”

Graziella: “Deja de jugar al tonto. Probablemente ya hayas escuchado la verdad de Flama blanca-dono. Además, ese hombre todavía está demasiado verde ...”

 

El maná de Graziella comenzó a expandirse antes de que ella terminara de hablar y cortó el final de su oración.

Esto probablemente significaba que iba a acelerar a fondo desde aquí. Ella usó en gran parte magia común que usaba los elementos, pero también existía esa habilidad que le permitía acelerar su propio cuerpo, así como la magia de tele transportación que podía formar en el aire.

 

Suimei: “... Usar un estilo de lucha como un maldito taoísta.”

Graziella: “No entiendo lo que dices, pero parece que tienes más madera que ese héroe. Aunque es un poco tarde, escucharé tu nombre.”

Suimei: “Suimei Yakagi.”

Graziella: “... Hou, qué nombre tan inusual.”

Suimei: “Lo siento por eso.”

 

Ocultando su impaciencia dentro de sí mismo, Suimei sacó su lengua como un mocoso. Fue una batalla difícil. Si su condición física no fuera tan mala, había un número incontable de maneras en que podía manejarlo.

Sin embargo, en su condición actual, donde su cuerpo astral estaba incompleto, incluso un canto de dos versículos ponía una gran carga sobre su cuerpo. Habiendo dicho eso, incluso el simple confiar en la magia que transforma los gases sería bastante peligroso de usar debido al estado ambiguo de la mente de Suimei.

 

Sin embargo, esa magia de tele transportación que transfería enormes rocas no podía invocarse más de tres veces en un corto espacio de tiempo. Independientemente de las habilidades del practicante, las leyes de la magia no lo permitirían.

 

Pero a pesar de que sabía esto, el actual Suimei no podía-

 

Una vez más, una región del espacio en el aire se volvió brumosa. Una roca masiva estaba a punto de caer. Suimei se evadió a un lado, pero no pudo escapar por completo.

 

Suimei: “Gu-”

Felmenia: “S-Suimei-dono!”

 

Mientras la onda de choque seguía sacudiendo su cerebro, sin tiempo para recuperar su postura, comenzó la siguiente magia.

 

Graziella: “Todavía hay más-”

 

Graziella rompió la enorme roca con un puño y disparó las piedras dispersas a Suimei. Fue una verdadera descarga de rocas. Y luego, sin poner fin a su vigor, el suelo comenzó a levantarse y se extendió.

En un abrir y cerrar de ojos, el cuerpo de Suimei estaba cubierto de dolor.

Cuando Felmenia fue testigo de esta escena, su cara se puso completamente pálida.

 

Suimei: “Ku...”

 

Incapaz de soportarlo más, le gritó a Graziella.

 

Graziella: “¡Su Alteza! ¡Por favor, deténganlo ya!”

 

Sin embargo, Graziella no la estaba escuchando. Solo pensando en poner fin a las cosas, golpeó el suelo con su hechizo. El suelo se elevó y se transformó en una torre y atravesó hacia Suimei. La onda de choque dispersó el polvo por toda el área.

Graziella echó un vistazo y dejó escapar una sola frase.

 

Graziella: “… Se acabó.”

 

Sin embargo, era demasiado temprano para que desviara su mirada. Cuando la nube de polvo que estaba bloqueando su vista se despejó, pudo ver a Suimei parad allí respirando pesadamente.

 

Suimei pudo ver la cara sorprendida de Felmenia.

 

Suimei: “... Tch, no lo termines ... arbitrariamente por tu cuenta”.

Graziella: “Todavía no has caído ¿eh? Sin embargo, ya no podrás luchar más en esa condición. Renuncia y coopera conmigo.”

 

Tal vez porque estaba exasperado por su terquedad, Suimei escuchó esas palabras de ella. Sin embargo, a pesar de que fue provocativo, después de escuchar esas palabras mezcladas con desilusión sin ningún atisbo de su lenguaje abusivo habitual, Suimei soltó una risa extraña.

 

Suimei: “¿Rendirme? ¿Yo? Fu, fufufufu...”

 

La risa misteriosa y sardónica de Suimei mezclada con su dificultad para respirar resonó por toda la plaza. Los ojos de Graziella se volvieron nítidos mientras miraba a Suimei que, ignorante, se reía con una actitud provocativa.

 

Graziella: “… ¿Que es tan gracioso?”

Suimei: “No puedes pelear, eso es lo que dijiste ¿no? ¿A quién estás diciendo que no puede luchar, ¿eh?

Graziella: “No sé por qué puedes ser tan confiado, ¿no es obvio?”

 

Sucedió cuando Graziella estaba hablando. Antes de que ella pudiera terminar de poner sus pensamientos en palabras, el aire comenzó a temblar.

 

Graziella: “¿Un terremoto…? ¿O es magia del atributo Tierra? No…”

 

Graziella hizo una suposición en un instante y lo expresó en palabras, pero fue incorrecto. Por supuesto, era magia. Fue un fenómeno causado por la magia, no solo un fenómeno regular.

El temblor que no fue causado por ningún fenómeno definitivo se fortaleció gradualmente con el poder de Suimei. La oscilación anormal fue causada por nada más que la enorme cantidad de poder mágico que estaba tomando forma, causando que el espacio se sacudiera.

 

Dentro del espacio tembloroso que no mostraba signos de calmarse, el maná de Suimei se hinchaba en proporción a la fuerza de las vibraciones. Los efectos relacionados con el enorme desbordamiento de energía de un reactor nuclear aparecieron en un instante y ya habían causado un vórtice que cubría quinientos metros en todas las direcciones. Tirados por el poder manifestado, los ladrillos en el suelo se levantaron en el aire y se hicieron añicos. Muchos pequeños rayos azules bailaban en su entorno como una corriente eléctrica. El sonido de su descarga eléctrica reverberó en el aire.

 

Suimei hizo su determinación. Si seguía luchando mientras le hacía caso a su propio cuerpo, solo un callejón sin salida le esperaba. Ahora mismo estaba en el centro de la plaza, no había ningún lugar para correr. Si no había forma de abrirse paso sin usar toda su fuerza, no había más remedio que atacar con toda su alma.

 

--Archiatius Overload.

 

Sin embargo, esas palabras que Suimei tenía preparadas en la parte posterior de su garganta, no salieron de su boca.

Él había terminado todos los preparativos para usar su palabra clave. Estaba parado en la frontera donde su horno de maná se liberaría por completo. Lo que detuvo a Suimei con un fuego ardiendo en sus ojos, fue Felmenia quien saltó a su espalda con todas sus fuerzas.

 

Felmenia: “¡Suimei-dono!”

 

Cuando Felmenia se aferró a su torso, Suimei miró hacia atrás solo girando ligeramente la cabeza.

 

Suimei: “¿¡Felmenia!? Qué estas-”

Felmenia: “¡No puedes Suimei-dono! Por favor, ¡detente! ¡No puedes dejar escapar este tipo de ataque en medio de la ciudad!

Suimei: “Pero…”

Felmenia: “¡Suimei-dono! ¡Por favor cálmate! Desencadenar tu poder mágico es una cosa, pero si Suimei-dono usa magia como esta, el entorno, no, ni un solo humano...”

Suimei: “Kuu...”

 

Ciertamente, dentro de un rango bastante amplio, no se librarían a la ligera.

Felmenia se aferraba desesperadamente a él con la furiosa presión del viento causada por su maná. Suimei renunció a sus planes de desatar su horno de maná al escuchar la queja de Felmenia. Fue justo como ella dijo. En esta situación en la que no tenía el tiempo libre para contener a Graziella, naturalmente pensó que todo lo que podía hacer era usar su magia con toda su fuerza.

 

Si eso llegara a pasar, naturalmente, el daño no se limitaría solo a esta plaza.

 

Mientras apretaba los dientes ante el dolor en su cuerpo y su frustración, Suimei desaceleró la rotación del horno de mana. En un momento, un gran abatimiento asaltó el cuerpo de Suimei. Incapaz de luchar contra su fuerza que se alejaba de él, Suimei dejó su cuerpo al cuidado de Felmenia.

 

Suimei: “Gu ......”

Felmenia: “¡Nos vamos! ¡Puede ser doloroso, pero por favor agárrenme fuerte!”

 

Juzgando que la condición de Suimei era bastante mala, Felmenia llevó a Suimei e intentó escapar. Ella había reforzado su fuerza física antes de saltar hacia Suimei.

 

Inmediatamente comenzó a aplicar la magia de movimiento instantáneo que había aprendido de Suimei. Mientras lo hacía, una voz provocadora se dirigió hacia ella.

 

Graziella: “¿Crees que te dejaré hacer lo que quieras?”

Felmenia: “¡No! ¡Incluso si es imposible, me abriré paso a la fuerza!”

 

Cuando Graziella le lanzó estas palabras, Felmenia comenzó a tejer su hechizo.

 

Felmenia: “- Así como el viento de lejos y ancho transmite, ¡trae la llama que brilla a medida que se balancea! ¡Oye mi voz! ¡Eres el brillo teñido de blanco! ¡Oye mi voz! ¡Tú eres el resplandor que sacude toda calamidad!

 

La luz corría salvaje en el aire. La luz dibujó la forma de un círculo y comenzó a dibujar letras y símbolos dentro de ella. Un círculo mágico había tomado forma. El círculo mágico completado derramó un calor intenso que uno no podría siquiera imaginar después de ver su magia antes.

 

Graziella: “Mu- !?”

 

Cuando Graziella vio esto, cayó en pánico. Cuando aterrizó de saltar hacia atrás, Felmenia dejó escapar su palabra clave.

 

Felmenia: “¡Truth Flare!”

 

Como una flor en pleno florecimiento, las llamas blancas y silbantes se extendían en gruesos cinturones y atacaban a Graziella como si quisiera derribarla.

En respuesta, Graziella levantó el terreno ante ella y adoptó una postura defensiva. Finalmente, la llama blanca se había apagado hasta el punto en que solo podía quemar el cabello, sin embargo, ya había logrado su propósito. Felmenia y Suimei estaban fuera de la plaza, y habían escapado del alcance efectivo de la magia de Graziella.

 

… Desde atrás, Suimei podía oír el sonido de Graziella chasqueando la lengua mientras expresaba su gratitud hacia Felmenia en palabras.

 

Suimei: “… Lo siento.”

Felmenia: “Por favor, no te preocupes por eso. Suimei-dono, fuiste acorralado por tus heridas”

Suimei: “Y se suponía que ya estaba acostumbrado a estar agotado... No es para nada genial”.

 

Descuidadamente había desatado su poder, y ahora se estaba retirando involuntariamente en la derrota. Luego agradeció a Felmenia una vez más.

 

Suimei: “… Me salvaste. Gracias.”

 

Y de esa manera la conciencia de Suimei se desvaneció.