Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 79: El final de una larga noche




Manual




Felmenia: “- ¿Qué pasa con el fenómeno de fusión mágica que ocurre cuando la entropía mística alcanza su límite?”

 

Felmenia inclinó la cabeza hacia un lado mientras preguntaba. Suimei comenzó una vez más su explicación desde el principio.

 

Suimei: “Sí, cuando aumenta la entropía en un lugar, simplemente discutimos que físicamente las cosas se volverán inestables y serán más fáciles de manipular, pero si en un solo espacio y dentro de una cierta cantidad de tiempo la entropía aumenta demasiado, la magia ya no podrá para ser utilizada.”

Felmenia: “¿Tal cosa sucede?”

Suimei: “Lo hace. La magia de este mundo tiene una porción de magia que se invoca desde otro plano y es potenciada por los elementos. Debido a esto, el brote de ‘los componentes que establecen la ley mística’ se suprime, y la entropía no aumenta mucho. Gracias a esto, nunca sucede aquí, así que no me sorprende que no lo sepas.”

 

Después de la breve tangente, Suimei volvió a su explicación.

 

Suimei: “Cuando la entropía aumenta radicalmente en un solo espacio, la lucha entre las personas diminutas se vuelve feroz. No solo ‘los componentes que establecen leyes físicas’, sino que debido al aumento de ‘los componentes que establecen leyes místicas’, también reciben una gran carga “.

Felmenia: “Pero, ¿no dijiste que cuando usas magia para instigar una acción mística, esos ‘componentes que establecen leyes místicas’ terminan aumentando, por lo que la entropía termina aumentando y la magia se vuelve más fácil de usar? ¿Es eso incorrecto?”

Suimei: “Antes de que los componentes se puedan dispersar en el área, si uno da a luz a demasiados en un instante, se acumularán allí mismo. Incluso los componentes del mismo tipo comenzarán a interferir entre sí. En otras palabras, las personas pequeñas encontrarán difícil moverse y la magia terminará siendo inutilizable.”

 

Para agregar a su explicación, Suimei comenzó a dibujar en un pedazo de papel.

 

Suimei: “Piensa en la magia como algo que se activa debido al poder de estas personas diminutas invisibles. Será una forma ligeramente microscópica de pensarlo, pero las personas pequeñas requieren ‘el tiempo para realizar su trabajo para activar la magia’ antes de que pueda invocarse. Cuando la entropía aumenta en un lugar, a las personas pequeñas les resultará cada vez más difícil moverse, lo que afecta el tiempo para realizar su trabajo. Eventualmente, terminará afectando el uso de la magia en sí misma.”

Felmenia: “En resumen, ¿estás hablando de crear un retraso de tiempo antes de que uno pueda activar la magia?”

Suimei: “Así es.”

Felmenia: “¿Pero por qué eso lleva a ser incapaz de usar la magia? Si solo es un retraso de tiempo, una vez que se construya la magia, ¿no debería activarse después de que haya pasado suficiente tiempo?

Suimei: “Si tienes dudas, trata de recordar las bases de por qué se activa la magia”.

 

Cuando Suimei la instó a meditar sobre eso, basándose en lo que había dicho antes, Felmenia comenzó a hablar mientras pensaba en ello.

 

Felmenia: “Las bases...? En primer lugar, creo que de lo que estamos hablando está basado en la premisa de que la magia entra en existencias, no debería significar particularmente que ya no podrá ... ¡Ah!

Suimei: “¿Lo entiendes?”

Felmenia: “Es el momento... ¿verdad?”

Suimei: “Sí exactamente. La magia es algo que se invoca solo cuando se combinan acciones místicas predeterminadas, se siguen los procesos predeterminados y el tiempo predeterminado no ha transcurrido. Normalmente, debido a que la magia se invoca justo cuando se completan las acciones, generalmente uno no se da cuenta de ello. Pero, en verdad, este ‘tiempo hasta la invocación’ es algo a considerar. Si pasa una gran cantidad de tiempo desde la construcción hasta la invocación, naturalmente esto violaría el tiempo predeterminado y el hechizo construido comenzará a disolverse.”

 

Después de explicar, Suimei comenzó a hablar con una expresión muy seria en su rostro.

 

Suimei: “Para resumir, ese es el fenómeno conocido como fusión mágica”.

 

Si las condiciones para la activación no se cumplen, entonces, naturalmente, la magia construida sería inútil. Por supuesto, no habría problemas con la magia cuyos efectos ya estaban activos, pero las magias que aún no se han activado estarían severamente restringidas. Si uno fuera a predecir la opresiva condición de la entropía, sería posible mantener la activación de la magia en modo de espera y ajustar el tiempo predeterminado para resolver el problema fácilmente, pero había muchas personas que nunca consideraron las cosas en esa medida.

 

Suimei: “Tal como dije antes, la teoría de la magia moderna produce especialmente una gran cantidad de entropía dentro de un solo espacio. De acuerdo con la gran teoría unificada, la magia utilizada combina muchos sistemas mágicos y puede usarse tanto más rápido de lo normal como con gran efecto. Por lo tanto, la producción de componentes se acelera.”

Felmenia: “En otras palabras, la magia con mayores efectos estaría restringida en proporción a la escala de esos efectos ¿verdad?”

Suimei: “Así es.”

 

Al decir eso Suimei hizo una pequeña pausa y continuo.

Suimei: “Y entonces, lo importante aquí es el hecho de que la magia que usa esa mujer peligrosa también aumenta enormemente la entropía, es una de esas magias con un gran efecto.”

Felmenia: “Si no me equivoco... es lo que se llama magia de tele transportación en el mundo de Suimei-dono ¿verdad?”

Suimei: “Así es. Lo has visto bien, ¿verdad?

Felmenia: “Sí. Eso tampoco tenía muchos procesos y se activó bastante rápido. No uso la teoría de la magia moderna, pero, aun así, ¿es lo mismo?”

Suimei: “Sí. No tardó mucho tiempo en activarse, pero prácticamente eso solo se debe a que el círculo mágico estaba preparado de antemano en el forro de su abrigo. No cambia el hecho de que la magia de tele transportación es algo difícil de manifestar físicamente. Es por eso…”

Felmenia: “Esos 'componentes que establecen leyes místicas' se producirán de repente, y la entropía aumentará de manera considerable, ¿verdad?”

 

Cuando Felmenia llegó a la respuesta correcta, Suimei le mostró una sonrisa traviesa.

 

Suimei: “Es correcto. Con eso, conseguiste el objetivo de nuestra lección es esta vez -”

 

... Así es, lo que Felmenia había estado utilizando hasta ahora era la magia que aprendió de Suimei basada en la teoría de la magia moderna. Debido a que lo aprendió apresuradamente, no había mucho que esperar de su poder destructivo, pero cuando se trataba de aumentar la entropía mística, era bastante fácil provocar el fenómeno conocido como Fusión Mágica.

 

Además, Graziella no era la única entropía creciente en el área. Aunque la cantidad producida era bastante pequeña, Reiji, Mizuki, los caballeros e incluso los magos de Christa y Graziella lo estaban haciendo. Elliot, que usó la magia de otro mundo, también contribuyó en gran medida a esto.

Como su magia no tenía los elementos que tomaban una porción del hechizo, aumentaba la entropía razonablemente también.

Esta era exactamente la razón por la cual existía la posibilidad de que ocurriera el fenómeno de Fusión Mágica y por qué Suimei adoptó este plan. Simplemente significaba que también tenía en cuenta tratar con Elliot.

 

- Estoy seguro de que lo viste antes, pero ¿recuerdas cómo Elliot relacionó sus habilidades con la espada y la magia? Si de repente ya no puede usar uno de ellos, aparecerá una abertura, eso es lo que buscaremos.

 

Precisamente como Suimei había dicho, para que Elliot pudiera mantener los múltiples efectos de mejora que usaba a la vez, los invocaría una y otra vez en múltiples ocasiones. Si Reiji llamaba cuando llegaba el momento, se mostraba una apertura en las defensas de Elliot.

 

Graziella luego habló con Felmenia en un tono molesto.

 

Graziella: “Ya veo. Tu ridícula magia y el hecho de que la magia ya no se podía usar, era todo lo que ese tipo...”

Felmenia: “-Con el debido respeto, no tengo necesidad de responder sus preguntas”.

 

Felmenia cortó resueltamente a Graziella mientras hablaba. Como Reiji y los demás también estaban presentes, responder preguntas sin demasiada atención solo causaría problemas a Suimei. Con su espada aun apuntando hacia ella, Reiji le pidió que siguiera su obligación como perdedora.

 

Reiji: “Con esto está decidido. Por favor, retire a sus soldados y retírese”

 

Sin embargo, Graziella resopló con desagrado.

 

Graziella: “Me niego.”

Reiji: “Eh-?”

Graziella: “¿De verdad crees que has ganado con esto? Solo has empujado tu maldita espada delante de mí ¿no? ¿O estás diciendo que eres capaz de empujar esa espada a través de mi corazón?”

 

Cuando Graziella señaló esto, Reiji habló como para ocultar el pánico que crecía dentro de él.

 

Reiji: “Si insistes en pelear más entonces ...”

Graziella: “Deja eso. No hay forma de que puedas matar a la princesa imperial de una nación con tus propias manos.”

 

Reiji en realidad estaba fanfarroneando. Después de ver esto, Graziella pareció decepcionada. Como Reiji no estaba acostumbrado a amenazar a otros, no fue capaz de sacar una actitud derrotada de ella.

Pronto, desde más allá de la calle, pudieron escuchar muchos pasos acercándose rápidamente. No fue suficiente para sacudir la tierra, pero aún podían adivinar que había bastante cantidad de ellos.

 

Graziella: “Parece que han llegado los refuerzos”.

 

Cuando Graziella les dedicó una sonrisa provocadora, Titania soltó un grito.

 

Titania: “¡No podría ser, preparó una retaguardia!?”

Graziella: “Por supuesto. Contra un oponente de tanta habilidad, ¿no es natural preparar al menos tanto? Parece que estás planeando era demasiado ingenuo.”

 

A pesar del sudor que se formaba en su frente, Graziella dejó escapar una risa temeraria. Reiji luego se repitió una vez más ante ella.

 

Reiji: “Pero, ¿todavía tengo mi espada empujada delante de ti?”

Graziella: “Mientras diga la orden, los soldados del Imperio no dudarán. Además, no parece que Flama Blanca-dono tenga más planes.”

Felmenia: “Ku...”

 

Felmenia apretó los dientes. Cuando Graziella se burló de su descuido, ordenó a todos sus subordinados.

 

Graziella: “¡Todos, no se detengan! ¡Arresten a todas estas personas!”

 

Los refuerzos respondieron vigorosamente y los soldados con los que estaban luchando comenzaron a moverse. Mizuki y los caballeros fueron arrinconados hasta que llegaron donde estaba Felmenia. Y justo cuando estaban rodeados ...

 

“-Graziella Filas Rieseld, eres la misma de siempre. ¿Ya has olvidado cómo te he reprendido antes por el hábito de luchar solo contra los que están en una posición más débil que tú?

 

Junto con un viento rojo, esa voz fría barrió las calles.

Inmediatamente después, la línea del frente de los refuerzos que estaban en el camino fue mandada volar como si hubieran sido atrapados en una explosión.

 

Reiji: “¡¿Qué ?!”

Graziella: “Que demonios...”

 

Tanto Reiji como Graziella estaban faltos de palabras.

Los refuerzos que venían del callejón lateral fueron mandados a volar por un viento lleno de un brillo rojo. La mezcla de soldados y magos en el frente salieron volando y debido a eso, los que estaban detrás de ellos solo pudieron tropezar hacia adelante.

Los soldados golpeados por el viento rojo no se movían. Dispersos en todas direcciones, estaban inconscientes. Como si acecharan sobre ellos, el viento rojo que los noqueaba ahora colgaba en la entrada del callejón y sobre los edificios cercanos.

 

El polvo en el aire fue dispersado por el viento rojo cuando se disipó.

 Y allí parada, habiendo recuperado su figura anterior, estaba Lefille Gurakis.

Con su gran espada que era más alta que su propio cuerpo descansando sobre su hombro, miró fijamente a los soldados que estaban frente a ella. Ante la presión abrumadora de esta joven que aún no tenía ni veinte años, los soldados estaban completamente atados en su lugar.

 

Por otro lado, cuando Graziella vio la figura de Lefille delante de ella, abrió los ojos completamente sorprendida.

 

Graziella: “No puede ser ... ¿Sacerdotisa de Noshias!? ¿Estabas viva...?

 

Cuando Lefille se volvió hacia esa voz, ella detuvo sus ojos donde estaban Reiji y los demás, y dejó escapar una voz de alivio.

 

Lefille: “Parece que lo hice a tiempo.”

 

De repente, los soldados liberados de la mirada de Lefille recuperaron el control de sus cuerpos y comenzaron a moverse cuando recuperaron el sentido. Tal vez debido a su excelente entrenamiento, se desplegaron de inmediato. Los soldados tomaron el frente y prepararon sus espadas mientras los magos caían hacia atrás y se preparaban para disparar magia dirigida a Lefille de una vez.

 

Reiji: “¡Cuidado!”

 

Al ver esto, Reiji le gritó a Lefille, sin embargo, con movimientos tranquilos y serenos, Lefille se volvió hacia los soldados. Inmediatamente después de esto, una gran catidad de hechizos salieron disparados hacia Lefille, pero como si solo la hubiera golpeado una suave brisa, se quedó allí perfectamente tranquila.

 

“Ridículo ...eso fue Magia, ¿no hiciste nada ...?”

 

Uno de los soldados tembló de miedo mientras gemía como si estuviera hablando los sentimientos internos de cada soldado en ese lugar. Al ver eso, con su corazón agarrado por sorpresa, Graziella habló.

 

Graziella: “La sacerdotisa… el poder del Espíritu. Y pensar que incluso podría hacer que la magia sea inútil ...”

 

Los magos se volvieron hacia Graziella mientras la oían murmurar. Como empujando esa implacable verdad ante ellos, Lefille rugió hacia ellos.

 

Lefille: “¿Crees que magia que ha sido bendecida por la Diosa funcionaría conmigo quien ha aceptado un espíritu dentro de mi cuerpo?”

 

La estruendosa voz de Lefille ahogaba todo sonido en el bullicioso campo de batalla. Su voz era como electricidad en la atmósfera mientras atravesaba las pieles de los que estaban frente a ella. Lefille luego levantó su espada sobre su cabeza una vez más. Como saludado por esa acción, el viento rojo formó una vorágine con su espada en el centro. Y luego, cuando ella la bajó, no solo se desplegaron ante ella la mitad de los soldados, sino que incluso las paredes de los edificios y el pavimento de la calle quedaron impresionadas por la explosión provocada por el viento alrededor de su espada.

 

-Fue solo un balanceo intenso. Cada persona presente estaba sin palabras y dudaba de sus ojos. Esa chica acompañada por el viento rojo fue tan abrumadora.

 

El viento una vez más comenzó a soplar de la nada. Como si no tuviera más remedio que reunirse en este lugar, sopló desde todas las direcciones de la ciudad y se reunió alrededor de Lefille mientras ella una vez más se vestía con un brillo rojo.

Mientras el desconcierto se extendía por el área, uno de los soldados alzó la voz como si acabaran de notar algo.

 

“Por el poder de los espíritus, no puedes decir, esto es, Ishaktney ...”

 

Después de decir esto, parece que estaban completamente convencidos. La siguiente voz que salió fue una temblorosa de miedo.

 

“E-el viento rojo que aparece en la leyenda de Santa Alshalia, la Tormenta Roja ... Dicen que todo lo tragado por esa tempestad roja es devuelto a la nada sin excepción ...”

“E-eso es imposible!”

“Pero esa chica acaba de decir, que ella tenía un espíritu o algo ...”

“¡O-oi! ¡Estoy seguro de que Graziella-sama también acaba de decir algo así acerca de que la mujer era una doncella del santuario!

 

Cuando Lefille golpeó la punta de su espada contra el suelo, los aterrorizados soldados se encogieron de miedo ante el sonido solo.

 

“Uee…”

 

Algunos de ellos cayeron en sobre sus traseros. Mirando hacia ellos, Lefille una vez más comenzó a hablar.

 

Lefille: “¡Si no quieren oxidarse con mi espada creada por los espíritus, abran un camino!”

 

Mientras la voz estruendosa de Lefille sonaba una vez más en el aire, los soldados abrieron un camino en completo aturdimiento. Se aferraban a su querida vida. Como si no les importara nada más, se estaban alejando. Entre ellos, había aquellos con sus cabezas en el suelo rezando a la Diosa. Aquellos que no huyeron a tiempo, fueron enviados a volar despiadadamente por la repentina ráfaga creada por Lefille.

 

Lefille miró a los que estaban frente a ella. Cuando giró a la izquierda, todos los soldados a su izquierda se encogieron de miedo. Cuando giró a la derecha, todos los soldados a su derecha comenzaron a temblar.

 

“Oh Diosa ... Oh Diosa ...”

“¡S-sálvanos! Por favor, ten piedad...”

“Nos lo ordenaron ... No teníamos elección ...”

 

Los soldados ya fueron derrotados. Todo lo que quedaba eran aquellos con la cabeza en el suelo pidiendo misericordia a la Diosa y a Lefille.

 

Al mirar el estado de sus soldados, Graziella habló.

 

Graziella: “Ridículo ... pensar, incluso la doncella del santuario de Noshias cooperaría ... ¿Acaso calcule mal?”

Lefille: “Por supuesto. No hay forma de que Suimei-kun cometa ese tipo de error en su plan ¿verdad?”

 

Graziella rechinó los dientes por el resultado completamente inesperado. Antes de ella, Lefille orgullosamente se jactó como si estuviera hablando de su propia familia. Su comportamiento hacia Graziella era bastante irrespetuoso, pero naturalmente estaba en una posición en la que eso estaba permitido.

 

Lefille: “Ha pasado mucho tiempo, princesa Graziella. Han pasado dos años desde la última vez que nos vimos, pero parece que no has cambiado en absoluto.”

Graziella: “Para desvergonzadamente dar tus saludos después de todo eso... Seguramente no viniste a renovar la vieja amistad entre Noshias y Nelferia”.

Lefille: “Si entiendes eso, entonces no hay razón para sacarlo al aire. La razón por la que estoy aquí hoy es para poder derribarte con esta mano mía.”

Graziella: “¿¡Qué…!?”

Lefille: “Oh Tormenta Roja mía ...”

 

Junto con sus palabras que resonaron como una petición, el brazo derecho de Lefille se vistió con un viento rojo. Y luego, con una voz llena de ira-

 

Lefille: “Esto es por haber puesto a Suimei-kun en tantos problemas cuando ya estaba lesionado. ¡Resígnate y acéptalo!”

 

El puño de Lefille voló hacia delante como un viento celestial y golpeó a Graziella justo en el abdomen.

 

Graziella: “¿¡Gohaa!?”

 

Como si hubiera sido lanzada como una pelota de goma, Graziella fue enviada a volar espléndidamente. Cuando se calmó y comenzó a levantarse, todavía no podía moverse adecuadamente.

Después de lanzarle una mirada, Lefille se volvió hacia Reiji y los demás. Y luego, después de mirar cada una de sus caras, dejó escapar una leve sonrisa.

 

Lefille: “Todo el mundo, parece que están a salvo”.

 

Lefille era, de hecho, uno de sus conocidos, pero, naturalmente, Reiji y los demás no tenían idea de quién era. Representando el desconcierto de todos, Reiji habló.

 

Reiji: “Lo siento, hablas como si nos hubiéramos encontrado en algún lugar antes, ¿pero lo hicimos?”

Lefille: “... Qué molesto. ¿No hemos estado viviendo juntos todo este tiempo?”

 

A partir de esas palabras, las características de su apariencia y su tono, Reiji finalmente lo descubrió. Con una expresión de sorpresa pegada en su rostro, puso su suposición en palabras.

 

Reiji: “P- ¿Podrías ser Lefille-chan?”

Felmenia: “Estoy un poco en contra de que uses el 'chan' a mi nombre con esta apariencia, Reiji-kun”.

 

Siguiendo a Reiji, Mizuki levantó una voz sorprendida.

 

Mizuki: “P-p-p-pero Lefille-chan es una pequeña y linda niña!”

Lefille: “Hasta ahora, de todos modos. Pero ahora mismo es diferente. Solo por ciertas razones terminé en ese tipo de forma, esta es mi forma original.”

Mizuki: “Dices razones ... ¿Cómo y qué podría suceder para que una persona se encoja ...?”

Lefille: “Podría explicarlo, pero llevaría un tiempo. Para decirlo como Suimei-kun, es porque es un mundo de fantasía.”

 

Al escuchar eso, Titania también dejó escapar un suspiro de asombro.

 

Titania: “También estuvo el caso de Suimei, pero no dejan de suceder nada más que cosas sorprendentes ...”

 

Por supuesto, Felmenia también estaba sorprendida por Lefille.

 

Felmenia: “A- ¿de verdad eres Lefille ...?”

Lefille: “¿No te dije sobre esto antes, Felmenia-dono? ¿Que esa pequeña figura no era mi verdadera forma? Suimei-kun lo dijo también, ¿verdad?”

Felmenia: “¡N-n-no hay manera de que yo fuera a creer ese tipo de cosas! ¡El cuerpo de una persona no puede hacerse más pequeño! ¡Pensé que Lefille y Suimei-dono solo estaban diciendo una broma juntos!”

Lefille: “Entonces pensaste que Suimei-kun y yo estábamos mintiendo ¿verdad? Que cruel.”

 

Cuando Lefille se encogió de hombros con asombro, Reiji le habló.

 

Reiji: “Pero, ¿por qué de repente estás en tu forma original?”

Lefille: “Hace unos días preparé un círculo mágico para regresar a mi verdadera forma. Acabo de regresar a esta forma hace unos momentos.”

Reiji: “Ya veo…”

 

Cuando Reiji terminó con sus preguntas, Graziella comenzó a moverse.

 

Graziella: “... ¿Qué están haciendo todos ustedes? ¡¿Pueden ustedes, bastardos, llamarse soldados del Imperio?! ¡Tomen sus espadas!”

 

Sin perder nada de su hostilidad, ladró órdenes a los soldados que aún temblaban de miedo. Mientras lo hacía, Titania se volvió hacia ella con una expresión compuesta.

 

Titania: “No sabe cuándo rendirse, su Alteza Imperial. ¿No es impropio de ti perderse en la ira y luchar?”

Graziella: “Silencio. Incluso si la Doncella del Satuario-dono y un héroe están aquí, si uso el poder del Imperio ... “

 

Graziella tiró su orgullo y se negó a aceptar la derrota. Al escuchar esto, Lefille miró hacia el cielo y habló con Graziella mientras sofocaba su risa.

 

Lefille: “-Ha, incluso después de ver eso, ¿puedes decir algo así?”

Graziella: “Qué quieres decir con eso…?”

 

Siguiendo esas palabras, todos los presentes miraron hacia el cielo. En el cielo nocturno del Imperio, un enorme círculo mágico dibujado con la luz ultramar del poder mágico ahogaba la luz de las estrellas.

 

Al ver esto, Mizuki gritó mientras temblaba.

 

Mizuki: “¡E-e-e-e-e-eso! ¿¡Que es eso!? ¡Hay un círculo mágico gigante flotando en el cielo!”

Reiji: “Es enorme ... ¿Por qué hay un círculo mágico tan grande? No solo eso, está en el cielo ...”

 

Reiji tenía los ojos muy abiertos en estado de shock mientras hablaba completamente atónito. Sin embargo, Graziella tampoco dejó escapar una voz de sorpresa.

Mientras tanto, Christa se acercó a Elliot que había sido noqueado por Reiji para despertarlo.

 

Elliot: “Gu ... Parece que mientras estaba inconsciente, algo escandaloso ha sucedido”.

Lefille: “Elliot-dono ¿eh?”

 

Dijo Lefille.

 

Elliot: “Dios mío, una chica muy familiar se ha vuelto un poco más grande”.

Lefille: “Guarda la charla para más tarde. Aquí viene.”

 

Justo cuando terminó de hablar, una ola de maná surgió del centro del círculo mágico. Pasó a través de todo en la distancia en un instante, y como luciérnagas bailando en el aire, partículas doradas comenzaron a levantarse del suelo y fueron absorbidas por el círculo mágico que flotaba en el cielo estrellado.

 

Dentro de ese escenario fantástico, muchos pequeños círculos mágicos comenzaron a aparecer dentro de los más grandes.

A pesar de que eran pequeños, eso fue solo en comparación con el círculo más grande. En poco tiempo, después de que el suelo se balanceó brevemente, la Capital Imperial se vio envuelta por la luz que caía del cielo.

 

Felmenia era la única que sabía exactamente qué era este espectáculo. Fue la magia que utilizó Suimei durante su batalla en el jardín Camelia del Castillo Real, Caída de Estrellas.

 

... Eventualmente la luz se calmó. Todos los que estaban allí obviamente no sufrieron daños.

 

Reiji se volvió hacia Lefille quien parecía comportarse como alguien que conocía gran parte del mundo.

 

Reiji: “Lefille... san. ¿Eso fue?”

Lefille: “¿Eso? Eso fue algo que Felmenia-dono preparó.”

Reiji: “¡¿Eh?! ¿Es eso cierto, Sensei?”

Felmenia: “¿Eh? Ah ... Sí, bueno. La magia fue preparada de antemano ... Eso es ... ehem”

 

Felmenia de alguna manera logró mantener su apariencia mientras Reiji la interrogaba, y luego de una manera algo forzada, carraspeó y se volvió hacia Graziella.

 

Felmenia: “Su Alteza Imperial. Acabas de atestiguar el poder de esa magia ¿verdad? Incluso después de ver ese enorme poder, ¿pretendes seguir luchando? Los soldados de su Alteza están en ese tipo de estado, ¿saben?”

 

Felmenia señaló a los soldados. Los soldados ya habían perdido su espíritu de lucha contra Lefille y debieron pensar que la luz de las estrellas fugaces era la ira de Dios. En este momento, todos estaban postrados en el suelo rezando a la Diosa. No podía evitarse. No había manera de que pensaran que ese tipo de poder podía ser extraído por una persona.

 

Graziella: “Mierda ... Aun así ...”

 

Graziella aún no se rindió. Dejando escapar una maldición, ella mostró su intención de resistir más. Sin embargo, lo que trajo el golpe decisivo para que ella se rindiera vino de un lugar completamente inesperado.

Desde más allá, donde los soldados seguían postrados en el suelo, aparecieron varios soldados a caballo. Después de un tiempo, formaron filas de manera ordenada y se detuvieron, y desde dentro de sus filas, el que salió fue ...

 

“-Laila, eso es suficiente”.

Graziella: “E-hermano mayor ...”

 

Graziella estaba perdida al llegar esa persona. Apareciendo desde dentro de los soldados a caballo en su propio caballo, estaba el primer príncipe del Imperio de Nelferia, Reanat Filas Rieseld.

Tenía el mismo cabello largo y rubio que Graziella, usaba gafas y se envolvía el cuerpo con lujosa ropa. Primero se volvió hacia Reiji y los demás en lugar de hablarle a Graziella.

 

Reanat: “Me disculpo por hablar mientras aún estoy a caballo. Elliot-dono, Sacerdotisa-dono de Noshias, Princesa Titania, y debes ser el héroe convocado por Astel, Reiji-dono ¿verdad?”

Reiji: “Sí.”

 

Reiji dio una breve respuesta. No sabía quién era Reanat y se había puesto en guardia. Sin embargo, Titania susurró su identidad en la oreja de Reiji desde atrás. Mientras sucedía eso, Graziella gritó hacia Reanat.

 

Graziella: “¡Hermano mayor! ¿¡Qué quieres decir con que eso es suficiente!?

Reanat: “... Exactamente como suena. Retírense.”

Graziella. “¡Pero!”

Reanat: “Lyla. Has creado demasiado alboroto. Además, sería bastante serio si la noticia de que un héroe peleo contra otro héroe llegara a oídos de la Ciudad Santa ¿verdad?”

Graziella “... Eso es, ciertamente correcto, pero”.

 

Parecía que incluso Graziella era incapaz de oponer mucha resistencia al hombre que era el siguiente en la fila para ser el Emperador del Imperio. Ella apreto su puño con fuerza como si estuviera completamente enojada.

 

Titania: “Ha pasado un largo tiempo. Su Alteza Imperial Reanat.”

Reanat: “Sí, ha pasado un tiempo. Princesa Titania. Como siempre, eres bastante inspiradora. Eres una flor que florece en el campo de batalla después de todo.”

Titania: “Decir en el campo de batalla no cuenta como halago, si Alteza Imperial. Poniendo eso de lado, lo que dijiste antes ... “

Reanat: “Aah, nos retiraremos. Sin embargo, sobre el criminal...”

 

Cuando Reanat estaba en medio de hablar ...

 

“Oh, parece que algo sorprendente está sucediendo aquí”.

 

Desde un callejón que conduce a la calle, Suimei apareció junto con Liliana mientras arrastraba el cuerpo en ruinas de lo que una vez fue Romeon. Al ver esto, Reiji y Mizuki lanzaron gritos de alegría.

 

Reiji: “¡Suimei!”

Mizuki: “¡Suimei-kun! Liliana-chan! “

Titania: “Fuu ... Parece que las cosas han terminado de tu lado, ¿cierto?”

 

Cuando Titania preguntó en confirmación, Suimei respondió con una actitud como si acabara de terminar una tarea difícil.

 

Suimei: “Sí, de alguna manera u otra”.

 

Después de separarse de Rogue, Suimei se llevó a Liliana e inmediatamente rastreó sus pasos. Reiji y los demás corrieron al lado de Suimei. Después de darse cuenta de que Liliana no estaba muy enérgica, Mizuki se agachó y habló con ella.

 

Mizuki: “Liliana-chan?”

Liliana: “... Sí”.

Suimei: “Mizuki. Lo siento, pero cuida a Liliana por un momento “.

 

Dejando a Liliana con Mizuki y los demás, Suimei comenzó a caminar hacia Reanat y Graziella.

 

Suimei: “Seguro de que llevas ropa bonita, pero ¿estás relacionado con esa mujer peligrosa?”

 

Cuando Suimei sostuvo su barbilla con arrogancia, los soldados a caballo comenzaron a moverse. Tenían la intención de correr al frente de inmediato, pero Reanat los detuvo con su mano.

 

Reanat: “Soy Reanat Filas Rieseld. ¿Usted es?”

Suimei: “Suimei Yakagi. Soy una persona que fue convocada como un extra para ese héroe de allí”.

Reanat: “Mu ... Un invitado de otro mundo eh”.

 

Como era de esperar, después de enterarse de una persona convocada junto con un héroe, no pudo soportar un frente fuerte. Al ver esto, Suimei le entregó a Romeon a quien todavía arrastraba.

 

Suimei: “Aquí, este tipo es el verdadero culpable detrás de los incidentes esta vez. Tómelo ... Aunque digo eso, él no está en un estado en el que pueda escuchar lo que dices nunca más.”

 

Convertido completamente negro, Romeon ya no era reconocible como un elfo. Al ver esto, Reanat frunció el ceño con recelo.

 

Reanat: “¿Dices que este es el criminal?”

Suimei: “Sí, tenía la intención de utilizar la magia oscura, pero en cambio se vio envuelto en ella y se encontró con su destino. Estos incidentes fueron ideados por este tipo.”

Reanat: “Fumu ... ¿Me estás diciendo que crea esto?”

Suimei: “Bueno, no hay nadie más que pueda darte un testimonio. Pero, si me creyeras, las cosas se resolverían pacíficamente ¿no? Si aceptan a este tipo como su verdadero criminal, al menos las cosas no serán más serias de lo que tienen, ¿verdad?”

 

Reanat comenzó a contemplar las palabras de Suimei. Seguramente estaba pensando en qué opción antes era mejor tomar.

 

Suimei: “Además, haré que dejes a Liliana a mi cuidado”.

Graziella: “Bastardo, ¿de verdad crees que dejaremos pasar eso?”

 

Al escuchar a Suimei, Graziella se opuso a él llena de ira, sin embargo, Reanat simplemente asintió con la cabeza.

 

Reanat: “… Que así sea. Si nos entrega a ese verdadero culpable, le dejaremos hacer lo que desee.”

Graziella: “¿¡Hermano mayor!?”

Reanat: “Laila, aquí están la Sacerdotisa-dono y el Hero-dono. Además, también estaba esa magia que envolvió a la Capital Imperial en la luz.”

Graziella: “-Bueno, así es como es”.

 

Ni siquiera estaba seguro de si Reiji y los demás oyeron esto. Habiendo escuchado exactamente lo que quería, Suimei llevó la conversación a su fin.

 

Graziella: “Bastardo…”

 

En los sucesos consecutivos que ella simplemente no podía aceptar, Graziella señaló con enojo a Suimei. Al ver esto, Suimei se encogió de hombros.

 

Suimei: “Fuu? A juzgar por tu estado parece ser que no pudiste llamar a un Diablo.”

Graziella: “… ¿Qué fue eso?”

Suimei: “No es nada. Si pudieras asegurar la existencia de un diablo en este mundo, podrías disminuir la entropía en el área y no perderás tu habilidad de usar magia.”

 

Ella no pareció entender la explicación fragmentada de Suimei, pero después de escuchar esto, pareció darse cuenta de quién había planeado todo lo que sucedió aquí.

 

Graziella: “... Definitivamente te pagaré por esto”.

Suimei: “Por supuesto que lo harás. La próxima vez te golpearé hasta la médula, así que ven a verme con eso en mente.”

 

Dejando esas palabras, Suimei se alejó de ellas. Felmenia luego corrió hacia él para encontrarse con él antes que los demás.

 

Felmenia: (¡Suimei-dono! ¡Lo hice! ¡Pude hacerlo tal como lo explicaste!)

Suimei: (Entonces todo salió bien.).

Felmenia: (Aunque casi me da una ulcera ...)

 

Felmenia puso una sonrisa irónica.

Mientras Suimei miraba a Reiji y a los otros que estaban cuidando a Liliana, estaban haciendo un escándalo alrededor de Lefille. Al ver que ella volvió a su forma original, probablemente la estaban bombardeando con preguntas. Después de ver esa figura, Liliana había perdido completamente la calma y estaba gritando cosas como “¿Qué significa esto?” Y “¡Eres un fraude!”

 

Por otro lado, Lefille simplemente estaba de acuerdo con todos ellos. Al ver que Lefille regresó a aproximadamente la misma altura que él, Suimei sonrió gratamente.

 

Suimei: “Parece que has regresado a tu forma original”.

Lefille: “Sí, gracias a ti”.

 

Cuando Lefille mostró su gratitud, de repente abrazó a Suimei. Y entonces…

 

Lefille: “Suimei-kun. Gracias.”

Suimei: “¿Eh, ¿eh? Eeeh!?”

Lefille: “Fue gracias a ti que pude regresar a mi cuerpo original. Incluyendo el caso en Astel, no puedo agradecerte lo suficiente.”

 

Cuando Suimei se estremeció de sorpresa, Lefille aumentó su gratitud. Ciertamente fue como ella dijo, pero la mente de Suimei estaba en caos después de haber sido abrazado.

En ese momento Felmenia dirigido una mirada hacia la escena

 

Felmenia: “…Lefille, Si vas a hacer algo como eso cuando menos espera a que no haya nadie cerca.”

Lefille: “Ah, no, eso es ... estaba emocionada y, umm ...”

 

Lefille comenzó a inquietarse cuando se puso roja. Ella estaba hirviendo de vergüenza en la medida en que uno tenía que preguntarse dónde se había ido su yo gallardo normal.

 

Eventualmente, Elliot y Christa se acercaron a Suimei y los otros.

 

Elliot: “Así que en realidad eras alguien que fue convocado ...”

Suimei: “Ups, ¿oíste de lo que estábamos hablando? Bueno, fue solo como un bono, una bonificación.”

Elliot: “¿Estás en posición de decir eso? Además, ¿no dijiste antes que Lefille-chan era solo una niña y no podía luchar así que no podía llevarla conmigo? ¿Cómo es eso de que no puede luchar?”

 

Escuchando las palabras de Elliot mezcladas con ira, Suimei se hizo el tonto mientras respondía.

 

Suimei: “Pero sabes ~, en ese momento ella ciertamente no podía pelear de manera adecuada ~”

Elliot: “Gu…”

Suimei: “Realmente no mentí, ¿verdad?”

 

Mientras Suimei mostraba una sonrisa retorcida, Elliot puso una expresión molesta mientras le contestaba sin rodeos.

 

Elliot: “Realmente te odio después de todo”.

Suimei: “No me importa si me odias. Pero-”

Elliot: “Sí, lo entiendo. Me resignaré amablemente en esta ocasión... En cualquier caso, parece que solo he perdido de manera repetida en este caso.”

Suimei: “¿Hm? ¿Qué, no has perdido a propósito?”

 

Cuando Suimei lo señalo Elliot puso una expresión amarga.

 

Elliot: “Estabas viendo”

Suimei: “Puedo darme cuenta de algo como es so sin tener que verlo.”

Elliot: “Cuando dices algo así, siento que mi sensación de derrota simplemente se acumula”.

Suimei: “¿Es eso así? Te mostraré mi gratitud esta vez. Gracias.”

 

Cuando Suimei honestamente le dio las gracias a Elliot, Elliot hizo un puchero como si estuviera insatisfecho, pero tal vez porque era cohibido, se había puesto un poco rojo. Lefille luego se volvió hacia él.

 

Lefille: “Elliot-dono. Puede que no esté satisfecho con cómo resultaron las cosas. Sin embargo, la razón por la cual Suimei-kun y nos conocimos el uno al otro fue también por el oráculo de la Diosa.”

Elliot: “¿Eso es cierto? Dios mío, ¿qué está pasando?

 

Como era de esperar, Elliot no continuó y se quejó de la Diosa. Él dejó de hablar y solo negó con la cabeza.

 

Christa: “Elliot-sama”.

Elliot: “Aah, es correcto. Bueno, entonces, ¿también deberíamos regresar?”

 

Impulsado por la voz de Christa, Elliot se dio vuelta y los dos se dirigieron hacia su alojamiento en la Iglesia de la Salvación. Parecía que Graziella, Reanat y sus soldados también estaban a punto de regresar. Suimei luego habló con Reiji que se estaba acercando con Mizuki y los demás.

 

Suimei: “Estoy en deuda contigo esta vez”.

Reiji: “Está bien. No te preocupes por eso.”

 

Suimei y Reiji chocaron sus puños. Y así, los incidentes de coma que habían estado levantando un alboroto en la Capital Imperial y la batalla de la noche llegaron a su fin.