Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 76: La mente maestra en la biblioteca




Manual




Después de separarse de Felmenia y los demás corriendo por el callejón, Suimei y Liliana corrían por otra calle utilizando la magia para correr mucho más allá de las capacidades de cualquier ser humano común y se dirigían hacia su objetivo.

 

Liliana: “Suimei. ¿Es realmente esa persona?”

Suimei: “Sí, probablemente no hay confusión”.

 

No había duda de ello. Suimei tenía confianza en su respuesta. O más bien sería más correcto decir que no podía pensar en otra posibilidad. De todo lo que había sucedido hasta ahora, basado en las circunstancias que eran demasiado convenientes, y junto con la información reunida por Felmenia, su respuesta fue:

 

-Él se encuentra en la biblioteca de la Universidad Imperial a la que se dirigían ...

 

Mientras corría a través de la quietud de la noche, en poco tiempo, una estructura más alta que todos los edificios en el área apareció a la vista.

 

Lilian: “Es raro.”

Suimei: “Es un tipo de hechizo que se encarga de las personas no deseadas al adormilarlas. Está configurado para que las personas que deambulan por esta área tengan sueño y vuelvan por donde llegaron.”

Liliana: “... Es como una oscuridad de estupor poco profunda, ¿verdad?”

 

Mientras escuchaba la conjetura de Liliana, Suimei llegó a la entrada y abrió las puertas de la biblioteca. Saludado por la oscuridad que sentía que lo iba a absorber, Suimei se arrojó por su propia voluntad y pudo sentir ligeramente que el final estaba a la vista.

 

La única luz en la que podía confiar para aclarar su vista era la luz de la luna que brillaba a través del tragaluz. Dentro del edificio, todo estaba demasiado silencioso, le hizo pensar en el punto más silencioso en el tiempo justo antes de la aparición de un espíritu embrujado caminando por la noche.

 

Mientras acariciaba suavemente la cabeza de Liliana que se abrazó a él por la ansiedad y la precaución, Suimei echó un vistazo alrededor del área. Los miembros del personal no estaban presentes. Esto era natural en este momento de la noche. No, había una sola persona.

 

Sintiendo la llegada de alguien, una luz se encendió profundamente en la oscuridad de la biblioteca. Con piel clara y orejas largas, apareció la figura de un hombre con gafas.

 

Romeon: “¿Querías utilizar nuestras instalaciones? La biblioteca ya está cerrada, ¿sabes?”

 

Lo que apareció fue un elfo varón, uno de los bibliotecarios que trabajan en la biblioteca de esta Universidad Imperial, Romeon. Al darse cuenta de que era Suimei, hizo una cara de sorpresa.

 

Romeon: “¿Oh? Yakagi-kun y ... Si no es la hija de Lord Zandyke. ¿Porque vienen a la biblioteca a esta hora? ¿cuál es el problema?”

 

Suimei no hizo ningún intento de ocultar nada mientras declaraba sus intenciones antes de que Romeon cuestionara la razón por la que llegaron fuera del horario de apertura.

 

Suimei: “Solo pensé en venir y arrestar al culpable detrás de los incidentes de coma”.

Romeon: “... ¿? El culpable detrás de los incidentes de coma ... ¿verdad? Sin embargo, si ese es el caso, se rumorea que la chica que trajiste junto a ti es la culpable, ¿sabes?

Suimei: “Públicamente al menos. Sin embargo, la verdad es que hay una mente maestra que usó la magia con Liliana y la manipuló.”

Romeon: “Dios mío ... ¿Pero esta es la biblioteca sabes?”

 

Romeon dijo esto mientras fingía mirar alrededor del área. Para el hombre que estaba implicando que no había forma de que ese tipo de persona estuviera aquí, Suimei, sin embargo, comenzó a hablar sin perder la confianza.

 

Suimei: “Sí, está aquí. Esa mente maestra “.

Romeon: “... Aquí mismo dices, ¿dónde está ese tipo de persona?”

Suimei: “No hay nadie más aquí aparte de nosotros y de ti, solo hay una respuesta, ¿verdad?”

 

Al escuchar esas palabras, Romeon dejó escapar una expresión de asombro por un instante y luego estalló en carcajadas como si hubiera escuchado un chiste malo.

 

Romeon: “No podrías estar diciendo que el criminal soy yo, ¿verdad?”

Suimei: “Desafortunadamente, eso es exactamente lo que estoy diciendo”.

Romeon: “De ninguna manera, Yakagi-kun. ¿Qué estás diciendo? No hay forma de que yo haga algo tan escandaloso ¿verdad?

Romeon: “No hay ningún poder persuasivo cuando el culpable dice ese tipo de cosas, ¿sabes?”

 

Una sonrisa preocupada flotaba en el rostro de Romeon cuando escuchó las provocativas palabras de Suimei mientras apretaba la boca con asombro. Romeon se subió las gafas y ajustó su posición. Su disposición era tan tranquila como siempre, pero la atmósfera amistosa que lo envolvía hasta ahora había desaparecido.

 

Romeon: “Fumu... Tienes bastante confianza en tus palabras. ¿Qué base tienes para creer que yo soy el criminal?

Suimei: “¿Bases? Tengo las suficientes.”

Romeon: “Si las tienes, ¿puedo preguntar cuáles son?”

 

Suimei comenzó a hablar de los detalles a los que llegó.

 

Suimei: “Lo primero que me puso en alerta, fue cuando vine aquí con Felmenia”.

Romeon: “- ¿Podría ser la vez que hablé contigo sobre la magia oscura? Tratarme como un criminal solo por eso es lo que llamamos imprudencia.”

 

Antes de que Suimei pudiera terminar de explicar, Romeon adivinó lo que Suimei quería decir y lo cubrió con sus propias palabras mientras dejaba escapar un tedioso suspiro.

 

Romeon: “¿No es temerario decidir que soy el criminal solo porque sé acerca de la magia oscura? Hay personas en todo el mundo que saben de la existencia de la magia oscura, ¿sabes?”

Suimei: “No. Como era de esperar, no te trataré como un criminal solo porque sabes tal cosa. Ciertamente, como dices, en este mundo, hay personas que conocen la magia oscura sin importar a dónde vayas.”

Romeon: “Entonces…”

Suimei: “Sin embargo, en ese momento, hablaste de otra cosa con nosotros ¿no?”

Romeon: “¿Algo más?”

 

Romeon hizo una mueca de desconcierto como si tuviera una nueva idea de lo que estaba hablando Suimei.

 

Suimei: “Las palabras que se usan para fortalecer la magia oscura”.

Romeon: “... Ahora que lo pienso, recuerdo haber dicho algo así. Las palabras que el criminal añadió al final de su hechizo eran ‘Nombres Salvajes’, ¿verdad? Pero, ¿qué hay con eso? No podría ser, solo porque sé sobre los ‘Nombres Salvajes’, ¿crees que soy sospechoso?”

Suimei: “Así es. Después de preguntar a Liliana, parece que la mente maestra fue quien le enseñó esas palabras.”

Romeon: “Por lo tanto, dado que sé de los ‘Nombres Salvajes’, entonces yo soy el criminal. ¿No es eso lo mismo de lo que estábamos hablando con respecto a la magia oscura?”

 

Romeon dejó escapar un gran suspiro mientras decía esto.

 

Romeon: “Yakagi-kun, ¿podrías parar ya? Si lo haces, olvidaré todo lo que has estado diciendo aquí.”

 

La voz de Romeon volvió a su tono amistoso habitual. Él una vez más puso una sonrisa preocupada. Esa figura que propone ignorar todo como una tontería ciertamente parecía ser inofensiva.

 

Suimei: “Oye, bibliotecario-san. Hay una pequeña cosa que me gustaría confirmar. ¿Cómo nos lo explicaste en ese momento? ¿Solo eso está bien? ¿No podría decirme una vez más?”

 

Sorprendido por la pregunta de Suimei, Romeon dejó escapar el aliento de una manera irritada y respondió ambiguamente.

 

Romeon: “... Los ‘Nombres Salvajes’ son palabras usadas en este mundo desde la antigüedad para fortalecer la magia oscura. Han estado perdidos por mucho tiempo, pero amplifican el poder de la oscuridad. Por lo tanto, quien sea golpeado por la magia oscura fortalecida sufrirá un daño grave. Qué-”

Suimei: “Es eso. Ahí es donde es extraño “.

Romeon: “...”

 

Cuando Suimei de repente identificó lo que lo estaba molestando, Romeon se quedó callado. Sin embargo, rápidamente señaló a Suimei con una mirada penetrante y comenzó a cuestionar la fuente de su duda.

 

Romeon: “No entiendo lo que Yakagi-kun está tratando de decir. ¿Por qué declaras que lo que dije es extraño? No podría ser por mi fraseo donde dije que hace tiempo que se perdió ...”

Suimei: “Lo diré antes de continuar, pero no soy una persona de este mundo. Fui un extra que vino con el héroe que fue convocado en Astel.”

 

Al escuchar la declaración de Suimei, Romeon dejó solo un pequeño espectáculo de sorpresa en su rostro. Sin embargo, rápidamente cambió a una expresión como si ya tuviera una pista de ello.

 

Romeon: “... Ahora que lo mencionas, en el momento en que el héroe fue convocado en Astel, hubo rumores de un accidente. Sin embargo, creo que ese hecho no tiene conexión con lo que estamos hablando.”

Suimei: “Eso no es del todo cierto. Tiene una conexión sorprendente con lo que estamos hablando “.

Romeon: “Conexión…”

Suimei: “Así es. En primer lugar, esas palabras son una de las misteriosas figuras del habla de nuestro mundo.”

 

Al escuchar la explicación de Suimei, la compostura de Romeon desapareció y su expresión se volvió sombría.

 

Romeon: “No sé en qué estás basando esa conclusión, pero eso no es necesariamente algo que solo exista en tu mundo ¿verdad? Así como diferentes mundos tienen las mismas tecnologías, los ‘Nombres Salvajes’ podrían nacer en mundos diferentes.”

Suimei: “Es verdad. Es tal y como dices. No es una historia poco probable que el mismo concepto naciera en este mundo. Sin embargo, desafortunadamente ese no parece ser el caso.”

Romeon: “¿Por qué puedes decir tal cosa? ¿No podrías estar diciendo que encontraste el origen de nombres salvajes en este mundo?”

Suimei: “No, ya lo sé sin tener que investigar tal cosa”.

 

La irritación de Romeon se estaba acumulando justo cuando las observaciones de Suimei se acumulaban. Estaba empezaba a inquietarse. Mientras limpiaba una silla cercana con su dedo, disparó una voz aguda.

 

Romeon: “¿Por qué es eso?”

 

Suimei soltó una carcajada como si supiera que Romeon ya sabía la respuesta a pesar de preguntar. Y entonces…

 

Suimei: “-Quiero decir desde hace un tiempo que has estado diciendo nomina barbara (nombres salvajes), nomina barbara repetidamente usando el lenguaje de nuestro mundo.”

Romeon: “-”

 

Al escuchar esas palabras, la expresión de Romeon se hizo aún más sombría. Comenzó a abrir la boca como si tuviera una objeción, pero Suimei lo ignoró y siguió avanzando con sus palabras.

 

Suimei: “Normalmente, las personas que son convocadas desde otro mundo por el círculo mágico utilizado para la invocación de héroes escuchan el idioma de este mundo en su propia lengua materna. Sin embargo, no es así para ustedes, las personas que viven en este mundo, están hablando “usando nuestras palabras.” Los movimientos de su boca todavía se ajustan a las palabras de este mundo. Sin embargo, si fuera justo como dijiste y el concepto de los ‘Nombres Salvajes’ nació en este mundo, las palabras que escuché deberían haber sido japonesas y el movimiento de tu boca debería haber sido algo que nunca había visto antes. Sería una palabra nacida en este mundo después de todo. Pero en ese momento, recuerdo que el movimiento de tu boca fue bastante extraño. Siendo ese el caso, solo hay una respuesta.”

Liliana: “Ah- Es por eso que, en ese momento, me preguntaste si escuché ‘Nomina Barbara’, ¿verdad?”

 

Liliana levantó la voz cuando llegó a un acuerdo. Es por eso que cuando le preguntó a Liliana sobre la mente maestra, él le hizo esa pregunta. Todo este tiempo se había estado refiriendo a él como nombres salvajes en japonés, pero quería confirmar si también le llegaba a ella cuando lo decía en latín.

 

Suimei: “Así es, esa palabra no existe en este mundo. Debido a que es una palabra de mi mundo, los movimientos de la boca al decirlos me son familiares. En ese caso, para alguien como usted, que es residente de este mundo, conocerlo sería bastante extraño, ¿no es así?”

 

Habiéndose señalado esto a él, Romeon respondió señalando que había agujeros en la lógica de Suimei.

 

Romeon: “Sin embargo, con solo eso, no puedes reducir al criminal a mí, ¿verdad? Desde la antigüedad, los héroes fueron convocados muchas veces a este mundo. No es descabellado pensar que un héroe vino de su mundo hace mucho tiempo y transmitió el conocimiento de los ‘Nombres Salvajes’ que lo llevaron a difundirse por todo el mundo ¿verdad?”

 

Suimei se rascó la parte posterior de su cabeza mientras escuchaba esto.

 

Suimei: “Sí. Acerca de eso, tengo algo que quisiera preguntarle. ¿Exactamente cuánto tiempo atrás fue la última vez que un héroe fue convocado a este mundo?”

Romeon: “...”

Suimei: “No sé si realmente lo sabes o no, pero si no quieres decirlo, te lo diré yo mismo. A partir de la información de Felmenia y mis investigaciones, la última vez que se convocó a un héroe parece haber sido hace más de cien años. Por supuesto, cualquier cosa relacionada con la invocación de los héroes está estrictamente controlada por la Iglesia de la Salvación y el Gremio de Magos, no hay tal cosa como una convocatoria fuera de los libros de récords.”

 

Mientras Romeon permanecía en silencio sin decir nada, Suimei disparó sus palabras que lo pondrían fin.

 

Suimei: “La primera vez que el concepto de ‘Nombres Salvajes’ llegó a salir en nuestra sociedad fue durante una era llamada la era de Crowley. Eso fue aproximadamente hace cien años. Sin embargo, la primera vez que tomó una forma que realmente podría utilizarse fue cuando Kenneth Grant estableció por completo el concepto hace cincuenta años aproximadamente. ¿Lo ves? Siendo ese el caso, las palabras que has estado diciendo se convierten en mentiras completas.”

 

Suimei luego se encogió de hombros como si acabara de surgir un misterio completamente nuevo.

 

Suimei: “Bueno, en ese caso está la pregunta de por qué los ‘Nombres Salvajes’ están en este mundo, pero... Bueno, como sea. Lo importante en este momento es que cualquiera que no sea yo y Liliana, que conoce un concepto que no debería existir en este mundo, esté presente en la Capital Imperial.”

Romeon: “...”

 

Romeon bajó la mirada. ¿Qué emociones escondía detrás de esas gafas? Suimei no tenía idea de lo que estaba pensando sin poder ver su rostro. Sin embargo, al decidir que era demasiado pronto para retroceder, Suimei continuó persiguiendo a Romeon a un rincón.

 

Suimei: “Ya es hora de que dejes de jugar al tonto bibliotecario-san. Por lo que he oído, viniste a la Capital Imperial justo cuando comenzaron los incidentes de coma, ¿verdad? ¿No es eso una coincidencia excesiva?”

 

Romeon todavía no cumplía con las preguntas de Suimei.

 

Romeon: “¿Tienes alguna prueba?”

Suimei: “De ninguna manera. Antes de que pudiera obtener el golpe decisivo, me vi obligado a hacer mi movimiento después de todo.”

 

Suimei confesó que estaba a un paso de la perfección. Sin embargo, incluso sin tal cosa, no estaba en desventaja. Después de todo…

 

Suimei: “Bueno, no soy un detective. No tengo ninguna prueba que apunte fuertemente a Romeon. Todo lo que tengo es solo especulación. Incluso tú dices que hay agujeros en mi lógica, en ese caso todo esto pierde sentido. Sin embargo, aunque no soy un detective, soy un mago. En nuestro mundo, hay técnicas para extraer a la fuerza los recuerdos de otra persona, ¿sabes? Así que.”

 

En un instante, Suimei se puso su traje negro, que era su uniforme de combate. Empujando hacia adelante el punto de que él no era una persona común, sus ojos carmesíes se iluminaron como un fuego.

 

Suimei: “-No importa lo que diga, es más rápido recurrir a ese método”.

 

Con tantas coincidencias amontonadas una encima de la otra, incluso sin una prueba definitiva, no había ningún error de que este elfo era el criminal. En ese caso, viendo que él también era el que jugaba con los recuerdos de Liliana, no había necesidad de contenerse.

 

Después de un rato, Suimei pudo escuchar aplausos. Con su mirada aún hacia abajo, al tiempo que elogiaba a Suimei por encontrar al criminal, aplaudía generosamente. Habiendo captado el significado de esa acción, Liliana le mostró a Romeon una expresión de desconcierto.

 

Liliana: “Bibliotecario ... san. Tú eres.”

Romeon: “-Bueno, pensar que Yakagi-kun era alguien convocado de otro mundo, eso estaba completamente fuera de mis expectativas”.

Suimei: “Esa vez nos dijiste sobre los ‘Nombres Salvajes’ en esta biblioteca, y esa vez que viniste a advertirnos en el callejón, lo hiciste para mantenernos alejados del incidente ¿verdad?”

Romeon: “Sí, eso es correcto. Tú eres la persona que pudo soportar la magia oscura fortalecida de Liliana y, a pesar de tener esas graves heridas, luchaste contra su Alteza la Princesa Imperial Graziella incluso en su terreno. De ser posible, no quería encargarme de ti yo mismo. Bueno, nunca esperé fallar de esa manera.”

Suimei: “Entonces el que dio mi ubicación a los magos del gremio y también lo filtró al ejército”.

Romeon: “Sí. Es exactamente como lo adivinaste. Fui yo.”

 

Liliana dirigió sus ojos mezclados con miedo hacia Romeon mientras ella lo interrogaba más.

 

Liliana: “.... ¿Por qué, me usaste?

Romeon: “No hay alguna razón en particular, es solo que también encontré que esos nobles sobre los querías hacer algo también eran un obstáculo para mí. Además, por encima de todo, tienes el poder de la oscuridad.”

 

Al mismo tiempo que Romeon hablaba, el poder de la oscuridad, el resentimiento reprimido sacado del mundo exterior, se hinchaba rápidamente. Parecía que este hombre también podía usar magia oscura. En poco tiempo, el área mal iluminada detrás de él quedo teñida de negro. El poder que flotaba en el fondo comenzó a endurecerse y tomar forma.

 

Romeon: “A pesar de que las cosas pueden aparecer de esta manera, he investigado el poder de la oscuridad durante bastante tiempo. Hace poco sentía curiosidad por lo que le sucedería a un ser con el que simpatizaba el rico poder de la oscuridad y estaba a punto de investigarlo.”

 

Sintiendo lo que Romeon estaba insinuando, Suimei chasqueó la lengua con una cara desagradable.

 

Suimei: “Y por eso, ‘Nombres Salvajes’, ¿eh?”

Romeon: “Exactamente. Usando los ‘Nombres Salvajes’, el poder de la oscuridad se amplifica. Hay mucha más influencia del poder de la oscuridad que la magia oscura regular. Especialmente para Liliana, con quien la oscuridad ya simpatizaba fuertemente, podría decirse que ella era el cuerpo ideal para llevar a cabo mis pruebas y mi objetivo detrás de los incidentes.”

Liliana: “De ninguna manera…”

 

Al escuchar la confesión inhumana de Romeon, Liliana recibió más conmoción de lo que imaginaba. Sus manos temblorosas estaban firmemente aferradas a Suimei. Suimei miró a Romeon con desprecio.

 

Suimei: “Dios mío, ya pensé que eras bastante despreciable, pero pensar que era en esta medida ...”

Romeon: “Para un mago, la búsqueda del conocimiento es una cuestión sencilla por supuesto. Usted también es un mago, ¿verdad? Deberías poder entender mis sentimientos “.

Suimei: “Fuu- No me juntes con una escoria como tú. Nunca iría tan lejos como para buscar la verdad al desviarme del camino.”

Romeon: “No hay necesidad de ocultarlo. También debiste haber querido saber en qué tipo de monstruo se convertiría alguien con el que simpatizaría el poder de la oscuridad, ¿no? Querías saber ¿verdad? Solo por pensarlo, ¿no te estremeces de emoción? HAHAHAHAHA!”

 

La voz de risa de Romeon se volvió discordante para los oídos después de ser absorbida por el poder de la oscuridad. Detrás de él, el poder que Romeon trajo a la existencia se tambaleó lentamente mientras aparecía y desaparecía... Este hombre ya estaba armando el avión requerido para invitar a una figura pecaminosa. Sin embargo, Suimei no sabía si esa era su intención real o no. Como si fuera su última pregunta, Suimei habló con Romeon.

 

Suimei: “... Al final, ¿qué esperabas lograr estudiando el poder de la oscuridad?”

Romeon: “¡Es obvio! Si puedo aclarar aún más qué es la magia oscura, ¡puedo salvar a aquellos que aún luchan contra el poder de la oscuridad! ¡Por eso, quiero saber las profundidades del poder de la oscuridad! ¡Quiero seguirlo! ¡Me encargaré de ese poder!”

Suimei: “Eh ...”

 

Una expresión perpleja flotaba en la cara de Liliana mientras escuchaba la explicación completamente inconsistente de Romeon. Él quería salvar a las personas que estaban sufriendo. Dentro de la risa retorcida deformada por el poder de la oscuridad, ese deseo ciertamente existió. No fue un error que persiguiera el misterio por esa razón, pero las cosas que estaba haciendo estaban en oposición directa a su deseo original, estaba completamente enterrado bajo el curso de acción equivocado.

 

Usando su propio maná como cebo, Romeon estaba expandiendo el poder de la oscuridad. Su sentido o razón se había debilitado. Este era un hombre al final del camino después de vivir solo para cumplir un propósito y romperse en el proceso. Suimei de repente lo miró con ojos llenos de compasión.

 

Suimei: “… Ya veo. Tú, eres uno de aquellos que se perdieron eh ... “

 

Los magos persiguen la verdad, desean la verdad siguiendo sus propios ideales. Sin embargo, hay quienes pasan demasiado tiempo persiguiendo sus propios ideales. Siguiendo ese camino, tocan muchos misterios y, a medida que los tocan, se ven afectados por ellos. Gradualmente, su sentido del yo se vuelve cada vez más débil. Esto debe haber sido especialmente el caso de un elfo que, naturalmente, tenía una larga vida útil. El hombre que actualmente estaba cautivado por la malicia bien pudo haberse aferrado a tales pensamientos antes.

 

Romeon: “¡Ahora vengan! ¡Los dos serán cubiertos por el pecado y morirán aquí mismo!”

 

Romeon los sentenció a muerte en una voz mezclada con alegría. El sonido del maná saliendo de él había tomado un rugido malvado y soplaba violentamente.