Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 69: Danza del crepúsculo




Manual




Gracias al gran esfuerzo de sus caballeros de escolta, el grupo de Reiji consiguió habitaciones en una posada para tres personas. Después de dividir el grupo en dos entre la residencia de Yakagi y la posada, parecía que ya no tenían que preocuparse por los lugares donde alojarse por el momento.

 

Obviamente, la forma en que dividieron al grupo fue que Reiji, Mizuki y Titania se quedarían en la casa de Suimei mientras los caballeros se quedaban en la posada. Esa noche, por primera vez en un tiempo, Suimei y Reiji pudieron hablar solo entre los chicos. Las chicas también tuvieron su propia charla de chicas hasta altas horas de la noche mientras se volvían locas por algo. Aunque eso fue principalmente Mizuki.

 

Y luego, al día siguiente llegó.

 

Suimei: “Me he acostumbrado bastante al aire en Astel, pero el Imperio también tiene un buen viento.”

Titania: “Ya veo”

 

En este día, Suimei aceptó la petición de Titania, y los dos abandonaron la residencia Yakagi y ahora se encuentran fuera de la Capital Imperial al noroeste, estirando sus piernas en una colina que rebalsaba con la naturaleza.

 

Mirando hacia el paisaje, las olas de un verde suavemente inclinado se extendían ante él, y de vez en cuando un viento refrescante rozaba suavemente la parte posterior de su cuello. De pie en un lugar ligeramente elevado, Titania cepilló su pelo detrás de ella y saboreó el viento de la colina con los ojos cerrados silenciosamente. Ella no llevaba el vestido con el que Suimei la vio entrar al castillo. En cambio, vestía con ropa que hacia fácil moverse con un abrigo envuelto alrededor de su cuerpo. Debido al alto cuello del abrigo, no se podía ver su boca. Si alguien la viera por primera vez en esa ropa, sería incapaz siquiera de imaginar que es una genuina princesa.

 

Suimei tenía ese tipo de impresión, pero se desvaneció en un instante. Titania se estiró de repente con ambos brazos extendidos tanto como pudo. Ella comenzó a disfrutar el aire en el Imperio de una manera completamente diferente a la anterior. Suimei supuso que era porque se había liberado del aire cargado en la Capital Imperial, o tal vez porque no tenía que mantener su apariencia. Desde la perspectiva de Suimei, su comportamiento actual era más agradable de lo habitual.

 

Ahora mismo en este lugar, aparte del caballo en el que cabalgaron aquí, no había nadie presente a excepción de Suimei y Titania. Titania había hablado de esto con Reiji y Mizuki, e inesperadamente los caballeros no la acompañaron. Cuando Titania le informó a Luka de sus planes, ella pidió acompañarlos, pero se le negó. En el caso de Suimei, él solo les dijo a Felmenia y Lefille que saldría y les dejaría la casa.

 

Después de un rato, Titania se sintió satisfecha con el aire en la colina, y se dio la vuelta cuando comenzó a hablar.

 

Titania: “Muchas gracias por la habitación. Aseguraste camas para todos nosotros, incluso la cama de Suimei fue especialmente reservada para nosotros.”

Suimei: “No, no me importa. Para un hombre, siempre que haya un espacio suficientemente, es más que suficiente después de todo.”

Titania: “Fufu, ¿es así? Gracias a eso pude disfrutar a fondo mi noche de ayer.”

 

El tono de su voz era muy brillante sin preocupaciones. Cuando Titania le sonrió suavemente, Suimei regresó con un 'Bueno, eso está bien', mientras se encogía de hombros.

 

Y luego, ella le habló a Suimei como si estuviera preocupada por algo.

 

Suimei: “Oye, ¿Liliana parecía rígida con ustedes?”

Titania: “Sí, al ver cómo todos se juntaban, ella estaba en un estado en el que no sabía lo que debía hacer. Sin embargo, Lefille ha estado muy preocupada por ella, por lo que no debería sentirse tan incómoda con eso. Además, Mizuki también le habló un montón. Si es ella, creo que ella abrirá su corazón muy pronto.”

Suimei: “Ya veo…”

 

Por un breve momento, Suimei cuidadosamente consideró la situación de Liliana.

 

A pesar de que era temporal, sus compañeras aumentaron de repente, parecía terriblemente sorprendido por eso. Naturalmente, debido a su magia oscura, ella no estaba acostumbrada a la gente; en resumen, era extremadamente tímida con los extraños. Suimei lo sabía, pero precisamente por eso, estaba preocupado por la otra noche. Sin embargo, de alguna manera u otra terminó siendo una ansiedad innecesaria.

 

Suimei estaba bastante preocupado por ella, pero una gran parte de su cuidado fue dejada a Lefille y Felmenia. Estaba el hecho de que ella era una niña, pero uno de sus otros objetivos era usar los poderes espirituales de Lefille para expulsar el mal del cuerpo de Liliana. Sin embargo, no estaba particularmente preocupado, los que vinieron eran en gran parte del tipo para tomar en cuenta a los demás.

 

Titania: “Me pregunto qué estarán haciendo Reiji-sama y Mizuki ahora?”

Suimei: “Dijeron algo sobre que Lefille los guiaría por la Capital Imperial. No era realmente necesario hacerlo hoy de inmediato, pero ella es una chica trabajadora.”

Titania: “Ciertamente”

 

Titania soltó una carcajada. Con sus gestos que parecían cubrir su voz, Suimei vislumbró su elegancia.

 

Suimei: “Entonces, es hora de escuchar sobre lo importante que tienes que decirme ¿verdad? No trajiste guardaespaldas y dejaste fuera a los demás, después de todo, debes tener un buen motivo para hacerlo, ¿verdad?

Titania: “Cierto. Debería estar bien aquí.”

 

En un giro completo desde su cara sonriente, el rostro de Titania se volvió mucho más intenso que antes. Como si estuviera buscando algo que no notó, miró a su alrededor.

 

No se sentía como si estuviera siendo cuidadosa con los demás en el área. Mientras se volvía hacia Suimei, su expresión era de alguna manera fría y seria.

 

Titania: “Suimei. Tengo algo que me gustaría pedir ... No, esa forma de decirlo es incorrecta. Hay algo que me gustaría que hicieras a partir de ahora.”

Suimei: “Eso es repentino.”

Titania: “Soy consciente de que es abrupto.”

Suimei: “En otras palabras, ¿hay algo que quieres de mí?”

Titania: “Así es, bueno es un poco diferente. En lugar de querer, puede ser más apropiado decir que me gustaría forzarte a hacerlo.”

 

Titania se corrigió a sí misma mientras mantenía una actitud tranquila. Estaba exhalando aire constantemente... O, mejor dicho, dijo tal cosa después de pensarlo cuidadosamente, en resumen ...

 

Suimei: “No hay una necesidad de contenerse. Solo di que es una orden.”

Titania: “Entonces… Suimei, regresa al Reino de inmediato.”

 

De hecho, Suimei le dijo que no se contuviera, pero no esperaba que disparara palabras tan implacables.

 

Suimei: “... Eso realmente es abrupto, eh.”

Titania: “Ciertamente, fue abrupto. Sin embargo, tengo una razón por la cual no tengo más remedio que decirlo. Creo que es algo fácil de entender, ¿verdad?

Suimei: “Solo por si caso me gustaría escucharlo directamente de la boca de Tia.”

Titania: “Se trata del Duque Hadrias.”

 

Fue justo lo que Suimei esperaba. De alguna manera u otra él anticipó esto.

 

Titania: “A este ritmo, te convertirás en un lastre para Reiji-sama. Por eso, regrese al Reino de inmediato y quédate al lado de padre en silencio. Si padre hace algunos arreglos, incluso si regresas, no serías tratado mal. Si le hablas de la situación y entras bajo la protección de padre, incluso un duque tendría dificultades para ponerte las manos encima.”

 

Hadrias estaba buscando pelea. Si Reiji le prestaba demasiada atención a todos los que le rodeaban, naturalmente sus acciones de ahora en adelante se verían obstaculizadas. Era obvio por la forma en que regresó al territorio de Astel la última vez.

 

Suimei: “Bueno, eso suena igual que cuando lo dijiste por primera vez eh.”

Titania: “Si piensas también en el caso de Liliana, no creo que sea demasiado irracional.”

 

Titania presentó la validez de su afirmación de manera bastante razonable, sin embargo, Suimei negó con la cabeza.

 

Suimei: “Sin embargo, si hago eso, eso sería un problema.”

Titania: “¿Por qué?”

Suimei: “Lo mencioné ayer también a Reiji, pero estoy buscando un medio para regresar a mi mundo.”

 

Suimei se encogió de hombros cuando una vez más le informó de su objetivo.

 

Suimei: “Solo con eso, ¿lo entiendes bien verdad? Si hago lo que dice Titania, no podre buscar un medio para regresar a mi mundo.”

Titania: “Ya veo, eso cierto. Sin embargo, eso no necesita hacerse de inmediato ¿no? Eventualmente, Reiji-sama derrotará al Señor Demonio. Una vez que lo haga, el Duque Hadrias también dejará de involucrarse con él y Suimei podrá ir su búsqueda para encontrar una forma de regresar a su mundo.”

Suimei: “Entonces, ¿qué es lo que estás diciendo? ¿Debería esperar hasta entonces? ¿Esperar hasta que Reiji derrote al Señor de los Demonios y la amenaza a este mundo desaparezca? ¿Será en un año? ¿Dos años? Por casualidad, podría tomar incluso cinco o diez años, ¿sabes? Eso será demasiado tarde.”

Titania: “Suimei. Soy plenamente consciente de tus circunstancias. Sin embargo, esto es algo que es necesario para traer resueltamente la paz a este mundo.”

Suimei: “Este mundo este mundo. ¿Cuántas veces tengo que escuchar esto? Especialmente últimamente todo ha sido sobre eso.”

 

Suimei escupió su queja junto con un suspiro. Sin embargo, Titania tenía una buena cantidad de consideración por él, y respondió urgentemente por su indiscreción.

 

Titania: “¿Entonces, tu respuesta?”

Suimei: “-Me niego. Estoy sufriendo esto porque fui convocado arbitrariamente. No tengo ninguna razón para no hacer lo que quiero arbitrariamente también.”

Titania: “Lo dije antes también, pero si actúas como quieres, te convertirás en una carga para Reiji-sama, ¿no es así?”

Suimei. “Acerca de ese tipo Hadrias ¿verdad? Lo manejaré hábilmente por mi parte. Si Reiji se preocupa inútilmente por eso, solo dile que no se preocupe por mí de tu propia boca, Titania.”

Titania: “¿Crees que ese Reiji-sama escucharía eso?”

Suimei: “No tengo intención de tomar en consideración el comportamiento entrometido de ese tipo”.

 

Como Suimei la rechazó con una actitud estricta, Titania dejó escapar un suspiro de preocupación.

 

Titania: “... A este ritmo, estaremos caminando sobre líneas paralelas, ¿eh?”

Suimei: “A pesar de eso, estás bastante tranquila.”

Titania: “De alguna manera u otra, pensé que terminaría así después de todo.”

Suimei: “Entonces, ¿no tienes otra mano lista para jugar? Entonces, ¿cuáles son esas palabras que me harán moverme?”

 

Si ella había predicho la respuesta y los argumentos de Suimei, entonces debería tener otras cosas que decir preparadas. No había forma de que ella fuera tan lejos para hablar con él solo para que termine así. Titania tomó una decisión y señaló su mirada hacia Suimei.

 

Titania: “Si no obedeces mis órdenes, haré que las obedezcas por la fuerza”.

Suimei: “¿Ah? Oioi...”

 

Esas palabras fueron completamente inesperadas para Suimei. Pensó con seguridad que ella diría ‘Lo buscaremos por ti’ o ‘las tropas lo buscarán’, sin embargo, eso no era para nada.

 

Titania: “A partir de ahora, si Suimei continúa buscando una forma de regresar a su mundo, no sería hasta el punto de igualar la situación Reiji, pero muchas dificultades se interpondrían en tu camino. Habrá monstruos, demonios, y el Duque Hadrias también. En ese caso, si no puedes vencerme, no podrás buscar un medio para regresar a tu mundo. ¿No es eso razonable?”

Suimei: “Eso es cierto, pero ...”

Titania: “Por lo tanto, pelearé con Suimei aquí y tú demostrarás tu fortaleza para mí. Por supuesto, si ganas, aprobaré tus acciones.”

Suimei: “Así que eso es lo que quieres decir con usar la fuerza, sin duda eso es violento.”

Titania: “Está bien si es violento. ¿Qué harás?”

Suimei: “Me niego.”

 

Como Suimei se negó rotundamente, Titania dejó escapar una sonrisa despectiva.

 

Titania: “En ese caso serás etiquetado como un cobarde ¿sabes? Aun así, ¿lo rechazarás?”

Suimei: “¿Por Tia? Realmente no me importa lo que tengas que decir sobre mí ... Eso no terminará exactamente nuestra pequeña charla, ¿verdad?”

Titania: “Por supuesto.”

 

Suimei dejó escapar un profundo gemido mientras hacía una mueca ante la declaración de Titania.

 

Suimei: “… ¿Así que de que se trata? Si dices por la fuerza, ¿lo estarás decidiendo con magia?”

Titania: “No, es esto.”

 

Al decir esto, Titania saco una espada de un bulto que estaba atado al caballo.

 

Suimei: “¿Ah? ¿Con espadas? Titania, ¿puedes usar ese tipo de cosas?”

Titania: “Hasta cierto punto, estoy bien informada.”

Suimei: “Has oído de Reiji que practico Kenjutsu ¿no? Debería ser obvio, pero ¿tengo la ventaja, cierto? ¿No sería injusto?”

Titania: “No me importa. Entonces, ¿cuál es tu respuesta?”

 

Titania estaba acumulando sus preguntas como si estuviera examinándolo. Suimei no pudo entender sus intenciones. Antes de que él lo supiera, su boca que estaba cubierta por el abrigo y ya no era visible. Debido a que eso ocultaba las sutilezas de su fría y rígida expresión, no pudo leer sus acciones. Si ella usara una espada, Titania debería haber estado en desventaja como mago. Sin embargo, ese artilugio desapareció en la niebla y ya no pudo ver a través de ella.

 

¿Qué debería hacer? Suimei no quería tomar parte en ningún encuentro, pero seguramente ella no se rendiría. Si usaba magia para colocar en ella una sugestión hipnótica, sería bastante simple superar esta situación, pero ...

 

-Sí. Con esto, los cuatro de nosotros somos todos amigos.

 

Suimei recordó las palabras que escuchó de Titania antes. Apenas tenía amigos cercanos y seguramente no tuvo muchas oportunidades de decir tal cosa. Sin embargo, las palabras que pronunció en ese momento seguramente surgieron desde el fondo de su corazón. Pensando en eso, si usara magia para engañarla, se sentiría desagradable para él.

 

Cuando la mirada de Titania se estaba agotando, Suimei dejó escapar un suspiro de preocupación.

 

Suimei: “... Me gustaría negarme, pero siento que en ese caso tan solo seré cortado.”

Titania: “Si entiendes eso, entonces ¿qué tal una respuesta?”

 

Mientras decía esto, el tono de su voz de repente cayó.

 

Titania: “... Tampoco quiero lastimar a Suimei de esa manera. Sin embargo, hay cosas que debo hacer, y debo asumir la responsabilidad de hacerlo.”

 

Ella bajó la cabeza como si estuviera confesando que no tenía otra opción. Ella no podía ignorar su maltrato hacia Suimei después de todo.

 

Suimei: “Realmente no me importa. Con respecto a este caso, también estoy actuando por mi propia conveniencia. Entonces, incluso si fui convocado por tu propia conveniencia, no hay ninguna razón para que Titania no actúe a su conveniencia también.”

Titania: “Eres amable en los puntos más extraños.”

Suimei: “Lo de extraño fue innecesario.”

Titania: “Esto es lo que Mizuki llama tsundere, ¿verdad?”

Suimei: “Oi detente con eso, en serio.”

 

Cuando Titania lo miró fijamente con asombro ante la amarga expresión de Suimei, rápidamente adoptó una expresión seria.

 

Suimei. “-Déjame preguntar una última cosa. Con esto no me molestarás en el futuro ¿verdad?”

Titania: “Sí. Lo juro en nombre de la diosa Arashura. Si pierdo, prometo que no diré ni haré nada respecto a las acciones de Suimei a partir de ahora. “

Suimei: “Entendido. Y entonces, ¿qué hay de mi espada?”

 

Cuando Suimei extendió su mano, Titania le arrojó la espada que había estado cargando.

Parecía que ella tenía otra preparada para ella. Suimei tomo la espada que arrojó hacia él. Probablemente era algo relacionado con su oportunidad de victoria, sin embargo, Suimei aprendió Kenjutsu desde que era un niño. Cualesquiera que sean las circunstancias, no estaba dispuesto a perder.

Luego, Titania sacó otro fardo y sacó dos espadas largas de él.

 

Suimei. “¿Ah?”

Titania: “Esta es mi arma de elección.”

 

Mientras decía esto, sacó ambas espadas de sus vainas. Estaban hechas de un material diferente de la que Reiji llevaba, plata. Ver tal cosa en este lugar fue inesperado, pero Suimei pensó que probablemente era de plata corroída. Al ver que sacaba ambas espadas, su estilo era seguramente un estilo de dos espadas. Contrariamente al principio básico para ese estilo, ambas hojas eran largas. En general, una de ellos estaría dedicado a la defensa, por lo que sería más fácil de manejar, sería común preparar una espada más corta. Sin embargo, ambas hojas tenían la misma longitud. No, usando sus ojos de mago, podía notar una ligera diferencia entre ellas, la de la izquierda le parecía un poco más larga.

 

Y luego, mientras Suimei la miraba con una mirada perpleja, Titania tomó su posición y luego...

 

Suimei: “¿¡Qué- !?”

 

Titania ocultó su boca con su manto, y justo cuando ella cruzó sus espadas, el cuerpo entero de Suimei se estremeció.

 

Titania: “--Como era de esperar de alguien que ha estudiado el camino la espada. Una vez que he adoptado una postura, puedes comprender mis capacidades ¿verdad?”

 

Titania vio a través de las sutilezas de la agitación de Suimei. Sus palabras de alabanza resonaron en los oídos de Suimei como la voz del diablo. Acababa de recoger la espada mientras pensaba que no iba a perder, pero ¿qué tan irreflexivo había sido? Cuando una sonrisa feroz lo dominó, él sonrió para ocultar su pánico.

 

Suimei: “Haaa, quiero maldecirme por mi inmadurez al no haberme dado cuenta hasta que tomaste una postura. ¿Qué pasa con esta pequeña princesa? ¿No eras un mago?”

Titania: “Ciertamente también uso magia, pero los fundamentos de mi estilo de lucha serían estos. Desde que era pequeña he empuñado una espada.”

Suimei: “En serio… eso no te queda para nada?”

Titania “¿Con esto lo entiendes correcto? No es injusto como dijiste antes. Eso es porque yo soy el que sobresale más con una espada.”

Suimei: “... Dios mío, de verdad me tomaste por sorpresa aquí. Eres realmente toda una niña obstinada y consentida.”

Titania: “Tomaré eso como un cumplido.”

 

Mientras decía esto, Titania giró las dos espadas en sus manos. El sonido del viento que soplaba de ellas llenó el aire, y en poco tiempo una vez más cruzó las espadas delante de ella. Y luego, al mismo tiempo, desencadenó un intenso espíritu de lucha, con Titania como centro, una ola de poder se dispersó en los alrededores como una tormenta de primavera.

 

Después de la ilusión de viento provocada por su espíritu de lucha, los alrededores se vieron restringidos por una tensión silenciosa. Finalmente, a través de la colina que se había transformado en un lugar desolado, su nombre resonó en el aire.

 

Titania: “Una de las siete espadas, el Crepúsculo, Titania Root Astel. Aquí voy.”

 

Ella estaba lista para enfrentar a Suimei, quien todavía tenía la piel de gallina debido a su espíritu de lucha. Finalmente, dándose cuenta de que estaba solo a un paso de su rango, sonrió faroleando.

 

Suimei: “Heeh, que seas tan fuerte es realmente aterrador ...”

 

Suimei tomó su postura. El espíritu de lucha presionando contra su cuerpo era fuerte y agudo. Era comparable a Lefille cuando luchaba contra los demonios. La chica delante de ella tenía sus espadas cruzadas en una postura. Incluso cuando miraba con los ojos como un mago, no podía ver nada parecido a una apertura.

 

Si se mencionaran las famosas posturas del estilo de dos espadas, habría uno en la que se sostendrían ambas espadas por encima de su cuerpo y se presionaría a sus oponentes con una postura doble doblada, y aquella donde ambas espadas se cruzan antes de ellas listas para la ofensa y defensa. La postura de Titania con los brazos extendidos frente a su cuerpo cruzando sus espadas frente a ella era la última. No había duda de que estaba planeando lanzarse desde allí, su cuerpo se hundió en el suelo en gran medida, una posición baja tan baja como podía. Era como un leopardo, en ese caso, lo que debería vigilar era su velocidad y poder de carga.

 

Sin embargo, estaban esas dos espadas largas. Al ver que tampoco era una espada corta, debería ser difícil de manejar. En circunstancias normales, sería algo para molestar a uno como un espadachín aficionado, pero-

 

No, al igual que su poder de carga y velocidad, este punto excedió las expectativas de Suimei. Dentro de su cabeza, imaginó el comienzo de la batalla con un corte seguido de una doble cruz. Imaginaba que su velocidad estaba mucho más allá de sus estimaciones iniciales.

 

Mientras meditaba sobre esto, su espada dibujó una curva en el aire.

 

Suimei: “¿¡Espe--!?”

 

Suimei dio un paso atrás y sacó su espada para defenderse. Al mismo tiempo que la luz plateada de su corte se desvaneció, Suimei saltó hacia atrás fuera de su alcance. Y luego, una vez más, mirando su propia espada, dudaba de sus propios ojos. Mirando más de cerca, la espada con la que bloqueó con prisa era ya solo la mitad de lo que era antes. Además de eso, la sección que fue cortada era como si una cuchara sacara un poco de pudín, dejando una sección transversal completamente lisa.

 

Suimei: “¿¡Oi!? Espera un momento, ¿qué tipo de técnica es esa?”

Titania: “No es más que ese tipo de técnica. Mis técnicas de espada son diferentes a otros espadachines, es un estilo de espada malvado. Normalmente, uno no podría cortar una espada sin un golpe directo con la espada, pero mis golpes con la espada pueden cortar cualquier cosa, incluso si se curvan en el aire.”

 

Sus largas espadas dejaron escapar un viento audible cuando Titania declaró esto y la espalda de Suimei se estremeció una vez más.

 

En general, esto era algo que era físicamente imposible, sin embargo, existían excepciones. Era muy probable que esta chica que se llamaba princesa también fuera una de las personas que se encontraba en ese lugar. Suimei ni siquiera pasó dos segundos pensando en estas cosas. Sin embargo, en ese pequeño lapso, Titania ya había acortado la distancia que había creado antes.

 

Suimei: “Demasiado rápido maldición!”

 

Mientras dejaba salir una queja, Suimei saltó hacia un lado. Sin embargo, debido a que se trataba de una acción evasiva completamente dentro del dominio del sentido común, la mirada de Titania no se apartó de él ni por un instante e inmediatamente tomó un giro horizontalmente para lidiar con eso. Suimei usó su espada ahora acortada para evitar el ataque, pero obviamente lo puso en desventaja. No importa cuánto le costara, no pudo evitar que su situación empeorara gradualmente.

 

De repente, Titania blandió su espada derecha lentamente. Sintiendo un golpe desde una posición superior, Suimei reaccionó como sin pensarlo. Combinando la lenta trayectoria, la espada cayó desde arriba como para derribarlo por completo.

 

Titania: “Ese movimiento es demasiado ingenuo.”

 

Ella dejó escapar una declaración como el toque frío de una espada. El movimiento que ella mencionó, la repentina reacción de Suimei fue un golpe único y barato que ni siquiera pudo detener. Mientras Suimei estaba refunfuñando acerca de cómo él se adaptaba perfectamente, sus dos espadas rápidamente se unieron a sus trayectorias juntas.

 

No podría bloquearlo, pero de repente sus pies se derrumbaron.

 

Suimei: “¿¡Qué-!?”

 

Sus piernas fueron barridas. Ya era demasiado tarde cuando se dio cuenta. Suimei no pudo mantener su postura y torpemente cayó sobre su trasero. Y luego, lo que le atravesó los ojos fue la luz plateada que se reflejaba en su espada. Él fue capaz de reaccionar, pero su postura fue la peor. Justo en su cuello, había una luz plateada.

 

Titania: “... Ni siquiera fuiste capaz de ofrecer una pelea valiente. Entonces, con esto está decidido. Suimei, proclamaré tu derrota aquí.”

 

Como era de esperar, las palabras frías descendieron sobre él. Su espíritu agudizado le decía que se tragara las condiciones mientras presionaba su cuello con frialdad. Pero-

 

Suimei: “... Lo siento, pero realmente no puedo permitir eso”.

Titania: “El vencedor ya ha sido decidido sin embargo?”

 

Cuando Titania una vez más declaró esto, Suimei todavía no había dado su consentimiento.

 

Titania: “¿Por qué? ¿Por qué te obsesionas tan obstinadamente con esto?”

Suimei: “Tengo una promesa en ese mundo al que debo regresar y cumplir sin importar qué. Además, tengo cosas aquí que debo hacer también.”

 

Suimei habló mientras miraba a Titania. Él debe regresar, no había otra opción. También estaban los problemas de Liliana y Lefille. No podía aceptar fácilmente su derrota.

 

Titania: “Es así que... Entonces es lamentable, pero tendré que hacerte pasar por una experiencia dolorosa.”

Suimei: “¿Una experiencia dolorosa? ¿Y qué piensas hacer?”

Titania: “Si Suimei se lesiona, la continuación de su búsqueda será imposible. Después de eso, está bien dejarlo todo para a Flama blanca-dono.”

Suimei: “Realmente eres violenta...”

Titania: “No voy a pedir disculpas. Este es el deber que tengo que cumplir después de todo.”

 

La luz de los ojos de Titania se había vuelto fría. Sin embargo, tal vez debido a ese cambio, ella había parpadeado. Ese breve instante que no fue ni un segundo de largo, Suimei de repente desapareció de su visión.

 

Titania: “¿Qué-? ¿¡Dónde!?”

 

Suimei desapareció en el instante en que ella bajo su guardia. Buscando su figura, Titania giró a su izquierda y derecha. Sin embargo, no estaba en ninguna parte, solo su voz reverberó en el aire.

 

Suimei: “Has malinterpretado la situación, pequeña princesa. ¿No era un poco temprano para declarar el resultado?”

Titania: “¿¡Dónde estás!?”

Suimei: “Aquí.”

 

Comparado con antes, su voz ahora estaba llena de determinación mientras sonaba refrescantemente en el aire. Al mismo tiempo, múltiples explosiones brotaron de debajo de la tierra en los alrededores de Titania lo suficientemente fuerte como para volcar la tierra. Mientras mantenía su postura, Titania saltó y aterrizó detrás de Suimei. Él ahora llevaba un traje negro con el que no estaba familiarizada. Por alguna razón, su brazo derecho se extendió como si acabara de chasquear el dedo.

 

Mirando el rostro de Titania que se conmovió, Suimei respiró hondo mientras se resignaba ... El mal gusto de usar magia en un amigo que no era ni siquiera un mago quedó en su boca. Era como si lo estuviera sosteniendo en lo profundo de su corazón para que nunca lo olvidara. A menos que algo terrible sucediera, él ya había decidido que era algo que nunca haría. Sin embargo, él tenía la responsabilidad de resolver los problemas de aquellos que él tomó bajo su cuidado. No podía dejar de moverse en este tipo de lugar. Abrió la cola de su abrigo con un ruido sordo.

 

Suimei: “-Pues que así sea. También me nombraré ante ti, pequeña princesa. Soy un miembro de la Sociedad de Magos, un Hechicero, Yakagi Suimei.”

 

Y con un estruendoso rugido, los alrededores fueron tragados por su poderoso maná.

 

•••••••••••••••

 

-Ahora que Titania pensaba en ello, las acciones de este joven estaban llenas de misterios.

 

Debido a un accidente con el ritual de invocación del héroe, fue uno de los invocados además del héroe. Al contrario de las palabras del héroe Reiji, este hombre se negó a acompañarlos. Dijo que él mismo no quería tomar parte en ningún conflicto, una declaración completamente egoísta y deliberada. Dijo muchas veces que no tenía que aguantar sus peticiones arbitrarias. Normalmente no debería haber sido extraño para los otros dos condenarlo por esto, pero inesperadamente la confianza de Reiji y Mizuki en él permaneció firme, ella nunca los escuchó hablar mal de él.

 

Esto todavía lo podía entender. Incluso si mostraba ingratitud una vez, estaban muy familiarizados con la disposición de Suimei, por lo tanto, serían capaces de perdonar sus acciones.

Sin embargo, Felmenia, que era una persona amenazante y seria, terminó llevándose bien con él en algún momento cuando Titania no estaba mirando. Su padre Almadious, a quien una vez calumnió, le había dado a Suimei su confianza. Dejó la seguridad del castillo y Meter. En su camino se vio atrapado en los planes de Hadrias, pero logró escapar. En otro mundo, y además de eso en un país extranjero, a pesar de que toda la tierra no le es familiar, estableció una base en ese lugar. Estaba protegiendo a la joven que estaba siendo perseguida por el Ejército Imperial. Todas las cosas que escuchó de él y sus resultados fueron completamente misteriosas. Sin embargo, con todas estas acciones, ganó la confianza de todos cuando los conoció.

 

Tal vez este hecho era uno de los hilos que guiaban a Titania, pero ella no podía entender lo que estaba sucediendo delante de sus ojos.

 

La colina verde y el cielo azul que se extendía hasta el horizonte se encontraban ahora en medio de una densa tormenta de maná. Y luego, en un evento que ella nunca había visto hasta ahora, se manifestó un poder escandaloso.

 

Tal vez porque sintieron el peligro en este lugar, los pájaros que descansaban sobre los árboles a la distancia volaron todos a la vez, los insectos y los animales pequeños sin esperanza mostraron sus figuras y huyeron sin preocuparse.

 

Quien causó todo esto fue el joven frente a sus ojos, Suimei Yakagi. No estaba liberando su espíritu de lucha como un guerrero, en su lugar estaba la sensación penetrantemente fría del extraordinario poder mágico. El poder de los magos que había conocido hasta ahora, no, incluso si de alguna manera todos combinaran su poder, seguramente no alcanzaría el poder frente a ella. Para alguien que acababa de comenzar a aprender magia, esto era imposible.

 

Titania: “... Ayer, dijiste que habías empezado a aprender magia de Flama blanca-dono, pero ¿eso era una mentira?”

Suimei: “No, no era una mentira. Después de todo, Felmenia me ha enseñado muchas veces sobre los hechizos de este mundo. Es solo que no mencioné que he podido usar la magia desde el principio.”

Titania: “¿Pero oí que no había magia en el mundo de Suimei?”

Suimei: “Esa fue una conversación dentro del reino del conocimiento de Reiji. Debido al desarrollo de la ciencia, la magia pasó a la clandestinidad y simplemente no se revela al mundo. Pere realmente existe. Es solo eso.”

 

Suimei confesó con indiferencia lo que estaba ocultando. Sin embargo, lo que se había llamado a sí mismo no era un mago, él había mencionado la palabra Hechicero...

 

Titania: “... ¿Hechicero? ¡No puede ser! ¿¡el hombre de negro del que Rajas estaba hablando !?”

Suimei: “Ahora que lo mencionas, Felmenia dijo que ese tipo grande lo dejó escapar al final. Sí, es cierto, yo derroté hasta el último de ese ejército.”

Titania: “E-cada uno ... ¿Ese ejército de diez mil, fue derrotado solo por Suimei?”

Suimei: “Así parece. No tuve el placer de poder detenerme y contar en ese momento, también me sorprendió cuando lo escuché después.”

 

El hombre frente a sus ojos comenzó a reír mientras soltaba una risa extraña. No era la risa intrépida de alguien que echó a un lado a un montón de debiluchos, era como si estuviera ridiculizando su propia falta de consideración en ese momento. Él se estaba riendo de sí mismo.

 

Titania: “... Si tienes tanto poder, ¿por qué te niegas a acompañar a Reiji-sama?”

Suimei: “Puedo decir lo mismo a ti ¿verdad? Con tanta fuerza, ¡no creo que necesiten un héroe!”

Titania: “No respondiste a mi pregunta.”

 

Mientras afirmaba esto rotundamente, Suimei soltó un bufido como si no se divirtiera en lo más mínimo.

 

Suimei: “Lo dije antes, ¿no? Quiero regresar a mi propio mundo. Salir y tratar de vencer al Señor Demonio va en la dirección completamente opuesta a mi objetivo. ¿No es así? Entonces, no había más remedio que separarme de ellos y moverme por mi cuenta.”

Titania: “Reiji-sama es tu mejor amigo, ¿no?”

Suimei: “Eso es cierto. Sin embargo, solo porque somos amigos, todavía hay cosas que haré y no haré por él. Así como Reiji tiene sus deseos, también tengo mis propias ambiciones. Hay personas a las que debo proteger. Esta vez, cuando los deseos de Reiji y los míos se colocaron antes que yo, simplemente elegí perseguir el mío.”

Titania: “Eso es-”

 

Cuando Titania estaba a punto de hablar, Suimei la señaló con una mirada penetrante como la punta de una hoja de acero.

 

Suimei: “‘Esa clase de razón no puede valerse por sí misma’, no te atrevas a decir algo así. Reiji escuchó sus estúpidas circunstancias y decidió derrotar al Señor de los Demonios. No sé si realmente analizó los detalles o no, pero eso es algo que el egoístamente decidió por sí mismo. En ese momento, ni siquiera consideró mi opinión ni siquiera consideró cómo siempre he estado en esas situaciones por su culpa. En ese caso, si decido cuidarlo en ese camino, solo sería un entrometido.”

 

Sus palabras eran ciertas. En ese momento, Reiji nunca preguntó la opinión de Suimei, ni una sola vez, decidió tomar parte en la subyugación de los demonios por su propio juicio. Si uno fuera a decidir quién era el deshonroso primero, la respuesta sería Reiji. Reiji, que lo había hecho, nunca exigió que Suimei brindara su ayuda sin razón.

 

En ese caso, el hecho de que sus caminos se hayan dividido podría decirse que es razonable.

 

Suimei agarró la solapa debajo de su abrigo y puso su apariencia en orden. Sus limpios zapatos negros aplastaron la hierba ante él mientras avanzaba.

 

Suimei: “Empecemos de nuevo. Si Titania vendrá a mí con sus habilidades con la espada, esta vez haré que me permitas usar mi magia.”

 

Inmediatamente después de su declaración, su poder mágico estalló. Una violenta borrasca nació, era como si el aire formara una pared invisible que avanzaba.

 

- aquí viene.

 

En el momento en que este pensamiento cruzó la mente de Titania, ella comenzó a correr antes de siquiera notarlo. Luchando contra la pared que impedía su movimiento, corrió en diagonal como para atravesarla. Ella apuntaba al flanco de Suimei. Ella estaba corriendo a toda velocidad. En el momento en que decidió que su objetivo era dar media vuelta e irrumpir, sostuvo sus dos espadas con un agarre de revés y pateó la hierba. Mientras cruzaba las espadas frente a ella y saltaba hacia Suimei, que estaba parado allí sin defensa, extendió su mano izquierda envuelta en vendas con compostura.

 

Suimei: “Primum Excipio !!” (¡Número 1 Muro, Despliegue local !!)

 

En el momento en que Suimei canto su hechizo, un círculo mágico de oro se dibujó en el aire ante su mano izquierda. La punta de ambas cuchillas colisionó con el círculo mágico. Sin embargo, esas espadas fueron obstruidas como si golpearan un escudo y dejaran caer chispas como si se frotaran contra un metal. Titania se preguntó si el círculo dibujado con la luz del poder mágico en ese espacio vacío era magia defensiva. Aunque no debería haber nada allí, la punta de sus espadas no podía avanzar ni un ápice hacia adelante.

 

Titania: “¡Kuu!”

 

Debido a su salto a toda potencia, ahora estaba en una mala posición donde estaba completamente estancada en el círculo mágico. En este estado, no podría cambiar su postura, a este ritmo si usara ese poder que surge de debajo de la tierra, no podría defenderse contra eso en el momento en que aterrizara en el suelo.

 

Era posible para ella recuperar su postura, pero esa mano derecha que había empezado a moverse no parecía querer permitir eso.

 

Suimei: “¡Permutatio Coagulatio vis Lamina!” (¡Transforma, solidifica, alcanza el poder!)

 

Él cantó al mismo tiempo que Titania aterrizó en el suelo. El líquido plateado que salía de un frasco en su mano derecha se transformó en una espada. Esa mano derecha que anticipó el cambio mientras giraba se aferró a la espada sin equivocarse. Cuando el círculo mágico desapareció, un fuerte viento la asaltó desde un costado. Ella no pensó que él estaba cambiando a usar una espada.

 

--Pachin.

 

Y cumpliendo con sus expectativas, Suimei dejó escapar un delicioso sonido de sus dedos izquierdos, y el suelo entre Suimei y Titania explotó. Esta fue la técnica que explotó antes. No hubo ningún canto, una magia diabólica.

 

Suimei: “Transcripción de Adcentum. Augoeides disparador máximo! “(¡Hechizo brillante en operaciones máximas! ¡Despliega continuamente bombas del número uno al cien, Bombardeo de alfombras!)

Titania: “¿¡!?”

 

La voz de Suimei acompañó la expresión de sorpresa de Titania, sin embargo, sus siguientes acciones y planes fueron completamente mandados a volar. En el cielo vacío sobre Suimei, un círculo mágico se había extendido como si lo estuviese vigilando. Desde el principio, uno tras otro, Titania vio círculos y figuras dentro de ellos dibujadas por el poder mágico.

 

Escapar fuera de su rango, no era una opción. No tenía ni idea de cuán amplio era su campo de tiro o cuán rápida sería la magia que salía de él después de todo. Es por eso que ella no tomaría ninguna acción evasiva importante. Esos círculos mágicos se extendieron por todas partes. Probablemente eran alrededor de cien. Si escapaba hacia un lado, en solo unos segundos, no sería capaz de cubrir suficiente terreno.

 

Solo había una cosa que ella podía hacer. Eso no era otro que sentir el momento en que la luz se hundiría utilizando el brillo en el cielo y la presencia el poder mágico para predecir su camino, y luego evadir en el acto ...

 

En esa lluvia causada por la brillantez del poder mágico, ¿cuánto la había obligado a bailar? Después de un tiempo, notó que junto con el final de la música violenta que se reproducía con esa magia, la magia misma también se había detenido.

 

Suimei: “-Aah como se esperaba, eres bastante hábil. ¿O sería correcto elogiar tu juego de pies? Ver todo esto y esquivarlo todo perfectamente no es una técnica humana. Francamente hablando, va hasta el punto en el que no tengo idea de por qué invocas a alguien como Reiji.”

 

La cara del hombre al presumir, era fría e hipócrita. Parecía elogiarla por eludir toda esa magia, sin embargo, pensando en la brecha fatal que presentó antes, no podía sentirse feliz al respecto.

 

-La situación iba mal. Los instintos de batalla que ella acumuló a partir de sus experiencias hasta este punto sonaron campanas de alarma en su cabeza sin detenerse. La habilidad mágica de Suimei, e incluso la magia que usa, era completamente incomparable a la magia de este mundo. Su poder destructivo ni siquiera necesitó ser mencionado, pero la velocidad de su uso y su versatilidad iban mucho más allá de lo que ella sabía.

 

Tal vez porque Suimei vio el color de la cara de Titania mientras pensaba en esas cosas, incluso dejó escapar una advertencia entrometida.

 

Suimei: “También le dije esto a Felmenia, pero la magia de nuestro mundo y la magia de este mundo simplemente tienen diferentes propósitos. Será mejor que no las compares cuando pienses, ¿entendido?”

 

El hombre que se llamaba a sí mismo Hechicero cerró un ojo cuando dijo esto.

Después de un rato, abrió ambos ojos. Lo que apareció en el reflejo de esos ojos candentes llenos de una fuerte voluntad, era el deseo.

 

Cuando hablaron ayer, él dijo que salvó a Lefille. También se habló de salvar a Liliana. Felmenia dijo que admiraba su forma de vida. Entonces, ¿qué razón impulsaba a este hombre, que poseía cantidades absurdas de poder mágico y que podía someter a toda la creación, con tanta fuerza que debía regresar a su propio mundo sin importar nada? ¿Qué demonios era lo que estaba pasando del otro lado?

 

Titania miró al hombre ante sus ojos una vez más. Siempre fue cínico, y parecía estar interpretando a un comediante, tenía una apariencia suave, pero ahora su figura estaba llena de sabiduría.

 

Si en aquel momento, él hubiera tenido este ambiente cuando apareció en ese lugar, ella habría creído que él era el héroe sin una sombra de duda. En este momento, la figura de Suimei la llevó a creer tal cosa.

 

Titania: “... Nosotros, convocamos a alguien que aún no se ha convertido en un héroe, y alguien que ya era un héroe ...”

 

Titania no estaba segura de sí su voz nerviosa y confusa llegaba a sus oídos o no. Pero Suimei Yakagi resopló con descontento. Como si dijera que nunca tuvo la intención de convertirse en tal cosa, esa cara que parecía completamente insatisfecha se parecía a alguien que traspasó sus convicciones sin vacilar.

 

“Yo soy solo yo. Algo que puedes encontrar en cualquier lado, solo un Hechicero.”

 

Sus palabras fueron la señal para la tercera ronda de la pelea, aunque a Titania le pareció que él parecía completamente aburrido.