Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 68: Explicación de la situación




Manual




Mizuki: “Ya veo…”

Reiji: “Es algo complicado, eh.”

 

Mientras Reiji y Mizuki escuchaban la explicación de Suimei sobre los incidentes y las circunstancias de Liliana, al principio estaban haciendo muecas llenas de piedad, pero al final estaban bastante abatidos mientras soltaban un suspiro.

 

Suimei miró a Lefille abrazando a Liliana y acariciando su cabeza con ansiedad mientras silenciosamente asentía con la cabeza. Quizás debido a su separación de Rogue, Lefille siempre había estado tratando de animar a Liliana. Suimei no quería hacer nada que pesara demasiado sobre su corazón, pero tenía que explicarlo.

 

Cuando su explicación terminó, Reiji mostró una cara muy seria.

 

Reiji: “Y entonces, ¿qué planeas hacer con Liliana-chan?”

Suimei: “¿Hm? Aah, la voy a resguardar aquí.”

 

Suimei respondió de esa manera a la pregunta de Reiji. Tal y como ya le había dicho a Liliana él tenía la intención de protegerla. No puede dejarla sola tal y como está ahora, debido a su magia, como alguien involucrado con la magia, era necesario enseñarle como usar correctamente su magia.

No iría tan lejos como para explicar todo eso a Reiji y los demás, solo era necesario confírmales sus intenciones.

 

Por otro lado, parece que había algunas personas que no podían estar satisfecha solo con eso.

Uno de los caballeros a sus espaldas, Luka, hablo con una voz áspera.

 

Luka: “Yakagi-dono. ¿Tiene la intención de hacerse responsable de ella?”

 

Ante las palabras que surgieron de un lugar inesperado Suimei mostro una expresión de sorpresa por un momento, pero después desvió su mirada y respondió.

 

Suimei: “…… Así es. ¿Hay algún problema?”

Luka: “Ella cometió varios crímenes, ¿cierto?”

Suimei: “En cuanto a eso, ¿refieres a los ataques sobre los nobles?”

Luka: “Obviamente, Ella se escondió en la oscuridad de la noche y ataco a los nobles dejándolos en estado de coma. Eso no es algo que vaya a ser fácilmente perdonado.”

 

¿La fuente de su fuerte acusación es por ella es muy seria o debido a su carácter inflexible? Ante esas palabras Reiji y los demás ni siquiera cambiaron su expresión, Loffrey que estaba sentado a un lado era cociente de su personalidad estaba tratando de mantenerse en tranquilo.

 

Loffrey: “Ly-Luka, eso es demasiado.”

Luka: “Loffrey, A que te refieres.”

Loffrey: “Puede que lo que digas sea verdad, pero él es una persona que vino del mismo mundo que el Héroe-dono…”

 

Luka tomó un descanso para escuchar lo que Loffrey estaba tratando decir, pero inmediatamente lo interrumpió.

 

Luka: “Eso no importa”

Loffrey: “Gu…”

 

Roffrey, que fue amonestado por un colega tomó una actitud poco confiable y está gimiendo como si fuera debilitado. Gregory es un tipo que rara vez habré su boca, y está en silencio.

 

Repentinamente Suimei desvió su mirada hacia Liliana procurando que nadie se diera cuenta, ella tenía una expresión prudente, como era de esperarse estaba consciente de los crímenes que había cometido.

Ella estaba se estaba encogiendo cada vez más ante las palabras de acusación.

Incurrir en un delito y no recibir castigo, él entiende que existen personas así, pero…

 

Suimei: “…Ciertamente, lo que estas diciendo es lo correcto.”

Luka: “Si de verdad piensas eso, ¿no sería lo más adecuado dejar que ella asuma su responsabilidad sobre el asunto?”

Suimei: “¿Porque?”

Luka: “¿Porque, dices?”

 

Luka estaba desconcertado por la pregunta de Suimei soltó sin demora. La creencia que es necesario dar un castigo cuando se comete un crimen sin importar las circunstancias, y la idea de que no es necesariamente tiene que ser así, una discrepancia creada por la diferencia entre los valores.

Sin embargo, Suimei respondió lo pregunta.

 

Suimei: “Con respecto a este incidente, todo sucedió porque los nobles intentaron hacer daño a la familia de Liliana abusando de su posición. Para empezar nada de esto hubiera sucedido si ellos no lo hubieran hecho, añadido a esto, está el hecho de que Liliana fue inducida por el sujeto de la túnica negra. Bueno, aun si eso fue así, no significa Liliana no tenga ninguna culpa.”

Luka: “Si es así, eso significa que tiene que asumir la responsabilidad por ello.”

Suimei: “Si dices que esto tendrá alguna repercusión en su forma de vida, concluiré diciendo que de aquí en adelante yo me encargare de guiarla adecuadamente. No es como si necesariamente tuviera que haber un castigo.”

Luka: “Eso no es una solución, ¿cierto? Aquellos que cometen un castigo tienen que--”

Suimei: “¿Se tiene que castigar a aquellos que no hacen lo correcto? ¿Que es necesario castigarlos para que comprendan? ¿Eso es lo que tratas de decir?”

Luka: “Así es. Eso es lo correcto, ¿cierto?”

 

Suimei mostro una sorpresa momentánea ante las palabras de Luka que presionaba con fuerza, pero después se soltó a reír como si hubiera escuchado algo extraño.

 

Suimei: “Lo correcto…. Jajajajajajaja.”

Luka: “Q- Que tiene de gracioso.”

 

A pesar de la fuerte voz de Luka Suimei siguió riendo sin detenerse, pero después de un tiempo dejo de reír y regreso a su tranquilo tono habitual.

 

Suimei: “Jajajaj, no, no, perdón, si dices eso, entonces significa que tú eres una persona libre de toda culpa y vive correctamente, cierto? Una persona como yo no puede decir nada a una persona tan correcta.”

Luka: “Entonces está diciendo que ese tipo de cosas no importan? ¿De verdad piensa de esa manera?”

Suimei: “Hasta ahora, ¿has estado viviendo de esa manera?”

 

Suimei respondió con una expresión dulce y a la ves seria. Es decir que no ha tiene nada de que avergonzarse por el camino que ha estado siguiendo, esa es su única creencia verdadera.

 

Luka: “Eso es porque de otra forma no hará bien a nadie.”

 

¿Estaba insatisfecho con la respuesta de Luka? Suimei tenía una expresión que decía que no le parecía interesante.

 

Suimei: “Dices que no le hará bien a nadie, ¿entonces a quien le hará bien? ¿A Liliana? ¿O a tu salud mental?”

Luka: “Qu--”

 

Suimei atravesó las últimas palabras de Luka. ¿Su obstinación es realmente por el bien de Liliana? ¿o es por el bien de su propio sentido de la justicia?

Después de ver la expresión de Luca con placer, Suimei detuvo su queja con su tono habitual y pidió disculpas por las palabras que salieron fe su boca.

 

Suimei: “No, bueno de verdad lo ciento, mie error, mi error. Eso de ahora fue una provocación solamente. Ciertamente tal y como dices puede que no se beneficios para el futuro. Pero al final todo dependerá de la manera en la que actuemos, ¿verdad? Hay personas que incluso si les castiga no cambiaran, y hay personas que no necesitan un castigo para cambiar.”

Luka: “Eso es… ciertamente ese puede ser así, pero……”

Suimei: “Bueno, ya dije que yo me encargaría de ella. Bien se podría decir que su suerte fue mala. ¿Verdad?”

 

Suimei dijo eso volviéndose hacia Liliana. Ella bajo su cara y oculto su asentimiento. Tal vez dándose cuenta de que no podría hacerlos entender por si misma Luka cambio la persona con la que hablaba.

 

Luka: “El Héroe-dono también piensa que eso está bien?”

Reiji: “He? Yo.”

Luka: “Si”

 

Reiji se rascó la mejilla con una cara avergonzada y desvió la mirada de Luka, que tenía una expresión rígida todo el tiempo.

 

Reiji: “Em, bueno, que será. En nuestro mundo no se juzga a los menores de edad porque se considera que no tienen la madurez para juzgar el alcance de sus propios actos, así que no existe ese tipo de castigo…”

Luka: “Y Mizuki-dono?”

Mizuki: “Yo pienso que es una cuestión de circunstancias. Liliana-chan no parece ser una niña mala. Ciertamente si se piensa estrictamente en el sentido ético es cierto que es algo malo, pero si vamos a decir tal cosa, entonces también es cierto que la mayoría de las personas en este mundo son malas.”

Luka: “Gu……”

 

Luka también parece haberse dado cuenta que tan avanzada esta la ética de ese mundo comparada con la ética de este mundo.

Si Mizuki y Reiji lo dicen, entonces no puede ignorar tan fácilmente sus pablaras.

En ese momento Suimei soltó palabras que huelen a guerra.

 

Suimei: “Si todavía no estas dispuesta a aceptarlo entonces yo seré tu oponente.”

Luka: “Y lo dice la persona que se negó a ayudar con la subyugación del señor Demonio?”

Suimei: “A-”

 

Ella escucho la provocación de Suimei y se enfrentó directamente a su mirada. Ella estuvo presente en el incidente que se sucinto en castillo del rey, de seguro piensa que Suimei es un cobarde.

 

Suimei: “Bueno esto definitivamente es más realista que Acabar con el señor Demonio y la raza de los demonios no crees.”

 

Diciendo esto Suimei se levantó de la silla e hizo tronar sus nudillos. Al ver esto Luka desenfundó su arma. La sala de estar se llenó con una atmosfera tensa en un instante.

 

Reiji: “Lu-Luka-san”

Mizuki: “La, las peleas no están permitidas.”

 

Reiji y Mizuki estaba perplejos por el comportamiento de Luka que fue tan lejos como para sacar su espada, por otro lado, Suimei quien es a quien se dirige toda su hostilidad lo tomo como una briza llevada por el viento. Si se pone nervioso tan solo por esa ira Sin sentido no sería nada divertido.

Justo cuando la tensión amenazaba con romper el equilibrio Felmenia interrumpió.

 

Felmenia: “Entonces Luja. Si tienes la intención de arreglar las cosas con Suimei de esa manera entonces yo me convertiré en tu oponente.”

Luka: “Ha, incluso Flama blanca-dono.”

 

Felmenia está del lado de Suimei. Al escuchar sus palabras Luka mostro una expresión contrariada. Ella miro a su alrededor. Reiji, Mizuki y Loffrey también, todos estaban desconcertados por la atmosfera del lugar, solo Luka se estaba poniendo caliente.

En ese momento Titania hablo para calmar las cosas.

 

Titania: “Luka. Esta es tu derrota.”

Luka: “Su alteza también está diciendo que está bien dejarlo pasar?”

Titania: “Yo, a es esa…. sería un buen golpe a su Alteza Graziella…. No, no es nada.”

 

Titania desvió su línea de visión de una mala manera mientras decía eso. Al escuchar sus palabras Luka se sorprendió.

Mientras tanto Reiji dejo salir un suspiro hacia el culpable de tal ambiente.

 

Reiji: “Suimei…. No crees que te pasaste un poco.”

Suimei: “Lo siento, me deje llevar.”

Mizuki: “Te dejaste llevar dices… Suimei siempre es de esa manera…. Siempre terminas buscando pelea cuando te enojas…”

Suimei: “Jajajaja.”

 

Suimei fue atrapado por las quejas de Reiji y Mizuki que lo miraban con una expresión cansada. El mismo también se había calentado.

Como resultado de los regaños de sus amigos. Suimei se había enfriado ya, su roseo tiene un aspecto más suave que entes. Entonces se giró hacia Luka…

 

Suimei: “… entiendo lo que dices. Ciertamente estoy de acuerdo que es necesario un castigo para los que cometieron un crimen, incluso las circunstancias en este caso son un poco diferentes, la mejor solución es decidir que es bueno o malo para esta situación.”

 

Así es, los que cometen crímenes ciertamente deben ser juzgados según la ley, eso es absoluto. Si se prueba que se incurrió en un delito habrá un castigo, Suimei también está de acuerdo con eso.

Sin embargo, también existen circunstancias especiales que no se puede ignorar. En ese caso, ¿Cuál es la solución correcta? Parece que todos tienen la sensación de que hay necesidad de algún castigo en alguna parte

 

Por otro lado, ya sea si se ha calmado o no, Luka también hablo con un tono más tranquilo.

 

Luka: “…esto es lo que dice? En el caso de Liliana Zandylke en necesario determinar que está bien y que no, pero no es algo que usted pueda decidir.”

Suimei: “De verdad? Creo que es suficiente con reprenderla apropiadamente, pero…”

Luka: “Entonces, cualquier cosa puede enfrentarse con una postura tan irresponsable.”

Suimei: “Eso depende de la situación. No es necesario forzarse a moldearse una postura.”

 

Luka puso una expresión de disgusto ante las palabras de Suimei. Tal parece que la química entre estos dos es realmente mala.

 

Suimei: “…Yo pienso que eres bastante persiste en esto. El punto de esto es en realidad el propósito. Quiero devolver a Liliana al camino correcto. Para lograrlo no creo que sea necesario que haya un castigo. ¿Qué hay de ti? Porque piensas que es necesario que haya un castigo.”

Luka: “………”

 

Las palabras de Suimei preguntaban porque es necesario un castigo aquí. ¿El objetivo es llevar un castigo a los pecadores? ¿O es llevar a los pecadores por el camino correcto? Naturalmente, en el caso de los villanos lo primero es lo correcto, pero si se trata de un castigo Liliana ya lo recibió antes de llegar a esta casa. Más allá de eso, es solo para satisfacer el sentido de la justicia de los demás.

Frente a Luca que no podía decir la respuesta, Suimei se encogió de hombros y respondió.

 

Suimei: “----Bueeeno, Si de verdad no puede ser perdonada, algún día todo caerá por su propio peso. Si es así yo mismo no creo que yo pueda tener una muerte honesta.”

 

Ante las mentiras de Suimei por alguna razón Reiji negó con la cabeza.

 

Reiji: “Eso no es cierto.”

Mizuki: “Si, eso no es cierto.”

Lefille: “Aa, absolutamente no.”

 

Mizuki estuvo de acuerdo con las palabras que Reiji dijo sin emoción, Lefille también asintió con los brazos cruzados. Ante la respuesta de esas tres personas Suimei pregunto en confusión.

 

Suimei: “…… ¿Qué sucede con ustedes? Sus voces están perfectamente sincronizadas”

Mizuki: “Eso es obvio. Si una persona tan amable como Suimei no puede tener una manera honesta de morir, entonces es imposible para una gran cantidad de personas tener una muerte honesta.”

Suimei: “A, amable, ¿¡Yo!?”

Mizuki: “Me equivoco? A juzgar por tus palabras y por la historia que, escuchado, puedo decir que la intromisión de Suimei ha ido demasiado lejos, ¿Verdad?”

Suimei: “Guu…”

 

Suimei no pudo negar las palabras de Mizuki. Se le dicen que es un entrometido, no hay error en que definitivamente es un entrometido. El mismo se lo dijo a Liliana antes.

 

Entonces los ojos de Mizuki brillaron como si la hubiera poseído un demonio y continuo con su ataque.

 

Mizuki: “Suimei-kun se contradice a sí mismo--”

Suimei: “Ho cállate!!”

 

Reiji y Mizuki estaba riendo viendo a Suimei recibir lo que parecía ser su merecido. En los alrededores del sofá la risa de Lefille también escapo de su boca.

Repentinamente Titania miro hacia atrás.

 

Titania: “Gregory. ¿Tienes algo que decir?”

Gregory: “Bueno, solo unas cuantas cosas.”

 

Aunque Gregory solo estaba observando las interacciones ahora, parecía que él estaba pensando en algo, su voz era pesada.

 

Gregory: “Yo tampoco rechazo los actos de Suimei-dono. Sin embargo, es importante que tanto Liliana-dono como Suimei-dono no olviden que se ha cometido un crimen aun cuando no haya castigo.”

Suimei: “Tendremos eso siempre en mente.”

 

Sin ser arrogante Suimei bajo la cabeza ante esas palabras. No lo olvides. Como era de esperarse las palabras de un viejo caballero eran pesadas.

 

Reiji: “Oye Suimei, creo que entiendo la situación de Liliana-chan, pero con eso no se resolverá nada ¿cierto?”

Suimei: “Está bien. Nuestro otro objetivo es encontrar al verdadero culpable y aprehenderlo. Después de atraparlo, estará bien simplemente explicar la situación y entregarlos.”

Reiji: “Puede ser así, pero ¿la gente del Imperio no va a pedir que entreguen a Liliana-chan?”

Suimei: “Bueno, ocho o nueve veces de cada diez lo harían.”

 

Suimei estuvo de acuerdo con la opinión de Reiji. Incluso si ella fue manipulada, no cambió el hecho de que ella realizó el acto. No era difícil imaginar que el tiempo que exigían que Liliana entregara se acercaba. Pero mientras la cuidara, no había forma de que él la entregara en silencio.

 

Suimei: “Bueno, si se trata de eso, ¿deberíamos ir todos a un país diferente?”

 

En este mundo, si dejaran las fronteras del país, probablemente ya no podrían continuar más. En ese caso, estaba bien simplemente vivir en un país diferente. Mientras decía esto, sonrió a Lefille y a Felmenia. Felmenia asintió en silencio. Después de un breve instante de sorpresa, Lefille dejó escapar una sonrisa intrépida.

 

Suimei: “Realmente eres una persona impulsiva.”

 

Entonces Liliana se pudo de pie repentinamente.

 

Liliana: “P-pero, eso es ...”

 

El destino de su expresión cambiante, era un rostro ansioso que decía que no quería causarles problemas. Sin embargo, antes de que pudiera terminar de hablar, Suimei le mostró una risa alegre.

 

Suimei: “No me importa, ¿sabes? Bueno, si todos están en contra, pensaré en otra cosa.”

Felmenia: “Estoy aquí por el bien de apoyar a Suimei-dono. Cumpliré con las intenciones que Suimei-dono tenga.”

Lefille: “Lo mismo para mí. La vida en el Imperio es buena, pero acompañaré a Suimei-kun a donde sea que vaya.”

Suimei: “Eso dicen.”

 

Incluso mientras le sonreía diciendo que no tenía por qué preocuparse, su melancolía no desapareció. Sin embargo, ya estaba decidido. Ella no tuvo más remedio que resignarse. Cuando llegaron a esa conclusión, Suimei volvió la cabeza.

 

Suimei: “Así es como es.”

Reiji: “Ya veo. Un, entiendo.”

 

La situación quedo decidida. Entonces poniendo una expresión que decía que había más dudas Suimei pregunto a Reiji.

 

Suimei: “... De todos modos, ¿qué están haciendo ustedes en la Capital Imperial? Si mal no recuerdo, dijeron que iban a los estados autónomos ¿no?”

Reiji: “... En relación con eso, también tengo algunas circunstancias especiales.”

 

Reiji estaba mostrando a Suimei una expresión melancólica. Como si estuviera agobiado por su angustia, la atmósfera a su alrededor era pesada.

 

Titania continuó en su lugar.

 

Titania: “Suimei. ¿Conoces al Duke Hadrias?

Suimei: “Sí, supe de él por Felmenia.”

Lefille: “Sobre cómo él es el hombre que nos tendió una trampa.”

 

Lefille dejó escapar un reproche agudo y señaló con sus ojos azules hacia ellos. Como era de esperar, las llamas de la ira todavía ardían brillantemente en lo profundo de ese pequeño cuerpo. Su voz llena de furia no contenía ni una pizca de debilidad.

 

Cuando Titania se inclinó para disculparse, Suimei la detuvo con su mano y negó con la cabeza. Todos probablemente pensaban lo mismo, no era su culpa.

 

Reiji: “El Duque nos dijo que fuéramos a la Capital Imperial y verifiquemos los movimientos de la Princesa Imperial Graziella”.

 

Al oír ese nombre en la boca de Reiji, Suimei levantó una ceja.

 

Suimei: “Oi, Graziella... esa persona?”

Mizuki: “Suimei-kun, ¿la conoces?”

 

Suimei mostró una expresión amarga a la pregunta de Mizuki.

 

Suimei: “Bueno un poco... Pero, dejando eso de lado. ¿Por qué estás escuchando obedientemente ese orden? Como un héroe, ¿no puedes simplemente ignorarlo?”

 

En Camellia incluso Almadious trató a Reiji con respeto. Incluso cuando Elliot se enfrentó a la actitud arrogante de la princesa imperial Graziella, fue el asistente de Graziella quien fue sacudido con una cara pálida. Se suponía que el tratamiento y la autoridad de un héroe iban mucho más allá de cualquier noble.

 

Reiji: “Tomó a un miembro de la familia como rehén y nos amenazó.”

Suimei: “¿Familia?”

 

Suimei se preguntaba a quién se refería al decir familia. Era imposible que pudieran poner sus manos sobre la familia de Reiji en el otro mundo. Mientras Suimei fruncía el ceño confundido, uno de los caballeros que había estado sentado detrás de Reiji y los demás, Gregory se levantó de su asiento e inclinó la cabeza en señal de disculpa.

 

Cuando Suimei entendió la situación desde allí, se reclinó en su silla y habló con asombro.

 

Suimei: “¿Qué hay con eso? Ese tipo realmente es un increíble imbécil eh ... que fastidio, tendré que ir y golpearlo más temprano que tarde, eh. “

 

Si lo dejaban tranquilamente, no se sabía qué haría. Parecía que era necesario encontrar una oportunidad para hacer contacto con él.

 

Al escuchar la declaración de Suimei, el rostro de Reiji adoptó una expresión seria.

 

Reiji: “Suimei, el Duke Hadrias es fuerte. Pudo atrapar y detener mi puño.”

Suimei: “Incluso si dices eso, no puedo decir si eso es sorprendente o no.”

Reiji: “Así que, Suimei, ¿serías capaz de detener mi golpe como estoy ahora?”

 

Mientras Suimei se estaba burlando de Reiji, Reiji formó un puño mientras sonreía como si fuera a enviarlo a volar con esa broma.

En respuesta, Suimei levantó ambas manos sin emitir aires.

 

Suimei: “Soy un pacifista, estoy en contra de la violencia”.

Reiji: “... con esto y lo de hace rato, seguro sabes hablar.”

 

La mirada inmóvil de Reiji atravesó al desvergonzado Suimei. Encogiéndose de hombros como si dijera ‘¿De qué estás hablando?’, Dejó escapar un suspiro de exasperación.

 

Poniendo eso de lado, Suimei repentinamente se puso serio y cerró los ojos.

 

Suimei: “En cualquier caso, Graziella eh ... Haciéndote hacer ese tipo de cosas, ¿qué tipo de significado tiene la orden de ese noble-sama?”

Reiji: “Con respecto a eso, nosotros tampoco lo entendemos realmente.”

 

Reiji negó con la cabeza. Mostró la angustia que esto le puso durante su viaje. Al ver esto, Suimei se dio cuenta de lo que había oído de la historia e impulsivamente dejó salir su impresión.

 

Suimei: “De alguna manera, parece que él quería que te dirigieras hacia la Capital Imperial.”

Reiji: “Quería que me dirigiera a la Capital Imperial ... ¿pero no debería haber demonios en el Imperio?”

Suimei: “Ese es exactamente el por qué. Este tipo de lugar no tiene nada que ver con el trabajo del héroe, además de que no es como si estuvieras aquí para levantar el ánimo de los ciudadanos de un país aliado. No debería haber necesidad de salir de su camino para hacer que un héroe venga aquí, ¿verdad? Si es tan notable, debería tener tantos subordinados y espías como quisiera enviar, si realmente tuviera tanta curiosidad, ya estarían aquí. Por lo que he oído, parece que, desde el principio, Hadrias quería que te dirigieras a este país por todos los medios posibles.”

Mizuki: “¿Pero por qué?”

 

Suimei cerró los ojos cuando escuchó la franca pregunta de Mizuki.

 

Suimei: “Fumu ... Él ha ido tan lejos como para tomar un rehén y ha hecho amenazas, después de todo. Debe ser algo grande eh.”

Reiji: “Pero el Duke Hadrias no dijo nada más que verificar los movimientos de su Alteza la Princesa Imperial Graziella. Él no nos dijo que hiciéramos nada más ... “

 

La cara de Reiji se había puesto bastante sombría mientras se hundía más en el pensamiento sobre lo que podría estar pasando. Si era justo como lo dijo Reiji y Hadrias realmente solo quería que Reiji acechara a Graziella, Suimei solo podía considerar a Hadrias como alguien incompetente. Si solo quería controlar los movimientos de Graziella, no valía la pena incurrir en la enemistad de Reiji solo para enviarlo al Imperio.

 

Titania: “Ciertamente es justo como dice el Duque Hadrias, últimamente su Alteza la Princesa Imperial Graziella se ha estado moviendo muy activamente. Usando su autoridad en el ejército, ella ha estado tomando medidas políticas muy firmes hacia los países vecinos con bastante frecuencia. En lo que respecta a Astel, no es una situación muy buena.”

 

No estaba diciendo que Titania estaba equivocada, pero aun así Suimei no tenía intenciones de dejar el tema. Por el flujo de la conversación, no pudo borrar la sensación de que había algo implicado de manera indirecta por las acciones de Hadrias.

 

Reiji: “En el momento en que su Alteza la Princesa Imperial Graziella penetró en la frontera, el Duque Hadrias realmente no tenía nada en particular que decir, ¿cierto?”

Suimei: “- Ya veo, así que eso es.”

 

Como si la respuesta se abalanzara sobre él, Suimei chasqueó el dedo. Por la impresión sincera de Reiji, el último fragmento cayó en su lugar.

 

Reiji: “Suimei, ¿qué quieres decir con eso?”

Suimei: “Dijiste en ese momento que esa mujer había penetrado en la frontera ¿verdad? Esa princesa imperial, ¿cómo fue que llego allí?”

 

Mizuki respondió mientras inclinaba la cabeza a la pregunta de Suimei.

 

Mizuki: “¿Cómo fue ella allí? ¿No es más importante el motivo por el que ella fue allí?”

Suimei: “Así es. El método con el que ella fue allí.”

Reiji: “Eso es ... Ella dijo que tomó sus tropas y se abrió paso a la fuerza ¿no?”

Suimei: “¿Paso a través de esa fortaleza en la frontera nacional sin ningún problema?”

 

Felmenia fue quien respondió su pregunta.

 

Felmenia: “Probablemente eso fue lo que sucedió. Por lo que he visto de su Alteza la Princesa Imperial Graziella y las tropas bajo su mando, no parecía que hubieran sufrido ningún daño para mí.”

 

Felmenia estaba reflexionando sobre sus propias palabras. Después de decirlo, ella parecía estar recordando los eventos en su cabeza. Mientras lo hacía, Lefille hizo una expresión burlona.

 

Lefille: “… Eso es ciertamente extraño. Cuando fui con Suimei-kun, la fortaleza en la frontera nacional con Astel no estaba tan fragmentada como para que se rompa con tanta facilidad.”

Titania: “Ciertamente, ahora que lo pones así, parece que sí...”

 

Titania era de la misma opinión, una expresión nerviosa flotaba en su rostro ante el hecho de que ella no se dio cuenta de esto.

La construcción de la fortaleza en la frontera nacional, así como su fuerza defensiva eran bastante firmes. Dentro del barranco, se colocó una puerta de acero. Los tiempos en los que se abría y se cerraba estaban predeterminados, no era tan simple pasar a voluntad. Ciertamente, tomando en consideración las habilidades de Graziella, ella era más que capaz de abrirse paso a la fuerza. Por lo tanto, parecía natural pensar que ella lo hizo. Aun así, si ella hubiera usado la magia para hacerlo, era inevitable que se hubiera convertido en un alboroto.

Sin embargo, hasta ahora, las conversaciones sobre ese tipo de situación grave nunca surgieron.

 

Suimei: “Además, el momento en que ella llegó fue demasiado bueno. Escuché que coincidió exactamente con el momento en que el ejército de la ciudad de Klant se estaba acercando a los demonios, ¿verdad?”

Reiji: “Ciertamente, ahora que lo mencionas, ese era el caso, pero ... ¿No es un evento imposible, ¿verdad?”

 

Reiji dejó escapar estas palabras de negación como si su autoconfianza se tambaleara. Suimei negó con la cabeza y continuó.

 

Suimei: “En el momento en que llegaron los demonios, los únicos que sabían de su existencia eran los altos mandos de Astel y Gregory-san que los guiaban a un lugar seguro. Por lo que he escuchado, los únicos que se encontraron con los demonios fueron ustedes, la caravana de comerciantes y nosotros. Los ciudadanos de Astel no se dieron cuenta de la presencia de los demonios. Para la gente dentro de las fronteras de Astel, el único lugar donde los demonios están presentes debería ser fuera del país. A pesar de eso, ¿cómo alguien de otro país pudo tener acceso a ese tipo de información tan fácilmente?”

Reiji: “¿Tal vez capturaron a un demonio dentro del territorio imperial y lo hicieron hablar?”

Lefille: “Imposible. Los demonios no son ese tipo de existencias.”

 

Lefille llegó a una conclusión en muy poco tiempo. Eran las palabras de quien más sabía sobre la disposición de los demonios, por eso no había forma de que estuvieran equivocados. De los recuerdos del encuentro de Suimei con los demonios, también sabía que no eran el tipo de seres que revelarían información, aunque fueran torturados. Si se tratara de esos seres, él pensó que se autodestruirían en el momento en que fueron capturados.

 

En ese caso, su conjetura sería ...

 

Suimei: “Oye, tal vez ese tipo Hadrias...”

 

Tal vez, esa vaga silueta en la mente de Suimei gradualmente comenzó a tomar forma. Antes de que su respuesta tomara forma por completo y pudiera expresarlo en palabras, Titania fue la primera en adivinar.

 

Titania: “... ¿Filtró la información, permitió que su Alteza Imperial Graziella ingresara al país y lo planeó con los guardias en la frontera nacional? ¿Suimei es esto lo que estás implicando?”

 

Suimei le devolvió un gesto de la cabeza. La tensión que corría por el aire afectó a todos en silencio.

 

Retrasado en un segundo, Mizuki lanzó una pregunta aturdida en pánico.

 

Mizuki: “P-pero, ¿qué tipo de beneficio obtendría si hiciera ese tipo de cosas? El Duke Hadrias es un noble de Astel, ¿sabes? ¿Estás diciendo que está conectado con su Alteza la Princesa Imperial Graziella detrás de escena?”

Suimei: “Quién sabe. No sé si están conectados o si simplemente se filtró la información por error aún... Bueno, si es así, entonces sería una excusa fácil para comenzar una guerra. Esa mujer peligrosa cruzó la frontera nacional sin permiso después de todo. Si hubiera alguien importante en Astel que tuviera animosidad hacia el Imperio, sería bastante fácil para ellos. Y luego, inmediatamente envió a Reiji.”

Reiji: “¿Crees que también están siendo provocados?”

 

La expresión de Reiji se había puesto bastante tensa. Suimei respondió como si fuera lo que esperaba.

 

Suimei: “Él dijo por sí mismo que era solo para verificar las cosas después de todo.”

 

Ciertamente, las acciones de Graziella de cruzar la frontera hacia Astel pueden haber sido razonables teniendo en cuenta la crisis. Sin embargo, esto naturalmente provocaría que los líderes de Astel alberguen una sensación de crisis inminente. Entonces, si inmediatamente después de que ocurriera, Reiji inesperadamente visitó el Imperio, la tensión de esos líderes se duplicaría en el acto.

 

Reiji: “Sin embargo, Suimei. No debería haber ninguna razón ahora para que Astel declare la guerra al Imperio.”

Suimei: “Así es, tienes razón. Ese es también el punto que aun no entiendo.”

 

Este era el punto en el que Suimei solo podía soltar un gemido preocupado. En la situación actual en la que los demonios estaban invadiendo territorios humanos, no había ningún beneficio en tomar medidas para provocar una caída entre las naciones.

Felmenia y Titania también estaban de acuerdo en este punto.

 

Titania: “Yo también pienso lo mismo. Incluso si se trata del Duke Hadrias, debería entender completamente la amenaza de los demonios. Además de filtrar la información, no era seguro que los líderes del Imperio hicieran un movimiento.”

Felmenia: “Eso es cierto, hay demasiados elementos inciertos para que sea ese tipo de conspiración eh ...”

 

Mientras discutían esto, Reiji comenzó a moverse.

 

Reiji: “Pero…”

Suimei: “¿Hay algo en tu mente? Reiji.”

Reiji: “No, es solo que, si lo que piensa Suimei es verdad, solo estaba pensando que la actitud del Duque Hadrias en ese momento podría tener sentido.”

Suimei: “¿Sobre cómo él realmente no estaba diciendo nada?”

Reiji: “Si. Si la llegada de su Alteza la Princesa Imperial Graziella fue en realidad un plan del Duque Hadrias, entonces su silencio en el momento en que se la vio se envuelve muy bien. Con ese tipo de personalidad, al menos habría dejado una sola opinión honesta en ese tipo de escena después de todo... Pero, no creo que vayamos a progresar más en este tema.”

Suimei: “Eso es cierto.”

 

No había suficiente información para que pudieran emitir un juicio adecuado. Si fuera posible, no habría nada mejor que pronosticar rápidamente el plan mientras avanzaban, pero en este momento eso era imposible. Sin embargo, al menos todos coincidieron en que tenían que estar atentos con respecto a Hadrias.

 

Suimei: “Entonces, cambiando de tema, ¿qué van a hacer a partir de ahora?”

Mizuki: “¡Sí, sí, es eso! ¡Escucha, Suimei-kun! ¡No pudimos encontrar una posada!”

Reiji: “Bueno, está ese desfile y todo.”

 

Suimei le devolvió una mirada a Mizuki como debería haber sido obvio mientras lo miraba preguntándose qué deberían hacer. Incluso antes de que llegaran, todas las posadas deberían estar llenas. Suimei se recostó en su silla mientras meditaba sobre eso.

 

Suimei: “... ¿Quieren quedarse aquí? Aunque con esta cantidad de gente estará bastante apretado.”

Reiji: “Suimei, ¿está bien?”

Suimei: “No tenemos suficientes camas para todos, así que los chicos tenderemos que dormir juntos en la sala de estar.”

 

Reiji no parecía tener ninguna objeción cuando Suimei dijo esto. Mientras miraba alrededor de la habitación para ver si estaba bien con todos los demás, la mujer caballero, Luka, habló.

 

Luka: “Si ese es el caso, una vez más buscaremos alojamiento. Incluso si solo podemos asegurar algunas habitaciones, podremos dividirnos entre las posadas y la casa de Suimei-dono.”

 

Cuando Reiji asintió, los caballeros se dirigieron hacia la entrada. Reiji y Mizuki fueron a despedirlos, tal vez para mostrarles una vez más su gratitud por haber trabajado para ellos. Titania también se puso de pie, pero en lugar de seguir a Reiji, se acercó a Suimei.

 

Suimei: “¿Qué sucede?”

 

A pesar de que él le había preguntado, Titania no dejó de caminar. Con un soplo, un suave aroma le hizo cosquillas en la nariz. Cuando estuvo al alcance de la mano, hizo una seña a Suimei para que se acercara. Cuando Suimei obedientemente se acercó más, acercó su boca a su oreja para hablar en secreto.

 

Titania: “Suimei. Mañana, ¿podrías hacerme compañía por un momento?”

Suimei: “¿Hacerte compañía?”

Titania: “Tengo algo de qué hablar contigo. Es muy importante.”

 

Suimei tomó cierta distancia y miró la cara de Titania. Sus profundos ojos azules miraban directamente a Suimei con una expresión seria, reflejaban su seriedad. Supuso que ella tenía alguna clase de circunstancia inevitable.

 

Suimei: “… Entendido.”

 

Suimei dio su consentimiento con una sola palabra.