Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 66: Lefille en problemas




Manual




A medida que el desfile del héroe convocado por la Santa Ciudad de El Meide, Elliot Austin, se acercaba, la Capital Imperial parecía inusualmente atestada de gente.

La gente de la ciudad estaba hirviendo de emoción día tras día con la posibilidad de ver al rumoreado héroe. Solo por una oportunidad de ver al héroe, los turistas de dentro y fuera del Imperio estaban llegando a la Capital Imperial. Había suficientes personas que las posadas de la ciudad no podían manejarlas en absoluto. Incluso los alojamientos baratos en las puertas y otras secciones de la ciudad estaban completamente llenos.

 

Gracias a las grandes multitudes, el comercio local estaba prosperando bastante. Las tiendas que bordeaban las calles estaban especialmente decoradas. Esto daba una apariencia mucho más glamorosa que la habitual en las calles de la Capital Imperial. Estaban poniendo tanto empeño en que no ver la calle por un solo día podía significar que aparecieran nuevas tiendas sin que nadie lo supiera.

 

Los reclutados para construir estas tiendas improvisadas no eran solo los carpinteros, sino también los enanos. Poniendo mucho más esfuerzo que de costumbre, los artesanos estaban montando las tiendas, haciendo trabajos de carpintería y creando armas para los guerreros inspirados por la invocación del héroe. Durante los últimos días estuvieron trabajando prácticamente sin descanso.

 

Incluso los ciudadanos que tenían sus negocios solo como pasatiempos estuvieron trabajando diligentemente durante este tiempo.

Era como si todos se hubieran olvidado de los incidentes que habían estado ocurriendo. Esto también se debió al hecho de que últimamente no ha habido incidentes.

 

En este día, Lefille caminaba por su cuenta en esta capital imperial que estaba inundada con más gente que de costumbre.

 

Salir a jugar como un niño pequeño - obviamente no era la razón para esto, ella estaba fuera para ir de compras.

Debido a la disputa que Suimei y los demás tuvieron con Graziella en la plaza, dudaron en moverse afuera. Por lo tanto, recopilar información y comprar comida se convirtió en sus responsabilidades.

 

No era como si la policía militar viniera a buscar o detener a Suimei y los demás, pero solo para asegurarse de que la excitación residual se había enfriado en una cantidad adecuada, decidieron que sería mejor quedarse en casa.

 

Después de meter alimentos y otros productos en su bolso, ella lo cargó y empujó a través de la multitud. Encontrando que era difícil moverse mientras era empujada por otros, ella escapó a un callejón y tomó un respiro.

 

Lefille: “Fuu ...”

 

Dejando su equipaje por un momento, ella estiro sus hombros y espalda y aflojó su cuerpo. Después de comprobar que su vestido de una pieza favorito que compró en la ciudad de Klant no estaba sucio ni rasgado, tiró con fuerza de la cinta que sostenía su pelo rojo y lo puso en orden. Luego miró a la multitud de personas que aún empujaban con sus ojos azules.

 

La situación en la que se encontraron recientemente cambió repentinamente, todo era bastante desconcertante. Estaba el oráculo de la Diosa, Suimei había regresado a casa con heridas graves después de haber tratado de convencer a Liliana, incluso con esas heridas luchó con Graziella, y luego le dio asilo a Liliana.

 

Lefille: “Todo esto también debe ser molesto para Suimei-kun...”

 

Incluso si ella le decía que no se forzara a sí mismo, actuaría sin restricciones hasta el final. Mientras afirmaba que era algo que debía hacer, se abría paso por ese difícil camino. Sin embargo, sea como sea, podría decirse que también es bueno para ellos. Debido a que él es solo ese tipo de persona, Lefille fue capaz de seguir adelante después de todo.

 

Aunque debería haber estado dejando escapar un suspiro, cuando se dio cuenta su rostro mostro signos de espanto.

 

Lefille: “En cualquier caso, seguro que hay mucha gente eh ...”

 

Ya era hora de que se moviera, recogió todo su equipaje y comenzó a caminar por el callejón otra vez. Echó una breve mirada hacia la bulliciosa calle. Después de alejarse un poco, ya no podía ver a la gente, pero el sonido del ajetreo y el bullicio todavía la alcanzaba. Se podía ver en sus ojos el fastidio de una vez más tener que entrar en semejante multitud.

 

 Y luego, decidiendo que era mejor tomar oreo camino, se dio la vuelta y tropezó con alguien.

 

Lefille: “-Oops, lo siento terriblemente”.

Extraño: “N-no está bien, pequeña”.

 

Cuando se disculpó de inmediato, el sonido de una voz suave bajó desde arriba. Era la voz de un hombre. Sin embargo, dentro de su tono, se podía sentir excitación, o más bien un sentimiento de alguna manera inquietante.

Cuando Lefille levantó la mirada y vio el aire de alegría irreprimible del hombre, una sonrisa rígida se dibujó en su rostro. Ella había sentido un escalofrío desconocido y dio un paso atrás, sin embargo, tomó la determinación de abrirse paso.

 

Lefille: “... Disculpe, ¿podría apartarse del camino?”

Extraño: “Lo siento por eso. No puedo exactamente hacer eso.”

Lefille: “¿Qué? ¿Qué quieres decir con que no puedes hacer eso exactamente? ¿¡Que quiere!?”

 

Lefille dejó escapar un grito de reproche hacia las acciones del hombre frente a ella. El hombre que estaba parado en su camino ahora estaba moviendo sus manos de una manera enfermiza. Eran movimientos tan desagradables que sintió que podía oírlos crujir.

 

Extraño: “Eh, eh, ¿no quieres jugar un poco con este hermano mayor?”

Lefille: “Hermano mayor…? ¿De qué manera eres un hermano mayor? ¿¡No eres más un viejo!?”

Extraño: “De ninguna manera, estoy en la segunda mitad de mis treintas...”

Lefille: “¡Esa edad está firmemente en la categoría de un viejo!”

 

Lefille saltó hacia atrás.

 

Extraño: “Vamos, ¿por qué no juegas con este hermano mayor por allí, guhehehe ...”

 

La mirada en los ojos del hombre no era normal. Este debe ser el pedófilo que había estado apareciendo con frecuencia en los rumores que flotaban alrededor de la Capital Imperial recientemente.

 

Lefille: (Uu ... ¿Qué debería hacer? Esto es malo ...)

 

Si ella estuviera en su forma original, hubiera sido simple. Pero escapar de la multitud fue un error. Pensar que había algo más peligroso que esa multitud de personas en un lugar como este. Si ella gritara, ¿alguien lo notaría? Sin embargo, ahora que estaba bastante adentrada en el callejón, la posibilidad de que alguien la oyera gritar por el ruido del bullicio era bastante baja. Pero era mejor que no hacer nada.

 

Mientras pensaba en esto, el hombre se acercó sigilosamente.

 

Lefille: “¡Detente! ¡No te acerques!”

Extraño: “Eheh, eheh, no digas eso...”

 

Ahora que ha llegado a esto, no había más remedio que tirar su equipaje hacia él y usarlo como distracción para escapar. Como le molestaba el hecho de que se había vuelto pequeña y tomó una postura para tirar ...

 

“¡Alto ahí!”

 

En el momento justo, una voz feroz resonó en el aire.

 

•••••••••••••••

 

En el mar de personas que se asemejaba a un parque temático en temporada de vacaciones, Mizuki apenas logró escabullirse, tenía ambas manos sobre sus rodillas y mientras limpiaba el sudor de su frente, dejó escapar una voz hastiada.

 

Mizuki: “¿Hay mucha gente aquí?”

 

Detrás de ella, en total acuerdo, mientras la multitud lo empujaba, estaba la figura de Reiji y los demás sudando por el aire cargado. Reiji soltó un débil ‘Lo sé’, mientras Titania se sentaba en una caja de madera mientras se limpiaba el sudor de la frente con una toalla que recibió de su caballero escolta.

 

En este día, justo cuando el grupo de Reiji llegó a la Capital Imperial, la causa de su jadeo fue la avalancha de personas que también llegaron a la Capital Imperial sofocando el aire. Turistas, mercaderes, creyentes de la Iglesia de la Salvación y todo tipo de visitantes estaban llenando la ciudad en todos los lugares, no tenían dónde respirar. Entre la explosión de colores que asaltaban los ojos de Reiji, de alguna manera el cabello largo y negro de Mizuki le devolvió la paz a su corazón.

 

Bloqueando la luz del sol cayendo sobre ellos con solo unas pocas nubes en el aire con su mano, Reiji creó una bonita sombra sobre sus ojos y escudriñó el cielo. Hasta llegar a la capital, estaba encantado con el buen tiempo, sin embargo, ahora solo era odioso. De repente se dio cuenta de que un mechón de cabello azul entraba en su campo de visión. Antes de darse cuenta, Titania, que estaba a su lado, comenzó a hablarle a la harta Mizuki.

 

Titania: “Esto es, probablemente un efecto del desfile para Héroe-sama convocado por la Ciudad Santa ¿verdad?”

Mizuki: “Si recuerdo bien, el desfile es en unos días ¿no? ¿Si en este momento está en este estado me pregunto cómo se pondrá el día del desfile...?”

 

Al escuchar las palabras de Mizuki, todos los rostros se llenaron de miedo. Nadie quería siquiera pensar en eso.

Sin embargo, el mar de gente era una cosa, pero había un problema mucho más grande frente a ellos.

 

Reiji: “Al final, no pudimos encontrar una posada eh.”

Mizuki: “Eso es correcto. ¿qué hacemos?”

Titania: “En ese caso, si pedimos cortésmente a la Iglesia de la Salvación, ¿creo que deberían darnos la bienvenida? Reiji-sama, que es un héroe, está con nosotros después de todo.”

Mizuki: “¡Ya veo! ¡Teníamos ese tipo de carta! Tia, buena idea!”

 

Mizuki estaba encantada levantando el pulgar, sin embargo, Reiji negó con la cabeza ante esa sugerencia.

 

Reiji: “Detengamos eso.”

Mizuki: “¿Eh? ¿P-por qué? ¿Qué pasa? Reiji-kun.”

Reiji: “Si voy y me presento a mí mismo, se sabrá en toda la Capital Imperial, y ya no podremos movernos libremente.”

Titania: “Ciertamente, no puedo negar la posibilidad de que los creyentes de la Iglesia de Salvación difundan la voz. Si camináramos en medio de la ciudad, estoy segura de que seríamos enjaezados al instante, y al igual que héroe-sama de la Ciudad Santa, probablemente nos forzarían a hacer un desfile también. A pesar de todo, si se trata solo de recibir limosnas sería una cosa, pero tal vez deberíamos abstenernos, después de todo.”

Reiji: “Tampoco estoy tan seguro de recibir limosnas.”

 

Reiji estuvo de acuerdo. De todos modos, si daban a conocer su existencia en el escenario público, existía el peligro de que ya no pudieran actuar en el Imperio. No sería muy sorprendente, ya que para el público ellos fueron los responsables de derrotar a Rajas. Gracias a la noticia de que era uno de los enemigos más poderosos, cuando estaban en la ciudad de Klant, se vieron obligados a esconderse en la posada la mayor parte del tiempo. Después de recordar esa situación, era bastante obvio lo que sucedería aquí.

 

Además, la razón por la que llegaron al Imperio es para verificar los movimientos de Graziella. Habría algunos beneficios al darse a conocer, pero, por el momento, tenían que actuar al menos de acuerdo con las instrucciones de Hadrias.

 

Además, Reiji estaba personalmente interesado en Graziella.

 

Mizuki: “Uu ~ ¿Entonces vamos a acampar afuera? Finalmente llegamos a una gran ciudad, así que no quiero acampar ~”

 

Mizuki no solía ser egoísta, pero ahora estaba lloriqueando inusualmente. Durante sus viajes, en realidad no acamparon con tanta frecuencia. Cuando lo hacían era solo cuando no había otra opción. Pero ciertamente, estar insatisfecha por tener que acampar después de venir a una ciudad tan grande, era algo con lo que Reiji podía simpatizar.

 

Titania: “Cierto, descansar en un lugar inapropiado es malo para la salud. Creo que sería mejor si pudiéramos conseguir alojamiento.”

Reiji: “Eso es cierto. Qué debemos hacer…”

 

Descasar apropiadamente es importante. Sin embargo, en esta situación, no tenían una solución para cumplir cualquiera de estos.

 

Mizuki: “Entonces, ¿qué hay de alojarnos en otros distritos? Quizás por allí ...”

 

Cuando Mizuki dijo esto, el caballero mayor Gregory puso una mueca con cara dura.

 

Gregory: “No, Mizuki-dono, no podemos hacer eso. Incluso si hubiera posadas disponibles fuera del distrito principal, ese tipo de alojamiento barato sería lo mismo que acampar en el exterior. Sería poco saludable para Mizuki-dono y su Alteza la Princesa.”

Mizuki: “Y... Ya veo ...”

 

Papa no lo permitirá. Recordando ese tipo de palabras por la intensa declaración de Gregory, Mizuki asintió mientras se encogía. Mientras lo hacía, el joven caballero Roffrey habló.

 

Roffrey: “Si buscamos por el distrito, creo que al menos podremos encontrar un lugar para su Alteza la Princesa, Reiji-dono y Mizuki-dono”.

Reiji: “Solo nosotros tres, ¿dónde se quedarán Roffrey y los demás ...?”

Luka: “No, no hay motivo para preocuparse por nosotros. La máxima prioridad debería ser el Héroe-dono, su Alteza la Princesa y Mizuki-dono.”

 

Al coincidir con Roffrey, Luka expresó su opinión. Pero incluso así, Reiji no podía realmente aceptarlo.

 

Reiji: “Hmmmm. Tal vez sería mejor resignarnos e ir a la iglesia ...”

 

Cuando todos juntaban las cabezas y se metían en el cerebro sobre qué hacer a continuación, de repente oyeron los gritos de una joven cerca.

 

“¡Detente! ¡No te acerques! “

Titania: “Reiji-sama”.

Reiji: “Está bástate cerca eh, vamos a ver.”

 

Tomando la iniciativa, Reiji se dirigió hacia la voz. Percibió un hedor peligroso en el aire. Cuando dobló la esquina, vio a un hombre dejando escapar una atmósfera anormal y una chica joven acorralada por él.

 

Mizuki: “R-Reiji-kun. Allí.”

Reiji: “Si, entiendo.”

 

Reiji juzgó en un instante que el hombre estaba arrinconando a la niña, y fue a detenerlo.

Al ver a Reiji salir corriendo con una expresión digna, el rostro de Titania se enrojeció.

 

Titania: “Como se esperaba de Reiji-sama. Mizuki, ¿viste? ¿Esa cara galante que no perdona el mal?”

Mizuki: “Estoy acostumbrada a ver esa parte de Reiji-kun.”

 

Mizuki sacó su pecho mientras decía esto con una cara orgullosa. Titania la miró con celos y amargura.

 

Titania; “... Mizuki, eso es injusto.”

 

Por otro lado, Reiji ya había cortado el paso entre el hombre y la niña.

 

Extraño: “¿Q-qué pasa contigo?”

Reiji: “No necesitas saber nada sobre mí. Aléjate de esa niña ahora mismo. Si no lo haces ...”

 

Mientras decía esto, Reiji agudizó su mirada y le dirigió una mirada intimidante, dominando al hombre. Cuando el hombre dejó escapar una voz lastimosa, para estar completamente seguro, Reiji de repente comenzó a sacar su espada de su vaina.

 

Extraño: “¡H-HEEEEEEEEEH!”

 

No hay forma de que un hombre que parecía estar planeando secuestrar a una niña pequeña, pudiera mantener su espíritu frente a Reiji que ha peleado contra monstruos y demonios, a una velocidad extrema, el hombre se escapó con todas sus fuerzas.

 

Reiji: “No es posible que un adulto haga tales cosas ...”

 

Reiji dejó escapar un suspiro mientras se lamentaba por el hombre. Al darse la vuelta, la niña se inclinaba ante él.

 

Lefille: “Gracias por salvarme.”

Reiji: “No, no te preocupes por eso. Dejando eso de lado, ¿estás bien? ¿Te hizo daño?”

Lefille: “Estoy bien. Después de gritar, viniste inmediatamente después de todo.”

 

Reiji tuvo un breve intercambio con la niña.

 

Ella había peinado moderadamente su hermoso cabello rojo, con dos mechones alineados debajo de su ojo. Era tan linda que Reiji casi podía entender la razón por la cual el hombre quería secuestrarla, sin embargo, con una mirada más cercana, por su porte y mirada, se quedó con una impresión muy digna.

 

Mientras Reiji estaba pensando en tales cosas, la chica casualmente miró en la dirección en la que el hombre se escapó.

 

Lefille: “Me alegra que me hayas salvado, ¿pero no fue la forma en que lo alejaste un poco violenta?”

Reiji: “En lugar de tratar de obtener respuestas en una situación desconocida, a veces es necesario ser un poco violento antes de que las cosas se pongan tan raras.”

Lefille: “Ya veo, ciertamente.”

 

Ella parecía estar convencida. Por lo general, no vale la pena hablar de ese tipo de personas. Por el contrario, cuando uno trata de resolver las cosas de manera pacífica, las cosas tienden a volverse aún más problemáticas.

 

Mizuki y los demás finalmente alcanzaron y se acercaron a Reiji por detrás.

 

Mizuki: “Ese tipo de persona existe en todas partes, eh ...”

Titania: “En este mundo, son personas que llamamos pedófilos”. ¿Existen allí también?

Mizuki: “Si, de vez en cuando aparecen en las noticias después de ser arrestados.”

 

Reiji podía escuchar a Mizuki y Titania discutiendo esto detrás de él. Por otro lado, la chica frente a él se presentó.

 

Lefille: “Mi nombre es Lefille Gurakis. Permíteme darte las gracias una vez más. Si está bien con usted, ¿podría dejarme oír su nombre?”

Reiji: “No soy realmente alguien digno de nombrar...eso sería un poco pomposo eh. Mi nombre es Reiji Shana.”

 

Cuando Reiji se nombró a sí misma, Lefille repentinamente frunció el ceño. Entonces…

 

Lefille: “Shiana Reiji...? podría ser, eres el conocido de Suimei-kun...”

Reiji: “¿Eh?”

Lefille: “¿Ah?”

Reiji: “Suimei... Tú, ¿conoces a Suimei?”

 

Lefille asintió ante la pregunta de Reiji. Las dos chicas que también escucharon su declaración asomaron sus cabezas detrás del cuerpo de Reiji.