Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 36: Alboroto en la entrada de la ciudad.




Manual




Dos personas llegaron a la puerta de Filas-Feria, la capital imperial. Ellos observaban el número diverso de personas por delante de ellos que entraban y salían de la ciudad a medida que se acercan. Los visitantes son inspeccionados por los guardias al final de una cola.

Los brillantes rayos del sol naciente de la mañana apuñalan los ojos de Suimei. Miro de reojo a la puerta y las paredes de la ciudad antes de preguntarle a Lefille:

 

Suimei: “Ahora que estamos aquí, ¿qué clase de lugar es el Imperio de Nelferia?”

 

La expresión de Lefille se quedó en blanco mientras se quedaba perdida por las palabras de Suimei.

 

Lefille: “¿Y lo estás preguntando ahora? Hemos estado en el territorio del imperio por bastante tiempo. ¿No deberías haber entendido ya la sensación?”

Suimei: “Por lo que puedo decir, todo se siente igual. La única diferencia entre este lugar y Aster es la diversidad de personas y el número de cosas.”

 

Suimei se encogió de hombros. Aunque Lefille puede distinguir los cambios culturales al examinar las decoraciones de los hoteles dentro de los pueblos, Suimei, un japonés moderno, tiene dificultades para notar esas cosas. Además, él viene de un mundo diferente. Todo en este mundo es nuevo y diferente para él. Incluso el diseño de su ropa es inusual.

 

Lefille: “¿No lo viste en la biblioteca de Aster?”

Suimei: “He estudiado sobre el tema, pero lo que quiero escuchar es la impresión de Lefille.”

Lefille: “¿Mi impresión del Imperio ......?”

 

La observación de Suimei dejo a Lefille pensativa. Quiere la opinión de un habitante de este mundo. Los pensamientos de esa persona serían invaluables.

Ella tomo su intento antes de tiempo y asintió.

 

Lefille: “Ya veo, bueno, si tuviera que describir el Imperio Nelferia con una sola frase, sería potencia militar”.

 

Por supuesto, Suimei reacciono con una sonrisa amarga. Los libros también aludieron al Imperio de esa manera.

 

Lefille: “Tiene sentido. Nelferia es bien conocida por su riqueza. Ninguna otra nación se aproxima a su fuerza militar “.

Suimei: “Excepto que el Imperio no emite ese tipo de sentimiento. ¿Por qué?”

 

Suimei revelo una pregunta que se ha estado preguntando por un tiempo. El término imperio se refiere a un país compuesto por varios grupos étnicos y una nación que los domina por una relación de poder. Estas naciones presionan a los países vecinos para que establezcan alianzas con ellos a pesar de la estructura de gobierno diferente. Naturalmente, una nación compuesta de múltiples grupos étnicos puede ser llamada un imperio, pero eso no la convierte en uno. Para Suimei, un ciudadano japonés, el término imperio evoca una imagen fuerte del Japón Imperial desde los primeros tiempos modernos.

 

Lefille: “Oh, eso no se puede evitar. El Imperio de Nelferia era una nación que utilizó su poder militar para conquistar los países circundantes, pero perdió la mayoría de su fuerza nacional durante una guerra hace varios cientos de años. Este lugar se ha calmado desde entonces.”

Suimei: “Es bastante relajado .... Pero, ¿sus ambiciones realmente se extinguieron durante esos cientos de años?”

 

Un pensamiento de sospecha broto de la boca de Suimei. Esa guerra fue hace siglos. Un período de gracia de unas pocas décadas es todo lo que el Imperio Nelferia habría necesitado para restaurar su poder militar. Sus ambiciones podrían haber sido reiniciadas hace siglos. Entonces ¿Por qué no lo había hecho?

 

Lefille sacudió la cabeza ante la pregunta.

 

Lefille: “Tres naciones conservaron su alianza incluso después de que la guerra termino. Los militares actuaron de esa manera debido a esa sensación de crisis, ellos lo hicieron de manera similar a Nelferia.”

Suimei: “La situación se tornó en una donde la guerra tendría dificultades para salir”.

Lefille: “Exactamente, pero la razón más importante es porque la ceremonia de invocación del héroe existe”.

 

La expresión de Suimei se nublo ante las inesperadas palabras de Lefille.

 

Suimei: “Invocación del héroe? ¿Por qué el héroe participaría en una guerra contra otros seres humanos? “

Lefille: “Fue durante esa guerra que el término héroe fue invocado por primera vez.”

Suimei: “¿Qué ......?”

 

Las palabras de Lefille dejaron perplejo a Suimei. Un héroe sólo es convocado cuando el mundo está en grave peligro. Los jefes, tanto del estado como del gremio de magos de cada nación junto con el escalafón más alto de la iglesia necesitan llegar a un acuerdo antes de que la invocación de un héroe pueda iniciarse. ¿Por qué se puede llamar a uno por una disputa entre las personas?

 

Suimei miro a un lado durante la explicación de Lefille.

 

Lefille: “Esta es información que se ha transmitido de boca en boca. En aquel entonces, una monarquía cercana a la Alianza Autónoma, el nombre anterior que tenía la actual Alianza Sardius, se convirtió en una dictadura, declaró la guerra a sus vecinos y mató a innumerables civiles.”

Suimei: “¡Ey, masacrar a los civiles es una atrocidad! ¿Qué pasa con esa actitud?”

Lefille: “Bueno, esta información está incompleta, pero lo que estás diciendo es bastante obvio. Cometía muchas atrocidades con su fuerza. Con un gobernante como ese tomando el control del mundo entero, que todos estén en el límite es simplemente natural.”

Suimei: “Ah……”

 

Suimei recordó una memoria enterrada mientras interrumpe la historia de Lefille. Una en relación con algo que escuchó de la canciller del Reino de Aster, Gress, y la empleada del gremio, Dorothea. Un tirano tomó el control de todo el mundo hace varios cientos de años y en respuesta, tres héroes fueron convocados de otro mundo. Los héroes destrozaron las ambiciones del tirano. Pero aún más importante que eso:

 

Suimei: “¡Por eso se convocó a los héroes! ¡Es el precedente establecido por esa guerra!”

Lefille: “Sí, ya lo tienes. Esa guerra demostró que los héroes podían ser usados ​​para oponerse a los invasores. El tirano del Imperio Nelferia desde entonces masacró públicamente a la gente mientras anexaba más territorio a su control. Esas acciones son suficientes para influir en las opiniones de las naciones vecina para- “

Suimei: “Convocar a los héroes. Deben saber que no son invulnerables.”

Lefille: “Tienes razón. Se dice que el emperador de Nelferia entonces tembló al presenciar el poder poseído por los héroes. Después, advirtió que cualquiera que se haga enemigo de los héroes no encontrará ningún lugar para ocultarse de ellos en el mundo.”

Suimei: “Ya veo.”

 

Si eso es lo que pasó, entonces no se puede hacer nada. Si un emperador con más poder e influencia militar que cualquier otro país lo dice, entonces por supuesto el poder de los héroes será reverenciado.

 

Más que eso, ganar la ira de los héroes equivale a caer de la gracia. La pérdida de posición moral puede ser visto como irrelevante, pero si una nación salta la guerra sin ella, entonces dicha nación recibirá una reacción política negativa de la comunidad internacional. Eso es lo que le ocurrió al Japón Imperial. Se cercó a todo el país cortando la importación de suministros. Si los héroes convocados se ven desde tal perspectiva, entonces se convierten en una forma excepcional de disuasión.

 

Lefille: “Aun así, la ceremonia de invocación del héroe tiene mucho detrás de ella.”

Suimei: “Así es. Los héroes tienen la fuerza para derrotar al señor demonio y a los Demonios. Se dice que incluso podrían competir con toda la milicia militares de una nación. Pero ¿No se utilizarían como apalancamiento político?”

Lefille: “No. Existen pequeñas escaramuzas entre las naciones, pero esas guerras a gran escala han quedado en el pasado.”

Suimei: “¿En serio?”

Lefille: “Bueno, una guerra estallo entre Aster y Shaldok hace dos años, pero la Princesa Titania del reino de Aster fue capaz de resolverlo.”

 

Los ojos de Suimei se movieron al oír que fue gracias a los esfuerzos de Titania.

 

Suimei: “¿Tia?”

Lefille: ¿Tia? ¿Te refieres a la princesa Titania? Sí, he oído que fue muy activa en ese entonces.”

Suimei: “Haa, ¿Era así como es esa princesa?”

 

Suimei suspiro admirado. Qué impresión. La princesa Titania tenía un estilo de vida vigoroso a pesar de presentarse como una persona ordenada al caminar al lado de Reiji. Ni siquiera puede imaginarla saliendo a un campo de batalla. Ella parecía ser un mago tan competente como Felmenia, pero ¿podría haber estado manteniendo sus verdaderas habilidades en secreto? – No se puede estar seguro. A pesar de lo que acaban de decir, hay varias maneras de contribuir en la guerra. Sin embargo, si Tia no era alguien que puede luchar, ¿no habrían intentado todos detenerla?

 

Suimei recordó algo que sucedió antes de salir del castillo. Cuando el grupo de Reiji se fue, el rey, el primer príncipe y los nobles dieron palabras de gratitud hacia ella y no se resistieron a verla partir. No recordaba que alguien tratara de hacerle ver el peligro. Entonces, ¿significa que no tienen que preocuparse por ella? ¿Ellos puede confiar en la fuerza de la princesa?

 

Mientras estaba en medio de esos pensamientos,

 

“¡Sigue en la línea!”

 

Suimei y Lefille terminaron su conversación y entran en la sala de guardias.

 

Varios soldados los hicieron entrar a una pequeña habitación. Dentro está un funcionario joven llenando documentos oficiales y recaudando impuestos. Él dice:

 

Funcionario: “¿Van a entrar en la ciudad?”

Suimei: “Sí.”

Lefille: “Sí.”

 

El empleado los observo asintiendo antes de presentarles algunos documentos de identificación. Suimei ya está acostumbrado.

 

Funcionario: “Muy bien, escriban su nombre completo aquí y muéstreme su I.D. Si lo tiene... ¡Vaya, disculpe mi grosería ...”

 

El joven empleado toma un humor relajado mientras se corregía y pregunta si necesitan ayuda.

 

Lefille: “Puedo escribir.”

Suimei: “No hay problema.”

Funcionario: “Disculpe mi grosería. Pues bien, por favor llene este formulario. Después, si usted puede pagar el impuesto de entrada y peaje, habremos terminado.”

 

Suimei noto que el joven empleado le dio una sonrisa a Lefille mientras rellena el formulario. Mientras se pregunta si era debido a que a la persona le gustan los niños o tiene una disposición suave, el secretario se inclinó para bajar la mirada.

 

Funcionario: “Ojou-chan, ¿te importaría llenar este formulario?”

 

A esa suave solicitud, Lefille puso una expresión sombría mientras su cabeza se sacudía.

 

Lefille: “Funcionario-dono, no soy una ojou-chan. ¿Le importaría corregirse?

Funcionario: “Ahaha, ya veo. Mi error, mi error, princesa.”

Lefille: “¿Qué estás diciendo? ¡Todavía me estás tratando como a un niño!”

 

Lefille lanzo un grito furioso en respuesta a las disculpas del funcionario. Ella hizo la misma reacción cuando estaban de compras en Klant. Sus estallidos no son diferentes del viento que intenta derribar un sauce.

 

Lefille: “Suimei-kun! Suimei-kun, ¡di algo!”

Suimei: “¡Huh! ¿Yo?”

Lefille: “¡Sí!”

 

Pero, ¿qué puedo decir? Esta no es una situación en la que pueda decir, ‘Esta persona se ve de esa manera después de encogerse.’ ¿Es esa una explicación algo aceptable? Está bastante seguro de que cualquiera que oiga eso solo se reiría.

 

El joven empleado se vuelve hacia Suimei con una sonrisa. –

 

Funcionario: “Ahaha, seguro que es una niña enérgica.”

Suimei: “Sí, lo sé, ¿verdad? Hahaha.”

 

Suimei sólo pudo responder eso. La mejor forma de atravesar esta tormenta es montándola.

Lefille, con su paciencia al límite tomo su cintura con ambas manos.

 

Lefille: “Suimei-kun! ¿Qué estás diciendo?”

Suimei: “No ... es sólo ...”

 

No hay nada que él pueda hacer sobre esta situación.

El funcionario seguía sonriendo a Lefille a pesar de su desconcierto.

 

Funcionario: “Ojou-chan, ¿no crees que estás molestando a tu onii-san demasiado?”

Lefille: “Estoy molestando a Suimei-kun ...”

 

Ella se detiene al oír la pregunta y una pequeña y aterrorizada voz llena de angustia se filtró.

 

Lefille: “…No es bueno. Nunca va a terminar... “

 

La cabeza de Lefille cuelga sobre sus hombros. La descarga le robo las palabras de su boca. Ya que Suimei ha estado llevando su espada, suprimiendo su maldición, y ayudándole con varias dificultades desde que se hizo pequeña, su renuencia a ayudar parece haberla golpeado duro.

 

El joven empleado, con una mirada hacia Lefille, se enfrenta a Suimei con una sonrisa.

 

Funcionario: “Ella se ve como alguien que se pie sobre los dedos de los pies y estira la espalda para hacerse parecer más alto. Yo también tengo una hermana menor, así que sé exactamente cómo es.”

 

¿Es debido a esa experiencia que está asintiendo con la cabeza? Los guardias que los rodean sonríen por el estallido de Lefille. En lugar de tensión, un ambiente cálido y esponjoso llena la habitación.

 

Suimei: “Vamos... de prisa hay que llenar estos formularios para que podamos irnos”.

 

Lefille se rindió después de oír esas palabras y volvió a rellenar su formulario. Ella está tranquila ahora, pero,

 

Lefille: “Cierto, cierto.”

Suimei: “¿Qué sucede?”

 

Por alguna razón, Lefille se levantó con un gruñido. Ignoro la pregunta de Suimei mientras ajusta su formulario en el escritorio,

 

Lefille: “Tch, este es el resultado!”

Suimei: “......?”

Lefille: “¡Aún no! ¡Todavía no me rindo! ¡Todavía tengo mi orgullo! ¡No he arrojado eso lejos!”

 

La pequeña Lefille se animó haciendo una declaración grandiosa de que preservará. A pesar de que está intentándolo muy duro, pronto se dio cuenta de que no hay nada que pueda hacer. Al borde de la desesperación, la niña se sentó con un petan.

 

Lefille: “Yo- no lo puedo alcanzar ...” * Gusu, *

 

Lefille bufo mientras encantadoras lágrimas fluían por su cara. Aunque su espalda puede llegar al escritorio, su postura actual le hace difícil escribir. Ella realmente está haciendo lo mejor que puede.

 

Funcionario: “Por supuesto, ojou-chan. Puedes usar esto en su lugar.”

 

El joven empleado presenta a Lefille un taburete.

Lefille se irrito una vez más por la conducta del joven empleado, sin embargo,

 

Lefille: “Yo ...”

 

Ella perdió el espíritu después de comparar el escritorio con el taburete. Mientras colgaba la cabeza en un estado de mal humor, se subió al taburete y llena su formulario. Su cola de caballo se balancea en su espalda por el temblor producido por su melancolía. Ella más que nadie, no quería reconocer que ella misma se ha vuelto pequeña.

Suimei tomo su hombro en un intento de consolarla,

 

Suimei: “Midji meda ...” (NT: Ni idea¿?)

 

Es lo que decía mientras escribe con su pluma.

 

Justo cuando terminaron, una chica entro por la puerta lateral de la ciudad. El joven empleado no se molestó por el intruso. En su lugar, los soldados la saludaron mientras decían:

 

“¡Segundo Teniente Zandark!”

 

Ella fue llamada, “Segundo Teniente.” Ella emite una presencia ardiente. Sus colas gemelas de color violeta están teñidas de rojo, su piel parece insalubre, y hay un parche sobre su ojo derecho. Su otro ojo da una impresión soñolienta. Sobre su equipo militar es un abrigo gótico de Lolita y alzando sus brazos hay un par de guantes de vestir.

 

Las cejas de Suimei se giraron una hacia la otra al ver el extraño traje de la muchacha. Qué traje tan extraño. Se podía ver a mucha gente vestida de esa manera en su mundo y al verlo de nuevo después de tanto tiempo creo un poderoso impacto. Eso no quiere decir que no le quede bien. Suimei sólo es así porque le conviene.

 

Los pensamientos de Lefille son similares. “Eso es lindo.”

 

No, ambos están equivocados. Sus respuestas fueron evocadas por la ilusión creada a partir de los adornos ligados al conjunto.

Mientras Suimei y Lefille reaccionaban ante su atuendo, el segundo teniente se acercó al joven empleado y hablo con un tono frío.

 

Zandark: “Estoy aquí para recoger la lista de registro de ayer.”

Funcionario: “¡Sí!”

 

La columna vertebral del joven se enderezo como un poste mientras se pone de pie y saluda. Se apresuró al armario y desde el saco saca un libro cubierto de cuero.

La muchacha recibió el libro y hojeo las páginas a través mientras decía, “que molesto,” y lo cerro con.

 

¿El ejército del imperio de Felmenia es diferente de las otras naciones? Los rangos como teniente le dan una apariencia moderna pero esa persona es sólo una chica. Parece que tiene doce o trece años. Ella no es soldado, es una niña soldado.

 

Ella debe haber notado la mirada de Suimei porque abrió su ojo soñoliento y le dio una mirada de reproche.

 

Zandark: “¿Un soldado como yo te sorprende?”

Suimei: “No, ese no es el caso ...”

 

Es diferente, pero no inusual.

Mientras Suimei luchaba por expresar el malentendido, Lefille intervino para responder por él.

 

Lefille: “No, eres muy joven para ser un soldado.”

 

La niña, al ver que las palabras de Lefille eran hirientes, le dio una mirada de desprecio.

 

Zandark: “Me niego a que me lo diga una niña más pequeña que yo”.

Lefille: “¿Huh? ¡No soy una niña!”

Suimei: “Ahh ...”

 

Suimei dejo salir un suspiro. ¿Esa conversación otra vez? Hace días que la escucha. Él y Lefille tendrán que hablar de esto más tarde.

Las dos chicas tuvieron un intercambio rápido.

 

Lefille: “¿Qué tal un encuentro?”

Zandark: “... Bien, para mi suena bien.”

 

La conversación termino cuando las dos se miraron.

Las dos se alejaron la una de la otra. ¿Están los dos planeando seriamente?

 

Suimei: “Oye, espera un segundo, Lefille.”

Lefille: “... ¡No me detengas, Suimei-kun! ¡No voy a retroceder en esta batalla!”

Suimei: “No ser capaz de retirarse es el verdadero problema.”

 

Lefille no escucho las palabras de Suimei hasta el final. Las dos chicas giraron alrededor mientras se miraban. Ambas cambiaban su trabajo de pies en un intento de confundir la percepción del otro. Lefille pronto encontró una apertura y continuo con su ataque. La chica también salió corriendo. Justo cuando están a punto de chocar, se detuvieron repentinamente.

 

“Hmph.”

“Mumu ...”

 

Están tan cerca que sus narices casi se tocan. Se separaron y volvieron a dar círculos entre sí como antes sólo para repetir su confrontación, esta vez se pusieron de pie una al lado de la otra. En el choque siguiente, alinean sus miradas.

 

Suimei: (¿Qué están haciendo?)

 

Suimei envía las dos miradas sospechosas.

 

Lefille y la niña se miraron mientras compiten estirando sus espinas. Lo llamaron encuentro, pero no pelean físicamente. ¿Podría la victoria estar determinada por su altura? Suimei inclino la cabeza hacia el lado de manera similar a la de todos los demás que se reunieron para ver mientras hacían una conjetura. Sin embargo, eso no parece ser el caso ya que las dos chicas siguen enfrentándose. Si se alinean de lado a lado o cruzan los brazos debajo de sus pechos, Suimei no puede comprender sus acciones.

 

Suimei, al recibir finalmente la respuesta de uno de los soldados, se ríe de asombro. ¡Eso es lo que es! ¡Están comparando el tamaño del pecho! Este debe ser el método más sencillo para competir. Sin embargo, dado que sus características sexuales secundarias aún no han comenzado a desarrollarse, no hay nada que comparar. Con toda honestidad, esta competencia es hilarante. Sin embargo, no puede entender la tensión antes y después de cada enfrentamiento. ¿El vigor y el espíritu afectarán realmente el resultado? Con todo eso tomado en consideración, de las dos chicas, la actual Lefille es más pequeña.

 

Esas dos chicas también llegaron a la misma conclusión. La otra niña no triunfa en su victoria, pero hablado en un tono que es cuestión de hecho.

 

Zandark: “¿Lo ves? Soy más madura que tú.”

Lefille: “Ku, perdí ante una niña pequeña ...”

 

Lefille habla como si ella fuera un cadáver que fue tirando a un lado.

 

Zandark. “No, ya no puedes llamarme niña pequeña. ¿Qué te parece si me llamas Onee-san?”

Lefille: “¡No, no hay manera! ¡Voy a regresar a mi cuerpo original! “

 

La figura gritando después de perder no es muy galante. Los senos en el cuerpo original de Lefille son más grandes, pero decir eso ahora es infantil.

La chica está desconcertada por las palabras de Lefille. ¿Su cuerpo original? ...... Ah. Ella dio una respuesta al terminar su pregunta y asiente con la cabeza.

 

Zandark: “Tú.”

Lefille: “¿Qué ... qué ...?”

Zandark: “Deja de hablar de fantasía. Eres como un niño que no puede distinguir la realidad de sus sueños. ¿No te sientes avergonzada de decir todo eso?”

Lefille: “Fugu !?”

 

Las palabras de la chica apuñalan a Lefille como cuchillos implacables. ¿Supuso que Lefille estaba infectada con chuunibyou? Si, cualquiera que no esté familiarizado con la circunstancia de Lefille pensaría que ella descaradamente decía tonterías.

 

Lefille se estremece mientras vuelve la espalda a la chica. Su andar es inestable.

 

Suimei: “¿Lefille?”

Lefille: “...... Suimei-kun, ¿te importa darme un tiempo para mí?”

Suimei: “No, no puedo hacer eso.”

Lefille: “Entonces reconfórtame adecuadamente, o esto será un rencor que quedará por siempre grabado en mi corazón.”

Suimei: “......”

 

La sonrisa de Suimei se endurece.

 

Lefille se sentó en un banco. Ella abrazo sus rodillas y luego enterró su cara dentro de ellas. Una oscuridad más profunda que la que poseen los Demonios flotaba a su alrededor. Sus problemas de hoy la han hecho realmente algo lamentable.

 

La otra chica se acercó a Suimei.

 

Zandark: “No pareces ser de esta zona. ¿De dónde eres?”

Suimei: “Oh, soy del Este. Esta chica, Lefille, es la hija de uno de mis conocidos.”

Zandark: “¿Del Este? Pero no te refieres a Aster, ¿verdad? Entonces, ¿eres de Oriente?

Suimei: “Algo así”

 

Ella examino a Suimei con su mirada y sus palabras al considerar las diferentes razas de personas que hay alrededor de Aster. Ella dijo: “Como pensé” la respuesta de Suimei. Su ojo soñoliento se volvió agudo.

                                                                                

Suimei: “...... Oi.”

Funcionario: “¿Se- segundo teniente?”

 

Tanto Suimei como el joven empleado la llamaron. La observación de Suimei sobre ser de fuera de la alianza ha hecho sospechar a la niña que es un espía. Su intención asesina y poder mágico se dispararon como un arma.

 

Suimei: “¿Qué estás haciendo?”

Zandark: “No hay razón para que yo responda a tu pregunta.”

 

La chica libero aún más poder mágico en respuesta a la pregunta de Suimei. Es un nivel en el que la mayoría de la gente se desmaya después de confrontarla.

 

Funcionario: “¡Se- Segundo teniente! ¿¡Ca-Calma, ¿¡por favor-ahh !?”

Zandark: “Estás en mi camino.”

 

Su mirada aguda respaldada por la intención asesina y el poder mágico alto hizo que el joven empleado se acobardara. Así debe ser el funcionamiento del imperio. ¿Pero por qué esparce tanta hostilidad? Los soldados están tan aterrorizados que no pueden moverse.

 

La decaída Lefille fue corriendo al notar el peligro.

 

Lefille: “¿Que está pasando?”

Zandark: “Esto no es algo de lo que los niños pequeños necesiten preocuparse. Ve allá y siéntate como un niño bueno.”

Lefille: “Como un niño bueno ... ¿Estás diciendo que algo peligroso está a punto de suceder?”

Zandark: “Así es. Esa persona es un peligro para el imperio ...

Lefille: “¿Qué?”

 

El tono frío de la chica interrumpió a Lefille. Es como una hoja afilada, nada como el tono heroico que utilizó al entregar esa aplastante derrota.

 

Lefille: “Liberar esa intención asesina hacia la gente que el Imperio pretende capturar es un procedimiento apropiado? ¡Tal tratamiento es injustificable! ¿Qué tipo de entrenamiento desvergonzado recibe el ejército imperial?”

Zandark: “¿De qué hablas?”

Lefille: “¿Esta es la famosa integridad del ejército del Imperio? ¿Qué pasó con el párrafo 3 del artículo 12 de las directrices del Servicio Militar del Imperio? ¿Puedes decir que tu conducta está en completo acuerdo con esos procedimientos?”

 

La niña hace una mueca ante las palabras de Lefille cuando se le recordó las reglas militares del Imperio. El resplandor que da a Lefille es tan agudo como una espada, pero al final se ajusta a la regulación militar.

 

Zandark: “…… Estás en lo correcto. Voy a dejar de lado por ahora ... “

 

Ella termino su frase y se volvió a Suimei para darle una mirada fría.

 

Zandark: “Abstente de hacer algo sospechoso mientras estés aquí en el Imperio.”

 

El tono incomparable y sobrecargado de la chica resulta ridículo para Suimei.

 

Zandark: “¿Por qué no estás respondiendo?”

 

La voz de la chica es inquebrantable y fría.

 

Suimei no puede acostumbrarse a la manera de hablar de esa chica. Como una persona japonesa, ser amenazado por una niña evoca sentimientos complicados. ¿Tal vez debería tratar de provocarla? Si se tratara de Japón, no sería más que una estudiante de secundaria.

 

Suimei entiende que forzar sus valores de japonés en otro no es nada más que arrogancia. La ética es un concepto que varía según las culturas. Del mismo modo, la edad de alistamiento evoluciona con los tiempos. Tales conceptos se aplicarán incluso en mundos paralelos. Sentir compasión de los niños soldados es una auto justicia que ignora las voluntades de los demás. Por supuesto, la existencia de niños soldados es algo que nunca se puede confirmar.

 

Los ojos de Suimei mostraron piedad solo por un momento. Pero regresaron a la normalidad cuando se decidió a molestar a la chica.

 

Suimei: “¿Algo va mal, pequeña?”

Zandark: “Dijiste pequeña, ¿verdad? Es una cosa si esa niña me llama así, pero para ti, un adulto... es un motivo para una demanda. Te llevaré directamente a la corte militar del Imperio.”

 

La niña golpeo a Suimei con un dedo por su broma. Ella se vuelve sorprendentemente linda cuando su irritación crece.

 

Mientras tanto, Lefille dice: “Todavía estás diciendo eso ...” mientras miraba a Suimei con furia.

El joven secretario, dándose cuenta de que la situación empeora, intento interceder:

 

Funcionario: “Bueno.”

 

La chica, sin embargo, entendiendo que era una broma, sólo respondió. Moviéndose con la misma rapidez que antes, ella le dio la espalda a Suimei.

 

Zandark: “...... No hemos terminado.”

 

La niña tomo el registro de nombres por los que vino y salió por la puerta de la ciudad.

 

Suimei: “Fuu ...... Acabamos de llegar y ya estamos teniendo problemas.”

 

Suimei exhalo en alivio mientras la tensión se iba.

El joven empleado suspiro más fuerte que Suimei.

 

Funcionario: “Por favor, absténganse de provocar al segundo teniente Zandark”.

Suimei: “Lo siento, fue mi error.”

 

Suimei dio una tímida disculpa mientras se rascaba la cabeza.

En ese momento Lefille recordó.

 

Lefille: “Pensé que ese nombre me sonaba familiar. ¿Es Liliana Zandark?”

Suimei: “¿La conoces?”

Lefille: “Una de las Siete Espadas. Rouge Zandark, su padre, es un mago muy prominente en el Imperio. Escuché que ella fue nombrada uno de los Doce Magos Superiores del Imperio a pesar de ser todavía una niña. “

Suimei: “Wow, ese es el tipo de historia que Mizuki ama.”

Funcionario: “Sí, es impresionante. Ella tiene ojos en el viento, así que asegúrense de comportarse mientras estén en la ciudad. “

 

El joven empleado le dijo a Suimei y Lefille.

 

Suimei: “Tendré cuidado.”

Funcionario: “De todos modos, todavía tenemos que terminar una confirmación final, si no te importa.”

 

Suimei examino los residuos mágicos de la chica mientras esperaban. Lefille distrae a los soldados moviendo sus piernas hacia adelante y hacia atrás. La gente hablaba en la línea detrás de ellos. Parecen ser viajeros. Mientras envían sus documentos, el joven empleado dice:

 

 “Genial, ¿lo escucharon? Un héroe fue convocado en Aster.”

“¿Quieres decir Reiji-sama? ¡Por supuesto que hemos oído hablar de él!”

 

Suimei se contrajo al oír el nombre de su amigo, el nombre de Reiji. Lefille, familiarizada con las circunstancias de Suimei, se enfrenta a él. Ella susurra,

 

Lefille: “Suimei-kun, eso es ...”

Suimei: “Sí, estoy seguro de que están hablando de mi amigo.”

 

Aunque no ha pasado mucho tiempo desde que Reiji partió en su viaje, él ya se ha convertido en un tema de conversación. Algo debe haber ocurrido para embellecer la historia. Los dos hombres mantienen su compostura mientras alaban a Reiji durante su conversación con el joven secretario.

 

“El gremio de magos le concedió el rango más alto posible junto con el título, El Gobernante Supremo de Todos los Elementos.”

“¿Puede manipular todos los elementos? ¡Eso es increíble! El soberano supremo de todos los elementos, de hecho.”

“¡Qué excelente título, El Gobernante Supremo de Todos los Elementos! ¡Como oficial civil, me encantaría que me concedieran ese nombre!

 

Mientras los tres continúan su conversación, Suimei está a punto de intentar no estallar de risa.

 

Suimei: “Fu ... Haha ... En serio, deténganse...”

Lefille: “......?”

 

Lefille se quedó aturdida mientras observaba a Suimei tener éxito en sofocar su risa. Mientras tanto, los demás se entusiasman con su conversación.

 

“Recientemente, un ejército de Demonios determinado a aniquilar a Klant fue exterminado por el ejército de Aster.”

“Escuché que el Demonio General Rajas también fue derrotado.”

 

La noticia sorprendió a Lefille.

 

Suimei: “¿¡Qué!?”

 

La expresión de Suimei cambio en una de duda.

 

Suimei: “Oi, oi ... ¿Qué sucedió exactamente?”

 

Las dos personas dijeron: “Es increíble. Ha pasado tanto tiempo desde que alguien ha logrado tal hazaña “, con temor. Incluso el joven empleado está atrapado en el momento.

 

Al parecer, se desarrolló una extraña historia.