Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 16:Tentador Ultramarino.

QR Code for https://mousetail.mx/es/proyectos/isekai-mahou/volumen-1/capitulo-16

Con calma, Suimei quitó la espada de mercurio de la garganta Raikas. Raikas se dejó caer al suelo, sin aliento.

 

Raikas: “Haaa ... ja ... mierda ...”

Enmarph: “Uf ...”

 

Detrás de él, Enmarph cayó al suelo completamente agotado, como consecuencia de que su mana fuera drenado.

 

Victoria. Su desprecio y burlas habían sido arrastrados a ellos con una total y definitiva victoria. Generalmente, con respecto a una victoria, los aventureros se deleitaban en la alegría del triunfo, pero el vencedor del día de hoy no hizo tal cosa, con calma canceló la magia que encantaba su hoja de mercurio, lo que le permitió regresar a su estado líquido.

 

A continuación, como si el tiempo fuera para atrás, el mercurio que fluía volvió por si solo al vial de donde había venido.

Dorothea, testigo representante del gremio para la batalla observó a los dos aventureros caídos en asombro.

 

Dorothea: “Uwa ... Realmente venció a los dos al mismo tiempo...”

 

Su rostro se congeló en estado de shock, por lo inesperado que fue el resultado. Su compañero espectador, Lefille, como era de esperar tenía la mirada de un guerrero. Observó a Suimei con una mirada fija, sus ojos estaban inmóviles, aparentemente escrutando a un guerrero experto con el que no podía ser descuidada.

De repente, esa expresión seria desapareció, reemplazada por una suave sonrisa.

 

Lefille: “... Magnífico.”

 

Esta palabra de elogio debilito la seria aura que emanaba de su persona.

Dorothea se acercó Suimei.

 

Dorothea: “Suimei-san. ¡Fue una batalla increíble! Usted luchó contra Raikas-san y Enmarph-san al mismo tiempo y los abrumó por completo. ¡No hay otros miembros del gremio de Mehter en este momento que puedan replicar tal hazaña!”

Suimei: “Muchas gracias. Pero, en realidad, sólo me las arreglé para usar algunas de las técnicas con las que soy bueno.”

 

Su tono era modesto, lo que da a entender que este resultado no había sido un golpe de suerte, eso provocó una mirada de envidia en Dorothea, así como una réplica.

 

Dorothea: “¿Porque eres tan modesto? ¡Eres un mago increíble! Incluso si se compara con los magos del gremio de magos, ¡algo de este nivel se pone a la par con los magos más hábiles! ¿No es cierto, Lefille -san?”

Lefille. “Sí. No estoy tan familiarizada con lo que los magos más fuertes del gremio de magos de mehter son capaces, pero de lo que acabamos de presenciar, tus habilidades están definitivamente en un nivel muy alto.”

 

Las palabras de Lefille despertaron el interés de Suimei.

 

Suimei: “... En ese sentido, si me comparan con los magos más fuertes que conocen, ¿cómo sería?”

 

Suimei expresó su interés por los magos de este mundo. Acababa de jactarse diciendo que la magia de este mundo era muy inferior, aunque si se hablaba exclusivamente acerca de cómo se usa la magia, eso no es necesariamente la verdad. Dicho sea de paso, el caso es que él no tiene una pista de lo fuertes que son los magos más poderosos de este mundo.

 

Si las condiciones incluyen la magia que se practica de manera familiar y una gran capacidad de maná, y luego se pone una enorme cantidad de maná en dicha magia, eso afectaría los resultados de manera impresionante, que resultara en una magia de gran escala no iba a sorprender a nadie. Además, contando el hecho de que los elementos se utilizan como catalizador magia en la ecuación, entonces la potencia probable sería aún mayor.

Eso, por supuesto, fue siempre que esta magia se utilizara en batalla

Su pregunta pareció hacer Dorothea feliz.

 

Dorothea: “Así que usted se preocupa por este tipo de cosas también, eh, ¿Suimei-san? Supongo que eres un chico, después de todo.”

Suimei: “Sí, supongo. ¿Así que ...?”

Dorothea: “Ejem. Eso es una buena actitud, creo. De todos modos, si tuviera que compararlo a los magos de clase S del Pabellón del Crepúsculo, entonces tengo que decir que eres un poco más débil ...”

 

Su vacilación en el extremo final de esa frase parecía sugerir que estaba en algo así como un nivel comparable al de los magos de clase S.

Siendo ese el caso ...

 

Suimei: “Ya veo... Por cierto, la famosa Flama Blanca de esta ciudad - ¿cómo se compara ella con los magos de clase S?”

Dorothea: “Flama Blanca-san es más conocida por su capacidad de investigación. A pesar de que supuestamente tiene el primero o el segundo puesto cuando se trata de poder en bruto, cuando se trata de batalla, ella sigue estando en un nivel más bajo que los expertos de batalla de aquí.”

Suimei: “Oh ...”

 

La declaración de Dorothea había estado orgullosa, como si estuviera haciendo alarde de la fuerza del gremio. Suimei expresó su interés.

 

Felmenia Stingray. A pesar de que era un mago con talento, su capacidad de combate deja algo que desear. A pesar de que su talento en bruto la puso a la par con lo mejor de los magos, su falta de experiencia en batalla la puso un nivel por debajo de ellos. Fascinante.

Esa era una buena noticia. Parecía que era un poco pronto todavía para estar decepcionado de la magia de este mundo.

 

Suimei: “¿Y Gurakis-san? ¿Qué opinas?”

 

Sorprendentemente, Lefille le devolvió la mirada en confusión.

 

Lefille: “... Yo nunca habría adivinado que te importa tanto la comparación con otros.”

Suimei: “Oh, no, no es nada de eso. Esto es sólo como referencia. Quiero saber cuál es mi posición, sus opiniones honestas sobre mi capacidad, etc. Esa es la clase de cosa que deberían importar, ¿verdad?”

 

Lefille cerró los ojos, como si estuviera buscando su memoria, antes de responder lentamente.

 

Lefille: “Esta bien ... Esto es sólo mi opinión, pero... por lo que he visto hoy, no creo que su capacidad de maná sea comparable a la de los magos más fuertes. Cuando se trata de poder destructivo, aunque no vi que utilizaras ese tipo de hechizos con la magia hace un momento, me temo que no puedo emitir un juicio.”

Suimei: “Poder destructivo, eh.”

 

Como era de esperar, los magos de este mundo - al igual que los practicantes de magia de la naturaleza de su mundo - se centran principalmente en poder destructivo. Siendo ese el caso, ¿qué tan mortales son los magos más fuertes aquí?

 

Lefille: “Si estamos hablando de los que están en la cima absoluta del mundo de los magos, entonces, un bosque o una ciudad pueden ser destruidos con un solo hechizo suyo. Me disculpo si esto es un poco rudo, pero que no estas ni siquiera cerca de ese nivel.”

Suimei: “Ya veo, ya veo ...”

 

Eso estaba dentro de las expectativas. Como no había activado su generador de maná, era natural que hubiera una gran diferencia entre ellos. ¿Son capaces de destruir un bosque o una ciudad de un solo golpe? A pesar de que no estaba en el nivel de volar montañas o destruir penínsulas enteras, era todavía un nivel bastante aterrador. Por otra parte, incluso los magos de su mundo, probablemente no eran capaces de una hazaña como esa tampoco. Aunque no es que lo que importaba en este momento.

 

Suimei: “Muchas gracias. He aprendido mucho”.

Dorothea: “No es nada. Que pe agradezcas por algo tan pequeño me da un poco de vergüenza.”

Suimei: “No, en absoluto Todavía hay muchas cosas que no sé, ampliar mis horizontes es necesario.”

 

Suimei inclinó la cabeza en señal de gratitud. Dorothea ladeó la cabeza, ya que parece confundida.

 

Dorothea: “... En serio, ¿quién es realmente, Suimei-san? Eres fuerte y, sin embargo, nunca había oído tu nombre antes ...”

 

“Por supuesto que no. Ser conocido sólo por haber alcanzado este nivel, ¿eso sería de lo más extraño, ¿no?” - Suimei burló de sí mismo.

 

Dorothea parecía disgustada.

 

Dorothea: “Por favor, no subestimes la capacidad de recolección de inteligencia del Pabellón del Crepúsculo. Conocer el nombre de alguien de su capacidad está prácticamente garantizado... bueno, casi.”

 

Su certeza vaciló al final de su sentencia, admitiendo que había agujeros en sus conocimientos. Suimei era originario de Japón, esperar que alguien pudiera reunir información acerca de alguien de otro mundo era pedir demasiado.

Tratando de levantarle el ánimo, Suimei respondió débilmente.

 

Suimei: “Uh ... ¿Cómo puedo poner esto? Bueno, vengo de un lugar muy muy lejano...”

Dorothea: “Un lugar lejano? ¿Del Sur?”

Suimei: “No. Del Este sería una descripción más precisa.”

 

Suimei pensó en los mapas que había estudiado en el palacio. Como preparación sólo para este tipo de ocasión, se había asegurado de familiarizarse con la geografía.

Al este de Aster yacía una enorme área desolada, que era una mezcla de bosques, montañas y desierto. No había habido ningún contacto con los reinos de la zona, y casi nada de información sobre esa zona del mundo en absoluto.

Por lo tanto, cuando se le preguntaba, estaría bien responder de esta manera.

 

Dorothea: “Oh, ya veo. Nuestro conocimiento del oriente está laxo. ¿Eso significa que tu magia es algo que se practica en el este?”

 

“Se podría decir que si” - respondió él, con una cara en la que no se puede leer.

 

Su interés por haber sido despertad, Lefille se hundido en silencio antes de murmurar.

 

Lefille. “Magia única, uh...”

Suimei: “Pasa algo?”

Lefille: “... No importa.”

Suimei: “...?”

 

¿Que había captado su interés?

La mirada en sus ojos ahora había sido extraña-

 

Dorothea: “Sí, tu magia de hace un momento era bastante sorprendente, ya se trate de la velocidad de activación o la fuerza de los hechizos defensivos. El mundo de seguro es muy amplio.”

Suimei: “Eso me halaga.”

 

Siendo alagado directamente de esta manera le hizo algo avergonzado.

Dorothea se volvió hacia Lefille, como si se hubiera recordado algo de pronto.

 

Dorothea: “Eso me recuerda, Lefille-san está pensando en salir para el Imperio Nelferian, ¿verdad?”

 

Lefille: “Hmm? Oh, sí, lo estoy” - afirmó Lefille.

 

Suimei: (¿Así que está en dirección a Nelferia también? Qué casualidad.)

 

Suimei: “Oh? Gurakis-san, estás pensando ir al Imperio?”

Lefille: “Sí. Como preparativos para visitar la Academia de Magia del Imperio, me uní al gremio.”

Suimei: “La Academia de Magia cierto... Eso definitivamente sería...”

 

La Academia de Magia. Por lo que había leído, era una enorme institución académica dentro del Imperio que se ocupa de todas las cosas mágicas. Reúnen a estudiantes de los tres reinos con fines de investigación y desarrollo de magia, sirve para fortalecer aún más los lazos entre las naciones aliadas.

La mera mención de su nombre debe elaborar un enorme interés, pero ...

 

A Suimei no le interesa ...

 

Si se trata de organizaciones de investigación o académicas, Suimei no estaba interesado. Aunque a primera vista, Suimei, como investigador de magia, se podría ver enormemente atraído por una cosa así, en su propio mundo, había entrado previamente en una institución de la orden de su organización. En esta “Academia” había experimentado no solo un pequeño grado de sufrimiento antes de lograr abrirse paso con la ayuda de sus compañeros. A partir de ese momento, ya no tenía ninguna otra cosa, sino sentimientos negativos hacia este tipo de cosas.

 

Lefille: “Sí. Soy bastante ignorante cuando se trata de magia, así que me gustaría ir allí para aprender.”

Suimei: “¿Quieres aprender magia?”

Lefille: “Sí, tengo la intención de estudiar bastante a partir de ahora.”

 

Lefille parecía ser el tipo de persona que es bastante segura de sí misma.

Cualquiera que sea el caso, tal vez volverían a encontrarse en algún punto del camino. No sólo los dos se dirigían hacia el Imperio, sino que incluso irán a el mismo distrito.

 

Dorotha repente suspiró.

 

Dorotha: “Un espadachín con tu talento, sin duda, sería capaz de hacerse con un nombre por sí misma aquí. Es una pena que vayas a dejarnos. ¡Al menos Suimei-san todavía está aquí!”

Suimei: “Sobre eso. Lo siento, pero después de que mis preparativos estén terminados, me voy a la ciudad de Krand.”

 

Después de un momento de silencio, Dorothea gritó a Suimei.

 

Dorothea: “... Huuuuuuuuuuuuh?! Finalmente pensé que tendríamos un nuevo mago prometedor, ¿y sin embargo esto?! ¿No le ibas a dar al gremio de magos un gran shock?!”

 

¿Qué tipo de delirios rampantes habían pasado por su mente?

 

Suimei: “... Lo siento.”

Dorothea: “¿Cómo pasó esto ...? Y finalmente teníamos tales reclutas tan prometedores por primera vez ...”

Suimei: “Realmente lo siento por eso. Pero hay cosas que tengo que hacer.”

Dorothea: “... Ya veo. Bueno, si ustedes dos tienen algo en mente, entonces allí termina todo.”

Suimei: “Sí, además mi destino final también es el Imperio.”

Dorothea: “Usted también?”

Suimei: “Sí. Cuando se trata de reunir inteligencia, el Imperio es el mejor lugar para ese tipo de cosas.”

Lefille: “¿Es así? Bueno, no sé cuándo nos encontremos de nuevo, pero por favor, cuida de mí cuando llegue ese momento.”

Suimei: “Igualmente.”

Lefille: “Con Eso, probablemente debería despedirme. Suimei-kun, he aprendido mucho de tu batalla en este momento.”

 

Con esas palabras de despedida, se volvió con gracia.

Suimei, con algo en la cabeza, la observó tenso.

 

Suimei: “...”

Lefille: “¿Hay algo mal?”

Suimei: “No, no es nada. Ten cuidado.”

 

Agradeciéndole sus buenos deseos, ella salió a través de las puertas del campo de entrenamiento.

Los ojos de Suimei se estrecharon mientras veía que la bella figura desparecía.

 

Suimei: (Si se trata de ella, entonces debe estar bien. Ella no es del tipo que disfruta de las charlas ociosas, y ella no tiene ningún compañero. Además, ella es del tipo cauteloso.)

 

De todos modos, ella ya tenía planeado dirigirse al Imperio de todos modos. No era probable que lo que sucedió aquí se filtrara.

... Confirmando su salida, Suimei hizo una pregunta sin tener que apartar la vista de las puertas.

 

Suimei: “Entonces, ¿Me puede decir cuál es mi clasificación?”

 

No pudiendo ver la expresión de Suimei mientras hacia esta pregunta, Dorothea alzó la vista hacia el techo mientras respondía.

 

Dorothea: “Eso, hmm ... Bien, bueno, Suimei-san, que venció tanto a Raikas-san y Enmarph-san.”

Suimei: “Sí ...”.

Dorothea: “...”

 

En esto, Raikas, con el rostro ceniciento, apartó la mirada. La cara de Enmarph estaba igual, en remordimiento. Como era de esperar, dos derrotas seguidas era difícil de digerir. Observando a la pareja por el rabillo de sus ojos, Dorothea respondió en un tono de tipo empresarial.

 

Dorothea: “A pesar de que normalmente hablar de un rango C sería más apropiado, teniendo en cuenta que ha demostrado claramente tener capacidad de rango B, entonces, sólo tiene sentido que para su registro quede como un rango B.”

 

“Oh ...” - dijo Suimei en sorpresa, esta evaluación estaba más allá de sus expectativas.

 

Rango B. A pesar de que era, sin duda, una persona de cierta capacidad, había sido evaluado todavía bastante alto.

Su decisión tomada, Dorothea reveló una expresión de felicidad, diciendo algo que parecía hacerla feliz.

 

Dorothea: “Eso fue realmente muy impresionante. Te convertirás en alguien famoso de una sola vez, Suimei-san.”

Suimei: “¿En serio?”

Dorothea: “Sí, sí. Puedo garantizarlo.”

 

A medida que hablaba, se puso de manifiesto una mirada de confianza que parecía decir: “Déjamelo todo a mí.”

En efecto. Si un nuevo aventurero fuera a aparecer de repente con una evaluación tan alta, entonces, su nombre sin duda se extendería rápidamente.

 

Suimei: “Eso sólo si-”

Dorothea: “...?”

 

Eso era, por supuesto, siempre que ocurrieron algunas cosas primero.

 

Suimei: “solo ocurrirá si ustedes tres - Dorothea, incluyéndose - revelan lo que pasó hoy, ¿verdad?”

Dorothea: “...? Bueno, incluso si no hablamos de lo que pasó aquí, un nuevo aventurero de rango B llamara la atención de manera particular.”

 

Exactamente. Esa es la clave.

 

Cuando Dorothea se quedó allí, dándole vueltas a sus palabras, antes de que cualquiera de ellos se diera cuenta de lo que estaba sucediendo, Suimei se adornado a sí mismo en su Ropa de trabajo de color negro.

De repente, un aura aterradora salió fuera de su cuerpo.

Raikas, el primero en notar que algo estaba mal, se quedó mirando a Suimei.

 

Raikas: “Tu ...”.

Suimei: “No hay problema. No me convertiré en alguien famoso. No, durante la prueba de hoy, fui derrotado con facilidad, y se me medio el rango D de forma apropiada. Esto es lo que van a reportar. Me recordarán como alguien de segunda categoría, un mago sin un solo punto favorable, además de la capacidad de hacer magia restauradora “.

Dorothea: “-?”

 

Sus palabras dejaron sin comprender por completo a Dorothea, mientras Raikas y Enmarph quedaban congelados por el ambiente de alta tensión. ¿Qué había ocurrido? Junto con esa aterradora presión ejercida por Suimei, había pronunciado una declaración para que ellos la siguieran.

 

Y así --

 

Suimei: “Me disculpo con ustedes tres, pero voy a tener que hacer que acepten mi solicitud.”

Dorothea: “Incluso si usted dice eso...”

Raikas: “Ah-”

 

Suimei se giró repentinamente, puso las manos encima de la cabeza, e inmediatamente promulgó una magia sin la menor vacilación.

Raikas, avanzo hacia él para interrumpir sus acciones, y Dorothea, se quedó inocentemente allí de pie s idea de lo que sucedía, de este modo quedaron sometidos a la magia de comando de Suimei sin resistencia.

Debido a que ninguno de ellos había puesto alguna resistencia notable a la magia, el resultado era obvio

Su magia recorrió las expresiones de sus rostros, y sus hombros caídos, sus miradas fijas en blanco mientras permanecían en su lugar.

Sólo había una persona que no cayó bajo el hechizo de su magia. Temblando con fuerza, Enmarph gritó de miedo.

 

Enmarph: “... ¿Por qué?”

Suimei: “Hmm? ¿Eso es lo quieres preguntar? Es como lo acabo de decir. Sólo quiero ser clasificado apropiadamente es todo.”

Enmarph: “Que demonios estás diciendo? Las clasificaciones son una cuestión de la mayor importancia para los miembros del gremio. Tirando el alto rango que hemos alcanzado de esa manera ... ¿cuál es tu objetivo?”

 

Suimei respondió a su pregunta sin preocupación.

 

Suimei: “No es que tenga nada en particular en mente, ¿sabes?”

Enmarph. “Qué-?”

Suimei: “Hacer las cosas de esta manera me evita muchas molestias, eso es todo.”

Enmarph: “Ahora que lo dices ...”

 

Enmarph expresó su comprensión. Una clasificación alta generaría mucho trabajo, algo que él entiendo bien en su último año en el gremio. Por otra parte, tal como se observa en la actualidad, esto era aún peor para alguien que no tenía ninguna intención de llamar la atención.

 

Suimei: “Lo que necesito es acumular mucha más experiencia de lucha de la gente de este mundo.”

Enmarph: “La gente de este mundo ...?”

Suimei: “Eso no es nada por lo que tu necesites preocuparte.”

 

No importaba que, no había ni un solo nativo de este mundo que simplemente dejara que palabras como las que acaba decir se quedaran sin respuesta. Suimei no se molestó en responder, sin embargo. No era algo por lo cual preocupar a un extraño.

Enmarph nuevamente se llenó de ansiedad.

 

Enmarph: “Incluso si borras los recuerdos de lo que pasó aquí, es inútil. Lo que hiciste en la recepción no va a desaparecer. Dorothea nos dijo lo que sucedió.”

 

Suimei: “Sí, pero no es como si alguien fuera a investigar, ¿verdad? Esta prueba es la norma para evaluar mi fuerza, y cosas como lo que sucedió fuera ocurren de vez en cuando, ¿verdad? Los seres humanos son el tipo de criaturas que se complacen mirando hacia abajo a los demás, y en ausencia de evidencia innegable, preferirían creer que otros son más débiles que ellos, en lugar de más fuertes.”

Enmarph: “...”

 

Enmarph no habló. Más correctamente, no podía hablar. Como si las palabras hubieran sido robadas directamente de su boca.

Todo lo que hizo fue mirar con irritación al monstruo frente a él.

Las palabras de ahora habían reflejado perfectamente sus propios sentimientos, lo cual evoco la mirada sorprendida que aparece ahora.

 

Suimei: “En ese sentido, ¿no cree usted que todo el mundo lo tendría mucho más fácil en aceptar las cosas si se enteran que yo era un fanfarrón? Especialmente para aquellos que confían en sus propias capacidades.”

Enmarph: “... ¿Por qué le haces daño intencionadamente a tu propia capacidad de aceptar misiones? Incluso si las comisiones del Pabellón de Crepúsculo son muchas, algunas más apropiadas para tus-”

Suimei: “No es como si necesariamente existieran. Sin duda. De todos modos, ya he previsto tal circunstancia. Hay un sinnúmero de puestos de trabajo que requieren de un mago capaz de trabajar magia restauradora. La capacidad de curar heridas es una habilidad donde la demanda supera a la oferta, no importa dónde se este, sobre todo si la magia de restauración que eres capaz de hacer es especialmente rara”.

 

Cuando habló Suimei, avanzó.

A los ojos de Enmarph, era como si el mismo diablo se acercara.

 

Enmarph: “Hum. Yo soy un mago, ¿cómo podría dejarte hacerlo tan fácilmente- ¡¿Uf?!”

 

Mientras se movía en una postura lista para el combate, de repente se dio cuenta. En su estado actual era incapaz de ofrecer resistencia alguna. ¿La razón?

 

Suimei: “Y la trampa se cierra. Todo tu poder mágico se ha ido, ¿verdad? La dulce voz de Kalavinka es sólo este tipo de magia.”

Enmarph: “Ah-”

 

... Todos los magos poseían capacidad de resistir a la magia. Haciendo uso de su propio poder mágico, un mago es capaz de repeler los efectos de la magia. Como mago, estar bajo el efecto de la magia de otro, era algo de esperar, por lo cual, estudiar cuidadosamente los métodos para oponerse a su magia era una necesidad.

 

Sin embargo, la capacidad defensiva de una persona estaba, naturalmente, íntimamente ligados con la condición del cuerpo y la mente.

¿Qué implica esto para Enmarph, quien está seco?

 

Suimei: “Es sólo una sugerencia contundente, de verdad. No te preocupes, no hay efectos secundarios. Tan solo terminaras yendo a dormir, y cuando despiertes, va a ser todo como lo que acabo de declarar. No tengo planes de herir a ninguno de ustedes.”

 

...Suimei era un mago. Como tal, luchar contra los magos de este mundo, inevitablemente se convertirá en un concurso de magia. Sin embargo, como alguien que deseaba pasar como una persona normal y al mismo tiempo obtener una medida precisa de su fuerza, se había encontrado en una especie de dilema.

 

Sin embargo, si evitaba las batallas mágicas, y se restringiera a sí mismo en la lucha contra los guerreros, entonces perdería la oportunidad de aprender acerca de la magia de este mundo.

Para este propósito, una vez que la batalla terminara, necesitaba una manera de mantener la boca de los demás cerrada. Para eso, el drenaje del maná que proporciona a un mago una oportunidad para resistir era el método perfecto.

Y así.

 

Enmarph: “Así que eso es lo que pasa ... Espera, antes, tu-”

 

En efecto.

 

Suimei: “Exactamente. Es por eso que necesitaba luchar contra los dos al mismo tiempo.”

 

Con Una mirada escalofriante de cero absoluto, la mano de Suimei cubrió la cabeza de Enmarph.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

... La puesta del sol. En este momento, el rojo carmesí del sol se derrite en el azul oscuro de la noche.

Su prueba terminó, Suimei recorrió su camino de regreso desde el Pabellón de Crepúsculo a su habitación en la posada, antes de dejarse caer pesadamente en su cama.

 

Aunque hubo algunos eventos inesperados antes de su prueba, todo desde ese punto en adelante había procedido según lo planeado, ya se trate de encontrar un lugar para pasar la noche, o la adquisición exitosa de la identificación del gremio, y había encontrado su camino de regreso aquí.

Ser capaz de resolver todo sin problemas era de hecho una suerte.

La única cosa que había estado más allá de sus expectativas es descubrir que él y Lefille estaba alojados en la misma posada.

 

“Un encuentro fortuito de hecho ...” – Dijo Suimei entre dientes, al recordar las circunstancias de su reunión anterior.

 

Lefille Gurakis. Un espadachín con el pelo largo, de color rojo. La figura que creó al estar de pie no podía ser descrita con ninguna otra palabra que: “Hermosa”. No estaba seguro de lo fuerte que era, pero teniendo en cuenta lo imperturbable que había estado después de presenciar su batalla, fuerte era sin duda la palabra correcta.

 

Por otra parte, a pesar de que era sin duda capaz de cuidar de sí misma, había algo en ella que le preocupaba. Después de la batalla, cuando había estado mirándola fijamente, se había dado cuenta.

 

Su originalmente clara y aguda mirada se había nublado momentáneamente. Eso era algo único, propio de aquellos que habían sido atrapados sin poder hacer nada por un destino malvado, como si se sumergieran en la oscuridad.

 

Suimei: (No puede ser, ¿verdad ...?)

 

Suimei sacudió la cabeza con fuerza para aclarar sus pensamientos. No había ningún punto en perderse en ese tipo de pensamientos aquí. No importa quién, todos tienen aspectos que pueden hacer que los demás se preocupen. Eso es todo lo que era.

 

A decir verdad, a los ojos de los demás, es probable que ella se parecía a él mismo. De todos modos, preocuparse por ella de esta manera era infructuoso. Después de su despedida antes, era muy posible que nunca se encontrarían de nuevo en esta vida. Había sido pura casualidad que incluso se reunieron esta vez, después de todo.

 

...Suimei miraba por la ventana. Era esa hora del día, cuando el anochecer era indistinguible de la noche. Hablando de eso - anochecer – a quien se le había ocurrido esa palabra. La tenue luz del sol poniente proyectaba una larga sombra sobre el entorno, sumergiéndolos en la oscuridad, llenándolo de una sensación indescriptible.

 

Suimei: “Haaah...”

 

Suimei bostezó bajo los efectos del letargo que se había deslizado de repente sobre él.

 

¿Qué estaba pasando? No era el momento en el que normalmente dormía, y sin embargo el arenero había comenzado claramente a ejercer su influencia sobre su cuerpo. No había hecho nada particularmente agotador, y, sin embargo, se vio incapaz de defenderse de esta oleada de somnolencia.

¿Por qué?

 

Suimei: (Oh ... Es por eso. Mierda ... Esto es ...)

 

Él pensó en la razón. Él conocía este sentimiento. Él sabía por qué esta somnolencia irresistible se había deslizado sobre él ahora que estaba completamente solo.

En efecto. Este es un fenómeno que se produciría inevitablemente una vez que se había separado de “ese tipo de persona.”

 

Suimei: (Así que es por eso... por supuesto ...)

 

Era un juego de escenas del futuro, algo que estaba obligado a ver debido a la maldición de Ludwig. Anunciaba las crisis que le esperaba, sólo que los recuerdos de lo que había visto desaparecían una vez que despertaba. Estas visiones eran sólo para el momento inmediato, una videncia sin el menor valor.

 

Así que esto sucede incluso en este mundo, ¿eh? ¿Incluso en un sitio como este, esto todavía puede suceder? Incluso en un mundo como éste, salido directamente de las páginas de un libro de fantasía, un mundo sin la menor conexión con el mundo al que llamaba hogar.

Había estado bastante seguro de que no iba a pasar aquí. Si iba a encontrar con éxito un camino a casa, esto había sido lo único con lo que no había esperado volver encontrarse.

 

No queriendo dejar de lado sus pensamientos, mientras pensaba las cosas, su cuerpo se tensó inconscientemente, y se derrumbó encima de su cama. No había manera de combatir la somnolencia que vino sobre él.

 

En algún momento durante este proceso, la imagen de su madre, que nunca había visto antes, apareció en la silla en su habitación. Esta mujer, de la que sólo ha oído hablar de su padre, apareció ahora ante sus ojos bajo los efectos de la maldición.

 

[♫Ahhhh♫]

 

Estaba cantando. En lugar de una canción de cuna para calmar a un niño al dormir, era más un Aria dolorosa que lamenta el sufrimiento que su hijo experimenta. Esta misma canción le hizo entrar en un mundo de sueños que no eran sueños. Dormir ~

Su Madre, a la merced de la maldición de Ludwig, sostenía en una mano el libro que registra su futuro a partir del cual recita, con suavidad, con tristeza.

 

- Tentador Ultramarino, Al Kern. (NT: El nombre del libro supongo)

 

Esto era, sin duda, poco a poco la maldición que ya conocía. Escucharla cantar los versos de un poema que hablaba del pasado y el futuro del que no podía ser salvada. Esta ilusión de su madre, quien había sucumbido a esta maldición, aparecía cada vez.

 

Era por esta razón que corría al lado de todos los que se vieron atrapados sin poder hacer nada por su destino. Parecía que sus días de batalla estaban a punto de comenzar una vez más.

Forzando la apertura de sus párpados de plomo, Suimei recordó las palabras del libro en manos de su difunta madre.

 

[Silencio! No voy a correr más. ¡Voy a vivir como debería!]

 

La sobreviviente de un país caído. La joven espadachín, mitad-espíritu, obligada a soportar la maldición de la vergüenza puesta sobre ella por variadas razas: Lefille Gurakis Nosya.

 

[Cállense! ¡Para mí, ser necesitada solo por mi habilidad en la batalla, está bien!]

 

Su odiada compañera eterna, el arma humana del Imperio que se había sumergido a sí misma en el abismo de la magia negra: Liliana Zandark.

 

[Nos Encontramos de nuevo, Suimei. Había pensado que nunca nos veríamos de nuevo. Por eso, nunca no separaremos de nuevo.]

 

Quien quedó a merced del destino y de Nureha de Kadath, su amiga quien había llegado a ser conocida como la Princesa de la Espada: Kuchiba Hatsumi.

 

[Basta de palabras bonitas! ¡No importa cuántas veces digas esas cosas, la felicidad nunca vendrá!]

 

La figura de color verde oscuro, maldecida por Ludwig, con quien había hecho un juramento de salvación: Isrina Coulanges.

 

[Suimei. Los seres humanos y los demonios son lo mismo. Si ambas partes son así de sucias, entonces yo-]

 

Aquel que había sido convocado junto Suimei, el héroe que había dado la espalda a la humanidad en medio de la desesperación. Espada sagrada en mano, el espadachín del dios oculto: Shana Reiji.

 

[Ha pasado mucho tiempo, mocoso. ¿Qué tal te ha ido? ¿Te has vuelto más fuerte ahora?]

 

El espadachín más fuerte de otro mundo, llamado a este otro mundo por una invocación prohibida y no planificada: Beowulf Schneider.

 

[Así Que este es mi enemigo?]

 

El señor de los feroces demonios que controla todas las maldiciones, la emperatriz de las razas variadas: NACCHATRA.

 

“... duerme, Suimei. Si no descansas cuando se puede, entonces, llegará un día en que vas a caer. Porque ese es el destino que ineludiblemente te espera.”

 

Con esas palabras que no debería haber sido capaz de escuchar, la conciencia del Suimei se desvaneció en la oscuridad.