Isekai Mahou wa Okureteru! Gaiden Capítulo 1: Hacia el bosque negro




Manual




El calor del aliento cálido creo un vapor blanco y luego se disipo de nuevo. Desde cuándo, los pulmones comenzaron a exhalara aire lo suficientemente fio para eso. Aunque todavía falta mucho para el invierno, eso no importa en la cima de una montaña.

 

Como era de esperar, la temperatura desciende diez grados cuando se sube a 1,000 metros sobre el nivel del mar. Por otra parte, el otoño está a punto de comenzar, no hay nada de extraño en una temperatura baja en un clima inestable.

 

Independientemente de esos pensamientos, el clima frío no es algo que vaya a disminuir.

 

Él miro hacia el brillante cielo nublado sobre el bosque de abetos y murmuro una queja.

 

“... ¿Por qué tengo que venir a Alemania y ser enviado a esta montaña?”

 

El mago de la edad moderna, Suimei Yakagi, recibió la orden de entrar en las cadenas montañosas de Alemania por Nestheim, el líder de la organización mágica a la cual pertenece.

 

-- Un mago. Si una persona común recibe esa introducción, esa persona probablemente se confundiría. Que esta confusión esté o no justificada es irrelevante. Para esas personas, aquellos con títulos como mago no son más que conjuradores de escenario.

 

Merlín, Morgana, Odín, Circe, la bruja de Macbeth; ninguna vida útil es suficiente para siquiera tratar de enumerar esas creaciones de ficción. Diez de cada 10 personas dirían: “No hay tales cosas como los magos”. Podría decirse que el término hechicero tiene ese tipo de posición social.

 

Sin embargo, a pesar de tales afirmaciones, los magos existen en la era moderna que prolifera con la ciencia y la tecnología. Eso magos son exactamente iguales a la primera imagen que viene a la mente, aquellos que exploran misterios y manipulan fenómenos misteriosos.

 

Los magos han utilizado su tremendo poder para guiar a las personas y crear prosperidad desde la antigüedad. La magia, con orígenes en la filosofía natural, se ramificó para establecer todas las disciplinas conocidas por el hombre. Afirmar que la magia es la piedra angular de la humanidad no sería una exageración. Ahora, sin embargo, la fuente de la innovación que era la magia ha sido usurpada por la ciencia. El estatus que los magos disfrutaron durante la era de Robert Boyle ha declinado gradualmente a una de ficción.

 

Sin embargo, los magos siguen respirando desde la parte trasera del mundo. Continúan ininterrumpidamente en su búsqueda de misterios. De esas personas, un joven japonés, Suimei Yakagi, se detiene. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que el camino desapareció? Las únicas cosas a su alrededor son árboles y piedras.

 

Suimei frunce el ceño mientras busca el mapa y la guía estelar dentro de su morral. Los arroja al suelo y murmura algunas palabras extrañas. Luego, mira hacia el cielo para examinar su entorno antes de mirar hacia el suelo nuevamente. El mapa y la guía estelar no están donde los arrojó.

 

Suimei: “Hmm... no estoy perdido”.

 

Suimei no ha cometido ningún error. Llegará a su destino siempre y cuando continúe caminando hacia adelante. Los árboles ante él, sin embargo, han crecido aleatoriamente y muy juntos para crear un bosque oscuro comparable al municipio de Wald. Las filas abarrotadas de árboles de hoja perenne bloquean su visión a solo unos pocos metros con sus ramas.

 

Algo como un bosque oscuro es solo una cuestión insignificante para un mago. Suimei podría iluminar fácilmente la oscuridad con un simple hechizo, pero no puede obligarse a hacer el esfuerzo. En su lugar, saco una linterna que le regaló un amigo del bolsillo de su traje negro.

 

Él presiona y, “¿Hmm?” Él mueve el interruptor, kachri kachri, pero nada acompaña el sonido.

 

Suimei: “Ack, está rota. ¿Qué pasa con esto? De verdad me atrapo aquí”.

 

La linterna es un regalo de cumpleaños de su mejor amigo en Japón. Todavía tenía que usarlo, por lo que asumió que funcionaría sin ningún problema.

 

Suimei se rasco la parte posterior de la cabeza y volvió a guardar el regalo roto en su bolsillo. Hay momentos en que las herramientas hechas por la ciencia y tecnología no funcionan para los magos. La magia prospera cuando el recurso de comprensión se inclina hacia el misterio y la comprensión científica se queda corta. Por el contrario, los magos son inútiles en lo que respecta a los objetos altamente mecánicos.

 

Su linterna estropeándose sin ninguna razón es un buen ejemplo. Eso es porque él es una persona que aprendió magia y se convirtió en una existencia misteriosa. Como resultado, incluso es odiado por las puertas de entradas de las estaciones de tren y las puertas automáticas. Le han dado problemas más que solo una o dos veces.

 

La linterna es una existencia mecánica, pero es simple. El desarrollo de la electroluminiscencia orgánica y los diodos en los últimos años han llevado a la creación mecánicamente más avanzada de fuentes de iluminación. Esos tienen incluso una alta probabilidad de romperse.

 

Esta situación es algo que las personas suelen escuchar incluso si no lo experimentan realmente. Es el fenómeno donde las cámaras, las luces y las radios dejan de funcionar en lugares sagrados y lugares embrujados.

 

Como se explica cuando alguien comienza a aprender magia, el espectro electromagnético tiene una disposición natural para ser influenciado por los misterios. Desempeña un papel importante dentro de los misterios del mundo a través de las [ondas de luz] que son parte del [Principio Eterno Universal]. Por lo tanto, cada vez que surge el principio de los [misterios], las ondas electromagnéticas generadas a través de los principios científicos se vuelven locas.

 

Esa es probablemente la razón por la que se rompió... pero, ¿algo tan simple como una linterna rompería tan fácilmente? La falta de experiencia de Suimei en este campo le impide desacreditar que algo más haya podido romper la linterna. El poder de un misterio lo suficientemente fuerte como para influir en la maquinaria y el espectro electromagnético podría estar cerca.

 

--¿Una barrera?

 

El bosque está más frío de lo normal, más de lo que su alta elevación debería permitir. La oscuridad en frente de él no es causada por la falta de luz solar tampoco. La linterna no se rompió solo porque es un mago.

 

En resumen, esa barrera es tanto una marca de ruta como una defensa en contra de los humanos que la traspasan.

 

Suimei cruza el límite invisible frente a él sin dudarlo y entra en el bosque. La falta sensaciones bajo sus pies es desconcertante. No hay nada allí, ni la firmeza del suelo, ni el crujido de las hojas secas o las ramas marchitas. La oscuridad que lo rodea no es mejor. Tiene la humedad pegajosa característica de algo que vive.

 

“En serio, es como si me estuviera hundiendo en un océano oscuro”. A diferencia de una persona común que ya habría escapado, Suimei sigue avanzando.

 

Pronto atravesó el bosque y la luz apuñalo sus ojos. Las imágenes residuales se graban en su retina mientras sus ojos se ajustan al cambio en la iluminación. En un cambio completo en lo que acaba de atravesar, aparece una carretera adoquinada delante de él.

 

“¿Mi destino está por este camino?” Asume que sí, ya que puede ver débilmente un edificio al final del camino.

 

El líder de la asociación le confió a Suimei una tarea extraña. La razón es en sí un motivo de felicidad para él que ha subido en la clasificación y ha llegado a lo alto. A partir de ahora, él tendrá un asistente. “Mi viejo amigo ha recibido al que te ayudará en su lugar. Ve a recuperarlo”.

 

La expresión de Suimei se endureció al oír esas palabras. El líder de la asociación, Nestahaim, habló con una sonrisa inocente, pero entregó una demanda irracional. Sin embargo, como le dijeron a Suimei, todo lo que puede hacer es seguir adelante.

 

Primero, este lugar.

 

Los magos prefieren áreas aisladas que son difíciles de alcanzar. Para ellos, no hay problema si el lugar está en alguna cordillera o en una isla desierta en medio del océano. Lo que molesta a Suimei es que este lugar no fue marcado en el mapa antiguo dentro de la asociación. Ese mapa se altera cada vez que la tierra cambia para reflejar la geografía correcta. Adicionalmente más información puede ser agregada. Se suponía que era algo absoluto, pero este lugar no estaba ahí.

 

Si le preguntara al líder de la asociación sobre eso, recibiría una suave risa a cambio. Él ya puede escuchar esas risas. Esa respuesta sería suficiente para decirle que no obtendrá una respuesta clara.

 

Lo siguiente es la frase, “viejo amigo”.

 

El líder llamó a esta persona un amigo, pero eso no significa que esa persona no sea sospechosa. Él llamará a cualquiera que comparta los mismos ideales que él un amigo. No importa si la persona lo adora, sigue sus pasos o le rinde culto ciegamente; esa persona será un amigo sin excepción. Por lo tanto, ¿esta persona es realmente un amigo? ¿Un discípulo? ¿Alguien que lo ve como a un dios? No hay forma de saberlo.

 

Finalmente, y lo más importante, sería su comentario sobre recibir un asistente. “Ve a recuperarlo”. Esas palabras primero hicieron que Suimei se preguntara si él estaría recibiendo un familiar. Sin embargo, sus habilidades en magia no se extienden al control de familiares, un hecho que el líder conoce bien. Como resultado, se aseguró de que el líder entendiera que, si bien puede usar el familiar de vez en cuando, “no tengo la intención de tenerlo a la mano”.

 

Entonces, ¿cuál es la intención del líder? Suimei reflexiono sobre esa pregunta hasta el final de la carretera adoquinada de la montaña.

 

Suimei: “Estoy aquí...”

 

Ante él hay una enorme y antigua villa de estilo neo renacentista. Con el sol escondido detrás de las nubes, solo brilla una luz grisácea. Los colores negro, blanco y gris ceniza se reflejan en la puerta y los muros como resultado.

 

Suimei continúa y se detiene en la puerta de hierro. La entrada es negra y luce quemada, casi parece acero. Su gran tamaño la hace un complemento perfecto para la enorme villa. En ella hay engranajes, un motor alternativo y un péndulo. ¿Está tratando de imitar un dispositivo simple como un reloj?

 

Él golpea la aldaba contra la puerta y un sonido fuerte y metálico hace eco en la casa. Escuchar un sonido así no es una sorpresa en la casa de un viejo mago. Muchos han tratado sus lugares para reproducir esos sonidos. Las bisagras de una de las puertas pronto se abren para revelar un interior oscuro. El sonido hace que Suimei sienta la edad de la casa.

 

Una silueta se separa del interior oscuro y aparece para revelar a una joven vestida con un vestido de delantal bellamente decorado. Largo y marrón claro, el pelo fluye de su cabeza. A juzgar por su altura y apariencia, es un poco joven. Su expresión es clara, pero también se siente muy fría.

 

La chica toma los dobladillos de su falda y le da una elegante reverencia. Suimei intenta presentarse en respuesta, “Yo soy...”

 

“¿Suimei Yakagi-sama de la asociación, creo? Te hemos estado esperando.”

 

El disgusto de Suimei se filtra mientras dice “¿De verdad?”

 

La chica, sin embargo, coloca su mano sobre la puerta y obliga a la manecilla del reloj a moverse, acelerando tanto la polea de escape como al engranaje de anclaje. El escalofriante sonido de chi chi chi chi chi que sale se detiene suavemente. El engranaje cónico Zerol luego estalla en rotación, emitiendo un gyaa como un eco penetrante.

 

Las pesadas puertas de hierro pronto raspan sobre el suelo mientras se abren. Las aves toman vuelo mientras la montaña entera tiembla. Sus gorjeos junto con las aletas de sus alas se elevan para llenar el aire.

 

La joven extiende su mano hacia Suimei desde el interior de la entrada. “Padre espera tu llegada en la parte posterior. Por aquí, por favor.”

 

Suimei se enfrenta a la chica y dice, “Espera un segundo. Quiero preguntarte algo.”

 

“¿De qué se trata?”

Suimei: “Este lugar.”

“¿Estás... curioso acerca de esta villa?”

Suimei: “No, ¿quién es el propietario de esta villa?”

“Eso no debería ser... ¿No eres tú el que vino a buscarnos?”

 

La conmoción de la chica no es sorprendente para Suimei. La mayoría de las personas investigará los lugares que visitarán con anticipación. Su tono es hosco cuando dice, “Lo siento, el líder de mi organización es algo travieso.”

 

La chica dice, “Ya veo” con un suspiro. Luego agrega: “Es un placer conocerte. Bienvenido al taller de muñecas del reloj de Alzbine.”

 

Suimei: “Alzbine, esto? ¿Este- Este es el famoso castillo del fantasma titiritero?

 

Suimei una vez más mira hacia la villa. Parece una vieja fotografía en blanco y negro, pero a medida que la luz del sol se filtra, la villa cobra vida con el escarlata.