Death March Volumen 9 Intermedio: En el territorio del Barón Muno.




Manual




Castillo Barón - Sala Privada del Barón

 

Mayordomo: “Barón-sama, el señor Zotor y Hauto-dono han venido.”

Barón: “De acuerdo, déjalos entrar.”

Mayordomo: “Disculpe.”

 

Las dos personas que han sido llamadas a la sala del barón están desconcertadas. Eso se debe a que, a pesar de que el Barón es un maestro sociable, no parece tener interés en los asuntos del ejército, y normalmente da instrucciones a través del cónsul Nina.

 

Además de eso, hay dos espadas en el escritorio del barón. Zotor puede sentir un poder desconocido de esas espadas que están cubiertas en fundas sencillas.

 

Barón: “Señor Zotor, desenfunde esa espada.”

Zotor: “Sí.”

 

Zotor respondió con una palabra de aceptación corta, y saco la espada. Hauto quien ha sido llamado junto con él espero detrás de él sin decir una sola palabra. A pesar de que el barón es el padre de su pareja, sus posiciones públicas son como el cielo y la tierra, por lo que es una cosa muy natural de hacer. Sin embargo, no puede ocultar el reluciente interés en sus ojos.

 

Zotor: “E, esto es, ¿esta es una espada mágica?”

 

Zotor comentó de la espada que tenía en la mano. Eso es porque se siente similar a la espada mágica que el superior de un conocido presumió una vez. La espada del superior estaba hecha de mithril. Al igual que esta espada, no estaba hecha de una aleación de hierro.

 

Borro su vacilación y coloco su poder mágico. Es algo que no tiene sentido con la espada de hierro que normalmente utiliza, pero es un acto esencial con la vieja espada hecha de piezas de monstruo que alguna vez tuvo.

 

Zotor: “Asombroso…”

 

Desde su punto de vista, el poder mágico fluye increíblemente suave en la espada mágica.

Mientras está así, practica balanceando varias veces la espada, y luego la coloco de nuevo en el escritorio. Tomo la segunda espada de la misma manera. Ambas parecen ser del mismo modelo ya que están hechas de manera uniforme. Esto también es algo que es imposible para el sentido común. Las espadas mágicas normales son algo que tienen funcionamientos variables entre cada una de ellas.

 

Zotor: “Son maravillosas espadas, probablemente valen más de 100 monedas de oro, ¿las va a vender a un comerciante oficial?”

 

Él pregunto mientras se sentía un poco reacio. Con la condición económica actual del territorio del barón, este tipo de espadas no puede ser dadas a sus fuerzas. Zotor piensa que el barón lo llamo probablemente para preguntar el precio de estas espadas.

 

Barón: “¿Te gusta?”

Zotor: “Sí, la oportunidad de manejar espadas tan buenas como éstas es muy rara, estoy muy agradecido por haber tenido la oportunidad”.

Barón: “Es así, es espléndido, si te gusta, entonces acéptalas, esas espadas son tuyas.”

 

Esas inesperadas palabras provocaron que surja desconcierto en lugar de la alegría. Sin embargo, justo cuando el barón dejo de hablar, ese desconcierto fue eliminado, y el placer volvió a aparecer.

 

Zotor: “¡N, no me diga que nos prestarán tan excelentes espadas!”

Barón: “No.”

 

Se ha vuelto desaliento con la rápida respuesta del barón.

 

Barón: “Las espadas serán suyas, manda tus agradecimientos al caballero Pendragon, él fue quien nos ha pedido que les entreguemos estas espadas.”

 

Chevalier Pendragon - él es uno de los únicos tres nobles de este territorio del barón. Las anécdotas acerca de él no son escasas. Si el barón dice que son regalos de él, entonces probablemente sea cierto. Zotor recibió la espada con ambas manos. Dio su gratitud al barón ya su custodio.

 

 

Castillo del Barón - Patio

 

Novato: “Hermoso...”

Erina: “Hohou, ¿Novato-chan va por Hauto-san?”

Novato: “Kya, Erina-san, desde cuándo ha llegado.”

Erina: “Sólo hace un poco, y ¿estás apuntando a Hauto-san haciendo algo de agitación social?”

 

Allí están las figuras del capitán y el vice-capitán del ejército del territorio balanceando las espadas mágicas que acaban de recibir delante de las chicas. No hay luz en la espada mágica que el vice-capitán está balanceando, a diferencia de la del capitán. Ahí está la hija del barón, Soruna con sus sirvientas a la sombra de un árbol más adelante.

 

Novato: “Lo que estoy viendo es la espada que Zotor-sama está balanceando, nunca he visto una espada tan hermosa.”

 

Los ojos de Erina la seguían presionando como si dijeran que sólo es una excusa.

 

Novato: “Como dije, no es así, es imposible tener una relación ilícita con alguien que está siendo mirado con una mirada tan amorosa esa, y además yo ya tengo a alguien que amo.”

Erina: “Ah, ahora que lo pienso ya lo has dicho antes, ¿fue el joven mercader que generosamente te dio una costosa poción mágica cuando casi mueres al correr enfrente de un carruaje?”

Novato: “Ehehe ~, no sé su nombre, ni su cara, sin embargo.”

 

El rostro de alguien a quien Erina conoce muy bien floto en su mente, pero la muchacha prudentemente lo mantuvo para sí misma ya que no quiere añadir más rivales de los que hay ahora.

 

 

El Pueblo Pionero

 

 

“Eh, ¿Aprendiz?”

“Sí, ¿no te convertirás en aprendiz de sirvienta en el castillo del barón?”

 

Hay dos sirvientas, y una niña en la habitación de una de las dos únicas casas que el pueblo de Pendragon tiene.

 

Esta es una aldea pionera que ni siquiera tiene pilares de barrera contra los monstruos. No sería de extrañar que algún día los monstruos ataquen, borrando esta aldea del mapa. Las personas que residen aquí son ancianos que han sido abandonados por su ciudad natal, y niños que antes fueron esclavos fugitivos.

 

Cómo es que este campo existe dentro del bosque, nadie, incluyendo la gente que vive aquí, lo sabe. Parece que el nombre del pueblo se tomó de la persona que les ha ayudado.

 

“Pero, nunca he hecho nada además de trabajar en las granjas.”

“No tienes que preocuparte por eso, ¿sabes? Es algo que incluso yo, quien es un ex soldado, puede hacer.”

“Meda, deja de hablar.”

 

Meda retiro la cabeza tras el regaño de Pina. Pina puso un poco de poder en su voz ya que no puede dejar que su primer trabajo como líder del equipo sea arruinado por las palabras insensatas de su subordinado.

 

Rorona: “¡Si Totona-ane no quiere, entonces yo lo haré, quiero ser útil a Satou-sama y Arisa-chan!”

Totona: “Espera Rorona, de dónde vino eso.”

Rorona: “Satou-sama nos dio comida caliente, también dejó comida para no morir de hambre, incluso los campos de aquí deben de ser algo que Satou-sama preparo”.

 

La niña lo enfatizo con todo el poder en su pequeño cuerpo. Ella claramente es demasiado joven para convertirse en una sirvienta. Sin embargo, Pina parece haber juzgado que no hay ningún problema con eso.

 

Pina: “Bien, entonces, hagamos caso de tu espíritu ... Rorona, te emplearemos como aprendiz de sirvienta ... Totona, ¿qué vas a hacer?”

Totona: “Uu, por favor, estaré a su cuidado.”

 

Totona, que no puede permitir que su hermana pequeña vaya sola a un lugar desconocido, informo que ha accedido a convertirse en aprendiz de sirvienta.

 

 

Ciudad de Muno - En frente de la Puerta

 

“¿Que es esto?”

“Pues, cuando abrimos la puerta por la mañana, ya estaban aquí.”

 

Hay más de 100 hombres que parecen ser ladrones atados a varios pilares de piedra ante los ojos de Zotor que ha venido a la puerta como se le ha pedido. Hay una nota en el pilar de piedra que dice cortésmente que han sido capturados ya que son ladrones.

 

Zotor: “¿No eres Gouhan?”

Gouhan: “¿Eh, Zotor-sama, no escapaste?”

Zotor: “Ese es Orto, ¿eh?”

Orto: “¡Zotor, padre!”

 

Hay algunos rostros familiares entre los ladrones. Son antiguos caballeros y soldados del ejército del territorio que habían dejado el ejército debido a los problemas con el cónsul de aquel momento. También hay antiguos artesanos y sacerdotes. Zotor ha decidido pedir la opinión del cónsul Nina con la expectativa de asegurar algunos recursos humanos para el territorio del barón. Después de confirmar su tabla de recompensas y castigos con la piedra de Yamato, la escasez de recursos humanos en el territorio barón ha mejorado un poco.

 

 

Castillo del barón - la oficina del cónsul

 

“Nina-sama, es terrible.”

Nina: “¿Qué ocurre, Yuyurina?”

Yuyurina: “Eso es, um, es sobre Chevalier-sama otra vez ...”

Nina: “¡No de nuevo, ¡qué ha hecho ahora!”

 

Yuyurina, que lleva la cresta del servicio del gobierno - a pesar de su cuerpo infantil, es el segundo cerebro después de Nina en el castillo - se precipito a la oficina del cónsul Nina mientras su trenza se balancea.

 

Yuyurina: “Hemos recibido cartas escritas pidiéndonos que intermediemos en las propuestas de matrimonio de los nobles en la capital del ducado.”

 

La verdad es que las cartas venían originalmente para el barón, pero como está preocupado en cuanto a cómo manejarlas, las piso sobre el cónsul Nina por medio de Yuyurina. La razón por la que el barón no se las dio directamente al cónsul Nina puede ser fácilmente adivinada.

 

Nina: “Él estaba junto con Karina-sama ¿cierto?, cuando fue que ganó esa clase de reputación de galán.”

 

La expresión del cónsul Nina parece disgustada, pero eso es comprensible. Para ella, por el bien de la estabilidad del territorio del barón, su deseo es que la señora Karina, la hija del barón, y él estén juntos. Ese plan no parece tener ninguna esperanza para el éxito puesto que, aunque la señora Karina no parece estar en contra de ello, ella está poniendo su esfuerzo en el camino incorrecto, encima de que el hombre mencionado arriba tiene solamente interés en niñas pequeñas. Aunque, la historia que al chevalier le gustan solo las niñas pequeñas es una asunción del cónsul Nina, sin embargo, la persona que puede negarlo no está presente aquí.

 

Yuyurina abrió una caja con bellos adornos encima de la mesa. Hay una foto dibujada de la persona en cuestión, rodeada por un marco dorado que parece fue hecho por un maestro artesano. Los dibujos son todos de jóvenes doncellas. Cuando revisaron las otras cartas, se dieron cuenta que todas pertenecen a niñas de entre 12 y 14 años. Son demasiado jóvenes para el matrimonio, pero es normal que los compromisos nobles sean así.

 

El problema son los títulos nobiliarios sociales de las candidatas.

 

Nina: “¿La hija de un Conde? ¿Qué y cómo llegó tal propuesta de matrimonio?”

 

Normalmente, quien se propone a un noble honorario suele ser la hija de un rico comerciante, o de una persona influyente del pueblo, o de otro noble honorario, eso es lo normal. De la propuesta de alguien que supera en gran medida al propio caballero honorario, las otras propuestas son de las hijas de nobles de mayor rango, y por encima de Barones. No hay propuestas que vengan de hijas de los nobles de alto rango que sean más altos que el conde en particular.

 

Además, las cartas de las propuestas de matrimonio para el chevalier llegaron una tras otra después de este día.

Finalmente, hay tres hijas de Condes, alrededor de 30 hijas de nobles que tiene un rango más alto que un baronet, y más de 100 hijas de chevalier`s, nobles honorarios y ricos comerciantes.

Y luego, el extremo -

 

Nina: “¿La hija del marqués?”

 

Además, esta incluso la carta del marqués que dice que no le importa si la persona misma declina. No es normal para una propuesta de matrimonio en sí misma, pero en realidad no es como si ese marqués hiciera normalmente a un lado su gran orgullo. El marqués que ella conoce debe ser alguien mucho más orgulloso que esto. Es como si hubieran descubierto su debilidad.

 

Nina: “Por dios, incluso si queremos rechazar o enviar las propuestas de matrimonio, la conversación no puede avanzar si no podemos contactar a la persona misma. En cuanto a las cartas de excusa que Yuyurina ha escrito, usémosla como compensación de nuestra deuda con ese hombre.”

 

Probablemente no estaba hablando en serio, pero la acidez en su estómago parecía que se calmó cuando murmuró eso.

 

Las cartas que han llegado después se eran de las propuestas de matrimonio, sino solicitudes para aprender la etiqueta a través del aprendizaje. No es raro que las hijas de los nobles se conviertan en sirvientas para su formación, pero es impensable que las hijas de los nobles de la capital del ducado lleguen a el lugar de un noble como este.

 

Nina: “Tienen la intención de saltar el foso desde fuera, eh. Que buena táctica.”

 

Por otra parte, también hay una solicitud para hacer un desarrollo conjunto para sembrar huertos en los suburbios de la ciudad de Muno que es difícil de rechazar. Al parecer, se trata de una fruta única que es inmune a los insectos dañinos y animales, y se ha vuelto popular en la capital del ducado. Parece algo sospechoso, pero como la otra parte cubrirá los costos de los especialistas y de las semillas, sería algo derrochador rechazarlo.

 

Nina: “Kuh, Karina-sama, tienes muchos poderosos rivales.”

 

El Cónsul Nina murmuró sin querer. Sin embargo, incluso ella no podía imaginar que la próxima cabeza de las sacerdotisas quien es también la antigua hija del duque se había enamorado del caballero en cuestión.

 

La historia de cómo el cónsul Nina se aparta de los gritos de entrenamiento de la batalla de la señorita Karina, y va minuciosamente a la conferencia es para un poco más tarde.