Haken no Kouki Altina Capítulo 26: El Séptimo Ejército Imperial




Manual




El día siguiente.

Poco después del mediodía, el Séptimo Ejército Imperial llegó a la ciudad de Rouen.

Aunque la unidad estaba llena de infantería y poca caballería, eran veteranos que sirvieron en las líneas frontales orientales, que vieron una acción tan intensa como las líneas frontales del norte.

El núcleo del Séptimo Ejército Imperial era el ejército privado del Duque Barguesonne. Excluyendo a los mercenarios, la mitad eran regulares mientras que los demás eran infantería ligera, las milicias reclutadas desde sus territorios

Cualquiera fuera el caso, todos eran veteranos, por lo tanto, explicaban el aura general que emitían.

El campamento del Regimiento Fronterizo Beilschmidt se encontraba al sur de la ciudad. El séptimo ejército imperial estableció su formación como si la rodeara a medias.

Al ver esta situación, Altina frunció el ceño.

"¿Qué se supone que significa eso? Aunque el norte, el este y el oeste de la ciudad están vacíos, ¿deciden venir al sur?"

"Lo más probable es que quieran intimidarnos".

Regis no podía pensar en ninguna otra razón.

En tal situación, no debían ser lo suficientemente tontos como para luchar entre ellos mismos. Incluso el General del Séptimo Ejército Imperial lo sabía.

Era probable que esta provocación no tuviera sentido... Eso o el Séptimo Ejército Imperial tenían sus propios planes. Sea lo que fuere, lo más importante para ellos ahora no era preocuparse por esto.

Sin embargo, Altina no pudo calmarse.

"¿Quieres protestar contra esto?"

"Es solo una provocación barata, no hay necesidad de reaccionar a ella... Si no tenemos cuidado, podríamos cometer un error y ser etiquetados como sobrepasar nuestra autoridad".

"Ahh, no está mal. Ese es el camino a seguir".

"Si bien no conozco al Teniente General Barguesonne, tengo la sensación de que es alguien a quien no deseo conocer".

"Ara, qué raro que Regis no sepa algo".

"Acerca de los nobles, aunque hay biografías sobre ellos, no se pueden usar como referencia, ya que por lo general embellecen el trabajo".

"De todos modos, están llenos de alabanzas y elogios".

"Bueno... De acuerdo con todas las hazañas legendarias de los nobles, deberíamos haber diezmado a los ejércitos de los países vecinos tres veces más. Pero de alguna manera, todavía estamos en guerra con ellos..."

"Qué estúpida leyenda".

Mientras conversaban, un jinete con la bandera del Séptimo Ejército Imperial se acercó.

Era un mensajero

Pronto, el caballero pesado llegó al frente del campamento del Regimiento Fronterizo Beilschmidt. Por su aspecto impresionante, lo más probable es que no era un mensajero normal sino un oficial que era un noble.

A pesar de ser un aliado, los soldados del regimiento se llenaron de intención asesina debido a la provocación inútil del Séptimo Ejército Imperial.

El Séptimo Ejército Imperial rodeaba a su unidad como si fueran el enemigo. Como si no se preocupara por esto, el mensajero desmontó y se arrodilló.

"¡Perdónenme! ¡Un mensaje del general Barguesonne!"

En términos de jerarquía, el general Barguesonne tenía derecho a emitir órdenes debido a que su rango era superior a Altina. Aun así, primero deberían reunirse, ya que era una etiqueta básica.

Altina tenía una mirada aterradora.

Aunque a Regis no le gustaba destacarse, caminó hacia adelante, ya que sería problemático si surgiera un problema aquí.

"Ora transmitir las órdenes".

"Un consejo de guerra se reunirá pronto, por favor apresúrese a la sede del Séptimo Ejército".

"Según lo ordenado, asistiremos de inmediato".

Regis no se molestó con la falta de una etiqueta anterior... Si quería perseguir esto, debería hacerlo solo en su corazón.

Regis, quien carecía de autoestima, no se sentía enojado por lo arrogante que era el mensajero.

¿Tienen que hacer esto para afirmar su posición? Él albergaba dudas

Intimidar a su aliado era lo mismo que pelear con un perro. Sin importar qué, les era imposible ser enemigos oficialmente.

Regis sacó un reloj de bolsillo desde su pecho y confirmó la hora.

"Entonces... Transmita el mensaje de que asistiremos a las mil cuatrocientas horas". (Serían las 14:00, o sea las 2 de la tarde)

"¡Entendido!"

El jinete se levantó y miró a los soldados del regimiento.

Y se burló.

"Escuché que el Regimiento Fronterizo Beilschmidt tenía el límite norte y capturó el Fuerte Volks, pero pensar que el regimiento es tan normal".

Los alrededores se agitaron hasta el punto en que inmediatamente se abalanzaron sobre él y lo interrumpieron.

Justo antes de que Altina sintiera el impulso más fuerte de hacer eso, Regis respondió al mensajero a pesar de no estar interesado en él.

"¿Fue la orden del general Barguesonne desprestigiarnos?"

"No."

"Entonces, pase el siguiente mensaje al General. Es mejor no enviar un mensajero molesto".

"!?"

El mensajero se sintió avergonzado y enojado. Los soldados a su alrededor no pudieron parar de reír.

Si Regis no hubiera dicho esas palabras, entonces la moral del ejército se habría visto afectada.

Después de haber sido llamado molesto, decir algo más sería una tontería. El mensajero saludó y rápidamente montó al caballo.

¡Woohoo! Los soldados soltaron sonidos para ridiculizar al mensajero.

Altina suspiró aliviada.

"Gracias, Regis".

"Pensar que después de dos semanas de marcha, tendríamos que entablar una guerra de palabras entre aliados, qué espantoso".

"Si no fuera por ti, habría sacado mi espada".

"Como teníamos que reunirnos con el General después de esto, sería problemático si no nos controlamos un poco".

"Pensar que hay otro enemigo fuerte que no sea el ejército de High Britannia". Ella no parece estar bromeando. Voy a tener un dolor de cabeza.

"Gracias por tu arduo trabajo, entra".

El general Barguesonne estaba sentado en una silla más grande que nadie y lo dijo sin bajar la cabeza.

Por su actitud poco acogedora, uno podía entender que su discurso era por el bien de la formalidad.

Era un hombre viejo con pelo y barba blancos. Debido a sus arrugas, su mirada aterradora era aún más terrorífica. Sus ojos eran como un rayo, y atravesaron al Regis que no entrenó sus músculos de la espalda.

Junto a él había un ayudante armado con una lanza.

El teniente general era alguien que había experimentado muchas guerras incluso antes de que Regis naciera.

Altina, quien se dirigía a él, saludó moviendo su mano derecha hacia su pecho.

"General Barguesonne, tengo una pregunta que hacer antes de venir bajo su mando".

Regis sintió algo pesado golpearlo.

¿Qué quiere decir? Regis comenzó a temblar porque no podía determinar qué quería decir.

Los que llegaron al campamento del Séptimo Ejército Imperial solo eran Altina, Regis y algunos guardias que esperaban afuera.

Jerome dijo: "Les dejaré las cosas problemáticas a ustedes" y no se presentó. Teniendo en cuenta su reputación, también debería asistir a la reunión.

La carpa de la base del Séptimo Ejército Imperial era más grande que la del Regimiento Fronterizo Beilschmidt.

En lugar de decir que se trataba de una sala de reuniones, se sentía más cerca de una sala de audiencia con el General sentado en lo más recóndito. Los altos oficiales se pararon a ambos lados como si abrieran un camino en el medio.

Había unas treinta personas.

Incluso para una reunión entre oficiales del personal, era un gran número.

Altina miraba directamente al general.

Los soldados a los lados los fulminaron con la mirada.

Mientras Regis quería evitar que Altina hablara, no podía hacer algo tan impropio.

Altina recibió sus miradas y dijo.

"General, sé que no me reconoces, pero eso está bien porque apoyas a Latreille. Sin embargo, si ves y tomas medidas intencionalmente contra el Regimiento Fronterizo Beilschmidt como un enemigo en esta batalla... ¿Puedo considerar eso como una rebelión contra el Imperio?"

De todos modos, esto se dijo verbalmente y estaría fuera de los registros.

Cuando una burbuja estalló, Regis casi se desmayó en el acto.

Mientras sus palabras no estaban mal,

No sabían cómo reaccionaría el general.

Antes de provocar a otros, Regis se preparaba bien contra el oponente primero.

Sin embargo, la forma en que Altina hizo las cosas era mala para el corazón de Regis.

El general abrió la boca.

"Eres diez años demasiado joven para hablar sobre el imperio conmigo. Solo ingresa a la formación".

"... ..."

A regañadientes, Altina saludó y se paró al final de la formación.

Entonces no es solo un soldado... pensó Regis.

Probablemente debido a su vejez, el General no reaccionó ante la actitud rebelde de Altina. Si ese no fuera el caso, sería imposible que Regis y Altina triunfaran sobre él.

Además, Altina no recibió ninguna respuesta a sus palabras, que básicamente significaba 'no lleves la política y los asuntos privados al ejército'.

Aun así, respondió a la palabra 'imperio'. Si tuvieran el mismo estatus, probablemente indicaría que Barguesonne estaba confundiendo el punto principal. Sin embargo, Altina estaba discutiendo con un general de mayor rango, por lo que no pudo usar el punto en su contra.

Qué hombre tan astuto es. Regis pensó.

Regis tuvo la impresión de que el general los guiaba.

Un viejo estratega se adelantó e informó sobre la situación.

"El ejército de High Britania ha ocupado el puerto de Chaineboule quien estaba bajo la Casa Trouin. Una fuerza de treinta mil ha aterrizado y el Segundo Ejército Imperial que estaba reteniendo la línea fue derrotado. Afortunadamente, el general Beaumarchais sobrevivió. El enemigo dividió sus fuerzas en tres, dos de las cuales ocupan la ciudad y un Fuerte. La última unidad se está moviendo hacia la capital. En cuanto al alivio de la preocupación del emperador, aplastaremos al vicioso enemigo".

Los oficiales en línea comenzaron a gritar cosas como "¡Así es, así debe ser!".

¿Debo respetar la diferencia de cultura entre diferentes regimientos? Aunque no estoy acostumbrado. Regis pensó mientras estaba un poco incómodo. Como mínimo, quería separar la información sobre la situación actual y su espíritu de lucha.

Sin embargo, el viejo estratega volvió a la línea antes de entrar al tema principal.

"Después de eso, el estratega de la batalla principal explicará nuestros planes. Oficial de administración de segundo grado Vicente".

"¡Sí!"

Parecía que los roles se distribuían bastante bien. Después de que se explicó la situación general, otra persona se destacó.

Era un joven administrador. En lugar de tener la impresión de un joven saludable, se parecía más a una persona enferma.

"Explicaré los planes para la próxima batalla".

"¿Hm...?"

Ya sea su nombre o su apariencia, Regis sintió que era familiar.

Altina le susurró a Regis.

"Ese Vicente, ¿podría ser alguien que conociste cuando estabas en la academia militar?"

"Creo que es él..."

Fue solo una batalla.

Como representante de su academia, Regis tuvo un debate de estrategias con Vicente, que era un cadete para otra escuela.

Regis quien nunca perdió antes dentro de la escuela experimentó su primera derrota allí.

Si bien hubo algunos rumores, una derrota fue una derrota.

Nunca se esperaba que Regis lo volviera a ver aquí.

Sin embargo, para Regis, no había nada más feliz que ver a alguien que sabía que estaba vivo y saludable.

Según las instrucciones de Vicente, se trajo un mapa.

El mapa mostraba la situación actual en el Imperio. El Séptimo Ejército Imperial que se hospedaba en Rouen, incluido el Regimiento Fronterizo Beilschmidt, estaba representado por las piezas rojas.

Mientras que el enemigo quien estaba en el suroeste estaba representado por piezas azules.

"Según los informes de los exploradores, un ejército de diez mil personas se dirige hacia la capital. Mientras que el campo de batalla es diferente de la línea del este, nuestro Séptimo Ejército Imperial tiene veinticinco mil soldados fuertes. ¡Como siempre, nada puede impedirnos obtener la victoria!"

Los otros soldados soltaron un gran grito.

No había mucha diferencia entre lo que Regis obtuvo del regimiento y lo que se explicó.

Sin embargo, incluso contra un ejército de diez mil, el ejército del Imperio debía considerar que el enemigo dividió su fuerza en tres.

Lo básico de la guerra era considerar la cantidad de soldados que uno tenía y dividir las fuerzas del oponente. Sin embargo, ¿qué significado había dividir su propio ejército?

Regis entonces recordó un libro que leyó antes.

En Belgaria, los libros sobre guerras y estrategias eran numerosos. Mirando a través de la biblioteca en su cabeza, Regis comenzó a hojear innumerables libros.

Regis luego tuvo una duda.

"¿El enemigo es realmente una fuerza de diez mil...?"

Mientras murmuraba esas palabras, el lugar quedó en silencio.

Los soldados que gritaban antes estaban ahora callados.

Para cuando se dio cuenta, todos los soldados miraban a Regis.

Oh no…

Como Regis no sabía, murmuró accidentalmente sus palabras un poco demasiado fuerte.

De pie al lado del general Barguesonne, el estratega Vicente le estaba mirando con puñales.

"Oficial de administración de quinto grado, Regis Auric, ¿qué dijiste? Solo habla de lo que has pensado. Incluso si se trata de una opinión de alguien sentado al final de la mesa, aún lo escucharemos".

Aunque Regis no se había presentado, se asustó cuando su rango y nombre fue llamado de repente.

Por otra parte, no era nada sorprendente que supiera sobre el comandante y la gente esencial del regimiento que estaba bajo su mando. Después de todo, Vicente era el asesor de guerra del Séptimo Ejército Imperial.

Mientras que Regis no estaba acostumbrado a hablar frente a tantas personas, también tenía la responsabilidad de despejar las dudas que tenía, sin dejar otra opción.

"A pesar de que obtuvimos la información del enemigo dividiendo su fuerza en tres... La razón detrás de eso no está clara, ya que es poco convencional. ¿Es el ejército que está viniendo a la capital de solo diez mil?"

"Ahh, ¿podría ser que no confíes en el informe de nuestro ejército?"

"Solo soy un cobarde, por eso no puedo dejar de preocuparme..."

"Si se trata de las otras dos fuerzas, el primer ejército imperial del Imperio de treinta mil soldados ya se está moviendo hacia uno de ellos. El que los dirige es el General Latreille. No hay duda de que obtendrá la victoria. La unidad restante ocupará el puerto. Lo más probable es que sean las reservas".

"¿De treinta mil, diez mil de ellos son reservas...?"

"Después de todo, están ocupando un lugar desconocido. No es sorprendente para ellos preparar tanto como reservas. El comandante enemigo parece ser bastante cauteloso".

Al costado del gran mapa, la costa oeste estaba incluida con tres piezas que representaban al enemigo.

Regis pudo ver que el enemigo se movía hacia el este como serpientes.

Eso fue lo mismo para el ejército del Imperio. En respuesta a la división de su fuerza, la línea norte era el Primer Ejército Imperial liderado por Latreille, mientras que la línea sur era este Séptimo Ejército Imperial.

Una pieza representa una fuerza de diez mil. Cada una de las unidades enemigas solo tenía una.

En contraste, el ejército del Imperio tenía tres para la línea norte, mientras que la línea sur tenía dos. Además, había tres para las reservas detrás.

Aunque se llamaban reservas, solo eran unidades que eran demasiado lentas para unirse. Había varias razones para ser lentos como pasar demasiado tiempo preparando su ejército o unidades pesimistas que no querían sufrir pérdidas.

Sin importar las razones, había una alta probabilidad de que las unidades que estaban retrasadas fueran criticadas más tarde. Si el Regimiento Fronterizo Beilschmidt fuera retenido por el ejército de Varden, se habría incluido en las reservas.

Además, mientras que el Imperio tenía cien mil interceptores del ataque, solo había ocho piezas.

Lo más probable es que se perdieron veinte mil mientras cuando el segundo ejército imperial en el oeste fue diezmado.

Regis se centró en el gran mapa.

"Si el enemigo en la línea norte comenzó a marchar hacia el sur y el enemigo detrás avanzó, entonces el enemigo se concentraría en este Séptimo Ejército Imperial. En ese momento, nos enfrentaríamos a una fuerza de treinta mil con veinticinco mil hombres".

Como ambos lados incluían los equipos de suministro, los soldados reales no eran tantos.

Vicente resopló.

"Parece que todavía eres el mismo. Esto podría suceder y eso podría suceder. Siempre dijiste tímidamente. ¿No que es imposible que el Ejército de High Britannia acelere su marcha en esta tierra extranjera?"

Parecía que recordaba a Regis.

En un instante, el debate brilló en el cerebro de Regis por un momento.

Sin embargo, este no era el momento de recordar esos recuerdos.

"¿Es realmente así...? El gran ejército de Britannia utilizó el buque de vapor para enviar sus provisiones y su ejército. Incluso cuando el barco está lleno de bienes, aún podrían regresar aquí dentro de diez días. Cuando el enemigo desembarcó por primera vez, fue el 23 de abril. Ahora, ya es 16 de mayo... ¿No es mejor considerarlos teniendo una mejor preparación de lo que esperábamos? Por ejemplo, ¿tener caballos militares?"

Desde el puerto de Chainboule ocupado hasta el puerto de High Britannia, la distancia era de aproximadamente 150Li (666km)

Un barco lleno de provisiones podría viajar 30Li (133km) por día.

Era aún más rápido para un buque de vapor.

Además, uno de los viajes fue cuando el buque de vapor estaba vacío.

Regis sintió que era peligroso tener pensamientos de que el enemigo solo tenía treinta mil infanterías.

La actitud de Vicente era la de un maestro frente a un estudiante inútil.

"Es obvio que ya había considerado la capacidad del barco a vapor, por lo que confirmé la fuerza de treinta mil. Eso es algo que ni siquiera tienes que preguntar".

"Dentro de Belgaria, no tenemos ninguna información detallada sobre el buque de vapor. ¿O podría ser que hayas conseguido algunos métodos?"

"Mientras que el buque de vapor podría viajar a gran velocidad incluso en condiciones sin viento, el centro de la nave está ocupado por el motor y las brasas. Como tal, se agota un gran espacio, lo que hace que la carga sea pequeño. Al menos, eso es lo que obtuve".

Incluso Belgaria había intentado construir un buque de vapor.

El barco tenía algo así como una rueda de agua en ambos lados. Aunque podría funcionar en condiciones sin viento, el espacio disponible para la carga era pequeño. Además, se requiere una gran cantidad de carbón. Como tal, el espacio limitado era absorbido por el motor y el carbón. Esta es la razón por la que lo consideraron impráctico.

Incluso la hélice de tornillo requería un agujero para la apertura de la propulsión en la parte inferior. El Imperio ni siquiera intentó experimentar con ello, ya que podría provocar accidentes.

"¿No te preocupa el Imperio...? Lo escuché recientemente, la hélice había sido mejorada y que incluso una hélice de pequeño tamaño podía generar suficiente velocidad. Con tal tecnología disponible, ¿no deberíamos considerar que el enemigo está usando esto?"

La vieja hélice fue diseñada con referencia a la fuerza manual que empuja el agua hacia atrás.

Mientras que la última hélice se hizo considerando la diferencia de potencia antes y después del encendido del ventilador, que podría usarse para impulsar el barco.

Probablemente se encontró esta idea mientras experimentaba. La hélice que se hundió y rompió tenía una mayor velocidad. La gente comenzó a entender que en comparación con las hojas que eran largas como esos remos, unas hojas más cortas darían como resultado una mayor propulsión.

Esto sucedió hace unos años, cuando finalmente entendieron las teorías de naturaleza similar.

Esta noticia fue algo que Regis leyó en un libro que compró en abril mientras estaba en la capital. Fue incluido como una trivia en el libro que fue enviado al Fuerte Volks.

Era un libro con los océanos como tema. El protagonista era un joven líder pirata. En ese libro, el enemigo estaba usando la última nave, que era el buque de vapor equipado con una nueva hélice de High Britannia.

Como sería regañado por decir su fuente, Regis decidió esconder la verdad.

"¡Hmph! ¡Quizás puedas revelarnos mejor tu plan!"

Usando palabras como 'revelar' y 'mejor', Regis sabía que el cambio en el futuro sería difícil. Sin embargo, la posición de Altina se reduciría si retrocediera aquí.

Más importante aún, la forma en que los ejércitos del Imperio estaban avanzando estaba llena de peligros. Pensando que al hacerlo podría tener la oportunidad de cambiarlo, Regis comenzó a hablar.

"Yo... Sugiero que el Séptimo Ejército Imperial marche hacia el norte. Al reunirnos con el Primer Ejército Imperial, tendríamos una fuerza de cincuenta mil para luchar contra el enemigo".

Los soldados que estaban en fila se estaban volviendo ruidosos.

Vicente sonrió.

"Ya veo, entonces estás intentando obtener una victoria por encima de la muerte. Sin embargo, ¿qué pasaría con la defensa de la capital?"

"Treinta mil de las reservas deberían ser suficientes para hacerlo".

"¿Las reservas? Si ese es el caso, la línea de defensa final estaría cerca de la capital".

"Si obtenemos la victoria, no importa dónde esté la batalla".

"Ya veo. Como era de esperar de un oficial administrativo más común. Pensando que está bien siempre y cuando ganemos. ¡No entiendes por completo la naturaleza de la guerra!"

"Es así..."

Regis no lo negó.

Vicente habló con elocuencia.

"¡Belgaria es tal como es, tenemos que abrumar a un lado a nuestro enemigo!

¡Permitir que el enemigo se acerque a la capital es algo vergonzoso que ni siquiera está permitido! ¡Además, para permitir que el enemigo invada profundamente, se debe a nosotros, la línea del sur! ¿¡Realmente no estás tratando de reducir la reputación y el prestigio del Séptimo Ejército Imperial!?"

Todos los soldados estuvieron de acuerdo con él.

Parece que no soy bienvenido en absoluto... Si está utilizando la reputación y el prestigio como razones, no hay otra opción... pensó Regis.

"Entiendo... Si debemos tener una victoria aquí en la línea sur, es mejor que los interceptemos tomando los terrenos elevados. El área alrededor de aquí tiene algunas colinas adecuadas para establecer la formación".

Vicente lo consideró por un momento y asintió con la cabeza.

"También he pensado en eso. El enemigo marcha en la vasta tierra del Imperio. Si lo hacen, estirarán su línea de suministro, por lo que buscarán una batalla rápida. Incluso cuando están en desventaja, seguirán atacándonos directamente".

"¿No es más fácil para nosotros si involucramos al enemigo con nosotros en terrenos más elevados? En este caso, está permitido, ¿no?"

"Eso es cierto, pero este ejército es más adecuado para el ataque. El enemigo tiene el último modelo de armas y cañones. ¡Sin embargo! ¡Usando nuestros números superiores, no les permitiremos tener el tiempo para usar los cañones y diezmarlos! ¿¡No es así el punto fuerte de las batallas de Belgaria!?"

"... La forma correcta de hacer las cosas".

No había ningún defecto en su plan, por eso pensaba que no iba a salir nada malo... Estaba siguiendo lo que decían los libros.

Precisamente por eso, el enemigo habría adivinado su plan.

Ya que habían pensado en el asalto, ¿cuál fue el motivo para que ellos procedieran con diez mil?

La respuesta fue que el enemigo tenía contramedidas para eso.

Sin embargo, ¿cuál es la razón detrás de ellos para pensar en obtener la victoria a pesar de tener una fuerza menor? ¿Podría ser que tienen confianza en sus armas y cañones, o que tienen algo para cambiar la marea de la guerra?

No hay suficiente información.

Incluso cuando Regis envió exploradores, no vio ninguna acción decisiva hecha por el enemigo

Incluso con los aliados, también envió exploradores para verificar sus puntos fuertes, aunque no en la medida de todo el imperio.

Tener una información incorrecta era más peligroso que no tener información.

No fue fácil aumentar la cantidad de exploradores que podrían producir información precisa. Uno necesita ser valiente, hábil, conocedor, leal y muchos otros criterios. Además, no ganarían fama. Para las estrellas en el campo de batalla, sería la caballería y la infantería las que formarían la vanguardia.

Viendo que la conversación entre Regis y Vicente había terminado, el general Barguesonne levantó una de sus manos.

Los oficiales superiores regresaron a su postura original.

El viejo comandante se sentó en la silla y dijo.

"Usaremos el plan de Warner Vicente".

Después de eso, se llamó a los capitanes de cada unidad y se les dieron sus papeles.

No van a poner al Regimiento Fronterizo Beilschmidt a la vanguardia, ¿o sí? Regis pensó mientras se preocupaba por el último llamado de Altina.

"Mayor General Belgaria, te situarás en la parte trasera. Simplemente siéntate y mira qué es la guerra".

"Entendido."

Altina saludó.

Los soldados a su alrededor no pudieron evitar reírse.

Para ellos, esta batalla era otra victoria para reclamar. Belgaria no solo era fuerte, sino que también tenía numerosos soldados. Incluso si el enemigo estuviera equipado con el último modelo de armas y cañones, era difícil para ellos imaginar que perderían.

Dado que determinaron que ganarían, la forma en que miraban cómo se configuraba la formación cambiaría.

Lo más probable es que los oficiales del séptimo ejército imperial ya hubieran visto al enemigo como un pez en la tabla de cortar. Los forasteros debían permanecer lejos mientras devoraban al enemigo sin dejarles nada, eso era de lo que se burlaban del Regimiento Fronterizo Beilschmidt.

Para Regis, el enemigo no era el único en una tabla de cortar... ...

Altina se enfrentó a los soldados que habían estado en fila.

"No tenemos ninguna intención de intervenir, sin embargo, está bien si pides ayuda cuando estés perdiendo, no estaremos sentados sin hacer nada".

"¡Hmph, no hay necesidad de eso, Arrow Sparrow Princess, puedes regresar al norte con las manos vacías!"

La que la despreció fue el mensajero de antes.

Al parecer, era un comandante de batallón.

Ha pasado un tiempo desde la última vez que escuché el apodo obsoleto de Altina.

Eso me recuerda, ¿mi cuñado entró en el Museo de Arte del Imperio de manera segura? Quería ver rápidamente la pintura de la espada original. Si ese es el caso, debería haber dejado la ciudad esta mañana.

Mientras reflexionaba sobre cosas inútiles, Regis levantó la mano.

"... Creo que el enemigo tiene algún motivo oculto, por lo que sugiero que aumente la cantidad de exploradores".

"Motivo, ¿verdad? ¿Puedes decir qué es?"

Vicente le preguntó con un tono sordo.

Regis no retrocedió.

"Eso, no lo sé, pero creo que es mejor ser cauteloso al predecir al enemigo".

"Ha, para que un estratega diga 'No sé' tan fácilmente..."

¿Sería mejor si actuara como si lo supiera? Bueno, ahora debería dejar de lado lo que está bien o mal para un estratega.

"Entonces, asesor de guerra Vicente, ¿puedes deducir la intención del enemigo?"

Hacia la pregunta de Regis, Vicente tenía una vaga sonrisa.

"El Ejército de High Britannia invadió debido a su último modelo de armas y cañones. Si ese es el caso, sus tácticas girarán en torno a un concepto similar, eso es sentido común. Como tal, tendrían planes para usar sus armas de manera efectiva, especialmente los cañones, que son más adecuados para bombardear miles de soldados. Sin embargo, el enemigo no está acostumbrado a la batalla a gran escala. Frente a los cien mil soldados del Imperio, los soldados huirían antes de disparar sus cañones. Tomando en consideración sus armas orgullosas y el estado psicológico de los soldados, el comandante enemigo dividió su fuerza para conducir batallas en una escala menor, es lo que creo".

Él era bueno con sus palabras.

Al escuchar la explicación de Vicente, el general y los demás oficiales mostraron una cara de acuerdo.

Los soldados gritaron cosas como "¡Como se esperaba del asesor de guerra!" Y "¡Asesor de guerra de primera clase!"

Justo cuando Regis estaba a punto de decir algo, Vicente continuó sus palabras primero.

"Oficial de administración de quinto grado, Regis Auric, afectaría la moral del ejército si su cobardía se extendiera. Ten cuidado con lo que vas a decir".

"Entendido..."

Como su superior ya lo había dicho, no tenía otra opción que cumplir.

Regis saludó y añadió sus palabras.

"El Regimiento Fronterizo Beilschmidt estará de reserva en la parte de atrás y no será un obstáculo para nuestros aliados".

Los otros oficiales se reían incontrolablemente como si estuvieran viendo nuevos reclutas.

Barguesonne asintió con la cabeza.

Después de que el consejo de guerra con el Séptimo Ejército Imperial procedió con el tema principal.

¡Pata! Altina pateó una piedra haciéndola rodar.

La piedra que era del tamaño de un puño voló como si una catapulta la arrojara. Regis se encogió de hombros.

"¿Experimentar nuevas armas...?"

"¡Ahhh, qué frustrante!"

Habían abandonado el campamento del Séptimo Ejército Imperial y regresaban al campamento del regimiento.

Mientras los guardias estaban con ellos, estaban a una distancia en la que no podían oír nada a menos que hablaran en voz alta.

Aun así, estaban rodeados por los ejércitos del Imperio y era gracioso que mantuvieran una distancia fuera del alcance de los arqueros.

Altina pateó otra piedra.

"¡Qué quieren esos chicos! ¡Ese tipo de concilio de guerra, también nos pueden ordenar directamente que esperemos en la parte posterior! ¡Nos llamaron allí a pesar de que no tenían ninguna intención de discutir con nosotros!"

"Bueno... es cierto que no tenían intención de discutir..."

Mientras que las palabras parecían haber intercambiado entre ellos, no se realizó ninguna conversación real. En primer lugar, ya habían determinado qué rumbo tomar y se vieron obligados a rechazar las opiniones de Altina y Regis.

"¡Nos están tomando como tontos!"

"Bueno, nos están tomando a la ligera... Lo más probable es que nos den la oportunidad de expresar nuestras opiniones, pero no tendrán nada en cuenta...

¿No es una idea de lo que querían?"

"¿¡Qué significado hay en eso!?"

En dicho consejo, donde fueron rechazados, fue solo una pérdida de tiempo y esfuerzo para ambas partes.

Aunque la otra parte también lo sabía.

"Tal vez... es lamentable para nosotros y para ellos... La gente del Séptimo Ejército Imperial no sabe que han decidido rechazar cualquier propuesta".

"¿Ha?"

Altina tenía una expresión aturdida.

Estaba claro que eran ajenos a la forma en que rechazaron las ideas de Regis al por mayor.

"Mientras mantenía una conversación con otros, se agonizaba a sí mismo si cambiaba su tren de pensamientos según lo que se intercambiaba entre ellos. Pensar que 'el intercambio fue revelador, haciendo que cambien sus puntos de vista' es solo una ilusión... Esa ilusión, si alguien tuviera las mismas opiniones que ellos, lo aceptarían con una expresión completamente diferente. Después de todo, los humanos estarían contentos si sus acciones fueran aceptadas por otros".

"Bueno, incluso yo entiendo eso..."

"Si es todo lo contrario y aceptan opiniones diferentes a las suyas, sería una abnegación y es lo mismo que destruir una parte de sus pensamientos. Este tipo de acciones, obviamente, serían odiadas".

"¿Es así? ¿¡Aunque me gusta mucho escuchar tus opiniones!?"

"Eso es solo yo respondiendo algunas de tus dudas. Si las dudas se derriten como el hielo, estarías más feliz... Si ese no es el caso y tienes una fuerte creencia, tendrías dificultades para aceptar mi opinión que es diferente a la tuya. Por ejemplo, cuando te detuve cuando dijiste que querías ser la emperatriz, cuando te detuve para tener un duelo con Sir Jerome, cuando sugeriste atacar el Fuerte Volk..."

"¡Ahhh, basta, entiendo! ¡Qué insoportable, no puedo soportarlo!"

Altina sacudió las manos.

"Bueno... A pesar de lo que dije... todavía puedo conversar contigo".

"Ah, ¿es así? ¿Por qué es así?"

"Al igual que el dolor recibido de la destrucción de partes de sus pensamientos, es aceptar los puntos de vista de otros e intercambiar ideales. Aunque hay un prerrequisito de respetar que el socio conversador es más sobresaliente. Como mínimo, uno debe aceptar el hecho de que otros son más destacados que tú de alguna manera. Si uno cree que puedes aprender algo de él, escucharás sus opiniones. Aunque si tuviera que sufrir por el dolor de la abnegación, todavía podría aceptarlo".

Ahhh, Altina amplió sus ojos.

La mirada respetuosa que Regis mencionó debería verse así.

A Regis le daba vergüenza que una chica que era cuatro años más joven que él lo mirara así.

"¡Como se esperaba de Regis!"

"Gracias..."

"En resumen, nos están negando porque nos están subestimando".

"Así es. Esto no se limita a la conversación, sino a los libros de lectura. Si uno cree que el contenido es aburrido mientras lee libros, todos los libros le serían aburridos. Por el contrario, si uno cree que hay algo que ganar mientras lee... Ahh, bueno, muy probablemente..."

"¿Qué es?"

"No, no es nada. Después de todo, hay todo tipo de libros en este mundo..." Regis recordó todo tipo de cosas.

Altina suspiró.

"¿Es porque mi madre es plebeya...? Aunque eso es innecesario, fue denegado..." "Está eso... Pero creo que esa no es la única razón".

"¿Eh? ¿Entonces, es porque soy una chica o porque soy menor de edad?" También había algunos de esos.

Sin embargo, Regis creía que esos no eran los puntos esenciales.

"Aparte de ellos, despreciarían a cualquier otra persona".

"¿Cómo? ¿Qué hay de Latreille?"

"Para personas como él, él está colocado bajo la categoría 'especial' por ellos. Si tuvieran que clasificarlos, sería "especial", "su propio camarada", seguido de

"otros"."

En sentido estricto, debería clasificarse incluso dentro de la categoría "iniciados" y "especial".

Altina frunció el ceño cuando no entendió eso.

"Esa clasificación especial sería algo similar a las filas dentro de los títulos de los militares o de los nobles".

"Creo que no son conscientes de que están despreciando a los demás o de que se están evaluando demasiado a sí mismos... ... Cuando los camaradas no cambian, en esa organización eficiente, en el proceso de confirmar y aceptar a sus camaradas, niegan a cualquiera más."

"No está mal aceptar y confirmar a los amigos. Pero para que ellos nieguen a otros, ¿qué sucedió exactamente?”

"Veamos, por ejemplo, ¿no te disgusta el Séptimo Ejército Imperial? ¿Pensando que están equivocados?"

"¡Por supuesto!"

"Para aquellos en el Regimiento Fronterizo Beilschmidt, tendrás una vista diferente. Es probable que los evalúes altamente y pienses que son los mejores, ¿verdad?"

"Supongo que sí."

"Entonces... ¿y si alguien aparece y niega las opiniones de tus camaradas, cómo te sentirías?"

"Eso... ¿¡Ah!?"

Mientras que Altina era sincera, no era descerebrada.

Desde la conversación, pareció darse cuenta de que había cometido el mismo error que otros.

Ella frunció el ceño.

"Entre nosotros, habíamos experimentado varias cosas que fortalecieron nuestras relaciones. Sin embargo, eso no puede ser utilizado como una razón para negar a otros".

"Tienes razón... Aunque creo en mis compañeros y los evalúo altamente, creo que niego a otros por eso... Eso es muy extraño".

"Está mal juzgar por un lado a los demás. Es extraño, ¿no es cierto? Aunque se supone que debemos ser imparciales entre las opiniones y la persona que lo sugiere".

"¿Es así?"

"Bueno... Es un hecho que es común que las personas piensen que las palabras de otros están mal. Si bien es lamentable, esa forma de pensar autoritaria debe rechazarse cuando se conversa con otros".

"¿Debería ser denegado? Pero entre las opiniones de Regis y otras, ¿no es obvio que pondría más peso en un lado que en el otro?"

"Como humano, eso podría ser natural... Sin embargo, para mí, independientemente de quién sea la persona, tiendo a tratar las opiniones por igual. Eso es con lo que deseo ver las cosas. Sin embargo, esto también se puede llamar como la filosofía de la Ilustración."

"Independientemente de la persona y tratar sus opiniones por igual... ¿Esto se aplica tanto al emperador como al plebeyo?"

"Sí, eso es correcto. Aunque tales teorías solo se encuentran en los libros... Entre aquellos filósofos ilustrados, hay uno que incluso entró en una discusión profunda solo de su perro ladrando... Aunque su ayuda lo detuvo".

"Con que es así... Hey, Regis, incluso piensas que eso no es bueno, ¿verdad?"

Altina miró como si estuviera mirando a una persona enferma.

Qué lamentable...

Aunque fue una buena anécdota...

"Comparado con alguien como yo, tal vez un perro que ladra en alguna parte incluso podría tener mejores vistas".

"¡Eso no es cierto! ¿¡No es algo que tu hermana te ha impregnado!?

18 de mayo, anochecer.

Regis obtuvo información de que la unidad norte de diez mil fuerzas que avanzaba hacia el este ahora se movía hacia el sur.

Las preocupaciones de Regis se hicieron realidad.

Sin embargo, el asesor de guerra del séptimo ejército Imperial no estuvo de acuerdo en cambiar la ubicación de la batalla.

"Si bien la intención del enemigo es clara, no podrían reunirse en la línea sur si interrumpimos su plan. ¡Nuestra victoria se mantiene firme!"

Según él, el tiempo estimado para la reunión con el enemigo era dos días más tarde.

Además, en la línea de defensa del sur, la distancia entre el enemigo y ellos era solo medio día.

Él creía que mañana sería el choque.

Vicente dijo.

"El Séptimo Ejército Imperial, el día 19, que es mañana, atravesará al enemigo. Después de eso, nos enfrentaremos a la unidad enemiga que viene al sur el día 20. ¡Nos coordinaremos con el primer ejército imperial del general Latreille y haremos un ataque con pinzas! ¡Dividiremos al enemigo!"

Regis no podía dejar de preocuparse.

"Sería ideal si las cosas iban de acuerdo al plan. Sin embargo, ¿es posible que el enemigo haga algo parecido a saltar a sus tumbas?"

Mientras continuaba esperando que la información llegara, seguía sintiendo los próximos peligros.

Sin embargo, él en este momento, dejó de lado al ejército imperial, no tenía la autoridad para cambiar el rumbo que estaba siguiendo el Séptimo Ejército Imperial.

La unidad de diez mil en el puerto de Chainboule no se movió.

Sin embargo, recibió palabras de que había seis barcos militares en el mar. Esos barcos no se parecían a los buques de transporte. Lo más probable es que esos barcos se dirigían hacia el Imperio.

Incluso hubo operaciones para hundir esos barcos.

La batalla naval de Trouin.

El gran velero, Ateluna, que era el orgullo de Belgaria con ochenta cañones como el buque insignia, veinticuatro flotas de barcos lanzaron un ataque contra High Britannia.

Las naves de clase Aterna tenían 40 Co (18 m) de largo y tenían tres mástiles.

El barco tenía tres capas de armas, lo que hacía que pareciera una pared de castillo con ochenta cañones en su costado repartidos en tres capas. Los cañones utilizados no solo eran de gran tamaño, sino que podían disparar proyectiles explosivos y disparos de bote.

El disparo de bote eran proyectiles que explotaban en pedazos y causaban grandes daños. Aunque la precisión y el alcance eran más bajos de lo normal.

La nave usaba el cañón más grande, que tenía la mejor potencia de fuego en el Imperio. Sin embargo, el cañón era el tipo de arma de fuego que se cargaba desde la boca*, por lo que estaba desactualizado en comparación con el arma del enemigo.

*(Ya saben, esos cañones que la bala se metía por la boca del cañón en vez de la parte trasera por lo que uno se demoraba más en cargarlo)

La Armada de High Britannia, también conocida como la "Armada de la Reina", fue la primera de los países vecinos en usar las últimas tecnologías en armamento.

Los barcos que acompañaban a los buques de suministro eran seis buques de vapor de clase Princess equipados con setenta y cuatro cañones. Aunque no todos estaban equipados con el Cañón Elswick Tipo 41.

Ya sea el alcance, el poder o la velocidad, el enemigo era mejor en todos los aspectos.

13 de mayo, Belgaria predijo la línea de suministro utilizada por el enemigo y colocó una unidad para emboscarlos con el viento en su costado.

La preparación fue casi perfecta... Sin embargo, en su lucha contra el barco más fuerte del mundo, la fuerza inferior de Belgaria tuvo que retirarse sin lograr nada.

Fue una completa derrota.

Belgaria decidió usar el precioso barco blindado Clase Poseidón que podía contener hasta ciento veinte cañones. Esta nave fue usualmente ridiculizada como la fortaleza flotante por su baja velocidad. Simplemente entrar en la batalla le tomaba mucho tiempo.

Por el momento, no se esperaba ningún refuerzo proveniente del mar.

Era un día nublado, como si fuera a llover.

Imperio 851, 19 de mayo

Veintidós mil soldados del imperio estaban estacionados en una colina en alguna parte del área de Lafressange. Mientras que los equipos de suministro fueron enviados a la parte posterior del campo de batalla para estar de pie.

Las unidades de infantería de Belgaria, si continuaban permitiendo que los mosqueteros fueran la vanguardia, solo ampliarían la brecha en la actuación de los rifles y obstaculizarían su propio asalto.

La infantería no era la clave para la victoria en esta batalla.

Eso es por la que fue la razón de la derrota del Segundo Ejército Imperial en Lafressange. Esta vez, la vanguardia consistía en aquellos equipados con lanzas. Estaban extendidos como una alfombra en las colinas.

Tarde,

Debajo de las colinas, a unos 50 Ar (3573 m) de ellos, el enemigo de diez mil se acercó. Al frente estaban la fila de infantería. Sus armas, el Snider, eran excelentes para su tiro consecutivo y era de todo clima. El arma era tan buena que en el momento en que los soldados del imperio dispararan una vez, podían disparar hasta tres veces.

Detrás de ellos había soldados con grandes escudos. Era una táctica común de prepararse contra cualquier lancero entrante en combate cuerpo a cuerpo.

Detrás de los portadores del escudo que se pararon como un muro estaban la unidad de artillería. Había alrededor de doscientos cañones Elswick Tipo 41. Junto con la pared del escudo, parecía una fortaleza en movimiento.

Desde la derrota del Segundo Ejército Imperial, sabían que el alcance del cañón era de unos 45 Ar (3216 m).

Al mantener la distancia actual, los cañones no los alcanzarían.

Al apuntar a un lugar más alto, debían estar más cerca de la distancia utilizada para apuntar a las llanuras.

Por el contrario, si estuvieran estacionados en un terreno más alto, la distancia podría incluso aumentar... Sin embargo, lo lamentable era que los cañones que el Séptimo Ejército Imperial tenía eran los medios cañones del Imperio que sólo podían disparar a 28 Ar (2000 m).

Incluso el Tipo 41 al pie de las colinas podría disparar más allá que el de los cañones del Imperio.

Un poco más lejos en la parte trasera del Séptimo Ejército Imperial, el Regimiento Fronterizo Beilschmidt estaba estacionado allí. Excluyendo el equipo de suministros, tenían aproximadamente tres mil soldados.

Esta vez, la base estaba al frente de la formación. Además de Altina, quien llevaba armaduras pesadas en esta rara ocasión y Regis vestido como siempre, Jerome, quien estaba completamente blindado, también estaba parado aquí.

"Hmph, esos cañones que ni siquiera pueden golpear al enemigo serían solo un obstáculo. ¿Por qué incluso se molestaron en sacarlos?"

"Eso es porque al estratega del Séptimo Ejército Imperial le gusta seguir lo que dicen los libros".

Sin embargo, esos libros de texto no mencionaron cómo desplegar a los soldados cuando el enemigo estaba usando cañones que eran sumamente superiores.

Jerome preguntó sarcásticamente:

"¿No que te gustan los libros de texto también?"

"Sí... Aunque me gustan esos libros de texto, no seguiría exactamente lo que dicen."

"¿Ah?"

"Ya sea atacando o defendiendo, creo que lo crucial no es dejar que el enemigo sepa mi intención... Eso es porque el enemigo temería y entraría en pánico si no supiera lo que está haciendo su oponente, tampoco podría hacer una contramedida adecuada."

"Ese es exactamente el caso."

"Si bien lo que se escribió en los libros de texto es cierto... Esas pasaron sin ninguna situación imprevista. No importa cuán pequeño haya ocurrido algo inesperado, podría afectar mucho la estrategia".

"Hmph..."

Jerome tenía una sonrisa en la cara que raramente ocurría.

Si uno escucha tentativamente su conversación sobre estrategias, uno se daría cuenta de que el tema se había ampliado e incluía varias cosas distintas de las estrategias.

Ah, exclamó Altina.

"¿¡Se están moviendo!?"

"Parece que ha comenzado..."

Regis desvió la vista hacia el frente y asintió con la cabeza.

En respuesta al enemigo que se acercaba gradualmente, el Séptimo Ejército Imperial comenzó a moverse.

Con una fuerza de diecinueve mil personas, no se apresuraron a un asalto, pero se movían a paso de marcha.

Altina ladeó la cabeza.

"Si ese es el caso, ¿no van a recibir un disparo?"

"No se puede hacer nada... Incluso si corren por las colinas, los soldados solo pueden correr a toda velocidad hasta 5 Ar (357 m) en el mejor de los casos. Si bien no pueden moverse sin prisa, solo se cansarían si corrieran sin preocuparse por su resistencia. Si fueran lentos dentro del alcance de los mosqueteros enemigos, el daño causado sería mayor que el de los cañones".

"¡Ya veo!"

Pensando en ello, esta fue la primera vez que participó en una batalla a gran escala en terreno abierto.

Como el Regimiento Fronterizo Beilschmidt tenía el Cuerpo de Caballeros Negros que estaba bajo el héroe Jerome, muchas de sus estrategias tenían a la caballería como el núcleo. El regimiento tampoco tenía una gran cantidad de infantería.

"Mira bien, Altina. El Séptimo Ejército Imperial es uno de los pocos que se destacan en el uso de la infantería"

"Bueno, incluso el general dijo 'mira bien cómo es una batalla'."

"Sería bueno si todo lo que tenemos que hacer es mirar..."

La parte posterior del Séptimo Ejército Imperial que marchaba se estaba reduciendo gradualmente.

"¿Crees que pueden ganar?"

"Si es solo un choque frontal... Si los cañones y los mosqueteros fueran cortados a la mitad, incluso con armas hechas con la última aleación, el Séptimo Ejército Imperial experimentado no perdería... Sin embargo..."

"¿Sin embargo?"

"El comandante enemigo debería saber esto también... Es imposible para ellos no tener ninguna contramedida."

Si las cosas continuaran así, sería como dijo Vicente que el Séptimo Ejército Imperial atravesaría al enemigo y podría hacer un ataque con pinzas sobre la unidad que marcha hacia el sur, logrando una gran victoria.

Si ese fuera el caso, Regis, quien seguía diciendo palabras preocupantes, solo terminaría siendo calificado de cobarde y criticado.

Sin embargo, el enemigo atacó el puerto justo después de que su reina fuera coronada. Además, incluso instaron a los países vecinos a atacar al Imperio. Como el comandante enemigo era tan competente, era difícil imaginar que él ordenara un choque tan cruel e irreflexivo que diezmaría sus líneas del frente.

Altina ladeó la cabeza.

"¿Hay unidades de emboscada?"

"No hay una emboscada... Creo que la exploración del enemigo por el Séptimo Ejército Imperial fue llevada a cabo correctamente. Incluso tenían inteligencia para confirmarlo."

Hablando de inteligencia, Regis mencionó otro tema.

"Ya investigué al comandante de la unidad que marchaba hacia el sur... Parece que se llama coronel Oswald Coulthard. En el Imperio, sería equivalente a un oficial de combate de primer grado. Su rango no es muy alto y es bastante joven. ¿Están sus generales siguiendo sus órdenes?"

"¿No es un estratega?"

"Está bien. Incluso si su posición es menor, todavía pueden idear planes. Ese es usualmente el puesto de estrategas y asesores. Según los informes, ese hombre llamado Oswald parece tener la autoridad para dar órdenes".

"Si ese es el caso, él debería ser el comandante".

"Sí. Aunque oficialmente, el comandante es un viejo general".

El título de Oswald parecía ser asesor.

"No entiendo. ¿Cuál podría ser la razón detrás de esto? ¿Podría ser un noble?"

La diferencia entre las filas militares y la nobleza era que la cadena de mando del ejército seguía a las filas militares... A pesar de que ese era el caso, los dos solían mezclarse.

Especialmente en Belgaria, donde existen los ejércitos de los nobles. Incluso hubo momentos en que los títulos de nobleza prevalecieron sobre el ranking militar.

En el caso de High Britannia, no había ejércitos de nobles. Tampoco hubo noticias de nobles a quienes se les otorgó la autoridad para comandar el ejército.

La razón de que Oswald fuera el comandante no estaba clara.

"Actualmente estoy buscando su identidad... Además, aunque esto no está confirmado, la nueva reina, Margaret Steelart, también está aquí".

"¿¡¡Eh!!?"

"Bueno, mientras que haya emperadores en el Imperio que entran en la primera línea, High Britannia es gobernada por una reina durante generaciones. Como tal, esto es algo que rara vez ocurre".

"Si eso es cierto, parece ser proactiva. Quiero conocerla."

"Por lo menos, cuando sea más pacífico..."

"Me pregunto ¿cómo es su esgrima?"

Altina estaba bastante contenta porque sintió que conoció a un oponente que era similar a ella.

Regis dio una sonrisa irónica.

"Creo que ella no es ese tipo..."

Lo más probable es que las realezas de Belgaria fueran especiales. No había rumores ni noticias de que las realezas de High Britannia poseyeran fortalezas extraordinarias.

"De todos modos, la unidad enemiga en el frente sur era un ejército regular, mientras que la mayor parte de la unidad que marchaba hacia el sur parecía ser mercenarios... Normalmente, el núcleo de un ejército son los regulares y los mercenarios son la minoría... ¿Tal vez tengan una razón para hacerlo así de esta manera?"

"¿Sabes por qué?"

"Hm... Si bien una unidad que solo tiene clientes habituales es cara, pueden cooperar con los demás sin ningún problema. A pesar de que los mercenarios son poderosos en un solo combate... Para que la unidad del frente norte sea demorada por los mercenarios... Allí... No, eso está mal, no hay posibilidad de que pierdan..."

"¿De verdad?"

"Mientras que esa unidad está llena de mercenarios, parece que su comandante es Gilbert Schweinzeberg, que tiene el título de ‘Rey Mercenario’."

Al escuchar este nombre, Altina se disgustó cuando frunció el ceño.

Pareció recordar cuando Eric se lesionó y cuando la espada se dañó.

 "¿Eh, no son los mercenarios de la Federación Germana?"

"Precisamente porque son mercenarios, trabajarán para cualquier persona siempre que las recompensas sean buenas. Según los informes, la unidad del frente norte tenía a Renard Pendu como núcleo. En comparación con esos comandantes normales, son concretos. Es difícil imaginar que se equivocan en el momento".

"Aun así, no todos los Renard Pendu fueron contratados, ¿verdad?"

"Sí. Si bien no estoy seguro de la escala de los mercenarios, ¿pero los miembros de Renard Pendu son alrededor de mil? El resto nueve mil probablemente sean otros grupos".

"¿Lo escucharán?"

Altina tenía un punto. Incluso si Gilbert fuera el comandante, no todos los mercenarios seguirían sus órdenes.

"... Sin embargo, estaría bien incluso si sus unidades en el sur se movieran hacia el norte. Son ordenados y fáciles de estimar su velocidad de movimiento, pero deberían poder manejarlo".

"¿Realmente no lo arruinó en alguna parte?"

"Para alguien que comanda una fuerza de treinta mil... no puedo imaginarlo cometer un error como este".

"Sin embargo, no lograron reunirse".

"Ahí está..."

La guerra ya había comenzado.

Cañones comenzaron a disparar.

El rugido de los cañones reverberaba por el aire.

El séptimo ejército imperial solo podía recibir el ataque enemigo de una sola parte.

El enemigo comenzó a disparar cuando estaban a unos 40 Ar (2858 m) de distancia. Para acortar esa distancia, el Séptimo Ejército Imperial necesitaría otros veinte minutos.

Entre la infantería, esto se llamaba un "marché de la mort" (Death March).

Las balas de los Cañones Elswick tipo 41 que utilizaban High Britannia vinieron volando hacia ellos. El tamaño de la bala era sobre el cerebro de un niño. Si tomaran un golpe directo, el soldado del imperio definitivamente sería convertido en fragmentos.

Era un espectáculo despiadado. Los soldados que recibieron los cañones fueron destrozados. Incluso los soldados a su alrededor se vieron afectados por la onda de choque.

En esta era, los soldados se alineaban estrechamente entre sí sin lagunas. Incluso cuando marchaban, parecían una pared que avanzaba.

Si alguna vez se movían con espacios entre ellos y se concentraban en el enemigo, se convertiría en una situación en la que un soldado debe enfrentarse a dos o tres enemigos a la vez.

Para evitar que eso sucediera, era necesario alinearlos de cerca.

Mientras que las balas que podían incluso romper paredes llegaron volando hacia ellos.

El daño causado por las balas no fueron solo las heridas. El sonido de las explosiones, los gritos de sus camaradas, el miedo a la muerte, estos fueron desbaratando lentamente su voluntad.

Hubo personas que deseaban acercarse más rápidamente al enemigo, algunos que disminuyeron la velocidad debido al miedo. Sin embargo, la formación que estaba a punto de colapsar logró mantener un cierto ritmo mientras los capitanes estratégicamente ubicados de cada cuerpo los regañaban desde atrás.

Eran realmente de primera clase.

Los opositores del Séptimo Ejército Imperial solían ser pequeños países como el Reino de Estaburg. Aunque la batalla tampoco era relajante, estos países no tenían los últimos cañones. Incluso cuando enfrentaban una amenaza desconocida, los soldados siguieron avanzando.

El ejército de Belgaria también comenzó a disparar sus cañones.

La distancia entre los dos ejércitos se fue reduciendo gradualmente.

El enemigo pareció quedarse quieto. Como el Regimiento Fronterizo Beilschmidt estaba atrás, no podían ver con claridad, pero no había nadie escapando ni avanzando.

Lo más probable es que estuvieran tratando de ganar algo de tiempo para reunirse con la unidad frontal del norte.

Alrededor de 25Ar (1787m) de distancia--

Parecía como si estuvieran asediando un fuerte.

Incluso si los cañones fueran los últimos modelos, no podrían disparar con precisión a larga distancia. Sin embargo, sin importar dónde los proyectiles golpearan a los soldados del Imperio, producirían grandes daños.

Los soldados que estaban orando mientras marchaban se convirtieron en muchas piezas sangrientas al momento.

Incluso los capitanes que exhortaban a las tropas volaron en pedazos.

Las extremidades de sus camaradas volaban por todas partes, y los que fueron heridos y caídos fueron pisoteados por sus compañeros detrás.

Aun así, los soldados siguieron marchando sobre los cadáveres de sus camaradas mientras se encontraban bajo el bombardeo.

El Regimiento Fronterizo Beilschmidt bajo Altina, como siguiendo al Séptimo Ejército Imperial, continuó inspeccionando el campo de batalla desde tierras más altas.

"Argh..."

Altina se cubrió la boca.

Parecía que estaba conteniendo su vómito y las lágrimas se formaban en las esquinas de sus ojos.

A medida que la distancia había aumentado, uno no debería poder ver la escena con claridad. Probablemente, Altina tenía mejor vista que un civil normal.

Regis también se tragó su deseo de vomitar.

No pudieron mostrar ninguna debilidad frente a los soldados. Dejando a un lado a Regis, Altina necesita tener una mirada decidida para los soldados.

"... ... ¿Es esta la primera vez que ves esto?"

"Es la primera vez que veo una escena tan terrorífica..."

"Ahhh, supongo que sí".

"¿Estás bien, Regis?"

"¿Me veo bien...?"

Aunque no parecía sacudido, no podía dejar de temblar después de llegar al campo de batalla.

Incluso sin los últimos cañones, el campo de batalla era una escena trágica que siempre estaba llena de muerte.

La gente se estaba muriendo en este momento... Este hecho aterrador hizo que se les resintieran las gargantas.

Incluso si alguien gritara en una ciudad, no podrían estar tranquilos como lo estaban en el campo de batalla.

Independientemente de quién, la muerte siempre sería aterradora, repentina y fatal.

Incluso la ceniza cargaba el hedor de la sangre. La muerte de alguien pareció haberse mezclado con el aire y entró en sus cuerpos, dificultando incluso la respiración para ellos.

¡Bang! Jerome simplemente disipó esta sombría atmósfera.

"¡Dejen de entrar en pánico por algo así! ¡Los humanos, sin importar dónde y cuándo, eventualmente mueren! ¡Es solo cuestión de tiempo!"

"Bueno... incluso si ese es el caso..."

"Si uno sigue recordando una escena tan aburrida, eventualmente se uniría a su lado".

"Entendido..."

Regis negó con la cabeza.

No puedo ser tragado por la atmósfera. Si cometo un error como estratega, muchos soldados y Altina podrían morir.

Debo pensar…

Cuando la mano de Regis temblaba por miedo y por estar nervioso, Altina estiró su mano y la colocó sobre la parte superior de la suya.

Luego se aferró a sus dedos.

"Regis..."

"¿Eh? ¿E, eso... Altina...?"

A pesar de que los guardias se encontraban a una distancia donde no podían oír nada, podrían entender simplemente viendo lo que estaban haciendo. Al verlos tomados de la mano, ¿qué podrían estar pensando?

Si los rumores comenzaran a extenderse, afectaría la moral de las tropas.

Con ojos sinceros, Altina lo miró.

Ella es realmente una chica hermosa.

Incluso sus manos están calientes.

"Regis, estoy bien... Está bien pensar después de calmarte primero".

"Ahh... entendido".

Aunque estaba a punto de perder la calma, gracias al grito de Jerome y la confianza de Altina, logró reprimirlos.

Regis respiró profundamente. Incluso si el aire está lleno de muerte, tenemos que respirar para poder sobrevivir. Para que todos puedan volver.

Regis comenzó a calmarse.

"Creo que el enemigo tiene alguna contramedida secreta... Perderíamos si continuáramos aquí y miramos".

Sin embargo, no podrían moverse sin ver el plan del enemigo.

Regis miró al campo de batalla una vez más.

Apenas logró olvidarse de la escena de los soldados que morían.

Al igual que mirar un tablero de ajedrez, sin emociones y tranquilo...

El séptimo ejército imperial que se movía cuesta abajo teniendo una formación como una alfombra que se extendía ahora estaba en un estado desordenado como si fueran mordidos por bichos. Su número debería ser alrededor de dieciséis mil.

Los diez mil soldados de High Britania tenían una formación de semicírculo. Los cañones se movieron lentamente hacia atrás. Incluso para mantener un rango mínimo, los cañones aún podrían golpear al Séptimo Ejército Imperial.

El frente de la formación enemiga eran los mosqueteros preparados y detrás de ellos estaban los portadores de escudos. Después de que los cañones retrocedieron, los mosqueteros comenzaron a avanzar.

Debería haber algún significado detrás de tales cambios.

La base del enemigo debería estar en el centro de su formación. El lugar donde guardaban la infantería pesada.

Regis estaba buscando en las estanterías de su cerebro.

Pasó muchos libros.

Aun así, no había libros que usasen el último modelo de armas y cañones.

"No esto... Sin embargo... esa forma... ¿Dónde... lo vi antes...?"

Regis murmuró con pausas intermedias.

Altina seguía apretando sus manos.

Mientras Jerome estaba esperando en silencio.

Desde que comenzó la batalla, Regis hojeó los libros que leyó antes para afirmar las acciones del enemigo. Sin embargo, no pudo encontrar nada con respecto a las últimas armas y cañones.

Como esperaba, ¿no hay nada?

Regis no sabía ninguna estrategia con respecto a esas armas. Lo que no se sabía era desconocido.

"Pero... yo... ¿Dónde...? ¿Ah? ¡E, eso es cierto! - ¡Magia!"

"¿Eh? Regis?"

Hacia Altina, quien tenía los ojos muy abiertos, Regis tenía una expresión seria y dijo

"¡Soy el Mago Legendario, eso!"

"¿¡Qué estás diciendo, Regis!? ¿¡Estás bien!?"

"Ah, no, hay una obra llamada así. 'Soy el Mago Legendario' escrita por Olenburke. Si bien el punto de venta del autor es su obra caprichosa, el Ejército de la Nación Mágica en sus obras utiliza la misma formación que ellos".

"¿Hmmm?"

De pronto, al enterarse de la magia, Altina ladeó la cabeza mientras estaba inquieta.

Jerome miró a Regis como si estuviera mirando la tierra.

"¡Hey, Regis! ¿Esa cosa, se puede usar en el campo de batalla? Para mí, incluso usaría suciedad si fuera útil. ¡Si no, los arrojaría al fuego!"

"Ahh... Por supuesto que se puede usar. Dejando de lado el origen, lo básico no está mal. Como el tiempo es valioso, explicaré mientras me muevo. Ah, aunque el transporte estará en la parte trasera junto con los equipos de suministros".

El lujoso carruaje y Clarisse fueron confiados al cuerpo de suministros.

Regis no montó ningún caballo.

Como no confiaba en su habilidad para montar a caballo, solo podía moverse con los soldados. No podía ser de ayuda que él tuviera que hacerlo para explicar a Altina y Jerome quienes estaban montados a caballo.

Como no estoy equipado con ninguna arma o armadura, debería poder hacerlo. Probablemente.

Altina tiró de su caballo.

"¡Entonces, puedes montar en mi Karakara!"

"¿¡Ese es el nombre del caballo!?"

"Sí, ¿¡No es lindo!?"

"Ahh, sí... Sin embargo, ¿no será problemático si me dejas montarlo...?"

Regis ya no hablaba con fluidez.

Incluso Jerome rara vez había estado de acuerdo con Altina.

"¡Vamos a hacer eso! Como la princesa no tiene su espada, incluso cuando usa una espada a la que no está acostumbrada, solo será un obstáculo. Ella puede cabalgar contigo y mirar atrás.

"E, e, entonces... A, al menos... en la parte posterior..."

Si lo dejara, estarían colocados en el frente.

Si los soldados ven esto, será problemático si los rumores comenzaran a extenderse. Regis asintió con la cabeza a pesar de pensar así.

"Entendido, entonces tómame Altina. Lo explicaré mientras me muevo".

"¡Bien!"

"¡Hey, Regis! ¿Está bien avanzar?"

"Sí. A mitad de camino cuesta abajo, vamos a dar un rodeo por el lugar donde van a llegar las balas. A pesar de qué lado, lo decidiré después de cinco minutos. Por ahora, solo avancemos".

"¿Cinco minutos? ¡Tch, realmente no te entiendo!"

A pesar de quejarse, Jerome continuó montando su caballo y agitó su lanza, 'Le Cheveu D'une Dame' (Cabello de Dama).

"¡Oryah! ¡Compañeros! ¡La siesta de la tarde ha terminado! ¡Adelante!"

Hubo muchos soldados que pensaron que seguirían estando en estado de alerta, por lo que su reacción fue lenta.

"¡Oh, Oryah!"

"¡Ha! El estratega dijo algo así como '¡Soy un mago! ¡Apúrate si no quieres convertirte en una rana! ¡Sigue a la princesa!' "

Las ganas estallaron.

Un rumor existió desde hace mucho tiempo-- la derrota de los bárbaros, la captura del Fuerte Volk y el incendio de un pantano para quemar a los caballeros, ¿no eran esas cosas que solo un monstruo o un mago podían lograr?

Desde hace mucho tiempo, Belgaria creía en una cierta religión monolítica. Dentro de sus escrituras, se registró que 'Monstruo' era considerado el enemigo de Dios, mientras que 'Mago' era un sabio que conduciría a los creyentes.

Sin embargo, el sabio no solo dio consejos, sino que también castigaba a los traidores.

A muchos de los soldados se les dijo que se convertirían en ranas por el Mago desde joven.

En un mundo religioso, ese era el caso.

-- En las obras de entretenimiento ficticio, cosas como 'Dragon Lightning' y rayos negros de luz 'Negative Burst' eran técnicas que Overlords podían usar.

Para muchos de los soldados aquí, el Mago se refiere al que está en la escritura sagrada.

Como fue Jerome quien nunca bromeaba antes el que lo dijo, muchos soldados religiosos palidecieron.

Susurraron en secreto entre ellos como "¿Es eso cierto?", "Entonces él es en realidad un Mago" o "¡Como se esperaba!"

"¿¡Espera!? ¡Eso es solo el título de un libro...!"

Regis quien quería aclarar el malentendido fue llevado al caballo como carga.

Fue lo mismo que la última vez.

Altina lo levantó con la muñeca. Desde que había montado, solo pudo agarrar al caballo. Altina se levantó poco después.

"¿No estás acostumbrado a eso?"

"¿Eso, creo que la forma en que viajamos es diferente?"

Aunque lo negó con voz suave, parecía que Altina no lo escuchó.

Altina gritó en su caballo.

"¿Están todos preparados?"

"¡¡Oh-!!"

Esta vez, los soldados gritaron uniformemente.

"¡El enemigo parece estar tramando algo! ¡Sin embargo, Regis nos ayudará en la parte difícil! ¡Saquen su valor y marchen hacia adelante!"

"¡Ohh!"

Altina apartó todo y sacó la espada en la cintura... Señaló hacia el frente.

Apretó ligeramente las piernas en la cintura del caballo, haciendo que el caballo de guerra castaño, Karakara, se moviera.

Lo que bloqueaba la vista de Regis no era solo la cabeza del caballo, sino también el campo de batalla frente a ellos.

Junto a las grandes colinas había llanuras. El polvo rodó detrás de los valientes soldados.

El caballo aumentó su velocidad.

Tres mil soldados estaban detrás de ellos.

El caballo de Jerome estaba junto a ellos cuando Jerome estaba reuniendo el Cuerpo de Caballeros Negros que estaban saliendo.

Los sonidos de vítores y el respingo de los caballos resonaron en el área. Regis podía sentir que su corazón latía aún más rápido.