Haken no Kouki Altina Capítulo 24: Llamas de la Guerra en la Noche




Manual




AVISO: Antes de este capítulo había una recapitulación de la historia hasta ahora, algo que claramente no lo hice porque me da pereza :u y si leyeron todos los volúmenes hasta ahora es inútil e innecesario.... :/

Calendario Imperial Año 851, 30 de abril

Justo antes de que sonara la campana del mediodía.

En el Fuerte Volk, construido a partir de una mina, los soldados heridos fueron enviados al gran espacio frente a la puerta principal del fuerte.

Los nuevos reclutas entrenando fueron emboscados por las unidades de vanguardia del Ducado.

El área estaba llena de sus gemidos. Había demasiados heridos y el tratamiento parecía que iba a durar hasta bien entrada la noche, cuanto más ayudantes había, mejor.

Sin embargo, Regis y los demás tenían un papel diferente que cumplir.

Fuerte Volks, oficina del Comandante--

Las lisas paredes blancas y los pilares negros en la habitación causaron que se sintiera bastante aburrido. No había cambiado mucho desde que fue capturado por el Ducado de Varden.

Después de que el ejército imperial de Belgaria ocupó el fuerte, se colocaron jarrones en las esquinas de la habitación y se decoraron con flores frescas.

Sin embargo, el aroma de las rosas estaba cubierto por el hedor de la sangre.

Hasta ahora, estaban ocupados ayudando con el tratamiento médico, por lo tanto, estaban aclarando las manchas de sangre en su ropa.

En el medio de la sala había una larga mesa.

Sentada en la posición más recóndita, la comandante... Altina suspiró.

"Para que esto suceda realmente... ..."

Frente a ella estaba Jerome, quien apoyó su gran cuerpo y pesado en la silla, amenazando con doblarla.

Al parecer, solo un general con experiencia podía mantener esta calma. Ni siquiera se molestó en limpiarse las manchas de sangre de su uniforme.

"Hmph... ... ¿Todos deben estar tan deprimidos por la muerte de algunos reclutas?"

"Esto no se trata de números, reclutas o veteranos. Perdimos a nuestros compañeros ¿bien?"

"¿El suspiro de la princesa traerá a los muertos? Dejen eso a sus familias. Reúne tu espíritu y has tu papel si deseas evitar más bajas".

"Uh... ... Incluso sabiendo eso, yo... ..."

Para Altina, que solo tenía catorce años, era necesario reunir sus pensamientos después de que sucediera una tragedia.

Jerome frunció el ceño y su vista se movió hacia un lado.

"¡Tú también, Regis! ¿Cuánto tiempo vas a mostrar esa cara pálida?"

"A, ah... ... lo siento..."

Incluso Regis había participado en una guerra antes y había visto numerosos soldados heridos.

Sin embargo, fue su primera vez que encontró bajas inesperadas después de su nombramiento como estratega.

De todas las posibilidades, ¿tomó la decisión más adecuada? Los muertos parecían acusarlo de esta manera, lo que le dificultaba respirar.

Una mano firme descansaba sobre su hombro.

Pertenecía a Evrard quien estaba sentado a su lado.

Era un caballero que tenía más de cuarenta años. Sus facciones eran su barba espesa y su cabeza calva. Con su gran constitución, se parecía a un oso.

Antes, solía ser un capitán de una orden de caballeros. Ahora era el capitán responsable de la defensa del fuerte.

"Sir Regis, este es un campo de batalla y somos soldados. Todo el mundo está preparado para morir, así que por favor, no cargues demasiada carga por ti solo".

"... … Gracias… … estoy bien."

No puedo permitirme no estar bien.

Si no lo hago, habrá más muertes. No puedo simplemente bajar la cabeza y mirar los granos en la mesa.

Regis reguló su respiración.

Inspeccionó la oficina del Comandante.

Altina estaba sentada a la izquierda de Regis.

La chica enérgica con una apariencia de belleza que podía avergonzar a las bellezas del palacio, lucía una expresión dolorida.

Junto a ella estaba su guardaespaldas, Eric. Siendo un joven caballero a la edad de dieciséis años, carecía de experiencia en la batalla y estaba tan pálido como Regis cuando vio la gran cantidad de víctimas.

Eddie y el príncipe Auguste estaban sentados a la izquierda de ellos.

Eddie no solo era un famoso espadachín, sino también el actual jefe de Balzac.

"Aunque odio matar, soy hábil en combate cuerpo a cuerpo. Envíame para pelear en los lugares que se consideren adecuados."

Incluso en Belgaria, donde había muchos poderosos veteranos, su esgrima era sobresaliente.

Sus palabras hicieron que Regis se relajara un poco.

El primer príncipe Auguste, por una cierta razón, renunció a sus derechos de herencia ante el rey. Por lo tanto, ya no era un candidato para ocupar el trono.

Esa fue la historia que se dio a conocer al público.

En realidad, la verdadera identidad de Auguste era su hermana, la princesa Felicia.

En este fuerte, solo las siete personas actualmente en la oficina del comandante y dos sirvientas sabían esto.

Si se filtraba la identidad real de Auguste, tendría un efecto opuesto cuando expresó su apoyo a Altina. Además, también se le acusaría de mentirle al rey.

Para ocultar su identidad, Felicia, continuó actuando como Auguste y usó su estado para quedarse aquí como invitada.

Tenía una expresión sombría y parecía bastante deprimida. Por lo general, no era animada, pero ahora estaba aún más desanimada.

"... ... ¿Mi madre... está bien?"

Eddie la consoló.

"Ella estará bien. La familia Trouin no solo tiene a su ejército, también está el Segundo Ejército Imperial".

El padre de Felicia era el emperador, mientras que su madre era la segunda esposa, Catherine, quien provenía de la familia Trouin.

El territorio de Trouin estaba ubicado al oeste del imperio, que pasó a ser el área que fue atacada por el enemigo.

Según la inteligencia que Regis tenía,

La mañana del 23, hace siete días, en la costa oeste, la ciudad portuaria de Chaineboule fue atacada y había caído.

El enemigo era un buque de High Britannia.

Equipado con los cañones más avanzados, la versión más grande del Cañón Elswick Tipo 41 aumentó la potencia de fuego y el alcance.

Mientras tanto, Belgaria solo tenía veleros.

Por lo tanto, la batalla naval era inútil para Belgaria.

La vanguardia de diez mil ya ha desembarcado. Debería haber más de ellos por ahora.

En la tarde del 23 de abril, el Segundo Ejército Imperial marchó para interceptar a los invasores.

Pasaron siete días, la batalla debería haber concluido.

Sería bueno si fueran repelidos.

Según la especulación de Regis, era probable que Belgaria hubiera perdido terriblemente.

El Segundo Ejército Imperial no estaba preparado para luchar contra una invasión extranjera. Su marcha hacia el oeste fue un movimiento político y sus números ni siquiera llegaban a diez mil.

Por otro lado, el Ejército de High Britannia había preparado el último modelo de armas y cañones. También había armas y engranajes protectores hechos con su metal recién desarrollado.

Los soldados de Belgaria eran veteranos, pero en esas batallas usaban arcos y lanzas

Mientras el enemigo preparó específicamente el último tipo de armas.

Regis cortó su tren de pensamientos.

"Aparte del Segundo Ejército Imperial en el oeste, el Imperio definitivamente enviará refuerzos. Dado que la solicitud de refuerzos ha llegado a las fronteras del norte, los ejércitos que están más cerca deberían haber llegado al oeste".

Solo pudo consolarla.

"Ya veo… …"

Felicia asintió.

En Belgaria, el poder militar estaba en manos del emperador.

Sin embargo, el emperador, Liam, ya era viejo y ya no podía llegar a las primeras líneas. Por lo tanto, el segundo príncipe Latreille comandó al ejército de Belgaria en su lugar.

Y la orden de Latreille era "enviar la mitad de sus fuerzas hacia el oeste como reservas y estar en espera."

Regis reconsideró la situación.

"Aunque Belgaria emprendió guerras en muchas direcciones, aproximadamente la mitad de ellas eran pequeñas escaramuzas centradas en ubicaciones estratégicas... ... Sin embargo, High Britannia envió una fuerza poderosa e invadió a gran escala. Como mínimo, el General Latreille reconoció que su intención era conquistar nuestras tierras. Estoy de acuerdo con él también".

Altina aceptó asintiendo con la cabeza.

 

Los demás estaban escuchando en silencio el análisis de Regis.

"Hay bastante distancia entre la región occidental y el Fuerte Volks. Incluso si despachamos a nuestro ejército, no sé si llegaríamos a tiempo. Por eso el general Latreille le ordenó a nuestra fuerza actuar como reservas. Desde el punto de vista militar, este no es un asunto urgente..."

"¿Punto de vista militar?"

Regis le respondió a Altina quien ladeó la cabeza.

"Pero desde un punto de vista político, esto es importante y hay una necesidad de actuar con urgencia. Esto se debe a que Su Alteza y el Príncipe Latreille están peleando por los derechos de herencia".

"Eso es todo. En otras palabras, ¿quienquiera que vaya mejor contra High Britannia, más apoyo tendrá?"

"Simplemente, tienes razón. Aunque no sé si la mitad del regimiento fronterizo podrá cambiar la marea de la guerra... Debemos evitar una situación vergonzosa en la que no participemos en la guerra".

Altina mostró una mirada infeliz.

"¡También estoy de acuerdo en que debemos actuar con rapidez, pero no por razones políticas! Deseo realmente echar una mano cuando mis aliados lo necesitan desesperadamente".

"Es verdad… …"

Altina era muy amable y hubo momentos en que era testaruda como una niña. Esa era precisamente la razón por la cual Regis quería convertirla en gobernante.

"En cualquier caso, eso concluye la situación con respecto a High Britannia en el oeste... ... Ahora se trata del Ejército del Gran Ducado de Varden que se acerca a este fuerte. No podemos enviar fuerzas al oeste sin lidiar con esto primero".

"Los soldados no podrán concentrarse si tienen que preocuparse por su espalda mientras están en movimiento".

No solo Altina, Jerome planteó su opinión

"¿Cómo podemos dejarlos ir después de ser atacados? ¡Esos imbéciles que se atreven a desafiarnos, los dejaré arrepentirse en el infierno!"

Aunque por lo general no estaba refinado con su elección de palabras, era raro verlo mostrando su enojo.

Superficialmente, no parecía preocuparse por los reclutas, pero en el fondo, estaba pensando en sus subordinados y no podía reprimir su ira.

Regis seleccionó varias estratagemas de los libros que leyó antes. Luego fue la recopilación de información antes de finalizar el plan.

Como había una guerra, la puerta de la oficina del Comandante estaba abierta.

Un soldado salió corriendo hacia la puerta y los saludó levantando su mano derecha hacia el pecho izquierdo antes de informar en voz alta.

"¡Informe! ¡El enemigo se acerca desde la zona B4! ¡Tres mil infanterías!"

"Esa ruta, eso es... ... ¿están equipados con las nuevas armas y cañones?"

"No todo el enemigo, sólo algunos de ellos están equipados con las nuevas armas".

Después de eso, vinieron otros dos soldados corriendo.

"¡Enemigo descubierto en la zona B3! ¡Dos mil infanterías!"

"¡Informe! ¡Dos mil infanterías enemigos en la zona G5! ¡Trajeron sus cañones!"

Los exploradores que fueron enviados a reconocimiento regresaron informando uno tras otro. Al escuchar esto, Regis colocó las banderas amarillas que representaban al enemigo en el mapa.

La expresión de Altina era oscura.

"Eso es mucho de ellos, además, ¿están tratando de rodearnos?"

"Parece que colocaron a todos los mercenarios juntos. Probablemente esa sea la razón por la que la mayoría de ellos no portaron las nuevas armas de fuego. Después de todo, los mercenarios no usarían un arma con la que no estén familiarizados".

"Sin embargo, los mercenarios experimentados también son poderosos".

"Aun así, rápidamente se retirarán cuando estén en desventaja. Está bien, la batalla terminará esta noche".

"Es mejor terminarla rápido, ¿pero realmente...? ¡¡Ah!!"

Altina tuvo una expresión de inquietud por un momento, pero miró con cara seria luego de negar con la cabeza.

"¡Creo en Regis! Por favor dinos. ¿Cómo debemos proceder?"

Jerome se puso de pie.

"¡Déjame escuchar tu plan, Regis! Lo diré por adelantado, no quiero ningún defecto en él. ¡Quiero que los golpeemos hasta el punto en que lo pensarán dos veces antes de atacar!"

Evrard levantó su pecho.

"Es por este día que entrenamos a nuestros soldados. ¡Por favor, mándanos!"

"¡Definitivamente protegeré a Su Alteza!"

Eric también se destacó.

Eddie y Felicia, quienes estaban sentados a un lado, también miraban a Regis.

Al ser mirado por ellos me dan ganas de retirarme sin dudarlo. No se puede hacer nada, realmente no tengo la confianza.

Aun así, se ha obtenido la inteligencia que decidirá la batalla.

Regis señaló el mapa que estaba sobre la mesa.

"El enemigo cree que pueden atacar el fuerte con los nuevos cañones, por eso los trajeron".

Altina levantó su mano.

"Regis, también hay nuevos cañones en este Fuerte..."

"Aunque podría ser un poco técnico, los cañones del Fuerte Volk son Cañones Elswick Tipo 38, mientras que los cañones que trajo el enemigo parecen ser nuevos Tipo 41. Sea cual sea el alcance o el poder, esos son mejores".

"En ese caso, ¿no tendría el enemigo la ventaja?"

"Eso es así en términos de alcance y poder... ... Sin embargo, esos cañones también deberían tener fallas".

Altina tenía una mirada desconcertada.

Eso es lo mismo para los demás. Después de todo, el desempeño era inferior, por lo que estaban desconcertados por lo que quería decir.

Regis continuó explicando.

"Si bien el Tipo 41 es más fuerte, se usó originalmente en barcos de vapor. La movilidad disminuirá cuando viaje en tierra. Según los informes de investigación, el Ducado de Varden establecerá su formación frente al fuerte esta noche... Todavía tenemos tiempo para prepararnos, y esa es una ventaja para nosotros... Además, es probable que el enemigo dependa de los cañones para atacar, si esta ventaja se va, creo que perderán su moral y su retirarán".

"Entiendo que tenemos la ventaja debido a su velocidad de movimiento lenta... ... Pero ¿no son mejores sus cañones? ¿Qué haremos?"

La frente surcada de Altina parecía tener las palabras "No entiendo" escritas allí. Ella podría estar haciendo una cara así, pero no había ninguna tristeza en sus hermosas facciones y en su lugar se sentía realmente linda.

Jerome llamó a la mesa.

"¡Astucia de nuevo! Es probable que el enemigo use los cañones de alto rendimiento. Sin embargo, quieres superar su ventaja... ¿¡Qué estás planeando!?"

"Un plan para una batalla nocturna, ya les informé a los que estaban de servicio que se prepararan. Sir Jerome guiará a las tropas en persecución..."

Altina de pronto acercó su rostro a Regis.

"¡Iré también!"

"Rechazado, es mejor que Su Alteza se quede en el Fuerte..."

"La gente perderá confianza en mí si hago tales actos cobardes. ¡No quiero ser el tipo de comandante que se esconde en un agujero!"

"Ah… …"

Lo que dijo fue cierto. La mayoría de los soldados aquí vivían su primera guerra.

No presenciaron el duelo entre Jerome y Altina.

Incluso si los habituales extendían las palabras, los reclutas estaban para ver personalmente a Jerome durante la batalla, luego se inclinarían hacia él.

Sería difícil mantener su organización si la influencia del comandante disminuía.

"Aun así... es una batalla nocturna".

"¡No tengo sentido en que vaya, cuando no hay peligro, Regis!"

"Bueno... ... no se puede evitar. Con respecto a lo que dijiste... No, respetaré tu decisión, Su Alteza."

Regis la había estado llamando Altina, como una amiga, porque lo deseaba. Aunque la mayoría de las personas aquí ya lo sabían...

Caballeros en su mejor momento como Evrard respetan a Altina y la llaman una diosa.

Era cierto que Altina era realmente hermosa. Además, sus esbeltos brazos blancos tenían una increíble fuerza. Cualquier soldado respetable que viera a la princesa joven y bella que balanceaba su espada gigante se desconcertaría, pero no lo encontraría increíble.

En frente de devotos como Evrard, llamar a la princesa por su apodo y no usar honoríficos era un gran problema.

Más importante aún, no saben cuándo los exploradores informarían. Si los soldados malinterpretaran su relación, afectaría su moral. Después de todo, Regis era un plebeyo a pesar de ser el estratega, mientras que Altina era una princesa imperial.

"Entendido, Su Alteza... ... Entonces, esta será la formación".

Regis colocó una bandera roja en el mapa.

Era el área exterior del Fuerte Volks.

El plan era que abandonaran el Fuerte seguro e inexpugnable para arriesgar una batalla rápida y peligrosa.

"¿Esto está realmente bien, Su Alteza?"

Regis preguntó.

Altina apretó el puño.

"¡Nos estamos moviendo! ¡Romperemos a través del ejército del Ducado esta noche, después de lo cual nos dirigiremos hacia el oeste!"

Era una noche sin luna.

El estruendo de las armaduras del ejército del Gran Ducado de Varden se podía escuchar desde lejos.

Se estaban posicionando en el borde del bosque que estaba fuera del alcance de los cañones del Fuerte Volks.

Era la misma posición que tomó Regis cuando tomaron el fuerte hace dos meses.

Sin embargo, Regis solo tenía una fuerza de dos mil, mientras que los cañones eran el modelo más pequeño y antiguo.

Según los informes, el Ducado de Varden tiene una fuerza de veinte mil y preparó veinte cañones Elswick Tipo 41.

Solo la fuerza principal justo en frente de ellos contaba con cuatro mil.

Era un gran ejército.

Alrededor de 10 Ar (715 m) de distancia del ejército del Ducado.

Regis y el resto se escondían en el bosque.

Eran solo una fuerza de doscientos.

Si fueran descubiertos, serían rodeados y destruidos.

Eso podría ser así, pero el plan se vería comprometido si se descubriesen los soldados que establecieron la emboscada. Aumentar el número de soldados solo aumentaría el riesgo. Por lo tanto, una pequeña cantidad fue la más adecuada para esto.

Incluso cuando Regis aprendió todo eso de los libros que leyó... Todavía sentía el miedo arrastrándose en su piel.

Era como si un cuchillo estuviera presionando su cuello.

Hacía tanto frío como para congelar su cuerpo, pero sus palmas sudaban

Aunque era abril, aún hacía frío en la noche, ya que estaban en un país del norte. Afortunadamente, no había viento en el bosque.

Desde un lado, Altina cerró los ojos y esperaba pacientemente la señal.

"... ..."

Colgando en su cintura estaba Grand Tonnerre Quatre, que era más grande que ella. Era una de las siete espadas del tesoro del emperador fundador, L'Empereur Flamme. Tenía 26 Pa (192 cm) de largo y la hoja de plata se mantuvo dentro de la vaina.

La batalla aún no ha comenzado.

Junto a ella estaba Eric, que se había mezclado en la oscuridad y apenas se podía ver su silueta.

Estaba oscuro durante la noche sin luna.

Eddie también se unió a la batalla como guardaespaldas. Si la batalla fuera como estaba planeada, no tendría su turno para actuar...

Naturalmente, Felicia estaba en el Fuerte.

Después de todo, no podía luchar. Entre las realezas, ya sea Altina, Latreille o Bastian, todos tienen una fuerza extraordinaria. Sin embargo, Felicia no estaba dotada de tales poderes y no era diferente de cualquier otra chica.

Evrard estaba al mando del cuerpo de defensa del Fuerte. Aunque estaba estacionado en un lugar más seguro, aún jugaba un papel importante en esta batalla.

Jerome, que conducía quinientos soldados, estaba escondido más cerca del enemigo. A pesar de la pequeña cantidad, todos eran élites.

La tropa más cercana al enemigo juega el papel más importante. Estaban lo suficientemente cerca como para escuchar incluso los ronquidos del enemigo.

Si fueran descubiertos, el plan fallaría.

Como si estuvieran caminando sobre la cuerda floja.

Estaban preocupados porque el enemigo escuchara sus ritmos cardíacos y respiración

¿Todavía falta para comenzar?

Regis sacó un reloj de bolsillo.

Aunque era una noche sin luna, las estrellas permitían ver las cosas en sus manos.

Regis usó la débil iluminación que fue parcialmente bloqueada por las hojas para mirar el reloj.

"Es la hora…"

Un sonido rompió la noche silenciosa.

Fuerte Volks, que fue construido sobre una mina, comenzó a disparar sus cañones a través de la apertura de los cañones.

Esto alertó al enemigo que estaba formando su formación.

La mitad de ellos se sorprendieron, mientras que los otros se burlaban de sus enemigos.

No pueden golpearnos.

Los cañones en el Fuerte Volks fueron una vez su modelo antiguo. Ellos entendieron muy bien el desempeño de los cañones.

A esta distancia, no serían alcanzados sin importar cuántas veces dispararan. En el mejor de los casos, el cañón podría alcanzar el área ante las fuerzas principales del Ducado de Varden. Ese debería ser el caso.

Regis confirmó su victoria en la oscuridad.

Los sonidos de explosión sonaron.

No provenía del centro, sino del bosque.

Provenía desde la parte posterior de la fuerza principal del Gran Ducado de Varden. Se podían ver pilares de fuego.

Entre las tropas enemigas, definitivamente no había muchos que entendieran lo que sucedió de inmediato.

Los cañones del Fuerte Volks definitivamente no pudieron llegar al bosque.

Sin embargo, los pilares del fuego estaban detrás de ellos.

El sonido de los disparos de cañones todavía se podía escuchar desde el fuerte.

Esta vez, la explosión ocurrió en el lado derecho de su formación.

Se oían gritos y gemidos.

Fue en Germano.

"¡Comandante, son los cañones! ¡Los cañones del Fuerte nos alcanzaron!"

"¡Imposible! ¡Esto no debería estar sucediendo, estamos fuera del alcance de los Cañones Tipo 38!"

"¡S, sin embargo!"

Otra explosión ocurrió detrás de ellos una vez más. Esta vez, estaba aún más cerca de ellos.

En esta situación, los mercenarios experimentados ya no estarían esperando ninguna orden por venir.

Como ya estaban dentro del alcance de los cañones, sus opciones eran retirarse o atacar. Como no había orden de atacar, los mercenarios comenzaron a retirarse.

Algunos mercenarios comenzaron a escapar de la formación de luna creciente de sus unidades.

El comandante de Varden probablemente estaba pensando que 'el ataque desde tal rango era imposible'.

Regis, quien no era un dios, no sabía qué pensaba el oponente. Sin embargo, estaba bien, ya que la inteligencia del comandante no significaba nada para los soldados que tenían miedo.

No importa cuán excelente sea el comandante, sería difícil para él controlar el ejército una vez que hubiera desertores.

Los cañones que no deberían golpearlos los habían golpeado. En esta situación, deberían comenzar a retirarse del alcance de los cañones. Ese era un procedimiento estándar.

Debían escapar y esconderse en el bosque.

En tal situación, el comandante enemigo no tuvo más remedio que emitir una retirada para evitar que el ejército se dispersara.

"¡Retirada! ¡Cúbranse en el bosque!"

"¡¡Entendido!! ¡¡Todas las unidades, al bosque...!!"

Los fieles soldados regulares que esperaban que el comandante emitiera una orden también comenzaron a correr hacia el bosque como si se levantara alguna restricción.

El disparo de los cañones del Fuerte Volks se había vuelto más intenso.

El área fuera del bosque fue bombardeada.

Los soldados no pudieron evitar pensar en escapar a un lugar más alejado de allí. Las bestias negras se escondían en la dirección hacia la que corrían.

Las feroces bestias se desataron en ese momento.

Al mando de quinientos élites, Jerome soltó un grito de guerra y sacó su espada.

Incluso si el enemigo fuera cuatro mil, estaban escapando frenéticamente en la naturaleza y no estaban organizados. Además, el enemigo ni siquiera pensó que el Imperio iba a tenderles una emboscada en el bosque.

Fue una batalla unilateral.

Jerome y los soldados del Regimiento Fronterizo de Beilschmidt bajo su mando tenían paños blancos atados en sus brazos derechos que sostenían las espadas. Esto era para que los soldados pudieran ver sus propias manos levantadas antes de cortar con la espada.

También usaron silbatos para confirmar las posiciones de los demás.

Gracias a eso, los soldados del imperio podían reconocerse mutuamente en la oscuridad, evitando así el fuego amigo y mantener el trabajo en equipo.

En contraste, el Ejército de Varden solo consideró una batalla de asedio a largo plazo. Por lo tanto, no estaban preparados para una batalla nocturna.

Llamar al comandante enemigo incompetente era demasiado duro. Habiendo contratado a mercenarios caros, prepararse para una batalla nocturna que tenía pocas probabilidades de suceder era poco realista.

Los pilares de fuego iluminaron el bosque.

El enemigo también comenzó a atacar desde que ahora podían ver, sin embargo, más de la mitad ya había comenzado a correr en otras direcciones.

Era natural, ya que fueron emboscados en un lugar donde las órdenes eran difíciles de alcanzar. Perderían, incluso su oportunidad de escapar si continuaban allí.

Altina, quien todavía estaba nerviosa, dijo:

"Hasta ahora, el plan parece exitoso, Regis".

"Sí... El sonido y los destellos de los cañones disparando espacios en blanco estaban en sincronía con las explosiones provocadas por nuestros ingenieros cerca de la formación del enemigo".

"Aun así, no es de extrañar que pensaran que los cañones los golpearon".

"Si no fuera por la noche, deberían haber descubierto las cajas de pólvora usadas para este truco..."

Los exploradores llegaron al lugar donde estaba Regis.

"¡La fuerza principal de Varden ahora se dirige hacia el noroeste!"

"Hmm, al igual que lo que dijeron los libros... Sería difícil predecir su movimiento si fueran dirigidos por un comandante. Sin embargo, dentro de ese caos, harán un juicio similar y se moverán sin pensar demasiado".

Bajo su propio juicio, los soldados que escapaban solo corrían hacia el Gran Ducado de Varden. Esta era la psicología humana. Una vez que un humano estaba en peligro, la mayoría de ellos corrían hacia su hogar o escapaban juntos con otros.

Regis ya había desplegado una unidad de emboscada a donde se dirigía el enemigo.

El enemigo sería reducido gradualmente y capturado bajo los sucesivos ataques.

Para el ejército del Gran Ducado de Varden, la escena podría verse como si hubieran sido envueltos por los soldados imperiales Belgaros.

El resultado fue determinado gradualmente.

Para Regis, estaba bien dejar escapar a esos soldados normales.

Sin embargo, el Regimiento Fronterizo Beilschmidt tenía que despachar la mitad de su fuerza hacia el oeste. Ya sea Altina o Jerome, ambos tenían que irse para la expedición.

La defensa del fuerte se debilitaría.

Si querían evitar temporalmente que el Gran Ducado de Varden recuperara su fuerza para atacar, entonces tenían que lograr una gran victoria aquí.

Aunque era comprensible, Regis aun así suspiró.

"Ha... ... No importa qué, no estoy acostumbrado a perseguir al enemigo".

"Incluso para mí, no me gusta perseguir al enemigo. Dicho esto, ¿las cosas no son demasiado exitosas?"

A pesar de saber que había una emboscada por delante, hubo algunas almas valientes que escaparon hacia direcciones opuestas del grupo principal. Por lo tanto, la unidad principal también participó en la batalla, pero no hasta el punto en que Altina tuvo que unirse.

Parecía que estaba arreglado por la unidad de Eddie, quien era responsable del frente.

"Bueno... ¿no es bueno? Incluso si tuviéramos una batalla nocturna en el bosque, no podremos ver a los otros soldados".

"¿Regis? ¿Podría ser que... ya sabías que esto habría sucedido, por lo tanto, estableciste esta formación?"

"¿No es sentido común no dejar que el rey entre en la vanguardia de la batalla?"

Regis respondió suavemente, de modo que los guardias alrededor no pudieron oírlo.

Altina tenía una mirada descontenta.

"¡Fui engañada por Regis otra vez!"

"Realmente no."

"¡Mentiroso!"

"¿No estamos desplegados fuera del Fuerte? Además, no debes bajar la guardia, ya que no es totalmente seguro aquí".

"!!"

Altina abrió los ojos

Sacó la gran espada que colgaba de su cintura.

Como la nueva vaina se podía abrir desde el medio, no se necesitaba mucho esfuerzo para sacar la espada.

La hoja se retiró.

Altina luego empujó la espada.

Regis estaba a punto de ser ejecutado-- No.

La espada que fue rasante por la nariz de Regis golpeó algo en la oscuridad.

Se escuchó el sonido de un choque de metal.

Algo se había caído cerca de las piernas de Regis.

Fue una flecha

Se oyó un sonido de silbido, que estaba fuera de lugar en un sangriento campo de batalla.

Vino desde la parte superior de un árbol.

Como un mono, alguien bajó deslizándose de ramas a ramas.

¿Fue un niño? El pequeño cuerpo hizo que las personas tuvieran tales pensamientos.

Una voz perteneciente a una mujer dijo:

"¡No está mal! No puedo creer que hayas bloqueado la flecha que brotó tan repentinamente en la oscuridad".

Fue en Germano.

Altina preparó su postura y respondió en el idioma de Belgaria

"¡No es tan repentino si viene desde el frente! Además, uno se acostumbraría a la oscuridad después de quedarse aquí por tanto tiempo".

Regis todavía no estaba acostumbrado a la oscuridad a pesar de quedarse allí por tanto tiempo. Tampoco se dio cuenta de que una flecha volaba hacia él.

O Altina era demasiado sobresaliente o Regis era simplemente inútil. Esas fueron los únicas dos respuestas posibles.

El enemigo emergió lentamente desde la sombra del árbol.

La luz de las estrellas brillaba sobre ella.

Ella sostenía una pequeña ballesta con un temblor en la espalda.

Al parecer, el enemigo era una chica pequeña.

Aun así, la chica tenía una actitud audaz.

Incluso cuando la pesada infantería que protegía a Altina sacó sus espadas, su expresión no cambió.

"¡Ajajaja! ¡La princesa de Belgaria es interesante!"

"A pesar de que estás en el centro de la formación del enemigo, ¿todavía estás tan tranquila?"

"¡Por supuesto! Después de todo, no voy a perder".

La chica se sacudió el cabello trenzado y sonrió feliz. No estaba poniendo una fachada, estaba tan confiada.

Había un accesorio plateado en ella.

Bajo la luz de las estrellas, uno podría vagamente ver el accesorio, era un zorro al revés...

Regis luego recordó algo que leyó del pasado.

"¿Podría ser que sea del grupo mercenario, Renard Pendu?"

"¿Oh?" Después de decir eso, la chica cambió su vista hacia Regis.

"Estás muy bien informado. ¿O podría ser que seamos bastante famosos?"

"¿¡Quiénes son!?"

Parecía que Altina no sabía quiénes eran, lo cual no era sorprendente.

"Es un grupo mercenario que logró grandes méritos de guerra en la Federación de Germania. Se dijo que estaban participando en la guerra civil del norte en este momento..."

"No es que hayamos salido de la guerra civil. Es solo que las recompensas aquí son más altas debido al estancamiento. Gracias a que capturaron el fuerte, nuestro trabajo ha aumentado. En cualquier caso, habría ganado mucho dinero matándote, Alteza."

"¡Estúpida! ¿No es como vender la piel del oso antes de matarlo?"

"¡Ajajaja! Mi hermano solía decir ‘No celebres el gran día antes de que termine el día’. ¿Eres mi hermano o qué?"

"¡Ni siquiera conozco a tu hermano!"

"¡Mi hermano, Gilbert, es realmente guapo!"

En el libro que leyó Regis, Gilbert también era bastante famoso.

El líder de Renard Pendu, Gilbert Schweinzeberg también era conocido como el Rey de los Mercenarios.

Se dijo que, ya fuera un duelo o una batalla grupal, nunca había perdido. Él era incluso bueno en las negociaciones.

Parecía tuerto y usaba un tridente.

"¿Ese es tu hermano? ¿En otras palabras, eres la hermana, Jessica?"

"Aa, esa es mi hermana mayor. Soy la segunda hermana, Franziska. Eso me recuerda, parece que me conoces bastante bien. ¿Quizás eres mi fan? ¿Quieres un apretón de manos? ¡Ajaja!"

Mientras se reía, volvió a cargar la ballesta.

La ballesta estaba lista para disparar.

La ballesta que usaba Franziska era el tipo de palanca de extracción, en lugar del poder, el punto principal era su capacidad de disparar consecutivamente.

Las flechas utilizadas también eran cortas.

Antes de que se dispararan las flechas, Altina se lanzó hacia adelante.

"¿Qué puede hacer una ballesta a esta distancia?"

Aunque algunos de los guardias eran de infantería pesada, Altina los ignoró y se lanzó hacia adelante.

Tal vez sea necesario hablar con ella acerca de la lógica de estacionar guardias.

Mientras Altina empujaba su espada.

Regis gritó.

"¡Hay enemigos en el árbol!"

Uno debería considerar que todavía había otros cuando solo Franziska bajó del árbol. Por lo tanto, uno debía tener en cuenta esa posibilidad al pensar.

Como era de esperar, una flecha salió volando del árbol.

Altina sacó la espada con fuerza y la usó como escudo para bloquear la flecha.

Poco después, las flechas también volaron hacia Regis.

Justo cuando estaba a punto de recibir un disparo, Eric vino con un gran escudo y protegió a Regis.

"¿¡Estás bien, Sir Regis!?"

"Estoy bien, Eric. ¡Te dejaré a la princesa también!

"¡Entendido!"

Unos cuantos guardias de infantería pesados resultaron heridos por las flechas.

En la oscuridad, era difícil bloquear ese ataque de larga distancia. Sin embargo, ninguno de ellos abandonó al comandante para refugiarse.

"¡A la batalla! ¡Protejan a su alteza! ¡Déjenles presenciar la destreza de los soldados imperiales!"

"¡¡¡Oh!!!"

Altina, quien ignoraba los alrededores después de atacar, lanzó su espada hacia abajo para cortar a Franziska.

"¡Yeeaaaart!"

"Vaya".

Franziska la esquivó fácilmente.

Ella era tan ágil.

Aunque la espada de Altina parecía lenta, se requiere un gran movimiento para esquivarlo. No era algo que se pudiera evitar fácilmente.

Además, estaban en un bosque oscuro...

"¡Esto es seguro! Parece que venir aquí fue la elección correcta. ¡No solo conocí a un oponente divertido, también hay una recompensa por matar a la princesa de Belgaria!"

"¡No es así de fácil!"

Alguien gritó mientras agitaba su espada.

Eric empujó su espada hacia el área en la que Franziska se retiró.

"¡Ha!"

"¿¡Qué!? ¡No seas un obstáculo!"

Franziska evitó el ataque bajando su cuerpo a pocos centímetros del suelo.

Al mismo tiempo, disparó la flecha.

"¿¡Argh!?"

Eric detuvo su movimiento al instante.

¡Ah!

El sudor frío que Regis odiaba comenzó a chorrear por su espalda.

Altina giró la cabeza y gritó el nombre del caballero.

Sin embargo, Eric no respondió.

Se había caído al suelo.

"¿¡Hay alguien ahí!? ¡Vengan rápido!"

Regis gritó pidiendo ayuda.

Los soldados que querían ayudar fueron detenidos por las flechas que venían del árbol. Incluso el área cerca de Regis recibió un disparo.

Regis rápidamente se escondió debajo de un árbol cuando se dio cuenta de que solo causaría más problemas al salir.

Como era de esperar de un famoso grupo de mercenarios, para poder disparar con solo la luz de las estrellas y el sonido del enemigo. Como era de esperar de un famoso grupo de mercenarios, reclutaron miembros realmente capaces.

Los soldados de Belgaria no eran tan débiles para ser reprimidos por el tiroteo por mucho tiempo. Incontables flechas fueron disparadas contra el árbol que consideraron que era el enemigo.

Se oyeron gritos.

Luego de eso, tres personas cayeron al suelo.

No pudieron confirmar si todo el enemigo fue derribado ya que no se podía ver nada, pero los soldados aliados pudieron atender a Eric.

Por favor quédate con vida, Eric. Regis solo podía rezar.

Altina todavía luchaba contra Franziska.

Tal como las dos estaban muy juntas, nadie se atrevió a disparar sus armas y flechas.

Además, aquellos que se atrevían a acercarse podrían ser cortados por la gran espada de Altina.

"¡¡¡Cómo te atreves!!!"

"¡Demasiado lenta!"

Franziska se agachó y evitó el golpe.

Normalmente, uno no podía contraatacar en esta postura y solo podía defenderse. Sin embargo, su arma era una ballesta.

Con solo apretar el gatillo, uno podía atacar más rápido que un caballero.

"¡Tomaré la piel del oso!"

Como una aguja enorme, la flecha fue disparada.

La flecha se acercó al ojo derecho de Altina.

Su hermoso cabello carmesí se balanceó en el bosque.

"¿¡Qué!?"

Altina giró la cabeza hacia un lado y evitó la flecha justo al lado de su mejilla.

"¿¡Imposible!?"

"¡Esta vez de seguro!"

Sin embargo, uno no podía usar la ballesta sin recargar, sin importar cómo fuera diseñada para disparar continuamente.

"Ke... ..."

Franziska luego se retiró.

Sabiendo que el enemigo no estaba contraatacando, Altina bajó su gran espada mientras ella avanzaba.

El golpe fue curvado.

Y estaba apuntando a la cintura de Franziska.

Justo antes de que la golpearan, Franziska saltó.

"¡Ajajaja!"

"¿¡Eeh!?"

La mano izquierda de Franziska sostenía la ballesta mientras ella usaba su mano derecha para agarrar una rama de árbol.

Como si un pájaro escapara al cielo, se aferró al árbol para evitar el asalto.

El golpe feroz golpeó el tronco del árbol.

"¡¡Argh!!"

Altina parecía aturdida.

El impacto de golpear el tronco del árbol dañó sus manos y la espada quedó atrapada en el árbol.

Franziska giró su cuerpo que colgaba en el aire usando solo su mano derecha. Al mismo tiempo, tiró de la palanca. Una vez que aterrizó, tomó flechas del carcaj y cargó la ballesta.

"¡Ajajaja! ¡Hoy no es un día que decida mi brillante futuro!"

Altina intentó sacar la espada.

Ella logró sacar la espada e hizo una gran grieta en el árbol.

Se oyó un estruendo.

Fue un sonido extraño.

Altina pensó que era el árbol el que se rompió, pero ese no fue el caso.

La empuñadura de su Grand Tonnerre Quatre estaba doblada.

El cielo nocturno le impidió verlo con claridad, pero era obvio que la espada estaba doblada en un ángulo extraño. Altina clavó la espada en el suelo.

¿La espada se rompió?

"I, imposible... ..."

Altina abrió los ojos mientras lo decía débilmente.

Franziska aprovechó esa oportunidad para disparar sus flechas.

Al ver eso, Regis pensó que su corazón iba a detenerse.

Un hombre con ropa negra logró evitar una situación desesperada.

Eddie Fabio de Balzac.

Tenía hombros anchos y una capa hecha jirones estaba sobre su uniforme militar negro.

El arma que bloqueó la flecha entrante fue la Defendre Sept. Fue una hoja ancha con una muesca en forma de peine grabada en su espalda.

"Hey, Altina, ¿estás bromeando?"

"¡Yo no estoy bromeando!"

"Entonces, ¿es que careces de intención asesina?"

"Argh..."

Como se conocían desde jóvenes, no eran tan formales el uno con el otro.

Eddie preparó su espada mientras se enfrentaba al oponente para proteger a Altina.

Aunque Franziska había recargado su arma, no actuó temerariamente al darse cuenta de que la persona que tenía delante era alguien con mucho poder.

"Tú... ... ¿¡Quién eres!?"

"Soy de la casa Balzac. Si eres un mercenario, deberías haber oído hablar de mi nombre antes

"Hmm, ¿así que eres el 'Duque Perezoso'?"

"Parece que hay malos rumores sobre mí".

A pesar de su excelente manejo de espada, nunca dañaba a su oponente en el campo de batalla antes. Esta es la razón por la que tuvo un título tan infame.

"¿Qué? ¿No estás invitando a otros a reírte solo porque odias luchar?"

"Bueno, supongo que tienes razón... ... Aun así, está un poco mal".

"¡En cuanto a mí, tengo que matar a la princesa de allí, así que sal de mi camino!" Franziska acortó la distancia entre ellos.

Fue inesperado para el oponente acortar la distancia cuando su elección de arma era capaz de atacar a larga distancia.

Eddie movió su espada horizontalmente.

Reaccionando a esto, se agachó.

Su objetivo era la persona detrás de Eddie.

Dirigió su ballesta a Altina quien sostenía la espada rota. Sin su espada, Altina ni siquiera podía defenderse.

"¡Esta vez, claro, mi piel de oso!"

"¿Ku...?"

Altina estaba aturdida.

El enemigo apretó el gatillo, produciendo un sonido metálico.

Sin embargo, la flecha no se disparó.

"¿¡Que está pasando!?"

Franziska miró su mano y se sorprendió.

Se cortó la cuerda de su ballesta.

La única vez que pudo pensar dónde podría haber sucedido esto fue el enfrentamiento anterior.

"¿¡T, tú...!?"

Franziska fulminó con la mirada a Eddie después de distanciarse.

"Perdóname, pero como la ballesta era demasiado peligrosa, ¿puedes permitirme destruir eso?"

"¡Como puede ser! A pesar de que te llaman el duque perezoso... ... ¡Exactamente que está sucediendo!"

"Parece que es un malentendido... ... La razón por la que no le hago daño a nadie no es porque temo una pelea. Es solo que no me gusta matar a mi oponente".

"¿¡Q, qué se supone que quieres decir!? ¡No bromees conmigo!"

El rostro de Franziska se enrojeció por la rabia mientras se mordía los dientes.

Al ver que el enemigo perdió su arma, la pesada infantería se apresuró.

"¡Captúrenla!"

"¡Rodéenla! ¡No la dejen escapar!"

"¡Schisse (mierda)! ¡Estas malditas mierdas!"

Franziska se tiró del suelo.

La infantería se acercó lentamente y giraron sus espadas. Sin embargo, parecía que estaban coordinándose con su baile de espada, fallándole.

Sin una espada o un escudo, solo podía esquivarlo con una ballesta en la mano. Esto no era algo que una persona común pudiera hacer.

Si era de día, podrían usar pistolas para disparar sobre su espalda. De hecho, incluso podrían hacerlo de noche.

Deslizándose más allá del pesado cerco de la infantería, Franziska entró en la oscuridad y desapareció.

Por frustración, las flechas se soltaron. Sin embargo, lo que se podía escuchar era su voz enojada.

"¡La próxima vez, te mataré seguro, Su Alteza! ¡Tú también, Duque Balzac!"

Lo que resonó en el bosque sonó como la maldición de una bruja.

Eddie guardó la espada en la vaina.

"Si es posible, no quiero volver a verla".

Regis les ordenó a las tropas que se movieran cuando se descubrió su ubicación.

Después de eso, fue a buscar a Eric quien estaba en tratamiento.

Fuerte Volk, Enfermería.

Vestida con un atuendo blanco con gafas, junto con su bonito cabello corto. Era una de las pocas mujeres militares del imperio.

"Esto va a dejar una cicatriz".

"... Todavía… estoy vivo."

Eric quien estaba acostado en la cama murmuró mientras miraba el techo.

Sus alrededores estaban separados por cortinas blancas.

Esto fue gracias a la doctora. Eric era un oficial de combate de quinto grado, solo un suboficial. Originalmente, debería estar tendido sobre un paño en el piso y recibiendo tratamiento en el hospital de campaña.

Su hombro izquierdo estaba vendado firmemente, aunque podía mover su codo.

Poco a poco, pudo sentir cómo sus dedos se entumecían.

En ese momento, levantó su escudo demasiado tarde, lo que provocó que la flecha saltara su defensa.

El resultado fue recibir un disparo en el hombro izquierdo.

Si la flecha hubiera ido un poco más a la derecha, habría sido el corazón.

La doctora había ido a tratar a los otros pacientes.

"Es porque obtuvimos la victoria. Seguro que tienes suerte. Si hubiera sido una derrota, podría haber retrasado tu tratamiento y podrías morir".

"... Entonces ganamos... ... ¿y su Alteza?"

"Aunque estaba un poco deprimida, solo tenía algunas magulladuras".

"Es así... Es genial... Realmente..."

Eric suspiró aliviado.

Como guardia, esto era más importante que cualquier otra cosa.

"No solo Sir Evrard, incluso Su Alteza y Sir Regis estaban preocupados por ti y te visitaron. Como podían escuchar eso sobre tu cuerpo, los perseguí antes de tratarte. Como estás despierto, ¿tienes algo que decirles?"

"... No hay necesidad... ... Tienen que partir hacia el oeste por la mañana. Parece que no puedo ir... ... Como tal, no necesitan desperdiciar su precioso tiempo en una persona inútil como yo..."

"¡Hey! Algo inútil es... Bueno, supongo que también está bien".

La doctora dejó de lado la conversación y se dirigió a los otros pacientes.

Eric usó su mano derecha para taparse los ojos.

Al mismo tiempo, se mordió los dientes.

Incluso su cabeza estaba vendada.

Sus ojos se sentían dolorosos, pero se estaban calentando por otro motivo.

"Ugh... Uuurg..."

Aunque la doctora lo escuchó, fingió que no lo notó y siguió tratando a los demás. Después de algún tiempo,

"Hm, ¿no es este Sir Regis?"

La voz de la doctora se oía más allá de las cortinas.

La voz de Regis también se podía escuchar.

"Ha sido duro para ti, buen trabajo".

"... ..."

El cuerpo de Eric se puso tieso.

Como guardaespaldas, debería estar decepcionado de mí por no ser capaz siquiera de ser el escudo de Su Alteza. Era lo que pensaba Eric. Incluso dudó en mostrarle su rostro a Regis.

Eric se quedó quieto debajo de la manta.

La doctora hizo una pregunta.

"¿Hay algo importante, Sir Regis?"

"Como el cielo se iluminará pronto, estoy pensando en irme".

"Ahh, ¿es hora de esto ya? Lamento mucho que hayas tenido que buscarme personalmente. ¿Está bien que no duermas?"

"Aparte de Su Alteza y Sir Jerome, debería estar bien con respecto a los soldados ya que aquellos que participaron en la batalla nocturna no están involucrados en la expedición. Lamento mucho no haber podido dormir".

"Deberías preocuparte más por ti mismo, Sir Regis. Después de todo, yo puedo dormir en el carruaje".

"Jaja... también voy en el carruaje".

"Ahora que lo mencionas, eso es verdad".

"¿Cómo está Eric?"

Eric tragó saliva cuando se mencionó su nombre.

Después de un momento de silencio, la doctora le respondió que Eric aún dormía.

"Es así…"

"No puedes llevarlo contigo. Solo la curación de la herida requiere un mes, mientras que la recuperación de su fuerza requerirá dos".

"Ahhh, lo entiendo. Es solo que, quería expresar mi gratitud".

"Gratitud, ¿verdad? Por cargar contra el enemigo y recibir un disparo- No son estas palabras, ¿verdad?"

"Antes de que él se lesionara, Eric me protegió. Si no fuera por él, el que estaría acostado en la cama podría ser yo..."

"Ya veo. Como Sir Regis no usó ninguna armadura, podría estar durmiendo dentro de un ataúd".

"Bueno, eso también es posible".

"Sin embargo, podría aliviar mi carga de trabajo".

"Ja, jaja... ... Aunque podría ser malo decir esto, pero es mejor que aumentar el trabajo de los sacerdotes..."

"¿Qué te parece usar una armadura ligera?"

"Esa tampoco es una opción. Si un estratega lleva armadura, ¿no significa eso que el estratega está preocupado de que el enemigo pueda atacar a la formación principal...? Parecería como si el estratega no confía en sus propios planes".

"¿Es realmente el caso?"

"... ... En realidad, no puedo levantarme después de usar una armadura".

"¡Qué débil!"

"Jaja... Eso... En cualquier caso, quería agradecerle a Eric, pero no quiero despertarlo. Sin embargo, ¿está bien dejar una carta aquí?"

"¿Qué te parece si haces eso después de que vuelvas? Siento que es mejor decir esto cara a cara".

"Ya veo... vamos con eso entonces. En ese caso, doctora, dirígete hacia el pasillo en el primer piso después de que termines de prepararte".

"Lo entiendo."

Después de decir adiós, el paso de Regis gradualmente se volvió más suave.

La doctora abrió la cortina.

Eric sollozó.

"Uhh..."

"Bueno, viste a la persona que querías ver, así que no te deprimas demasiado". "... ... Sí... no lo haré".

"Tengo que seguir a Su Alteza. Le dejaré el resto a mi asistente. Tienes que escucharla y recuperarte antes de que regrese Sir Regis".

Su tono amable era incluso raro para la doctora misma.

Eric retuvo sus lágrimas y dijo.

"... ... Nn... yo... quiero... ser más fuerte... y cumplir adecuadamente con mi deber..."

La doctora no dijo nada y se cepillo el pelo.