Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Extra 33: Días libres en Kuzunoha




Manual




“Nuestra compañía estará en la quinta categoría”.

“¿Quinta categoría? Esa es... una elección bastante generosa. Ah, sí recuerdo bien, la Compañía Rembrandt también está en la quinta categoría”.

“Tal vez se tomó como referencia. Sin embargo, no he escuchado los detalles de Raidou”.

“Últimamente, esa persona ha estado participando y cooperando con frecuencia, pero, ¿es el tipo de persona que hace negocios? Siento que, últimamente, ha salido más a menudo. Es verdaderamente de envidiar”.

“Afortunadamente, hemos comenzado a integrarnos en el flujo del mercado de esta ciudad, por lo que la cantidad de ofertas que llegan a Raidou ha aumentado. Es gracias a todos. La próxima vez, el propio Raidou vendrá, así que yo estaré a su cuidado en esta ocasión”.

“Bueno, es más fácil para mí hablar con Akua-dono y Shiki-dono. En realidad me ayuda. Después de todo parece que a Eris-dono le gusta agitar el lugar, y Raidou-dono parece todavía estar verde en los temas detallados”.

“... Es gracias al Representante Zara que podemos participar de alguna manera en las reuniones del gremio, incluso cuando somos una compañía deficiente. En la compañía Kuzunoha siempre estamos agradecidos por esto”.

 

El Ogro del Bosque que fue llamado y había llegado, estaba parado en el lugar hablando con esa persona.

 

El lugar es el Gremio de Comerciantes de Rotsgard.

 

Quien llamó al Ogro del Bosque cuando estaba a punto de irse después de terminar el sondeo que se llamaba “reunión amistosa” fue el líder que mantiene el orden en los comerciantes de esta ciudad, Zara.

 

Quien está hablando con él mientras baja la cabeza varias veces es la empleada de la Compañía Kuzunoha, Akua.

 

A diferencia de su apariencia habitual, actualmente lleva una camisa blanca con un traje azul oscuro en la parte superior.

 

Su conducta con esa espalda recta y la suave sonrisa en su rostro son algo que aprendido al participar en este tipo de reuniones como empleada de la Compañía Kuzunoha. Ahora, realmente se ve natural.

 

Incluso cuando no estaba alabando a su compañera de trabajo ni a su señor, su rostro aún mostraba una sonrisa amistosa.

 

La conversación de los dos fue en relación con los días libres de los empleados de la compañía.

 

‘La quinta categoría’ significa que cada semana hay un descanso de un día; y una vez al mes, tiene la libertad de solicitar un día libre. En este mundo, se podría decir que estas son condiciones extraordinarias para los trabajadores.

 

Normalmente tiene que ser una empresa bastante grande o ser un trabajo muy exigente que requiere personal especializado para que la empresa elija la quinta categoría. Eso es como normalmente es.

 

Por cierto, dependiendo del mes, hay casos en que el total de días de descanso termina en seis, pero en esos casos, era normal eliminar uno de esos días libres.

 

Zara: “Cierto, hoy no te hablé por eso. De lo que quería hablarte es sobre la quinta categoría”.

Akua: “¿Hm? ¿Hay algún problema?”

Zara: “La Compañía Kuzunoha está siendo de gran ayuda en la reconstrucción de la ciudad. Debido a esto, hemos solicitado de nuestro lado que la tienda trabaje por un tiempo sin días libres, ¿verdad? Pero si consideramos el número de empleados reportados, la quinta categoría podría ser un poco mala para ello. También podría haber personas que se atorarían estúpidamente por esto”.

Akua: “...”

Zara: “Por supuesto, no tengo intenciones de molestarlos con asuntos de esa magnitud. Acabo de pensar en pedir que renueven la lista de empleados o cambien a la primera categoría regular. No es algo que deba causar muchos problemas, ¿cierto?”

 

Zara le habló a Akua con un tono que no tenía ninguna hostilidad.

 

Tener un descanso una vez al mes en la primera categoría es lo más común.

 

Esas son las condiciones normales para un empleado de una empresa.

 

Akua: “Gracias por su consideración. Ciertamente informaré a Raidou y Shiki con respecto a esto”.

Zara: “De todos modos, así que quinta categoría eh. Nosotros podríamos tener que cambiar de tercera categoría a quinta categoría y aumentar el personal... Fumu”.

Akua: “... Para ser más precisos, es más como la quinta categoría con un poco de la sexta categoría. Es cierto que este es un entorno increíblemente bueno para trabajar”.

 

Akua le dio las gracias a Zara y habla sobre sus propias opiniones con respecto a su entorno de trabajo.

 

Zara: “…?! Lo que significa que no solo tienes días libres todas las semanas, sino que también tienes descansos todos los días”.

Akua: “... Sí”.

Zara: “Por dios. No hay manera de que no hayan reportado a varios cientos de empleados extra, ¿verdad?”

Akua: “Bueno eso...”

Zara: “¿Hm?”

Akua: “Incluso cuando hay una interrupción en el trabajo de la compañía, obviamente hay entrenamiento en magia y combate”.

Zara: “…Cierto. Los empleados de la Compañía Kuzunoha deben estar en cierto nivel de destreza en batalla antes de ser aceptados”.

Akua: “Hay excepciones, pero la mayoría cae en esa categoría. Gracias a esta condición, la falta de personal no parece resolverse. Raidou está un preocupado, por lo que queremos resolver la mayor parte de los problemas que surgen como trabajadores de la tienda de la Compañía Kuzunoha”.

Zara: “Akua-dono y los demás empleados siguen vivos después del incidente en el Festival de la Academia, por lo que el pensamiento de Raidou-dono podría ser el correcto, pero creo que el nivel que busca es demasiado alto. Ustedes están trabajando dentro de la ciudad simplemente como una empresa después de todo...”

Akua: “Pero al final, somos semi-hyuman. No hay menosprecio entre los semi-hyuman, pero hay muchos hyumans que nos desprecian. Y estamos operando una tienda dentro de un ambiente como ese, así que lo más probable es que esté preocupado por nosotros”.

Zara: “Me duele las orejas”.

Akua: “Esto se reveló como un tema en la reunión de hoy, pero siempre estamos buscando nuevos empleados..... Solo para dejarlo claro, representante Zara, hay algunos hyumans que planeamos contratar”.

 

Akua dijo la primera mitad con una sonrisa, y la última parte, a Zara le susurró en voz baja.

 

Zara: “... ¿Qué?”

 

Lo que dijo fue impactante, pero Zara también susurró en voz baja, entendiendo la intención de Akua.

 

La Compañía Kuzunoha no emplea hyumans.

 

Ese asunto se había convertido en un tema recurrente en las reuniones del gremio.

 

Eran más que nada quejas lamentables de otras compañías que no tenían otra forma de atacar a la Compañía Kuzunoha además de eso.

 

Akua entendió esto y no dejó que se filtrara sin cuidado, tratándolo sin buscar un acuerdo.

 

Si esa cuestión fuera a moverse en la superficie en lugar de estar oculta, sería bastante importante; Probablemente no de una manera favorable para la Compañía Kuzunoha.

 

Zara pudo llegar a esa conclusión rápidamente, por lo que esperó la continuación de las palabras de Akua.

 

Hyumans que podrían trabajar en la empresa, será un lugar de trabajo que acepte empleados hyuman; eso de ninguna manera va a traer solamente buenos efectos en la Compañía Kuzunoha.

 

Akua: “Es por eso que, si el representante Zara conoce a personas confiables, por favor, preséntelas. Los evaluaremos adecuadamente, y si logran aprobar, los contrataremos. Por supuesto, este asunto es algo que Raidou y Shiki ya conocen”.

Zara: “... ¿Está bien?”

Akua: “No nos importa si filtra esta información a otros representantes al decir que logró sacárnosla. Pero entiendo que la línea mínima que buscamos es la de personas que pueden, como mínimo, graduarse en la Academia con calificaciones ejemplares”.

Zara: “…Ya veo. De hecho hay personas así. Si recuerdo bien, Jin y Amelia, ¿verdad? Así que ustedes están planeando contratarlos. Hmph, Raidou-dono también es... no, esta debe ser la sugerencia de Shiki-dono eh. Cualquiera que sea el caso, son bastante astutos. Entendido. No me limitaré a hacerlo un logro mío.”

Akua: “Esto es solo una pequeña muestra de gratitud por la consideración diaria que nos brinda. Bueno, entonces me retiro ahora”.

Zara: “Bueno. Gracias por el duro trabajo”.

 

Akua bajó la cabeza profundamente una vez, y luego, se dio la vuelta con la espalda hacia Zara.

 

Pasos ordenados sonaron cuando se alejaron más de Zara.

 

Pero de repente, la expresión silenciosa de él mientras la estaba despidiendo se había convertido en una sombría.

 

Zara: “¡Akua-dono! Lo siento pero, ¿puedo preguntar una cosa?”

Akua: “¿Qué es?”

Zara: “Akua-dono, dijiste que tomas entrenamiento de combate, pero en ese caso, si tuviéramos que contar esos casos de entrenamiento, ¿cuántos descansos reales tienes en el mes? Esto es pura curiosidad mía, pero me molesta, ya ves”.

Akua: “Los descansos reales eh. En ese caso... serían dos veces al año”.

Zara: “... ¿Eh?”

Akua: “Bien entonces.”

 

Akua se fue esta vez seguro.

 

Sólo Zara quedó en su lugar.

 

Lo último que dijo fue bastante impactante para Zara.

 

Zara: “¿D-dos veces al año? Ese Raidou, ¿cómo se las arreglan sus empleados para mantenerse al día con eso? No entiendo. Es un completo misterio”.

 

La reconstrucción de la Ciudad Academia, Rotsgard, está avanzando bien.

 

Los comerciantes obviamente estaban pasando días ocupados.

 

Dentro de eso, la actitud obediente de los empleados de la Compañía Kuzunoha, así como su voluntad de trabajar, era tan ejemplares al punto que otros representantes enviaron miradas de envidia hacia ellos.

 

Zara pensó que esto se debía al excelente ambiente de trabajo que ofrece la quinta categoría, pero esa creencia se había roto rápidamente hace unos momentos.

 

A Raidou todavía le falta mucho como comerciante, pero en términos de ganarse la lealtad de sus empleados, incluso Zara sintió que querría que Raidou le enseñara una o dos cosas.

 

•••••••••••••••

 

Las condiciones de trabajo de la Compañía Kuzunoha son exactamente como Akua le dijo a Zara, quinta categoría.

 

Pero la realidad es diferente.

 

Es algo que ella misma dijo, pero ella también tiene entrenamiento de combate, y hay momentos en los que hay trabajo relacionado con toda la raza cuando regresa a Asora.

 

Incluso si están trabajando en la empresa, si tuvieran que decir si tienen un día libre cada semana, la respuesta sería no.

 

“No tengo ninguna insatisfacción con Waka-sama, pero tenemos que estar agradecidos con Tomoe-sama en esta ocasión”.

“Con Shiki-sama también. Si hiciéramos lo que Waka-sama dijo, nuestros cuerpos simplemente se pudrirían”.

 

Risas y órdenes volaban alrededor.

 

Un Enano Anciano y un Orco conversaban con una jarra de cerveza en la mano y rostros rojos.

 

Es el bar que sirve de comedor en Asora.

 

Cuando se hace tarde y oscurece, los residentes que sudaron durante el día se reúnen en este lugar buscando comida y bebidas.

 

Enano: “Escuché que al principio dijo que deberíamos tener dos días libres cada semana. Eso es una locura”.

Orco: “Incluso un día libre es algo que debería suceder solo de vez en cuando, tener muchos de ellos cada mes sería preocupante”.

Enano: “¡Sí! Dos descansos al año ya es un lujo. En primer lugar, todos podemos vivir en paz sin la necesidad de vigilar por la noche en este lugar, sabes”.

Orco: “Cierto. Es debido al entrenamiento y al diligente trabajo diario que la gente puede progresar. ¡Sería preocupante tener dos descansos cada semana!”

 

De lo que hablaban era también de los días libres.

 

El mismo tema que Zara y Akua tuvieron en Rotsgard.

 

Para los residentes de Asora, Misumi Makoto es un señor increíblemente generoso.

 

Por supuesto, la cantidad de insatisfacción y críticas hacia él es baja.

 

Pero en términos de las condiciones laborales, hubo una pequeña disputa entre Makoto y ellos.

 

Para ponerlo en perspectiva, Makoto, quien ocupa un cargo administrativo, propuso días libres, pero los trabajadores que son los residentes de Asora expresaron su descontento por eso.

 

De un vistazo, parece el flujo normal de las cosas, pero fue una confrontación bastante extraña.

 

Debido a que Makoto propuso dos días libres cada semana, y los residentes se quejaron de que era demasiado.

 

Los residentes en realidad solicitaron no tener días libres.

 

No hace falta decir que los ojos de Makoto estaban muy abiertos en ese momento.

 

No solo una vez a la semana, rechazaron la idea de tener días libres como si fuera algo natural.

 

Sus seguidores dijeron “entendió” y trataron de cerrar el asunto, pero Makoto obviamente dio; “¡Esperen!”.

 

Se preocupó de que, a este ritmo, la compañía pudiera convertirse en una corporación negra que explota a sus empleados y está llena de gerentes malvados.

 

Pero esto se debió a la manera en que Makoto desconocía cómo funcionaba este mundo, y simplemente estaba hablando con el sentido común de un mundo completamente diferente.

 

Las afirmaciones de los residentes eran concisas, y si Makoto dejara de lado su sentido común, lo que decían sería la lógica natural.

 

Y entonces…

 

Enano: “Hasta ahora, he vivido para proteger el mañana de mi aldea”.

Orco: “Era imposible pensar en tener un sueño decente. No había manera de saber cuándo y qué tipo de ataque recibiríamos. Ya estamos teniendo nuestros descansos cada noche”.

Enano: “Después de mudarnos a Asora, hay una montaña de cosas que hacer. A pesar de que podríamos avanzar más cuanto más hagamos, ¿por qué deberíamos tener días libres en días específicos cuando nuestra resistencia y salud mental no requieren ese descanso?”

Orco: “Hay un punto de tomar un descanso en el entrenamiento solo cuando lo haces todos los días. Pero si tuviéramos que tomarnos un día libre una vez a la semana, podría no solo estancarnos en nuestro entrenamiento, sino también podría haber un deterioro”.

Enano: “Nos han dado comida, un lugar para dormir y seguridad. Queremos devolver esa gratitud con el trabajo. Me gustaría que nos permitieran trabajar sin descanso”.

Orco: “Incluso si me dieran un día libre, encontraría una razón para trabajar o entrenar. Por eso, no hay necesidad de ello”.

 

Así sucesivamente, y así sucesivamente.

 

Para Makoto, esta sería una conversación en otro nivel.

 

Para las personas fuertes de las tierras baldías que se encontraban en un entorno donde nadie estaba seguro de tener un futuro, el modo de vida de Asora era un lujo demasiado grande.

 

Fueron llevados a una tierra desconocida, le ordenaron que hicieran un asentamiento y los pusieron a investigar; Makoto lo puso todo junto de esta manera, así que estaba bastante claro la diferencia en las opiniones que él y los demás tenían.

 

Se diferenció profundamente de los residentes que piensan que dormir todos los días en paz es una bendición.

 

Para empezar, en este mundo, puede haber casos en que las personas tengan días libres una o dos veces al mes, pero es raro que tengan días establecidos para esos ello.

 

Incluso si están trabajando en una empresa, todo era más cercano al trato de un servidor público.

 

En primer lugar, incluso en el sentido común de los hyumans, la propuesta de Makoto tenía demasiados días libres.

 

Enano: “Al final, gracias al sistema de vacaciones que propuso Tomoe-sama, las cosas se calmaron. Así que digamos que todo está bien”.

Orco: “Cierto. Estoy bien con tener días libres una vez en verano y una vez en invierno”.

Enano: “A Waka-sama le gustan los festivales, por lo que probablemente nos descontrolaremos en esas vacaciones”.

Orco: “¡Entonces estoy deseando que llegue! Waka-sama nos brinda la oportunidad de beber y comer. ¡Estoy verdaderamente agradecido! Eso es suficiente para mí. ¡No hay necesidad de días libres! ¡¡Bebamos hasta la mañana y luego vamos a trabajar ~!!”

Enano: “¡Sí! ¡Eso suena genial! ¡Estoy totalmente dentro!”

 

Todos empezaron a levantar sus tazas mientras gritaban “¡Estamos agradecidos!” ¡Agradecidos!

 

Era una visión que uno podría pensar, ¿no es esto solo una excusa para beber?

 

“Por dios”.

 

Había un solo hombre trabajando al otro lado del mostrador encogiéndose de hombros.

 

Un Arke.

 

Se le ha confiado este bar.

 

Si el pregunta el por qué, es porque Mio estaba a menudo entrometiéndose con el menú y el interior de la tienda, y al final, ella ordenó que alguien regulara esto, por lo que terminó de esta manera.

 

Tal vez porque consideraba que ser el maestro del bar era divertido, no tenía ningún descontento.

 

Akua: “Buenas noches Un samurai en las rocas, por favor”.

Arke: “Akua, bienvenida. Lo haré de inmediato”.

 

Después de los saludos, el Ogro del Bosque se había sentado en los asientos redondos que estaban alineados en el mostrador, y ordenó algo con un tono informal como el de un cliente habitual.

 

Es Akua quien ha terminado todo su trabajo por hoy.

 

Samurai en las rocas es uno de sus cócteles favoritos y se originó en el mundo de Makoto.

 

A Akua le gustan las bebidas alcohólicas débiles y dulces, pero últimamente, ella también ha podido disfrutar de las bebidas más fuertes.

 

Dirigió su mirada hacia los muchachos que estaban haciendo un alboroto con una voz especialmente alta e hizo una sonrisa.

 

Arke: “Tenían sus quejas sobre Waka-sama al principio, pero bueno, como siempre, terminan con un “gracias” como cierre y no hay problemas. Eres la inusual en este momento. ¿Eris no está contigo hoy?”

Akua: “Eris estará con Komoe-sama esta noche, así que dijo que pasará por hoy”.

Arke: “... La razón por la que Komoe-sama ha estado haciendo cosas extrañas últimamente es por su influencia, eh. Qué pena... Pero mis preparativos para la niebla del cazador se han desperdiciado entonces”.

Akua: “En ese caso, voy a beber ese también. Por cierto, ¿qué es eso de las quejas hacia Waka-sama?”

 

La niebla del cazador es un cóctel original del Arke que se realizó tomando como referencia las demandas de Eris.

 

Eris tiene la tendencia a disfrutar del alcohol fuerte como si fuera agua, por lo que entra en el tipo fuerte de bebidas.

 

Arke: “Dijeron que estaban contentos de que los días de descanso no aumentaran”.

Akua: “Ah, ya veo. Dejando de lado a los bichos raros como Eris, solo hay una minoría que preferiría tener más descansos”.

 

Akua hizo una sonrisa irónica.

 

Cuando Makoto propuso las agradables condiciones de trabajo de tener dos días libres cada semana más un salario cada treinta días, su compañera Eris se puso de pie con un “¡Banzai!”.

 

Ella fue una de las pocas que estuvieron de acuerdo con Makoto allí.

 

Arke: “Gente que quiere hacerse más fuerte, gente que quiere trabajar más; hay muchos de esos en Asora después de todo Por supuesto, también recibimos mucho trabajo de Mio-sama. Debe haber mucha gente que piense que tener demasiados descansos apaciguaría sus cuerpos. No puede evitarse”.

Akua: “Me gustaría tener el derecho de estar ausente en los campamentos de entrenamiento, pero en general, no tengo ninguna insatisfacción en particular”.

Arke: “En primer lugar, Waka-sama está hablando de descansos y, sin embargo, él mismo no toma descansos. Para los días libres, es mejor seguir la propuesta de Tomoe-sama sobre este sistema de vacaciones que se realiza dos veces al año”.

Akua: “Cierto. En el caso de Waka-sama, él considera su propio entrenamiento como un  pasatiempo, por lo tanto, es como tomar un descanso. Incluso si hubiera dos días libres por semana, no creo que hubiera cambiado mucho con respecto a la Asora actual”.

Arke: “Sin duda”.

 

Los dos responden al entrenamiento de magia y el arco que hace Makoto y él mismo lo llama como pasatiempo.

 

A veces, se despertaba incluso cuando todavía estaba oscuro afuera; a veces, no comía; a veces, reducía su tiempo de sueño.

 

Al ver a Makoto entrenando con tanta diligencia, o sabiendo que él hace esto, sería obvio qué respuesta tendrían los residentes de Asora cuando se les pidiera que tomen un descanso como se les dijo.

 

La respuesta seria no.

 

Si Makoto realmente deseara tener dos días libres cada semana, una orden no hubiera sido suficiente. Habría tenido que mostrarlo con el ejemplo o sería difícil hacer que alguien lo acepte.

 

Y en realidad, los dos que han visto al Makoto actual, incluso si estuvieran presentes los dos días de descanso de una semana, simplemente se tomarían un descanso solo en nombre y seguirían actuando como lo han estado haciendo hasta ahora. Eso es lo que pensaron mientras se miraban y se reían.

 

Arke: “Oh, parece que las Gorgonas también han venido. Se pondrá aún más ruidoso”.

Akua: “Ara, si hay un grupo que viene de afuera, me gustaría hablar con ellos”.

Arke: “Mantenlo moderado, ¿de acuerdo?”

Akua: “Bueno. Gracias por la comida”.

 

Con la bebida de Eris en la mano, se dirige al nuevo grupo de tono alto que había entrado en el bar.

 

Las chicas ya olían a alcohol, así que estaba claro que las Gorgonas ya habían bebido en otro lugar antes de venir aquí.

 

Gorgona: “¿Qué, de que están hablando ~? Déjanos participar ~”.

“¡Estábamos hablando de cómo trabajar es vivir!”

“Nee-chan, más importante, ¿dónde dejaste tu ropa?”

Gorgona: “¡Estoy usando ropa ~!”

“¡Solo puedo ver cuerdas!”

“¡Escucha bien, señorita! ¡Estábamos hablando de la propuesta de Waka sobre el ambiente de trabajo! ¡No es del tipo que va de acuerdo con los estándares de trabajo! Más bien para las áreas especializadas...”

Gorgona: “¡Viejo, ese es un gran barril que tienes ahí! ¡Solo ve a dormir ~!”

“Vasos vasos ...”

Gorgona: “H-Hey!”

“Fuuuu ~~ siooon !!”

 

La manera de envolver el trabajo diario.

 

Puede haber pequeñas diferencias en este bar, pero es una vista que normalmente se puede ver cuando llega la noche.

 

Incluso si hay más razas, más ambientes diferentes, más trabajo; Los residentes de Asora continúan sus vidas cotidianas como siempre.