The New Gate


Capítulo: 1



Fecha de Publicación: 2020-08-22 16:25:59

Fecha de Actualización: 2020-08-22 16:25:59

Publicado por: drakaurs


Shin estaba en Lanapacea, una aldea de Elfos y la ciudad natal de Tiera.

El Árbol del Mundo ubicado en la aldea, un pilar que mantiene el equilibrio del mundo, estaba debilitado y en peligro.

Shin y sus camaradas intentaron curar el árbol, pero finalmente descubrieron que su corrupción fue planeada por Crissot, el padre fallecido de Tiera, quien había caído bajo el control de los demonios. Además, también apareció la Bestia Divina Reforgerer, un ser que podría causar la destrucción del mundo.

Después de una feroz batalla, Shin logró derrotar a Reforgerer.

Crissot fue liberado del control de los demonios y su alma, después de despedirse de Tiera, se elevó a los cielos—.

𑁋

Tiera: “Bien, eso finalmente se solucionó, ¡así que encarguémonos de los otros problemas también!”

Tiera, que había llorado al separarse de las almas de Crissot e Irene, ahora mostraba una expresión aliviada.

Parecía un poco forzado, ya que probablemente estaba avergonzada de haber llorado tanto delante de otras personas. Aunque Shin pensó que no eran las lágrimas las que hacían que sus orejas lucieran tan rojas ahora.

Los demonios que se habían establecido en Lanapacea se autodestruyeron mientras usaban a Crissot para lograr sus planes.

Los otros elfos, presumiblemente bajo control de los demonios, tampoco actuaban de forma violenta.

Reforgerer desapareció al mismo tiempo que el cuerpo de Crissot.

Por el momento, los factores que amenazaban con la destrucción de la aldea habían desaparecido.

Incluso si todavía había demonios cerca, no había forma de saberlo en este momento.

Shin: “¿Está bien el Árbol del Mundo?”

Shin miró al Árbol del Mundo después de escuchar las palabras de Tiera.

El Árbol del Mundo había absorbido los globos de luz que representaban el alma de Irene y posiblemente al alma de Crissot, y ahora brillaba con una luz sagrada. No había más rastro de las impurezas del miasma. Shin solo pregunto para estar seguro.

Tiera: “Por el momento sí. Parece que se usó una gran cantidad de impureza para luchar contra ti y los demás. Lo que sentí es que Reforgerer consume grandes cantidades de impureza solo con existir. Si no, incluso si estuviera luchando solo contra Shin, sería imposible que esa cantidad antinatural de impureza disminuya tanto.”
Shin: “Sí, probablemente tengas razón. Puedo ver que su fuerza fue apoyada por enormes cantidades de energía”.

Se sabía que Reforgerer usaba las impurezas como fuente de energía, pero Shin y los otros jugadores pensaron que usaba impureza para potenciar sus ataques y fuerza.

Shin pensó que la teoría de Tiera probablemente era más correcta.

Si se consideraba a Reforgerer como una criatura que consumía impurezas para preservar el equilibrio del mundo, era perfectamente plausible.

Shin: “Bueno, independientemente de los secretos de sus poderes, no es un oponente al que quiera enfrentarme de nuevo ...”

Shin susurró para sí mismo mientras miraba las cartas de las armas de grado Antiguo que se volvieron inútiles durante la batalla.

Shin pudo luchar contra Reforgerer solo porque este último no estaba en su forma completa y el mismo Shin estaba potenciado a niveles mucho más allá de su yo pasado.

Sin el título que le daba “estadísticas dobles”, en particular, no habría podido cortar el cuello de la bestia.

Las bajas fueron solo algunas armas.

Comparado con la posibilidad de que Schnee y los demás resultaran heridos, no fue nada. No fue nada, pero ...

Shin: “Si vuelve a suceder, sería realmente malo ...”

Incluso si fue con el uso de Crissot, quien pertenecía a un linaje de sacerdotisas, los demonios habían convocado con éxito a Reforgerer.

Ahora conocen una forma de hacerlo y si hacen los preparativos sin que el grupo de Shin lo sepa, nadie podría detenerlos.

No podían confiar completamente en el misterioso poder que mencionó Yuzuha, el cual supuestamente llevó a Shin al Árbol del Mundo cuando estaba en peligro.

No podían decir con confianza que no volvería a suceder. Tampoco había garantía de que una posible “próxima vez” no implique una lucha contra Reforgerer en su forma completa.

Incluso en su forma incompleta fue necesario sacrificar cuatro armas de grado Antiguo. Si se completaba, quién sabe qué hará falta para detenerlo.

Incluso cuando Shin es capaz de forjar armas de grado Antiguo, los materiales con los que cuenta son limitados. No importa qué tan alta pueda ser su habilidad como herrero, las armas no se pueden forjar sin materiales.

Schnee: “Shingetsu esta ...”
Shin: “Todavía rota. Sin embargo, si Sety vierte su poder en ella, deberíamos poder pasar al siguiente paso”.

Como Shin había priorizado curar la pérdida de memoria de Schnee, no le había pedido a Sety que vertiera su energía en Shingetsu todavía.

No sabía qué pasaría exactamente después de que ella lo hiciera, pero Shin estaba seguro de que funcionaba de una manera diferente a las armas que conocía.

Shin: “Supongo que primero tenemos que encargarnos de los cabos sueltos. El gobierno va a actuar, ¿no? Aunque desde que llegamos aquí no he notado ninguna acción por parte de ellos...”
Schnee: “Los demonios probablemente dejaron de comunicarse con el gobierno o tomaron el control del mensajero. De lo contrario, el ejército seguramente habría respondido a una situación como esta”.

Había pasado algún tiempo desde que los que fueron elfos controlados empezaron a ponerse violentos.

Como mínimo, el gobierno tenía que haber notado la aparición de Reforgerer.

Había tropas militares además de los guerreros de los clanes cuidadores del Árbol del Mundo, por lo que incluso si la emergencia ocurría repentinamente, sería obvio que reaccionarían de alguna manera.

Tiera: “Es posible que hayan visto la batalla de Shin contra Reforgerer...”

Tiera sonaba ansiosa.

Incluso si no sabían sobre Reforgerer, su enorme tamaño y el poder de sus rayos eran claros incluso a la distancia. Le preocupaba que pudieran clasificar a Shin como un individuo peligroso, ya que se enfrentó a un monstruo de ese tipo.

Shin: “No me contuve después de todo ...”

Shin había usado armas de grado Antiguo y habilidades avanzadas sin restricciones. Era un campo de batalla al que ni siquiera los Elegidos se atreverían a acercarse.

Shin: “No sé qué tipo de gente hay en este país... pero si algo sucede, ¿podemos usar la fama de Schnee para salirnos con la nuestra de alguna manera?”

Su carta más confiable en este momento era Schnee. Podrían escapar abrumando a cualquier oponente con la fuerza, pero ese era el último recurso.

Shibaid: “Shin es el compañero de Schnee. Ella nunca se asociaría con alguien que se vuelve violento sin ninguna razón. Es un guerrero de élite incluso entre los Elegidos avanzados... sí lo ponemos así, creo que nos respetarán en lugar de tener ideas extrañas”.

Para la persona promedio y los Elegidos con estadísticas relativamente altas, los Elegidos Superiores, especialmente aquellos en el nivel de Schnee y los demás, estaban en un planeta completamente diferente.

Sus niveles de fuerza eran demasiado diferentes, por lo que no tenían medios para compararlos, dijo Shibaid.

Shibaid: “Sin embargo, acaba de ocurrir una batalla de tal magnitud. Algunos pueden solicitar que guerreros tan poderosos se queden en el país”.

Shibaid luego se volvió hacia Ordoss y los demás.

No habían visto todo, pero habían visto lo suficiente para darse cuenta de lo fuera de lo común que estaba Shin.

Especialmente si Ordoss, el capitán de los protectores hablaba de las hazañas de Shin, el rey u otras partes relacionadas podrían pedirle que se quedara.

Lo mismo podría decirse de Lymliss y las sacerdotisas.

No había garantía de que los demonios no regresaran, por lo que podrían solicitar que Shin fuera su guardia personal, o tal vez incluso su esposo.

Ordoss: “De hecho, hemos sido testigos de primera mano de la fuerza del señor Shin y la señora Schnee. Si decidieran quedarse aquí, sería realmente reconfortante para todos nosotros. Y entre las élites del gobierno, que no lucharon contra ese monstruo, podría haber algunos que pudieran recurrir a los medios que mencionó el señor Shibaid”.

Gracias a su larga experiencia, Ordoss entendió correctamente lo que Shibaid quería decir.

Incluso si los elfos de Lanapacea estaban a cargo de proteger el Árbol del Mundo, no todos eran puros y honestos, como lo demostró claramente el incidente actual.

Ordoss: “La señora Schnee, sin embargo, nunca permanece mucho tiempo en un solo lugar. El señor Shin y su grupo también son aventureros que viajan a menudo para cumplir con todo tipo de solicitudes. Mantenerlos aquí sería difícil. Además, dudo que el comienzo tardío del ejército les haya permitido presenciar toda la batalla. La señora Schnee luchó contra el monstruo de una manera más visible, por lo que, si decimos que su derrota fue cosa suya, sin mencionar las hazañas de Sir Shin, los altos mandos no podrán decir mucho. Además, en la actualidad no hay nadie entre nosotros que sea capaz de detener al señor Shin”.

Ordoss no lo negó simplemente, sino que lo dijo en una forma que se podría implicar una amonestación a los otros guerreros.

Los guerreros, mientras reaccionaban de formas ligeramente diferentes, todos asintieron con la cabeza.

Al final, como dijo Ordoss, si el grupo de Shin decía que se irían, no había nadie que pudiera detenerlos. Los guerreros habían visto el por qué con sus propios ojos.

Shin: “En cualquier caso, creo que calmar el descontento de la gente es nuestra primera prioridad”.
Schnee: “Vamos juntos hasta llegar a la residencia, entonces. Incluso si los demonios se han ido, es posible que su influencia no desaparezca tan rápidamente”.
Ordoss: “No podría pedirles que hicieran eso… no, ya veo. Si la situación fuera como antes, la Dama Lymliss y la Dama Lina también estarían en peligro. Mis más sinceras disculpas por el problema, pero por favor, bríndenos su fuerza por un tiempo más”.

Ordoss hizo una reverencia y los otros guerreros también se arrodillaron y bajaron la cabeza. Si los guerreros y las sacerdotisas se mostraban en la ciudad, todos creerían que la lucha había terminado.

Shin: “Vámonos, entonces.”

Los guerreros formaron un círculo con el grupo de Shin en el centro y comenzaron a caminar. Lymliss y Lina podían hablar, pero estaban agotadas físicamente, por lo que estaban montadas en Kagerou.

Shin usó su mapa y sus habilidades de detección para asegurarse de que no hubiera presencias atacando la ciudad.

No podía ver directamente las ubicaciones escaneadas, por lo que no podía estar completamente seguro, pero eso era todo lo que podía hacer en ese momento. Como resultado, no encontró ninguna presencia de aspecto peligroso.

Cuanto más se acercaban a la ciudad, más elfos que no pertenecían a la clase guerrera aumentaban.

Todos parecían preocupados: no estaban en pánico, probablemente porque vieron al Reforgerer colapsar.

Después de todo, el enorme cuerpo de la Bestia Divina se podía ver fácilmente hasta la ciudad.

Elfo: “Señor Jefe Guerrero, ¿podría decirnos exactamente qué sucedió?”

Los elfos miraron al grupo de Shin mientras mantenían cierta distancia, pero uno de ellos finalmente se resolvió a acercarse a ellos.

Ordoss: “¿Viste algo en la dirección de dónde venimos?”
Elfo: “Si. Un monstruo tan grande como una montaña ... ¿es eso correcto?”
Ordoss: “De hecho… los demonios convocaron a ese monstruo. Gracias a la Señora Schnee Raizar y nuestras sacerdotisas ha sido derribado. Así que estén tranquilos”.

El jefe guerrero asintió pesadamente y el elfo pareció aliviado.

Ordoss: “¡Gente, escúchenme! Estoy seguro de que muchos de ustedes vieron aparecer a los monstruos del bosque. Sin embargo, ¡no hay necesidad de preocuparse! La famosa Elfo, Schnee Raizar, gentilmente nos ha prestado sus poderes y, junto con nuestras sacerdotisas, ¡despachó a todos los monstruos! ¡Vayan a informar a los que no están aquí que la situación se ha resuelto!”

Ordoss probablemente fue considerado con el hecho de que Tiera estaba preocupada por Shin. No lo mencionó mientras proclamaba que la hazaña se debía a Schnee y a las sacerdotisas.

Gracias a la autoridad de Ordoss como jefe guerrero, todos los elfos que escucharon sus palabras parecieron aliviados.

Si Shin hubiera hablado en su lugar, habrían pensado que un humano extraño comenzó a divagar de repente.

Shin y Shibaid estaban atrayendo mucha atención, después de todo.

Un humano y un Dragnil en un grupo de elfos seguramente se destacarían. Sin embargo, los guerreros no dijeron nada, por lo que probablemente no pensaron que fueran una amenaza.

Por lo menos, Shin no sintió ninguna hostilidad o mala voluntad en su mirada.

Ordoss: “Finalmente estamos aquí”.

El grupo recorrió la ciudad, con Ordoss proclamando que la situación estaba resuelta y el grupo de Shin atrayendo la atención, un total de siete veces. Ahora estaban finalmente a la vista de la residencia Luderia.

Shin suspiró, porque ser el objetivo de la atención de los elfos durante tanto tiempo no era precisamente agradable. Incluso si no había hostilidad o malicia, era mentalmente agotador.

Uno de los elfos que montaban guardia en la puerta vio que los guerreros se acercaban y corrió al interior de la residencia.

“¡¡Tiera !!”
“¡¡Lina !!”

Shin exhaló aliviado cuando dos elfos salieron corriendo de la residencia, llamando a Tiera y Lina.

Eran Orlean y Herald: ambos habían venido a la residencia. Como no llevaban zapatos, estaba claro que se apresuraron a salir lo más rápido que pudieron.

Tal vez porque vieron que los dos elfos estaban a salvo, o tal vez porque se encontraron con los ojos de Shin y los demás, se refrenaron para no correr e hicieron una reverencia a Schnee.

Ordoss: “Hemos escuchado sobre lo que pasó. Estamos profundamente agradecidos por salvar a la aldea de la catástrofe que han creado nuestros errores”.

Ordoss aparentemente envió a uno de sus subordinados adelante, ya que ellos ya sabían de la derrota de Reforgerer y la recuperación del Árbol del Mundo.

Detrás de Orlean, Herald también se inclinaba ante Shin.

Orlean: “Estoy seguro de que estás cansada, pero ¿podrías contarnos lo que pasó en detalle?”
Schnee: “Sí, por eso vinimos aquí. Debo de asumir que eres el representante, ¿no?”
Orlean: “Si. Como... ese tipo de cosas le sucedieron al jefe de nuestro clan, yo soy el representante temporal”.

Orlean definitivamente estaba en conflicto con la situación, ya que respondió a Schnee con una mirada seria en su rostro.

Quedarse frente a las puertas llamaría la atención, por lo que entraron a la residencia por el momento.

La gente ya había sido enviada a la habitación utilizada por el jefe del clan para inspeccionarla. Naturalmente, eran personas en las que se confiaba que no estaba bajo la influencia de los demonios.

Shin: “¿Podemos revisar también? En el caso de Bulk, había trampas, por lo que podría ser peligroso”.
Schnee: “Eso es cierto, ¿podríamos enviar a alguien de nuestro grupo para que lo vea también? Dado que fue utilizado por un demonio, es probable que contenga trampas u otros dispositivos”.

Shin susurró una sugerencia y Schnee estuvo de acuerdo, por lo que le hizo una propuesta a Orlean. La habitación utilizada por el padre que conspiró dentro de la iglesia tenía trampas, como había informado Shibaid.

Schnee hizo la propuesta ella misma porque Orlean no sabía que Shin era el líder del grupo. Sin conocerlo, la mayoría de la gente asumiría que Schnee era el líder del grupo.

Orlean: “Si, ya veo. Puede que haya algo más allá de lo que nuestras capacidades puedan encontrar, por lo que estaremos encantados de contar con su cooperación”.

Shin: “Me voy, entonces. Ya que podría haber miasma involucrado, ¿puedes venir tú también, Tiera?”
Tiera: “Sí, por supuesto.”

Shin le dejó el resto de las explicaciones a Schnee y se dirigió a la habitación en cuestión con Tiera. Orlean parecía un poco perplejo, pero Schnee dijo que estaba bien dejarles todo a ellos, así que no puso objeciones.

El elfo que los acompañó a la habitación explicó las circunstancias a los elfos que estaban inspeccionando la habitación.

Elfo: “No hemos encontrado nada parecido en este momento”.

Como los elfos se enteraron de que Shin estaba con Schnee Raizar, no lo trataron con especial frialdad y pudo preguntarles qué habían descubierto.

El rostro de Tiera era bien conocido en todo el pueblo, por lo que reaccionaron con una mezcla de confusión, miedo y reverencia.

Según la longevidad promedio de los elfos, probablemente conocían o recordaban el exilio de Tiera. Su actitud hacia ella en ese momento se mostró a través de sus reacciones.

Shin: “Es cierto que no parece que haya nada como la última vez en esta sala ...”

En Palmirack fue extremadamente obvio, pero esta vez no lo era en absoluto.

Los elfos dijeron que encontraron una caja con una trampa explosiva, por lo que Shin activó su habilidad de detección de trampas. Luego sintió una reacción detrás de una estantería.

Shin: “Esto es bastante clásico”.

Era un lugar bastante común para esconder una habitación secreta. Al quitar la estantería, sin embargo, se mostró una pared completamente normal, por lo que estaba bien escondida.

Tras una inspección más cercana, Shin descubrió que abrirlo normalmente desencadenaría una trampa que causaría múltiples dolencias de nivel X.

Dado que muchos de ellas afectaron la mente, probablemente se usó para controlar a cualquiera que notara el dispositivo.

Incluso si Shin lo activara no lo afectaría. No era lo suficientemente poderoso como para superar la resistencia de un Humano Superior.

Shin desactivó la trampa y parte de la pared reveló una abertura. Dentro había un libro y un cristal dorado.

Tiera: “Ese es... el diario del padre ...”

Tiera miró la portada y pareció recordar de repente qué era.

Dado que podría contener información importante, decidieron verificarlo después de reagruparse con Schnee y los demás, luego se volvieron hacia el cristal dorado.

Era del tamaño del puño de un adulto, brillando más en el centro y más débilmente en la superficie. El centro era dorado, mientras que la superficie tendía al color blanco.

Si era un mineral, [Appraisal] de Shin podía identificarlo, pero solo mostraba unos garabatos ininteligibles. Era como el tan famoso texto con errores.

Shin: “Vamos a analizarlo más tarde, entonces.”

Continuaron examinando la habitación en busca de trampas, pero ni siquiera encontraron cajas fuertes o almacenes ocultos.

Shin le pidió a Tiera confirmación, pero ella no sintió miasma en los alrededores.

Shin: “Vamos a recogerlos y volver con los demás”.

Shin tocó el cristal para convertirlo en una tarjeta de artículo, pero luego sucedió.

Shin: “¿¡Gah!?”

Se le nubló la vista, la estática le atravesó los oídos.

En la borrosidad pudo ver rascacielos y otros edificios, cruces de calles abarrotados, un salón de Clases lleno de estudiantes que asistían a una clase, y luego… el mismo Shin, con los ojos cerrados.

-Puedo ver.

Los rostros de mis amigos, de mis queridos maestros, una casa sin mí. Mis padres, un poco más delgados que antes. Mis hermanos menores ya mayores.

Los cambios trajeron el tiempo sin él.

-Puedo oír.

El ruido de la ciudad, los coches que pasan a toda velocidad, las voces que llaman mi nombre. La voz de mi madre, la voz de mi hermano pequeño, la voz de mi hermana pequeña, la voz de mis amigos.

Sonidos nostálgicos que no puedo oír ahora.

-Puedo sentir.

La barrera entre el mundo real y el otro mundo. Un muro invisible.

Una grieta que separa los mundos.

Tiera: “¡¡Nn!! ¡¡Shin!! Shin, ¿puedes oírme?”
Shin: “!?”

La conciencia de Shin fue recuperada a la fuerza. Se volvió hacia el calor de su espalda y encontró a Tiera.

Tiera: “¿Qué te ha pasado? Te congelaste de repente ...”
Shin: “Ah, nada, es solo... la respuesta del cristal fue extraña, así que estaba pensando en eso”.

Shin se río, para que Tiera no se preocupara.

Lo que vio, lo que escuchó, lo que sintió. Ya no lo recordaba con claridad, desaparecía de su memoria como un sueño después de despertar.

Sin embargo, Shin todavía podía sentir algún tipo de dolor persistente en su pecho.

Shin: (Cuando toqué esto, sucedió algo ... estoy seguro ...)

Lo único que podía recordar es que algo debió haber sucedido.

Era una sensación frustrante, pero pensó que no era el momento de hablar de ello y convirtió el diario y el cristal en tarjetas de objeto y las colocó en su caja de objetos.

Luego les dijo a los elfos que se irían y regresó con Schnee y los demás. Ya habían intercambiado información, por lo que deberían estar hablando de sus planes futuros en este momento.

Schnee: “¿Encontraste algo?”
Shin: “Sí, todavía no lo analicé, pero tomamos lo que estaba oculto”.
Orlean: “¿Puedo escuchar también?”

Orlean intervino en la conversación de Shin y Schnee. Debido al lugar en el que estaban, no podía quedarse en silencio.

Shin: “Te diremos todo lo que descubramos. Sin embargo, sin hacer el análisis primero, no puedo decir qué vamos a averiguar”.

Fue la verdad. El cristal que encontraron era diferente a todo lo que Shin había visto antes. Sintió que no iría como en su trabajo habitual de herrería.

Shin: “Creo que es mejor si miramos esto juntos, así que hagámoslo una vez que terminemos de hablar”.

Shin sacó el diario y todos se concentraron en él.

Orlean: “¿Qué es eso?”
Shin: “El diario de Crissot. Tiera dijo que no hay ningún error al respecto”.

Tiera asintió con la cabeza a las palabras de Shin también.

Shin: “Vamos a leerlo juntos una vez que terminemos la conversación, entonces. Podríamos aprender sobre lo que realmente sucedió”.
Orlean: “Entendido.”

Shin guardó el diario por el momento y la conversación se reanudó.

Schnee: “Hablé sobre la batalla contra Reforgerer y el estado del Árbol del Mundo. Aparentemente, hubo poco o ningún daño y bajas en la ciudad”.
Shin: “Eso es un alivio.”

La batalla había sucedido en un lugar ideal, en cierto modo. Los enemigos habían sido alejados de la ciudad, por lo que Shin se sintió aliviado al escuchar los resultados.

Schnee: “Entonces todo depende de cómo se mueva el Rey del Bosque”.
Orlean: “Si. Pronto descubrirán que no pudimos resolver la situación por nosotros mismos. Incluso si la señora Schnee un Elfo Superior fuer un factor clave, seguramente habrá algún tipo de interferencia”.

Las sacerdotisas, individuos muy especiales, y los guerreros que los protegen. Dado que Lanapacea se fundó para proteger el Árbol del Mundo, sus cuidadores y los altos mandos del gobierno estaban en pie de igualdad.

Sin embargo, debido a esta conmoción, ese equilibrio se derrumbaría. Así de grave fue su fracaso.

Ni siquiera Orlean y Herald dijeron que podían predecir cómo actuaría el país.

Orlean: “Seguramente vendrá un mensajero en los próximos días. Creo que le pedirán que vuelva a contar lo que pasó, señora Schnee”.
Schnee: “Eso no es problema. Hay cosas que podemos hacer y otras que no, espero que quede claro”.
Orlean: “Sí, lo entendemos”.

Orlean se inclinó cortésmente.

Detrás de Orlean, que pensaba que Schnee era el líder, Herald mostraba una expresión muy incómoda.

Basado en lo que sucedió cuando Shin llevó a Rina a la residencia o en la forma en que hablaron, podría haber notado que Shin y Schnee no eran simplemente aliados.

Schnee: “Entonces deberíamos echar un vistazo al diario que Shin y Tiera encontraron”.

Ambas partes compartieron toda la información que tenían, por lo que lo único que quedaba era mirar el diario. Shin sacó el diario y se lo dio a Tiera.

Tiera: “...?”
Shin: “Puede que haya cosas dolorosas escritas en él, pero creo que deberías leerlo primero, Tiera”.

Tiera vaciló un poco, pero después de escuchar las palabras de Shin decidió tomar el diario y abrirlo.

Durante un tiempo, solo se escuchó el sonido de pasar las páginas en la habitación. Todos se quedaron lo más callados posible, para no molestarla.

Tiera: “¡......!”

Cuando Tiera llegó a cierta página, su expresión se contrajo. Una lágrima que no pudo contener corrió por su mejilla.

Tiera: “…gracias.”

Tiera se lo dijo a Shin después de leer el diario hasta el final.

Tomó el diario que ella le devolvió y lo abrió.

Desafortunadamente, estaba escrito en caracteres elfos que Shin no podía leer, así que hizo que Schnee lo leyera en su lugar.

Era imposible que todos los presentes lo leyeran al mismo tiempo, por lo que Schnee lo leyó en voz alta.

Las fechas de las entradas del diario no tenían apariencia de regularidad: Crissot probablemente escribió solo cuando sintió la necesidad de hacerlo.

Quizás también hubo escritos anteriores: la primera entrada mencionaba a Tiera.

Los sentimientos de orgullo de un padre por sus crecientes habilidades como sacerdotisa, la determinación de protegerla. Oraciones cortas que expresan tales emociones.

Después de eso, el diario mencionó la deliciosa cocina de su esposa, como el entrenamiento de los soldados mostraba resultados, Crissot estaba en conflicto con el prometido de Tiera.

Temas sobre los que cualquier padre, de cualquier parte del mundo, podría haber escrito.

Como padre y como tutor, Crissot probablemente era una buena persona. Cualquier lector habría llegado a la misma conclusión.

Sin embargo, esos temas pacíficos llegaron a un final abrupto.

La siguiente entrada se escribió más de un mes después de la anterior.

—¿Qué hemos hecho para merecer esto?

Todos en la sala se dieron cuenta de lo que tenía que haber sucedido en el período que quedó en blanco.

Tiera había recibido [Cursed Gift].

Fue simplemente horrible después de eso. El período entre las entradas se hizo cada vez más largo, la caligrafía previamente pulcra se volvió más y más áspera.

En ese momento, el diario perdió gran parte de su función principal.

Dudas sobre su hija sacerdotisa y la maldición que recibió.

Miedo y rabia ante los insultos y humillaciones reservados a los malditos, ante el horrible trato que recibió su inocente hija.

Inquietud ante la opinión cada vez mayor de que su hija debería ser exiliada.

Dolor y tristeza por no poder proteger a su hija por su cargo.

Fue el grito que Crissot no pudo expresar.

Las letras a veces estaban borrosas, las páginas arrugadas, mostrando claramente lo que Crissot debió haber sentido en ese momento.

La última entrada del diario simplemente decía que su esposa murió.

No se escribió nada más después de eso.

Shin: “………”

Shin y los demás se quedaron en silencio por un rato. El diario era breve, sus anotaciones breves.

Sin embargo, era muy pesado.

Especialmente en la segunda mitad, era como si las palabras y letras mismas llevaran una maldición.

Tiera: “Madre no murió inmediatamente después de que nos separamos. La gente que no estaba a favor de mi exilio la tomó bajo su protección. Pero estaba herida y ya estaba mentalmente débil, así que aparentemente no vivió mucho después de eso”.

Tiera había aprendido esto de los antiguos miembros del clan Lucent. Shin pensó que seguramente no quería hablar de eso.

Shibaid: “A partir del cambio en las entradas, podemos asumir que Tiera recibiera [Cursed Gift] fue el punto de inflexión. Sin embargo, el momento parece demasiado perfecto. Probablemente estaban esperando una oportunidad desde antes”.

Shibaid analizó con calma la situación.

Shin también estuvo de acuerdo con su punto de vista.

Schnee: “¿Crees que pudo ser a propósito?”
Shin: “No estoy seguro de que fuera así, pero considerando lo que sucedió con Reforgerer, creo que hay una posibilidad. Sin embargo, involucraría a un médico brujo, un encantador y un nigromante”.

El médico brujo era un trabajo especializado en debuffs, lanzar maldiciones y reducir las estadísticas del objetivo. Encantador y nigromante no se especializaban en ellos, pero también eran trabajos similares.

El problema era que Shin no conocía ninguno de esos trabajos.

Sabía que había que tener cuidado con las maldiciones y las habilidades de nigromancia como objetivo, pero no sabía mucho sobre los trabajos en sí.

Como tenían estilos similares, el alquimista Hécate probablemente sabía sobre el trabajo de encantador, al igual que Cashmere sobre el trabajo de nigromante, pero ahora era imposible contactarlos.

Shin: “Entonces es el turno de esta cosa”.

El diario les dijo poco. Después de hacer algunas hipótesis, Shin sacó el cristal dorado del bolsillo del pecho.

Orlean: “¿Eso es... un cristal?”
Shin: “Parece uno, pero probablemente sea algo diferente. Encontramos esto en la habitación de Crissot con el diario. Estoy bastante bien informado sobre materiales de alto rango, pero nunca había visto ni escuchado algo como esto”.

Shin respondió a la pregunta de Orlean.

Shin predijo que el objeto con apariencia de cristal era la clave para convocar a Reforgerer.

Tiera: “Es simplemente extraño. Estaba escondido por un demonio, pero no puedo sentir ningún miasma viniendo de él”.

Tiera explicó mientras miraba el cristal. Tampoco podía sentir ningún miasma del cristal o del diario.

Shin: “La habitación estaba encerrada, pero apenas había miasma”.
Schnee: “¿El jefe del clan solía trabajar en esa habitación?”
Orlean: “Si eso es correcto. Sin embargo, la residencia es grande y el jefe tenía acceso a todas las habitaciones. Podría haber tenido innumerables opciones para ocultar cosas”.

Schnee siguió las palabras de Shin con una pregunta, que Orlean respondió con una expresión nublada.

Incluso si intentaran limitarse a los lugares más sospechosos en el rango de movimiento del jefe del clan, sería difícil si pudiera tener acceso a toda la residencia.

Orlean dijo que ordenaría a los trabajadores de la residencia que inspeccionen los lugares donde a menudo se veía al jefe del clan.

Schnee: “¿Podrías dejarnos analizar el cristal? No conozco a nadie más conocedor de estos materiales que Shin. En caso de necesidad, también podemos viajar por el continente para consultar a otros especialistas.”

Orlean: “... si la señora Schnee lo dice, entonces estoy seguro de que ni siquiera el rey tendrá objeciones. Si averigua algo, háganoslo saber”.

Después de una breve vacilación, Orlean asintió.

La habilidad de Schnee estaba probada y recibió solicitudes de todo el continente, a menudo de familias reales y señores. Seguramente podría obtener fácilmente el apoyo necesario.

Shin pensó que Orlean probablemente llegó a esa conclusión antes de aceptar. Las cosas no habrían ido tan bien si la propuesta viniera de él, seguramente.

Schnee: “Regresaremos a la residencia por el momento, entonces. Si nos quedamos demasiado tiempo, podríamos terminar encontrándonos con alguien del ejército”.

Schnee dijo esto después de que acordaron los métodos de comunicación futura.

Revisaron el mapa en busca de movimientos que pudieran sugerir que el ejército estaba en movimiento, pero no era una táctica infalible. El grupo de Shin también necesitaba tiempo para discutir qué hacer a continuación.

Orlean: “Entendido. Si surge algo, nos pondremos en contacto contigo”.

Orlean despidió al grupo, inclinándose ante Schnee como solía hacer durante la conversación, y el grupo de Shin abandonó la residencia de Luderia.

Orlean parecía querer hablar con Tiera, pero no se olvidó de sí mismo hasta el punto de decirlo en ese tipo de atmósfera.

Shin: “Me pregunto cuándo nos dejarán ir ...”

Probablemente era inevitable una audiencia con el rey.

Derrotaron a Reforgerer, pero la conmoción aún no había terminado.

La mitad de los guerreros del clan de los guardianes de la Luderia se habían vuelto hostiles, aunque sólo fuera temporalmente. Incluso si los demonios se hubieran ido, no podrían trabajar como lo hacían antes.

No solo el clan Luderia de Orlean, sino también el clan Lulac probablemente serían castigados.

Como Schnee estaba de su lado, el rey no pediría nada escandaloso, pero era difícil pensar que los dejarían ir así.

Schnee: “Todo depende de cómo se muevan”.
Shin: “Sería bueno si fuera como una misión de exterminio, derrota al monstruo y ya está ...”

Shin sabía que no tenía sentido decirlo, pero no pudo evitarlo.


◆◆◆◆


Shin: “¿Viene el rey? ¿No fuimos llamados, sino que el vendrá aquí directamente?”

A la mañana siguiente, después del desayuno, recibieron un mensaje sorprendente.

Era cierto que Orlean y los demás sabían que el grupo de Shin se quedaba en la antigua residencia de Lucent.

Orlean dijo que era probable que viniera un mensajero, por lo que sabían que no podían evitar encontrarse con el rey.

Sin embargo, ni siquiera Shin habría predicho que el rey visitaría personalmente la residencia.

Elfo: “El rey está esperando fuera de la residencia. ¿Podemos dejarlo entrar?”

El elfo que vino a traer el mensaje también pareció conmocionado.

Aunque era miembro de un clan de cuidadores, tratar directamente con el rey del país no era algo cotidiano.

Shin: “¿Hay una sala destinada a las viditas o algo similar?”
Tiera: “Hay una sala para invitados especiales, pero ... ¿cuántas personas hay en el séquito del rey?”
Elfo: “Incluidas las escoltas, unas 20”.
Tiera: “Eso es mucho…”

No era una habitación destinada a discutir asuntos en secreto, pero no podía albergar a tanta gente.

No podían decir que tenían que limitar el número de participantes porque no tenían una sala lo suficientemente grande, por lo que decidieron reunirse en la sala principal relativamente grande.

El grupo de Shin le confió el mensaje al trabajador de la residencia y se dirigió a la sala principal. Después de un rato, el trabajador acompañó a un grupo de elfos al interior.

Liderando el grupo estaba un elfo vestido con una hermosa prenda similar a una túnica. Sostenía un bastón dorado en su mano derecha y usaba una tiara plateada. Ambos eran de grado Mitológico.

Erdyne Lu - Nivel 255 - Papa

Shin: (Nivel máximo, y su trabajo también es el más alto en la categoría de clérigo. Supongo que es un Elegido)

Nivel, equipo, trabajo. Todo expresaba que él no era un elfo ordinario.

Erdyne emanaba un aura que Shin encontró similar a los reyes que había conocido en el pasado.

Como probablemente debería esperarse, tenía el carisma de quien lidera a otros.

Erdyne: “El placer de conocerlo. Soy Erdyne Lu, rey de Lanapacea, y ...”

Las palabras de Erdyne luego se detuvieron.

No miraba a Schnee, que estaba de pie frente al grupo como su líder, sino a Shin.

Elfo: “Su Majestad, ¿pasa algo?”

Un viejo elfo detrás de Erdyne habló.

Erdyne, sin embargo, continuó mirando a Shin, como si tuviera algo que confirmar.

Unos segundos más tarde, se dio la vuelta para enfrentar a su séquito.

Erdyne: “Padan, quédate conmigo. Todos los demás deben esperar afuera”.
Padan: “¿¡Su Majestad!?”

Los escoltas y los funcionarios se sorprendieron por las palabras del rey. Estaba claro que el rey estaba hablando y actuando de manera diferente al Erdyne que conocían.

Erdyne: “¿No me escuchaste?”
Padan: “Sí, pero...”

Los elfos que se mostraban reacios a estar de acuerdo, a juzgar por su ropa, probablemente eran funcionarios civiles. Shin pudo entender que no había necesidad de una escolta, pero no entendía por qué el rey les diría a todos los demás funcionarios que abandonaran la habitación.

Erdyne: “Suficiente. Estás haciendo esperar a nuestro salvador”.

El viejo elfo probablemente era Padan. Al principio se sorprendió, pero rápidamente recuperó la compostura.

Al darse cuenta de que no tenía sentido seguir discutiendo, todos los elfos, excepto el rey y Padan, abandonaron la habitación.

El grupo de Shin tampoco dijo nada.

Erdyne: “Padan, insonoriza”.
Padan: “Si su Majestad.”

Padan obedeció las órdenes del rey y lanzó un hechizo insonorización en la habitación.

Erdyne luego se volvió de nuevo hacia el grupo de Shin y se arrodilló. El rey del país, Erdyne. Detrás de él, Padan también se arrodilló.

Schnee: “¿Cuál es el significado de esto?”
Erdyne: “Nuestras más humildes disculpas por obligarlos a actuar debido a nuestros errores, oh nobles almas”.

Erdyne respondió a la pregunta de Schnee sin levantar la cabeza.

Shin, mirándolo, de repente se dio cuenta de algo.

Erdyne y Padan estaban arrodillados en una dirección ligeramente diferente, mirando hacia Shin.

Schnee: “El rey de un país no debería arrodillarse con tanta indiferencia”.
Erdyne: “Ante alguien idolatrado y alabado desde ‘The Dusk of the Majesty’, a quien algunos incluso llamaron ‘Dios’, un rey tiene poca importancia”.
Schnee: “¿Dios?”

Las palabras de Erdyne hicieron que el aura de Schnee cambiara. A menudo recibía solicitudes de los altos mandos de muchos países, pero nunca fue tratada como un dios.

El rey tampoco la estaba mirando durante la conversación anterior.

Erdyne: “Poder disfrutar de tu presencia una vez más es un honor indescriptible, oh Noble Shin”.
Shin: “Er, ¿dónde nos conocimos ...?”

Shin miró a Erdyne arrodillado y trató de refrescar su memoria. Desde que llegó a este mundo, había visitado varios lugares. Sin embargo, por mucho que pensara, no recordaba haber conocido a Erdyne.

Después de todo, el rey rara vez, si es que alguna vez, saldría de su país.

Erdyne: “Sucedió antes de ‘The Dusk of the Majesty’, así que no es extraño que no lo recuerdes”.
Shin: “Ah ... espera ... ¿podría ser que conozcas a los de mi especie ...?”
Erdyne: “Entre todos los Humanos Superiores, los estimados miembros de Rokuten eran ampliamente conocidos, tanto en nombre como en apariencia, después de todo. En este país, solo Padan y yo te hemos visto”.

Shin miró a Padan, quien asintió en silencio. A lo mejor recuperó rápidamente la compostura porque se dio cuenta de quién era Shin.

Shin: “Ya veo, así es como es. De todos modos, por favor levántese. Como puede ver con Schnee asumiendo la posición de líder del grupo, no digo abiertamente que soy un Humano Superior. Además, si realmente me conocen del pasado, saben que no le daría tanta importancia a cosas así, ¿verdad?”

En THE NEW GATE, Shin y los demás estaban entre los mejores jugadores, pero nunca menospreciaron a otros jugadores o NPC.

Erdyne: “... Si lo dice tan amablemente ...”

Mientras miraba cuidadosamente las expresiones de Schnee y los demás, Erdyne y Padan se pusieron de pie.

Incluso si el mismo Shin lo dijera, Schnee y los demás podrían no compartir la misma opinión. Incluso si no dijeron nada, si filtraran su aura de intimidación solo un poco, crearía una fuerte presión.

Incluso si Erdyne fuera fuerte, según los estándares de este mundo, y estuviera equipado con un equipo valioso, no sería muy diferente de un ciudadano promedio en comparación con Schnee y los demás.

Dado que Schnee y los demás no exudaban tal aura y simplemente se quedaron allí en silencio, tales preocupaciones eran completamente innecesarias.

Shin: “En cualquier caso, sería de gran ayuda si pudiera considerar que nuestra participación en este incidente está bajo el liderazgo de Schnee”.
Erdyne: “Entendido. No diré la verdad a nadie”.

Si la información sobre el regreso de un Humano Superior se hiciera pública, muchos países seguramente actuarían para verificar la veracidad de dicha información. En tal caso, muchos se enterarían de que Shibaid abandonó su país o del hombre que a menudo se ve junto con Schnee.

En consecuencia, aprenderán sobre el aventurero que compartía el mismo nombre que el Humano Superior Shin.

Algunos ya conocían las habilidades sobresalientes de Shin, por lo que podían hacer dicha conexión.

Era posible que algunos ya hubieran llegado a esta conclusión, pero Shin no tenía ninguna intención de revelar su identidad como Humano Superior de todos modos.

Si Erdyne estaba dispuesto a guardar silencio sobre eso, sería lo mejor que podían esperar.

Shin: “Supongo que desde que preguntaste sobre eso, tienes algunos asuntos con nosotros, ¿no?”

Incluso si el rey se acercara al Humano Superior Shin, si usara el encuentro con Schnee como pretexto, nadie sospecharía nada. El grupo de Shin tendría una audiencia con él como si lo hicieran con cualquier otro rey, y luego seguirían su camino.

Tenía que haber una razón específica por la que el rey eligió este método.

Erdyne: “Sí, pero no se trata de algo que deseo que hagas. Hay algo que debo devolverte, Noble Shin”.
Shin: “¿Algo ... para devolverme?”

Shin no tenía idea de lo que quería decir Erdyne.

Desde que llegó a este mundo, había usado y tirado algunas armas, pero no había ninguna razón para que Erdyne le devolviera esas cosas.

Erdyne: “Noble Shin, ¿recuerdas al Reforgerer que apareció antes de ‘The Dusk of the Majesty’?”
Shin: “Sí.”

Ser eliminado, con escudo y todo, no fue una experiencia que pudiera olvidarse fácilmente.

Erdyne: “Yo también participé en esa batalla. Por supuesto, si los jugadores no participaran no habría habido posibilidad de superar la situación”.

Además de los jugadores, muchos NPC también participaron en la batalla contra Reforgerer. Erdyne era uno de ellos, aparentemente.

Erdyne: “Lo que deseo devolverles es la parte de la hoja de un arma que el Maestro Cook usó en esa batalla. Nunca hubiera pensado en verte hoy, así que no lo traje conmigo”.
Shin: “¿El arma de Cook ...? Ahora que lo pienso, esa vez que su arma se rompió, así que tuve que arreglarla luego...”

La batalla contra Reforgerer en la era del juego fue una batalla de desgaste.

Cook fue parte del grupo encargado de resucitar el Árbol del Mundo, pero eso no quiso decir que solo brindaran apoyo trasero.

Desde el punto de vista de Reforgerer, estaban tratando de bloquear su fuente de energía, convirtiéndolos en un obstáculo. Naturalmente, ellos también serían atacados.

Shin había salido volando mientras evitaba que Reforgerer los atacara, pero no salieron ilesos. El arma de Cook se rompió porque el grupo de Shin no pudo defenderlos a tiempo, Cook y otras élites se pusieron en defensa de su grupo.

Como resultado, el arma de Cook se rompió. Shin recordó que cuando materializó la tarjeta de objeto que Cook le dio, solo quedó el mango de su cuchillo de cocina especial.

Como arma, pertenecía a la categoría de espada, pero se usaba como cuchillo de cocina. En la batalla era inferior a otros del mismo grado: contra un monstruo como Reforgerer, no era ningún misterio que se rompiera.

Erdyne: “Deberíamos haberte devuelto antes, pero no teníamos los medios...”
Shin: “No, ya me había rendido con la parte de la hoja, así que te agradezco que la hayas conservado hasta ahora”.

Shin luego se inclinó. En el juego, las armas a menudo se descomponían, por lo que no había pensado dos veces en la parte de la hoja rota.

Erdyne y los demás, sin embargo, lo mantuvieron a salvo hasta ahora.

Su situación era diferente, por supuesto, pero como herrero, Shin sintió que les debía gratitud.

Erdyne: “Por favor, no hemos hecho nada digno de su gratitud. Después de todo, hemos investigado al respecto”.
Shin: “Aun así, debo agradecerte”.

Incluso si estaba rota, la hoja todavía pertenecía a un arma de grado Antiguo. No fue extraño investigar para obtener información, respondió Shin mientras se reía.

Erdyne; “Me siento aliviado de escuchar eso”.

El rey dijo que entregarían la espada al día siguiente y pasó al siguiente tema.

Erdyne: “Se trata de la Dama Tiera ...”

Gracias a los acontecimientos recientes, nadie dudaría de la inocencia de Tiera y sus fuertes poderes de purificación.

Aquellos que no presenciaron sus hazañas aún podrían dudar de ella, pero el enorme cuerpo de Reforgerer y la resurrección del Árbol del Mundo fueron visibles hasta el distrito residencial real. También estaban los testimonios de las otras sacerdotisas.

Erdyne también agregó que cualquier elfo con suficiente habilidad podría ver el número y la calidad de los espíritus alrededor de Tiera.

Estaba claro que su fuerza había superado al de una sacerdotisa promedio.

Las habilidades de Tiera también eran originalmente superiores a las de un elfo promedio.

En este mundo, era tanto una ventaja como una desventaja.

Erdyne: “Ahora mismo en Lanapacea, la Dama Tiera podría ser un detonante de conflicto. Las personas se sienten atraídas por lo que brilla intensamente y, finalmente, su vista se ciega. Para quienes buscan la luz, este impulso probablemente sea irresistible”.

Todos en la sala entendieron que el rey estaba hablando de los antiguos sirvientes del clan Lucent.

Incluso después del exilio de Tiera y la muerte del último jefe del clan, hubo sirvientes que sirvieron a la Luderia o Lulac, pero permanecieron leales a los Lucent de corazón.

Para ellos, Tiera era una “bandera” ideal bajo la cual unirse.

Erdyne: “No quiero decir que todos sean así, por supuesto. Habiendo dicho esto, pregunto: Dama Tiera, ¿tiene la intención de quedarse en Lanapacea?”

A diferencia de cómo hablaba con Shin o Schnee, Erdyne se dirigió a Tiera con la expresión de un rey.

Tiera: “… No, no planeo quedarme en este país. En primer lugar, solo vine aquí para visitar las tumbas de mis padres”.

Tiera casi se sintió intimidada por la presencia de Erdyne, pero logró dar una respuesta clara. Su expresión sugería que incluso si le pidieran que se quedara no lo haría.

Erdyne: “Ya veo. Mis disculpas.”

Erdyne habló en voz baja, pero con firmeza.

Las palabras que pronunció mientras bajaba la cabeza tenían varios significados diferentes.

Erdyne: “La hoja que hemos conservado se entregará mañana. No habrá más interferencia de nuestra parte en sus actividades”.
Shin: “Entonces partiremos tan pronto como recibamos la espada. Si nos quedamos más tiempo, podríamos provocar más conflictos”.

Las palabras de Shin estaban destinadas no solo a Erdyne, sino también a que Tiera las escuchara. Probablemente se dio cuenta, mientras asentía en silencio.

Erdyne: “Perdón por irnos tan de repente”.

Después de que terminó la conversación, Shin comprobó que no había nadie más alrededor y lo dijo.

Incluso si estuvieron involucrados en un incidente inesperado, Lanapacea seguía siendo la ciudad natal de Tiera. Shin quería irse temprano para que no se vieran involucrados en otros problemas, pero también pensó que podrían quedarse un poco más.

Tiera: “Mi negocio aquí está terminado, así que no te preocupes. Más bien, ¿adónde vamos a ir ahora?”
Shin: “Estaba pensando en buscar mi casa del gremio primero, pero no hay pistas sobre dónde podría estar, y buscar a ciegas no se siente constructivo... así que estaba pensando en comenzar desde Romenun, ya que sabemos dónde está al menos. Deberíamos reunirnos con Oxygen e Hydro también”.

Debido a la serie de incidentes con los que tuvo que lidiar el grupo, la búsqueda de las casas del gremio se había retrasado.

El momento era el adecuado, así que decidieron dirigirse a Romenun.

Shin: “Sin embargo, no está cerca, así que tomará varios días, ese es el problema”.

Basándose en la información obtenida de Berett, personaje de apoyo de “The Golden Company” de Reed, Schnee, quien estaba familiarizada con la geografía del continente, estimó que con un carruaje tirado por caballos normal tardarían unos seis meses en llegar desde Lanapacea.

Romenun estaba ubicado en un área forestal al sureste de la región que conectaba la mitad superior e inferior del continente.

No había caminos pavimentados que condujeran hasta esa ubicación, e incluso si usaran los caminos disponibles, probablemente tomaría demasiado tiempo.

Shin: “Con nuestro carro y la potencia de Kagerou combinados, podemos reducir eso a menos de la mitad. Bueno, no tenemos ningún otro asunto urgente del que ocuparnos, así que podríamos tomárnoslo con calma de vez en cuando”.

Después de ser teletransportados, Shin y Schnee lograron pasar un rato de tranquilidad.

Tiera y Shibaid estaban ocupados en Lanapacea, Filma y Sety estaban en una ciudad tomada por los demonios, sin embargo, no tuvieron tiempo para descansar adecuadamente.

Filma y los demás eran tan fuertes, física y mentalmente, como Shin y Schnee, pero aún necesitaban descansar. Shin pensó que deberían aprovechar cualquier tiempo de descanso que tuvieran.

Shin: “¿Quién habría esperado que me descubrían ...”

Shin dijo que estaba realmente desconcertado.

Nunca hubiera esperado que Erdyne, un NPC de la era del juego, ni siquiera un personaje de apoyo, sino uno de los producidos en masa, lo recordara.

Shin se preguntó si el rey actuó y habló con tanta cortesía durante la visita porque fue testigo de la batalla de Shin y tuvo cuidado de no decir nada desagradable.

Otra razón para esta sospecha era que, sobre el cristal encontrado en la habitación de Crissot, Erdyne simplemente dijo que le gustaría saber cualquier información que pudieran extraer, pero solo si era posible.

Schnee: “Creo que hay un número bastante grande de personas como esa entre las especies con gran longevidad. Puede que haya otros que ya lo hayan notado también”.
Shibaid: “Para los humanos y las bestias, es materia de leyendas, pero en el caso de Elfos y las Hadas ellos mismos podrían haberlo presenciado con sus propios ojos, después de todo”.

Shin pensó que, si realmente hubieran visto sus batallas pasadas, estarían aterrorizados. Los jugadores como él eran quienes cazaban a los monstruos que se cuentan en los cuentos y leyendas de este mundo y que se dice son capaces de destruir países enteros, después de todo. Podían conversar, pero en caso de una batalla no serían diferentes de los monstruos que cazaban.

Pensando en ello de nuevo, Shin se dio cuenta de que la tez de Erdyne lucía decolorada todo el tiempo.

Tiera: “Sin embargo, al hablar de esta manera, cualquiera debería darse cuenta de que no hay nada que temer”.
Shibaid: “Probablemente estaban al mismo nivel que los Elegidos, es decir, elfos con una fuerza relativamente alta. Debido a que sus poderes a menudo eran superiores a los de los demás, se dieron cuenta de la gran diferencia que había entre ellos y Shin. Si ese es el punto de partida, entonces reducir la distancia es difícil”.

Shibaid probablemente habló por experiencia. Respondió al perplejo comentario de Tiera mientras miraba la puerta por la que Erdyne salió.

Shibaid: “Estar a la cabeza de todo un país de seguro le hace tener muchas cosas en la cabeza”
Tiera: “Eso es verdad. La decisión de un hombre influye en el destino de miles. La presión es abrumadora. Sin embargo, no es que Shin alguna vez destruya un país por capricho”.
Shin: “Eso es seguro…”

Para Shin parecía bastante exagerado incluso si se tratase una broma. Si de habla de si físicamente podía o no, probablemente podría: eso era lo que hacía que reír fuera incómodo.

En realidad, tal hazaña era posible para todos los miembros de su grupo.

Incluso Tiera, quien tiene las estadísticas más bajas del grupo, estaba mucho más allá de los estándares de este mundo.

Sus estadísticas ya rivalizaban con los Elegidos Superiores.

Combinado con el equipo creado por Shin y el apoyo de Kagerou, probablemente podría destruir un país pequeño por sí misma.

Tiera era una Elfo, naturalmente hábil en el uso de arcos, y el arco que usaba tenía un alcance mucho más largo que los normales. Los soldados normales e incluso los Elegidos por debajo del nivel avanzado no serían más que forraje para ella.

Shin: “Está bien, basta de esto. Comuniquémonos con Filma y decidamos dónde quedarnos”.

La conversación se dirigía gradualmente en una dirección peligrosa, por lo que Shin cambió abruptamente de tema.

Por parte de Filma, la situación no era tan terrible como lo fue la invocación de Reforgerer.

Como no hubo contacto de ellos, probablemente significaba que no había sucedido nada peor que eso.

Shin: “Si dicen que la crisis no se ha resuelto, estoy pensando en unirme a ellos”.
Schnee: “Estoy de acuerdo. Está en una dirección diferente a la de Romenun, pero ir allí nosotros mismos o encontrarnos a mitad de camino no cambiaría mucho”.

El país donde estaban actualmente Filma y Sety se encontraba al norte de Lanapacea. No era la dirección opuesta a Romenun, pero de todos modos estaba fuera del camino.

Sin embargo, ambos grupos podían viajar mucho más rápido que los carruajes de caballos normales. En comparación con la distancia que los separaba de Romenun, no habría mucha diferencia en el lugar donde se reagruparan.

Shin: “Esperaremos la entrega mañana y luego nos iremos. Hay que tener cuidado de que no se den cuenta, por si acaso”.

Se irían incluso si los elfos lo supieran, pero seguramente sería mejor irse rápido sin que sucediera nada.

Al día siguiente, Erdyne visitó la residencia nuevamente, acompañado por una escolta pesada.

Erdyne: “Bien ahora…”
Padan: “Este objeto no tiene igual en este mundo, por lo que ni siquiera el rey puede sacarlo sin una escolta adecuada”.

Padan se acercó al grupo de Shin primero y le explicó la razón detrás de la gran escolta.

En este mundo, las armas de grado antiguo se consideraban tesoros nacionales, incluso si estaban rotas.

Si se pusiera a la venta, se moverían miles de millones de monedas Jul de oro. Era obvio que tenía que estar bien protegido.

Erdyne: “Este es el objeto que prometí”.

Erdyne presentó la hoja, colocada sobre un paño. Schnee fue quien la tomó: incluso cuando Erdyne sabia de Shin, no podría ser él quien reciba la espada ya que había otras personas presentes.

En la era del juego, Schnee conocía a todos los miembros de Rokuten además de Shin.

En la discusión del día anterior con Erdyne, llegaron a la conclusión de que las habilidades de Schnee y el hecho de que muchos países confiaran en ella la convertían en una persona adecuada a quien confiar la espada.

Schnee: “Lo conservaré a salvo hasta que mi amo o el maestro Cook regresen”.
Erdyne: “Muchas gracias.”

Erdyne vio a Schnee convertir la hoja en una tarjeta y ponerla en la caja de objetos, luego se fue. Algunos de los otros elfos parecían querer hablar con Tiera, pero como el rey se iba, no podían quedarse atrás, y al final no hubo contacto entre ellos.

Shin: “Está bien, nos vamos entonces”.

Shin dijo que echarían un vistazo a la situación actual de la ciudad y dejaron la residencia. Sin embargo, no se dirigieron al centro de la ciudad, sino a la puerta que daba al exterior.

Shin: “No dijeron nada, pero ¿está esto realmente bien?”

Shin preguntó si no había nadie cercano a Tiera. Si su despedida provocaba una conmoción, sería inevitable, pensó.

Tiera: “Vine aquí de repente de todos modos, irme de repente está bien”.

Tiera dijo que no era nada.

El grupo de Shin utilizó calles poco concurridas y habilidades de ocultamiento mientras salían de la aldea. Tiera dijo que quería caminar un poco despacio cuando se fueran, y Shin nunca se negaría a cooperar.

Anaheit: “Ustedes…”

Cuando llegaron a la puerta, encontraron al mismo elfo que Shin conoció cuando llegó, Anaheit. Podrían haber pasado por la puerta mientras aún eran invisibles, pero Tiera pidió no esconderse al menos cuando cruzaran la puerta.

Anaheit: “… ¿Se va?”

Anaheit notó a Tiera, Shin y los demás y pidió confirmación.

Tiera: “Sí, no tengo ninguna razón para quedarme”.

Después de que Tiera respondió, los otros elfos también la notaron. Sin embargo, Anaheit levantó una mano y los elfos que estaban a punto de moverse se detuvieron en seco.

Elfo: “Señor, ¿está realmente seguro?”
Anaheit: “Nuestro deber es vigilar la puerta. Cuando la Dama Tiera fue exiliada, los guardianes de la puerta no estábamos de acuerdo o en desacuerdo con tal medida. Sin embargo, si hubiéramos sido lo suficientemente fuertes para lidiar con los monstruos, esa tragedia podría haberse evitado. Si ha decidido irse, no hay forma de que podamos detenerla, ¿verdad?”

Anaheit respondió a una de las preguntas de los elfos sin dudarlo. Aparentemente, él también había sido el guardián de la puerta 100 años atrás. Sus palabras estaban destinadas a convencer a los otros elfos, pero también a disculparse con Tiera por su impotencia.

Tiera: “Adiós, entonces.”
Anaheit: “Rezo para que sus viajes sean seguros”.

Probablemente gracias a las palabras de Anaheit, nadie intentó detenerlos. Sin embargo, todos bajaron la cabeza.

También probablemente había servido también como guardianes de la puerta 100 años antes, como Anaheit. Por eso sus palabras los afectaron profundamente.

Shin materializó el carruaje tirado por caballos, que dibujó Kagerou. Tiera continuó mirando a Lanapacea, hasta que los árboles lo ocultaron de su vista.


◆◆◆◆


Después de dejar Lanapacea, el grupo de Shin se dirigió hacia el norte. Su primer objetivo era reagruparse con Filma y Sety.

Después, se dirigirían a la casa del gremio de Hécate, “5th Daze Garden Romenun”.

Se pusieron en contacto con Berett de “The Golden Company” para verificar si había información nueva, pero en cuanto a “1st Mysterious Studio Demi Eden” de Shin y a “3rd Moving Base Miraltrea” de Reed aún no había información.

Shin: “¿Entonces Filma y Sety terminaron las cosas al final?”
Schnee: “Si. Pero aparentemente no todas son buenas noticias.”

Schnee se había puesto en contacto con Filma mientras Shin le preguntaba a Berett sobre nueva información.

Según Schnee, Filma y Sety habían derrotado al demonio, pero cuando llegaron, el daño ya era severo y pasaría mucho tiempo antes de que pudieran restaurar el país a su estado original.

Schnee: “Aparentemente están suplicando que Filma y Sety se queden”.
Shin: “Entiendo cómo deben sentirse ...”

Shin no pudo ocultar sus sentimientos de simpatía por ellos.

Las manos del demonio habían llegado hasta los altos mandos del país e incluso hasta el rey. Solo un joven príncipe había sobrevivido de entre la realeza. Algunos ministros y funcionarios aún permanecían y estaban tratando de apoyar de alguna manera al príncipe.

El problema era principalmente con los oficiales militares: la mayoría habían sido asesinados por el demonio o ejecutados por ponerse del lado de él, por lo que su número era abismalmente bajo.

Las murallas del país todavía estaban intactas, por lo que los monstruos no podían entrar fácilmente, pero incluso mantener la seguridad pública dentro del país se estaba volviendo problemático. Incluso si el demonio fue derrotado, el futuro parecía bastante lúgubre.

En tal situación, si los responsables de la derrota del demonio simplemente se fueran, ¿qué pasaría?

Muchos ciudadanos no se rebelaron solo porque habían visto pelear a Filma y Sety y pensaron que se quedarían en el castillo, o eso dijeron los ministros.

Entre los miembros de la realeza, que no lograron proteger a la gente de las malvadas garras de los demonios, solo sobrevivió el príncipe. Sus guardias personales, así como la mayoría de las tropas militares, se habían ido. Si la gente se rebelaba, nadie podría detenerlos.

Shin: “Aun así, pedir que se queden para mantener el país estabilizado es un pedido absurdo ...”

Después de conocer el estado actual del país, Shin pudo entender el motivo de su solicitud. Pero, tomaría una cantidad increíble de tiempo hasta que se reformara el ejército, se reconstruyera la ciudad y el país pudiera estabilizarse una vez más.

Shin estaba dispuesto a echar una mano ya que el país fue víctima del ataque de un demonio, pero ayudar con los esfuerzos de reconstrucción estaba más allá de su capacidad.

Ayudar temporalmente como lo hizo en Erkunt, rescatar personas y reconstruir las instalaciones de alojamiento -y un número muy limitado de ellos- era todo lo que podía hacer, y no podía hacerlo para siempre. Reconstruir todo un país estaba más allá de su alcance.

Shin: “La gente no tiene el lujo de pensar en rebelarse contra al príncipe ahora de todos modos, ¿verdad?”
Shibaid: “Incluso si no es así, algunas personas necesitan una salida para su insatisfacción. Puede ser algo pequeño al principio, pero se propagará entre aquellos que comparten un pensamiento similar y se hará cada vez más grande. Sobre todo, cuando está en juego la existencia de todo el país, como en este caso.”

Castigar a un miembro de la familia real no cambiaría nada, de hecho, fácilmente podría empeorar la situación. Si comenzaba una revuelta, llevaría al país directamente a la destrucción, dijo Shibaid. Era como si hubiera presenciado el desarrollo de la misma situación.

Shin: “¿No hay nada que podamos hacer?”
Shibaid: “Podemos ofrecer alguna ayuda, pero temporalmente. Para apoyar a todo un país, tendríamos que ser un país o una gran empresa comercial. Aunque creo que Shin podría lograrlo.”
Shin: “De ninguna manera, no tenemos suficiente gente ni dinero. No podemos actuar con compasión esta vez.”

Dar un amplio apoyo a un país que nunca habían visitado, donde no conocían a nadie. Era demasiado ridículo para siquiera considerarlo.

El grupo de Shin estaba conectado a “The Golden Company”, una de las empresas comerciales más grandes del continente, pero incluso ellos no poseían rutas comerciales que se extendieran por todo el continente. Incluso si les pidieran apoyo, sería difícil.

Incluso en el mundo real, tales catástrofes ocurrían con regularidad.

Japón no fue la excepción. Era bien sabido cuánto tiempo, bienes y personas se requerían para la restauración.

Además de derrotar a los monstruos, solo se involucrarían en las cosas más cercanas a ellos, solo en pequeñas hazañas que podrían realizar como individuos. Eso es lo que Shin había decidido.

De hecho, siempre decidía qué hacer caso por caso, por lo que el rango de sus opciones era bastante amplio, pero esta vez Shin estaba seguro de que la situación estaba más allá de su capacidad.

Shin: “Tan pronto como nos encontremos con Filma y Sety, iremos a Romenun”.
Schnee: “Entendido.”
Shibaid: “Como usted dice.”
Tiera: “…. de acuerdo.”

Schnee respondió con franqueza, Shibaid con alivio, Tiera no parecía completamente convencida.

Shin escuchó las tres respuestas diferentes y se volvió hacia la dirección a la que se dirigían.

Cuando se puso el sol, materializó a Tsuki no Hokora para que el grupo pasara la noche.

Fue ocultado por magia para ser invisible e inaccesible para nadie más que para el grupo. Incluso si alguien se acercaba a ella, porque era invisible, nunca podrían acercarse.

En la herrería de Tsuki no Hokora, Shin estaba frente al cristal dorado que encontró en la habitación de Crissot.

El cristal del tamaño de un puño era un prisma hexagonal, con conos hexagonales en ambos extremos.

Su forma era demasiado limpia para imaginar que se había formado de forma natural.

Las habilidades de análisis de Shin mostraban solo garabatos como antes.

Shin: “¿Qué pasará si pongo magia?”

Algunos objetos exhibieron reacciones peculiares cuando se les infundió magia. Shin intentó verter su magia en el cristal y la reacción superó sus expectativas.

El cristal dorado se volvió de un color violeta claro. Dejó de verter magia, pero el color no cambió.

Shin: “... ¿Me equivoqué?”

Solo había un cristal. Tenía que investigarlo, pero a Shin le preocupaba haber hecho algo irreparable.

Después de pensar un rato, llegó a la conclusión de que, dado que el vertido de magia cambió su color, tal vez podría volver a la normalidad después de absorberlo, así que lo intentó.

Shin: “Un poco más... espera, ¿qué es este sentimiento ...?”

Shin usó una habilidad de absorción de MP y el cristal recuperó su brillo dorado. Sin embargo, cuando absorbió el MP del cristal, Shin sintió algo inusual.

Debido a la habilidad, el MP de Shin se recuperó ligeramente. La inusual sensación, sin embargo, no se refería al MP que absorbía.

No estaba seguro de si algo había entrado en él o se lo habían quitado. Fue una sensación contradictoria. Era algo frustrantemente difícil de expresar con palabras.

Se preguntó si era algo que solo él podía sentir, o cualquier otra persona también lo haría, y quería probarlo, pero podría ser peligroso.

El objeto probablemente estaba relacionado con la invocación de Reforgerer. Cualquier cosa podría pasar.

Shin lo estaba examinando solo porque la herrería era especialmente resistente y, si pasaba algo, los otros miembros no estarían en peligro.

Schnee: “Los estás examinando tú mismo como se esperaba”.

La voz de Schnee se escuchó desde la entrada de la herrería. Quizás debido a la peculiar sensación que emanaba del cristal, Shin no había notado su presencia.

Shin: “Me descubriste.”
Schnee: “Bueno, lo mismo sucedió antes también ...”

Schnee se refería a algo que sucedió en la era del juego. Algunos objetos explotarían o liberarían gases tóxicos si no se examinan correctamente.

Siempre que Shin examinaba tales artículos, nunca dejaba que sus personajes de apoyo entraran en la herrería.

Schnee: “Deja que te ayude.”
Shin: “... podría ser peligroso”.

Shin tenía estadísticas altas y estaba equipado con equipo de alta calidad.

No moriría fácilmente, por lo que podría examinar objetos con efectos misteriosos como este. Dado que el cristal no existía en la era del juego, debía tener especial cuidado.

Schnee: “Estoy preparada para eso”.

Schnee luego continuó.

Schnee: “Si yo intentara hacer algo así, tu dirías lo mismo que yo ahora, ¿no es así?”
Shin: “…Me rindo. Es tal como dices “.

Shin colocó el cristal en el yunque y levantó ambas manos. Mantener a una persona importante alejada del peligro, para no correr el riesgo de ponerla en peligro. Sin embargo, si la persona en cuestión deseaba eso o no, era una historia completamente diferente.

Experimentar lo mismo por primera vez y finalmente darse cuenta de lo que otros debieron haber sentido. En historias y cuentos, era un dispositivo común.

Incluso si él fuera consciente de ello, elegiría esa opción de todos modos. Shin, sin embargo, no la obligó a mantenerse alejada. Incluso si lo intentara, Schnee se acercaría de todos modos. Shin podía darse cuenta de eso ahora.

Shin: “Hay algo que me gustaría que probaras, ¿puedes echarme una mano?”
Schnee: “Por supuesto.”

Shin lo había probado él mismo primero, por lo que no debería ser peligroso. Luego le entregó el cristal a Schnee.

Shin le explicó lo que sucedió, luego Schnee vertió su poder mágico en el cristal. También cambió esta vez, cambiando a un color azul claro. Un color diferente al de cuando Shin lo hizo.

Schnee: “¿No es probablemente que sea la longitud de onda de la magia vertida en el cristal lo que determina su color?”
Shin: “¿Longitud de onda?”
Schnee: “Sí, es algo así como una huella digital. La calidad de la energía mágica es diferente de una persona a otra, y la llamamos longitud de onda entre otros términos”.

La explicación de Schnee hizo que Shin recordara que había escuchado algo similar antes.

Shin: “Oh, sí, creo que escuché algo así en Bayreuth”.

Shin asintió para sí mismo y trató de refrescar su memoria durante varios minutos. El tiempo que pasó desde que llegó a este mundo aún no era demasiado largo, pero aun así se sentía como en un pasado lejano.

En un bosque cerca del primer país que visitó en este mundo, Bayreuth, Shin derrotó a un monstruo llamado Skullface y el arma que sostenía el monstruo salió volando.

El poder mágico que persiste en la gran espada reveló que Shin fue quien derrotó al monstruo y fue convocado al castillo para encontrarse con la segunda princesa.

Recordó que cuando escuchó la explicación en ese momento, pensó que era una versión de fantasía del análisis de ADN.

Shin: “A veces se puede ver un aura tenue como esa, ¿verdad? ¿Así que eso fue poder mágico?”
Schnee: “Tienes habilidades que te permiten ver el poder mágico, Shin, así que puedes verlo incluso sin querer. Si te concentras, también deberías poder ver tu poder mágico”.

Shin inmediatamente lo puso a prueba: miró su mano y activó la habilidad [Light], que creó una fuente de luz, a la mínima potencia. Pudo ver una tenue luz púrpura cubriendo su mano.

Shin: “Así que Schnee es azul claro”.

Schnee usó [Light] también, y una tenue luz del mismo color que el cristal envolvió su mano. Shin comparó los dos y pensó que el suyo parecía más grueso, o, mejor dicho, menos límpido.

Shin: “A continuación, intenta usa absorción de MP y absorbe el poder mágico que pusiste, y nuestra primera prueba habrá terminado”.

Shin le dio el cristal a Schnee de nuevo y le pidió que absorbiera el poder mágico, como lo hizo antes.

El cristal volvió a cambiar de azul claro a dorado, al igual que en el caso de Shin.

Shin: “………”
Schnee: “¿Schnee?”

La reacción fue la misma.

Shin entonces quiso preguntar si sentía algo inusual, pero notó que algo andaba mal con Schnee. Tenía los ojos abiertos, pero era como si estuviera mirando algo que en realidad no estaba allí.

Schnee: “Ah, sí, ¿qué sucede?”
Shin: “No, esa es mi línea”.

Shin sacudió sus hombros y Schnee finalmente respondió. Parecía que no había escuchado las palabras de Shin.

Schnee: “No puedo recordar con claridad, pero creo que vi algo como un hilo”.

Shin dijo que pareció inconsciente por unos momentos y Schnee trató de recordar lo que vio.

Probablemente estaba mirando a través de sus propios ojos. Ella estaba en un espacio completamente oscuro, y un hilo dorado, probablemente generado por su cuerpo, se extendía en algún lugar de la oscuridad. Schnee dijo que vio esa luz.

Añadió que probablemente también vio algo más, pero no recordaba qué.

Shin: “Hmm, no vi nada de eso. Sentí como si algo entrara en mí, o fuera sacado de mí, una sensación extraña como esa. Quería preguntarte cómo te sentiste, pero ¿quizás es mejor que todos los demás también lo prueben?”

Sería difícil hacer teorías con solo dos muestras. Al final, decidió que Shibaid y los demás realizaran el mismo experimento.

Tiera no tenía habilidades de drenaje de MP, por lo que Shin le dio un guantelete adjunto con uno.

Como resultado, Shibaid no sintió nada en particular. El cristal se volvió plateado con rayas negras.

Tiera vio algo parecido a un árbol grande y brillante. El cristal se puso verde.

Shin: “Que Yuzuha viera lo mismo que Schnee fue bastante inesperado”.

Yuzuha también podía verter y absorber poder mágico, así que Shin hizo que ella también lo intentara, pero recordaba las cosas con más claridad que Schnee.

En un espacio de tono negro había una luz similar a una estrella y el hilo dorado se extendía hacia ella. En el caso de Yuzuha, el cristal no cambió de color, pero su brillo se volvió más intenso.

Shin: “¿Ustedes dos tienen algo en común?”

Uno era un personaje de apoyo, el otro un monstruo compañero. En términos de juego, eran criaturas completamente diferentes.

Todos intentaron pensar en alguna posibilidad, pero no surgió una respuesta clara.

Shibaid: “¿Podría ser que ... no, pero ...”
Shin: “¿Alguna idea?”

Mientras todos estaban sumidos en sus pensamientos, Shibaid murmuró para sí mismo y Shin le preguntó si se le había ocurrido algo.

Shibaid: “Se me ocurrió una idea, pero… Schnee y Yuzuha. Ambas tienen un vínculo profundo con Shin. Esa no es toda la razón, pero podría ser una de las causas”.
Shin: “Un vínculo, eh ... pero en ese caso, eres un personaje de apoyo como ella, Shibaid”.

Fueron creados en diferentes momentos, pero ambos eran personajes de apoyo de Shin. La mayor parte de lo que caracterizaba a Schnee también encajaría con Shibaid.

Shibaid: “El vínculo del que hablo es espiritual, o algo más ambiguo. Por eso dije que era solo una idea. Yuzuha originalmente no puede convertirse en un monstruo domesticado, pero aquí está, al lado de Shin. A juzgar por sus palabras y acciones hasta ahora, claramente existe un vínculo especial entre ustedes”.

Shibaid luego se volvió hacia Schnee.

Shibaid: “Y sobre Schnee... bueno, ya sabes. Tu deseo se ha cumplido, ¿no es así? Creo que es un tipo de vínculo diferente al que yo o Filma tenemos”.

Shibaid finalmente se río, diciendo que, si todo era una conjetura sin fundamento, ellos también podrían reírse de eso.

Shin: “¿Quién se ríe? Hay tantas cosas que no entendemos que no podemos negar esa posibilidad. Creo que tenemos un vínculo especial”.

Al final, no se pudo encontrar una conclusión clara. Sin embargo, si los lazos especiales que mencionó Shibaid eran una causa, habia más alivio que preocupación. Al menos, eran vínculos positivos.

Yuzuha: “¡Kuu! ¡Especial!”
Schnee: “Así es. Si esa es la razón, puedo entender por qué vimos las mismas cosas”.

Yuzuha se veía muy feliz después de escuchar la teoría de Shibaid sobre los lazos y estaba moviendo la cola enérgicamente. Schnee no mostró sus emociones con tanta claridad como ella, pero su sonrisa era más amplia que antes.

Tiera: “Hmm ...”

Solo Tiera parecía un poco insatisfecha. Sus mejillas estaban ligeramente hinchadas, su mirada aguda. Era como si quisiera decir que ella también pertenecía a ese lado.

Teniendo en cuenta que Marino había habitado su cuerpo, no era extraño pensar que Tiera también pudiera tener un vínculo especial con Shin.

Tiera, sin embargo, no había visto las mismas cosas que Schnee y Yuzuha. Eso es lo que le disgustaba.

Shibaid: “……”

Shibaid finalmente se dio cuenta y la miró con una expresión que gritaba “¡Lo arruiné!”.

Shin también lo notó, pero pensó que era más prudente no decir nada. O más bien, no se le ocurrió nada para disipar la insatisfacción de Tiera.

Yuzuha: “Kuu”.

Ambos hombres estaban todavía congelados. Yuzuha los ignoró por completo, tomó el cristal con sus patas y lo miró, mientras lloraba suavemente. A veces, movía la cola con fuerza.

Schnee: “Yuzuha, ¿encontraste algo?”

Poco a poco, la atención de todos se centró en ella. Shin todavía se sentía incómodo, por lo que Schnee preguntó en su lugar.

Yuzuha envolvió el cristal en su cola y se lo entregó a Shin.

Yuzuha: “Deberías llevar esto contigo, Shin.”
Shin: “¿Yo?”

Shin tomó el cristal y respondió con una pregunta. Había sido utilizado por un demonio, por lo que no tenía exactamente una buena impresión de él. Sin embargo, si Yuzuha lo decía, tenía que ser verdad, pensó Shin.

Shin: “¿Puedo preguntar por qué?”
Yuzuha: “Este es un fragmento del creador, el cruce de mundos”.
Shin: “¿Cruce de mundos ...?”

La respuesta inesperada provocó otra pregunta de Shin. Tenía muy poca información y no tenía idea de lo que ella quería decir.

Yuzuha: “¿Recuerdas a Origin?”
Shin: “…Si. Nunca podría olvidarlo”.

El último jefe del juego de la muerte, el oponente contra el que luchó hasta momentos antes de llegar a este mundo. No era un oponente que pudiera olvidar.

Sin embargo, había recolectado todos los objetos que aparecieron después de derrotar a Origin. No había cristales como ese entre ellos.

Todos los artículos eran de uso desconocido y todavía dormían tranquilamente en la caja de artículos de Shin.

Yuzuha: “Ese es el creador. Uno de los siete seres que dieron forma a este mundo. Su verdadero nombre era Origin - I. “
Shin: “He escuchado eso antes, sí. Ya veo, ese era el Dragnil original”.

En el juego, los primeros individuos de todas las razas fueron llamados los Siete Santos.

Según lo que dijo Yuzuha, tenía que quedar seis criaturas como Origin.

Shin: “Sin embargo, ¿por qué el último jefe fue solo ese? Si los otros seis estuvieran allí también, no habría tenido ninguna posibilidad”.

Al final de la mazmorra, solo estaba un Origin. Enfrentar a siete de ellos habría sido una hazaña imposible.

Yuzuha: “Kuu, no lo sé. Todavía no puedo recordar todo”.
Shin: “Si recuerdas, ¿sabrás la razón por la que vine a este mundo también?”
Yuzuha: “No lo sé. Después de todo, no sé cuánto sé”.

Shin pensó que Yuzuha podría saber las respuestas, sobre todo, pero no podía decir si era cierto o no.

Tal vez lo hizo, tal vez no. Recuperar sus recuerdos podría convertirse en otro objetivo de sus viajes.

Shin: “De todos modos, ¿por qué debería llevarlo yo?”
Yuzuha: “Solo Shin luchó contra Origin. Y si pasa algo, Shin estará bien”.
Shin: “¿Qué significa eso...”

Yuzuha probablemente quería decir que Shin era la persona más segura para sostener el cristal. Ella podría haber querido decir algo más también, pero no podía decir por qué en ese momento.

Shin: “Bueno, lo voy a analizar de todos modos, así que supongo que es mejor para mí tenerlo ...”

Todavía quedaban otras cosas con las que experimentar.

Shin decidió continuar mientras avanzaban hacia su destino.


◆◆◆◆


Unos días después, el grupo de Shin se reunió con Filma y Sety.

Filma: “¡Finalmente estamos juntos! Ha pasado un tiempo, acampar al aire libre realmente pasa factura”.
Sety: “Mi cama ... mi cama está diciendo mi nombre ...”

Las dos recién llegadas, Sety en particular, parecían agotados. Seguramente Sety se iría a la tierra de los sueños en el momento en que tocara su cama.

Shin pensó que, dado que había estado protegiendo el área privada con los Tsumugin, ya no estaba acostumbrada a acampar.

Aun así, parecía anormalmente cansada.

En la era del juego no acampaban al aire libre con frecuencia, pero incluso si ella era un miembro de apoyo de la línea trasera, Sety todavía tenía estadísticas mucho más altas que los estándares de este mundo. Debería cansarse mucho más lentamente que la persona promedio.

¿Qué la habría hecho estar tan agotada?

Sety hizo que pareciera haberse enfrentado a un demonio especialmente poderoso, pero Filma, por otro lado, no parecía cansada en absoluto.

En sus viajes por el mundo, probablemente acampaba con frecuencia. Verla tirar de la mano de la aturdida Sety les hizo parecer hermanas.

Shin: “Detengámonos aquí por hoy, entonces.”

Después de ver su estado, Shin materializó con una risa irónica a Tsuki no Hokora. Schnee luego llevó a Filma y Sety adentro.

Filma: “También me gustaría mucho un edificio portátil como este. Pensé que sería lo mismo que antes de sellarme, pero después de viajar con ustedes, no tomar un baño es bastante duro”.
Shin: “Algo como esto podría volver a suceder, así que supongo que valdrá la pena hacer algo”.
Sety: “En lugar de eso, un artículo que no te permita sentir sueño ...”

Como Shin comentó, Sety se tambaleó hacia él. Por alguna razón, parecía a punto de llorar.

Filma: “Sety no está agotada por el campamento, simplemente no ha dormido”.
Shin: “¿De verdad?”
Sety: “¡¡Aaah!! ¡¡Aaah!! ¡¡Aaaahhhh!! ¡¡¡No lo digas !!!”

Las palabras de Filma aparentemente despertaron a Sety: trató de evitar que continuara con todas sus fuerzas.

Filma: “En la primera gran batalla después de unirse a nosotros, contra la deidad maligna, ella no pudo hacer mucho, ¿verdad? Sin embargo, estaba súper concentrada, así que supongo que le quedaba demasiada energía. Entonces, en reacción a eso, realmente hizo todo lo posible esta vez. Día y noche, ella estaba luchando contra demonios. Gracias a eso, no encontrarás un demonio sin importar dónde mires en ese país, pero esos esfuerzos pasaron factura, y este es el resultado”.
Shin: “Ya veo, por eso solo Sety parece tan agotada”.

Shin, convencida por la explicación de Filma, sonrió a Sety, que se cubría la cara de vergüenza.

Trabajó tan duro porque estaba preocupada por Schnee. Shin se dio cuenta una vez más de que ella sentía lo mismo que él y no pudo evitar sentirse feliz.

Schnee: “Gracias, Sety.”
Sety: “Puedo sentir una mirada tibia en los ojos de todos... pero más que eso, ¿por qué la hermana mayor Schnee me carga ...?”

Además, debido a que parecía muy joven, las palabras y acciones de Sety la hacían parecer una niña pequeña que trataba de actuar con madurez.

De esta manera, Schnee tomo a Sety y la llevó al interior de Tsuki no Hokora.

Tiera: “Eso es…?”
Filma: “Sety es como la hermana pequeña del grupo, pero Schnee es la que más la trata así, ¿no?”
Shin: “Más que una hermana pequeña, eso parece ...”

Una madre cargando a su hija. Sin embargo, Shin no terminó su oración. Parecían hermanas, como Filma y Sety, pero el aura de Schnee las hacía parecer más una madre y una hija.

Shin había configurado a Sety como la hermana pequeña del grupo, pero pensó que incluso si no lo hubiera hecho, su personalidad la habría asignado a ese papel de todos modos.

Shin: “Vamos adentro también”.

Shin y el resto siguieron a Schnee dentro de Tsuki no Hokora. Como se anunció, llevaron a Sety al baño.

Filma: “Está bien, yo también iré entonces”.

Filma también se dirigió hacia el baño.

Todavía era un poco temprano para cenar. Entonces, Shin decidió avanzar con el análisis del cristal, mientras le preguntaba a Shibaid, Tiera y Yuzuha sus opiniones.

A diferencia de Filma, Sety se saltó la cena y durmió hasta la mañana.

𑁋

Al día siguiente, el grupo reanudó su viaje.

Sety: “Después de acostumbrarse a la cocina de la hermana mayor Schnee, comer en restaurantes normales se siente un poco deficiente”.

El grupo de Shin partió después del desayuno. Sety, sentada junto a Shin en el asiento del cochero, susurró para sí misma.

Ella era la única que se quedó dormida hasta la mañana, así que le resultaba un poco embarazoso viajar dentro del carruaje.

Shin: “Sin embargo, si cocinas solo, no te importa cómo resulte”.
Sety: “¡Sí, eso es tan correcto!”

Cuando el grupo volvió a encontrarse con Sety, ella estaba cocinando.

Shin no recordaba que tuviera la habilidad de cocinar, pero probablemente aprendió en los cientos de años que pasó sola. En la actualidad, había conseguido llegar a Cooking IV.

Sety: “Escuché que la hermana mayor Schnee tiene Cooking IX. Me sorprendió, pero supongo que es obvio. Sus platos son casi tan deliciosos como los del maestro Cook”.
Shin: “Después de todo, Schnee sí comió los platos de Cook. Probablemente los usó como referencia y está tratando de ver si no puede hacerlos aún más deliciosos”.

Incluso si su nivel de habilidad era inferior, Shin pensó que la cocina de Schnee podría haber superado a la de Cook, ya que esta última estaba limitada por el sistema de juego.

Su estómago ya estaba en la palma de su mano. Así como el resto de su cuerpo.

Sety: “Por cierto, ¿qué pasó antes de que nos encontráramos? Escuché un poco antes de irnos, pero ¿Diablos? ¿Árbol del mundo? Son cosas que apenas escuchas mencionar en este mundo, pero seguro que has estado involucrado mucho con ambos”.
Sin: “No fuimos a buscarlos, eso sí. Los Diablos estaban en el lugar al que nos teletransportaron. Uno de ellos convive pacíficamente con los humanos”.

Los exjugadores Hilamee y Masakado, Luxuria y Avaritia, el Árbol del Mundo y Reforgerer. Shin le contó a Sety sobre ellos para compartir la información con ella.

Sety: “Supongo que estar contigo significa experimentar todo tipo de eventos raros”.
Shin: “Déjame asegurarte que nada de esto es deliberado”.

Shin no pudo negarlo, pero resistió las acusaciones tanto como pudo, con una expresión amarga en su rostro.

Filma: “De todos modos, ya que estabas solo con Schnee, ¿hubo algún progreso? Vamos, dilo”.
Shin: “Eso fue repentino ...”

La pregunta vino de Filma: probablemente estaba escuchando la conversación de Shin y Sety. Se acercó a los asientos del cochero, ansiosa por aprovechar la oportunidad.

Filma: “Es como si el aura de Schnee se hubiera vuelto más suave que antes. Eso es lo que me dio la pista. Vamos, dilo y no escatimes en detalles. Sety, ve al otro lado”.

Mientras se reía siniestramente, Filma agarró a Shin del brazo.

Kagerou estaba conduciendo el carruaje, por lo que solo necesitaban darle instrucciones de vez en cuando para que supiera a dónde ir.

Filma sabía que el carruaje estaba en buenas manos, así que agarró el brazo izquierdo de Shin para que no pudiera escapar.

Sety: “Entendido. Yo también estoy interesada”.

Sety obedeció de inmediato y también agarró a Shin del brazo. Bloqueado tanto a la izquierda como a la derecha, Shin no tenía forma de escapar.

“Shibaid, Yuzuha, quítense del camino, por favor.”
“¡Yuzuha, sé considerada! ¡Quiero saber lo que pasó! ¡Tiempo para hablar!”
“Todo el mundo está preocupado por ti. Aquí nadie más que nosotros podrá escuchar”
“¡Mira esa sonrisa en tu rostro! Estás disfrutando esto, ¿no es así?”

Shin también escuchó algunas peleas dentro del carruaje.

La conversación desde el asiento del cochero se podía escuchar fácilmente en el interior. Lo que Shin les dijo a Filma y Sety sería escuchado claramente por los demás también.

Todos ya sabían que Yuzuha había hecho posible que Shin y Schnee pasaran tiempo solos.

Shibaid ya lo había descubierto todo cuando Shin llamó a Schnee su “esposa” en Lanapacea.

Yuzuha también tenía una idea, pero tenía curiosidad por los detalles.

Solo Tiera no dijo nada, ni se movió ni un centímetro.

Por el mapa y la presencia no era posible saber la expresión de una persona, por lo que Shin no podía decir cómo Tiera estaba viendo la situación.

Shin: “No intimides demasiado a Schnee, ¿de acuerdo?”
Filma: “¡¡Todo eso depende de ti, Shin!!”

Shin se dio cuenta de que la predicción de Schnee era perfectamente precisa, mientras Filma y Sety hablaban al unísono. Se río, diciendo que seguro que parecían ansiosos.

Shin: “No se puede evitar entonces. Empecemos desde después de que fuimos teletransportados”.

Shin comenzó a narrar lo que sucedió después de hablar con Filma y el resto del grupo a través de Mind Chat.

Inevitablemente, hubo un estallido de vítores cuando comprendió que ambos se habían confesado.

Porque fue el momento en que el deseo de Schnee se hizo realidad y Shin anunció que permanecería en este mundo.

Filma: “Y después de eso te pusiste manos a la obra, ¿verdad? ¿¿Correcto??”
“!!!”

Filma estaba emocionada más allá de toda medida, tanto que su nariz casi tocó la de Shin. Se inclinó hacia el otro lado, hacia Sety, y la encontró en silencio, pero con entusiasmo, soplando aire por la nariz, lo que lo impulsó a continuar.

Shin: “¡Vaya, no voy a hablar de eso! ¡¡Es demasiado vergonzoso!!”

Shin tenía la intención de concluir la noche simplemente diciendo que “se convirtieron en uno”, pasando a la mañana siguiente, pero la presión en sus brazos pedía lo contrario.

¿Por qué estaban tan interesados en conocer detalles tan íntimos? Se negó rotundamente a hablar.

Filma: “¿Eeh? ¿De Verdad? Vamos, ¿qué tienes que perder?”
Sety: “¡Sí, sí!”
Shin: “¡¡Cállense, ustedes dos !!”

Shin desató movimientos en la frente de ambas chicas para calmarlas.

Las disputas dentro del carruaje también se habían calmado.

Shin, mientras pensaba que Schnee probablemente se estaba sonrojando violentamente hasta la punta de las orejas, le dio instrucciones a Kagerou sobre a dónde ir.


◆◆◆◆


Shin: “¿Y qué hay de ustedes, ¿qué pasó en ese país?”

Después de un tiempo, Shin les hizo esta pregunta a Filma y Sety.

Todavía no se había enterado de lo que les había sucedido.

Filma: “Más o menos lo que dije durante por Mind Chat el otro día. Fuimos teletransportados a una costa normal, pero descubrir que el país dónde estábamos estaba bajo el ataque de los demonios, nos sorprendió mucho”.

Sety notó la presencia de los demonios primero y secretamente la rastreó hasta la mente maestra.

Lo más inesperado fue que el demonio se escondía en la sala del trono. Según el número de presencias, pensaron que se había hecho con el control del rey y sus criados cercanos, pero en su lugar los estaba haciendo matarse entre ellos.

Sety detuvo el hechizo en el último momento, pero el rey y sus subordinados pensaron que estaban bajo ataque y los rodearon. Cuando Sety y Filma demostraron que habían incapacitado a sus oponentes sin herirlos, el rey y sus subordinados finalmente acordaron escucharlos.

La mayoría de las personas en la sala del trono se vieron afectadas por efectos de estado de manipulación mental como [Confusion] y [Charm], por lo que después de eliminar las desventajas finalmente se dieron cuenta de lo que estaba pasando.

Filma: “No sé qué hubiera pasado sin Sety. Puedo cuidar de mí misma, pero no soy buena para curar a otros”.
Sety: “Sin embargo, estoy especializada en ofensiva”.

Sety era un personaje de apoyo especializado en potenciar aliados y magia ofensiva. Tener un INT alto también aumentó los efectos de la magia curativa, por lo que, gracias a su alto MP como maga, fue una de las mejores sanadoras de su grupo.

Cuando Shin formaba un grupo de personajes de apoyo, ponía a Filma, Girard y Shibaid al frente y a Sety como apoyo trasero. Shin y Schnee atacaron, apoyaron o curaron según el tipo de enemigo.

Filma no atacaba al enemigo para llamar su atención, como Shibaid, ni los atacaba a gran velocidad para confundirlos como Girard. Ella era un tipo único de luchadora que mantenía una ofensiva constante que giraba en torno a ataques que consumían HP.

Debido a esto, ella era experta en curarse a sí misma, pero no a los demás.

Si Filma hubiera estado con Shibaid en su lugar, es posible que no hubieran podido curar completamente a las víctimas de dolencias de estado y manipulación mental.

Filma: “Después de eso, bueno, curamos a todas las personas afectadas y revisamos lugares, personas y artículos sospechosos. Sety fue un salvador, déjame decirte”.

Los hechizos mágicos se pueden ajustar para que funcionen de varias formas. Filma, que es una especialista en combate, observó principalmente cómo Sety ocupaba el centro del escenario.

Sety: “Tú te encargaste de los demonios Filma”.

El país al que fueron teletransportados Filma y Sety, llamado Acuracan, no fue atacado por poderosos demonios de la clase Duke o Marques, sino por varios demonios de clase baja, como Vizcondes y Barones.

Para una persona normal, serían enemigos temibles, pero para alguien del nivel de Filma, eran presas insignificantes. En el momento en que encontraba uno, lo partida en dos y lo pulverizaba.

Finalmente, los demonios comenzaron a actuar de manera más sigilosa, por lo que encontrarlos requirió más trabajo que derrotarlos. Esa fue la razón por la que, entre todos los integrantes del grupo, fueron los que más tiempo tardaron en resolver su situación.

Shin: “Sin embargo, escuché que estaban suplicando que te quedaras. ¿Saliste del país sin decir nada?”
Filma: “Les dijimos que no había más demonios en el país, por lo que sabíamos. Sety realmente hizo todo lo posible, así que a menos que se escondieran extremadamente bien, no creo que tengan que temer a los demonios por un tiempo. Si no pudimos encontrar ninguno, significa que estaban más allá de nuestras habilidades encontrarlo”.
Sety: “Derribamos al capitán, o, mejor dicho, a un demonio encargado de comandar a los demás, bastante pronto, por lo que no cooperaron bien. Creo que, si hay supervivientes, son los demonios que huyeron antes de que pudiéramos encontrarlos”.

Sety agregó que se aseguraron de derrotar a los demonios que huyeron, por lo que no debería haber sobrevivientes, mientras se enderezaba el sombrero que había sido movido por el viento.

Sety y Filma cooperaron con las tropas de Acuracan y cazaron a los demonios formando un círculo que primero abarcó todo el país y luego se hizo cada vez más pequeño.

Excluyendo el caso de que los demonios huyeran del cerco cuando estaba en su punto más ancho, deberían haberlos cazado a todos con éxito. Dado que derrotaron al demonio a cargo del mando muy temprano, pudieron derrotar a los demonios que corrían solos uno por uno.

Filma: “También ayudamos un poco con los escombros. Entonces tendrán que encargarse de las cosas ellos mismos. Si personas como nosotros se quedan demasiado tiempo, dependerían de nosotros para todo”.

Filma y Sety sacaron los restos demasiado grandes para que la gente normal los manejara por sí mismos. Las últimas palabras de Filma se basaron en sus experiencias durante la confusión después de “The Dusk of the Majesty” que había presenciado personalmente junto con situaciones de las que había oído hablar durante ese tiempo.

Como no tenían la intención de residir en ese país durante mucho tiempo, solo ayudaron hasta cierto punto.

Shin pensó lo mismo también. Si se iban a quedar poco tiempo, deberían limitarse a un simple voluntariado.

Shin: “¿Qué estaban planeando hacer los demonios en ese país, de todos modos? Su objetivo era la familia real ... ¿verdad?”
Filme: “No parece que fuera un gran plan ni nada. Solo había un demonio a cargo del mando, y era solo un rango más alto que los demás, por lo que las cosas se desarrollaron automáticamente en esa dirección. ¿Supongo que simplemente obedecieron a sus instintos primordiales, naturaleza o lo que sea, para atacar a la gente?”

Filma y Sety no pensaron que los demonios exhibieran una conducta en particular, como buscar algo específico o actuar de manera especial contra una especie en particular.

Los demonios que se infiltraron en Bayreuth actuaban de manera similar, por lo que su hipótesis probablemente era correcta.

En la era del juego, los demonios de rango inferior no hacían planes intrincados, o al menos Shin nunca escuchó que sucedieran tales cosas.

Sety: “Si encuentras un demonio, mátalo. Busca y destruye, como dicen. De todos modos, nunca dejarán de aparecer”.

Sety no estaba equivocada: los demonios eran los enemigos de la humanidad, después de todo. La posibilidad de hacer las paces con ellos nunca existió en primer lugar.

La razón de su nacimiento también residía dentro de la humanidad, pero el grupo de Shin no podía hacer nada al respecto.


353 Lecturas

Notas

Clases: Dentro del contexto de la programación se refiere a elemento principal sobre el cual trabaja la programación orientada a objetos.

Tsuki no Hokora: Tienda de armas y objetos que Shin creo en la era del juego, así como la casa personal de Shin y sus personajes de apoyo, cuando sin desapareció fue administrada por Schnee y fue considerado un punto de referencia entre los pises.

Dusk of the Majesty: Respecto a este término así es como se le llamo en la traducción al inglés, en la novela en japonés es: 栄華の落...es algo difícil para un servidor encontrar el significado adecuado sin el yomi pero el primer Kanji simboliza la gloria o apogeo y el segundo hace referencia a la puesta del sol, por ahora y ante la falta de una traducción que me satisfaga lo dejare como se tradujo al inglés

Rokuten: 六天 - no hay traducción creo... solo como referencia el primer Kanji es el número 6 y el Segundo es el Kanji simboliza el cielo... a y por cierto en el manga aparece como Devas