Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 209: Reunión clandestina con solo los dos.




Manual




Debajo del cielo estrellado que tenía la fuerte presencia de la luna y las estrellas, Zef y yo nos habíamos encontrado solos.

 

“Vamos a reunirnos sólo nosotros dos”- fue la propuesta de Zef.

 

Pensando en el contenido de lo que quería pedir esta vez, sentí que no había ningún problema, así que acepté la propuesta.

 

Zef: “¿Cuántos años ha pasado desde que Este ha estado a solas con un forastero? -no, ¿cuántas décadas han sido ya? Se siente como si hubiera regresado a mi yo de hace mucho tiempo, que nostálgico, y también fresco. Qué misterioso sentimiento.”

Makoto: “Sin embargo, habría estado bien par mi ir a la capital.”

Zef: “Lo siento por eso. Cuando invitamos a alguien a nuestra capital, hay un montón de asuntos involucrados. Raidou-dono es un invitado importante y también nuestro benefactor. No hay manera de que rechazara encontrarme contigo. Nos llevó a nuestro límite simplemente reorganizar nuestro horario para que Este pudiera reunirse contigo lo más pronto posible.”

 

Zef se ríe con esa habitual sonrisa que no me permite ver atreves de él.

Pero su ambiente es ligeramente diferente de cuando lo conocí debido a los asuntos de la raza de los demonios.

Estamos afuera después de todo.

 

Zef: “... Y entonces, tenías algo que preguntar de este, ¿verdad? ¿Qué quieres saber? ¿El arma secreta de la raza de los demonios? ¿O tal vez, el momento de nuestra próxima invasión? ¿Es un objetivo como ese?”

Makoto: “No me interesan esas cosas. Por favor, no te burles de mí.”

 

En serio.

En primer lugar, no hay manera de que haya una persona que le pregunte eso al mismo Señor Demonio.

Como puede decir una broma con una cara tan obvia como esa, en serio, que persona tan problemática.

 

Zef: “¡Jajaja! Ningún interés uh. Si fuera a obtener algo de información, sería capaz de utilizarla para comerciar, ¿sabes? eres un comerciante después de todo. Debería haber una buena cantidad de gente que lo creería si fuera a salir de la boca de Raidou-dono, ¿verdad? No es que los hyumans estén llenos de idiotas después de todo.”

Makoto: “Por favor, deja eso ya. No voy a emprender negocios complicados como vender información.” 

Zef: “Así que no lo harás, eh. Qué lástima. Este iba a mezclar verdades y mentiras en esa información.”

 

Zef se ríe con un 'Kukuku'.

Por favor no me utilices para vender tus manzanas envenenadas ...

 

Makoto: “Si yo fuera a hacer eso, me convertiría totalmente en el enemigo de los hyumans. No es como si estuviera en el lado de los hyumans, pero tampoco estoy del lado de la raza de los demonios. Ni yo ni la Compañía Kuzunoha.”

Zef: “Este lo sabe. Éste sólo estaba tratando de ver si te rendías un poco a nuestro lado, eso es todo. Perdóname. Por cierto, Raidou-dono, ¿cómo está Sari?”

Makoto: “Fuh ~, Sari uh. Bueno, parece que ella se está acostumbrando.”

Zef: “Hoh, así que ya estás en una relación donde la llamas sin honoríficos. Este se encuentra aliviado ... ¿Ya lo han hecho?”

Makoto: “¿Qué quieres decir con ‘Ya lo han hecho’?”

Zef: “Umu, ¿ya está embarazada?”

Makoto: “Buh!”

Zef: “¿Qué pasa?”

Makoto: “¿Qué estás diciendo? Tú eres el padre de Sari, ¿verdad?”

Zef: “Sí, y Raidou-dono es el amo de Sari. Éste piensa que es una cuestión natural.”

 

El rostro de Zef estaba diciendo francamente “¿Porque te estás poniendo nervioso?”.

¿Por qué cuando se trata de esclavos, hay tanta gente que piensa de esa manera?

También hay esclavos que solo se usan para trabajar.

 

Makoto: “Ella no está embarazada. No hay razón para que ella lo esté en el primer lugar.”

Zef: “Este no pensó que ella fuera una chica que estaría en contra sólo porque es su primera vez.”

Makoto: “Estoy diciendo esto por si acaso, pero, yo no la he buscado.”

Zef: “¿Qué? Raidou-dono, como un joven, retener sus deseos sexuales no traerá nada bueno, ¿sabes?”

Makoto: “Eso realmente no es asunto tuyo.”

 

¿Por qué el Señor Demonio tiene que preocuparse por eso?

Además, la persona en la que me está diciendo que ponga mis manos es su propia hija.

¡Qué rey tan problemático!

 

Zef: “Aunque Este estaba esperando secretamente un nieto para el verano. ¿Acaso terminaría con Este sacando conclusiones precipitadas?”

Makoto: “Ese es el caso.”

 

Zef parece que está realmente decepcionado.

Si él está actuando, entonces ese triste suspiro está en un nivel increíble.

 

Makoto: “De todos modos, Sari está bien.”

Zef: “Entendido. Entonces ...”

Makoto: “¡No le he puesto una sola mano, y tampoco la he besado!”

Zef: “No, Este iba a preguntar qué asuntos tenías hoy. Además, si te presiona, al menos concédele un beso.”

Makoto: “... Ah, geez.”

 

¿Por qué siento que su rostro en la segunda declaración se había vuelto aún más serio?

 

Zef: “Tuviste la molestia de hacer una cita con un Señor, así que una parte de mí está esperando el tipo de conversación que tienes en mente.”

Makoto: “Bueno, hay dos cosas que quiero preguntarle. La primera está relacionada con Kaleneon, y la otra, cómo decirlo... digamos que está relacionado con la raza de los demonios.”

Zef: “Parece que sería mejor comenzar con la charla sobre Kaleneon.”

Makoto: “Ahora mismo, la creación de la ciudad está progresando en la tierra antes mencionada.”

Zef: “Umu.”

Makoto: “Pero el estado actual es que la gente no está acostumbrada al clima y no está progresando como se esperaba. Por lo que he venido a preguntar sobre la gestión de la tierra a un demonio que ha sobrevivido a través del rudo frío, el desarrollo de la tierra, y sobre el mantenimiento.”

Zef: “Ya veo. Pero, Kaleneon uh. Es una tierra que tiene frío y nieve a medias, si no recuerdo mal. No creo que sirva tanto como referencia, sabes.”

Makoto: “Pero incluso en un campo de hielo como este, la raza de los demonios fue capaz de construir una metrópoli como esa. ¿No tienen ustedes algún tipo de conocimiento sobre eso? Estoy bien con sólo un poco, ¿puede decirme acerca de una solución?”

Zef: “Fufufu. Raidou-dono, incluso si fuéramos a decirle el método y ustedes aprendieran de los resultados que ha traído, no significa que vayan a ser capaces de aplicarlo de una manera satisfactoria. Si no sabe de sus raíces terminará en un callejón sin salida.”

Makoto: “Ya veo ...”

 

Quiero hacer algo acerca de las fuertes tormentas de nieve que vendrán en un futuro próximo, así que incluso si no podemos ponerlo en práctica, está bien por ahora.

 

Zef: “Por lo que sé, Kaleneon está en una región donde no tenemos mucha experiencia en la gestión. Si estuviera en un ambiente más duro, lo cubriríamos con una barrera en forma de cúpula, y tendríamos un estilo de vida centrado en la caza. Pero como dije, ese lugar está a medias. La diferencia entre el verano y el invierno es tan extrema que en realidad se nos hace difícil vivir.”

 

Ciertamente en Kaleneon, en el lugar donde se encuentra la ciudad, la nieve ya se ha ido para el verano.

Es cierto que está medias, pero, aun así, mientras haya tierra donde el cultivo sea posible, siento que habría un significado para que la raza de los demonios haya tenido a gente viviendo en ella.

Si fuera Limia, habría mucha tierra de que labrar; ¿Por qué es que se quedaron en una tierra dura?

También…

 

Makoto: “En Kaleneon había una fortaleza de la raza de los demonios y un ejército. Entonces, ¿no sabrías también cómo vivían?”

Zef: “Si es sólo en el nivel de recolección y caza, sí. Si necesita esa información, se la presentaré. Pero si ha echado un vistazo, creo que ya debería saberlo; En Kaleneon, además de la fortaleza, no había ciudades en pleno sentido de la palabra, ¿verdad? Además, en términos de habitantes y gente común, los números deberían haber sido bastante bajos.”

Makoto: “Sí. Me enteré de que había en su mayoría gente relacionada con el ejército. Además, no había nada parecido a una ciudad, y a lo que se le daba mantenimiento era principalmente a la carretera principal.”

Zef: “Así es. Este creía que la fortaleza Kaleneon sería necesaria un día como un lugar de retransmisión, por lo que Este tenía a personas estacionadas allí, pero Este no tenía ninguna intención de tener una ciudad en el futuro. En su mayoría era un lugar que las tropas utilizaban como un lugar de teletransporté para movilizarse. Es triste que no lo podamos usar de nuevo.”

 

Uh.

Yo soy el que se apoderó del lugar, así que sé que no estoy en posición de quejarme.

Siento como si me hubiera acorralado aquí.

 

... Tal y como Zef dijo, el único lugar que parecía ser utilizable como una ciudad en Kaleneon fue la fortaleza.

Había ciento número de remanentes de aldeas y pueblos, pero eran todos de hyumans. Fueron destruidos también, y no parecía que pudieran ser utilizados en ese estado.

Y los restos de la fortaleza están siendo utilizados como la ciudad capital de Kaleneon debido a nuestras propias circunstancias con respecto al clima de Asora, por lo que está en medio de ser restructurada como una ciudad.

La razón por la que la raza de los demonios no estaba tratando a Kaleneon como un país probablemente fue por lo que Zef dijo.

 

Makoto: “…Ya veo. Así que ese lugar no tenía suficiente atractivo para pasar por la molestia de crear una barrera de cúpula.”

 

Lo he visto en los pueblos de la raza de los demonios. Esas cosas requieren de bastante cantidad de poder mágico.

No es realista hacerlo en Kaleneon también.

Si no encuentro algún tipo de contramedida que sirva para las personas que viven en esa ciudad, no tiene sentido.

 

Zef: “Tristemente, eso es correcto. Con su ubicación y clima, no encontramos el valor de luchar de nuevo para reclamarlo. La nieve es una cosa molesta sabes. Si la ignoran, enterrará los caminos y aplastará las casas. Aun así, simplemente se puede derretir con calor en lugar de dejar que se congele y se convierta en un nuevo obstáculo. Pero si vamos a pasar por la molestia de hacer tal mantenimiento, existe la necesidad de un mérito que valga igualmente sus deméritos.”

Makoto: “Entiendo.”

Zef: “La decisión a la que Este llegó es dejar unas cuantas instalaciones y eso es todo.”

Makoto: “Ya veo. Por si acaso, ¿puedo recibir la información sobre la recolección y la caza?”

Zef: “De acuerdo. Ya es innecesario para nosotros después de todo. A cierto, haría feliz a esta persona si pusiera algo de esfuerzo y acelerara el tiempo en que comience el comercio en nuestras ciudades.”

Makoto: “Me encargaré de eso.”

 

No creo que haya un problema en acelerar el proceso.

Para empezar, ya he acelerado los preparativos, así que no hay necesidad de que arregle nada de todos modos.

No eso no.

Ya estaban apresurados, así que simplemente no tiene que preocuparse por ello.

 

Zef: “Entonces escuchemos la otra cosa de la que tenías que hablar. Parece que ese es tu verdadero motivo después de todo.”

Makoto: “...”

Zef: “Tú tuviste tu tiempo para ello. Ya deberías tener el contenido de tu tema organizado, ¿verdad?”

Makoto: “... Déjeme preguntarle a su Majestad. Si la razón de la raza de los demonios para luchar contra los hyumans desaparece, ¿la raza de los demonios dejará de hacer la guerra?”

Zef: “...”

Makoto: “¿Puedo tener una respuesta?”

Zef: “... Por supuesto que nos detendríamos. Pero Raidou-dono, esa pregunta es ilimitadamente inútil.”

 

Zef, que había roto el silencio, soltó una voz baja y pesada.

Afirmó mi pregunta, pero también dijo que no tenía sentido.

 

Makoto: “¿Qué quieres decir?”

Zef: “Es cierto que si la razón por la cual la raza de los demonios hace la guerra contra los hyumans desaparece, la guerra será detenida. Pero que esa razón desapareciera, también significaría que la batalla entre hyumans y demonios ha llegado a algún tipo de conclusión. Por eso dijo que no tiene sentido.”

 

¿Qué la razón desaparezca... es igual a llegar a una conclusión?

La raza de los demonios es oprimida por la Diosa y está siendo oprimida por los hyumans también, y por eso, fueron acorralados a las tierras pobres del norte.

La rebelión que vino de eso debía de ser porque la raza de los demonios quería derribar la situación a la que la Diosa los había conducido.

En ese caso, si la raza de los demonios obtiene una tierra rica, la razón de la guerra debe desaparecer.

¿No es así?

Por ejemplo; Un lugar en Kaleneon que haya sido mejorado, el territorio de la raza demonios que está progresando con los asuntos domésticos, y también ... tal vez Asora.

No es porque quiera hacer esto por el bien de la Diosa, pero si ese tipo de cosas puede detener la guerra, la cooperación estaría bien.

Honestamente hablando, el estado de Hibiki es peligroso.

Si la guerra continúa, creo que Senpai probablemente perderá su vida en algún momento.

Entonces, pensé que estaría bien darle una parte de Asora a la raza de los demonios.

Además, en el momento en que la raza de los demonios entre en Asora, tendrían que estar de acuerdo y estar involucrados con nosotros, pase lo que pase.

Poniéndolo de mala manera, podemos aislarlos.

 

Makoto: “Escuché que la raza de los demonios comenzó la guerra porque buscaban una tierra rica. Una rebelión debido a la posición en la que estaban. Entonces, ¿no podría decirse que la raza de los demonios ha obtenido una tierra con abundancia y suficiente riqueza? En el estado actual, creo que puedes tener una tregua con los hyumans. La raza de los demonios ha podido avanzar la guerra en una posición ventajosa después de todo.”

 

Si es necesario, puedo ayudar a alentarlos a aceptarlo.

 

La negociación será difícil con los héroes de Limia y Gritonia luchando en las líneas de frente, pero si se trata del país bueno para nada de Aion que sólo tiene espías y la Unión de Lorel que es un país excéntrico que acepta a los Sabios, siento que las negociaciones podrían ser plausibles.

Si hay un país que asienta con la cabeza, aunque sea un poco, creo que puede haber formas de abordar la situación.

 

Zef: “En cuanto a la tierra, es justo como Raidou-dono ha dicho. Pudimos obtener una tierra rica. Pero... la Diosa y los hyumans todavía tienen el poder. Si entramos en las negociaciones en el estado actual, sería como pedirles que reúnan todas sus fuerzas y ​​contraataquen.”

Makoto: “Aun así, la raza de los demonios tiene poder suficiente, ¿verdad?”

Zef: “Si usted está diciendo eso al mirar el progreso actual de la guerra, ese es un gran error, Raidou-dono. Escuche bien, incluso si usted está en una posición ventajosa en la táctica y la técnica al principio, aunque no completamente, una parte fluirá en contra del oponente a medida que la batalla progresa. Pero ahora mismo, cuando están obteniendo la protección divina de la Diosa apropiadamente, los hyumans que nos superan en número absorberán la ventaja. Nuestras posiciones se van a invertir.”

Makoto: “De ninguna manera.”

Zef: “El poder de un Dios y la abrumadora diferencia en los números; Esos dos factores no son tan ligeros como Raidou-dono piensa. Se puede decir que situación actual es nuestra cumbre. Al restringir el poder de la Diosa y pasar a través de ellos hasta cierto límite, hacemos la guerra con los hyumans. Seguir haciendo esto de la misma manera que lo hemos hecho hasta ahora es simplemente ...”

 

La segunda mitad de sus palabras era como si las estuviera estrujando. Los ojos de Zef emitían una triste luz.

 

Makoto: “¿Estás diciendo que por eso no detendrás la guerra?”

Zef: “Nosotros pensamos en matar a nuestro odioso hermano mientras nuestro padre no estaba presente, pero al final, no llegamos a tiempo, y nuestro padre apareció.”

Makoto: “...”

Zef: “Es por eso que no tenemos más remedio que ser cautelosos con los ojos de nuestro padre, ya que tenemos una pelea con nuestro hermano. Ahora, Raidou-dono, ¿qué crees que deberíamos hacer para matar de algún modo a ese hermano?”

Makoto: “Ehm ... En primer lugar, ¿deben matarse en una pelea de hermanos? Simplemente no puedo imaginarlo.”

Zef: “Así es. Es una pelea de hermanos donde los hermanos se odian entre sí hasta el punto de querer matarse. Por cierto, el padre es el aliado del otro lado.”

Makoto: “Lo siento, no puedo imaginarlo.”

Zef: “Ya veo. Incluso si tuviéramos que matar al otro de una manera ingeniosa, eso es una muerte que nuestro padre no desea; E incluso si ambos nos estrecháramos la mano con falsas sonrisas ensayadas en nuestras caras, el odio entre esos dos hermanos no desaparecerá. Bueno, al final, no importa cuántas razones busquemos para hacer la guerra, el punto principal sería este, eso es lo que Este piensa. Y en realidad, se ha convertido en una gran razón de por qué la raza de los demonios continuamos haciendo la guerra. La razón con respecto al ambiente era simplemente el último empujón, pero los pensamientos en las profundidades de nuestros corazones probablemente no han cambiado en absoluto desde el principio.”

 

La Diosa es el padre, y los hyumans y los demonios son los hermanos.

 

Makoto: “Odio, uh. Tal y como pensé, la Diosa es la raíz de todo.”

Zef: “Eso es cierto, pero no importa lo que haga la Diosa tan tarde en el juego, la brecha que se ha formado entre los hyumans y los demonios no desaparecerá. Para los demonios, y para los hyumans también; Y por supuesto, es lo mismo para Este que le dijo a Raidou-dono sobre las desventajas de la tregua. Porque éste piensa que esa brecha sólo puede ser cubierta con la sangre de nuestros oponentes.”

Makoto: “... ¿Estás diciendo que no han matado lo suficiente?”

Zef: “Así es. Por supuesto, también está la transición del estado de guerra tal como se explicó, pero poniéndolo de una manera extrema, eso es simplemente una tapadera. Ya hemos dejado de lado las restricciones de nuestro padre, la Diosa, y hemos liberado nuestros puños, así que hasta que hayamos escupido todo nuestro odio e inundado el suelo con la sangre de los hyumans, la raza de los demonios no se detendrá.”

Makoto: “...”

Zef: “Como gobernante, el pensamiento de Raidou-dono puede ser considerado como una opción. Probablemente hay gobernantes que lo elegirían. Si se trata de un gobernante amable, definitivamente lo hará. Pero también hay gobernantes que no lo elegirán... o gobernantes que no pueden elegir hacerlo. Justo como Este ... el yo actual ... mientras muchos de mi gente así lo quieran, éste no detendrá la guerra.”

Makoto: “... ¿Qué crees que ... estaba pensando?”

 

A pesar de que estaba en calma, la luz dentro de los ojos de Zef se sentía como si pudieran ver a través de mí.

De ninguna manera podría saberlo.

Porque nadie sabe de la existencia de Asora.

 

Zef: “Raidou-dono puede preparar una nueva tierra para nosotros los demonios, ¿verdad? Tal vez en los extremos de la tierra baldía, o podría ser un lugar del que no sabemos y que se encuentra en algún lugar en el otro lado del mar en norte o el oeste. Éste no sabe hasta qué punto, pero planeas hacer que la raza de los demonios emigre de este continente, y te preguntabas si puede terminar la guerra de esta manera, ¿no es eso lo que estabas pensando?”

Makoto: “...”

 

Tienes que estar bromeando, ¿verdad?

Incluso hasta el punto de preparar una tierra, ¿cómo?

Pensé que sería capaz de adivinar hasta el punto de ayudar en las negociaciones de la tregua, pero ...

 

Zef: “Justo en el blanco uh. Que miedo. Raidou-dono quien dijo que no tenía ningún interés en la guerra, parece haber investigado sobre la razón de la guerra en detalle, así que Este sólo tenía la intención de investigar un poco. Por dios, los ojos de Sari son impresionantes. Una empresa autosuficiente uh. Ya veo. Si es sólo eso, no se le puede llamar un país todavía, pero... se puede decir que ya es una organización que ha superado los límites de una empresa.”

 

¿Una empresa autosuficiente?

No, ahora mismo el punto importante es por qué no puede aceptar la migración.

 

Makoto: “... ¿Por qué ... no elegirías eso?”

Zef: “Tal como dijiste antes, odio. Incluso si recibiéramos esa propuesta, sólo unos pocos la aceptarían. Ah, no hay duda de que el grupo que estuvo involucrado en aquel incidente estará mezclado dentro de los que lo aceptarían. Si Raidou-dono quiere proponerlo a como dé lugar, Este puede notificar a esa gente. Si dividimos a nuestra gente resultará en una gran desventaja en la guerra, pero cuando Este piensa en convertir a la Compañía Kuzunoha en un enemigo, esto es lo mejor.”

 

Aquel incidente ... ¿aquél donde Root hizo un lío?

En ese caso, debe estar hablando de la gente que cree de todo corazón en la Diosa incluso en ese ambiente y situación.

Eso es sinceramente áspero.

Francamente hablando, siento que su tren de pensamientos es diferente en un nivel fundamental.

 

Makoto: “Los creyentes de la Diosa uh. ¿Cómo decirlo? son personas con bastante confianza en sus afirmaciones de paz, eh. El tipo de personas que piensan que el oponente no atacará mientras mantengan sus manos en alto en señal de rendición. También era extraño que estuviesen tratando de hacer que la raza de los demonios - de la que forman en que iba- cayeran como los malos.”

Zef: “Si los hyumans fueran así, sería más fácil ganar. Incluso Este no entiende cómo funciona su cerebro. ¿Incluso saben lo que pasaría si nos declaráramos como esclavos de los hyumans que han estado tratando a los semi-hyuman como una clase inferior durante miles de años y lo consideran sentido común?”

 

Ah, en esa parte, soy completamente de la misma opinión.

 

Makoto: “Cierto. Bueno, con respecto a la tierra, no es todo ventajas, por lo que, si eso divide a la raza de los demonios, por favor, olvídese de lo que he dicho. Yo no tenía esas intenciones.”

Zef: “Hahaha, ese susto acerca de que ellos estaban mezclados entre esa gente era sólo una broma. Por supuesto, hay personas dentro de la raza de los demonios que están en contra de la guerra. Es cierto que son bajos en número, pero son personas que se han cansado de este aire de guerra que ha durado por décadas. Personas que se han cansado de luchar, personas que se han cansado de perder, personas que se han cansado de quitarle la vida a otros... a muchos tipos de personas.”

Makoto: “Ya veo.”

 

Bueno, obviamente hay gente así.

Es cierto que estar dentro de un grupo donde la mayoría está de acuerdo con la guerra, sería asfixiante para gente así.

 

Zef: “No creyentes de la Diosa, solamente son personas cansadas ​​de la guerra y que desean la paz. Este no quiere simplemente lanzarlos lejos. Si se trata de una fuente nociva en el sistema de la raza de los demonios, a éste no le importa que fueran salvados discretamente. En la actualidad, hay alrededor de 10 o más personas que tienen una cantidad decente de autoridad, ¿qué tal?”

Makoto: “Incluso si me preguntas eso ... ¿qué quieres decir con tener autoridad?”

Zef: “Vas a dar tierra a la raza de los demonios. En otras palabras, Sari ha sido de ayuda para usted, por lo que esta vez, usted quiere llevar gente a su empresa, Ese es el verdadero motivo de Raidou-dono, ¿verdad? Algo así, incluso éste es capaz de adivinarlo. No hay necesidad de esconderlo. Este es realmente feliz porque las habilidades de mi raza han sido aprobadas. La parte sobre la autoridad, se refiere a la gente con la que Este tiene que tratar en un futuro cercano. Bueno, simplemente significa que, si usted está pensando en salvarlos, es mejor darse prisa.”

Makoto: “...”

 

Hace unos momentos pensé que estaba increíblemente interesado, pero ahora se ha ido y ha hecho un lanzamiento salvaje.

Realmente no estoy buscando las técnicas y los conocimientos de la raza de los demonios, ¿sabes?

Yo entendí el punto sobre la autoridad, sin embargo.

 

Zef: “Sus voces son grandes y conspicuas, por lo que tienen que ser tratadas, es probablemente lo que yo quería decir. Personas que en la superficie son obedientes, pero mantienen sentimientos opuestos. Si son las personas que no tienen la capacidad de oponerse a los métodos del Señor Demonio, no hay necesidad de apresurarse y tratar con ellos, es lo que creo que quiere decir.”

Makoto: “No. No me importaría tener más manos para trabajar, pero... simplemente pensé que, si esto era suficiente para acabar con la guerra, no sería tan malo.”

Zef: “... La mitad de eso es sólo una tapadera, ¿verdad?”

Makoto: “Uhm, ésas eran mis verdaderas intenciones.”

Zef: “...”

Makoto: “¿Su Majestad?”

 

Zef se quedó callado.

 

Zef: “…Me atrapaste. Parece que Raidou-dono tiene un patrón de pensamiento que Este no puede comprender. Este se avergüenza. Colocar todo en base a ventajas y desventajas, así como cálculos, podría considerarse la influencia de estos tiempos.”

 

Se sentía como si estuviera teniendo un monólogo. Murmuró con una voz débil y agitada.

 

Makoto: “Ahahaha, a menudo me dicen que hago las cosas de maneras que carecen de sentido común. Especialmente últimamente.”

Zef: “No hay necesidad de avergonzarse de carecer de sentido común. Básicamente estamos luchando contra los hyumans por eso. Pero Este ahora lo entiende. Entonces, si ese es el caso ... ¿no te llevarías por favor a esos tipos?”

Makoto: “¿Los 10 o más demonios?”

 

Si es sólo eso, no me importa. Además, si no son creyentes de la Diosa y simplemente están cansados ​​de la guerra, siento que está bien.

 

Zef: “Umu. Desde el punto de vista de Este, es como hacer que se encargue de los problemas por mí, por lo que duele un poco pedirle esto, sin embargo. Si el precedente de Raidou-dono y Sari no existiera, no habría sido una elección para empezar después de todo. Si hay trabajo allí, puedes hacer que trabajen como colegas de Sari, o si quieres, puedes tenerlos bajo arresto domiciliario o confinarlos, esto no importa. Si lo deseas, éste también puede limitarlo a sólo mujeres.”

Makoto: “Por favor, deja de llevar todos los temas por esa tangente.”

Zef: “Así que siempre y cuando puedan trabajar, el género no importa uh. Esto fue un desliz verbal entonces.”

Makoto: “En lo que respecta a ese asunto, volveré a discutirlo. Sólo que... incluso si los acepto a todos, los haré pasar por el mismo contrato que Sari.”

 

Obviamente no creo que solo porque son demonios puedo confiar en ellos.

 

Zef: “Están técnicamente exiliados, así que esto no me importa. Si permanecen dentro de los demonios, su futuro sería aún peor después de todo. Pero para pasar por ese contrato, requeriremos una parte del cuerpo de Raidou-dono. ¿Está bien si vamos a recibir cooperación en eso?”

Makoto: “... El amo no ere yo. Si se trata de demonios, haré que Sari se ocupe de ellos, así que está bien si ella es la maestra. Por supuesto, todavía no se ha decidido todavía.”

Zef: “... Raidou-dono, eres realmente alguien de quien no se puede captar la profundidad.”

Makoto: “Leyendo demasiado profundamente las cosas, leyendo mi mente, y mientras que estas en ello, usas a la Compañía de Kuzunoha para ocuparte de gente molesta; Creo que la profundidad de su majestad es la que es difícil de comprender. En serio.”

Zef: “... En primer lugar, Raidou-dono y éste no pueden ser comparados. Mi profundidad está limitada después de todo.”

Makoto. “¿Eh?”

Zef: “No nada. Este está esperando una buena respuesta. Pero tratar de actuar como un Señor con alguien que esta varias ligas por encima y es caprichoso, mis nervios no pueden soportarlo en serio.”

Makoto: “¿Su Majestad?”

 

Lo único que pude oír fue “No, nada”, pero parece que Zef encontró algo gracioso y se rio.

 

Zef: “Entonces Raidou-dono, Este estará esperando tu llamada en un futuro cercano. Está bien llamar cuando quieras.”

Makoto: “Ah, sí. Gracias por pasar por la molestia de venir hasta aquí.”

Zef: “Por favor da mis saludos a Sari.”

 

Zef estaba envuelto en una esfera que creó con magia, y justo así, flotó y se alejó volando.

Cuando revisé el entorno, pude ver que hay un monstruo grande en espera no muy lejos de aquí, así que probablemente estará volando hasta ese punto.

Desde allí, montará el monstruo y se trasladará a donde está la formación de teletransporte, y de esa manera, regresará.

Aun así, Asora no fue expuesta, pero la oferta de la tierra fue expuesta uh.

¿Son los gobernantes el tipo de gente que puede decir esas cosas?

No me sentí así en Limia, así que tal vez no se aplique a todos.

No sé qué es, pero siento que Zef es diferente.

 

Makoto: “Una guerra en la que matan y mueren no va a terminar con tanta facilidad. Senpai dijo esto también, pero Zef piensa de la misma manera, eh. Si uno lo soportara o lo olvidara sin matar, la cadena de odio terminaría. Migrar y terminar la guerra de esa manera; Una parte de mi probablemente quería que eso sucediera. Decirlo con mi propia boca ahora mismo hace que se sienta poco realista. Me alegro de no haberlo dicho a Zef. Estaba a punto de sorprenderlo haciendo eso.”

 

En el tiempo en que escuché la conversación de los Señores del Mar, incluso pensé que si matáramos a todos los Señores del Mar que estaban del lado del hermano de Serguei-san, el odio desaparecería, y Serguei-san no tendría que preocuparse por eso en Asora. Eso es lo que pensaba.

Tener a un extraño hablando de otra forma de calmar el odio, aparte de matar, además, pedir a su propio Señor que los persuadiera, sería estúpido.

 

“Aquí, toma esta nueva tierra, ahora dejemos la guerra”, no hay manera de que todo salga tan bien.

 

Como era de esperar, no es bueno intentar pensar en detener la guerra con pensamientos tan ligeros.

Por ahora, haré nuestras actividades como la Compañía de Kuzunoha, y me enfrentare a la Diosa en un momento dado. Está bien pensar sólo en eso por ahora.

Incluso en mi vida como comerciante, ahora he podido participar con seguridad en las reuniones del Gremio en Tsige y Rotsgard.

No sólo entre los clientes, he comenzado a entender la importancia de tener conexiones entre los comerciantes también. No solo hay que empujarlos lejos ofreciendo dinero cuando se les ofrece algo y hacer promesas implícitas.

Últimamente, he estado aprendiendo a lidiar con los nobles con estas visitas a países extranjeros.

 

Está muy lejos de ser suficiente, pero si simplemente sigo trabajando de manera constante, puedo reunir la experiencia no importa el caso.

Mis elementos esenciales son malos y cuanto más abro mis brazos, la cantidad de opciones que tengo que decidir aumentará en proporción, así que no puedo avanzar como yo quiero.

Es por eso que no se puede evitar que vaya lentamente.

Simplemente seguiré adelante a mi propio ritmo.

Puede ser que sea tan tarde en el juego, pero así es como pienso.