Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 204: La somnolencia del victorioso.




Manual




Hibiki: “Entiendo... Makoto-kun mando a volar lejos mis emociones serias de los varios millones de vidas que me han confiado. Por lo que me mostro, sentí que era mucho más aterrador que esa Diosa.”

 

Después de que Makoto saliera del pasillo, Hibiki quedó sola.

Un murmullo de auto desprecio salió de su boca.

 

Hibiki: “Soy seriamente de los que tropiezan en las partes más importantes.”

 

La pelea con Io.

Recordando la invitación que hizo a Mio y Lime, Hibiki dejo salir una sonrisa irónica.

Se sentía como si las cosas importantes se resbalaran de sus manos, una sensación irritante.

Como cuando el viento pasa entre los dedos de su mano abierta.

Ella sentía como si fuera un sentimiento similar a ese.

Su auto desprecio continuó.

 

Hibiki: “Si perdemos ante la raza de los demonios, ese será el final; Si perdemos en la guerra contra Tomoki, será el final también; Y si Makoto-kun se vuelve loco, será el final también eh. ¡Qué situación tan increíble! La ultima situación tiene una estrecha oportunidad de esperanza, sin embargo. Un mundo sin la Diosa uh... Pensando en el estado actual de las cosas, definitivamente se convertirá en una época de guerra con la inundación de los países pequeños, por lo que no cambiaría el hecho de que va a ser una situación desesperada.”

 

Una imagen desastrosa apareció en la mente de Hibiki y desapareció.

Ganar contra la raza de los demonios, hacer caer al Imperio, y encima de eso, refrenar a Makoto con algo que no sea la fuerza.

Después de hacer todo lo que podía, Hibiki podría finalmente ser capaz de comenzar con su objetivo.

Tal y como ella dijo acerca de que se vuelva una situación increíble, es prácticamente imposible.

Aun así, Hibiki no puede simplemente retirarse.

 

Hibiki: “Aun así, tengo que hacer todo lo posible hasta el final. Creyendo en mí, muchos han muerto. Por el bien de mi objetivo, he matado a muchos. También hay gente como Naval que se han sacrificado. No puedo rendirme. Tengo que luchar.”

 

Como una persona que ha despertado desde su transferencia a otro mundo, ella ha obtenido la habilidad de cambiar la concepción de los demás en poder para sí misma.

Debido a ese punto también, ella es consciente de los innumerables sentimientos que se han puesto en ella.

Las vidas que le han sido confiadas, y las vidas que le han quitado; teniendo eso en mente, Hibiki pelea.

Hibiki sintió que tenía la obligación de hacer lo mejor hasta el último momento de su vida.

Por eso no puede retirarse.

Incluso si la otra parte es alguien con un poder que fácilmente puede separar esos sentimientos.

 

Hibiki: “En serio... ser un héroe es una posición que merece la pena.”

 

Para Hibiki, la Diosa es la persona que le ha proporcionado este ambiente.

Es por eso que Hibiki siente cierta cantidad de gratitud hacia ella.

Pero eso es todo.

La impresión de Hibiki de ella es como la de la primera persona que la había encontrado.

Tristemente, ella es alguien a quien es difícil respetar como un superior, y hay varios problemas con ella también.

Pero como valor numérico, ella proporciona beneficios, por lo que es alguien que no puede ser ignorada y no hay otra opción que simplemente aceptarlo.

Es algo así.

Pensando hasta allí, Hibiki suspiro.

 

Hibiki: “Haah... Si pudiera cambiar la religión que estoy asumiendo, creo que sería más fácil tener a Makoto-kun en lugar de la Diosa. Incluso si él fuera tratado como un Dios, usando el frente de la adoración, puede ocultarse de muchas maneras. Pero incluso cuando dijo tales cosas escandalosas, las únicas reacciones fuertes que recibí de él fueron con respecto a la Diosa, y ... su discriminación hacia los hyumans. Él no tiene un propósito. Ese muchacho ni siquiera tiene la intención de fundar una nación. Si al menos tuviera algo así ...”

 

Hibiki podía decir que las opciones para el futuro aumentarían mucho.

Si Makoto se convirtiera en rey, si él anunciara que iba a fundar una nación, los hyumans y los demonios no podrían ignorarlo.

Porque sería un gran problema que los obligara a incluso detener esta guerra llena de odio para poder lidiar con él.

Cualquiera que haya visto su poder podría decirlo.

Porque significaría que un país que sobrepasa a todos los países actualmente existentes en cuanto a poder militar nacerá de repente.

Por lo menos, en el tiempo que Makoto y sus ayudantes cercanos estén vivos, no podrían entrar en una guerra total, es lo que pensó Hibiki.

 

Hibiki: “Él no tiene las intenciones de convertirse en un rey o un Dios tampoco. Debido a eso, su incapacidad para ejercer autoridad se está mostrando inconscientemente, y piensa que la diosa es un enemigo a su mismo nivel. Yo en serio no lo entiendo ...”

 

La cintura de Hibiki cayó al suelo.

Hibiki se sentó en el pasillo frío.

 

Hibiki: “Mis piernas cedieron ... pero eso es normal, ¿verdad? Si hubiera cometido un error, podría haber terminado muerta en este lugar. No sólo mi espíritu, incluso mi cuerpo estaba soportando el miedo, eh.”

 

Una fuerza absoluta.

Actualmente, para Hibiki, eso es exactamente lo que es Misumi Makoto.

En el momento en que esos sentimientos tensos se aflojaron, el cuerpo de Hibiki le recordó eso.

Lo que quería preguntar, su invitación, y también, el enfrentamiento que temía.

Para Hibiki, la conversación en este momento era algo que desafiaba con los mismos sentimientos de estar de pie sobre una delgada capa de hielo.

 

Hibiki: (Ya no está en una dimensión en la que pueda pensar en él con los estándares humanos: terremotos, tsunamis, erupciones, tornados... él está cerca de ellos. Luchar contra él no es realista, pero... mientras sea alguien que se mueva con voluntad propia, no puedo ignorarlo, en serio, se ha convertido en un monstruo.)

 

Después, Hibiki se dio cuenta.

Que dentro de sí misma, dos cosas comenzaron a molestarla.

La primera es algo que ella ya había esperado.

Después de todo, eran sus propias emociones.

 

Hibiki: (Entonces, ¿por qué no le obedezco? si es sólo en poder militar, él supera al de un país, un monstruo en la piel de un ser humano. No importa lo que Limia intente hacer, probablemente no sería capaz de vencerlo. Entonces no debería haber otra opción más que conseguir su favor, y aun así ...)

 

Las luces de la tierra cerca del castillo que ella miraba eran pocas, y como ella vio que eran escasas, Hibiki se hundido en silencio.

 

Hibiki: (... ya veo, odio, no puedo perdonar a la raza de los demonios, han quemado muchos pueblos, matado a muchos hyumans, y también a mi compañera... Naval. Ah, tal vez es por eso.)

 

Hibiki asintió unas cuantas veces.

Enfrentar tus propias emociones y controlarlas.

Es algo importante, pero difícil de hacer.

Cuando esas emociones se vuelven tan naturales que parecen estar profundamente arraigadas a ti mismo, se vuelve aún más difícil de hacer.

Superar la muerte de un compañero es también un asunto diferente.

Hibiki finalmente entendió por qué ella no eligió buscar completamente el favor de Makoto.

 

Hibiki: (Por supuesto, yo también he matado a muchos de ellos, dentro de ellos debería haber habido gente con camaradas, familiares y amantes ... Aun así, odio a la raza de los demonios ...ya veo ... así es como se siente estar involucrado. ¿Es el odio de la guerra algo tan problemático?)

 

Hibiki se sorprendió de que dentro de su yo más profundo, el odio hacia la raza de los demonios se había acumulado.

Es cierto que la raza de los demonios es el enemigo, y no hay duda de que son un enemigo odioso, pero ella no sabía que eso la estaba vinculando tanto.

Puesto que ella pensaba que lo tenía bajo control, esto fue impactante.

 

Hibiki: (Para buscar el favor de Makoto-kun, yo tendría que afirmar sus ideales, aunque sea solamente en el exterior. En otras palabras, sería difícil continuar la guerra, por eso yo ...)

 

En otras palabras, ella deseaba que la guerra continuara.

Con la mano tapándose la boca, el par de ojos de Hibiki se abrió de par en par.

 

Hibiki: (Es por eso que no puedo, quiero acabar a mi enemigo, eso es correcto, hasta que mate a Io, yo ...)

 

Pensando en la razón por la que quería que la guerra continuara, llegó a una respuesta.

Al final, fue una razón increíblemente personal, y Hibiki se sorprendió de sí misma.

A pesar de que no era nada gracioso, sintió que una risa salía de su garganta.

Después de un rato, la risa se detuvo, pero Hibiki no se levantó y se quedó sentada.

Estaba pensando en la otra cosa que la estaba molestando.

 

Hibiki: (En el momento en que pensé en Makoto-kun como un monstruo, ciertamente lo sentí ... ‘refugio’, dijo que cuando el mundo entra en caos y se convierte en una situación de fin de siglo, podrían simplemente refugiarse por un tiempo. ¿Por qué tiene la necesidad de refugiarse? No hay duda de que el mundo caerá en un gran caos si la Diosa es derrotada. Pero no es una situación donde los individuos con poder o las organizaciones fueran a tomar refugio. Si se trata de la Compañía Kuzunoha, es realista pensar que es posible incluso ser capaz de convertirse en la compañía número uno, pero él dijo que se refugiaría.)

 

Esa palabra que provenía de alguien fuerte, hizo que Hibiki sintiera una sensación de incomodidad.

 

Hibiki: (Es solo que, cuando viene de la boca de Makoto, no se siente tan extraño... Refugio uh. Un lugar seguro. En otras palabras, tiene un lugar donde no importa si el mundo ha caído en caos, él es capaz de refugiarse. En el incidente de los Variants en Rotsgard, la tienda de la Compañía Kuzunoha fue destruida, y Rotsgard y Tsige no se salvaron del caos.)

 

Hibiki listo los lugares donde Makoto tiene conexiones.

Porque ella quería comprender incluso un poco más de información de Makoto y sus tendencias.

 

Hibiki: (El lugar al que llegó cuando vino a este mundo, la frontera del mundo, si tiene una base en las partes más profundas de esa tierra baldía, eso significaría que está seguro. Se pueden aislar y vivir pacíficamente durante años. Para él quien no piensa en calmar el caos en sí, es posible.)

 

Ella cavo en los recuerdos que tenía de Tsige donde fue a entrenar temporalmente.

Ella intento recordar tantas historias de bases en el terreno baldío como sea posible.

Y entonces, ella llego a una respuesta.

En primer lugar, ese tipo de conversaciones son raras, y por proceso de eliminación, era muy posible llegar a ese lugar.

 

Hibiki: “... La ciudad espejismo. No quiero pensar que es posible, pero ¿podría ser, que es la base de Makoto-kun y la Compañía Kuzunoha?”

 

Un pueblo espejismo del que solo un pequeño número de personas en Tsige han oído hablar.

Al final, Hibiki regresó a Limia sin ir a esa ciudad.

Pero cuanto más lo pensaba, más sentía la relación entre la Compañía Kuzunoha y ese pueblo espejismo.

 

Hibiki: “Una ciudad espejismo localizada en algún lugar de la tierra baldía. Si esa es su base, su primera tienda en Tsige comienza a perecer un espléndido señuelo. El desierto es su base y ha establecido una tienda en Tsige. Así es, si ya tenía una base para cuando dejó el desierto y entró en Tsige...”

 

Hibiki notó otra cosa de miedo.

Sus palabras se detuvieron inconscientemente.

 

Hibiki: (Para servir como base, el terreno baldío está muy lejos, demasiado lejos, una base necesita estar en un lugar donde uno pueda regresar en un corto período de tiempo. Su Majestad y el príncipe Joshua dijeron esto cuando regresaron de Rotsgard, que se había roto la herramienta de tele transportación a larga distancia en la que la Compañía Kuzunoha estaba confiando... Eso es una mentira. No se ha roto. No usan el método de transporte de mercancías normal para “regresar”, tienen en sus manos un método de tele transportación a larga distancia estable. Porque son capaces de refugiarse después de todo.)

 

Hibiki no conoce a Asora.

Ella sabe que hay un pueblo de espejismos en algún lugar de la vasta frontera del mundo.

Sería imposible para ella ser capaz de predecir la existencia de un espacio paralelo, así que incluso si no es una respuesta correcta perfecta, era una conjetura que estaba cerca de lo que es la base de Makoto.

 

Hibiki: (Si él es capaz de hacer negocios en este mundo mientras ignora la distancia por completo, sería lógico que él tenga una tienda y sean capaces de hacer la venta ambulante por todo el mundo. Sí. La Compañía Kuzunoha es como la Diosa. Si yo fuera a considerarlos como una existencia que vive en un plano diferente por completo... ya que ellos declararon que no tenían interés en la guerra, así que hay muchas maneras de lidiar con esto.)

 

Hibiki pensó en cómo va a estar interactuando con la Compañía Kuzunoha.

Al mismo tiempo, estaba estimando la manera de progresar en la guerra con la raza de los demonios.

 

Hibiki: (Es un poco diferente de la petición de Waterfall, pero si hago que Makoto-kun se comprometa a no destruir el mundo, todavía hay salvación. Si somos capaces de traer las ventajas de la Compañía Kuzunoha y él a los hyumans ... entonces, siempre y cuando la raza de los demonios haga un gran movimiento en el tiempo de la Diosa está bien, existe la posibilidad de que se vuelva algo ventajoso para nosotros. Pero bueno, la raza de los demonios también es hostil a la Diosa, por lo que no hay mucho que me preocupe en esta parte eh.)

 

Hibiki se levantó.

Ella camino hacia la dirección opuesta del pasillo por donde se fue Makoto.

Incluso cuando conocía el poder de la Compañía Kuzunoha hasta cierto punto, sus ojos no mostraban la luz de renunciar, reflejaba fuerza.

La conversación de Makoto y Hibiki, y el monólogo de Hibiki. Ese acto había terminado.

 

En una de las torres del castillo muy lejos del pasaje, una sombra estaba de pie allí.

Es la parte del techo de aguja donde no debería haber gente para empezar.

La chica que estaba escuchando a escondidas toda la conversación de Makoto y Hibiki, primero sonrió con su boca, y se extendió hasta los ojos.

 

Mio: “Ufufufu, un rompimiento. Eso es. La forma de pensar de Waka-sama y Hibiki sobre el estado actual era simplemente imposible que coincidiera, después de todo. Ha ido bien.”

 

El sirviente de Makoto, Mio.

Mio había creado un flujo donde conduciría a la conversación de Makoto y Hibiki, y lo indujo.

Pero ella no manipuló el resultado, y tampoco se inmiscuyó en él.

Mio era capaz de leer hasta cierto punto lo que iba a suceder si chocaban con sus opiniones.

 

Mio: “Cuando escuché la valoración de Hibiki por Tomoe-san, se me ocurrió. Que estaría bien ya que Waka-sama y ella no son compatibles. Hibiki quien no sabe lo que hay debajo, y Waka-sama que, en cierto sentido, sólo mira desde abajo. Era un resultado obvio.”

 

La evaluación que Mio había escuchado de Tomoe.

Es algo de lo que incluso ahora Hibiki no es consciente, una parte subconsciente.

De lo que Tomoe dijo: Hibiki no conoce la posición de los débiles.

 

Lo que Tomoe dijo de Hibiki fue: “Ella no entiende la posición de los débiles en absoluto. Debido a que la chica cree que, si hacen lo mejor posible, será capaz de lograr resultados. No importa cuánto luche no será en vano, ella no sabe que hay gente que sólo puede ser débil. Bueno, ella misma puede hacer cualquier cosa que intente desde que era joven, así que no se puede evitar que piense de esa manera.”

 

Y en verdad, eso es lo que piensa Hibiki.

Si intenta hasta la muerte, la gente será capaz de lograr algunos resultados.

Por supuesto, hay muchas personas que en realidad pueden producir ‘algunos’ resultados, pero en la sociedad, también hay una parte que no puede hacer nada, no importa lo que intenten.

No sólo el medio ambiente y el talento, también hay casos en los que hay presión externa a la que no pueden oponerse.

 

Pero Hibiki, claramente no ha estado preocupada de estos casos e incluso en la Tierra nació en una casa rica en Japón y con mucho talento, hablando de lo mucho que entiende del estado actual, tal y como Tomoe dijo, es algo que no puede evitarse.

 

Por otro lado, Makoto no sostiene el punto de vista de un fuerte.

Incluso en lo que respecta a posición y la responsabilidad, él no entiende en qué lugar debería estar.

Sin ninguna broma o exageración, una responsabilidad que se ajuste a la fuerza de Makoto sería actuar pensando en el mundo entero en sí mismo.

 

Mio: “Es por eso que cuanto más aprende ella, menos entiende. Por eso, Hibiki es cautelosa hacia Waka-sama. Y porque ella es incapaz de entenderlo, lo que está tratando de hacer es excluir a Waka-sama tanto como sea posible de la guerra. Pero Waka-sama no lo consentirá.”

 

Mio se reía de una manera realmente alegre.

La figura de Mio riéndose con simplicidad bajo la luz de la luna parecía que la locura se movía a su alrededor y tenía una peligrosa belleza.

 

Mio: “Eso es porque a Waka-sama no le importa si es hyuman o semi-hyuman después de todo. Él ayuda a los semi-hyuman que están en problemas, pero eso es todo. Lo que es importante para esa persona es su propio círculo. Y entre los hyumans que ha visto, ha habido una abundancia de idiotas, por lo que su preferencia se pasó a los semi-hyumans, eso es todo. Es tan simple, y sin embargo... nadie puede entenderlo. Eso es extraño.”

 

Mio ve el verdadero carácter de Makoto de esa manera.

Así es.

Es por eso que Makoto sigue involucrándose con los hyumans, y al mismo tiempo, se ha colocado en un punto en el que no puede tener un campo de visión más amplio, no importa cuánto tiempo pase.

 

Mio: “Es imposible no involucrarse en la guerra. Si hay gente en problemas por ello, Waka-sama actuará. No hay forma de que pueda pensar en lo que sucedería en el futuro o en las cosas problemáticas que podrían venir. No hay necesidad de igualar el ritmo de Hibiki que sólo piensa en grandes cosas como el futuro, o el mundo. En primer lugar, eso son todos sueños vacíos. Waka-sama probablemente lo notó con la conversación de ahora. Para empezar, las cosas futuras deben ser pensadas por la gente del futuro. No importa lo que haga Waka-sama que vive en el presente, lo que le pase al mundo a causa de ello, es simplemente un destino inevitable para las personas que nacerán más tarde.”

 

Una vez más, expreso una lógica irrazonable.

Pero a Mio originalmente no le importa nadie más que Makoto.

Por eso, para ella lo que haga feliz a Makoto es lo correcto.

Si el ruido se vuelve insoportable y su amo está preocupado, ella quitara la semilla de esa angustia.

Las acciones de Mio esta vez, fueron simplemente por eso.

Solo porque Makoto tiene demasiado en cuenta su entorno, hasta el punto de exagerar.

Por eso Mio se movió ligeramente de manera indirecta.

 

Mio: “Los hyumans, los demonios, y esa de arriba, son realmente molestos. Waka-sama está diciendo que no tiene ningún interés, así que está bien si se matan entre ustedes tanto como quieran en un lugar donde los ojos de Waka-sama no los vean. En serio.”

 

Mio desapareció de la aguja, y esas palabras se hicieron casi al mismo tiempo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Makoto: “¿Eh? ¿No es la Sacerdotisa-san, ah no, Sacerdotisa-sama?”

Chiya: “………”

 

Antes de llegar a mi habitación, me encontré con una persona inesperada.

Un miembro del grupo de Senpai, la sacerdotisa de Lorel. Si recuerdo bien... su nombre era Chiya.

Parece que tiene la misma edad que Rinon, así que probablemente tenga 12 o 13 años.

A pesar de que ya es bastante tarde, ella estaba de pie allí como si me estuviera esperando.

Su ropa probablemente tampoco sea la que utiliza cuando va a dormir.

 

Makoto: “Ehm ... ¿tienes negocios conmigo?”

 

Ella mantuvo su silencio, pero le pregunte a quién me ha estado mirando todo este tiempo.

 

Chiya: “Soy la sacerdotisa de Lorel, mi nombre es Chiya. En primer lugar, quiero disculparme por mi descortesía. Lo siento mucho.”

 

Ella bajo la cabeza profundamente.

Aquella de 90°, que dobla mucho el cuerpo.

 

Makoto: “De repente se desmayó, así que por favor no se preocupe demasiado. He oído un poco de las circunstancias después de todo. Uhm, estaría feliz si me dijeras lo que puedas sobre lo que viste.”

Chiya: “No es sólo por la cuestión de mí colapso. En el momento de la cena, no pude participar en ella, ni siquiera una vez.”

Makoto: “Su condición física no era buena, así que no afectó mi estado de ánimo. No se puede evitar.”

 

Es cierto que, en las cenas, estuve siempre con Senpai y el príncipe Joshua, pero no he estado con la sacerdotisa alguna vez.

En una ocasión, había claramente un asiento preparado para ella e incluso la comida estaba servida, y, sin embargo, ella no apareció.

En ese momento, fue probablemente un caso de ‘quizás’, pero si su condición no es buena, no debería haber responsabilidad en no poder asistir a una cena. Incluso cuando ella es tan joven, es una niña muy madura.

 

Chiya: “Muchas gracias. Mi descortesía se puede tomar como una grosería de parte de Lorel, así que es genial que usted diga eso.”

 

Pero ella está muy rígida.

No es un ambiente apropiado para su edad.

Esto no es algo que requiera una disculpa, pero es cierto que lo que ella vio me interesa.

Que es lo que vio que pudo hacer que una chica como esta se perdiera y se desmayara.

 

Makoto: “……”

 

Por eso me quede en silencio y espero sus próximas palabras.

 

Chiya: “Groseramente traté de echar un vistazo a la verdadera naturaleza de usted y de la comitiva de su Compañía Kuzunoha. Incluso si es mi poder como sacerdotisa, es una acción por la que no podría quejarme si fuera a despreciarme. Si así lo desea, podría ser mi deber darte la respuesta de ese resultado.”

Makoto: “No, bueno, no te desprecio ni nada...”

 

En primer lugar, es algo que Senpai te hizo hacer.

Además, si una chica de tu edad tuviera el poder de ver dentro de otros, no creo que sería extraño querer usarlo.

Bueno, la Sacerdotisa-san no encaja tanto con los niños de su edad.

 

Chiya: “Lo que vi en Lime fue un árbol grande y apacible. Sus hojas elegantes y húmedas en la lluvia estaban brillando, y ... tal vez lo estaba haciendo su vivienda, en ese lugar estaba la figura de un joven dragón. No sé si es una pista para algo, pero sentí como si fuera una persona simpática. Así es como lo vi.”

 

Un árbol grande y apacible.

Y un joven dragón, eh.

Ya veo.

Así que es cierto que ella puede ver cosas que sólo ella puede.

Pero comprende muchas verdades. Hay una alta probabilidad de que realmente toque su esencia.

 

Chiya: “Mio-san era... una gran araña negra. La Araña Negra de la Calamidad. Alrededor de su cuello había una gran gargantilla, y esa araña parecía que cuidaba amorosamente esa gargantilla que tenía una cadena unida a ella.”

 

Así que vio a través de la verdadera identidad de Mio perfectamente uh.

Pero una gargantilla ...

Eso probablemente insinúa el contrato de dominio.

¿En ese caso ... esta chica vio esa cadena conectada conmigo?

 

Makoto: “Sí. Hay mucho sobre Mio. Como puedes ver, ella ya no es el monstruo de la destrucción que no tenía sentido de la cordura. En la mayoría de los casos, ella es más segura que en el pasado así que ...”

Chiya: “... No importa si hago un alboroto al respecto, ya he llegado a la conclusión de que la situación no va a cambiar para bien de todos modos. Por favor, no se preocupe.”

Makoto: “Ya veo ... eso es genial.”

Chiya: “Y, usted era ... una figura blanca y pura con la silueta de un hyuman, sin rasgos faciales”.

 

¿Algo así como una muñeca blanca?

No, no creo que eso sea todo.

No es algo para colapsar.

 

Makoto: “La silueta de un hyuman blanca sin rasgos faciales uh. Una vez más, no sé lo que significa.”

Chiya: “Lo siento. He despertado este poder hace poco, así que todavía no puedo comprender con precisión el significado de las cosas que veo.”

Makoto: “No, no te estaba culpando.”

Chiya: “Solo que hay algo, esa forma hyuman blanca tenía una grieta. Una pequeña grieta.”

Makoto: “¿Una grieta?”

Chiya: “En esa parte... Lo siento. En esa parte, a mis ojos, parecía que... allí había algo increíblemente repulsivo que habitaba allí.”

 

Repulsivo.

Dejando a un lado mi apariencia externa, ¿es esta la ruta donde me está diciendo que incluso mi verdadera naturaleza es fea?

Algo así me deprime.

 

Makoto: “¿Fue algo tan repulsivo que te hizo desmayarte?”

Chiya: “No lo sé. No lo miré directamente después de todo.”

Makoto: “Ya veo ...”

Chiya: “……”

Makoto: “……”

Chiya: “¡Por favor! Probablemente no hay nada que pueda hacer, ¡pero ...! ¡Por favor ... no traiga a esa “cosa” afuera! ¡Si en verdad se hace llamar comerciante, por favor!”

Makoto: “Uo, ehm, por favor cálmate un poco.”

 

Cuando pensé que había un breve silencio, la Sacerdotisa-san se acercó como si se hubiera perdido.

Además, lo que ella me pidió que hiciera es algo sobre lo que no tengo forma de hacer algo.

En primer lugar, ¿qué es ‘eso’?

Algo que ni siquiera yo mismo conozco, no hay manera de que yo pueda controlar si sale o no, ¿sabes?

Mientras trataba de calmar a la Sacerdotisa-san, estaba preocupado por la petición a la que yo no podía asentir.

La Sacerdotisa-san que había regresado a sí misma, estaba subiendo y bajando mientras tenía una cara llena de tensión. Por la misma razón, todo su cuerpo seguía rígido.

 

Chiya. “Yo ... lo siento mucho.”

Makoto: “Uhm, no lo entiendo bien, pero haré todo lo posible, así que sería mejor si no le prestas mucha atención. Podrías haber visto algo peligroso, pero parece que no te está mostrando el futuro o algo por el estilo.”

Chiya: “Escuché esto de Onee, quiero decir, Hibiki-sama, pero ella dijo que no tenía una creencia religiosa hacia la Diosa. Ah, no es como si lo estuviera condenando. Por el bien de una referencia futura, ¿puedo oír sobre lo que usted confía, ya sea en espíritu-samas o en los estudios, y las enseñanzas y pensamientos que usted tiene?”

Makoto: “¿Hah? ¿Enseñanzas y pensamientos?”

Chiya: “Sí. Las enseñanzas de la Diosa, las enseñanzas de los cuatro Espíritus elementales que nacen de ellos, y la verdad a la que un número de eruditos han llegado en sus estudios. Ese tipo de cosas.”

Makoto: “... No tengo ese tipo de cosas. Yo no tengo mucho interés en la religión, aun así, si dijera que la ciencia es todo, también creo que no es el caso. Lo que yo confío en uh. Hmm ...”

Chiya: “……”

 

La Sacerdotisa-san me miro y se quedó estupefacta.

Tal vez pensó que recibiría algún tipo de pensamiento mío de inmediato.

Eso no es razonable.

 

Makoto: “Bueno, tengo experiencia en un arte llamado tiro con arco, lo que ha creado algunas reglas dentro de mí mismo. ¿Estás bien con eso?”

Chiya: “Por favor, déjame escucharlos.”

Makoto: “No es algo tan complicado o algo así. Es hacer lo que he decidido hacer con mi propio poder. Es algo que yo mismo he decidido hacer, así que no depende de otra persona, y me aferro a ello con mi propia disciplina. Es bastante vago en muchos puntos, pero es algo así. Pero en realidad, sólo hay una cosa que he decidido hacer.”

Chiya: “¿Qué sería eso?”

 

Tal vez ella está acostumbrada a escuchar la charla de los demás, parece que es fácil hablar con esta Sacerdotisa-san.

...Una de las razones podría ser porque ella es un niño, sin embargo.

 

Makoto: “Continuar con el arco. En el futuro, sin importar el camino que tome, no importa qué trabajo tenga, no importa en qué lugar termine viviendo, he decidido continuar con el arco por el resto de mi vida. Eso es todo lo que hay.”

Chiya: “…Ya veo. Continuar haciendo algo, no importa lo que sea, requiere una voluntad fuerte. Puede ser difícil, pero creo que es un pensamiento espléndido.”

Makoto: “Gracias. Sin embargo, siento que estoy siendo reconfortado.”

Chiya: “Cuando decidas lo que harás, definitivamente lo harás ...”

Makoto: “¿Sacerdotisa-sama? Por cierto, ¿cómo se siente? Si todavía no se siente bien, puedo proporcionarle medicina por si acaso.”

Chiya: “¿Ah? Ah ... Estoy bien. “

Makoto: “Ya veo. En ese caso, ya es tarde, así que ¿cómo va a regresar a su habitación? Si es necesario, puedo acompañarte a mitad de camino.”

Chiya: “Regresaré sola. Estoy agradecida por su consideración. Lamento, molestarlo tan tarde por la noche. Que tenga una buena noche.”

Makoto: “Buenas noches.”

 

¿Qué edad tiene la chica con la que estaba hablando?

Ese es el tipo de impresión que me quedo hasta ahora.

 

Lime: “Ah, jefe. Bienvenido. La sacerdotisa estuvo aquí hace un tiempo, ¿sabes? ¿No la encontraste en el camino?”

Makoto: “Si, lo hice. Esa chica, ella vino sola a esta habitación, eh.”

Lime: “Sí, ella dijo que quería disculparse con el jefe. Le dije que no eres alguien a quien le importe eso, y que te lo diría cuando regreses, para que ella regresara y durmiera, pero ella no me escuchó.”

Makoto: “Ya veo. Bueno, la charla fue algo como eso, gran y gentil árbol-san.”

Lime: “Hah?”

Makoto: “El blanco sin rasgos faciales se irá a dormir ahora. Buenas noches.”

Lime: “Muy bien ... Buenas noches, jefe.”

 

El día de partir de Limia está cerca.

La casa de Hibiki-senpai, el reino de Limia.

Pensé que era un poco cómodo, pero... se convirtió en una visita mucho más fastidiosa de lo que esperaba.

No tengo el poder de pensar en el futuro del país y del mundo como Senpai.

Ni siquiera puedo entender bien a las personas, así que no hay forma de que pueda entender cientos de voluntades y el país que es como la cristalización de la voluntad de una raza.

 

El Señor Demonio, Senpai y los Reyes de cada nación probablemente entienden esas cosas.

Pero para mí, que ni siquiera puedo entender las circunstancias y las tendencias de los empleados de mi empresa, esto es sólo una charla pesada.

No puedo hacerlo, pero al menos debería hacer un esfuerzo eh.

Debo tratar de perseguir lo que puedo hacer.

 

Cuando regrese a Asora, debo tratar de hablar con Tomoe y Shiki sobre ello. Ah, cuando regreso, debo mostrarme en Kaleneon.

... Después de eso, una pequeña charla con Zef...

Debido a que estaba pensando, o algo parecido, sucedió mucho y ya muy tarde, mis pensamientos fueron cortados a la mitad.

Esta somnolencia es la mejor.