Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 167: Del mismo pueblo.




Manual




Sinceramente, Senpai es famosa y sus movimientos son fáciles de predecir, así que nunca me había imaginado un caso donde me encontraría con ella por casualidad.

Es algo afortunado que Shiki, quien está familiarizado con ella, no está conmigo ahora mismo. Tal vez debería estar contento con eso ... Pero no lo estoy.

Si no me equivoco, Shiki estará en Asora durante todo el día.

Lo que significa que no hay posibilidad de que se encuentre con Senpai.

Veamos, la gente que Senpai y yo tenemos en común son el rey de Limia y el príncipe Joshua.

Por lo tanto, es seguro asumir que esos dos han hablado con Senpai acerca de mí al referirse a mí como Raidou.

Pero Senpai es consciente de que soy Misumi Makoto, así que no debería saber que soy Raidou.

Entonces, ¿debo presentarme como Raidou ahora o sería mejor ocultar que soy Raidou?

Si me presento como Raidou, sabrá que Raidou es el líder de la Compañía Kuzunoha. Senpai definitivamente vino aquí sabiendo que la Compañía Kuzunoha está aquí, ¿verdad?

Lo que significa que incluso si lo oculto ahora, tengo la sensación de que el hecho se revelará tarde o temprano.

Espera. ¿Es un problema si Senpai sabe que soy Raidou?

Cuando fui a Limia, no me llame a mí mismo Raidou, creo.

Así que, si no me presento como Raidou aquí, ¿supongo que las posibilidades de que se revele en un futuro próximo son bastante altas?

En ese caso, ¿es mejor decir la verdad?

Podría explicar que estoy usando este nombre falso porque hay alguien (una diosa) que no quiero que sepa de mis movimientos.

Y tengo la sensación de que incluso si trato de mentir aquí, Senpai se dará cuenta de mi comportamiento sospechoso de todos modos.

...

Bien, voy a presentarme como Raidou.

Eso es más fácil, y mejor para el futuro también.

El interior de mi cabeza es bastante caótico ya que estoy pensando en varias cosas, pero de alguna manera logre llegar a una decisión.

 

Hibiki: “Misumi-kun?”

 

Senpai me llamo, ya que me quede congelado en el lugar.

 

Makoto: “Ah, Senpai, de hecho...”

 

Como Senpai me dio una mirada de perplejidad, le explique que estoy usando el nombre de Raidou ahora.

Por alguna razón, Senpai se vio muy sorprendida al saber que soy Raidou.

El rey y el príncipe.

¡Que es lo que le han contado a Senpai sobre mí!

 

Hibiki: “Ah, ¿Raidou? Ese es el mismo nombre que el jefe de la Compañía Kuzunoha, ¿no?”

Makoto: “Sí-sí. Soy el líder de la Compañía Kuzunoha. Aunque estoy siendo ayudado mucho por la gente que me rodea.”

Hibiki: “Misumi-kun es... Raidou... Espera un momento, eso es importante también, pero ¿no hay un detalle más importante?!”

Makoto: “¿Eh?”

Hibiki: “¿Eres un héroe también? He oído de la diosa que solo hay dos héroes en este mundo. El hecho de que estés aquí significa que eres el tercero, ¿verdad?”

Makoto: “Ah... No, mis circunstancias son un poco diferentes de las de Senpai. Lo que la diosa te dijo es correcto. Solo hay dos héroes, ya que yo no soy un héroe.”

Hibiki: “Pero tú fuiste convocado aquí, ¿verdad? Por ella.”

Makoto: “Bueno, sí. Ah, lo siento. En primer lugar, voy a guiarte a nuestra Compañía Kuzunoha.”

 

Parece que Senpai tenía algunos negocios con nuestra compañía desde el principio.

Es mejor ir allí en vez de pararse afuera y hablar así.

 

Hibiki: “¿A la Compañía Kuzunoha? Hmm... Supongo que sí. Pues bien, te voy a molestar unos momentos.”

Makoto: “Sí, por favor siente libre de hacerlo. ‘Por unos momentos’, ¿significa que Senpai tiene otros asuntos importantes que atender?”

 

Se suponía que se dirigía a Lorel, así que dudo que este particularmente libre.

De todos modos, intentaré preguntarle sobre eso.

Parece que nuestra conversación consistirá enteramente en hacernos preguntas, pero estoy deseando hacerlo.

Se suponía que había algunos compañeros con ella, pero ahora mismo está sola.

Es extraño que ella esté llevando su espada que se supone que es su arma en su espalda, envuelta en tela.

Ya que es raro ver gente armada caminando en esta Ciudad Academia.

 

Senpai es un héroe, así que supongo que se está quedando en una posada de clase alta, donde no tendría que preocuparse de que su arma sea robada. Si la dejaba con ellos, sería más fácil caminar.

Sería más seguro llevarla si ella planeaba ir a las áreas peligrosas de la ciudad, pero entonces no entiendo por qué ella no tiene sus compañeros con ella.

Por ahora, como estoy pensando profundamente sobre varias cosas, borre la memoria de la ropa extrema de Senpai, así como mi apariencia de la otra ocasión.

Por eso, no dije mucho durante el corto tiempo que estoy guiando a Senpai.

Como si estuviera pensando en algo por su cuenta, simplemente siguió mi ejemplo en silencio.

 

•••••••••••

 

Hibiki: “Y entonces, me dijeron que la Compañía Kuzunoha tiene enanos expertos.”

Makoto: “Así que los asuntos que tienes con nosotros es que necesitas que tu espada sea reparada. Pero Senpai, incluso con nuestros artesanos, creo que es imposible poder terminarla el día de hoy.”

 

Mientras escucho a Senpai en la sala de la compañía, ella explico por qué vino a la Ciudad Academia con tanta prisa.

También hablamos de la batalla que tuvo lugar en la capital del reino de Limia, pero ella no ha hecho la conexión entre los nombres de Shiki o Larva y nosotros. Eso me hace estar realmente aliviado.

La razón por la que se detuvo en Rotsgard, que no está en el camino entre Lorel y Limia, es por los artesanos de la Compañía Kuzunoha.

La gente de Limia sabe mucho sobre nosotros, ¿eh?

O eso, o enviaron a Otonashi-senpai aquí para pedirnos que trabajáramos juntos con el Reino de Limia.

Incluso cuando estaba en Japón, era la clase de persona que podía dirigir a otros.

Por supuesto, eso sigue siendo el caso ahora.

Ella sigue siendo la misma Senpai que admiré a lo lejos en Japón.

 

Hibiki: “No esperaba que mi arma pudiera ser reparada en un día. Me voy a quedar aquí por otra semana, así que mientras hayan terminado para entonces, no habrá ningún problema. Sería fácil si Beren-san estuviera aquí, ¿está presente?”

 

¿Beren?

¿Por qué se menciona aquí el nombre de Beren?

 

Makoto: “Beren, dices? Está trabajando en nuestra primera tienda en Tsige. ¿Estás familiarizada con él?”

Hibiki: “Esa espada, fue hecha por Beren-san para mí. Aunque parezca un poco diferente a cuando la obtuve de él.”

 

¿Beren hizo un arma para Senpai?

Una extraña relación se ha construido sin que yo lo sepa.

Dijo que estuvo en Tsige por cerca de un mes, ¿así que eso sucedió en ese entonces?

Estoy agradecido de que ella nos escogiera de todas las tiendas disponibles, pero si Senpai y su grupo han estado puliendo sus habilidades en las tierras baldías, es increíble que no nos hayamos encontrado antes.

No estoy seguro si es buena o mala suerte.

De todos modos, no le dieron un producto prefabricado; Es un arma que fue creada para ella.

Y pensar que su relación es tal que ella recuerda su nombre correctamente.

Lo ignoré entonces, así que lo confirmaré correctamente ahora.

 

Makoto: “Por favor, espera un momento. El artesano que trabaja aquí vendrá pronto.”

 

Si es un arma que Beren hizo, no habrá ningún problema con dejarla aquí.

Sólo puedo mostrarlo en Asora esta noche o algo así.

Si tiene una semana entera, estoy seguro de que Beren puede reparar un arma que él mismo hizo.

 

“¿Ha llamado, Waka-sama?”

Hibiki: “Fufu ~”

 

Senpai se ríe, como si encontrara algo gracioso.

¡Al ser recibido por un ruidoso “¡Bienvenido de regreso, Waka-sama!” cuando entramos ella estaba atónita, pero parece que ella lo encuentra divertido ahora.

Ella está reaccionando de esa manera cada vez que escucha que alguien me llama "Waka-sama".

Tome la espada que está envuelta en el paño de Senpai y la entregue a los Eldwa que han venido.

 

Senpai es realmente bonita.

Incluso en este mundo, ella es considerada una mujer hermosa.

De seguro el otro héroe es muy atractivo también.

Tengo ganas de conocerlo, pero siento que también sería un fastidio.

 

Makoto: “Necesitamos arreglar está espada. Confirma si puede hacerlo o no.”

 

Hice esta petición al artesano líder de la compañía.

Me han dicho que no es bueno ser demasiado amable.

Especialmente cuando se trata de semi-humanos, aunque sólo sea en apariencia, debería estar dándoles ordenes correctamente.

Es lo que Rembrandt-san y Zara-san me dijeron, así que supongo que están en lo correcto y lo puse en práctica, pero todavía se siente incómodo.

 

Eldwa: “En seguida. Pues bien, lo examinaré ahora.”

Hibiki: “Por favor.”

 

Una expresión seria regreso a la cara de Senpai mientras mira fijamente al Eldwa sosteniendo la espada ya expuesta de su posición sentada.

Es más educada que cuando habla conmigo...

Supongo que es japonesa después de todo; Es importante respetar a los artesanos, sí.

 

Eldwa: “Me duele decir esto, pero parece que esto se ha puesto en uso en situaciones poco razonables. Voy a trabajar bajo la suposición de que ha tenido algunas batallas feroces.”

Hibiki: “... Sí. Me ha salvado la vida muchas veces.”

 

El artesano continúo examinando la espada cuidadosamente y completamente.

Mire hacia él. Se ha dado cuenta, así que hablo con él a través de la transmisión del pensamiento.

 

Makoto: [Ella dijo que es una de las creaciones de Beren. Está bien si la mandamos a Asora para mostrársela a él, ¿así que puedes aceptarla por ahora?]

Eldwa: [¿Esta es una creación de Beren-dono? Todavía me falta experiencia, para no haberlo notado enseguida.]

Makoto: [Por favor.]

Eldwa: [Haré lo que usted diga.]

Eldwa: “Otonashi-sama, ¿dijiste que te llamabas?”

Hibiki: "Sí. ¿Cómo está? ¿Puede ser reparada de modo que pueda ser usada como lo hice originalmente?”

Eldwa: “No habrá ningún problema. Ahora que miro de cerca, está es la creación de uno de mis colegas. Creo que podemos hacerlo en tres días.”

Hibiki: “¡De Verdad! Entonces, ¿puedo dejarlo a usted?”

Eldwa: “No está en mi decidirlo. Puedo hacer mis propios juicios, pero yo no elijo si acepto o no tu petición.”

 

El Eldwa me miro rápidamente.

Dije que está bien.

No necesitamos hacer estos pequeños actos ahora.

 

Makoto: “Por supuesto, aceptaremos su solicitud. Es una petición de nadie más que Senpai. Un compañero japonés que he encontrado en este otro mundo.”

Hibiki: “Gracias, Misumi-kun.”

Makoto: “De ningún modo. Ya puedes irte y asegúrate de manejarla con cuidado.”

Eldwa: “Por favor, déjamelo a mí. Pues bien, Otonashi-sama, yo me encargaré de su arma.”

 

Aun sosteniendo la espada, el Eldwa inclino la cabeza hacia abajo y salió de la habitación. Mientras lo observo salir, exhalé ligeramente y me hundí profundamente en el sofá.

 

Hibiki: “Como pensé, fue difícil para ti mantener esa actitud.”

Makoto: “Me han enseñado que, al desempeñarme como el jefe de una empresa, ese tipo de cosas es necesario. ¿Lo entiendes, después de todo?”

Hibiki: “Lo entiendo. Eras el tipo de persona que ni siquiera podía adoptar ese tipo de actitud con los Kouhais del club, ¿no?”

Makoto: “Sabes mucho. Nunca imagine que te acordarías de mi siquiera.”

 

Yo nunca fui alguien que destacaba.

 

Hibiki: “Eso puede ser cierto para ti, Misumi-kun. Pero destacabas mucho en el propio club de tiro con arco. Al sobrevivir en ese club el tiempo suficiente para convertirse en su vicepresidente, atrajiste una cierta cantidad de interés. Ah, ¿las personas como tú no eran llamados héroes por algunas personas en la preparatoria Nakakou?”

Makoto: “... Por favor, no me hagas recordar cosas tan extrañas. Incluso si no soy bien parecido, ¿es tan extraño para mí estar en el club de tiro con arco porque me gustan los arcos?”

 

Me quede en el club de tiro con arco por más de un año, aunque no era realmente un miembro atractivo. Debido a eso, tuve este apodo del que quería deshacerme.

Por supuesto, había un montón de gente que se unió al club con los ojos puestos en los miembros bien parecidos, por lo que los primeros años se sometían a un entrenamiento difícil tan pronto como se unían.

Así es como se filtraba a esa gente.

De esa manera muchos de los que entraban en el club para acercarse la gente atractiva y no tenían interés en el tiro con arco se iban. Las selecciones se confirmaron alrededor del otoño de cada año, y el entrenamiento se hacía menos duro.    

El hecho de que las personas atractivas sobrevivieran a través de eso podría ser llamado una de las siete maravillas del mundo.

Pienso que llamar a alguien un héroe sólo porque sobreviven más de un año es cuestionable, sin embargo.

Antes de que me diera cuenta, he estado recordando sobre el club y la escuela preparatoria por primera vez en un tiempo.

 

Hibiki: “Por supuesto. Hmm, me gustaría escuchar la historia de cómo llegaste a este mundo en detalle, pero ...”

Makoto: “Pero?”

Hibiki: “De repente me siento muy nostálgica. No puedo hablar de estas cosas a nadie más, ¿así que vamos a hablar de Japón un poco más?”

Makoto: “¡¿Eh?!”

 

¿Está bien?

Hablar sobre Japón sería mucho más agradable para mí que ser interrogado acerca de cómo vine a este mundo, por lo que estoy agradecido.

Pero está persona es Otonashi Hibiki-senpai.

Ella es impecable tanto en su conocimiento y sus habilidades de lucha.

Los rumores que escucho acerca de ella como un héroe son nada menos que sobresalientes.

¿Es ella la clase de persona que tendría este tipo de conversaciones sin sentido?

No, no lo creo.

 

Hibiki: “Oh, sí, esto es algo que pasó hace bastante tiempo antes de venir aquí, pero hubo un incidente donde el presidente del club de tiro con arco y una chica de primer año que se rumoreaba que era la más linda se enojaron bastante, ¿verdad? Estoy seguro de que lo recuerdas, ya que estabas en el mismo club.”

 

...

¡Lo recuerdo claramente!

Espera, ¿¡estamos empezando con un tema que no puedo discutir!?

 

Hibiki: “¿No sabrás algo de eso, puesto que tú eras el vicepresidente? Estoy segura de que había cosas que no podías decir mientras estabas allí, pero ahora que estamos aquí, no hay algún tipo de limitación física para que puedas decirlas ahora, ¿verdad?”

 

¿Qué demonios quieres decir con limitación física?

 

Makoto: “E-eso es ...”

Hibiki: “He hecho todo lo que necesitaba para hoy. Todos eran asuntos personales que necesitaba encargarme de todos modos, así que he estado moviéndome por separado de todos los demás. He resuelto el asunto con respecto a mi espada, también. Estoy segura de que será bueno para ambos pensar en nuestros recuerdos en Japón.”

 

Cuando Senpai sonríe, es realmente hermosa.

De alguna manera recordé nuestros estatus sociales en la tierra, y estoy presionado a asentir simplemente por el poder de su sonrisa.

Con esta relación entre Senpai y Kouhai, tengo la sensación de que no se me permite estar de acuerdo o en desacuerdo. Al menos para mí, quien era parte de un club deportivo.

Bueno, no tengo que ser tan cauteloso al hablar de Japón.

 

La diosa, o Larva.

 

Si la distraigo de mencionar esos temas, tal vez pueda arreglar las cosas con sólo tener una conversación tonta y agradable entre dos personas de la misma ciudad.

Mi conversación con Senpai, que es a la vez un buen conversador y un buen oyente, es mucho más viva de lo que podría haber imaginado.

Nos sentamos en la sala de estar y tenemos una larga y agradable conversación mientras recordamos nuestra ciudad natal.