Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 178: Bienvenida y audiencia.




Manual




Desfile.

Ellos realmente hicieron uno.

Con un carruaje abierto y ornamentado de manera vistosa al nivel de los santuarios móviles de los festivales, nos llevaron desde la entrada de la ciudad hasta el castillo.

Desde que vine a este mundo, esta ha sido la mayor vergüenza que he sentido.

Me hizo pensar que no hay otro día que me haga querer traer mi máscara tanto como hoy.

En la parte delantera, Io avanza lentamente en algo que parce ser un caballo negro; A nuestro lado está Rona.

 

Bueno, estos chicos están en su propio país, y su posición es la de un general demonio, por lo que probablemente están acostumbrados a este tipo de tratamiento.

Pero yo era un ciudadano normal en Japón, y en este mundo soy un comerciante, por lo que ser capaz de hacer frente a este tipo de eventos inmediatamente es imposible.

De algún modo pude devolver mi cara rígida a la normalidad, pero no pude llegar a un entendimiento o liberarme de pensamientos obstructivos.

 

Los que más me sorprendieron fueron Mio y Shiki.

Mio tenía un rostro despreocupado como si nada estuviera pasando, y Shiki respondió sonriendo a las palabras de bienvenida lanzadas hacia él y agitaba su mano.

Increíble.

Estos dos son honestamente impresionantes.

 

Además, no sé si esto es parte del sentido de los valores para la raza de los demonios, o eso es sólo su valoración de lo hyumans, pero se sentía cool.

 

Tan pronto como el desfile comenzó, obviamente, las miradas de la multitud de piel azul que estaba alineada a ambos lados de la ancha calle se reunieron sobre nosotros.

He reducido la armadura mágica hasta un punto en que no se puede ver, y mi poder mágico se encuentra en un estado en el que a otras personas les resulta difícil de notar.

Debido a eso, yo, quien era el invitado principal, fue mirado con ojos perplejos; A Mio la veían con curiosidad; Y ante Shiki, simplemente dejaron escapar su aliento.

 

De nosotros tres, el que estaba mostrando el mayor poder hacia el exterior era Shiki.

No mucho después, miradas de respeto también fueron dirigidos a Mio.

Ojos brillantes se dirigieron a ella.

No mucho tiempo después, también me invadieron los aplausos.

Aunque cuando tengo el rostro descubierto.

Para la raza de los demonios, la apariencia es secundaria. Comprendí que aquí evalúan a las personas por su poder.

 

Debido a que son demonios, tienen la piel azul y tienen cuernos en la cabeza, pero como se espera de gente creada por la Diosa, todos tienen características de aspecto agradable.

 

No sé qué clase de introducción hicieron para nosotros, pero ser recibido por un grupo de bellezas se siente incómodo.

 

Shiki: “Fufufu, realmente lo hicieron. La recepción de la noche anterior en el pueblo también fue exagerada, pero no esperaba que pasaran por tanto esfuerzo.”

 

Entramos en un imponente castillo, y nos condujeron a una habitación espaciosa.

Shiki, esto no es algo para reírse.

Aquí estoy yo, incapaz de dejar de suspirar por la fatiga mental.

Si bajo mi guardia, un profundo suspiro saldrá de las profundidades de mi estómago.

Incluso si Mio me confirmó que no hay interferencias y espionaje en esta habitación, mis rápidos suspiros de fuego no se detuvieron.

Qué deplorable.

 

Mio: “Había varias tiendas que parecían tener comida deliciosa. Las revisaré más tarde.”

 

Ahora que lo menciona, el aspecto de kebab parecía bueno.

Espera, no se trata de eso.

¿Está bien salir afuera? Eso es lo primero que se debe responder, Mio.

Fuh...

 

Makoto: “Salir uh. Voy a preguntar más tarde y ver si podemos salir, Mio. Y entonces, como era de esperar, ¿la recepción en el pueblo la noche anterior también fue un plan suyo, Shiki?”

 

Pedí la confirmación de Shiki.

Es cierto que para una ciudad que ha estado resistiendo esa dura ventisca, nos dieron una cálida bienvenida.

Pensé que podría ser porque ellos creen que gente relacionada con el Señor Demonio y los Generales Demonios había llegado, ¿pero hay algún tipo de razón subyacente?

Lo más que pensé fue: “El Señor Demonio también está dando órdenes a las ciudades”.

 

Shiki: “Por supuesto. ‘Incluso en lugares inesperados, la raza de los demonios es un monolito, y el Señor Demonio también tiene buena reputación’, es probable que esa sea la impresión que estaban tratando crear. El desfile es también una parte de eso. Probablemente pensaron que una bienvenida como esa era obvia para los invitados del Señor Demonio, y debieron querer demostrar la confianza que tienen en su propio señor.”

Makoto: “¿Estás tratando de decir que está reunión es otra forma hace presión política?”

Shiki: “No. El Señor Demonio sin duda está gobernando adecuadamente a los demonios, no a los semi- hyumans en su conjunto. Esta capital es sin duda el lugar en donde la mayoría de la población son demonios, pero ver semi-hyumans no era raro, ¿verdad? Estaban mezclados naturalmente entre los ciudadanos que nos recibieron.”

Makoto: “Ah, eso es verdad. En ese caso, no habrá ninguna necesidad para ellos de explicar las cosas. Seríamos capaces de decir con sólo mirar en los alrededores.”

Shiki: “... Querían que comprendiéramos a la raza de los demonios en el corto periodo de tiempo de nuestra estancia, es probable que sea eso lo que estaban tratando de lograr. Si fueran personas que sólo tuvieran buenos puntos... habría sido más fácil.”

Makoto: “Eh, ¿hay algo problemático?”

 

Viendo las palabras de Shiki estancándose, sentí una especie de presentimiento.

 

Shiki: “No. Parece que del lado de la raza de los demonios están intentando comprender a Waka-sama apropiadamente. A este ritmo, probablemente no buscaran un camino de conflicto. Por supuesto, estaré vigilando y brindando apoyo.”

Mio: “Sí, haz tu mejor esfuerzo Shiki. Te dejaré esa parte. “

 

Mio

Si estás dejando que él se encargue, entonces ¿qué es lo que tienes pensado hacer?

 

Shiki: “Dejaré la protección de Waka-sama y la exhibición de la imprudencia a Mio-dono. Cuento contigo. Si no tengo que usar mi poder como Larva, probablemente entenderán un poco la profundidad de nuestro poder después de todo.”

Makoto: “... ustedes dos, estoy contando con ustedes, ¿de acuerdo?”

 

Parece que Mio tiene intenciones de trabajar.

Por ahora estoy aliviado.

Ah, ahora me siento nervioso.

En Rotsgard, cuando me reuní con la gente de alto nivel de los países, fue durante una situación de emergencia, así que recuerdo que no estaba tan nervioso.

Ser recibido en este tipo de manera e incluso hacer un desfile, bueno, eso era de esperar.

En el Imperio, antes de que pudiera ponerme nervioso, sucedieron un montón de eventos, y Tomoki sirvió como un buen alivio de estrés. Bueno, él hizo posible que lo usara de esa manera.

 

*Golpe*

 

Uo, está aquí.

 

“Disculpe mi intrusión. El representante de la Compañía Kuzunoha, Raidou Misumi-sama. Los preparativos para la audiencia han concluido. “

 

Una voz serena.

Esas palabras vivas aumentaron mi nerviosismo.

Respira profundo ~, respira profundo ~.

 

Makoto: “¡Ah, sí! ¡Iré pronto!”

 

Shiki abrió la puerta y se dirigió al pasillo.

Había dos soldados armados y dos demonios con un aspecto agradable.

¿Hay 4 personas viniendo a guiarme?

No, los otros dos no están armados. ¿Han venido funcionarios civiles también?

Deben haberse dado cuenta de que me les quedé mirando inconscientemente, los dos bajaron la cabeza.

Pero no dijeron nada.

Los dos tiene una diferencia de altura como la de Akua y Eris.

 

El alto es un hombre de pelo corto y de color azul índigo y un fino cuerno de cabra.

En términos de edad, obviamente es mayor que yo, pero creo que es joven. ¿Tal vez en sus veintitantos?

Su comportamiento es suave y tiene una suave sonrisa en su rostro.

 

La otra es una mujer pequeña.

O más bien, como una niña.

Cabello largo rubio y lacio, y un cuerno pequeño.

Su boca parece sonriente, pero sus ojos muestran una luz como si me estuviera inspeccionando.

... Al menos es mejor que los ojos tramposos de Eris.

 

Hmph, bueno, debería haber una explicación más tarde.

 

A pesar de que han venido a decirme que los preparativos de la audiencia han terminado, sería grosero seguir hablando aquí. Como dijo Shiki, parece que la raza de los demonios no vendrá con ningún juego sucio, así que simplemente seamos obedientes.

Esto puede ser etiqueta común para la raza del demonio.

 

Soldado: “Entonces nosotros los guiaremos.”

Makoto: “Por favor.”

 

Uno de los soldados armados midió el tiempo y me habló.

Asentí con la cabeza.

En este momento es sin duda mediodía, y, sin embargo, estamos caminando por un pasillo con las luces encendidas.

Siempre es de noche aquí después de todo.

Una capital donde la noche es eterna suena un poco cool.

 

Las personas que estaban caminando en la dirección opuesta, no importa su apariencia, todos se movieron a los lados y bajaron la cabeza cuando nos vieron.

Sí, es vergonzoso.

Pero ese tiempo no continuó por mucho tiempo.

Llegamos a una gran puerta que parece más bien un portón.

Había dos robustos soldados... no, tal vez son caballeros, con una clara diferencia en el color del cabello a ambos lados de la puerta.

Los dos que estaban caminando silenciosamente hasta ahora, se acercaron a los dos soldados y se acercaron a la puerta. Parecen estar hablando de algo.

Como era de esperar, los dos con buen aspecto personal tienen probablemente de una posición más alta.

 

Mientras pensaba eso, la gran puerta se abrió.

Yo estaba iluminado por una débil luz, así que tal vez tiene algún tipo de magia.

Como la puerta que se abrió sin hacer ruido, pude ver una alfombra roja extendida.

Oh, realmente luce como una sala de audiencias.

Al ser instado a entrar, pensé esto antes de entrar en la habitación.

Tal vez hay algún tipo de etiqueta aquí.

 

Makoto: “Uhm, ¿puedes por favor decirme si hay algún tipo de costumbre que estoy obligado a hacer?”

 

Me acerque al hombre sonriente que desprende un ambiente que hace fácil hablarle, y tranquilamente le pregunt3.

 

“Está bien actuar como lo hace normalmente. Es un hecho que usted no conoce la etiqueta de la raza de los demonios. Si Raidou-sama siente respeto por nuestro Señor, entonces basta con que lo muestree a su manera.”

Makoto: “Yo... ya veo. Entendido.”

 

'Si no lo sabes, está bien, aunque te falte modales, es lo que él está tratando de decir, ¿verdad?

Bueno.

Vamos.

Decidiéndome, di un paso adelante.

El hombre que me dio una explicación y la chica que vino junto con él estaban de pie a ambos lados de la alfombra roja en la que avanzaba.

¿Estas personas estarán participando en la audiencia también?

Si hay gente así, me sentiría mejor.

Seguí recto por la alfombra roja.

Mio y Shiki me estaban siguiendo unos pasos atrás.

Después de la alfombra roja, hay una escalera, y después de eso está el trono.

Puedo ver que hay alguien allí.

...aunque, está de pie.

¿No está sentado en el trono?

No no no, no sólo eso, ¡¿está bajando por las escaleras?!

¿Eh?

¿Se supone que el Señor de la raza de los demonios debe hacer algo así?

No es bueno, no caeré en el caos.

Esto podría ser un plan de ellos también.

 

Yo estaba a punto de caminar a pasos rápidos, pero de alguna manera fui capaz de mantener mi velocidad.

Si continúo adelante, alguien probablemente me notificará dónde está el punto en que debo detenerme.

Camina a un ritmo tranquilo.

Estoy totalmente en los límites de ingenio dentro de mi cabeza, sin embargo.

La persona quien es probablemente el Señor Demonio no se detiene y sigue bajando las escaleras.

La distancia se acorta constantemente.

Esto es inesperado, realmente inesperado.

Estar desconcertado en esta ocasión no puede evitarse.

Por lo menos debería intentar no tartamudear. Sí, vamos a hacer eso.

 

¡Subordinados, detengan a esa persona!

Su Señor y un comerciante desconocido terminarán hablando a corta distancia, ¿saben?

¿No es eso malo?

Pero mis gritos internos terminaron sin respuesta.

Mis piernas se detuvieron.

Porque no puedo avanzar más.

Justo delante de mí, está el Señor Demonio.

Lleva una capa de lujo que cubría todos los lados de su cuerpo.

La altura de mi mirada estaría a la altura de su pecho, así que la primera impresión que apareció fue su capa.

 

Dirigiendo mi mirada hacia arriba, hacia el Señor de la raza de los demonios que está de pie, mire su cara de cerca.

Él es más joven de lo que yo pensaba.

Es una apariencia que me haría cuestionar si ya cumplió 40 años.

Como hombre, parece estar en la edad en la que ha pasado el período difícil.

Su cabello corto rubio con un corte de tortuga fue levantado para evitar tenerlo en su cuerno. Alrededor de la parte superior de sus orejas, hay dos cuernos curvos gruesos como los de una cabra.

Nuestros ojos se encontraron y los dos nos miramos.

 

Él es un Señor. Puedo decir eso de un solo vistazo.

Qué increíble presencia.

Si lucháramos, probablemente yo ganaría.

Pero, cómo decirlo. Bien, es un hombre al que no puedo superar en nada aparte de eso, es lo que pensaba.

Sus ojos no tienen un filo capaza de ver a través de cualquier cosa, pero esa mirada parece envolverlo todo.

Su rostro había puesto una amplia sonrisa.

Pero eso no era una sensación de cercanía, era algo que le hacía sentir aún más imponente. Me sentí abrumado por ella.

 

Al darme cuenta de que mis piernas estaban a punto de retroceder, las detuve.

Entonces, me di cuenta. Una mano se extendía desde el Señor Demonio.

Pensé que estaba pidiendo un apretón de manos, así que reflexivamente extendí mi mano derecha, y justo como esperaba, la agarró.

Con una resistencia relativamente alta.

 

Zef: “Me alegra que hayas venido. Bienvenido a la capital de la raza de los demonios, Raidou-dono. Este es el Señor de los demonios, en el exterior, el pueblo lo llama Señor Demonio. Mi nombre es largo y problemático, así que está bien que Raidou-dono recuerde a este como Zef. *”

*(Nota: El señor de los demonios habla refiriéndose a sí mismo en tercera persona, pensé en cambiarlo, pero mejor lo dejé así)

 

Con una voz clara, el señor de los demonios hablo.

 

Makoto: “Zef-sama. Yo soy Raidou Misumi. Un comerciante que dirige a una empresa llamada Compañía Kuzunoha.”

 

Eh, no dije nada extraño, ¿verdad?

Debería estar bien, ¿verdad?

 

Zef: “Umu, este realmente lamenta tener que hacerte caminar por una ruta tan dura. Estamos en medio de una guerra, así que por favor perdónanos. A cambio, por el tiempo en que usted está aquí, este le promete que usted no enfrentará ningún malestar. Junto con la grosería de los subordinados de esta persona, yo mismo les haré expiar sus culpas. “(Zef)

Makoto: “Le agradezco sus palabras. Pero el asunto con los Generales Demonio fue un infortunio que trajo la guerra e hizo que nuestros objetivos se cruzaran. Por favor, no piense en algo como un castigo.”

Zef: “Un infortunio que trajo la guerra, eh. Lo tomare de esa manera entonces. Este está realmente agradecido. Pero sobre el entretenimiento, es algo obvio hacer algo para nuestros huéspedes. Este quiere que usted disfrute de su estadía. ¿Y esos dos subordinados de Raidou-dono? ¿Son Gente de su compañía?”

Makoto: “¡Oh, lo siento! El hombre se llama Shiki, y la mujer es Mio. Los dos son mis vasallos y me están ayudando mucho.”

 

Con mis palabras, Mio y Shiki levantaron sus cabezas e hicieron una ligera reverencia.

 

Shiki: “Mi nombre es Shiki. Uno de los miembros de la Compañía de Kuzunoha que ha venido con el maestro.”

Mio: “Igual aquí, Mio.”

Zef: “Hoh los dos parecen ser muy fuertes. Éste esta celoso de Raidou-dono. No, decir algo como estar celoso sería grosero, eh. Raidou-dono debe poseer un gran poder también. Entonces es natural que estos dos sirvan bajo su mando. Fue el error de este, por favor discúlpeme.”

Makoto: “Ellos siempre me están ayudando de muchas maneras.”

Zef: “Mis disculpas. Pero es lamentable que éste ni siquiera pueda medir su fuerza. Si lo está ocultando, significa que tiene la suficiente habilidad para ocultarlo de este. Parece que la visita de la Compañía Kuzunoha será fortuita para nosotros la raza de los demonios.”

Makoto: “Esas palabras se desperdician en mí.”

Zef: “Fufufu. Una audiencia que pueda tensar los hombros sería agotadora para Raidou-dono, ¿verdad? Entonces cambiemos de lugar y tengamos una charla ociosa.”

 

? !!!

¡Todavía no ha terminado!

 

Makoto: “Entendido. ¿Le importa que mis seguidores nos acompañen también? “

Zef: “Por supuesto que no. Sus compañeros también pueden venir. Bien, éste está pensando en tener a algunos de mis hijos acompañándonos. Es una buena oportunidad para que tengan una conversación con un hyuman, y, además, un comerciante. ¿Está bien?”

Makoto: “Hijos huh. No me importa. “

 

Los hijos del Señor Demonio. ¿Entonces significa que son el príncipe y la princesa?

 

Ahora que lo pienso, la princesa Lily de Gritonia, el príncipe Yoshua de Limia; Tengo una buena cantidad de príncipes y princesas como conocidos.

Me hace sentir que mi compañía y yo somos extrañamente famosos.

 

Zef: “Entonces vamos.”

Makoto: “... Zef-sama nos guiará por sí mismo?!”

 

Mi tono fue reflexivamente fuerte.

 

Zef: “No te preocupes, está a la vuelta de la esquina. Ah, no has puesto nada en tu estómago desde que viniste a la capital, ¿verdad? Sobre eso, éste tiene preparado algo.”

 

¿Zef-san miro a Mio?

Mire a Mio.

No es como si estuviera insatisfecha por el hambre.

Incluso parece que ella está un poco feliz de saber que vamos a comer algo.

Agitando su capa, Zef-san camina hacia la puerta de la que habíamos entrado.

Yo seguí al Señor Demonio.

Obviamente sería malo ser dejado atrás.

Con una velocidad que no se puede considerar una carrera, me apresure a seguirlo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Zef: “Ahora bien, la Compañía Kuzunoha es un grupo interesante. ¿Qué piensan ustedes?”

 

Una habitación que se usa para reuniones.

En la mesa grande hay platos, y comida ligera que se pueden tomar con la mano fueron traídos a ella.

Comenzando con el Señor Demonio, los demonios que estaban en ese lugar todavía tenían comida en sus platos, pero los tres platos en los asientos vacíos que todavía estaban sobre la mesa y su contenido había sido limpiamente terminado.

Esto es después de que la conversación con Raidou, Mio y Shiki habían terminado.

La situación en la habitación era prueba de ello.

 

“... Una bestia que devora la carne, no importa lo dócil que trate de ser, no habrá ninguna seguridad de que no atacará. Esa es la impresión que tuve de la Compañía Kuzunoha.”

 

El primero en responder a las palabras del Señor Demonio fue uno de los demonios que fueron a recibir a Raidou; el hombre alto.

 

Zef: “Roshe uh. Fumu, entonces si es así, si se tratara de ti ¿cómo te asociarías con Raidou y la Compañía Kuzunoha? “

Roshe: “De sus palabras, creo que obtener una verdadera cooperación de ellos es imposible. Pero no hay necesidad de salir de nuestro camino para despertar el peligro que duerme. Tendremos una conexión cuando sea necesario, y en el futuro, creo que sería apropiado actuar de una manera en la que no terminemos frente a frente contra ellos. Afortunadamente, parecía que no tienen ninguna intención de proporcionar poder a los hyumans.”

Zef: “Así que la cooperación será imposible, eh. Ciertamente es cierto que será difícil. Ellos declararon claramente que no tomarán ningún poder como aliados. Incluso si alguna de las partes hace una acción que beneficie a la otra, será una acción que se relaciona directamente con su beneficio y no con las intenciones de ser hostil con nadie”.

 

Roshe asintió con la cabeza ante las palabras del Señor Demonio.

 

Rushia: “Las palabras de Raidou sonaban muy peligrosas para mí. En esta guerra que tiene nuestro destino en juego, ellos sólo participarán en la guerra tomando en cuentas sus beneficios en primer lugar. Así es como me sonó.”

Zef: “Rushia, ¿estás diciendo que la Compañía Kuzunoha se convertirá en una tercera potencia?”

 

La siguiente en hablar fue una mujer.

Una mujer diferente de la chica que había venido a recibir Raidou. Una mujer con un ambiente tranquilo alrededor de ella.

Mirando directamente al Señor Demonio, la luz en sus ojos no vaciló.

De este grupo, ella es la única que lleva una armadura, incluso si es ligera, lo cual la hizo destacarse.

 

Rushia: “... Ahora mismo no iría tan lejos como para decir eso. Pero es como tener una espada colgada en nuestras cabezas. Una sensación de agitación”.

Zef: “... Las palabras de Raidou: ‘Si hay hostilidad, vamos a responder apropiadamente’, ¿es la parte por la que usted está preocupada?”

Rushia: “Sí. Raidou dijo que, si alguien atentaba contra sus amigos, no lo perdonaría. De una manera clara.”

Zef: “Este piensa que esas palabras suyas tenían otra manera de tomarlo. Lo más probable es que su fundamento sea que no mostrará hostilidad a nadie; Ese es el significado que quería transmitir al decirlo.”

Rushia: “Pero tal como lo ha dicho su Majestad, Raidou hizo una alusión a la posibilidad de hacer algo que pudiera antagonizarnos. Además, añadió su intención ignorarnos por completo.”

Zef: “Fumu, esas palabras, éste no piensa que fueran dichas con las intenciones que tú has dicho, Rushia. Sin duda hay algunas palabras de Raidou que dieron un sentimiento dudoso, sin embargo.”

Rushia: “Mientras Raidou y la Compañía Kuzunoha no indiquen adecuadamente su posición, sin decir si son blancos o negros, estoy en contra de estar íntimamente relacionada con ellos”.

Zef: “Este ha entendido bien su punto de vista ahora. Sem, ¿cómo lo ves?”

 

Escuchando las últimas palabras de Rushia, el Señor Demonio cambio la conversación al hombre que estaba escuchando silenciosamente la conversación.

Un demonio con un largo y plateado cabello atado en un bulto y con gafas.

También es el demonio que secretamente siente cercanía hacia Raidou porque sentía como si fueran camaradas de cristal.

Aunque el Raidou en cuestión ya los había dejado atrás desde el asunto en el terreno baldío, sin embargo.

Abriendo sus estrechos ojos, el hombre llamado Sem hablo.

 

Sem: “Tengo una opinión similar con hermano mayor, pero pienso que sería mejor tener una conexión más profunda con ellos.”

Zef: “Hoh Eso es muy diferente a lo que piensa Rushia.”

Sem miro a Rushia.

 

Ella no mostró una expresión disgustada después de oír la opinión de él, la cual es prácticamente todo lo contrario de la suya. Ella cerró los ojos y se quedó sentada silenciosamente.

 

Sem: “Tenemos diferentes posiciones por naturaleza. Si estuviera en la misma posición que Rushia, quien piensa que la defensa nacional es lo más importante, habría tenido la misma opinión que ella.”

Zef: “Ustedes que están en la posición de la diplomacia, tienen una opinión diferente, ¿verdad? Vamos a escucharla.”

Sem: “Sí. Lamentablemente, Raidou-dono no respondió a muchas de las preguntas que le hice y fue sobre todo Shiki-dono quien lo hizo, pero creo que esta es la opinión de la Compañía Kuzunoha. En primer lugar, poseen una capacidad de transporte que nos supera por longitudes y límites.”

Zef: “... ¿Cuál es tu base?”

Sem: “Han experimentado los duros caminos en el territorio de la raza de los demonios. Pero bueno, incluso en el territorio de la raza de los demonios ese es uno de los lugares más duros. Nuestro territorio ha aumentado bastante después de todo.”

Zef: “Sem, eso no responde nada.”

Sem: “Oh, lo siento. Inconscientemente lo alargué. Es por mi mal hábito. En otras palabras, han experimentado ese nivel de viaje y, sin embargo, por ejemplo, al pregunté algo así como: ‘Si necesitamos este tipo de cosas, ¿podrías traerlas?’ Shiki-dono asentía normalmente y su Precio era verdaderamente razonable. Era un precio que colocado puramente para obtener beneficios del costo de producción.”

Zef: “... Continúa.”

Sem: “Sí. En otras palabras, no toman en cuenta los gastos que vendrían con el transporte a estas tierras. La garantía para el peligro debe hacer el precio aún más alto o sería extraño. Además, estaban hablando como si no tuvieran ningún problema en traer frutas, verduras y carne. Esto es algo que Raidou-dono dijo, sin embargo.”

Zef: “¿Es por eso que piensas que la Compañía Kuzunoha tiene algún tipo de método para trasportar las mercancías, además, de una manera que no entraña ningún peligro?”

Sem: “Así es como se puede tomar. Si hay una empresa que sea capaz de transportar las mercancías desde lejos sin ningún daño en las mercancías, su valor sería inconmensurable. No habría ningún otro socio comercial extranjero tan beneficioso como ese. El problema sería si nuestro mercado apelaría a su interés, sin embargo. No creo que sea un problema tan grande ya que es un hyuman y las especialidades del territorio de la raza delos demonios tienen un valor raro. Por supuesto, pensando en la posibilidad de que esos bienes puedan ser vendidos a otros hyumans, creo que sería mejor no intercambiar nada que esté relacionado con nuestra información clasificada.”

Zef: “Entonces su opinión es: 'Como un socio que puede ayudar a enriquecer a la raza de los demonios, sería mejor mantener una conexión con ellos'?”

Sem: “Sí. Estamos empezando a crear un país rico para nosotros los demonios y los semi-humanos que han decidido coexistir con nosotros. Pero el territorio que se ha hecho más grande ahora, todavía tiene un movimiento lento de las mercancías. Si creamos una buena conexión de negocios con la Compañía Kuzunoha, se convertiría en una gran ayuda para la distribución de mercancías en nuestro territorio. Si se pone un ejemplo, sería como tener la sangre fluyendo de mejor manera a través de las venas.”

Zef: “Así que estás diciendo que la raza de los demonios no tiene sangre fluyendo todo el camino, eh.”

 

Las palabras del Señor Demonio tenían un tono de auto-culpa.

 

Sem: “El rápido desarrollo siempre creará curvas en algunos lugares. Es sólo por mi falta de habilidad. Normalmente, no debemos confiar en fuentes externas, pero, aun así, he juzgado que nuestra raza de los demonios en estos momentos requiere de su existencia.”

 

Esto es lo que declara Sem.

Para Sem, la Compañía Kuzunoha podría haber parecido la mano de la salvación.

 

Zef: “Entendido. Este lo usará como referencia. Ahora bien, solo falta Sari uh. Éste pensó que usted sería la primera en expresar su opinión. La primera que quería venir era usted después de todo.”

Sari: “...”

Zef: “Después de ver a la Compañía Kuzunoha y hablar con ellos; Éste quiere que me digas lo que piensas al respecto.”

Sari: “... Sí”

 

La última persona a la que el Señor cambió la conversación fue una niña pequeña.

Una de las personas que vinieron a escoltar a Raidou.

Tenía una cara como si meditase algo de una manera profunda, muy profunda.

Haciendo una breve respuesta, Sari apartó la mano que estaba en su boca y levanta la cabeza.

 

Sari: “Esa gente ... no, más exactamente hablando, Raidou es increíblemente peligroso.”

Zef: “... Fumu.”

 

La misma dirección que la opinión de Rushia, eh, es lo que pensó el Señor Demonio.

Para alguien que tenía interés en ellos, se había detenido a un punto de vista bastante normal, es también la inesperada sensación que tenía de Sari.

Ella continúo.

 

Sari: “Mi aliado por naturaleza es el análisis de información, pero después de estar cara a cara con estas personas, estaré hablando con un poco de instinto mezclado también”.

Zef: “A este no le importa. ¿Qué sentiste?”

Sari: “Poder sin rastro. Por otra parte, en una extensión abrumadora.”

 

Al oír las palabras abstractas de Sari, todas las personas presentes estrechan sus ojos.

 

Zef: “Estás diciendo las palabras abstractas. Eso es raro, Sari.”

Sari: “Lo siento, su Majestad. Pero si lo pongo todo en orden, ese es el resultado que sale. Como una potencia, la Compañía Kuzunoha ciertamente no es una existencia que podemos ignorar. En ese aspecto, tengo la misma opinión que Ani-sama y los otros.”

 

Roshe, Sem, Rushia; Los tres asintieron con las palabras de Sari.

 

Sari: “Tal y como decía en el informe de Rona, ellos son atractivos. Para nosotros, son increíblemente atractivos, además, fuertes. Por el contrario, eso también es increíblemente peligroso y una existencia que puede poner en peligro a la raza de los demonios. Lo que quiero decir es que, uhm, no puedo expresarlo correctamente con palabras. Por todo ese poder que tienen, son más como un factor inestable, es como pienso de ellos.”

Zef: “¿Inestable?”

Sari: “Si debo obligarme a poner mi opinión personal en palabras, entonces sí, así es. Inestable, además, un factor inestable del cual no conocemos sus límites. Raidou dijo que no cooperará con nadie en la guerra, que no tomará un lado. Eso es tal y como Rushia Ane-sama dijo, es como tener una espada colgando sobre nuestras cabezas. Pero, así como Sem Ani-sama dijo, ese poder podría ser el maravilloso medicamento que podría resolver muchos de los problemas de la raza de los demonios.”

Zef: “Entonces, ¿no terminaría igual que la opinión de Roshe? Pensando en los riesgos al tener una conexión con ellos.”

Sari: “... Estoy preocupada por lo que está más allá de eso.”

Zef: “Más allá?”

Sari: “He considerado a Raidou como un poder que no se puede mantener bajo control. En otras palabras, ¿qué sucederá en el momento en el que Raidou de repente se vuelva para enfrentarnos?”

Zef: “¿Actuar de una manera para asegurarnos de que no suceda, no funcionará?”

Sari: “No sabemos cómo se moverá algo a lo que no se puede poner en jaque. Si en medio de nuestra guerra con los hyumans terminamos provocando su ira en un momento que no sepamos, lo más probable es que no vacile en mostrar sus colmillos hacia la raza de los demonios. Déjame preguntarle, su Majestad. Su Majestad, ¿podemos derrotar a la Compañía Kuzunoha?”

 

Las palabras de Sari hicieron que el aire en la zona se pusiera más frío.

Palabras que podrían tomarse como groseras.

Pero el Señor Demonio, después de un momento de silencio, miro directamente a Sari sin señales de vacilar en su voz.

 

Zef: “... No lo sé. Pero probablemente...”

Sari: “Probablemente?”

Zef: “No podemos ganar. Lo mejor que podríamos hacer es poner todos nuestros esfuerzos en no perder. Después de todo, Io y Rona, quienes son nuestros orgullosos generales demonios, no pudieron oponérsele ni siquiera cuando lucharon juntos. Y en realidad, Io fue despachado en su tiempo libre, eliminándolo del campo de batalla. Sus colaboradores cercanos y sus empleados, seguramente tampoco son normales.”

“? !!”

“...”

 

Aparte de Sari, los ojos de los otros tres se abrieron de par en par ante las palabras del Señor Demonio.

Sari tomó esas palabras en silencio.

 

Zef: “Así que los ves como un poder que no se puede mantener en jaque. Como un comentario describiendo Raidou, podría ser el más apropiado. La opinión de este es que él es un dragón dormido. Podría ser un mal plan intentar despertarlo”

Sari: “Necesita un collar. Además, no puede ser cualquier collar. Existe la necesidad de ponerle collar con la semilla llamada raza de los demonios que se duplicará como un seguro también.”

Zef: “¿Un collar incluso cuando no podemos mantenerlo bajo control?”

Sari: “Sí. Afortunadamente, no creo que exista una existencia que esté controlando su voluntad todavía. Por lo menos, no es un talento que posamos dejar que los hyuman obtengan. Este momento es verdaderamente afortunado. Creo que vale la intentarlo.”

Zef: “¿Así que haremos que Raidou se vuelva nuestra mascota? Es una opinión muy diferente de las otras tres.”

Sari: “No. Haremos nuestro mejor esfuerzo para llevarlo a una posición donde no muerda a la raza de los demonios, ese será probablemente el mejor resultado. Lo más probable es que no pueda ser domesticado.”

Zef: “Fu ... jajajaja!! ¿Has visto a través de Raidou hasta este punto y, sin embargo, todavía dices eso? Bueno, todavía están en la capital. En ese caso, no hay necesidad de ser tan pesimista. Puede que no sea una larga estancia por cualquier medio, pero ... todavía hay tiempo.”

Sari: “…Sí. Justo eso, mirando la información de él hasta ahora, me doy cuenta que Raidou no mostró ninguna voluntad de tener una relación de cooperación o estar preocupado por su propia posición. No sé lo que pasó en este corto tiempo, pero si algo sucedió, no puedo dejarlo pasar sin resentir esa razón. Si estuviera en un estado más normal, habría sido más fácil de manejar.”

Zef: “Esa actitud inflexible también fue inesperada para este. ¿Era él así desde el principio, o tubo un cambio de corazón, podría haber habido alguien que hizo algo innecesario? ¡Qué cosa tan molesta han hecho! Ahora, terminemos esto. Valió la pena oír todas sus opiniones sin reservas. Ahora pueden irse.”

 

El Señor Demonio concluyo la conversación.

Los cuatro demonios salieron de la habitación, y el Señor Demonio Zef era el único que quedaba en la habitación.

 

Zef: “... Fuh, se han vuelto muy confiables. Si la Compañía de Kuzunoha no existiera, este no habría pensado en retirarse aún ahora. Como era de esperar, todo se debe a Raidou y la Compañía Kuzunoha uh. Este no cree que el punto de encuentro en el área de Kaleneon fuera una coincidencia. Parece que todavía hay más sorpresas para nosotros. Fue realmente bueno que hayamos podido entrar en contacto con él antes de que se uniera a cualquiera de los héroes.”

 

Después de dejar salir unas palabras semejantes a un susurro, la feliz expresión del Señor Demonio hizo un cambio completo. De un Señor Demonio, se había convertido en un individuo llamado Zef.

 

Zef: “Raidou ... ¿cuánto tiempo ha pasado desde que este sintió un sudor frío? Tiene un poder que incluso este no puede medir. Por lo menos es más fuerte que un espíritu. No sólo un héroe, su poder podría estar cerca del de un Dios.”

 

Una línea de sudor corre por su mejilla.

Zef no se movió por un rato en su habitación.