Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Capitulo 165: Si el invierno aparece.




Manual




“Así que eso es lo que sucede ... Definitivamente estamos avanzando, pero aún hay algo mi cabeza”

 

En un lugar a pocos kilómetros del fuerte Stella, hay una tienda.

Hay varias siluetas de pie a su alrededor.

La que habla es una chica que mira hacia el norte con los brazos cruzados.

Después de hablar, cerro sus ojos mientras pensaba. Un momento después, abrió de nuevo sus ojos y desdoblo sus brazos con un suspiro.

 

“Vamos a regresar. No podemos hacer nada con respecto al invierno. Por lo menos, seguir marchando hacia el norte no es una opción.”

“Tal y como pensamos, ‘ya no hay nada allí’”

“Sí, Wudi. Ese es probablemente el caso. Habrá obstáculos si nos dirigimos hacia el norte, y no podremos confiar en las ciudades y la gente. Tendríamos que construir campamentos mientras avanzamos hacia el norte. Tratar con los demonios será muy problemático, ¿no?”

 

La chica que respondió a la pregunta desde detrás es Otonashi Hibiki.

El héroe del reino de Limia.

Hibiki está rodeada por los miembros de su grupo, así como varios caballeros.

Ellos son los únicos en esta llanura desierta.

 

Chiya: “Entonces, Onee-chan ...”

Hibiki: “Así que terminaremos siguiendo las órdenes que Larva-dono nos dejó. Pensé que esto no sucedería hasta mucho después, pero parece que Chiya-chan regresará a casa.”

Chiya: “Ya veo ... Ha pasado un tiempo desde que estuve en Lorel. Me pregunto si todo el mundo lo está haciendo bien. Sairitsu probablemente no ha cambiado en absoluto.”

 

Hibiki se giró para hacer frente a una niña pequeña.

Ella es Chiya, la sacerdotisa de Lorel que viaja junto con Hibiki.

Estaba haciendo la misma expresión complicada que Hibiki tenía, pero parece que esto era sólo una pretensión. Cuando menciono a Lorel, su ciudad natal, una sonrisa apareció en su cara.

 

Hibiki: “Bien, regresemos a la tienda antes de que comience a hacer frio, Chiya-chan. Volveremos a la cuidad de Asuta y luego nos preparamos para ir al sur.”

 

Mientras empuja sus manos contra la espalda de Chiya, Hibiki regreso a la tienda.

Su tono es alegre, pero su expresión es rígida y la sonrisa en sus labios no está presente en sus ojos.

 

Hibiki: (Ese día, después de que la capital real fuera invadida. Ni Larva ni esa persona de blanco estaban en ningún lugar. Solamente dejaron un mensaje. ‘Lleva a Chiya-chan a casa’, eh. No sé cuáles son los motivos que hay detrás, pero estas son las palabras de ese Larva, por lo que hay un mérito en obedecerlas. También podemos visitar la Ciudad Academia de Rotsgard en el camino. La Compañía de Kuzunoha que fue reconocida por su Majestad y Joshua-sama está allí también. Me pregunto si Mio-san también está allí, y esa persona, Raidou, a quien nunca llegué a conocer, tengo la sensación de que Larva y esa persona de blanco están conectados a la compañía Kuzunoha, aunque es sólo una corazonada.)

 

Hibiki escapó por poco de la muerte ese día en la capital real de Asuta.

Ella fue salvada por el Lich llamado Larva y la persona de blanco que era presumiblemente su amo.

Hibiki tiene confianza en su propio poder, pero no puede olvidar a esas dos personas totalmente ridículas que fácilmente superaron sus fuerzas.

La diferencia en la fuerza era similar a la que percibió con la Compañía Kuzunoha que ella vio en la ciudad lejana de Tsige.

 

Hibiki: (Y todavía no he oído los detalles acerca de la muerte de Ilum-kun, la verdad que lo rodea también estará en Rotsgard. Chiya-chan es todavía pequeña por lo que estaba pensando en hacerla regresar a Lorel de todos modos. No es una mala idea hacer eso durante el invierno, bien, lo he decidido, haré una petición a su majestad.)

 

Ella miro hacia atrás, una vez más, a este desierto, donde no queda un solo camino adecuado.

 

Hibiki: “Una táctica de tierra quemada que está en otro nivel, no puedo creer que hayan quemado todo hasta el suelo. Incluso las estaciones están contra mí; ¿Se supone que soy Napoleón frente al invierno ruso? Qué vicioso. Este no es el tipo de plan que un héroe debe usar. Si esto fuera un juego, la editorial se ahogaría en los comentarios de los críticos ... qué problema.”

 

Su murmullo desapareció en el desierto, para no ser escuchado por nadie.

Viene el invierno.

 

•••••••••••••

 

“Ya veo, así que el mismo Reft no sabe la razón por la que estaba allí.”

“Sí. Parece que ha perdido una parte de su memoria. Pero por lo menos, no hay señales de que podamos detectar que las memorias hayan sido eliminadas manualmente. Según los soldados que escaparon de Kaleneon, podemos suponer que esos monstruos avanzaron hacia adelante.”

“Aunque es difícil imaginar que hubiera alguien que quisiera un lugar como ese a tal grado de repeler a un general demonio. Ningún contacto, ningún mensajero enviado de vuelta y su formación de retirada fue completamente destruida, huh ...”

 

La fortaleza de los demonios.

Una ciudad que es muy diferente a las ciudades en las que viven los hyumans.

Es una ciudad construida alrededor de un castillo.

La nieve ya se ha amontonado profundamente; Es una región que está constantemente llena de completo silencio.

La conversación entre el rey y sus ayudantes cercanos continúa en una de las cámaras del castillo.

 

Señor Demonio: “Rona, ¿tienes alguna información?”

Rona: “Mis más profundas disculpas. He intentado investigar directamente yo misma, pero no he encontrado nada. No hemos recibido ningún contacto de la otra parte tampoco.”

Señor Demonio: “No parece ser obra de los hyuman. Esto es un gran dolor de cabeza. Continúen investigando. Pero adapten sus órdenes a medida que reciban información sobre el alcance de los daños; Es inaceptable perder la vida de nuestros soldados sin ninguna razón.”

Rona: “Como desees.”

Señor Demonio: “Es poco probable que los hyuman que han visto lo que está más al norte de la Fortaleza de Stella sean tan rápidos para invadir. Puesto que hubo un gran daño a la capital real, después de todo. Io, Rona. Lo hicieron bien.”

Io: “... No. No cumplimos nuestra misión. No merecemos esas palabras ...”

Rona: “Tal y como Io dijo. Nos ordenaron reunir información, pero no hemos podido averiguar nada sobre lo que pasó en Kaleneon. Siento que un castigo para nosotros sería apropiado.”

 

Los generales demonios Io y Rona están usando expresiones vergonzosas en respuesta a las amables palabras del Señor Demonio.

Podrán ser un gigante y un demonio, pero sus rostros están llenos de pesar por no poder cumplir las órdenes de su rey.

 

Señor Demonio: “Fu, no se preocupen demasiado. No me importa si reflexionan sobre sus acciones, pero no lo prolonguen y reintégrense rápidamente a sus tareas. Io, dejaré a los Renhei* en el sur a ti. Rona, organiza una reunión con esa compañía Kuzunoha.”

Io: “Por favor, déjemelo a mí.”

Rona: “En seguida. Afortunadamente, parece que Raidou está haciendo planes hacia el futuro y tiene la intención de reunirse con nosotros también.”

Señor Demonio: “Raidou, eh. Según los informes sobre Rotsgard, él es indudablemente una persona irregular, yo también estoy esperando encontrarme con él.”

*(Nota: Renhei-錬兵: Soldado modificado.)

 

El Señor Demonio se rio.

La relación entre los dos es que uno de los planes del Señor Demonio fue aplastado por Raidou, pero no muestra signos de preocuparse por eso.

Por lo menos, no en la superficie.

También hay una persona más aquí.

Es una persona que reacciono fuertemente al nombre de Raidou.

El Señor Demonio, sus generales demonios de confianza y otra persona, un total de cuatro personas en esta sala.

Ella ha estado sentada sin decir una sola palabra durante la discusión, pero ahora ella abrió la boca.

 

Sari: “Su majestad, me gustaría encontrarme con Raidou, también.”

Señor demonio: “Sari. ¿Sientes algo en esa persona?”

Sari: “Sí. Estoy interesada en esa persona. Rona me mostró su informe y creo que es una compañía extremadamente única.”

Señor Demonio: “Hmm, ¿qué crees que es único acerca de ellos?”

Sari: “La Compañía Kuzunoha es demasiado estable. Su escala no es insignificante, pero no muestran signos de impaciencia. A pesar de que su existencia soporta balanceándose en el borde año tras año. Es como si pagaran todo por sí mismos, como si fueran ‘autosuficientes’.”

 

La chica llamada Sari es un demonio cuya juventud se refleja en su apariencia.

Sin embargo, su tono y sus ojos poseen la compostura de un adulto, lo que la hace irradiar un aura desequilibrada.

 

Señor Demonio: “¿Autosuficiente? Estas no son palabras que normalmente se aplican a una compañía, Sari.”

Sari: “Yo también lo creo. ¿Son incluso una ‘compañía’ en primer lugar? Siento algunas dudas con respecto a esa pregunta también. Es por eso que quiero ver a esta persona Raidou por mí misma.”

Señor Demonio: “... Lo permitiré. Si va a haber otros presentes, asegúrate de informármelo a mí. Ya que eres mi hija, estoy segura de que Raidou no se opondrá a esto.”

 

Hay cuatro candidatos para suceder al Señor Demonio.

Son todos los “hijos” del Señor Demonio.

Sin embargo, no todos comparten su sangre.

La forma en que los demonios eligen a su rey es fundamentalmente diferente de la forma en la que los hyuman lo hacen.

Los niños excepcionales, no limitados a la línea de sangre del rey, son elegidos para recibir la educación necesaria para convertirse en un rey.

Se someten a innumerables pruebas para eliminar candidatos inadecuados. En este momento ya sólo quedan cuatro.

Sari es la más joven entre ellos.

Ella no tiene habilidades de gestión y diplomacia en comparación con los otros candidatos, pero se destaca en el manejo de la información.

Como General Demonio, estaría a la altura de Rona.

Después de que la reunión terminó, Sari y Rona caminaron juntas.

 

Rona: “Sari-sama, parece que estás interesada en la Compañía Kuzunoha.”

Sari: “Sí. Lo dije antes, pero tengo interés en ese Raidou del que leí en sus informes. Padre-sama parece querer averiguar su papel en esta guerra, pero mis pensamientos son un poco diferentes.”

Rona: “¿Quieres decir que no tiene nada que ver con la guerra?”

Sari: “Quiero determinar si Raidou contribuirá al futuro de los demonios o no.”

Rona: “¿Futuro, dices?”

Sari: “Sí. No importa cómo termine la guerra, el futuro de los demonios aun continuará.”

Rona: “Pero Sari-sama, si somos derrotados en esta guerra, nuestro futuro desaparecerá.”

Sari: “No lo creo. No, pensar de esa manera y querer ganar por eso es correcto. Sin embargo, tener una manera diferente de ver las cosas es más seguro, ¿no?”

Rona: “... Como General del ejército, no puedo estar de acuerdo, pero puedo entender que es otra forma de pensar.”

Sari: “Eso está bien. Estoy segura de que ya lo has notado, pero no tengo obsesión por el trono del Señor Demonio. Ten en cuenta que también tengo pensamientos así.”

 

A pesar de la diferencia en su altura, la conversación no es una entre un adulto y un niño.

Es claro para cualquiera que Sari ha recibido una educación única.

 

Rona: “Nunca me atrevería a presumir que eres inferior a nadie, pero ¿por qué estás teniendo tales pensamientos ahora?”

Sari: “Porque esta Roche-nii-sama para la gestión interna; Shem-nii-sama para la diplomacia y Lucia-nee-sama para los asuntos militares. Creo que es mejor que Roche-nii-sama se convierta en el próximo Señor Demonio y que todos prosperen bajo su gobierno. Es mi papel actuar para que no haya conflictos, no importa quién sea elegido como el Señor Demonio. Mientras no se produzca ningún evento importante.”

Rona: “...”

Sari: “No pongas esa cara, Rona. Encuentro tus palabras más agradables para escuchar. Estoy esperando tus lecciones. Aunque no me importaría recibir un informe de seguimiento sobre la compañía de Kuzunoha, tampoco.”

 

La niña con pensamientos maduros que no se ajusta a su joven aspecto continúo caminando, dejando a Rona detrás cuando ella se detuvo.

Rona observo el paso lleno de confianza de Sari durante un rato, antes de sacudir la cabeza como si estuviera despejando sus pensamientos.

 

La reunión entre la compañía Kuzunoha y la raza de los demonios se acerca.

Makoto piensa que es sólo una formalidad; Sin embargo, este no será el caso.

Se encargó del asunto con el general demonio Reft usando el poder imprevisto de algún dios, pero todavía no está consciente de que esto no es más que un presagio de lo que está por venir.

Lento pero seguro.

Las huellas de los héroes y los demonios se acercan a la compañía de Kuzunoha.