Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Extra 14: Un día de Ema.




Manual




“Vamos a dejar el resto para mañana”.

“Sí.”

 

El ruido creado por la escritura y los papeles resonaba.

 

la voz de una chica reverberó en una habitación que mide aproximadamente 20 tatamis y donde se alinean escritorios y estantes.

 

Después de un pequeño lapso de tiempo, varias voces regresaron una respuesta.

 

El lugar es Asora; un vasto mundo que fue creado a partir del encuentro entre el estudiante de preparatoria Misumi Makoto que vino de la Tierra y el Dragón Superior, Shen, quien estaba durmiendo en la frontera del fin del mundo.

 

En este lugar, que tiene un entorno bastante similar al mundo de Makoto, actualmente hay una gran variedad de razas viviendo. Dentro de esos, quien anunció el final del trabajo fue una Orco de las Tierras Altas, una de las primeras razas en emigrar a Asora.

 

“Ema, ¿te vas a quedar? ¿Quieres que te ayude?”

Ema: “Está bien, Kiko. Todo lo que queda son cosas en las que personalmente quiero apresurarme. Puedes ir con todos.”

Kiko: “¿Es tal vez sobre las lecciones personales de Waka-sama? Escuché que la cantidad de hechizos que puedes usar ha aumentado de manera increíble. Me gustaría compartir eso.”

Ema: “Sería genial si ese fuera el caso. Creo que podré mostrárselos a todos dentro de un poco más de tiempo, así que espera hasta entonces.”

Kiko: “No fui acertado eh. Mi intuición se está poniendo lenta~. ¡Ah, sí, hoy tenemos una fiesta con los Ancianos enanos y las Arke-samas!”

Ema: “¿Una fiesta de bebida? ¿Qué haces en eso?”

Kiko: “Es un banquete alegre. Los Hyumans lo llaman así aparentemente. Waka-sama lo dijo.”

Ema: “Ya veo. Asegúrate de no beber demasiado. Hay una montaña de trabajo que debe ser ordenado mañana después de todo.”

Kiko: “Lo sé. En comparación con las personas que están haciendo investigación o cazando, nosotros que hacemos el trabajo de oficina lo estamos teniendo fácil. No hay necesidad de preocuparse, no me relajaré. Escuché que, ayer, apareció un gran jabalí e hirió a varias personas. La primera vez que vi un jabalí cazado, mirando los colmillos y el pelaje parecían débiles, pensé que era una presa fácil, pero la magia apenas lo afecta y su fuerza física es alta, por lo que es una presa bastante peligrosa. Existe la necesidad de que el trabajo en equipo de los lagartos de niebla vaya bien. Dijeron que, uno de estos días, alguien podría terminar muriendo y ...”

Ema: “Kiko, lo entiendo. Voy a escuchar la continuación en un momento posterior. Tienes una fiesta de bebida, ¿verdad? Diviértete.”

 

Ema dijo que tenía algunos asuntos que atender, y, sin embargo, su amiga comenzó a hablar de otras cosas, haciéndola sonreír amargamente. Ella sintió que no habría fin si esto continuaba, entonces, para interrumpir la conversación, ella la despidió.

 

Kiko: “Cierto. ¡Está bien! Entonces, si hay algo con lo que pueda ayudar, dímelo mañana, ¿de acuerdo? ¡Nos vemos!”

Ema: “Sí”.

 

Con su energética amiga saliendo, el silencio cayo.

 

Desde el momento en que Ema fue invitada a Asora, ella ha estado cerca de Makoto, escucha sus planes y les hace muchas objeciones. No solo eso, las solicitudes y opiniones de los Lagartos, Enanos, Arkes y otras razas, ella se los reporta a Makoto y Tomoe.

 

Sin saberlo, muchos terminaron confiando en ella y respetándola.

 

Esta popularidad no cambió incluso cuando Makoto llegó a una base Hyuman y su tiempo en Asora disminuyó. O más bien, su popularidad aumentó.

 

Con sus altas habilidades de comunicación y capacidad de organizar información, ella está pasando sus días en Asora atacada por información y papeleo. Pensando en los días en que vivían su día a día en las duras tierras baldías y había decidido convertirse en un sacrificio, se podría decir que su sustento había cambiado radicalmente.

 

Ema: “Es realmente un milagro”.

 

Antes los días no iban nada bien sin importar que hiciera, pero desde su reunión con Makoto, con solo eso sucediendo, todo comenzó a moverse favorablemente, como si hubiera encontrado la pieza que faltaba.

 

Después de obtener la protección de un dragón, se mudaron a un lugar más rico que cualquier cosa con la que pudiera soñar, y están pasando días satisfactorios mientras conviven con otras razas.

 

¿Qué más hay que desear?

 

Ema pensó eso desde lo más profundo de su corazón, y está segura de que no es la única que se siente así. Eso es porque sintió que todos en Asora estaban viviendo sus vidas al máximo.

 

Makoto le dijo a Ema que se iría de la frontera en el fin del mundo. Y como un punto de apoyo para eso, llegó a una base Hyuman y se ha quedado allí.

 

Ema: “Bien, hagámoslo hoy también”.

 

Ema se llenó la garganta de agua y luego saco algo del cajón del escritorio.

 

Es algo que Misumi Makoto le confió.

 

La línea de caracteres escritos allí no es otra que el lenguaje mágico que Ema le enseñó a Makoto. Un lenguaje antiguo que los Orcos de las Tierras Altas aprendieron por casualidad.

 

La litografía tenía varias arias talladas en ella. Al aprender a leerlos, obtuvo una poderosa magia. Ni siquiera eran diez hechizos, pero servía como arma para que los Orcos de las Tierras Altas pudieran vivir en ese terreno baldío.

 

Se necesitaba una gran cantidad de poder mágico. No importa cuán fuera de las normas este un Hyuman, no hay forma de que un Hyuman pueda usar esos hechizos. Pero, para agradecerle por escoltar a Ema a la base, ella tenía la intención de enseñarle el aria.

 

Pero Makoto logró hacerlo con una sola explicación y tuvo éxito.

Ella nunca olvidará el fuego en ese momento.

Una gran grieta apareció en el sentido común de Ema.

Él dice que le falta capacidad; lamenta que no pueda hablar un idioma común; pero Ema no cree eso en absoluto.

 

Puede tener una conversación con cualquier persona. Que talento tan grande cree que es ese. Los únicos con los que no puede hablar son los Hyumans. Esa es una pared muy pequeña. Y en realidad, actualmente es capaz de manejar de alguna manera el lenguaje común con la comunicación escrita.

 

El fajo de papeles frente a sus ojos es lo mismo.

Hay una gran cantidad de arias escritas allí en un idioma que se supone que solo es conocido por los Orcos de las tierras altas.

 

Ema: “La primera vez que me dieron esto, cuestioné seriamente lo que estaba pasando”

 

Aparentemente trató de arreglar el aria de algunos hechizos que ella le enseñó, pero él básicamente se lo dio y le pidió que confirmara si esa magia podía ser activada.

Cuando ella los cantó, ciertamente mostró el efecto que había escrito al costado del aria.

Antes de que pudiera pensar en cosas como ‘impresionante’ o ‘interesante’, su estómago tembló. Una risa salió de ella naturalmente.

 

Por lo que Ema sabe, la magia es algo que se tiene que recitar en un conjunto establecido de arias para poder activarse. No lugar para un arreglo. Ese es el sentido común del lenguaje mágico de alto grado.

 

En el caso de los pocos de rango bajo que tienen arias de las que no se puede esperar mucho, hay algunos que han analizado el significado del hechizo y, tal como dijo Makoto, se pueden organizar. Pero los que Ema le enseñó eran de alto rango, alta efectividad y lenguaje mágico de alta potencia. Si apruebas, definitivamente estaría en la cima. Jugar con el aria debería ser casi imposible.

 

Ema: “Uhm, hay trece esta vez eh. Él dijo ‘Lamento ser flojo esta vez’, pero esto es suficiente. Hay que transcribirlos y ponerlos en orden; luego, comprobar la activación ...”

 

Ataque, defensa, apoyo, curación; él los está pronunciando correctamente y, sin embargo, por alguna razón, no puede usar hechizos de sanación y del elemento viento en absoluto.

Pero en las arias compuestas, también hay elementos de viento y curación.

 

Esto también estaba fuera de las normas. Crear arias para elementos que ni siquiera puede usar es algo que Ema ni siquiera puede imaginar. Es como si presenciara a alguien que no conoce los números y, sin embargo, es capaz de resolver ecuaciones difíciles.

 

Ema: “Nosotros, los Orcos, somos poco hábiles, esa era una de nuestras preocupaciones. Pensé que no tener ninguna habilidad que se destacara estaba vinculada a nuestra falta de determinación. Pero ahora ...”

 

Ema puede decir que las cosas están empezando a cambiar bastante.

 

Los Lagartos de la Niebla, familiares de Tomoe, tienen hermosas escamas de color azul brillante y se especializan en batallas en grupo. En la actualidad, los Orcos de las Tierras Altas están entrenando junto con ellos, y la capacidad de los guerreros se ha incrementado bastante.

 

Los parientes de Mio, los Arkes, tienen un alto conocimiento en la fabricación de medicamentos, y los orcos han logrado absorber una parte de ese conocimiento.

 

Makoto, que tiene conocimientos que ampliarían los ojos de muchos, aún intenta aprender cosas nuevas a diario e investiga en consecuencia. Esta vista sirve como una fuerza impulsora para todos.

 

Los Enanos Antiguos que Tomoe trajo, tienen excelentes habilidades de herrería, y desde el momento en que comenzaron a vivir allí, el equipo, los productos de uso diario, las herramientas y una variedad de cosas había aumentado en calidad.

 

Además de eso, los hechizos fuertes que fueron enseñados por Makoto y Ema están actualmente en orden.

 

En lugar de llamar a los Orcos de las Tierras Altas poco hábiles, sería más exacto describirlos como una raza que puede hacer cualquier cosa.

 

Cuanto más se cultiven, más difícil será lidiar con ellos. Y, en realidad, las otras razas evalúan muy alto a los Horcos de las Tierras Altas.

 

Combate cuerpo a cuerpo, magia, agricultura, construcción y todo tipo de otras habilidades. Pueden hacer todo eso de manera eficiente e incluso conocen muchos idiomas. No existe una sola persona que los defina como carentes de habilidades.

 

Debido a que su vida en el terreno baldío era larga, su aldea era pequeña, y no había muchos en número, lo cual era un problema para ellos. Sus circunstancias son diferentes de los orcos fértiles. Tal vez porque su habilidad es alta, su capacidad de procrear no era tan alta. Aun así, en comparación con los Hyumans, poseen una tasa de fertilidad ligeramente más alta. En otras palabras, no se puede contar como una debilidad. La falta de gente en Asora definitivamente se resolverá cuando Tomoe continúe reclutando a más personas, por lo que Ema no se preocupó por eso.

 

Ema: “Sí. Si es esto, debería ser posible anunciarlo dentro de tres días. Con esto, la eficiencia en el trabajo debería aumentar, y con estas arias, los magos probablemente perderán el sueño haciendo lo mejor para aprenderlos. Ah, si ese es el caso, sería mejor investigar sus aptitudes y hacer un orden de aprendizaje ... Hmm, haré que las otras razas las prueben y, si hay alguna que pueda ser útil, las aprenderá junto con nosotros. Estudiar juntos es eficiente ... Ahora bien, daré las instrucciones al principio, y entonces, con respecto al día señalado...”

 

Ema miro afuera. Ya era completamente de noche.

 

Ema: “Probablemente será una noche larga”.

 

Palabras que sugieren que el trabajo no terminará. Pero por alguna razón, el rostro de la persona que dijo esto parecía como si se estuviera divirtiendo.

 

Pasaron dos días.

Ema presentó más de cien arias a todos. Todos estaban ocupados haciendo su propio trabajo, pero justo como Ema esperaba, muchas otras razas además de los orcos mostraron interés.

 

Al presentar las arias a los aspirantes, Ema dividió a los magos según su aptitud y su elemento de especialidad, y trabajó para facilitar el aprendizaje.

 

Ayudó que ella misma fuera una gran maga. Y así, los hechizos que Makoto había pasado a todos a través de Ema estaban repercutiendo apropiadamente en todos. Como resultado, la evaluación que tuvieron de Ema aumentó considerablemente, y también hizo que su papel en Asora fuera más pesado.

 

Al ver su trabajo activo, muchos le han preguntado ‘¿no es difícil?’ ‘¿No te estás presionando a ti misma?’.

 

Ema: “Para nada. Estoy teniendo días satisfactorios. Creo que habrá aún más personas viviendo aquí, así que quiero hacer todo lo que se pueda hacer en este momento. Al hacer eso, podemos pensar más en el futuro, ¿verdad?”

 

Ema responde con una sonrisa que no mostró mentiras.

 

Tal como ella esperaba, habrá muchas razas uniéndose a Asora después de esto, y la gente también estaría migrando allí.

 

Ogros del Bosque, Hombres ave, Gorgonas...

 

Ema y los Orcos de las Tierras Altas presentaron a Asora a esos nuevos vecinos, los guiaron y les dieron la bienvenida.

 

Los días milagrosos continúan.