The New Gate Capítulo 33 (parte 3).




Manual




Proyecto: 

Tiera: “Wow, que rápido”.

 

Tiera no pudo evitar expresar sus pensamientos sobre la impresionante velocidad de Mitsuyo. Simplemente se sorprendió de que hubiera alguien más capaz de alcanzar una velocidad en el nivel de Shin y Schnee.

 

Munechika también era rápida, pero muy pocos en el mundo actual eran capaces de tales movimientos.

 

Suzune: “No es una velocidad que los humanos puedan lograr.”

 

Suzune, quien estaba al lado de Tiera, también dijo su opinión, pero su voz contenía más preocupación que asombro.

 

La hermana de Suzune, Kotone, estaba en posesión de Onimaru. Temía que, debido a esto, pudiera moverse como Mitsuyo.

 

Las habilidades actuales de Mitsuyo eran el resultado del refuerzo de Shin, pero como Suzune no sabía esto, no pudo evitar parecer decaída.

 

Shin: “Como se esperaba de un una Espada Suprema. Estos monstruos no significan nada para ella.”

 

Sin darse cuenta de los sentimientos de Suzune, Shin balanceó a [Moonless]. No estaba usando todo su poder, sin embargo, desató cortes de espada a la par con los de Mitsuyo, que cortaban sin esfuerzo los [Skullfaces].

 

Cuando Shin lucho contra un monstruo único de grado Jack con una Katana de bajo grado, paso un tiempo considerable encárganosle de una sola unidad. Ahora que su arma era de grado antiguo, incluso los de grado King podían ser derrotados con uno o dos golpes de espada.

 

Los monstruos podrían haber tratado de detenerlo con sus armas, o confiar en su armadura, pero la espada de Shin no podía ser detenida.

 

Shin: “¡Cha!”

 

Shin cortó uno de clase Queen mientras se ponía a su lado, y luego corto a otra mientras devolvía su espada a la funda.

 

Uno de clase King desencadenó un ataque de corte desde detrás de los de clase Queen, preocupándose poco de golpear a sus compañeros en el proceso, pero Shin lo repelió e incluso derribó la Katana del monstruo.

 

La espada de Shin luego perforó el abdomen abierto del monstruo; su núcleo aún estaba desapareciendo cuando la Katana se movió hacia el siguiente enemigo como si estuviera bailando.

 

Gracias a la guía recibida de Karin, el manejo de la espada de Shin había mejorado mucho. Debido a esto, la velocidad a la que derrotó a los monstruos no era inferior a la de Mitsuyo, quien había pasado toda su vida siguiendo el camino de la espada.

 

Suzune se frotó los ojos mientras miraba a Shin, como si hubiera visto algo increíble.

 

Suzune: “Esto es extraño... los movimientos de Shin parecen borrosos...”

 

El grupo de Shin había estado persiguiendo a los monstruos hasta ahora, pero con la aparición de un grupo de Skullfaces, Suzune pensó que finalmente había llegado el turno de la retaguardia y tomó una posición de combate.

 

Comparado con el grupo de Shin, los Skullfaces no eran monstruos de alto nivel. Suzune desconfiaba de la potencia adicional que el equipo Black Lacquer podría haberles dado a los monstruos.

 

A medida que el grado de los monstruos aumentaba, las estadísticas de su equipo también lo harían, al igual que su habilidad con sus armas.

 

No eran monstruos a los que uno podía menospreciar como simples no-muertos.

 

La forma de luchar contra ellos era radicalmente diferente de los monstruos bestiales que normalmente aparecían en el área.

 

A pesar de todo esto, Mitsuyo y Shin estaban exterminando los Skullfaces con una velocidad inhumana. Era un juego de niños no muy diferente de todos sus encuentros anteriores.

 

La armadura de los monstruos se volvió jirones como papel. Sus lanzas y espadas se rompían y volaban como ramitas. Sus niveles y grados no significaban nada. Terminar cada batalla indemne era la norma. Shin y Mitsuyo continuaron enterrando un Skullface tras otro, como si compitieran para ver quién derrotaba más.

 

Menos de 10 minutos después de que comenzó la batalla, todos los Skullfaces habían sido derribados.

 

Shin: “Las batallas de combate cuerpo a cuerpo llevan más tiempo, después de todo. Supongo que los hare volar con magia la próxima vez.”

Mitsuyo: “Creo que eso es lo mejor, sí. Fueron patéticos, me siento aún menos satisfecha después de luchar.”

Tiera: “Ah, eh, ustedes dos, ya es suficiente”.

 

Tiera no pudo evitar poner una risa irónica al ver a Suzune mirando estupefacta ante el intercambio de Shin y Mitsuyo.

 

Tiera había sido testigo de los estilos de batalla de Shin y Schnee, por lo que entendía bien cómo debía sentirse Suzune.

 

Suzune: “Finalmente entiendo la razón por la cual Lady Kuchinashi no estaba preocupada en absoluto...”

 

Suzune dejó escapar un comentario agotado. Como un Elegido, ella estaba desconcertada al ver movimientos que excedían lo que los Elegidos podían hacer.

 

Suzune: “¿No me digas? ¿tú puedes moverte así también?”

Tiera: “La maestra probablemente pueda, pero es imposible para mí”.

 

Tiera sacudió firmemente la cabeza ante la idea de ser comparada con ellos. Kagerou, la bestia divina que yace como siempre en la sombra de Tiera, sería un oponente desafiante para Shin. En comparación con Shin, sin embargo, Tiera era como una persona promedio.

 

Schnee: “El poder de Shin está más allá de nuestro alcance. Él todavía está lejos de usar toda su fuerza.”

Suzune: “¿Quieres decir que se está conteniendo ...?”

 

A la respuesta y sonrisa de Schnee, Suzune solo pudo reaccionar con un largo suspiro. Al mismo tiempo, una especie de sensación de seguridad se extendió en su pecho.

 

Si había personas tan fuertes como Shin y Mitsuyo disponibles, era muy probable que pudieran contener a Kotone, incluso si ella se volvía loca.

 

Shin: “Avancemos. Diferentes tipos de monstruos comenzarán a aparecer en el próximo piso, así que tengan cuidado.”

 

Después de las palabras de advertencia de Shin, el grupo avanzó por la mazmorra.

 

La exploración de [Depths of Hellfire] requería mapear toda la mazmorra, por lo que llevó mucho tiempo, pero esta vez tenían el mapa provisto por los exploradores de [Black Priestess Shrine]. Sabían que Onimaru y Kotone estaban en la parte más profunda de la mazmorra, por lo que tan pronto como encontraban escaleras o pasadizos que conducían hacia el fondo de la mazmorra, ellos avanzaban sin dudarlo.

 

Shin: “¿Hm? ¡Todos deténganse!”

 

Mientras caminaban por un pasillo, Shin de repente le dijo al grupo que se detuviera.

 

Mitsuyo aparentemente había predicho la orden de Shin, por lo que se detuvo en el camino de inmediato. Suzune y Tiera se detuvieron después de unos momentos.

 

Suzune: “¿Qué sucede?”

Shin: “Hay monstruos justo en frente de la salida de este corredor”.

 

Shin había detectado claramente la presencia de los monstruos. Mitsuyo simplemente asintió con la cabeza, sin mostrar ninguna reacción en particular.

 

Mitsuyo: “No son muchos, tal vez 3 como máximo”.

Shin: “Exactamente. Hay una gran posibilidad de que estén planeando una emboscada. Schnee y yo tomaremos la delantera esta vez mientras ocultamos nuestra presencia. Mitsuyo, todos, por favor, vengan más tarde.”

 

Shin dejó a Tiera y Suzune al cuidado de Mitsuyo, y luego junto a Schnee ocultó su presencia con [Hiding]. Mientras avanzaban cuidadosamente por el pasillo hacia la siguiente sala, 2 monstruos aparecieron ante ellos.

 

Shin: “Nues, uh. ¿Los monstruos son todos de estilo japonés porque estamos en Hinomoto?”

 

Shin reconoció a los monstruos incluso antes de usar [Analyze].

 

Cabeza de mono, cuerpo de tigre y su cola era una serpiente; ese fue el monstruo Nue. Era un oponente peligroso, conocido por sus garras venenosas y la serpiente en su cola, su poder de ataque y su velocidad.

 

Shin: “Parece que los que están al frente son un señuelo”.

Schnee: “Perfecto para una emboscada, supongo”.

 

Sobre la entrada que conectaba el pasillo y la sala, oculto a la vista de quien entraba en el vestíbulo, otro Nue estaba al acecho. Era un misterio cómo había sentido su llegada, pero aparentemente estaba listo para dirigir un ataque sorpresa al grupo de Shin.

 

Probablemente planeó atacar a la retaguardia u ocasionarles efectos de estado a través de ataques sorpresa, probablemente para defenderse contra su debilidad, los ataques de largo alcance como los hechizos mágicos.

 

Shin: “Schnee, por favor encárgate del de arriba. Yo me encargaré de los que están en el frente.”

Schnee: “Entendido.”

 

Según las órdenes de Shin, Schnee corrió por la pared del pasillo.

 

Había monstruos que dificultaban hacer una emboscada mientras se usaba [Hiding], pero el Nue no era uno de ellos.

 

Además, el trabajo principal de Schnee era Kunoichi. Ella tenía bonificaciones adicionales a las habilidades de tipo ocultamiento, evitando que sea notada incluso por monstruos con altas habilidades de detección.

 

Schnee se movió detrás del Nue, que estaba esperando inmóvil, sus garras firmemente agarradas a la pared. Su [Aoi Tsuki] golpeó rápidamente, sin dudarlo.

 

La hoja, revestida de luz azul, atravesó el cuello del Nue sin demora. La cabeza del monstruo cayó poco después.

 

Schnee confirmó la desaparición del cuerpo del monstruo y giró sus ojos hacia Shin, en el momento exacto en que [Moonless] cortó los otros dos cuerpos de Nue, separándolos limpiamente por la mitad.

 

Las caras de mono de los Nue demostraron cómo habían fallado en entender lo que acaba de pasar.

 

Cuando los dos monstruos desaparecieron, las pieles y los colmillos permanecieron en su lugar.

 

Shin “De todos modos ... ¿los Nues solían planear emboscadas como esta en las mazmorras?”

 

Los monstruos nunca se colocaban cerca de la entrada de pasillos o pasillos. Era un hecho, desde la era del juego.

 

Suzune: “Son originalmente monstruos expertos en emboscadas, así que no creo que sea demasiado extraño.”

Shin: “Eso es verdad. Todavía no puedo sacudir por completo la sensación que tenía en la era del juego.”

 

Suzune, que solo conocía el mundo actual, comentó con un tono ligeramente agudo que era normal esperar ataques desde cualquier dirección en las mazmorras.

 

Shin: “Apenas he explorado alguna mazmorra sabes”.

 

Mientras respondía con algo que sonaba solo como una excusa, Shin se preguntó si sería recomendable elegir una mazmorra aleatoria para explorar a su gusto.

 

Había muchas diferencias con la era del juego que aún no conocía. A pesar de que tenía a Schnee preguntar como en esta vez, en algunos casos la experiencia del juego aún influía en sus pensamientos.

 

Suzune: “Por cierto, tu primer calabozo fue ‘Depths of Hellfire’, ¿no?

Shin: “Esa era una mazmorra escondida, así que no tenía muchos pisos y también estaba completamente corrompida por el miasma. En cambio, aquí los efectos del miasma pueden ser fuertes en el piso más profundo, pero por aquí es como un calabozo normal, así que esta podría ser mi primera experiencia real.”

 

Sin embargo [Cadaver Realm] tampoco tenía muchos pisos. Shin predijo que el área que todavía se asemeja a una mazmorra normal terminaría pronto.

 

Como para confirmar su predicción, los monstruos alrededor del piso 20 y más allá dejaron de soltar de objetos.

 

Shin: “Así que el área bajo los efectos del miasma comienza aquí.”

 

Tiera: “La apariencia es la misma, pero el ambiente aquí se siente ominoso”.

 

Tiera miró a los alrededores, una mueca en su rostro. Shin también sintió que su piel hormigueaba.

 

Shin: “Siento lo mismo. Procedamos con precaución.”

 

Cuando empezaron a notar rastros de corrupción por miasma en las paredes y el techo, repentinamente Kagerou saltó de la sombra de Tiera y comenzó a aullar ruidosamente.

 

Shin: “¿Qué sucede?”

Tiera: “No sé exactamente qué, pero parece que hay algo acechando por delante.”

 

Kagerou salió a mostrarse a sí mismo para advertirles. Shin y el grupo avanzaron con extrema precaución, sabiendo que la posibilidad de peligro era alta.

Después de unos 10 minutos, la nariz de Shin percibió un olor que nunca antes había sentido.

 

Shin: “…hey, ¿podría ser que Kagerou nos advirtió sobre este olor?”

Tiera: “Así parece. Todavía deberíamos estar lejos, pero es un hedor realmente sucio.”

 

Tiera respondió a la pregunta de Shin, su rostro nuevamente se distorsiono en una mueca, pero por diferentes razones que antes.

 

Cerca de las escaleras frente al grupo de Shin, que conducían al piso inferior, un terrible hedor llenaba el aire. Era diferente del olor a podredumbre, pero de la misma manera causaba náuseas y vértigo en el grupo.

 

Schnee: “No escuché nada sobre malos olores como este.”

Suzune: “Esto es extraño. Nunca escuché nada tampoco.”

 

Schnee comentó sobre la situación, sus ojos medio cerrados en disgusto. Suzune le respondió con lágrimas en los ojos.

 

Shin apenas se vio afectado por su gran resistencia, pero parecía que el alcance de los efectos variaba de persona a persona.

 

Shin: “Retirémonos por ahora. No solo hay un horrible olor en el aire, sino también veneno, creo.”

 

Shin se detuvo en seco para hablar.

 

Tal vez porque solo habían respirado una pequeña cantidad, o solo había una pequeña cantidad de veneno en el aire, nadie había sido afectado por anomalías de estado todavía.

 

Suzune: “¿¡Veneno, dices!?”

 

Suzune se cubrió la boca con la manga de su túnica de sacerdotisa y dio un paso atrás.

 

Incluso entre los Elegidos, pocas personas poseían resistencias tan altas como Shin y Schnee. Si terminaban paralizados, estarían a merced de los monstruos, por lo que tenían mucho más cuidado con los efectos de estado que Shin y los demás.

 

Shin: “Va a estar bien si estamos tan lejos. Voy a preparar algunas contramedidas ahora, así que cálmate.”

 

Después de tranquilizar a Suzune, Shin sacó 3 cartas de la caja de objetos y le dio una a Suzune, Tiera y Mitsuyo.

 

Lo que se materializó fue un colgante en forma de rombo de color ámbar.

 

Shin: “Esto es [World Tree's Amber] y [Granite Ring], son para aumentar su resistencia a todos los efectos de estado. No es completamente, pero con esto se puede tener una fuerte resistencia contra el veneno y la parálisis.”

 

Podría haberles dado un objeto que anulaba completamente los efectos de estado, pero Suzune no podría equiparlo.

 

Tiera era lo mismo; si la razón fue pensada en términos del juego, fue porque carecían de las estadísticas para hacerlo.

 

Cuando Shin estuvo en Balmel, intentó lo mismo con Hibineko y Shadow, pero tampoco pudieron equiparlo. Shin sabía más o menos el alcance de su estado, por lo que Shin pensó que la razón tenía que ser estadísticas insuficientes.

 

Antes de ingresar a [Depths of Hellfire], Shin le había dado a Schnee un [Excelsior Ring] que, como su [Hades Ring], impedía los efectos de estado.

 

Cierto ‘problema’ se había suscitado cuando le dio el anillo, pero ahora la joya de plata, decorada en azul, colgaba del cuello de Schnee, bailando sobre su pecho, atada a una fina cadena blanca.

 

Suzune: “Por alguna razón, el olor ya no me molesta demasiado”.

 

Diciendo eso, Suzune lentamente dio un paso adelante. Gracias al colgante, su expresión cambió de una de llanto a una leve mueca.

 

Después de completar las contramedidas, el grupo procedió hacia las profundidades del corredor.

 

Lo que encontraron luego fue una sala donde se formaban varios pantanos de un líquido venenoso. Humo púrpura se elevaba desde los pantanos, que se pensaba eran la fuente del horrible hedor.

 

Kagerou: “Grrrrr…”

 

Kagerou, que estaba al lado de Tiera, gruñó débilmente y se sumergió de nuevo en su sombra. Incluso si no se veía afectado por problemas de estado gracias al artículo, el olor fétido debe haber sido demasiado para su nariz sensible.

 

Él estaría fuera de nuevo de inmediato en caso de batalla, por lo que Shin decidió continuar.

 

El grupo procedió haciendo uso del pequeño espacio disponible entre los pantanos venenosos.

 

Al mismo tiempo, detectaron la presencia de algo dentro de los pantanos.

 

Shin: “Hay monstruos dentro de los pantanos. Están dispersos por todos lados. Manténganse alerta, por las dudas.”

 

Tiera reaccionó.

 

Tiera: “Sí, de seguro hay monstruos. ¿Pero a qué te refieres, por las dudas?”

Shin: “Bueno, situaciones como estas son cuando brilla Schnee. ¿Estoy en lo cierto?”

Schnee: “Sí, déjamelo a mí”.

 

Sonriendo en respuesta a la declaración orgullosa de Shin, Schnee se adelantó.

 

Schnee: “Utilizaré un hechizo mágico con una amplia área de efecto, así que no se muevan a menos que sea necesario.”

 

Después de advertir a Suzune y a los demás, que no tenían idea de lo que iba a hacer, Schnee lentamente levantó su mano derecha.

 

Mitsuyo: “Ooh, seguro que también eres algo.”

 

Mitsuyo comentó, impresionada al sentir la cantidad de poder mágico que se estaba acumulando. Todavía no sabía sobre la capacidad de lucha de Schnee después de todo.

 

Detrás de ella, Suzune susurró sus pensamientos honestos con su cara tensa.

 

Suzune: “…. tenemos a otro monstruo aquí. ¿Qué pasa con este grupo, en serio?”

 

Después de varios segundos, Schnee bajó su mano derecha y un sonido crujiente, como un vidrio roto, resonó a sus pies.

 

Suzune miró al suelo y notó una neblina blanca que surgía del terreno que había cambiado de color debido a los pantanos venenosos. Por la sensación fría que surgía del suelo, comprendió que era aire frío.

 

El crujido fue producido por la congelación del suelo y los pantanos.

 

Toda la sala estaba envuelta en aire extremadamente frío, con Schnee en el centro.

 

Shin: “Con esto no debería haber riesgo de ser atacado desde los pantanos.”

 

La congelación llegó a lo profundo de los pantanos, por lo que las presencias que Shin había sentido también parecían congeladas. El mapa todavía los mostraba, pero sus marcadores de hostilidad habían desaparecido.

 

Shin: “Desde aquí, podemos encontrar cosas de las que no tenemos información.”

Mitsuyo: “Me pregunto si detectaron nuestra presencia y están cambiando el interior de la mazmorra porque se sienten en peligro. Somos una presencia que pone su supervivencia en riesgo después de todo, por lo que no sería extraño para ellos reaccionar, ¿supongo?”

 

No se podía decir que el miasma poseía voluntad propia, pero si existencias que podían purificarlo, como Shin y Tiera, estaban cerca, era posible que tratara de resistir. Debido a la corrupción de Kotone, también era posible que adquiriera algún grado de intelecto, o así concluyo Mitsuyo.

 

Shin: “Otra posibilidad es la presencia de otra persona que actué como el cerebro”.

 

Si el miasma grueso estaba presente, siempre existía la posibilidad de que hubiera dado a luz a un demonio.

 

Shin mencionó que valía la pena considerar que alguien podría interponerse en su camino mientras trataban de rescatar a Kotone.

 

Con renovada cautela, el grupo avanzó por el pasillo hasta el piso inferior.

 

La siguiente sala también estaba plagada de pantanos venenosos que Schnee congeló antes de que pasaran.

 

Mitsuyo: “Oye, no hemos encontrado un solo monstruo por un tiempo, ¿es esto normal?”

 

Después de que pasaron el 7mo pasillo, Mitsuyo hizo su pregunta mientras miraba alrededor.

 

Tal y como Mitsuyo había declarado, el grupo no había encontrado ningún monstruo desde los pantanos venenosos. El campo de detección de Shin tampoco registró presencias de monstruos.

 

Shin: “No, los monstruos siempre merodean en las mazmorras. Incluso si sus números se reducen, comenzaran a aparecer desde las paredes, desde el techo, incluso desde la nada. Incluso si todos son exterminados, después de un tiempo comenzaran a aparecer nuevamente.”

 

Shin respondió mientras echaba un vistazo a las paredes y el techo.

 

Esto era algo que ya había verificado. Incluso si todos los monstruos en una mazmorra fueran derrotados, o entrarían a través de las paredes, el techo o incluso el piso, o el poder mágico se concentraría en un punto y crearía uno. Era lo mismo para [Depths of Hellfire], así que tenía que ser una de las reglas del mundo.

 

Schnee: “¿Podrían estar reunidos en alguna parte?”

Shin: “Podrían haber formado un tren, a manera de trampa o algo así. O tal vez algo está atrayendo a los monstruos a propósito.”

 

La palabra “tren” se refiere a la situación cuando un jugador huye, atrayendo más y más monstruos que eventualmente se convierten en una horda. El gran grupo de monstruos que persigue al jugador es una reminiscencia de un tren, de ahí el término.

 

Los trenes solían ser causados ​​por las acciones de los jugadores, pero en THE NEW GATE también ocurrían por otros motivos.

 

Los monstruos que solicitaban refuerzos cuando recibían daño, debido a trampas u otras causas, recibían daño y pedían ayuda. Los monstruos invocados también recibirían daño de trampas y pedirían ayuda ellos mismos, aumentando los números cada vez más.

 

Incluso fuera del campo, los grupos rivales de monstruos podían pedir ayuda continuamente mientras luchaban, lo que provocaba un tren.

 

Se pensó que este fenómeno de “tren automático” era un error al principio, pero luego se descubrió que era intencional. En una mazmorra, donde las rutas de escape son limitadas, no era diferente de una situación de casa de monstruos.

 

Los grupos de monstruos merodean por la mazmorra y atacan a los jugadores en cuanto los ven. Incluso si parecía que no había monstruos en el entorno, bajar la guardia sería un gran riesgo.

 

Schnee: “La mazmorra está cambiando, por lo que ambas posibilidades son factibles. Si encontramos un tren, ¿no es mejor retirarse por un tiempo?”

Shin: “No hay problema. Incluso si encontramos un tren, todo lo que tenemos que hacer es derribarlos. Teniendo en cuenta el nivel de los monstruos por aquí, nuestra velocidad de asesinato es mayor que cualquier impulso que puedan tener.”

 

La mazmorra de hecho carecía de rutas de escape, pero eso también significaba que las direcciones desde las que los monstruos atacarían también eran limitadas.

 

Con los miembros del grupo como Shin y Schnee, claramente más fuertes que los monstruos, los trenes no eran más que una forma de acumular puntos de experiencia.

 

Shin: “Tendremos que prestar especial atención cada vez que lleguemos a un lugar con muchas entradas y salidas.”

 

Las salas no solo tenían escaleras que conducían al piso inferior, sino que también estaban conectadas a muchos corredores grandes y pequeños. En salas con muchos corredores, existía el riesgo de ser atacado de todas direcciones, por lo que el grupo debía ser especialmente cuidadoso.

 

El grupo de Shin pasó por varios pasillos más.

 

Según la información proporcionada por Kuchinashi, se suponía que estaban a menos de 3 pisos del fondo, pero incluso entonces los monstruos aún no se veían por ningún lado. Había solo unos pocos que actuaban por su cuenta; incluso los monstruos que generalmente aparecían en grupos estaban solos, aparentemente separados de la manada.

 

Shin: “Están todos juntos a un paso antes del último piso, eh”.

 

Shin declaró esta observación, con un tono cansado y molesto, en el piso sobre la cámara del jefe. Había captado una gran cantidad de respuestas de monstruos al borde de su campo de percepción.

 

Mitsuyo: “Realmente es un fastidio ya que hay tantos.”

 

Mitsuyo estuvo de acuerdo, sus hombros cayendo en abatimiento.

 

El piso donde los monstruos acechaban, siendo el último piso antes del último, era bastante pequeño y angosto. Seguramente estaba lleno de monstruos al punto de apenas dejar espacio para pararse.

 

Shin pensó que sería genial si peleaban y se eliminaban entre sí.

 

Schnee: “Esto es ... bastante increíble-”

 

El campo de percepción de Schnee también detectó los monstruos, y la mujer en la cima de los Elfos Superiores frunció el ceño ante sus números.

 

Shin: “Son demasiado para una escaramuza antes que el jefe, en serio. Nos llevaría una eternidad si los derribáramos poco a poco en combate cuerpo a cuerpo... Schnee y yo los eliminaremos con un hechizo a gran escala, Tiera encárgate de los sobrevivientes. Mitsuyo, Suzune, quiero que vigilen nuestras espaldas y estén atentas de cualquier ataque sorpresa.”

Tiera: “Dudo que tenga mucho que hacer, pero déjamelo a mí”.

 

Tiera sabía que esquivar el bombardeo mágico de Shin y Schnee no era tarea fácil. Ella asintió mientras sacaba una flecha del carcaj.

 

Mitsuyo: “No tener muchos métodos de ataque a largo plazo es algo en lo que este grupo tiene que trabajar, supongo. Esta vez también voy a ir por la retaguardia, pero tengan la seguridad de que cualquiera que nos embosque será cortado a la mitad.”

Suzune: “Salirse por la borda de esa manera también es algo preocupante... pero me aseguraré de cumplir mi función.”

 

Mitsuyo y Suzune también tenían sus armas listas.

 

Después de asegurarse de que todos estuvieran preparados, Shin salió al pasillo que conducía al piso de abajo.

 

Tal vez debido al grupo de monstruos de alta densidad que les esperaba, un hedor nauseabundo, una mezcla de sangre y olores bestiales, se filtraron desde el otro extremo del pasillo.

 

Shin: “Está bien, entonces, mostrémosles”.

Schnee: “Entendido.”

 

Los monstruos se estaban acercando al grupo como un torrente de agua rompiendo una presa.

 

Rápidos monstruos de cuatro patas lideraban la manada, insectos se arrastraban por el techo y los de tipo volador atravesaban el espacio entre el piso y el techo.

 

Detrás de ellos, monstruos como Ogros y Nues podían ser vistos también.

 

Hacia el fenómeno que podría describirse acertadamente con las palabras “ola de monstruos”, Shin y Schnee levantaron la mano tranquilamente, sus palmas se dirigieron a la horda.

 

El poder mágico se centró en sus manos a través de sus brazos, y un globo blanco azulado comenzó a formarse en el punto central entre sus palmas.

 

Shin y Schnee: ““[White Cannon]!””

 

Las voces de Shin y Schnee resonaban al mismo tiempo. En el momento en que se pronunció el nombre del hechizo, el globo aceleró instantáneamente, volando hacia los monstruos.

 

Dejando imágenes residuales mientras avanzaba, el globo blanco aceleró por el centro del corredor.

 

Los monstruos de tipo volador probablemente pensaron que podían esquivarlo fácilmente, y simplemente inclinaron ligeramente sus cuerpos mientras seguían volando.

 

Sin embargo, después del paso del globo, hasta los monstruos aparentemente intactos estallaron en llamas, convirtiéndose instantáneamente en cenizas.

 

La velocidad de incineración era tan rápida que, en lugar de “encenderse en llamas”, parecía que se estaban desmoronando por los bordes.

 

Suzune: “Whoa...”

 

Suzune no pudo evitar expresar su sorpresa e incredulidad al ver el poder del hechizo. No eran solo los monstruos que volaban cerca del globo los que habían desaparecido.

 

La habilidad exclusiva de combinación [White Cannon] era un globo blanco de luz con un aura dañina invisible a su alrededor. Un aura de fuego infernal ardiente.

 

El aura normalmente tenía una pequeña área de efecto, pero el poder mágico de los dos lanzadores lo había expandido a un rango extremadamente amplio.

 

Llamas invisibles habían llenado todo el corredor, sin dejar espacio para escapar, ni siquiera en el piso ni en el techo.

 

Los monstruos habían caído en total confusión, ya que algunos trataban de evitar la inminente destrucción mientras otros seguían presionando hacia adelante.

 

Tiera: “Estoy empezando a sentir pena por los monstruos...”

Kagerou: “Grrrrr….”

 

Tiera y Kagerou miraron a los monstruos gritando con sentimientos encontrados.

 

Shin: “Tiera, Suzune, cierren los ojos”.

Tiera: “¿Eh?”

 

El globo de la luz continuó avanzando, incinerando a los monstruos a su paso. Cuando llegó al final del corredor y la sala, Shin dio esta orden a Tiera y Suzune.

 

No entendieron lo que Shin quería decir, pero ambas tenían un mal presentimiento e inmediatamente cerraron los ojos.

 

Sucedió el momento siguiente.

 

Al llegar a la sala, el globo desató toda la energía comprimida dentro de sí misma.

 

Una llama blanca y pura ardió por el pasillo, llegando hasta los corredores. La barrera mágica que Shin puso para protección se volvió completamente blanca, y entonces ni un solo monstruo quedo a la vista.

Cuando las llamas se apagaron, Shin liberó la barrera. Mientras lo hacía, la ola de calor que había bloqueado pasó junto a él, hacia la parte trasera.

 

Shin: “Vamos a enfriar un poco”.

 

Shin usó un hechizo de agua para bajar la temperatura en el ardiente pasillo caliente y la sala.

 

Después de que el aire tórrido había cambiado a una brisa fresca, Shin y Schnee avanzaron.

 

Shin: “¿Qué pasa? Vámonos.”

Suzune: “Eh, sí, está bien”.

 

Aún afectado por ser testigo de “White Cannon” y su poder, Suzune respondió con un tono de voz estridente.

 

Cuando las llamas comenzaron a disminuir, Suzune abrió un poco los ojos; incluso después de presenciar el estilo de lucha del grupo en toda la mazmorra, el paisaje ante sus ojos la dejó completamente sin palabras.

 

Tiera: “Para Shin y los demás, eso es normal...”

 

Tiera había sentido la sorpresa de Suzune y trató de calmarla, poniéndole una mano en el hombro. Luego agregó “Ya me acostumbré”, y Suzune sintió nuevamente que Tiera era una persona “de su lado” del mundo.

 

Tiera: “Centrémonos en nuestra meta, juntos.”

 

Detrás de Shin y Schnee, las dos chicas sintieron una curiosa sensación de comunidad entre ellas.