The New Gate Capítulo 32 (parte 3).




Manual




Proyecto: 

A la mañana siguiente, cuando todos estaban despiertos, tomaron una pequeña comida y reanudaron su exploración de la mazmorra. Como ya sabían la ruta a seguir, llegaron rápidamente al punto en el que se detuvieron el día anterior.

Tal vez porque mataron a todos los monstruos con los que se encontraron el día anterior, esta vez no encontraron muchos.

 

Shin: “Bien, vamos a terminar esto hoy”.

 

Todos asintieron de acuerdo con las palabras de Shin.

 

Con ayuda de [Magic Sonar] de Shin, la misma habilidad que él había usado durante la exploración de la base del culto Shiten, llenó gradualmente los puntos inexplorados del mapa. El alcance de la habilidad se redujo debido a los efectos del miasma, pero sus oleadas de poder mágico hicieron su trabajo de manera efectiva.

 

El grupo procedió mientras se aseguraba de que el mapa se estaba actualizando. Naturalmente, los monstruos de tipo Invader que vagan por la mazmorra a veces atacaban.

 

Sin embargo, fueron derrotados por la magia de Shin, Schnee y Tiera y terminados por los ataques de Filma, Shibaid y Munechika: ante este poder simple pero abrumador, todos fueron aplastados sin tener posibilidad de resistirse.

 

Como sus oponentes a menudo estaban cerca del nivel 600, el nivel de Tiera aumentó de una manera interesante hoy también.

 

Tiera: “Nunca pensé que llegaría al nivel 200... estoy empezando a sentir lástima por las personas que se esfuerzan en subir de nivel ...”

Shin: “¿De Verdad? Sí, esto se parece un poco al [Power Leveling], pero no nos estás estorbando de ninguna manera, así que no creo que debas preocuparte por eso. También estás dañando a las quimeras, quiero decir que incluso has derrotado a una de un solo ataque. Esto puede sonar extraño, pero esta es una buena zona de caza para ti, Tiera.”

 

Tal y como dijo Shin, las flechas de Tiera eran extremadamente efectivas contra los monstruos contaminados por el miasma. El daño era considerable, pero también estaba el hecho de que los monstruos de tipo Invader quedaban paralizados después de que las flechas de Tiera los golpearan, haciendo que sus movimientos fueran más apagados.

 

Contra las quimeras y sus movimientos impredecibles, las flechas de Tiera eran increíblemente útiles.

Incluso Shibaid, que no había hablado mucho desde que entraron en la mazmorra, mencionó que ella era un verdadero activo para sus capacidades de combate.

 

Shibaid: “Como dijo Shin, estamos teniendo un momento más fácil gracias a Lady Tiera. No hay nada por lo que deba preocuparse.”

Tiera: “Er, muchas gracias.”

 

A medida que descendieron más a través del área inferior de la mazmorra, el espacio se volvió gradualmente más estrecho.

 

Shin: “Parece que Yasutsuna estará en la sala del jefe del área inferior, ¿verdad?”

Munechika: “En efecto. Como dijimos antes de irnos, pensamos que la posibilidad de que Yasutsuna se encuentre en la parte más profunda de la mazmorra es alta. Incluso ahora que estamos en el área inferior, siento que su presencia viene desde abajo. Creo que esa predicción es correcta.”

 

Munechika estuvo de acuerdo con los pensamientos de Shin mientras caminaban por un pasillo.

 

[Depths of Hellfire] está estructurado como una pirámide invertida: el piso más bajo consistía en solo la cámara del jefe.

Yasutsuna era mucho más fuerte que el jefe de la mazmorra, por lo que no sería extraño que estuviera en lugar del jefe.

 

Tiera: “Parece que el miasma se está volviendo más denso. Estoy empezando a sentirme un poco enferma.”

 

En su descenso, solo Tiera parecía percibir el cambio en el miasma de la atmósfera.

 

Shin: “No puedo sentir ninguna diferencia particular. Pero Tiera es sensible al miasma, es mejor usar alguna contramedida. Materializa esta carta de las que te di.”

 

Durante su exploración de la base del culto Shiten también, Tiera había demostrado ser sensible a las cosas que son difíciles de determinar e identificar, como el miasma y las voces de los muertos.

Teniendo esto en cuenta, Shin sacó una tarjeta de la caja de objetos y se lo mostró a Tiera.

 

Shin: “Schnee y todos los demás también, materialicen una de estas y tráguela. No sé si afectará a Munechika, pero inténtalo por si las dudas. Esto les permitirá actuar sin problemas incluso dentro del miasma durante una hora. No sabemos lo que nos espera aquí abajo, así que tómenlo regularmente.”

 

Lo que se materializó fue una píldora blanca redonda de menos de 1cemel.

 

Su nombre es [Miracle Drug of Holy Skies], un objeto esencial para explorar áreas infectadas con miasma durante un tiempo prolongado.

Ingerir la píldora protege de las alteraciones de estado causadas por el miasma durante 1 hora. Dependiendo de su uso, también puede servir como un medio de ataque.

Shin lo había preparado como medida de seguridad cuando escuchó que el miasma era lo suficientemente poderoso como para tragar incluso un arma de grado antiguo.

 

Tiera: “Es increíble, ya me siento mejor. ¿Esto es lo que estabas lanzando a las Quimeras?”

Shin: “Sí. En caso de emergencia, solo arroja una de estas al enemigo. Si se trata de un monstruo de tipo Invader, esta píldora puede causar daños graves.”

 

Shin había priorizado hacer una gran cantidad de ellos, por lo que no tuvo tiempo de probar su efectividad antes: es por eso que los probó directamente en los monstruos de tipo Invader.

 

Shin tenía una gran resistencia natural al miasma, por lo que tragar la [Miracle Drug of Holy Skies] no cambiaría mucho su condición. Pero confirmó con Schnee que la píldora era efectiva, por lo que le dijo a Tiera que se la tragara de inmediato.

 

Munechika: “Esto también es efectivo incluso para mí. Como dijo Lady Tiera, es realmente increíble.”

 

Munechika estaba aún más sorprendida que Tiera. Su verdadera forma es la de un arma, pero estaba sujeta a los efectos del miasma como cualquier otra persona.

Sin embargo, tragar la píldora le permitió suprimir tales síntomas, al igual que los demás miembros del grupo.

 

Munechika: “Es realmente útil poder luchar sin preocuparse por el miasma después de todo.”

 

Munechika pensó que, dependiendo de la situación, no podría haberlos ayudado a luchar, así que se sintió aliviada.

 

Shin: “No esperaba que te afectara a ti también, Munechika. Oh, parece que llegamos a nuestro destino.”

 

Normalmente, el grupo de Shin encontraría escaleras que conducen al piso inferior en este punto.

Sin embargo, el pasillo que seguían conducía a una puerta gigante decorada con una pintura de un gran monstruo de tipo pájaro, probablemente Kagutsuchi.

Se levantaron dos candelabros a los lados de la puerta: seguramente habían estado ardiendo durante mucho tiempo, pero las llamas negras aún bailaban sobre ellos.

 

Enormes puertas siempre se encontraban antes de las cámaras de los jefes, como una especie de hito. En términos de juego, era una manera de mostrar que un poderoso enemigo esperaba.

Sin embargo, en el mundo real actual, intimidaba y presionaba a los visitantes. Les advirtió en silencio que tenían que estar preparados para morir si querían pasar.

 

Shin: “Está bien, lo estoy abriendo.”

 

Después de asegurarse de que todos los demás asintieran en respuesta, Shin empujó las puertas.

 

La puerta gruesa tenía algo de resistencia al principio, pero después de moverla un poco, se abrió completamente. El paisaje interior, acompañado por los crujidos metálicos de las puertas, se mostró lentamente a los ojos de Shin y su grupo.

 

Shin: “Qué bienvenida tan impresionante.”

 

Antes de activar [Analyze], Shin notó varias sombras.

 

Una manada de Ogros, todos con cuerpos pintados en su mayoría de color negro. Sus apariencias demostraban que no eran ogros regulares, sino una mezcla de diferentes especies, como Ogros Superiores y Ogros Guerreros.

Detrás de todos los ogros había una unidad completamente diferente del resto.

Lo primero que vino a la mente de Shin después de verlo fue un Oni negro.

Tenía el doble del tamaño de los otros Ogros. Su torso estaba desnudo y adornado con poderosos músculos que eran como una armadura que protegía al monstruo.

Su cuerpo estaba completamente manchado de negro por el miasma: solo sus ojos brillaban de un rojo brillante.

De la frente de una cara que podría describirse con la palabra Oni, el famoso demonio del folclore japonés, brotaban un par de cuernos.

La mitad inferior de su cuerpo estaba cubierta por una tela amarilla y negra a rayas.

La única prenda de la bestia, que llegaba hasta los tobillos, estaba desgarrada y rasgada, tal vez por el miasma.

 

Munechika: “...... Shin, está sosteniendo a Yasutsuna en su mano derecha.”

 

Munechika habló mientras mantenía sus sentimientos reprimidos, mirando la Katana que el monstruo empuñaba en su mano derecha, girando con un aura negra.

 

Shin: “!?!”

 

Los ojos de Shin se abrieron de par en par en un instante, luego su mirada se volvió aún más aguda.

 

La hoja de la Katana estaba severamente dañada, incluso tenía grietas en algunas partes. Se podía ver el óxido en la unión entre la cuchilla y la empuñadura, sus decoraciones -que seguramente eran obras de arte- estaban decoloradas e indistinguibles.

 

Su estado era tan horrible que era cuestionable si aún podía cortar o no. ¿Podría incluso llamarse un arma ahora?

Como Katana ya estaba muerta. Su grado antiguo era lo único que impedía que se rompiera por completo.

 

Shin: “¿¡Que es eso…!? ¿¡Qué demonios es eso!?”

 

Palabras profundas y amenazadoras, muy diferentes de las habituales, salieron de la boca de Shin. Sentía claramente lo que Munechika estaba sintiendo, como una de las Espadas Supremas.

La mano de Munechika que sostenía la espada temblaba levemente.

Ver a su compañera siendo tratada de esa manera sin duda despertó su enojo.

 

- Ogre Invader - Nivel 723 -

 

[Analyze] mostro la palabra “Invader”. Shin no estaba realmente preocupado con eso hasta ahora, pero esta vez realmente le irritó los nervios.

 

Tal vez fue porque Shin sabía que la Katana tenía conciencia, o tal vez por su contacto con Munechika y los demás. Shin mismo se sorprendió por lo mucho que la vista del devastado [Dojigiri Yasutsuna] lo puso furioso.

 

En el mundo actual, era la primera vez que Shin veía un arma corrompida por el miasma hasta este punto.

No pudo explicar por qué, sin embargo, el paisaje ante sus ojos lo disgustó tanto.

Cuando el grupo de Shin entró en la habitación, las puertas detrás de ellos se cerraron. Pero ni a Shin ni a Munechika, ni a nadie más, les importaba algo así.

 

Shin: “Mataré al Ogro sin romper a [Yasutsuna]. He estado en la retaguardia hasta ahora, pero voy a avanzar esta vez.”

Shibaid: “Entendido. Me parece repugnante también.”

Filma: “Definitivamente, es asqueroso”.

 

Shibaid y Filma respondieron al anuncio de Shin, pronunciado en un tono inusual de voz debido a su enojo.

Munechika, Tiera y Schnee no hablaron, pero todos compartían el mismo sentimiento.

 

Munechika: “…Estoy agradecida.”

Shin: “No lo menciones. Como herrero, no puedo permitir algo así. No creo recordar haberme sentido tan disgustado.”

 

Como si respondiera a los pensamientos de Shin, la hoja de la Katana que empuñaba, [Moonless], emitía un brillo apagado.

 

Schnee: “Vamos a encargarnos de los otros Ogros. Shin, Munechika, el jefe es suyo.”

 

Schnee le dijo a Shin y Munechika que siguieran adelante.

Si solo se tratara de derrotar al jefe, Schnee, Shibaid, Filma, cualquiera de ellos habría bastado. Tiera también, con el apoyo de Kagerou, podría haberlo hecho.

 

Pero esa no era la parte más importante.

 

Derrotarlo era solo un prerrequisito. Más importante aún, enfrentar a ese jefe aquí y ahora era algo que Shin y Munechika tenían que hacer, como herrero y espada, o así lo juzgo Schnee.

 

Schnee: “Ayudaremos tan pronto como podamos.”

Shin: “¡¡Déjamelo a mí!! ¡Vamos, Munechika!”

Munechika: “¡Sí! ¡Deberás probar la hoja de Mikazuki Munechika!”

 

Shin y Munechika patearon el suelo para saltar hacia el jefe, que estaba parado ociosamente detrás del grupo de monstruos.

Ignoraron a la manada de Ogros en el medio de la habitación y atacaron al jefe de inmediato.

 

Shin: “No sé en qué estado está el arma. ¡Incluso si el jefe ataca con ella, no choques demasiado con ella!”

Schnee: “¡Entendido!”

 

En el mismo momento en que aterrizaron, Shin atacó la parte superior del cuerpo del monstruo, Munechika la parte inferior del cuerpo.

Un ataque simultáneo proveniente tanto de la derecha como de la izquierda.

Un Ogro promedio habría sido cortado en tres sin siquiera poder reaccionar, pero este Ogro era el jefe de la mazmorra secreta.

 

El jefe naturalmente reaccionó, detuvo a [Moonless] con [Yasutsuna] mientras se retiraba, luego esquivó el [Mikazuki Munechika – Shinuchi] de Munechika elevando sus piernas en el aire.

Sin embargo, detener el golpe de Shin en ese estado no era una buena idea.

[Yasutsuna] fue empujada hacia atrás, derribando al monstruo, presa fácil para [Mikazuki Munechika – Shinuchi]

 

“--- !!”

 

La hoja, dirigida a las piernas del monstruo, cambió de dirección en un ángulo agudo y atravesó el brazo izquierdo del Ogro.

 

La mano izquierda del jefe había sido cortada, forzándolo a retroceder aún más mientras gritaba de dolor. Su mano derecha, sin embargo, todavía sostenía con fuerza a Yasutsuna.

 

Incluso si era un arma de grado antiguo, Shin no sabía cuánta durabilidad tenia. Debido a esto, cuando el jefe adoptó una posición para bloquear con [Yasutsuna] Shin se detuvo en su ataque.

No había infligido un gran daño, sino que había notado algo.

 

Shin: “Esta respuesta... aún le queda algo de durabilidad”.

 

Tal vez debido a sus habilidades de herrero, Shin entendió indirectamente que [Yasutsuna] tenía más durabilidad de lo que sugería su apariencia.

Si bien su apariencia hacía pensar que le quedaba menos del 10%, en realidad la Katana aún conservaba al menos el 30% de su durabilidad.

 

Munechika: “¿Puedes saberlo?”

Shin: “Sí, todavía está alrededor del 30%. Por lo menos, no se romperá después de detener un solo ataque. Si es necesario, podemos cruzar espadas sin preocuparnos.”

Munechika: “Es un alivio escuchar eso. Pero los ataques de un enemigo de este nivel no afectarán, y no tengo intención de perder tiempo luchando contra él.”

 

Después de comprender que la durabilidad de Yasutsuna, su mayor preocupación ya no estaba presente, los movimientos de Shin y Munechika mejoraron.

Incluso si derrotaran al jefe, pero [Yasutsuna] se rompía, no sabían si podían arreglarla. No podían evitar ser prudentes.

Pero las cosas eran diferentes si la durabilidad de la Katana no estaba en peligro.

 

El Ogre Invader se volvió mucho más vigilante hacia los dos ya que se distanció de ellos. ¿Era porque sentía que las dudas de Shin y Munechika habían desaparecido?

 

Shin y Munechika: ““¡Demasiado lento!””

 

Shin y Munechika hablaron al mismo tiempo.

 

Gracias a la habilidad del sistema de Artes Marciales para movimiento [Shukuchi], los dos guerreros llegaron justo al lado del jefe en un instante.

Incluso si está fortalecido por el miasma, para Shin y Munechika, el Ogre Invader era un oponente claramente inferior. Sin ningún motivo para dudar en atacar, nunca lucharían contra eso.

 

Shin: “¡Cha!”

 

La espada de Shin golpeó el brazo izquierdo y la pierna del monstruo ...

 

Munechika: “Fuuh !!”

 

El corte de Munechika atravesó el brazo derecho del monstruo; todas sus extremidades fueron cortadas y destruidas.

 

[Yasutsuna], finalmente liberada, todavía estaba en el aire cuando Munechika la atrapó con seguridad.

 

Shin: “Ya no te necesitamos. ¡Muere!”

 

Con la pierna izquierda cortada, el monstruo se derrumbó en el suelo, pero la espada de Shin golpeó implacablemente.

Un efecto visual blanco señalaba la activación de una habilidad: se dibujaron tres rayos de cuchilla en el aire.

 

Habilidad del sistema de Artes Marciales para Katana [Continuous Flower Wheel].

 

Un corte hacia arriba, un corte hacia abajo, otro corte hacia arriba. El primer corte originalmente servía para golpear el arma del oponente hacia arriba, mientras que los otros dos atacarían directamente. El jefe ya estaba desequilibrado incluso antes de recibir el primer golpe, por lo que no tenía forma de esquivar ninguno de los golpes de Shin.

 

Las cuchilladas de Shin cortaron la cabeza y el torso del monstruo en dos.

 

No importa cuánto haya progresado su transformación de Invader, ser cortado en tantas piezas le impidió recuperarse o resucitar. Cuando su HP llegó a 0, el cuerpo del monstruo se desmoronó en polvo.

 

Shin: “¿Los otros ya han terminado, supongo?”

 

Incluso si estaban peleando contra el jefe, Shin y Munechika no fueron atacados por los otros Ogros. La razón era porque Schnee y los demás ya habían acabado con todos ellos.

El piso de la cámara del jefe estaba lleno de los garrotes y grandes espadas que los monstruos de tipo Ogro tenían anteriormente.

 

Schnee: “Veo que has terminado también. ¿Cómo está la condición de Yasutsuna?”

Shin: “Su durabilidad está bien al menos. Pero está dañada por el miasma, así que tengo que ver más de cerca antes de poder decir si está a salvo o no.”

 

Shin le respondió a Schnee y miró a [Yasutsuna] en los brazos de Munechika. Entonces algo sucedió el próximo instante.

 

Shin: “Kh... parece que era demasiado temprano para relajarse”

Munechika: “!? ¿¡He!? ¿¡Que sucede!?”

 

[Yasutsuna], ahora en manos de Munechika, emitió un aura turbia. La sustancia contaminada envolvió el brazo de Munechika, como si poseyera voluntad propia.

Munechika hizo una mueca como si hubiera recibido daño y [Yasutsuna] cayó de sus manos.

 

Munechika: “Ggh ... la fuente del miasma que corrompió la cueva fue Yasutsuna en sí misma al parecer.”

 

Después de estas palabras, Munechika cayó de rodillas. Incluso si [Yasutsuna] ya no estaba en sus manos, el miasma no abandonó su brazo.

 

Shin: “Espera solo un segundo. Lo disiparé de inmediato.”

 

Shin tomó la mano de Munechika y activó la habilidad [Dispel Omen]. Era una habilidad para purificar el miasma, necesaria cuando se enfrentaban a Demonios o visitaban lugares afectados por miasma.

 

La luz transparente que apareció al mismo tiempo de la activación de la habilidad causó que el miasma que envolvía el brazo de Munechika se desvaneciera. Aun así, la complexión de Munechika lucia tan enfermiza como antes.

 

Shin: “¿Cómo te sientes?”

Munechika: “Me disculpo. No pensé que Yasutsuna hubiera sido...”

 

Munechika estaba mirando a [Yasutsuna], que apuñalaba el suelo frente a ella. Su apariencia no era más que una Katana a punto de romperse.

 

Cuando Shin tocó la empuñadura de [Yasutsuna] el aura turbia que atacó a Munechika apareció nuevamente. Sin embargo, cuando tocó los guanteletes equipados por Shin, desapareció como si hubiera sido mandada a volar.

Era un efecto secundario de los [Hades Gauntlets] que Shin tenía equipados.

El potente equipo de grado Antiguo no sería contaminado fácilmente, incluso si entrara en contacto con el miasma.

Al tratarse de equipo de grado Antiguo, especialmente si fue diseñado por un herrero de alto nivel como Shin, podría disipar el miasma mediante un simple contacto si estaba en perfecto estado.

Esa es la razón por la cual Shin podría sostener a [Yasutsuna] sin ser afectado de ninguna manera.

 

Shin: “Como esperaba, este equipo evita que me afecte. Entonces, ¿qué tal esto?”

 

Shin activó [Dispel Omen] en [Yasutsuna] que ahora sostenía. Hacerlo disipó el miasma en la hoja de la Katana.

Sin embargo, cuando Shin desactivó la habilidad, el miasma comenzó a aparecer de nuevo.

La única parte de la Katana que no exudaba miasma era donde Shin la sostenía, ya que estaba bajo el efecto de los [Hades Gauntlets] de Shin

 

Si Shin soltaba a [Yasutsuna], la empuñadura probablemente comenzará a derramar miasma.

 

Schnee: “¿No funcionará incluso si sigues ejecutando la habilidad? ¿Destruirla es la única salida?”

Shin: “No lo sé. O sigo lanzando [Dispel Omen] y el miasma desaparece o tenemos que destruir a [Yasutsuna] en sí misma. Honestamente hablando, no puedo saberlo.”

 

Incluso bajo la mirada implorante de Munechika, Shin no respondió con esperanzadoras predicciones ni cambió el tema.

A diferencia del análisis de espadas y armas, el miasma era un campo del que sabía muy poco. Shin no tenía idea de qué movimiento podría hacer.

Schnee estaba igual: la única forma en que podía pensar era en purificar el miasma.

En los casos donde el miasma siguiera apareciendo incluso si [Dispel Omen] se lanzaba, siempre arreglaban las cosas destruyendo la fuente del miasma.

 

Tiera: “Ehm, ¿podría?”

Shin: “¿Tiera?”

 

Entre el silencio en el que había caído el grupo, Tiera levantó tímidamente la mano y habló.

 

Tiera: “Bueno, primero me gustaría confirmar algo con Lady Munechika... esta habitación está directamente encima de una de las Líneas Ley, ¿correcto?”

Munechika: “¿Hmm? ¿Por qué ...? No, dejemos eso de lado. Sí, estamos por encima de una de las Líneas Ley, no hay error en eso.”

Tiera: “Entonces podría ser posible. Sin embargo, no puedo decirlo con seguridad.”

Shin: “¿Tiera?”

 

Tiera, después de recibir la confirmación de Munechika, se acercó a Shin y puso su mano sobre la suya y [Yasutsuna].

 

Tiera: “En mi pueblo, hay un método de purificación de miasma transmitido a través de generaciones. Shin, por favor, continúa usando esa habilidad, intentaré hacer la mayor parte del trabajo.”

Shin: “¿Estarás bien?”

Tiera: “Déjamelo a mí... no te preocupes, esta no es mi primera vez.”

 

Con una expresión tranquila, Tiera asintió con un matiz de tristeza en sus ojos.

Sus ojos miraron directamente a Shin.

 

Shin: “…. Entiendo. Creo en ti. Munechika, ¿qué dices?”

Munechika: “Ella está tratando de salvar a uno de mis compañeros. No hay otra manera.”

Shin: “Entonces está decidido. Schnee, todos, por favor estén alerta de los alrededores por si las dudas.”

Schnee: “Entendido.”

 

Schnee y los otros miembros prepararon sus armas y se enfocaron en los alrededores. Miasma a veces podía dar a luz demonios, por lo que no podían permitirse bajar la guardia.

 

Tiera: “Comenzaré ahora.”

 

Tiera susurró suavemente.

 

Y así la purificación de Yasutsuna comenzó.

 

Tiera: “---------.”

 

Lo que Shin escuchó fue una melodía clara y serena, un canto no escrito con palabras, surgiendo de los labios de Tiera.

Su eco tenía un encanto misterioso, lo suficiente como para hacer que Shin casi olvidara que estaban en las profundidades de una mazmorra.

 

Shin: “¡¡¡!!”

 

Cuando comenzó la melodía, el cuerpo de Tiera comenzó a brillar. Su cabello negro flotaba como si soplara una brisa rebosante de luz transparente.

La luz que emanaba del cuerpo de Tiera también afectó a Shin, ya que ella había puesto sus manos sobre las suyas. La luz transparente comenzó a envolver el cuerpo de Shin también.

 

Shin: “Qué es esto…?”

 

Shin dejó escapar una pequeña exclamación. Algo cálido y frío al mismo tiempo, una sensación indescriptible, lo impregnaba.

No hubo ningún cambio en su estado, y excluyendo esa sensación curiosa, nada le estaba sucediendo.

 

Shin: “Esto es…”

 

Lo que cambió fue [Yasutsuna]. El miasma que se escapaba de la cuchilla comenzó a retorcerse.

Realmente parecía que Tiera estaba sufriendo, por lo que Shin se puso más alerta.

Atravesando las manos de Tiera y Shin, la luz entró en contacto con el miasma.

Fue rechazada una vez, como si su contacto causara una reacción violenta, pero la segunda vez superó el miasma y envolvió toda la cuchilla.

 

Tiera: “--Nn--. ---“

 

Cuando la luz y el miasma chocaron, el ritmo de la melodía cantada por Tiera se alteró. Grandes gotas de sudor se formaron en su frente y su expresión se retorció de dolor.

Pero, aun así, Tiera continuó cantando la melodía.

 

Shin: “¿Hm ...?”

 

Shin estaba pensando en una forma de ayudar a Tiera.

Entonces, de repente, su vista se sacudió violentamente.

Un bosque.

Una silueta humana, se derrumbó en el suelo.

Había alguien arrodillada junto a esa figura.

 

“Por......favor...........!.........Alg......!!!.........se!! Estoy....... don...... ..ayu ... .me ...... ..alguien!!”

 

Imágenes rotas aparecieron ante los ojos de Shin, la voz de alguien no presente llegó a sus oídos.

Las visiones que aparecieron ante sus ojos estaban fuera de foco, las siluetas que aparecían en ellas eran oscuras y borrosas.

La voz estaba perturbada por ruidos, todo lo que podía distinguir eran pedazos de palabras rotas.

Shin todavía estaba confundido por lo que estaba sucediendo cuando, tan abruptamente como comenzaron, las visiones y los sonidos terminaron.

 

Tiera: “Ugh...”

Shin: “¡Oye!”

 

Antes de darse cuenta, la luz había desaparecido y Tiera se derrumbó.

Shin evitó que su cuerpo cayera, instintivamente.

Tiera, respirando pesadamente, lentamente se levantó, sostenida por los brazos de Shin.

 

Tiera: “Ahora sí, debería estar bien, creo.”

Shin: “... así parece.”

 

La purificación parecía haber tenido éxito: incluso si Shin soltaba a [Yasutsuna], su hoja ya no exudaba miasma.

Shin miró a Schnee y a los demás, preguntándose si habían experimentado lo mismo que él, pero sus expresiones no mostraban ninguna confusión. ¿Solo él y Tiera vieron esas visiones?

 

Shin: “Antes que nada, tomemos a Yasutsuna y salgamos de la mazmorra. No podemos hablar a placer aquí.”

Munechika: “Ah, sí, sin objeciones aquí. ¿Yasutsuna estará bien?”

Shin: “No puedo decir nada antes de observar más de cerca. No está rota y no parece que su durabilidad haya disminuido, así que quiero decir que está bien, pero... todavía no puedo.”

 

Munechika miró a [Yasutsuna] con preocupación.

 

Sin embargo, se logró el objetivo, así que después de asegurarse de que no había otras fuentes de miasma en la cámara del jefe, el grupo de Shin salió de las Profundidades del Infierno.