The New Gate Capítulo 30 (parte 3).




Manual




Proyecto: 

Hola queridos adictos a The New Gate, disculpen la demora del capítulo (sí, siempre paro pidiendo disculpas, pero es porque siempre trato de traducirlo y publicarlo al día siguiente del que sale la versión en inglés), lo único que puedo decir es: Filma ganó fans y posiblemente Tiera evolucione xD y que los soldados de Ichinose me cayeron bien u.u, me recordaron a Girard y casi rompo en llanto TT_TT. Bueno, disfruten el capítulo.

 

─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─ ─

 

El primero en llegar al campo de batalla fue, obviamente, Shibaid.

 

Los soldados Kujou estaban en formación, listos para encontrarse con el ejército de Ichinose aliado con monstruos.

 

Junto a las tropas de Ichinose había 6 monstruos en total. Incluían 3 Green Tails alrededor del nivel 500 y 3 Yellow Tails alrededor del nivel 400.

 

No se veían otros monstruos, tal vez porque estaban actuando junto a los humanos.

 

Shibaid: “Tampoco parece que estén siendo manipulados.”

 

Shibaid, que había sobrevivido a innumerables campos de batalla, conocía muy bien el sabor del aire en el campo de batalla. Había acabado con soldados manipulados y aquellos que luchaban por su propia voluntad.

 

Debido a esto, sintió instintivamente que las tropas de Ichinose no fueron manipuladas cuando las miró. También lo confirmó con [Analyze].

 

Parecían estar en el típico frenesí de excitación que sentían los soldados antes de la batalla, pero nadie estaba afectado por dolencias de estado como [Charm] o [Confusion].

 

Shibaid: “¿Están poseídos por la batalla?”

 

Shibaid susurró después de mirar por encima de las tropas. Eran una mezcla de muchas razas y especies diferentes, pero tenían una cosa en común.

 

Nadie joven estaba entre ellos. Incluso los Elfos y Lords, que por lo general no cambiaban mucho a medida que envejecían, parecían haber pasado la edad madura.

 

Entre los otros, había muchos que parecían estar en sus primeros años de edad avanzada. Sus ojos, sin embargo, brillaban con la intención de luchar.

 

A Shibaid les recordaron a los guerreros berserker que no dejarían de luchar hasta su último aliento.

 

Shibaid: “¿Hmm?”

 

Vio a un hombre del campamento de Kujou dirigirse hacia las tropas de Ichinose. Él llevaba una katana, pero no tenía armadura.

 

Era algo impensado de ver en el campo de batalla, pero Shibaid sabía quién era ese hombre.

 

Shibaid: “El espadachín más fuerte de Hinomoto, eh.”

 

El hombre se llamaba Toudou Kankurou.

 

 

 

Mientras Kankurou caminaba hacia el ejército de Ichinose, un hombre a caballo, vestido con una armadura de excelente apariencia, galopaba cerca de él.

 

Kankurou: “Es un séquito bastante grande con el que viniste. Lamentable, no recibimos ningún anuncio de su visita.”

Hombre a caballo: “Por supuesto que no. Esto es la guerra.”

 

Kankurou conocía bien al hombre: una vez había sido nombrado comandante de batallón en el ejército de Ichinose.

 

Kankurou: “¿Por qué hay monstruos contigo? ¿No son bestias para ser derrotadas?”

Comandante: “¿Quién sabe lo que piensan esas criaturas? Ellos también tienen sus propios planes, supongo. Nada que nos concierna.”

 

El hombre respondió clara y audazmente. Él no parecía estar mintiendo.

 

Kankurou pensó que estaban aliados probablemente solo porque compartían objetivos similares.

 

Kankurou: “¿Por qué harías algo como esto?”

Comandante: “Nacimos entre las llamas de la guerra. Con grandes batallas que dejan de existir, algunos de nosotros simplemente nos vamos en silencio. ¡Pero deseamos morir en el campo de batalla! ¡No solo esperamos irnos recostados en nuestras camas!”

Kankurou: “¿Planeas encender los fuegos de la guerra en Hinomoto por esa razón?”

Comandante: “Puedes reírte y llamarnos tontos. Todos los que vinieron aquí hoy son así de tontos. Tontos de batalla que no pueden aceptar estos tiempos de paz.”

 

El hombre luego se rio. Una risa pura y clara, sin sombra de duda. Una sonrisa Feroz en sus labios.

 

Los hombres detrás de él compartían la misma expresión.

 

Comandante: “La casa Ichinose originalmente se formó y creció a partir de una reunión de tales personas. Si no es ahora, entonces en un futuro cercano, pero este día era inevitable. Personalmente, pensé que iba a encontrar algo de comprensión de tu parte.”

Kankurou: “No tengo la menor idea de lo que quieres decir.”

Comandante: “En Hinomoto, ningún hombre ha visto tantos campos de batalla como tú, ha matado a tantos como tú. O “Demonio de la espada de pelo blanco”. Doy gracias a los cielos de que mi última batalla será contra ti.”

 

El hombre levantó su lanza, preparándose para la batalla.

 

Su espíritu de lucha y su intención asesina se mezclaron, pinchando la piel de Kankurou.

 

Kankurou: “... ¿así que esta es la forma de vida de un guerrero?”

Comandante: “Hah. Nada más que autocomplacencia.”

 

Los labios del hombre se cerraron después de esas palabras.

 

Vamos a hablar a través de nuestras hojas ahora, es lo que expresaron sus ojos...

 

Kankurou: “Entonces que así sea. ¡Yo, Toudou Kankurou, seré tu oponente en esta batalla final!”

 

Ante los hombres que consideraban la muerte como una bendición justa, la atmósfera de Kankurou cambió.

 

Ondas de intención asesina se extendieron silenciosamente por todo el campo de batalla.

 

Comandante: “¡¡Aquí voy!!”

 

Aunque presionado por la intención asesina de Kankurou, el hombre desencadenó una estocada envuelta en violentos vientos.

 

Una sola estocada fuerte, que no traicionó la vejez del hombre. Era su golpe de gracia, un golpe poderoso que había derrotado a muchos oponentes en el pasado.

 

Esta vez, sin embargo, su lanza... no alcanzó su objetivo.

 

Comandante: “Mara... villoso...”

 

Cuando el hombre cayó de su caballo y toco el suelo, la punta de su lanza, que había sido cortada voló y apuñaló el suelo a su lado.

 

El arco que [Black Moon] había dibujado en el aire desapareció, el sonido metálico que acompañaba el regreso de la katana a su vaina fue abrumado por el sonido de pisoteo de las tropas de caballería que se aproximaban.

 

Los hombres corriendo en sus caballos, los hombres marchando en el suelo, nadie tenía expresiones de tristeza en sus caras. Sus expresiones encajaban bien con guerreros locos en batalla, como el hombre los había llamado.

 

Kankurou: “Bueno, enfrentar semejante número de soldados listos para morir será bastante problemático.”

 

Los soldados de Kujou no eran débiles de ninguna manera. Pero contra soldados que no temen a la muerte, o, mejor dicho, soldados que se dirigen hacia la muerte, incluso el soldado más poderoso estará agobiado por el cansancio.

 

Para Kankurou, era un grupo que fácilmente podría vencer, siempre que tuviera tiempo.

 

Sin embargo, considerando la posibilidad de la presencia del 7 colas, quería evitar el uso de mucho tiempo y el agotamiento de sus tropas.

 

Shibaid: “Déjame ofrecerte mi asistencia.”

 

Kankurou estaba reflexionando sobre cómo romper la situación, cuando un Dragnil que llevaba una alabarda negra pareció ante él.

 

El espíritu de lucha que emitió ejerció una presión abrumadora sobre el entorno.

 

Kankurou: “Bueno, tú eres del señor Shin su...”

Shibaid: “Sir Kankurou. Yo participaré en esta batalla.”

Kankurou: “Vaya, es un verdadero honor luchar al lado de uno de los compañeros del señor Shin.”

 

Kankurou naturalmente sabía de Shibaid y su posición al servicio de Shin. Kankurou lo había visto luchar durante sus viajes por el continente.

 

Shibaid: “Creo que tienes más velocidad que yo, sir Kankurou. Voy a detener a los soldados, te pido que hagas frente a los monstruos.”

Kankurou: “Esa es una propuesta bien acogida. Voy a ir de caza entonces, por favor espere un momento.”

 

Kankurou asintió a la propuesta de Shibaid y rápidamente corrió.

 

Estaba corriendo entre miles de soldados buscando solo a unos pocos monstruos, pero su expresión no estaba nublada.

 

Kankurou: “Estén listos.”

 

El camino de Kankurou se abrió por rayas de cortes rojos, creados por la misma habilidad que Juugo había usado, [Infiltrator Blade].

 

Su poder, sin embargo, era muy diferente. Tal vez debido a sus estadísticas, o debido a su experiencia. El ejército fue destrozado, ya que los hombres y caballos con armadura en el camino de Kankurou se partieron en dos.

 

Soldado: “¡¡Es el demonio de la espada!! ¡¡El demonio de la espada viene!!”

 

Crimson Slash. Ese era otro nombre para Kankurou en el campo de batalla.

 

Solo con su brazo armado podría decidir el destino de una batalla. Ese era el espadachín más fuerte, el símbolo de Hinomoto.

 

Capitán: “¡¡No entren en el rango de su espada!! Rodeen─”

Kankurou: “Le ruego me disculpe.”

 

Un hombre de aspecto de capitán trató de dar instrucciones, mientras los ataques de Kankurou cortaban la formación del ejército.

 

Pero antes de que pudiera terminar de gritar sus órdenes, Kankurou apareció detrás de él.

 

Al mismo tiempo, el cuerpo del hombre estaba atravesado por los mismos cortes carmesí.

 

Capitán: “¡¿?!”

 

El torso del hombre, separado del resto de su cuerpo, cayó lentamente al suelo.

 

Su expresión agonizante, muy parecida a la del hombre empuñando la lanza que Kankurou había cortado antes, parecía satisfecha.

 

Capitán: “Tan fuerte...”

Soldado: “¡¡Un oponente realmente digno!!”

 

El ejército estaba perdiendo a sus oficiales uno tras otro, pero su moral no estaba cayendo, sino que se elevaba aún más. Un fenómeno que normalmente nunca sucedería cuando enfrentas a un oponente abrumadoramente superior.

 

Kankurou, cortando la formación enemiga, apuntó con su espada a uno de los monstruos, un Green Tail. El monstruo balanceaba sus colas hacia Kankurou.

 

Antes de que una bestia tan grande tuviera que mirar hacia arriba para ver correctamente, Kankurou balanceó a [Black Moon] sin una palabra. Las colas del monstruo, que barrían los alrededores (incluidos los soldados de Ichinose) fueron cortadas.

 

Al instante siguiente, el Green Tail gimió de dolor, Kankurou estaba a sus pies, en el punto ciego del monstruo, sosteniendo a [Black Moon] envainada en su cadera, listo para atacar.

 

Kankurou: “El primero.”

 

[Black Moon] fue desenvainada, una vez más cortes carmesí volaron.

 

Un corte fue suficiente para cortar la cabeza del Green Tail: poco después, el enorme cuerpo de la bestia, mucho más grande que el de un caballo, se derrumbó en el suelo, causando un pequeño temblor.

 

Una nube de polvo se levantó, los soldados se detuvieron en seco por un momento. Pero incluso eso no los detendría. Como sus acciones mostraban, no contaban con los monstruos desde el principio.

 

Shibaid: “¿Están buscando un lugar para morir? El país y la edad pueden no ser los mismo, pero los que viven de la espada comparten el mismo destino, ¿no es así?”

 

Shibaid susurró en voz baja mientras barría a los que intentaban golpear a Kankurou por la espalda.

 

Incluso si él no estaba usando ninguna habilidad, los soldados alrededor de Shibaid fueron botados como si hubiera estallado una explosión junto a ellos.

 

En los 500 años de la vida de Shibaid, conoció a muchos que no pensaban en nada excepto en cómo morir.

 

Girard, que había luchado y muerto a manos de Shin, no era demasiado diferente, un berserker que solo pensaba en sí mismo.

 

Uno de los destinos de aquellos que viven de la espada ahora se estaba extendiendo ante Shibaid.

 

Al presenciar sus formidables movimientos, muchos soldados reconocieron la gran habilidad de Shibaid y se reunieron a su alrededor.

 

Mientras contrarrestaba silenciosamente sus ataques, Shibaid lanzó una habilidad hacia uno de los Yellow Tail.

 

Yellow Tail: “¡Hnngh!”

 

[Nagitsuki] se mantuvo en alto, luego se vino abajo.

 

Habilidad combinada de Lanza y viento [Storm Hammer].

 

A diferencia del [Infiltrator Blade] de Kankurou, el huracán esférico nacido de [Nagitsuki] hizo saltar a los soldados lejos, dividiendo el suelo y el campo de batalla, también dañando a aquellos fuera del alcance de la habilidad.

 

El huracán, devastando el campo de batalla en forma de abanico, cobró la vida de 2 Yellow Tails, que estaban cerca de su camino. Al mismo tiempo, Kankurou terminó su segundo Green Tail.

 

Luego, entre las filas caóticas de los soldados Ichinose, las tropas de Kujou finalmente llegaron.

 

Soldados de Kujou: “¡¡¡A la batalla!!!”

 

La caballería rompió atreves de las tropas enemigas, luego los soldados de infantería golpearon a los grupos separados de soldados enemigos. Sus movimientos bien planificados fueron la clara señal de la estricta capacitación que recibieron.

 

Los cadáveres se amontonaban sobre cadáveres en el suelo enrojecido, plagados de armas rotas y armaduras aplastadas.

 

En ese escenario, los dos viejos veteranos del campo de batalla simplemente continuaron balanceando sus espadas en silencio.

 

 

♦♦♦♦

 

 

El segundo en llegar al campo de batalla fue Schnee.

 

Después de unirse a Karin, Schnee se separó de Shin –que se dirigía a Fuji- y siguió emboscando desde atrás a los monstruos que se acercaban al dominio Futaba.

 

Después de auto presentarse, Schnee le había explicado que lucharía junto a ellos.

 

Cuando Shin le dijo que Schnee iría con ellos en su lugar, Karin no estaba exactamente convencida, pero después de escuchar que sucedía algo inusual en el Mt. Fuji, ella no preguntó más.

 

Schnee: “Bueno, entonces, como discutimos, daré el primer paso.”

Karin: “Por favor, hazlo.”

 

Después de este intercambio con Karin, Schnee levantó una mano en dirección al gran ejército de monstruos.

 

Estaban aproximadamente a 1 kemel de los monstruos. Tsuguho y Tsugumasa fruncieron el ceño, preguntándose qué planeaba hacer Schnee, pero al siguiente instante las expresiones de los gemelos se llenaron de sorpresa.

 

Tsugumasa: “¡¡Woooh!! ¡¿Q-qué es eso?!”

 

Tsugumasa dejó escapar una exclamación, sorprendido por el viento frío que de repente había comenzado a soplar.

 

Sus ojos estaban fijos en las llanuras frente a sus ojos, ahora cubiertos de hielo blanco platino.

 

Tsuguho: “Lady Karin, ¿quién es ella...?”

Karin: “──una aliada. No necesitas pensar más profundo que eso por ahora.”

 

Karin dio una respuesta práctica a la pregunta de Tsuguho, pronunciada con una mezcla de miedo y asombro.

 

Ella no estaba tan sorprendida porque, durante la batalla en el barco que llevaba a Hinomoto, había sido testigo de la aplastante victoria de Schnee sobre los Gale Serpents.

 

La habilidad que Schnee usó fue la habilidad mágica de tipo agua [Cocytus], un hechizo con una amplia área de efecto.

 

No era magia exclusiva para batallas contra gremios como [Blue Judgement].

 

Sin embargo, su lanzador era Schnee, quien se había sometido a un aumento de poder durante el rescate de Filma. El poder del hechizo era algo que estaba más allá de la imaginación de Karin y los demás, que corrían al lado de Schnee.

 

Naturalmente, ella había ajustado el efecto del hechizo para no causar daño a las fuerzas de Futaba.

 

Schnee: “Con esto, la retaguardia del ejército enemigo ha sido disuelta. Les dejaré ayudar a aquellos que luchan en primera línea. Tomaré a ese White Tail.”

Karin: “Con respecto a ese, podríamos──”

Schnee: “No, creo que es mejor si eres tú quien informa a los soldados de Futaba que hemos venido a ayudar, Lady Karin. No deseo causar confusión en sus filas. Mis disculpas, pero ahora debemos priorizar una exterminación rápida de los monstruos.”

 

Karin se dio cuenta de que sería más rápido y que se podrían salvar más personas si Schnee usara su magia, en lugar de si el grupo de tres de Karin andaba asesinando monstruos.

 

Sin embargo, debido al uso abrupto de [Cocytus], se produjo una cantidad considerable de confusión en el frente.

 

Justo como lo dijo Schnee, si el mensajero anunciando que los refuerzos llegaban entre Karin, uno de los Diez Valientes o de un aventurero sin nombre, seguramente habría diferentes reacciones.

 

El problema actual era que las líneas frontales ya estaban involucradas en una batalla caótica. Sería difícil incluso para Schnee eliminar solo a los monstruos enemigos.

 

Karin: “... Entendido. Te lo dejo a ti entonces. Por favor, ten cuidado.”

 

Los soldados de Futaba no eran tropas débiles que serían pisoteadas sin resistir, pero estaban en grave desventaja numérica.

 

Karin, que había escuchado los números aproximados de las unidades de monstruos, temía que pasarían por encima de las tropas de Futaba e invadirían directamente las ciudades.

 

Debido a esto, se tragó su orgullo y aceptó la propuesta de Schnee.

 

Schnee: “Tú también.”

 

Schnee respondió a Karin con un pequeño asentimiento y se dirigió en una dirección diferente. Usando los monstruos congelados como puntos de apoyo, ella se acercó al White Tail, que se dirigía a la línea frontal.

 

Schnee: “Demasiado lento.”

 

Schnee desenfundó a [Aoi Tsuki] y lanzó una habilidad.

 

Era la habilidad de combinación de Agua y Katana [Frozen White Arc].

 

Un corte blanco plateado voló hacia adelante desde [Aoi Tsuki].

 

La hoja de hielo en forma de media luna, que había congelado incluso el brazo del demonio Scoruas un Raid de rango 3, cortó dos de las colas del White Tail: el monstruo había reaccionado en el último momento ante la leve intención asesina de Schnee.

 

Las colas se congelaron en el aire antes de aterrizar, mientras que la congelación que afectaba a las otras colas se expandía hacia las piernas del monstruo.

 

White Tail: “──── ¡¿?!”

 

Un grito, que no se convirtió en palabras, hizo temblar el aire circundante.

 

El White Tail movió violentamente sus colas restantes, atacando a humanos y monstruos sin distinción.

 

Schnee: “... ¿qué se supone que es esto?”

 

Susurró Schnee mientras miraba al White Tail, que había perdido toda razón debido al dolor y la ira.

 

Según el nivel y el rango del monstruo, se suponía que el White Tail ante ella era el pico de su clase. Pero en realidad no concordaba con tal descripción en absoluto.

 

El monstruo simplemente se agitaba frenéticamente y no mostraba ningún rastro de intelecto, que debería aumentar a medida que lo hacía el nivel del monstruo.

 

No todos los monstruos eran así, pero por lo que Schnee sabía, la inteligencia de los monstruos Demon Fox tendía a aumentar junto con su nivel.

 

Schnee: “Supongo que la ‘corazonada’ de Yuzuha dio en el blanco, uh”

 

Schnee se paró sobre el monstruo, ahora con el cuello y las colas cortadas y miró hacia Fuji.

 

Sin embargo, eso no duró más de unos segundos, ella inmediatamente echó un vistazo al campo de batalla una vez más y apuntó su espada hacia los monstruos.

 

 

♦♦♦♦

 

 

Filma y Tiera, montadas en la espalda de Kagerou, llegaron al territorio de Shijou en el momento en que el grupo de Schnee había comenzado a pelear y cuando Shibaid y Kankurou habían terminado de exterminar a las tropas de Ichinose y al ejército de monstruos.

 

Akara, Akitaka y Shiden, que también se dirigían hacia el territorio de Shijou, aún no habían llegado.

 

Incluso si fueran invitados en la casa Saegusa, Filma y Tiera ni siquiera habían conocido a la heredera de Saegusa y mucho menos conocían a alguien de Futaba o Yaejima.

 

Debido a esto, incluso si supieran que había otros que venían por allí, no fueron a hablar con ellos.

 

Para Filma solo habrían estado en el camino y Tiera no estaba segura de que se dirigieran a su mismo destino.

 

Filma: “Casi estamos allí.”

Tiera: “Hay humo que viene de detrás de las murallas defensivas...”

 

Los soldados parecían estar luchando contra los invasores, pero parte de las líneas del frente parecían haber sido violadas. Un Demon Fox de 6 colas estaba barriendo a través de los soldados.

 

Filma: “Voy a derribar al que tiene 6 colas, así que por favor encárgate de los peces pequeños, Tiera.”

Tiera: “Entendido. Los llevaré tan lejos como pueda.”

 

Después de la conversación, Kagerou se lanzó de cabeza hacia la manada de monstruos. Lanzando una pared de rayos en su camino mientras cargaba con su enorme cuerpo, Kagerou redujo los monstruos a cenizas en un instante.

 

Filma: “Está bien, entonces, ¡mi turno!”

 

Usando el retroceso del movimiento de frenado de Kagerou, Filma saltó alto en el aire. Bañada por la luz del sol, la armadura única que cubre solo el área del pecho y la cintura, llamada [Magic Armor of Hollow Lacquer] – dio un brillo abrumador.

 

En la superficie de [Magic Armor of Hollow Lacquer] surgió un patrón geométrico. El patrón fue pintado con dos pigmentos de púrpura. Púrpura que era casi negro, y morado que tenía un tinte rojizo brillante.

 

Estos patrones, que hacían parecer que las alas habían crecido desde la espalda de Filma, eran prueba de una de las habilidades de la armadura, la liberación de poder mágico.

 

Esto permitía al usuario consumir MP y utilizar la potencia mágica como un refuerzo o propulsor, logrando así una mayor velocidad.

 

Después de usarlo, ya no era posible realizar cambios rápidos en la dirección y su consumo de MP era alto, por lo que era una función que nadie usaba. Según Shin, sin embargo, era simplemente una habilidad que “elegía a sus usuarios”: la persona adecuada seguramente podría domarla.

 

Mientras corría libremente por el aire, casi como si realmente estuviera volando, Filma preparó su [Akatsuki].

 

Los soldados que rodeaban al zorro mientras limitaban sus movimientos. Como nadie estaba especialmente cerca del monstruo, el momento era el correcto.

 

Filma: “Lamento decir esto de repente, pero estás fuera.”

 

Ocupado con los soldados humanos, Filma atacó al Demon Fox desde el cielo, que se convirtió en su punto ciego. Ella bajó con el impulso de una estrella fugaz.

 

Nadie logró reaccionar a tiempo. Tanto los soldados como el Demon Fox se detuvieron ante la furiosa llama que caía del cielo.

 

Los soldados aumentaron su distancia debido a los niveles de calor, mientras que el zorro gemía fuertemente debido al ataque que había perforado su cuerpo.

 

Soldados: “¡¿Q-qué?! ¡¿Qué demo...?!”

 

Los soldados que se recuperaron después del ataque repentino de la bola de fuego levantaron sus voces. Pero no pudieron terminar sus oraciones.

 

Dentro de la llama que había matado al zorro, una sombra se estaba moviendo.

 

Soldado: “Algo está saliendo...”

 

Cuanto más se acercaba la sombra, más parecía humana. Al final, las llamas se separaron por su propia voluntad y del remolino de fuego apareció Filma.

 

A pesar de estar en medio de llamas abrasadoras, ni su piel ni su armadura mostraban marcas de quemaduras.

 

Emergiendo de las llamas de esa manera, los soldados temieron a Filma y quedaron encantados con su hermosa apariencia.

 

La armadura que llevaba apenas podía decirse que estaba orientada a la batalla. Nadie, sin embargo, tuvo ganas de señalarlo.

 

Se veía bien en ella y por los patrones que surgían de ella, cualquiera entendería que no era una armadura común.

 

Filma: “Me perdonaran por arrebatar a su pequeña presa, ¿sí? ─ ¿hm? ¿Pueden escucharme?”

Soldado: “¡¿Eh?! No, bueno, estábamos luchando, de hecho, nos salvaste. Pero, ¿puedo preguntar quién es usted?”

Filma: “Digamos que soy un refuerzo. Mis amigos están arrasando allí, pero no los ataques por error, ¿de acuerdo?”

 

Filma señaló hacia el gran ejército de monstruos.

 

Lo que vieron los soldados cuando se volvieron fue a un gran monstruo parecido a un lobo derrotando a los otros grupos de monstruos. Además, la persona que lo montaba soltaba ataques como destellos de luz.

 

Soldado: “¿Son ustedes, aliados?”

Filma: “Por supuesto, ¿no dije que soy un refuerzo? Está bien entonces, voy hacia allá así que te dejo esto. Es el lugar donde vives, es mejor que lo protejas bien.”

 

Después de decir todo eso, Filma saltó con gracia hacia las masas de monstruos.

 

Los monstruos se convirtieron en cenizas negras mientras sus oleadas de llamas se extendían a una velocidad increíble.

 

Al mirar esto, los soldados incluso comenzaron a pensar que el Demon Fox con el que habían estado luchando hasta entonces tal vez no era tan fuerte.

 

Tiera: “Filma es realmente increíble... de una manera totalmente diferente a la maestra.”

 

Tiera se sintió algo perdida por las palabras, mirando la actuación de Filma de saltar sobre las hordas de monstruos y atacar al Demon Fox.

 

La cabeza de Tiera se llenó de preguntas, como ¿que eran esas cosas tipo alas que brotaron en la espalda de filma?, ¿qué pasaba con su armadura, que apenas cubría nada?... pero por ahora ella las guardó y disparó su arco.

 

Sus enemigos eran monstruos: no había necesidad de dudar.

 

Tiera: “Soy más fuerte que antes, después de todo.”

 

Tal vez debido a los fragmentos absorbidos dentro de su cuerpo cuando Filma fue liberada, Tiera sintió que su arco se había vuelto muy ligero. Si ella infundía un poco de poder mágico en él, sus flechas atravesaban monstruos con mucha más velocidad y poder que antes.

 

En la batalla de Balmel, solo logró disparar flechas con la ayuda de Kagerou y Yuzuha, pero ahora podía volar solo con su fuerza y con más poder que antes.

 

Combinado con sus habilidades originales, el poder de lucha de Tiera había aumentado exponencialmente.

 

Kagerou: “¡¡¡GRUAAAAAAAAA!!!”

 

Como si animara a su francotirador, Kagerou rugió. Una loca danza de rayos estalló en su entorno, convirtiendo a los monstruos en cenizas.

 

Debido a esta presencia abrumadoramente superior, incluso los monstruos que se dirigían a la ciudad de Shijou ahora procedían más lentamente.

 

Además, el Demon Fox que los comandaba ahora se había ido. El ejército de monstruos estaba al borde del colapso.

 

Tiera: “Me preocupaba que pensaran que éramos enemigos, pero no parece que vayan a atacarnos.”

 

Tiera miró en la dirección en que los soldados estaban luchando y se sintió un poco aliviada.

 

Estaba un poco aprensiva cuando Filma se había lanzado contra el Demon Fox de esa manera.

 

Tiera: “¡¿?!”

 

Justo después de este breve alivio, Tiera preparó otra flecha para disparar, pero algo más que cadáveres de monstruos entró en su línea de visión.

 

Esa cosa mayormente rasgada y comida que vio fue un cadáver humano.

 

No era la primera vez que Tiera veía un cadáver. Pero la visión de ese cuerpo, destrozado y destruido hasta el punto de que apenas conservaba su forma original, era lo suficientemente horrible como para hacer que se tragara su respiración.

 

Tiera: “─ ¡!─¡! ¡No voy a permitir más de esto!”

 

Tiera inhaló brevemente, luego miró directamente al paisaje frente a sus ojos.

 

Tal vez porque los números de los soldados eran muy pocos, ella entendió que algunos monstruos habían entrado en la ciudad. Pero eso terminaría ahora. Filma había aplastado al comandante de los monstruos y Kagerou estaba bajando su moral con su intimidante aura.

 

Para reducir las bajas tanto como sea posible, Tiera apuntó a las unidades con niveles más altos.

 

♦♦♦♦