The New Gate Capítulo 30 (parte 2).




Manual




Proyecto: 

Hola lectores, aquí tienen el nuevo capítulo, felizmente es otro capítulo corto (12 páginas). Y aunque ya es algo común en esta novela ¡SE PRENDIÓ ESTA M#$@%! xD. Si creen que esta novela está genial, déjenme darles un poco de spoiler de los próximos 2 volúmenes…. sólo unas pocas palabras SHIN - PASADO - PK'S - u.u. No me pidan más capítulos porque estoy al día con el inglés, solo que el japonés ya está en el volumen 10 u 11, las portadas de esos volúmenes son de infarto y me dan ganas de dominar el japones xD. Ahora sin más spoiler, disfruten el cap.

 

××××××××××××××××××××××××××××

 

Karin: “¡¡Lord Kankurou!! ¡Yo me encargaré de él!”

 

Karin estaba empuñando una katana de grado Antiguo, como [Black Moon]: [Hakuramaru].

 

[Black Moon], fue creada como una hoja de prueba al crear a [Shingetsu], es un arma con altas especificaciones. Sin embargo, [Hakuramaru] había sido mejorada por Shin y poseía habilidades lo suficientemente altas como para igualarla.

 

Juugo: “¡¿Esta fuerza?! ¡¿Qué está pasando?!”

Karin: “¿Crees que te voy a responder?”

 

Karin eligió burlarse del gruñido de Juugo.

 

El peso de los ataques de Karin estaba creciendo no solo gracias a los aumentos de estados proporcionados por [Hakuramaru].

 

Los aumentos de estado también fueron provistos por otra tarjeta que Shin le había regalado, la horquilla Morning Star. Es un objeto de nivel Antiguo que aumentaba STR, VIT y DEX.

 

Después de escuchar los rumores sobre la casa Ichinose, Shin había hecho que Karin se acostumbrara a los objetos mientras recibía su entrenamiento, para que no se sintiera abrumada por el aumento de estado.

 

Karin dio un paso atrás por un momento, luego usó su velocidad para volver a la ofensiva.

 

[Black Moon] y [Hakuramaru] volvieron a chocar, esparciendo chispas por todas partes.

 

Juugo: “Una katana que no sufre daño incluso si la katana divina la golpea. ¡Entonces no dejaste Hinomoto simplemente para ir a buscar hierbas!”

 

Karin no respondió a los frustrados gritos de Juugo. Preguntándose si él esperaba que ella divulgara deliberadamente de dónde había sacado la espada, añadió poder a su agarre.

 

Cada vez que las dos cuchillas se cruzaban, las chispas bailaban alrededor de los dos guerreros.

 

La arena del torneo ya estaba casi destruida por los cortes de largo alcance que Juugo soltaba a veces. El suelo estaba tallado, los edificios rotos de adelante hacia atrás.

 

Los soldados que se habían apresurado al lugar debido a la conmoción solo podían pararse y observar el formidable intercambio de golpes.

 

La gente a su alrededor había priorizado su seguridad, por lo que no había ningún herido, pero no había nadie que pudiera unirse a la batalla de Karin y Juugo. Sus habilidades físicas no eran suficientes, pero más que eso, no tenían armas capaces de igualarlas.

 

Sin embargo, no significaba que todos simplemente se quedarían allí retorciéndose las manos.

 

Voz 1: “[Shadow Bind].”

Voz 2: “[Arc Bind].”

 

En medio de los estruendosos sonidos de los cruces de hojas, resonaron voces claras. Al mismo tiempo, una sombra se retorció en los pies de Juugo y una cadena de luz se elevó desde el aire.

 

Juugo: “¡¿Nngh?!”

 

Los hechizos de atadura habían sido lanzados por Kayo y Haruna. Hinomoto favorecía las estrategias de combate directo, pero la magia no estaba en desuso.

 

Juugo, encerrado en batalla con Karin, reaccionó a los hechizos, pero no pudo evitarlos por completo y se vio afectado por la atadura.

 

Una cadena de luz y tres ataduras de sombra se aferraban al cuerpo de Juugo. Dos de las ataduras de las sombras ya mostraban grietas.

 

La cadena de luz casi se rompió.

 

[Black Moon] no tenía ninguna característica especial en particular, de hecho, casi no tenía rasgos distintivos, pero al ser un arma de grado Antiguo, podría influir un tanto en las habilidades mágicas en su estado natural.

 

Karin: “Eso no era algo para intentar aquí, ¿verdad?”

 

Karin se acercó a Juugo.

 

Concentrarse en las cadenas de atadura había creado una apertura decisiva.

 

La hoja de [Hakuramaru] atravesó el abdomen de Juugo en una diagonal ascendente. El corte cortó su pecho, por encima de su corazón y su hombro.

 

El trabajo de samurái usualmente no poseía bonos de DEF.

 

En general, el equipo de defensa promedio es un mero papel ante las armas de grado Antiguo, pero los participantes en los duelos formales no llevaban más que ropa formal.

 

Incluso para un Antepasado Retornado, una cuchillada sería fatal.

 

Juugo: “¡Gwaahh!”

 

Juugo cayó hacia atrás, gritando de dolor. La sangre roció a Karin y a la arena.

 

Juugo: “────a──n───”

 

El sonido que susurró mientras respiraba por última vez no se formó en palabras, quedando solo vibraciones en el aire.

 

[Black Moon] cayó de las ahora impotentes manos de Juugo. La conclusión había llegado de repente e inesperadamente.

 

Esa también fue una de las formas posibles para que una batalla entre maestros termine.

 

Teniendo en cuenta el poder del arma, fue impresionante que el abdomen del hombre bestia no hubiera sido cortado por la mitad.

 

Kankurou: “Sir Juugo. ¿Para ti, era tan insoportable vivir en este mundo?”

 

Kankurou susurró mientras recogía a [Black Moon] y la devolvía a la vaina.

 

Sin embargo, ninguna respuesta regresaría.

 

(Las llamas de la guerra, una vez más...)

 

Los últimos pensamientos de Juugo, que no se formaron en palabras, habían llegado a Kankurou.

 

Toshiro: “En cualquier caso, ¿qué causó la increíble fuerza de Sir Juugo?”

Kankurou: “Uso una medicina prohibida que toma la propia fuerza de vida. Sin embargo, no sé la razón detrás de su poder antes de usarla. Quizás conocía un método de refuerzo desconocido para nosotros.”

 

Kankurou respondió a las dudas de Toshiro sobre la fuerza de Juugo. Era otra pregunta a la que ahora no podían saber la respuesta.

 

Kankurou: “Más bien, Lady Karin, eso──”

Soldado: “¡¡¡Informe!!! ¡Un mensajero acaba de decir que un gran batallón de soldados de la casa Ichinose han invadido nuestro dominio!”

 

Un soldado había venido gritando en la arena, como para interrumpir la pregunta de Kankurou.

 

Tadahisa: “¿Soldados de Ichinose? ¿Es eso cierto?”

Soldado: “¡Sí! Hemos confirmado la presencia de un estimado de 5000 soldados y varias bestias de 3 mels de largo. Las bestias parecen ser monstruos, pero no parece que estén atacando a las tropas Ichinose.”

 

Tadahisa había interrogado al soldado, cuyas palabras en respuesta dejaron a todos los presentes con expresiones preocupadas.

 

El país de Hinomoto solía tener pocos Domadores y aún menos podían controlar grandes monstruos como los reportados.

 

Además, la casa Ichinose era conocida por valorar la fuerza individual. Se centrarían en mejorar ellos mismos en lugar de aprender a domar a los monstruos.

 

Debido a esto, no pudieron evitar dudar del informe que decía que había monstruos entre las tropas.

 

Kuyou: “Verdaderamente extraño. ¿Son realmente las tropas de Ichinose?”

 

Kuyou expresó sus dudas de que las tropas descritas realmente pertenecieran a la casa Ichinose. Nadie más lo había dicho, pero todos pensaron lo mismo.

 

Kankurou: “¿Hay alguna característica conocida sobre los monstruos?”

Soldado: “Sí, sus cuerpos tienen un color diferente, pero su apariencia es inconfundiblemente la de las especies de zorros demoniacos. El número de colas es diferente para cada unidad, generalmente 4 o 5.”

Kankurou: “Ya veo, eso es bastante claro.”

 

Después de escuchar sobre las características de los monstruos, Kankurou parecía haber llegado a una conclusión.

 

Tadahisa: “Kankurou, ¿sabes algo?”

Kankurou: “Sí. Durante las guerras de unificación pasadas, hubo un miembro de la especie de zorro demonio que trató de tomar el control de Hinomoto. Sucedió hace más de 100 años, así que supongo que pocos lo recordarán de todas maneras.”

Tadahisa: “Los desastres que trajeron los zorros demoniacos mencionados en las crónicas... pensé que se habían extinguido.”

 

Tadahisa respondió a las palabras de Kankurou.

 

Entre todos los presentes, solo Kankurou estaba vivo en ese momento, pero esos eventos habían sido reportados en las crónicas.

 

Kankurou: “Podría ser un sobreviviente o alguien con un objetivo diferente. El cerebro de todo en ese entonces tenía 7 colas, con zorros de 6 colas a su servicio.”

Tadahisa: “¿Cuánta diferencia hace?”

Kankurou: “Contra las bestias mencionadas en el informe, los Diez Valientes serían suficientes. Contra uno de 6 colas, sería necesario al menos 3. Contra uno de 7 colas, yo y otras 6 personas de mí mismo nivel tal vez podríamos ganar. En la batalla pasada contra uno de esos, 4 de los nuestros murieron.”

 

Las palabras de Kankurou hicieron que todos los presentes tragaran su aliento.

 

4 de 6 murieron, 4 personas tan fuertes como Kankurou, cuya habilidad no tenía rival en Hinomoto. Significaba claramente que incluso si los Diez Valientes luchaban todos juntos, no tendrían ninguna posibilidad.

 

Tadahisa: “¿Existe la posibilidad de que tales bestias poderosas se mantengan fuera de combate por ahora?”

Kankurou: “No puedo descartarlo. En el conflicto anterior, fuimos atacados desde el frente, pero si lo saben, podrían usar una finta para atacar desde atrás. Pero esto también es solo una suposición.”

Tadahisa: “Es eso así. En cualquier caso, debemos hacer algo. Todos──”

Soldado: “¡¡¡Informe!!! ¡Recibimos un informe de emergencia de un gran ejercito de monstruos que se aproximaban a los dominios de Futaba y Shijou!”

Todos: “¡¡¡!!!”

 

Las órdenes de Tadahisa fueron interrumpidas por otro soldado que se precipitó a la arena.

 

Un escalofrió de inquietud recorrió a todos los presentes.

 

Tadahisa: “3 lugares atacados al mismo tiempo... ¿son los monstruos zorros demoniacos?”

Soldado: “Los reportes hablan de zorros demoniacos de 6 colas que llevan grandes cantidades de monstruos. Aparentemente hay un zorro por grupo.”

Tadahisa: “Kuyou. Dijiste que el zorro demoniaco femenino que estaba con Juugo desapareció, ¿no?”

Kuyou: “Sí.”

 

Tadahisa ya había sido informado de la desaparición de Tamamo.

 

Kankurou: “El nombre es diferente, pero un zorro demonio capaz de transformarse en un humano... probablemente esté conectado a los desastres pasados. Las unidades que lideran a los monstruos son probablemente de alto rango, cerca del cerebro. Si supieran que nos reuniríamos aquí, podrían haber elegido atacar esta ubicación.”

 

El monstruo de 6 colas que, como dijo Kankurou, 3 de los Diez Valientes serían necesarios para poder hacerles frente. La posible presencia de un monstruo de 7 colas apareció en la mente de todos.

 

Tadahisa: “¿Sería imposible detener a una bestia de 6 colas sin los Diez Valientes?”

Kankurou: “No diría imposible. Pero considerando que junto con el 6 colas, otros monstruos también están presentes...”

 

No se sabe cuánto daño y victimas habría.

 

Tadahisa: “... no hay otra salida. Los Diez Valientes tendrán que dividirse.”

 

Incluso preocupado por la posible existencia de uno de 7 colas, Tadahisa optó por no abandonar los otros dominios.

 

Al dominio de Shijou iría el 10mo asiento, Futaba Akara, Kujou Akitaka y Shiden del gran clan del oeste, el Yaejima.

 

Al dominio de Futaba, Tsugumasa y Tsuguho de la casa Shijou con Karin.

 

Akitaka: “¿Qué haremos si aparece un 7 colas?”

Tadahisa: “Sobrevive tanto como puedas. No aceptaré que mueras en vano.”

 

La posibilidad de que apareciera uno de 7 colas en el dominio Kujou, el más próspero en Hinomoto, no era bajo.

 

Aun así, Tadahisa habló sin dudar.

 

Incluso si apareciera el de 7 colas y el domino de Kujou fuera devastado, la línea de sangre de todas las casas sobreviviría. Para el Yaejima, Toshiro se quedaría.

 

Tadahisa; “¡Todos ustedes, a sus deberes! ¡Denles con todo!”

Todos: “¡¡Sí señor!!”

 

Después de la orden de Tadahisa, todos los refuerzos se dirigieron a los dominios a los que había sido asignados.

 

Los que quedaron se prepararon para atacar al cercano ejército de Ichinose, compuesto por soldados y monstruos.

 

Kankurou: “Lady Karin. ¿Podría esa katana ser...?”

Karin: “Es como imagina, señor.”

Kankurou: “Ya veo, hay una cosa más por la que debo agradecerle.”

 

Él no dijo el nombre directamente, pero Kankurou se había dado cuenta de quién le había dado [Hakuramaru] a Karin.

 

Kuyou: “Karin. También voy a enviar gente, pero si ves al señor Shin en el camino, por favor pídele que nos eche una mano. Si nos ayuda, incluso podríamos derribar a uno de 7 colas.”

Karin: “Entendido.”

 

Karin asintió con la cabeza a Kuyou, luego corrió.

 

Tsuguho y Tsugumasa la siguieron, tomando reemplazos por su katana rota de la armería Kujou.

 

Tsuguho: “Lady Karin, ¿quién es este señor Shin del que habló Sir Kuyou?”

 

Tsuguho preguntó por el nombre que escuchó en la conversación de Kuyou y Karin, completamente nuevo para él.

 

Karin: “Él nos ayudó durante nuestra búsqueda del medicamente para curar a Lady Haruna. Es alguien que Sir Kankurou dice que es más fuerte que él. Sus compañeros también son guerreros muy hábiles. Si pudiéramos obtener su ayuda, como dijo padre, ni siquiera uno de 7 colas sería una amenaza.”

Tsugumasa: “¡¿Una persona así está en la ciudad ahora?! Por favor dime eso cuando me veas. Iré a buscarlo también. Si nos ayudara, las bajas seguramente disminuirían.”

 

La expresión de Tsugumasa se iluminó después de escuchar las palabras confiadas de Karin. En el oeste, solo Shiden conocía a Shin hasta el momento.

 

Tsuguho: “Sin embargo, no podemos pasar mucho tiempo buscándolo.”

Karin: “Padre dijo que enviaría gente de la casa Saegusa a buscarlo. Nuestra primera prioridad son los refuerzos al dominio Futaba. Miremos a nuestro alrededor con cuidado mientras avanzamos.”

 

Después de estas palabras de precaución para Tsuguho, Karin elevó su velocidad.

 

Corriendo en los tejados, cruzan la avenida principal en un gran salto.

 

Karin dijo que buscaran a Shin sólo si podían, pero sus ojos se lanzaron a todos loados para encontrarlo.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

 

Mientras se celebraba la ceremonia de la herencia, Shin y Schnee estaban mirando los resultados publicados en la avenida principal.

 

Shin: “Los asientos mejor clasificados ganaron en los primeros 2 duelos, ya veo. En el tercero... Ichinose ganó, hmm.”

 

Mirando los resultados, Shin pensó que algo podría haber sucedido. Los resultados para el 4to duelo, publicado poco después, reforzaron sus sospechas.

 

Porque Juugo había derrotado a dos miembros superiores de los Diez Valientes seguidos, Shiden y Akitaka.

 

Filma: “¿Resultados inesperados?”

Shin: “Sí, por lo que me han dicho, los dos que perdieron ante ese Ichinose Juugo tiene ambos una clasificación más alta que él. Sus oponentes deberían haber sido más fuertes.”

 

Shin respondió a la pregunta de Filma sobre Juugo, a quien había visto antes en la ciudad.

 

Filma: “Ya veo, eso de seguro es intrigante.”

Schnee: “¿Tal vez tomó algún tipo de dispositivo de refuerzo? Aquí tienes.”

Shin: “Gracias. Creo que Kankurou se daría cuenta de algo así. Pero viendo que los duelos continúan, supongo que no encontraron ningún rastro de juego sucio.”

 

Shin tomó el dango ofrecido por Schnee y esperó los resultados del próximo partido.

 

La mayoría de los duelos hasta ahora habían sido breves, por lo que esperaban que los próximos resultados también vengan pronto.

 

Shibaid y Tiera también estaban mirando los resultados publicados, mientras comían dango.

 

Shibaid: “Esperaba que todo durara más, pero ha sido sorprendentemente rápido.”

Shin: “Eso depende, pero... los movimientos de Ichinose probablemente fueron diferentes de lo que esperaban sus oponentes. Kuyou también dijo que hay una clara diferencia en el nivel entre ellos, así que supongo que fueron sorprendidos.”

 

Shin intentó armar una explicación plausible. Si la causa era la verdadera capacidad de Juugo, entonces no serían necesarios los artículos que él había confiado.

 

Shibaid: “Esta vez está tomando más tiempo.”

Shin: “... es verdad. Sin embargo, ya pasó un tiempo.”

 

Shibaid habló mientras miraba hacia la arena, ya que los resultados del 4to duelo en adelante no llegaban.

 

Ya habían pasado 20 minutos. Las otras personas a su alrededor parecían estar pensando lo mismo: las voces de expectativa y curiosidad sobre los resultados llegaron a los oídos de Shin.

 

Shin revisó el mapa y vio dos puntos de luz que se acercaban y se alejaban una y otra vez. La batalla parecía continuar.

 

Shin desvió la mirada del mapa después de confirmar eso.

 

Espectador: “Oh, los resultados salieron... ¡¿?! Ichinose ganó, ¿eh?”

 

Muchos en la multitud circundante expresaron su decepción por el resultado. Como vivían en el territorio Kujou, probablemente deseaban la victoria de Karin.

 

Schnee: “Eso no parece una buena señal.”

Shin: “Estoy de acu... bingo. Algo viene.”

Schnee: “¿Algo está... viniendo?”

Shin: “Llegará a tu campo de percepción en un minuto más o menos, Schnee. Son monstruos y una gran multitud de personas. Parece que ya no podemos tomarlo con calma, amigos.”

 

Shin habló mientras miraba hacia la dirección opuesta a la tabla de publicaciones de los resultados.

 

Como había predicho, después de aproximadamente 1 minutos, un grupo similar a un ejército entró en el campo de percepción de Schnee.

 

Al mismo tiempo, escucharon el sonido de algo que se derrumbaba y una nube de polvo surgió de la arena.

 

Yuzuha: “¡Kuu! ¡¡Kuu kuu!!”

Shin: “¿Yuzuha? ¿Qué pasa?”

 

Ni bien sonó la alarma para alertar al grupo, Yuzuha comenzó a ladrar de repente.

 

Después de calmarla, Yuzuha dijo que una fuerza poderosa se acercaba al Mt. Fuji.

 

Yuzuha: “(¡Algo malo! ¡Ahí!)”

Shin: “(¿Algo malo? ¿Un demonio?)”

Yuzuha: “(No. ¡Pero la presencia es desagradable!)”

 

Yuzuha habló frenéticamente mientras golpeaba los hombros de Shin.

 

El comportamiento inusual de Yuzuha hizo pensar a Shin que había percibido un oponente especial, por lo que miró hacia la dirección que ella mencionó. No pudo detectar nada en su alcance, pero Yuzuha parecía estar absolutamente segura de que había algo.

 

Shin: “Los soldados de Kujou están en movimiento. Perfecto, alguien que debería saber lo que está sucediendo viene. Ya volveré.”

 

Karin no estaba sola, así que Shin le dijo a Schnee y a los demás que esperaran y saltó a un techo. Estaba mirando hacía Karin, moviéndose apresuradamente en los tejados como él.

 

Otras dos personas la seguían.

 

Karin: “Señor Shin.”

Shin: “Pareces apurada, ¿sucedió algo?”

 

Karin se sintió aliviada al ver a Shin.

 

Ya tenía una idea de lo que podría haber sucedido por los sonidos y las nubes de polvo provenientes de la arena, pero al ver que [Hakuramaru] estaba colgando a la cintura de Karin, su sospecha se hizo segura.

 

Karin: “Estoy muy contenta de haberte encontrado. Hay algo que debo preguntarte.”

 

Karin habló sobre los informes que había escuchado en la arena.

 

Shin: “Ya veo, los Ichinose. Tamamo no estaba allí, ¿verdad?”

Karin: “Sí, si es posible, me gustaría pedir la ayuda de usted y de sus acompañantes...”

Shin: “No hay problema para mí, pero déjame hablar sobre eso con mis compañeros primero. Hay algo que me preocupa. Más adelante te alcanzaré.”

 

El dominio Futaba que Karin mencionó era cercano al Mt. Fuji. Shin estaba preocupado por las fuerzas de los monstruos que se acercaban, pero no podía dejar de lado las palabras de Yuzuha.

 

La dirección era la misma, así que Shin decidió resolver la preocupación de Yuzuha, luego unirse a los refuerzos de Karin.

 

Shin: “Escuché lo que pasó. Escuchen, todos.”

 

Shin informó lo que escuchó a Schnee y a los demás. Utilizó [Silent Domain] para insonorizar el área a su alrededor, por lo que la multitud de alrededor no escuchó nada.

 

Schnee: “Monstruos, ¿verdad? ¿Podría la ‘cosa mala’ de la que habló Yuzuha ser la ahora desaparecida Tamamo?”

Shin: “Podría ser. Voy hacia allá. Me gustaría pedirles a todos que vayan a cada dominio como refuerzos.”

Schnee: “Iré al dominio de Futaba. Una vez que las cosas hayan sido atendidas, iré al Mt. Fuji.”

 

Schnee eligió la ubicación cercana a Shin sin dudarlo. Como se jactaba de la mayor velocidad en el grupo, podía actuar más rápido que cualquier otra persona con respecto a la preocupación de Yuzuha, el elemento más impredecible.

 

Shibaid: “Me quedaré aquí. Es vergonzoso decirlo, pero soy el más lento entre nosotros.”

 

Cuando Shibaid expresó su intención de quedarse, Filma tomó su decisión.

 

Filma: “Está bien, entonces voy al territorio de Shijou con Tiera. Si reforzamos físicamente las piernas de Kagerou, llegaremos allí rápidamente.”

Tiera: “¡En-entendido!”

 

Shibaid también tenía preocupaciones. Mencionó que la razón para quedarse atrás es su lenta velocidad de movimiento. Sin embargo, con la cooperación de Filma evitan involucrar a Tiera en una guerra entre humanos.

 

Si los soldados de Ichinose hubieran comenzado su marcha en su propio libre albedrío, tendría lugar un tipo diferente de batalla que la simple supervivencia contra los monstruos.

 

También era diferente a luchar contra soldados o bandidos. Sería una verdadera guerra, un baño de sangre, multitudes de personas que se mataban entre sí.

 

Shibaid y filma pensaron que Tiera, quien solo había experimentado la lucha contra monstruos, no debería estar expuesta a una guerra entre miles de personas hasta el momento.

 

Shin: “Las cosas pueden volverse duras aquí, pero ¿estarás bien, Shibaid?”

Shibaid: “He experimentado este tipo de batalla muchas veces. No sé si vienen por propia voluntad o si están siendo manipulados, pero si es este último voy a salvar a tantos como sea posible. Yo desprecio esta forma de hacer las cosas, después de todo. Sin embargo, si me atacan con la intención de pelear, tendré que reaccionar en consecuencia.”

 

La afirmación de Shibaid implicaba que no dudaría en cortar a sus oponentes, sus acciones lo exigirían.

 

Shin: “Eso está perfectamente bien. ¡Todo el mundo, nos vamos!”

 

Con las palabras de Shin como una señal, el grupo de cuatro (más un zorro) estableció sus respectivas trayectorias.

 

 

♦♦♦♦