The New Gate Capítulo 30 (parte 1).




Manual




Proyecto: 

Hola lectores. Primero quiero disculpar la demora con este capítulo, pues salió el 6 de octubre y no me llegó el habitual correo de la página en ingles por lo que no me había enterado, por lo que discúlpenme si hay algún error puesto que lo traduje lo más rápido que pude para que no me den latigazos xD..... ¡En fin, lo bueno es que no fue tan largo el capítulo (solo 10 páginas, normalmente son casi 30) y como siempre el autor nos deja con ganas de más T_T, ¡lo bueno es que KARIN TIENE PROTAGONISMO!!, si ahora soy fan de Schnee y Karin u.u; sin más retraso, disfruten el corto capitulo.

 

.........................................................................

 

La ceremonia de herencia.

 

Como su nombre indica, esta ceremonia busca determinar a la persona apta para heredar las reliquias pasadas de generación en generación en Hinomoto.

 

Esta vez, la reliquia a ser heredada es la Katana divina [Black Moon], un tesoro nacional de Hinomoto.

 

Los desafiantes son los valientes guerreros cuyos nombres están incluidos en los Diez Valientes de Hinomoto.

 

Excluyendo al primer asiento y actual propietario de la Katana, Kankurou, y aquellos –como Kuyou- que se negaron a participar para dar la oportunidad a las nuevas generaciones, los participantes eran 6.

 

El 3er asiento, Saegusa Karin.

El 4to asiento, Yaejima Shiden.

El 5to asiento, Kujou Akitaka.

El 6to asiento, Ichinose Juugo.

 

Por último, los hermanos espadachines gemelos: el 7mo asiento Shijou Tsugumasa y el 9no Tsuguho.

 

Kujou: “Los duelos formales comenzaran ahora. ¡Muestren su destreza en la batalla y prueben su valor como sucesor legítimo de la Katana divina!”

 

Los participantes asintieron silenciosamente a las palabras de Kujou Tadahisa.

 

La primera ronda era 3er asiento Saegusa Karin VS 9no asiento Shijou Tsuguho.

 

Con el pelo negro atado detrás de su cabeza y una aguda mirada penetrante, las dos guerreras femeninas incluso compartían un físico similar. Sin decir una palabra, se dirigieron al centro de la arena, luego tomaron sus respectivas posiciones.

 

Ambos usaban la postura “Seigan”, sosteniendo sus espadas a la altura de la cintura, la hoja apuntando a los ojos del oponente.

 

Su aura con su arma en mano, exudaba un cierto refinamiento que haría que todos los espectadores sintieran escalofríos por sus espinas.

 

Kankurou: “¡Peleen!”

Karin / Tsuguho: “¡¡!!”

 

Cuando sonó la señal del comienzo de la batalla, las siluetas de los dos duelistas se hicieron borrosas, los arcos dibujados por sus hojas de madera en el aire se cruzaron.

 

Ambos competidores realizaron un solo balanceo.

 

Ahora estaban en el punto de partida del oponente, como si hubieran cambiado de lugar, con las espaldas enfrentadas.

 

Transcurridos unos segundos, la espada de madera cayó de la mano de Tsuguho.

 

Kankurou: “¡Duelo terminado! ¡La ganadora es Saegusa Karin!”

 

La batalla se decidió en un instante.

 

El ataque de Tsuguho apenas había raspado el hombro de Karin, mientras que el ataque de Karin había golpeado el brazo derecho de Tsuguho.

 

3er asiento y 9no asiento. Se encontraban respectivamente en las posiciones superiores e inferiores de la jerarquía.

 

Incluso si ambos son parte de los Diez Valientes de Hinomoto, la diferencia en la habilidad era evidente.

 

Tsuguho: “Después de todo, no pude alcanzarte.”

Karin: “Has vuelto a mejorar.”

 

Karin expresó su alabanza por el desanimado Tsuguho. Karin sabía que el Tsuguho antiguo no habría podido tocar su hombro.

 

Tsuguho: “No, todavía tengo mucho que aprender. Seguiré mejorando y templándome otra vez.”

 

Debido a su juventud y personalidad directa, Tsuguho mostró frustración y tranquilidad en el resultado.

 

Los dos se saludaron y salieron de la arena.

 

La 2da ronda fue el 5to asiento Kujou Akitaka VS el 7mo asiento Shijou Tsugumasa.

 

Ambos eran jóvenes, pero en el caso de Tsugumasa era más evidente.

 

En comparación con la apariencia viril y el físico bien construido de Akitaka, Tsugumasa parecía muy joven y carecía de físico.

 

Incluso sin considerar la diferencia en su capacidad, Tsugumasa parecía infantil frente a su oponente.

 

Sin embargo, los dos espadachines no se preocupaban por ser jóvenes. Más allá de la impresión dada por sus apariencias, el choque de las auras de sus espadas estaba punzando la piel de los espectadores.

 

Akitaka: “El rumoreado genio espadachín, eh. Esta es nuestra primera pelea cara a cara, ¿no?”

Tsugumasa: “A menudo he oído rumores sobre ti también. Estoy ansioso por ver que tanto puede igualar mi hoja con la tuya.”

 

Después de un breve intercambio, tomaron sus posiciones.

 

Akitaka utilizó una postura alta, mientras que Tsugumasa una baja.

 

Kankurou: “─-¡¡peleen!!”

Akitaka / Tsugumasa: “¡¡¡!!!”

 

Al igual que la primera ronda, sus espadas también perforaron el aire al mismo tiempo que la señal de inicio. La diferencia fue el fuerte sonido de choque producido por las espadas de madera se repitió 3 veces.

 

Cada luchador había dibujado tres arcos en el aire. Las espadas de madera de Akitaka y Tsugumasa estaban rectificadas unas contra otras, enviando fragmentos de madera bailando alrededor.

 

Akitaka: “Ser tan hábil a una edad tan joven. Estoy esperando su futuro.”

Tsugumasa: “Bueno, ¡muchas gracias!”

 

En contraste con el tono de confianza de Akitaka, Tsugumasa alzó la voz mientras se lanzaba de nuevo.

 

Akitaka detuvo todos y cada uno de los ataques procedentes de Tsugumasa, ataques diferentes a los que se enseñaban en el dojo.

 

A pesar de ser constantemente atacando, la expresión de Tsugumasa se contorsionó gradualmente. El resultado fue que ambos duelistas comprendieron el alcance de sus respectivas habilidades durante el primer intercambio.

 

El manejo de espada de Tsugumasa era rápido, sus patrones eran difíciles de leer. A pesar de tener poco más de 16 años, por su manejo de espada era digno de ser llamado genio: Akitaka también lo reconocía.

 

Sin embargo, no fue suficiente.

 

Podría haber sido capaz de igualar a un soldado ordinario o un espadachín con cierta habilidad, pero para llegar a Akitaka, quien fue entrenado estrictamente como hijo primogénito de la familia Kujou, Tsugumasa necesitaba experiencia en combate real – especialmente contra oponentes más fuertes que él mismo, eso era algo que severamente le hacía falta.

 

“¡¡Ssshh!!”

 

El punto de conexión entre los dos ataques.

 

Akitaka no perdió la pequeña brecha en la barrera de Tsugumasa creada por su impaciencia.

 

Akitaka echó lejos la espada de madera de Tsugumasa. El arma de Tsugumasa giró en el aire, luego aterrizó detrás de él.

 

Kankurou: “¡¡Duelo terminado!! ¡El ganador es Kujou Akitaka!”

 

Kankurou anunció al ganador.

 

Los dos duelistas adoptaron una postura adecuada y se inclinaron en silencio.

 

Akitaka: “Buen estilo de pelea. Volvamos a luchar un día.”

Tsugumasa: “Si, absolutamente.”

 

Después de asentir, Akitaka y Tsugumasa abandonaron el campo.

 

La 3ra ronda fue el 4to asiento, Yaejima Shiden, VS el 6to, Ichinose Juugo.

 

Diferente de Karin y Tsuguho o Akitaka y Tsugumasa, esta vez los espectadores sentían hormigueo por el aura turbulenta procedente de los concursantes.

 

Mientras ambos sostenían espadas de madera, la tensión que colgaba en la atmósfera era como si estuvieran usando espadas reales.

 

Juugo: “Eres más intenso que de costumbre.”

Shiden: “Yo podría ser un vasallo al servicio de los Yaejima, pero hoy lucho como un espadachín. ¡No me contendré nada!”

Juugo: “Está bien. Yo también odiaría hacer que la gente pensara que no le di todo.”

 

Como respuesta la intención asesina emanada por la espada de Juugo, el aura de la hoja de Shiden se hizo más nítida y más aguda también.

 

Diferentemente de los dos duelos anteriores, que contenían cierta aura pura, los concursantes actuales parecían estar participando en un duelo hasta la muerte.

 

Ambos tomaron posiciones superiores, compartiendo también el rasgo de sostener la espada ligeramente doblada hacia la derecha.

 

Kankurou: “─ ¡¡Peleen!!”

 

La señal de este duelo fue muy diferente de los dos combates anteriores. No hubo choque de espadas, se pensó que comenzaría tan pronto como sonara la señal: los dos competidores no se movieron ni un centímetro. Ambos se miraros, sus cuerpos moviéndose ligeramente, buscando algo en su oponente.

 

La casa Yaejima, los gobernantes del oeste y los Ichinose estudiaron escuelas de uso de espadas que compartían las mismas raíces. Debido a esto, ambos podían predecir cuáles serían los movimientos del oponente.

 

El ángulo de la espada de madera, los movimientos de las piernas, la posición del centro de gravedad, cómo usar el espacio en la batalla... todo.

 

Podían predecir el ataque del oponente de mirar sus movimientos, así mentalmente prepararían cómo contrarrestar.

 

Si la punta de la espada de Juugo estuviese ligeramente baja, Shiden daría medio paso hacia atrás.

 

Si Shiden diera un paso al frente, Juugo bajaría su centro de gravedad.

 

Aunque no era visible a simple vista, los pequeños movimientos, casi imperceptibles, comprendían una formidable serie de intercambios que tenían lugar entre los dos.

 

Los reunidos para esta ceremonia eran guerreros capaces de tales hazañas.

 

Tsugumasa: “Los concursantes con la menor diferencia de rango. ¿Aunque me pregunto si Sir Juugo coincidirá con Sir Shiden?”

Akitaka: “Vamos, Tsugumasa. No hables fuera de lugar.”

 

La fuerza de Shiden era conocida en todo Hinomoto. Su título de 4to asiento en los Diez Valientes no era sólo para presumir.

 

Juugo era el 6to asiento, pero el hecho de que había una gran brecha de poder entre los asientos más pequeños y los que están más allá del 5 era también bien sabido.

 

Juugo: “Hmph, como pensé, no soy apto para jugar a las batallas de lectura.”

Shiden: “Decir eso significa que podrías perder batallas destinadas a ganarse, ¿sabes?”

Juugo: “¡¡No es── asunto tuyo!!”

 

No estaba claro si había hablado antes de moverse, o viceversa. Eso es lo rápido que Juugo se había movido, cerca de Shiden.

 

El movimiento en sí recordaba la primera ronda de Karin contra Tsuguho, pero la velocidad era definitivamente más alta.

 

Shiden: “¡¿?!”

 

Shiden, que había peleado contra Juugo en el pasado, se sorprendió por la velocidad de su oponente. Bloqueó la espada oscilante con la suya, pero fue empujada hacia atrás.

 

Juugo era un hombre bestia del tipo oso y la espada de madera que él manejaba era más gruesa, de acuerdo con su estructura. Sin embargo, simplemente agregó masa y no pudo llenar la brecha en su fuerza muscular.

 

El balanceo de Juugo, sin embargo, tenía suficiente poder para hacer que los pies de Shiden se hundieran en el suelo por bloquearlo.

 

Shiden: “¡Gh...! ¡Que pesado...!”

Juugo: “... así que esto es todo lo que puedes hacer.”

 

Su voz ahora se llenó de confianza en sí mismo, Juugo retiró su espada y, al mismo tiempo, se movió detrás de la espalda de Shiden. Antes de que Shiden pudiera reaccionar, la punta de la espada de Juugo había sido empujada en su cuello.

 

Kankurou: “¡Duelo terminado! ¡El ganador es Ichinose Juugo!”

 

El inferior en rango superó al superior.

 

No era algo inaudito, pero los que conocían las habilidades de Juugo estaban asombrados de la actuación que demostró en la batalla.

 

Los hombres bestia de tipo Oso se enfocaban generalmente en el poder en lugar de la velocidad. Incluso considerando que Juugo era un Antepasado Retornado, la velocidad a la que se había movido detrás de la espalda de Shiden había sido excesivamente rápida.

 

Kankurou: “Hmm, no parece que usaste hierbas que mejoren las estadísticas o magia.”

 

Teniendo en cuenta la posibilidad de juego sucio, Kankurou lo vio con [Analyze], pero no hubo ningún signo de estadísticas mejoradas.

 

Gracias al sistema del juego todavía existente, cualquier estado aumenta a través de hierbas u otros métodos se descubrían de inmediato.

 

Juugo: “Nunca descuido mi entrenamiento. Eso produjo resultados, supongo.”

Kankurou: “Bueno, no puedo decir nada de eso.”

 

Kankurou sabía, sin embargo, que había cosas que su [Analyze VIII] no podía mostrar, sobre la base del estado del objetivo.

 

Habían realizado pruebas para prevenir actividades ilegales, pero a pesar de la sospecha suscrita por el excepcional aumento de capacidad de Juugo, no había pruebas concretas para denunciarlo.

 

Los duelos continuaron: los tres competidores restantes lucharían hasta que uno quedara de pie.

 

Debido a su alto rango en la jerarquía, Karin fue tratada como semilla.

 

El 4to duelo fue Akitaka y Juugo. Pero exactamente como le sucedió a Shiden, Akitaka no pudo adaptarse a los movimientos de Juugo y sufrió la derrota. Había una clara diferencia entre el Juugo del pasado y el presente.

 

Juugo, después de todo, es uno de los Diez Valientes de Hinomoto. Incluso sin este misterioso aumento de poder, era un guerrero de considerable poder.

 

El torneo formal llegó al partido final.

 

Karin y Juugo se enfrentaron.

 

Kankurou: “── ¡peleen!”

 

Después de la señal para iniciar las hostilidades, Juugo se movió primero. Bajó la espada con el poder que había abrumado a Akitaka.

 

Karin reaccionó golpeando el lado de la hoja de Juugo con la suya, para desviarla de su curso. Sin embargo, no podía deshacerse de todo el poder del balanceo y perdió un poco el equilibrio.

 

Karin: “Kh...”

 

Juugo continuó con otro ataque, una tormenta de golpes que Karin resistió con su sólida defensa.

 

Ver el partido de Akitaka le hizo entender que ella estaba en desventaja en términos de fuerza y elegir una estrategia de buscar una apertura.

 

Juugo: “¿Qué pasa, hija de Saegusa? Mantenerte en la defensa no te hará ganar.”

Karin: “No tengo intención de perder, así que no hay necesidad de que te preocupes.”

 

Juugo habló con Karin durante su aluvión de ataques, pero ella respondió sin cambiar su expresión. Se podría decir que se estaba forzando a sí misma, pero mantuvo una cara de póker, no queriendo mostrar ninguna debilidad.

 

Juugo: “Heh, ¡niña impertinente!”

 

Cuando las palabras salieron de su boca, la silueta de Juugo desapareció. Karin, sin embargo, podía reaccionar a su ataque procedente de detrás.

 

Karin: “Ya he visto esto.”

 

La velocidad era impensable para el pasado Juugo. Pero en términos de velocidad, Karin todavía tenía una oportunidad de ganar.

 

Ella detuvo la hoja balanceada mientras giraba y empujó su hoja en el estómago de Juugo mientras se movía a su lado.

 

Juugo: “Como se esperaba del 3er asiento, debería decirlo.”

 

El ataque de Karin se suponía que había alcanzado su objetivo, pero Juugo lo había esquivado saltando a un lado.

 

Era superior a Karin tanto en velocidad como en potencia. Ahora estaba claro para todos los que miraban.

 

A partir de entonces, el duelo se volvió – aunque no abrumadoramente unilateral- claramente desequilibrado.

 

Karin resistió los ataques feroces de Juugo y usó cualquier apertura para contraatacar.

 

Juugo esquivo los contraataques y reanudó sus tormentas de balanceos y estocadas.

 

El duelo continuó durante 20 minutos, cuando por fin, la espada de madera de Karin fue rota por la de Juugo, quien empujó la suya a su cuello, poniendo fin al duelo.

 

Kankurou: “─ ¡duelo terminado! ¡El ganador es Ichinose Juugo!”

 

Los dos concursantes se inclinaron y salieron de la arena.

 

El ganador se decidió ahora, dejando solo la concesión de la Katana divina.

 

Ichinose Juugo era el jefe de la familia Ichinose, aunque recientemente sujeto de rumores sospechosos; sus victorias en los duelos significaban que él debía recibir la Katana divina.

 

Kankurou: “Ichinose Juugo, te confiero la Katana divina. Adelántese.”

Juugo: “Sí.”

 

[Black Moon] sería presentada por su actual portador, Kankurou.

Juugo aceptó la Katana con ambas manos y...

... procedió a desenfundar a [Black Moon], entonces allí.

 

Juugo: “[Infiltrator Blade].”

 

[Black Moon] fue balanceada hacia abajo y desató un corte rojo.

 

El corte de largo alcance creado por la habilidad de tipo marcial [Infiltrator Blade], impulsada por los efectos de [Black Moon], se convirtió en una espada asesina carmesí.

 

El objetivo de la barra fue el jefe de la casa Kujou, Kujou Tadahisa.

 

Voces: “¡¡Hmgh!!”

 

Mientras todos se quedaban paralizados por el inesperado acontecimiento, una sombra saltó entre Juugo y Tadahisa para detener el corte.

 

Juugo: “¿Podías desviar eso?”

Kankurou: “Bueno, bueno, nunca hubiera esperado que tomarías tal enfoque directo aquí.”

 

Kankurou habló a Juugo con una expresión de cansancio, sosteniendo su corta espada en un agarre de revés.

 

Juugo: “No hay mejor oportunidad. Con esa hoja sólo podrás detenerme una vez más. No te interpongas en mi camino.”

Kankurou: “Me temo que no lo puedo consentir. Permítame hacer una pregunta en su lugar, ¿cómo creías que podrías escapar de este lugar, después de todo lo que hiciste?”

Juugo: “Como soy ahora, eso no es nada.”

 

Juugo puso algo en su boca después de hablar. Al instante siguiente, un aura blanca y brillante se elevó de su cuerpo.

 

Kankurou: “Sir Juugo. ¡¿Eso no puede ser...?!”

Juugo: “Así que ya sabes de esto. ¡¡También debes saber que no puedes detenerlo entonces!!”

 

La [Black Moon] de Juugo se convirtió en una imagen borrosa. Una raya roja apareció en el aire, causando graves daños a todos los que se lanzaban hacia él, con armas en mano.

 

Akitaka y Shiden sufrieron heridas en sus brazos, sus Katanas rotas. Lo mismo había ocurrido con Tsuguho y Tsugumasa.

 

Kuyou y los otros Diez Valientes de Hinomoto que habían evitado el ataque dudaban en atacar ya que sabían de las habilidades de [Black Moon].

 

En tal situación, Karin atacó por detrás, un paso después de los otros.

 

Su velocidad era mucho mayor que la que había mostrado durante el encuentro.

 

Juugo: “¡¡Nngh!!”

 

La hoja oscura de [Black Moon] se enfrentó a la hoja blanca de la Katana de Karin.

 

Incluso cuando se enfrentaba a [Black Moon] que podía cortar en dos incluso a las armas de grado Legendario, la Katana de Karin no sufrió ni siquiera un solo rasguño.

 

Juugo: “¡Esto no puede ser!”