The New Gate Capítulo 28 (parte 2).




Manual




Proyecto: 

 

Shin: “¿Deberíamos buscar una pasada en este pueblo para pasar la noche?”

Karin: “¿Estás bien? Estabas muy cansada.”

Kanade: “Estoy bien, estoy segura. Quizás me sentí un poco excitada.”

 

Mientras tomaban descansos de vez en cuando, el grupo había corrido por casi un día completo, así que la voz de Kanade no era tan enérgica como lo era por la mañana. Karin, que probablemente tenía más experiencia, parecía un poco cansada.

 

Karin: “Busquemos la mejor posada disponible. Cualquier fatiga que nos quede nos pesara mañana.”

Shin: “Es verdad. Voy a recoger información, así que, por favor, esperen en esa tienda de té, tomen algo para beber y descansar.”

 

Shin señaló la primera tienda de té que había visto en la ciudad e invitó a sus dos compañeras a descansar.

 

Kanade: “Lo siento por la molestia.

Karin: “Estoy agradecida por su preocupación.”

 

Shin les vio entrar en la tienda de té y luego se dirigió a la primera tienda de objetos que encontró. La gama de bienes disponibles eran un rango por encima de la tienda que visitó en Bayreuth. Incluso si algunos productos eran iguales, su calidad era más alta aquí.

 

Shin: “La sangre de artesano dentro de mi está hirviendo...”

 

De los patrones orientales de los equipos hasta sus nombres, Hinomoto realmente se parecía a Japón. Tal vez por eso, como un artesano japonés, Shin también ponía una atención muy particular en cuanto a la calidad de los artículos.

 

Sin embargo, las ciudades de Hinomoto no eran sólo aquellas similares a lo que se podía ver en las series de televisión de temática histórica como Shin había imaginado, también había edificios de estilo occidental.

Shin pensó que tal vez el lugar que habían visitado era especial, pero Kanade había dicho que no era el caso.

La mezcla de arquitectura de estilo oriental y estilo occidental era desagradable, pero nadie aparte de Shin parecía tener ninguna idea.

Los ciudadanos de Hinomoto no parecen encontrar este tipo de paisaje inusual en absoluto.

 

Shin: “Bueno, no es que uno sea mejor que otro.”

 

Podría parecer insólito, pero no era incómodo.

Shin tomo varios objetos y se dirigió al mostrador. Mientras pagaba, él pidió recomendaciones de posadas.

 

Shin: “Me disculpo por la espera. Oh y ordenaré un dango.”

 

Shin terminó sus compras y se unió a Kanade y Karin. El asiento al lado de Karin estaba libre, así que se sentó y pidió un dango para él también.

 

Karin: “¿Has averiguado algo?”

Shin: “Parece que la posada llamada ‘Kasumitei’, situada en este camino, tiene una reputación bastante buena.”

 

Después de un breve descanso, se dirigieron a la posada recomendada.

Kasumitei era una posada de estilo histórico construida en la tradicional arquitectura al estilo japonés.

El alojamiento por una noche cuesta 5 monedas Jul de oro, pero los servicios prestados justifican bien el precio. El grupo de Shin pasó la noche y partió de nuevo para el Mt. Fuji a la mañana siguiente.

 

El segundo día después de que comenzaron su viaje al Mt. Fuji, llegaron a la zona forestal que rodea la montaña, Aokigahara.

 

Shin: “(De ahora en adelante, no podemos seguir adelante normalmente...)”

 

Aokigahara era, como su nombre lo sugería, un mapa modelado con Aokigahara el “Mar de Árboles” alrededor del verdadero Mt. Fuji como base. En el bosque, la función de mapa de los jugadores es muy limitada: pasar sin marcar el progreso o usar artículos de guía especiales era extremadamente difícil.

Por cierto, también es posible llegar al Mt. Fuji sin pasar por Aokigahara.

 

Shin: “Acamparemos cerca del bosque por hoy. Hay algo anormal aquí.”

Kanade: “Ooh, ¿lo has percibido? Este bosque es de hecho diferente de cualquier otro. Por alguna razón desconocida, es casi imposible sentir la presencia de monstruos cuanto estás dentro. Entrar y salir de él es posible una vez que se está acostumbrado a su geografía, pero he oído que muchos han caído víctimas de los ataques sorpresas de monstruos en él.”

 

Parecía que la característica de las señales de monstruo no apareciendo en el mapa estaba todavía presente.

Perder el camino dentro del bosque, ser emboscado por monstruos y morir era uno de los patrones comunes en el Aokigahara del juego.

 

Kanade: “¿Qué vamos a hacer? ¿Rodearemos el bosque?”

Shin: “No, eso no será necesario. Tengo un objeto que nos permitirá pasar.”

 

Kanade ya había estado pensando en desafiar la montaña, pero sólo como último recurso.

Para Shin habría sido un plan temerario, pero considerando sus razones, no era una cuestión de risa.

Después de tomar un breve descanso justo en frente de Aokigahara, se dirigieron al bosque, con Shin a la cabeza y Karin en la retaguardia.

El mapa mostrado en el borde del campo de visión de Shin se hizo más pequeño y las señales de monstruos desaparecieron.

Sin embargo, todavía era posible utilizar varias habilidades de detección al mismo tiempo, una técnica disponible en el nuevo mundo, por lo que no corrían ningún riesgo de ser emboscados.

 

Kanade: “Estamos avanzando con una facilidad impresionante.”

 

Kanade hizo su comentario sorprendida mientras seguían la luz que les mostraba la dirección a tomar, exhibida por el artículo “Wings of Beckoning”.

Cualquier monstruo que se acercara podría huir después de que Shin les dirigiera algo de intención asesina, así que tampoco hubo ninguna lucha real.

 

Shin: “Sin embargo, ¿eso es mejor no?”

 

Shin pensó que cuantos menos obstáculos tuvieran, mejor, al responder a Kanade. No esperaba encontrar obstáculos, naturalmente.

 

Kanade: “Eso es obviamente cierto. Pero mientras las cosas van muy bien podríamos encontrar un obstáculo inesperado justo al final... así que no puedo evitar pensar que esto podría ser la señal de que algo va a pasar...”

Shin: “Veo lo que quieres decir... o, mejor dicho, siento que lo que dijiste hace un momento levantó una bandera...”

Kanade: “¿Una bandera? No veo ninguna bandera.”

Shin: “No es real, me refiero a palabras o acciones que deciden cosas que sucederán más tarde. ¿No sucede a veces? Por ejemplo, antes de ir a un campo de batalla, alguien que diga “Una vez que regresemos, haré esto o aquello” tendrá una alta probabilidad de morir...”

 

Shin usó un ejemplo común de bandera de muerte para explicar.

 

Kanade: “¿Hmm? No puedo decir que haya oído hablar de semejante cosa. ¿Y tú Karin?”

Karin: “Vamos a ver, creo que he oído algo similar una vez de Sir Kankurou. Cuando alguien va a la batalla, nunca debe hablar de lo que quiere hacer después de regresar. Las promesas de matrimonio son especialmente tabúes...”

 

Una honesta bandera de muerte.

Shin pensó que esta persona Kankurou podría muy bien ser un ex jugador.

 

Shin: “¿Qué tipo de persona es él?”

Karin: “Uno de los mejores Samurái de Hinomoto. Ha estado vivo desde antes de “Dusk of the Majesty”, un verdadero testimonio vivo de esa época, podríamos decir. Es un guerrero extremadamente fuerte.”

 

Al oír que había estado vivo desde antes de “Dusk of the Majesty”, Shin pensó que podría haber sido el personaje de apoyo de alguien.

Hasta donde Shin sabía, los ex jugadores sólo aparecieron después de “Dusk of the Majesty”. Podría haber excepciones, pero Shin conocía a la mayoría de los jugadores avanzados atrapados en el juego de la muerte, especialmente si eran samuráis como él.

 

Shin: “Me gustaría conocerl-”

 

Shin se detuvo mientras expresaba cómo le hubiera gustado conocerlo algún día.

Aquí viene el resultado de las banderas... una señal se acercaba a ellas.

 

Kanade: “¿Señor Shin? ¿Por qué se ha detenido de repente?”

Shin: “Parece que el obstáculo del que la señorita Kanade mencionó está llegando. Hay 12 señales procedentes de detrás. Y no son monstruos.”

 

Después de escuchar las palabras de Shin, Karin sacó su arma. Un poco más tarde, Kanade también lo hizo.

El grupo de 12 personas que se dirigía directamente a Shin estaba usando las versiones del sistema de magia y artes marciales de [Hiding]. Esa fue la razón por la que Karin, en segundo lugar, después de Shin en la percepción, no había notado su presencia.

 

Shin: “Permítame confirmar, ¿sabe de algún grupo de ninjas que las pudiera atacar?”

Kanade: “... no exactamente, pero hemos sido atacadas en el pasado por un grupo similar. Sin embargo, estaban vestidos como bandidos. Fuimos atacadas durante nuestros viajes, después de todo... oímos que esos rufianes son comunes fuera de Hinomoto.”

 

Shin también le preguntó a Karin; al parecer sus atacantes hasta ahora no eran nada especial en términos de equipo o capacidad y nunca habían sido atacadas por un grupo claramente extraño como este.

Fue difícil decidir si los ataques anteriores estaban o no conectados con el grupo que se estaba acercando.

 

Shin: “Veo que no podemos aclarar la situación. Vamos a preguntarles.”

Kanade: “Pero son cuatro veces nuestros números, ¿no?”

Shin: “Bueno, sólo espera y verás. Lady Kanade, por favor ocúltate un rato.”

 

Después de decirlo, Shin usó magia de ilusión y [Hiding] para ocultar a Kanade y a Karin del grupo ninja que se acercaba a ellos, reemplazándolas con ilusiones.

Tenía a Yuzuha escondiendo trampas en los árboles y arbustos cercanos y luego esperó a que llegara el grupo.

El grupo de ninjas alcanzó la ubicación de Shin aproximadamente 3 minutos después.

A pesar de su aspecto, sus trabajos no eran todos iguales: 8 ninjas y 4 cazadores. Su nivel promedio era un poco más de 200.

 

Shin: “Sé que se están escondiendo. Sólo quiero hablar con ustedes, ¿podrían mostrarse?”

 

El grupo parecía ya ser consciente de que habían sido encontrados. Los 4 cazadores llegaron frente a Shin.

 

Cazador: “Entrega a las mujeres.”

Shin: “¿Y si me rehúso?”

Cazadores: “Morirás.”

 

Cuando hablaron, los hombres arrojaron cuchillos de color negro hacia Shin.

Luego, con el tiempo deliberadamente retrasado, los ninjas detrás de ellos lanzaron sus kunais hacia Shin.

 

Shin: “Demasiado lento.”

 

Shin esquivó los cuchillos voladores y kunais; a cambio, su mano derecha sostenía un cuchillo imbuido de propiedades paralizantes. Saco un cuchillo similar con la mano izquierda y los arrojo a los oponentes más cercanos a él.

 

Ninjas: “¡Guuh!”

 

2 ninjas cayeron gimiendo al suelo al mismo tiempo. Cayeron de un árbol, pero considerando su nivel no morirían de ese nivel de daño.

Entre los seis restantes, cuatro ya habían sido capturados por Yuzuha. Los había paralizado con magia de rayo y los había capturado.

 

Shin: “Así que ahora quedan las víctimas de las trampas.”

 

Los últimos 2 habían perdido la conciencia debido a las trampas que Shin mandó hacer a Yuzuha. Ellos podían hacer poco frente a la trampa combinada de estado mental negativo.

 

Kanade: “Bueno, honestamente, no esperaba que las cosas terminaran tan pronto.”

Karin: “Concuerdo.”

 

No era raro que Kanade y Karin comentaran la situación de esta manera.

El trabajo de ninja era especializado en ataques de asesinato y era un trabajo de exploración avanzada. Era normalmente impensable que no sólo su emboscada fuera vista, sino también que cayeran tan fácilmente en un contraataque.

 

Shin: “En primer lugar, vamos a atarlos y ver lo que tienen que decir. Deberíamos ser capaces de reunir información.”

 

Como sus oponentes eran ninjas, Shin hizo que Kanade y Karin esperaran mientras caminaba cerca de uno de ellos. Estaba a pocos pasos de distancia cuando de repente se detuvo.

 

Shin: “¿Qué es esto?”

 

Shin no sintió una mirada, pero una sensación de algo apuntó hacia él y sus ojos se estrecharon.

No había nada en el mapa. Sin embargo, su habilidad mejorada de campo de percepción, mostró la señal de que alguien alzaba su propio poder mágico a la entrada de Aokigahara.

 

Shin usó [Clairvoyance] y se concentró. Encontró a un hombre usando equipo que esta muchos niveles por encima que el grupo que los atacó, levantando las manos hacia Aokigahara. Un sinnúmero de bolas de fuego estaban flotando a su alrededor.

 

Shin: “¡¡Yuzuha Regresa!!”

 

Shin rápidamente llamó a Yuzuha y corrió hacia Karin y Kanade. Abrió los arbustos donde estaban escondidas y las agarró.

 

Kanade: “¿¿Qué está pasando??”

Karin: “¡¿Se-señor Shin?!”

Shin: “Lo siento, pero por favor, ¡¡mantente en silencio por un tiempo!!”

 

Haciendo caso omiso de sus preguntas, Shin empezó a correr para poner la mayor distancia posible entre ellos y ese lugar.

Después de que Yuzuha le alcanzó y aterrizó en su hombre, aceleró aún más.

 

Shin: “¡¡Tengo una pregunta!! ¿Conoces a alguien que pueda disparar incontables bolas de fuego a la vez?”

Kanade: “¡¡No entiendo lo que está pasando, pero conozco a alguien que sería capaz de eso!!”

Shin: “¿Alguien que pueda apuntar a tu vida, Lady Kanade?”

Kanade: “¡¡Ninguna que yo sepa!!”

Karin: “¡En lugar de eso, señor Shin! ¡¡Bájenos!!”

Shin: “¡¡Ten un poco más de paciencia!!”

 

Mientras conversaba en voz alta con las dos, Shin amplió su percepción detrás de él. Las bolas de fuego volaban hacia el lugar donde Shin había sido atacado.

Después de unos instantes, los ecos de explosiones consecutivas sacudieron el bosque. Las vibraciones sacudían el suelo bajo los pies de Shin.

 

Shin: “El grupo que nos atacó es probablemente polvo y cenizas ahora.”

Kanade: “La explosión de justo ahora... ¿fue un ataque?”

Shin: “Sí. Un sinnúmero de bolas de fuego asaltaron el lugar en el que estábamos justo ahora.”

 

Las explosiones y las vibraciones habían dejado que Kanade y Karin se dieran cuenta de la situación. Kanade miró el humo ondulante, frunciendo el ceño.

 

Kanade: “Así que su objetivo era bloquear nuestro avance y servir como marcador para el ataque.”

Shin: “Eso es posible. Al parecer ya estaba previsto que fueran derrotados. No creo que nadie nos esté persiguiendo ahora. Sería difícil.”

 

Incluso antes de verificar los resultados del ataque, el conjurador había dejado la entrada de Aokigahara.

El campo de percepción de Shin registró una sola señal, alejándose de Aokigahara a alta velocidad. Un Elegido, probablemente.

 

Kanade: “¿Ellos atacan a los enemigos usando a sus aliados como objetivos...?” 

Shin: “Señorita Karin, ¿tienes alguna idea de quiénes podrían ser?”

Karin: “No exactamente... pero sé de una familia bajo el mando de la casa Yaejima en el oeste, los Rokuhara. Tienen una familia de ninjas a su mando y se rumorea que si su amo lo ordena, usarán cualquier método posible para asesinar a su objetivo.”

 

Karin dijo repetidamente que era sólo un rumor.

 

Independientemente de si el rumor es verdad  o no, Shin sintió que esta misión había evolucionado de repente más allá de una simple misión de recolección de hierbas.

 

Shin: “De ahora en adelante será mejor prestar atención a tales emboscadas. Avancemos hacia el Mt. Fuji por ahora. Dudo que pronto nos ataquen de nuevo.”

 

Manteniendo un alto nivel de alerta hacia su entorno, Shin rápidamente comenzó a dirigirse de nuevo hacia la montaña. Una vez que salieron de Aokigahara, era un camino recto hacia el Mt. Fuji. 

En la ciudad al pie de la montaña, se quedaron en la posada con la más alta seguridad, con una persona despierta para estar de guardia.

  

Shin: “Sólo para estar seguro.”

 

Sin que Kanade y Karin lo supieran, Shin activó la habilidad [Wall].

Sin embargo, aquella noche, no aparecieron agresores; el grupo de Shin fue al Mt. Fuji al amanecer.

 Como ya estaban al pie de la montaña, no tardaron mucho en llegar.

 

Shin: “Parece que la niebla comienza a aparecer en medio de la montaña.”

 

Shin expresó sus pensamientos mientras miraba hacia la montaña.

Tal como había dicho Kanade, una pálida niebla invisible a la distancia ahora podía ser vista colgando de la montaña. Sería difícil proceder sin algún tipo de contramedida.

 

Kanade: “¿Qué dices? ¿Puedes hacer algo?”

 

Cuando llegaron a una distancia de decenas de mels de la niebla, Kanade pidió la opinión de Shin, con una mezcla de expectación y preocupación en su voz.

 

Shin: “Ver a través de la niebla no es un problema. Pero para saber si nos perderíamos o no, tenemos que entrar primero.”

 

Shin respondió mientras miraba hacia otro lado de la niebla.

Preguntó a Yuzuha a través de [Mind Chat] y ella respondió que la niebla tenía el mismo efecto que las técnicas de ilusión de los monstruos. Era demasiada poderosa, aparentemente.

 

Shin: “Intentaré entrar primero. Más adelante decidiré si es posible pasar o no.”

Kanade: “¿Y si no regresas?”

Karin: “¿No deberíamos pasar más tiempo inspeccionando la niebla desde afuera? Después de todo, no podríamos ayudarte.”

 

Probablemente encontraron su propuesta imprudente. Kanade y Karin advirtieron a Shin que fuera más cuidadoso.

 

Shin: “Ataré un extremo de un cuerda a mi cuerpo y ustedes sujetaran el otro extremo. Así, si algo sucede, podrán sacarme. Sólo voy a comprobar si es posible pasar sin perderme, así que no pienso entrar demasiado profundo, debería estar bien.”

Kanade: “Hmm, supongo que este método podría funcionar.”

Karin: “Si nosotras somos jaladas dentro, no tendríamos más remedio que soltar la cuerda...”

Shin: “En ese caso, simplemente suéltenla. Voy a manejar las cosas por mi cuenta.”

 

Sería diferente si no tuviera idea de lo que podría suceder, pero gracias a [Analyze] de Yuzuha, Shin sabía que no habría problemas, así que le dijo a Karin que podían soltar la cuerda.

Las dos mujeres todavía no estaban totalmente convencidas, pero decidieron confiar en la promesa de Shin de no hacer nada imprudente y sujetar firmemente la cuerda.

 

Shin: “Bueno, entonces me voy. Por favor, esperen un momento. Yuzuha, mantente observando.”

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Yuzuha gritó en respuesta y Shin se dio la vuelta para dirigirse dentro de la niebla. Con su nivel de habilidad, ver a través de tal niebla no era difícil en absoluto.

 

Shin: “Las señales de monstruos son... pocas, pero están ahí. Si es igual que en la era del juego, incluso esas dos estarían bien por sí mismas.”

 

Shin caminó tanto como la cuerda lo permitió, luego miró hacia el pico del Mt. Fuji.

La mayoría de las señales que podía percibir se movían y se detenían repetidamente, señales típicas de monstruos ordinarios.

 

Shin: “Este sentimiento... no es normal. ¿Por qué Kagutsuchi no está allí?”

 

El campo de percepción de Shin se extendió hasta el pico. Lo que percibía allí le preocupaba.

En el pico, sintió una pequeña señal y una muy grande. En el lugar donde habitualmente estaba Kagutsuchi, no sentía nada.

Ambas señales estaban firmes en el pico, sin moverse ni una pulgada.

Como no estaban en el mapa, no podía ver el color de sus marcadores; pensando en ello desde una perspectiva del juego, decidió que probablemente eran monstruos jefe, presentes en lugar de Kagutsuchi.

 

Shin: “Se supone que la hierba medicinal está cerca del pico, así que tenemos que acercarnos en cualquier caso... No creo que nos ignoren si lo hacemos.”

  

Si el monstruo siguiese siendo el Kagutsuchi, Shin tenía maneras de recoger la Dead Snake Grass sin ser notado.

Sin embargo, era imposible saber qué clase de habilidad de percepción tenían los monstruos que ahora residen en el pico. Algunos jefes no atacarían a menos que lo desafiaras, pero Shin estaba teniendo dificultades para decidir si traer a Kanade y a Karin con él o no.

Si el misterioso escuadrón de ninjas no los hubiese atacado, las habría dejado afuera, pero no podía descartar la posibilidad de que el lanzador de la bola de fuego atacara de nuevo.

¿Sería mejor mantenerlas dentro de su mira, o darles un objeto defensivo y que Yuzuha las proteja? Mientras reflexionaba sobre este dilema, Shin regresó a donde las había dejado.

 

Kanade: “¿Cómo estaba la situación adentro? ¿No parece que haya problemas graves?”

Shin: “No hay nada en particular que limite el movimiento en el interior. En lugar de eso, algo más me intriga.”

 

Shin informó a Kanade y a Karin sobre las señales inmóviles en la parte superior de Fuji.

 

Kanade: “Supongo que son los monstruos que gobiernan Fuji.”

Shin: “Ya veo, ya veo... me parece extraño que haya dos.”

Karin: “La leyenda dice que una espada divina descansa en el pico del Mt. Fuji. ¿Podrían estar allí como sus protectores?”

 

Un arma legendaria en un lugar donde nadie se atreve a pisar... un cuento bastante común.

Sin embargo, hasta donde Shin recordaba, no se suponía que se encontraran en el pico del Mt. Fuji armas ocultas como la mencionada por Karin.

 

Shin: “No tenemos intenciones de pelear, así que sería ideal si nos dejaran tranquilos, pero existe la posibilidad de que no lo hagan. Podría ir por mi cuenta, pero la posibilidad de un ataque como el anterior todavía está presente...”

Kanade: “¿Es posible que nuestros sentidos no se dejen dominar por la niebla, como el tuyo, señor Shin? Si es así, podríamos usarlo para ocultar nuestra presencia.”

Shin: “También pensé en hacer eso, pero no sé cómo esta niebla confunde los sentidos humanos. Si nos movemos juntos, podría ayudarlas si es necesario.”

 

Si no se movían, tampoco se perderían. Si simplemente se enfocaban en defenderse, Shin podría recuperarlas después de que terminaran los combates.

Era difícil decidir qué método era más seguro.

 

Karin: “Milady, propongo que sigamos al señor Shin. Yo manejaré a cualquier monstruo que nos ataque.

Kanade: “Haríamos que Shin se preocupara, pero esperar aquí es una posibilidad a considerar también, ¿no?”

Shin: “Me da vergüenza admitir que no pude percibir el ataque mágico que nos atacó antes. Si algo similar ocurriera, no podría manejarlo solo. Parece ser posible percibir señales enemigas incluso dentro de la niebla, así que creo que las posibilidades de ser emboscados son más bajas que aquí.”

 

Con todos los posibles desarrollos considerados, Karin propuso a Kanade para ir dentro de la niebla con Shin.

 

Kanade: “Tienes razón. Shin, ¿podrías permitirnos acompañarte?”

Shin: “Sí. Evitaremos enfrentamientos con monstruos y usaremos la ruta más corta disponible.”

 

Shin asintió con la cabeza ante la pregunta de Kanade. Por si acaso, bajó [Limit] hasta el nivel II, llegando a un estado cercano a la época del juego de la muerte.

 

Se mantendrían alejados lo más posible de los jefes. Con el fin de disminuir las posibilidades de ser encontrados, decidieron que las dos esperarían justo antes de llegar a la ubicación de la hierba y luego entraron en la niebla.

 

Kanade: “No puedo decir que me guste esto.”

Shin: “Después de todo, no podemos atarnos unos a otros con la cuerda. Ten paciencia.”

 

En la niebla, los tres humanos caminaban mientras se tomaban de las manos. Shin era el líder, Kanade en el medio y Karin tomó la parte trasera. Debido a esto, las dos manos de Kanade estaban ocupadas.

Kanade, forzada en la misma situación que un niño que tomaba la mano de sus padres para no perderse, estaba comprensiblemente un poco irritada.

 

Shin: “Sólo un poco más de paciencia.”

Karin: “Por favor no te preocupes. Si algún monstruo sale, yo seré tu escudo.”

Kanade: “Karin, eso no es de lo que estoy hablando.”

 

Parece que Karin pensó que a Kanade le preocupaba el hecho de que si los monstruos atacaran, ella no podría usar su arma.

Es verdad que podía no ser agradable caminar en un área donde los monstruos podían aparecer sin sostener un arma, pero Shin pensó que para Kanade tenía realmente otro significado.

 

Shin: “Oops, un monstruo se dirige hacia nosotros. Por aquí.”

 

Shin percibió al monstruo acercándose y se dirigió a un peñasco cercano. Unos minutos después, Kanade y Karin también percibieron la señal del monstruo y se escondieron en la sombra de las rocas.

Después de unos minutos más, el suelo comenzó a temblar ligeramente.

Unos gruesos y pesados pasos se acercaron gradualmente en el peñasco donde se escondía el grupo de Shin.

 

Shin: “(Debe ser un golem.)”

 

El monstruo que caminaba hacia ellos con pasos en auge, poseía un cuerpo grande que medía más de 4 mels de altura, era un [Bullrock Golem]. 

Su aspecto era simplemente de rocas esculpidas juntas para lucir vagamente similar a la forma humana, mientras que su cabeza se asemejaba a la de un toro. Como sugiere su aspecto de roca sólida, sus ataques físicos eran extremadamente poderosos.

 

Su nivel estaba en el rango de 400-500; ser golpeado por la roca parecida a un bate de metal que empuñaba podía significar una muerte instantánea, incluso para los miembros con un trabajo especializado para esta en la primera línea, dependiendo del equipo. Básicamente, la cima de centrarse en el ataque físico.

Dejando de lado las mazmorras, por lo general aparecía en las montañas y dentro de las minas.

Sus habilidades de percepción eran muy bajas: siempre y cuando uno no haga ruidos fuertes o lo ataquen, es fácil de evitar.

El [Bullrock Golem], que se había acercado al grupo de Shin, desapareció de nuevo en la niebla, sin mostrar signos de haberlos notado.

 

Shin: “Ahora está bien. Continúenos.”

 

Después de asegurarse de que el [Bullrock Golem] estaba lo suficientemente lejos, Shin se puso de pie.

Los tres siguieron escalando la montaña un rápido ritmo, evitando todos los monstruos.

Después de aproximadamente 2 horas, llegaron justo antes del pico.

 

Shin: “¿Hm?”

 

Shin, que estaba al frente, notó que la niebla desaparecía en cierto punto del camino que conducía al pico.

 

Kanade: “Señor Shin, ¿sucedió algo?”

Shin: “Parece que las nieblas desaparecen un poco más adelante.”

Kanade: “¿Podría ser?” 

 

Kanade reaccionó a las palabras de Shin. Mirando el pico por debajo, parecía envuelto en la niebla como el resto de la parte superior de la montaña.

Lo que Shin notó fue que dentro de la niebla había una ubicación perfectamente clara.

 

Karin: “Ya veo, si seguimos adelante ya no estaremos ocultos.”

 

Shin detuvo sus pasos antes del final de la niebla y adivinó la razón por la que la niebla desaparecía allí arriba.

 

Shin: “Ya veo, para no dejar entrar a ningún intruso.”

Yuzuha: “(Kuu, hay, algo.)”

 

Estaban siendo vigilados.

Shin inmediatamente notó que varios pares de ojos, que ni siquiera estaban tratando de ocultar su poderosa presencia, estaban apuntando a ellos.

Las orejas de Yuzuha se levantaron y ella miró hacia la fuente de estas señales.

 

Karin: “Estamos siendo vigilados, ¿no?”

Kanade: “Y pensar que una intimidación tan poderosa era posible con solo mirar...”

 

Kanade y Karin también se habían dado cuenta de que alguien los estaba mirando. 

Karin, con una expresión seria, tocó la empuñadora de su espada, pero Kanade parecía abrumada por el aura del observador.

Shin: “¿Quieren esperar aquí?”

Karin: “No, creo que es mejor proceder juntos. Creo que saben que somos tres. Si nos separamos, podrían estar aún más alertas. No siento hostilidad viniendo de ellos. No hemos venido a pelear, así que creo que es mejor no provocarlos.”

 

Karin habló con una expresión muy seria y Kanade asintió.

Shin y su grupo avanzaron hacia arriba, alertas de sus alrededores. Después de aproximadamente 30 minutos, llegaron a lo que parecía un pequeño santuario.

 

Kanade: “Señor Shin, siento una presencia extraña.”

Karin: “La señal del monstruo más grande está justo delante de nosotros, ¿no?”

 

El mapa mostraba claramente la señal del monstruo, pero lo que podían ver eran sólo rocas, el suelo y algunas plantas. La señal más pequeña estaba dentro del pequeño santuario en lo profundo.

Cuando los tres se detuvieron, sus oídos captaron el sonido de dos objetos duros frotándose el uno contra el otro.

 

Shin: “Ah, así que esta es la fuente de la señal.”

 

Shin miró hacia el origen de los sonidos y asintió, aparentemente comprendiendo cuál era su fuente. Su materializada [Kakura] todavía estaba colgando de su cadera.

 

Kanade: “Shin, ¿no es esto peligroso...?”

Karin: “Milady, si algo sucede, voy a ganar tiempo para que escapes.”

 

En completo contraste con el tono impresionado de las palabras de Shin, Karin y Kanade se pusieron pálidas y se prepararon para huir en cualquier momento.

Su reacción fue muy natural, ya que en la parte superior del santuario habían 8 gigantescas cabezas de serpientes, inclinadas hacia adelante y mirándolas.

Las bocas de las serpientes eran lo suficientemente grandes para devorar a un humano adulto de una sola mordida. 

3 de las 8 cabezas se habían acercado y el sonido del aire que silbaban de sus bocas llego a los oídos del grupo.

Lo que pensaban era una roca era en realidad el cuerpo de la serpiente.

 

Shin: “[Eight-headed Orochi]... Sin embargo, no es un monstruo que se supone que habite en este lugar.”

Kanade: “¿Cómo puedes estar tan tranquilo?”

Shin: “Tal como dijo Karin, no siento hostilidad viniendo de él. Si quisiera atacarnos, lo habría hecho antes de que notáramos su presencia.”

 

El marcador en el mapa era el verde que indicaba neutralidad. Este [Eight-headed Orochi] no estaba haciendo nada en particular y simplemente seguía mirando a los 3 humanos y al zorro.

 

Yuzuha: “(¿Interesado?)”

Shin: “(Así parece. Es seguro que parece que no quiere luchar.)”

 

Tal vez también porque Shin y sus compañeros no estaban blandiendo sus armas, el [Eight-headed Orochi] no parecía ser particularmente cauteloso de sus presencias.

Simplemente continuó mirándolos, como si mirara profundamente sus corazones.

 

“¿Tenemos invitados? Yachi, no los mires tanto, los asustarás. Retrocede un poco.”

 

En el momento en que Shin pensó en decir algo, una voz femenina se oyó desde dentro del santuario.

En respuesta a la voz, la serpiente lentamente retrocedió sus cabezas, que descansaban sobre su cuerpo.

Después de unos momentos, pudieron ver a alguien emerger del santuario.

 

“Debemos haberte sorprendido. Si no intentas nada gracioso, no serás atacado. Estate tranquilo.”

 

Del santuario surgió una bella mujer vestida con una armadura de platino con bordes azules.

Su pelo negro, que se extendía hasta las caderas, brillaba a la luz del sol. Su mano derecha sostenía un casco y su izquierda una Katana.

 

─ ─ ─ ─ [Una de las Cinco Espadas Supremas ─ Munechika ─ Nivel: 929]

 

Shin: “… nuestras disculpas. Estábamos en duda de lo que debíamos hacer.”

 

Shin, después de mirar inexpresivamente por un instante el nombre mostrado por [Analizar], murmuró una disculpa.

 

Munechika: “Hum. En general, las personas o sacan sus armas, pensando que serán atacados, o huyen, pero ustedes son claramente diferentes. ¿Cuál es su objetivo?”

 

Munechika le habló a Shin sin mostrarle ninguna desconfianza. Sin embargo, su mirada aguda hizo que Shin se sintiera como si estuviera bajo interrogación.

 

Shin: “Vinimos a buscar una hierba llamada Dead Snake Grass, como hemos oído que crece en el pico del Mt. Fuji.”

Munechika: “Oh eso. De hecho, crece aquí.”

Kanade: “¡¡¡!!!”

 

Kanade no pudo evitar tragar saliva después de escuchar las palabras de Munechika.

La información de Shin tenía era más de 500 años. Confiar en él ello e ir al Mt. Fuji para encontrar Dead Snake Grass fue en parte una apuesta.

 

Shin: “¿Podrías compartir algo con nosotros? No tenemos ninguna intención de hacerte daño. Tan pronto como recojamos alguna Dead Snake Grass, retomaremos nuestro camino.”

Munechika: “No es algo de gran valor para nosotros. Dejar que se lleven algo no es un problema.”

 

Las palabras de Munechika parecían implicar algo más. Sus ojos estaban dirigidos a Shin.

 

Kanade: “E-entonces podemos-”

Munechika: “Sin embargo. Esta área está bajo nuestro dominio. Si quieren tomar algo de aquí, tendrán que dar algo a cambio.”

 

Munechika cortó las palabras de Kanade y habló con claridad.

 

Shin: “... ¿qué deseas?...”

 

Shin, sintiendo los ojos de Munechika en él, preguntó sus intenciones.

 

Munechika fue un NPC/ de tipo Monstruo implementado en la quinta actualización “Banquet of Blades” perteneciente al evento principal, “Trial of the Noble Sword”.

 

El evento consistía en derrotar la forma humana de ciertas armas; una vez derrotada, se obtendría el arma original. En su caso, como el nombre lo sugiere, la Katana de grado [Antiguo] [Mikazuki Munechika] estaría disponible para su uso.

 

Como sugiere el grado, es una de las armas con los atributos más altos en THE NEW GATE.

Su género al enfrentarlo era al azar; era imposible saber si se transformaría en hombre o en mujer antes de luchar contra ella.

Por cierto, cuando Shin luchó durante la era del juego, apareció un hombre joven, delgado y apuesto. Todas las veces.

 

Munechika; “Un arma que no es usada se oxidara. Por último, ha aparecido alguien digno de chocar espadas. Te pido un duelo.”

Shin: “... ¿qué pasaría si me negara?”

Munechika: “No te permitiría tomar las hierbas. No te preocupes, no pido un duelo a muerte. Me reprimiré. Prometo dejar mi espada si puedes infligir una herida fatal.”

 

Shin no pudo evitar reaccionar ante las palabras de Munechika.

 

Sus géneros eran diferentes, pero Shin había luchado contra Munechika no una vez, sino varias veces durante la era del juego. El poder de combate de Munechika era tan alto que ni siquiera Shin con su poder completamente al máximo podía ganar.

Sus estadísticas y equipo no eran tan buenos como lo eran ahora y probó la derrota muchas veces.

Sólo consiguió ganar una vez, por un golpe de suerte, justo antes de que terminara el evento.

 

Shin: “...... señorita Kanade, Karin, por favor, quédense atrás para no quedar envueltas en la lucha. Yuzuha, estoy contando contigo.” 

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Shin comprobó cuidadosamente la presencia de cualquier atacante, luego les dijo a las dos mujeres que se apartaran.

Para mayor seguridad, pidió a Yuzuha que velara por ellas.

 

Munechika: “Tu presencia es diferente ahora. Esto es mejor de lo que esperaba.”

Shin: “Ya he caído muchas veces ante ti. Esta vez, no dirás que gané debido a la suerte.”

 

Shin sacó una tarjeta y la materializó.

 

Munechika: “¿Caído? Pero además... ¿eso es...?”

Shin: “No puedo perder con esto. No hay necesitad de que te contengas.”

 

Lo que Shin estaba sosteniendo mientras hacía su declaración era [Hakuramaru].

No va a usar a [Kakura]. Mejor dicho, no podía. Los atributos de [Kakura] no eran lo suficientemente altos como para soportar el arma de Munechika.

 

 [Limit] todavía estaba en II. Si [Eight-headed Orochi] también ataca, tendría que ir a toda potencia, pero esto era sólo un duelo, por lo que eligió enfrentarla en el estado que podía controlar mejor.

 

Munechika: “Nunca pensé que todavía había un arma como esta en este mundo... pero ahora no es el momento de hablar.”

 

Munechika se colocó el casco que llevaba en su mano derecha y agarró la empuñadura de la Katana que sostenía con su izquierda.

Munechika por si misma tomó el arma que podría ser descrita como su clon: [Mikazuki Munechika].

 

Munechika: “Aquí voy.”

 

Cuando las palabras salieron de sus labios, Munechika se acercó a los ojos de Shin.