The New Gate Capítulo 23 (parte 1).




Manual




Proyecto: 

Con el fin de salvar a Millie, el grupo de Shin, montados en Dragones Antiguos fueron a la sede de la Iglesia.

Allí se encontraron con Lilishila, un cardenal de la Iglesia. Ella pidió ayuda a Shin para detener a Bulk, un fanático de la facción [Shiten].

Bulk no sólo había secuestrado a Millie, sino también apreso a Hermie, una mujer que lleva el título de Mujer Santa.

El grupo de Shin, actuando junto Lilishila, asaltaron Palmirack – las instalaciones que sirven como sede de la Iglesia - y rescataron con éxito tanto Millie como a Hermie ...

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Shin: “... qué voy a hacer ahora, preguntas?”

Lilishila: “Sí. Pudimos rescatar a la señorita Hermie gracias a todos ustedes. Una vez que esta información se propague, todos los otros que tenían que soportar la arrogancia de Bulk querrán darles las gracias.”

 

Habían pasado alrededor de 30 minutos desde que Hermie y Lilishila se habían reunido.

Ya era entrada la noche.

Los caballeros de la guardia corrieron a transmitir la noticia del rescate de la Mujer Santa, mientras que Hermie y Millie estaban descansando en otra habitación, vigiladas por Wilhelm.

Shin envió un mensaje a Tiera, pidiéndole que fuera a Palmirack.

Shibaid, guiado por un caballero, se dirigió a la habitación de Bulk para recoger cualquier objeto de control como los collares de sumisión que pudiera haber.

 

Shin, Schnee, y Lilishila discutían las recompensas en la habitación asignada al cardenal femenino.

Shin no deseaba ninguna recompensa; En cambio, él quería ser considerado un ‘misterioso ayudante’, pero Lilishila no estaba de acuerdo. Ella argumentó fuertemente que los otros no estarían de acuerdo tampoco.

 

En cuanto a los esfuerzos que intervinieron en esta operación, en ese punto en el tiempo el día había cambiado, por lo que han pasado 3 días en total. Todo el dinero que se gasto fue en las cuotas de alojamiento en la posada. No había ningún gasto en particular para ser reembolsado.

 

Lo que Shin había hecho era simplemente infiltrarse en Palmirack y derrotar a Eline y Bulk.

Shin comprendía que era la parte más importante, pero para él había sido una tarea fácil, por eso hubo una diferencia de opiniones entre él y Lilishila.

Si fueran a recibir una recompensa que sea demasiado generosa, por el contrario, eso haría que sea difícil para ellos aceptar.

 

El nombre de Shin ya había comenzado a propagarse por la batalla de defensa Balmel. Si fuera grandiosamente recompensado por la Iglesia aquí, sólo sería invitar a una mayor dificultad para su camino.

Era demasiado tarde para decir cosas como “No quiero destacar”, pero su honesto deseo era evitar el mayor número de situaciones problemáticas como sea posible.

 

Shin: “Yo realmente apreciaría si se mantiene oculto mi nombre.”

Lilishila: “Su nombre? Pero para mí esto parece ser una gran oportunidad para ganar reconocimiento.”

Shin: “Nuestro motivo para venir aquí era salvar a Millie, el rescate de la Mujer Santa fue ... perdona mi franqueza, pero fue algo que hicimos de paso. Además, después de saber acerca de lo que estaba haciendo Bulk, estoy seguro de que cualquiera habría intentado hacer algo, sin importar lo que pudieran hacer o no y sin preocuparse por las pérdidas y ganancias... ¿no le parece?”

 

Cualquier ser humano se habría enfurecido por las acciones de Bulk.

Fue lo mismo para el grupo de Shin, el cual resulto tener el poder de detener a Bulk. Eso es todo lo que había.

 

Lilishila: “Por lo menos, ¿hay algo que necesites? Les he pedido ayuda diciendo que les iba a dar algo a cambio. Después de todo lo que has hecho por mí, permitir que se vayan con las manos vacías me pondría como una ingrata.”

Shin: “Aaah, bueno, eso no quiere decir que no necesitemos nada, así que por favor tranquilízate.”

 

Shin dio un paso atrás de Lilishila quien se había colocad demasiado cerca y rio irónicamente.

 

Shin entiende muy bien que desde el punto de vista de alguien que ha sido salvado, no ser capaz de expresar su agradecimiento sería algo difícil de soportar. Shin estaba pensando acerca de lo que podía pedir como recompensa.

 

Lilishila: “¿Hay algo que quiera?”

Shin: “Sí. Hay 3 cosas que nos gustaría solicitar. En primer lugar, nos gustaría tomar todos objetos que sean como los colares que uso Bulk. Me gustaría resguardarlos antes de que pasen a manos de otros, para examinar su estructura y efectos. Entonces nosotros dispondremos de ellos, y si podemos conseguir una manera de anular sus efectos vamos a compartirlo con usted también, por supuesto.”

 

Dejando de lado sí los objetos que otorgan el poder de controlar a otros sacaran a luz a otros Bulk. La historia misma cuenta cómo incluso hombres y mujeres santos pueden sucumbir al deseo.

Además, existía la necesidad de investigar otro método para anular sus efectos, además de la capacidad de Shin. Con el fin de construir y probar un objeto de sumisión, tener el collar era un requisito previo.

La solicitud para entregar los objetos que obligan al instante a otros a obedecer la voluntad de alguien, probablemente será una decisión difícil para Lilishila, por tanto, Shin lo consideraba una buena recompensa.

 

Lilishila: “Ya veo, nosotros no somos inmunes a la tentación después de todo. Voy a confiarlos a usted, Shin-sama. Teniendo en cuenta sus acciones hasta ahora, estoy segura de que nunca va a utilizarlos como hizo Bulk.”

 

Contrariamente a las expectativas de Shin, Lilishila aceptó su petición con facilidad.

 

De acuerdo con Lilishila, Bulk supuestamente tenía otros aliados dentro de la Iglesia, los candidatos para ser el próximo Bulk no eran escasos. En lugar de arriesgarse a conservar esos objetos, dejar que una persona de confianza se quedara con ellos era mejor.

La confianza de Lilishila hacia Shin era más profunda de lo que pensaba.

 

Lilishila: “Yo realmente apreciaría que se ponga en contacto con nosotros en el momento en que tenga éxito en la creación de un objeto para retirar el collar.”

Shin: “Si, sería un gran problema si soy el único capaz de hacer algo acerca de ellos, después de todo.”

 

¿Será posible lograrlo? ¿Cuánto tiempo tomara? Todavía había demasiadas incógnitas en la ecuación, por lo que el tema fue cerrado acordando comunicar cuando se creara el objeto buscado.

 

Lilishila: “¿Cuál es la segunda petición, entonces?”

Shin: “Lo segundo es información. Nos gustaría que nos diga todo lo que sabe sobre el lugar sagrado. Si es posible, estaríamos muy agradecidos si nos contactan siempre que hayan descubierto algo nuevo en un futuro.”

 

El lugar sagrado todavía no se ha investigado lo suficiente, pero en todo caso ya había sido descubierto, Shin quería saber sobre eso. La Iglesia tenía un gran número de creyentes, por lo que, en esta iglesia, la cabeza de Sigurd, probablemente una gran cantidad de información se concentrara también.

 

La Información sobre el lugar sagrado sólo era conocida por los miembros superiores de los gremios. Las misiones de estudio de su interior a veces cobraban la vida de todo un equipo de expedición, era un lugar peligroso, así que solicitar información acerca de él era más que digno como una recompensa.

 

Lilishila: “Tenemos documentos con información recogida en el lugar sagrado. Voy a hacer que alguien se los lleve. Siempre y cuando este dentro de mis capacidades, si cualquier información nueva aparece, serás el primero en saberlo.”

Shin: “Muchas gracias. Nuestra tercera solicitud se refiere al culto [Shiten]. Nos gustaría saber más acerca del lugar del ritual del que se habló. Sería muy bueno saber dónde está la base de la facción, pero estamos más preocupados por el ritual en este momento, ya que puede haber otras personas que no sean de parte de Bulk y que fueran llevadas como sacrificios allí.”

 

La primera prioridad para el grupo de Shin era investigar el culto [Shiten], ya que la desaparición del personaje de apoyo de Shin, Filma, no se ha resuelto todavía.

Era la tercera petición de Shin, pero tenía más alta prioridad que cualquier otra cosa.

 

Shin: “Estas son las recompensas que deseo.”

Lilishila: “¿Son estas tres peticiones suficientes? Para nosotros es apenas suficiente para poder reclamar que le hemos pagado...”

Shin: “Bueno, yo pensaba que eran peticiones bastante grandes, la verdad. No es necesario sentir tanta obligación, ¿sabes?”

 

Lilishila era seria, pero de alguna manera se sentía bajo presión, por lo que Shin trató de calmarla.

 

Lilishila: “No, eso no va ocurrir.”

 

Lilishila, sin embargo, expresó claramente que las palabras de Shin no la habían convencido.

 

Lilishila: “Por favor, escuchen. Esta operación de rescate, si no fuera por ti y la cooperación de su grupo, no habríamos tenido ninguna posibilidad de éxito. Si nos embarcamos en ella por nosotros mismos, la mayoría, si no es que todos, habrían sido asesinados, Hermie y Millie hubiera sido sacrificadas, mientras que yo y las otras mujeres probablemente nos habríamos convertido en sus juguetes.”

 

Lilishila habló con claridad y firmeza. Si el grupo de Shin no se hubiera unido a su lucha, ese futuro habría sido ciertamente inevitable.

Wilhelm también, él no habría sido capaz de entrar en el territorio de Sigurd antes de que Bulk saliera de la ciudad.

No habría habido nadie capaz de someter a Konig o Eline y, además, con Hermie bajo el yugo del collar de sumisión, no había manera posible de que Lilishila saliera victoriosa.

Había incluso la posibilidad de que toda la Iglesia fuera a caer bajo el control de Bulk.

Debido a todo esto, la presencia de Shin era un verdadero milagro para Lilishila, no era extraño que lo viera como un mensaje de Dios.

 

Lilishila: “Cuando dije que iba a dar cualquier cosa, eso incluía a mi propio ser. Y es por eso.”

Shin: “Ya veo ... Sin embargo ...”

Lilishila: “Dije esas palabras porque estaba lista para cualquier cosa. Por favor, comprenda.”

Shin: “Oh, ya veo, así que eso es lo que quería decir ...”

 

Shin se preocupó, esperando que saliera una frase como “Te daré mi propio cuerpo”, pero se sintió aliviado cuando no apareció.

Me salvaste la vida, por lo que ahora soy tuya. Una tendencia como esa era común en algunas obras de ficción de fantasía.

Shin, sin embargo, no era el tipo de persona que fuera aceptar felizmente una oferta como esa.

 

Shin: “Permítanos solicitar su ayuda cuando algo suceda. Nosotros no somos omnipotentes, después de todo. La primera solicitud probablemente puede ser atendida con facilidad, por lo que por el momento estaríamos agradecidos si usted pudiera concentrarse en la localización de la base de operaciones del culto [Shiten] y el sitio ritual del que habló Bulk.”

Lilishila: “Entendido, vamos a reunir toda la información que podamos. Siempre que necesite nuestra ayuda, por favor dígalo sin dudar.”

 

Shin le dijo a la entusiasta Lilishila que se pusiera en contacto con [The Golden Company] si se entraban de algo. Lilishila se sorprendió por la conexión de Shin con [The Golden Company], pero inmediatamente asintió con una expresión seria.

 

Shin: “Creo que eso es todo por ahora.”

Lilishila: “Si eso es realmente todo no habría ningún problema si me deseas a mí también.”

Shin: “Er, no estoy seguro de por qué apareció ese tema... no lo haré, por supuesto.”

 

Como la frase que pensó que había esquivado salió de los labios de Lilishila, los músculos de la cara de Shin se pusieron rígidos.

 

Lilishila: “Las mujeres junto a usted son una Elfo y una Elfo Superior. Las mujeres Elfos nunca se unen en un grupo con hombres a menos sientan una profunda confianza y se sientan cómodas alrededor de ellos... y parece que ellas están contigo, Shin-sama. Así que pensé que tenían ese tipo de relación. ¿le gustan las Elfos, cierto? Yo soy una Elfo también, sabes.”

Shin: “Lo entendiste todo mal!! Aaahhhhhhhh !!!!”

 

Shin grito desde el fondo de su corazón.

 

Shin no tenía ni idea acerca de que era raro que las mujeres Elfo formaran un grupo con otros varones. Saber que alguien consciente de eso pensaría que el formo un harén de mujeres Elfos fue un gran Shock.

 

Shin: “De todos modos! ¡En lo que se refiere a hombres, no está Shibaid también! ¿Por qué me emparejas a mí con ellas dos?”

Lilishila: “Es la intuición de una doncella. Aunque, es bastante claro a quién va dirigido el afecto de la señorita Yuki”.

 

Lilishila declaró con confianza y una sonrisa.

 

Shin estaba bastante preocupado por su repentino cambio de personalidad. Lilishila probablemente pensó que continuar hablando sobre las recompensas le habría incomodado. En otras palabras, las discusiones serias habían terminado.

 

Shin: “Yo - eso es por lo... er, Yuki, ¿por qué te estás pegando tan cerca de mí ...?”

Schnee: “Estoy vigilando.”

Shin: “Tú, no digas eso ...”

 

Yuki - la Schnee disfrazada – se había deslizado muy cerca de Shin, nadie supo cuándo y no estaba claro si la respuesta a la pregunta de Shin iba en serio o en broma.

 

Lilishila: “Jeje, ustedes dos se llevan tan bien. Me da algo de envidia.”

 

La expresión de Lilishila al hablar con ellos era la de alguien que disfruta de una escena conmovedora.

El aspecto cálido de Lilishila, tan diferente que antes, hizo sentir a Shin un poco incómodo.

Sólo un pensamiento cruzó su mente: “¿Qué diablos es esta situación?”

 

 ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Mientras Shin y compañía estaban discutiendo las “recompensas”, Wilhelm estaba vigilando a Hermie, Millie y Konig, que fueron liberados recientemente del objeto de sumisión, en la habitación de al lado.

 

Bulk fue detenido, sin embargo, él no era el único individuo peligroso dentro de la Iglesia. No había ninguna garantía de que los individuos, que operan de una forma deshonesta, no se moverían y tomarían ventaja de esta situación.

 

Hermie: “Deberías ser capaz de ir a casa pronto, ¿verdad?”

Millie: “Ya que Will-nii y Shin-nii están aquí, todo va a estar bien!”

 

Millie estaba de buen humor: estaba recostada, con la cabeza apoyada en el regazo de Hermie, quien la estaba acariciando con suavidad.

Todo el mundo estaba a salvo y había alguien en que podía confiar entre los que vinieron en su rescate.

Ese alguien, Wilhelm, está justo al lado de ella, incluso ahora, así que no había razón para estar preocupada.

 

Wilhelm: “..........”

 

Wilhelm estaba mirando fijamente a Millie, sin decir una sola palabra. Él la observaba para averiguar si había remanentes extraños, mientras se aseguraba de que no se diera cuenta y fuera perturbada por sus observaciones.

Después de todo, Millie había sido manipulada por Eline y apuñalo a Wilhelm. No sería extraño para su corazón recibir una herida profunda a causa de ello.

Sin embargo, al preguntar a Millie sobre la batalla de Wilhelm y Eline se reveló que sus recuerdos se detuvieron en el comienzo de la lucha. Podría decirse a fueron bastante afortunados.

Eline probablemente había hecho preparativos para utilizar a Millie siempre que fuera necesario. Eso de hecho dio lugar a un resultado positivo.

 

Konig: “¿Te preocupa?”

Wilhelm. “...bueno, sí.”

 

La pregunta a Wilhelm vino de Konig.

 

Una vez eliminado el collar por Shin, nada contuvo sus acciones. Él volvió a su trabajo original, la protección de Hermie.

Su armadura había sido inutilizada por el ataque de Shibaid, pero su amada espada, la espada mágica de grado [Legendario], Haufer, descansaba a su lado.

 

Konig no sabía que Millie, siendo manipulada, había apuñalado a Wilhelm, pero sabía que el collar había sido puesto en ella. Supuso que, como él, había ocurrido algo mientras estaba bajo control.

Wilhelm preguntó entonces.

 

Wilhelm: “Por cierto, ¿sientes que tus recuerdos han sido alterados? Parece que los recuerdos mientras eres manipulado son diferentes de persona a persona.”

Konig: “Lo recuerdo muy bien. El poder del collar no se utilizó muy a menudo en mí, incluso cuando estaba siendo manipulado sentía como si estuviera soñando, todo estaba turbio.”

 

Al parecer Bulk utilizo a Hermie con mayor frecuencia para hacer que Konig obedeciera su voluntad

Konig sugirió que se debía a que, a la hora de manipular a otros a través del collar, no era posible dar órdenes concretas ni detalladas.

 

Wilhelm: “Ya veo. La falta de conciencia también significa que sólo se pueden tomar acciones simples.”

Konig: “Es sólo una suposición, sin embargo. Aunque es bastante útil durante la batalla. Una orden como ‘ataca con todas tus fuerzas’ va a ser ejecutada incluso si termina costándote tus brazos. Durante la batalla con el señor Shibaid, he podido efectuar un poderoso golpe que en condiciones normales no podría. también es posible ordenar ataques suicidas, el atacante no tiene que contenerse por su propia vida.”

Wilhelm: “Cuanto más oigo hablar de ese momento, más que me pone enfermo”

 

La expresión de Wilhelm se fue distorsionado por el disgusto.

 

Konig: “Algunos de esos objetos salieron al exterior. Afortunadamente eran solo unos pocos, pero me gustaría tratar con ellos antes de que sean utilizados para las intenciones enfermas.”

Wilhelm: “Hay algo que me preguntaba. ¿Si la persona equipada con un objeto de esos muere, se puede utilizar ese objeto en otra persona?”

 

Si tal uso repetido era posible, la utilidad del objeto aumentaría aún más... de la peor manera posible. Wilhelm pregunto entonces a Konig, ya que éste se encontraba en posición de saber.

 

Konig: “Nunca he oído acerca de que sea reutilizado. Sin embargo, el número de objetos que Bulk obtuvo y el número de veces que usó de ellos no coinciden. Esta es sólo una suposición, pero el uso repetido después de la muerte podría ser posible”.

 

De acuerdo con Konig, el número de mujeres que Bulk había sometido a su voluntad era más alto que el número de collares.

Konig se había enterado del número de collares del mismo a Bulk. Bulk podría haber bajado la guardia, ya que Konig estaba bajo su control.

 

Wilhelm: “Un saco de mierda de principio a fin, ya veo.”

Konig: “Estoy de acuerdo. Si tan sólo no hubiera estado controlado por el collar, le habría cortado el cuello en el lugar.”

 

Konig era un caballero que creía firmemente en la doctrina de la Iglesia de proteger a los débiles.

Su fuerte sentido de la justicia no sólo le hizo desprecian a Bulk, sino que probablemente lo hizo estar dispuestos a reconocer su existencia.

 

Konig: “Sin embargo... pude haber sido manipulado, pero he matado a otros con mis propias manos.”

Wilhelm: “...Te sientes culpable? Si te preocupas demasiado por eso vas a morir pronto también.”

 

Wilhelm hablo sin rodeos al atormentado Konig.

 

Konig: “Dices que no debería preocuparme por ellos?”

Wilhelm: “Estoy diciendo que nada cambia incluso si lo haces.”

 

El tono de Konig se había vuelto mordaz. Wilhelm, sin embargo, continuó hablando sin perder la compostura.

 

Wilhelm: “Puedes lamentarlo todo lo que quieras, pero los muertos no van a volver a la vida. Al final, todo depende de los sentimientos de los que siguen vivos. Si te preocupas por eso y terminas muriendo, la gente a la que debes proteger morirá también.”

 

Hermie podría ser un blanco de nuevo debido a sus habilidades. En ese momento, si su espada quedaba entorpecida por las dudas, eso sería un hechizo de muerte no sólo para Konig, sino también para los demás.

Los seres queridos de las personas que mató podrían buscar venganza. Podrían exigirle que expiara sus pecados.

Sin embargo, esas son las consecuencias naturales de sus acciones. No había nada que hacer al respecto.

El flujo del tiempo no se invierte, los muertos no vuelven.

Esa es la regla de este mundo.

En el mundo antes de “Dusk of the Majesty”, se rumorea que existía una poción de resurrección. Pero ese mundo no existe.

 

Wilhelm: (Tal vez él podría... no, esto no es algo en lo que deba pensar)

 

En la mente de Wilhelm las siluetas de cierto Humano Superior y sus dos seguidores aparecieron.

Shin y Schnee podrían conocer una manera de crear una poción de resurrección, o incluso tener una ya entre sus posesiones.

Él no va a decir una palabra al respecto, sin embargo. Él no tenía ninguna prueba, e incluso si tal cosa era posible, Wilhelm dudaba que Shin y Schnee fueran a revivir a las personas que Konig mató.

 

Resurrección de los muertos. Esa era una práctica herética que no debía practicarse, y que quedo gravada dentro de la conciencia de Wilhelm.

Wilhelm sabía de alguien que había intentado este tipo de prácticas, y la forma en que acarreó la destrucción para sí mismo.

Es por eso que dejó de pensar en ello. Incluso en la Iglesia, la investigación en relación con la resurrección de los muertos era el tabú de los tabúes. Fue un milagro que se perdió por completo.

Después de un largo silencio, Konig habló de nuevo.

 

Konig: “Eso sería un problema.”

Wilhelm: “Eentonces solo tienes que encontrar tu respuesta rápidamente. La mayoría de las veces, cosas como estas sucederán te guste o no, después de todo.”

Konig: “¿Estás hablando por experiencia?”

Wilhelm. “Quién sabe”

 

Wilhelm esquivó la pregunta de Konig y cayó en silencio.

Konig, sospechando de tal comportamiento, siguió la línea de visión de Wilhelm y encontró a una Millie dormida tranquilamente.

 

Konig: “Ya veo, así que este es el hombre al que ellos llaman la Lanza Demoníaca”

Wilhelm: “Hum”.

 

Wilhelm se burló ligeramente. Su figura era, al igual que la de un caballero, una de un protector.