The New Gate Capítulo 21 (parte 3).




Manual




Proyecto: 

Mientras tanto, en un lugar aparte de Shin, Schnee y Lilishila ...

Shibaid y Tiera estábamos recorriendo el interior de Sigurd.

Sin embargo, no era como si ellos estuvieran simplemente caminando alrededor.

 

Shibaid: “Como era de esperar, hay unos pocos Elegidos colocados en los principales puntos de la ciudad.”

Tiera: “¿De verdad?”

Shibaid: “A primera vista puede que no sobresalgan, pero uno o dos de los guardias en servicio están claramente por encima de la media en términos de sus movimientos. Mira los dos que viene en frente de nosotros. ¿Puedes ver al tipo de la derecha?”

Tiera: “Sí ... Hum. Mitos Click. Nivel 201 ... ¿te refieres a él?”

 

Tiera verifico al guardia que Shibaid menciono.

Sólo pudo analizar el nombre y el nivel del guardia.

El hecho de que no pudiera ver la ‘Ocupación’ era una clara señal de que su condición era superior. Sin embargo, era difícil para Tiera saber si eso era debido a la diferencia en los niveles, o el hecho de que él era un Elegido.

 

Shibaid: “... Qué sorpresa. ¿En realidad puedes ver eso?”

Tiera: “¿Eh? Oh, sí. No soy capaz de ver su ocupación, sin embargo. ¿Estoy equivocada?”

 

Shibaid no pudo ocultar su sorpresa por las observaciones de Tiera.

 

Shibaid: “No, no estás equivocada. Sin ánimo de ofender, no es que te mirara por encima del hombro, pero es una sorpresa que Tiera-dono, pueda saber los puntos fuertes de un elegido a pesar de la diferencia de nivel. Lamento si te he ofendido.”

Tiera; “¿¡Eh!? No, no hay necesidad de disculparse. Soy débil cuando me comparas a todos los que me rodean.”

 

Tiera detuvo la disculpa de Shibaid.

Tiera era consciente de que era menos capaz que otros. Desde el punto de vista Shibaid, Tiera y el Elegido que viene de la parte delantera eran similares en capacidad.

Tal y como había dicho Shibaid, cómo es que fue capaz de discernir el nombre y el nivel del Elegido, incluso Tiera no lo sabía.

 

Tiera: “¿Hay que seguir rondando por la ciudad, entonces?”

Shibaid: “Sí. Creo que sería prudente tener mapeado a Sigurd. Una vez terminado, incluso si fueran a escapar de Palmirack al interior de la ciudad, podemos seguirlos fácilmente.”

 

Dada la situación actual, la única manera de que alguien pudiera escapar Shin y Schnee era si esa persona se teletransportaba o salía volando. Sólo por si acaso era necesario mapear Sigurd para entender sus rincones y callejones. Ya qué el mapa de un personaje de apoyo puede ser compartido con su amo, contando el interior Palmirack que Shin estaba mapeando y la cartografía de la ciudad siendo mapeada por Shibaid, podrían cubrir la totalidad de Sigurd.

 

Tiera: “¿Qué tan avanzado estamos?”

Shibaid: “Yo diría que alrededor del 10%. Se necesita bastante esfuerzo ya que estamos en una ciudad muy grande.”

Tiera: “¿Es 'mapeo' se considera una habilidad?”

Shibaid: “No, yo no lo llamaría así. Es difícil de explicar, sin embargo, veamos… Puedo ver un mapa semi-transparente en mi rango de visión, pero tendría que mostrártelo para que pudieras entenderlo.”

 

Para Tiera, quien no entiende los elementos del juego, el mapa es difícil de imaginar. Es una experiencia de otro mundo tratar de imaginar algo que nunca has visto.

 

Tiera: “Si pudiera hacerlo también, tal vez podríamos dividirnos y la tarea se haría más rápido.”

Shibaid: “Cierto. Aparte de completar el mapa, la recopilación de información es también nuestro objetivo.”

 

Incluso si Shin y [The Golde Company] eran el actor principal de esta trama, Tiera y Shibaid todavía tenían papeles como recolectores de información.

Además, en cuanto a las capacidades de espionaje los dos personajes quedarían fácilmente por debajo de Shin y Schnee. Es por eso que era mejor para ellos estar en público.

 

Tiera: “Shibaid-san. ¿Dónde estamos ahora?”

Shibaid: “Parece que esta ciudad tiene un diseño complicado. Estoy seguro de que es una estrategia para la defensa, en caso de que esta ciudad entre en estado de sitio.”

 

Doblar una esquina era suficiente para llevar al peatón a un barrio totalmente nuevo. Las tiendas eran muy distintas, e igualmente las personas. Tiera estaba perdiendo la vista de sí misma.

Aunque los sentidos direccionales de Tiera son bastante buenos, Sigurd en verdad estaba probando sus habilidades.

Ella se preguntó cómo la gente de Sigurd eran capaces de regresar a sus hogares.

 

Shibaid: “Ellos diseñaron esta ciudad bastante bien.”

Tiera: “¿Usted lo cree?”

 

Para Tiera, era tan confuso que ella asumió que el arquitecto era un loco. O loca.

 

Shibaid: “Puede ser que sea difícil para que ti darte cuenta, pero hay varios pasillos secretos aquí y allá. No los he comprobado todos, sin embargo, tengo un presentimiento de que todos ellos se conectan a Palmirack. Sé que Shin había mencionado que todas las iglesias tienen pasadizos secretos, pero esto va más allá de eso.”

 

El mapa de Shibaid también contabilizaba las rutas que no se podía ver desde fuera. Si están realmente conectados a la iglesia, entonces hay varias rutas de escape.

 

Tiera: “¿Eso quiere decir que es más fácil de atacar y defender la ciudad?”

Shibaid: “Sí. También es posible hacer una guerra e inmediatamente regresar con seguridad, antes de que el enemigo tenga la oportunidad de responder. El diseño de esta ciudad es tan complejo, que también sería difícil planear el próximo movimiento. Estoy seguro de que es la razón por Sigurd se considera una fortaleza. Las tácticas de guerrilla no funcionarían contra el ejército de la ciudad y los elegidos.”

 

De acuerdo con Shibaid, la ciudad que fue aparentemente construida en la parte superior de otra tenía múltiples capas para las estrategias de defensa.

Lo más desconcertante para Tiera era - el número de ataques que esta ciudad tenía que soportar para poner ese tipo de medidas de seguridad en práctica.

 

Shibaid: “¿Quién puede atacar? Después de [The Dusk of the Majesty] los disturbios se pusieron tan mal que necesitaban al menos algo como esto para sentirse seguros. Sin mencionar, que están justo en la frontera con otros países que constantemente están tratando de expandirse. Estoy seguro de que la mayoría de la población de esta ciudad se compone de refugiados de guerra, veteranos de guerra, y los que fueron obligados a abandonar sus hogares.”

Tiera: “Ahora lo entiendo. Esta ciudad también trata de mantener a sus residentes seguros”.

Shibaid: “Es una manera indirecta, sin embargo.”

 

Los pensamientos de Shibaid se centraron en algo lejano, al recordar las batallas después de [The Dusk of the Majesty].

Shibaid mismo era un tanto responsable de unir a los Dragnil. Él no sabía nada de las características específicas de las iglesias de aquí, pero podía imaginar que debe haber sido algo similar a un calvario.

Kilmont también había prosperado después de tomar refugiados.

 

Tiera: “Como alguien que estuvo encerrada, no puedo imaginarme las disputas entre los hombres. Cuando se trata de lado disputas con los monstruos, por supuesto, las he experimentado que en Balmel.”

Shibaid: “Estoy seguro de que hoy en día sus mayores preocupaciones son ladrones. Espero que otra gran guerra no ocurra durante algún tiempo. No es nada como las batallas contra los monstruos.”

 

Shibaid tenía el aire de alguien que había lo visto todo.

Tiera una vez había matado a un ladrón. Con base en el estado de ánimo de Shibaid, ella supuso que no se podía comparar con lo que había pasado.

 

Shibaid: “Bueno, esto es deprimente.”

Tiera: “No, estoy contenta de haberlo escuchado.”

 

Shibaid tenía el peso de una persona que había sobrevivido y visto la guerra de primera mano.

Ciertamente era deprimente. Pero no hay nada gracioso o esperanzas en la guerra, para empezar.

 

Tiera: “... ¿Había realmente tantos refugiados?”

Shibaid: “No, pero tampoco es como si fuera raro verlos. Y hubo algunos que se reunieron por razones tontas.”

 

Shibaid respondió a la pregunta abrupta de Tiera con indiferencia.

 

Shibaid: “He sabido de una persona moviéndose para evitar una maldición.”

Tiera: “! Errr, ¿de qué maldición de trataba?”

Shibaid: “Esta persona había sido condenada a atraer a monstruos de alto nivel. Hay muy pocos de ellos, todavía no he conocido a nadie como esa persona desde [The Dusk of the Majesty].”

 

Tiera entendió rápido que había alguien más allá afuera como ella, con el título [Cursed Kid]. Ella recordó sus propias experiencias, y pensó en lo difícil que la vida de esa persona debe haber sido. Shibaid no parecía estar tomando está cuestión lo suficientemente en serio.

 

Tiera: “¿Qué pasó con esa persona?”

Shibaid: “¿Oh? Le pedimos a dicha persona a cooperar con nosotros para subir de nivel a nuestros propios soldados. Estamos muy agradecidos.”

Tiera: “... ¿Qué?”

 

Tiera podría ya haber escuchado de esto.

La conversación cambio de manera audible.

 

Shibaid: “Sí. Es algo difícil de digerir. Pero dependiendo del punto de vista, puede ser bastante útil. A cambio de encontrar la cura, hicimos que esta persona nos ayudara en atraer monstruos. Subir de nivel en ese entonces era un proceso más eficiente. Los soldados estaban gritando de alegría.”

 

No. Ellos estaban gritando porque estaban asustados.

Esa fue la reacción inicial de Tiera.

Shibaid es seguidor de Shin, después de todo. Ella debió de haber sabido que él pensaría de otra manera e iría en contra del sentido común.

Aun así, fue un alivio saber que la persona maldecida fue tratada de manera humanitaria. Podría haber sido cualquiera.

 

Tiera: “Ya sabía que la Maestra y Shibaid vienen del mismo camino.”

Shibaid: “No, no tanto como Schnee con honestidad.”

 

Shibaid fue rápido en negarlo, después de que sus pensamientos imaginaron los regímenes de entrenamiento intenso de Schnee.

Pero desde el punto de vista de Tiera, Shibaid era igual que Schnee por obligar a la gente a superar los monstruos de alto nivel.

 

Tiera: (¿Son todos los que están cerca de Shin como ellos?)

 

Al pensar en los otros personajes que no ha conocido todavía, empezó a albergar preocupaciones más profundas.

 

Shibaid: “Está bien. El tiempo de juego ha terminado. Tiera-dono Lo lamento, pero en la siguiente esquina doblemos a la derecha.”

Tiera: “¿Es hora ya?”

 

Ellos bajaron la voz.

Tiera entendió al instante lo que quería decir.

Tiera era bastante sensible a las miradas que los demás dirigían a ella. No tardó mucho en darse cuenta de que después de salir de la posada, alguien empezó a seguirlos.

 

Shibaid: “Tiera-dono, creo que eres el objetivo específico aquí. ¿Puedes pensar en alguna razón por qué?”

Tiera: “No. Esta es mi primera vez en Sigurd, así que no puedo pensar en nadie que esté detrás de mí aquí. Ni siquiera conozco a muchas personas de todos modos.”

 

Hasta hace poco, Tiera había estado encerrada en Tsuki no Hokora. Además de eso, ella siempre estaba disfrazada, así que realmente no podía pensar en por qué alguien podría estar tras ella.

Después de que terminó de decir ‘Ni siquiera conozco a muchas personas...’, se sintió un poco sola.

 

Shibaid: “De lo que puedo escuchar, parece que están en las inmediaciones también.”

Tiera: “Creo que hay... 4 de ellos?”

Shibaid: “No, Tiera-dono, son 6. Hay 2 que se están ocultando bastante bien. Creo que los 4 son la fuerza principal. Los otros 2 son más como reservas para cuando las cosas no vayan según lo previsto.”

Tiera: “Yo no puedo notarlos. ¿Es una habilidad?”

Shibaid: “No. Para ser honesto, mis habilidades de detección no son tan buenas. Yo no podría competir con Shin o Schnee en ese apartado. Sin embargo, soy capaz de detectar una presencia. Están haciendo un buen trabajo ocultando su presencia, pero es extremadamente difícil ocultar las intenciones asesinas.”

 

Shibaid es capaz de captar el número de personas en un grupo basado en su presencia, no por una habilidad. Una vez que se ha adquirido la suficiente experiencia como soldado, este es un resultado lógico.

Tiera todavía no entendía la cantidad de presencia que alguien podía tener.

 

Shibaid: “Teniendo en cuenta el número de personas y sus presencias, no creo que sean simples ladrones.”

Tiera: “Sí. Por no hablar del hecho de que parece que me han puesto como su objetivo.”

 

Aunque no podían llegar a la conclusión de que los asaltantes los llevarían a Millie, no les dolía averiguar directamente de los culpables el motivo de por qué fueron atacados.

Cualquier pizca de información podría ayudar en esta etapa. Si ellos estuvieran relacionados con el mundo clandestino de la ciudad, podrían obtener potencialmente algo información de ellos.

Los dos fingieron que no se dieron cuenta de nada, y con indiferencia giraron en la esquina.

 

Habían llegado a un callejón que no tenía más de 2 mels de ancho.

4 figuras salieron de detrás, como si estuvieran esperando que los dos giraran. Tiera se dio cuenta de que otros 2 venían de la parte delantera.

Parecían haber escalado la pared y rodearon en el techo. Eran mucho más ágiles que el hombre promedio.

 

Shibaid: “Debemos esperar y ver primero.”

Tiera: “Sí.”

 

El callejón estaba oscuro a pesar de ser medio día. El muro tenía la altura correcta y estaba colocado en un ángulo tal, que sería difícil ver lo que está pasando en el callejón.

La verdad era que el camino era tan brillante que sería difícil de ver dentro el callejón oscuro.

Tiera y Shibaid caminaban lentamente, ya que estaban siendo atacados desde el frente y la espalda por dos figuras a cada lado. Sin embargo, no podían ser vistos.

 

Tiera: “Whoa!”

 

Debido a que un objeto sospechoso venía hacia Tiera ella entrecerró los ojos, un cuchillo se dirigía a donde estaba.

Sin embargo, Tiera ya sabía que había malas intenciones por delante de ellos, y en respuesta a la cuchilla que produjo un timbre al cortar el aire, ella coloco una espada corta en su mano derecha.

Sin vacilar, Tiera se basó en su espada corta y envió el cuchillo a volar a otra parte.

 

“Tsk”.

 

Tiera escucho el sonido del asaltante que no estaba satisfecho, también escuchó otro sonido, similar al de la arena siendo machacada debajo de los pies. Con eso, más allá de Tiera, ella pudo vislumbrar una ligera bruma que distorsionaba la vista.

 

“!!”

 

Ella no perdió el ritmo.

Tomó una respiración profunda, y regreso el favor arrojando uno de sus cuchillos. Ella lo tenía listo debajo de su mano izquierda, al mismo tiempo que tomaba la daga en la mano derecha y aproximadamente a medio camino de su cuerpo.

El cuchillo que Shin había hecho para ella está hecho de acero y es bastante afilado. El cuchillo fue directamente a la dirección en que había habido un espejismo. Un pequeño golpe se oyó cuando el cuchillo chocó con algo.

 

“Uf!”

 

El golpe fue más silencioso en comparación con lo que vendría después. Se pudo oír a un hombre gemir de dolor y caer al suelo, causando que el polvo se levantara. Lo que se veía con más claridad ahora era un hombre, tendido en el suelo con las manos en su pierna. El pantalón a la altura de su muslo, donde el cuchillo había golpeado, era de un color rojo oscuro. lo que era aún más un espectáculo para la vista era el otro hombre que yacía en el fondo, con el cuchillo de Shin clavado en su espalda. parecía que el cuchillo había ido directamente a través del muslo!

Sin embargo, eso no impidió que el ataque continuara.

Un espejismo parecía estar cada vez más cerca de Tiera.

 

“Shh!”

“!”

 

Una espada corta apareció de la nada.

Tiera observó de cerca la hoja de la espada. Había determinado el lugar donde estaba el espadachín y también había descifrado que debía de ser diestro.

En esa fracción de segundo, Tiera logró sacar su espada corta y partió la espada del espadachín a la mitad.

 

“!”

 

Era claramente audible que el único que queda de los cuatro fue tomado por sorpresa.

 

Tiera dio un paso hacia este hombre. Y con ese paso, una poderosa magia fluyo a través de su cuerpo. El cuerpo de Tiera aceleró con el poder de su magia. Ella entendió cuando su oponente se colocó en relación con sus aliados, entró en su zona, y lo golpeó con su mano izquierda, que también había sido reforzada por un arte mágica.

Ella golpeó más rápido de lo que el hombre se podía defender, penetró en su armadura hasta que su piel desnuda se sintió empujada, y el hombre cayó al suelo.

 

“Gah.”

 

El hombre dejo salir respiraciones cortas cuando perdió el conocimiento. Su mano cubría el lugar donde fue herido, es decir, en medio de su intestino. Fue un golpe crítico.

 

“Uf.”

 

Tiera se aseguró de que nadie estaba consiente, mientras se daba la vuelta para ver cómo los otros habían caído. Tiera intentó calmarse a sí misma, mientras dejaba que sus brazos se soltaran.

 

Cualquiera podría ver a Tiera y darse cuenta que todas sus estadísticas eran normales y embargo, los daños que infligió no parecía que salieran de sus delgados brazos, ella había logrado combinar su magia para mejorar sus capacidades corporales, esto era una técnica que combinaba los activos de las artes marciales de defensa ‘Operation’ y aplicaba las bases de ‘Activity’ y ‘Alchemy’.

 

A pesar de que no mejora drásticamente las estadísticas, era suficiente para poner énfasis en partes específicas del cuerpo, tales como la mano. Es una mejora de combate cuerpo a cuerpo, algo en lo que los elfos son notoriamente más débiles.

Schnee le había estado enseñando esto a Tiera, por si acaso.

 

Tiera: “¿Qué es eso?”

 

Tiera se giró para ver a los otros dos atacantes, sus cabezas estaban atrapadas en los brazos de Shibaid. Ella no se había preocupado de los dos en la parte de atrás, a pesar de que sabía de ellos. Tiera había asumido que Shibaid se encargaría. Aun así, fue un espectáculo para la vista y sin duda uno que levantó muchas preguntas.

 

Los atacantes estaban luchando hasta que Shibaid puso un poco más de fuerza en sus brazos. Con el tiempo se quedaron sin aire y perdieron el conocimiento. Realmente era una escena surrealista para presenciar, con dos hombres adultos colgando de sus brazos.

Tiera trató de ir hacia Shibaid, pero inmediatamente dio un salto hacia atrás en su lugar.

 

Tiera: “... Eso estuvo cerca.”

 

Una delgada daga había pasado cerca de su cabeza.

 

Ella entendía que había otras personas en la zona. Pero de no haber sido por el hecho de que ella ya había hecho calentamiento con los otros atacantes, y de no haber sido informada de los que están a la distancia, es posible que Tiera hubiera muerto en ese momento.

 

Tiera y Shibaid ambos habían acordado que, si se encontraron con los enemigos que estuvieran más allá del nivel de habilidad de Tiera, entonces, Shibaid se haría cargo. Shibaid probablemente habría sido capaz de hacer algo por Tiera hace un segundo si ella no hubiera sido la primera en actuar.

Aun así, Tiera no quería ser la damisela en apuros.

 

Se volvió hacia el lugar donde la cuchilla había salido. Ella no pudo encontrar el propietario de la hoja. No había ningún espejismo o tal vez sus habilidades de cobertura superaron con creces a las de los otros miembros del grupo.

 

Tiera: (Vienen por mí. ¡Pero no puedo ver desde dónde!)

 

Ella sabía que iba a estar bajo ataque. Sin embargo, estaba totalmente en desventaja en la forma de predecir sus movimientos.

Ella trató de salir de ella, mientras empezaba a moverse de repente un brazo rojo hiso silbar el aire al pasar junto a la cabeza de la Tiera.

 

Tiera: “!?”

 

Era el brazo de Shibaid. Y en su brazo estaba otra persona, que estaba luchando por respirar.

 

Shibaid: “Fumu, esa es una buena reacción.”

Tuera: “Sí ...”

 

Tiera se sintió más tranquila una vez confirmó que el atacante había perdido su conciencia.

Se dio la vuelta y se dio cuenta de que otro hombre estaba colgando del otro brazo de Shibaid.

 

Shibaid: “Lo siento. No tenía la intención de dejarlo actuar.”

Tiera: “No, está bien. Estoy acostumbrada.”

Shibaid: “¿En serio? Pensé que se trataba de un oponente que se podría considerar ‘más poderoso que tú’.”

Tiera: “He dicho que estoy acostumbrada a ello.”

 

Ella trató de sonreír.

Shibaid no se molestó en preguntar ‘a qué’ y ‘por qué’ ella estaba acostumbrada. Él tenía su lado suave. A él probablemente se le ocurrió algo después de haber oído mucho sobre Schnee de Tiera sí misma.

 

Shibaid: “Estos hombres pueden dormir y tomar un descanso. Hay demasiada gente aquí como para interrogarlos.”

 

Con eso, Shibaid puso magia en los hombres y los puso en un sueño profundo.

Se sentía como que ya habían sido dañados lo suficiente como para no ser capaces de despertar por un tiempo. Aun así, era mejor estar seguro y Tiera no dijo nada.

 

Shibaid sacó una caja de madera de 2 mels largo de su caja de objetos. Él le quito su equipo a todos, ato sus brazos y pies juntos y los arrojó a la caja. Cuando puso la caja de madera sobre su hombro, Shibaid parecía un cargador, en camino a una entrega.

De hecho, muchos de los cargadores que pasaba por la calle llevaba el equipaje de manera similar, por lo que Shibaid no destacaría.

 

Tiera: “... Así que así es como vamos a llevarlos.”

 

Tiera se había preguntado cómo iban a ser capaces de cargar a 6 hombres. Se estaban encargando de los hombres más o menos de manera ruda, pero realmente no tenía sentido mostrarles cualquier otra cortesía.

 

Shibaid: “Vamos. Shin parece haber encontrado una pista. Dice que va a regresar pronto.”

Tiera: “Tenía realmente la esperanza de que él fuera y rescatara a Millie en una sola vez.”

Shibaid: “Bueno, piensa en el lugar que estamos. Esta es una base para un número elevado seres humanos. Incluso él va a ser prudente.”

Tiera: “¿Es realmente la gran cosa?”

 

Sólo sabía que es una base, y no le dio una apreciación más grande.

Tsuki no Hokora estaba protegida por [Wall] y [Barrier]. Incluso si Tsuki no Hokora fue construida con los materiales más finos, tenía poco más que hacer. No había ningún mecanismo de defensa especial.

 

Shibaid: “Palmirack es, sin duda un caso diferente. Fue construido como un tipo de fortaleza que puede soportar el ataque de un grupo de Elegidos de alta clase, y no sólo eso, sino que es capaz aniquilarlos a todos si es necesario.”

Tiera: “Jaja ... cierto ...”

 

Ella hizo todo lo posible para dejar salir una risa.

Era una cosa tratar de atraer a la gente en el centro y atraparlos.

Aunque él tenía razón, en que era un uno de un tipo fortaleza.

 

Tiera: “¿Por qué ellos construyeron una ciudad alrededor de algo como eso? ...”

Shibaid: “Tal vez no es completamente funcional. Creo que está construido de manera que toda la zona puede volar en pedazos desde el centro hacia fuera.”

Tiera: “Quiero decir. Los seres humanos superiores son simplemente una locura, realmente.”

 

Tiera dijo entre dientes, pero se refería a eso por Shin, quien no tienen sentido común.

Quería creer que él estaba “fuera de la norma” aun entre los seres humanos superiores.

De lo contrario, ella se volvería loca también.

 

Tiera: (Al escucharlo hablar, casi había tomado la situación de manera normal. No, tengo que recordarme a mí misma que esto está bastante fuera de la norma. Aunque puede ser demasiado tarde para mí...)

 

Tal vez es tanto una cosa buena y una cosa mala que Tiera no se haya dado cuenta de que había dejado de ‘actuar y pensar’ como una persona normal desde hace mucho, mucho tiempo.

Cada día, la gente cambia y todas las personas tienen permitido cambiar.

 

 ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Tiera: (Aun así. ¿Por qué estaban detrás de mí?)

 

Tiera no podía dejar de pensar en los atacantes en la caja, mientras caminaban de regreso hacia la posada.

Tiera se hizo muy conocida en Balmel. Ella era conocida en este punto no sólo por soldados y aventureros, sino también por personas comunes también.

Pero ella no conocía a ninguna persona en Sigurd.

 

Cuando estaba en la recepción de Tsuki no Hokora, los aventureros le habían dicho a Tiera cómo hay algunos ladrones que secuestran a las chicas hermosas. Tal vez ese era el caso, si también tuvieran el descaro de atacar a una persona acompañada por un poderoso Dragnil.

Si Tiera fuera un simple objetivo, entonces habrían venido por ella cuando estaba sola.

 

Shibaid: “Estamos aquí”.

Tiera: “Oh, lo siento, voy a abrir la puerta.”

 

Tiera se adelantó hacia la puerta y la abrió. Ella había asumido que sería un poco difícil hacerlo con una gran caja de madera de 2 mels sobre sus hombros.

 

“Bienvenido.”

Tiera: “Lo siento por toda esta conmoción. Nos dirigimos hacia arriba.”

 

Shibaid había causado un gran revuelo caminando a través de la parte delantera con la caja. Tiera fue directamente con la camarera, que era inmune a la apariencia del gran Shibaid, conversó con entusiasmo y condujo a Shibaid.

Era difícil no hacerse a un lado para dejar pasar a una chica hermosa como Tiera. Todos los aventureros que venían de la parte de arriba se movían con gracia.

 

Shibaid: “Esperemos a Shin ahora.”

 

Shibaid se sentó después de poner la caja de madera en una esquina de la habitación.

 

Tiera: “¿Vas a dejar la caja de esa manera?”

Shibaid: “No debería ser un problema. Ni siquiera podían podrán hacer un hueco en la caja.”

 

Parece una caja común, pero se podía saber que hay un poco de magia en su material.

Tiera sabía eso. Ella podía sentir la magia filtrándose fuera de ella. De hecho, le dio la misma sensación que el árbol de la vida que crecía en medio del jardín donde había vivido antes.

 

Tiera: (No, no puede ser.)

 

El árbol de la vida era vital para los elfos y los elfos superiores. Desde [The Dusk of the Majesty], estos árboles han estado reduciendo cada vez más su número. Incluso tomar una sola rama del árbol de la vida podría ser un acto de guerra contra los elfos.

Sin embargo, incluso si se tratara de alguien cuyo maestro es Shin, sería difícil de digerir, si él hubiera cortado un árbol de la vida para hacerse con los materiales.

 

Tiera: “¿De ... de que está hecha la caja?”

Shibaid: “¿Oh, eso? Fue hecho de algunas de las sobras de cuando Tsuki no Hokora se estaba construyendo. Creo que es del tronco del árbol de la vida.”

Tiera: “.........”

 

Era imposible.

No está en el nivel del Orichalcum, pero el árbol de la vida tiene la misma fuerza, e incluso puede ser utilizado como un remedio contra maldiciones y en la alquimia.

 

Tiera: “C- ¿Cómo ha terminado en una caja de este tipo?”

 

Incluso hacer la pregunta es aterrador. Ella no sabía qué hacer si la verdad era que los materiales fueron extraídos de una manera desagradable.

 

Shibaid: “Nosotros lo plantamos. Antes de [The Dusk of the Majesty] crecían en la base que Hécate-dono vigilaba. Ella era uno de los aliados de Shin”

 

Shibaid parecía nostálgico.

La base de Hécate era [5th Dimension Confusion of Romenun]. Era el sitio que Shin había mencionado al decir que Berett no podía acercarse.

 

Tiera: “Hacer crecer... un árbol de la vida.”

 

En contraste con el calmado Shibaid, Tiera sentía como si estuviera siendo engañada, y fue creciendo su lívido.

Sólo la cabeza de los Elfos Superiores, o sus ayudantes, sabían cómo hacer crecer el árbol de la vida. No era algo de conocimiento común.

 

Oír a Shibaid decir ‘que hicieron crecer un árbol de la vida para construir un edificio’, era muy molesto. Para los elfos en general, el árbol de la vida era un símbolo de su fe. El árbol de la vida era también una parte del ritual para los elfos cuando su magia era madura. Ellos fueron muy valorados por los elfos, e incluso las hojas del árbol de la vida eran tratados con respeto.

 

También hubo momentos en que el árbol de la vida podría servir para fines útiles, como para la medicina. Otras razas fuera de elfos también consideraban el árbol de la vida con una cantidad moderada de interés. Aunque no tanto como los elfos.

 

Shibaid: “Es difícil de hacerlo en estos días.”

Tiera: “Bueno, por supuesto. Incluso considerar hacerlo crecer es obsceno.”

 

Shibaid sonrió. Shibaid debe haberlo encontrado hilarante, porque era parte de su historia. Sin embargo, para un extraño como Tiera, era una tontería imposible.

 

Shibaid: “Creo que eso es algo que mejoraría si Shin se queda alrededor.”

Tiera: “No puedo negar eso…”

 

Como uno de los miembros de Rokuten, no sería sorprendente que conociera uno o dos trucos.

 

Shibaid: “Incluso eso tiene que esperar hasta que se resuelva el asunto actual. Shin y Schnee están aquí. Wilhelm-dono no ha respondido aún, lo cual es desconcertante, pero por ahora debemos intercambiar información.”

 

Shibaid se dirigió hacia la entrada de la habitación, sintiendo la presencia de Shin y Schnee.

Finalmente, Shin y Schnee llegaron, con Yuzuha en el hombro de Shin.

 

Shin: “... ¿dónde está Wilhelm?”

 

Shin miró alrededor de la habitación y preguntó.

 

Shibaid: “No ha respondido.”

 

Shibaid se apresuró a enviar un mensaje a Wilhelm después de ponerse en contacto con Shin. Habían pasado unas pocas horas, y todavía no había respuesta.

 

Shin: “... ¿podría estar hablando ahora mismo?”

Shibaid: “Quizás. Los mensajes no son inmediatos como la telepatía.”

 

Si estuviera en medio de una conversación, podría no ser capaz de abrir sus mensajes.

Era imposible descubrir la razón o seguir esperando, por lo que decidieron seguir adelante y compartir información.

 

Shin: “Lilishila dice que los asaltantes pueden estar involucrados de alguna manera con la situación actual.”

 

Shin añadió poco después de repetir todo lo que Lilishila le había dicho.

También había compartido el mensaje de Shibaid con Lilishila al recibirlo. Lilishila había sido la que había hecho la conexión.

 

Shibaid: “Todavía es alarmante que fueran detrás de Tiera. Es otra cosa si estuvieran detrás de Shin, pero vinieron directamente a nosotros. “

 

Shin asintió con la cabeza.

No ha pasado mucho tiempo desde que Shibaid se unió al grupo.

Tal vez no pueden saber que se trata de Shibaid, pero, de todos modos, si un nuevo miembro se unió al grupo, la gente será más cautelosa antes de lanzar una ofensiva contra ellos.

Incluso si hubieran sabido quien era él, ¿quién atacaría sin un plan mejor?

 

Shin: “No sé cuáles son sus motivos. Es posible que Wilhelm también haya sido atacado.”

Schnee: “Eso es posible. Dudo que pierda fácilmente, pero no sé qué sucedería si dijera que habrá una situación de rehenes de algún tipo.”

 

Schnee está de acuerdo con Shin.

 

Shin: “El elfo que Shin conoció también sabía que Shin estaba en Sigurd. Por lo tanto, es correcto suponer que saben que Wilhelm-dono está aquí también. Estamos perdiendo tiempo, necesitamos dirigirnos inmediatamente a la iglesia y obtener más información de esos atacantes.”

Shin: “Sí. Deberíamos irnos ahora.”

 

Shibaid llevó la caja y siguió mientras el resto del grupo se dirigía a Palmirack.

Estaban preocupados por Wilhelm también, pero si no responde entonces no hay nada más que se pueda hacer.

 

Normalmente, incluso si están en un lugar que no ha sido completamente mapeado, deben ser capaces de ir fuera y sentir la presencia de ciertos individuos. Incluso eso era difícil aquí debido a Palmirack.

 

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

 

Tal vez fue porque ya habían atacado y fracasado. La ruta a Palmirack era tranquila y pacífica. Una vez que llegaron, un caballero que estaba esperando los invitó a entrar. Fueron llevados a los aposentos. Este caballero era uno de los tres que habían acompañado a Lilishila. Debe ser un miembro de su guardia.

 

Siguieron caminando pasando por otros sacerdotes que daban miradas asustadas a la caja de madera. No dijeron nada por el guardia de la iglesia que caminaba junto a ellos. Quizás supusieron que había algún negocio oficial.

Los otros 2 guardias esperaron fuera de la habitación.

Lady Lilishila los estaba esperando.

Y con eso, uno de los guardias abrió la puerta.

Los 3 ya habían sido informados por Lilishila.

Quizás confiaron en Shin debido a la fe que tenía Lilishila en él. No parecían malos, con Shibaid y Tiera tampoco.

 

Shin: “Gracias por su espera. Estos dos son Shibaid y Tiera.”

 

Shin los presento.

 

Shibaid había dicho en realidad su verdadero nombre, pero se veía muy diferente del “verdadero Shibaid”. Supusieron que él era uno de los fans de Shibaid, o alguien con el mismo nombre, sin embargo, se suponía que era una persona diferente.

 

Lilishila: “¿Y qué es eso?”

Shin: “En total hay 6 de ellos. Hay 4 que están por encima de la media, y 2 que son Elegidos.”

Lilishila: “Por supuesto. Tengo una habitación asegurada. Sígueme.”

 

Ella asintió y condujo al grupo hacia el fondo de la habitación. Luego, hizo una maniobra secreta que abrió el piso dejando ver un pasadizo secreto.

 

Shin: (Caín adoraba las cosas como esta.)

 

Shin recordó con cariño, mirando las escaleras que emergían.

 

Lilishila: “El resto de ustedes, por favor esperen.”

Shin: “No, yo también debo ir. No pienso dejar que solo tú te ensucies las manos, si yo también estoy involucrado.”

Lilishila: “Esto no será agradable.”

Shin: “Estoy acostumbrado a eso.”

 

Lilishila miró de cerca los ojos de Shin, después de oírle decir que estaba ‘acostumbrado’.

 

Lilishila: “…Bien. El resto de ustedes, por favor esperen. Rick, por favor.

Rick: “Sí, mi señora.”

 

Ella dudó, pero accedió a dejar que Shin la acompañara. Lilishila llamó a uno de sus guardias y bajaron las escaleras.

 

Shin: “No tomara mucho tiempo. Pueden tener algo debajo de sus mangas, estén en guardia.”

 

No tenía sentido que todos bajaran, así que Shin le dijo a Schnee que esperara.

 

Schnee: “Shin…”

Shin: “Está bien. No te preocupes.”

 

Schnee parecía profundamente preocupada, y Shin la calmó.

Tal vez recuerda el momento en que Shin se había vuelto irreconocible, y no quería volver a experimentar eso.

 

Shibaid: “Yuki. Si Shin dice que está bien. Entonces está bien.”

Schnee: “…Sí.”

 

Shibaid intervino, y Schnee (Yuki) dio un paso atrás. Con eso, Shin se volvió hacia Lilishila.

 

Shin y Shibaid continuaron después de que Lilishila bajara las escaleras. En pocos minutos, ya no había más escaleras para bajar, y una puerta de unos 3 mels de ancho era visible.

Lilishila abrió la puerta con facilidad.

No había nada en la habitación.

Sin embargo, Shin podía percibir la presencia de varias trampas imperdonables que se colocaban por toda la habitación. Estas trampas, cortesía de Caín, tenían la intención de matar.

 

Parecía que Lilishila y la iglesia habían estado usando esta habitación como una cámara de tortura. También estaba destinado a ser una habitación que disuadiría a los ladrones de robar. Era una sala de trampas en su máxima expresión.

Durante la era del juego, nadie llegó hasta aquí. Shin nunca había visto salir las trampas.

Si las funciones de esta sala no estuvieran deshabilitadas, ellos habrían tenido un destino terrible.

 

Shin: “¿Aquí es?”

 

Sin preocuparse por hacerse el tonto. Shin pregunto a Lilishila.

 

Lilishila: “Encontramos esto por accidente un día cuando estábamos limpiando la habitación directamente encima de ella. No sé por qué existe.

Shin: “¿No lo ha explicado la persona que ocupó la habitación anteriormente?”

Lilishila: “Nada. Es útil, ya que esta habitación no permite ningún ruido se fugue. Generalmente tenemos nuestras reuniones secretas aquí.

 

Shin respondió a Lilishila, diciendo: “Ya veo”.

 

Miró alrededor a la habitación, las trampas en la habitación sólo se apagaron. No parecía como si la persona que había entrado en la habitación antes había sido el desgraciado sacrificio.

 

Lilishila: “Por favor, déjalos salir.”

Shibaid: “Por supuesto.”

 

Se aseguraron de que las puertas estaban cerradas y abrieron la caja de madera. Shibaid dio la vuelta a la caja, cuando 6 hombres adultos cayeron uno por uno.

 

No parecía que fueran capaces de despertar, debido al hechizo lanzado sobre ellos.

 

Lilishila: “Retenlos”

 

Uno a uno, Rick llevó a los hombres y los reunió en una línea. Coloco un paño sobre sus ojos, y los coloco de manera que les hacía difícil resistirse.

Todo estaba listo.

 

Shin: “Deberíamos empezar.”

 

Ella asintió con la cabeza a lo que Shin dijo, y utilizaron sus habilidades para despertar a los hombres.

Pasaron unos segundos y uno de los hombres se despertó con un gemido.

 

“¿Qué ... qué está pasando !?”

 

Se dio cuenta de qué tipo de situación había despertado y empezó a mostrar consternación.

 

Lilishila: “Silencio.”

 

Lilishila ordeno al hombre que se callara y este se detuvo inmediatamente.

 

“Qué piensas hacer con nosotros?”

 

- preguntó el hombre.

 

Lilishila: “Responde a mis preguntas con sinceridad. Si eres capaz de responder con sinceridad, no te quitaremos la vida “.

 

Lilishila hablaba y con cada palabra, la habitación se hacía más pesada.

El hombre gritó:

 

“¿Sabes quiénes son nuestros amos?”

Lilishila: “No. Entonces, ¿contestarás a nuestras preguntas? “

“…No. Si lo hacemos, nos matarían de todos modos.

 

El hombre pensó en ello, pero decidió negarse. Estaba más asustado de las personas que conocía que de Lilishila.

 

Lilishila: “Eso es lamentable. Nos habrías ahorrado mucho tiempo.”

 

La expresión de Lilishila no había cambiado mucho. Levantó el brazo y Rick se adelantó.

 

“¡¿Qué?! ¡Qué estás haciendo!”

 

El hombre pudo oír pasos acercándose a él. Retrocedió más y más, pero Rick sujeto la cara del hombre y activó su magia.

 

“!”

 

El hombre quiso alzar un grito, pero cayó en silencioso.

 

Shin analizó la situación y vio en la pantalla [Sleep I]. Parecía que Rick había desplegado alguna versión de [Sleep]. Normalmente debería haberse dormido, pero se habían hecho pequeños ajustes, viendo cómo los ojos del hombre estaban abiertos bajo la máscara de los ojos.

Rick se aseguró de que el hombre estuviera dormido, y cambió de lugar con Lilishila.

Lilishila levantó la mano frente al rostro del hombre.

Ugh ... gah ...

Ella le estaba dando una alucinación.

 

“¿Quién soy?”

“G-Gilth, Barrot...”

“¿Yo te lo he ordenado?”

“Sí…”

“¿Cuál era el objetivo?”

“Tomar a la... elfo .... matar ... al ... acompañante.”

 

El hombre siguió respondiendo fielmente, aunque un poco tartamudeado.

[Sleep] y [Hallucination] este combo había hecho al hombre creer que Lilishila era su jefe.

 

Shin: (Aprendí algo nuevo.)

 

Shin y Shibaid observaron en silencio, mientras Lilishila continuaba su interrogatorio.

Ella fue capaz de extraer mucha más información.

Los 4 hombres que atacaron a Tiera formaban parte del gremio [Corrupt Gift], una sociedad del sub mundo que había logrado obtener el estatus de clase media. No sabían nada de los otros dos elegidos: ellos eran cosa aparte.

 

Se les dijo que trajeran el elfo de pelo negro.

Era Tiera, no hay muchos elfos de cabello negro.

Sabían que Tiera podría estar acompañada. Se les dijo que mataran a cualquiera que estuviera en el camino, pero no sabían que sería un guerrero tan fuerte.

No sabían quién había solicitado el ataque.

Tampoco conocían a Wilhelm.

 

Lilishila: “No creo que sea posible descubrir más.”

 

Lilishila rompió la habilidad y detuvo sus intensas líneas de interrogatorio. Ella se levantó. Para las preguntas que el hombre no sabía la respuesta, se quedaba en silencio. Esto significaba que la segunda mitad del interrogatorio tenía muchos silencios incómodos.

Volvieron a poner al hombre a dormir.

 

Lilishila: “Estoy segura de que será similar con los otros dos.”

Shin: “¿El nombre del gremio te suena conocido?”

Lilishila: “No, pero confirmó algunas de mis especulaciones.”

 

Lilishila sabía que el “Corrupt Gift” estaba asociado con los Shiten. Era un gremio que prosperaba en la trata de personas, y se rumoreaba que muchos de los sacrificios que hacían los Shiten eran personas obtenidas por el gremio.

 

Lilishila: “Entonces probemos cono otro.”

 

Despertaron a otro hombre.

No parecía confundido, y las cosas iban bastante bien.

 

Lilishila: “Por favor contesta nuestras preguntas. Si respondes fielmente, entonces te prometeremos tu seguridad.”

 

“Qué amable de tu parte” - el hombre rio.

 

Rick frunció el ceño ante la vista, pero Lilishila lo ignoró.

 

Lilishila: “¿Vas contestar?”

“...”.

 

El hombre no había dicho nada. Tal vez eso fue suficiente respuesta.

Rick se acercó al hombre, tal como lo había hecho antes.

 

“Jeje.”

 

El hombre soltó un gruñido.

Shin podía sentir su sangre corriendo.

El número 5 apareció por encima de la cabeza del hombre.

 

Shin: “!? Shibaid!! “

Shibaid: “¡Sí señor!”

 

Incluso antes de que Shin levantara la voz, Shibaid había resguardado a Lilishila ya Rick.

Shibaid también había sentido la amenaza instintiva del hombre trastornado.

Habían desplegado sus habilidades para poder cambiar de lugar inmediatamente. Tomaron la tapa hecha del árbol de la vida y se escondieron detrás de ella como un escudo.

Inmediatamente, se oyó una explosión más allá de su pequeño escondite.

 

“!?”

 

La explosión fue bastante grande, y el viento causado por ella voló el pelo de Shin hacia atrás.

Había grandes trozos de carne y sangre por toda la habitación.

 

Lilishila: “¿Qué acaba de suceder?”

Shin: “Se ha hecho explotar el mismo.”

 

Shibaid quitó la tapa, y vio que los 6 asaltantes habían volado en pedazos.

Había piernas y pies, partes de torsos, órganos, restos de lo que solía ser una cabeza ... Apenas y podían distinguir a los dos elegidos. Algunas de las piezas que más o menos descuidadamente permanecieron intactas fueron las de los otros 4 hombres.

 

Shin: “Maldición.”

 

Mientras liberaba su control de Lilishila y Rick, Shin se maldijo a sí mismo.

 

La habilidad de auto explosión no se usaba a menudo en el juego. Pocos jugadores se molestan incluso tratando de adquirirlo. Shin, por supuesto, era uno de los pocos, pero nunca lo había usado hasta el día de hoy.

 

Desde que se convirtió en un juego de la muerte, la existencia misma de la habilidad fue borrada de la memoria. El 5 que se mostró encima de la cabeza el hombre, fue la cuenta regresiva final después de haber iniciado la autodestrucción. La cantidad máxima de tiempo que una persona tiene después de que han decidido autodestruirse es de 60 segundos. El tiempo más corto por el contrario debería ser de 10 segundos. Cuando quedan 5 segundos, el tiempo restante aparece sobre la cabeza de un personaje.

Consiguieron resguardarse, pero si Lilishila hubiera sido la encargada del asunto, todos hubieran sido derribados.

 

Shin: “Esto es terrible.”

Shibaid: “Estoy seguro de que es para mantenerse a salvo. No puedo creer que tuvieran un plan de seguro como esté listo.”

 

Shin frunció el ceño ante la molestia que sentía.

 

Shibaid tenía razón. Debían haber recibido algún tipo de orden en caso de que alguno de los miembros fuera capturado y hablara. En cierta forma, era una práctica muy habitual para las personas del submundo quienes no se preocupaban por la vida humana, y especialmente por la suya misma.

 

Rick: “Pero esto es excesivo.”

Lilishila: “Ahora sabemos que los Shiten están involucrados.”

 

Lilishila mostró resentimiento. Rick mordió amargamente el labio inferior.

 

Lilishila: “... Realmente no podemos hacer nada. ¿Vamos a subir?”

Shin: “¿Está bien dejarlo así?”

Lilishila: “Sí. Los cadáveres tienden a desaparecer con el tiempo.”

 

En el juego los personajes suelen ser enviados de regreso a donde el jugador comenzó. En este aspecto, esa función todavía parecía estar en su lugar. No hacía falta decir que nadie pregunto cómo Lilishila sabía esas cosas.

 

Shin abrió las puertas y el grupo subió las escaleras.

Una vez regresaron a la habitación, Lilishila fue la primera en entrar. Los ojos de Schnee se detuvieron.

 

Schnee: “Es muy pronto. Cuál es el problema.”

Shin: “Nos han engañado.”

 

Explicaron la autodestrucción del atacante, la expresión facial de todos se puso mucho más seria.

 

Tiera: “¿Qué quieres decir con autodestrucción?”

Shin: “Detuvieron la fuga de información, y probablemente querían llevarnos con ellos.”

 

Los jugadores suelen utilizar esta habilidad para cuando están tratando de hacer un último ataque ya que tienen muy poco HP. También es útil como una distracción contra una gran multitud. La pena de muerte en un jugador es un costo mucho mayor, sin embargo, y los personajes que se autodestruyen no ganan nada, incluso después de que un jefe o una batalla de gremios termina.

Para decirlo sin rodeos, nadie sueña con algún día destruirse a sí mismo.

 

Tiera: “Cuando lo haces, mueres, ¿cierto?”

Shin: “Sí. También pone en riesgo a otros que te rodean.”

Tiera: “¿De qué sirve eso?”

 

Tiera quedó atónita. No podía relacionarse con sus atacantes un poco.

Era absurdo que alguien considerara adquirir una habilidad, sabiendo que usarla te mataría.

Incluso cuando era sólo un juego, muy rara vez los jugadores aprenden esta habilidad.

 

Shin: “Así es como funcionan estos gremios. Y creo que esa es la razón por la que tengo que compartirlo.”

 

Hubo varios otros eventos enfermizos que fueron causados ​​por estos gremios subterráneos, como asesinatos y el mantenimiento de una sociedad secreta floreciente. Pero esas eran respuestas mal adaptadas para Tiera.

Shin no tenia una buena respuesta.

 

Shin: “Autodestrucción. No creo que sea una habilidad difícil de adquirir. Estoy seguro de que enseñar esa habilidad a cada uno de sus seguidores está dentro de las posibilidades de la sociedad a la que nos enfrentamos.”

Tiera: “Ya veo, sucede mucho en la ficción. Los afectados no tienen nada que los proteja”

 

Shin trato de cambiar el tema para aligerar el estado de ánimo.

 

Shin: “Esto es inútil. Yuki y yo vamos a mirar a través de la iglesia. Lady Lilishila, actúa tan naturalmente como puedas.

Lilishila: “¿No debería ayudarte con algo?”

Shin: “No. Si usted o sus guardias hacen algo fuera de lo común, será obvio y hará que la iglesia sospeche. Sería mejor que hicieras lo que siempre haces. Soy dolorosamente consciente de que podríamos haber llegado tarde.”

 

Shin y Schnee ya son reconocibles. Shibaid que llevaba en la caja era también reconocido. Era obvio que estaban haciendo un movimiento.

Ya que perdieron su mayor fuente de información, Shin tuvo que hacer algo para conseguir una mejor tracción.

 

Los guardias estaban preocupados de si realmente eran capaces de entrar sin su ayuda, pero Shin fue capaz de persuadirlos con sus habilidades de sigilo superiores, una vez que desapareció de sus miradas y reapareció detrás de ellos.

Simplemente se había movido muy rápido, pero supusieron que era una habilidad. Si Shin realmente hubiera querido, realmente podría haber desaparecido, sin embargo, no era necesario mostrarlo.

 

Aparte de Shin y Schnee, Tiera regresaría a la posada y Shibaid protegería a Lilishila.

Parecía un poco arriesgado dejar que Tiera fuera por su cuenta. Sin embargo, Yuzuha y Kagerou también estaban con ella.

Si Shibaid no hubiera estado allí, Kagerou también habría podido ayudar a Tiera antes.

A partir de ahora, un atacante será siempre golpeado, luego metido en la caja de madera, y llevado discretamente por Kagerou.

 

Shibaid tenía que permanecer dentro de Palmirack en caso de que los enemigos fueran a hacer algún movimiento repentino, eso fue un hecho.

También es un caballero santo de profesión, lo que significa que era mucho mejor defensor.

 

Incluso sin equipo, era capaz de defenderse espadas de clase [Raro]. Simplemente equipando la armadura de respaldo y las armas que Shin proporcionó, Shibaid podría hacerse cargo de todo Palmirack con relativa facilidad.

Parecían lo suficientemente preparados.

 

Shin: “El sol se pondrá pronto. llevaremos a cabo nuestro plan una vez que haya oscurecido. Shibaid está aquí también, pero por favor trata de no dejar tu morada.”

Lilishila: “Lamento que no podamos ser de más utilidad.”

 

Es precisamente el hecho de que están involucrados con la iglesia, lo que les impide actuar. Diciéndole a Lilishila que no se preocupara, Shin y Schnee se aventuraron en la iglesia.