The New Gate Capítulo 51




Manual




Proyecto: 

Después de la batalla y la victoria sobre la deidad malvada Adetropos, Shin y Schnee fueron llevados al instituto de magia Erkunt.

 

Allí se encontraron con la ex jugadora Hilamee, ahora directora del instituto, quien les suplicó que ayudaran a proteger a los estudiantes del diablo de los pecados mortales que residió en el instituto.

 

A la vez que lograron llegar a un acuerdo pacífico con la fuente de tales problemas, el demonio de la lujuria, Luxuria, se enteraron de que el agresivo demonio de la codicia estaba mostrando sus colmillos en el instituto.

 

En tal situación, los tres estudiantes con los que Shin se encontró en la mazmorra de entrenamiento cerca del instituto, Miu, Gian y Lecus, cayeron bajo el control de alguien. Shin y Schnee los rescataron y derrotaron al maestro de marionetas.

 

El cristal caído, sin embargo, no mostraba el nombre de codicia, se trataba de [Drop of Pigritis]...

 

Shin y Schnee visitan el instituto para discutir el tema de los estudiantes que fueron manipulados. En la sala donde se les mostró, encontraron no solo a Hilamee, sino también a Luxuria.

 

Shin: “¿Ya lo has oído?”

 

Después de un breve saludo, Shin tocó el tema principal.

 

Luxuria: “Sí, es probablemente como lo has adivinado: Pereza intentó rebelarse contra Codicia. Al igual que yo, Pereza tampoco estaba interesado en la actitud de Codicia. Estaba esperando una oportunidad para rebelarse, creo”.

 

Luxuria ya había escuchado sobre el incidente de Hilamee y dio su propia conclusión, en un tono preocupado. Algo probablemente pesaba en su mente.

 

Shin: “¿Cómo están esos tres? ¿Se sintieron enfermos después?”

Hilamee: “Bebieron el elixir que nos diste, por lo que sabemos están completamente bien. Ellos mismos lo dicen. Luxuria también dijo que ya no están afectados por el diablo”.

Luxuria: “Sí, estoy bastante segura de eso”.

 

Al escuchar las respuestas de Hilamee y Luxuria, Shin se sintió aliviado.

 

Todo lo que podía hacer para sanar era usar habilidades u objetos. También le había pedido a Schnee que los mirara, pero ahora que un demonio como Luxuria también lo confirmó, sintió que sus preocupaciones restantes desaparecían.

 

Hilamee: “Vamos a discutir el asunto de nuevo, entonces. Esta vez también hay personas involucradas, así que creo que será difícil hacer contramedidas”.

 

Si alguien cooperara con los demonios por voluntad propia, los objetos de Shin los registrarían como personas normales: no sería posible repelerlos individualmente.

 

Hilamee: “En lo que respecta a eso, me gustaría que nos dijeran cualquier estrategia efectiva contra los demonios que conozca. No pudimos ayudar a Myu y los demás a tiempo, pero podríamos hacer algo para evitar accidentes similares”.

Shin: “¿No conoces ninguna contra-estrategia, Hilamee?”

Hilamee: “Lamentablemente no. Durante los eventos del juego, siempre dependí de otros, por lo que no sé mucho sobre los objetos o ataques efectivos contra los diablos. Pregunté a otros jugadores y aprendí un poco, pero... en realidad ponerlo en práctica es otro asunto”.

 

Hubo armas y armaduras anti-diablo, que causaban daños adicionales a los demonios y sus esbirros, y protegían contra los ataques que causan enfermedades de estado. Con respecto a las enfermedades de estado, había objetos que las neutralizaban por completo. Si alguien pudiera reunir suficientes, no habría riesgo de ser derrotado, incluso con una gran brecha de nivel.

 

El problema era reunir suficientes objetos. Los diablos no aparecían aquí y allá, como los monstruos o los jefes normales, por lo que había pocas posibilidades de usarlos. Además, los materiales eran mucho más caros y difíciles de conseguir ahora que en la era del juego. Incluso si se tuviera la receta correcta, era difícil encontrar un herrero que pudiera forjar el equipo en cuestión. En conclusión, pelear con números sería difícil, si no es que imposible.

 

Shin: “Contramedidas fuera de las armas y armaduras, eh. Lo más rápido sería usar habilidades, pero no podemos simplemente enseñárselas a todo el ejército...”

 

La forma regular de aprenderlas tomaría demasiado tiempo; incluso si usaban [Secret Book Creation], no tenían suficiente. Una opción sería enseñar habilidades solo a los ejecutivos u oficiales, pero esto probablemente ya se había hecho.

 

Hilamee: “¿No hay algo que podamos reunir en grandes cantidades? Especialmente si es barato de hacer y requiere pocos materiales”.

Shin: “Sí, sería demasiado fácil si algo así existiera...”

 

Existían objetos de bajo costo y baja efectividad, pero distribuirlos a todo un ejército significaba preparar una cantidad masiva.

 

La creación de objetos también requería varias habilidades, por lo que no sería factible distribuirlos a un gran número de personas.

 

Hilamee: “Reunir a un pequeño grupo de guerreros fuertes y darles el equipo y los objetos necesarios es la mejor manera, ¿no es así?”

Shin: “Los soldados normales serían asesinados antes de poder usar los objetos, o caerían a la presión de los enemigos y ni siquiera los usarían. Estoy de acuerdo en que es mejor dárselos a los guerreros con habilidades confiables, como los Elegidos. También puedo prestarles armas”.

 

El enemigo era un demonio de los pecados mortales, no era el momento de reservar nada.

 

Teniendo en cuenta las penalizaciones por estadísticas insuficientes, el equipo que Shin podría prestar sería de grado Legendario o Mitológico. Ya se estaba haciendo famoso, por lo que ya no tenía mucho sentido tratar de esconderse.

 

Hilamee: “Es una pena, pero supongo que esa es la única manera. Voy a hacer una lista de las armas preferidas por los mejores guerreros que tenemos. Estoy un poco preocupada por lo que sucederá más adelante, cuando se sepa que tenemos tantas armas a nuestra disposición... Lo siento, no sé cuánto podré ayudar”.

Shin: “Bien, veamos. Digamos que soy el último descendiente de un clan de asesinos de diablos. No podría simplemente huir dejándote todo el problema a ti y a Masakado”.

Schnee: “... si es necesario, simplemente di que estás conectada conmigo. No dejaré que nadie te cause problemas”.

 

Schnee, que había estado escuchando en voz baja, finalmente habló. Si decían estar conectados con Schnee Raizar, la gente lo pensaría dos veces antes de interferir.

 

Hilamee: “¿Está realmente bien? Eso es problemático en sí mismo, ¿no?”

Schnee: “De ningún modo. Decidí aceptar solicitudes de los países solo hasta que Shin regresara después de todo”.

 

Schnee dejó el lado de Shin solo para lidiar con las consecuencias de los trabajos que había aceptado en el pasado.

 

Schnee: “... podría ser efectivo anunciar que Shin también es mi marido”.

 

Schnee lo mencionó casualmente, pero Hilamee estuvo de acuerdo de todo corazón.

 

Hilamee: “Definitivamente el equipo anti-demonio o tu destreza de lucha atraería la atención, pero de todos modos atraerías la atención”.

 

El hecho de que Schnee había encontrado un compañero haría mucho más ruido que la noticia de alguien capaz de derrotar a los demonios.

 

Hilamee agregó que la aldea de Elfos Superiores definitivamente se movería para confirmar si era cierto.

 

Schnee: “No me importa mucho el pueblo de los Elfos. Muchos Elfos Superiores tienen cantidades excesivas de orgullo, así que ni siquiera quiero acercarme a ellos”.

Hilamee: “Los Elfos Superiores de la aldea llorarían si oyeran esto... bueno, ellos mismos se lo buscaron”.

Schnee: “Honestamente me importa poco”.

 

Inusualmente para Schnee, ella reaccionó a las palabras de Hilamee de una manera bastante breve. Ser parte de la raza de los Elfos le causó problemas en el pasado, aparentemente.

 

Luxuria: “Ambos son bastante libres de espíritu, ¿verdad?”

Schnee: “Eso no es exactamente...”

 

Shin acaricio la cabeza de Schnee para aliviar su mal humor, cuando Luxuria se encogió de hombros hacia ellos.

 

Shin: “De todos modos, ¿no sería más rápido preguntarle a Luxuria acerca de las estrategias contra los demonios? Siendo un demonio, seguramente lo sabe mejor”.

Luxuria: “No sé acerca de un demonio que le diga a los demás su debilidad... pero es casi como dijiste. En términos de calidad de la información, incluso podría perder contra ti”.

Shin: “¿Qué quieres decir?”

 

Luxuria no era solo un monstruo ahora. Ella tenía el mismo intelecto de un humano, o tal vez incluso más.

 

Luxuria: “La gente no sabe perfectamente qué magia o medicina es efectiva en ellos mismos, o cuáles son los efectos reales, ¿verdad? Es lo mismo para nosotros. Puedo decir por instinto si algo sería fatal, pero sobre el resto, bueno... quién sabe”.

Shin: “Si lo pones así, no tengo nada que decir”.

 

Shin se dio cuenta de que no podía dar una respuesta satisfactoria si se le preguntaba qué armas o artículos eran más efectivos contra él. Podía decir usar armas de grado antiguo, o equipo especializado contra humanos, pero eso era todo.

 

Luxuria: “Si utilizas los objetos que Shin mencionó en mí, verías cuán efectivos son, ¿no?”

Hilamee: “... ¿Está bien decir eso tan casualmente? Es como experimentación humana, realmente no me gusta la idea”.

Luxuria: “No es que vaya a morir al instante, así que está bien. Continúa y prueba, si funciona para mí, también funcionará en Codicia”.

Hilamee: “... ¿irías tan lejos...?”

Luxuria: “Por supuesto. No tengo la menor intención de ser uno con esa cosa”.

 

Luxuria cruzó los brazos sobre el pecho y sacudió la cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha. Tal vez debido a algo que sucedió en el pasado, ella odiaba mucho la idea que incluso sentía miedo.

 

Shin: “Bueno, independientemente de probar o no los objetos en Luxuria, sería mejor ir a un lugar donde no corramos el riesgo de que nos vean, ¿no crees?”

 

Al menos, no era algo que hacer en la oficina de la directora. Shin no estaba interesado en la idea en absoluto, pero decidieron reunirse otro día.

 

Shin; “¿Hay algo más que discutir?”

Hilamee: “Sí, una cosa más. Esto es más importante, en cierto modo”.

Shin: “No parece que sea algo agradable...”

 

La expresión de Hilamee dejó en claro que no sería.

 

Hilamee: “Recibimos un mensaje del palacio real... quieren que Luxuria comparezca ante su comisión de investigación”.

Shin: “¿Una comisión de investigación? Espera, ¿cómo funcionan las consultas aquí?”

 

Shin tenía una idea general de lo que las comisiones de investigación hacían en el mundo real. En este mundo, sin embargo, las leyes y la estructura de la sociedad eran diferentes. Puede ser algo con el mismo nombre, pero con contenidos completamente diferentes.

 

Hilamee: “Esta comisión examina a las personas que causaron problemas dentro de las organizaciones vinculadas con el reino de Erkunt, dando castigo cuando sea necesario. Luxuria es parte del cuerpo docente del instituto de magia Erkunt, después de todo. A diferencia de nuestro mundo, no es realmente una organización justa, aunque... tampoco es que haya mucha justicia en el mundo anterior...”

Shin: “¿Qué sucede? ¡Te ves muy cansada de repente!”

Hilamee: “Jaja... no importa de qué mundo se trate, siempre hay idiotas que solo son buenos para retenerte... alguien filtró que Luxuria es uno de los demonios de los pecados mortales...”

 

El probable culpable ya había sido identificado. Con el riesgo inminente de un diablo de los siete pecados mortales, Codicia, se descubrió que el instituto estaba albergando a otro demonio.

 

Incluso si ella no tuviera intenciones hostiles, muchos definitivamente expresarían reacciones extremas a su fuerza y ​​habilidades.

 

Hilamee: “La presenté como alguien que elegí personalmente, lo que también se convirtió en un problema”.

Shin: “Bueno, sí, con un demonio de alto nivel en la escuela, puedo entenderlo...”

 

La razón por la que el reino no envió a alguien para exterminar la “amenaza” fue para evitar instigar a Luxuria, tenían miedo a que se saliera de control en el reino, y que Hilamee dijo que Luxuria estaba trabajando seriamente en el instituto y se ofreció a colaborar contra el diablo de la codicia, para que pudieran hacer uso de ella.

 

Hilamee: “¿Realmente cooperará? ¿Realmente no es hostil?... también quieren confirmar otras cosas. Luxuria es un demonio, sin embargo, es una gran desventaja: más de la mitad de los miembros de la comisión están a favor de que ella sea eliminada. El miembro con mayor autoridad es la persona que causó este problema también... Me temo que no habrá mucha ‘investigación’”.

 

El veredicto final no dependía de un voto por miembro, aparentemente: los votos dependían del rango y título del miembro. Esta vez, los miembros de la comisión con la mayoría de los derechos de voto estaban en la facción de ‘exterminar a Luxuria’. Hilamee agregó que si las cosas seguían así, el resultado definitivamente sería negativo.

 

Shin: “¿Una persona tiene votos múltiples y la cantidad es diferente por miembro? ¿De verdad?”

Hilamee: “Es una reliquia de la época donde la clase alta tenía más privilegios... desde el reinado del rey anterior, muchas reglas se han cambiado, y la situación ha mejorado con el actual rey”.

 

Los nobles aún se aferraban al concepto de ser “elegido”, lo que bloqueaba que ciertas reglas no se cambiaran y creaba el obstáculo actual.

 

Hilamee: “El rey es una persona prudente, por lo que nunca aprobaría enviar un grupo de exterminio de inmediato. Luxuria nunca causó ningún problema hasta ahora, después de todo. Ella también ha estado trabajando con el departamento de desarrollo de tecnología, lo que ha ayudado a crear productos apreciados por la gente”.

Shin: “Bueno, sí, supongo que deberíamos estar contentos de que no hayan actuado ¡los monstruos deben ser eliminados de inmediato! De inmediato... pero si la comisión la juzga como mala, entonces es lo mismo, ¿verdad? ¿Hay alguna manera de que podamos demostrar inequívocamente que Luxuria es una aliada?”

Hilamee: “Traté de pensarlo, pero...”

 

La expresión amarga de Hilamee mostró que no había presentado ninguna propuesta útil.

 

Shin: “¿Los miembros de la comisión alguna vez cambian?”

Hilamee: “Todos tienen términos de membresía, pero por lo general nunca cambian. A menos que causen un escándalo, al menos. Ahora no tenemos ninguna evidencia de ello...”

 

Al parecer, ya habían intentado que los miembros de la comisión fueran descalificados.

 

Hilamee: “Otra posibilidad en la que pensé fue en una orden directa del rey... pero eso también trae muchos problemas”.

Shin: “Si el rey ordenara una colaboración con un demonio, habría una reacción masiva. La postura actual es usar a Luxuria para la defensa, así que de alguna manera todavía está bien, pero...”

 

Cuando Luxuria fue expuesta como un demonio, Hilamee relató todo lo que sabía sobre Codicia también.

 

Luxuria es un demonio de nivel 700. El hecho de que un demonio aún más fuerte viniera a atacar mantuvo a los que querían exterminar a Luxuria bajo control, ya que podía ser una contramedida efectiva.

 

Pero de los eventos de la mazmorra de entrenamiento, quedo claro que Codicia usaba monstruos para cumplir sus órdenes.

 

Hay un montón de monstruos más fuertes que las personas. Una vez que el enemigo estuviera listo en términos de calidad y cantidad, Erkunt definitivamente caería. El reino probablemente estaba pensando que el mejor resultado era que los demonios se derribaran unos a otros.

 

Luxuria: “Desafortunadamente, nada de lo que pudiera decir tendría ningún efecto...”

Hilamee: “Saben que tienes habilidades que afectan los estados mentales después de todo”.

 

Las habilidades mentales son muy peligrosas, por lo que era ampliamente conocido cuales eran los monstruos que podían usarlas. Los diablos eran algunos de los ejemplos más infames.

 

Luxuria era capaz de encantar a los demás, sin importar el género, por lo que las personas podían caer bajo su control sin darse cuenta de nada. Si hablara, algunos sospecharían que estaba tratando de hechizarlos, así que sería difícil lograr una conversación.

 

Shin: “Si Luxuria se considera peligrosa, la posición de Hilamee también está en riesgo, supongo”.

Hilamee: “Si me acusan de ocultar a un diablo, bueno, no hay nada que pueda decir a cambio. Los diablos son enemigos de la gente, normalmente. Aunque creo que Luxuria no plantea problemas. Después de hablar con ella, puedo decir esto con confianza”.

Luxuria: “Oh my. Podría haberte encantado sin tu conocimiento, ¿sabes?

 

Luxuria se burló de la afirmación de Hilamee, pero esta última no cambió de expresión y continuó.

 

Hilamee: “Después de todo, hemos estado cuidando a los estudiantes juntas por 3 años. Por su nivel y sus estadísticas, tenía miedo antes, pero como sabía cómo solían ser los diablos, eso no podía evitarse. Si la hubiera encarado honestamente en el pasado, podría haber comprendido que ella tampoco era una amenaza desde antes”.

 

Sin embargo, no sé si podría haberlo logrado... concluyó Hilamee con una risita.

 

Si solo hubiera una vida en juego, Hilamee lo habría hecho, o eso pensó Shin. También en el mundo anterior, ella había sacrificado su vida por los demás, después de todo.

 

Luxuria: “Oh cielos, me rindo. ¿Qué diablo ha visto una sonrisa así?”

 

Luxuria miró hacia otro lado, para escapar de la mirada de Hilamee. Su perfil lateral, después del gesto infantil, mostró algo de rubor. Sí, aparentemente incluso los demonios pueden sonrojarse.

 

Shin: “Si el asunto de Codicia no hubiera sucedido, todo habría salido bien...”

Schnee: “Cierto.”

 

Luxuria estaba un poco diferente de lo habitual, pero no parecía estar actuando. Schnee estuvo de acuerdo con la opinión de Shin y asintió, sonriendo.

 

Luxuria: “¡Oye! ¿Por qué me miras como si estuvieras viendo una escena emotiva? ¡¡No olvides que soy un diablo!!

Hilamee: “¿Estabas actuando bajo el estereotipo de una belleza calmada, pero en realidad eres más del tipo lindo? Como se esperaba de la personificación de la Lujuria, de verdad”.

Luxuria: “¡¿¡De qué estás hablando!?!”

 

Era raro ver a Luxuria nerviosa. Pasaron unos minutos más antes de que el entusiasmo de Hilamee se calmara.

 

Shin: “Entonces, ¿cómo debemos probar que Luxuria no es peligrosa...?”

Luxuria: “Ah, no evitas que se burle de mí, y entras en al tema principal, ya veo”.

Shin: “... sobre eso, pensé...”

Luxuria: “¡Oye, no me ignores! Podrías haber hecho algo, ¿sabes? ¡Escúchame o te atacaré! ¡Sexualmente!”

 

Luxuria continuó su protesta, con una voz nerviosa que no se ajustaba a su imagen anterior. No solía burlarse de ella, así que aparentemente estaba muy estresada.

 

Shin: “De ahora en adelante, también nos veremos a menudo, no te sientas mal por algo como esto, vamos”.

Luxuria: “Pero cosas así me ponen la piel de gallina...”

 

Luxuria frunció el ceño, todavía sonrojándose un poco, y apretó su cuerpo con fuerza. Sus senos bien desarrollados fueron empujados hacia arriba como resultado, empujando visiblemente contra el suéter.

 

Hilamee: “Kh, mírala, tan sexy incluso cuando está avergonzada... Supongo que no tengo suficiente volumen...”

Luxuria: “Es impresionante cómo puedes pensar en cosas así en un momento como este...”

 

Hilamee habló mientras miraba su propio pecho, y Luxuria suspiró en respuesta.

 

Hilamee: “Cuando estás en un aprieto mental, es difícil encontrar buenas ideas. Realmente ya no tenemos mucho margen de maniobra”.

 

Hilamee se burlaba de Luxuria y se quedó mirando su pecho solo para aliviar un poco su espíritu. Sin embargo, podría haber tenido el efecto contrario y empujarla contra la pared aún más.

 

Shin: “Entonces, ¿puedo volver al tema?”

Hilamee: “Por favor, hazlo.”

Shin: “Como dije antes, sobre la manera de probar que Luxuria no es una amenaza... mencioné que podríamos decir que soy de un clan de cazadores de demonios, ¿verdad? ¿Y si usamos eso?”

 

Shin luego explicó su propuesta. Hilamee llegó a la conclusión de que era mejor que su plan, señaló algunos puntos para mejorarlo y luego accedieron a usarlo.

 

 

 

◆◆◆◆

 

 

Después de unos días, Shin y Schnee (disfrazada de Yuki) se unieron al grupo de Hilamee y entraron al castillo real.

 

Las consultas generalmente se realizaban en una cámara subterránea especial, pero esta vez se realizaría en una sala especial para el uso exclusivo de personas por encima de cierto rango. Se preguntaron si estaba bien dejar que un demonio entrara al castillo, pero llegaron a la conclusión de que no había otra forma de hacer la investigación.

 

Normalmente, Shin y Schnee no tenían derecho a participar en la investigación, pero Hilamee insistió en que tenían un papel importante en el asunto, por lo que se otorgó un permiso especial. Sin embargo, solo a Shin se le permitía entrar, así que Schnee tendría que esperar fuera de la sala de consultas.

 

Shin: “Están bastante asustados, ¿verdad?”

 

Shin susurró mientras miraba a los soldados que los rodeaban, a la vez que seguían al soldado que los conducía al pasillo.

 

Luxuria: “Obvio, ¿no es así? No importa su número o qué tan bien equipados estén, puedo convertirlos en carne picada con un movimiento de mi muñeca. Sin embargo, tienen que vigilarme... trabajar en el castillo puede ser bastante duro”.

Shin: “Sería suficiente tener a alguien que nos guíe allí entonces. Habría más víctimas de esta manera”.

Luxuria: “Tienen que salvar la cara, supongo”

Hilamee: “Ustedes dos, caminen en silencio. Ellos pueden oírlos.”

 

Shin y Luxuria estaban susurrando, pero los pasillos estaban tan tranquilos que se podían escuchar pasos claramente, por lo que no había manera de que su conversación no fuera escuchada.

 

Después de la reprimenda de Hilamee, volvieron a mirar hacia adelante y encontraron a los soldados con una expresión rígida y una tez tan pálida que parecían anémicos.

 

Por lo general, al menos un par de soldados quedarian encantados por Schnee, pero esta vez ninguno de ellos actuó como si lo fuera, miraron hacia delante con severidad. Probablemente escucharon lo que Shin y Luxuria dijeron, pero no hubo respuesta. Posiblemente sintieron que si decían algo se arriesgaban a convertirse en un objetivo.

 

Luxuria: “¿No es mejor que sepan que es posible mantener conversaciones normales conmigo?”

Shin: “Eso podría ser cierto, pero... no los asustes, ¿de acuerdo?”

Luxuria: “No te preocupes, nunca me opondré a mi ‘maestro’”.

 

Luxuria luego mostró una sonrisa escalofriante, que ella consideraba más como “como un demonio”.

 

Acababa de cambiar la forma en que sonreía: llevaba puesto su suéter habitual, falda ajustada y bata blanca, tal como lo hacía en el instituto.

 

La principal diferencia era el gran collar negro que rodeaba su cuello: el collar, tenía un ancho de cemel, se parecía collar de sumisión usado por la iglesia en el incidente de secuestro de una mujer santa.

 

Sin embargo, solo compartía la apariencia con él: lo que Luxuria usaba era solo eso, un collar hecho de metal. No tenía ningún efecto especial y podría aplastarlo con una mano si quisiera.

 

“Por aquí, por favor entra”.

 

Guiados por la voz severa del guardia, Shin y los demás entraron a una habitación. La sala de consultas era más grande de lo que Shin esperaba, con la ubicación de la consulta sujeta en el centro.

 

En los asientos más altos de todo el stand de este tema estaban los miembros de la comisión.

 

Los asientos de los miembros se colocaron a lo largo de paredes redondas. En su centro estaban sentados un hombre bastante obeso, de unos cuarenta años, y un hombre de unos sesenta años con el pelo blanco peinado hacia atrás, en asientos más altos que los otros miembros. Se enfrentaron directamente a la postura del sujeto, por lo que probablemente fueron los miembros quienes liderarían la investigación. Su apariencia era, respectivamente, de un noble típico acostumbrado a una vida de lujo, brillando con joyas, y el último de un noble “pasado de moda” que transmitía un fuerte sentido de autoridad.

 

Como Shin esperaba, Luxuria y Hilamee fueron invitadas a ir al centro. Shin simplemente podía pararse detrás de ellas.

 

“Ahora comenzaremos la investigación de la señora Hilamee Hirasato y la señora Luxuria”.

 

El viejo noble anunció el inicio de la investigación. Su voz baja hizo eco en el pasillo.

 

“Actualmente, la Sra. Hilamee es sospechosa de invitar al diablo de la lujuria, uno de los diablos de los siete pecados mortales y la personificación de la desgracia, a nuestro reino, y ocultarlo durante un largo período. También existe la sospecha de tratar de atraer al diablo de la codicia hacia nuestro reino”.

 

El viejo noble miró a las dos mujeres mientras hablaba en tono franco.

 

“Sir Zear. ¿Sospechas, dices? ¿No son esos hechos innegables?”

 

El noble viejo, llamado Zear, fue interrumpido por el noble obeso sentado a su lado.

 

Zear: “Sir Cobal. Absténgase de comentarios personales durante la consulta. Estas sospechas aún no han sido confirmadas como hechos”.

Cobal: “No hay necesidad de consultas. Si esa mujer es verdaderamente un pecado mortal, ya estamos bajo su influencia”.

Zear: “Eso no es alago para que usted decida, señor”.

 

Cobal intentaba acelerar la resolución, ignorando a Hilamee y Luxuria, pero Zear no se movió. Shin se dio cuenta rápidamente de que Cobal era un enemigo.

 

Después de un tiempo, la investigación comenzó de nuevo: el primer punto de discusión fue Luxuria.

 

Zear: “Nos han informado que usted, señora Luxuria, se opone al diablo de la Codicia y cooperaría para derrotarlo, ¿es cierto?”

Cobal: “¡Sir Zear!? ¡No puede hablar con un demonio, su mente caerá bajo su control!”

Zear: “No te preocupes, tal cosa no sucederá. Ella ya está bajo el control de otra persona”.

Cobal: “¿A qué te refieres?”

 

Zear detuvo el pánico de Cobal con un gesto, luego miró a Hilamee.

 

Zear: “El collar alrededor de su cuello limita sus acciones y le prohíbe usar habilidades mentales o dañar a las personas”.

Cobal: “¿Un diablo, un monstruo capaz de destruir países enteros, está bajo el control de alguien? ¡Absolutamente ridículo!”

Zear: “Es cierto, sin embargo. El aventurero que está detrás de ella es su maestro actual”.

 

Los ojos de toda la comisión se volvieron hacia Shin.

 

Shin: “De hecho soy ese aventurero. Mi nombre es Shin”.

Zear: “El arma que llevas... ¿Eres el rumoreado Slashing Hammer...?”

Shin: “Me han llamado así, sí”.

 

Shin se propuso equipar visiblemente a Kakura, ya que pensó que si se escuchaba su nombre junto con él, la gente lo reconocería por los rumores. Si nadie lo hacía, planeaba presentarse como “Shin,  Slashing Hammer”.

 

Zear: “El recién llegado que se distinguió en la batalla de Balmel y alcanzó el rango A de un solo golpe, ¿verdad? ¿Es verdad lo que dijo la señora Hilamee? ¿Está este diablo realmente bajo tu control?”

Shin: “Sí. Soy un descendiente de un clan que se ganó la vida con la caza los diablos. Creo que tengo más conocimiento que la mayoría sobre los diablos”.

Zear: “¿Tienes alguna prueba? Podrías estar bajo su propio hechizo, ¿no es así?”

 

Zear no creyó ciegamente las palabras de Hilamee y le pidió a Shin que probara sus palabras.

 

Shin: “Una sospecha justa. Pero, como miembro de un clan que se nutre de cazar demonios, ¿no crees que prepararía contramedidas adecuadas?”

Zear: “Probablemente lo harías. Sin embargo, el diablo en cuestión es uno de los pecados capitales, un ser en un nivel completamente diferente al de los monstruos promedio. Naturalmente, el poder que ejercen está también en un plano diferente. No me parece extraño que nos preocupemos por eso”.

Shin: “De hecho, tienes razón. Como probablemente ya sabrás, soy un Elegido. Yo, al igual que mi clan, tenemos fuertes defensas contra las habilidades mentales. Este objeto aumenta aún más esas defensas. En nuestras batallas pasadas contra los diablos de los pecados mortales, nadie ha sido controlado. Además, si bien puedo sonar arrogante, se dice que mis habilidades de combate superan a mis antepasados: estoy seguro de que nunca seré controlado”.

Zear: “¿Es eso así?”

 

El objeto descrito como defensa contra la manipulación es el “Pendant from the Age of Gods” que Shin tenía equipado. No solo aumentaba tales defensas, sino que neutralizaba estos ataques a menos que el oponente fuera increíblemente poderoso.

 

Los ojos de Zear se estrecharon mientras examinaba a Shin para determinar si decía la verdad o no, pero Shin le devolvió la mirada con calma.

 

La neutralización de las habilidades mentales era una gran ventaja contra los demonios: cuando luchas contra ellos, el mayor peligro es que tus aliados se vuelvan contra ti.

 

Cobal: “¿Por qué el descendiente de un clan cazador de diablos aparece con un tiempo tan conveniente? Nunca he oído hablar de la existencia de tal clan. ¿Lo has hecho todo para esquivar nuestro cuestionamiento?”

 

Cuando Zear terminó de hablar, intervino Cobal. Sus dudas fueron sorprendentemente pertinentes, teniendo en cuenta cómo había tratado de manera unilateral a Hilamee como un criminal.

 

Shin: “Siempre estoy a la caza de los demonios, por lo que es natural para mí estar en lugares donde los demonios aparezcan o ataquen. Solo he venido aquí porque detecté los movimientos del diablo de la Codicia en el área. La existencia de mi clan normalmente se mantiene oculta, para evitar que nuestros enemigos nos encuentren y causen preocupaciones innecesarias a la población en general. Cada vez que aparecemos, un demonio está cerca: este hecho puede dar seguridad, pero también miedo, una brecha perfecta para que los diablos golpeen”.

Cobal: “Si es así, ¿por qué ese diablo está bajo tu control? ¿Podría ser que de hecho estés detrás de todo esto? Si puedes controlar a los demonios, sería fácil usarlos para aumentar tu fama y reputación”.

Shin: “Entre los aventureros hay Domadores, que entrenan monstruos para luchar junto a ellos. En cierto modo, los diablos también son un tipo de monstruo, por lo que también pueden ser domesticados. Sin embargo, normalmente no son tan dóciles: lo más que uno puede esperar es evitar que se vuelvan locos. Esta técnica se usó originalmente para evitar que causen daños a su entorno o para mantener dicho daño al mínimo. El hecho de que es posible hablar normalmente con el diablo prueba que me obedece desde el corazón. Usar a los demonios para nuestro propio beneficio es uno de los tabúes más grandes de mi clan. Permíteme decir claramente que es simplemente impensable”.

 

Durante la era del juego, domar a los diablos de los siete pecados mortales no era posible. En este mundo, sin embargo, las reglas establecidas por el juego eran más laxas. Por eso también fue posible que Tiera formara un contrato con una bestia divina como Kagerou. Siguiendo esta lógica, era imposible negar que los demonios de los siete pecados mortales podrían ser domesticados, incluso si antes no era posible.

 

Sin embargo, la sospecha de controlar a los demonios con fines personales también llegó a la marca, por lo que Shin agregó que si el control se rompía, el usuario moriría.

 

Shin: “Esta condición se estableció para evitar la presencia de traidores dentro del clan. Ni siquiera los Elegidos pueden deshacerlo. Si alguno de nosotros alguna vez estuviera bajo control, esta condición se activaría”.

Zear: “Teniendo en cuenta quiénes son tus enemigos, estás en necesidad de tales contramedidas, ya veo”.

Shin: “Sí. Si un cazador de diablos se convirtiera en malvado, el daño potencial sería mucho mayor que solo el alboroto de un diablo”.

 

Shin estuvo de acuerdo con el comentario de Zear. Había discutido de antemano con Hilamee y Luxuria acerca de las preguntas que podrían surgir, por lo que nunca confundió sus respuestas.

 

Zear: “Los demonios pueden ser subyugados. Todavía me cuesta creerlo, pero si es verdad, será una contramedida efectiva contra el diablo de la codicia. Déjame confirmar una vez más, ¿el diablo no puede usar habilidades mentales ahora?”

Shin: “Sí, se lo garantizo”.

Zear: “Si es así, responda la primera pregunta que le hicimos, señora”.

Luxuria: “Ho, que sorprendente. ¿Crees las palabras de un hombre que viene de fuera de tu país, de quién sabe dónde?”

Zear: “Hemos recopilado nuestra propia información. Ya se sabía que no ha habido ninguna víctima a tu alrededor”.

 

La participación de Hilamee y los eventos de entrenamiento en la mazmorra también eran conocidos.

 

Aun así, hablar directamente con un diablo requería una buena dosis de coraje. Cobal y los otros miembros presenciaron silenciosamente el intercambio, con expresiones rígidas en sus caras.

 

Luxuria: “My, ya veo. Había oído que usted era del tipo militar, pero supongo que esto es algo que debe esperarse de un duque”.

Zear: “La recopilación de información es vital para luchar también. Estoy seguro de que un investigador experto como usted lo sabe bien”.

 

Zear respondió a la sonrisa de Luxuria con una sonrisa. El intercambio parecía pacífico, pero Shin podía decir que ambos estaban siendo extremadamente cautelosos.

 

Luxuria: “Lo sé en esa medida, sí. Permítame contestar, entonces. El objetivo de Codicia es absorberme, acercándose así a una forma completa. Sin embargo, no me interesa en lo más mínimo. Podrías burlarte de un demonio que dice algo como esto, pero disfruto bastante de mi vida actual. Sin embargo, Codicia nunca estará satisfecha con esa respuesta y hará lo que sea necesario para alcanzar su objetivo. Yo también quiero que él desaparezca. En tal caso, trabajar juntos sería más efectivo”.

Cobal: “¿Un diablo quiere matar a sus hermanos? Oh señor Zear, ¿ya he caído en su hechizo?”

Zear: “Compónganse, señor Cobal. Parece que ella no está mintiendo”.

 

Zear reprendió al agitado Cobal. Parecía claro que Zear no dudaba de las palabras de Luxuria.

 

Cobal: “Oh, ¿crees tan fácilmente las palabras de un demonio?”

Zear: “No soy tan tonto como para creer las palabras de un demonio tan rápidamente. Sin embargo, como lo dijeron la señora Hilamee y el señor Shin, entiendo que no está usando las habilidades mientras nos habla. Además-”

 

Zear se detuvo por un momento y miró a Shin.

 

Zear: “Con un aliado mucho más amenazador que un demonio, podemos estar más tranquilos también”.

 

Las palabras y la mirada de Zear mostraron que entendía que Shin era más poderoso que Luxuria.

 

Tal vez debido a la gente que estaba afuera, Shin consideró el aura Elegida que emana de la habitación mientras trataba de disipar su inquietud. Esperando que no se viera en su rostro, devolvió firmemente la mirada de Zear.

 

Zear: “Hmm, veo que es hora de sacar una conclusión. ¿Debemos exterminar a la señora Luxuria o usarla? Levanten la mano para votar por el exterminio, no se muevan para votar por usarla”.

 

Zear miró a su alrededor, luego habló. Probablemente eligió el término “uso” porque ponerlo como cooperación no sería bueno para algunos miembros.

 

Las reacciones de los otros miembros fueron variadas: algunos parecían tranquilos, otros sonreían, otros parecían amargos, otros estaban agitados. No parecía que llegarían a un consenso total. Sin embargo, nadie levantó las manos.

 

En conclusión, todos los miembros votaron por el uso de Luxuria.

 

Zear: “Así, declaramos a la señora Luxuria como una de las contramedidas contra Codicia. El juicio de Lady Hilamee se decidirá en una fecha posterior, dependiendo de los logros de Lady Luxuria. Terminamos.”

 

Zear declaró la conclusión de la investigación y todos los miembros salieron de la habitación por las puertas a los lados.

 

Finalmente, solo quedaron Shin, Hilamee y Luxuria: el soldado que los guio les hizo un gesto para que salieran por la puerta donde solían entrar.

 

Schnee: “... buen trabajo”.

Shin: “Ah, sí, supongo”.

 

Shin estaba un poco confundido en su respuesta a las palabras de Schnee. No lo dijo debido a la presencia de los soldados, pero aunque el resultado final fue positivo, la investigación fue muy diferente de lo que esperaba.

 

La investigación fue casi por completo una exposición individual de Zear, y la facción de exterminio, que preocupaba a Hilamee, no se protestó en absoluto. Cobal, que probablemente era el principal miembro de la facción, solo hizo preguntas obvias, excluyendo su primer comentario. Se sentía tonto preocuparse tanto.

 

Shin: “¿Hm? ¿No vamos en la dirección equivocada?”

 

Shin estaba reflexionando sobre la investigación, preguntándose si no había algo extraño. Al cabo de un rato, se dio cuenta de que el soldado los conducía hacia la parte posterior del castillo.

 

“No, esta es la dirección correcta. Cierta persona los está esperando.

Luxuria: “Oh my, ‘cierta persona’, de verdad...”

Hilamee: “Creo que es mejor quedarse callado por ahora...”

 

Ni siquiera Hilamee parecía saber quién estaba esperando. Si causaran una conmoción aquí y se revirtiera la conclusión de la investigación, sería un gran problema, por lo que el grupo de Shin simplemente siguió al soldado.

 

Incluso si la facción de exterminio esperara a que bajaran sus guardias para encargarse de todos juntos, Shin y los demás podrían repeler su emboscada.

 

Sin embargo, a pesar de sus sospechas, el grupo de Shin fue conducido a una habitación que no parecía tener ninguna trampa. Encontraron un magnífico sofá y una mesa, por lo que dedujeron que era una habitación que solía recibir a los invitados.

 

Esperándolos dentro de la habitación estaba Zear. Se veía igual que durante la comisión, un anciano caballero, pero ahora llevaba un baston en la mano derecha.

 

Zear: “Gracias por guiar a nuestros huéspedes aquí. Puedes irte.”

 

Zear hizo que el soldado se fuera, luego se volvió hacia el grupo de Shin.

 

Zear: “Primero, permítanme disculparme por haberlos convocado aquí sin previo aviso. Tenía que hablar con ustedes a toda costa”.

Shin: “Ah, no, no hay problema, pero...”

 

Shin golpeó a Hilamee con el codo para pedirle que respondiera. Se suponía que el líder del grupo era ella.

 

Zear: “¿Hay alguna duda sobre la comisión de investigación?”

Hilamee: “... bueno, sí, para ser honesta, esperábamos tener que discutir más”.

Zear: “La facción de exterminio, ¿cierto? Entiendo su punto yo mismo. Entiendo que la señora Luxuria sea desconfiada. Sin embargo, no tendría sentido trabajar en silencio durante tres años, como lo hizo ella. Sus habilidades le permiten controlar fácilmente a los demás después de todo. Incluso si elegimos exterminarla, muy pocos podrían enfrentarla. Los guerreros de élite de nuestro país podrían posiblemente enfrentarla en batalla, pero ¿cuántas bajas causarían? También crearía una brecha para que Codicia pudiera saliera ventajoso. Tanto en términos de poder de combate como de estrategia, una lucha innecesaria sería un movimiento muy pobre de nuestra parte”.

 

La facción de exterminio estaba inquietantemente tranquila porque, al parecer, se había trabajado antes de la investigación. Hilamee no había estado al tanto de este esfuerzo previo, ya que las cosas se habían hecho en secreto.

 

Zear: “Además, tuvimos a sir Cobal infiltrado en la facción de exterminio, pero él está de nuestro lado”.

Hilamee: “Ya veo.”

 

En lo que se refiere al rango, tanto Zear como Cobal eran duques. En la superficie, sin embargo, Zear parecía ser de un rango ligeramente más alto.

 

Shin: “¿Está bien decirnos algo tan importante?”

Zear: “Pensé que era mejor no ocultarte secretos. Esa charla sobre ser descendiente de un clan de cazadores de demonios fue una mentira, ¿no?”

 

Zear respondió la pregunta de Shin con una pregunta propia, con una expresión aguda en su rostro. Sus ojos mostraron que estaba seguro de que decía la verdad, o eso es lo que Shin sintió.

 

Shin miró a Hilamee, quien había percibido lo mismo y asintió con la cabeza a Shin.

 

Shin: “…en efecto. Es cierto que yo... no, voy a dejar de lado todas las pretensiones ahora. No soy miembro de un clan que caza diablos ni nada por el estilo. Sin embargo, es cierto que si Luxuria ataca, podría deshacerme de ella”.

Zear: “Sí, he oído hablar de tu fuerza. Hemos hecho nuestra propia investigación. Hoy te he visto con mis propios ojos, así que estoy completamente seguro. Sacudirme después de solo mirar a alguien... no me pasó desde que conocí a sir Shibaid, quien solía servir a un Humano Superior”.

 

Las cejas de Shin se elevaron ligeramente ante la inesperada mención de un nombre familiar.

 

El nivel de Zear es 255. No estaba claro si él era un Elegido o una persona normal, pero subir de nivel hasta el límite no podría haber sido fácil. Sin embargo, Zear lo logró, por lo que tenía que ser mucho más que el viejo noble que aparentaba. Shin también se había dado cuenta de que el bastón que sostenía ocultaba una espada en su interior.

 

Zear: “La fuerza varía mucho, incluso entre los Elegidos. Los llamados ex jugadores, gracias a su conocimiento, a menudo ganan incluso contra oponentes con estadísticas similares. ¿Podría usted ser como el señor Masakado y lady Hilamee?”

Hilamee: “¿Sabe de los jugadores, señor?”

Zear: “En mi juventud, hice muchos viajes. Gracias a eso, aprendí mucho más de lo que obtendría si me quedara en el país”.

 

Ex jugadores. Hilamee fue la primera en reaccionar a las palabras de Zear. No eran exactamente palabras secretas, por lo que no era tan difícil imaginar que la red de información de un noble pudiera captarlos. Muchos ex jugadores usaron con éxito los conocimientos que adquirieron en la era del juego, después de todo.

 

Shin: “¿Y si yo fuera?”

 

La reacción de Hilamee superó a Shin como un ex jugador. Shin le preguntó a Zear la razón detrás de su pregunta.

 

Zear: “Algunos ex jugadores no revelan toda la información que poseen para evitar ser conocidos como tales. Nuestro país, sin embargo, se encuentra actualmente en una situación difícil. Probablemente todos ustedes puedan lidiar con Codicia... pero como probablemente han escuchado, los monstruos que se reproducen en los alrededores han cambiado. Los informes dicen que los monstruos poderosos están aumentando. Codicia puede esclavizar a los monstruos, ¿cierto? Si tales monstruos nos atacan en grupos, ¿podríamos vencerlos? Incluso si lo hiciéramos, ¿cuántas bajas habría? Hay pocos Elegidos en nuestro país. No siempre estamos sujetos a tal peligro, a diferencia de Balmel, por lo que nuestros soldados están una o dos categorías más abajo que los de otros países”.

 

Shin había escuchado de Hilamee que las fuerzas armadas de Erkunt eran de un nivel decente, considerando el tamaño del país, pero eso era solo porque no había países hostiles cerca y los monstruos en los alrededores eran relativamente débiles. No eran lo suficientemente poderosos para lidiar con calamidades como Codicia.

 

Masakado también estuvo temporalmente ausente porque había ido a exterminar a un monstruo que los aventureros normales no podían manejar, como Hilamee había confirmado.

 

Zear: “Deseo su ayuda, por el bien de nuestro país, por el bien de nuestra gente”.

 

Zear entonces inclinó la cabeza.

 

Que un duque bajara la cabeza ante un mero aventurero, aun cuando fuera de grado A, pero sin ningún título, era insondable en la sociedad noble. Shin también sabía eso.

 

La asistencia de Shin y su grupo era indispensable. Zear tenía suficiente información para entender eso. Al mismo tiempo, los peligros y el riesgo de amenazar al país fueron suficientes para que bajara la cabeza sin dudarlo.

 

Shin: “No tengo la intención de simplemente irme así sin más, ya que planeo destruir a Codicia. Ah, déjame decirte de antemano, los artículos que prestaremos seguirán siendo nuestros, ¿de acuerdo?”

Zear: “Hah, hablas como si la victoria fuera cierta. Teniendo en cuenta la obediencia de la señora Luxuria, supongo que tienes tanto en ti”.

 

Shin esperaba que le dijeran que era demasiado temprano para decir eso, pero inesperadamente Zear solo mostró una sonrisa irónica. Seguramente sabía que Luxuria era un demonio, pero desde la comisión siguió refiriéndose a ella como “dama”.

 

Luxuria: “Puede que sea extraño para mí decirlo, pero en una pelea entre Codicia y mi maestro, mi maestro tiene pocas posibilidades de perder. Como demonio, te lo garantizo”.

Shin: “Dudo que pueda terminar con él sin dejar que cause ningún daño. Por cierto, ya no necesitas llamarme así”.

 

Habían decidido que Luxuria llamaría “maestro” a Shin para demostrar que ella estaba bajo su control. Ahora que había dejado caer su fachada como cazador de demonios, no había necesidad de continuar.

 

Luxuria no lo cambió, sin embargo.

 

Luxuria: “A los hombres les gustan este tipo de cosas, ¿no? ¿Quieres que te sirva más?”

Shin: “Este no es el momento adecuado. En absoluto.”

 

Luxuria se asomó más cerca de Shin, y él respondió cubriéndole la cara con la mano.

 

Zear: “Hmm, eres realmente diferente de los demonios mencionados en las leyendas”.

Luxuria: “Simplemente actuamos por instinto, como los animales. En la actualidad, poseemos suficiente intelecto para rivalizar con personas como tú. Es por eso que podemos coexistir. Sin embargo, debido a tal intelecto, también podemos usar métodos distintos a la fuerza bruta”.

 

Enviando sirvientes por Luxuria, liberando monstruos en la mazmorra. Tales cosas no pasaron en la era del juego.

 

Zear: “Así que incluso entre las personas, algunos están fascinados por los demonios y deciden cooperar con ellos...”

Luxuria: “Creo que ya está sucediendo. Codicia estimula los deseos de la gente, por lo que los comerciantes son los más propensos, por ejemplo. Incluso si los demonios no hacemos nada, la gente ya actúa según sus deseos, ¿no es así?”

Zear: “Me duele que no pueda negar eso. No importa la época, el dinero y el poder corrompen a las personas”.

 

Zear probablemente tenía a alguien en mente, mientras fruncía el ceño.

 

Shin: “No tiene sentido ser negativo, hablemos de qué hacer a continuación. Ah, pero necesito decir algo primero”.

Zear: “¿Qué sería eso?”

Shin: “Luxuria seguramente puede ser un activo en la batalla, pero no recomiendo que ella pelee directamente contra Codicia. Cuando un diablo de los pecados mortales derrota a otro, el ganador absorbe al perdedor y crece. Esto incluye también a Luxuria. No creo que sea demasiado probable, pero nuestro enemigo es un demonio, podría usar tácticas que no esperamos. Así que propongo que Luxuria actúe como cebo, y cuando Codicia haga su aparición, debería centrarse en la defensa”.

Zear: “Hmm ya veo. Si lady Luxuria se vuelve demasiado fuerte, después de que se resuelva esta conmoción, pueden surgir otros problemas, ¿no es así?”

Luxuria: “Si absorbo el poder de Codicia, mi personalidad podría terminar cambiando. Definitivamente tenemos mala afinidad. Así que agradecería que alguien más diera el golpe final”.

 

Luxuria habló mientras bajaba los hombros. Su yo actual probablemente tenía mala afinidad con los demonios agresivos.

 

Zear: “Escuchemos también un juicio sobre este tema”.

 

Zear luego miró hacia un rincón de la habitación, aunque no había nada más que la pared allí.

 

Shin, sin embargo, podía ver la silueta de las personas de pie más allá de la pared.

 

Un hombre con ropa lujosa y una corona, la imagen misma de un rey y un chico muy joven. Con ellos también había tres hombres y una mujer, todos con armadura.

 

—–Fagall Ent Nivel 213 Caballero Santo

—–Sherlene Ragass Nivel 238 Caballero Santo

 

Entre las siluetas blindadas, Shin estaba particularmente interesado en estos dos. El más joven entre los caballeros masculinos y la mujer. El joven se llamaba Fagall, la mujer Sherlene.

 

Fagall tenía aproximadamente 170 cemel de altura. Tenía el cabello rubio bien cuidado y los ojos azules rebosantes de confianza.

 

Sherlene, por otro lado, era un poco más alta que Fagall, con el cabello bien cuidado también, atado en una cola de caballo lateral.

 

Sus rasgos eran hermosos y su postura erguida. Si no estuviera usando una armadura, uno pensaría que era una modelo. Su mirada aguda la hacía parecer fría, pero, a diferencia del ligeramente nervioso Fagall, no parecía demasiado tensa.

 

La pared se abrió, dejando que el grupo esperara más allá. Fagall y Sherlene estaban de pie a cada lado de la persona que parecía un rey, listos para protegerlo a él y al niño príncipe si fuera necesario.

 

“Soy el rey del reino de Erkunt, Kreunzeit Fow Erkunt. He escuchado su conversación desde la otra habitación. Yo también participaré en ello a partir de ahora”.

 

Tal como Shin adivinó, el hombre con la corona era el rey de Erkunt. Era rubio con ojos azules, bastante delgado pero con una mirada feroz en sus ojos.

 

El chico a su lado, el príncipe, echó un vistazo a Schnee después de entrar en la habitación y estaba medio fascinado. Incluso después de que Shin y los demás fueron presentados, sus ojos estaban pegados a Schnee. Cuando Zear lo llamó, volvió a sus sentidos y se presentó.

 

“Mi nombre es Hawgilear Fow Erkunt. Todavía soy joven, pero por favor permítame unirme también”.

Hilamee: “Permítame hablar como representante de nuestro grupo. Mi nombre es Hilamee Hirasato. Ofrecemos nuestra humilde fuerza y ​​habilidades a Su Majestad el Rey”.

 

El rey asintió en respuesta al saludo de Hilamee, pero el príncipe Hawgilear seguía mirando a Schnee.

 

Zear presentó a los otros miembros del grupo del rey, pero entre los caballeros blindados, solo se presentaron a Fagall y Sherlene: los otros dos permanecieron sin nombre. A pesar de haber entrado en la habitación con el resto del grupo, permanecieron de pie contra la pared.

 

Zear, en cambio, mencionó información más interesante: Fagall y Shirlene poseían el título de “Héroe”.

 

“Héroe”, el título que también posee Eline, quien secuestró a la huérfana Millie y trató de ofrecerla como sacrificio. El título en sí no tenía una connotación negativa, pero debido a esa experiencia pasada, Shin no lo vio de manera positiva.

 

Kreunzeit: “Así que tú eres el diablo de la lujuria. Ya veo, aparte de tu obvia belleza, posees cierto encanto sensual. Seguramente podrías hacer que los hombres cumplan tus órdenes, incluso sin usar ninguna habilidad”.

Luxuria: “Oh my, ciertamente sabes tu camino con los elogios. ¿Podría estar interesado en ponerme a prueba?”

 

Mientras Shin intentaba entender la situación, la conversación tomó un giro problemático rápidamente. Sin embargo, el rey Kreunzeit rechazó claramente la propuesta de Luxuria.

 

Kreunzeit: “Una propuesta muy encantadora, pero me temo que la rechazaré. La reina se pondría celosa”.

 

Zear y Sherlene se estremecieron visiblemente ante el rey y el intercambio demasiado casual. Shin también compartió sus sentimientos.

 

Kreunzeit: “Luxuria, seamos serios ahora”.

Luxuria: “Oh, el muy rumoreado rey puede reconocer tal broma”.

Kreunzeit: “Debo decir que esos rumores son intrigantes... pero creo que este no es el momento para bromear. ¿Cómo planeas oponerte al diablo de la codicia?”

 

El rey Kreunzeit entró suavemente en la conversación. Sus modales casuales anteriores desaparecieron, mientras una fuerte aura de autoridad llenaba la habitación.

 

No era como la presión o la intención de matar que emanaba al luchar, sino el tipo de aura que te hacía querer arrodillarte en reverencia.

 

Shin: “Luxuria puede detectar a Codicia por sí misma, por lo que si alguna vez se acerca podemos saberlo. Le he proporcionado herramientas para que se ponga en contacto conmigo tan pronto como ella detecte su presencia. Hasta que él haga un movimiento, Yuki y yo inspeccionaremos los alrededores de Erkunt. Los monstruos que se reproducen son claramente diferentes de lo normal, por lo que debe haber algo que lo cause; encontraremos ese algo y lo destruiremos, para reducir los peones de Codicia tanto como sea posible, limitando así el daño potencial y las víctimas”.

Kreunzeit: “¿Qué pasa con el castillo? He oído que el diablo tiene aliados entre la gente”.

Shin: “Eso cae sobre los hombros de los soldados, me temo. En el caso de que no sean manipulados, sino que colaboren con el diablo con su propia voluntad, sería difícil para nosotros los recién llegados en Erkunt detectar cualquier comportamiento no natural”.

 

Ni siquiera Shin podía hacer todo por sí mismo. Los monstruos eran cosa fácil y solo necesitaban ser derrotados, pero con la gente las cosas no estaban tan secas. Un paso en falso y el propio Shin podría acabar convirtiéndose en un criminal.

 

Kreunzeit: “De hecho, tienes razón. Este es nuestro país, no sería digno del título de rey si confiara todo a un forastero. Sir Zear, te dejo el tema del castillo”.

Shin: “Nos moveremos por nuestra cuenta como una especie de unidad móvil. Incluso si nos unimos al ejército, sería más difícil avanzar juntos”.

Kreunzeit: “Eso es inevitable. Hay demasiada brecha entre los Elegidos y las personas normales”.

 

Las cosas avanzaban mucho más suavemente de lo que Shin había imaginado.

 

Hacer que los Elegidos actuaran solo entre ellos era una táctica básica: esto sucedía en todos los países, para evitar que los soldados normales se involucraran en batallas entre Elegidos.

 

Una vez que se enteraron de que se avecinaba Codicia, el ejército comenzó a patrullar las áreas que rodeaban el reino con mayor frecuencia y también comenzó un entrenamiento especializado. Planeaban concentrarse en ganar tiempo, dejando el exterminio del enemigo a los héroes.

 

La estrategia en sí misma no cambiaría mucho, excluyendo la mano de obra agregada de Shin y Schnee. Por lo tanto, no había necesidad de reuniones de estrategia detalladas.

 

Después de que decidieron cómo comunicarse y Shin proporcionó todos los objetos necesarios, la reunión parecía haber terminado: justo en ese momento, uno de los caballeros que estaba cerca de la pared susurró algo al oído de Zear.

 

Zear asintió y dijo que dejara pasar a la persona.

 

Shin: “¿Quién viene?”

Zear: “El capitán de los caballeros reales, a quien le había pedido que mantuviera ocupados a nuestros inútiles nobles. Es un leal vasallo que ha luchado codo con codo con Su Majestad. No posee ningún título, pero su destreza en la batalla supera incluso a los héroes”.

Shin: “Eso es bastante impresionante”.

 

Shin estaba realmente impresionado con las fuerzas que el reino podía reunir. Dos héroes serían más que suficientes para que los países circundantes desconfiaran de ellos, pero escondían una carta de triunfo aún mayor.

 

Mientras Erkunt albergaba el instituto, la presencia de los Elegidos era aparentemente más una fuente de alivio que de preocupación.

 

La puerta que había usado el grupo del rey Kreunzeit se abrió de nuevo, dejando a un hombre vestido con una robusta armadura de color plomo en el interior. Su cabello gris estaba atado detrás de su cabeza, ojos negros y soñolientos detrás de un par de lentes afilados. En lo que se refiere a la apariencia, no era muy caballeresco.

 

Bolsas que crecían como escamas bajo sus ojos, especialmente daban una impresión extraña.

 

“Me disculpo por la espera. ¿Estas son las personas en cuestión?”

Zear: “Sí, declararon con confianza que pueden cazar al demonio. Compañeros muy confiables, permítanme presentarles. Este hombre es Namsaar Argain. Puede parecer sombrío, pero te aseguro que es muy capaz”.

Namsaar: “Sé que me veo así, pero no había necesidad de señalarlo. Más importante aún, sé que los héroes y sir Zear también están aquí, ¿pero presentarse personalmente ante un demonio? ¿En qué estabas pensando, rey?”

 

Namsaar habló sin una pulgada de moderación al rey Kreunzeit. Su expresión sugirió que lo que realmente quería decir sería “¿qué demonios te sucede?”

 

Sus ojos mirando al grupo de Shin estaban llenos de sospecha.

 

Namsaar: “Un clan de cazadores de demonios, ¿eh? Nunca he oído hablar de tales personas. Me siento aliviado de que, al menos, no parece que esté encantado”.

Kreunzeit: “Sir Argain, los héroes también están aquí. ¿Podrías tener algo de confianza?”

Namsaar: “La tengo. Pero como líder de la guardia real, es bastante molesto no estar presente desde el principio en casos como este. Nadie sabe cuándo podría ocurrir algo inesperado”.

 

Namsaar miraba hacia Luxuria. No estaba claro si él sabía que se suponía que ella estaba bajo el control de Shin, pero él estaba muy preocupado por ella.

 

Zear: “Vamos a hablar de eso más tarde. Tenemos que discutir nuestras contramedidas contra Codicia primero”.

 

Zear explicaria a Namsaar en un momento diferente. Cuando escuchó que la estrategia general no cambiaría mucho y el grupo de Shin se movería de forma independiente como una unidad móvil, Namsaar dio un pequeño asentimiento.

 

Namsaar: “Ya veo, no hay necesidad de que diga nada entonces. El hecho de que los aventureros se unan al ejército de repente solo haría que sea más difícil moverse en grupo. Lo que me preocupa es si estas personas pueden ser útiles o no”.

 

La oración final cambió completamente la atmósfera de la habitación. Hilamee miró a Namsaar, mientras Luxuria parecía impresionada por su audacia.

 

Shin, por otro lado, estuvo de acuerdo en que tal preocupación sería natural. Incluso si Namsaar conocía los logros de Shin, derrotando grandes cantidades de monstruos en Balmel, un demonio de los pecados mortales era un oponente muy superior.

 

Namsaar parecía respetar a Shin por el hecho de que Luxuria realmente no estaba usando habilidades mentales y podía hablar normalmente, pero aparentemente veía la destreza real de la batalla de Shin como algo completamente distinto.

 

En tal situación, solo Schnee tenía la misma expresión que antes.

 

Shin: (Uh oh, ella se está irritando...)

 

El rey Kreunzeit y su grupo, Hilamee, Luxuria, nadie parecía haberlo notado, pero Shin podía decir que el estado de ánimo de Schnee se estaba poniendo mal muy rápidamente.

 

Su atmósfera no lo mostraba, ni su expresión, pero Shin podía decirlo claramente.

 

Zear: “Namsaar, trata de elegir tus palabras cuidadosamente. ¿No sientes nada?”

Namsaar: “Puedo decir que este hombre es capaz, pero solo usted y yo, señor Zear, podemos. Muchos no lo aceptarían”.

 

Namsaar respondió a la advertencia de Zear sin pestañear. Shin pudo entender su argumento, así que no dijo nada a cambio.

 

Zear: “Mis disculpas, señor Shin. Este hombre es el líder de la Guardia Real, y como tal no ve este asunto demasiado favorablemente”.

Shin: “No, es difícil creer que un solo hombre pueda derrotar a un demonio, así que no me importa en absoluto. Sin embargo, sería problemático para nosotros no confiar en nosotros. ¿Debo probar mi destreza real de alguna manera?”

Namsaar: “Ten un combate con Fagall entonces”.

 

Shin esperaba que Namsaar dijera que lo confirmaría personalmente, pero en cambio señaló a uno de los héroes.

 

Fagall: “Espere, ¿por qué... por qué debería ser yo quien se enfrente a sir Shin, capitán? Si tiene dudas sobre sus habilidades, señor Namsaar, ¿por qué no lo contrata usted mismo?”

Namsaar: “¿No te estás quejando siempre de que no tienes suficientes oportunidades para un duelo? Si realmente es tan fuerte como afirma, será un oponente digno. ¿Incluso podría aplastarte fácilmente, creo?”

 

Fagall estaba a punto de quejarse, pero Namsaar respondió claramente. Probablemente irritado por el hecho de que se esperaba que perdiera, Fagall se estremeció.

 

Fagall: “Voy a perder, ¿dices?”

Namsaar: “Eso es justo lo que siento. Que algún aventurero errante desarraigado salve a nuestro país en su momento de necesidad, confiarle la derrota del demonio... podría ser inevitable, pero como uno de los defensores de este país, ¿no es patético? Muestra a sir Shin aquí el valor de los héroes de nuestro país”.

 

A pesar del largo discurso de Namsaar, lo que le estaba ordenando a Fagall era que comprobara qué tan fuerte era Shin.

 

Fagall: “…jaja. Entendido. Sir Shin, me disculpo por la súbita solicitud, pero ¿aceptaría mi desafío a un duelo?”

 

Fagall suspiró, luego desafió formalmente a Shin. Su expresión mostraba que se disculpaba, pero también parecía interesado. Parecía ser cierto que no estaba satisfecho y frustrado con el entrenamiento regular. Si Shin fuera realmente tan fuerte como decía, podría luchar hasta estar satisfecho.

 

Namsaar probablemente eligió a Fagall para permitirle liberar tales frustraciones.

 

Shin: “Si, entendido. ¿Lo hacemos de inmediato?”

 

La discusión había terminado. Lo que quedaba era reunirse con soldados y oficiales y darles instrucciones detalladas, por lo que mantener el duelo en ese momento y no había ningún problema.

 

Fagall: “Eso está bien conmigo, pero...”

 

Fagall se volvió hacia el rey Kreunzeit.

 

Kreunzeit: “Eso está bien. Yo también deseaba presenciar su destreza en la batalla. Te autorizo ​​ utilizar los campos de entrenamiento del ejército real. Espero una pelea a lo grande”.

Sin: “¿Su majestad?”

Kreunzeit: “Incluso si nuestros héroes hablan de usted, señor Shin, hay quienes todavía no pueden creer. Sin embargo, si muchos soldados presenciaron cómo luchas, tendrán que creer. Tenemos que hacer que aprendan que es simplemente natural confiarte la importante tarea de vencer al diablo”.

Shin: “Muy bien, entendido”.

 

Enfrentar a un diablo sería la tarea de los héroes, los guerreros más poderosos de Erkunt. Los que sabían de los demonios seguramente lo pensarían. Cambiar eso requería una razón muy sólida.

 

Todavía había quienes no sabían sobre Shin y sus logros. El duelo también fue necesario para convencerlos.

 

Sin embargo, al observar la actitud de Namsaar, Shin no pudo evitar sospechar que él planeaba hacer que se destacara y, si todo iba bien, usarlo como cebo.

 

Shin: “Supongo que tengo que hacerlo con gran estilo entonces”.

 

Shin pensó que ya no había necesidad real de ocultar sus verdaderas habilidades, ya que este susurro escapó de sus labios. Ya se sabía por todas partes cómo había realizado increíbles hazañas, fuera de su control, por lo que se rindió en contenerse.

 

Shin siguió a los soldados y al grupo del rey Kreunzeit fuera de la habitación.

 

Al escuchar sus murmullos, Hilamee estaba preocupada de que el héroe pudiera morir, pero Shin no lo notó.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Shin siguió al grupo del rey Kreunzeit a un campo de entrenamiento, un área cuadrada de unos 200 m de ancho, donde muchos soldados luchaban con espadas de madera y escudos.

 

“¿S- su Majestad?”

 

Los soldados cerca de la entrada reaccionaron ruidosamente cuando vieron al rey. Al escuchar esto, los otros soldados también dejaron de entrenar y se mantuvieron en atención.

 

Kreunzeit: “Debo hablar con quien esté a cargo. ¿Alguien puede ir a llamarlo?

“¡Sí! ¡Su Majestad! ¡Por favor, espere un momento!”

Fagall: “¡Los otros pueden reanudar el entrenamiento! ¡No se exijan demasiado, solo porque el rey está mirando!”

 

Fagall gritó una orden a los soldados, que todavía estaban de pie y saludando. Sin embargo, su entrenamiento parecía mucho más intenso que antes.

 

Fagall: “Hah, desearía que siempre fueran tan entusiastas... bueno, señor Shin. ¿Qué haremos con las armas? Usar nuestro entrenamiento con espadas de madera haría difícil el duelo, supongo”.

Shin: “Te prestaré las armas que usamos para la práctica. Incluso si los balanceas a plena potencia, apenas causan ningún daño”.

Fagall: “¿Algo así existe? ¿Puedo echar un vistazo?

Shin: “Por favor, hazlo.”

 

Shin escuchó que el equipo principal de Fagall eran espadas gemelas rectas, por lo que le entregó dos de sus armas de “Esponja”, que tenían hojas más cortas que la “Hoja de Esponja”, similares a las armas que Fagall usaba.

 

Fagall: “Impresionante... incluso si enfoco mi fuerza, no hay daño”.

 

Fagall intentó cortar con una “Daga de esponja” en la pared de entrenamiento, pero al ver que ni siquiera estaba rayada, expresó su sorpresa.

 

Shin: “Con estas armas, no hay riesgo de dañar a otros, por lo que no habrá ningún efecto en las próximas batallas. El encantamiento no letal también afecta a la magia: la parte de la hoja puede desviar hechizos”.

Fagall: “Impresionante. Saber que podemos hacer todo lo posible en este duelo no es malo en lo más mínimo”.

 

Mientras hablaba, Fagall probó unos cuantos swings de práctica. Su forma elegante y fluida lo hacía ver como si estuviera bailando: sus movimientos eran claramente diferentes a los Elegidos que solo confiaban en sus atributos físicos.

 

Namsaar: “No tenemos mucho tiempo, por lo que ustedes dos deberían venir aquí rápidamente”.

 

Mientras Shin y Fagall hablaban, Namsaar estaba explicando la situación a la persona a cargo de los campos de entrenamiento.

 

El duelo se celebraría en el centro de los terrenos: todos los soldados podrían ser testigos de ello, pero considerando el objetivo, ese era un resultado obvio.

 

Después de enterarse de que no solo el rey y el líder de los caballeros, sino también los héroes estaban presentes, toda la atención de los soldados de entrenamiento se centró en ellos, esperando que algo comenzara. El ambiente era muy diferente de los ruidosos intercambios y gritos de momentos anteriores.

 

Hilamee: “Shin, te lo ruego, te lo suplico, ¡por favor ten cuidado!”

Shin: “¿Qué te preocupa? Usaremos armas de esponja, no hay forma de que lo mate de un solo golpe”.

Hilamee: “Bueno, eres tú, después de todo... apuesto a que podrías hacer eso incluso con un arma de esponja...”

Shin: “Eso es ridículo, la verdad. Incluso si pudiera, no hay manera de que lo haga”.

 

Si eliminara sus limitadores, no sería imposible, pensó Shin; sin embargo, el propósito de este duelo era mostrar su fuerza, de ninguna manera era un duelo a muerte.

 

Más bien, si terminara matando a un héroe, tendría un impacto negativo tanto en la batalla contra la avaricia como en las actividades futuras de Shin.

 

Fagall: “Están hablando como si mi derrota fuera inevitable, otra vez”.

 

Shin, desanimado por la advertencia de Hilamee, escuchó el murmullo de Fagall. Solo estaba susurrando, pero la audiencia de Shin podía captarlo.

 

Sherlene, tal vez porque estaba hablando con una heroína como ella, usaba un tono sencillo.

 

Sherlene: “Parece que les preocupa más que él no se vaya por la borda, en cambio. Lady Hilamee debería saber qué tan fuerte eres, Fagall: si ella habla así, Sir Shin debe ser así de fuerte. Tampoco puedo decir lo poderoso que es. ¿Por qué no sigues y le das todo lo que tienes?”

 

Ser subestimado no fue suficiente para perder la calma, pero seguramente no fue agradable. Esto era lo que parecía pensar Fagall, así que Sherlene le dio un consejo.

 

Ella no habló abiertamente, debido a la presencia del rey Kreunzeit y Zear, pero Sherlene seguía desconfiando de Shin y Schnee.

 

Sus instintos, afinados en muchas batallas, le dijeron que Shin y su subordinado, Yuki, eran realmente fuertes. Luxuria, siendo un demonio, era obviamente poderosa, pero el poder que Sherlene sentía era definitivamente diferente al de Shin y Schnee.

 

Fagall: “Estoy planeando hacer que él muestre la fuerza que supuestamente supera incluso a los demonios. Con estas armas, puedo hacer todo lo posible, después de todo. Sherlene, ¿qué piensas de sir Shin?”

Sherlene: “... No puedo decirlo. Sin embargo, mi instinto me dice que desconfíe más de él que de lady Luxuria”.

Fagall: “Si usted lo dice, deben ser muy hábiles. Tengo el mismo sentimiento tanto de sir Shin como de lady Yuki. Mientras sir Shin pierde en poder mágico, pensé que la señora Yuki era más poderosa”.

 

El control de poder mágico de Shin había mejorado, pero Schnee todavía estaba muy por encima de él en ese aspecto.

 

Después de todo, todo dependía de la experiencia, la prueba y el error, y del tiempo empleado en entrenarlo.

 

Sin embargo, en términos de poder mágico y cantidad de MP, Shin era abrumadoramente superior, por lo que su poder mágico era mucho más difícil de controlar que el de Schnee. Si tuviera una cantidad promedio de MP de jugador, Fagall probablemente los habría visto como iguales.

 

Namsaar: “No tenemos mucho tiempo. ¿Están los dos listos?”

Shin: “Yo estoy.”

Fagall: “Yo también.”

Shin: “Yuki, la barrera, por favor.”

Schnee: “Entendido.”

 

Los soldados de entrenamiento fueron informados de que pronto comenzaría el duelo, por lo que se retiraron a un lugar seguro. Ante ellos, apareció una pared azul semitransparente. El muro se generó a lo largo de los propios muros del campo de entrenamiento, dejando solo a Shin y Fagall dentro.

 

Shin: “No habrá necesidad de preocuparse por hechizos de esta manera”.

Fagall: “Dios, sabía que no eran personas comunes, pero una barrera como esta requeriría a todos nuestros especialistas, e incluso entonces no estoy seguro de sí podrían manejarlo o no. Con esto, sin embargo, podríamos sellar al demonio y combatirlo. ¿Estaba realmente bien mostrarlo aquí?”

Shin: “No es un problema. Los demonios heredan los recuerdos de batallas pasadas, así que creo que ya lo saben. Bloquear rutas de escape con barreras es una táctica común, he matado a muchos de ellos con ella”.

Fagall: “Ya veo, así que es una estrategia que básicamente se espera que utilicemos”.

 

Hubo monstruos que intentaron huir cuando estaban en desventaja. Algunos demonios también pertenecían a esta categoría: los jugadores intentaron varios métodos para no dejarlos huir, como infligir dolencias de estado para limitar sus movimientos y bloquear sus rutas de escape con barreras.

 

A juzgar por lo que dijo Luxuria, recordaba claramente los acontecimientos pasados. Por lo tanto, era fácil imaginar que los demonios también se acordarían de tales tácticas.

 

Fagall: “Si sabes cómo pelean, te agradecería que me lo dijeras también. ¿Podrías dedicar algo de tiempo después?”

Shin: “Sí, tienes mi cooperación”.

 

Shin y Fagall terminaron de hablar y se dirigieron al centro del terreno. No había nada más que hacer ahora: los dos crearon silenciosamente cierta distancia entre ellos y empuñaban sus armas.

 

Shin sostuvo una espada de esponja con ambas manos, sosteniéndola verticalmente delante de él.

 

Fagall tenía una daga de esponja en cada mano, apuntando hacia abajo, con su brazo izquierdo delante y la derecha detrás.

 

Namsaar: “¡¡Comiencen!!”

 

Namsaar se aseguró de que habían tomado su postura, luego dio la señal para comenzar.

 

Tan pronto como lo hizo, Shin rápidamente se acercó a Fagall, lo suficientemente rápido como para que una persona promedio no pudiera seguirlo. El Elegido y héroe, Fagall, sin embargo, pudo reaccionar: dio un paso atrás para evitar el swing de la hoja de esponja, luego pateó el suelo para pasar a la ofensiva.

 

Shin se detuvo un momento, luego aceleró de nuevo. La espada de esponja y la daga de esponja se enfrentaron y fueron rechazados.

 

Shin y Fagall no lucharon contra el impacto y se deslizaron hacia la derecha, creando una vez más la distancia entre ellos. Su velocidad, sin embargo, no se redujo.

 

En el campo de entrenamiento, aquellos que lograron atrapar este intercambio tan rápido como un rayo fueron solo Schnee, Hilamee, Luxuria, Sherlene y Namsaar. Los movimientos de Shin y su oponente eran claros para ellos, pero los caballeros y los soldados normales no podían mantener su velocidad.

 

Basándose en la velocidad de reacción de Fagall y la sensación de que sus armas chocaban, Shin más o menos captó sus estadísticas. Lo había hecho para averiguar qué tipo de equipo anti-demonio le debía dar, por lo que no necesitaba saber las estadísticas exactas de Fagall.

 

Bloqueó la “daga de esponja” de Fagall, que había intentado otro golpe directo, y le devolvió el golpe.

 

Shin estaba actualmente encadenado por el nivel 2 de [LIMIT]. La fuerza de Fagall, incluso si era impulsada por la aceleración, no era suficiente para romper la defensa de Shin.

 

Fagall: “Como se esperaba alguien que puede manejar un arma pesada como esa... no podré hacerte retroceder, eh”.

Shin: “Es demasiado pronto para decir que he demostrado mi poder”.

 

Los ataques de Fagall fueron terriblemente ligeros para Shin. Su estilo de combate y su velocidad eran excelentes, pero carecía de fuerza, o al menos eso Shin estaba a punto de concluir.

 

Fagall, sin embargo, es un Elegido bendecido por el título de Héroe. Tenía que ser capaz de más. Shin siguió parando los ataques de Fagall con su espada de esponja, uno tras otro.

 

A primera vista, parecía que Fagall estaba desatando un aluvión interminable de ataques; Su expresión, sin embargo, era sombría.

 

Todavía no estaba usando todo su poder, pero sus armas no avanzaban ni un centímetro. No era como si Shin no pudiera moverse de su lugar, simplemente no lo hizo. Estaban peleando solo con armas, pero Shin todavía estaba muy inmutable.

 

Fagall: “Que duro... siento que estoy luchando contra un bloque de Orichalcum”.

Shin: “Tengo que mostrar lo que puedo hacer, o la gente no estará convencida”.

Fagall: “Ya veo... será mejor que me asegure de que la gente no piense que me estoy conteniendo, ¡entonces!”

 

Cuando Fagall pronunció estas palabras, su cuerpo comenzó a brillar de color dorado.

 

La luz que envolvía completamente su cuerpo era una clara señal de un impulso físico debido a su título y habilidades. Además, las armas de Fagall comenzaron a emitir un brillo negro.

 

Basándose en sus experiencias de pelea uno contra uno, Shin supuso que había usado una habilidad de combinación elemental de la Oscuridad.

 

Fagall: “¡Aquí voy!”

 

El suelo estalló bajo los pies de Fagall. Corrió alrededor de Shin con patrones irregulares, mucho más rápido que antes.

 

La oscuridad que envolvía sus espadas dejaba un rastro: para los ojos de los espectadores, parecía que las luces doradas y negras brillaban alrededor de Shin.

 

Shin no se movió, esperando el próximo movimiento de Fagall. Este último fingió acercarse a él unas cuantas veces, luego se movió detrás de la espalda de Shin y cambió bruscamente de dirección.

 

El giro rápido de Fagall fue de casi 90 grados, pero Shin lo había predicho y reaccionó con calma: usó su pierna izquierda como un pivote y giró, luego bloqueó el golpe de Fagall con su espada de esponja.

 

Shin: “Bastante pesado”.

 

La presión sobre la espada de esponja fue mucho mayor que los ataques anteriores de Fagall. La fuerza del brazo de Shin y la espada de esponja podrían resistirlo fácilmente, pero el suelo no podría.

 

En un diámetro de 20 mel alrededor de Shin, el suelo se erosionó y tomo la forma de un jarrón.

 

La habilidad que Fagall usó fue la habilidad combinada de Espada y Oscuridad [Edge Gravity], fue una habilidad que redujo su poder a la mitad cuando se usa hacia arriba y se duplica cuando se usa hacia abajo.

 

Influir en el oponente con velocidad y dar un solo golpe poderoso, compensando las brechas estadísticas a través de habilidades, era una estrategia nostálgica para Shin.

 

Combinando habilidades como [Edge Gravity], que aumenta su poder en condiciones específicas, y el impulso físico fue una táctica que Shin usaba a menudo en sus días de jugador.

 

Fagall: “Ni siquiera te inmutaste... sin embargo, no veo que es tan gracioso”.

Shin: “Lo siento, ha pasado un tiempo desde la última vez que vi algo así, así que comencé a disfrutarlo”.

 

Shin se disculpó con Fagall por sonreír inconscientemente. Este duelo sirvió para mostrar su fuerza real: no sería apropiado que pareciera que estaba mirando a Fagall.

 

Shin: “Es mi turno, entonces.”

Fagall: “¿Qué?”

 

Shin forzó a la espada de esponja presionándola hacia el suelo. Por lo general, se deslizarían hacia la derecha o hacia la izquierda, liberados de las cadenas de la gravedad, pero, dentro del mismo movimiento, Shin también derribó a Fagall.

 

Fagall: “¡¡Qué poder tan ridículo!!”

Shin: “¡Lo tomaré como un cumplido!”

 

Shin pateó el suelo y saltó.

 

Fagall se recuperó y ahora estaba de pie en el borde del área en forma de jarrón, donde el suelo no se había derrumbado. Shin había saltado en diagonal sobre Fagall, como para saltar sobre él.

 

Fagall: “¿Tú mismo fuiste en el aire?”

 

El brillo negro que envolvía las armas de Fagall se tornó rojo: Fagall agitó sus dos dagas dos veces. Cada vez que dibujaban un arco en el aire, llamas en forma de media luna atacaban a Shin.

 

La cantidad de cortes inclinados correspondió a las veces en que se balancearon las dagas: fue la habilidad combinada de Espada y Fuego, [Red Moon].

 

Shin podría haberlo evitado fácilmente usando la habilidad de tipo de Movimiento [Flying Shadow]. Fagall aparentemente era consciente de la existencia de esta habilidad, sin embargo: estaba tratando de adivinar la dirección a la que Shin volaría.

 

El número de cortes de llamas que podía lanzar [Red Moon] es de cuatro por arma. Fagall empuñó dos armas, por lo que le quedaban seis cortes, más que suficiente para apuntar a Shin mientras cambiaba las direcciones en el aire o aterrizó.

 

Además, Fagall tenía un [Ice Arrow], en caso de que [Red Moon] fallara. Las armas de Esponja también convirtieron los hechizos de magia en no letales, pero él estaba haciendo todo lo posible.

 

Fagall: “Ah, esto es muy divertido”.

 

Derribar a un oponente en el aire y hacer un ataque de seguimiento.

 

En la era del juego, Shin lo hacía todos los días. Gracias a las armas de esponja, Shin no tuvo que preocuparse por matar a su oponente, por lo que se sentía bastante despreocupado.

 

Sin embargo, un duelo seguía siendo un duelo. Shin sintió un poco de pena por Fagall, pero decidió aplastar sus predicciones directamente.

 

Saltar sin ninguna preparación era simplemente pedir ser el objetivo. Era natural pensar que un jugador avanzado tendría algo bajo la manga.

 

Sin preocuparse por las hojas de fuego de [Red Moon] Shin, Shin balanceo su espada de esponja en el aire.

 

Su espada estaba envuelta en un brillo rojo, al igual que las dagas de Fagall. Lanzó ataques de fuego, tal como había hecho Fagall, pero su tamaño y poder era mucho mayores.

 

Fagall: “¿¡Que!?”

 

Los cortes de Fagall tenían aproximadamente un mel de ancho: en comparación, Shin lanzó cortes de fuego gigantes que se extendían hasta tres mel cada uno.

 

Los cortes de Fagall fueron fácilmente barridos, ya que los ataques de Shin volaron directamente hacia la posición de Fagall.

 

Fagall renunció a cancelar los cortes de Shin con los suyos cuando vio cómo desaparecían, luego evadió su trayectoria.

 

Unos segundos más tarde, los cortes rojos golpearon la ubicación en la que se encontraba Fagall. El terreno endurecido fue cortado por profundas y escaras carmesí, seguidas por una gran explosión de llamas.

 

Shin no comprobó las consecuencias de su ataque, moviéndose a gran velocidad hacia Fagall.

 

Fagall: “¡Kh!”

 

El salto de Shin fue mucho más rápido que el primero, por lo que Fagall no pudo reaccionar a tiempo. Sin tiempo para disparar cortes de fuego, bloqueó el ataque de Shin con sus dagas.

 

La ofensa y la defensa habían cambiado de lugar desde el inicio del duelo. Una gran diferencia, sin embargo, el ataque de Shin mando a volar a Fagall. Shin siguió con el siguiente ataque, así que Fagall lanzó la [Ice Arrow] que había mantenido lista.

 

Sin embargo, el efecto del hechizo se redujo a la mitad, ya que Shin ya estaba al lado del lanzador. Las flechas congeladas se convirtieron en copos de nieve, dejando rastros atrás.

 

Shin barrió los restos del hechizo y lanzó su arma hacia Fagall. El brillo [Red Moon] que quedaba en sus armas dibujó arcos entre los dos luchadores.

 

Un choque, dos choques, tres choques.

 

Fagall sostuvo sus dagas para defenderse de los ataques de Shin. Los sonidos ligeros y suaves de las armas de esponja hicieron eco a través de los campos de entrenamiento.

 

Si hubieran usado armas normales, el sonido de sus choques seguramente resonaría como un trueno. Esa es la cantidad de poder que los espectadores sintieron a través de la barrera.

 

Los dos combatientes no solo cruzaron espadas, sino que también lucharon con magia.

 

Los hechizos que perdían su marca a veces volaban hacia los espectadores, pero la barrera de Schnee los bloqueaba sin ceder.

 

Algunos de los soldados que observaban también practicaban la magia; mirando el nivel de la magia que se intercambió entre Shin y Fagall, se habían puesto pálidos como fantasmas.

 

Lo que más sorprendió a los espectadores, sin embargo, fue que el héroe Fagall estaba poco a poco pero seguramente en desventaja.

 

“No puedo creerlo...”

 

Alguien susurró un sentimiento compartido por la mayoría de los espectadores, excluyendo a los muy pocos que ya conocían su fuerza real.

 

Los héroes y el líder de los caballeros eran los guerreros más poderosos de Erkunt. En términos de estadísticas, Sherlene era más fuerte, pero el uso inteligente de las combinaciones de habilidades de Fagall lo puso en el mismo nivel.

 

¿Quién era exactamente la persona que actualmente dominaba a Fagall, entonces? Todos los ojos de los soldados estaban enfocados en Shin.

 

Shin: “¡Está bien, es hora de cambiar de marcha entonces!”

Fagall: “¿Qué…?”

 

La carga mental de tener que contenerse había desaparecido; La situación exigía que Shin mostrara cierto grado de fuerza. También se sintió seguro, gracias al equipo no letal en uso: Shin enfocó su agarre en la hoja de espada, en un grado cercano a la era del juego.

 

Shin se detuvo por un momento y el intercambio de golpes como de tormenta cesó. Se detuvo porque Shin estaba atacando y Fagall no hizo nada más que defender.

 

Fagall: “Ah...”

 

Fagall vio que Shin sostenía la espada de esponja sobre un hombro y un susurro escapó de sus labios.

 

La espada de esponja emitía ruidos de molienda. La misma hoja de esponja que ni siquiera se movió durante los enfrentamientos entre los Elegidos.

 

La experiencia y la habilidad de Fagall como héroe y elegido le permitieron estimar cuán poderoso fue el golpe que Shin estaba a punto de lanzar.

 

La espada de esponja, que no podía usarse para matar, apareció como una cuchilla muy afilada en los ojos de Fagall.

 

Shin; “-aquí voy.”

 

La espada que descansaba sobre el hombro de Shin se volvió borrosa.

 

El cuerpo de Fagall saltó hacia la dirección en la que se estaba balanceando la Hoja de esponja, antes de que pudiera siquiera pensar. Al mismo tiempo, agitó sus dagas con todas sus fuerzas. Antes de que pudiera decir lo que golpearon, su cuerpo estaba siendo arrastrado horizontalmente a través de los campos de entrenamiento.

 

Shin: “Aw... mierda...”

 

Mirando a Fagall siendo disparado como una bala, Shin soltó un murmullo de preocupación. Se dio cuenta, demasiado tarde, de que se había sobrepasado.

 

Para empeorar las cosas, la barrera erigida en la dirección hacia la que Fagall voló con gran estruendo, tenía grietas como la tela de araña corriendo a través de ella.

 

Fagall no había recibido el ataque de frente, pero el poder concentrado en la “Hoja de esponja” de Shin no desaparecería de esa manera.

 

Un solo ataque tan poderoso para hacer que un héroe se estremeciera incluso antes de que fuera desatado no solo haría temblar un poco el aire.

 

La Hoja de esponja de Shin había arrastrado un arco desde su hombro hasta el suelo: Fagall la había desviado diagonalmente, forzando a la onda de choque debilitada a volar hacia la barrera. Como resultado, la barrera se debilitó hasta el punto de colapso.

 

Fagall: “Jaja... él puede cazar diablos con seguridad...”

 

Después de tallar un largo camino en el suelo, Fagall se echó a reír y se dijo esto a sí mismo, mientras contemplaba el cielo despejado sobre los campos de entrenamiento.

 

Los soldados al lado de la barrera se detuvieron, como si el tiempo se hubiera detenido.

 

Como diría más tarde Fagall, si no hubiera desviado el ataque, probablemente habría muerto.

 

Los soldados que estaban cerca del punto donde se rompió la barrera también agregaron que, si la barrera no hubiera estado allí, seguramente también habrían muerto.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Namsaar juzgó a Fagall incapaz de continuar y anunció el final del duelo. Después de eso, el grupo de Shin regresó a la habitación donde se les había mostrado.

 

Shin estaba preocupado de haber ido demasiado lejos y quería abandonar los campos de entrenamiento lo antes posible, por lo que se sintió aliviado.

 

Fagall: “Honestamente, anduve por todos lados, pero... señor Shin, usted es realmente... otra cosa”.

Shin: “Jajaja... lo siento, exageré un poco”.

Fagall: “Bueno, sí. Pensé que estaba en peligro real allí”.

 

Fagall había presenciado un poder lo suficientemente grande como para ignorar la supuesta no letalidad de las armas de esponja, por lo que su sonrisa era un poco tensa. Incluso sin el último y poderoso ataque de Shin, Fagall sabía que no podría haber ganado, o eso creía.

 

Shin no se inmutó de principio a fin: Fagall pensó que Shin probablemente sería superior a él en todas las estadísticas.

 

Los ataques de Fagall nunca pusieron a Shin en su lugar. Siempre reaccionaba con facilidad.

 

No fue solo porque las reacciones de Shin fueron buenas, o él fuera más ágil, ya que reaccionó de la misma manera a la magia. La única conclusión posible fue que sus estadísticas eran superiores.

 

Shin, por otro lado, estaba pensando que Fagall probablemente estaba tratando de estimar sus estadísticas.

 

Fagall: “Si es posible, me gustaría solicitar otro duelo antes de la batalla con el diablo. Debido a nuestras posiciones y deberes, no puedo pedirlo fácilmente a sir Namsaar o Sherlene. Sin embargo, me gustaría pedirle que no use ataques como el último. Sin la barrera, los muros de los campos de entrenamiento se habrían roto en pedazos”.

Shin: “También estaré más ocupado de ahora en adelante, así que me temo que no puedo simplemente decir que sí, a menos que se presente la oportunidad. Sin embargo, si la oportunidad aparece, ten la seguridad de que lucharé con seriedad. Sobre el último ataque, realmente fui por la borda, me disculpo de nuevo”.

 

Fagall todavía no había alcanzado el límite de nivel: según el método, podría adquirir nuevas habilidades.

 

Muchos Elegidos avanzados tenían varias habilidades en su arsenal, por lo que Shin pensó que su estrategia de lucha podía mejorar.

 

Shin: “¿Estarán todos convencidos con esto?”

Namsaar: “Sí, habrá algunos que harán un escándalo, pero con tantos testigos, no creo que haya ningún problema real. Necesitamos que sir Fagall se fortalezca también. No podemos permitir que una de las espadas del rey pierda ante los aventureros para siempre después de todo”.

Fagall: “¿Dices eso incluso después de ver ese duelo...?”

 

Fagall murmuró una protesta por las quejas no tan veladas de Namsaar, que parecían llegar a los oídos del capitán: Namsaar se volvió hacia Fagall y lo fulminó con la mirada.

 

Namsaar: “¿Dijiste algo?”

Fagall: “Nada señor.”

 

Fagall parecía descontento hasta hace un momento, pero justo antes de que Namsaar lo mirara, su expresión se volvió muy seria.

 

Junto a él, Sherlene parecía ligeramente molesta y suspiró, como si este tipo de intercambio ocurriera a menudo.

 

Zear: “Por cierto, señor Shin. Actuará como una unidad móvil en la campaña, pero ¿podría unirse al resto del ejército una sola vez? Si decimos que luchará junto a nosotros, lo entenderán, pero si se une a nosotros personalmente, lo entenderán mejor, especialmente sobre qué tipo de persona es usted”.

 

Si los rumores sobre el duelo de hoy se extendieron y se mezclaron, Shin podría terminar siendo considerado como un individuo peligroso, por lo que Zear hizo esta propuesta.

 

Shin: “Sí, eso no es un problema en absoluto. ¿Qué debemos hacer con Yuki? Puedo responder por su fuerza, y estaba pensando en que ella entrene a algunos de los soldados”.

Zear: “¿Entrenando soldados? ¿Hará algo especial?”

Shin: “Ella tiene algo de experiencia entrenando fuerzas armadas, en realidad. También puede restaurar cualquier herida a la perfección, siempre que no sea letal al instante, por lo que creo que el entrenamiento es más práctico de lo que normalmente se puede hacer. En caso de que se produzca una conmoción dentro del castillo, creo que es prudente elevar la calidad de los soldados lo más rápido posible”.

 

Sería un desperdicio usar tanto a Shin como a Schnee para la exploración.

 

Shin le propuso a Zear usar tanto tiempo como fuera posible para fortalecer el ejército, hasta que el diablo de Codicia hiciera su movimiento. Cuando mencionó que Schnee podía restaurar fácilmente miembros enteros, la expresión de Zear se puso rígida.

 

Zear: “…Ya veo. La barrera de antes es una prueba suficiente de la destreza de la señora Yuki, pero... ¿restaurar miembros completos...? Incluso los más altos miembros de la iglesia nunca alcanzaron tales niveles... no, lady Yuki es de una especie con una longevidad alta, un Elfo, así que si uno entrena lo suficiente, se hace posible... ¿verdad?”

 

Zear frunció el ceño ante sus propias palabras.

 

A menos que estuviera completamente aislada, cualquier ciudad tendría especies longevas que residan en ella. Zear no estaba convencido todavía porque ninguno de los Elfos o Hadas que él conocía podía restaurar las partes faltantes del cuerpo en esa medida.

 

Shin ya había oído que en el mundo actual apenas había practicantes que pudieran restaurar las extremidades perdidas.

 

Había objetos en circulación que podían producir tales efectos, dado el tiempo suficiente, pero eso era todo. Eran muy valiosos también.

 

Ser capaz de usar habilidades de curación tan avanzadas haría que cualquier país quisiera mantenerla a su lado: esa era la importancia de esa persona.

 

Namsaar: “Por lo que sé, no es algo que incluso las especies longevas puedan realizar fácilmente”.

Schnee: “Estoy de acuerdo con el señor Namsaar. Conozco a elfos y hadas que han vivido más de 300 años, pero ninguno de ellos ha logrado perfeccionar sus habilidades hasta el punto de ser capaz de restaurar las extremidades perdidas”.

Fagall: “Yo también... erm, yo también, excluyendo los rumores, solo conozco a la Mujer Santa Sanadora de la iglesia”.

 

Schnee asintió a las palabras de Namsaar. Fagall negó con la cabeza, ya que solo conocía ejemplos muy famosos.

 

Luxuria: “Incluso yo solo puedo cerrar heridas como máximo”.

Shin: “Er... un demonio que usa habilidades de curación, ¿en serio?”

 

Habilidades divinas purificadas de miasma y demonios. En algunos juegos, fueron tratados como el elemento opuesto a la oscuridad. Las habilidades que Luxuria usaría como curación purificarían a los demonios, por lo que Shin lo encontró bastante extraño.

 

Luxuria: “Incluso si los llaman habilidades ‘Divinas’, al final se está usando el poder mágico para cerrar heridas o restaurar extremidades, ¿verdad? No es como si oraras a un dios que nunca has visto, así que incluso los demonios pueden usarlos. Aunque habilidades como [Purification] están fuera de discusión”.

Shin: “Es bastante sorprendente que puedas usar habilidades de recuperación... bueno, sí, solo las uso como haría con cualquier cosa útil, así que realmente no puedo decir nada sobre un diablo que las usa”.

 

Incluso si las habilidades estaban etiquetadas como “Divinas”, no había necesidad de orar cada vez que las usabas, ni nada por el estilo. Se suponía que había un dios que supervisaba cada elemento, pero Shin nunca los había visto. Sus nombres se mencionaban en los documentos de la búsqueda o de la biblioteca, por lo que era un misterio si realmente existían en este mundo.

 

Lo que Luxuria dijo no estaba mal, al menos.

 

Kreunzeit: “Sir Zear... Creo que lo que acabamos de discutir nunca debería llegar a los oídos de los sacerdotes”.

Zear: “De hecho... es de sentido común que las habilidades divinas son el reino de Dios, después de todo”.

 

No solo el rey Kreunzeit y Zear, sino Fagall y Sherlene también se quedaron sin palabras. El único que no cambió de expresión fue Namsaar.

 

Kreunzeit: “Dejemos esto por el momento... aun así, aunque entiendo que será imposible, ciertamente desearía que ella se quede en nuestro país. ¿Podrías considerarlo, aunque sea un poco? Junto con sir Shin, por supuesto”.

 

El rey Kreunzeit había estado escuchando la conversación con mayor interés y, en última instancia, hizo esta propuesta a Schnee.

 

Como gobernante de un país, no pudo evitar intentar proteger un bien raro como Schnee.

 

Schnee: “He decidido seguir a Shin, así que no puedo responder esa pregunta”.

Shin: “Ah, yo... no tengo planes de entrar al servicio de ningún país. Creo que el señor Zear dijo que hizo lo mismo en sus días de juventud, pero deseo ver el mundo y expandir mi conocimiento primero”.

Kreunzeit: “Es eso así. Si usas Zear como ejemplo, no hay nada más que pueda decir. Es lamentable, pero no puedo obligarte.

 

El rey Kreunzeit fue muy serio en su propuesta, pero la respuesta de Shin lo hizo suspirar y aceptar rendirse.

 

Zear, por otro lado, mostró una expresión un poco incómoda.

 

Zear: “Ejem, creo que hemos sido desviados. En lo que respecta a lo que hablamos antes... señor Shin, ¿qué habilidad tiene usted en la exploración y la investigación de campo?”

Shin: “Podrías decir que aproximadamente en el mismo nivel que los trabajos de exploración, como Shinobi o ladrones”.

 

La respuesta de Shin hizo que Zear levantara las cejas.

 

Shin tenía claramente un oficio relacionado con la lucha, al ser capaz de golpear a los enemigos en las líneas del frente; sabiendo que él también podría actuar como un explorador consumado lo sorprendió enormemente.

 

No sería inusual tener un poco de conocimiento fuera de su especialidad, pero estar en el mismo nivel que los especialistas normalmente era imposible. Nadie podría ser un maestro de todos los oficios.

 

Aparte del oficio que había dominado durante el juego, Shin también poseía la experiencia adquirida mientras limpiaba mazmorras solo y cazaba PK. Cuando sus vidas están en peligro, las personas pueden progresar y crecer a una velocidad normalmente imposible.

 

Zear: “Usted es una sorpresa tras otra, señor Shin... Entonces le pediría que inspeccione las áreas que aún no se han investigado completamente junto con la señora Sherlene. En caso de que encuentre alguno de los sirvientes de Codicia, estoy seguro de que puede deshacerse de ellos. Si es posible, sería ideal saber qué está haciendo exactamente el diablo”.

Shin: “Entendido, haré todo lo posible”.

 

Después de que le informaron que las fechas reales se comunicarán más tarde, el grupo de Shin abandonó el castillo.

 

Tan pronto como estuvieron fuera de la vista de los guardias de la puerta, Shin estiró su cuerpo.

 

Shin: “De alguna manera u otra, se acabó”.

Luxuria: “Fue muy diferente de lo esperado, pero al menos terminó bien”.

 

Luxuria suspiró y Hilamee estuvo de acuerdo con sus sentimientos.

 

Solo Schnee no parecía cansada y sonrió, aparentemente de buen humor.

 

Shin: “De todos modos, terminemos aquí... Estoy agotado, mentalmente, quiero decir”.

Luxuria: “Estabas tenso en todo después de todo. Me llevaré a la directora entonces. ¡Ustedes dos descansan bien!”

Hilamee: “Quien pensaría alguna vez que haría que un demonio se preocuparía por mi salud...”

Luxuria: “Soy el oficial de salud, después de todo. ¡Si alguna vez te sientes enferma, pasa por aquí!”

 

Luxuria se echó a reír, luego caminó con Hilamee hacia el instituto. Shin y Schnee fueron directamente a su hotel. Cuando entraron a su suite, Shin se cambió a algo más informal y se dejó caer en el sofá.

 

Shin: “Uf, eso fue agotador”.

 

Sabía que no eran exactamente buenos modales, pero se recostó en el sofá. Cerró los ojos y suspiró, luego sintió la presencia de Schnee a su lado. Se dio cuenta de que ella también se sentó en el sofá, luego la sintió tirar de su brazo.

 

La dejó tomar el control y sintió que su cabeza descansaba en un tipo de suavidad diferente a la del sofá.

 

Schnee: “Lo hiciste genial hoy”.

Shin: “Ah sí.”

 

Las suaves palabras de Schnee provocaron una respuesta incómoda de Shin. Ella también se había cambiado: Shin no podía decir qué llevaba puesta en la parte inferior de su cuerpo, pero tenía puesto un suéter blanco.

 

Los ojos de Schnee sonreían pacíficamente, pero Shin solo podía ver la mitad de ellos: la mitad inferior estaba cubierta por los suaves montículos de Schnee, empujando contra el suéter. Debido al ángulo inusual, parecían incluso más imponentes de lo habitual.

 

Schnee: “¿Shin? ¿Te sientes mal?”

Shin: “No para nada. Físicamente, no estoy cansado en absoluto. Estaba preocupado por irme por la borda contra ese héroe. Los soldados me miraron no como alguien en quien pudieran confiar, sino simplemente como un tipo peligroso...”

 

Shin cambió rápidamente el tema, para desviar la atención de Schnee del hecho de que él estaba mirando su pecho.

 

No había hablado con los soldados, pero notó que lo observaban con expresiones llenas de miedo. Ya era demasiado tarde para pensarlo, pero sentía que la distancia entre ellos se hacía aún más grande, en lugar de reducirse.

 

Schnee: “Nuestras acciones futuras aquí dependían de ese duelo, por lo que no podías contenerte. Pensarán que al menos no eres inútil. El rey y los héroes reconocieron tu fuerza, así que no creo que debas preocuparte demasiado”.

Shin: “Eso también es cierto... bueno, creo que deberíamos estar contentos de que cooperarán. Sin embargo, me sorprendió que ya hubieran hecho los preparativos”.

 

Sabían lo poderoso que era el enemigo y se esforzaron por mantener las bajas lo más pequeñas posible. Para los aliados, eran extremadamente confiables.

 

Schnee: “Vamos a hacer nuestro mejor esfuerzo para mantener las bajas al mínimo. Entrenar a los soldados es el siguiente paso, supongo”.

Shin: “Jajaja, ya puedo imaginarme cómo vas a golpear a todos, luego los vas dejar como papilla”.

 

Para decirlo sin rodeos, su belleza los haría dejar llevarse fácilmente, ya que Shin recordaba claramente lo que le había pasado al príncipe.

 

Algunos soldados en los campos de entrenamiento tuvieron la misma reacción. Seguramente pensarían que tienen suerte de ser entrenados por ella... hasta que el entrenamiento real comience, al menos.

 

Schnee: “¿Shin?”

Shin: “Jajaja”

Schnee: “¡No creas que puedes reírte y cambiar el tema!”

Shin: “Lo siento lo siento.”

 

Schnee lo miró, pero no estaba realmente enojada. Su expresión de puchero era un poco infantil, así que incluso si se disculpaba, Shin se sentía muy en paz.

 

Schnee: “Siempre actúo estrictamente porque creo que es por su propio bien... ¿Shin?”

Shin: “Ah, sí, estoy escuchando, estoy...”

 

Shin respondió, pero sus párpados estaban casi cerrados, sus palabras no estaban claras.

 

Schnee: “Todavía tenemos tiempo hasta la cena, así que descansa hasta entonces”.

Shin: “Si, tienes razón…”

 

Descansar su cabeza en el regazo de Schnee era realmente agradable después de todo. Así lo pensó Shin mientras se quedaba dormido.

 

Schnee: “…buenas noches.”

 

Mirando a Shin quedarse dormido, Schnee sonrió débilmente. Recordó que solo unos días antes, estaban en la misma situación, pero con los papeles invertidos. Ella le acarició la cabeza, pensando que prefería dejarlo dormir en su regazo, en lugar de lo contrario.