The New Gate Capítulo 45




Manual




Proyecto: 

“Nunca pensé que vendría aquí otra vez”.

 

El sol se había puesto y la luna estaba en lo alto del cielo. Shin, solo, estaba parado frente a la tumba de Marino. Los otros probablemente ya estaban dormidos.

 

Desde el cielo despejado y sin nubes, la luna brillaba silenciosamente sobre la tumba, las flores que la rodeaban y Shin.

 

Shin: “Oye, Marino. ¿Tiera está conectada de alguna manera contigo?”

 

Shin no esperaba una respuesta, pero no pudo evitar preguntar. Las habilidades que Tiera había aprendido eran aquellas que Shin conocía bien. Las había visto a menudo, ya que eran las habilidades de Marino.

 

Ella había consultado con él muchas veces antes de aprender algunas de ellas. Sería una situación diferente si las habilidades que Tiera conocía fueran una o dos... pero, por lo que podía recordar, Tiera tenía todas las habilidades de Marino. Era demasiado para ser una mera coincidencia.

 

“…correcto. Estoy dentro de esa chica”.

Shin: “!?”

 

Shin se dio la vuelta sorprendido. Incluso si estaba en un área privada, debería haber sido imposible que alguien apareciera de repente sin que Shin se diera cuenta.

 

Shin: “Tiera... no, Marino?”

Marino: “Sí. Ha sido un tiempo.”

 

Los ojos de Shin vieron la silueta de Marino superpuesta a la de Tiera. Tiera, o más bien, su cuerpo anfitrión miraba a la distancia con una mirada hueca.

 

Marino: “No te preocupes, se lo he explicado todo a ella”.

 

Marino entendió que Shin debía estar preocupado por Tiera y lo tranquilizó.

 

Shin: “¿Es Tiera tu reencarnación?”

Marino: “¿Me pregunto? Estoy dentro de ella. Sin embargo, solo pude entenderlo completamente después de besarnos”.

 

Probablemente se estaba refiriendo a lo que sucedió en Hinomoto. Shin pensó que Tiera había invocado el alma de Marino, pero eso al parecer había provocado el despertar del alma de Marino en su interior.

 

Hasta entonces su conciencia había estado borrosa, como si estuviera soñando. Eso también había comenzado cuando Tiera se convirtió en una sacerdotisa del Árbol del Mundo.

 

Marino: “Esta chica parece ser capaz de comunicarse con muchas cosas. Ella puede crear conexiones con cosas que no se pueden alcanzar normalmente. Esa podría ser la razón por la que terminé dentro de ella”.

Shin: “Es por eso qué ella se convirtió en la sacerdotisa del Árbol del Mundo... o así fue una vez?”

Marino: “Sí. Pero fue solo una coincidencia que ella naciera así. Lo mismo ocurre con la maldición. Sin embargo, eso no se puede decir de su reunión contigo”.

 

Marino habló mientras miraba directamente a Shin.

 

Marino: “Después de su exilio, fue encontrada por Schnee porque yo la guie. Pensé que ella podría estar segura en Tsuki no Hokora. Mi conciencia aún era confusa, entonces tuve mucha suerte de que mi voz la alcanzara”.

 

Marino dijo que, dado que su conciencia aún estaba borrosa, no podía dar más ayuda concreta en ese momento. Sin embargo, Marino fue la razón por la que Tiera se había salvado. Shin le dijo que debería estar orgullosa de eso.

 

Marino: “Gracias. Pero la ayudé porque también tenía mis razones”.

Shin: “¿Marino?”

 

Estando dentro de Tiera, Marino también moriría si Tiera moría. La expresión de Tiera, sin embargo, mostró que Marino quería decir algo más.

 

Marino: “Es cierto que quería ayudarla. Pero pensé que, con sus poderes, tal vez podría hablar contigo otra vez. Podría decirte lo que no pude antes, los sentimientos que quedan dentro de mí”.

Shin: “¿Sentimientos...?”

 

Su triste expresión le recordó a Shin las últimas palabras de Marino. Marino había muerto diciendo “Volvamos”. Shin no podía decir cuáles podrían ser sus “esos sentimientos”.

 

Marino: “Las palabras que dije esa vez… te están atando. Mirándote desde dentro, pensé que te había dejado con las palabras equivocadas”.

Shin: “Eso no es…!!”

 

Shin quiso protestar, pero Marino selló sus labios con un dedo.

 

Marino: “Esa vez, solo estaba pensando en mí misma. Ni siquiera pensé por un momento que mis palabras podrían atarte. Por eso quiero decir algo de nuevo, ahora”.

 

Débil pero gentil, tal era la sonrisa de Marino mientras hablaba.

 

Marino: “Ya no tienes que trabajar tan duro. Cumpliste tu promesa. Has salvado a todos. Entonces, no dejes que mis palabras te aten más. Solo haz lo que quieras”.

 

Marino, usando el cuerpo de Tiera, abrazó en silencio a Shin y le contó sus sentimientos. Incluso cuando la persona que lo abrazaba era Tiera, sentía una sensación muy nostálgica.

 

Marino: “...Si tengo que decir toda la verdad, no creo que me pueda quedar mucho tiempo”.

 

Después de unos minutos, Marino declaró esto con toda naturalidad. Sin embargo, Shin no podía simplemente dejarlo ir.

 

Shin: “¿Qué se supone que significa eso?”

Marino: “¿Cómo puedo decirlo? Soy como los restos de una conciencia muerta ahora. Ahora estoy plenamente consciente y recuerdo la mayor parte del tiempo que pasamos juntos. Puedo existir aquí gracias a Tiera, pero siento que mis recuerdos se están volviendo borrosos gradualmente. No creo que pueda mantener este estado durante más de 10 minutos”.

 

Su propia existencia fue desapareciendo gradualmente, o así lo decía Marino con calma. Probablemente ya lo había aceptado: después de haber disipado sus últimos lamentos, no había rastro de tristeza en ella.

 

Shin: “¿Quieres decir que vas a.… desaparecer?”

Marino: “Probablemente sea más correcto decir que me fusionaré con ella. Tiera, originalmente, podría haber sido elegida con la intención de heredar mi fuerza... pero como me quedé, ella no pudo heredar mis estadísticas y habilidades, convirtiéndose en una persona normal sin poderes especiales, excepto el trabajo de Sacerdotisa”.

 

Marino agregó que, si se hubiera ido desde el principio, tal vez Tiera no habría sido exiliada de su aldea.

 

Shin: “Quién sabe, tal vez sea todo como dijiste. Pero pensándolo en términos del juego, si Tiera hubiera sido más fuerte, habría sido atacada por monstruos más fuertes. Hubiera habido aún más daño, ¿no crees?”

 

Los monstruos convocados por [Cursed Gift] dependían de las estadísticas del objetivo que fue maldecido. Si bien había un límite, cuanto más fuerte era el objetivo, más fuertes se volverían los monstruos.

 

El avatar de Marino no tenía estadísticas excepcionalmente altas, pero aún eran mucho más altos que las de un ciudadano promedio de este mundo. Los monstruos convocados en tal caso serían muy superiores a las bestias de nivel 200 que Tiera mencionó. También en la aldea de Tiera, probablemente hubo quienes hicieron pelear a las de su profesión. Sin embargo, gracias a la ausencia de las estadísticas de Marino, la aldea probablemente se salvó de una gran destrucción.

 

Marino: “¿Es eso así?”

Shin: “Probablemente, sí”.

Marino: “Ahí es donde dices ‘definitivamente’, ¿sabes?”.

Shin: “No puedo estar seguro, pero no creo que esté mal”.

Marino: “Como siempre, te vuelves realista en los momentos más extraños...”

 

Marino suspiró ante la poca convincente respuesta de Shin. Su expresión se volvió completamente seria.

 

Marino: “Oye, Shin. ¿Quieres volver al nuestro mundo?”

Shin: “Me pregunto. Hablando honestamente, en este momento, la mitad de mí lo quiere, mientras que la otra mitad quiere quedarse”.

Marino; “Hubiera esperado que fuera más desequilibrado. Este mundo debería ser mucho más fácil para ti vivir, después de todo”.

Shin: “Al principio, quería volver mucho más de lo que quiero quedarme. Pero, supongo que después de vivir aquí por un tiempo... no puedo abandonar todo tan fácilmente ahora”.

 

Un mundo que te deja vivir libremente. Eso era muy atractivo, por supuesto. Lo que era importante para Shin, sin embargo, no era eso.

 

Shin: “Amigos, familia, amor. Personas importantes, un lugar a donde regresar, todo es importante. Ahora tengo esas cosas en ambos mundos”.

 

Ambos mundos contenían cosas y personas importantes para Shin. Elegir cualquiera de los dos se había vuelto cada vez más difícil.

 

Marino: “Sin embargo, tu amor en el mundo real ya no existe”.

Shin: “Aun así. Prometí ir a verte, ¿verdad?”

Marino: “.... Ah, por el amor de Dios”.

 

La expresión seria de Marino se derrumbó, dando paso a una mezcla de molestia y felicidad.

 

Marino: “Si sigues así, Schnee y Tie-mghmgh”

Shin: “¿Qué pasa?”

 

Después de decir el nombre de Schnee, Marino de repente comenzó a hablar tonterías. El rostro antes inexpresivo de Tiera pareció sonrojarse un poco.

 

Marino: “Fui atacada por Tiera... de todos modos. Schnee te quiere mucho, así que también podrías responder a sus sentimientos, ¿no?”

 

Marino intentó actuar como si la interrupción de Tiera en este momento nunca hubiera ocurrido y continuar con la conversación. Su expresión era seria otra vez.

 

Shin: “Schnee es un personaje de apoyo que creé con la configuración que yo quería. Desde que estuviste en Tiera, tal vez ya lo sabes, pero usé objetos del juego para aumentar su nivel de afecto hacia mí. En cierto modo, es como si le hubiera lavado el cerebro”.

 

Shin no pensó que todo se debía a los objetos que uso, pero de vez en cuando se le recordaría su influencia.

 

Marino: “Aah... ¿por qué los hombres son así? No, supongo que solo se trata de ti, Shin”.

Shin: “¿Eh...? ¿Dije algo tonto ahora?

Marino: “Mirando a la antigua Schnee, no habría esperado que empezaras a hablar sobre el lavado de cerebro de entre todas las cosas. Esos son sus verdaderos sentimientos, date cuenta ya”.

Shin: “Pero ella podría verse afectada, ¿no?”

Marino: “No. Eso es cien por ciento imposible. Deberías entender al menos eso”.

Shin: “Eso no tiene sentido...”

 

Siendo una mujer, ella podría decirlo, o eso supuso. Shin no tenía idea de por qué Marino podía decir eso con tanta confianza.

 

Marino: “Quiero que seas feliz, Shin. No sé qué es lo mejor para ti, entre quedarte aquí o volver, pero te diré todo lo que sé”.

Shin: “¿Todo lo que sabes?”

Marino: “Después de todo, de repente te lanzaron a este mundo. A pesar de que dices que la mitad de ti quiere volver al mundo anterior, crees que hay pocas posibilidades de poder hacerlo, ¿no?”

Shin: “Bueno, sí, no tenía idea de lo que pasó, y todavía no lo tengo”.

 

Se suponía que el juego de la muerte terminaría, así que lo que sucedió después fue completamente inesperado. Incluso si quería volver, ¿qué se suponía que debía hacer? Él no tenía ninguna pista real.

 

La existencia del monstruo guardián ‘Origin’ y los lugares sagrados, y otros elementos desconocidos, podrían ser clave para regresar. Especialmente el Guardián Origin, que era muy diferente de otros monstruos.

 

Marino: “Sobre eso, probablemente hay una manera de volver”.

Shin: “¿De verdad?”

Marino: “Sin embargo, depende principalmente de los poderes de Tiera. Como estas ahora, es como si tuvieras dos contenedores. Uno es tu cuerpo en este mundo, en términos de juego el avatar, y el otro...”

Shin: “... es mi cuerpo real”.

Marino: “Exactamente. Ese es el resultado de mí y de mi conocimiento del antiguo mundo y la vinculación con Tiera y sus poderes. Creo que hay una manera de regresar, tal vez tu alma o espíritu... Si podemos separarlo, deberías poder regresar.”

 

Según Marino, el cuerpo material de Shin en el mundo real probablemente estaba tirando del espíritu de Shin con más fuerza.

 

Shin: “¿Significa que volvería al mundo anterior si muriera aquí?”

Marino: “Es posible, pero ni siquiera pienses en intentarlo, ¿de acuerdo? Si fallas, solo harás que todos estén tristes”.

Shin: “Solo estaba pensando en voz alta, de ninguna manera voy a intentarlo”.

 

No era una situación en la que se tenía que apostar en algo como eso. El equipo de Shin también tenía la capacidad de resucitar a su portador una vez: sin embargo, no lo probaría, por lo que no estaba seguro de que se activara.

 

Marino: “De todos modos, lo que quise decir es que no tienes que sentirte pesimista sobre las posibilidades de volver al mundo real”.

Shin: “En realidad, tener más posibilidades es más problemático. Si no fuera posible, sería más fácil darse por vencido”.

Marino: “Podría haber simplemente no haber dicho nada”.

Shin: “¿Quizás estás disfrutando verme en conflicto?”

Marino: “Por supuesto no. Pero no sería justo, ¿verdad? Hay gente esperándote allí, después de todo”.

 

Shin miró a Marino, medio en broma, pero ella respondió con un tono suave pero estricto. Sus padres, hermanos y amigos estaban allí.

 

Shin era importante para Schnee y sus otros compañeros en este mundo, pero también lo era para la gente que esperaba su regreso en el otro mundo.

 

Probablemente estaban preocupados, esperando que él despertara pronto. ¿Cómo podría alguna vez decir que eran menos importantes que Schnee y los demás?

 

Shin: “Al final, si me voy o me quedo, todo depende de mí”.

Marino: “Bueno, sí. Con esto, dije todo lo que tenía que hacer. Ahora solo tienes que elegir lo que te deje con menos remordimientos”.

Shin: “Deberías decir ‘no hay remordimientos’ allí, ¿no?”

Marino: “Cualquier elección te dejaría con algunos remordimientos. Es por eso qué estás tan en conflicto”.

 

Marino podía ver a través de los pensamientos de Shin.

 

Marino: “Bien, es hora de que desaparezca. El simple hecho de estar aquí de esta manera es una carga para Tiera, después de todo”.

Shin: “Oye, no vas a desaparecer así nada más, ¿verdad?”

 

La pregunta de Shin fue muy seria: podía decir que la expresión de Marino tenía un poco de tristeza.

 

Marino: “…Tú lo descubriste.”

 

Marino probablemente quiso ocultarlo: ella se rio tímidamente.

 

Marino: “Cuando viniste aquí, Tiera había aprendido habilidades que no conocía antes, ¿verdad? Tal como adivinaste, esas son mis habilidades”.

 

Eso era una prueba de que Marino estaba a punto de convertirse en uno con Tiera, al parecer. Su existencia era vaga e inestable desde el principio, por lo que podría haberse desvanecido en cualquier momento.

 

Shin: “¿Así que esto es un adiós?”

Marino: “Honestamente hablando, no lo sé. Pero no puedo estar segura de que nos volveremos a encontrar. Así que lo diré ahora... adiós”.

 

La sonrisa de Marino era demasiado brillante para Shin. Ella había aceptado que desaparecería, por lo que Shin no tenía manera de quedarse con ella.

 

Shin: “Marino...”

 

No te vayas. No desaparezcas.

 

Las palabras de Shin se detuvieron en su garganta, luego se desvanecieron en el aire ante la sonrisa de Marino. Estiró las manos, pero solo pudo tocar el cuerpo de Tiera. No importaba lo que hiciera, no podía retener a Marino en este mundo. Incluso un Humano Superior era impotente ahora.

 

Tenía que decir algo, pero nada salía.

 

No estaba escrito en piedra que esta era la última vez.

 

O tal vez podría ser.

 

El pecho de Shin se apretó. Había Dolor.

 

Marino: “Entonces adiós. Mi amado.”

 

Con estas últimas palabras, la silueta de Marino se superpuso a la de Tiera y comenzó a brillar.

 

La luz fue absorbida gradualmente por el pecho de Tiera, en el lado de su corazón.

 

Shin: “Marino...”

“……”

 

Marino no respondió, simplemente sonreía serenamente. Justo antes de que ella desapareciera, Shin logró escabullir un débil “adiós”.

 

 

◆◆◆◆

 

 

“... .hn”.

 

Después de que la luz desapareciera por completo, la cara de Tiera recuperó su expresión normal. Como Marino había dicho, ella estaba agotada: se habría derrumbado si Shin no la hubiera levantado. Luego la ayudó a sentarse lentamente en el suelo.

 

Shin: “Gracias por prestarnos sus poderes”.

Tiera: “…Por supuesto.”

 

La respuesta de Tiera fue bastante débil también.

 

Tiera había interferido en la conversación una vez, así que Shin sabía que su conciencia estaba consciente durante toda la posesión. Ella también tenía que haber oído su conversación.

 

Tiera: “Oye, Shin, tu........... No, olvídalo”.

 

Tiera comenzó a decir algo, pero se detuvo a medio camino. Se sentó mirando hacia abajo, para que Shin no pudiera ver su expresión. Aun así, él podía saber lo que ella iba a preguntar.

 

Shin: “Volvamos y tomemos un descanso. ¿Puedes caminar?”

 

Shin no respondió la pregunta a medias de Tiera y le ofreció una mano. Gracias a Marino, se sintió más optimista sobre la posibilidad de volver al mundo anterior, lo que lo hizo vacilar aún más.

 

Tiera: “Lo siento, no puedo mantenerme por mi cuenta todavía. ¿Podrías llevarme a mi habitación, por favor?

 

El viento de la noche era lo suficientemente frío como para correr el riesgo de contraer un resfriado si se quedaba fuera demasiado tiempo. Definitivamente sería mejor para ella descansar en su habitación, también.

 

Shin obedeció la petición de Tiera y la llevó a su habitación. Gracias a sus estadísticas, ella no era una carga en absoluto. Tiera a lo mejor estaba realmente agotada, ya que confió su cuerpo a Shin completamente, y se adhirió bastante a su espalda. Tras haber dicho adiós a Marino, Shin pensó que podía ignorar esa sensación.

 

Sin embargo, debido a su espíritu debilitado, Shin se dio cuenta de que, a diferencia de su mente consciente, su cuerpo sentía plenamente el calor del cuerpo de Tiera. Sabía por qué: quería volver a sentir la sensación de abrazar a Marino, que había sentido hacía unos minutos.

 

Tiera: “Shin, tu espalda...”

 

Después de dejar el campo de flores con la tumba de Marino en el centro, Tiera rompió bruscamente su silencio. Su respiración hacía cosquillas en las orejas de Shin. Tal vez debido a la fatiga, su voz era como un susurro también.

 

Shin había estado resistiendo silenciosamente sus impulsos, por lo que el repentino susurro de Tiera hizo que su corazón diera un vuelco.

 

Shin: “¿Mi espalda? ¿Qué sucede con ella?”

Tiera: “Estaba pensando que es más grande de lo que imaginaba”.

Shin: “¿De verdad? Yo no lo puedo decir...”

 

Shin respondió tan normalmente como pudo, tratando de ocultar su lucha y resistiendo la respiración que hacía cosquillas en sus oídos. Tiera continuó, su cabeza en el hombro de Shin.

 

Tiera: “¿Todas las espaldas de los hombres son así? ¿O tal vez la tuya es especial?”

Marino: “¿Qué quieres decir?”

Tiera: “Me siento tan tranquila ahora... solo por estar aquí, siento que todas mis preocupaciones desaparecen. O, mejor dicho, debería decir que me siento realmente reconfortada”.

 

La voz de Tiera era cálida, serena. Estaba claro que ella estaba expresando sus verdaderos sentimientos.

 

Tiera: “Termino pensando que... me gustaría quedarme así para siempre”.

Shin: “Eso sería problemático, para los dos también”.

 

Shin intentó hacer una broma, pero Tiera no respondió. Eso le preocupaba un poco, pero él podía escucharla respirar regularmente, por lo que probablemente se había quedado dormida.

 

Shin: “Mierda, ¿cómo voy a abrir la puerta ahora?”

 

Shin llegó frente a la puerta de la habitación de Tiera y se dio cuenta de que no podía abrirla mientras la cargaba, así que cambió un poco su postura y logró empujarla para abrirla.

 

La habitación de Tiera era simple, como la de Shin: en un espacio de aproximadamente 13 metros cuadrados de ancho había una cama y no mucho más.

 

Shin: “Oye, despierta, estamos en tu habitación”.

Tiera: “...... mhm”.

 

Tiera todavía estaba soñolienta, por lo que su respuesta fue un murmullo.

 

Tiera: “Oye, Shin, ¿vas a volver a tu mundo anterior?”

Shin: “No lo sé, no puedo decidir”.

Tiera: “Si puedes volver, entonces deberías hacerlo”.

Shin: “… ¿Tiera?”

 

La pregunta de Shin no encontró respuesta. Estaba sentada en su cama, bastante inestable, por lo que no podía decir si estaba realmente despierta o no.

 

Tiera: “Tu padre, tu madre, están esperando, ¿verdad? Naciste allí, ¿verdad? Si tienes un lugar al que volver, deberías”.

Shin: “Pero eso es…”

Tiera: “Y, si no lo haces, yo ...”

Shin: “Tiera? Oye, Ti.… se quedó dormida...”

 

Tiera se derrumbó en la cama y se quedó profundamente dormida antes de completar su frase bastante intrigante.

 

Shin quería saber más, pero no tenía ganas de despertarla. Le quitó los zapatos, le puso una manta y salió de la habitación. Se dirigió a su habitación y encontró a Schnee frente a la puerta, con un vestido sobre el pijama.

 

Ella parecía saber que él no estaba dentro y había decidido esperarlo fuera de su habitación.

 

Shin: “¿Qué pasa? Es bastante tarde”.

Schnee: “Estaba pensando que me gustaría hablar un poco. Sin embargo, vendré en otro momento si deseas dormir”.

 

Era bastante tarde en la noche, apenas la hora de visitar las habitaciones de otras personas. Shin ya había notado que Schnee estaba esperando, cuando revisó el mapa mientras llevaba a Tiera de regreso a su habitación. Probablemente ella estaba esperando mientras Shin también estaba hablando con Marino.

 

Shin: “Bueno, algunas cosas sucedieron, pero eso está bien. Adelante.”

 

Shin abrió la puerta de su habitación y dejó que Schnee entrara. Se cambió a su chándal, su equipo habitual de broma, también.

 

Schnee: “Parece que estabas hablando con Tiera, pero ¿sucedió algo? Ella se veía diferente de lo normal cuando se fue, así que estaba un poco preocupada”.

Shin: “Es probable que también hayas olvidado esto, pero Tiera es una Sacerdotisa del Árbol del Mundo, un ser bastante raro en este mundo también. Gracias a sus poderes, puede recordar las almas de los muertos y dejar que la posean”.

Schnee: “¿Las almas de los muertos? ¿Lo que significa que estabas hablando con alguien que no era Tiera?”

Shin: “Algo así. Esta vez, no fue solo una simple posesión”.

 

El asentimiento de Shin volvió la expresión de Schnee agridulce.

 

Schnee: “¿Con quién estabas hablando, entonces?”

Shin: “Marino. Te hablé de ella, ¿verdad? Ella era mi novia”.

Schnee: “Sí, recuerdo que la mencionaste. Entonces tuve un dolor de cabeza repentino, me sorprendió mucho”.

Shin: “Igual a mí. O más bien, me sorprendió aún más”.

 

Schnee se había aferrado a la cabeza con dolor en el instante en que escuchó la palabra novia. Shin también se sorprendió, preguntándose qué le había pasado.

 

Schnee: “Entonces, ¿qué hablaste con esa Marino?”

Shin: “Bueno, sobre... muchas cosas”.

 

Pensando en los sentimientos de Schnee, tal vez era mejor esconderlo. Mantener las cosas ocultas, sin embargo, a veces puede suceder en el peor de los tiempos. En tales casos, la situación se vuelve aún peor de lo esperado.

 

Tales cosas suceden con tiempos terriblemente precisos en la ficción y serían catastróficos en la realidad.

 

Shin: “... después de decirte que no ocultes nada, no puedo ser yo quien lo haga, ¿cierto?”

 

Cuando Schnee se había mantenido en silencio sobre el asunto de PK, Shin le había dicho que ya no guardara secretos. Así, pensó que tampoco debía guardar secretos, así que le contó todo sobre su conversación con Marino, después de reorganizarlo mentalmente.

 

Marino se había vuelto uno con Tiera.

 

Debido a esto, era posible que la conciencia de Marino desapareciera.

 

Tiera había heredado las habilidades de Marino.

 

Había una gran posibilidad de que Shin pudiera regresar a su mundo.

 

Schnee: “Es eso así…”

 

Después de escuchar a Shin, Schnee miró hacia abajo, con una mano cubriendo su boca. Era muy posible que su amo se fuera para siempre. No podría ser una perspectiva agradable para ella.

 

Shin no sabía qué decir. Schnee probablemente se tranquilizaría si le dijera que iba a permanecer en ese mundo, pero su corazón no estaba puesto. No podía decir nada a la ligera.

 

Schnee: “Mi señor…”

 

Sin dejar de mirar hacia abajo, Schnee agarró el chándal de Shin y hundió la cabeza en su pecho.

 

Schnee: “Quiero que te quedes. Para nosotros... para mí, no hay nadie más que tú”.

 

Las palabras de Schnee apenas podían ser escuchadas. Le temblaba la espalda ligeramente.

 

Shin: “Schnee...”

Schnee: “Sé que es muy egoísta decir algo como eso. Pero, aun así, quiero que te quedes aquí, Shin”.

 

Shin se sorprendió.

 

Habían pasado unos días desde que Schnee perdió sus recuerdos. Su reacción ahora, sin embargo, era demasiado similar a su yo anterior. Tal vez fue debido a la etiqueta bendecida, o los efectos de la etiqueta maldita fueron disminuyendo. Todavía no estaba claramente visible, pero Schnee estaba volviendo a la normalidad.

 

Shin simplemente esperó, en silencio. Schnee soltó su chándal y lo miró. Algo brillaba en sus ojos.

 

Schnee: “…Me disculpo. Perdí el control por un momento”.

Shin: “Es mi culpa por no haber podido encontrar una respuesta todavía. No tienes que preocuparte por eso”.

Schnee: “No, para un mero sirviente como yo, limitar las acciones de mi señor es el colmo de la arrogancia”.

Schnee: “No necesitas ir tan lejos, ¿de acuerdo? Oh, sí, ¿no tenías algo de lo que hablarme?”

 

Sería inútil decirle que no se preocupe más, así que Shin decidió cambiar de tema.

 

Schnee: “He reaccionado varias veces ante las palabras que al original yo deberían preocupar profundamente, ¿no es así? Cuando usaste la etiqueta bendecida, he recuperado algunos recuerdos, aunque muy poco, así que pensé que si hablaba contigo podría recordar más”.

 

Probablemente se estaba refiriendo a cuando había experimentado dolores de cabeza repentinos o se había sentido repentinamente enferma.

 

Shin: “Ya veo. Cuánto has recordado... es difícil de poner en palabras, supongo. Por ejemplo, ¿qué tipo de cosas recordaste?”

 

Shin trató de preguntar con diferentes palabras.

 

Schnee: “Principalmente pequeñas cosas que pasaron antes de tu regreso. Pero las cosas que más recordé son mis sentimientos hacia ti, mi señor... no, Shin.”

Shin: “¿Tus sentimientos por mí?”

 

Ella era como la antigua Schnee ahora. Shin estaba feliz de saber que recordaba lo que sentía por él.

 

Schnee: “Como soy ahora... está la Schnee que es tu sirviente y la Schnee que te ama, juntos en el mismo cuerpo, debería decir. Solo por estar contigo así, estoy llena de una alegría indescriptible. Todavía…”

 

Las palabras de Schnee se detuvieron a media frase.

 

En silencio, sus manos se estiraron para tocar las mejillas de Shin. Lentamente, como si estuviera tocando algo peligroso, sus dedos recorrieron sus mejillas, como para asegurarse de que él realmente estuviera allí.

 

Schnee: “Una parte de mí piensa que, si realmente te atesoro, debería dejarte ir. Una parte que piensa que debería desechar esta felicidad”.

 

Estoy confundida, en conflicto. Así continuó Schnee.

 

Schnee: “Solo tocarte de esta manera es algo así como un milagro, pero me encuentro deseando más. Me encuentro deseando ser amada”.

 

El vestido de Schnee cayó de sus hombros. Su camisón semitransparente, que Shin nunca había visto antes, fue revelado. La luz de la luna desde la ventana era suficiente para que Shin pudiera ver a Schnee claramente. Había captado su interés desde que estaban fuera de la habitación, pero ahora que la silueta de Schnee estaba tan claramente ante él, Shin no pudo evitar tragar su aliento.

 

Schnee: “¿Estás excitado?”

 

La cara de Schnee estaba cerca. La voz que se suponía que estaba acostumbrado a escuchar ahora tenía un tinte sensual.

 

Shin: “Que estas…”

Schnee: “¿Estás diciendo que no lo entiendes?”

 

La mirada de Schnee expresaba claramente que ella nunca creería eso.

 

Ella puso sus brazos alrededor de Shin y sostuvo su cuerpo contra el de él. El confundido Shin fácilmente cayó bajo su peso. Su rostro estaba cerca, podía sentir su cálido aliento. La gravedad puso su brillante cabello plateado en la cara de Shin, obligándolo a ver nada más que a Schnee.

 

Sin embargo, eso no fue todo: el pecho de Schnee también se presionó contra el de Shin. Esa suavidad, junto con el gemido de alegría que Schnee emitió cuando cayeron juntos, atacó fuertemente la capacidad de pensamiento racional de Shin.

 

Shin: “Schnee, ¿qué está pasando contigo realmente?”

 

Shin logró no dejarse llevar por el estado de ánimo y sacó a Schnee de él. Después de una breve oposición, sus brazos también se soltaron.

 

Schnee todavía estaba encima de él, pero la atmósfera peligrosa fue rechazada con éxito. El cambio de Schnee, sin embargo, fue más preocupante para Shin.

 

Shin: “Schnee? ¿Hey, qué pasa?”

 

En el instante en que Shin se sintió aliviado de alejar su cuerpo del suyo, Schnee sostuvo su cabeza con las manos, aparentemente con un dolor terrible. Esa fue probablemente la razón por la que dejó de resistirse: a juzgar por su ceño fruncido, era algo que Schnee tampoco esperaba.

 

Schnee: “Estoy bien, desaparecerá pronto”.

Shin: “¿Podría ser que, esto sucedió antes sin que lo supiéramos también?”

 

Shin lo había presenciado solo unas pocas veces. Existía la posibilidad de que Schnee lo ocultara, para no preocuparlos.

 

Schnee: “Estoy bien ahora”.

 

Después de menos de 5 minutos, el dolor en la expresión de Schnee disminuyó. Por lo menos, ella no parecía estar mintiendo. En tal situación, sin embargo, ella no podía simplemente continuar desde donde lo dejaron. Schnee parecía todavía sentir dolor: Shin le tocó la mejilla y lo encontró muy caliente.

 

Shin: “¿Hiciste algo así a pesar de estar enferma?”

Schnee: “No representa un obstáculo para ms actividades. La fiebre desaparecerá pronto también. Esto es más importante ahora”.

Shin: “Eso no es bueno. Sólo ve a descansar. No me... iré a ningún lado pronto. Podemos hablar en otro momento.”

 

Después de un poco de dificultad para encontrar las palabras correctas, Shin se sentó y puso sus brazos detrás de la espalda y las rodillas de Schnee. Tal vez debido a la fiebre, ella apenas resistió ser levantada así.

 

Schnee: “Lo siento de verdad. Parece que me faltó el juicio adecuado”.

Shin: “Bueno... sí, eso fue demasiado proactivo para la habitual Schnee”.

Schnee: “Pensar en usar mi cuerpo para atraparte era simplemente demasiado superficial. Entiendo lo tonto que fue ahora, pero antes parecía la única manera”.

 

Débilmente, Schnee agregó que no sabía por qué hizo eso.

 

Shin: “Tal vez tus recuerdos medio devueltos están teniendo efectos extraños en ti. Lo siento, solo un poco más de paciencia. Vamos a noquear a ese dios malvado en ningún momento”.

 

Shin lamentó un poco haber confiado en un 50% de probabilidad y no haber cazado a la deidad malvada de inmediato. Sin embargo, habría sido difícil hacerlo cuando Schnee perdió sus recuerdos.

 

Si no hubieran ido a Rashugum a buscar los ingredientes para la etiqueta bendecida, no habrían obtenido la ayuda de Tzaobath o Sety, después de todo.

 

Shin: “De todos modos, nos vemos mañana...”

Schnee: “¡Por favor espera!”

 

Shin había acostado a Schnee en su cama y estaba a punto de irse, cuando ella lo llamó. Se dio la vuelta y se arrodilló junto a la cama. La mano derecha de Schnee asomó de sus mantas.

 

Schnee: “¿Podrías por favor... tomar mi mano, hasta que me quede dormida?”

 

Dijo Schnee, con la mitad de su rostro hundido en las mantas, su agresividad de hace unos momentos desapareció por completo en algún lugar, las orejas sobresalían de su cabello ardiendo de rojo.

 

Shin: “... está bien, esa es una petición fácil”.

 

La mano de Shin cubrió a Schnee. Tal vez debido a la fiebre, sintió su mano caliente hasta las puntas de los dedos.

 

Schnee: “¿Estoy siendo... infantil?”

Shin: “¿Bueno, no está eso bien? Me refiero a actuar un poco consentida en momentos como estos”.

Schnee: “Correcto... cuando haya regresado... ¿puedo...... de nuevo...?”

Shin: “Claro, lo prometo.”

 

Shin juntó los fragmentos de la pregunta de Schnee y lo prometió. Schnee se sintió aliviada, o tal vez estaba demasiado agotada: se quedó dormida casi de inmediato. Pensando que sería extraño quedarse allí mirándola, Shin salió de la habitación, con cierto pesar.

 

Shin: “Incluso en un estado como ese, ella piensa en mí...”

 

Quedarse o irse. Sabiendo que ambos eran posibles, Shin se perdió como nunca. Sin embargo, también era cierto que las palabras de Marino inclinaban la balanza.

 

No pudo responder a la pregunta de Schnee porque no estaba listo para cortar ninguna de las posibilidades. Porque no podía estar seguro de que los sentimientos de Schnee fueran ciertos.

 

Shin: “Pero supongo que eso es sólo una excusa”.

 

Como Marino había afirmado con firmeza, pensar que los sentimientos de Schnee se debían a que el aumento de afecto era similar a insultarla.

 

Shin podría haber estado buscando inconscientemente una razón para volver a su mundo anterior.

 

Shin: “Poner las cosas en palabras es muy difícil...”

 

Lo que pasó hasta ahora, lo que pasará en el futuro. Si él comenzaba a pensar otra vez, no tenía fin. Finalmente, Shin llegó a la conclusión de que pensó que no dejaría ningún arrepentimiento. O más bien ya lo había alcanzado.

 

Cuando le dijo buenas noches a Schnee, se detuvo por un momento porque ya estaba pensando en decirlo, pero al final no pudo.

 

Las palabras que cortarían sus conexiones murieron en su garganta.

 

Shin: “Tengo que decírselo correctamente una vez que ella regrese.”

 

Cuando Shin pensó cuál sería la decisión que le traería menos remordimientos, lo primero que apareció en su mente fueron las palabras de Schnee cuando se encontraron de nuevo: “Bienvenido”.

 

La sensación de “haber vuelto a casa” lo sintió entonces. La respuesta probablemente había aparecido entonces y allí.

 

Shin: “Lo siento, Schnee. Dame solo una noche más”.

 

Así que susurró a Shin mientras miraba en dirección a la habitación de Schnee.

 

Sin embargo, a la mañana siguiente se enteró de que no le quedaba tiempo para hacerlo.

 

 

◆◆◆◆

 

 

“Esto es…”

 

Después de quedarse dormido sosteniendo la mano de Shin, Schnee se despertó en un campo de flores. En una pequeña colina a la luz del sol, vio flores que parecía recordar, arrulladas por el viento.

 

Ella supo rápidamente dónde estaba. Lo había visitado por primera vez, pero la expresión de asombro y las acciones de Shin la impresionaron profundamente.

 

Era el lugar donde descansaba la amante de Shin.

 

—Sí, el lugar que te recuerda a la mujer que sigue viviendo en tu corazón.

 

Schnee: “¡Mi cuerpo…!”

 

Podía girar la cabeza lo suficiente como para mirar los alrededores. Su cuerpo, sin embargo, estaba tendido en el suelo y no se movía. No se movió ni un centímetro, sin importar cuánto lo intentara, como si estuviera atada al suelo.

 

Incluso si ella había sido afectada por una habilidad de restricción, Schnee, en su estado actual, podría salir de ella fácilmente, incluso si tuviera que mover el suelo por sí misma. Sin embargo, ella no podía mover sus brazos en absoluto.

 

“¿Qué estás haciendo ahí?”

Schnee: “… ¿mi señor?”

 

Mientras luchaba por recuperar su libertad, Schnee escuchó la voz de su amado maestro, Shin.

 

Yuzuha estaba sobre su hombro, Tiera a su lado.

 

Shin: “Te dejaré atrás si no te mueves”.

 

Diciendo eso, Shin pasó a su lado, dirigiéndose a la cima de la colina. No parecía importarle la situación de Schnee en absoluto.

 

Tiera caminaba justo a su lado. Tras una inspección más cercana, la sombra de alguien parecía estar superponiéndose a su silueta.

 

Schnee: “¡Kh!”

 

No, ese es mi lugar. Esas fueron las palabras que surgieron en el corazón de Schnee mientras las observaba. Schnee intentó desesperadamente ponerse de pie, pero sus extremidades no se movían, como si estuviera paralizada.

 

—- Dentro de esa elfo, habita el ser querido de tu señor. Naturalmente, ella camina a su lado.

 

Schnee: “¡Mi señor!”

 

Shin no reaccionó al grito de Schnee. Habló con Tiera, sonriendo, mientras subían la colina. En la cima de la colina, apareció una vista que Schnee nunca había visto antes.

 

Schnee: “Eso es…”

 

Ella había oído hablar de eso.

 

Una gran construcción humana, tan grande que casi no se podía imaginar que realmente existiera, un rascacielos.

 

Una estructura compleja soportada por acero y alimentada por electricidad, algo que ni siquiera la magia podría replicar.

 

Ropa que nunca había visto antes.

 

Carros de metal que se movían sin caballos.

 

Puentes que atraviesan la ciudad, gente que camina sobre ellos.

 

Un mundo sin magia ni monstruos. Un mundo que, a pesar de esto, creó armas que podrían matar a millones a la vez. Ese era el “mundo real” del que hablaron los Humanos Superiores como Shin. El lugar hacia donde Shin y Tiera caminaban.

 

—Es un lugar que no puedes alcanzar. Te quedarás atrás

 

Schnee: “¡¡Espere!!”

 

Schnee gritó. Shin estaba regresando a su mundo anterior. Tengo que ir a él.

 

Mientras lo pensaba, las ataduras que ataban sus brazos y piernas desaparecieron. Incluso antes de que ella pudiera pensar, Schnee corrió.

 

Shin y Tiera caminaban unas cuantas docenas de metros más adelante: con su velocidad, Schnee los habría alcanzado en segundos. Sin embargo, la distancia entre ellos no se redujo: al contrario, se hizo cada vez más amplia.

 

Schnee: “¿¡Por qué!?”

 

¿Por qué no puedo alcanzarlos?

 

No importa lo duro que pise el suelo, el paisaje no cambia. No importa cuánto estire mis brazos, no alcanzarán a Shin. Frustración, irritación creciente. Puedo verlos, pero no puedo alcanzarlos.

 

—Nunca lo alcanzarás. Nunca te acercarás. No perteneces ahí.

 

Schnee: “¡No te vayas!”

 

Schnee no pudo contener su grito.

 

Tengo que detenerlo, aunque sea un poco.

 

Sus súplicas, sin embargo, ni siquiera llegaron a Shin.

 

Schnee: “¡Ah!?!”

 

Su cuerpo dejó de responder de nuevo. Ella se derrumbó en la tierra y el barro del suelo.

 

Como si se burlaran de sus esfuerzos por arrastrarse, lo que Schnee vio, cuando finalmente logró levantar la cabeza, fue que Shin y Tiera se adentraban en el otro mundo. Fueron tragados por la luz ante ella.

 

Schnee: “No…”

 

Ella no fue elegida. Él no se quedó. Era uno de los peores futuros que podía imaginar.

 

Schnee: “Noooooooooo!!!!”

 

Schnee grito, sus manos sostenían la luz. Ella no lo alcanzo. Fue muy tarde.

 

La luz ante ella se volvió borrosa a causa de las lágrimas. Al instante siguiente, ella se despertó.

 

Schnee: “…S. S…”

 

Por un segundo, no podía recordar dónde estaba.

 

Usando [Night Sight], pudo ver su mano estirada y el techo sobre ella.

 

Después de que su corazón latía rápidamente y su respiración entrecortada se calmara, Schnee se incorporó.

 

Schnee: “¿Estaba soñando…?”

 

Después de un momento de alivio, Schnee recordó el contenido del sueño y miró a su alrededor. No había nadie más en la habitación. Shin tampoco estaba allí, naturalmente.

 

Schnee: “Eso... no puede haber sucedido, ¿verdad...?”

 

Schnee susurró mientras sostenía la mano derecha que Shin había sostenido hasta que se quedó dormida.

 

Su miedo no desaparecería. Ella pensó que escuchó palabras muy ominosas.

 

Schnee: “Tan frío…”

 

Su mano derecha no conservaba nada del calor anterior. Sus propias manos parecían haberse convertido en hielo.

 

Schnee: “Shin”

 

Schnee llamó el nombre de su amado. No como su creador o su maestro.

 

Esa sensación era la prueba de sus sentimientos, como una persona, como una mujer.

 

O al menos, se suponía que lo eran.

 

Schnee: “Oh…”

 

Ella no podía estar segura de sus sentimientos. Probablemente debido a la etiqueta maldita, retuvo poco de sus recuerdos y sentimientos.

 

Cuando llamó al nombre de Shin, en parte sintió que estaba siendo irrespetuosa. Ese era su sentimiento de sirviente, no algo que formaba parte de su ser original.

 

Su yo original llamó a Shin con cariño. No había sentido del deber en eso.

 

Schnee: “Shin... Shin...”

 

Schnee se levantó de la cama, salió de su habitación y se dirigió a la casa de Shin.

 

Su conciencia se fue volviendo cada vez más turbia, sus sentidos embotados, su cuerpo inestable. Tan frío. Congelación.

 

—- Si no puedes dejarlo ir, solo hazlo tuyo—

 

La voz de alguien llega a sus oídos. Ella lo había oído antes.

 

¿Pero dónde?

 

Schnee no lo sabía.

 

Schnee: “Hacerlo... mío...”

 

Se suponía que Schnee iba a ir a la habitación de Shin, pero de repente se encontró fuera de la casa de troncos. Su cuerpo la llevaba a la salida de la aldea de hadas.

 

— Si lo haces, el que tanto deseas para siempre estará a tu lado —

Schnee: “Por siempre a mi lado…”

 

Para Schnee, esas palabras eran una tentación demasiado dulce. Ella no quería ni siquiera pensar en estar separada de él. Ella no quería ni siquiera imaginar que él podría haberse ido para siempre. Ella quería que él la tocara. Para amarla.

 

—Incluso si se trata de un cadáver silencioso—

 

Las palabras pronunciadas por la misteriosa voz ya no llegaron a Schnee.

 

Su corazón estaba sumido en tal caos y confusión que ya no podía decir lo que estaba sintiendo. Incluso en tal estado, sus piernas se movían con firmeza, como si tuvieran una mente propia.

 

Envuelta en su seductor camisón, Schnee desapareció de la aldea de hadas.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Schnee había desaparecido. Con crueldad, el primero en descubrirlo fue Shin, que quería decirle las palabras que no había pronunciado la noche anterior.

 

Filma: “¿Schnee se ha ido? ¿¡En serio!?”

Shibaid: “Cálmate, Filma, ya lo has escuchado también”.

 

Después de asegurarse de que Schnee se había ido realmente, Shin transmitió la información al resto a través de Mind Chat. Aun así, ella no pudo evitar preguntar.

 

Para Filma, Schnee era alguien muy especial.

 

Shin: “No hay respuesta en el pueblo de hadas. Creo que... ella salió”.

Filma: “¿Pero por qué? ¡No había ninguna señal de nada de esto la última noche...!”

 

Filma no dejó a Shin fuera de su vista. Estaba segura de que, si Schnee hacia algo inesperado, debía estar conectado con él de alguna manera.

 

Shibaid: “Shin. ¿Le pasó algo a Schnee después de la cena?”

 

La pregunta de Shibaid puso los pensamientos de todos en palabras.

 

Incluso Tzaobath, quien era el menos involucrado en el grupo, había percibido que Shin y Schnee compartían una relación particular.

 

Filma: “Oye, Shin, ¿sucedió algo después de eso...?”

Shin: “…sí es cierto. No quiero dedicar demasiado tiempo a esto, así que te daré la idea general”.

 

Shin les contó a todos sobre la posesión de Tiera por Marino y su conversación con Schnee más tarde.

 

Filma: “Por qué…”

 

Filma susurró, su cuerpo temblando. Al instante siguiente, presionó a Shin para que respondiera.

 

Filma: “¿Por qué no pudiste decirle que te quedarás?”

Shibaid: “¡Filma!”

 

Shibaid detuvo a Filma de sostener a Shin y levantarlo. Él era físicamente más fuerte, pero ella no lo soltó. Ambos ejercieron su poder sin reservas.

 

Filma: “¿¡Por qué me detienes, Shibaid!?”

Shibaid: “Quedarse aquí significa hacer un lado a su tierra natal. ¡Eso no es algo que puedas decidir tan fácilmente!”

 

Shibaid había dejado su país por lealtad a Shin. Todavía podía regresar, pero había elegido a Shin sobre su país y les había dicho a algunos de sus seguidores más cercanos que existía la posibilidad de que fueran enemigos en el futuro.

 

Debido a esto, él podía entender la lucha de Shin hasta cierto punto.

 

Filma dejó caer sus brazos después de escuchar las palabras de Shibaid.

 

Filma: “Eso es... eso también es cierto, pero...”

Tzaobath: “Todos, hay algo que deberían estar haciendo ahora en lugar pelear entre ustedes, ¿no es así?”

 

Tzaobath habló a continuación. El grupo estaba en la terraza de la casa de troncos, por lo que Tzaobath también podía participar en la conversación.

 

Shin y los demás sabían que buscar a Schnee era más importante que quedarse allí hablando: probablemente Filma no podría contenerse.

 

Filma: “Volveremos a hablar una vez que regresemos”.

 

Filma respiró hondo para calmarse, luego aplaudió sus propias mejillas.

 

Sety: “Vamos a buscar a la Schnee-onechan entonces. Primero necesitaremos un transporte... ¿puedes ayudarnos, Tzaobath?”

 

Sety le pidió a Tzaobath que los llevara, tan casualmente como si le estuviera pidiendo ayuda con las compras. Ocurrió cuando llegaron por primera vez al pueblo de hadas, así que aparentemente compartieron ese tipo de relación.

 

Tzaobath: “La deidad malvada está involucrada, por lo que no podría ignorar esto. Yo te ayudaré”.

Shin: “¿Transporte? ¿Ya tienes una idea de dónde podría estar ella?”

 

Por lo que Shin podía recordar, Sety nunca aprendió ninguna habilidad de sigilo como [Tracking]. Habría requerido un esfuerzo largo y extenuante para entrenarlo a niveles utilizables, pero teniendo en cuenta el tiempo que Shin estuvo ausente, no era imposible.

 

Sety: “Por supuesto que sí. Le pregunté a los Tsumugins y me dijeron que la presencia de la etiqueta maldita abandonó el pueblo. También dijeron que nos mostrarán el camino”.

Shin: “Ya veo. Intentaremos ubicar a Schnee con nuestras habilidades también, si ambas apuntan de la misma dirección, no habrá ningún error”.

 

Schnee era el personaje de apoyo de Shin, por lo que podía encontrar su posición o al menos la dirección general que tenía en su mapa. Lo mismo podría decirse para los otros personajes de apoyo, pero los mensajes no se pudieron enviar hasta que Shin realmente los encontró.

 

Shin: “¿Podemos irnos de inmediato?”

 

Shin le pidió confirmación a Tzaobath y este último asintió.

 

Tzaobath: “Estoy listo en cualquier momento. No necesitas dirigirse a mí tan cortésmente tampoco. Vamos a ser compañeros de armas a partir de ahora. No me sentaría bien que me tratara así con alguien a quien le he confiado mi espalda “.

Shin: “Entendido... no, lo tengo. Entonces haré lo que dices. Sety, ¿estás lista?”

 

Shin aceptó la propuesta de Tzaobath, luego verificó a Sety.

 

Sety: “Puedo ir en cualquier momento también. ¡Para volverla a la normalidad, estoy lista para hacer casi cualquier cosa!”

 

Sety se golpeó el pecho mientras hacía su declaración con orgullo. Los otros compartieron sus mismos sentimientos, incluso si no los pusieron en palabras. Filma estaba especialmente llena de intenciones asesinas hacia la deidad malvada.

 

Tzaobath: “Si bien sus recuerdos pueden ser defectuosos, la chica sigue siendo una Elfo Superior. Para poder manipularla, el enemigo seguramente es la misma deidad malvada. ¿Has pensado en algunas contramedidas todavía?

Shin: “Por favor espera. Déjame ver lo que recuerdo”.

 

Animado por la advertencia de Tzaobath, Shin reunió lo que recordaba sobre la deidad malvada Adetropos.

 

Lo primero que recordó es que Adetropos utilizó ataques que causaron anomalías en el estado mental. [Confusion], [High Confusion], [Charm] y [Brainwash]: la característica más grande y peligrosa del monstruo era su tendencia a disparar las barreras de tales hechizos. Incluso fue capaz de generar campos que reducían los efectos de las habilidades y el equipo de prevención del efecto de estado en una etapa.

 

Muchos se quejaron del evento Adetropos, ya que era más probable que fuera derrotado por sus propios aliados que por el propio jefe.

 

Shin: “Denme sus accesorios, los actualizaré”.

 

Shin hizo esta solicitud después de explicar su estrategia contra Adetropos. Shibaid y Filma tenían equipados [Age of Gods Earrings] que, por lo general, evitaban las enfermedades de estado, se reducirían a solo aumentar las defensas contra ellos cuando se enfrentaran a Adetropos: no serían suficientes para evitar los estados negativos.

 

En el juego había un límite en el número de accesorios que se podían equipar, por lo que los jugadores se centraban en fortalecer las defensas o en prevenir solo ciertos efectos de estado. Dividirían los estados entre los miembros del grupo, para evitar el peligro de que todos los miembros se vean afectados al mismo tiempo.

 

Sin embargo, en el mundo actual, los accesorios se podrían encender más que en la era del juego y ya no había límite de equipamiento: podían tomar contramedidas más extensas.

 

Shin: “Filma, Shibaid y Sety pueden equipar múltiples [Age of Gods Earrings]. Con ellos no se verán afectados por enfermedades de estado a menos que suceda algo realmente inesperado. Tiera, no te puedes equipar con [Age of Gods Earrings] debido a tus estadísticas, pero lo cubriremos con números”.

 

Shin pensó en las contramedidas para Tiera mientras actualizaba [Age of Gods Earrings]. Si ella no podía contar con la calidad, tenían que depender de la cantidad.

 

Pendientes, collares, anillos, brazaletes, horquillas, etc. Shin le haría usar más accesorios, siempre y cuando no le hicieran más difícil luchar. Intentó colocar algunos anillos en una cadena, convirtiéndolos así en un collar, y todos conservaron sus efectos, por lo que también usó ese método. Shin también agregó una protección a la moneda Geyl que Tiera usó como collar, para un seguro adicional.

 

Shin: “Está bien, Tiera debería estar bien ahora. Así que solo quedan Yuzuha y Kagerou. Tampoco pueden usar los aretes, así que...”

Yuzuha: “Kuu, yo puedo. Quiero la cosa del oído”.

Shin: “¿Puedes?”

 

Yuzuha, desde el hombro de Shin, señaló los pendientes de Filma.

 

Ella había usado equipo cuando entraron a la cueva submarina para salvar a Hermie, pero ese era un equipo hecho para los monstruos compañeros.

 

Los [Age of Gods Earrings] se hicieron para jugadores y personajes de apoyo, por lo que Shin no los había considerado en el equipo que Yuzuha podía usar. Además, por lo que Shin recordaba, las Bestias Divinas no se veían afectadas por las habilidades que causan efectos en el estado mental. En cierto modo, eran enemigos naturales de la deidad malvada.

 

Yuzuha todavía no había recuperado su forma completa, sin embargo, Shin decidió darle el objeto, por si acaso. Le dio los [Age of Gods Earrings] y otro artículo para fortalecer las defensas contra los efectos del estado negativo. Yuzuha tomo forma humana y los usó.

 

Shin: “Ya veo, puedes usarlos así”.

Yuzuha: “Kuu, perfecto”.

 

Yuzuha hinchó su pecho con orgullo, luego volvió al modo zorro. Los aretes cubrían parte de sus orejas, y otros objetos también se transformaron de manera que no interfirieran en sus movimientos. En su mayoría estaban cubiertos por su pelaje y no eran visibles, pero Shin podía decir que Yuzuha todavía los estaba equipando.

 

Shin: “El siguiente es Kagerou. No puedes hacer lo mismo que hizo Yuzuha, así que solo usaremos un collar”.

 

Era un método bastante clásico para los monstruos de cuatro patas. Otros tipos incluían la fijación de accesorios a sus patas o colas. Kagerou no se resistió en absoluto ya que Shin equipó los accesorios. Luego, hizo unos pequeños saltos y corrió un poco, para comprobar si incomodaban sus movimientos.

 

Shin: “Lo preguntaré por si acaso, pero ¿necesitas algo, Tzaobath? Aunque no estoy seguro de si podrías equipar mis objetos”.

Tzaobath: “¿Los objetos hechos por el hombre tienen un efecto en mí?”

Shin: “¿Quién sabe? Pero parece que funcionan en Yuzuha y Kagerou, así que creo que la posibilidad no es cero”.

Tzaobath: “Hmm. Entonces solicitaré los mismos artículos de protección mental que le diste al Cola Elemental. Ser manipulado por eso sería una humillación peor que ser derrotado”.

 

Tzaobath habló con chispas de fuego ardiendo en su aliento. Por lo general, era tranquilamente imponente, pero cuando se trataba de la deidad maligna, incluso el dragón perdería su genio.

 

Shin: “Pendientes... no funcionaría, supongo. ¿Podrías intentar usar brazaletes o anillos?”

 

Pensando que un collar estaría fuera de discusión, Shin ni siquiera mencionó la posibilidad.

 

El tamaño de los objetos se podía ajustar, por lo que se suponía que iban a crecer más o menos automáticamente, pero nada sucedió cuando Shin se los dio a Tzaobath.

 

Tzaobath: “Hmm, no hay reacción?”

 

Shin: “No hay ningún monstruo compañero de tu tamaño después de todo. ¿Me pregunto si el rango de ajuste de tamaño tiene límites? Si es así, no hay mucho que yo... ¡ah!”

 

Shin le devolvió el objeto a Tzaobath y sacó otra tarjeta de objeto.

 

Tzaobath “¿Qué es eso?”

Shin: “Un accesorio tipo pintura. Dibujar un patrón en la superficie del cuerpo aplica un encantamiento mágico”.

 

En la era del juego, se usaba como un artículo de moda. Se puede aplicar en cualquier parte del cuerpo y no interfiere con otros equipos. Sin embargo, los tipos de pintura también usaban una ranura para accesorios, por lo que la mayoría de los jugadores usaban aretes, brazaletes o adornos para el pelo más efectivos.

 

Tzaobath: “Ya veo, se aplica en la piel, por lo que el tamaño no es una preocupación. Vamos a intentarlo entonces”.

 

Tzaobath tomó la tarjeta con sus garras y la materializó. Una vez que el patrón que apareció en el aire se colocó en cualquier parte del cuerpo, el artículo fue equipado.

 

Tzaobath: “Esto parece estar funcionando... siento algo que cubre todo mi cuerpo. ¿Puedes saberlo?”

Shin: “Si puedo. Así que los de pintura funcionan bien con criaturas de gran tamaño... lo tendré en cuenta”.

 

Los de tipo pintura eran menos efectivos que otros accesorios, pero no había posibilidad de que fueran destruidos. Incluso si se le corta el brazo en el que se colocó el patrón, los objetos o habilidades Divinas podrían restaurar tanto el brazo como el patrón. Sin embargo, esto no funcionaría con anillos o brazaletes: si son destruidos, serían casi imposibles de restaurar a la mitad de la batalla, salvo en el caso de habilidades muy altas de auto restauración.

 

Para un seguro adicional, Shin también agregó accesorios de pintura al resto del grupo.

 

Shin: “Colóquelos donde deseen, y el efecto se activará”.

 

Shin luego agregó un tipo de pintura justo arriba del lado izquierdo de su pecho. Cuando lo hizo, el patrón pintado pasó a través de su ropa y se adhirió a su piel. Él eligió aplicarlo a su pecho ya que, a diferencia de los brazos o piernas, era una parte menos propensa a perderse. Como Shin, Filma y los demás también aplicaron los patrones en su pecho.

 

Shin, Shibaid y Sety tenían poca piel expuesta, por lo que no se podían ver los patrones, pero los pechos de Filma y Tiera eran más visibles, por lo que los patrones floridos eran en parte visibles.

 

Yuzuha tomo forma humana de nuevo para aplicar los patrones, luego volvió al modo de zorro. Esa forma era más cómoda para ella al parecer.

 

Kagerou se recostó sobre su espalda mientras Tiera aplicaba el patrón.

 

Shin: “Está bien, ahora todos los preparativos están hechos. Vamos.”

 

El grupo desayunó rápidamente la comida que Shin tenía preparada, luego subió a la espalda de Tzaobath. El pueblo de hadas, sin que Sety lo mantuviera, probablemente desaparecería poco después de que ella se fuera. Sin embargo, también era el área privada de Shin, por lo que era posible convertirla en una tarjeta y cargarla. Cuando lo hizo, tal vez porque convirtió el área en una tarjeta, o tal vez era el dueño original, la carga de la preservación cambió en Shin.

 

Shin: “¿Cuál es la dirección?”

Sety: “Por ese lugar, directamente de norte a noroeste”.

 

Sety preguntó a los Tsumugins, luego señaló hacia un punto en el cielo. [Tracing] Shin de Shin mostró la misma dirección.

 

Shin: “¡Espéranos, Schnee, llegaremos en poco tiempo!”

 

Shin susurró mientras miraba la dirección en que se pensaba que era la deidad maligna.