The New Gate Capítulo 39 (parte 5).




Manual




Proyecto: 

Zazie: “Es aquí.”

Shin: “Como se esperaba de un astillero, es realmente enorme”.

 

El grupo de Shin visitó un astillero ubicado en el borde del puerto. A pesar de su ubicación, no perdía en tamaño a otros astilleros. El grupo siguió a Zazie hasta los muelles y encontró dos galeones colgando en el aire suspendidos por accesorios. Junto a ellos había una nave en proceso de construcción, probablemente la que fue solicitada por Zazie y sus camaradas.

 

Los trabajadores notaron la llegada de Zazie y uno de ellos llamó a un hombre grande que estaba un poco más lejos de ellos.

 

El hombre entonces se acercó; era de baja estatura, pero casi dos veces más ancho que una persona promedio, con un físico robusto y musculoso.

 

“Hola, Zazie. El barco todavía está en construcción, ¿sabes?”

 

A juzgar por el tono familiar del hombre, debe estar en buenos términos con Zazie. Shin imaginó que era uno de los jefes carpinteros.

 

Zazie: “Vine a hablar de ese barco. Esta persona es un conocido nuestro, un aventurero llamado Shin. Este hombre es el jefe y carpintero en jefe del astillero de Gourd, Zigma Gourd, pero todos lo llaman jefe”.

 

Zazie hizo las presentaciones; Shin le había dicho que no quería atraer la atención donde otras personas pudieran ver, por lo que ella había mantenido las presentaciones al mínimo. Lapwing estaba preocupada mirándola.

 

Zazie: “Tranquilízate, Lapwing”.

Lapwing: “Zazie, ¿no es esa forma de hablar un poco grosera?”

Schnee: “Está bien, Shin no es el tipo de persona que se preocupa por cosas así”.

 

Incluso cuando Schnee agregó un comentario útil, Zazie continuó hablando con Zigma. Ella le dijo que suspendiera la fabricación de la nave y Zigma miró a Shin.

 

Zigma: “Esto no es algo de lo que tengamos que hablar aquí. Vamos a la parte de atrás, síganme”.

 

El grupo siguió los pasos de Zigma hasta una pequeña habitación en la parte de atrás de la oficina. Después de que sirvieron las bebidas, Zigma comenzó a hablar.

 

Zigma: “Entonces, ¿por qué ya no necesitas el barco? Sé por qué lo necesitabas, por qué estás tan empeñada en esto. No creo que puedas encontrar un reemplazo tan fácilmente”.

 

Para tener un barco normal, solo se necesita pagar la cantidad correcta de dinero. Sin embargo, Kuwain es una zona marina extremadamente peligrosa con fuertes tormentas. Un barco que tenía solo su gran tamaño como su única ventaja todavía estaba condenado a hundirse.

 

Zigma: “Las conozco chicas, no pueden haberse rendido, ¿verdad? ¿Aquí está involucrado ese muchacho?”

Lapwing: “Sí, el señor Shin va a hacer el barco”.

Zigma: “¿Que dices?”

 

Zigma miró a Shin de nuevo, directo y profundo, como para analizar qué tipo de persona era.

 

Shin: “Sí, me gustaría tomar prestado el espacio donde se está construyendo esa nave”.

Zigma: “¿Tienes los materiales? Para hacer un barco como el que especifica el gremio, tan solo los materiales cuestan un brazo y una pierna, ¿sabes?”

Shin: “Ya tengo las partes, sí. No había otro buen lugar para juntarlos, así que ...”

 

Dicho esto, Shin puso una carta de objeto sobre la mesa.

 

Zigma: “Una tarjeta de objeto eh. Es cierto que eso facilita el transporte de materiales. Pero solo tener las partes no es suficiente para construir un barco, ¿qué dices a eso?”

 

La construcción de un barco requería una cierta cantidad de mano de obra. Incluso si las piezas y herramientas se convirtieran en tarjetas de objeto, el grupo de Shin era solo de cinco personas. Con tres de ellas siendo mujeres, Zigma parecía escéptico de que podrían construir un barco por sí mismos.

 

Shin: “No quisiera que esto se supiera, pero... usando habilidades, lo haría de alguna manera”.

Zigma: “... Ya veo, entonces eres un heredero de habilidades”.

 

Zigma asintió, convencido.

 

Las habilidades permitían el uso de fuerzas mucho más allá de la comprensión humana. La caja de objetos, que permitía a niños llevar artículos de peso masivo, también era similar.

 

Desde el punto de vista de alguien que no entendía las habilidades, era algo imposible de comprender. La forma de hablar de Shin se debía a que él era un heredero, y Zigma lo reconoció.

 

Es un artesano, pero también un hombre de negocios. El contrato se canceló unilateralmente, pero Zazie dijo que pagarían el precio completo, por lo que se aceptó su solicitud.

 

Zigma: “Bueno, es cuestión de negocios, si pagas no tengo nada que decir”.

Zazie: “No me parece que sea así, ¿cierto?”

 

Como Zazie señaló, incluso si Zigma decía estar de acuerdo, su expresión amarga sugería lo contrario.

 

Zigma: “¿Me puedes culpar? Construir barcos es mi trabajo de vida. No he escatimado nada, ni materiales ni técnica, en el barco que estamos haciendo ahora. Puedo jurar que sería la obra maestra de mi vida”.

 

Seguramente estaba confiado; La expresión de Zigma no contenía ni un centímetro de arrogancia.

 

Zigma: “Dicho eso, Zazie. Tu expresión me dice que el muchacho de aquí puede construir algo mucho mejor que yo. Conoces mis habilidades, y aquí tenemos a alguien en quien confías mucho. Puedes apostar que estoy interesado”.

Zazie: “Nunca cambias, ¿verdad? Shin, estoy segura de que estará bien si se trata de él”.

 

Zazie miró a Shin, como para animarlo a mostrarle a Zigma su habilidad.

 

La actitud de Zigma y el tamaño del barco en construcción demostraba claramente que estaba orgulloso de su experiencia, por lo que Shin decidió que podía dejar que Zigma viera sus habilidades.

 

Shin: “... no le digas a nadie más lo que veas o escuches, y nunca menciones que me viste. Si puedes prometerme estas dos cosas, entonces está bien”.

Zigma: “Entendido. Todo lo que vea o escuche, lo llevaré conmigo a la tumba. Si hay algo que pueda robar, ¿me dejarás?”

Shin: “Toma todo lo que puedas. No te detendré si quieres usarlo como referencia para otro trabajo”.

Zigma: “Vaya con este es un muchacho engreído. ¡Me estoy emocionando aquí!”

 

No era posible convertir una habilidad en tuya con solo mirarla. Mirar el barco completado y usarlo como referencia para otros proyectos no era un problema para Shin.

 

En contraste, Zigma asintió, con una sonrisa maliciosa en su rostro. Su orgullo como artesano se estaba ardiendo, sin lugar a duda.

 

Como no había separadores ni barreras dentro del astillero, Shin armaría el barco después de que los demás carpinteros se fueran. El grupo se dividió con Zazie y Lapwing por el momento, quienes regresarían a Shigureya y los demás se dirigieron al gremio.

 

Shin: “Ojalá nos den permiso sin armar demasiado escándalo”.

 

Shin murmuró eso para sí mismo, incluso si sabía que sería difícil. Filma, que estaba mirando alrededor del paisaje de la ciudad de Barbatos, lo escuchó y respondió:

 

Filma: “A juzgar por lo que dijo Zazie, ¿no sería bastante imposible? Dudo que dejen a alguien ir a un lugar sabiendo que significa tener un deseo de muerte tan fácilmente”.

Shibaid: “Sin embargo, son los actuales propietarios de Shigureya. El gremio o el gobierno podrían no querer perder un talento así.”

Schnee: “Eso es probable. Shigureya se convertiría en un almacén si se fueran.”

 

Shibaid dijo que incluso con la nave, las posibilidades de obtener autorización eran bajas, y Schnee estuvo de acuerdo.

 

Por lo general, las personas ajenas podían acceder a las casas de los gremios si el propietario estaba dentro o junto con el visitante. Esto era lo mismo para Tsuki no Hokora de Shin también; ahora que estaba habitada, solo Tiera, Yuzuha y Kagerou, y los personajes de apoyo como Schnee, podían ingresar a ella.

 

Yuzuha porque tenía un contrato con Shin, Tiera porque Schnee la registró como miembro de Tsuki no Hokora cuando la tomó bajo su protección, y Kagerou por la misma razón que Yuzuha.

 

Si Zazie y sus compañeros murieran, en este mundo solo a Shin se le permitiría ingresar a Shigureya, ya que tenía una autorización especial debido a ser miembro de Rokuten.

 

Shin no sabía cómo trataban a Zazie y los demás en Barbatos, pero se imaginaban que no querían que fueran a zonas tan peligrosas.

 

Shin: “Bueno, vamos a intentarlo. Será mejor que recopilemos información sobre los monstruos que aparecen en estas partes también”.

 

El solo hecho de conocer qué es lo que podrían enfrentar sería muy útil, la autorización también podría llegar más tarde. Es lo que Shin pensó, cuando Tiera, que no había hablado ni una palabra hasta entonces, lo llamó.

 

Tiera: “Oye, Shin. Pelear en el mar será algo así como cuando peleamos contra los [Gale Serpents] en la tormenta la última vez, ¿no?”

Shin: “Bueno ... sí, pero también podríamos tener que luchar bajo el agua. No creo que Celciutos pueda hundirse, ya que también tiene una función de buceo. Si por algún mal funcionamiento se hunde bajo el agua, tendríamos que bucear para recuperarlo”.

 

Shin podría convertir cualquier equipo en equipo utilizable bajo el agua.

 

Ya lo había hecho con todos los miembros del grupo... pensó, y luego recordó que el equipo de Tiera se había actualizado.

 

Shin: “Oh sí, tenemos que hacer ‘eso’ una vez más”.

Tiera: “No hagas nada raro esta vez, ¿de acuerdo?”

Shin: “Deja de decir cosas que podrían malinterpretarse ... el diseño es aleatorio, ya te lo dije. Yo mismo me sorprendí de que tuvieras eso de todas las cosas”.

 

Un pequeño accidente ocurrió la última vez que Shin conectó la función submarina al equipo de Tiera. Fue un caso muy raro, pero para una mujer un diseño como ese era un poco ... no, extremadamente revelador. Era doblemente raro, ya que rara vez aparecía y Shin nunca había visto a nadie usarlo.

 

Tiera: “Estaba muy sorprendida!! ¿Qué diablos fue eso, de todos modos? ¡Incluso si fuera a nadar bajo el agua, usar eso fuera ... me haría parecer una mujer pervertida!”

 

Al recordar el incidente, Tiera se sonrojó ferozmente y protestó.

 

Shin: “¡Cálmate por favor! ¡Hablas demasiado fuerte!”

 

Afortunadamente, había pocas personas a su alrededor, pero habían atraído la atención de esos pocos, por lo que el grupo se alejó rápidamente.

 

Mientras caminaban, Shibaid lanzó una pregunta.

 

Shibaid: “Shin, ¿qué le pasó a Tiera? No podría haber sido algo trivial, si ella mostró emociones tan fuertes en público”.

Shin: “Cuando conecté la función submarina a su equipo, bueno, hubo un pequeño accidente. La ropa y armadura se convierten en un traje de baño, ¿verdad? Apareció uno bastante peligroso”.

 

Shin pensó que era bastante agradable para los ojos, pero no se atrevió a expresar sus pensamientos.

 

Shibaid: “Hmm ya veo. Hay muchas más variaciones para las mujeres que para los hombres, después de todo. Recuerdo que también hay unos bastantes extraños”.

Filma: “Algunos de ellos son más embarazosos que estar desnudos. Yo también tenía algo bastante loco. ¿Estás seguro de que es realmente aleatorio, hmm?”

Shin: “¡Dije que lo es! Si pudiera elegir, elegiría algo modesto desde el principio”.

 

Shin respondió firmemente a las burlas de Filma. Si no lo hiciera, los ojos de Schnee arrojarían dagas aún más afiladas en su espalda.

 

Filma: “Escuché que nada de eso sucedió en el caso de Schnee, ahora que lo recuerdo.”

Shin: “Sólo es una coincidencia, te lo digo.”

 

Tiera y Filma tenían diseños muy reveladores, pero Schnee consiguió el que tenía y no había cambiado desde la primera vez, por lo que se decidió de inmediato.

 

Sin embargo, dependiendo del punto de vista, se podría decir que, en el caso de Schnee, cualquier diseño hubiera funcionado.

 

Shin: “No se puede evitar, ¿verdad? Creo que ese es el que se ve mejor en ella”.

 

Shin no estaba descuidando a Schnee, o eso dijo con firmeza. No había mentiras allí.

 

Filma: “¿Escuchaste eso?”

 

Filma sonrió y se volvió hacia Schnee, que estaba caminando detrás de ella.

 

Schnee: “No he dicho nada”.

 

Schnee miró hacia otro lado, pero a juzgar por sus orejas temblorosas, seguramente no parecía disgustada.

 

Filma: “Heh, tal como estaba previsto”.

Shin: “Tch, eso fue a propósito!?”

 

Shin gimió hacia la risa de Filma.

 

Shibaid: “Suficiente sobre el equipo, ahí está el gremio”.

 

Shin miró hacia adelante en respuesta al anuncio de Shibaid y vio un edificio muy similar a los que había visto en Bayreuth y Falnido. El letrero también mostró que no había ningún error.

 

Shin: “Por cierto, Filma, ¿estas registrada en el Gremio de Aventureros?”

Filma: “¿Hmm? No ¿Por qué? Cuando estaba activa, la gente todavía se estaba recuperando de la confusión causada por ‘The Dusk of the Majesty’, y no había organizaciones intercontinentales como el gremio”.

Shin: “Supongo que deberíamos hacer eso entonces. También obtendrías una identificación”.

 

En la actualidad, para el grupo de Shin eso era lo que valía una tarjeta del Gremio. Vender los materiales que tenían significaba que nunca se habían quedado sin fondos. También servía para recopilar información, ya que Shibaid es de rango A, no era necesario que Shin y los demás elevaran sus propios rangos.

 

Shin: “Es lo mismo por dentro también, eh”.

 

El interior del gremio tenía los mostradores de la recepción a la derecha, una taberna a la izquierda y una tabla con peticiones en el centro, la composición habitual.

 

Las únicas diferencias eran las especies y el equipo de los aventureros en el interior. Probablemente debido a que Barbatos estaba cerca del mar, podían ver hombres y pescadores aquí y allá. Shin también notó varios artículos de clase ‘Raro’ y ‘Único’, probablemente recogidos del fondo marino.

 

Recepcionista: “Bienvenido a la sucursal de Barbatos del Gremio de Aventureros. ¿Cómo puedo ayudarte?”

 

Una mujer con el pelo rubio claro estaba en la recepción.

 

Shin: “Me gustaría registrarla como una aventurera”.

 

Shin conocía las reglas del gremio, así que saltaron las diversas explicaciones y procedieron con el registro.

 

Recepcionista: “—- registro completo. Tu tarjeta estará lista para recoger mañana”.

 

Como antes, tardó un día en emitir la tarjeta.

 

Shin: “Ya que estamos aquí, me gustaría preguntarte algo. Se trata sobre la autorización para ingresar al área de Kuwain, ¿es posible recibirla si tenemos un barco listo?”

Recepcionista: “Autorización para entrar ... el área de Kuwain ...?”

 

Pocas personas probablemente han preguntado al respecto. La recepcionista parecía no tener idea de lo que Shin estaba hablando.

 

Shin: “Sí, escuché que se necesitaba la autorización del gremio o del estado para poder ingresar. ¿Como funciona?”

Recepcionista: “Por favor, espere un momento ... nuestro personal necesita ver el barco antes de otorgar la autorización. Hay un caso pasado de personas que se dirigieron al mar con un barco de un tamaño más pequeño que el que se informó en la solicitud y desapareció.”

 

La recepcionista habló mientras miraba un documento, probablemente enumerando las regulaciones. En el caso que ella citó, algunos pescadores habían sido testigos del abandono del puerto por parte del solicitante.

 

Shin: “Entendido. Volveré otra vez una vez que tengamos el barco”.

Recepcionista: “Usted puede presentar su solicitud primero, si lo desea. El personal puede corroborar la información del barco cuando lo revise, por lo que los procedimientos pueden ser un poco más rápidos”.

Shin: “Ya veo. Sí, lo haré”.

 

Pensando que ahorrar tiempo era siempre bienvenido, Shin completó los campos obligatorios del formulario de solicitud.

 

Recepcionista: “Tu nombre es ... Shin, ya veo. Por favor, presente su tarjeta de gremio también”.

 

Shin entregó el formulario de solicitud lleno y la recepcionista lo comprobó y lo comparó con su tarjeta de gremio.

 

Recepcionista: “¿Usted es de rango D? Me temo que incluso si tiene un barco, no se le concederá la autorización”.

Shin; “Hay alguien de rango A en mi grupo. Eso significa que no hay problema, ¿verdad?”

Recepcionista: “Sí, eso es correcto, pero ... si no te importa que confirme, ¿eres el líder del grupo, señor Shin?”

Shin: “Sí.”

Recepcionista: “¿Podría por favor decirme los rangos de los miembros de su grupo?”

 

A pesar de la presencia de alguien de rango A, el líder del grupo era el rango D. La recepcionista probablemente lo encontró extraño.

 

Algunos aventureros establecen deliberadamente miembros de rango inferior como líderes, para permitirles acumular experiencia. Sin embargo, no había ninguna razón para utilizar a un líder inexperto cuando iba a un lugar como Kuwain.

 

Shin: “Tenemos a una persona de rango C y a una persona de tango F y dos monstruos compañeros. Dependiendo de las circunstancias, otros miembros también podrían unirse a nosotros más tarde”.

 

Zazie y los demás probablemente también vendrían con ellos, pero como Shin no sabía si estaban registrados como aventureros o no, mantuvo las cosas vagas a propósito.

 

Recepcionista: “Gracias. ¿Sabes cuáles son las condiciones para la autorización?”

Shin: “Sí. La presencia de un aventurero de rango A, un barco igual o superior a cierto tamaño, equipo utilizable bajo el agua, o eso me han dicho”.

 

Shin repitió las condiciones que escuchó de Zazie.

 

Recepcionista: “Si, eso es correcto. ¿Está listo su equipo?

Shin: “Sí, para todos los miembros del grupo. ¿Necesitas comprobar eso también?”

Recepcionista: “Pido disculpas por las molestias, pero es una política. No quiero dudar de sus habilidades, señor Shin. Simplemente deseamos mantener el riesgo de perder valiosos aventureros a niveles mínimos”.

Shin: “No hay problema. También deseo mostrarles que no tenemos ninguna intención de morir.”

 

Con el barco y el equipo que Shin puede proporcionar, un mar tormentoso o dos serían un pedazo de pastel. También en base a los miembros de su grupo, a menos que sucediera algo increíble, nadie corría peligro de ser herido.

 

Sin embargo, no podía dejar que el gremio lo supiera todo. Las técnicas de Shin eran demasiado avanzadas para este mundo; si las revelaba sin pensar, se arriesgaba a crear una conmoción.

 

Shin estaba pensando en enmascarar el barco cuando era el momento de mostrarlo también.

 

Shin: “Si es posible, me gustaría saber sobre los monstruos presentes en el área de Kuwain”.

 

La información sobre los monstruos varía mucho en función del área, pero el gremio registró todo lo que los aventureros informaron. Saber contrarrestar a los monstruos influyó grandemente en la tasa de supervivencia de los aventureros.

 

El trabajo del aventurero siempre requería que sus vidas estuvieran en la línea, por lo que era absolutamente necesario que prestaran atención a la información de los monstruos.

 

Recepcionista: “Puede encontrar dicha información en la sala de referencia”.

 

Los documentos disponibles variaban según el rango, pero en general todos los documentos, excepto los relativos a monstruos en mazmorras peligrosas o áreas selladas, estaban disponibles.

 

También se informó que los monstruos en el área de Kuwain habitaban en otras áreas, por lo que el grupo de Shin podía examinar la información sobre ellos, excluyendo a las tres Bestias marinas.

 

Shin: “Muchas gracias.”

Recepcionista: “Una vez que su barco esté listo, por favor venga a la recepción de nuevo. Si no estoy presente, diga que Arno Toole recibió su solicitud, me aseguraré de que se pueda procesar”.

Shin: “Entendido. Volveré otra vez ...

Arno: “Oh, mis disculpas. Hay algo más de lo que necesito hablarle, señor Shin.”

 

Shin estaba a punto de llamar a Schnee y los demás para que fueran a la sala de referencia, cuando Arno lo detuvo.

 

Shin: “¿Algo más?”

Arno: “Hay alrededor de diez solicitudes específicamente para ti”.

Shin: “Solicitudes para mí, eh. Lo siento mucho, pero tengo algo urgente que hacer y no puedo aceptarlas”.

Arno: “Entendido. Como no puede aceptar las solicitudes, deberá firmar los formularios de solicitud. Por favor, espere en ese lugar, prepararé los documentos necesarios.”

 

Arno señaló una pequeña cabina junto al mostrador de recepción. Shin le dijo a Schnee y a los demás que esperaran, luego se sentó en el sofá más cercano en la cabina.

 

Arno: “Me disculpo por la espera. Estos son los formularios de solicitud.”

 

Shin tomó los formularios y firmó el campo indicando que no podía aceptar la solicitud.

 

Miró a los solicitantes mientras firmaba y encontró nombres y lugares que recordaba, como el reino de Bayreuth o Balmel.

 

Shin: “Aquí, esto debería ser todos ellos”.

Arno: “…si no hay problema.”

 

Arno comprobó los formularios y asintió.

 

Arno: “¿Esto está realmente bien con usted? Las conexiones que podría obtener a través de estas solicitudes parecen muy valiosas”.

 

Arno explicó que los aventureros que abandonaron el gremio para ingresar en un contrato exclusivo con nobles o comerciantes, para garantizar un estilo de vida estable, no eran pocos.

 

Shin: “Me convertí en un aventurero con un objetivo determinado, por lo que no estoy pensando en servir a nadie hasta que lo haya logrado”.

Arno: “Ya veo. Los aventureros de rango A son realmente diferentes del resto, después de todo”.

 

Arno se río levemente después de decir esto, pero Shin estaba un poco confundido.

 

Shin: “Er, ¿estás hablando de la persona de mi grupo?”

Arno: “No, estoy hablando de ti, señor Shin. Lo comprobé antes, cuando procesé su solicitud. Debido a sus logros en la batalla de defensa de Balmel, su promoción al rango A se ha decidido”.

 

La larga discusión terminó con la decisión de promover a Shin al rango A.

 

Con Shibaid presente, pudieron verificar cualquier documento, por lo que no fue realmente significativo, pero aparentemente la notificación se había enviado a todo el continente.

 

Arno: “Decir que es rango D cuando en realidad es rango A ... eso no es bueno, señor Shin. Me sorprendió mucho cuando revisé su tarjeta de gremio”.

 

Era muy raro que los aventureros saltaran directamente de rango D a rango A. Para asegurarse de que no fuera un error, Arno había pedido a otros miembros del personal que lo confirmaran también.

 

Shin: “Aunque tampoco lo sabía hasta ahora”.

Arno: “Hay varios aventureros llamados Shin, pero nunca hubieran pensado que usted seria quien actuó en la batalla de defensa de Balmel. El nombre Shin ‘Slashing Hammer’ ha llegado incluso a Barbatos, ¿sabes?”

Shin: “Ah ... eso también”.

 

A Shin le habría encantado que ese apodo se extendiera lo menos posible, por lo que deseaba poder desaparecer entre los otros Shins.

 

Arno: “Después de estos grandes logros, es justo que lo evalúen de manera justa. Pero me alegro, ahora puedo enviarle con menos preocupaciones. Siempre es doloroso cuando alguien a quien asistí no regresa”.

Shin: “Estará bien, como puedes ver, resulta que soy de rango A, así que volveré en un instante. No voy a ir a Kuwain solo para cazar monstruos después de todo”.

 

El objetivo del grupo de Shin era encontrar a Celciutos. En caso de que estuviera dentro del territorio de una de las Bestias del Mar, podrían tener que luchar contra ellas. No había necesidad de entrar en contacto con ellos o luchar contra ellos, sin embargo.

 

Las fuerzas de las Bestias del Mar estaban en desacuerdo entre sí, por lo que era probable que dieran prioridad a mantener sus territorios y no se aventuraran fuera de ellos. Derrotar a uno podría hacer que los otros ataquen barcos o puertos, por lo que no tiene mucho significado.

 

Arno: “Si es posible, ¿podría saber cuál es su objetivo?”

Shin: “Sí, por supuesto. Sin embargo, no es algo tan fijo como ser llamado una meta. Si tuviera que darle un nombre, diría que es una aventura”.

Arno: “¿Aventura?”

 

No sería bueno que ellos vieran demasiado profundamente sus motivos, por lo que Shin usó la respuesta que había pensado previamente.

 

Shin: “Mares desconocidos donde el hombre teme pisar… ¿habrá algo allí, o tal vez nada? Desear saber eso es lo que hace a un aventurero, ¿no es así? Perseguir la pasión de la aventura”.

Arno: “Pasión”.

Shin: “Sí, bueno, también podrías decir que soy un idiota imprudente”.

 

Realmente existían áreas llamadas dominios no transitados que la gente rara vez visitaba. Shin supo sobre ellos por coincidencia, cuando estaba revisando documentos en Falnido.

 

Algunos aventureros se ganaban la vida entrando en esas áreas y encontrando objetos raros o explorando ruinas. Shin decidió presentar su grupo como perteneciente a tal categoría.

 

Arno: “No, en absoluto, hay muchos lugares que han sido descubiertos por esas personas. Nadie los llamaría idiotas.”

Shin: “Si dices eso, me siento más confiado”.

Arno: “Estoy segura de que lo sabe, pero luchar en el mar es completamente diferente a luchar en tierra. Los monstruos también son peculiares, pelear en un lugar como el mar significa que solo con caer, sus movimientos serán limitados. Morimos si no podemos respirar, y si la corriente nos arrastra y perdemos nuestro sentido de la dirección, solo la muerte espera. Por favor, no baje la guardia”.

Shin: “…No lo haré.”

 

Al trabajar en un gremio en una ciudad portuaria, seguramente sabía bien lo aterrador que podía ser el mar. Las palabras y la expresión de Arno mostraron de manera clara que estaba realmente preocupada por Shin y su grupo.

 

Arno: “Por favor, perdóname si suena condescendiente”.

Shin: “No, entiendo que dijiste eso por preocupación por nuestra seguridad. Soy consciente de lo peligroso que puede ser el mar, pero seré aún más cuidadoso”.

 

Shin luego fue a reunirse con Schnee y los demás para ir a la sala de referencia. Allí buscaron información sobre los monstruos que habitaban en el área de Kuwain y los compararon con lo que sabían. Al ser un área prohibida, no había mucha información, pero no había grandes diferencias con lo que sabían de la era del juego.

 

Shin: “El problema es que las tres bestias marinas se están volviendo violentas. Será más fácil si no vienen a atacarnos, eso es seguro”.

 

En el camino de regreso del gremio al astillero, Shin suspiró.

 

En el juego, los monstruos llamados Bestias Marinas no atacaban a menos que fueran provocadas. Sin embargo, según la información de Zazie, ahora atacaban indiscriminadamente a cualquiera que vieran.

 

Schnee: “¿Qué haremos si los dañamos y ellos no se retiran?”

 

Shin sostuvo su barbilla, pensando en cómo responder a la pregunta de Schnee.

 

Shin: “Podríamos escapar si detenemos sus movimientos, pero son más rápidos que nosotros en el agua ...”

 

Sería difícil hacer que los monstruos pierdan de vista al grupo, incluso con efectos de estado como “Paralisis” o “Confusión”.

 

Shin: “O los detenemos con habilidades de restricción o a través de la fuerza bruta”.

 

Un método sería golpearlos repetidamente con ataques de elemento eléctrico para interrumpir a la fuerza el control de sus cuerpos. Hacer eso evitaría que siguieran al grupo.

 

Si las restricciones, como los efectos de estado, resulta ser inefectiva, la única manera era infligir suficiente daño para ralentizar sus movimientos.

 

Filma: “¿Podríamos distraerlos con algún señuelo?”

Shin: “Pero todos son realmente enormes...”

 

Shin consideró la estrategia de señuelo de Filma también. Las 3 Bestias Marinas, sin embargo, eran mucho más grandes que el grupo de Shin. No tenían idea del tamaño que debería tener un señuelo lo suficientemente grande como para distraerlos.

 

La carta de objeto significaría que el peso no era un problema, pero obtener tal señuelo sería muy difícil. Incluso si usaban el dispositivo de creación de Tsuki no Hokora, usar valiosos ingredientes llenos de magia única como un señuelo sonaba como un desperdicio.

 

Shin; “¿No nos tragarían completos mientras el señuelo se está materializando de todos modos?”

 

Esa era la mayor preocupación. Si los monstruos se los comieron mientras el objeto seguía apareciendo, todo sería en vano.

 

Filma: “... estarás bien, Shin.”

Shin: “¡Mi HP lo estará, claro! ¡¡Pero mentalmente no estaré bien!!”

 

Shin no disfrutaría tener que salir del vientre del monstruo. La idea de Filma estaba obviamente fuera de lugar.

 

Shin; “De todos modos, primero tenemos que construir el barco ...”

 

Shin emitió un suspiro de cansancio y postergó la conclusión del problema para más adelante.