The New Gate Capítulo 38 (parte 1).




Manual




Proyecto: 

Después de derribar a Ouroboros, Shin regresó a la sede de Avidya.

 

Cuando entró, los ojos de todos los presentes se volvieron hacia él. Si bien hubo algunas diferencias individuales, la mayoría de las miradas seguían siendo turbias y malhumoradas, pero mucho menos de lo que eran un mes antes.

 

Calmia: “Bienvenido. Veo que has cumplido tu palabra.”

 

El tono de Calmia parecía más brillante de lo habitual.

 

Shin: “No exactamente, nuestro lado también sufrió pérdidas”.

Calmia: “... así que es por eso que él no está a tu lado”.

 

La expresión de Shin no cambió mientras hablaba, pero Calmia dejó de respirar por un segundo antes de hablar. Al parecer, aún no sabía nada sobre la muerte de Shadow.

 

Probablemente porque habían escuchado la conversación, la gente de los alrededores comenzó a susurrar entre ellos.

 

Calmia: “¿Obtuvo su venganza?”

Shin: “Sí, parecía realmente satisfecho”.

Calmia: “Ya veo. Eso es bueno, entonces. Esa es la razón por la que todos nos reunimos aquí, después de todo”.

 

Calmia parecía triste, pero aliviada al mismo tiempo. Avidya era un gremio formado por miembros que juraron tomar venganza. Incluso si murieran en el proceso, mientras hubieran logrado su objetivo, los miembros del gremio los elogiarían en lugar de llorar su pérdida.

 

Calmia: “¿Estás bien?”

Shin: “¿Qué quieres decir?”

 

Preguntó Calmia a Shin después de tomar su mano. Su expresión sugería que estaba preocupada por él. De su mano, sin embargo, no se podía sentir calor.

 

Calmia: “Cuando la persona a su lado cae, algunos dejan de avanzar. No hay mucho que pueda hacer, pero consolar a esas personas es uno de mis deberes”.

 

Shin entendía bastante bien lo que Calmia quería decir con “consolar”. Ella “no podía hacer mucho” debido a las restricciones impuestas por el juego.

 

Shin: “No hay problema. Shadow llevó sus convicciones hasta el final. Y yo haré lo que me propuse hacer”.

 

La mano de Shin, que Calmia había colocado contra su amplio busto, fue arrancada con fuerza suficiente como para no parecer desagradable. A pesar de que su amada, Marino, ya no estaba con él, no sentía el impulso de acercarse a otras mujeres.

 

Shin miró furtivamente a Calmia, quien rápidamente se disculpó.

 

Calmia: “Me disculpo si te molesté. Probablemente no lo sepas, pero Ouroboros también fue responsable de la muerte de mi hermano menor. Estoy muy agradecida por lo que has hecho. Esto es todo lo que puedo hacer para expresar mi gratitud”.

 

Shin ahora entendió las razones detrás de sus acciones. Aunque sus manos fueron empujadas, Calmia miró directamente a Shin, lágrimas brotaban en las comisuras de sus ojos.

 

Shin: “Simplemente nos estamos usando el uno al otro. No hay necesidad de expresar gratitud ni nada”.

Calmia: “Aun así, quiero hacerlo”.

 

La expresión de Shin aún no había cambiado, pero Calmia le sonrió. Shin chasqueó la lengua y se alejó.

 

Calmia: “Bueno, supongo que nos salimos demasiado del tema. Tengo algo que contarte hoy”.

Shin: “Deberías haber dicho eso primero”.

Calmia: “Lo siento. Honestamente me sorprendió lo que le sucedió a Shadow, y quería darte las gracias por vengar a mi hermano pequeño”.

Shin: “Bien, bien. Entonces, ¿qué tienes para mí?

 

La expresión de Calmia se volvió completamente seria cuando respondió la pregunta de Shin.

 

Calmia: “Todavía estamos en medio de la investigación sobre Vlad, pero encontramos a Robin en el proceso. La prioridad es más baja que la de Vlad, pero también lo estabas buscando, ¿verdad?”

 

Después de comenzar la cacería de PK, la hostilidad de Shin se había enfocado tanto en Vlad que casi se había olvidado de él. Después de escuchar el nombre de Robin, el aura que envolvía a Shin cambió de repente.

 

A pesar de estar dentro de un juego, varios miembros sintieron esta abrupta transformación y se estremecieron.

 

Según la investigación de Avidya, Robin no pertenecía a ningún gremio PK, por lo que estaba claro que aún no había matado a ningún jugador.

 

Robin había secuestrado a Marino y se la había entregado a Vlad. Debido a esto, era una de las personas contra las que Shin quería vengarse.

 

Shin: “Iré ahora mismo. ¿Dónde está?”

 

Las palabras que salían de la boca de Shin sonaban completamente diferentes a las de antes. Su expresión no cambió, pero su tono ahora sonó mucho más oscura y feroz.

 

Calmia: “Cálmate. Los sabuesos lo están siguiendo, así que si sucede algo lo sabré de inmediato”.

 

Shin se enteró del paradero de Robin de Calmia, materializó su Katana y salió de la casa del gremio.

 

Con su figura oculta, Shin caminaba por calles poco iluminadas y callejones, como un fantasma errante, como un dios de la muerte.

 

•••••••••••••••

 

Guiado por la información obtenida de Calmia, Shin llegó a un área boscosa al norte de Kalkia. Los bosques estaban en silencio y los monstruos de bajo nivel rondaban silenciosamente.

 

Era un lugar que rara vez veía monstruos fuertes y no tenía ningún evento particular asociado con él, por lo que solo contenía algunas logias y nada más.

 

Sabueso: “Robin aparentemente está utilizando la tercera cabaña como su base. Sin embargo, nadie sabe qué está haciendo exactamente, ya que nunca la deja”.

Shin: “Ya veo. Iré solo, por favor mantente fuera de esto”.

Sabueso: “Por supuesto. No hay nadie en Avidya que se interponga en tu camino ahora. Solo déjame esperar aquí, en caso de que pase algo, ¿de acuerdo?

 

Al decir esto, el Sabueso se ocultó. El campo de detección de Shin registró su presencia, pero no había necesidad de señalarlo. Shin dio la espalda al hombre y se dirigió hacia las cabañas. El área estaba fuera de cualquier ciudad, lo que hace que los edificios y los jugadores sean susceptibles a los ataques.

 

En el mapa de Shin, los jugadores dentro de las cabañas se mostraron claramente. Sin embargo, no eran amigos ni personajes de apoyo, por lo que sus nombres no se mostraban.

 

La información del Sabueso seguramente era correcta, pero para estar completamente seguro, Shin comenzó a romper el [Wall] y el [Barrier] erigido alrededor de la cabaña.

 

Shin: “Tipo V, eh. Supongo que es suficiente para un lugar como este, pero todavía es demasiado frágil”.

 

Las manos de Shin no necesitaban alcanzar a [Shingetsu] que colgaba de su cintura; su mano izquierda cortó el aire en un movimiento áspero y, con el sonido agudo del vidrio rompiéndose, las barreras que protegían la logia fueron destruidas.

 

Un jugador de la cabaña vecina, alarmado por el sonido, salió a ver qué estaba pasando.

 

Jugador: “¿Q-qué estás haciendo?”

Shin: “Tomando mi venganza, ¿tienes un problema con eso?”

Jugador: “... tan solo deja mi cabaña tranquila, ¿de acuerdo?”

 

Tal vez porque había percibido el aura que Shin emitía, el jugador que había salido tembló y rápidamente regresó a su cabaña después de expresar su petición a Shin.

 

El jugador en la cabaña del otro lado probablemente había escuchado este intercambio, porque cerró las ventanas sin la menor protesta.

 

Mirando el mapa, Shin se dio cuenta de que un jugador estaba saliendo de la cabaña en el lado opuesto a donde estaba Shin.

 

Shin: “......”

 

Sin decir una palabra, Shin movió su mano derecha en el aire y golpeó. La cabaña se derrumbó sobre el jugador que había intentado escapar.

 

Shin caminó más cerca de la choza destrozada y encontró a Robin debajo de un tronco caído.

 

Robin: “U-usted es ...”

 

Robin probablemente se había dado cuenta de que el hombre que estaba frente a él era Shin. Su expresión se combó con miedo.

 

Shin: “Sabes para lo que estoy aquí, ¿no?”

Robin: “¡No tenía otra opción! Me hubiera arruinado, ¿sabes? Tengo una familia que criar en el mundo real. ¡Ese hombre era el único en quien podía confiar para cambiar las cosas!”

Shin: “Antes que nada, ¿dónde está Vlad?”

 

La pregunta de Shin ignoró por completo las desesperadas excusas de Robin. Robin había cooperado con Vlad, por lo que podría saber sobre su paradero.

 

Robin: “Yo no sé nada ... No me he encontrado con ese hombre ... Vlad, desde entonces. Él tampoco responde a mis llamados ... nunca fuimos cercanos de todos modos. ¡Simplemente me uso! ¡Soy una víctima aquí!”

 

Al ver que Shin no movió una ceja mientras escuchaba, Robin cambió rápidamente de tema. Sus ojos se movieron por todas partes, buscando frenéticamente una forma de escapar.

 

El arma en su cintura todavía estaba en su funda, intacta. Shin, sin embargo, podría matar a Robin más rápido de lo que este podría sacar un cristal y tele transportarse.

 

O Shin le permitía irse o alguien más tenía que actuar como señuelo mientras escapaba. En todos los demás casos, este era el final del camino para Robin.

 

Shin: “¿No tienes idea de dónde podría estar Vlad?”

Robin: “¡Yo, yo, no sabía que algo así pasaría! ¡¡Él no me dijo que la mataría!! ¡Incluso teníamos pociones de recuperación para el efecto de estado! Si hubieras aceptado ...”

 

Las excusas de Robin se detuvieron abruptamente, seguidas por el agudo sonido de una Katana descansando nuevamente en su vaina.

 

A juzgar por el comportamiento de Robin y la situación actual, estaba claro que, de hecho, solo lo habían usado.

 

Si es así, no tenía sentido dejarlo con vida. Con la cabeza separada de su torso, Robin desapareció en una explosión de polígonos, pero Shin no echó una mirada y se alejó de la pila de escombros que solía ser la casa de Robin.

 

Cuando Shin se iba, una voz brillante y en estridente contraste con la ubicación, lo detuvo.

 

“¡Entonces los rumores eran verdad! Te has vuelto muy bueno para asesinar gente”.

Shin: “......”

 

Shin se volvió hacia la voz sin decir una palabra. Allí encontró a una chica pequeña, de aspecto joven, con el pelo corto y blanco y ojos grandes y redondos.

 

Ella llevaba un atuendo oriental con una exposición de piel bastante alta. Esto hizo hincapié en las montañas en su pecho, que ya eran demasiado pronunciadas para su físico. Sin embargo, lo que más se destacó fue el hacha gigante, casi tan alta como la chica, empuñada por sus pequeñas manos.

 

Shin no necesitó usar [Analyze] para saber quién era esta combinación única.

 

Shin: “Milt.”

Milt: “Mucho tiempo sin verte. ¿Cuándo fue la última vez que nos vimos, hace tres meses, tal vez?

 

Milt se acercó a Shin con una sonrisa amistosa.

 

Milt era una PK, pero un caso raro; ella no estaba incluida en la lista de objetivos de Avidya. La razón es porque ella mataba solo en defensa propia o durante los duelos a muerte que ambas partes acordaron.

 

Fue tratada como PK porque, si su oponente aceptaba luchar hasta la muerte, ella mataría sin ninguna duda.

 

Shin: “¿Qué quieres de mí?”

Milt: “Escuché que estabas buscando a Vlad, entonces-”

 

Milt se detuvo a mitad de la frase; Shin se había acercado a ella en un segundo, la había agarrado por el cuello y la había empujado al suelo, con la espada fría de [Shingetsu]en el cuello.

 

Shin: “Si sabes algo, habla”.

Milt: “¡Jajaja! El Shin que veo ahora estará bien, supongo.”

Shin: “......”

Milt: “No me mires así. Te lo contaré todo”.

 

Milt soltó su hacha y levantó ambas manos. Cuando Shin retiró a [Shingetsu] de su cuello, ella dejó escapar un suspiro.

 

Milt: “Estoy segura de que podrías buscar en todas partes, pero él no será encontrado fácilmente. Porque probablemente no tiene intención de atacar a nadie ahora. No es posible atraparlo en el acto otra vez”.

Shin: “¿Cómo puedes estar tan segura?”

Milt: “Bueno, después de todo, logró doblegar a su presa más grande con sus propias manos. No se arriesgará a matar a otros y que sus muertes sobrescribirán esa experiencia”.

 

Milt habló de algo que Shin no pudo comprender. Quemar las muertes de las personas en la memoria ya era demasiado depravado para él.

 

Milt: “Vlad estaba obsesionado contigo más que nada. Es probable que te haya estado observando y regodeándose, supongo. Estás en un estado cercano a lo que él llamó “el ideal” la última vez que hablamos después de todo. Probablemente se alegrará incluso si lo encuentras y lo matas.”

Shin: “Bastardo repugnante”.

Milt: “No es necesario que entiendas a la gente así, sabes”.

 

Los hombros de Milt cayeron mientras hablaba. Shin tampoco tenía intención de comprender, así que la instó a continuar.

 

Milt: “Vlad está siguiendo tus movimientos. Su trabajo principal, Dragon Knight, es uno que destaca fácilmente, pero su trabajo secundario es Ninja. Cambió el trabajo principal por el secundario ahora, para esconderse mejor. Después de todo, los ninjas tienen las mejores habilidades de ocultación entre todos los trabajos de tipo explorador. Está usando todo tipo de objetos y equipo para esconderse, por lo que no será fácil de encontrar”.

Shin: “¿Quieres decir que él está mirando ahora también?”

Milt: “Probablemente, con binoculares o algo así. Bueno, eso significaría que el plan en el que yo pensaba funcionaría sin embargo”.

 

Milt habló claramente. Shin trató de extender su campo de detección al máximo, pero no pudo encontrar ningún jugador más allá de Milt y los jugadores de las cabañas cuya presencia había confirmado antes; ningún rastro de Vlad.

 

Como dijo Milt, si usaba objetos y habilidades especializadas para ver grandes distancias, podría ser posible observar ubicaciones incluso desde campos de detección externos.

 

La teoría de Milt no era demasiado extraña después de todo; no podría descartarse como improbable.

 

Shin: “¿Cuál es tu plan, entonces?”

Milt: “Estar contigo. Soy bastante fuerte, pero aún así no soy nada especial en comparación contigo. Si ve a alguien como yo acercándose a ti e intimando...”

Shin: “Él vendrá a detenerlo, eh”.

Milt: “Bingo. Shin dejó de cazar PK para coquetear con alguien indigno. Vlad no soportaría eso, estoy segura”.

 

El plan de Milt era usar la obsesión de Vlad contra él para sacarlo a la luz.

 

Shin: “¿No estará más alerta si tú estás involucrada?”

 

A diferencia de Marino, Milt podía pelear. Si ese fuera el caso, Vlad podría pensar que Shin no había renunciado a pelear para coquetear.

 

Milt: “Yo era muy amiga de Mari, en realidad. Nunca hablamos sobre eso, así que no es extraño que no lo sepas.”

Shin: “¿Tú ... y Marino?”

 

Shin frunció el ceño ante las palabras de Milt. Nunca había escuchado nada por el estilo de Marino.

 

Milt: “Sí, sucedió por casualidad, porque nuestras situaciones en la vida real son bastante similares. No podríamos decir nada abiertamente... pero hablamos mucho solo entre nosotras dos. Mari estaba enferma, ¿no? En la vida real, en realidad también estoy atrapada en una cama de hospital ... pero la única que sabe sobre esto es Catnip de Lucky Cat.”

Shin: “Ya veo…”

 

Catnip también sabía sobre Marino. La “Mil-nya” que ella había mencionado antes era Milt, entonces.

 

Milt: “Vlad había investigado a fondo a Mari. No sé cómo se enteró, pero sabía sobre la conexión entre nosotras. Él mismo me preguntó sobre ella, así que no hay ningún error sobre eso.”

 

Milt sabía mucho sobre Vlad porque había usado la red de información de los PK, no la de los jugadores normales o los que buscaban venganza. Sin embargo, los PKs desconfiaban de ella, por lo que solo pudo obtener información limitada. La búsqueda de PK de Shin había causado un daño grave a la red.

 

Milt: “No debería encontrar demasiado extraño que yo tome el lugar de Mari entonces. Podría provocarlo aún más. No me gusta coquetear en público, así que también esta eso, pero…”.

 

Al decir esto, Milt trató de rodear con su brazo a Shin, pero este retrocedió para evitar su acercamiento y pensó en qué hacer.

 

Los sabuesos de Avidya no habían encontrado ninguna información útil sobre Vlad. Originalmente era difícil obtener información sobre un PK que no pertenecía a ninguna organización. Pudo haberle pedido a Calmia que actuara como su compañera en esta operación, pero en una situación peligrosa, no podía protegerla.

 

Shin: “Si eso significa que puedo atraparlo, puedo hacerlo”.

 

Shin llegó a la conclusión de que valía la pena intentarlo incluso si aceptaba la propuesta de Milt y el plan fracasaba.

 

Milt: “OK, no me gusta pedir algo a cambio, pero también tengo una solicitud. ¿Puedo?”

Shin: “¿De qué se trata?”

Milt: “Después de que te encargues de Vlad, quiero que pelees conmigo. Hasta la muerte.”

 

Shin miró a Milt con sorpresa y sospecha en sus ojos.

 

Milt dijo “hasta la muerte”, pero mientras no realizara una serie de hazañas increíbles, no tenía esperanzas de ganar. Un duelo a muerte era un suicidio para ella.

 

Shin: “Si quieres morir, hazlo en otro lado”.

Milt: “Quiero que tú seas la última persona, Shin. Porque no quiero volver a la realidad”.

Shin: “... te llevare a Tsuki no Hokora primero, luego habla más. Este no es el lugar correcto”.

Milt: “Bueno.”

 

Shin temporalmente formó un grupo con Milt y regresó a Kalkia por tele transporte, luego la cadena se tele transportó a Tsuki no Hokora.

 

Schnee: “Bienvenido.”

 

Schnee le dio la bienvenida a Shin, pero Shin caminó hacia ella sin decir una palabra, hizo que Milt se sentara en la sala de estar y comenzó a preparar el té.

 

Shin: “… ¿qué?”

Milt: “Ah, eh, solo estaba pensando que pareces bastante acostumbrado”.

 

Milt se sorprendió un poco al ver que Shin preparaba té para los dos.

 

Shin: “Cualquiera puede hacer té. En lugar de eso, retomemos donde lo dejamos”.

 

Shin tomó un sorbo de té, y luego instó a Milt a continuar.

 

Milt: “Como dije antes, estoy atrapada en una cama en la vida real. No puedo vivir si no estoy conectada a las máquinas. Puedo hablar, pero mis brazos y piernas no se mueven como yo quiero. Quise venir a este mundo para descubrir cuán libremente puede moverse un cuerpo. Pero no importa cuánto me mueva aquí, la realidad no cambia. No ... tal vez porque he tenido un poco de libertad aquí, la realidad se volvió aún más dura para mí”.

 

Para Milt, simplemente mantenerse viva significaba tener que pagar costosos honorarios médicos.

 

Ella podría seguir viviendo gracias al arduo trabajo de sus padres, pero al ver a sus padres cada vez más delgados y cada vez más demacrados a medida que crecía, su corazón no podía soportarlo más.

 

Milt: “Nunca fuimos ricos, así que pagar las tarifas del hospital para mantenerme con vida siempre ha sido una gran carga para ellos. Mamá y papá siempre están sonriendo, pero eso lo hizo aún más doloroso. Yo... podía sentirlo. Sus manos acariciando las mías ... haciéndose más y más débiles con el tiempo”.

 

La medicina moderna no podía curar la enfermedad de Milt. O sus padres alcanzarían primero su límite, o Milt lo haría.

 

Milt: “Tengo un hermanito también, pero parece que no está contento con que mis padres que se preocupen tanto por mí. Si ya no estoy, todo su amor irá a él. La carga financiera también desaparecerá, cosas buenas por todos lados”.

Shin: “En un documental en televisión, vi a los padres decir que están contentos de ver a su hijo con vida. ¿No es así desde el punto de vista de alguien al que mantienen con vida?”

Milt: “No quiero decir que todos lo vean como yo, ni lo creo. Mi cabeza es lo único que funciona perfectamente, así que tal vez pienso demasiado... entristecerlos sería doloroso por supuesto, pero ...”

 

Milt estaba pidiendo que la mataran, pero no había tristeza en su punto de vista.

 

Shin: “Si piensas así, ¿no sería el suicidio una mejor opción? Puede ser imposible en la vida real, pero en este mundo podrías terminar tu vida tú misma”.

Milt: “Lo pensé al principio, pero... pero pensar en suicidarme con mis propias manos es demasiado aterrador. Así que pensé en hacer que alguien lo hiciera por mí”.

 

Milt deseaba morir, pero la muerte todavía era aterradora. Milt misma admitió que era una contradicción.

 

Milt: “Puedo olvidarme de ese miedo en la batalla. Quiero morir sintiéndome verdaderamente viva”.

 

Esa era una de las razones por las que seguía buscando duelos a muerte.

 

Shin: “... ¿No te arrepentirás?”

 

Shin lanzó una ola de intención asesina pura, que sopló a través del cabello de Milt como una ráfaga de viento.

 

Milt: “Sip. Nunca pude hacer nada por mí misma ... pero esto, solo esto, lo he decidido por mi cuenta”.

 

La intención asesina desatada sobre Milt era suficiente para que cualquier jugador promedio palideciera y temblara violentamente, pero ella ni siquiera pestañeó.

 

Incluso los PK, acostumbrados a acabar con la vida de otros, veían crecer el miedo cuando se acercaba la muerte. Milt había mencionado tener miedo a la muerte, pero a Shin, le parecía que ella lo había aceptado por completo.

 

Las emociones que sentía viniendo de Milt contenían un desequilibrio, sí, pero también una gran tranquilidad. De alguna manera, ella le recordó a Marino.

 

Shin: “Entiendo. Una vez que terminemos con Vlad, seré tu oponente”.

 

Para Marino y Milt, la línea entre la vida y la muerte siempre ha sido muy estrecha. Habían tenido una relación más larga y profunda entre ellas de lo que Shin alguna vez podría haberlo hecho.

 

Shin había matado a un gran número de PKs. Uno más no sería un problema en este punto.

 

Milt: “Gracias. ¡Hagamos que el plan se mueva de inmediato! ¡De vuelta a la ciudad por un poco de amor!”

 

Después de agradecer a Shin, la atmósfera iluminada de Milt desapareció en algún lugar cuando su humor se convirtió en una gran excitación.

 

Ella agarró firmemente el brazo de Shin, decidida a no dejarlo ir esta vez.

 

Shin: “......”

 

Shin, mirando silenciosamente a Milt sosteniendo su mano y guiándolo, se tele transportó de regreso a Kalkia.

 

Ansioso por mostrar su intimidad lo más claramente posible, Milt había envuelto su brazo izquierdo en el brazo derecho de Shin. Dejando la elección de su destino a Milt, Shin contactó a Calmia a través del chat.

 

Shin: “(Tengo algo de lo que hablar).”

Calmia: “(Oh my, debe ser la primera vez que me envías un mensaje directo).”

 

Shin no podía ir a la casa del gremio de Avidya con Milt. Como querían fingir que había renunciado a la venganza, visitar ese lugar bañado en sangre estaba fuera de discusión.

 

Shin: “(Si hay algún miembro del gremio con rencor contra Vlad, quiero que les digas algo)”

 

Shin le explicó a Calmia sobre el plan de Milt y las circunstancias que lo llevaron a ello, y finalmente le pidió que transmitiera esto. Había hablado con Milt y había decidido cómo acabar con Vlad.

 

Calmia: “(- Ya veo. Tu método definitivamente será realmente humillante para Vlad. Se los diré).”

Shin: “(Por favor hazlo. Te contactaré si hay movimientos).”

 

Shin cortó la conversación y le preguntó a Milt a dónde iban. Él se había concentrado en la conversación, sus piernas se movían para seguir automáticamente a Milt.

 

Milt: “Con Catnip, siempre hay mucha gente allí después de todo. Perfecto para que los rumores se extiendan”.

Shin: “Aah, ya veo”.

 

La tienda de Catnip, Lucky Cat, era el destino favorito de Shin y Marino. Muchos jugadores conocían la cara de Shin, incluso si no eran conscientes de su fuerza. Al ser una confitería, la mayoría de los visitantes eran mujeres. Si él iba allí, de la mano de una jugadora distinta de Marino, los rumores y las conjeturas seguramente se extenderían rápidamente.

 

Shin no pensó que Vlad lo estaba observando a todas horas; pero si captaba ese rumor, actuaba o no, seguramente se inquietaría.

 

Shin: “OK, ¿se moverá entonces?”

 

Shin sintió que sería genial si algo naciera de esto. Había escuchado en serio cuando Milt habló sobre su situación, pero ni siquiera los sabuesos habían logrado encontrar pistas sobre Vlad, por lo que dudaba de que Vlad exhibiera el tipo de comportamiento descuidado que sugirió Milt.

 

Para que el plan actual tenga éxito, esa era una condición necesaria. Si Vlad ya hubiera perdido interés en Shin, el plan sería completamente inútil.

 

Milt: “Él lo hará”.

 

Shin había susurrado para sí mismo, pero Milt respondió con confianza. Shin no sabía qué exactamente la hacía estar tan segura.

 

Milt: “La obsesión es algo que no desaparece, ni siquiera si crees que ya has tenido suficiente. Organizó algo tan grande para ti y te vio cambiar, no va a poder darle vuelta a la página”.

 

Milt expresó sus pensamientos con firmeza, una expresión seria en su rostro.

 

Al mismo tiempo, habían llegado al Lucky Cat, por lo que antes de que Shin pudiera decir algo, Milt había abierto la puerta de la tienda.

 

El interior de la tienda era prácticamente el mismo que Shin recordaba de su última visita, abarrotado como siempre por jugadoras.

 

Entre ellos, con orejas de gato y cola, Catnip estaba sirviendo a sus clientes.

 

Catnip: “¿¡Nya nya!? Shin-nya Mil-nya, ¡ahora, es un dúo raro! Mucho tiempo sin verlos a los dos”.

 

Catnip notó a Shin y Milt y se acercó a ellos con su usual charla de “gato”.

 

Su mirada hacia Shin, a pesar del tono juguetón de su voz, era melancólica. Ella sabía lo que había estado haciendo durante el último mes, sin duda.

 

Milt: “Hablamos a través del chat, sin embargo. No nos hemos visto cara a cara desde hace aproximadamente un mes, ¿tal vez?”

Catnip: “Porque nunca te quedas en un solo lugar, Mil-nya. Encontrarte es casi un milagro, nya... pero más que eso, estoy más interesada en saber por qué ustedes dos están tan cerca, ¿nya? Se ven como amantes, ¿nya?”

Milt: “¡Jejeje ... eso es exactamente lo que somos!”

 

Milt apretó su cuerpo aún más cerca de Shin e hizo esta declaración con un tono de voz más fuerte. Shin sintió múltiples ojos en él y miró a su alrededor, notando que la mayoría de las miradas estaban fijas en su brazo.

 

Mirando su brazo izquierdo estaban todos los (pocos) jugadores masculinos presentes y algunos de los femeninos.

 

Las miradas de los jugadores masculinos quemaron agujeros en las sandias de Milt presionadas en el brazo izquierdo de Shin.

 

Shin consideró la presencia de Milt como parte del plan, por lo que decidió sonreír para que los rumores se extendieran aún más fácilmente.

 

Catnip: “¡¿Qué-nya?! ¡¿Así que incluso Shin-nya cayó en el encanto de los pechos de Mil-nya?! ¡Abre los ojos, nya!! ¡Chicas pequeñas con pechos de sandía no existen en la vida real! Yo sé la verdad, nya. ¡Ese pecho es una mentira!”

Milt: “¡¡Eres horrible!! ¡Déjame soñar en el mundo del juego al menos!!”

Shin: “¿Qué están diciendo ustedes dos ...”

 

Shin miró cansado a las dos y al absurdo conflicto que habían comenzado.

 

Catnip: “(He escuchado todo. Haré lo que pueda para ayudar”)

 

Shin se había dado cuenta de que estaba actuando demasiado extraño, y sus sospechas se confirmaron cuando Catnip le envió una conversación.

 

Era difícil de imaginar por la ruidosa silueta maullante que tenía frente a sus ojos, pero la voz que le llegaba a la mente era fría y seca. Sus ojos melancólicos también contenían una veta algo fría.

 

Shin: “(Catnip, no deberías hacer ojos así)”

 

Shin no estaba en condiciones de decir eso a los demás. Catnip, sin embargo, era alguien con quien Marino había sido amiga. Shin mismo sintió que se había vuelto menos propenso a los cambios emocionales después de la muerte de Marino, pero sintió que tenía que decirlo.

 

Después de presumir por un tiempo, compraron algunos artículos y salieron de Lucky Cat.

 

Los rumores probablemente ya se estaban extendiendo; Shin sintió más y más ojos puestos en ellos.

 

•••••••••••••••