The New Gate Capítulo 37 (parte 2).




Manual




Proyecto: 

Sucedió una noche.

 

En la casa del gremio de PK “Liberacion”, un chico y una chica eran rodeados por miembros del gremio.

 

El chico tenía un cuerno que salía de su frente y escamas en su piel, mientras que la chica tenía patrones peculiares en su cuerpo; a juzgar por sus rasgos, el chico era un Dragnil y la chica un Pixie.

 

Mientras estaban buscando ingredientes, de repente fueron rodeados por jugadores y los atraparon sin que tuvieran posibilidad de escapar.

 

Ahora, en un área dentro de la casa del gremio, el chico -llamado Masakado- se veía obligado a luchar contra monstruos. Su oponente era un monstruo de nivel 398, un [Stag Mantis], que era un cruce entre un escarabajo volador y una mantis, tenía cuatro guadañas y un par de pinzas.

 

El nivel de Masakado era de más de 200, pero ya había resucitado un par de veces, por lo que sus estadísticas eran, en promedio, un poco más arriba de 300. Aun así, estos eran números preocupantes si se enfrentaban a un Stag Mantis.

 

Aún más preocupante era el hecho de que la clave para extraer su poder como espadachín mágico, su espada [Rune Blade] había sido tomada por los PKs. Su oficio secundario es [Fist Fighter], pero lo máximo que podía hacer ahora era evitar los ataques del monstruo.

 

PK: “¡Vamos vamos! ¡Corre más rápido o vas a morir!

PK: “¡Te lo mereces por actuar genial tratando de proteger a la chica!”

PK: “¡Parece que tendremos un ganador muy pronto!”

 

Los PK observando la pelea desde fuera de la arena gritaron y abuchearon.

 

Debido a que la chica que estaba con él, Hilamee, fue tomada como rehén, Masakado no podía intentar nada. La única salida disponible para él ahora era derrotar al [Stag Mantis].

 

Masakado: “¡¡Mierda!!”

 

Masakado maldijo y se alejó. Menos de un segundo después, una guadaña del mismo tamaño que él perforó el suelo donde había estado parado.

 

Los monstruos de tipo insecto eran prominentes en ataques físicos y defensa. Masakado, como lo era ahora, seguramente sería asesinado si recibiera unos pocos golpes.

 

Hilamee: “¡¿¡!? - !!2”

 

Hilamee estaba tratando de decir algo, pero la mordaza en su boca le impedía formular palabras reales.

 

Masakado: “¿Por qué esto ...”

 

El largo juego de persecución y escape contra el monstruo superior había comenzado a menguar la capacidad de concentración de Masakado. ¿Cuándo terminaría? Incluso si él realmente derrotara al [Stag Mantis], ¿serían salvados?

 

Se suponía que estaba pensando en una forma de rescatar a Hilamee y escapar, pero con su mente sobrecargada de trabajo terminó por pensar en cosas sin relación alguna.

 

Estaba casi en su límite. Masakado comenzó a pensar en un ataque de último recurso contra el [Stag Mantis].

 

Masakado: “¿Eh?”

 

Delante de los ojos de Masakado, Hilamee flotaba en el aire. Precisamente hablando, el PK que la había capturado arrojó a la chica atada al ring.

 

El cuerpo de Hilamee cayó al suelo, rodó varias veces y se detuvo. El [Stag Mantis] estaba justo al lado de ella.

 

Masakado: “¡¡Ustedes bastardos!!”

PK: “¡Vamos chico, ve a salvarla o correrá peligro!”

Masakado: “¡Maldito ...!”

 

Masakado saltó sobre el [Stag Mantis]. La atención del monstruo estaba puesta en Hilamee, por lo que la patada de salto de Masakado golpeó su cabeza limpiamente, causando que el monstruo se tambaleara.

 

Sin embargo, su HP apenas disminuyó y el monstruo pronto recuperó su equilibrio.

 

Masakado: “Gah!?”

 

La parte posterior de las guadañas del monstruo, que se habían abierto de par en par para deshacerse de la molestia que lo había golpeado, aterrizaron directamente en el abdomen de Masakado. Debido a las diferencias en el físico y las estadísticas Masakado quedó sacudido. Se estrelló contra el suelo y su cuerpo rechino contra el suelo de la arena.

 

El indicador de HP que se mostraba en el borde de la línea de visión de Masakado había disminuido en un 30%. Además, la pantalla de estado indicaba que había sido envenenado.

 

Hilamee: “-! - !!”

 

Hilamee intentó gritar de nuevo. Sin preocuparse por otra cosa, el [Stag Mantis] levantó sus cuatro guadañas en su dirección.

 

La chica Pixie era un mago con poca defensa. Si ella era golpeada por las cuatro guadañas, su indicador HP seguramente sería aniquilado.

 

Masakado: “¡Maldito ... mírameeeeeeee!”

 

Masakado usó una habilidad de burla para forzar al monstruo a volverse hacia él. Sin embargo, el [Stag Mantis] ya había comenzado sus movimientos de ataque, y ni siquiera lo miró.

 

Unos segundos más y Hilamee moriría. Él no duraría mucho tampoco. Justo cuando una sensación de derrota sin esperanza estaba a punto de envolver el corazón de Masakado...

 

“-esa no fue una mala elección”.

 

La voz de un hombre, una voz que había escuchado antes, de repente resonó. Al mismo tiempo, el gremio se sacudió violentamente.

 

PK: “¡Woooohhh!?!”

PK: “¿¡Qué!? ¡¿Qué demonios está pasando?!”

 

La vibración, lo suficientemente fuerte como para levantar el suelo, causó confusión entre los PK.

 

Una bola de color azul pálido apareció de repente en el centro de la arena; el instante siguiente, el trueno y el rayo atravesaron el ring.

 

El estruendoso trueno causó que la vista de Masakado se volviera negra. Era el efecto de estado que afectaba la vista causado por un fuerte destello de luz o trueno, [Blind].

 

No importa cuánto entrecerraba los ojos, Masakado no podía decir lo que estaba sucediendo a su alrededor. Los gritos de los PK's, sin embargo, hicieron eco claramente en sus oídos.

 

Shin: “Shadow, por favor saca a esos dos.”

Shadow: “Entendido. Oye, quédate quieto.”

Masakado: “¿Eh?”

 

El confundido Masakado fue tomado con fuerza por alguien. Aparentemente había dos personas a su lado. A juzgar por su conversación, un hombre llamado Shadow acababa de levantar a Masakado sobre sus hombros.

 

Masakado luchó instintivamente cuando lo sujetaron, pero dejó de moverse después de que Shadow se alejó corriendo. La velocidad a la que se movía, mucho más alta que la de Masakado, le habría hecho caer si tuviera problemas.

 

Shadow avanzó un paso, se detuvo por un segundo y luego se alejó de nuevo.

 

Varios segundos después, saltó alto en el aire.

 

Hilamee: “¡¿Qué?!”

Masakado: “!?!”

 

Escuchó un lamento justo al lado de él. Juraría que era la voz de Hilamee.

 

Shadow: “Quédense quietos.”

 

Después de aterrizar, Shadow les instó a dejar de luchar y saltó aún más alto. Al igual que con el primer salto, aterrizaron en algún lugar alto y luego saltaron a un lugar más alto.

 

Shadow: “Voy a salvarlos. Tranquilos.”

 

Masakado asintió en silencio. Fue salvado de una muerte segura a las manos del [Stag Mantis]. No sabía lo que Shadow y su compañero tenían en mente, pero no tenía motivos para oponerse.

 

El efecto de estado [Blind] desapareció y Masakado finalmente pudo volver a ver; inmediatamente buscó a Hilamee.

 

Masakado: “Estás a salvo... estoy contento”.

 

Hilamee acababa de ser liberada de su mordaza. El hombre que ahora estaba desatando las cuerdas que le ataban las manos probablemente era Shadow.

 

Era un joven vestido con un equipo similar a un ninja. El [Analyze V] de Masakado apenas reveló información sobre él, pero a juzgar por sus movimientos anteriores, seguramente era un jugador avanzado.

 

Shadow: “Usa esto y regresen a la ciudad.”

 

Shadow arrojó un cristal a los dos. Masakado la atrapó frenéticamente y se dio cuenta de que estaba impregnado de magia de tele transportación.

 

Masakado: “E- ¿está realmente bien? Esto se ve muy caro ...”

 

Para Masakado y Hilamee, a quienes les habían robado sus pertenencias, era un regalo muy bienvenido.

 

La magia de tele transportación también tenía rangos; la de rango bajo permitía la tele transportación desde campos externos y edificios de la ciudad, la de rango medio también desde mazmorras, y la de alto rango permitía tele transportarse desde ubicaciones únicas. Los rangos eran distinguidos por colores: rango bajo era marrón, el color plata para rango medio y oro para el de alto rango.

 

Había algunas áreas donde no se podían usar cristales de tele transporte, pero el lugar donde estaban ahora era solo un campo. Usar un cristal dorado no sería más que un desperdicio.

 

Para tele transportarse de un campo a la ciudad, un cristal marrón era más que suficiente. Los cristales imbuidos de magia de tele transporte de alto rango eran raros, así que para Masakado debió parecer terriblemente valioso.

 

Shadow: “Van a estorbarnos si se quedan. Cállate y vete. No podemos salvarte de nuevo si vienen detrás de ti.”

 

Shadow entonces rápidamente corrió de regreso a la casa del gremio de PK.

 

Hilamee: “Oye, eso es ...”

 

Hilamee, finalmente libre, señaló la casa del gremio. La estructura todavía estaba siendo sacudida por explosiones, ráfagas de luz ardían a su alrededor, iluminando el cielo nocturno hasta el punto de que era tan brillante como el mediodía.

 

Siluetas humanas se podían ver saltando de vez en cuando. Estaban sosteniendo cristales marrones o dorados, lo que sugiere que estaban tratando de tele transportarse.

 

Ninguno de ellos, sin embargo, logró escapar con éxito.

 

Uno fue quemado por una llama azul que ardía a través de las paredes de la casa del gremio, otro fue ensartado por una lanza negra que surgía del suelo, otros de repente se convirtieron en estatuas de hielo y se hicieron añicos.

 

Masakado, o tal vez Hilamee, contenía la respiración. Les habían dicho que regresaran a su ciudad, pero el escenario de la casa del gremio siendo destruida y los PK desapareciendo frente a sus ojos los congelaron donde estaban.

 

Si la casa del gremio se veía así desde el exterior, las cosas tenían que ser aún más caóticas por dentro.

 

Hilamee: “Ah ...”

 

De repente, la oscuridad los envolvió a los dos. Les tomo unos segundos darse cuenta de que no había más explosiones o estallidos de luz de la casa del gremio.

 

Masakado: “¿¡!?”

 

Finalmente, la luz descendió nuevamente.

 

Un pilar de luz, lo suficientemente grande como para cubrir toda la casa del gremio, y lo suficientemente potente como para hacer volar los árboles y las rocas de los alrededores.

 

Masakado: “¿Es eso... una habilidad ...?”

 

Masakado tenía dificultades para creer que existía una habilidad que podía producir un poder tan inmenso. Apenas podía distinguir la sombra de la casa del gremio, pero eso también desapareció pronto.

 

Cuando el pilar de luz desapareció, literalmente nada se detuvo en su estela.

 

Los edificios desaparecieron cuando se agotó su durabilidad. Todo el mundo sabía eso, pero ver algo desaparecer sin dejar rastro de esa manera los llenó con un sentimiento parecido al horror. No hace falta pensar cómo deben haberse sentido los PK en el interior.

 

Hilamee: “Oye ... alguien viene”.

 

Hilamee señaló a dos siluetas humanas que venían hacia ellos. Uno era el hombre que los había salvado, el otro era un jugador que Masakado y Hilamee conocían.

 

Hilamee: “Eso es ... Sr. Shin ... ¿verdad?”

Masakado: “Sí, quiero decir, debería ser él...”

 

Había pocos que no conocían el nombre, rostro y la razón detrás de la fama de Shin.

 

Masakado y Hilamee también habían sido salvados por Shin en el pasado. Sabían que él no era el tipo de persona que desataría una destrucción total como esa.

 

En el lugar donde alguna vez estuvo la casa del gremio, solo quedo un parche chamuscado. La escena que acababan de presenciar mostraba claramente lo que había sucedido allí.

 

Shin había exterminado a los PK, a todos los jugadores dentro del gremio. Eso era algo que Masakado sabía que Shin nunca habría hecho.

 

Masakado y Hilamee no sabían lo que le había sucedido a Shin. Como tal, no lo entendieron.

 

No sabían la razón por la cual estaba allí, ni por qué su equipo era diferente.

 

O por qué su expresión parecía vacía de toda emoción, una expresión que nunca antes habían visto.

 

Masakado: “¿Ah, eh, señor Shin ...?”

 

Shin debe haber notado su presencia, pero no reaccionó a ellos en lo más mínimo. Masakado reunió su coraje y le habló, pero no hubo respuesta. Ni siquiera una mirada en su dirección.

 

Shadow, que caminaba junto a él, tampoco dijo nada.

 

Masakado: “......”

 

Shin y Shadow siguieron caminando; Masakado no pudo decir nada más.

 

Masakado: “¿Qué se supone que fue lo que le sucedió ...?”

 

Las palabras confusas de Masakado se perdieron en la noche, sin llegar a los oídos de Shin ni a nadie.

 

Esa noche, 24 jugadores desaparecieron del mundo de THE NEW GATE.

 

Fue el comienzo de una limpieza sin precedentes que se prolongó con una furia similar a una tormenta.

 

•••••••••••••••

 

Calmia: “Es bueno verte de nuevo. Tus logros son cada vez más discutidos, sabes.”

 

Calmia se rio entre dientes mientras miraba a Shin.

 

Había pasado casi un mes desde que Shin comenzó su casería de PK. Aun cuándo había mantenido oculta su identidad y su figura, la noticia de que Shin estaba matando a los PK se propagó rápidamente.

 

El ritmo era demasiado rápido, la masacre demasiado unilateral. Demasiado sutil para un gremio importante, mientras que para un gremio pequeño no sufrir ninguna pérdida habría sido imposible. Por otro lado, algunos jugadores susurraban que cierta persona no se había mostrado en las mazmorras de las fronteras para limpiar recientemente.

 

Como la desaparición de Shin y el inicio de la búsqueda de PK sucedió más o menos al mismo tiempo, los rumores finalmente llegaron a decir que Shin había comenzado a realizar una “limpieza de PK”.

 

Los rumores se hicieron cada vez más creíbles cuando los testigos, rescatados por él, comenzaron a informar lo que vieron.

 

Shin: “Están más en guardia ahora. Es un fastidio.”

Calmia: “¿Eso es algo que el hombre que aplastó a docenas de gremios de PK diría? Gracias a tu alboroto, ha sido un desastre aquí en estos días, todos llorando y riendo ...”

 

Normalmente, los jugadores que fueron vengados no mostrarían sus emociones abiertamente por respeto a otros cuyos agresores aún no fueron castigados. Pero ahora, los números eran demasiado grandes, como lo eran las expectativas para el futuro, por lo que la casa de Gremio de Avidya parecía más o menos a un salón de banquetes.

 

Elogiaron y aclamaron a Shin como un héroe por destruir a los gremios de PK con sus poderosas habilidades.

 

Otros, como Shadow, también hicieron su parte, pero la escala de destrucción causada y las personas asesinadas eran demasiado diferentes para que pudieran mencionarse.

 

Calmia: “Sin embargo, hay algunos jugadores que desaprueban tus acciones. No creo que los principales gremios se muevan realmente, pero podrían intentar algo, así que ten cuidado.”

 

Calmia parecía preocupada. Shin asintió sin ningún cambio particular en su expresión.

 

Sí, incluso si él estaba matando a los PK, es decir asesinos, sus acciones eran juzgadas de muchas maneras.

 

Muchos dijeron que la venganza no tenía sentido, que él se convertiría en lo mismo que ellos, que perdieron su respeto por Shin. Algunos de ellos comenzaron a llamarlo “Dios de la Muerte”.

 

Shin: “No hay problema. El único gran gremio que queda es “Ouroboros” de todos modos. No dejaré que los más pequeños avancen, no tengo intención de parar ahora que he llegado tan lejos.”

Calmia: “¿Es eso así? Puedo darte esta información entonces.”

Shin: “Finalmente…?”

Calmia: “Sí, al fin hemos encontrado la guarida de Ouroboros. Gargalla también ha sido visto. Sin embargo, Vlad no parece estar cerca. Según la información que tenemos, no ha regresado al gremio y está actuando por su cuenta.”

 

Shin recordó la expresión de regodeo de Vlad. Todavía estaba grabado claramente en sus recuerdos.

 

Tal vez estaba observando a Shin desde lejos. Así de profunda era la obsesión que sintió emanando de Vlad.

 

Calmia: “No sé si Vlad estará allí, pero parece que tendrán una gran reunión dentro de tres días. Has estado destruyendo Gremios de PK uno tras otro, por lo que podrían reunirse para desarrollar contramedidas. Los PK más hábiles que aún estén vivos probablemente estarán allí, ten cuidado.”

Shin: “Lo entiendo. Pero que los objetivos se reúnan así es muy útil para mí. Ser emboscado por PK de clase alta sería bastante desagradable.”

Calmia: “No te esfuerces demasiado, ¿de acuerdo? Algunas personas van hasta el punto de intentar ataques suicidas contra los PK, pero si todos hicieran eso, nadie quedaría...”

Shin: “No soy tan admirable como para hacer eso. Ese es el último gremio de PK a gran escala; Voy a hacer que salga del escenario con un estallido.”

 

Shin dijo lo que realmente sentía.

 

No tenía intención de perder su vida mientras mataba a los PK; detestaba la idea de morir junto a ellos incluso más que ser asesinado por ellos.

 

Él usaría todos los medios disponibles. Los PK eran los únicos que necesitaban desaparecer. Ese es el método que Shin adoptó.

 

Calmia: “Tal vez debería guardar esto para mí... pero de alguna manera, siento que tengo que decirlo, mmm ...”

 

Después de obtener más detalles, Shin dejó la casa del gremio de Avidya y se dirigió al punto de encuentro con Shadow.

 

A diferencia de Shin, Shadow estaba empeñado en matar a Gargalla, incluso a costa de su propia vida. Shin por lo tanto estaba pensando en llevar a cabo la próxima misión solo.

 

Shin: “... no, eso no funcionará”.

 

Por mucho que pensara, la conclusión a la que llego era que tenía que decirle a Shadow.

 

Si Shin no hubiera perdido a Marino, podría haber intentado todo lo posible para detener a Shadow.

 

La posición de Shin, sin embargo, era la misma que la de Shadow. Quería vengarse con tus propias manos. Nadie podía detener esa sensación.

 

Incluso si la muerte siguiera a la venganza, no se detendría. Las opiniones de los demás no significaban nada. Era solo acerca de lo que la persona misma pensaba, esa era la única pregunta.

 

Shin: “Está nevando.”

 

Shin miró hacia el cielo y vio nieve blanca y pura comenzando a caer.

 

Cuando Shadow se enteró del paradero de Gargalla, una sonrisa torcida apareció en sus labios.

 

•••••••••••••••